Vous êtes sur la page 1sur 37

Fuerza de desprendimiento

Es la medida de fuerza necesaria para remover un material recubierto por un adhesivo de otra superficie.
En el laboratorio se realizan las pruebas de peel removiendo el material en condiciones específicas de
ángulo y velocidad.

ADHESION – Fuerza de desprendimiento. Definición: Fuerza necesaria para desprender un adhesivo


sensible a la presión de un tablero de prueba estándar, al que ha sido adherido bajo unas condiciones
específicas, en un ángulo y tiempo determinado. La fuerza de adhesión se mide al cabo de 20 minutos
y de 24 horas o 1 semana de tiempo de contacto.

Definición: Fuerza necesaria para separar un material autoadhesivo de su soporte siliconado (hoja
protectora) al que está unido formando el complejo.

desprendimiento
También se encuentra en: Sinónimos.

desprendimiento
1. s. m. Acción de desprender o desprenderse desprendimiento de tierras.
2. Generosidad o desapego de una persona hacia otras sin buscar el beneficio propio.
3. MEDICINA Caída o separación de un órgano, o de parte del mismo, de su posiciónanatómica normal ha sufrid
o un desprendimiento de retina.
4. ARTE Representación artística del descendimiento del cuerpo de Cristo.
5. METALURGIA Bajada rápida de la carga de un horno que se había obstruido en lo alto de lacuba.
6. FISIOLOGÍA Fase de la expulsión de la cabeza del feto durante la que ésta pasa por elestrecho inferior de la p
elvis y comisura vulvar.
7. VETERINARIA Caída del casco y pezuña en determinadas enfermedades el ganado bóvidosufre desprendimie
ntos.
8. desprendimiento instantáneo MINERÍA Violenta fuga de gases, ya sea grisú o gascarbónico, que se produce
en las minas de carbón.
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

desprendimiento
m. Acción de desprenderse trozos de una cosa: tierras, rocas, de un monte; gases de un cuerpo,etc.
Desapego de las cosas.
fig.Larguezas, desinterés.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.

desprendimiento
(despɾendi'mjento)
sustantivo masculino
1. separación de lo que estaba unido desprendimiento de rocas
2. desinterés y desapego de las cosas materiales vivir con desprendimiento
3. emisión de una parte de sí El desprendimiento de gases tóxicos causa serios problemasecológicos.
Copyright © 2013 K Dictionaries Ltd.

Sinónimos
Cambiar a nuevos Sinónimos

desprendimiento
sustantivo masculino
1 desapego, desasimiento, desinterés*, abnegación*.
El desapego y el desasimiento de los bienes materiales denotan falta de amor a ellos, y sonpropios de santos o d
e hombres superiores.
2 largueza, generosidad*, liberalidad.
3 división, separación*, disyunción. unión, fusión.
Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2016 Larousse Editorial, S.L.
Revista Ciencias Técnicas Agropecuarias
versión On-line ISSN 2071-0054

Rev Cie Téc Agr vol.21 no.2 San José de las Lajas abr.-jun. 2012

ARTÍCULO ORIGINAL

Diseño de un dispositivo para determinar la fuerza de


desprendimiento del grano de la panícula en el cultivo de arroz

Design of a device to determine the force of detachment of the grain from


the panicle in the rice crop

Edenio Olivares Díaz I, Edry García Cisneros I, Neeldes Matos Ramirez I, Arturo Martínez
Rodríguez II

I
Grupo Multidisplinario Agrícola (GMA), Universidad de Camagüey. Camagüey, Cuba.

II
Centro de Mecanización Agropecuaria, Universidad Agraria de La Habana. Mayabeque, Cuba.

RESUMEN

La producción de arroz (oryza sativa) en pequeña escala está incluida en el Programa Nacional de
Arroz y es implementado por el gobierno para dar respuesta a la alta demanda del preciado grano
en el consumo dentro de los cubanos; además, como vía para la sustitución de
importaciones, importante tarea en la actualidad cubana. Pero existen varios problemas en la
producción de arroz en pequeña escala; destacándose el estado de la maquinaria agrícola utilizada
en el proceso de post-cosecha. La mayoría de la maquinas utilizadas en esta producción son
construidas empíricamente por los pequeños productores utilizando resto de combinadas de arroz y
otras piezas, además, realizan la construcción tomando como ejemplo maquinas importadas y sin
contar con diseños científicamente fundamentados, trayendo consigo altas perdidas en el proceso
de post-cosecha. Analizando lo anteriormente expuesto, en el presente trabajo se realiza el diseño
de un dispositivo para determinar las fuerzas de desprendimiento del grano de la panícula en el
cultivo de arroz; teniéndose en cuenta estudios realizados en la temática y características para su
fácil construcción en el país. Además, el dispositivo es un aspecto importante para el estudio y la
determinación de las propiedades físico–mecánicas del sistema pedicelo-grano de arroz;
permitiendo así diseños fundamentados en maquinarias agrícolas, fundamentalmente trilladoras,
alcanzando disminuir las perdidas en el proceso de post-cosecha.

Palabras clave: producción, arroz, pequeña escala, propiedad físico-mecánica, grano-panícula de


arroz.

ABSTRACT

The production of rice (oryza sativa) in small-scale is included in the National Program Rice and it is
implemented by the Cuban government to give answer to the high claim of the grain in the
consumption of population; besides, it is also a way for the import substitution, an important task
in the present moment of Cuban people. But there are several problems in the small-scale rice
production; standing out the status of the agricultural machinery utilized in the post-harvest
process. A high percent of the machines used in this production are constructed empirically by the
small producers utilizing rest of combined rice with another pieces; furthermore, they carry through
the construction taking, for example imported machines without designs scientifically based,
bringing high losses in the process of post-harvest. Examining the previously exposed in the
present work, the designing of a device to determine the forces of detachment of the grain from
the panicle in the crop of rice is accomplished; taking in account studies carried out in the subject
matter and characteristics for its easy construction at our country. Furthermore, the device is an
important aspect for the study and the determination of the physical-mechanical properties of the
pedicel-grain system in rice crop; enabling in this way, to establish scientifically well-founded
designs in agricultural machinery, basically thresher machines, being possible to decrease the
losses in the post-harvest process.

Key words: Rice, production, small scale, physical-mechanical property, grain-panicle of rice.

INTRODUCCIÓN

El arroz (oryza sativa) es el alimento básico para gran parte de la humanidad. Aunque la demanda
global de arroz per cápita está disminuyendo, la demanda de este cereal, en su conjunto,
continuará en aumento debido al crecimiento de la población y al aumento de los modelos de
consumo en diferentes regiones. En Cuba hasta el año 1990 se reportaba un consumo de unos 46
kg/persona/año y en la actualidad esta cifra asciende a 60 kg, los 11.2 millones de cubanos
consumen 11 lb de arroz como promedio mensual, para un consumo anual de más de 600 000 t
(Cultivo de arroz en Cuba, 2008); (García, 2003). Para el 2011 Cuba tendrá que importar el doble
del arroz que produce para el consumo en la isla a un precio que oscila entre los 150 y 460 dólares
la tonelada, es por ello que la producción de arroz en nuestro país es importante. En 2009, el
Programa de Arroz del Ministerio de Agricultura puso en marcha un plan estatal que se propuso
sustituir el 29% de las importaciones en ese año y llegar hasta el 56% en 2013 (Cuba importará en
2011 el doble del arroz que produce, 2010). Cuba invirtió en 2009 más de 2 000 millones de
dólares en importaciones de arroz para garantizar el suministro a la población (Agencia EFE, 2008).
La producción de arroz no especializado se ha incrementado, pero se necesita mayor ritmo y
participación al balance nacional. Desarrollar la producción de arroz popular y familiar para
incrementar su participación en el balance nacional contribuyendo a la reducción de las
importaciones será una meta seria en los próximos años (UNCTAD, 2011).

