Vous êtes sur la page 1sur 2

Televisión en Colombia

Desde su llegada al público colombiano a mediados de la década del 50, la


televisión llegó con el objeto de llevar educación y cultura al pueblo, aunque
con el paso del tiempo fue adquiriendo un esquema más variado, hasta poseer
el contenido del que actualmente goza. Debido a la gran variedad y a la
importancia que ganó la televisión durante la segunda mitad del siglo XX en
Colombia, se aprovecha el auge para presentar contenido comercial y más de
una empresa o marca registrada tiene la oportunidad de darse a conocer y
vender productos u ofrecer servicios; de la misma forma la información que
entregan los noticieros logra influenciar en la situación de la industria,
aumentando o disminuyendo sus acciones respecto a lo que acontece en el
país. La industria televisiva en Colombia tiene un papel relevante a nivel
económico debido a las sumas significativas de dinero que mueve, desde las
inversiones que estas hacen para generar contenido o derechos de transmisión
de sucesos importantes (festivales deportivos, eventos culturales o sucesos
políticos) hasta las ganancias generadas por los comerciales.

La televisión ofrece una amplia gama de contenido, gracias a dicha variedad, la


televisión ha logrado una audiencia también diversa, permitiendo el despertar
cultural de los televidentes al tener otro medio además de la lectura misma
para tener entendimiento de aquello que los rodea, mantenerse informados de
lo que ocurre en el mundo y conocer un poco más del mundo y sus costumbres
a través de la pantalla. Una buena proporción de la población ha crecido frente
a las pantallas, por lo cual la responsabilidad de la televisión ha sido grande,
respecto al nivel educativo y cultural de los niños en buena medida. Incluso se
han llegado a efectuar diversos estudios del comportamiento juvenil respecto al
contenido que expone la televisión, y aunque las pruebas no han llegado a un
resultado especifico respecto a la afección a nivel psicológico de los diversos
contenidos, si cabe señalar que la influencia de dichos contenidos influye en la
manera de ver a la sociedad y el entorno de la audiencia joven.

Pero no solo el público joven logra ser influenciado por la televisión, de la


misma manera la transmisión de acontecimientos en el país, encuentros
políticos, debates y los espacios para los candidatos durante el tiempo de
campaña, logra poner al público en general en contexto de lo que acontece en
el ámbito político de la nación. Desafortunadamente, la polarización y la
polémica genera cierta segregación entre las diferentes corrientes, por lo cual
los canales tienen una importante responsabilidad en la manera que gran parte
de la teleaudiencia mira a sus mandatarios y líderes, así como a sus
detractores.

La televisión ha permitido que la comunicación entre los colombianos sea


culturalmente influyente en cuanto al comportamiento de la mayoría de
población, y que hace que por muchas generaciones se hayan informado a
niños, jóvenes y adultos adaptando lo que se refleja desde la pantalla. Este
medio de comunicación posee una responsabilidad grande puesto se encarga
de informar y comunicar a la mayoría del pueblo colombiano, logrando muchas
veces influenciar en las decisiones y actos de los mismos. A pesar del
crecimiento exponencial de las redes sociales, la televisión en Colombia aún
posee un papel relevante al momento de transmitir al ciudadano común. En
Colombia no se debe considerar a los medios de comunicación como una
fábrica de mercado de ideas, sino más bien como un ente de responsabilidad
ante la comunidad social y el bienestar general de los receptores, el trabajo
realizado debe ser con un alto sentido ético y profesional para que así mismo
genere la confianza que se debe presentar ante la audiencia, en la cual exista
la opinión y retroalimentación de los mensajes propuestos.

Se debe tener en cuenta la libertad para asumir la creación, edición y


divulgación de datos informativos de igual manera el derecho a recibirlos. La
misión de los comunicadores es contar la realidad de los hechos de manera
transparente tal y como han ocurrido, desprendiéndose del fondo subjetivo para
que su cubrimiento lleve la información con fines netamente objetivos.