Vous êtes sur la page 1sur 7

Manuel Gálvez , Dani Valenzuela (Bartolo , Rosaura)

Acto 2

ESCENA 2 - PRESENTACIÓN DE LOS PASTORES

(Se encuentran las tres pastoras haciendo de comer en una fogata, a un lado de ellas se encuentra
Toño, platicando con Bartolo que está acostado)

CAMBIO DE MÚSICA: 02 - Sonidos de la noche

Toño: ¿Oye Bartolo?

Bartolo: ¿Qué pasa?

Toño: ¿No sientes algo raro?

Bartolo: Pues ahora que me lo dices, hoy en la mañana me levanté con muuuuucha flojera.

Toño: Pero eso no es nada raro de ti. Se siente raro, como si algo muy extraño fuera a suceder.

Ana: ¿Cómo qué?

Toño: Pues no sé...algo muy raro, todo el ambiente se siente distinto.

Bartolo: ¡Ay toño! Jajaja, se me hace que te estás volviendo loco...yo te lo advertí: el trabajo es
muy perjudicial para la salud.

Toño: De veras ¿qué no notas nada?, ¿el olor a frescura? ¿los murmullos extraños?

Bartolo: Bueno...sí noto algo.

Rosaura: ¿Qué cosa?

Bartolo: Que tengo hambre, ¡es tardísimo!

Todos gritan: BARTOLO!!!

Lucas: Pastor perezoso y glotón.

Bartolo: ¿Qué? ustedes son los que están intranquilos. En cambio yo tengo mi conciencia
tranquila.

Rosaura: Bueno, no tiene caso discutir; oye Bartolo ¿cortaste la leña?

Bartolo: Pues no la corte, es que amanecí muy malito.

Lidia: Eres la persona más floja que conozco.

Bartolo: ¡Y eso que no conociste a mi papá! voy a ver si encuentro unas ramitas.

(sale Bartolo aflojerado)

Lucas: Chavos, hoy quiero contarles algo que me tuvo intranquilo

Lidia: Cuéntanos, anciano ¿Qué es eso que te perturba?


Lucas: Hoy, al arrear a las ovejas, éstas estaban muy inquietas y no querían entrar a su corral, las
ovejas, las ovejas… (Se queda dormido).

Rosaura: ¿No será un zorro que andaba por aquellos campos?

Toño: No lo creo, este viejo ya mira cosas.

(Entra Bartolo con unas pequeñas y frágiles ramitas).

Bartolo: ¡Uffffff! la leña esta escasísima.

Lidia: Sobre todo para el que no quiere ir a buscarla…en fin, sabes ya tenemos un corderito.

Bartolo: ¿quién de estos dos se lo robo? ¿borraron bien las huellas? ¿dónde lo tienen escondido?

Toño: ¡No nos robamos nada! Nació de la oveja blanca.

Bartolo: ¡Ah!, siendo así me tranquilizo, yo no quiero tener problemas con la ley y mi expediente
está limpio. Salvo aquella vez en que...

Rosaura: Bartolo, aquí todos somos honrados.

Bartolo: Eh, sí, por eso; uno nunca sabe. Yo mejor me duermo...estoy muy cansado (Se acuesta y
duerme).

Lucas: (Despierta abruptamente en cuanto Bartolo se acuesta) ¡Las ovejas!

Bartolo: ¡Porque tanto ruido, justo cuando me acabo de acostar! ¿qué hay de cenar o que show?

Toño: Pos unos cuantos tamalitos con frijoles y un champurrado pá que amarre.

Bartolo: Uyuyuy suena delicioso pero ¿por qué no traemos el corderito y lo hacemos barbacoa?

Toño: ¡Pero que te pasa Bartolo! Si está recién nacido.

Bartolo: Tienes razón, hay que dejarlo engordar primero...o si quieres mejor lo hacemos tacos al
pastor ¿Si o no razita? ¿O te aguitas de limón?

Rosaura: Pos mira bartolo, si no quieres cenar lo que hay no cenes pero al corderito nadie lo
toca.