Como se puede detectar, la producción de arroz en pequeña escala es fundamental para el


consumo de la población cubana (Sánchez y Socorro, 2008). No obstante, existen debilidades en el
proceso de post-cosecha. Entre las problemáticas existente, se puede observar, según estudios
realizados, que los pequeños productores presentan maquinarias construidas empíricamente con
restos de combinadas y otras piezas para realizar el proceso de post-cosecha; es decir, no utilizan
maquinas con diseños y estudios fundamentados; esto provoca ineficiencias, baja calidad del
producto y perdidas de granos en el proceso de post-cosecha. (Olivares et al.,2011; Olivares,
2010).

Resultando como problema científico:


Altas pérdidas en el proceso de trilla de arroz en la producción a pequeña escala debido al
estado actual de las máquinas trilladoras.
No existencia de dispositivos que permitan determinar las fuerzas de desprendimiento del
grano de la panícula en el cultivo de arroz.

No existencia de estudios previos de las propiedades físico-mecánicas en el sistema grano-


pedicelo-panícula en el cultivo de arroz en Cuba.
Ø Para dar solución al problema se establece como idea a defender si se considera estudios previos
realizados sobre dispositivos para determinar la fuerza de separación del grano de la panícula, se
podrá entonces desarrollar el diseño de un dispositivo técnico para determinar las fuerzas de
desprendimiento o separación del grano de la panícula en el cultivo de arroz; permitiendo
determinar las propiedades físico-mecánicas del sistema grano- pedicelo-panícula en dicho cultivo.

Como objetivo del trabajo se plantea lo siguiente: realizar el diseño de un dispositivo para
determinar las fuerzas de desprendimiento del grano de la panícula en el cultivo de arroz.

El objeto de la investigación es el órgano de trilla de las máquinas trilladoras destinada a la


producción de arroz en pequeña escala: teniendo como campo de la investigación determinación de
las propiedades físico-mecánica del sistema grano-pedicelo-panícula en el cultivo de arroz.

MÉTODOS

El diseño del dispositivo se realizó por medio de un software profesional para modelado mecánico,
que permite modelar piezas y conjuntos y extraer de ellos tanto planos como otro tipo de
información necesaria para la producción. El software utilizado es el Solidworks.

La idea original del dispositivo pertenece al BRAIN: Bio-oriented Technology Research


Advancement Institute (Ichikawa et al., 1990; Inoue et al., 1998; Kuhn et al., 1982). Basándose
en esa idea se realizó el diseño de este dispositivo, pero teniendo en cuenta las características y
condiciones actuales por las que atraviesa nuestro país, por esta razón se previó la utilización de
materiales de bajo costo y de fácil acceso.

Para la realización del diseño se empleó la ingeniería inversa, se partió de la experiencia adquirida
de investigadores japoneses acopiándose importante información gráfica de aparatos similares. Se
tuvo en cuenta además los valores máximos de fuerza que existirá durante los experimentos, los
cuales -basándonos en estudios anteriores-oscilaran entre los 1 y 3 N.
Para la futura elaboración de sus partes se consideró la utilización de máquinas herramientas
convencionales como el torno, el taladro vertical y la fresadora, equipos de soldar oxiacetilénicos,
electro esmeriladora y otros, los cuales pueden encontrarse en el taller de maquinado y el taller de
soldadura pertenecientes a la Facultad de Electromecánica de la Universidad de Camagüey.

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

El dispositivo permite la medición en la espiga de arroz, la resistencia a la separación entre el


grano de arroz con cáscara y su pedicelo a tracción y flexión. El dispositivo está compuesto por tres
sistemas fundamentalmente, el sistema de tracción, el sistema de agarre y el sistema de medición,
como se observa en la Figura 1.

Además en la figura se puede observar las dimensiones de la base del dispositivo.

El sistema de agarre, se puede ver en la Figura 2; el mismo consta de varias partes que se
relacionan a continuación:

 Pinzas de agarre, posibilitan el agarre de las espigas o de los granos de arroz.


 Clip, es el dispositivo que sujeta la espiga de la planta de arroz por su cuello.
 Mordazas, permiten el agarre del grano de arroz con cáscara.
 Acoples, permite la unión de las pinzas con los demás sistemas.

Las pinzas de agarre se pueden poner y quitar fácilmente, el clip que sujeta el cuello de la espiga
de arroz se encuentra a la venta en lugares para artículos de oficina. Se puede medir la resistencia
a la separación por tracción y flexión, mediante el cambio de las pinzas, (pinza de tracción o pinza
de flexión). Aspecto que será detallado más adelante en este artículo. La línea roja indica la línea
central del sistema.

El sistema de tracción o accionamiento, como se distingue en la Figura 3, posee las siguientes


partes:

 Manivela, se utiliza para hacer girar el tornillo de tracción, está unido a este por medio de
una pequeña soldadura.
 Tornillo de tracción, posee varias zonas, entre ellas una rosca fina, la cual permite un
desplazamiento lento y estable del mecanismo.
 Enganche, permite la unión entre el tornillo de tracción y el vástago.
 Vástago, su función es desplazarse hacia adelante o hacia atrás sin movimiento giratorio.

 Limitador de giro, su función es limitar que el vástago gire, y esta unido al cuerpo por
tornillos.
 Cuerpo, esta pieza es la que sostiene todas las demás partes anteriormente descritas.

En los sistemas de accionamiento y de agarre se puede utilizar el acero AISI1020, el cual es


relativamente barato y de fácil adquisición.

El sistema de medición, se señala en la Figura 4, está compuesto de las siguientes partes:


 Dinamómetro (Rango de medición de 0-5 N), se utiliza para la medición rápida y precisa de
las fuerzas en estudio, con la característica de dejar marcada la lectura final antes del
desprendimientodel grano.
 Base del dinamómetro, esta pieza sostendrá el dinamómetro, contará con dos agujeros en
los extremos que permitirán la unión de esta pieza con la base del dispositivo.
 Tuercas ciegas, ajustan la base del dinamómetro en el lugar adecuado.

El dinamómetro junto a su base se moverán por las ranuras en dependencia del largo de la espiga
de arroz. Las tuercas ciegas ajustan el sistema en el lugar adecuado.

Como se ha explicado anteriormente, la máquina presenta la posibilidad de realizar mediciones de


fuerza de tracción y determinar el momento flector; a continuación se elabora una descripción
detallada de cómo se puede obtener cada uno de los aspectos.

La fuerza axial N (central) actúa a lo largo del eje (sistema grano pedicelo); se denomina fuerza de
tracción ya que la fuerza N tiene una acción hacia fuera (Stiopin, 1979). Como se observa en
la Figura 5.

Para lograr la tracción es necesario un agarre que actúe a lo largo del eje central del sistema
grano-pedicelo. Nótese en la Figura 6.

Como se puede analizar, mediante el dispositivo de agarre se logra que exista la acción de una
fuerza que actúa a lo largo del eje axial del sistema grano-pedicelo-panícula (Lin-hua, 2008).

Además, es importante tener en cuenta que el sistema de accionamiento debe proporcionar que el
sistema de agarre presente un desplazamiento uniforme y sin giro.

Para la compresión de cómo se puede obtener el momento flector sea hace necesario plantear el
teorema del traslado paralelo de fuerzas (Beer, 1981).

Analizando la Figura 7, se puede observar que el efecto de la fuerza F sobre el sólido, depende de
su punto de aplicación A.
Si se fija un punto de referencia G cualquiera en el sólido, y fijamos la posición de A mediante el
vector de posición h.
En el punto G se aplican dos fuerzas iguales y contrarias. Por tanto la fuerza F aplicada en el punto
A y la fuerza–F aplicada en G, forman el par Mf = F x h. Por lo tanto el efecto del traslado paralelo
deja como resultado la fuerza F y el momento Flector M f aplicado en el punto deseado, en el caso
que se analiza es G, como se detalle en la Figura 8.

