Vous êtes sur la page 1sur 119

€. e e / €.

e e
o" o o" /
o
() -z. () -z.
o ,nglda por el
Dr. CARLOS E. SLUZKl

a presente obra consta de una serie de artículos escogidos por el pro·


pio Michael White -quizás el principal exponente de ~a Nue_va E~cuela .u u lAS ~ARA UNA
AustraUana de Terapia Familiar- publicados JlOr el DuiWTch Centre de
Adelaida. En esta selección, el autor describe sus prácti~ terapéuticas,
en las que se aplican ideas tales como la extemalización del próblema, la
TERAPIA FAMILIAR
metáfora narrativa y la influencia relativa.
Basándose en algunos conceptos de Bateson, como la teoría cibernética
o las restricciones de redundancia, y de Foucault, como las relaciones de
SISTEMICA
poder, Michael White desarrolla un novedoso enfoque consbictlvista y
posmodemo. Para él, el terapeuta obra como coautor, j~to con el ~cien·
te y su familia, de una versión alternativa más positiva y capacfta1orl'que
aquella "saturada del problema" con la que el paciente llega aJá terapia.
¿Cómo lo logra? Mediante una serie de preguntas, dirigidas a ve~es allndl·
viduo y otras a los demás miembros de la familia, que los · ~e~~~t.
nar los hechos que contradicen la imagen negativa y
núcleos para comenzar .a generar la nueva versión de
relaciones con los demás.
Temores infantiles, anorexia nerviosa y violencia ül.l.lll.lllu
de los temas que aparecen tratados, paso a paso, en esta obra consulta_ .
indispensable para todos aquellos que necesitan conocer t~:ñuev";éñro-
ques de la terapia familiar. -
....... - .......
W586g
1994
c. 2
1-

f' 1 -¡
.~... ...,.,. ..,... - 1 1
Código L616

J. UIIW- · r
Michael White
'
1
GUIAS PARA UNA TERAPIA

l
FAMILIAR SISTEMICA

Grupo: PslcoLOOIA
Subgrupo: 1"'RAPPA FAMILIAR
Editorial Gedisa ofrece
los siguientes títulos sobre GUIAS PARA UNA
TERAPIA FAMILIAR TERAPIA FAMILIAR
SISTEMICA
PAULJN.E B o ss La pérdida ambigua
Cómo aprmder a vivir COII un duelo
no termi11aM
MICHAEL WHITE El enfoque narrativo
en la experiencia de los
terapeutas
MICHAEL WHJTE Reescribir la vida
E11trevistas y ensayos
El nuevo lenguaje del cambio
STEVEN FRIED~IAN
(comp.) lA colaboración constructiva Michael White
en psicoterapia
J UOITH S. B ECK Terapia familiar
Conceptos básicos y projundizació11
J OHN S. R OLLAND Familias, enfermedad
y discapacidad
Una propuesta desde la terapia
sisfém¡'ca
E VAN l MBER-B LACK La vida secreta de las familias
STEVE DE SRAZER En un origen las palabras
eran magia
CARLOS E. SLUZKI La red social: frontera
de la práctica sistémica
TOM ANDERSEN El equipo refle;ydvo
(comp.) 1
~ o¿~l, '?. 3>
MICHAEL WHITE Guías para una terapia 1
familiar sistémica 27956
RALPH E. ANUERSEN La conducta humana

gedj~ .
E I RL CARTER en e.l medio social
Enfoque sistémico de la sociedad
Indice
Titut11 Jet original en ifl1!les:
• t-lr<'fl'ti l'tl~n .
o 19NII Dulwich Centre· Publications. Au>traha

Trnducctón: Alcirn Bt~io

lntroducción

1 Extemalización del problema e intemalización de la posición


como agente, Karl Tomm .............................................................................. 9

Primera edición: enero de 199.¡. BJr\"clona


Primer:~ reimpresión septiembre de: 1997. Barcelona
Segundn reimpresión- febrero de 2(l().j. Bnrcelon:1
l
i
- t. Desconstrucción y terapia ............................................................,___

-
2. Decir d e nuevo: ¡Hola!
La incorporación de la relación perdida
19

en la reso.Jución de la aflicción ...................................................................51


3. El proceso de interrogar
¿Una terapia de mérito literario? ................................................................ 69
4. Terapia familiar y esquizofrenia
E l estilo de vida de "sentirse arrinconado" ................................................. 84
S. Una familia deja atrás los trastornos que la perturbaban '"'"""-... 103
6. Anorexia nerviosa
Perspectiva cibernética .............................................................................. 111
Derechos reservado~ para todas las ediciones en ca<.tellano -7. El rito de inclusión
Enfoque para el tratamiento de la conducta extremadamente
() Editorial Gedisa. S.A.
Pa.<.eO Bonnnova. 9 (0 · ( • descontrolada de niños y adolescentes púberes ......................................... 128
08022 Barcelona (Espnlla) 8. Explicación negativa, restricción y doble descripción:
Tel. 93 253 09 0-1 Un modelo de terapia familiar .................................................................. 142
Fax 93 253 09 OS
Correo electrónico: gedisa@gedisa com 9. Terapia conjunta para hombres violentos y las mujeres
http://www.gedisa.com que viven con ellos ..........................................................................- - . 167

ISBN: 84-7432-476-9 10. Destruir los miedos y domar a los monstruos


Depósit.o legal: B. 5001-2004 Un enfoque para el t.ratamiento de los temores infantiles ........................ 175

lmpre~o por: LimpcrJ!raf


11. Pseudoencopresis
De la avalancha a la victoria, del círculo vicioso al círculo \irtuoso ....... 186
Mo1!oda 29.:11 (Barbera del Valll!sl
12. Asesorar a.l asesor
l mpre'>O en l~,pnña
La documentación del conocimiemo altemati,·o,
f'rmttll ;,. Spai11
DaPid Epston. ¡\1/icltael Wllire ................................................................... 203

QuedJ pr~íbida ¡,, reproducción tOt31 o parcial por cualquier medio de impresión Más allá del conocimiento del experto
en fnrm:lul~nucn. cxtractnda o modilkadn. eo cuMcllann tl en cualquier otro idi~mn: Entrevista con Michael White. Andrew \VO<)(/ .......................................... :? 19
Introducción

