Vous êtes sur la page 1sur 6

HISTORIA DE LA URSS

La constitución de la Unión Soviética (URSS), 1922-1991 daba cauce teórico a la


federación o confederación voluntaria de las repúblicas socialistas soviéticas. Se
puede decir que cada una estaba gobernada por su propio consejo supremo y tenía
derecho a separarse. Algunas repúblicas habrían contado incluso con
mayor autogobierno.

No obstante, en la práctica, el sistema de gobierno basado en el partido


único significó una enorme centralización real de la Unión, dado que las decisiones
importantes eran tomadas por los dirigentes del Partido Comunista en Moscú y
simplemente rubricadas por las instituciones locales.

Con la llegada de la competencia en elecciones multipartidistas, en las postrimerías


de la URSS, el federalismo teórico de la Unión llegó a ser una realidad en la práctica.
Esto tuvo lugar solamente de forma pasajera durante un breve periodo, a medida
que los gobiernos elegidos en muchas repúblicas reclamaban su derecho a
la separación y devenían Estados independientes. De este modo, el sistema
federal de iure desempeñó un papel clave en la disolución de la Unión.

Unión Europea[editar]

La Unión Europea.

La Unión Europea (UE) posee algunos de los atributos de un Estado federal, pero
su gobierno central tiene muchas menos atribuciones que el de la mayoría de las
federaciones, de manera que se caracteriza como cierto tipo de alianza
supranacional, confederación o unión sin precedentes.
En particular los Estados Miembros de la UE tienen derecho a obrar de forma
independiente en asuntos de política exterior y defensa, así como la casi
exclusividad en otros apartados de importancia, como el sistema fiscal o
la Hacienda Pública, bajo ciertos parámetros.

Los Estados de la Unión son entidades soberanas e independientes de acuerdo


al derecho internacional, y con capacidad de iure para separarse de la Unión. No
obstante lo cual, delegan el ejercicio de su soberanía o, según el ámbito, lo ejercen
en común, en el seno de la Unión Europea, que no es una alianza de Estados, sino
una entidad con personalidad jurídica propia y única. Las instituciones europeas
persiguen en su actuación, y a través de instrumentos propios, la defensa del interés
general europeo o interés comunitario, que no es una mera anexión de los distintos
intereses nacionales.

La doctrina comunitarista suele definir como método comunitario la conjunción más


o menos armónica de dos tensiones dinámicas siempre presentes en el
funcionamiento y el poder de la Unión, pero con distinta prevalencia en según qué
ámbitos actúe, a saber: El intergubernamentalismo, que cristaliza en
una cooperación más o menos intensa entre los Estados a través de la Unión y de
su entramado institucional y jurídico, y en particular en el seno de la institución que
más abiertamente acoge y representa los intereses nacionales en el ámbito
europeo, esto es, el Consejo. A esta lógica responden la PESC y la cooperación
policial y judicial en materia penal, si bien esta última se integra ya, con Lisboa, en
el ámbito supranacional; El supranacionalismo, que se manifiesta más allá de una
cooperación entre Estados a nivel comunitario, en una coordinación o
supraordenación respetuosa de sus actuaciones e intereses bajo la primacía
del interés general europeo y el interés común cuya defensa se encomienda
al Colegio de Comisarios, que actúa con la aprobación del Consejo y del
Parlamento, y bajo el control de este último, ante quien responde, y del alto Tribunal
de Justicia. Está integrado, fundamentalmente, por lo que desde Maastricht hasta
Lisboa se ha venido conociendo como Pilar Comunitario (las tres Comunidades
Europeas)
Podemos detectar también, si bien formalmente integrado en este último ámbito, lo
que la doctrina viene denominando, dada la completa integración y el sometimiento
a una política o sistema único europeo, el triángulo federal de la construcción
comunitaria, que abarcaría las tres áreas materiales del Derecho y la política
europeos que presentan, en coherencia con su muy avanzada integración y su
propia naturaleza y vocación, un método de funcionamiento que, si bien no
formalmente, materialmente responde al modo federal: la Unión Económica y
Monetaria, el Sistema Judicial comunitario del TJUE y la ciudadanía europea (en los
ámbitos en que despliegan su eficacia, que no es universal sino parcelaria).

Estructura constitucional[editar]

División de competencias[editar]

En una federación, la división de poderes entre los gobiernos regionales y el federal


está esquematizada en la constitución. Es así que el derecho de los estados
componentes al autogobierno suele estar arraigado constitucionalmente. Los
estados de autogobierno a menudo suelen tener sus propias constituciones que
pueden modificar si lo estiman conveniente, aunque en caso de conflicto suele
primar el criterio de la constitución federal.