Bartolo: Pos échenme un tamal que me muero de hambre y la cena me quedó muy lejos.

Lucas: Chamaco flojo. A ver, cacha esto si tanta hambre tienes.

Bartolo:¡Condenado pastor, me querías decapitar de un tamalazo, me las vas a pagar!

Cambios de música: 03 - Llegada de Angeles

Toño: ¡Silencio!. ¿Oyeron eso?

Lidia: ¿Qué cosa? Yo no escuché nada.

Toño: Una música extraña.

Bartolo: Son mis tripas ¡que me muero de hambre!


Lucas: ¡No! Yo que no oigo nada escucho musica celestial.

(Entran los angeles)

Bartolo: ¡Dios mío! De pura debilidad, ahora tengo visiones.

Toño: ¿Qué dices bartolo?

Bartolo: No volteen, detrás de ustedes hay tres pitufos.

Toño: No son pitufos, los pitufos son azules y traen gorrito.

Lidia: Y no son tan guapos...digo, altos.

Gabriel: ¡Pastores, alégrense! Les traemos una buena noticia.

Rosaura: Pero ¿quiénes son ustedes?

Miguel: Somos tres enviados celestiales, yo soy el arcángel Miguel, Capitán general del ejército de
Dios, campeon del cielo y el más fuerte de los arcángeles, pues fui yo quien que cortó (Hace
movimientos de combate) las alas de Lucifer y lo desterró hacia el infierno. Aquí a mi derecha
está el Arcángel Gabriel, el mensajero, y a mi izquierda el Arcang…..

Rafael: (Interrumpiendo) ¡Ash! Siempre creyendote el lider verdad Miguelon, uy sí, uy sí, yo
desterré a Lucifer. Total, no necesito que me presentes, yo puedo

hacerlo solo, ¿Okey? ¿Sí? Gracias, soy el Arcángel Rafael pero me pueden decir Rafa.

Bartolo:¡Ese es de los míos!

Miguel: Esta noche gloriosa, los hombres humildes como ustedes son más grandes a los ojos de
Dios, esta noche, en belén, nacerá el salvador del mundo.

Gabriel: Pronto, de una virgen llamada María, nacerá el mesías. Lucas: ¿Cuál Masías? Bartolo:
No, el Mesías. Lucas: ¿Renacias? Bartolo: ¡El mesías! Lucas: ¿Me mesías? Bartolo: (Se acerca
lentamente al oído de Lucas y grita) ¡El MESÍAS! Lucas: ¡Ay! ¿pero por qué me gritas? ni que
estuviera sordo (Se limpia los oídos).

Toño:Y díganos, Arcángeles ¿podemos ir a visitarlo?

Rafael: O sea, cero con tu pregunta; es super obvio, para eso hemos venido, paps nos ha enviado
para invitarlos a conocer al Jr.

Lidia: ¿Nos dejará entrar a su palacio?

Rafael:Hahaha no nacerá en un palacio, luser, sino en un super orgánico vintage y libre de gluten
establo nice. Es que es pobre, como ustedes comprenderán.

Bartolo: ¡Pobrecito!

Lucas: Es preciso que vayamos a verlo, pongámonos en camino. El mesías, qué alegría saber tal
noticia, qué dicha. Después de ver al salvador del mundo podré morir en paz.

Bartolo: (Mirando a Lucas) ¡Sí! Digo, sí vayamos a verlo.


Miguel: ¡Vayan amigos! Que una estrella los guiará.

Gabriel: Ahí encontrarán, entre paja, pañales y el calor de su madre, al hijo de Dios.

Miguel: ¡Buen viaje pastores! Alegrémonos todos pues en el mundo nacerá la esperanza.

CAMBIO DE MÚSICA: Regresa a 02 - Sonidos de la noche (Salen los angeles excepto Rafael
que se encontraba texteando en el celular)

Rafael: (Mira a su alrededor) ¡Ash! ya se fueron, ¡Avisenme!

(Sale Rafael)

Ana: ¡Qué felicidad! Dios nacerá y entre los pobres

Lucas: Vayamos a Belén y adorémosle.