Luego de analizado el teorema de traslado paralelo de fuerzas, se analiza a continuación como


debe ser el diseño del dispositivo de agarre, además, como se lograr el momento flector. Como se
expresó anteriormente, para lograr un momento flector es necesario poner en práctica el teorema
antes descrito; nótese en la Figura 9ase puede observar como el dispositivo de agarre para obtener
el momento flector permite desplazar la acción de la fuerza de tracción F que actúa en la línea de
acción central, una distancia e hacia arriba, permitiendo así, la aplicación del teorema de traslado
de fuerza.
En la Figura 9b se nota el resultado final del teorema de traslado de fuerza, obteniéndose el
momento flector por la siguiente ecuación:

donde:
F: Fuerza obtenida.

e: excentricidad.

Después de analizado como se obtiene el momento flector mediante la aplicación del teorema de
traslado paralelo de fuerzas, se observa que el diseño del dispositivo de agarre tiene un factor
determinante, ya que toma un papel determinante la excentricidad y la misma se obtiene mediante
el diseño del dispositivo de agarre, el cual puede verse en la Figura 10.

Un aspecto importante es como se debe colocar el sistema de agarre en el grano para lograr los
efectos deseados al aplicar las fuerzas, en la Figura 11 se observa de forma detallada como se
logra la tensión tracción y el momento flector debido a la excentricidad obtenida (Shitanda et
al., 2002); Szot et al., 1998).

Los procedimientos para medir la fuerza de separación de un grano del pedicelo son
como sigue:
Sostenga el cuello de la espiga en el clip y un grano en las mordazas.

Mueva el manubrio a razón de una rotación por segundo para que las mordazas se desplacen
lateralmente por la línea del sistema con una velocidad constante y tire del grano.
Lea la medida de la fuerza máxima cuando el grano es separado del pedicelo.
Mida la fuerza máxima de cada grano en las tres partes de la espiga, desplazando el sistema de
medición como fue explicado anteriormente.
Repita la prueba por lo menos en tres panículas de cada variedad, divida las mediciones de
forma tal que al final allá realizado las mediciones según el tamaño de muestra obtenido; y
tome un promedio de todas las medidas y eso representa la fuerza de separación de esa
variedad.

CONCLUSIONES
 Una vez realizadas las tareas del presente trabajo; se llegaron a las siguientes conclusiones
generales:
 Se realizó el diseño de un dispositivo técnico que determinar la fuerza de desprendimiento
del grano de la panícula en el cultivo de arroz a tracción y flexión, teniendo en cuenta
materiales de construcción de fácil acceso, lo que permitirá realizar un estudio detallado de
las propiedades físico-mecánicas del sistema grano- pedicelo-panícula en dicho cultivo.
 Se podrá disminuir las perdidas en el proceso de trillado de arroz en la producción en
pequeña escala debido a que el diseño del dispositivo permitirá la construcción de maquinas
trilladoras con diseños fundamentados científicamente.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. AGENCIA EFE: cubanos proyectan sustituir el 29 por ciento de importaciones de arroz, [en línea]
2008 Disponible en: http://www.radiolaprimerisima.com/noticias/alba/35833 [Consulta: mayo
8 2011].

2. BEER, F.: Estática, Tomo I, Ed. MIR URSS, 1981.

3. Cuba importará en 2011 el doble del arroz que produce, [en línea], 2010, Disponible
en: http://economiacubana.blogspot.com [Consulta: marzo 16 2011].
4. Cultivo de Arroz en Cuba: Instituto de Investigaciones del Arroz, La Habana, Cuba, 2908.

5. GARCÍA, A. (2003). Sustitución de importaciones de alimentos en Cuba: necesidad vs posibilidad,


[en línea] 2003 Disponible en: http://www.uh.cu/centros/ceec/ [Consulta: febrero 5 2011].

6. ICHIKAWA, T., T. SUGIYAMA ; H. TAKAHASHI: Equipment for Quantitative Measurement of


Shattering Hagit of paddy, [versión electrónica], Journal of Food Engineering, 23: 36-42, 1990.

7. INOUE, E.; K. KIM; K. HASHIGUCHI; T. OKAYASU ;J. KASHIMA, J. (1998) Mechanical characteristics
of rice stalk”, [versión electrónica], Journal of the Japanese Society of
Agricultural Machinery, 60(2): 145-150, 1998.

8. KUHN, W.; L. WANG ; R. CLELAND: Mechanical properties of the rice panicle, [versión electrónica],
Plant Physiol, 70: 460-464, 1982.

9. LIN-HUA, X.:Investigaciones sobre la fuerza de tensión entre el grano de arroz y el tallo, American
Journal of Agricultural and Biological Sciences, 3(1): 325-329, 2008.

10. OLIVARES, E.: Investigación del proceso de desprendimiento de los granos dirigido al
perfeccionamiento del proceso de trilla en la producción de arroz a pequeña escala, Universidad
de Camagüey, láms., Camagüey, Cuba, 2010.

11. OLIVARES, E.; E. GARCÍA; G. PÉREZ y A. MARTÍNEZ: Estudio del estado actual de las máquinas
trilladoras destinadas a la producción popular de arroz en Cuba [en línea] Disponible
en: http://www.mac.blospot.com[Consulta: enero 24 2011].

12. SÁNCHEZ, S. y M. SOCORRO: Tecnología del cultivo del arroz en pequeña escala (1era. Ed),
Asociación Cubana de Técnicos Agrícolas y Forestales, La Habana, Cuba, 2008.

13. SHITANDA, D.; Y. NISHIYAMA; S. KOIDE: Compressive strength properties of rough rice
considering variation of contact area, [versión electrónica], Journal of Food Engineering, 53: 53-58,
2002.

14. STIOPIN, P. A.: Resistencia de Materiales, (4ta Ed.), Ed. MIR, URSS, 1979.

15. SZOT, B.; A. FERRERO M. MOLENDA: Binding force and mechanical strength of rice grain, [versión
electrónica], Int. Agrophysics, 12: 227-230, 1998.

16.UNCTAD: Información de mercado sobre productos básicos, [en línea] Disponible


en: http://www.unctad.org/infocomm/espagnol/arroz/mercado.htm [Consulta: abril 5 2011].

Recibido: 12 de octubre de 2010.


Aprobado: 30 de enero de 2012.

Edenio Olivares Díaz. Ingeniero Mecánico, miembro del Grupo Multidisciplinario Agrícola (GMA),
Profesor Asistente de la Universidad de Camagüey, Camagüey, Cuba. Correo
electrónico: edenio.olivares@reduc.edu.cu
Elastotec - Adhesion mejorada del revestimiento a la
polea para evitar desprendimiento
 Publicado el 22 de febrero de 2016

Revestimiento ceramico, vida prolongada

Desprendimiento del Revestimiento Cerámico

Tradicionalmente, el revestimiento cerámico se aplicó a las poleas utilizando cementos de contacto de

dos partes de neopreno en un proceso generalmente conocido como “vulcanizado en frío”. A pesar de

ser un sistema muy conveniente, existe un número de limitaciones que pueden impactar negativamente
en la confiabilidad y vida de servicio del revestimiento cerámico, incluyendo:
- La fuerza de adhesión entre el respaldo de caucho del revestimiento cerámico y el acero de la

superficie de la polea está limitada y no alcanza un 100% de desgarro de caucho (Ver imagen 1) . La

fuerza de adhesión mínima aceptada para la adhesión del revestimiento en la industria de cintas

transportadoras es de 9kN/m – valor muy por debajo del valor requerido para una adhesión 100% de

desgarro de caucho. El 100% de desgarro de caucho existe cuando la fuerza de adhesión es mayor al

caucho, causando que las muestras de ensayo fallen en el caucho, dejando caucho adherido al sustrato.

- En una aplicación motriz con altas tensiones en la cinta, en donde la fuerza de corte aplicada desde el

rodillo hacia la cinta supera la fuerza de adhesión entre el revestimiento cerámico y la carcasa de la
polea, el revestimiento puede ser arrancado (como se observa en la foto)

Imagen 1
El Gráfico#1 ilustra como el aumento de tensión de la cinta en la polea motriz requiere una mayor fuerza

de adhesión del revestimiento, que puede ser muy superior al valor de adhesión de 9 kN/m que
normalmente se utiliza como requerimiento para la adhesión en frío del revestimiento cerámico.