Externalización del problema


e internalización de la posición
como agente*
Kar/Tomm

Introducción

Durante estos ~!timos añ~s, un terapeuta familiar australiano particu-


larmente dotado, M1chael Wh1te (19.84, 1g8'6, 1987, 1988) lia desarrollado
una inno~adora técnica psicate.rapéuticade. .extemalizacióndel problema".
Paradóg1camente, esta técnica es ál mismo tiempo muy sencilla y extrema-
damente complicada. Es sencilla e,n el sentido de quebásicamente propone
una separación lingüísticaquedistingueel problemadeJa identidad~rsonal
del pacit:mte. Este proeedinúento de intervención abre un ..espacio cenctp-
tual" queJes petrnite a los pacientes tomqr iniciativas más efectivas a fin de
rehuir la influencia que el problema~jerce sobre sus vidas. Lo que resulta
complicado~ difícil son lo.s delicados medios por los cuales puede lograrse
ese objetivo. Recientemente Whi~ se ha referido a su propio.trabajo como
a '•una terapia de méritos literarios". En ottas palabras. las iniciativas
curativas del paciente se movilizan a través del cuidadoso empleo del
lenguaJe dentrodela conversación terapéutica. Esta té'cnicaesespccialmcnte
interesante para los terapeutas porque puede otilizarse para lograr una
mejoraen unampüocampoéle:problemas(queincluyecondicioaestealmeate
graves tales como la esqniz_ofrenia. ladepresión. la paranoia, la violeocia Y
el riesgo de suicidio).
Whlte menciona cuáles fueron $U$ dos prin~ipales fuentes do iJJspira-
ción para desaJ10llar-esa técnica. Y 8IJlbM procoden de las humanidades. El
primero de sus inspiradores es GregOI)' Bateson (1.97~ 1~9), antto~lq_so
y filósofo inglés~norteamericano q" eplicó la cibemética a ~as ClCI1CI&S
sociales y elaboró UJ18<llueva visi6DdeJa'"mente". Lasconcn"buGioaesdaves
1 de Hateson incluyenla~ciaqu.e tiene JaepistemOlogíaenelproceso
i de ''como sabemos Jo que ~... la bo.poltancia de las ..diftmlcias
ii
1
bá.,ic·t que hacen una diferencia" en los sistemas vivos y de las "pautas usted'?" Gradualmente la familia va descubriendo (con un toque de humor)
, · .• que se imcrconecran en mies sistemas''. La segunda fuente de que todos los miembros se sienten oprimidos por un enemigo común que es
eco16gtc.t- · . · fi ó ¡· f ·
·rn~prrac
· '6 s 'l'rchel Foucauh ( 1965 ·. 1973).
r n e ,, . hrstonador
. . Y ti so o. Tances una entidad separada de la identidad del niño como persona.
- .. lió un análisis de la apanctón de la .medtctna rnoder na
que de~arto . la
. en Wbitccontinúa con esta primera línea de indagación (sobre la influencia
cuhural occidental. Foucault descubre cómo los SIStemas d~ conoctmtento que tiene la "ruin caca" en los miembros de la familia) haciendo otra serie de
como la medicina pueden llegar a serextremadamente~prest vos ~ltra~sfor­ preguntas sobre la influencia que ejercen el niño y los demás miembros de la
mar a las personas en ··sujetos" deshumanizados medtante clastficactOnes familia sobre •·su adversaria". Por ejemplo: "¿Hubo oca!:>iones en que
cicmíficas a fas que se llega a través de "la mirada". Al tratar de cornpr~nder derrotaste a la 'caca' y la pusiste en su lugar, en vez de dejar que ella te
v clarificar fa comribución de White, tuve que remontarme al trabaJO de derrotara?", "¿Hubo ocasiones en las que la 'caca', al hacer que su hijo se
Humberto Maturana ( 1972, 1987), biólogo y neurofilósofo chileno que ensuciara, los incitó a comenzar a gritarle y, sin embargo, usredcs fueron
propuso una teoría general de la cogn.ición. Maturana ofrece una explicación capaces de declinar tal incitación y ofrecer al niño, en cambio, su compren-
de cómo surge la mente a través de la interacción humana y del empleo del sión?" Generalmente, el niño y los miembros de la familia consideran
lengu<ue. La ··mente no está en el cerebro", sino que surge de la interacción extrañas tales preguntas. Y en realidad lo son; sobre todo cuando la familia
lingüística que e establece entre los actores humanos. Por consiguiente, la ha estado tan preocupada por los efectos molestos del problema. Esta
conciencia es fundamentalmente algo social y no algo bioquímico. fisiológico segunda serie de "preguntas de influencia'' provoca que los miembros de la
o neurológico. Desafortunadamente, el espacio no nos permite hacer una familia tomen conciencia de los recursos con los que cuentan y limita el
descripción adecuada de estas contribuciones teóricas y de las conexiones ··poder" que el problema ejerce sobre ellos. De este modo se lleva a los
que tienen con el método desarrollado por White. miembros de la familia a advertir que ya han estado realizando algunas
acciones eficaces contra el problema. Esta indagación no sólo valoriza la
capacidad familiar, sino que además contribuye a externali1.ar aun más el
Externalizadón del problema problema.
Cuando se ha distinguido claramente que el problema es la "ruin caca··
Hace unos diez años, White hizo un sencillo pero significativo descu- y no el niño, se reducen significativamente las complicaciones relacionadas
brimiento. Al trabajar con niños que sufrían encopresis, observó que el con la crítica, la censura y la culpa. El niño tiene menos razones para
progreso clínico se aceleraba cuando se le daba al paciente la posibilidad de criticarse y censurarse; después de todo, la culpable es la "ruin caca" y no
hablar del problema como de algo distinto y separado de sí. Wh.ite inventó la él. y los padres tienen menos razones para criticar al niño o para censurarse
expresión "ruin caca" para referirse a la encopresis ( 1984) y la personificó a sí mismos. Y los profesionales tienen menos razones para censurar a los
como una entidad exterior al niño ( 1986). Por ejemplo, con un niño en padres (por ejemplo, por ser demasiado severos y exigir disciplina o por ser
particular, White podía presentar este concepto con preguntas como éstas: demasiado sobreprotectores). Puesto que la censura tiende a limitar Y la
··¿Cómo llamas a esa sucia materia que te mete en problemas? ¿Caca? culpa tiende a constreñir, reducirlas tiene un efecto liberador. Esto abre un
¿Alguna vez sufriste la experiencia de sentir que esa caca te traicionaba y te espacio que permite explorar nuevas formas de resolver el prob~ema
t~ma~~ desprevenido ensuciándote los pantalones cuando estabas jugando?" Además. como todos los miembros de la familia sufren la influencta del
S.' ~1 nmo r~spondeafirmativamente, White continúa preguntándole sobre las mismo "alborotador" y ya no están agrediéndose mutuamente, es más fá~il
Stntestras tnfluencias que ejerce sobre él esa extraña esa ruin caca que lo para el niño y también para los padres unir fuerzas para luchar contra la rum
ha · · ' '
e~ ~enttr mcó~~do, infeliz. frustrado y que le crea tantos problemas adversaria. Como resultado de ello, el proceso terapéutico se desarrolla más
fa':'ultares ..Tambten les pregunta a los demás miembros de la fam ilia cuál es amable v rápidamente. .
la •.n~uencta que ejerce la "ruin caca" en sus vidas: "Cuando el niño ha sido A~nque este método fue desarrollado en principio para trabaJar con
~~~rctonado po~ ella y lo ha hecho ensuciarse, ¿qué le pasa a usted?''... niños que sufrían de encopresis, \V hite lo aplicó luego de manera más general
uando la rutn caca· provoca disgusto y frustración, ¿qué le hace hacer a para tratar con éxito un conjunto de múltiples problemas. tanto de adultos

10 11
como di! parejas o familias (White. 1986). Por ejemplo. en un capítulo terapeuta a hacerlo) advertir las posibilidades que tienen de actuarconuad
reciente :.obre esquizofrenia. White ( 1987) describe cómo es posible prob_lem~ ya externalizado. _¡::1 terapeuta los incita a escapar de la opresión
externalizar la e quizofrenia como una enfermedad y luego externalizar que tmphca aq~ella rotulacron y a encauzar sus vidas en la dirección que
a~pecto del '"estilo de vida arrinconado.. (es decir, la constelación de ~refiera~ (Whn~. 1987). "Si fuera posible, ¿quisiera usted limitar la
síntomas negativos) que promueve la esquizofrenia, después cxrcmalizar los mtluenc1a que CJCrcc la esquizofrenia sobre su vida? ¿Puede usted darse
hábitos específicos que fortalecen ese estilo de vida y, por último, externalizar cuenta de .hasta qué punto la esquizofrenia lo ha estado transformando enuna
tos supuesto y prejuicios que tienden a provocar la patología y de los cuales persona atslada que evita a los demás? ¿Cómo logró desafiar los mandatos
dependen tales hábitos. En otras palabras. el proceso de externalizacióo del de la esquizofrenia para eludir a los demás y pudo venir a esta entrevista?
problema es progresivo. No es un encuadramiento estático del problema: e_ ¿Qué imagina que esto significa en cuanto a su capacidad personal? ·Qué
un proceso continuo de co-elaboración de una •·nueva realidad'' que se va le hacedescubrirdesí mismoquedeotro modo no habría advertido?· ¿qué
realizando en la posterior disección terapéutica del problema. ·'separándolo'· otr~s ocasiones logró imponerse y no dejó que fuera la esquirofreni~ lo que
de la percepción que el paciente tiene de sf mismo como persona. En suma. lo tmpulsara a actuar? ¿Hasta qué punto se siente dispuesto a dar un paso
se realiza una separnción sistemática de los atributos, las ideas, los supues- más contra ese hábito de aislarse que lo tiene tan dominado? ¿Preferirla ser
tos. las creencias. los hábitos. las acritudes y los estilos de vida problemáticos una per~ona débil con un hábito fuerte o una persona fuerte con un bábito
y se los distingue de la identificación dominante del paciente. débil? Cuando usted se somete a los mandatos de la esquizofrenia que lo
Este proceso es particularmente curativo porque constituye un eficaz hacen adoptar una posición irrazonable. ¿esa posición se 1ransfonnaen una
antídoto contra un proceso patologizante, inadvertido pero omnipresente incitación que sus padres razonen por usted?" Todas estas son preguntas
dentro de la interacción humana: el rót,ulo negarivo. Por ejemplo, durante las reflexivas que alientan la autocuración. Y pueden ser los instrumentos que
conversaciones corrientes sobre el problema que mantienen los miembros de permitan lograr una variedad de progresos en el curso de una entrevista
la familia, los amigos y los parientes, el problema tiende a recaer en la (Tonun, 1987). El aspecto que más quiero destacar aquí es que estas
identidad o la personalidad del paciente. Ello se debe al supuesto de "sentido preguntas instalan la idea de que el paciente puede decidir, puede elegir, es
común., que establece que "la persona que tiene el problema es el problema". un agente activo del curso de su propia vida. Si la significación implfcitao
El modelo médico y el DSM m también apoyan este supuesto: "La explícita de la pregunta se ajusta a las experiencias del paciente, bte se la
enfermedad me mal está en la persona". Las conversaciones de los profesio- "toma muy en serio" y laintemalizacomo pane de su identidadenevoluci6n.
nales y los legos basadas en estos supuestos son inadvertidamente 1 Consecuentemente, el paciente puede alcanzar una mayor sensación de su
patologizantes puesto que contribuyen con esos rótulos a elaborar una posición como agente y la conversación terapéutica llega a ser un proceso
identidad problemática. A medida que el problema se va incorporando en la capacitador para él.
identidad personal del paciente, se hace más difícil escapar de él, por la Quiero destacar que la técnica de extematización del ~ ~
sencilla razón de que a nadie le resulta fácil escapar de sí mismo. "Soy un excluye la responsabilidad personal. Sólo la enfoca Yla.pule. Pue:s~iBCila.
esquizofrénico, por eso hago cosas extrañas". Por consiguiente, extemalizar a los pacientes a reconocer que tienen la opción de con~uar~
el problema es una técnica terapéutica muy útil que abre un espacio que a la influencia del problema extemalizado o de dec/uuu la ütt:iladt1ft •
permite "deshacer" algunos de los efectos negativos de la rotulación social. someterse. A medidaqueel paciente comienza a vermásclarameote~das
posibilidades y a considerarlas opciones genuinas, invariable~nteeli¡ela
segunda. Por supuesto, una vez que el paciente elige el cama~ que~
Interoalización de la posición como agente seguir. el terapeuta debe ayudarlo a llevar adelante esa rebelión CODtla
opresión del problema. ..
Sin embargo, lo que se puede lograr es mucho más que deshacer los También es importante subrayar que la responsabilidad que le
rótulos. Una ve1. que han extemalizado el problema en su conjunto y sus paciente por haberse sometido sól~ se menctona. . de de -~3
en 8eneal.
componentes específicos, los pacientes pueden (y son incitados por el implícita. y no explícitamente. Es tmportante hacerlo a fiD mitlliali1D!~

12
cua1qUter t •~eactivaci ón de la censura. y la culpa
· pos'ble . (y de .sus efectos nuevas conductas constructivas, darles significación a findequesc incorpo-
paralizantes). Tampocoseejercesobre el pacten te ntnguna prestón p~raque ren como parte de la nueva identidad emergente. "¿Se da cuenta de que al
e pecifique cuál ha de ser el curso de acción. Lo .único que se a~entua Yse hacer eso ha ganado un voto para sí y uno en contra del problema?"; ··¿Seda
destaca en la conversación terapéutica es que ex tste~ otras op~10nes. Esto cuenta de ha~ta qué punt? fue significativa su iniciativa?" Si la respuesta es
hace que lo pacientes sientan que tienen más es~acto Y más l~bertad para no. ~e puede tnten~arun gtro: '·¿Se da cuenta de que yo considero que, al haber
explorar nuevas formas de percepción. de pensamiento y de acctón. Cuando reahzado :sa acc16.n .. uste~ tomó una decisión a su favor y le ha dado una
los pacientes no entran en ese nuevo espacio ni desean ex~lorarl~, s~ supone
que existen aspectos adicionales del problema qu~ lo ~stan resr:mgten~o y,
1 buena lecctón a su vteJohábttOnegándose a permitir que lo domine?'" Agregar
un marco temporal más amplio y algunas diferencias contrastantes también
por lo tanto. es necesario hacer una nueva extemahzactón más dtferenctada. contribuye a ~ejorar el proceso de internalización: "¿Hasta qué punto cree
Por ejemplo, el paciente puede estar sufriendo la influencia de un "temor a que esto contnbuye a darle a su vida una nueva dirección, a desarrollar un
un nuevo fracaso". temor asociado con el problema general. nuevo estilo de vida?", "Si usted continúa recorriendo este nuevo camino de
Otro aspecto importante del método es que el problema "sale" de la actuar contra el problema, ¿qué diferencias imagina que habría entre su
persona pero no se proyecta en ninguna otra. De modo que la protesta y la nuevo futuro y el viejo (en el que usted se sometía al problema)?"
rebelión liberadoras no se manifiestan contra otras personas. Consecuente- Una forma de contribuir a la persistencia de los cambios constructivos'
mente, hay menos posibilidades de que las demás personas significativas de es ampliar la conversación e incluir a la red social del paciente para que se )
la red social del paciente adopten una actitud defensiva y respondan mediante transforme en el público que asiste a dichos cambios. "¿Qué pensarían los
la censura, una nueva rotulación y una nueva patologización del paciente. miembros de sufamilia (o sus amigos) o qué sentirían si se enteraran de esos
Por supuesto. es extremadamente importante que el terapeuta perma- nuevos pasos que usted ha dado?", "¿Cómo les hará saber lo que ha
nezca muy atento a los efectos problemáticos que puede tener una expecta- ocurrido?" Mediante estas preguntas se incita al paciente a transformarse en
tiva demasiado alta pam el cambio constructivo. Esto es particularmente un observador selectivo de sí mismo, a hacer participar a las personas que él
importante cuando se trabaja con pacientes que deben luchar con problemas considera significativas (al comunicarles sus acciones constructivas) y a
crónicos. En realidad, con frecuencia es necesario extemalizar las "expecta- reconocer sus posiciones como agente (por haber tomado decisiones curati-
tivas irreales'' como un componente más del problema (¡a veces no sólo es vas para sus vidas).
necesario para el paciente, sino también para el terapeuta mismo y para el
resto de la familia!), a fin de evitar los efectos patologizantes de las
experiencias de fracaso, desaliento y desesperanza. Qujzás lo único realista Discusión
sea dar pasos muy pequeños. A veces resulta útil sugerirle al paciente que el
modelo más probable es el de "tres pasos hacia adelante y dos hacia atrás", El proceso de extemalización del problema desarrollado por White no
especialmente cuando el deseo que tiene el paciente de superar un problema es en~eramente nuevo. En algunos sentidos, retoma algunos aspectos de la
crónico es muy intenso. Cualquiera que haya intentado modificar un hábito sabiduría religiosa antigua referente a la posesión demoníaca y al exorcismo.
personal bien establecido sabe que "los antiguos hábitos no mueren fácilmen- ( Pero White desmitifica el proceso y lo utilizade un modo riguroso y preciso.
te". Lo más importante es la dirección en que evolucione el paciente como Por lo demás, gran parte de la técnica de intemalizar la posición como agente
p~rson~, esto es, la dirección hacia una vida más saludable y no las es coherente con algunos aspectos de la terapia de la conducta y de la práctica
dtmenstones o la frecuencia de los pasos que dé. psicoterapéutica tradicional. Pero, poner el acento en Ja reconstrucción de la
. Finalmente. cuando el paciente da esos pasos constructivos, es necesa- identidad o la personalidad del paciente. mediante preguntas específicas.
no re~onocerlos y responder a ellos, a fin de que formen parte de esa identidad ofrece un mayor refinamiento.
c~rattva. Y es necesario para que los cambios constructivos persistan. "¿Qué Hasta el momento. las pruebas de la eficacia de este nuevo método son
htzo usted para lograr que esto (el suceso constructivo) ocurriera?" "¿Cómo principalmente experimentales y anecdóticas. Sin embargo, en estos últimos
se las arregló para dar este paso?" Es necesario reconocer y dar valor a estas años, el enfoque propuesto por White ha tenido un gran impacroen las pautas

¡.¡ 15
de la práctica clínica de Australia y Nueva Zelanda. Y actualmente está White, M.: " Negative .~xpla~ation, R;estraint, and Double Description: A Templ'<lte for
comenzando a presentarse en los Estados Unidos y en Europa y ya se practica Fam11y Therapy Family Process. 1986.
en algunos centros de salud. En mi propia práctica clínica, y en la de mis White. M.. ·:Family Therapy and Schizophrenla: Addfessing the 1n· the-corner Lifest 1 ,,
Dulwrch Cemre Newsletter, 1987. Ye
colegas del Programa de Terapia Familiar de la Universidad de Calgary, fue Whi te. M., "The Proces$ of Questioning: A Therapv of Litcrary Mcri t ~" Du/;·' ¡ C
posible aplicar este método para ayudar a una sorprendente cantidad de Newsletter, 1988. • · He' emre
pacientes. Los estudios empíricos sobre este enfoque apenas han comenzado.
Además de este capítulo sólo conozco un estudio formal: un análisis
retrospectivo de la aplicación hecha por el propio White de su método con 35
pacientes psiquiátricos crónicos que habían sido admitidos repetidamente en
el Hospital Glenside de Adelaida. Se trata de una investigación independiente
llevada a cabo por Hafner, Mackenzie y Cosrain ( 1988) que revela que,
después de aplicarse allí la terapia de White, hubo una significativa reduc-
ción de Ja cantidad media de días pasados en el hospital por esos pacientes;
en un grupo de control que recibió el tipo de atención psiquiátrica habitual
la cantidad de días promedio fue de 36, mientras que en el grupo en el que se
aplicó el método de White ese número se redujo a 14.
1
El trabajo de White ofrece una nueva técnica particularmente útil para
la práctica psicoterapéutica diaria. Es respetuosa y humana y, según mi
opinión, es uno de los desarrollos psiquiátricos más interesantes de la última
década. Aquellos que estén interesados en conocerlo más a fondo, pueden
obtener información adicional en las publicaciones del propio White citadas
en la bibliografía.

Referencias bibliográficas

Bateson, G., St~ps roan Ect>logy of Mind, Ballantine Books, Nueva York. 19i:!
Bateson, G.• Muul and Nature: A Necessary Unity, Bantam Books, Nue.va York. 1979.
Foucault, M., Madness and Civilízation: A History of lnsaníty in the Age of Reason.
Random House, Nueva York, 1965.
Foucault, M. The Bírth or the Cl' · · A A h 1 · ·
'
Londres. 1973.
1 mrc. n re eo ogy of Medrcal Perceptron· Tavistock'
Hafner. J., Mackenzie L y Costa· w "F ·1 Th ·
• ·. (no m,
eontrolled Evaluauon" ., amt y erapy m a Psychiatric Hosoital: A
publicado) 1988 . ·
MaturaRn~,dHI.,By Varela, F., Auropoiesís and Cognition: The Realization oif tht Lh·ing
e• e , oston. 1972. ·
Maturana. H. y Varela F T.h T ·
.,' . • .. e rtt~ of Knowledgf;, Shambhala Boston 1987
Iomm, K., Intervenuve lnterview· . p U . '. • ·
Enable Self Healing" " ·¡ lpng. an ' Reflextve Quesuoning as a ~l~ans to
. ramr Y . rocess, 1987
Wh1 te, M., "Pseudoencopresis· Fro A 1 h · .
Cycles'' Journal 0 r F: :1 . S~ va anc .e.to Y1ctory, From Vicious lO \'iltuous
~ anu Y · ysrems Medrcrne, 1984.

16 17
1
Desconstrucción y terapia*

Para que algunos lectores no queden decepcionados antes de que les


exponga mi análisis sobre la desconstrucción y la terapia, debo informarles
que este capítulo no se refiere a la desconstrucción de los conocimientos y
prácticas de modelos específicos y establecidos de la terapia ni a la
desconstrucción de alguna "corriente" terapéutica particular. Antes bien, he
decidido insertar ciertas prácticas terapéuticas dentro del marco suministra-
do por la desconstrucci6n.
Como la preocupación primera y principal de mi vida profesional está
vinculada con lo que ocurre en el contexto terapéutico, al principio de este
capítulo presentaré varias historias clínicas. Deseo hacer notar el hecho de
que, por limitaciones de espacio, esos casos están glosados y no representan
adecuadamente el desordenado proceso de la terapia, esos altibajos de la
aventura que llamarnos terapia. Hay, pues, una simplicidad esquemática en
estas exposiciones que no se puede encontraren el trabajo terapéutico mismo.

Elizabeth

Elizabeth, una madre sola'. vino a verme al principio para consultanne sobre
sus dos hijas, de doce y quince años. Estaba preocupada por el persistente
antagonismo que le manifestaban las hijas, por sus frecuentes berrinches Y
ataques y porque, aparentemente, eran desdichadas. Estas dificultades
habían perturbado a Elizabeth durante bastante tiempo y temía no poder
recobrarse nunca de ese estado de desasosiego que estaba viviendo. Había
acudido sola a la entrevista porque las hijas no habían querido acompaftarla.
Mientras Elizabeth me describía esos problemas. reveló que babfa comeD-

*Panes de este capítulo se presentaron en la conferenci~ "End o~ ~~d Desians",


Heidelberg, abril de 1991. y en la conferen~ia _''Generanng Poss1blhnes TbrouJh
Therapeutic Conversarions•·. Tulsa, Oklahoma. JUniO de 1991.
Publicado originalmente en el Dulwich Centre Ntwslmer. n• 3. 1991.

19
Lado a c\pcrimentar lo que le parecía ··odio" por sus hijas y esta circunswn· sí mi~ma otra identidad diferente de la que te dictaba su idea de~ .
·d d f •nll:aiO,IU
cia había accntu:ldo ~u desazón. 1 ea .e racas~ ya no ponía e~ _tela de j~i~io su identidad. Este propao
Al hablar con Eliz:~beth sobre sus preocupaciones, lo primero que hice fue
preguntarle de qué manera esos connictos est~ban af~ctando la vida ~e lo~
miembros de la familia y hasta qué punto mterfenan en la~ relac1ones
de la vida de Elizabeth que no habían sido afectados por
fracaso.
aq::=
de<.peJÓe l cammo para que pud1eramos d1sunguir algunos de 1

familiares. Después le pregunté más específicamente si esos problema.; En parte le facili té la identificación de esos momentos al ...._ •a-'a
. d r··-n....... una
habían innuido sobre lo que pensaba de sí misma: ·'¿Cómo creía que e O<; sen e e ~ane~s ~n que la ~de a del fracaso y la sensación de culpa asociada
problema¡, innui:m en ella misma como madre? ¿A qué conclus i.ones había a ella hab•an uramzado
• la v1da de muchas otras muieres
, a Jas cuales yo había
llcl!ado sobre sí misma considerada como madre? Llorando. El!zabeth me trata do, Y que ha.b•.~ ~stado sometidas a procesos semejantes. Le declaré
co~fc>ó que había llegado a la conclusión de que era un fracaso como madre. entonces que. a m1 JUICIO, esa clase de tiranía nunca es enteramente efectiva.
Con esta revelación comencé a comprender algo de la experiencia íntima que )' que_ nunc~ había logrado eclipsar por entero la vida de esas mujeres. y
había estado ~iviendo Elizabeth. menc.1oné eJemplos:" Algunas de esas mujeres habían escapado a los efectos
Entonces, le pregunté si la idea de que fuera un fracaso se estaba imponiendo de la 1dea de que eran un fracaso en sus relaciones con amigas y otras habían
en la relación con sus hijas. En su respuesta, Elizabeth dio detalles y habló logrado mantener vivas sus esperanzas de que todo pudiera cambiar en sus
de la sensación de culpabilidad que tenia por no haber sustentado un vidas". Como resultado de mi análisis. Elizabeth identificó algunos casos en
ambiente familiar ··más ideal", habló de la escasa interacción que mantenía diferentes momentos de su vida en los que había logrado resistir a aquella
con sus hijas y hasta qué punto se sentía obligada a aceptar la evaluación que tiranía.
éstas hacían de ella. Pregunté a Elizabeth si pensaba que esa resistencia a la tiranía era un bec:bo
¿Eran aceptables para ella esos estados que estaban provocando en su vida positivo o un hecho negativo en su vida. Cuando me respondió que lo
esa sensación de fracaso y ese sentimiento de culpabilidad? ¡,0 se sentiría consideraba un hecho positivo, le pregunté por qué creía que lo era. En
Elizabeth más tranquila si pudiera librarse de la tiranía de esa idea de fracaso nuestra entrevista siguiente, surgió con claridad que aquellos casos indic:a·
y de la sensación de culpa que la acompañaba? Elizabeth respondió a estas ban que Elizabeth no había estado totalmente sujeta a sus opiaioae&
preguntas de manera categórica y manifestó que el estado actual de sus negativas de quién era eJia y que había mostrado la resolución de desafiar
relaciones con las hijas era absolutamente intolerable y que ya era hora de a la tiranía de la culpabilidad. Y esto dio a Elizabeth la prueba de que su vida
que tomara alguna decisión al respecto en cuanto a la dirección de su propia no había estado dominada por el fracaso.
vida y a la forma de esas relaciones. Después, mediante una serie de preguntas, alenté a Elizabetb a que recanllra
Animé a Elizabeth a que indagara cómo se había sentido inducida a abrazar la historia de aquellos momentos en que se había resisliclo ala tinDla.. Al
la idea de que era un fracaso como madre y como persona y Jos mecanismos tratar de recordar, Elizabetb logró identificar a dos persoiiiJe&llisldricalp
en vinud de los cuales había nacido el sentimiento de culpa. ¿Qué experien- habían sido testigos de su capacidad de protesW c:ootra ciedll iqjusdde
cias fueron las más efectivas para producir las dificultades? ¿Creía ella que En nuestro siguiente diálogo, Elizabeth nos puso ea colláelt a. -
las mujeres eran más proclives a adoptar la idea de que les habían fallado a versiones alternativas de ella misma. versiones que pGI'-I!IID~JPiJ!IIIJIIL
sus hijos o parecía más probable que Jos hombres estuvieran más inclinados prefería. Y esas versiones alternativas y preferidas emeiJ(alt. . ..llii!!Mf
a adoptar tal idea? Sobre este punto Elizabeth no manifestó La menor duda: a través de nuestra discusión. se hadan más accesibles '1 en•••:IIPIIN..:;<:-~~
¡Las mujeres! de incorporarse en la vida de Elizabelb. . .
El examen de estas preguntas determinó algunos elementos específicos de Elizabeth manifestó entusiasmo por ese nuevo c:onociJDieiiiO de_.._..,.
la manera en que ~lizabeth había sido inducida a abrazar la idea de que era
un fracaso (por eJemplo, la experiencia de haber recibido malos tratos a
manos de su ex marido~~ y, en un contexto más amplio referido al sexo, la
ella como persona y yo le hablé de la importaDCia de IOIDM'
comunicar a otros lo que ella h~bía dcscu~ia:w· Coa~ la !d
identificara a personas que p~eran conSbtwr un~ lfiiOP' ' :
-::que de

índole de esta construCción (por ejemplo, las desiguales estructuras sociales esa otra versión de ella nusma, personas que puclieraD ~
que fortalecen esta opinión en el caso de madres que están solas, y el hecho reconocer y autenticar esta nueva versión.' HablamosJ.ueaode ~­
de. que en nue~tra cultura existe la tendencia a censurar a las madres). sobre la manera en que Elizabeth tal vez podría preseawaeAIpenaaa....
Mtentras ellammábamos las diversas maneras en que la opinión de que ella
era un fracaso habían afectado su vida y algunos de los detalles de cómo había
nueva versión
responder de sísobre
a aquello misma, ideas
lo cual sobre cómo
Elizabelb -~====~~~i~fJ
escaba la8
llegado a concebir semejante opinión, Elizabeth comenzó a experimentar en Como parte del examen de las otraS versiones de loque

20
~" • •1 ~
le pe d 1• que ·l t 1~·rtt 'rti··--r·r · lguno~ rasgos

de ·lo que le gustaría• ser como madre.
• pudiera considerarse aceptable un "cuerpo dóc'l" 1 .
. d • 1 ' y a anorexia habla
.. ,, ~rt ·
Ha ..1enuo.. 1, • • ~ · '" ulado al 2 unos detalles acerca de esta
.. cuestión. le , sugen que cas~rga o al cuerpo por sus transgresiones.
podría ,er importante comunicar todo esto a las hiJaS, que debena.prepararse Luego impulsé. a Amy a investigar cómo había s'd . d 'da a CSias Varias
, . 1 O In UCJ
a revelarle' lo que había descubierto sobre sí misma como ~uJer y como practlc~, actitudes y procedimientos, a estas "disciplinas del yo" de
madre} que debía continuar recordándoles todo esto.a sus hlJ~ de vez en conformtdad con las especificaciones de la perso rdad del
ta' consideracione tocaron una fibra sensrble de Ehzabeth que 1 c·ó . • . . . . na • y sexo, esa
cuando. E' • d · ~e a 1 • n J~r,arquJca y d•s~·~hna~ia respecto de su propio 'UCfPO· En ella
pareció ba tan te jubilosa con la idea. Así y todo. me apresure a~~ e~tr que mvesngacton, .~my logro 1dent1ficar la historia del proceso a un·b de
al principio era improbable que los esfuerzos de Elizab~Lh por re1vtnd1car su contex~os farmh~es, culturales y sociales. En la entre\ ista siguiente, la
vida fueran aludados con gran entusiasmo por sus biJaS. anorex1a se mamfestó como la forma en que habían cobrado
. d
acttru • .
es, pracucas y contextos. cuerpo esas
Pero Ehzabeth estaba resuelta a realizar su proyecto y manifestar quién era
ella )' de rechalar la idea de ser constantemente ev~uada y vi~i.lada por las Así que~ó "desenmascarada" la anorexia nerviosa por obra de este proceso
hijas. Al principio fue dramática la respuesta que dteron l_as ~Jas al ~echo terapé~uco, de .suerte que Amy fue sintiéndose cada vez más ajena a la
de que Elizabeth se hiciera cargo con autoridad de su pr~p1a vtda. Tu~1er~n anorex1a. Las diversas prácticas y actitudes dadas por sentadas c:oo las
algunas ideas ingeniosas para volver atrás las m.anectllas del .reloJ. Srn "contaba la anorexia para persistir" ya no ponían en tela de juicio lo que~
embargo. Elinberh per everó en su empeño y la vtda de cada mrembro de era como persona. ¿Se contentaría Amy con continuar sometida a Jas
la familia si11uió su curso. Elizabeth estableció una nueva relación con sus exigencias que tenía sobre su vida la anorexia? ¿Se comentaría con continuar
hija~ que experimentaron mayores deseos de vivir una vida feliz; entonces cediendo a las exigencias del mal? ¿O le atraía más la idea de desafiar esas
cesaron los ataques y Elizabcth me informó que por primera vez se había demandas que hacía a su vida la anorexia y la idea de hacerse cargo de su
establecido la relación que ella había deseado entre madre e hijas. Habían vida y posesionarse de ella?
llegado a ser más unidas y más confidentes, capaces de discutir entre ellas Amy no vaciló en declarar que ya era hora de que fuera dueila de su vida; y
importantes cuestiones de interés para todas. entonces, repasamos juntos las pruebas de que era capaz de realizar esa tarea:
sucesos que mostraran resistencia a las prácticas y actitudes de que dependía
el estado del "gobierno del yo" llam.:do anorexia nerviosa. Esto nos llevó a
Amy identificar varios hechos que eran de naturaleza antianor~xica.•
Pedí a Amy que evaluara esos hechos antianoréxicos: ¿los consideraba ella
más atractivos y deseables o los consideraba triviales y carentes de atracción?
Amy. de veintitrés años, buscó ayuda terapéutica en su ¡pugna con la anorexia En su respuesta, Amy declaró que esos hechos eran los preferidos en su vida.
nerviosa. Era ésta una dificultad de larga data que se había resistido a varios Luego entablé con ella una conversación sobre las razones por las cuales
intentos de superarla. Comencé por repasar con Amy los efectos que la creía que esos hechos eran deseables y personalmente apropiados para ella.
anorexia estaba produciendo en varios dominios de su vida, incluso las Como Amy parecía prestar cada vez mayor apoyo a esas actividades
esferas social, emocional, intelectual y, por supuesto, física. Como resultado antianoréxicas, la urgí para que me ayudara a comprender la base o
de esta re visión. se nos hizo manifiesto el grado en que la anorexia le estaba fundamento de tales actividades en su vida. Tambi~n la incit~ a que
dificultando todo intento de actuar en cualquiera de esas esferas. reflexionara sobre lo que esos hechos preferidos influían en lo que Amy creía
Luego dedicamos algún tiempo a considerar en detalle la manera en que la que era importante en su vida. En la sesión siguiente, Amy comenzó a
anorexia afectaba las interacciones de Amy con los demás. No me sorprendió articular mejor una versión preferida de qui~n podría ser ella misma. una
enterarme de que ese mal la hacía compararse constantemente con otros y versión que incorporaba otros conceptos de la vida. Esta nueva versión se
que le había suscitado la sensación de que los demás la estaban evaluando hizo cada vez más accesible a ella y más susceptible de incorporarse en su
de continuo. Independientemente de esto, existía una especie de mortaja de vida.
secreto alrededor de su vida. mortaja que la aislaba de las otras personas. Mientras Amy comenzaba a articular esta versión alternativa Ypreferida de
¿Cómo afecraba la anorexia la actitud de Amy respecto de sí misma y quién era ella. dio varios pasos para incluir a otras pe~onas e~ su pro~
re,pecto de la imcracción con los demás? ¿Qué exigía ese mal que ella hiciera de reivindjcar su vida. Mi observación de que el trabaJO práctiCO reahzado
de sr mi~ma? Como era previsible. lo que le exigía era que se vigilara, que en el terreno era una parte de semejante proyecto. la alentó~ dar_esos ~
ejerciera sobre sí una acción de policía. Y ella se había entregado a Pedí a Amy que, entre todas las pers~~as que h~bía conoc1~0, aclenhfi~
a la menos inaccesible a esta nueva V1Stón de qut~n era ella. Amy decJdaó
operacionc~ relativas a su propio cuerpo en el intento de darle una forma que

22 23
comcn.tar prc~cntándo e de nuevo a las personas que estaban más alejadas
) ~e pu ~o en contacto con varias amigas de la escuela a quienes oo había visto pre~erida _de abordar las cosas. sugeri que era improbable qae ellas la
durante años. Como tuvo éxito en estas experiencias. se dirigió entonces a hubreran rnventado en ventaja suya.
la red soci:!l más inmediata que comprendía a los miembros de su propia Luego rogué a Anne y a John que me ayudaran a compreader c6mo lalbf.t
famrha y a quienes ella invitó a las sesiones terapéuticas. Dentro del contexto llega~o a abraz~r ese esquema de responder a las diferenc:wdeopiní6asolft
terapéutico. estos miembros de la familia contribuyeron significativamente cucsuon~s partrculares y que identificaran la historia de ese pauón. ¿D6Dde
a reconocer y autenticar las aspiraciones preferidas de Amy tocantes a su habfan vrsto antes ese esquema? ~.t .....
; Cómo comenzaron a .......,._ft. ..._ •
• • • v ~ oa;RICas
propia vida y su capacidad de apartar de sí la anorexia nerviosa. para tratarse entre SI Y. cuales fueron las situaciones que primero los llevaron
a adopt?r Lales técmcas? ¿En qué contextos creían que esos tipos de
antagomsmo eran lugar com~n y qué justificaciones podían alegarse para
suste~tarlos? ¿Cómo era posrble que se sintieran inclinados a .someter sus
Anne y John re!ac1ones a semejantes pautas y a vivir atadas a ellas?
Durante este análisis, a medida que John y Anne iban artic:uJando su
John y Anne. miembros de una pareja separada, apelaron a la terapia en su experiencia de este tipo de anwgonismo, se les hizo evidente quesu relacióo
intcmo de re olver su inten o con nieto sobre la custodia de los hij os, sobre ya no obedecía a él, pues llegaron a ser capaces de coocebir su relación de
el acce o a ellos y sobre cuestiones relativas a la propiedad. Al comienzo de manera diferente. Les pregunté si estaban dispueSlos a abaodooar la pene
la primera reunjón entablaron una viva disputa en la que cada uno presen- negativa de las relaciones o si preferian intervenir y decir alg_o mú sotn 1a
taba sus reclamaciones y contrarreclamaciones y en la que sólo ocasional- dirección que debían tomar los hechos a fin de lograr una posición
mente echaban una furtiva mirada en mi di rección. Al cabo de un rato los conveniente para ambos. En respuesta a esta pregunta, Jobo y Anne
interrumpí y les agradecí que fueran tan francos sobre los problemas que declararon que ese tipo de antagonismo empobrecía sus vidas y ambos
tenían recíprocamente y por demostrar tan claramente cuál era la situación indicaron que deseaban liberarse de sus dictados.
entre ellos. Luego tratamos de determinar qué base había para hacer un intento por
Después de una pausa, John y Anne se entregaron a una nueva serie de recobrar lo que había quedado de sus relaciones y IQP81D0Sideotificar varias
acusaciones. Afortunadamente logré interrumpirlos de nuevo y les expliqué interacciones que no habían estado dominadas por el pauóo del antagonis-
que me parecía que ya tenía una comprensión razonable de la relación que mo. Una de esas interacciones era la capacidad que habfan tenido de eludir
mantenían; les comuniqué que, por lo tanto, serían innecesarias más esas pautas durante buena parte de la entrevista. ¿Les parecían a Anoy y a
demostraciones de esa índole. Sin embargo, fueron necesarias otras dos John esas interacciones recíprocas más satisfactorias? ¿Senlfan por ellas
interrupciones antes de que la pareja pareciera convencida. algún entusiasmo? ¿O les atraía más el familiar modo de tratarse?
En el momento de respiro que siguió, les pregunté hasta qué punto ese tipo Como declararon que se sentían más atraídos por esa nueva mauera de
de interacción ~se ti po de antagonismo que acababan de manifestar tan interactuar, pregunté a John y a Anne qui pensaban de la nueva situaci.6o
claramente- era dominante en sus relaciones. ¿Cómo esa forma de y por qué creían que ésta era más conveniente para ellos? Se~te hice
antagonismo inOuía en la manera en que uno percibía al otro y a su mutua otras preguntas para incitarlos a recordar hechos más posiliY05 de su
relación?¿ Y cómo esas percepciones recíprocas y esa relación antagónica relación. Respondiendo a esta incitación, Anne YJobn ~ a U81
inO.uían en l~s respuestas que uno daba al otro? ¿Qué efectos podía haber parej a que conocieron en los primeros tiempos.de ~u ~ Los
te~u.do este ttpo ?e antagonismo en cada uno de ellos como para no per- miembros de esa pareja habían sido testigos de vanas Slwaaones ~las que
mnrrles que pud1eran juzgarse mejor recíprocamente? ambos pudieron resolver satisfactoria y equitativamente una .disputa. El
Des?ués de m~ru r con Anne y John hasta qué punto ese tipo de antagonismo examen de la experiencia de esa otra pareja en cuanto ala~ de Jobo
. . . bislOOcameate
~ab1a estadod•ct:rndo los términos de sus relaciones, les pregunté si esa era Y Anne• hizo que cobraran nueva VIda CODOCUDICII(OS • • •
esos c:oaoa-
11
manera prefenda de responderse el uno al otro. ¿Les parecía cautivante siruados para resolver problemas y. aunque no SJD tropaezos.
e .e a ntagonjs~o? ¿Era ese estilo el que mejor convenía a la pareja? ¿Estaba mientos llegaron a ser accesibles aJobo Y aADoeparacesareaSdS~
hcc.ho a _med1da de ellos? ¿Consideraban que ese tipo de antagonismo sobre la custodia de los hijos. sobre el acceso a eUos Ysobre C'UCStiOIICS
ennquecra sus vidas? propiedad.
Los ~os aseguraron que no era esa la manera preferida de mantener
relac•oncs Y ninguno dejó de agregar que le parecía que esa era la preferencia
del otro cónyuge. Como John y Anne aseguraban que no era esa su manera
2·1
Robert A medida que progresaba el trabajo terapéutico Roben ____ ...
. d • ~·~u¿u·
de esas ac.tttu es Ya abandonar esas estructuras y técnicas de poder y COIIIIal.
Roben me fue derivado para que lo ~ometiera a terapia a causa de su conducta Sus antenormente familiares y descontadas maneras de las •
:~busiva con su cónyuge y uno de sus hijos. E te maltrato violento sólo había
1 ·- ser con mu.)ela
Y os nmos Y. por lo tanto, sus familiares maneras de ser con otros hombla
sido revelado recientemente. Roben había convenido en abandonar el hogar ya .no. confirmaban su virilidad, su condición de hombre. Para D -L-
. I'WUal
de la familia mientras se tomaban las medidas policiales y legales adecuadas. resJsttrse a prac~tca~ una conducta violenta y agresiva ya no significaba obrar
Durante nuestros primeros contactos la conversación se centró en la contra su .propta ·naturaleza'', pues ahora era capaz de asunur · t oda la
responsabilidad de Roben por haber perpetrado actos de violencia 6, en la .d d
responsab 111 a de los abusos cometidos contra otros.
identificación de las experiencias de las víctimas. en los efectos traumáticos En la nueva dimensión en la que entró Roben como resultado de haber
reales en el corto plazo y los posibles efectos en el largo plazo sobre la vida
abandonado sus anteriores actitudes, pudimos encontrar varios logros
de las víctimas y en determinar qué podría hacer él para enmendar lo que
aislados, oca~~ones en las cuales su conducta no había sido impulsada por
pudiera enmendarse.
aquellos famthares y consabidos conceptos de lo que es ser un hombre. Pedí
Después de cumplir esta tarea. le pregunté a Roben si estaba dispuesto a
a Roben que evaluara esos logros aislados. ¿Consideraba deseables esos
seguirme en algunas especulaciones sobre el carácter de la conducta abusiva
logros? ¿Los consideraba positivos?¿O no tenfan ninguna imponancia para
y violenta de los hombres. Como manifestó su acuerdo. le hice una serie de
preguntas como las que se consignan seguidamente: él? Como Roben declarara que esos logros eran deseables. le pedí que me
explicara cómo había llegado a esa conclusión.
- Si un hombre deseara controlar y dominar a otra persona, ¿qué clase de A medida que el trabajo terapéutico progresaba, la identificación de esos
estructuras y condiciones podría disponer para hacer posible su intento? fogros aislados nos ofreció un punto para entrar en una ·•arqueología" de
- Si un hombre deseara dominar a otra persona, particularmente a una otros conceptos preferidos de modos de ser de Jos varones, conceptos que
muje: o a un niño. ¿qué clase de actitudes serían necesarias para justificarlo? Roben comenzó a incorporar en su vida. Por ejemplo, respondiendo a mis
- S1 un hombre decidiera reducir a alguien a la condición de cautivo instancias de que diera significación a esos logros aislados, de que determi-
especialmente a una mujer o a un niño, ¿qué clase de estrategias y técnica~ nara qué conceptos de virilidad se reflejaban en ellos, Roben RCOrdó a UD
de poder harían factible su acción? tío que era muy diferente de los otros hombres de su familia; el tío en UD
hombre ciertamente compasivo y nada violento. Posteriormente Roben
Durante esta especulación se articularon conceptos particulares sobre el e laboró en su casa la significación de aquel tío y eso contribuyó
mod~de ser de los varones que tratan de someter a los demás, se identificaron significativamente a que se diera cuenta de algunas de las particularidades
téc mc~ ~estrategias con las que los hombres pueden contar para implantar más íntimas de este otro modo de ser.
su dorrun•o Y se repasaron diversas estructuras y condiciones que prestan La familia de Roben había manifestado el deseo de que se tantearan las
apoyo a conductas violentas y agresivas. Luego pedí a Roben que señalara posibilidades de hacer una reunión. 7 Como Roben había comenzado a
cuál de es~ actitudes habla adoptado en su vida, cuál de esas estrategias abandonar aquellas actitudes y prácticas que habían justificado y apoyado su
habf~ ~omtnado para forjar sus relacio:nes con íos demás y cuál de estas conducta abusiva y como estaba considerando otros canceptos sobre los
c?n~Jctones Yestructuras hablan suministrado el marco para su vida. A esto modos de ser viriles, el momento pareció oportuno para convocar a una
Stgutó otro análisis centrado en un repaso de los procesos históricos en virtud reunión de la familia.8 Comprendiendo que tenía la responsabilidad de
de l?s cuales Roben había sido inducido a adoptar semejantes actitudes, ofrecer salvaguardias a los miembros de la familia, Roben convino en
técmcas Yestructuras. someterse a ciertas medidas que contribuirían de manera significativa a
Invité a Roben a que asum·e ... sobre esas actitudes estrategias
t ra una pos•c•on prestar seguridad a los miembros de la familia. Entre e~ medidas e~
Yestructuras• <-·Continuana
• sometJendo
· . a este particular concepto
su vtda • del a) una reunión con representantes' de su cónyuge y de su hiJO paracJ_etenmnar
~odd0 de ser de l?s varones? ¿Hasta qué punto le parecía razonable vivir la la responsabilidad de Roben y la naturaleza del abuso. b) esw dispuesto a
va a como un ··mstrum t d
¿Hasta ué °
en
d "
e po er • como un instrumento de terror?
q . punto deseaba obrar con estas estrategias y tácticas que devas-
participar semanalmente en reuniones con su familia' 0• 11 Ycon_sus represen-
tantes designados y e) estar dispuesto a cooperar con otroS nuembros de la
l aban 1a vtda de otros? At d' d
efectos real d . en acn o a la comprensión que ahora tenía de los familia en el desarrollo de un plan contingente en el caso de que aJsuno de
ellos se sintiera amenazado por la violencia de Roben.
estructuras es e sus actos, ¿le parecía aceptable depender de semeJ·antes
y cond·tctones
· .
como determinantes de su vida? Con el tiempo. Robert cambió su vida descuidada en la que dominaba su

26 21
e:.tr:ucgia por urw vida que é l y otros consideraban c uidadosa. abierta y
directa.
ll terapeutapidióalosmiembrosde lafamiliaqueespeculandoestimanuahasla
qué.d.punto esas comprensiones y conclusiones podían afectar sus ..:..a--
...._
cou 1anas.
Entrevista con 111111 familia ~ . ~a terapeu~a puso fin a las entrevista invitando a los miembro$ de la
fam1ha y a los rruembros del equipo para que conversaran sobre la entrevista
La entrevista había alcanzado un punto en el que la terapeuta decidió misma, de manera que ella pudiera situarsuscomentarios y preguntas dentro
que había llegado el momento oportuno para oír la opinión de la miembros del contexto de su propia experiencia personal, de su imaginación y de sus
del equipo que habían e tado observando la entrevista en el espejo unidirec- finalidades.
cional. La terapeuta y la familia cambiaron sus lugares con los miembros del
equipo de modo que ahora les tocaba ser espectadores de lo que hicieran los
miembros del equipo. Estos comenzaron por presentarse a la familia, luego La desconstrucción
consideraron aquello que los miembros de la familia habían juzgado atractivo
o les habían parecido hechos atractivos de sus vidas y relaciones. Estos casos terapéuticos muestran una serie de prácticas reiteradas.
La tarea de los miembros del equipo consistía en referirse a esos hechos Creo que la mayor parte de estas prácticas se refieren a lo que podñamos
preferidos como si se refieran a un misterio. a un misterio que sólo los denominar un "método desconstructivo" que seguidamente habr~ de ex-
miembros de la familia podían revelar. Al comienzo, cada observación de un plicar.
miembro del equipo era seguida por preguntas que pudieran incitar a la Pero antes de comenzar esta discusión sobre la desconsiiUCCión quiero
familia a explicar esos hechos y otras que pudieran inducirla a especular admitir algo: yo no soy un académico y por falta de una palabra mejor me
sobre su significación. Los miembros del equipo también se hacían preguntas Jlamoterapeuta.Arnijuicio,elnoperteneceralmundoacadémicomepennite
unos a otros sobre esos hechos e incitaban a continuar especulando sobre ciertas libertades, incluso la libertad de violar algunas reglas-por ejemplo,
ellos. De esta manera se llamaba la atención a los miembros de la familia emplear el término desconstrucción de una manera que puede no estar de
sobre aspectos antes descuidados de las experiencias vi vidas y se los invitaba acuerdo con su estricto sentido derridiano- y referirme a autores que
a considerar su "capacidad de conocimiento" en relación con sus vidas. generalmente no proponen un método desconstructivista.
Luego algunos miembros del equipo comenzaron a hacer preguntas a De conformidad con mi definición bastanteflexible,ladcsconstrucción
otros miembros del equipo sobre la razón por la cual consideraban interesan- tiene que ver con procedimientos que subvierten realidades y ¡ricticas que
te un determinado hecho. Esas preguntas incitaban a los miembros del equipo se dan por descontadas, esas llamadas "verdades" divorciadas de las
a situar sus reflelliones dentro del contexto de su experiencia personal y de condiciones y del contexto de su producción. esas maneras descncamadas de
su propia imaginación. Luego, miembros del equipo se invitaron recíproca- hablar que ocultan sus prejuicios y esas familiares ¡riclicas del yo Yde su
mente a explicar cuáles eran las intenciones que. según ellos, estaban detrás relaciónaqueestánsujetaslasvidasdelaspersooas.Muchos~los~
de sus reflexiones. de desconstrucción hacen extrañas esas realidades Y prácticas familiares
A renglón seguido, la familia y el equipo volvieron a cambiar de lugar dadas por descontadas al objetivarlas. En es~ sentido. 1~ ~ de
Yla terapeuta entrevistó a los miembros de la familia para preguntarles sobre desconstrucción son métodos que "vuelven exóuco lo domésnco ·
lo que pensaban de las reflexiones del equipo, sobre los comentarios y
"El sociólogo que decide estudiar su (sic) propio mundo en sus as'::_~
pre~untas que a los miembros de la familia les parecían interesantes y 1 íntimos y familiares no debería (como hace el etn61oao)clotnt~arloex~~
~erunentes Y sobr~ los comentarios y cuestiones que no les parecfan
tnteresantes. Los m1embros de la familia mencionaron los comentarios y
}
que, si me es lfcito aven1urar la e~presión: ~e~
romper con su (sic) inicial rdac16n de íDbJJUdad
hac:,:-"<= 0
: vida 'Y de
iado familiaiCS. Ea
pensamienlo que le (sic) resuiWI opacos~~ Je.son ~Ilirio deberia ser 1a
preguntas que captaron su interés y. entonces, la terapeuta les pidió que la ' realidad el movimienlo hacia Cl mundo M81DanO Y ~narios'" (8ounliN
ayudara.n a comprender por qué les parecían interesantes y cuáles eran las culmina~ióndeunmovimienlo haciamundosexlriiiOSYexlrl . •
conclusiOnes que acompañaban a esos comentarios y preguntas. Luego, la 1988, págs. xi-xii).

2R _ ....
Según Bourdieu. hacer exótico lo doméstico, en virtud de la objetivación El rela to
de un mundo familiar y dado por descontado, facilita la "reapropiación., del
yo. Al referirse a la reapropiaci?n. del yo, no creo que Bour~ie~- esté La slgnincaclón
proponiendo una concepción esenc1ahsta del yo, que en esa reaprop1aC10n las
personas se "encuentren" a sí mismas. Antes bien, Bourdieu sugiere que por ~a i?ea de que la sign~ficación _que las personas atribuyen 1 a
obra de la objetivación de un mundo familiar podríamos hacernos más cxp_enenc1a es _lo que determma sus v1das, ha incitado a los cientílicoe
conscientes de la medida en que ciertos "modos de vida y de pensamiento" socwles a e_stu~Jar la naturaleza de los marcos que facilitan la interprecaci6n
modelan nuestra existencia y que, por lo tanto, podríamos estar en condicio- de la expenenc1a. Muchos de esos científicos sociales han propuesto la idea
nes de decidir vivir según otros "modos de vida y de pensamiento". de_que. es el _relato o la.~arración o la historia Jo que suministra el marco
Si la obra de Bourdieu puede considerarse desconstructiva, lo es en pnmano a la mterpretac1on, a ~aac~ividad de dar sentido o significación y que
efecto en su sentido específico. El interés primario de este autor es el de saber
t e~ por obra ~e los relatos o h1stonas cómo las personas juzgan sus propias
v1das y las v1das de los demás al encontrar sentido en su experiencia. Esu
hasta qué punto la situación que ocupa una persona en una estructura social historias determinan no sólo la significación que las personas dan asa
- por ejemplo, en una academia- es determinante de la posición que toma experiencia sino que, según se dice, esas historias también determinan en
esa persona en cuestiones de la vida. gran medida qué aspectos de la experiencia las personas eligen ex~sar. Y,
Sin embargo, podemos considerar la desconstrucción en otros sentidos: asimismo, en la medida en que la acción está prefigurada en el dar si¡nif~e•
por ejemplo, la desconstrucción del relato del yo y los conceptos culturales ción, esas historias determinan efectos reales en cuanto a modelar la vida de
dominantes de conformidad con los cuales viven las personas; la las personas.
desconstrucción de prácticas del yo y de su relación, prácticas que son Esta perspectiva no ha de confundirse con la que propone que Ju
dominan temen te culturales; y la desconstrucción de las prácticas discursivas historias reflejan la vida o son un espejo de la vida. Por el contrario, la
metáfora narrativa propone que las personas vivan sus vidasdeconformicfad
de nuestra cultura.
con historias, que esas historias son modeladoras de la vida y que tienen
La desconstrucción se basa en lo que generalmente se designa como
efectos reales, no imaginados, de modo que dichas historias procul'IJIIa
"constructivismo crítico" o, como yo prefiero, una "perspectiva constitu-.
estructura de la vida.
cionalista" del mundo. Desde esta perspectiva se propone que la vida de las En la bibliografía de terapia familiar hay muchos ejemplos de la
personas está modelada por la significación que ellas asignan a su experien~ confluencia de la metáfora narrativa y de las varias metáforas de conversa-
cia, por la situación que ocupan en estructuras sociales y por las prácticas ción y de lingüística. Como esas metáforas se sitúan en tradiciones de
culturales y de lenguaje del yo y de su relación. Esta perspectiva constitu- pensamiento claramente diferentes y como algunas de ellas se opo~en a otras.
cionalista es contraria a las perspectivas del mundo de la psicoterapia, es presentaré aquí algunas ideas más sobre la metáfora narrattva con la
decir, contraria a la dominante perspectiva estructuralista (la conducta refle- esperanza de que la distingan adecuadamente.
ja la estructura del espíritu) y a la perspectiva funcionalista (la conducta sirve
a los fines del sistema). La estructura narrativa
En la siguiente exposición he de considerar, primero,ladesconstrucción
del relato, segundo, la desconstrucción de las prácticas modernas de poder Bruner (1986), al referirse a Jos textos. propone la idea de q~ las
Y, tercero,la desconstrucción de las prácticas discursivas. Con todo eso, creo historias están compuestas de panorlll1las duales: un pano~~ acciál Y
un panorama de conciencia. El panorama de acctón está consu~ JIO!" 1)
con Michel Foucault (1980) que un dominio de conocimiento es un dominio
hechos eslabonados en b) secuencias particulares a trav~ de e) ladimensi6D
de poder Y que un dominio de poder es un dominio de conocimiento. De temporal (pasado, presente y futuro) y de ~onfo~~d con d) traiiiiS
manera que en la medida en que la significación se refiere al conocimiento y específicas. En un texto, el panorama de acctón sunumstra al ~tor ID&
en la medida en que las prácticas se refieren al poder, creo que significación, perspectiva de la temática de lo~ hechos ~ue.se desarrollan e? e~ tiempO.
estructuras y prácticas son inseparables en sus aspectos constitutivos. El panorama de conciencta está pn nctpalmente ~nsUtuldo ~ las
"¡§:interpretaciones de Jos personajes que figuran en la narrac1ón Ytambilapol

30
.
las uHcrpretaciOncs. de11ector cuando
' éste penetra, por invitación
. . del autor,d La indeterminación dentro de la determinad6n
. , . de esos personaies. El panorama de conc¡enc1a compren e
en la conc1encta ~ l" fl · "
. . fi1caclones
lasst<>nt . , dadas por los personaies ~
y los lectores a re ex1onar en d Si es cierto que las lústorias que las personas refieren de sus vidaS
los· sucesos
o
y tram as· a medida que éstos se desenvuelven.en el panorama
. e limitan las significaciones que ellas dan a la experiencia y limilaD los
acción. Percepciones, nociones, especulaciones y conclusiOnes domman este aspectos de la experiencia que deciden expresar, y si es cieno que estas
panorama y muchas de ellas se refieren a: . . significaciones tienen efectos reales y particulares en la vida de las personas,
) la determinación de los deseos y preferenciaSde los personaJeS, poseemos pues un fuerte argumento en favor de la detenninación. Y ese
~) la identificación de sus características y cualidades p~rsonales, ar!!umento en favor de la determinación se fortalece al considerar la medida
e) la clarificación de sus estados intencionales, por eJemplo, sus en-que tales historias son canónicas, por cuanto están creadas conjuntamente
dentro de una comunidad de personas y por cuanto están históricamente
motivos y sus fin alidades, Y .
construidas dentro del contexto de instituciones específicas y estructuras
d) la verificación de las creencias de esos ~erson~JeS . .
sociales.
Cuando estos deseos, cualidades, estados mtenctonales y creenctas
..
están suficientemente elaborados porel texto, se unen para ~ormar compro-
Sin embargo, a pesar de que tales historias contribuyen aasegurarciena
determinación en la vida, rara vez abarcan todas las contingencias que
misos" que determinan trayectorias particulares en la vida, "estilos de vida".
aparecen en la "vida como se vive" de una manera total. Lo mismo que ocurre
Si suponemos que hay identidad entre la estructura de los texto~ Y la en los textos con referencia a la vida tal como ésta se vive, las historias que
estructura de las historias o relatos que cuentan las personas y SI nos las personas refieren están llenas de lagunas e inconsistencias y además topan
interesamos por la constitución de las vidas a través de las historias, constantemente con contradicciones. Es la resolución de esas lagunas,
podríamos considerar los detalles de la manera en que las pe~son~s viven sus inconsistencias y contradicciones lo que contribuye a prestar cierta
vidas en los panoramas de acción y los panoramas de conctencta. indeterminación a la vida; son esas lagunas, inconsistencias y contradiccio-
nes las que hacen que las personas se empeñen activamente en encontrar una
La determinación significac ión única, o como habría dicho Bruner(1990). "dar significación".
- De manera que cuando consideramos la proposición de que la vida~
¿Cuál es el origende estas historias o relatos que forman parte de la vida constituida en virtud de un permanente historiar y rehistoriarde laexpeneo-
de las personas? Las historias de las personas rara vez están construidas (si cia estamos considerando un proceso de "indeterminación denttO de la
lo están alguna vez) "radicalmente", es decir, no están hechas según un det~rminación" o estamos ante lo que Genz (1986) llama "copia que
molde, por decirlo asf. Las historias culturalmente accesibles y apropiadas origina".
sobre la personalidad y sobre las relaciones se elaboraron históricamente y
se construyeron en el seno de comunidades de personas y dentro del contexto " La engorrosa pregunta, ácida y desencantada, que en al~ lupr Uonell'rillilll
cita de un estéti co del siglo xvm - '¿Cómo se exphc~ q~ todos DOSOCNI
de estructuras e instituciones sociales. Inevitablemente hay una dimensión comencemos partiendo de originales y terminemos en coptas? - enc~en:::
canónica en las historias referidas por las personas. respuesta que resulta sorprendentemente tranquilizadora: es la copta
De este modo, tales historias están inevitablemente estructuradas por origina··. (pág. 380).
nuestros conceptos culturales dominantes. Esos conocimientos no se refieren
a descubrimientos relativos a la "naturaleza'' de las personas ni a las rela-
ciones, sino que son conceptos elaborados que especifican un particular La desconstrucción del relato
estilo de personalidad y de relación. Por ejemplo, en lo que se refiere a los
conceptos dominantes de la personalidad, en Occidente existe una especifi- Externalizaci6n de ronversadones y 'ivendas
cación bien clara, atendiendo al sexo, de las maneras de estar en el mundo.
· 1 h' · deconfOI'IDidadc:oDias
En Cua nto a la desconstrUCCJón de as Jstonas
· 'vacióo de Jos
cuales viven las personas, yo he propuesto la ob!Jeb probl••

32~--------------~------_l--~--~--------------~~~~
que empujan a las personas a buscar ayuda terapéutica (p.or. eje~1plo, en presentes Yson, por lo demás, muchas y muy variadas Antes. SiJIIIIeii
Whitc. 1984. 1986. 1989 y en White y Epston. 1989). EstaobJetlvactón lleva Go:~man ~e he referido a esas contradicciones llam~dolas ..Jopo.
a las personas a externalizar vivencias relativas a aquello que consideran dos . ~Whtte, 1988a, 1989; White Y Epston 1989) y son ellas las
problemático en lugar de internalizarlas. Esta externalización ge.nera lo que su~mt~tran una ~uerta de entrada a lo que podríamos considenlr los
podríamos llamar un contralenguaje o. como ha propuesto rectentemente temtonos altemattvos de la vida de una persona.
David Eps10n, un "antilenguaje''. Para que un hecho llegue a ser un logroaislado,debesercalificadocomo
Este externalizar conversaciones "hace exótico lo doméstico" o fami- ~al p~r las. personas que tienen que ver con los hechos. Siguiendo la
liar, pues alienta a las per onas a identificar las historias privadas y los t~enttficact~n de hechos que pueden llegar a tener la condición de logros
conocimientos culturales de conformidad con los que viven, esos conoci- atslados, es tmportante incitar a las personas para que evalúe
1 · · ·fi . n esos sucesos.
mientos e historias que guían sus vidas y que les hablan de su propia ¿Se o~JUZga St~nt tcatt vos o irrelevantes? ¿Representan esoshechoslogros
identidad. Esa externalización ayuda a las personas a revelar, con el tiempo, p.refendos o no. ¿Les parecen atractivos a las personas esos sucesos? ¿Se
la constitución de su yo y de sus relaciones. sten.ten 1as perso~ as atraídas por al~unas de las nuevas posibilidades que
Este proceso de externalización se inicia alentando a las personas a que pudteran acompanarestos hechos? Stlas personas juzgan que ellos represen-
den cuenta de los efectos que tienen en sus vidas los problemas que las tan logros preferidos, luego se las puedea!entaraqueexpliquenporqu6aeea
aquejan. Puede tratarse de los efectos producidos en sus estados emociona- que ello es as f.
les, en sus relaciones familiares, en las esferas sociales y laborales, etc., y U~a vez que se ha establecido que detenninados hechos son. eaefecao,
~. aquí hay que poner énfasis especial para establecer de qué manera se ve logros atslados puesto que se los ha considerado significativos y pn:feridos.
afectada la "concepción'' que esas personas tienen de sí mismas y de sus el terapeuta puede facilitar la generación (y/o la resurrección) de bialroñaíi(~;;aJ
relaciones. Luego se las incita a señalar la influencia que esas concepciones alte~ativas al orientarse hacia esos logros aislados en la actitud que
o percepciones tienen en sus vidas. incluso en sus interacciones con los pudtera tener al orientarse hacia misterios. Pues estos son misterios que
demás. A esto suele seguir alguna investigación de cómo las personas fueron únicamente las personas pueden revelar cuando responden a la curiosidad
inducidas a abrazar tales concepciones. que sobre ellos manifiesta el terapeuta. Cuando las personas se entregan ala
A medida que las personas se entregan a esta operación de extemalizar tarea de revelar esos misterios, inmediatamente se entregan tambi~n ala taJa
sus historias privadas, dejan de hablarles de su identidad y de la verdad de de contar historias y darles significación.
sus relaciones; dichas historias privadas ya no penetran en la vida de las Para facilitar este proceso que he Uamado "recreación", el terapeuta
personas; éstas experimentan una separación de semejantes historias, una puede hacer una variedad de preguntas incluso preguntas relativas al
alienación respecto de ellas. En el espacio establecido por esa separación, las "panorama de acción" y preguntas relativas al "panorama de conciencia"12•
personas quedan en libertad de explorar otras ideas preferidas sobre lo que Las preguntas referentes al panorama de acción hacen que las personas
ellas mismas podrían ser, otros conceptos preferidos que las personas sitúen logros aislados en secuencias de sucesos que se desarrollan en el
podrían incorporar en su vida. tiempo de conformidad con tramas particulares. Las preguntas relativas al
panorama de conciencia hacen que las personas reflexionen y determinen la
Logros aislados e historias alternativas significación de los hechos que ocurren en el panorama de acci6n.

¿Cómo se generan estos conceptos alternativos y/o cómo cobran nueva Preguntas relativas al panorama de attlón
vida? ¿Cuáles son los puntos de entrada de esas otras versiones acerca de lo
q~e p~drían s:r las personas? A medida que las personas se separan de las Las preguntas del panorama de acción pueden referirse al p8SIIIIo. al
h~stonas dommantes o "totalizantes·· que forman parte constitutiva de su presente y al futuro y son eficaces para dar nacimiento a paisajesaltemalivos
Vtda, se !es hace posible orientarse más hacia aspectos de su experiencia que que se extienden a través de la dimensión temporal. En la exposición que
contradtcen esos conocimientos. Y esas contradicciones están siempre sigue. debido a limitaciones de espacio. habré de concentrarme principal-

34 35
mente en aquellas preguntas que generan otros posibles panoramas históri-
-¿Cómo piensa usted que se las arre laron
cos o Jos hacen cobrar vida de nuevo; se trata de preguntas que historian ¿Qué vio usted que hacía Harry recientem:nte sus pad~es fren~ a esta~?
··Jogros aislados". Sin embargo. algunas preguntas orientadas a futuros ~obr~ su capacidad de dar este paso? Yque pudtera arroJar aJauna Juc
panoramas de acción figuran en varios de los ejemplos que doy. -¿,Que vio usted que hacía Sally que la llevara a ?
Las preguntas que historian logros aislados son particularmente efica- contribuye esto a comprender que ella e b d. este acto. ¿Hasta qué puaro
. Sta a •spuesta a hacerlo?
ces para dar nacimiento a otros posibles panoramas de acción. Tale - ¡,Puede usted describirme las circun,.tancia .
preguntas obran a manera de puente entre hechos preferidos del presente y 1:1 vid:! de su hijo? ¿Alguna otra person 'b s que rodearon este hecho en
m:1nera? a comn uyó a ello? Y si fue asf ¿de q~
el p asado: alientan a las personas a identificar la historia de los logros
aislados localizándolos dentro de secuencias particulares de sucesos que se
desenvuelven en el tiempo. A menudo estas preguntas ayudan a las personas . ~as siguientes preguntas son ejemplos de a uella
a gestar la historia de panoramas de acción alternativos en la medida en que
htstonadel logroaisladomásdistante So q s q~ee_ngendranuna
. . . n preguntas que IDVttan a identifi-
ellas se remontan al pa a do para recoger historias anteriormente dominantes car sucesos Yexpenenctas que tiene menos relac·ó . d'
1 n mme tala con los logros
·1 • ·
y "saturadas de problemas" que las personas experimentaron en s us vidas. ats ados. Lo mtsmo que en el caso de las pre tas da . .·
·
h .tstona · gun que n nactmtento a la
rectenre de] lo(Jro aislado es u' t'¡J co t
Las preguntas relativas al panorama de acción pueden concentrarse . "' • n ar como coautores a los
tanto en la historia reciente como en la más distante historia de logros mtembros de la comunidad a personas que contn'b h' .
. . . . ., • oyeron tst6ncamente a
aislados. Aquellas preguntas del panorama de acción que dan nacimiento a la gestactón y dist:Jbucton de la historia dominante que se repudia en este
proceso de recreactón.
la historia reciente del logro aislado se refieren principaJ mente a sus circuns-
tancias más inmediatas:
-¿Qué puede usted decirme sobre su bistoria para ayudarme a comprender
como logró dar este paso?
-¿Cómo se resolvió usted a dar este paso?¿Qué preparativos lo condujeron
a hacerlo? . -¿Recuerda usted algún hecho pasado que en cierto modo pudiera consti-
-Justo antes de dar ese paso, ¿no estuvo usted a punto de echarse atrás? Si tutr el telón de fondo de este hecho reciente?
fue así, ¿cómo se abstu vo de hacerlo? , -:-¿~~é advirtió usted en su vida hasta ahora que pudiera darle por lo menos
Mirando retrospectivamente desde este punto ventajoso, ¿qué advirtió usted algun mdtciO de que ésta era para usted una posibilidad?
en su conducta que pudiera haber contribuido a este resultado? -Quisiera comprender mejor este hecho. Cuando era usred más joven ¿qlli
-¿Puede usted darme algunos antecedentes del hecho? ¿Cuáles eran las hacía o pensaba que pudiera representar un vital indicio de que este bcc:bo 1C1U1J
circunstancias que rodeaban ese acto? ¿Contribuyó alguien a ello? Si fue así, estaba en el horizonte de su vida?
¿puede usted describirme la situación? -Por favor, piense usted en el reciente acto de su hijo y reflexione sobre su
. - ¿Qué pensaba usted en aquel momento? ¿Se aconsejó de manera ,·ida tal como usted la conoció. Mirando retrospectivamente ¿q~ recuenll11111111
dtferente? ¿Qué se dijo usted mismo que lo empujara a hacer lo que hizo? que él hiciera y que pudiera anunciar esto. que pudiera haberle dado a llllllf•
.-¿Qué sucesos ocurrieron en otros sectores de su vida que pudieran tener indicio sobre esto?
relactó~ con esto? ¿Piensa usted que esos hechos prepararon el camino para que - Parece que lo que hicieron recientemente Mary y Joe es la mani.fescacidll
usted dtera esos pasos?
de un trabajo realizado detrás de la escena y que ellos hicieron para recobnr su
relación ¿Advirtió usted algún signo de que se estaba realizando ese lrabajo? Si
El terapeuta puede fomentar la participación de otras personas de esta fue así. ¿cuáles eran esos signos?
~ene~ació~resurrección de otros panoramas de acción preferidos; pueden
mclUJrse_mtem~ro~ de la comunidad que han participado históricamente en Estos ejemplos representan sólo algunas de las opciones parablclrque
la gestactón Y_dtstnbución de la historia dominante en la vida de la persona las personas entren en e 1proceso de la generación/resurrección de paDOI'UDI5
Y esto es parttcularmcntc útil. Por ejemplo, otros miembros de la familia alternativos de acción y, por mi parte, creo que no es posible..,._.._
pueden ha~er significativas contribuciones para hacer surgir otros panora- opciones en esta clase de interacción con personas. Por ejemplo. se puedeD
mas de acc1ón: formular pregumas para aJentar a las personas a que manifiesten la~

36
reciente, la hi'>toria tlistantedeaquellos suceso que anunciaban los actuales -Parece ~u e ah_ora los dos e~tamos má<. en contacto con la circun\tancia de
logro ai lado,. que usted estuv•era drspuesto a dar este paso ·Q é 1
. . " u e reve1a e~to acuca de sus
mouvos o acerca de las finalidades de su vida?
Prc~untas relati38 al panorama de conciencia . -¿Qué le s~giere esta historia de lucha sobre lo que Jane cree ue es
unponantc en la VJda, sobre lo que ella defiende? q
Las pregumas relativas al panorama de conciencia llevan a las personas
a pasar revista de los hechos que se desarrollaron en el otro panorama de A medida ~ue las personas responden a las preguntas referentes al
acción u) a determinar qué podrían revelar éstos sobre: p~norama de a~ctón ~al panorama de conciencia, van reviviendo experien-
a) la naturaleza de sus preferencias y sus dt>seos, . ctas y es comost ~us vtdas fueran contadas de nuevo. Se generan así 0 \"Uel\'en
b) el carácter de las varias cualidades personales y de relactón, a cobrar nueva vtda conceptos alternativos de uno mismo y de las relaciones;
e) la constitución de sus estados intencio~ales, , . .las personas pueden concebir· otros modos. de v'1da y de pensamtento · e
d) la composición de sus creencias prefendas y, por ultimo, mcorporarlos. Durante todo este proceso de recreación mediante el diálogo,
e) In naturaleza de sus empeños. . . el terape~ta desempeñ~ ~n papel central al oponerse a todo retomo precoz a
Las preguntas del panorama de conciencia invitan a la ~rllcu lactón y a lo canórur.o que sugenna que el logro aislado se explica por sí mismo.
la realización de estas preferencias alternativas, deseos. cualidades persona-
les y de relación. estados intencionales y creencias, y todo culmina en una "re- Preguntas referentes a experiencias de experiencias
visión·· de los empenos y compromisos personales en la vida.'J En virtud de
la significación que se da al panorama de conciencia ·'las creenc~as Ydeseos Las preguntas de experiencias de experiencias (White, 1988b) facilitan
de las personas se hacen suficientemente coherentes y orgamzados. para mucho el proceso de recreación de vidas y relaciones y, a menudo, son m4s
merecer que se los llame 'empeños' o 'estilos de vida', y tales coherenctas se fecundas que las preguntas que alientan a las personas a reflexionar
consideran como 'disposiciones' que caracterizan a las personas". (Bruner, directamente sobre sus vidas. Estas preguntas incitan a las personas a dar una
1990). versión de lo que creen o imaginan que otra persona puede pensar de eUas.
Las siguientes preguntas son ejemplos de sólo algunas de las formas que Estas preguntas de experiencia de experiencia:
pueden tomar las preguntas relativas al panorama de conciencia. Estas a) incitan a las personas a remontarse a :.us experiencias pasadas y a
preguntas incitan a las personas a reflexionaren los sucesos tales como éstos expresar ciertos aspectos olvidados o descuidados con el paso del tiempo, y
se han desarrollado en la historia reciente y en la historia más distante del b) ponen en juego la imaginación de las personas de maneras tales que
panorama de acción. constituyen experiencias alternativas de sí mismas.
Seguidamente damos algunos ejemplos de estas preguntas de experien-
-Reflexionemos por un instante en estos hechos recientes. ¿A qué nuevas cia de experiencia. En los ejemplos las preguntas están orientadas pñmero.
conclusiones podría usted llegar sobre sus gustos. sobre lo que resulta atractivo hacia alternativos panoramas de acción, segundo. hacia alternativos panora-
para usted, sobre aquello que le atrae? mas de conciencia y, en tercer Jugar. se dan ejemplos de preguntaS que
-¿Qué le dicen estos descubrimientos sobre lo que usted desea en su vida? alientan a las personas a manifestar "particularidades íntimas'' de futuros
-Entiendo que usted está al tanto de los antecedentes de este cambio hechos en esos panoramas de acción y panoramas de conciencia.
producido en la vida de Mary. ¿Hasta qué punto afecta eso la imagen que usted Por supuesto, no han de hacerse estas preguntas a la manera en que se
tiene de ella como persona? interroga en los tribunales, sino que deben formularsedentrodelcontextodel
-¿Cómo caracterizaría usted las cualidades de su relación en ese primer diálogo cordial y. cada una de ellas, debe estar en armonía con las respuestas
tiempo cuando ambos lograban prestarse apoyo el uno al otro frente a la suscitadas por la anterior pregunta.
adversidad?
-¿Qué le dicen estos hechos sobre lo que le cuadra a usted como persona? a) Si usted hubiera sido un espectador de su propia "ida cuando era unjo,·en.
-Apreciando más plenamente lo que ocurrió ¿a qué conclusiones puede ¿qué podría haber visto entonces que pudiera ayudam1e a comprender que usted
usted llegar sobre lo que se propone hacer Harry en su vida? era capaz de realiznr lo que realizó recientcrneme'!

38 39
-¿Qué le pnrece que me dice esto acerca de lo que usted deseó y aspiró en A estas pre~untas pueden seguir luego otras referentes al p;liJOI'8ma de
acción y así suces¡vamenie. Por ejemplo:
su vida'! . , . .
-¿Cómo cree usted que conocer esta circunstancia afecto la op1món que -¿Y en qué medida puede modificar su vida la confirmación deestaopini6D
que usted tiene de sf mismo?
tengo de usted como persona?
-¿Qué cree usted que esto podría revelarme sobre Jo que usted valora más
Otras estructuras
en la vida'! , · d
-Si usted lo.<> rara compenetrarse con este concepto sobre s1 m1smo urante
una semana o dos.~. qué influencia tendría ello en su vida? , Para elaborar preguntas adecuadas puede ser que el terapeuta se refiera
b) De todas las personas que lo han conocido, ¿quién se sorprendena menos a otras estructuras de su trabajo, incluso las derivadas de la antrowlogía, el
de que usted hubiera sido capaz de dar ese paso desafiando los problemas que drama y la literatura. Por ejemplo, a veces los logros aislad0s aparecen para
influyen en su vida? .. marcar cambios de los cuales es difícil hallar antecedentes en la historia
-·Q é podrían haber visto en el pasado esas personas que les permn1era distante. En esas circunstancias se puede alentar a las personas a insertar
predecir"queu usted daría semejante paso en este mome,nto de su ~~.da.'?15
esos logros únicos en un marco de "rito de pasaje" que estructure las
-¿Imagina usted que. en aquella época, eso podna haberles mdtcado a esas transiciones de la vida median re las fases de separación, frontera y reincor-
personas algo acerca de sus facultades? , . poración (van Gennep 1906).
-¿Qué propósitos habrían supuesto esas personas que tema usted al realtzar
Por otra parte y en estas mismas circunstancias, los logros aislados
esta acción en este momento de su historia?
pueden insertarse en un marco de "drama social" que estructure transiciones
-¿Qué les habría dicho acerca de quién es usi.ed y acerca de lo que cree que
en la vida mediante las fases de estado constante, ruptura, crisis, recupera-
es importante? .
ción y nuevo estado constante (Tumer, 1980).
-¿Qué acciones realizaría usted si estuviera más plenamente convenctdo
de este concepto que tiene de sí mismo? En cuanto a tomar estructuras de la literatura, como he descubierto que
e) Me gustaría comprender las bases en que se funda esta acción. De todas la revisión demoti vos que acompaña la resurrección de historias y conceptos
las personas que lo han conocido a usted, ¿quién estaría en mejores condiciones alternativos Fesulta particularmente "liberadora", con frecuencia meremi~o
de dar algunos detalles sobre esa base? a la desconstrucción de Burke como modelo de este trabajo.
-¿Qué indicios podrían tener esas personas para determinar qué curso de
su vida sena el más deseable para usted? "Hemos de utilizar cinco términos como principios de nuestra investig~i~n.
Dichos términos son: acto, escenario, agente, acdón, finalidad. En unaenuDCia<:tón
-¿A qué conclusiones podrían haber llegado esas personas sobre las cabal de Jos moiivos, uno necesita alguna palabr~_que nom!>re el acto (que 1'10~
intenciones que usted tuvo para echar esa base? lo que tiene lugar en el pensamiento oen la acc1on) Y otra palabra q~e nombre e
-¿Qué pudo haberles revelado esto sobre el estilo de vida que más le
conviene a usted'?
¡ escenario (el fondo del acto, Ja situación en que éste .ocurre); tambu~n :::C.UU:
indicar qué persona 0 elase de persona (agente) reahzó el .ac~o YI~DAiidld. ,
-¿Si abrazara más frrmemente este otro concepto de quién es usted y de lo instrumentos que esa persona usó (acc~ón) Yademás hay que mdJear : crstas ~
que fue su vida, ¿en qué medida modifi.caría esto su vida cotidiana? toda enunciación completa sobre mouvos ofrecerá alguna resp~s~ 'é lolll«
preguntas: lo que se hace (acto), cuándo o dónde se ~ac~.~~~$~~u;~ pq.
(agente). cómo lo hace (acción) Y por qué lo hace ( •na 1 • '
Estos ejemplos sólo sirven como introducción a algunas de las opciones xv).
para elaborar preguntas que alienten la recreación de vidas según historias
preferidas. Entre las muchas otras opciones está la elaboración de preguntas Relacionar las preountassobreexpenencJa· · de experienciaconouoste- .