En casi todas las federaciones el gobierno central se adjudica las competencias de


política exterior y defensa. Si no se da este caso, no estamos ante un Estado
soberano único. Al margen de esto, la división exacta de poderes varía de un país
a otro. La Constitución de los Estados Unidos establece que toda competencia que
no sea concedida de forma explícita al gobierno federal, quedará en manos de los
Estados de la Unión. Por otra parte, la Constitución de Canadá indica lo contrario:
las competencias no transferidas explícitamente a los gobiernos provinciales
revierten en el gobierno central. En Alemania la división de competencias es más
de administración que de contenido: el gobierno federal suele limitarse a emitir
directivas a los Länder (autogobiernos regionales) que éstos tienen amplia libertad
para interpretar e implementar. En la República Popular China, considerada una
federación de facto, el gobierno establece de forma general una política y unos
objetivos económicos, dejando su ejecución en manos de los gobiernos
provinciales.

Monumento a la Federación en el Panteón Nacional de Venezuela.

Federalismo simétrico y asimétrico[editar]

Se habla de federalismo simétrico cuando los distintos estados de una federación


poseen las mismas competencias. Está basado en la igualdad de competencias
para cada entidad regional, es decir, cada territorio tendría los mismos poderes.

Cuando a cada estado se le conceden distintas competencias, o unos poseen mayor


grado de autonomía que otros, se habla de federalismo asimétrico. Esto se suele
llevar a cabo cuando se trata de reconocer la existencia de una cultura diferente en
cierta región o conglomerado de regiones. El ejemplo de una federación asimétrica
es Canadá, donde Quebec disfruta de mayores competencias en materia cultural y
lingüística.

No es extraño que durante la evolución histórica de una federación pueda darse una
transferencia gradual de poder desde los estados integrantes hacia el centro,
adquiriendo el gobierno federal mayores competencias para hacer frente a
hipotéticas circunstancias no previstas. La adquisición de nuevas competencias por
parte del gobierno federal puede darse a través de enmiendas formales a la
constitución o mediante una interpretación jurisprudencial más amplia de las
competencias constitucionales ya existentes. Pero de igual modo, el gobierno
federal puede conceder mayores competencias a los estados integrantes para
mejor gestión de los recursos de acuerdo a cada necesidad, pues desde un
gobierno federal totalmente centralizado es casi imposible conocer con detalle las
necesidades de cada estado que lo forma.

Órganos de gobierno[editar]

La mayoría de los gobiernos federales están inscritos dentro de estructuras que


incorporan mecanismos para proteger los derechos de los estados integrantes. Uno
de estos mecanismos, conocido como federalismo intraestatal, consiste en dar
representación directa a los gobiernos de los estados integrantes en las
instituciones políticas federales. Cuando una federación cuenta con un órgano
legislativo bicameral, la cámara alta es a menudo la representación de los estados
integrantes, en tanto que la cámara bajarepresenta al total de la ciudadanía de la
nación. Una cámara alta federal puede basarse en un esquema de igual
representación territorial, como es el caso del Senado de los Estados Unidos y el
de Australia, en los que a cada estado se le atribuye el mismo número de
representantes, sin tener en cuenta su peso poblacional.

Una práctica distinta consiste en la elección indirecta de los miembros de la cámara


alta por parte de los gobiernos u órganos legislativos de los estados integrantes,
como fue el caso de los Estados Unidos antes de 1931, o ser miembros o delegados
de los gobiernos regionales, como es el caso del Bundesrat alemán. La cámara baja
de un órgano legislativo federal suele ser de elección directa, con un reparto de la
representación que es proporcional al peso demográfico de cada región, aunque
puede hacerse provisión de una representación mínima por región de cierto número
de escaños.

Las federaciones suelen contar con procedimientos especiales para la reforma de


la constitución federal. Esto puede garantizar que el autogobierno de los estados
integrantes no sea abolido sin su consentimiento. Una enmienda a la Constitución
de los Estados Unidos debe ser ratificada por tres cuartas partes de las asambleas
legislativas estatales o bien por juntas constituyentes elegidas para la ocasión en
cada uno de los estados. En los plebiscitos de reforma constitucional de Australia y
Suiza se requiere que la propuesta no sólo sea aprobada por una mayoría de la
totalidad del electorado del país, sino por mayorías regionales en una mayoría de
estados o cantones, respectivamente.

Algunas constituciones federales establecen que ciertas reformas no puedan


llevarse a cabo sin el consentimiento unánime de todos los estados o de un estado
en particular. La Constitución de los Estados Unidos indica que ningún estado puede
ser privado sin su consentimiento de una representación igual en el Senado. En
Australia, si se propone una reforma que afectará específicamente a uno o varios
estados, entonces debe ser plebiscitada en cada uno de esos estados. La Ley
Básica alemana especifica la imposibilidad de llevar a cabo enmiendas que
supongan la abolición del sistema federal.