Otras consideraciones al utilizar sistemas de revestimientos de adhesión en frío incluyen:

- La fuerza de adhesión puede ser afectada negativamente por humedad al momento de la aplicación.
Condiciones de humedad durante la aplicación de adhesivos de unión en frío pueden reducir la fuerza de

adhesión resultante hasta en un 50%.

- La aplicación del revestimiento cerámico utilizando adhesivos en frío confía en las habilidades del

operador y en el método de aplicación utilizado.

- El revestimiento cerámico aplicado con adhesivos de unión en frío tiene múltiples juntas de unión entre

tiras de revestimiento. Estas juntas son puntos débiles que en ocasiones permiten el ingreso de agua

hacia la carcasa del rodillo provocando corrosión. En el peor de los casos, esto puede llevar a

desprendimiento del revestimiento desde el borde de la tira de revestimiento, haciendo que falle el
revestimiento. Para rodillos que están siendo restaurados, la corrosión del rodillo puede requerir
maquinado reduciendo el espesor del rodillo sub-calificando la carga de servicio del rodillo, o en el peor
de los casos, llevando el rodillo a scrap.

Adhesión mejorada del revestimiento al rodillo

1.) Revestimiento Cerámico Vulcanizado en Caliente (HVCL)

El revestimiento de caucho vulcanizado en caliente es reconocido generalmente por tener una serie de

ventajas sobre las láminas de caucho pre curadas que son adheridas en frío a la carcasa del rodillo. La

principal ventaja es que la fuerza de adhesión entre el caucho y el rodillo es significativamente más alta
en el revestimiento vulcanizado en caliente. La segunda ventaja más importante, en ocasiones pasada

por alto es la eliminación de juntas entre las tiras de caucho cuando se vulcaniza en caliente. Utilizando

vulcanizado en frío estas juntas pueden convertirse en el punto de partida de corrosión del rodillo,
haciendo que el caucho se levante y se desprenda del rodillo.

Se desarrolló un proceso para la instalación del revestimiento cerámico vulcanizado en caliente. Esto

soluciona cualquier aspecto respecto a adhesión del revestimiento al rodillo, resultando en una conexión

más fuerte y confiable no sólo entre el revestimiento y el rodillo sino también entre la tiras individuales

de revestimiento. El HVCL asegura una adhesión 100% de desgarro de caucho entre el revestimiento y
el rodillo obteniendo una fuerza de adhesión considerablemente mayor. (Ver tabla #3)

TABLA#3 – ENSAYO DE ADHESIÓN VULCANIZADA EN CALIENTE CAUCHO/ACERO


PULIDO
El revestimiento cerámico vulcanizado en caliente es el tema de un actual patentamiento de aplicación.

Eliminación de juntas

Una ventaja adicional significativa del HVCL es que no tiene juntas entre las tiras de revestimiento (ver

imagen #5). Cuando el HVCL se vulcaniza en caliente, los extremos sin curar del revestimiento, fluyen

unos contra otros y se vulcanizan para formar una capa continua fuerte e impermeable al agua, evitando

la corrosión de la carcasa de rodillo. Esto elimina los puntos débiles en los que los extremos se unen y
llevan a una posible falla del revestimiento cerámico.

Aplicación del HVCL


El HVCL se instala mediante un proceso controlado de autoclave de alta presión, a temperaturas
elevadas, en una fábrica con operarios capacitados asegurando un resultado confiable y consistente.

2.) Revestimiento Cerámico de adhesión directa. (DBCL)

El revestimiento cerámico de adhesión directa ha sido utilizado en forma exitosa en numerosas

aplicaciones para minería. El DBCL involucra el pegado directo de los insertos cerámicos de alúmina a

la carcasa del rodillo con adhesivos epoxy especialmente formulados. La clave del éxito del DBCL son

las extremas fuerzas de adhesión que se obtienen entre el adhesivo epoxy y la carcasa del rodillo así
como entre el adhesivo epoxy y los insertos cerámicos.
Estas fuerzas de adhesión son normalmente >20 MPa y 3-4 veces mayores que las que se consiguen con
cucho.

DBCL ha sido utilizado tanto en rodillos motrices como no motrices. Para rodillos motrices se deben

tomar recaudos al momento de la aplicación con respecto a los potenciales problemas de desgaste de la

cobertura de la cinta y utilizar el programa “Lagging Analyst” (Cintas sobre la tierra) para controlar si es
recomendable. (Ver imagen 2)

Imagen 2
Resistencia al desprendimiento de plántulas de alfalfa en implantación
Publicado el: 29/12/2006
Autor/es: Ing. Agr. (Dr.) Sergio Montico.Catedra de manejo de Tierras. Ing. Agr. Beatriz
Martín. Cátedra de Forrajes. UNR

La alfalfa (Medicago sativa L.) es una especie forrajera difundida en distintas zonas ganaderas
del mundo por su capacidad de adaptación a un amplio rango de condiciones agroclimáticas y
por producir una elevada cantidad de forraje de alta calidad, como también por la versatilidad
de su uso (pastoreo directo, heno, silaje, etc). Uno de los factores más importantes para que
esta leguminosa pueda expresar todo su potencial productivo, es la condición del suelo. El
mismo debe ser suelto, bien drenado, con un pH cercano a la neutralidad y bien provisto de
nutrientes. Es por ello que numerosos autores exploraron las prácticas de la modificación del
ambiente edáfico a través de métodos mecánicos, químicos y biológicos con la finalidad de
incrementar la productividad del recurso.

Usualmente se valora los efectos de esas modificaciones en los parámetros de crecimiento de


las especies, particularmente referido al rendimiento aéreo. Los impactos sobre la dinámica del
crecimiento radicular permanecen aún poco estudiados, debido a la multiplicidad de factores
que intervienen.

Las complejidades operativas para el estudio de los sistemas radicales dificultan la


comprensión de los procesos involucrados en la generación de la fitomasa aérea. El
conocimiento de tales sistemas radicales permitiría definir los tratamientos culturales, que
optimicen la implantación.

Con el objetivo de determinar si existe un estado morfológico crítico de las plantas de alfalfa en
el período de implantación que resista el desprendimiento radical, principalmente a la acción
del pastoreo, fue evaluado el anclaje de plántulas y estimado la altura crítica de la especie para
el desarraigo cuando se aplicaron distintos métodos de siembra. La experiencia se llevó a cabo
en el área de influencia de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNR, sobre un suelo Argiudol
vértico, profundo, oscuro y moderadamente bien drenado. La fuerza de fijación de las raíces de
alfalfa fue definida como la resistencia medida en el momento de su desprendimiento del suelo.
Para la medición se utilizó un dispositivo mecánico (figura 1).
Sobre pasturas monofíticas de alfalfa cv. ´Monarca` (grupo de latencia 9) implantadas
convencionalmente (rastra de discos y de dientes y siembra en línea) (LC) y con siembra
directa (SD), se midió la altura de la plántula y la longitud de la raíz descalzada por el
dispositivo, como así también la lectura en el dispositivo y la humedad edáfica en los
espesores de la exploración radicular. La frecuencia de muestreo fue mensual hasta los 120
días de cada fecha de siembra. Paralelamente, para estudiar el crecimiento aéreo y radical de
la especie, se extrajeron 20 plantas por oportunidad de muestreo. En cada una se determinó la
longitud del tallo principal, la longitud del eje radical y la longitud de las raíces laterales,
después del lavado con sales dispersantes de los coloides del suelo.