que puedan hacer nacer futuros hechos en el panorama de conciencia. Estas • • . • t:> • d . puededarlugaraactos.esc:enanos.
masaltemat.tvoshistóncamenteSitua os . .. . te" a la
preguntas invitan a reflexionar sobre futuros sucesos en el otro panorama de alid d 16 Esto oontnbuye dramáncamen
acción. Por ejemplo: age,ntes, acciones y fin a es. . á 1 nalidadydesusrelaciones.
arqueología de conceptos alternativos e a pe:S~ rtal estn1Ch11'8
Un ejemplo de esta línea de interrogat.o no mformadapo
-Si usted se viera dando estos pasos, ¿cómo podría confirmar esto su es el siguiente:
concepto preferido de quién es usted como persona?

40
a) Mu) bien. de manera que l>U tía M avi~ era la que mejor estaba panorama de conciencia puede representarse mediante estesegundoactoque
colocada para predecir semejante acto. Démc un CJCm~ l o de la c~a~e de suces~ está en interacción con el primero, el panorama de acción. por obra de la
de que ella fue testigo en la vida de usted y que le hubiera permii!do predecir reflexión.
este hecho. Tal vez el enfoque que estoy describiendo aquí sobre la desconstrucción
b) ¿Cómo podría haber descrito ella las circ~nstancias del s~ce~o? de las historias y conceptos de conformidad con los cuales viven las personas
e) ¿Habrfa advertido ella que otros podnan haber contribUido al no sea del todo diferente del enfoque que presenta Derrida en su trabajo de
suceso? desconstrucción de textos ( 1981 )18• La intención de Derrida era sub,enir
d) Si se le hubiera pedido que describiera exactamente cómo se realizó textos y oponerse al privilegio de conocimientos específicos con métodos que
esto, ¿qué imagina usted que habría dicho? . ..desconstruyen la oposición"... para echar abajo la jerarquía en un determi-
e) ·Cómo habría interpretado ella la finalidad de usted al realizar este nado momento" Derrida lo logró al desarrollar métodos desconstructivos
(., d '
acto? ¿De que podría haberse enterado ella sobre lo que uste se propoma que:
hacer en la vida? a) revelaban las ocultas contradicciones contenidas en los textos al
hacer visibles las significaciones reprimidas, las significaciones "ausentes.
Discusión pero implícitas",
b) daban preeminencia a esos conocimientos "del otro lado'". a esos
Corriendo el riesgo de insistir en demasía deseo, sin embargo. hacer conocimientos considerados secundarios, derivados y sin valor.
hincapié en el hecho dequeestas preguntas relativas al panorama de acción
y al panorama de conciencia no son sencillamente preguntas sobre la historia.
Son preguntas que historian el logro aislado. Yel enfoque de recreación que Prácticas de poder
estoy describiendo aquí no es sencillamente un proceso de "señalar hechos
positivos". Antes bien, este enfoque empuja activamente a las personas a Buena parte de la obra de Michel Foucault está dedicada al análisis de
descubrir misterios que el terapeuta no puede resolver. las "prácticas de poder" por obra de las cuales está constituido el •·sujeto"
Cuando enseño esta técnica de trabajo siguiendo a Brunner ( 1986), a moderno (Foucault 1978, 1984). Foucault trazó la historia del '·arte de
menudo sugiero a los terapeutas que consideren la configuración de un arco gobernar personas" a partir del siglo xvrr y estudió en detalle muchas de las
o bóveda. El arco es una realización relativamente reciente de la historia 17 y prácticas del yo y de las prácticas de relación que las personas incorp~ran en
debe su extraordinaria capacidad de sustentar carga a una disposición sus vidas al ser incitadas a ello. Por cuanto en virtud de estas prácucas las
especial de piedras en forma de cuñas. Cada piedra está situada de una personas modelan sus vidas de conformidad con especificaciones domin~n­
manera única y cada una debe su posición al particular arreglo de las piedras tes del modo de ser, aquellas pueden considerarse técnicas de control soc1al.
situadas al otro lado, lo cual a su vez hace posible la panicular disposición
de las piedras de ambos lados. Poder constitutivo
El panorama de acción puede representarse como un arco. Y el logro
aislado puede representarse como una de las piedras con forma de cuña; su Foucaultconcibe un poder moderno que es constitutivo o "'pOSitivo'' en
existencia puede entenderse como contingente al ocupar su lugar en una su carácter y efectos, no un poder represivo o "negativo··. no un poder que
particular clase y secuencia de hechos que se desarrollan temporalmente, depende de prohibiciones y restricciones ( 1980).
mientras que al mismo tiempo contribuye a la particular disociación de los En lugardeconsiderarqueel mecanismo central de esta forma moderna
sucesos a través del tiempo. Las preguntas que con textual izan logros aislados de poder sea restrictiva, Foucault dice que su mecanismo central es produc-
contribuyen significativamente a que se manifiesten detalles sobre la dispo- tivo. pues la vida de las personas está en realidad constituida por esa forn1a
sición única de los sucesos de los cuales el logro aislado es sólo una parte. de poder. Según Foucault las prácticas de esta forma de poder pene.tran en
Puede imaginarse un segundo arco dispuesto encima del primero. El la vida de las personas y la modelan en sus niveles más profundos -mcluso

42
sus actitudes, deseos. cuerpos. costumbres, etc.-. y él comparaba estas El análisis que hace Foucault del panóptico constituye u.na exposición
prácticas con una forma de doma o adiestramiento (Foucault, 1979). de la man.era en que los mecanismos y las estructuras deesremódemo sistema
d~ poder mduce~ a ~as p~rsonas a colaboraren el sometimiento de sus propias
Política local v1das y en la Obj~twac1ón de sus propios cuerpos, de la manera en que las
per~onas se co~v1er~en en "complacientes'' participantes para disciplinar 0
Foucault se proponía exponer las operaciones del poder en el micronivei ~ 1g tlar sus prop1as _v1das. Los mecanismos de este moderno sistema de poder
mcl.uy~n.tecnolog¡~s que Foucault llama "tecnologías del yo que permiten a
y en la periferia de la sociedad en hospitales, prisior~es, famil.ias, etc. Según
los md1v1duos realizar por sus propios medios o con la ayuda de otros cierto
Foucault era en estos sitios locales dor~de se perfeccionaban las prácticas de
número de operaciones sobre sus cuerpos y almas, sobre sus pensamientos,
poder y que, por consiguiente, ese poder puede ejercer efectos globales.
conductas y modos de ser a fin de transformarlos y alcanzar cieno estado de
Aducía que es en esos lugares donde las operaciones del poder son más felicidad, pureza, sabiduría, perfección o inmortalidad" (Foucault, L988,
evidentes. pág. 18).
De manera que para Foucault este moderno sistema de poder era
descentralizado.y "admitido" antes que centralizado y ejercido desde arriba El ardid
hacia abajo. Por consiguiente, alegaba Foucault que los esfuerzos por
transformar las relaciones de poder en una sociedad deben dirigirse a esas Sin embargo esta colaboración rara vez es un fenómeno consciente. Las
prácticas de poder en el nívellocal, en el nivel de lo cotidiano, de las prácticas operaciones de ese poder ·están disfrazadas o enmascaradas porque el poder
sociales obvias. obra en relación con ciertas normas a las que se les atribuye la condición de
"verdades". Se trata de un poder ejercido en relación con ciertos conocimien-
Técnicas de poder tos que construyen determinadas verdades y que tienen la finalidaddebacer
que nazcan particulares y "correctos'' resultados, como una vida "plena",
Al trazar la historia de los aparatos e instituciones a través de los cuales "liberada", "racional", "diferenciada", "dueña de si misma", "contenida en
se perfeccionaron estas prácticas, Foucault (1979) identiftcaba el panóptico sí misma", etc.
de Ben~am como el modelo "ideal" de esta forma de poder, de "las Las descripciones de estos modos de ser "deseados'' son en verdad
tecnologtas. de poder que determinan la conducta de los individuos y los ilusorias. Según Foucauh, todas son partes de un ardid que disfraza lo que
someten a Ciertos fines o a cierta dominación, a una objetivación del sujeto". realmente ocurre y esas verdades dominantes están en realidad especificando
(Foucault, 1988, pág. 18). En otra parte me he ocupado del análisis de este la vida de las personas y sus relaciones; esos resultados correctos son modos
modelo que baceFoucault (White, 1989). Ese modelo establece un sistema de ser particulares, modos de ser prescritos.
de poder en el cual: De manera que las prácticas del moderno poder, tales como laspresenta
. - la fuente de poder es in visible para quienes lo experimentan más Foucault en detalle, son particularmente insidiosas~ eficace~. lncJtan.a las
mtensamente, personas a abrazar su propio sometim.ie~to, a regrr sus v1das mediante
técnicas de poder que las modelan y que-, wclu~~· modelan sus cuet;pas Y
-las personas están aisladas en su experiencia de sometimiento, actitudes de conformidad con ciertas "verdades . Esas (!Crsonas n~ ven el
-:las personas están sometidas a la "mirada" escrutadora y al "J'uicio modo de ser informado por tales verdades como efectos del p~er. ~moque
normahzador",
lo ven, en cambio, como el efecto de algo por el estilo de una realización, una
.. 1- ~ Las personas les es imposible determinar cuándo son objeto de liberación.
Vlgt ~nc¡a y ~scrutinio y cuándo no lo.son; por consiguiente deben suponer
q1,1e SJernpre tO son, '
Discusión
- se incita a las perso a ·
•• 1
t n s-contmuamente a evaluarse a sf mismas a
v¡g¡ arse, aodobrar en sus cuerpos y almas para hacerlas dócile-s ' Para muchas personas este análisis del poder es dificil de.su~t~ntar,
- e P eres autónomo en lamed'1d
sometimiento de los demás
. .:
.~en que qUtenes part1c1pan en el porque sugiere que no pocos de los aspectos de nu~stra cond~cta mdiv•:
son, a su vez, mstrumentos" del poder. que, según suponemos, son expresión de nuestro hbre albedrío o que. se

44
\uponemos. son tran~grcsores no constituyen. en efecto lo que pueden das, l ~s person.as puc~cn a~umir una posición respecto de ellas y contrarres-
parecer a primer:! vista. En realidad, este amílisis sugiere que muchos de tar la tnfluencta que llenen en sus vidas y relaciones.
nuestros modos de conducta reflejan nuestra colaboración en controlar o Esa cxternal~zación se inicia pidiendo a las personas que den cuenta de
vigilar nuestras propias vidas. así como las vidas de los demás, nuestra los efect~s qu~ .d•chas. prácticas tienen en sus vida.<~. En el diálogo debe
colusión en la especificación de vidas de conformidad con los conceptos hacerse hmcapte espectal en lo que las prácticas de poder han dictado a las
dominantes de nuestra cultura. personas tocante a su relación con su propio yo y con Jos demá.5.
Al emprender su análisis de las "tecnologías de poder" y las "tecnolo- En virtu.d de esta externalización las personas son capaces de:
gías del yo" Foucault no proponía que estas fueran las única caras del poder. a) aprectar el grado en que dichas prácticas forman pane de sus vidas,
En realidad, tocante a los campos de poder. Foucault propuso el estudio de así como forman parte de la vida de otros,
cuatro tecnologías: tecnologías de producción, tecnologías de sistemas de . b) identificar aquellas prácticas del yo y de las relaciones que pudieran
signos. tecnologías de poder y tecnologías del yo (Foucault. 1988). JUZgarse empobrecedoras de sus propias vidas y de las vidas de Jos demás,
Aunque en este capítulo he seguido a Foucault en cuanto a ponerénfasis e) reconocer hasta qué punto se han incorporado en la actitud de vigilar
en las técnicas de un sistema de poder modemo y "positivo", creo que otros y cont~ol.ar su.s propias vidas y establecer la naturaleza de su panicipación
análisis del poder-incluso los que se refieren a las ideas de Bourdieu sobre en la vtgtlancta y control de la vida de otras personas y
la estructura de los sistemas sociales de poder y los efectos constitutivos de d) examinar la naturaleza de las relaciones locales.
esas estructuras en las posiciones que las personas tienen en la vida- son, Por obra de esta extemalización de vivencias, las personas ya no
en alto grado relevantes, atendiendo a las situaciones cotidianas que deben experimentan tales prácticas como algo que represente auténticos modos de
afrontar los terapeutas. ser consigo mismas y con los demás. Ya no las experimentan como algo que
Otras consideraciones de campos de poder comprenderían el grado en les penenezca y comienzan a sentir ciena alienación en relación con dichas
que algunas de las estructuras que representan el sistema anterior de poder prácticas. Entonces las personas están en condiciones de desarrollar otras
soberano aún existen y el grado en que las desigualdades institucionales, prácticas preferidas del yo y de sus relaciones, es decir, contraprácticas. En
aquellas de naturaleza estructural y las que tienen que ver con una desigual- terapia he panicipado con algunas personas en la tarea de luchar contra
dad de oponunídades, dominan nuestra cultura. varias prácticas de poder, incluso aquellas que tienen que ver con:
En realidad, en su análisis del panóptico de Bentham, Foucault llama a) las tecnologfasdel yo y del sf mismo, es decir, el sometimiento del yo
la atención sobre una estructura que está en el corazón de las operaciones del en virtud de la disciplina del cuerpo, del alma, del pensantiento y de la
sistema. Al considerar las implicaciones de esta estructura desde el punto de conducta según modos de ser específicos (incluso las diversas operaciones
vista de la desigualdad, he sugerido en otro lugar que en nuestra cultura es que modelan Jos cuerpos de conformidad con los conceptos específicos de
más frecuente que los hombres sean los "instrumentos" de la mirada sexo),
normalizadora y las mujeres estén con mayor frecuencia sometidas a esa b) las tecnologías de poder: el sojuzgamientode otras personas median-
mirada (White, 1989). te técnicas tales como el aislamiento y la vigilancia y mediante la continua
Esta o~servación ha sido hecha también por otros autores (por ejemplo, evaluación y comparación.
Hare-Mustm, 1990). También he participado con algunas personas en la desconstrucción de
determinados modos de vida y pensamiento, repasando con ellas los efectos
La descontrucci6n de las prácticas de poder constitutivos de la situación específica de sus vidas en esos campos de poder
que toman la forma de estructuras sociales. Como resultado de esa
En la terapia, la objetivación de estas prácticas de poder familiares y desconstrucción, las personas son capaces de rechazar esos efectos así como
dadas por descontadas contribuye muy significativamente a desconstruirlas. aquellas estmcturas consideradas injusta .
y cst~se logra incitando a las personas a ;xternalizar vivencias relacionadas
con dtchas práct'c e d J • •
l as. uan o as prac11cas de poder quedan desenmascara-

46 .¡7
Ejemplos Prácticas del saber

Quizá sea este el momento oponuno para considerar brevemente de Las disciplinas profesionales han logrado desarrolla á .
nuevo las historias clínicas de Amy y Robert. Amy había sido inducida a · ·
tecntcas de 1enguaJe
· , .
segun las cuales esa d' . . . rprcucasy
.. . d d" s ISCip1mas tienen acceso a la
adoptar cie1tas prácticas destinadas a gobernar el yo, '·tecnologías del yo". 'er a del mundo. Semejantes técnrcas fomentan en las 1
Había adoptado esas prácticas como una manera de autocontrolarse y lograr creencia de que los miembros de esas disc· ¡· . , personas a
. 'ó b' . . 'P mas uene acceso a una
transformar esencialmente su vida y darle una forma aceptable, una fom1a exp ltcaci n o ~euva y s m prejuicios de la realidad
que ~e hablara de plenitud. Al entregarse a actividades destinadas a sojuzgar humana.'9 Y de Ja naturaleza
su vida, Amy las interpretaba como actividades liberadoras.
"Lo cual s ignifica que ciertos voceros los e .
Después de orientar a Amy a ex.ternalizar sus vivencias sobre la espec iales -que supuestamente tie ne. qu esta~ formados en cienas técnicas
anorexia nerviosa a fin de determinar los efectos reales de la dolencia en su estable cer contacto con la realidad- ~i~~:nveerl co_n ·¡as ~acdultades del espíritu para
• JI" d 1 ¡ · pnvt eg10 e hablar con autoridad
vida, Amy comenzó a identificar las diversas prácticas de auto gobierno- mas a a e a canee de su experie . ncia pers"nal"
" · (P·ark·er y Sh oucr; 1990)
las disciplinas del cuerpo- y las especificaciones que habían cobrado forma
en la anorexia. La anorexia ya no era la salvadora de Amy. La artimaña Estas
·d
prácticas·
de lenguaje
.
introducen modos de hablarydeescn·b·rrque
quedaba expuesta y las prácticas de poder estaban desenmascar<,~das. En se const eran ract?nales, neutros y respetables pues ponen el acento en
Jugardeconünuar con estas prácticas del yo, Amy experimentaba alienación conceptos de autondad_ y en la vida impersonal del experto. Estas prácticas
en relación con ellas. La anorexia nerviosa ya no ponía en tela de juicio la hacen que la perspecttva y las opiniones del orador y del escritor sean
identidad de Amy, que así pudo acometer actividades que subvertían las descamadas: La exposición de los conceptos que hacen el orador y el escritor
realidades construidas por Ja anorexia y pudo entregarse a examinar otras está desprovtsra de la información que podría dar aloyente o alleotornoticias
prácticas preferidas del yo y de sus relaciones. sobre las condiciones en qué se produce la visión del experto.
En el caso de Robert las nociones, prácticas o "tecnologías de poder", Estas prácticas de hablar y escribir expresan conceptos que se conside-
estructuras y condiciones (todas cosas aceptadas sin examen ni ran "globales y unitarios" (Foucault 1980); son exposiciones que encubren
cuestionamiento) que representaban el contexto de su conducta violent-a y las pugnas históricas relacionadas con su poder y encubren, incluso. las
múltiples resistencias que han encontrado. A las personas les resulta difícil
abusiva constituían parte de un modo de vida y pensamiento dado por
poner en tela de juicio estos conocfmientos globales y unitarios, porque tales
descontado, pues Robertlo habi~ considerado el reflejo del orden natural de
prácticas de lenguaje comprenden la prohibiciónde plantear cuestiones sobre
las cosas. Después de entregarse a la extemalización de estas nociones
sus contextos sociales, políticos e históricos.
prácticas, estructuras y condiciones y después de haber determinado lo~ Como niegan al oyente o al lector esta información crítica, el oyente o
efectos reales que ellas ten'ían en su propia vida y en la vida de los demás, el lector queda en un estado de "suspenso"... No tiene la información
Roben ~omenzó a experimentar cierta alienación de ese modo de vida y necesaria para determinar de qué manera pueden ''tomar" los puntos de vista
pensanuento qu~ ya no le dictaba cuales debían ser las maneras de compor- expresados y esto reduce dramáticamente la gamadeposiblesrespuestasque
tarse con las muJeres y les niños. puedan dar. Oyentes y lectores pueden o bienacatar los conceptosdel experto
Luego, en virtud de un logro aislado como punto de partida, Robert o bien pueden rechazarlos. Es imposible el diálogo desde diferentes puntos
pudo abordar una "arqueología" de otras prácticas preferidas de relación y de vista.
entregars~ a ellas. También comenzó a rechazar las estructuras y condiciones Para Jos miembros de las disciplinas profesionales que.operan segánel
que constituyen la base de la conducta violenta y abusiva de los varones. supuesto de que-recurren a conocimientos objetivos, cualquier reflexión
crírica que se haga sobre su posición es inaceptable. De esta manera pueden .
ev.itar afrontar las implicaciones morales y éticas de sus prácticas de saber.
"Una descripción que no contenga ninguna ~ne~ón crítica sobre la posición desde
la cual aquélla está articulada. P.Uede no tener otro principio que el de lQS iDtereSCS

48
nsociudo\ con In ~:kir.t rcl:tción <IUC el invcMigndor ricnc con •u objcro" ( Bourdieu.
Ya qu~ determinen por sí mismas hasta qué punto esos efectos son efectos
1988. p:lg. 15)
prefend.os y hasta dónde no lo son. la retroalimentación nacida de esta
Estos discursos de "verdad" muestran como conclusa. segura, fija y evaluac1ón a7uda a los terapeutas a afrontar honradamente las im licancias
morales y éucas de su práctica. p
permanente la naturaleza del mundo q~e . es abierta, vag~. transit?ria y
cambiante. Otras maneras de hablar/escnb1r se ocultan o, SI se consideran .El ~erape~t~ puede poner en tela de juicio la idea de que posee
exp!l~a.c 1ón obJetl va y sin prejuicios de la realidad y puede hacer dudar d~~:
que son inferiores, generalmeme se las excluye. Esas maneras "'inferiores'' de
pos1b1hdad d.e que las personas estén sometidas a la imposición de ideas,
hablar y escribir son reconocidas únicamente si van acompañadas po: l.a
alentando a d1chas personas a interpretarlo sobre la entrevista misma. Como
"apropiada" deferencia que se debe a las manera de hablar y escnb1r resultado d~ esto, el terapeuta es capaz de desccmstruir y dar cuerpo a sus
justificadas y garantizadas. resp~e~ras (mcluso preguntas, comentarios, pensamientos y opiniones) pues
las SJtua dentro del contexto de su propia experiencia personal d
· · 'ó d , e su
1mag~n.ac1 n y e sus estados intencionales. Esto puededesjgnarsecomo una
La desconstruccióo de las prácticas del saber cond1c1ón de "rransparencia"20 del sistema terapéutico, pues contribuye a
cr~ar un contexto en el cual las personas son más capaces de decidir por sí
Los terapeutas pueden contribuir adesconstruirel saber de los expertos m1smas 111: manera de tomar las respuestas del terapeuta.
al considerarse ellos mismos "coautores" de otros conceptos y prácticas y aJ Si el terapeuta está trabajando con un equipo auxiliar 1, al terminar la
realizar un esfuerzo concertado a fin de establecer un contexto en el cual las sesión ese equipo puede reunirse con las personas e interpelar al terapeuta
personas que buscan ayuda terapéUiica tengan el privilegio de serios autores sobre la entrevista. Además de formular preguntas sobre las paniculares
primarios de esos conceptos y prácticas. Seguidamente menciono algunas respuestas del terapeuta, los miembros del equipo pueden ser incitados esta
prácticas "terapéuticas" que están informadas por esta perspectiva. Estas vez a escrutar los pensamientos del terapeuta sobre el proceso terapéutico
prácticas en modo alguno agotan las posibilidades, y David Epston y yo durante la entrevista.
hemos discutido otras prácticas terapéuticas en otros lugares (por ejemplo, l as prácticas terapéuticas de desconstrucción también pueden ser
en White y Epston, 1989, Epston y White, 199 1). objeto de las respuestas de los equipos auxiliares. Se puede indicar a los
Los terapeutas pueden socavar la idea de que tienen acceso privilegiado miembros del equipo auxiliar que abandonen los discursos de verdad de las
a la verdad pidiendo a las personas que los ayuden a comprender las psicoterapias estructuralistas y funcionalistas, honrados en su momento, y
situaciones. Y esto puede lograrse informando a las personas hasta qué punto se los puede incitar a que respondan a aquellos hechos identificados por los
la acción del terapeuta depende de la retroalimentación de las personas miembros de la familia como logros preferidos o que especulen sobre los
tratadas tocante a laexperienciaqueeUas tiene de la terapia. Se ha reconocido hechos que pudieran ser preferidos.?! Después de esto, los miembros del
que la manera en que las personas experimentan la terapia es esencial como equipo auxiliar pueden interrogarse unos a otros sobre sus reflexiones de
guía del proceso terapéutico y este es el único medio que tiene el terapeuta manera que puedan situarlas dentro del contexto de su experiencia, imagina-
de saber qué clase de interacción terapéutica es útil y cuál no lo es. ción y estados intencionales personales. Por obra de esta personalización de
Esta actitud puede acentuarse si los terapeutas empujan a las personas los conocimientos del equipo auxiliar se maximizan las opciones y elecciones
a indagar por qué ciertas ideas surgidas durante la sesión les interesan más de las personas.
que otras ideas. ¿Qué es lo que a las personas les parece significativo o útil La desconstrucción de las respuestas de los miembros del equipo
en las particulares perspectivas, verificaciones, conclusiones, etc.? ¿Qué auxiliar puede estructurarse alrededor de preguntas tales como: ¿Qué fue lo
logros preferidos podrían acompañar las particulares perspectivas, verifica- que le llamó la atención? ¿Por qué cree que este hecho le Uamó tanto la
ciones, conclusiones. etc.? atención? ¿Por qué le impresionó como algo tan significativo? ¿Cómo
Los terapeutas pueden luchar contra la idea de que poseen un punto de decidió usted hacer aquí un comentario sobre este hecho? ¿Qué efecto cree
vista propio de expertos, al alentar continuamente a las personas a que usted que tendrá este comentario?13 ¿Cuál era su intención al hacer aquí esta
evalúen los reales efectos que la terapia tiene en sus vidas y en sus relaciones pregunta?

50 51
Esta transparencia de la práctica terapéutica repi·ese.nta un desafío a la curios idad es f~tHidad. Sin ·c mbafoo me USI 1 ,
idea· comtínmenre aceptada de que para que la terapia tenga lo-s efectos sugiere algo completamente di rere n"'te· e·'!.a ,~a a ép~l3bra. Para mt e~ a pafabra

lle ne pe r Jo que existe y JA • v~
que·pud'•e ra ex .tsllr lnter s evoca
. una d' .s • · 'ó · el Cut ndo que uno
•· ·d
deseados sus operaciones deben mantenerse en secreto, la idea de que si las v
y sing ular lo que nos rodea c'terto . •. · 1
POStc t n a encontrar <'\lrai\o
personas saben lo que se propone el terapeuta la terapia no da buen resultado. .. · '· •mpu1so tmplacable a · ·
famth arcs y mirar de manera difercnre las mismas e . trrumptr en la~ cosas
Al repasar estas prácticM con personas, he comprobado que a menudo ell as ocurre y lo que pasa. una contingencia frente a osa~ . .u~ fervor ?e capr:tr lu que
importante y lo ese nc ial". ( 1989, pág. 198) las tradtctonales JCrarquü$ de lo
consideran las respuestas del terapeuta del equipo au:.x i1iar como un factor en
alto grado significati vo para determinar en sus vidas los cambios que más
valoran.
Notas

Conclusión l. P(e fiero la caracterización de " padre solo" e 1 .


soltero". En nuestra c ultura la palabra "soltero" f n hugar de la ~x prestón "padre
inclu so la de una cond' · · · tene mue as connotactones n~enri ,·as e
Las prácticas terapéuticas que he llamado "desconstructivas" ayudan rcson sncomplelá, la condición de no estar casado d.- '
Pero: por lo meno~ a_mi juicio, la palabra "solo" evoca algo completam~r~te ~i%ar~~ °·
a que las personasexperimenten cierta sensación de "acción". Esta sensación lmphca el reconoctmsento de la extraordinaria respo nsabilidad q · e. 1
y de la fuerza · 1 ue llene n eStO$ padres
se debe a la experiencia de escapar de la condición de ser un "pasajero" en d ~ec~~ana _p_ara ograr lo que e llos logran. Por otra parte n o es dificil di :-cernir
~na segun a $1gnr scact_on. la de "alma". E l alma se refiere a la esencia y en e l ~aso de
la vida y a la sensación de ser uno capaz de desempeñar un papel activo en las pers?,nas que s: dessgnan como " padres de alma" signi fica reconcccr "'la ternura de
la modelación de la propia vida, la sensación de poseer la capacidad deinfluiT cora zó,n que pr~dtgan. de l_a c ual ~~pende la imagen que sus hijos tiene n de ellos.
en los hechos de la vida de conformidad con las finalidades que uno tiene y . :-· El t~abaJO emprendtdo aqur mc luía e l examen de la posibilidad de que 13$ hi'os
tamb1en hubteran podido ser objeto del abuso de su padre. Las comprobaciones po·r 3~ • 0
de conformidad con los logros preferidos. Esta sensación de acción personal res descartarbn esa pos ibilidad. •"
nace cuando la persona advierte hasta qué punto ciertos modos de vida y de 3. En pru;e. este u:aba~o ~e basa en la metáfora narrativa que lleva consigo un
pensamiento dan forma a su existencia y cuando se lleva a cabo alguna concepto espec1fico no esencsahsta de autenticidad. Segun c!tta metáfora, generalt11cnte
decisión respecto de los modos de vida y pensamiento según los cuales una per~O(Ia alcanza cier~o sentido de autenticidad c uando a} realiza algunas pan il:ulares
pretenswnes sobre su vsda, pretens iones que se refieren a particulares autorrelatos v
podríamos vivir. cu~ndo b) esa realización es.presenciada·por ella misma o/y por otros. Esto sugeriría qu~
Esas prácticas terapéuticas que yo llamo desconstructivas ayudan a las exsste toda una gama de posibles autenticidades que podrfan experimentar las personas
personas a apartarse de los modos de vida y pensamiento que, según ellas, Y que esa gama está determinada por el caudal de ve rsiones que las personas. tienen de
sus vidas.
empobrecen sus propias vidas y las vidas de los demás. Además, provocan 4. David Epston, deAucJdand, Nueva Zelanda. se unió a cierto nwnero de personas
en el terapeuta y en las personas que buscan ayuda terapéQtica una curiosidad que necesitaban una terapia para combAtir la anorexia nerviosa y funcjó La Liga
respecto de versiones alternativas de lo que pudiesen ser esas personas. No Antianoréxica. Esta liga as pira a desenmascarar las voces de la anore.tia nen•iosa y a
identificar, documentar y divulgar conocimientos y prácticas que se o¡¡pne n a las pr:kticas
se trata sólo de una curiosidad cualquiera. Es una curiosidad sobre cóino las de que depende la anorexia.
situaciones pudieran ser de otra manera, una curiosidad sobre lO. que 5. Los pasos iniciales en el trabajo de campo no deberían ser excesi, nmente
trasciend~las versiones totalizadoras que las personas tienen de sus vidas y ambiciosos. fdeas como esta contribuyen a es tablecer comienzos más modestos y a
que trasc1enden aquellas práclicas dominantes del yo y de sus relaciones·. aumentar las posibilidades de hacer circular y autenticar conceptos alternativos deJ sí
mis mo.
Poner el acento en la curiosidad durante las prácticas terapéuticas no 6. Remito al lector al libro de Alan Jeokin Jnvitalions ro Responsabiliry ( 1990),
es, en modo alguno, una idea nueva y sobre esto remitiré a la revisión del dende se encontrará una e xcelente discusión sobre este y otros asp<!<:tos del trabajo con
concep.to de neutralid;ld~ue llevó a cabo Gianfranco Ceccbin ( 1990). He de hombres que s on agresivos con otros hombres.
7. El consejo de los miembros de la familia en relaéión con e l abuso y otras
conclurr con una de las deliciosas contribucic:mes a este tema de Michel
Foucault: · cuestio nes se realizó simultáneamente en un contexto difercnt~.
8. No creo que sea s uficiente que los ho mbres as uman la entera responsabilidad del
abuso perpetrado, que identifique n ·la experie ncia de las víetímas. que reconozcan los
"La
. •curiosidad
. e s un vic1'"
; q ue ha St·do esugmauzado
· · ·
sucestvamen_¡e po r el efectos en el plazo breve y posiblemente en el largo pla.zo de l abuso. que pre~nten
cnsu amsmo, por la filosofu1 Y hasta por cierta concepció n de las ciencias. La since(aS excusas, que traten de reparar Jo que puede ser reparado > que rechaun l;ss

52
53
· ·t' fic•n sc .•J' tnte conduct.l y la< condiciones y técnicas de poder que del .mundo.
.. . .,
términos agente y acción in vocan ídcas ~obre "con"b
los ' (i .·
u 1 UCI 0 nt$
"
)'
OCIItUdCS que JUS 1 " • 111 • • pe n.c1as cs~cc1 Jea.~ Cil.le están en conexión con estados inrencionalc\ y el término
h ~ct·n posiblo.: el abuso. · d' · finalidad su~1cre d.e~ermrnados estados intencionales como ideas explicativa~.
' s·1 eso· ,.uc.~a todo ,,. ..• 1rnque el hombre expcriuu;nt~ua genuutO> rc mor rnncnto.>. es
. d ..
robable que, uelva 3 atacar porque no poo;ec otras noc1ones de e6mo éuc '.t' 1r e \ a.r n.
A • • 1, 6 . 17. Dcbra M II~nsky, de Berkeley. muy interesada en la historiadeesta\Cue<,tiones
p h • n•· •p•r·cncra de seaurid.td de que e>tO no volverá a repeurse, creo que me rnfom1a que los rnventores más probables del moderno arco del med' o p 1•
Para que aya c 1c ~ .. " 1 " · d 1 d d etruscos . ' unto !>On O\
· 1 que e·os ltombre~ idcnt iliqu.:n conceptos alternau vos e os mo os e
es escncra • _ . 18. Sé que .ahora ha~ una serie ~e terapeutas familiares que están emprendiendo el
conduc!:l varoniles y obren de ncuerdo con e llos. ..
9. Estos representante> deben ser nombrados por el hiJO y el otro cónyu~e Y pueden c~tud10 de la obra de. Dcrnda y exam1nando las implicac'1one'~ d• e 1••
.._, 1'd e¡b de e:.ta autor
contnrse entre lo parientes que no tienen antecedentes de conducta abusr ,·a o entre desde el• punto

de VISta di! las prácticas terape'utica~. Ron Findl•y
v •
de St • K'1fda. v·letona.
.
pres:nto recientemente algun~ de sus pensamientos sobre Derrida y la tera ia en una
~r:.onas conoc idas de In comunidad. . . . rcunrón desarrollada en Oulwrch Centre. P
lO. Se desarrollan se manalmente sesiones .c spcc 1al~s desunad.as a despoJar de
·•· gradualrnenre se llegan a orgamzar rcumones mens uales durante un . 19. Pensadores feministas señalan que estas prácticas de lenguaje son claramente
secreto 111 ternp1v . • h h 'd parna.rcales Y tratan de oponerse a ell_as con una ética de la solicitud y cuidado poniendo
'od de dos :tños. En cada una de esas reuniones se pasa re\'ISta a los ec os ocurn os
° ·
en la semana anterior. Aquellos que revelan una reap~ncr n e cua qu1era e 1as
pen 'ó d 1 · d énfasis en el contexto. Véase por eJemplo, de Carol Gilligan "In a o·rrer t v · ··
( 1982) . 1 en orce
actitudes. estrategias. condiciones y esrrucru.ras que consuruyen el conrexro de pasados
desafueros puede así identificarse y combatirse. . 20. Di~curiendo yo con David Epsron sobre cómo podría caracterizarse mejor esta
Diferentes miembros de In familia roman por turno _notas _de esas reun1 ones Y desconstrucc1ón de las respuestas del terapeuta, él sugirió el término "transparencia".
redactan minutas para el terapeuta (frecuentemente con la as1stenc1a de l~s r~presentan­ . . 21. En Andersen ( 1987) se enconuará una introducción al concepto de equipo
tes). El miembro de la famil ia a quien le roca esra tarea responsable es ~nvuado .a que auxihar.
añada sus comentarios confidenciales a esas minuras. Si el terapeuta n~ rectb~ las mtnuras . 22. ~o.mo ocur.re con las prácticas de recreación del rcrapeura, los miembros del
de una reunión que figura en el programa. debe hacerlo norar rnmediatamenre Y equ1po auxrhar se ~ne~ran respecto de los logros aislados como uno podría orientarse
reclamarlas. De vez en cuando. el rerapeura acude a esas reuniones para verificar los respecto .de los mis!enos: De manera que cuando los miembros del equipo hacen
progresos. . . .. comentanos sobre logros aislados después siguen preguntas del equipo destinadas a hacer
No es posible recalcar en demasía la importancia que uene la responsabthdad local ~ue ~os ~1iembros de las familias (fundándose en la experiencia vivida y en su
en esre trabajo. La intervención del Estado puede ser muy eficaz para que cesen unagmación) revelen esos misterios. Así, los miembros de la familia tienen el privilegio
inmediatamente los malos traros. pero lns eslrucruras de la responsabilidad local son de ser los autores p rimarios de otras versiones preferidas.
esenciales para que se establezcan conrexros seguros. 23. Esta pregunta fue sugerida por Stephen Mndigan en "Down Under Famil}
11. Se encontrará una excelente di scusión sobre la significación del secreto en la Therapy Scholarship" durante la visita que hizo a Dulwich Centre.
estructuración de un conrexro de abuso violento en Amanda Kamsler y Lesley Laing,
"Poner fm al secreto" ( 1990).
12. En ouo lugar me he referido a las preguntas relativas al panorama de acción
llamándolas •·preguntas de relación única" y a las preguntas del panorama de conciencia Referencias bibliográficas
llamándolali preguntas "de redescripción única" (Whire, 1988a).
13. Por supuesto, el orden de estas preguntas puede alterarse. Hechos del panorama Andersen, T. 1987: "Thc reflecting team: dialogue and metadialogue in dinical work".
de conciencia pueden considerarse por aquello que pudieran revelar sobre hechos Family Process, 26:415-428.
preferidos del panorama de conciencia. Por ejemplo, "¿Qué vio que estaba baciendo \ISted Bourdieu. P. 1988: Homo Academicus. California: Stanford University Press.
que lo condujo a esta conclusión sobre su propia naturaleza'?'' ¿"Qué oua cosa advirtió Bruner, J. 1986: Acwal Minds, Possible Worlds. Cambridge, MA.: Harva.rd Univer:.il)'
usrcd que reneja ra esa creencia?" Press.
14. la revisión de los estados intencionales se realiza a menudo antes de hacer estas Bruner. J. 1990: Acts of Meaning. Cambridge. Mass: Harvard Uni,·ersity Press_
preguntas relativas al panorama de conciencia con la incitación a extemalizar vivencjas Burke, K. 1969: A Grammar of Moti1•es. Berkeley: University of California Press.
que tengan relación con el problema. Esto se logra mediante preguntas tales como: Cecchin. G. 1987: "Hyporhesizing. circulariry and neutraliry re\'iSited: an invitation to
"¿Cómo Uegó usred a este problema en conrra de su mejor juicio? ¿Qué se propon la usted cur iosiry". Family Process, 26(4):405-413.
hacer en su vida? ¿A qué le da usted valor? ¿Q ué cree usted que es importante?'' Derrida. J. 198 1: Positions. Chicago: University of Chicago Press.
15. Da_Phne Hewso~ de la ~acqunrie University. Sydney, u abajando tanto desde Epsron, D. y White, M. 1990: "Consuhing your consultanrs: the documentation of
el pu~~o de Vl~t~ ~e la teona narrauva como desde el punto de vista de la psicolog!a social ahernarive knowledges". Dulwich Centre Ne ,.·sletter. 4 .
cogmuva ~a rmc1ado el de sarrollo de preguntas de predicción concebidas como medios Foucault. M. 1979: Discipline and Ptmish: The birrh oftlre prison.Middlcsex: Peregrine
de dar nacrmiento a la historia de versiones alternativas. Books.
Foucault, M . 1980: Pon·er/Knorl'ledge: Selected imervieh'S ami or/Jer writings. Ncw
16. ¿.Qué es u~a palabra? Respuesta: ¡Un mundo! Y yocreoquepara los terapeutas
York: Panrheon Books.
los dram~ucos térmrnos "acto". "esctnario", "agente", "acción" y "finalidad" ofrecen un
Foucauh. M. 1984: Tht> History of Sexualiry. Grear Britain: Peregrine Boolo.~.
mu~~o drferent.e del presentado por los términos "qué". "dónde", "quién". "cómo·· y "por
Foucaulr. M. 1988: "Technologies of rhe self'. en 1\lartin, L.. Gurman. H.. y Hunon. P.
qué · Los rérmrnos acro Yescenario dan un sentido a la nnruraleza consrruidn y rcmárica
(comps.). Technologies of the St/f. Amherst: University of l\.la.~sac:hu'lc!tts Pre".

54
Foucault. M. 1989: Foucault Uve. New York: Semiotex(e).
Geertz. C. 1986: "Makino experiences, authoring sclves". En Turner, V. y Bruner. B.
(comps.). The Anth;opology of Experience. Chicago: Uni versity of Lllinois Press. 2
~ecir de nuevo: ¡Hola!
Gilligan. C. 1982: In a Differe/11 Voice. Cambridge, M ass: Harv¡•rd University Press.
H!!rc-Mustin. R. 1990: "Se,x ,lies and headaches: the problem is power". En Goodrich. T.
· (comp.), Women and Power: Perspectives for thempy. New York. W. W. Norton.
Jenkins, A. 1990: lnvitutions 10 Responsability: The thempeutic engagement ofmen who La mcorporación de la relación perdida
are violen! and abusive. Ade1nide: Dulwich Centre Publications.
Kamsle'r. A. 1990: "Putting an end to secrecy: therapy with mother~ and children
en la resolución de la aflicción*
followin o disclosore of child sexual assau lt''. En Durrant, M. y White. Ch.
(comps.)~ Ideas for Therapy 1dth Sexual Abuse. Adelaide: Dulwich Cen tre
Publications. (Versión castellana: '·Poner fin al secre10. Terapia para tratar a
madres e hijos después de haberse revelado el abuso sexual infamil' '. E n Durrant,
M. y White, Ch. (comps.): Terapia del abuso sexual. Barcelona, Gedisa, 1993.]
Parker, J.. y Shotter. J. (comps.) 1990: Deconstructing Social Psychology. London:
. • ~'Freud afirma ~u e para que se complete el proceso de duelo es menester u
Ro.ut1edge. qUienes quedan con vtda desarrollen una nueva realidad que ya no comp d 1 qe
Tumer, V. 1980: "Social drama and stories abou t them". Critical lnquiry. otoño. h d'd p~ h ren a oquese
van Gennep·, A. 1960: The Rires of Passage. Chicago: Chicago University Press. a per 1 o. c~o.... _ay que agregar que la plena realización del duelo puede restaurar lo
White, M. L984: "Pseudo-encopresis: from avalanche to victory, from vicious to vi rtuou s que se h~ peredido e tneorporar_lo en el presente. La record11ción plena puede ser tan viral
cycles". Family Systems Medicine, 2(2). para el btenestar y la recuperactón como el olvido de los recuerdos" (Myerhoff 198? á
11 0). • • • p g.
White, M. 1986: "Negative explanation. restraint, and double description: a template for
family t:herapy". Family Process, 25(2).
White. M. 1988a: "The process of questioning: a therapy of literary merit?" Dulwich Durante algún tiempo estuve e)(aminando la metáfora de "decir hola''
Cenrre Newsterte1~ invierno.
White, M. J988b: "Saying hullo again: the incorporation of the lost relationshiJ> in the Y su aplicacíón al trabajo al tratar la aflicción. Me vi impulsado a esra
resolution of grief'. Dulwich Centre Newslerter, primavera. indagación por determinadas experiencias de La terapia con personas de
White, M. 1989: ''The externalizing of the problem and the re-authoring of Lives and quienes se había diagnosticado en otros lugares que sufrían de "aflicción
relationships". Dulwich Centre Newsletter, verano. ·
White, M. y Epston, D. 1989: Lirerate Means ro Therapeutic Ends. Adelaide: Dulwich demorada" o "duelo patológico". Muchas de esas personas habían sido
Centre Publications (reimpreso por W.W. Norton en 1990, como ''Narrative Means objeto de prolongados e intensos tratamientos orientados por el modelo
to Therapeutic Ends"). "normativo", y dando pordescontado el procese de aflicción, o por el enfoque
de aplicar productos químicos a los problemas de la vida.
Generalmente compruebo que esas personas están bien familiarizadas
con el proceso del pesar informado por la metáfora de "decir adiós'' y que
p.ueden situar fácilmente Sij experiencia en relación con ese proceso. Com-
prenden claramenteque en su evolución no han alcanzado la meta apropiada.
·'Saben'' que Ja llegada a esa meta es.tará evidenciada por el "adiós"'
plenamente experimentado, porla aceptación de la pérdida definitiva del ser
querido y por un deseo de emprender una nueva vida que no tenga relación
con la persona muerta.

*E-ste artículo se escribió para ser presentado en el "Loss and the Family
rmernational Colloquium". Ballymaloe. County Cork.l rlanda. desarrollado entre el S Y 8
de julio de 1988.
Quiero agradecer a l(arl Tomrn sus comentarios sobre el primer borrador~ este
capítulo,
Publicado en el Dubdclr Cemre Neu·sletter, primavera de 1988.
56
En el primer contacto la persona que padece de "aflicción demorada"' ··simplemente pasaba por la vida" sin experimentar consuelo de ninguna clase. Su
entorpecimiento sobrevivió a varios intentos de '"elaborar" su aflicción mediante
o "'duelo patológico·· parece que hubiera perdido su propio yo junto con la
asesoramiento. La medicación corriente no le había procurado ningún alivio. A
persona amada. Sin que se las incite a hacerlo. esas personas exponen al
pesar de esto. Mary persistió en sus intentos de alcanzar cierta sensación de
terapeuta todo lo relativo a la pérdida sufrida y los consiguientes efectos que bienestar consultando terapeutas y procurando aceptar los hechos durante los
ella tiene en su vida; por su cuenta dan todos los detalles de su sensación de cinco años siguientes.
vacío. de falta de valor de todas las cosas y de su depresión. Su desesperación En mi primera entrevL~ta con Mary, ella me declaró que había desechado casi
es tal que a menudo me sentí completamente abrumado al comienzo de la toda esperanza de recobrar alguna vez siquiera una apariencia de bienestar. Le
terapia. Generalmente distingo las incitaciones que me hacen esas personas parecía que nunca sería capazde decir adiós. Una vez que Mary me hubo expuesto
para que me una a ellas en conversaciones de "más de lo mismo•· que son su desesperación, la invité a que eludiera las conSecuencias "terriblemente serias"
de la muerte de Ron.
activadas por la metáfora de "decir adiós'"; pero en general logro declinar
Le pregunté decididamente si decir adiós era de alguna manera una idea
tales incitaciones.
positiva y si no sería una idea mejor decirle a Ron "hola". Le dije luego que la
En semejantes circunstancias puede esperarse que continuar trabajando desolación que experimentaba tan agudamente podía significar que ya habfadicho
con la aflicción según el modelo normativo -un modelo que especifica las ··adiós'" demasiado bien. Mary reaccionó con desconcierto y sorpresa.
fases del proceso de la aflicción de conformidad con la metáfora de decir ¿Había oído lo que creía haber oído? Repetí mis pensamientos y comp~
adiós- complicará aún más la situación en lugar de capacitar a esas que por primera vez brillaba en ella un destello.
personas a reaccionar y enriquecer sus vidas. La desolación que esas Después le pregunté si le interesaba experimentar con esa idea de decir hola
personas experimentan es tal que, en la terapia, crear un contexto para a Ron o si creía que éste estaba sepultado demasiado profundamente para acariciar
incorporaren él la relación perdida parece mucho más indicado que todos los semejante idea. Mary cómenzó a sollozar; sollozaba suavemente, no de manera
desesperada. Aguardé. Al cabo de diez o quince minutos m~ declaró súbitamente:
esfuerzos tendientes ahacerolvidaresarelación. Esta consideración impulsó
mi investigación de la metáfora de "decir hola".
··sr, Ron está sepultado demasiado profundamente para mf'. Sonrió y luego dijo
que podría ser útil "excavar un poco y extraer algo de él". De modo que empecé
Guiado por esta metáfora, elaboré y formulé preguntas que, según a hacer algunas preguntas:•
esperaba, pudieran presentar la posibilidad de que dichas personas reivindi- Si estuviera viéndose ahora a través de los ojos de Ron, ¿qué rasgos de usted
caran su relación con el ser amado y perdido. Sorprendido por el efecto que misma advertiría que podría apreciar? ¿En qué se modificarfa su modo de verse
tenfan _estas preguntas en la resolución de la sensación de vacuidad y de si usted estuviera apreciando esos rasgos ahora mismo?
depres1ón, me decidí a investigar más la metáfora. Esperaba alcanzar una ¿Qué conoce de usted misma que pudiera despenar aqueUascosas gratas que
mejo~comprensión de los sucesos y que esto me permitiera prestar ayuda más Ron conocía de usted?
Si mantuviera viva.esta opinión sobre sr misma en el curso de todos los dfas.
ef~cuva a las personas en el restablecimiento de sí mismas, un restableci-
miento que aportaría el alivio tan vehementemente deseado. ¿qué modificación supondría esto para usted? .
¿En qué medida podría influir esta manera de sentir en Jos pasos que pudJera
usted dar para retornar a la vida?
·Cómo podría nacer saber a otros que usted ha reivindicado algunas de las
Mary
cosas ~escubiertas de sí misma que eran claramente visibles para Ron Yque a usted
personalmente le parecen atractivas?¿ Cómo cobrar conciencia de que a~uello que
11Mar~te~ía 3 año~ cuando acudió en busca de ayuda terapéutica por lo que
4 no ha sido visible para usted durante Jos seis años pasados puede capac1tarla para
11
e a am~ ~ una pérd1da no resuelta". Seis años antes, su marido Ron había influir en su vida'? . ?
muerto sub1tamente de un ata df S ¿Cómo puede influir Jo que ahora sabe de usted misma en su próx1mo paso·
·ne d H que car aco. e trataba de un hecho enteramente
• spera o. asta aquel mom od 1 "d , .
Ella R h b' . . ento t a a VI a hab¡a s1do excelente para Mary.
amb¿~ v~~oraab•an disfrutado de una relación "rica y amorosa", una relación que ' Por supues1o. los ejemplos de pregun1ns que se da? en est~ artfculo .no son
an en muy airo grado.
pr<!semados por los terapeutas en el es1ilo de los interrogat?nos de tnbunaiC"$ sm~áq~~
Después de 1~ ~uerte de Ron el mundo de Mary se derrumbó. A obiada or l>C lo hace dcmro del come¡cto de un proceso do.: co~vohJCión. Cada pregunta e~
la pesadumbre Ysmlléndose entorpecida, atontada, desde aquel mo!emo M~ry armonía con la respuesta que la persona da a lu amenor pregunta.

58 59
Al dar ese próximo paso, ¿qqé otro ras~ ere~ que podría hallar que fuera ¿Qué-rasgos. ~iene usted que pudi'eran decirte
imp<?rtante que-usted Gonociera?Mary se debati<S con esas preg~ntas ~ost~ando ¿Qué puede ver ahor a en sí núsmo que. estuvo ·~dW~¡¡
alternados-accesos de tristeza y de júbilo. Después de las dos ses tones stgutentes para us·ted?
companió conmigo los importantes redescubrimientos_que habí~ estado haci e~~o ¿Qué modificación sufrirían sus relaciones con Jos w;11JJ11:~. 1111•.•
sobre sí Riisma y sobresu vida. Unos doce meses despues, al segutr yo la evoluc10n consigo este conocimiento en su vida diaria?
del proceso. Maey dijo: " Es extraño, pero cuando descubrí que Ron no había ¿Haría esto que ft~era más fácil para usted ser ~u p~ia personaanfe$-
muerto pllfé! m(, que no tenía que separarme de él, rne sentí menos preocupada con una persona para los demá s':' 9le:
él y la vida me pareció más rica". ¿Qué haría usted para comunicar a los otros esta nueva~ de st mismo
como persona?
¿Hasta qué punto el hecho de comunicar a otros esta nueva imagen de su
Jobn persona le permitiría fortalecerse algo más? ·
.¿De que manera~saexperiencia de fortalecerse podría afeecar la relación que
John tenfa treinta y nueve años cuando acudió a consultarme por "dificul- mannene con usted mtsmo?
tades con su autoestima" que eran de larga data. No podía recordar un momento Vi a JoJm en tres ocasiones más con intervalos de dos se.man~ y Juego. Odio
en que no hubiera mantenido una actitud crítica respecto de sí mismo. Durante meses después~ lo vi p~ra verificar cómo había evolucionado. DuranteCitf ~
toda su vida había ansiado la aprobación y reconocimiento de los demás. Y pore.so John tomó vanas- medrdas para mantener viva la "imagen" que su madre teota de
seodiaba creyendo que le faltaba sustancia como persona y que los otros advenían él y llegó a mantener una nueva relación consigo mismo, una relación en la que
claramente ese .hech.o. se aceptaba como persona ·en lugar de repudiarse. Y ya no se senlfa vulnerable a
John se consideró amado por su mujer e hijos y creyó que esa experiencia de esos- hechos que solían empujarlo a concebir dudas sobre sí mismo.
la vidade familia babia contrarrestado en cieno modo las agudas dudas que sentía
sobr;esllpel'$0na... pero nunca las babia contrarrestado.suficientemente. Las dudas
"SObreosf mismo eran fácilmente desencadenadas por lo que él consideraba la más
Discusión
trivial de las circunstancias. En varias ocasiones había buscado asesoramiento de
profesiemdes, pero no había logrado experimentar et alivio deseado.
Teniendo en cuenta la Larga historia del repudio de sí mismo que experimt:n- E~:perieneia de experiencia
taba Jobo, le pedí mls detalles so~re su vida. Me contó que había gozado de una
infáncia feliz hasta la muerte rle-su madre que sobrevino cuando él estaba en la Si. usted
' '
estuviera viéndose ahora a través de los ojt» de Ron, ¿qui
tierna edad de sie~ aiios, ju~to antes de cumplir ocho años. En la familia nadie rasgos de usted misma advertir(a que pudiera apreciar?
babía resistido bien este golpe y durante·algún tiempo el padre de Jobo fue una
pe~a perdida para todo el mundo, incluso para el propio Jehn. Este conservaba LaS' preguntas·ql:lejlateeían más eficac.es para ayqdara las personas.
vfvido recuerdo de los hechos que rodeaban la muerte de su mad.i:e. Durante un
tiempo considerable no llegó a creer en esa muert~. pues siempre esperaba ver
reivindicar estas importahtes relaciones, eran aquellas queinvitabaila refalar
aparecer de nuevo a ra .madre en cualquier momento. Luego sintió que tenía el l.o que las personas (>:eFCibían como la experienciapesiti~ ~ellas que teafa
corazón enteramentedestrozado. Posteriormente-el padre volvió a casarse con una el serdesaparecido. Ese relato era.expl'esió.n de la expenenetaqUC: teafmde
buena persona ..pero realmente las cosas- nunca fueron de nuevo comb antes... aspectos específicos de lo que experiinentaba la pe,tSona {allecada. BStas
Le preglLDté a John si las cosas hubieran continuado siendo las mismas si preguntas tenían un efecto inmediato y visible. Los rec?erdos.evocados no.se
su madre no hubiera muerto, ¿qué opinión tendría ahora de sí mismo? Allle~ar referían sólo a sucesos histórioos efectivaD,J.ente ocumdos, smQ que·abarta-
a este P.unto comenzó a derramar lágrimas. ¿Pensaba que la madre le había faltado bantambién una experiencia vivida y plena. una.experiencia que comprendía
~ su vtda durante demasiado tjempo? ¿Era realmente positivo que elÍa ~ne- las partes afectivas y emotivas de la persona.
Ciera ausente de la vi.da de su h" ? J h · ·
lJO • o n parectó sorprendtdo y yo le pregunté si · • • tarse el yo
no le molestaría que le hiciera más preguntas "No tará b' ., E Era ~vidente que en esa narraetón tomaba a experamen
le hice las siguientes preguntas: . . ' es muy ten . ntonces pasado. Varias nociones perdidas u ohidadasdelyoparecíane::
' Qu6 Veía S madre
1. . u
·
cuando lo rruraba a usted con sus amorosos qjos? susceptibles desere~pr.esadas por Las personas.¿Cómobade
¿Cómo 5abía ella estas cosas sobre usted? proceso?

60
A1esforzarnos por dar sentido a nuestra vida debemos encarar la tar~a experiencias vividas, se pueden localizar y reelaborar nociones altemadvaii
de disponer las experiencias que tenemos de Jos sucesos en una secuenc1a previamente perdidas y asf pueden ser accesibles nuevas y enriquecedoras
temporal a fin de poder llegar a una exposición coherente de nosotros percepciones y validaciones de sí mismas.
mismos. Las experienci::ts específicas de hechos del pasado y de l presente Y
de hechos que se predicen para el futuro se combinan para desarrollar esta Selección de versiones alternativas
,·ersión a la que hemos llamado historia o narración o relato.
¿Qué conoce usted de sí misma que la hace sentirse animada cuando
··El pasado. el prcse n1e} el fulllro no sólo es1án construidos sin~ que se.encue~1ran
conccwdos en una ~<·c·uencin lineal que está definid~ por rclactones s!stcm<i~tcas.
mantiene vivas aquellas cosas gratas que Ron conocfa de usted?
si no causales. La manera en que pintamos cualquter segment? es~a _refenda a
nue~tra conce pción del todo que he decidido concebir como una lustona' . (Bruner, Al alentar a las personas a reivindicar las versiones alternativas que se
1986a. pág. 141). hacen accesibles en este revivir la experiencia, he comprobado que otras
preguntas son también eficaces. Estas preguntas incitan a las personas a
Que obtengamos éxito en esta tarea da cierto sentido_de continuidad Y rever esa experiencia y a localizar esas otras versiones de sí mismas que
de significación a nuestra vida. Contamos con ese ~ent~do p~ra ordenar presentan los "hechos" experimentados como más atractivos, "esos hechos
nuestra vida diaria y para interpretar ulteriores expenenc1as. Sm embargo que pueden ayudarlas a ellas y a otras personas a escribir" una nueva historia
alcanzar ese sentido tiene un precio. Una narración nunca puede represe mar de sus vidas.
toda la riqueza de lo que Turner ( 1986) llamó nuestra "experiencia vivida". Estas preguntas también ayudan a las personas a darse cuenta de que:
.....la experiencia de la \ida es más rica que los discursos. Las estructuras narrativas "Toda narración o descripción es una imposición arbitraria de significación al
organizan y dan significación a la experiencia. pero la hi storia. do~ina~t~ ~? torrente de recuerdos por cuanto ponemos énfasis en algunas causas y descanamos
comprende siempre por completo los sentimientos y la expenencta v1v1da . otras: es decir, toda descripción es interpretativa''. (Bruner, 1986b, pág. 7)
(Bruner. 1986a. pág. 143).
Hacer circular el conocimiento de uno mismo
Laestructuración de una narración exige recurrir a un proceso selectivo
en el que expurgamos de nuestra experiencia aquellos hechos que no encajan ¿Cómo podría hacer saber a otros que usted ha reivindicado algunas
en la versión dominante que desarrollamos y que nosotros y los demás tienen de las cosas descubiertas de sí misma que eran claramente visibles para
sobre nosotros. De manera que con el correr del tiempo buena parte de Ron y que a usted personalmente le parecen atractivas?
nuestro caudal de experiencia vivida queda sin historiar y nunca se La
"cuenta" ni se la expresa. Alcanzar un sentido de autenticidad en las aspiraciones que uno tiene
Sin embargo, en ciertas circunstancias, a las personas les es posible exige no sólo que esas aspiraciones se apoyen de. al~ún "!~o en la
volver a vivir aspectos pasados por alto de su experiencia vivida en una forma experiencia vivida, sino que también exige que esas as~1rac•_ones se pongan
inédita. En esos momentos la disposición y secuencia de los sucesos a través en obra". Y la experiencia de realizar aspiraciones y de 1~enufic~e ~on e~
del tiempo queda transitoriamente anulada y reemplazada por lo que está facilitada por el hecho de hacercircul~ las nuev~ tdeas Ystgn_tficacto-
Myerhoff Uama "simultaneidad··. De manera que así nes vinculadas con conocimientos alremattvos o verstones alternativas. Esa
circulación aumenta la supervivencia de tales conocimientos.
se alcanza una sensación de unidad con todo lo que ha sido la historia de uno".
M •••

(Myerhoff. 1982. pág. 110). "Las significaciones duramente logradas deberían expresarse. pintarse. bailarse.
dramatizarse. ponerse en circulación··. (Tumer, 1986. pág. 37)
Creo que esa simultaneidad se logra mediante las preguntas que incitan
a las personas a describir lo que ellas perciben como la experiencia que de Para hacer circular estas versiones es menester que exista un público
ellas tenía la persona fallecida. Al inducir a las personas a remontarse a sus que asista a las nuevas significaciones. Pueden derivarse pregunta.-; que

62 63
identifiquen y reúnan a ese público. En la "'interpretación'" de estas nuevas condición
. .• de padres para luego incorporar versiones del yo asociadas coo 1a
significaciones ese público participa por retroalimentación en las nuevas s11uac10n.
producciones del yo de la persona en cuestión. La producción del yo es un
proceso recursjvo, un proceso en el que aspectos elegidos de la experiencia Los niños y el abuso
de uno se realizan y en el que esta realización misma contribuye a aumentar
el caudal de laexperienciade hechos de losquederivóeJ conocimiento de uno ~a posibilidad deap~~caresta metáfora fueestudiada ysecomprabóque
mismo. era ef¡caz en el caso de mnos de los cuaJes se habían hecho car<Yo en aJ •
· · . é gun
hosp1cto, en e 1caso de n1ñoscon historias de repetidos y serios abusos. Como
Tener conciencia de la producción de producciones resultado del abu~o, estos niños generalmente se refieren con odio a su yo y
hacen todo lo pos1ble para frustrarse, pues hasta mutilan sus vidas y su futuro
¿Cómo puede bzfluirenusted lo que ahora sabe de usted mismo en su entregándose a una conducta destructiva.
próximo paso? En estas circunstancias, he trabajado con un niño y los celadores del
Al dar ese próximo paso, ¿qué otro rasgo cree que podría hallar que hospicio para localizar "logros aislados" (White, 1988) que manifestaran 1a
fue ra importante que usted conociera? aparición de personas adultas en actitudes positivas y de auxiliorespectodel
niño, en lugar de adoptar posiciones negati,·as o dañosas. Estos logros
Se pueden hacer más preguntas para alentar a las personas a conservar aislados pueden situarse históricamente o en el tiempo presente. Porejemplo,
más plenamente la medida de su papel en la producción de sus propias podría descubrirse que cierto maestro de escuela había tenido una actitud
producciones, el grado en que están personalmente activasen la constitución particularmente amable con ese niño o que. .uo asistente social se había
y modelación de sus vidas, el grado en que lo que "Saben" de si mismas interesado mucho por la situación de ese niño o que un celadorde laresidencia
determinará las decisiones que tomen respecto de los pasos que den en la vida había hecho recientemente observaciones importantes y favorables sobre el
Y. por otra parte, el grado en que sus perspectivas sobre esos pasos puedan niño.
contribuir a acrecentar lo que saben de sí mismas. Una vez identificados los logros aislados se pueden hacer preguntas que
Tener conciencia de .la producción de las propias producciones de uno inciten al niño a darles significación. Esas preguntas alientan la especulación
abre nuevas posibilidades para que las personas dirijan el curso de sus vidas. sobre versiones alternativas de su yo que están vinculadas con los logros
Cuando las personas se dan cuenta del proceso en el cual son, por u o lado, aislados. A continuación doy algunos ejemplos de esas preguntas:
actores y, por otro, espectadores de sus propias realizaciones se les hacen
accesibles nuevas opciones y entonces se sienten como "las autoras de sí ¿Q1.1é hizo que tu maestro se die¡a cuenta de que (el adulto que J!el'PC=lrÓ el
mismas" (Myerhoff, 1986, pág. 263). abuso) estaba ciego?
¿Qué parte de ti dijo a tu maestro esto?
¿QuéJe hizo saber a tu maestro lo que tú conoces de ti mismo? Si (el adulto
Otras aplicaciones que perpetró el abuso) no hubiera estado tan ciego a estos hechos Y hubiera
reparado en ti como persona, ¿cómo habifa modificado esto su actitud respecto
de ti?
Pérdida de niños pequeños ¿Crees que tu vida habría sido diferente y más rica si (el adulto que perpetró
el abuso) hubiera sabidoTealmente lo que hay que saber sobre ti?
Padres que perdieron a hijos muy pequeñoscomprobaronque era eficaz
la metáfora ~e "d~cir hola", incluso cuando las circunstancias son las de la Estas preguntas y las que fomentan la circulación de versiones alterna-
muerte d~ hiJOS aun no n.acidos. Una vez que se les hubo pre,<;entado la idea, tivas, asf como las que.hacen adquirir conciencia de la producción de las
no expenmentan. gran d1fi<;ultad
. en imaginar ,cuál podrt'a
. se r 1a expenenc1a
• · producciones de uno, socavan el odio de sí mismo que siente el niño Yse
de ellos que tuv¡era el mño• cómo podría éste h"'b ·:..~ d
a er10$ COnSJuera O en SU oponen a la mutilación de su., vida y de su futuro.

64
El adulto y el abuso Las respuestas a estas preguntas contribuyen a reivindicar y a realizar
versiones alternativas de uno mismo y aespecificardenuevoel yo de acuerdo
He introducido una variación en el trabajo con mujeres y hombres que con esas versiones alternativas.
como re~ullado de abuso emocional o físico sufrido durante la infancia~ La
adole cencia. conservan una actitud muy negativa de sí mismos en la vrda La separación
adulta. Este sentimiento de repudio de sí mismo es el resultado de haber
incorporado la actitud del adulto que cometió el abu~o. . La metáfora de "decir hola" es también apropiada en circunstancias en
Esas personas no pueden vivir tranquilas. S~ Sienten conu~uamente que se trata de la pérdida de una relación no debida a la muene. Con
obligadas a obrar y a disciplinar su yo de confomudad con las acutudes del frecuencia semejantes pérdidas son devastadoras para la persona que no
que perpetró el abuso. Son incapaces de confiar en. las más favorables quiso la separación y que deseaba continuar con la relación.
versiones del sí mismo que pudieran encontrar en la vtda. En esas personas, una de las reacciones más comunes es sentirse
Es efi caz invitar a esas personas a que presten atención a aquellos logros traicionada por el otro miembro de la pareja y concebir extraordinarias dudas
aislados que identifiquen ocasiones recientes durante las cuales fueron sobre sí misma. A veces esos estados van acompañados por un embriagador
capaces de tratarse con cierta •·aceptación de sí mismas··, u ocasio~es du.rante acceso de cólera farisaica. Esta reacciones generalmente tienen que ver con
las cuales protestaron por el sometimiento del yo a las especrficacrones una nueva percepción según la cual nunca fueron realmente amados por el
dominantes establecidas por el que perpetró el abuso. otro y que sólo se trató de un engaño. Me refiero a esta nueva percepción
Una vez identificado el logro aislado se pueden bacer preguntas que como la "segunda historia".
inciten a un relato especifico de las experiencias de la niñez y de la Cuando estas reacciones persisten pueden hacerse preguntas que
adolescencia, un relato que localice análogos episodios históricos de acepta- saquen la "primera historia" -la que ccmprende la experiencia de ser una
ción de uno mismo o de protesta. También hay que esforzarse por fijar la edad persona digna de amor- de entre las sombras de la segunda historia.
de la persona en el momento en que ocurrieron esos episodios históricos. Historias que incitan a incorporar la primera historia y a una cooperación
OtraS preguntas son entonces útiles para ayudar a las personas a revisar la activa con ella. Si se logra esa incorporación se resuelve el problema de las
relación que mantienen consigo mismas. Estas preguntas las alientan a dudas y de la indignación farisaica.
especular sobre la manera en que el niño o el adolescente que eran antes
podrían experimentarlas tales como son ahora:
Conclusión
Si ahora se estuviera contemplando con los ojos de aquel chico de diez años,
¿qué verra él en usted que realmeme apreciara? ¿Qué sería Jo más importante para M ucbas personas que me consultaron por problemas relacionados con
él al considerar el desarrollo de usted como persona? una pesadumbre sin resolver han considerado que es eficaz 1~ metáfora de
¿Tratarfa de hacer que usted fuera otra persona o lo aceptaría tal como es
'·decir hola" y que también son eficaces las preguntas denv~das de ~sa
ahora?
¿Por qué cree que a él le habría gustado tenerlo como padre? metáfora. He comprobado que la incorporación de la re~ac~ón perdida
¿Cómo se habría modificado la vida de ese niño si lo hubiera tenido a usted resuelveproblemasdefinidoscomo ..duelopatológ1co · " Y"aflicc1ón demora-
como padre? da" Al lograr esta incorporación una persona llega a establecer una ~ueva
¿Qut podría hacer para ponerse de parte de la actitud de ese niño de diez años rela.ción con su yo. Y en el proceso la persona introduce concepc~:s
hacia usted, en lugar de ponerse de parte de la actitud del adulto que perpetró el alternativas de su yo como persona Y1as Presenta a los . demás en sus •~s
abuso? sociales. Esto obliga a los demás a reconsiderar la v~da de las pe~o::-!
cual acarrea con sio o nuevas posibilidades en sus relactones. Laacntu e.ón
¿Qué diferencia tendría esto en su relación con 11sted mismo, en/a manera personas respecto<>de sí mismas llega a ser una actitud de m.ayor aceptacl
t'n q11t usted .re trata?
y logran tratarse a sí mismas con mayor bondad y compastón.
Las ilustraciones dádás en este cápítulo repre¡¡entan algunos aspectos
de la utilización de esta metáfora. No obstante, est<>s ejemplos en modo 3
alguno agotan las posibles·aplicaciones.
Al concentrarme aquí en la metáfora de "decir hola'' no tomo pmtido
El proceso de interrogar
contra la utilización de la metáfora de decir "adiós''. Hay muchas cosas a las ¿Una terapia de mérito li terario?*
que hay que decir adiós, incluso a la realidad material y a muchas esperanzas
y expectativas. ere. Por mi parte, creo que el proceso de la afHcción es un
fenómeno en el que hay que ''decir adiós y Juego decir hola".
Una vez aclarado esre punto, diría yo que cualquier experiencia de
pérdida es única, así como son únicos los pasos necesarios para resolver cada
pérdida. Una metáfora es eficaz solamente en la medida en que reconozca y e dEste capítulo
· está· concentrado
. en el proceso
· de 1· ntcrrogar en ¡a terapta.
· Se ha
Pr Sta o crectente atenctón rectentememe aJa formulación de re untus e 1 · ·
facilite la expresión de este carácter único y en la medida en que no someta (ía de terapia familiar (por ejemplo Penn 198'5 Tomm 1987)p .8 . 1 n a ~tbh~gra­
a las personas a especificaciones normativas. l ·b · · · · • pnnetpa mente tn'>ptrada
en a comn uc~on ?~1 grupo de Milán (Selvini-Palazzoli y otros, 1980). Aqul me
propongo reductr m1 mterés a un enfoque que llamo preountas d·e · n ·.. 1 ·
(. wh·tle: 19"6) · . · ., m uenct.. re auva
. ~ Y har~ una expostéión de este enfoque concebido como un proceso de
mte~r?eac1on al analizarlo y al especificar aquellas prácticns que los miembros de la
Referencias bibliográficas famtha y los terapeutas han considerado fortaleced<;~ras.
Bruner, E.M. 1986a: "Ethnography as narralive" en Turner, V.W. y Bruoer, E.M.
(cómps..) The .Mthropology of E:rperience. Chicago, University of lllinois Press.
Bruner. E.M. 1986b: "E)(períence and íis e)(pressions" en Turner, V.W. y Bruner, E.M. Preguntas d~ influencia relativa
(comps.)The Anthropology of Experience. Chicago, Uoiversity oflllínois Press.
Myerhoff, B..19~_2: "Life history among !he elderly: pérfórroance, visibility and re-
membenng en Ruby, J. (comp.) A Crack i11 rhe Mirror: Rejlexive perspectives in Las preguntas de influencia relativa incitan a los miembros de una
antlrropology. PhiJadelphia, Universily of Pennsylvania Press. familia a derivar dos descripcionesdiferenresde su relación con el problema
Myerhoff, B. 198'6: "Life not death in Venice: itssecond Jife" en Tumer. V.W. y Bruner.
E.M. (comps.) The Anthropology of Experience. Ch.icago, University of lllinois que presentan en la terapia. La primera es una descdpcLóo de la influencia
Press. que el problema tiene en la vida y en las relaciones de los miembros de la
Turner, V. 1986: "Dewey, Dilthey, and drama: ah essay in the anthropology of experience" familia; la segunda es una des.cripción de la intluencja que los miembros de
eCn .Tumer, "!·W·. Y Brun~r•. E.M. (comps.) The Amhropology of Experience.
. hJcago, Umverslty of llhnOJs Press. la familia y sus relaciones tienen enla persistencia del problema mismo. Las
White, M. L988: '~he.processof quesrioning: a therapy of literary merit?" Dulwich Centre preguntas deinfluencia relativa también incitan a los miembros de la familia
Newsferter. mv1emo.
a partic.ipar en la elaboración de una nueva descripción del problema mismo.
esto es, una descripción extemalizada.. 1
Los miembros de la familia logran con relativa facilidad describir la
influencia que tiene el problema en sus vidas y e" sus relacionéS. La segunda
descripción, Jaque pide que los miembros de lafam.ilialocalicen excepciones
a la influencia del problema en sus vidas y en s~ relaciones, les resuJra mis
difícil. Derivar esta segunda descripción generalmente exige que el terapeura
comience a hacer preguntas que inciten a los miembros de la familia a prestar
e
atención a "logros aislados.. y 3), esos log.ros que contradicen aspectos de
la descripción de la vida de la familia saturada de problemas. Aunque no se

*PubUcado en el Dulwich Ce!lfrl' NI'II'Sittttr. invierno de 1988'.

68 69
repare en ellos. esos logros aislados están siempre presentes y comprenden Sin embar<>o
' · ~ ' SI· b'len es ciertO J u · fl .
una muhituddesucesos, ideas, sentimientos e intenciones que los miembros una metáfora útil en una tera ia q~e .a 10 uen~Ia relativa" re~!fellelllll
referir la opresión experimentd que lOe na a los mtembros de la familia a
de la familia no eligen para gue perduren y, por lo tanto, inadvertidamente
logros aislados que contradig: ~ a~ausa.del. problema y también adiscemir
esos miembros contribuyen a la permanencia del problema. si bien la teoría de Bateson d n as escnpcaones saturadas de problemasy
He considerado esa falta de atención a los logros aislados dentro del ' a una explic " d •
terapia, todo esto dice muy po b 1 acJOn e los efectos de semejante
contexto de la explicación estocástica que da Bateson ( 1980) del proceso coso re asmáse 'fi ·
evolutivo. Según esa explicación hay dos aspectos en el proceso evolutivo, enfoque que efectivamente establece 1 s~~~~ tcasnucroprácticasdel
distinciones. Al considerar est . n as _co.n tcwnes para hacer nuevas
aquel en que Jos hechos se dan fortuitamente, por un lado, y aquel en que · as miCropracticas me e é
aquellas preguntas que ayudan a describí 1 .nfl . oncentr~W aquí en
opera la selección, por otro lado. Los logros aislados pasan inadvertidos a
menos que uno esté ''en cierto sentido preparado para el descubrimiento
la fam ilia y sus relaciones tienen en 1: aei d uen.~Iaquelos miembrosde
preguntas estarán situadas dentro del cont:xt~ ~;:c~on del problema. Esas
~an .I~gar
1 tie:;~~~:o,:~;;:~=
apropiado cuando éste se produce" (Bateson).
a una de.scripción de la influencia que
" ••.arrancar de lo fortuito lo nuevo requiere algún tipo de mecanismo selectivo para a~ Ja y sus r~lac10nes en la permanencia del problema, incluyen a uellas
explicar la Jlersistencia de la nueva idea" (Bateso~. 1980. pág. 49). re~u.ntas que tnstan a ~eleccionar logros aislados y aquellas que ali~ntan a
os ~emb:os de la famtha a replantear su relación consigo mismos, con los
La práctica de incitar a los miembros de la fami lia a prestar atención a demas, y ~lem~re con referencia a es-os logros aislados.
los logros aislados crea una "disposición" a discernir nuevos "descubrimien- . Al dtscuur J~s ca~a.cteríst!~as de este trabajo Yal observar entrevistas,
tos". En la medida en que esta práctica alerta a Jos miembros de la familia varws colegas nuos h1cteron utlles comentarios y formularon importantes
y los anima a buscar la explicación de contradicciones, no se la caracteriza preguntas.5 Entre esas preguntas estaban las siguientes:
propiamente como una práctica que "señale sólo hechos positivos". Como
-¿Es el terapeuta quien impone esra segunda descripción a la familia como
teaeeión ala incitación de atender a Jos logros aislados, Jos miembros de la una realidad objetiva?
familia eonciben nuevas descripciones de sí mismos, de lt>s demás y de sus - Si no es así, ¿cómo crea usted espacio para que los miembros de la familia
,tfilt8jiloae~~. En este proceso, el terapeuta no necesita convencer a nadie de consideren nuevas posioil.idades?
- ¿Cómo ayuda usted a los miembros de la familia a que se manifiesten
&cJiec:onllpriomld<Jifre:Culentemenl:e auelas preguntas de influencia relativa nuevas realidades?
~iléljpitsm por Sí mismas cambios significativos que capacitan a tos rniem-
-¿Qué descripciones consideran más pertinentes los miembros de la
y a los terapeutas. Entiendo esto a la luz de la explicación fami lia?
-¿Cuál es la estructura de estas nuevas descripciones?
Rd!~le Bateson para los hechos del "mundo de los seres vivos". - ¿Cuál es la gramática de estas preguntas?
_.,_,1BilteliODlQUieS15loconecemos el mundo en su descripción, que no nos
~~--liittéSible una percep¡::ión objetiva de la realidad y se complacía en citar la El siguiente análisis da cuenta de mi intento de responder a estas
~~~!O ií:finll8Ci6nde Korzybski: ..El mapa no es el territorio".
preguntas.
~;.~~tp~ji&. lBaltes<msostenfa que todos los nuevos hechos producidos en
Mádl:r:d~ los seres vivas deberían considerarse como una respuesta a
ltllad'-·oa""noticias" sobre diferencias. como una respuesta a distincio- Explicaciones, redescripciones y posibilidades únicas
RUaiiBII'<nlin' nuevas descripciones; no como una reacción a fuerzas,
lílibt:e1m1lmb;ós. Al suministrar dos descripciones diferentes4 del sí Las preguntas que incitan a los miembros de la familia a reparar en
demás y de las relaciones y también del problema mismo, las logros aislados son recibidas al principio como algo extraño. Estas preguntas
iiiwl:oiit.. .!l.. influencia relativa permiten a los miembros de la ramilia los desconciertan por las contradicciones inheremes a ellas y porque desc1,1-
distinciones, las cuales provocan nuevas respuestas.
71
. 1conocimiento que tienen de sf mismos, de los demás y de reificación de semejante siste)Tia. Para hacer resaltar el hecho d
bren 1ngunas en e '" -1· fi d ¡ ·fi - e que esa
1
.
su re ac1ones.
Elterapeutaapremiaalos mjembrosdelatamtlaa
d 1
m eque
d loú e as1 ICacJ 6n es un producto, y que "el mapa no es el territorio y el nombre
'tunndo
llenen esas 1:!!runas 1)SI ' ei Jooro
e
aislado demro
.,
e
, . ,
contexto ·
e a , dn no es ~a cosa nombrada" (Bateson, 1980, pág. 33) basta decir que mj práctica
atrón de he~hos y derivando así una. "expl!c~cJOn uru~ ' 2) as,'gnan o es flutda y que en la redacción misma de estas notas he ima"inado
. á ntaneras
pi nificación o sentido a estas explicacwoes umeas y denvando ~SI de ellas
e
nuevas y qUJz más provechosas que este proceso de interrogación. Sin
g cnpc1one
"redc · · , ·cas·· del sí mismo· de los demás y de sus relacwnes,
um . . y 3) embargo, he co~probad~ que este empeño es eficaz y que ha suministrado
e pecu1an do so bre hech os fururos vinculados con estas redescnpc10nes
. . a los que pra~tJcan terap1a familiar un instrumento de trabajo con el que
·umcas
· d
y envan· do así ·•posibil idades únicas". . Estas exphcacwnes,
. pueden expenmen~ y alrededor del cual pueden construir nuevas posibili-
· ·
redescnpc1ones Ypos"1b'1Jidades únicas se hacen den var dentro del. Sistema dades para los pacten tes y para ellos mismos.
terapéutico y no son impuestas por el terapeuta. Gener~mente ex_h•~~n una
riqueza y una complejidad que les faltaba a las antenores exphcacwnes,
descripciones y posibilidades. , , Una segunda descripción
Para situar el logro aislado dentro del contexto de algun patr~~ de
sucesos, se hacen preguntas que ayuden a los miembros de la farruha a La anterior discusión de este enfoque estaba estructurada en términos
localizarlo en el tiempo y el espacio; esto lo asegura como parte de una de la estocástica de Bateson acerca del proceso evolutivo. Para exponer una
secuencia que Jo hace inteligible, que le da sentido. Cuando el logro aislado segunda explicación de este proceso y con la esperanza de que las distincio-
se estructura dentro del contexto de un progreso, de un cambio, surge una nes nos procuren un mayor grado de comprensión, he decidido enfocarla
explicación de los hechos en una determinada dirección: teniendo en cuenta analogías tomadas de la tradicional explicación
interpretativa de las ciencias sociales .
.. La diferencia que se dn a 1ravés del tiempo es lo que llamamos cambio". (Batcson.
1972. pág. 452).
"En las ciencias sociales o por lo menos en aquellas que han abandonado una
concepción reduccionista de su obje1o. las analogfas provienen cada vez más de las
Esta dirección determinada que a menudo asume el perftl de un estilo ideas de las realizaciones cullurales que de la manipulación ffsica: proceden del
de vida o de una trayectoria en la vida, implica acomecirruentos pasados y teatro, de la pintura, de la gramática. de la literatura. del derecho, del juego... Los
anticipa acontecimientos futuros mientras sugiere nuevas posibilidades y instrumentos de razonamiento es1án cambiando y la sociedad se represenJa cada vez
menos como una máquina elaborada o como un quasi organismo y más como un
meta.<> valiosas. juego serio, como un drama incidental o como un 1exto de conduela·• (Geertz 1983,
De modo que los logros aislados suministran el fundamento de explica- págs. 22-23).
ciones o historias o versiones únicas. Entonces hay que comenzar a hacer
preguntas que insten a apreciar la significación de los logros aislados y de las Específicamente. be de emplear esta tercera analogfa, la deltexto-''la
explicaciones únicas atendiendo a redescripciones únicas del si mismo, de los más amplia de las recientes refiguraciones de la teoría social'·- en la
demás, de sus relaciones y atendiendo a las conexas posibilidades únicas. segunda explicación del proceso de interrogación. 7 Esta tradición interpretativa
Los miembros de la familia no mantienen una posición pasiva sino que explica la conducta humana y la interacción por la analogía de "lectOr'' y
desempe~an_ una parte activa en cuanto a generar estas nuevas explicaciones "escritor''. La médula de esta explicación es la manera en que las acciones
y redescnpc10nes. Generalmente, sienten su capacidad de dirioiresta nueva presentan significaciones duraderas y el modo en que las pautas y cambios
explicac!ón a medid~ que cobran conciencia de que produce~ sus propias pueden interpretarse dentro de la interacción de lectores y escritores.
produCCIOnes. a med1da que cobran conciencia de su propia conciencia . Más particularmente he de referirme a la discusión de Bruner ( 1986)
. A fin de hacer más accesible este proceso se registraron6 y luego se sobre el modo narrativo de pensamiento en la aplicación de e ta analogía del
cla.'\1ficaron
'fi .
las preguntas que se hacen en este género de te rap1a. · La texto al proceso de formular preguntas. Al investigar el modo narrativo de
clas1 tcae1 ~de las preguntas que se detallan en este capítulo es el resultado
6 pensamiento, Bruner considera-historias de mérito literario:
de tal trabaJO. Al ofrecer esta clasificación no dejo de ver los peligros de