Toño: Yo sabía que esta noche era especial.

Bartolo: ¿No sería bueno descansar antes? Belén está muy lejos y no nos alcanza ni pal uber.

Rosaura: ¡No bartolo! Debemos partir inmediatamente.

Bartolo: Espero no desmayarme en el camino con lo mal que me atiendo algún día mi cuerpo
parecerá un esqueleto.

Rosaura: Le llevaremos al niño algo que lo cobije.

Lucas: Nacerá el Rey de reyes, deberíamos llevarle algo digno de uno, como oro, mirra e
incienso.

Bartolo: No lo creo anciano. ¿para que un bebé va a querer esas cosas?

Lidia: Yo le llevaré un corderito recién nacido.

Bartolo: Yo le cantaré mmmm ”Y si con otro pasas el rato, vamo a ser feliz, vamo a ser feliz”.

Todos: ¡¡¡¡Bartolo!!!!

Bartolo: Pos es la única que me sé.

Lucas: Vamos pues, que si no, no llegamos.

(Salen todos de escena menos, Lucas que va hacia el público o otro lado).

Ana: (Vuelve a escena) Lucas es por este lado.

Lucas: Ay, si ya sabía mijita. (Cambia de dirección y sale de escena).

Acto 5

ESCENA 5 - PELEA CON TENTACIONES


STAFF: Cambio a Pueblo

Cambio de música: Música de noche

(Entran los pastores y seguidos de ellos llega luzbel)

Bartolo: ¡Ah, jijo! se nos apareció un diablo.

Luzbel: Yo no soy ningún diablo.

Ana: Entonces, ¿por qué tienes esos cuernos y esa cola tan larga?

Luzbel: Ayyyyy caperucita, pues porque vengo de una fiesta de disfraces ¿hacia dónde van
pastorcitos que llevan un paso tan apresurado?

Lucas: Vamos al portal a donde el nuevo rey ha nacido. Ven con nosotros a ver la dicha de ese
lugar

Luzbel: ¿Otro rey tenemos ya? mira bien, viejo canijo que enfrente del rey estás.

Toño: Este buey está borracho ¿apoco te crees muy macho?

Luzbel: Yo soy todopoderoso, tengo un reino grandísimo para dicha de los hombres. Ven
Bartolo, conmigo allá ninguno trabaja, miren, aquí vienen mis representantes que les van a
platicar de este reino.

(Entran las siete tentaciones y sale Luzbel de escena)

Toño: Buenas noches forasteras ¿qué hacen por estos caminos? quizá sean nuestros destinos
igualmente placenteros.

Ana: Porque si van a Belén pueden unirse con nosotros.

Soberbia: ¿A ver un rey se dirigen? ¿se humillaran ante otro hombre? Perdonen que me
asombre, pero eso los hará infelices, nadie debe inclinarse ante ningún semejante. Hay que brillar
arrogantes, no deben subestimarse. Ustedes son los mejores, los mas guapos y valientes; los más
listos y decentes. yo les puedo ayudar a lucir mejor sus vestidos

Lucas: Déjanos seguir adelante, déjanos libre el camino ¿Y tú no quieres venir a compartir
nuestra alegría?

Avaricia: Yo no quiero compartir mi vida con la de nadie. No comparto ni el aire. Yo sólo soy
muy feliz y no sé qué les pasa; deberían estar en sus casas

cuidando de los rebaños, conservando sus jacales; en cambio ustedes caminan mucho para ver a
un rey. Se les van a desgastar sus huaraches y hasta le llevan regalos, por eso están en la ruina.

Rosaura: Avaricia, apártate. quítate, déjanos seguir marchando pues somos felices dando un
poquito de nuestras vidas.

Pereza: De veras no los comprendo, pudiendo estar acostados, durmiendo muy bien tapaditos;
todavía les falta mucho para llegar. Mañana....piénsenlo bien, les van a doler los chamorros.
Bartolo: Ya ven. Yo les dije que esto era mucho mitote. Pero agarraron el trote como burro sin
mecate.

Toño: Ten cuidado Bartolo ¿qué no ves que es la pereza la que te llena la cabeza con su discurso
bonito?