Los resultados obtenidos permitieron observar que la altura modal, longitud del eje radicular,
humedad edáfica y sus combinaciones, estuvieron relacionadas linealmente con la fuerza de
desprendimiento radicular. Además, las relaciones entre altura modal y fuerza de
desprendimiento se mantuvieron relativamente constantes hasta que el crecimiento radical
superaba determinados límites (tabla 1). A partir de las alturas aéreas de 11 cm y 13.3 cm para
LC y SD, respectivamente, un mayor número de plantas resistían el desprendimiento, sin
embargo este dato resultaría escaso para sugerirlas como oportunidad de inicio de pastoreo,
especialmente por las características fisiológicas de la alfalfa en este estadio.

Tabla 1:Parámetros morfológicos de las plántulas de alfalfa y resistencia al desprendimiento,


considerando los 100 días desde cada siembra.

Longitud raíz Longitud raíces Fuerza de resistencia al


Tratamiento Altura aérea (cm) pivotante laterales % Hº suelo desprendimiento
(cm) (cm) (kg)

Labranza convencional 11 18,2 29,8 24,5 0,496

Siembra Directa 13,k3 19,3 36,5 26,3 0,582

La resistencia al desprendimiento se relacionó con el crecimiento de las raíces (figura 2), el


cual presentó diferencias significativas en profusión y extensión del eje principal según los
tratamientos.
Los resutados obtenidos a los 120 días de cada siembra sugieron la posibilidad de que se
reduzca el stand de plantas de alfalfa en un 17% y 4% para LC y SD, respectivamente, si se lo
somete a un pastoreo directo (gráfico nº 1).

Gráfico1: Altura aérea y radical de plántulas de alfalfa (cm), pérdidas por desarraigo (%),
resistencia al desarraigo (g), para cada tratamiento, a los 100 y 120 días de cada siembra.

Comentarios
En las condiciones estudiadas la altura mínima recomendable para empezar el pastoreo sería
superior a los 14 cm para la labranza convencional - siembra y 15 cm para la siembra directa.
Para una aplicación más generalizada de esta metodología de detección de la resistencia al
desprendimiento de especies que conforman una pastura, el estudio debería realizarse en
varias condiciones edáficas y relacionarlo con datos obtenidos con animales en pastoreo. No
obstante ello, es posible afirmar que en aquellos establecimientos agropecuarios que recurren
a un uso temprano de las pasturas base alfalfa, un desarraigo de 17% para LC y 5% para SD,
puede resultar perjudicial en el número de plantas por unidad de superficie, impactando
negativamente en la producción de materia seca de forraje.
O CT 30 , 2 0 06

Desprendimiento de retina (I): causas y clínica


Volvemos a la oftalmología, dejamos ya los temas de ojo seco y fatiga visual, y damos un cambio radical a la temática
refiriéndonos a la que quizá sea la parte más “noble” del ojo (y también la más delicada): la retina. El desprendimiento es
una de las dos enfermedades más importantes de la retina (la otra es la degeneración macular). Aviso que este artículo es
denso, aconsejo leerlo lentamente y apoyándose mucho en los dibujos. Hay que hacerse una buena imagen mental para seguir
el hilo. Además, es muy aconsejable echar un vistazo a los artículos previos que enlazo, porque necesitaremos esos conceptos
para entender lo que viene a continuación.

La retina
En cierto aspecto, podemos considerar que todas las demás estructuras del ojo están para soportar a la retina y conseguir que
se proyecte sobre ésta una imagen nítida. Si consideramos el globo ocular como una cavidad aproximadamente esférica, la
retina constituye la más interna de las tres cubiertas. La cubierta externa (esclera) hace de protección y sostén, la cubierta
intermedia (úvea) es básicamente un plexo vascular, donde llega la sangre y ofrece un medio rico en nutrientes; y la parte
interna (retina) es una delgada capa de receptores de luz y fibras nerviosas que se encargan de recoger la información
luminosa, comenzar a procesarla, y enviarla al cerebro a través del nervio óptico.

Así está configurada la parte posterior del ojo. La parte anterior del ojo ha sufrido unas modificaciones importantes: la esclera
(cubierta externa) se transforma en la córnea, que es transparente. La úvea (cubierta intermedia) en este caso se llama iris (y
más atrás el cuerpo ciliar). Entre ambas cubiertas (córnea e iris) se abre un espacio llamado cámara anterior. Y hay más
cambios, que he ido describiendo en artículos anteriores, como en éste. Pero ahora nos interesa sólo la parte posterior, donde
está la retina. La estructura básica de la retina y las funciones las he ido describiendo; ahora nos vamos a detener en los
detalles que más nos interesa con respecto a las posibilidades de un desprendimiento de retina.
Aquí tenemos un dibujo esquemático de la retina. Hay diez capas diferentes en la retina, que por supuesto no voy a describir
(ni siquiera enumerar), por eso he elegido una imagen muy simplificada y esquemática. En la parte superior vemos en azul
claro unos “tubitos”, que se denominan fibras nerviosas, que no es más que la extensión de unas neuronas que vemos un poco
más abajo en la imagen. Por aquí viaja la información hacia el cerebro. Conforme bajamos por el dibujo, vemos distintos
tipos de células nerviosas conectadas entre sí, y llegamos hasta la capa de receptores, donde están los conos y bastones (en la
imagen son de color rojo anaranjado), que son estimulados por la luz. Es importante en este momento darnos cuenta que la
parte de arriba es la que está en contacto con el interior del ojo, la que “mira hacia dentro”, por donde llega la luz proyectada
desde la córnea, el iris y el cristalino. La luz atraviesa todas las capas de la retina más internas (que son básicamente
transparentes) hasta llegar a los receptores, que están como “de espaldas” al estímulo luminoso. El aspecto de estor receptores
(conos y bastones) es que están “incrustados” en la siguiente capa. Esta capa en íntimo contacto con los receptores se
llama epitelio pigmentario. Veamos este epitelio en el siguiente dibujo:

Vemos el epitelio pigmentario abajo, formando una capa de células (aquí de color rosado) de las que salen como unas
digitaciones que se entremezclan con los conos y bastones.
El nombre “epitelio” se refiere a una (o más) capa de células que forma una membrana, normalmente limitando dos espacios.
Hemos hablado en otros artículos del epitelio de la córnea, pero hay epitelios en el iris, en la piel, en los conductos
respiratorios, etc. La denominación “pigmentario” hace referencia a que en el interior de estas células hay gran cantidad de
pigmento (melanina, concretamente), una sustancia que absorbe la luz, de forma que este epitelio ya no es transparente. Esto
es importante: mientras el resto de la retina que queda por dentro es casi transparente, el epitelio pigmentario es opaco,
concretamente de un color naranja fosforito, que es el aspecto que tiene el fondo del ojo cuando lo vemos. Este epitelio
pigmentario está sujeto en su base a una densa red de proteínas llamada membrana basal. Digamos que las células del
epitelio están “plantadas” en la membrana basal.

En este dibujo, muy simplificado, vemos los fotoreceptores (conos y bastones) simbolizados como cilindros grisáceos,
alargados. Las capas superiores de la retina prácticamente se obvian. El epitelio pigmentario se representa como células
cúbicas de color malva.

Y en este esquema animado vemos cómo llega la luz, atraviesa las capas de la retina hasta el epitelio pigmentario (aquí
también en malva), estimula a los receptores (conos y bastones) y la información visual se va transmitiendo por las diferentes
neuronas de la retina hasta que el estímulo se dirige al cerebro.

Veamos cómo de unidas están las diferentes capas de la retina: las capas más internas (más cerca del centro del ojo) están
constituidas por diferentes especies de células nerviosas, que están bastante unidas entre sí (realmente no están “ligadas”
físicamente unas a otras, pero ahora no merece la pena explicar qué es lo que hace de “cemento” para la unión). Desde la
parte más interna hasta los receptores de luz, los diferentes componentes retinianos están muy unidos entre sí, por lo que es
extremadamente difícil separarlos. El punto débil está justo a continuación: entre los receptores y el epitelio pigmentario. Los
receptores están imbricados, acoplados como “dedos de guante”, pero no hay una unión real efectiva. Por tanto, es
relativamente fácil separar las capas más internas de la retina (la mayoría del grosor de ésta), del epitelio pigmentario y la
membrana basal. Aquí es donde se origina el desprendimiento de retina. Realmente no se desprende toda la retina porque el
epitelio pigmentario queda en su sitio. El nombre correcto sería desprendimiento de retina neurosensorial, ya que es la retina
neurosensorial (las neuronas y los “sensores de luz”) que se separa.