72
73
"Las hi 'toria' de mérito literario ciertamente se refieren a sucesos del. mundo 3. A revisar Yrcevaluar la relación que uno mantiene COIIIS~IOli
• al' ~lo q~e hacen que ese mundo n:sulte nuevamente extt:u~o. lo redamcn de E!>tas pregunta:> alientan a los miembros de la familia a es¡Jeealll''l
.::ob~o. lo llenan con lagunas que incitan al lector, .en el se nudo de Barthes. a
rtinc en escritor en compositor de un texto vartu:al en respuesta al texto cuál~s car~bi~s de la experiencia de sí mismos acompañan IOSIOJ!:rG~lli'--~
~~~vo. En definitiva." es el lector quien debe c:s~ribir para sf mismo (~i<') 1~ que y las expltcact.ones, redescripciones y posibilidades únicas.
se rop<>ne hacer con el texto efectivo... El texto vartualllegn a ser una lu~tonn por . " -L A re.vtsar Y a reevaluar la relación de uno con Jos demás. Baas
su ~ueota y su car;1cter extraño mis~no e~ ~ólo un contraste c.o~ el ~et~lld~de lo pte.,u.mas ahcntan a los miembros de la familia a especular sobre cuálea
· te que tiene el lector. Al paisaje ficttcao debe dárscle en ullama anstnncan una
~=:d' propia; ~se es el paso ontológico. Es em.onces cuando ~1 lec~or hace la cat~bto.s t~e su cxp~ri~~cia de los demás acompai'lan logros 6uicos.
prqunta interpreuuivadecisiva '¿Qué es todo esto? Pero lo que ~s e~~o . no es por rcdt:scnpctoncs Ypostbtltdades únicas.
supuesto el texto efectivo -por grande que se:a su fuerza hterana- sano que es el
texto que el lector ha construido a .infl~jos del otro tex~o. Y ésa es la razón .p<>r la . . No h~ de pres~ntar aquí las preguntas capaces de generar una descrip-
cual el texto real necesita la subordanactón que hace pQStble al lector crear una obra cton ~e la mfluencta que el problema tiene en la vida y en las relaciones de
propia. Lo mismo que Barthes. creo que el mayor don que el autor hace :al lector es los mtembros de la familia. En otro lugar {White, 1987), se han documentado
ayudarlo a convenirse en escritor... Y. más allá de Banhes. creo que el mayor don
que el escritor hace al lector es convertirlo en un mejor escritor" (Bruner, 1986, estas P:~gunt~s. Pre~entaré preguntas capaces de ayudar a los miembros de
pá¡s. 24 y 37). la famtlta a dtscermr logros aislados, de situar esos logros aislados en el
collt~xto. de u~a . pauta desanollada en el tiempo, a asignar sentido 8
Esta "fonna" de historias de mérito literario corresponde a la "forma" exphcac10nes umcas y a especular sobre nuevas posibilidades. Estas son
de una terapia que hace manifestar logros aislados, redescripciones Y t~~as preguntas que incitan a los miembros de la familia a asignarsipifica-
posibilidades únicas. De manera que podríamos investigar los beneficios de c¡on. Muchas de estas preguntas incluidas aquí son de estructura compleja.
defillir una terapia de "mérito literario" en la que el mayor don que hace el de manera que pueden fragmentarse a fin de facilitar la comprensión. Las
terapeuta a las personas deseosas de someterse a la terapia es ayudarlas a f~rmas de preguntas expuestas aquf en modo alguno son exclusivas y lo
convertirse en sus propias autoras. Cierto es que fue muy difíciJ decidir cuáles formas quedarían excluidas deJa
presente discusión. 8

Preguntas sobre logros aislados

Las preguntas representadas en las siguientes categorías toman varias '·La aplicación imaginativa del modo narrativo conduce... a buenas historias. a
dramas emocionantes, a relaciones históricas... creíbles. Se refiere a las intencio-
~·Tenemos aquellas preguntas que incitan: nes y acciones humanas y a las vicisitudes y consecuencias que representan su
l . Ala selección directa de logros aislados, a la derivación de nuevas curso. Esa api icación aspira a colocar sus milagros atemp<>rales en los casos
;~p)ij*ioa:es. a la atribución de redescripciones únicas y posibilidades particulares de la experiencia·· (Bruner. 1986, pág. 13).
"'';lbdc:as. Estas preguntas alientan a los miembros de la familia a especular
sobre sus propias percepciones y a recibir más directamente sigoificaciones Las preguntas sobre logros aislados incitan a los miembros de la familia
p. de olnunanera, habrían pasado inadvertidas. a discernir aquellas intenciones y acciones que contradicen la descripción
2. A la selecc:ión indirecta de logros aislados, a la derivación de saturada de problemas de la vida de la familia, esos "milagros atemporales"
~~leldniicas, a la atribución de redescripciones únicas y a posibili- que de otra manera pasarían inadvertidos. Esta situación redefine la relación
~......... Estas preguntas alientan a los miembros de la familia a que tienen los miembros de la familia con el problema.
!lllltl<llbrelas percepciones de otras personas, incluso las percepciones Las preguntas pueden utilizarse para que se manifiesten logros aislados
~-áy!suscol1egas.Esto les permite guiarse porel "código" de otros situados en la narración histórica de sucesos, así como logros aislados
Milnlii<o interpretar significaciones que de otra manera se habrían siruados en la interacción de los miembros de la familia y del terapeuta
Tambi~n incitan a los lectores y a los oyentes a promover durante la sesión.
conbibuyen a la pennanencia y consolidación de las nuevas
Wfdbi'les.
75
Preguntas relath·as a la expUcad6n 6alea

-¿Puede usted recordar una ocasión en la que pudo caer en el problema pero ··...Ja h.istoria debe generar dos panoramas simul
no cayó en él'? de acc16n en el que Jos element~ co . . Wleamente. U.Oesel,._llit
· . u• nstUUti\IOS son lOS e•~- ..t.. )a............__
-¿Puede usted recordnr una ocasión en la que John estu vo a punto de agente. mtenc•ón o meta instrumento . """"'-'"" -
sucumbir al problema pero en cambio logró reaccionar y sobreponerse? 'gram6tica de la hiMoria".'(Bruner. 198 ~~~~C:::~: algo que CCim:lpOnde a la
¿,
-¿Puede usted recordar un momento en que su rel ación era ad versa y podría
haber culminado en un problema. una ocasión en la que, sin embargo. usted se Las .p.reguntas re~erentes a la explicación única instan a los miembros
rehizo y evitó el problema? d e la fa mtha a darsentJdoal logro aislado local'zá d 1 de
-¿Puede usted recordar un episodio en el que sus padres tenfan opintones 1 d • ' n o o ntrodeunapauta
oc ase esuce sos que estánrelacionados eneltiem 1 .
di vididas sobre un problema y que, sin embargo, luego lograron unirse Yoponerse · ¡ d á po Ye espacao. Los logros
a •s a os e st . n estruc turados en el •·panorama de acción".
a la influencia de ese problema? ~stas p~e~untas historian los logros aislados, emplean unagranWicade
-¿Puede usted reconocer alguna ocasión en la que su resolución de eludir
cam~JOs dec tstvo s y progreso e incitan a relatar la historia al
el problema era tal que casi logró li berarse de su dominio? relaciOnes. person Yde las
-¿Puede usted identificar una ocasión en la que el propósito de Sally de
escapar a la opresión del problema era de tal condición que ella casi lo supera?
-¿Puede usted identificar algú n incidente durante el cual se sentía más Preguntas directas
preparada y fuerte y casi no se doblegaba bajo el peso del problema?
- ¿Le sorprende descubrir que fue usted capaz de escapar al dominio de su - ¿Cómo logró usted dar este paso?
estado de ánimo en esta reunión y de responder a algunas preguntas? -¿Quiere ayudarme a comprender cómo pudo superar el problema?
- ¿Le sorprende hasta qué punto Harry fue capaz de desafiar el problema y -¿Qué le parece que podría haber estado haciendo usted a fin de prepararse
mantener una postura propia en esta reunión? para dar este paso?
- ¿Cuándo se dio usted cuenta por primera vez de que debía tomar la
Pregllntas indirectas decisión de ser audaz y emprender algo nuevo?
-¿Qué cree usted que ocurrió en la preparación de John para llegar a esta
- ¿Segi1n usted, ¿qué parte de los hechos que refirió me dice que usted realización?
todavía tiene cierta influencia en la perduración del problema? - ¿De dónde cree usted que Fred sacó la idea de experimentar con un nuevo
-¿Puede comprender mi sorpresa al ver que usted hizo semejante contri- estilo de vida?
bución en esta circunstancia? -Si este ejemplo de haber eludido el problema es una guía que lo orienta
-¿Qué aspecto de estos nuevos cambios cree usted que a mis co legas les en una nueva dirección, ¿qué le dice a usted esa guía sobre la naturaleza de esa
parece más impresionante? nueva dirección?
-¿Piensa usted que ellos podrían considerar una negati va de su parte a - ¿Qué otra cosa advirtió usted que pudiera decirle algo más sobre esta
cooperar con el problema durante este episodio? nueva dirección?
-¿Qué cree usted que Fred pudo haber advertido que le sorprendió sobre el -¿Qué clase de entrenamiento practicó usted para preparar a su relac:ióa a
modo en que usted enfrentaba la relación? declinar la invitación a cooperar con el problema?
.-ED vista de la historia de la prolongada influencia del problema en su -Si este era un cambio decisivo para su relación, ¿qué otrOS hechos más
relac.tón. ¿qué cree usted que me sorprende al considerar su relación en esta recientes podrían sugerir que usted estaba consolidando un nuevoc1m0de acción?
OC8SIÓn~ -Considerando las cosas retrospectivamente ¿cómo ve usted el ~xito que
. ¿esún u~lcd ¿qué ébpe<:lo de su relación ha podido despenar esta vez la obtuvo en esa ocasión? ¿Lo ve como un éxito que satisface las esperanzas Y
cunosuiad de m1s colegas? aspiraciones de su vida?

76 77
Preguntas indirectas -¿Cuál de las realizaciones que acompañan esta nueva imagen de Hany
parece a usted más atractiva?
-Según usred. esre logro entendido como una gufa decisiva. ¿qué me dice -.El haber abandonado con éxito su antiguo modo de ser, ¿qu~ le dice sobre
su re lactón que usted pueda admirar?
8 ml sobre la naruraleza de su nueva decisión? . . ?
:-:-¿Qué es lo que conoce usted ahora sobre su relación que le hace desear una
-c.·Comp.~n
- de usred que mis colegas puedan constderarlo un. htto.
conex10n mayor con esta nueva dirección?
-¿~clase de trayectoria en la vida cree usted que estoy asoctando con ese

hilo? . 'fi . . 1 d Preguntas indirectas


-¿~cree usred queJes parece más stgm tcauvo a mts co egas e ese
Cllllllio decisivo?
-·Qu6 cree usred que esla contribución me dice sobre la manera en que -¿Qué ere~ usted que estos nuevos cambios me dicen sobre usted como
8sled esd orientándose en una nueva dirección? . persona y que es tmponante que yo conozca?
-~Cómo cree que ha ca~biado la imagen que tengo de usted como persona?
-¿Qu6 cree usted que su intención de superar el problema le dtce a Mary
tobrelaiiiiiiCraen que U$1ed está tratando de dar una nueva trayectoria a su vida? -c.Qué cree usted que m1s colegas han descubierto sobre su capacidad que
de otra manera habrían pasado por alto?
:-¿Qué cree que esto podría decirle a Janc sobre usted y que ella pueda
Preguntas relativas a la redescripdón única aprec1ar?
-¿Qué aspectos de su relación piensa usted que son ahora visibles para los
"El 01r0 panorama es el panorama de la conciencia: lo que aquellos entregados a la demás, aspectos que habríamos pasado de otra manera por alto todos nosotros?
acci611 conocen, piensan o sienten o no conocen, no piensan o no sienten". (Bruner, -¿Qué cree usted que esto me dice sobre su relación que yo puedo apreciar?
1986, pq. 14). -¿Qué pudo advertir Ji m sobre la capacidad de resolver el problema de su
relación que hubiera sido algo nuevo pa~a él?
Las pre¡untas relativas a la redescripción única, estimulan a los
miembros de la familia a dar significación a los logros aislados y a las Preguntas referentes a la relación con el sí mismo
~.tUiiaiCÍc:IOeS dnicas mediante la redescripción de sí mismos. de los demás
relaciones. Estas preguntas incitan a los miembros de la familia a -¿Qué le parece oírse decir que usted tiene autoridad sobre sí mismo?
dominio de la conciencia y a hacer que se manifiesten otros -¿En qué medida saber esto sobre usted influye en la manera en que se
!:lnDenttiS:9 percibe a sí mjsmo?
-¿De qué modo estas nuevas realizaciones suyas influyen en su capacidad
de respetarse a sí mismo?
-¿Qué efecto tiene su determinación de no cooperar con el problema en la
actitud respecto de usted mismo?
le da a usted sobre sí mismo que resulte imponante que yo -¿Cómo esta nueva imagen de sf mismo modificó la manera de estimarse
como persona?
.~~-.r.(W le informa esto acerca de las cualidades de Jane que de otra manera
coaociclo? Preguntas referemes a la relación con los demás
~:-&~!D61e clicc esta nueva dirección sobre aspectos de su relación que a usted
-¿Cómo estos descubrimientos acerca de la influencia que usted tiene en
decluaaestos descubrimientos sobre la relación de sus padres que la perduración del problema afectan su rel.ación con Sandra'!
a usted 1e le hubieran pasado por alto? '
-Saber esto sobre Paul, ¿qué efecto tiene en su relación con ~1?
la nueva imagen de sí mismo que acompaña esta nueva
-¿Según usted, la significación de estos cambios en la relación de sus
a su persona más que la amigua imagen?
padres ¿afecta la interacción que mantiene con ellos?
¿por- esta imagen cuadra más a su persona?
_,_.,,,_._. de IU penona lo lleva a creer que esta nueva dirección se
a U8led que la antigua dirección?

79
Pre.guntas sobre posibilidades únicas Preguntas l11dlrectas

~-Sabiendo lo que ahora sé sobre usted, ¿q~ posibilidades


··...es como si se lanzaran a un viaje sin mapas ... y sin embargo e llos poseen una podna prever para usted inmediatamente? aee que yo
cantidad de mapas que podrían dar indicios; ad~más saben mucho sobre viajes y
mapas ... Con el tiempo. el viaje se convierte en una cosa en sí mis ma por más que -¿Qué cree usted que estas realizaciones dicen .
su forma inicial haya sido lomada del pasado" (Bruner. 1986. pág. 36). nuevas direcciones que ahora le son a ' bl a mis colegas acerca de las
. cces1 es a usted?
-<. Qu: cree que a Jane le parece alentador acerca de las nuev . ..
Las preguntas referentes a posibilida des únkas incitan a los mie mbros que acampanan
. esta nueva imagen de usted como persona? asposlblhdades
de la familia a especular sobre e l futuro pe rsona l y de sus re lac io nes, lo c ua l - Habiéndome enterado de este nue\'o conce to de .
cree que mis colegas consideran accesibles para u:ed? su relación ¿qué paso~
está relacionado con explicaciones únicas y redescripciones únicas. Estas
preguntas alientan a los mie mbros de la familia a investigar otras versio nes . - ¿ Puede apreciar algunas de las nue vas posibilid~de
uene para reconstruir su relación? s que yo creo que usted
posibles del yo y de sus relaciones, a descubrir qué nuevos y valiosos destinos
- Habiendo cobrado un nuevo respeto por su relación . .
o metas podrían acompañar las e xplicaciones únicas y las redescripciones yo preveo como posibles para usted? .t,quépasos plensaque
únicas, y a descubrir qué indicios estas versio nes alte rnativas podría n
suministrar sobre posibilidades futu ras y sobre los pasos es pecíficos ofreci-
Preguntas referentes a la relación con el sf mismo
dos por esas posibilidades. El análisis de estos pasos más específicos o
inminentes generalmente está acompañado por un debate sobre la disposic ió n -¿En qu~ medida apro~echar algunas de estas nuevas posibilidades uede
de los miembros de la familia a dar el paso s ig uiente. Durante este proceso afectar la relac1ón que usted uene consigo mismo? p
e l nuevo rumbo se convierte en una "cosa: e n s f misma", parece cobrar vida -~Có~o cree que explorar las nue\'aS oportunidades que acompaaan esta
propia y poseer un impulso propio. nueva d1recctón afectará la apreciación de usted mis:mo como pers ?
Có ona .
-¿ ~o af~c~tará la realización de algunos de estos pasos el grado de
holgura y sausfacc10n que usted experimenta consigo mismo?
Preguntas directas

Preguntas refe rentes a la relación con los demás


. -¿De qué manera conocer esto sobre sí mismo influye para que dé el
próx1mo paso? -¿En qué medida esta nueva visión de sí mismo afectará su relación con
- ¿Cuáles son algunas de las posibilidades que podrían impulsar a Jason en John?
una nueva dirección? - ¿Qué efecto tendfá en su interacción con Sarty el hecho de que ella siga
-¿En qué medidacree usted que esta nueva concepción de su relación pueda algunas de estas nuevas posibilidades?
afectar su futuro? - ¿Cómo los hechos futuros de la nueva trayectoria de la relación de sus
-¿Qué posibilidades cree usted ahora que tiene la relación de Sarah con su padres afectarán la interacción que usted mantiene con ellos?
padre?
. -Puesto que ~e parece a usted atracti va esta nueva imagen de sí mismo
t.Cómo podría adhenr más a ella? '
. -¿Qué nuevas posibilidades tendría Fred si éste adhiriera más a la nueva Conclusión
Imagen que usted tiene de él como persona?
-·Cómo afect ~ 1
por esta<.nueva imag:: :~sr~l=~i~n~ara el futuro la atracción que usted siente He procurado preseJltar un compendio del proceso de interrogar; lo he
hec ho ape lando primero a la explicación estocástica que da Bateson de la
-Si usted aceptara plena ·
mismo ¿cuál cree que serl~a su pmóe~te estos nuevos descubrimientos sobre sí evoluc ió n y. luego, a la analogía con e l texto tomada de la tradicional
' . . r x1mo paso?
- Pomendo cu1dado en no adelant d . explicación interpretativa de las cienc ias sociales. con especial referencia a
cree usted que estaría preparado para . arse emaslado al programa, ¿cuándo la contribuc ió n de Bruner. He dado una pequeña muestra de preguntas de
tntentar ese paso?
varias catego rías para mostrar algunas de las posibilidades que ofrece este
compendio. Todas es as preguntas necesitan modificaciones según la

80 81
9 . ~luchas de las respuestas dadas a estas preguntas pueden vincularse GOit
. d zcu en las respues tas de los miembros de la dc>cr:pdoncs yuxtapuestas que genernn las preguntas de influencia relativa. Porejallflr.
retroalimentación que se pro u ' '. ··¿Le dice a usted esto que se ha fortalecido y que el problema se ha debilítado o que ti
f¡ T . d'o problema se fortaleció y usted se debilitó'?" o "¿Le dice a usted esto que es una~
ami la. ~ 'be la terapia como un contexto de curioslda Y
Este enroque concl . ., d s para sí misma o es más una persona para los demás?" Debe hacerse hinc:apii en las
d un empeño cooperativo Y una mdagactOn e nueva distin: iones y, entonces. se suscitan nuevas respuestas.
asume la forma e . , d 'recciónúnicaenlaque losmiembros 1O. Otro enfoque de la terapia entendida como contexto de curiosidad se enconU'llñ
'bTdades Laterap1atomaas1 una 1
:S~ ;a:nilia ~o incitados a poner al dfa al ter~peuta en cada sesión sobre el
en Cecchjn (1987 ).

cambiante cuadro de sus vidas y de sus relacaones.


Referencias bibliográficas

Bateson, G. 1972: Steps toan Ecology of Mind. Nueva York, Ballantine Books.
Bateson. G. 1980: Mind and Nature: A necessary unity. Nueva York, Bantarn Books.
J Es una p!Xtlca cultural divorciar los problemas de s~s re~acioncs sociales y Bruner. J. 1986: Actual Minds, Possible \Vorlds. Cambridge, Mass, Harvard Uaiversity
· • Pueden identificarse dos fases en la htstona de este proceso Press.
=~ :~). La primera fase comprende práctica~ divi~orias que separan a las Cecchin. G. 1987: " Hypothesizing, circularity, and neutrality revisited: an invitation to
de las demás y las objetivan al asignarles una tdenudad: La: segunda. ~ase curiosity". Family Process, 26:4.
personasnde la objetivación del cuerpo de la persona mediante la locahzactón ?' clastftca- Epstoo, D. y White, M. 1985: "Consulting your consultant's consuhants". Proccedings
=~ penurbaciones. Las preguntas de influencia r~laliva utilizan la prácuc~ cultural of The Australian Family Therapy Conference. Melboume, V.A.F.T.
ele objecivacl6n frente al mismo. al objetivar y extemahzar problemas (véase Whtte 1987) Epston. D. 1986: "Writing your biography". Case Swdies, 1: l .
y uf se opoaen a la objetivación de las personas. La e~temalización de problema.s Y de Foucault, M. 1965: Madness and Civi/i¡;ation: A history of insaniry in the age of reaso11.
contextos de problemas y especificaciones de personalidad constuuyen el comemdo de S' ueva York, Random House. [Versión castellana: Historia de la locura en la ipoca
aa f'uturo c:ap(tulo y, por lo tanto, no he de tratar aquí el tema. clásica. 2 vols. México, FCE, 1979.]
2. Hellomadoestaexpresión de Goffman (1961). Steve de Sha~er y su~ cole~as del Foucault, M . 1973: The Birth of the Clinic: An archaeology of medical percepriort.
Brief Flmily 1berapy Center de Milwaukee, prefieren hablar de excepciOnes ~ las Londres Tavistock.
e:qnsiooes son iaterumbiables. La idea de excepciones evoca "personas exce~tona­ Geenz, C. 1983: Local Knowledge: Ftmher essays in interpretar/ve anthropology. Nueva
lea" y la de !.op's11islados o únicos evoca "personas únicas". Es un placer trabaJar con York, Basic Books.
amlltls_ cooccptos. . d' . .. ( 1 Goffman, E. 1961: Asylums. Nueva York, Doubleday.
3. Tllllbl6a be denominado estos logros liSiados como "contra tccto.n es en e Penn. P. 1985: " Feed-forward: future questions, future maps''. Family Process. 24:3.
tlllllido di oposiciones), pero aquC se trata de un orden de descripción diferente que Selvini-Palazzoli, M ., Boscolo, L,. Cecchin, G., y Prata, G. 1980: "Hypolhesizina·
Qlilllibije el tema central de un capítulo de próxima aparición que redactaré con la circularity-neutrality: three guidelines for the conductor of the sessioo". Fonüly
co1Uoaci6D de David Epston. Process, 19:3.
4. Como veremos clespu&, sería más correcto declarar que las preguntas de Tomm, K. 1987: "lnterventive interviewing: Part ll. reOexive questioning as a means to
iliif!MN:!a dlldva lllSCitan descripciones múltiples. enable self-healing". Family Process. 26:2. . .
1.-lftiUIItiS y peuetnntes comentarios de Karl Tomm me resultan panicular- Wbite, M . 1986: "Negative explanation, restraint, y double descnpuoo: a template for
r;!'7llfiiií1kll'es para llepr a una articulación más clara de este proceso de interrogación; family therapy''. Family Process, 25:2. . • . "
......._me fueron muy dtiles sus conceptos de "dar nacimiento a nuevas realidades" y White, ~t. 1987: " Family therapy y schizophrenia: addressing tbe ' m-the-comer hfestyle ·
"abrir tlpiCio a nuevas posibilidades". Tambi~n debo agradecer a David Epston sus Dulwich Centre Newsletter, primavera.
ClllllellllriGs que me ayudaron con sus 6tiles conexiones y a Catherine Munro quien
r..l6 alpus lftiW!tiS imponantes que me hicieron reelaborar y reevaluar las
~,;~;::::!de~lllftueocia relativa; no necesito decir que esas preguntas y comentarios
~ al desarrollo de este trabajo.
b_~...i!~C::i~~t-•(Jray me prestó valiosa ayuda al observar entrevistas y al registrar mis
Ull periodo de seis meses. Tambi~n repas~ "viejas" entrevistas

83
quiátrica. Para mi, la base social deesefenómenoquellamamosea;pá:rlllilli
4 e~tá ~n el dominio específico de poder/conocimiento que la ~~rot:IUc:e. JS.Dl
Terapia familiar Y.esq~izofre~!a s•g_m~ca que yo n~ crea que exista una experiencia personal muy
afltcu va que se des•gna como esquizofrenia.
El estilo de vida de "sentuse arrmconado
Me interesa en cieno modo la historia social de esta forrnadecluifica-
ción, sus orígenes culturales y las consecuenciaS"que derivan de ella Cuando
se acuñó el término esquizofrenia, éste era sinónimo de mal crónico
incurable y de deterioro (como lo era su predecesora, la expresión demenci~
precoz). Este concepto echó profundas raíces en los sistemas de creencia
tanto de los dominios laicos como de los dominios profesionales.l y estas
Este capítulo presenta una Jl(crspectiva sobre la esquizofrenia que L) pone éofa~'is creencias sobre la esquizofrenia perduran en la esfera de lo que Gellner
en la naturaleza socialmente producida de su desarrollo. 2~ se co~centra eo as ( 197 5) ha llamado "sistemas de pensamiento tradicional" o lo que Evans-
descri iones de sí mismas que hacen las pe_rsona~ ~~agnosucadas como
· ~-' ·e·• y que sienten la extraordinaria •mpos1b1hdad de llegar a ser Pritchard ( 1976) ha designado como ..rígidas creencias implícitas".
CSQUIZOm;nl - · · · ·6 d 1 S
personas y 3) utiliza una metáfora cibernética para delinear la part•c•pac• n e o Gellner afirma que los sistemas de pensamiento tradieional,adifemJcia
miembros de la famili:t alrededor de este problema. . •. de los sistemas de pensamiento moderno que se basan en principios y en
Se dan con algún detalle ejemplos de intervenciones que ~e han pare~1d0 uules. conceptos intelectuales explícitos. se articulan implfcitamente y están inser-
Esas intervenciones socavan la sensación de fracaso que sumten los m•e~bros. de
la familia pues se los ayuda a 1) oponerse a los efectos de suje_ció.n d~ la clas• f~cac16n tos en la conducta, la cual se considera como parte del orden natural de las
científica y del juicio oormalizador. 2) a eludir el sistema d:.mc•ta~IOn~s rec1procas cosas y, por lo tanto, no requiere ninguna explicación. El hecho de que
que presta apoyo al estilo de vida de "sentir~e. arrincon~d~ , 3) a •den u ~car logros semejantes creencias no estén explícitamente articuladas las hace muchomá
lisiados que contribuyan a una nueva y pos1t1Va descnpctón de uno m1sm~! 4) a
esllblecer un nuevo contexto en el caso de recidivas, contexto que mmga la generales, profundas, compulsivas y resistentes a cualquier cambio.'
sensación de deterioro. Evans-Pritchard, al llamar la atención sobre la tenacidad de esas
creencias, muestra cómo los intentos que se oponen directamente a ellas para
La esquizofrenia indicar sus contradicciones o para presentar concepciones diferentes, gene-
ralmente sirven sólo para reforzar dichas creencias. A las personas que
La mayor parte de las personas diagnosticadas como esquizofrénicas participan en una esfera particular de creencias rígidas e implícitas les resulta
que me fueron derivadas o fueron derivadas a los equipos que yo consulto, sumamente difícil explicar sus propias experiencias sin recurrir al idioma de
bacía tiempo que habían recibido ese diagnóstico y la mayor parte de ellas tales creencias. Dentro de esa esfera las experiencias se ordenan segán
eran consideradas como casos "crónicos" con síntomas "positivos durade- creencias que en general no son accesibles al intelectoconscientealosefectos
ros"(alucinacioneseilusiones) y sfntomas "negativos" (retraimiento, apatfa, de su examen crítico.
etc.); esas personas sufrían frecuentes recaídas. Casi todas ellas habían sido La esquizofrenia como clasificación científica se prefirió ademeacia
tratadas con tranquilizantes durante un tiempo considerable y entonces se precoz, porque el vocablo podía transformarse en un adjetivo capaz de
manifestaron los efectos secundarios de una tardía disquinesia. objetivar a la persona asi clasificada, de suerte que ahora podía hablarse de
En el desarrollo del enfoque esbozado en este capítulo, he aceptado ese una persona •·esquizofrénica" (Bleuler, 1950). La esquizofrenia no sólo
diagnósticopreviode.esquizofrenia C()n el fin de definir el grupo de personas estaba dentro de la persona sino que ocupaba la totalidad de la persona Y
Ylas familias paraquienes este trabajo pudiera ser pertinente. No me interesé constituía la identidad total de ésta. Foucaull (1975) identifica la clasifica-
particularmente por laclasificación o reclasificación de esas p,ersonas según ción científica de personas como una práctica cultural en virtud de la cual el.
el sistema de inteligibilidad predominante que llamamos clasificación psi- cuerpo se convierte en una cosa y la docilidad de éste es el resultado..
Al considerar la naturaleza compulsiva de los sistemas de pensanuento
•Publicado en el Dulw/ch Ce m re Ntwslerter, primavera de 1987.
tradicional y las consecuencias de la práctica de la objetivación de personas

8S
1 'fi c'ón científica podemos especular sobre los aspectos miembros de la familia, especialmente los padres. De lasfamiliasquehevisro
mediante la e aodsl IC~d~s del curso de deterioro propio de la esquizofrenia. y en.las q~1ehabía un miembro esquizofrénico según el diagnóstico, los padJa
socialmente pr ucJ 1 as dan
espeallación se ve fortalecida por la proposición de que as person , al d1scuur los problemas de su hijo/hija habitualmente hablan de la afición
=do a los sucesos y experiencias de su vida relacionándolos con algun a permanecer en la cama a horas irregulares. de la falta de atención a la
relato personal.• higiene personal. de episodios de antagonismo contra otros miembros de la
familia, de una ap_ar~nte alergia a los quehaceres domésticos y de una
.almenle estructura sucesos de manera tal que éstos muestran,
~=~::C~xión 0 coherencia y. segundo. un sentido de movimiento o de desesperan~a y pas1v1da_d generales. A veces los miembros así diagnostica-
~recció~ a uav~s del tiempo." (Gergen y Gergen, 1984, pág. 174-175). dos se qu:Jan de expenmcntar una sensación de futilidad y parálisis, de
fracaso e mcompetencia y otras veces se lamentan de la injusticia, de la
De esta manera los hechos de la vida se interpretan ensamblándolos: de desdicha de ser insignificantes. Si la persona en cuestión estuvo internada en
modo que correspondan a algún fin proy~ta~~ o a ~gun,a. meta. S1 el hospitales, es probable que su estilo de vjda de "sentirse arrinconada"
concepto de esquizofrenia contiene creenc1as ng1das e 1mpl~c1tas so~re lo contenga detalles sobre el consumo crónico de estupefacientes y/o alcohol.
c:r6Dico y el deterioro, si la clasificación cientffica prOduces uJetos _dóc1les Y Teniendo como interés primario la perduración de ese estilo de vida de
·1 ·n,........,.,,.ción de sucesos actuales está en cierto modo detemunada por "sentirse arrinconado", presté también escasa atención a la cura misma de
SI a 1 ~y·~ · · be ·
el futuro, luego la naturaleza social de la esqUJzofrema de eJercer una ese fenómeno que llamamos esquizofrenia, así como presté escasa atención
poderosa influencia en su desarrollo. a su etiología.

Etiología y cura La persona

Durantelarealizacióndeestetrabajo,mepreocupépocoporlaetiología A lo largo de estas notas me referiré a las personas que fueron


de la experiencia clasificada como esquizofrenia. Si bien me son bastante diagnosticadas como "personas esquizofrénicas". Habitualmente estas per-
~~~liarl"varias teorías etiológicas diferentes, no he experimentado ningún sonas presentan varios problemas que tienen que ver con lo que generalmente
de participar en el debate. No siento ningún gran entusiasmo ni una se relaciona con el curso de deterioro de la esquizofrenia. Las más de ellas
lllcal• atracción por alguna proposición específica (incluso aquellas se manifiestan como "pasajeros" de la vida y declaran su desesperanza sobre
que proponen la causalidad en la interacción y en la comunicación). el futuro, o bien dicen que ocurrirá algún acontecimiento asombroso y
yo niegue la idea de que existen aspectos biológicos de fortuito que les permitirá concretar su plan de llegar a ser un astronauta o un
~-~~ilbl::ooiGqtJeniegueque los productos químicos puedan ser útiles para explorador del Polo Sur.
mal. Las teotias sobre la etiología de la esquizofrenia suelen ser Las preguntas sobre detalles actuales de la vida de estas personas
.~illtllllaires y conclusas en sí mismas. El lector encontrará una excelente habitualmente generan descripciones de un estilo de vida de "sentirse
de las diversas teorías y una crítica de éstas en el trabajo de Barren arrinconados". Por otro lado. se ha llamado a esto también "carrera o
lb~~dzo¡;lbretlia and personbood" ( 1987). trayectoria".
l!~!ift1~No'hec:esitodlecirQ\Ie en eldesarrollo de este trabajo no me he apoyado
~itJPIPmave~~i6>nestal)lec:idade la etiología de la esquizofrenia. Mi interés ··Tradicionalmenle el término carrera se reservaba para aludir a quienes esperaban
gozar de promociones en la trayecloria de una respetable profesión. Sin embar¡o.
•lóleccmcentlróen la perduración de ciertos problemas en el tiempo, el término llegó a emplearse en un sentido más amplio para referirse a la posición
que he llegado a asociar con ese estilo de vida de "sentirse social de una persona en el curso de su vida. Así se loma la perspectiva de la historia
,~~===:··Esos problemas rara vez comprenden alucinaciones o engaño- natural: los logros aislados se pasan por alto en favor de cambios producidos en.el
tiempo y considerados básicos y comunes a los miembros de una caregoria SOCial
! sino que son problemas propios de la vida misma. Se dan en la aunque se dan independiememenlc los unos de los olros." (Goffman. 1961. pq.
~!l;;::::::::=~~~lapersonadiagnosticadacomoesquizofrénica 127),
B opresivos, asr como los sienten tos demás