Luzbel: Esto ya parece clásico de clásicos; chivas vs América. Siendo mis diablitas el equipo de las
chivas y los pastores el america america tres chivas cero.

Gula: Sigan, sigan caminando sin comer ni beber nada. Mañana estarán llorando por un pan con
mermelada. Si se quedan les ofrezco un banquete suculento y mañana muy contentos volveremos
a la casa. Les prometo que siempre tendrán la despensa llena. Yo sé muy buenas recetas de alta
cocina; les preparare espagueti con queso derretido, un filete muy sabroso y un pastelito
esponjoso.

Toño: ¡Ay que fuerte tentación! estoy temblando y a punto de caer.

Lidia: ¿Qué te pasa muchacho? Me haces quedar mal. No vuelvo a cocinarte ni haré ya tus
antojitos ¡que se retire la gula y nos deje caminar!

Lujuria: Ahora a mi me toca hablar plebes ¿para qué van a Belén? Ya verán cuando lleguen allí
les van a pedir que entreguen todo su amor a aquel rey, les pedirá que abandonen los placeres
terrenales, los bellos goces sensuales que siempre son los mejores. Si vienen todos conmigo les
prometo mil deleites increíbles que cambiarán sus destinos.

Ana:(Al ver a todos los hombres embobados, grita) ¡Ay no sean marranos! ¡lujuria! te conozco,
por ti muchos se perdieron, sus reinos otros vendieron y no fueron nunca más felices.

Envidia: ¡Ay pastores! ¿qué no comprenden su mal al ir a marchar a visitar a su rival? ¿será
posible que gocen viendo a un recién nacido muy bonito y cuidadito que solo recibe honores?
Ustedes que se han fajado toda la vida, ahí van gastar saliva cantando al niño anunciado.

Toño: Jamás tendremos envidia del que ha de ser nuestro rey. Ya vete con tus envidias que nadie
te pela.

Ira: Vamos a hacer un recuento de lo que hoy les ha pasado: Primero los despertaron a
medianoche; agarraron sus cosas y ahí vienen como ovejitas y luego se tropezaron con mis
compañeras que como los molestaron con tan buena fortuna ¡deberían estar furiosos! ¡deberían
estar rabiosos!....¡y echar por la boca espuma! ¡dejen estallar su ira maldita hasta cansarse y
abandonen el camino!

Ana: Ira, no estorbes el viaje, no nos vas a convencer; ya lárguense desgraciados y dejen de
molestar, no estén aquí jorobando.

(las pastoras corren a patadas a las tentaciones y salen TODOS detrás de ellas)

Acto 7

ESCENA 7 – Pelea con pastores y diablos.

Luzbel: Malditas tentaciones, las voy a descontinuar, no me queda otra alternativa que lanzarme
yo mismo a la lucha, diablos infernales ¿Dónde están?
(Entra Sam y Belce)

Belcebú: A sus órdenes, señor.

Luzbel: Vamos personalmente a derrotar a esos malditos pastores, listos? Saquen los cuernos de
chivo, los corridos alterados, fierro pariente.

(Entran pastores de dos en dos)

Rosaura: Esas condenadas tentaciones ya me tenían harta, esperen; ¿Hay más demonios? ¡No
puedo creerlo!

Belcebú: Ahora si pastorcitos, ya se los cargó el diablo.

Bartolo: Ahora que lo mencionas que me cargue a mi que ya estoy bien cansado de tanto
caminar.

LIDIA: BARTOLO! ¿Que no ves que son los mismísimo diablos?

Samyaza: ¡Arrodillense ante nosotros! ¡RÁPIDO!

(Pastores se arrodillan)

Ana: ¡Ay no! ¿Ahora quién podrá defendernos?

(Entran los ángeles)

Miguel: No teman pastorcitos yo los defenderé.

Belcebú: ¡Vaya! ya llego superman.

Gabriel: ¿Por qué molestan a los pastorcitos?

Samyaza: Es mi diversión molestar y al portal no dejarlos llegar.

Centres d'intérêt liés