Causas de desprendimiento
Ya tenemos una zona débil (entre los receptores y el epitelio pigmentario), pero hace falta una causa para que la retina se
desprenda. Hay que tener que la retina neurosensorial no se va a desprender “por su propio peso”. Al desprenderse dicha
retina, se crearía una cavidad entre ella y el epitelio pigmentario, y se tiene que rellenar con algo. Si no hay un medio de
rellenarla, el mismo vacío mantiene unida la retina al epitelio. Es parecido al comportamiento de una ventosa. Al fijar una
ventosa a la superficie de una mesa nos cuesta soltarla, a pesar de que realmente no hay una unión entre la mesa y la ventosa.

Pensemos en formas de soltar la ventosa de la mesa, y tendremos las causas de un desprendimiento de retina.

 “A lo bestia”. Tirando fuertemente de la ventosa, al final acabamos soltándola. Ese sería el mecanismo traccional de
un desprendimiento de retina: algo que tira fuertemente de ella separándola. A pesar de lo intuitivo de este
mecanismo, es una causa rara de desprendimiento. Por qué: en el caso de la ventosa, tiramos fuertemente hasta
que conseguimos que un lado de la ventosa se levante lo suficiente para que se cuele el aire entre ella y la mesa, y
realmente es la presencia de este aire el que suelta la ventosa. En la retina no ocurre eso, porque no se levanta por
un extremo. Lo que ocurre es una tracción crónica: algo que tira de la retina hacia el interior del ojo (y normalmente
hacia un lado) durante mucho tiempo, y esa “presión negativa” hace de succión, de forma que el líquido que hay por
detrás del epitelio pigmentario se ve atraído hacia la cavidad que se comienza a crear, entre el epitelio pigmentario y
la retina neurosensorial. Poco a poco se va acumulando líquido. Se produciría un desprendimiento crónico de retina,
y ya digo, es una causa rara.
 Con una uña, levantamos el borde de la ventosa hasta que se cuela el aire, y podemos soltarla fácilmente. La idea es
buena, la de “colar” el fluido (en vez de aire es líquido) en el hueco que queremos crear. Pero la retina no tiene un
borde como la ventosa: en vez de eso, se continúa sin interrupción con las estructuras delanteras del ojo. Pero
podemos hacer otra cosa: abrir un agujero en la retina, para que se introduzca por ahí el líquido. Sería como
agujerear la ventosa; también serviría para soltarla de la mesa. Esta causa de desprendimiento se llama mecanismo
regmatógeno, y es con mucho el más frecuente de los desprendimientos. Son desprendimientos agudos y
normalmente grandes. Y el agujero, como veremos más tarde, se hace con una tracción aguda.

 La ventosa la tenemos que colocar en una superficie lisa como la mesa, si queremos que se agarre. El truco es que no
pueda entrar el aire. Si intentamos sujetar la ventosa sobre un trozo de tela, por ejemplo, fracasaremos. La tela deja
pasar el aire a su través, por lo que no se puede crear el vacío necesario. En el ojo pasa lo mismo: necesitamos que el
epitelio pigmentario sea impermeable al agua. Si hay algún problema que altera esa impermeabilidad y se escapa
líquido desde detrás del epitelio pigmentario hacia la retina, este líquido se comienza a acumular entre el epitelio y
los receptores, y aparece el desprendimiento de retina. Éste es el mecanismo exudativo (se llama “exudación” al
líquido que se escapa hacia la retina). Aquí no hay tracción alguna, como en los casos anteriores. La retina se
desprende de forma pasiva, empujada por el líquido que viene de abajo.

Hagamos un repaso:

– Desprendimiento de retina regmatógeno: con mucho, el más frecuente. Se produce un agujero en la retina, por aquí se cuela
el líquido que hay en la cavidad del ojo (cavidad vítrea) y la retina se desprende. Se originan desprendimientos grandes en
poco tiempo.

En esta imagen animada vemos la secuencia habitual. Primero el vítreo (esa “burbuja” transparente que ocupa la totalidad de
la cavidad posterior del ojo) pierde volumen y se crea una zona de tracción en la parte superior. Esa zona se rompe
apareciendo un agujero en la retina. Por ese agujero entra el líquido que hay en la la cavidad vítrea y se desprende la retina.}

– Desprendimiento de retina exudativo: El epitelio pigmentario deja pasar a su través líquido, que se acumula entre éste y la
capa de fotorreceptores. Pueden originarse desprendimientos grandes, con forma de “ampolla”, pero en general son más
benignos y no suelen requerir tratamiento. Porqué: la retina está íntegra, no se ha perdido la estructura, y las causas de este
escape de líquido (normalmente inflamaciones) son con frecuencia reversibles. Cuando desaparece la causa, el epitelio
desaloja la “bolsa de agua” que hay y la retina se reaplica ella sola. De ahí que normalmente sólo hay que ir controlando para
que no haya complicaciones, pero no requiere que el oftalmólogo actúe.

– Desprendimiento de retina traccional: Hablábamos de que “algo” tiraba de la retina. Ese algo es un tejido que no aparece en
la retina normal, por lo que sería largo de explicar. Sólo mencionar que ocurre en ojos enfermos, principalmente en casos de
diabéticos con una afectación severa de la visión. En mi medio, por suerte, ya se ven pocos casos de estos. Los
desprendimientos traccionales tienen mal pronóstico porque la retina no se va a colocar en su sitio mientras estos tejidos
anómalos que han crecido no se retiren (lo que supone una operación compleja). Además, al estar traccionada la retina, se
puede romper, y por ese agujero introducirse líquido, por lo que se pueden convertir en desprendimientos mixtos (traccional
+ regmatógeno).
El tejido anómalo que tracciona de la retina son esas bandas blanco-amarillentas.

Miopía, traumatismos y degeneración vítrea


Nos vamos a concentrar en la causa más frecuente, el desprendimiento regmatógeno. Decíamos que aparecían uno o varios
agujeros o desgarros. Pero, ¿cómo se producen esos desgarros?

– Miopía: Las estadísticas varían, pero de forma aproximada, podemos afirmar que el 80% de los desprendimientos de retina
por debajo de los 60 años aparecen en miopes. Es una cifra contundente, y es que la miopía, sobre todo la de cierta
graduación (más de 3-4 dioptrías), no sólo es un problema de gafas. La retina es más frágil, más propensa a romperse (tanto
de forma espontánea como después de un golpe). También es cierto que el vítreo se degenera antes en los miopes.

– Degeneración vítrea: En este artículo hablaba de cómo el gel que rellena la cavidad del ojo (el vítreo) se degenera con el
paso del tiempo (en miopes ocurre antes, a veces un golpe también lo favorece). Explicaba que el vítreo normalmente está
adherido a la retina, y cuando el gel se condensa y pierde volumen, estas uniones se tensan hasta que se sueltan. Pero durante
este “tirón”, en vez de romperse la adherencia vítrea, se puede romper la retina. Vamos a ver nuevamente la secuencia, esta
vez con imágenes muy simplificadas:

Aquí el vítreo (gris) ocupa todo el espacio interior y está acoplado a la retina (rojo)
Ahora el vítreo se deshidrata, pierde volumen y ya no ocupa todo el espacio. Se reduce, queda parte del espacio que no se
rellena por el gel y se ocupa por líquido muy parecido al suero sanguíneo. Las adherencias con la retina quedan patentes.