87
En el caso de las personas situadas en esa carrera o trayectoria. la única ~a sujeción a este proceso de normalización hace que la pe
noticia de cambios en sus vidas y circunstancias que ellas puedan señalar cxpenmenta · rsoaa que
para perdurar, es la notjcia que pueda insertarse dentro de la red de supuestos. . .ese fenómeno clasificado como esqua·zofren·aa.stentacomowa
extraordmano
. fracaso el no llegar a ser una pe E
rsona n respuesta a esa
premisas y expectativas relativas a los miembros de esa específica categoría sensactón de extraordinario fracaso, la persona en cuestión desarrolla una
social. Siguiendo a Bateson (1972) he llamado a esa red un sistema de elabo.rada y ~xtensa urdimbre de excusas que es su cuento triste y t
limitación (White, 1986a). La noticia de logros aislados se "olvida o se el estilo de vtda de ·•sentirse arrinconado" se hace máscomp1eto.,en onces,
desdibuja... los mensajes cesan de ser mensajes cuando nadie puede leerlos··
(Bateson, 1980. págs. 50-51). La familia
En respuesta a las preguntas que alientan a las personas a explicar su
situación, habitualmente ellas refieren variaciones del "cuento triste". L.os parientes de la persona en cuestión y particularmente los padres, en
la m_ed tda en que acompañen a esa persona en el curso de deterioro de su vida.
'"Según la etapa que una persona ha alcanzado en su trayec10ria. uno comprueba
habitualmente que ella elabora una imagen del curso de su vida -pasado. presente se ~tenten cada vez más responsables por haberla <lescuidado. Cuando ese
y futuro- que sclecciOoll, abstrae y deforma las cosas de manera tal que le estilo de vida de "sentirse arrinconado" se extiende, los parientes se hacen
suministran una visión de sf mismo que útilmente proyecta a situaciones actuales. más activos para obrar en favor de la persona. V entonces, llega a ser
En términos muy generales, la línea defensiva de la persona la lleva a alinearse
apropiadamente junto a los valores básicos de su sociedad y esto bien puede
abrumadora la experiencia de los miembros de la familia que se adhieren a
llamarse una excusa. Si los hechos del pasado y del presente de una persona son la idea de que la· persona en cuestión no es una personas.
extremadamente deplorables, entonces lo mejor que ella puede hacer es mostrar Generalmente, puede discernirse una dirección en la cual. inadvertida-
que no es responsable del estado a que ha llegado. de manera que aquí la expresión mente, los miembros de la familia colaboran en la perduración del estilo de
'cuento triste· resulta apropiada. Es interesante comprobar que cuando el pasado
más fuerza a la persona a alinearse aparentemente junto a los principales valores
vida de "sentirse arrinconado".
morales. con tanta mayor frecuencia esa persona se siente compelida a referir su
'cuento triste' en cualquier parte en que se encuentre" (Goffman, 1961, pág. 151 ). "Sobreviene un drástico cambio, pero nosotros nos acostumbramos al nue\·o ~lado
de cosas antes de que nuestros sentidos puedan decimos que se trata de algo
nuevo ... No es cuestión de poca monta el hecho de que nunca nos demos cuenta del
Puede argüirse que los "valores básicos" aquí mencionados se refieren rumbo que toman nuestros cambios de estado" (Bateson, 1980).
a las nociones culturalmente producidas sobre la especificación de la
persona]jdad, una especificación que es en alto grado individualista. Foucault Este es un rumbo al que los miembros de la familia se acostumbran
( 1979), al trazar la historia social de los modos en que los seres humanos son progresivamente y aceptan la situación de deterioro. Generalmente, los
sometidos, discurre que esa especificación de personalidad tiene que ver con miembros de la familia no advierten ese rumbo y son incapaces de detectar
el ordenamiento y distribución de los seres humanos en el espacio para la diferencia que hay entre el grado en que están participando en ese estilo de
convertirlos en "cuerpos dóciles". Según Foucault, esa especificación es el vida en un momento dado y el grado en que lo están haciendo en otro
resultado de una técnica disciplinaria llamada "juicio normalizador'', una momento. En este proceso, los miembros de la familia llegan a los límites de
técnica de sujeción y control sociales derivada de la distribución de las su flexibilidad y experimentan crecientes sensaciones de frustración, impo-
personas alrededor de una norma. Esta especificación, en alto grado tencia y fracaso.
individualista de la personalidad, pone fuerte énfasis en criterios normativos La metáfora cibernética de la retroalimentación puede invocarse para
tales como coherencia, consistencia, posesión de sí mismo, contención de sf ayudar a describir los elementos específicos del sistema enque se.susten.ta el
mismo, automaximización, autonomía, productividad. integración, totali- estilo de vida de "sentirse arrinconado". Según esta metáfora, la ctreulandad
dad, e~c. Foucault también sostenía que el juicio normalizador somete y es un fenómeno fundamental de todos los sistemas.
desc~fica el poder personal, tanto más cuanto que no suministra puntos fijos
··cabe e•perar nue los sucesos en cualquier posición del circuito tengan efecto en
en vLrtud. de los cuales las personas puedan formular sus propios juicios, ' ~ .
todas las posiciones $Obre el circuito en momenros postcnores ·
- (83reieD 1 97~
· -·
puntos fiJOS alrededor de los cuales las personas pueden protestar. pág. -1~).

89
88
La circularidad propone una recursividad en to~os los sistemas. cn l ~s padres respecto de la persona, en lugar de ofrecer una visión binocular que
. retroalimentación sobre sf m1smos.
. . Bateson 1dcn11-
que Jos sucesos eJercen . . ponga énfasis en el estudio de la naturaleza circular de la interacción familiar.
. . de l'mentacióncomocircuitosquelimnan
1 la mterncc1 6n.
fica JosclfCuttos retroa . b Las notas siguientes detallan varias intervenciones, incluso aquellas
puesto que 1os cam b'os 1 duraderos· en una parte del . s1stema de en E ser
1 destinadas a desorganizar los sistemas de incitaciones recfprocas y a
. s de los cambios producidos en el Ststema mayor. n os
comp1ementano . d · d disminuir, así, la intensidad de la interacción de los miembros de la familia
s1.stemas humano . s•es· posibledescribiresta circulanda . como un· ·d SIStema e
alrededor de la esquizofrenia. Aunque la perspectiva sobre la esquizofrenia
· · ·
JRCJtacJOnes • ocas que• inadvertidamente, son tanto em111 as corno
rec1pr adoptada aquí es diferente del punto de vista adoptado por el enfoque
respondidas. f T psicoeducacional, podría afirmarse que esas intervenciones también dismi-
Cuando se delinea la interacción de los miembros de la am1 ta e.n to:no nuyen el nivel de la "emoción expresada" en las familias.
de la esquizofrenia con esta metáfora, se hace evidente una caractenzactón
como la que sigue:
El método
El cfésarro)lo de Ja red de excusas necesarias para prestar apoyo al "cuento
triste", incita a los padres a adoptar una actitud más tolerante en cuant~ a las
e sas y a sentirse más responsables por la vida de la persona en cuest16n. A Las notas siguientes dan detalles específicos sobre la aplicación a la
ex u que los padres se hacen más responsables son, tamb'.
medida • t"bles
~~~· mas suscep t terapia de un enfoque más general (White, 1986a). Estas aplicaciones se
1 1a censura y más vulnerables a la experiencia de la culpabthdad. Esa vuln.era- refieren a aquellos factores que ponen obstáculos al desarrollo de ese
bilidad a la culpa, a su vez incita a la censura por pane de .la person~ q~e a~1gna fenómeno que llamamos esquizofrenia.
a los padres una condición de "pasajeros" en la vida. Este SJSt~ma de mcuac1ones En la aplicación de ese enfoque es importante que el terapeuta someta
recíprocas refuerza con el tiempo la polaridad entre lo trresponsable Y lo a crítica su participación con los miembros de la famiUa. Lo verdaderamente
superresponsable. A veces, es.te ciclo se desorganiza moment~eamente c~~ndo
importante de esta crítica es la cuestión de saber si losmiembros de la familia
la frustración que experimentan los padres les provoca un estallido de hostthdad
bacía la joven persona. Lamentablemente, e~os e~tall idos sólo sirven para reforzar
experimentan el proceso terapéutico como algo que los capacita o como algo
elle ciclo con el correr del tiempo. Como resultado de ello, la persona en cuestión que los somete. El proceso de incitar a los miembros de la familia a
experimenta una sensación mayor de fracaso y busca más activamente nuevas evolucionar alrededor de descripciones alternativas del problema, ¿los
excusas. Los padres, al experimentar también una mayor sensación de fracaso capacita para oponerse a su experiencia de opresión causada por el problema
provocada por su sentimiento de culpabilidad y por los remordimientos que o contribuye a aumentar esta experiencia de opresión? Las opciones accesi-
sienten por los estallidos en que incurrieron, se sienten mucbo más responsables bles a los miembros de la familia, ¿los ayudan a sentirse con autoridad sobre
por la vida4elajoven persona. Con el tiempo, la intensidad de esta participación ellos mismos o hacen que se sientan más sujetos a otra autoridad?
en la permanencia del problema sube de punto y Jos miembros de la familia quedan Durante toda esta laborsepresentan dilemas de decisión a los miembros
todo& centrados en la esquizofrenia.
de la familia al yuxtaponerse descripciones "viejas" y descripciones "nue-
vas".
Aunque este pasaje describe sólo una versión de estos sistemas de
incitaciones recíprocas, con el tiempo se manifiesta en un aumento de la
Exteroalización del problema y p reguntas de Influencia relativa
intensidad con que los miembros de la familia participan en el problema.
Los influyentes estudios deBrown y otros ( 1972) proponen una visión
iponocular de este proceso, por cuanto describen sólo una parte del circuito En el proceso de externa! izar problemas se utilizan práctica~c~ll~e!
de objetivación que se enfrentan con otras prácticasculturales de ObJellvactón.
de retroalimentación. El concepto de "emoción expresada" que exponen
El problema mismo queda exteroalizado. de modo que la perso~a!a n~es el
estos autores estimuló el desarrollo del enfoque psicoeducacional; dicho
problema. El problema es el problema mismo..Es~. ObJe.uvacJón Y
conceptoderivadeestudiosque hacen hincapié en un fenómeno desarrollado
externalización del problema se oponen a las técmcas tndinduahzadorasde
eo una sola dirección, es decir, la expresión de hostilidad por parte de los
la clasificación científica y a otras prácticas de división más generales.

90 91
Cuando la extemali?ación de la esquizofrenia desafía el concepto de preguntas que inciten a los miembros de la familia aoootriblliréDIIIMilii
esquizofrenia como clasificación de person.as. desafía asim~smo los aspectos descripción, la esquizofrenia queda aun más extemalizada.ll..,_...........
de este fenómeno producidos socialmente, me luso los que llenen que ver con llaman la atención a los miembros de la familia sobre las co1~tnd::d4MII•il~
lo crónico. Ja incurabílidad y el deterioro. Cuando la externalización de la !~gros ai s lado~ que "se pasan por alto en favor de cambios producidos eaá
esquizofrenia desafía a prácticas de división une a los miembros de la familia uempo y constderados básicos y comunes a los miembros de una eatqorfa
y los faculta para protestar contra las maneras en que se han sentido social" <? offman, 19~1 . pág. 127). Como la red de supuestos, prenüaas y
compelidos a cooperar con la esquizofrenia. . . expccta~t v~s de los mtembros de la familia les hace diffcil aprehender escas
Al principio, la externalización de la esquizofrema se logra hactendo comrad•c:10nes o logros aislados, al comienzo los miembros de la familia
pregunta~ que alienten a los micrn bros de la fami 1ia a determinar la influencia dcpet~de~~n mucho ~el código del terapeuta para !hacer derivar esta segunda
queJa esquizofrenia tiene en sus vidas y en sus relaciones. Al reflexionar en dese n pc10~. Con elllempo.' ese código se conviene en un código compartido
estas preguntas y al responder a ellas, los miembros de la familia participan dentro del ststema terapéutico, de modo que los miembros de lafamiliallegan
activamente en el proceso de extemalizació n. Además de externaJizar la a se~ más :apaces de señalar directamente lo nuevo y dar su respuesta. A
esquizofrenia. estas preguntas hacen visible a los miembros de la familia su conttnuactón doy una pequeña muestra de esas preguntas:
inadvertida participación en la perduración del estilo de vida de "sentirse
arrinconado''. - ¿Cómo se las arregló usted para desafiar el estilo de vida de "'enttnc
La extemaJización del problema suele ser progresiva y, en este proceso, arrinconado" y no sólo aceptó la cita de acudir~ esta reunión sino que aceptó
también acudir a la siguiente?
el terapeuta ayuda a los miembros de la familia a elaborar definiciones más
-¿Cómo impidió usted que la esquizofrenia lo empujara a un rinc6n en esta
precisas de las experiencias que ellos consideran problemáticas y que más les ocasión?
preocupan por el momento. Por ejemplo, em terapeuta puede al principio -¿A qué hábitos debió usted desobedecer en esta ocasión para escapar 81
comenzara hacer preguntas que extemaJicen 1a esquizofrenia o el mal y luego estilo de vida de "sentirse arrinconado"?
hacer preguntas que externa! icen aspectos del estilo de vida de "sentirse -¿Puede usted comprender cómo yo veo que su desafio a ese bibito tiene
arrinconado" que son promovidos por la esquizofrenia y, por fin, hacer una importancia crítica?
preguntas que extemaJicen esos hábitosespec íficos de que depende ese estilo -En estas circunstancias. ¿puede usted comprenderque esto me sorprenda?
de vida para perdurar. Doy a continuación una pequeña muestra de estas -Si pudiera ver la significación que yo veo en este paso, ¿cómo influiría esto
preguntas: en la manera en que usted se ve?
-¿En qué medida cree usted que este modo tan diferente de ver las cosas
podría influir en su próximo paso?
-¿Qué efecto ha estado teniendo laesquiz<>frenia en sus vidas y relaciones? -¿Cree usted que esos pasos podrían debilitar la influencia que la
-¿De qué manera se sintió usted empujado a un rincón por la esquizofrenia?
esquizofrenia tiene en su vida?
-¿De qué manera la esquizofrenia provocó ese estilo de vida de "sentirse
arrinconado"?
-¿De que hábitos ha dependido más ese estilo de vida de ··sentirse Anulación de lo temporal
arrinconado"?
-¿Qué otros hábitos fomentaron estos hábitos en la vida de otros miembros Para ayudar a los miembros de la familia a establecer una .distinció~
de la familia? entre el grado en que participan en el estilo de vida de "sentirse arrinconado
-¿Cuál de estos hábitos es el que más le preocupa a usted? en un determinado momento y el grado en que lo hacen en ouomomento, se
pueden hacer preguntas tendientes a eliminar lo tem~~· Esto amenaza a la
~descripción ~e la influencia que tiene la esquizofrenia en la vida y anterior rendencia y permite a los miembros de la fam1ha rechazar~~ las
relactones de .lo~ rruembros de la familia, puede yuxtaponerse con una fu tu ras incit¡¡ciones a habituarse a la influencia del problema. Tamb1~ aquí
segunda~e~npctón, la descripción de la influencia que tienen los miembros las preguntas estructuradas resultan útiles en este proceso.
de la famtha en la perduración de la esquiz<>frenia. Con la formulación de

92 93
. . l'do a continuar acompañado por la esq uizofrenia. .:specific:aciones de la per~onalidad. Como estas preguntas alientan a los
-Sí se smllera compe 1 . 'd• d · • miembros de la familia a orientarse para discernir logros- aislados, quedan
. . e usted diera pora que el esulo de VI ·• e senursc
·qut pasos serta necesano qu socavadas las derinicioncsdcl yo entendido como fracaso de ser una persona.
" . ado fuera más completo? . .
amn~i el estilo de vida de sentirse arrinconado ejerciera mayor ln ~uencla, Estas preguntas deben estructurarse, al principio, alrededor del código del
b4bitos tendría usted que extender para dar apoyo a ese fc~ómeno. terapema a causa de la te nacidad d e la "antigua" red de supuestos, premisas
¿que! -Ese estilo de vida de sentirse arrinconado junto con su sastem~ de apoyo y expectati vas.
"' med'da afectan el futuro de la vida y de las relac1ones de la
de h6bitoS, ¿en que •
familia?¿De qut maneras podrían estos hábitos oprimir el futuro de su vida Y de
- S! com?rendiera usted plenamente la significación de esto. ¿qué cree que
ello pod n a decmne sobre usted que yo. de otra manera, no habr(a sabido y que
sus relaciones? habría pasado por alto a todos nosotros?
-¿Qué cree que esto podría decirle sobre su capacidad que, de otra manera.
Preguntas complementarlas usted habría pasado por al to?
-¿Qué cree que esto me dice que yo puedo apreciar en usted?
Se pueden hacer preguntas que ayuden a los miem~ros de la. fa~ili~ a -¿Me dice esto alguna otra cosa diferente que usted cree que yo podrfa
apreciar?
!..a- ..-:..:-combatir su inadvertida participación en el ststema de mcltactO-
~~~~~::nw.._y · · d E -¿Qué cree que esto les dice a mis colegas que ellos puedan apreciar en
nes recfprocas que prestan apoyoal estilo de vida de senttiSearnncona o:
~ usted?
otro lugar he Uamadó a esta clase de preguntaS "preguntas complementanas - Ahora tengo dos imágenes de usted como persona, la antigua y la nueva.
(White, 1986b). .. y me parece que la diferencia que hay entre ellas es impresionante. Si usted pudiera
Al reflexionar en estas preguntas, los miembros de la famtha llegan a conservar constantemente estas dos imágenes en su espíritu y compararlas, ¿qu~
una "visión binocular" o descripción doble de La permanencia de lo s c ree que podría descubrir sobre sí mismo?
problemas que ellos experimentan como opresivos. Se trata de ~n punto. de
vista que tos capacita para eludir la coacción de los ciclos de retroalt mentactón Las preguntas que extemalizan y fomentan una crítica de las especifi-
que perpetúan,Y refuerzan estos problemas. La preocupación centrada e n la caciones de la pe rsonalidad en alto grado individualistas, son otra categoría
esquizofrenia queda socavada y la intensidad emocional experimentada d e preguntas que se oponen a la sujeción del juicio normalizador. Este
qiedasianificativamentereducida. enfoque de ayudar a los miembros de la familia a reformarse, está en marcado
contraste con los enfoques que incitan a los miembros de la familia a
-Cuando usted se somete a la esquizofrenia que lo empuja a una posición "apesadumbrarse por la persona que fue".
Qrlzonable, ¿de qu6 manera este hecho incita a sus padres a hacer todo lo que sea
IDOIIIble para usted? - Si usted pudiera apreciarse dej ando de lado la ambición, ¿qu~ cree que
- ¿Hastaqu6puntoel sentimiento de culpabilidad lo hace a usted vulnerable apreciaría más?
a 1as incitaciones de su hijo o hija a realizar lo que sea sensato para ellos? Y esa -¿Cómo podría apreciarse usted mismo dejando de lado su ambición?
sensación de sentirse ellos arrinconados ¿hasta qué punto cuenta con esa vulne- -¿Qué podría bacer para demostrar a estas expectativas que usted está
rabilidad? yendo en camino de ser su propio dueño como persona y no una persona para esas
ex.pectativas?
Las nociones d~ personalidad
Esta s preguntas están en forma abreviada. Cuando se trabaja con
Se pueden hacer preguntas que ayuden a los m iembro s de la fam ilia a familias, e l terapeuta trata de lograr la articulación de esas "ambic iones" Y
CODil'allestarlasc:onsecuenciasempobrecedorasdeesatécnic:adisciplinaria "expectativas'' específicas que subyugan a la persona.
que Poucault (1979) llamó juicio nonnalizador. Una categoría de tales
preplltas incita a las familias a participar e n la elabor ación de otras
definiciones posibles del yo que no estén detenninadas por las predominantes
95
caricatura y melodrama popular apresurado. Al. pasar el tiempo y a medida q 1
sob · ·d · · ue a persona cobra do!rbii.
, ~e su propta VJ ~· el colega pierde su posición establecida en la.~~~~~
Las nuevas descripciones y distinciones causadas por las aoreriores no ttene más remedto que reconocer el éxitod l
mism· bl. e apersonaquelogra
preguntas suministran una fuente de nuevas y creati vas respuestas po~ ~arte . .a~ se ve o tgado a recurrir a excusas varias cada ve
de los miembros de la familia. Al principio, a los ntiembros de la fam1ha les amplias y absurdas a fin de esrablecerquen" zmáselaboraaat
Jleoad d vesresponsablepor loqueha
resulta dificil percibir toda la significación de estas nuevas respuestas. . "' oaser urantelaterapia. Aiolargodetodoeste . .
Cualquiera que sea el alcance o la duración de la nueva. respuesta, ella obser;~~~ en~eel t~rapeuta y el colega intriga a los ~~~::~·~:;~e;:::
si!mifica un nuevo punto de partida. significa que es acces1ble alguna otra 1. len os miembros de la familia advierten que lo ue 1
e presentando es una caricatura la posición m . q se es está
dirección en la vida. Como es probable que estas " nuevas " respuestas es ten
,
fre nte a la naturaleza radical d~l cambio pone uyf cotJ.nservadora del.cole¡a
oscurecidas para los miembros de la familia por la sombra de Jos "antiguos" d"st" · . • e ec vamentederelievelas
l ~nciOnes y contnbuye a la permanencia de lo nuevo. Este método
hábitos y problemas, es sumamente importante que el terapeuta participe con
pa':ucularmente e~caz cuando inicialmente la persona se ha mostrado m es
los miembros de la familia de una manera que cree un contexto para que reticente en acudir a la terapia Pero al cabo de u . uy
perdure lo nuevo. Y esto puede lograrse si el terapeuta reacciona a las nuevas f t b · nas pocas seSiones, es
re~ue? e compro .arqueesas personas desean regresar, ansiosas de
respuestas de los miembros deJa familia de una manera que para ellos elabore el S1gu1enteep1SO<:ho. c:onoc:a.
las nuevas descripciones y ponga énfasis en las nuevas distinciones. A.su vez, Durante todo este proceso, la posición del terapeuta e.s ljgeramente
esto desencadena nuevas respuestas de los miembros de la familia. De este conservadora. ~1 terapeuta se mu!~tra entusiasmado por los pasos positivos
modo. por un tiempo los antiguos hábitos y pautas quedan eclipsados en la qu~ dan los mJembros de la fanuha al huir del estilo de vida de "sentirse
sombra de las nuevas respuestas. amnconados", pero c~ntinu~mente les aconseja considerar futuros pasos y
Para establecer un contexto en el que perdure lo nuevo en casos en que dar sólo uno !lo: vez. Stlos mJembros de lafamilia no llegan a algún acuerdo
Los ríliembros de la familia estuvieron participando en el estilo de vida de sob:~ los obJetivos, el tera~uta habituálmente insiste en asumir la respon-
"sentil'Se arrinconados". puede ser útil introducir el elemento dramático. A sabilidad por no haber ayudado a los miembros de Ja familia a establecer
veces, para facilitar el desarrollo de un contexto dramático comprobé que era adecuadamente su disposición a completar con éxito la labor ei!Jprendida.
P~r. otra parte, se p~eden hacer preguntas que extemalicen y fomenten uua
fructífera la idea del melodrama popular como metáfora de la terapia. De
cnt1ca de las especificaciones de la personalidad.
todos loselementos del melodrama popular parecen sumamente importantes
la caricatura, el humorismo, el absurdo y la intriga. -¿Cree usted que la ambición lo empuja a hacer demasiadó y demasiado
En la organización de la terapia como un contexto para que perdure lo pronto?
nuevo con frecuencia he.comprobado que es útil introducir a un colega como -¿Cómo puede usted enseñarle a su impaciencia que hace sus propios
caricaturade la persona en cuestión. La labor de-este colega consiste en tratár descubrimientos al ritmo que le conviene a usted y no a eUa?
~e ~onservar la versión del "cuento triste" frente al cambio; para Lograrlo,
-¿Qué podría u.sted hacer para domar la impaciencia y la~
como ha domado otras cosas?
l~CJta a la persona y a los otros miembros de la familia a que permanez.can -¿Cómo podría usted demostrar a sus expeetativas q1.1e puede ser uaa
Ciegos a todas las nuevas respuestas y logros aislados que se oponen al estilo persona sin someterse a ellas?
~e vida de "sen~e arrinconado''. A veces, la inseguridad de este colega -¿Está usted haciendo esto a causa de esas expectativas y ambiciones o lo
Impulsa a los m1embros de la familia a hacer un convenio con la persona a está haciendo. por usted mismo?
fin ~e que ésta vuelva sobre sus pasos; esto suministra a la persona una
urd1mbre elaborada de excusas, muchas de ellas nuevas, con que cuenta para En otro Jugar (Whíte, 1986a) he expuesto otros métodos de tespUeSta
hacer de esto una proposición atractiva. del terapeuta aJas reacciones de los miembros deJa familia y esos m6todos
.A medida que progresa la terapia, el colega se inquieta más por el hábito pueden adaptarse en el caso de familias con un estilo de vida de "'sentirse
que t1ene el terapeuta de alertar a los miembros de la~; ·u b 1 arrinconado'". No trataré aquí estos métodos. pero~ unapeqoeilamuestta
so!i tá d d amt aso .re osnuevos
pa. que es n an o Yteme que el entusiasmo del terapeuta pueda ser algo de las preguntas que pueden hacerse en respuesta al cambioparaaleataratD
más una descripción única del yo.