La situación es similar, pero la pérdida de volumen del vítreo implica condensaciones en su interior, que el paciente lo puede
notar como “moscas volantes”, manchas o hilitos. La tracción de la zona de las adherencias, que casi siempre es en la zona
periférica, constituye una posibilidad de ruptura de la retina. Cuando la tracción del vítreo sobre la retina es patente, el
paciente puede ver como “destellos” o “relámpagos” por un lado de la imagen (hay otras causas de visión de “luces” aparte
del desprendimiento de retina, que nadie autodiagnosti que por ver un reflejo).

La tracción del vítreo finalmente produce un roto.


El líquido libre dentro de la cavidad vítrea se cuela por el agujero, separando la retina (neurosensorial) del epitelio
pigmentario.

A pesar de todo, la grandísima mayoría de los desprendimientos de vítreo no producen agujeros en la retina. El
desprendimiento de vítreo es un proceso natural, que ocurriŕa potencialmente a todos los ojos. Y el desprendimiento de retina
es un acontecimiento raro. Así que la visión de puntos negros, sombras o hilitos no tiene que asustar en general, y menos si el
síntoma apareció hace tiempo.

– Traumatismo: Es bastante intuitivo que un agujero lo podemos hacer dando un golpe. A veces el golpe ocurre en el ojo, y
otras veces ocurre en la cabeza; incluso a veces no es un traumatismo como tal, sino un movimiento muy brusco de la cabeza
(esto es bastante raro, no vayamos a pensar ahora que las montañas rusas son muy malas para los ojos). Un golpe en el ojo no
rompe directamente la retina (excepto en casos de perforaciones de ojo, claro) porque ésta es muy elástica. Lo que ocurre es
un desplazamiento brusco del vítreo. El vítreo está parcialmente flotando dentro del ojo y tiene su inercia. Un golpe o una
aceleración brusca puede hacer que el gel se desplace tirando de una de sus adherencias de la retina, y puede hacer un
agujero.

Vemos que, de una forma u otra, casi todo pasa por el vítreo. Sea de forma espontánea por una degeneración de éste, por un
traumatismo que lo desplace, o que haya una miopía que predisponga el hecho.

Síntomas
Un desprendimiento de retina no duele, porque en la retina no hay terminaciones nerviosas para el dolor. Por otra parte puede
ser totalmente asintomático y el paciente no notarlo hasta tiempo después. Si el desprendimiento de retina no avanza mucho
no hay pérdida de visión, porque la parte periférica de la retina apenas recibe información visual. Cuando el desprendimiento
de retina avanza hacia la parte posterior del ojo (el centro de la retina) entonces sí que se perciben síntomas: “nube” o telón
negro que tapa una parte de la imagen, pérdida de visión severa, etc. Lo característico del desprendimiento de retina agudo,
repito, es que la pérdida de visión sea indolora.

Previamente al desprendimiento se pueden ver moscas, puntos o hilos flotando, pero este síntoma no es del desprendimiento
de retina como tal, sino del desprendimiento del vítreo. Y la gran mayoría de los desprendimientos vítreos no se asocian al
desprendimiento de retina, así que no tiene que ser un gran síntoma de alarma. Este síntoma se llama miodesopsia.

Más significativo es la aparición de “relámpagos” o destellos, a un lado de la imagen, que dura poco. Se ve sólo por un ojo,
tampoco duele, y como hemos dicho antes, implica que la retina está sufriendo una tracción. Este síntoma se llama fotopsia.
No toda visión de luces implica este proceso (por ejemplo, un aura visual de una jaqueca puede producir algo parecido).

Exploración
La retina se explora dilatando la pupila con unas gotas especiales.
Y se visualiza la retina con un aparato como éste:

A veces no podemos observar la retina directamente, y tenemos que realizar una ecografía:

Pero lo normal es que no lo veamos por ecografía, sino directamente. Lo que ve el oftalmólogo podría ser
algo como ésto:

La retina forma unas bolsas en la parte superior. El color anaranjado del epitelio pigmentario queda
difuminado, y se aprecia la bolsa más o menos translúcida de la retina. Hay que decir que una retina
desprendida no recibe bien sus nutrientes y pierde transparencia, además de aumentar de grosor. De ahí que
sea más visible.
NOV 10, 2006

Desprendimiento de retina (II): prevención


En el anterior artículo hemos explicado en qué consiste el desprendimiento de retina. En el siguiente artículo explicaremos
cómo se trata, pero ya adelanto que el tratamiento muchas veces no es satisfactorio, porque casi siempre hay que realizar una
cirugía agresiva sobre el ojo, con un periodo de recuperación en general largo y dificultoso, y la recuperación visual muchas
veces no es completa (y no es raro que la visión final sea francamente baja). Por lo tanto, en esta enfermedad más que en
otras, sea fundamental dirigir los esfuerzos a la prevención. Es decir, evitar que el desprendimiento de retina tenga lugar.

¿Cómo conseguimos evitarlo?. Como es de suponer, depende de la causa. En el anterior envío dividíamos los
desprendimientos de retina en tres tipos: regmatógeno, exudativo y traccional. Los exudativos y traccionales se deben a
enfermedades concretas y relativamente raras del ojo. Por lo que la prevención pasa por tratar esas causas. Aquí nos vamos a
concentrar en lo más frecuente, el desprendimiento regmatógenos, que como explicábamos era secundario a una rotura de la
retina.

Roturas retinianas
Localización
Mirando los dibujos del artículo anterior, se podía adivinar cuál es la localización típica de las roturas de la retina: en la parte
periférica. Sería más cómodo para la exploración que estuvieran en el centro, justo en la parte posterior. De esa forma, en
cuanto nos asomamos al fondo de ojo, veríamos las lesiones. Sin embargo, lo típico es que los desgarros y los agujeros estén
en la periferia, cerca de la parte anterior, próximos al final de la retina.
Esto es así por una razón, por supuesto. En este artículo donde hablábamos del desprendimiento de vítreo, veíamos que lo que
realmente se desprende es la parte posterior (de ahí el nombre correcto del cuadro: desprendimiento de vítreo posterior). El
vítreo con frecuencia queda “anclado” a la retina en la zona más periférica de ésta, ya cerca del iris. Por tanto, para explorar
esas regiones apartadas del fondo del ojo hay que ser minuciosos. Hay varias formas de mirar la retina, como decía en el
capítulo previo. Cuando se examina con ese aparato que mostraba en una foto (una especie de casco que lleva el oftalmólogo,
con un haz de luz, y una lente que se lleva en la mano), si el paciente mira de frente a la luz que usamos para la exploración,
vemos sólo la retina central. Así que le pedimos al paciente que vaya mirando alternativamente a diferentes sitios (arriba y a
la izquierda, abajo, etc) para que, estando el ojo en esa posición, vayamos examinando las diferentes zonas periféricas.

Tipos
No todas las roturas son iguales, existen los agujeros retinianos y los desgarros.

Los agujeros son eso, zonas redondeadas en donde no hay retina. Se supone que el vítreo ha arrancado una zona completa de
retina y queda este agujero. El trozo de retina que se ha separado puede no estar, pero si está se llama opérculo, y se puede
observar “flotando” por encima del agujero. No todos los agujeros los ha causado el vítreo. En pacientes miopes pueden
existir una lesiones en la retina que son básicamente zonas más débiles y adelgazadas. Con el tiempo estas zonas pueden
adelgazarse tanto que se forman auténticos agujeros. Estas “roturas” se denominan agujeros tróficos, suelen ser pequeñitos y
el potencial de producirse un desprendimiento de retina a partir de ellos es relativamente bajo.

En esta imagen vemos un agujero (este es de tamaño más bien grande). En el interior se ve un color más anaranjado porque
no hay retina neurosensorial, se ve directamente el epitelio pigmentario, que tiene un color anaranjado más intenso.

Los desgarros tienen una zona de retina que queda como un “pellejo” suelto flotando hacia el interior del ojo. suelen tener
forma de “U”, y lo que queda flotando hacia el interior es la lengüeta de esta U. Esta lengüeta es la zona que ha sufrido la
tracción del vítreo. Para el mismo tamaño y localización, un desgarro es más peligroso que un agujero. Y ya que hablamos de
tamaño, existe una variante llamada desgarro gigante. Como es fácil de suponer, estos desgarros son muy grandes y casi con
seguridad producen un desprendimiento de retina (difícil de tratar, por otra parte).