'
-R~:¡hncmc es interesante ver que uste~ está .tom~ndo más iniciativas ~ondición nuev~ y pe~sonal mente más adecuada. Esa jornada puede compa-
.. . Có 1 ró llegar a este acuerdo constgo nusmo . . tar:<>e :on una rmgractón en la que las recidivas son episodios esporádicos 0
proptas. ¡. mo og. h usted dependa más de su propia autondad que
-¡.Cómo exphca que a ora alttb~JOS de la empresa. Alternativamente puede introducirse un rito de
de la autoridad de otros? · . dida pas&Je (va~ Gennep, 1_960, Turner, 1969), en el que la recaída y la internación
- Ahora que usted es capaz de resolver problemasdesu vtda, ¿en que me
en el_ hospttal s~ constderan fases preliminares. fases que son un preludio a
influirá esto en su futuro? la re~ncorp~ractón del yo en el seno de la familia y en uo nuevo nivel de
func1?nam1ento personal. Cuando se produce la recaída, debe penerse
El progreso como contexto de las recaídas
énfasts en el contexto de progreso mediante preguntas. Las recaídas también
ofrece~ al terapeuta la oportunidad de hacer preguntas que ayuden aún más
Como la significación atribuida a las recidivas depende del contexto en
a los mtembros de la familia a extemalizar y a oponerse a las especificaciones
que ocurren, es esencial que se establezca un nuevo contexto en el caso de las de la personalidad.
recaídas. un contexto que no presente la recafda como un fracaso, como un
A .veces es eficaz sugerir que cierto número de recaídas puede ser
f¡ 6meno de ..retroeeso". Considerar la recaída dentro del contexto de una
e:~1uci6n de deterioro es alentar en los miembros de la familia el sentido de ~ece~ano p~a que una persona llegue a su meta. Se incita a la persona a
tdentlficar s1gnos tempranos de recidiva a fin de que los altibajos puedan ser
que son ..pasajeros" en la vida y una sensación de desesperanza_; y es probable estructurados antes de que los hechos ejerzan su presión y la fatiga los
que aumente la dependencia de la persona en cuanto. a. dos1s mayo.r:s de imponga. Esos altibajos toman varias formas y pueden incluirmedidascomo
product~químicos, que contribuyen a aumentar la tox1ctdad y la doc1lidad, internación en un hospital. Si la persona tiene una historia de frecuentes y
en lugar de fonalecerla y mejorar su calidad del vida. múltiples internaciones generalmente precipitadas por crisis, puede planifi-
Al !;onstruir este nuevo contexto, el terapeuta afirma que, puesto que la carse una serie de breves internaciones. Esta planificación se apoyaenlaidea
persona en cuestión ha estado confinada durante un tiempo conside~able en de que si es necesario cierto número de internaciones, luego es buena idea
el estilo de vida de "sentirse arrinconada" y puesto que los otros mtembros hacerlas lo más pronto posible antes que tarde. Estas internaciones planeadas
de la familia han acompañado a la joven persona en este estilo de vida, no son más breves y fortalecedoras que las internaciones obligadas. Después de
aeriasensatohaceresfuerzos desordenados para dar nuevas direcciones a sus la primera serie de internaciones planificadas, se incita a l a persona a que
vidas. Como lo que cuenta en todo nuevo paso es, no su magnitud, sino la haga pruebas para ampliar el tiempo que habrá de transcurrir entre las
dirección en que se da, el terapeuta incita a los miembros de la familia a que futuras internaciones.
den sólo pasos pequeños y que se atengan a un mínimo en cuanto al número Se puede sugerir a las familias que organicen una ceremonia inmedia-
de cambios que se produzcan cada vez. Ningún miembro de la familia debe tamente antes de toda internación programada, una ceremonia en la que se
ser alentado a ir demasiado lejos apoyándose en un solo pie hasta que éste se pongan de relieve los recientes éxitos de la persona y se reconozca que ha
baya hecho suficientemente fuerte para soportar su peso; antes es menester llegado a una etapa en su peregrinación en la que los altibajos son apropjados.
asegurar cierto sentido de confianza y competencia para apoyar esos pasos. Aun cuando las familias no pongan en práctica esta sugestión, ella altera
Cuando dnn nuevos pasos, a los miembros de la familia se les puede decir que radicalmente el marco de la internación hospitalaria, pues contrarresta la
es probable que experimenten la influencia de ciertos hábitos propios del sensación de fracaso y desesperación que los miembros de la familia
estilo de \"ida de sentirse arrinconados, hábitos que perduran aun cuando ellos experimentan con tanta frecuencia en esos momentos.7
seden cuenta de las nuevas posibilidades. Puede parecerles que los antiguos
hábitos están eclipsando los nuevos logros durante bastante tiempo antes de Programa de sesiones, duración del contacto y medkadón
que se maaificste claramente que lo nuevo está eclipsando a lo viejo, de modo
que los progresos pueden experimentarsecomo dar"tres pasos adelante y dos Aunque en algunos casos las reacciones de los miembros de la familia
pasos atnis". a esta manera de tratar a la persona son dramáticas desde el principio, en
Dcn1r0 de este contexto de progreso, las recaídas pueden considerarse general esta labor es relativamente de largo plazo por su naturaleza. En la
como aspectos previsibles de la jornada que hace la persona hacia una fase inicial, las sesiones terapéuticas se fijan con intervalos de dos a cuatro