Aquí vemos dos desgarros grandes con forma de “U”. La legüeta interior es el colgajo de la retina que ha sufrido la tracción.
El “cuerpo de la U” es la parte que carece de retina, por lo que la vemos más oscura.

Como mencionaba antes, además de la diferenciación entre agujero y desgarro, la peligrosidad de las lesiones dependen de
otros factores:

– Número: es fácil entender que si hay muchas roturas el riesgo es mayor

– Tamaño: cuanto más grande es la rotura, más fácil es que se introduzca líquido bajo la retina.

– Posición: las lesiones que están en la parte superior de la retina son más peligrosas que las inferiores, por el efecto de la
gravedad.

Y por último, mencionar que las zonas de debilidad en la retina de los miopes, que mencionábamos antes, hay que vigilarlas
especialmente porque es fácil que se produzcan roturas en ellas. De hecho, existen algunos tipos de estas lesiones que reciben
tratamiento aunque no estén rotas, dado que la posibilidad de rotura es muy alta.

¿Prevención de las roturas?


Pongo el título entre interrogaciones porque la prevención es más bien un deseo que una realidad. Es muy difícil evitar que
aparezcan los desgarros. Repasando lo dicho en el artículo anterior, las causas son: degeneración vítrea, miopía y
traumatismos. Por las dos primeras causas no podemos hacer nada. Aunque un ojo miope se opere, su retina sigue siendo
igualmente frágil y no se previenen las posibles roturas que aparezcan en un futuro. Y en cuanto a la tercera causa, es de
sentido común que los golpes en el ojo no son buenos.
En la imagen vemos la zona periférica de la retina de un miope. Las flechas de la izquierda y de abajo señalan detalles de una
degeneración periférica típica de miopes, que vemos que forman líneas pigmentadas (más oscuras) y con zonas blanco-
grisáceas. La flecha de la derecha señala un agujero retiniano.

Se aconseja precaución a los miopes o a los que ya sabemos que tienen una retina delicada. Sobre todo en deportes de
contacto o de movimientos bruscos.

Tratamiento de las roturas


Realmente, las roturas no podemos prevenirlas. Pero lo que sí que podemos hacer es prevenir el desprendimiento de retina
antes de que se produzca. ¿Cómo?. “Soldando” los agujeros. Bien, no tenemos en la consulta ningún soplete para achicharrar
el ojo a nadie, es un símil que creo adecuado. Aunque no conseguimos que la rotura desaparezca (la retina no regenera, no
hay forma de reparar el tejido dañado), podemos “pegar” la retina de alrededor a la parte de atrás.

Repasemos el problema: decíamos que la retina neurosensorial tenía una unión débil con lo que está por detrás, el epitelio
pigmentario. Si hay un agujero o un desgarro, el líquido se puede colar entre ambas capas y separarlas. Bien, pues la idea es
fijar de alguna manera la retina al epitelio pigmentario en la zona de alrededor de la rotura. De esta forma, aunque la rotura
siga ahí, no se puede desprender la retina, porque la hemos “pegado” al epitelio. No se puede introducir líquido a través del
agujero porque el paso está cerrado. Tenemos dos estrategias para realizar esta fijación.

Láser
Es con diferencia lo que más se utiliza. Se llama “fotocoagulación”, y consiste en realizar unas pequeñas quemaduras con el
láser alrededor del desgarro o del agujero. El láser es una luz que contiene mucha energía, y nos permite realizar quemaduras
muy controladas, dejando la zona de alrededor intacta. En este artículo anterior explicaba cómo un láser quemaba la córnea
para tallarla, de forma que se eliminaba la graduación. También usamos el láser para hacer agujeros en el iris o en la cápsula
posterior del cristalino.

Pero en este caso utilizamos un láser de tipo diferente a los ejemplos anteriores. Realiza unas quemaduras muy pequeñas,
sólo en un círculo de 100 ó 200 micras (a veces más pequeño, de 50 micras). Un impacto en la retina supone un cerco de ese
pequeño tamaño (100 micras, por ejemplo). En pocos días la quemadura produce una reacción de cicatrización leve que une
el epitelio pigmentario y la retina en ese punto. Se realizan una serie de impactos uno al lado del otro, formando una o varias
líneas que rodean la rotura de la retina. Así ésta queda rodeada de impactos de láser. Cuando se ha producido la reacción de
cicatrización, es enormemente difícil que la retina se desprenda en esa localización.
¿El láser es una operación?. No, en este caso este tratamiento no necesita quirófano. Se realiza con anestesia de gotas, el
tratamiento dura unos minutos. No se opera el ojo porque no se realiza corte ni apertura de tejidos; lo único que entra en el
ojo es la luz láser a través de la córnea. Tenemos suerte que la córnea, el cristalino y el vítreo son transparentes por lo que el
láser pasa sin problemas a través de ellos.

¿Éste laser duele?. No es doloroso en general. En el momento de aplicar el láser (cada impacto dura una o dos décimas de
segundo) notamos una luz muy intensa, y en algunos casos percibimos como una sensación de “pinchazo”, pero es
perfectamente soportable. La retina y el epitelio pigmentario, que son los objetivos primarios del láser, no tienen
terminaciones nerviosas para el dolor. Lo que está detrás del epitelio sí tiene sensibilidad y por eso a veces puede molestar un
poco, pero ya digo que es perfectamente soportable. Y la mayoría de la gente no nota dolor alguno.

¿Las quemaduras nos quitan visión?. En principio podría ser que sí, pero en la práctica no es así, por varias causas:

– Hablamos de quemaduras de un tamaño de micras. No son áreas grandes de retina quemada, sino puntitos.

– Aunque la función de la retina se ve afectada por el efecto del láser, el tejido no se “quema totalmente”. Se sabe que una
zona tratada con láser funciona menos, pero funciona.

– Lo más importante: dada la localización más frecuente de las roturas, no se afecta la función visual porque la zona de retina
no recibe luz. La retina funcional (la que se utiliza para percibir el campo visual) es sobre todo la de la parte posterior. Es
como si en una habitación a oscuras abrimos una puerta y entra la luz desde fuera. La luz llega a la pared opuesta de la puerta,
sin embargo apenas llega a la pared de la puerta. Con el ojo pasa igual: las imágenes se proyectan en la parte de atrás. La
retina que está próxima a la raíz del iris no recibe apenas luz (de hecho, cuando la exploramos tiene que ser con la pupila muy
dilatada y con la luz muy oblicua, haciendo que el paciente ponga el ojo en una posición extrema: estas condiciones no se
reproducen en la vida diaria). Es por eso que la localización periférica, que nos viene mal para la exploración, nos viene bien
para el tratamiento.

Veamos algún ejemplo:


Aquí tenemos un agujero grande en la retina. Y ahora lo vamos a rodear con impactos láser.

Vemos que al lado del agujero, los impactos de láser aparecen como pequeños puntos blanquecinos formando varias hileras
alrededor.

Otro ejemplo:

Esta fotografía muestra 2 roturas retinianas, pero lo que más llama la atención es el tratamiento láser, que se dispone
rodeando las lesiones en varias hileras de puntos blanquecinos.

Frío
Actualmente se usa poco. Se llama “criopexia”, y se trata de utilizar frío para producir una cicatrización. El método es más
doloroso y se hace normalmente en quirófano con anestesia. Se aplica una sonda por fuera del ojo, en la zona correspondiente
al desgarro. Rápidamente se queda muy fría la sonda (entre 40 y 80 grados bajo cero), y se “congela” la parte de fuera del ojo
(esclera) y el resto de las capas (coroides y retina). Se forma una cicatriz bastante más grande que el láser, y que envuelve la
rotura y la retina que le rodea.