98 99
·
semanas. Postenorme nte. el intervalo entre las sesiones se aumenta a dos o Robinson, diversos miembros del equipo de la Gh!aliide :Pat..U,r11ÍIIiiif if..
cin.co años pasados, incluso los miembros actuales Jlm Bln:la, U.lflllr'll!llll
tres meses. . h b' 1
se rea11zan a. 1tua men e
t Gr1erson. Helga Jansons y Liz McKenzie. y los miembros
La programac1'6 n d e 1a.
' s sesiones re<>ulares
= Rchabililation Family Therapy Oroup, incluso Piona Dawee, Bldllrii'"'llÍIIIilliiíj
· d'eciocho
para un perfodo de se1s a 1 meses. La palabra terminación no es
. una
. Andrew Lambcrth.
· · d d la cesación de sesiones regulares pues lO que se mc11a
expres16n aprop1a a e . 2. Y esto Continúa ocurriendo ahora. Por ejemplo v&se la di'CW161 de J1iir.
( 1987) sobre la esquizofrenia en los medios. '
e · · a ·stir a nuevas entrevistas periódkas y se las msta a que
a 1as .anu 1135 851 • • b · · ·· 3. Quisiera agradecer a Jane Chapman por haberme inuoducido en la obra de
cono al terapeuta o fijen nuevas cttas SI so re nenen cns1s Gcllner.
llamen por te lé•' . ·-
difíciles. o si alguno de Jos miembros de la famiha muestra preocupaciOn por 4. Hay mucho más que decir sobre la teoría de los relatos personalea. David Epston
ha estado desarrollando un enfoque único de la terapia basado en esta teorfa.
los progresos. · fl · . s.. Por supues1o, en muchos casos los miembros de la familia eadn coopeaaudo
Amedidaquelosmiembros delafamilia tien~n mayor1n ue~c•a.e_n sus madverudamente con una caracterización de la persona que contribuye 1 que áta lillllle
vidas y relaciones pueden experimentarse reducciones de la med1cacton. u~ estil~ de vida de sentirse arrinconada, aun antes del cliapóslico formal Lea
dtagnósucos de legos y profesionales refuerzan esta caracterización.
6. Agradezco a Roy Firz.henry haberme alenado acerca del grado de confiaou coo
que cuento sobre esto en mi trabajo con la esquizofrenia. ·
Resumen 7. Jim Birch, al referirse al rilo de separación practicado en las cJestw'Md de 1a
viaje oceánico, ha sugerido la idea de "hacer ondear palluelos" como 1111a llllliJIIia de
semejantes ceremonias.
Estas notas han expuesto una perspectiva del fenómeno denominado
esquizofrenia y han ofrecido algunos ejemplos de un ~n;~que basado en es~
perspectiva, enfoque que según he comproba~~ resulto u:tl a las ~er.sonas ast
Referencias bibliográficas
diagnosticadas y a los miembros de sus fam1has. Re~enas prehmmares de
este tnlbajo se han publicado en otra parte (Mackenue y Robertson, 1985, Barker, P. 1979: Basic Chi/d Psychiatry. 3" ed. Gnn Bretllla. Caaucer PraL
Mackenzie y Gara, 1986). Bateson, G. 1972: Steps to an Ecology of Mind. Nueva York. Ballandae Boob.
Ese modo de enfocar la cuestión reduce considerablemente la propor- Bateson, G. 1980: Mind and Naturt: A neasscry IUiity. Nueva Yoct. Blllllm Boob.
Birch, J. 1987: "Pasteur... now the bad news: towards the restomlioo ofb'ldiliollal values
ción de recidivas y de días pasados en el hospital; además contribuye in the psychiatry of schizoprenia". Dulwich Centre Ntwslttttr, Primavera.
profur;~damente a mejorar la calidad de vida. Las notas de ninguna manera Bleuler, E. 1950: Dementia Pratcox or tire Group of Schizophrrnla. Nueva York.
abarcan todos los aspectos de la cuestión, pues en este trabajo surgen lntemational Universities Press.
Brown, G., Birley. J. y Wing. J. 1972: ''The ioflueoce of family Jife OD die caane vi
continuamente diversas contingencias que requieren una respuesta creativa schizophrenic disorders: a replication... Brilish JOIUJIIIl of ~. 121:241-
por parte del terapeuta. 258.
Como la esquizofrenia presenta una gran variedad de formas, diferentes Evans-Pritchard, E.E. 1976: Witchcraft, OracksandMagictllftOngiM~. Oifonl.
Clarendon Press.
aspect.osdeesteenfoquese han enfatizado con algun as famHias más que con Foucault, M. 1975: The Birth of tht Clinic: An archaelogy ofmedical¡MrcqdiiiL f61eva
otras. Por ejemplo, con aquellas familias en las que la persona en cuestión es York, Random House.
agresiva y en alto grado destructiva, resulta razonable que el terapeuta ponga Foucault, M. 1979: Discipline and Pllllish: T1le binA of * priMNL Orla lllellia.
Peregrine Books. . . . •
mayor énfasis en "el melodrama popular'' entendido como metáfora de la Gellner, E. 1975: úgitimation of Btlitf. Cambrid~. ~ Uancrst't Press.
terapia. Gergen, M. y Gergen. K. 1984: ''The soeial conSirUCnonofnuranveacc:oums en<itrgen
K. y Gergen M. (comps.) Historie-al Socio/ Psychology. New Jersey. Lawreac:e
Erlbaum y Assoe.
Goffman, E. 1961: Asy/11ms. Nueva York. Doubleday: • • • .
Notas Mackenzie, L. y Roberston. B. 1985: "family tberapy 10 a psycbiatttc bospital". Dwlwidl
Centre Re1•it"'· poasibi•'- 18
. !he
Mackenzie, L. y Gara. A. 1986: ''An uphill banle: wrestlill¡ baclt res ....,
. l . He estado ~esarrollando este enfoque en los últimos siete años y durante ese psychiatric system". Case Studies, 1(2):59-66. . .
llem~ estu.ve asoe1ado, en d•feren1es contextos. con varios colegas interesados en la Tumer, V. 1969: The Ritual Proass. Nueva York. Comell Umvers~ty Press.
esqu1z.ofren1a. Entre estos colegas se contaban, al principio. Andrew Wood y Malcolm

100 101
,..... A 1960' Riles o' Possage. Chicago, University of Chicago Press.
vu ....... ~ 1 ~o
nep. · · · ·
WbiiC, M. 1986a: "Negative explanation, restraint and double descnpllon: a temp ate r 5
(llllily therapy". Fomily Process, 25(2):169~184. . ,, .
Wlaile. M. 1986b: "Anorexia Nervosa: A cybemellc perspecuve , en J. Elka-Harkaway
(comp.) EGti11g Disardus and Fomily Thuapy. Nueva York, Aspen .
Una familia deja atrás los trastornos
que la perturbaban*

.. En est~ caso l_as preguntas, los resúmenes y la metáfora se emplean para extemalizar
el trasto~? de un JOven adolescente y ~ara coo~rrestar asila descripción caracterológica
de su fam1ha. Preguntas complementanas permiten describir la interacción que se gene
~ otras. preguntas p_Jantean un dilema a los padres y al adolescente acerca de :
mtcracc16n. Se descnben tólmbién reuniones especiales en las que la familia pasa revista
a sus progresos.

John tenía doce años cuando asistió a la primera sesión bastante a


regañadientes, acompañado por sus padres, Ann y Harold. Ann y Harold
hacía ya mucho que estaban preocupados por la conducta de John. En la
mayor parte de los aspectos de la vida de éste habían comprobado que era un
niño díscolo y pendenciero, problemas que eiJos habían tratado de resolver
apelando a varias ayudas. Me enteré de que varios "profesionales" habían
diagnosticado a John durante nueve años. Los numerosos diagnósticos que
se habían formulado iban desde la hiperactividad a la pereza. Ninguno de
esos diagnósticos, por algunos de los cuales John había recibido medicación,
dio resultado y el problema había ido "de mal en peor".
Pregunté a Ann y a Harold en qué medida creían que John se enconttaba
ahora bajo la influencia del problema que lo había aquejado tanto en su vida.

Esta fue la primera de una serie de preguntas y resúmenes que sirvieron para
apartar a John del problema al hacer que lo extemalizara y lo objetivara. Todos
los diagnósticos que basta entonces se le habían formulado indicaban un problema
interno del adolescente. Y esos diagnósticos reforzaban la explicación de los
padres según los cuales el problema era el resultado de alguna caracteristica innata
de John; esto no les permitía ver la naturaleza de la interacción o ~ la relaci~
que tenía la dificultad. Bateson. después de Moli~re. compara se~eJ~tes expli-
caciones con el principio soporífero que adormece la "facultad criuca ( 1972) de
uno. Bateson dice que (1980, pág. 14):

*Publicado en Case Swdies. Vol. 1 W l. 1986

103
. En este interrogatorio la metáfora del ''trastorno··. que había sido usada
pn mero_ po~ los p~dr~s, ~e utiliza ahora para reforzar más el proceso de
ex ter~ahzac16n YObJeti vación. Luego, esta metáfora se presta para sufrir un suti l
pero Importante desplazamiento y con':ertirse en el adjeti vo .. trastornado". Si bien
algunas
. personas pueden
. no preocuparse particularmente por los. pro blemas que
expenmentan (por eJemplo, John), todo el mundo sabe que las personas rrasror·
nadas o pertu rbadas están afligidas.

A.~egañ~adientes John declaró que s us padres se preocupaban dema!.ia-


do y lo reganaban y sermoneaban m ortal mente". Cuando le preounté cómo
tom aba aquella actitud, John contestó que "generalmente ~tallaba en
: ólera" . A l PC:,~irle q~~ estimara 1~ e ficacia . de encarar los problemas
estallando asJ , me dtJO que s upoma que esa estrategia no daba buenos
resultado s puesto que los padres continuaban regañándolo cada vez má .. A
m i pregunta sobre qué efecto tenía sobre él todo aquel trastorno, me contestó
que le provocaba malhumor. Volví a resumi r la situación y declaré que, a mi
juicio, e l trastorno había a fectado profundamente a todos los miembros de la
familia y s us relaciones recíprocas, que determinaba el''desmoronamiento y
decaim ie nto de John" y q ue contribuía a aumentar e l conflicto entre Ann y
Harold sobre la manera de tratar a John , pues Harold se atenía a una actitud
ultrarrazonable, en tan to que A nn se criticaba a sí misma y excusaba la
conducta de John.

Siguiendo a Bateson (1978), es razonable suponer que la evolución de los


problemas de una familia tiene una dirección y afecta las relaciones. El terapeuta
puede llegar a una definición de los problemas basada en las relaciones: constru-
yendo descripciones bilaterales o complementarias de la interacción de los
miembros de la familia con referencia al problema. Entonces pueden derivarse
preguntas complementarias para luchar contra la explicación soporífera y ayudar
a los miembros de la familia a hacer una descripción doble o relacional del
problema. Esta descripción doble es la fuente de nuevas respuestas.

"La recepción de información de diferencias es esencial para la rev~la.ción de


nuevas ideas y para desatar nuevas respuestas y 1ambién para el descubnnuento de
nuevas soluciones. La recepción de información de diferencias exige que los
miembros de la familia perciban un contraste enm: do$ descripciones o descripcio-
nes múltiples" (White, 1986a).

Una breve descripción complementaria de la interacción de John. Ann Y


Harold con referencia al problema podría incluir los siguiente~ detalles:

-en relación con el trastorno, el "estallido" y decaimiento de John incitan


a s us padres a protegerlo de las opiniones severas que ellos tienen ) retirarse a una
actitud uJ trarrazonable y de excusa.

IQ5
·ó con el uastomo. Harold y Ann se retiran a una actitud dominado por entero su vida? ¿Le complacía saber que una dirección
-en re1acty de
uaararrazonable n excusa que incita el''estallido·• y decatmtento
· · e o n Yoteas
d J h negativa de su vida no lo había debilitado excesivamente? John pareció más
seguro de sí mismo a causa de mis observaciones y preguntas y Ann y Harold
~=: de esta descripción complementaria ~n evidentes en los recordaron de pronto dos o tres ocasiones recientes en que John podía haber
......,.,. de preguntas complementarias dados en este capttulo. . estallado en sus arrebatos, pero había evitado hacerlo .
~be discutido la formulaciónde desc.ripciooes c~mplementartas y el Pregunté a Ann y Harold si podían recordar casos en los que eiJos
es.roDo de preguntas complementarias en otro lugar (Whue, 1985a, 1986b). hubieran superado la influencia de ese trastorno, es decir, ocasiones en que
no disputaron por la manera de tratar a John. ¿Hubo alguna ocasión durante
Le dije a John que me interesaría saber si en tiempos recientes hubo la cual y ante los accesos de John, ellos rechazaron las incitaciones de éste
....... casos eo que hubiera logrado escapar a la influencia. que te~í~ el para que lo excusaran o adoptaran una actitud tranquila y razonable? Al cabo
Ull*II'DOeD su vida. ¿Recordaba algunas ocasiones en que h~btera reststtdo de algunas preguntas más y con cierta a)'uda de John, los padres recordaron
• • eneiJirDs de cólera y ll su posterior abatimiento, ocastones en que se una serie de casos en que habían logrado evitar el trastorno. Con esta
lldllla J1118c1o a contar con la actitud razonable de su padre y con las información estuve en condiciones de hacer que los padres elaboraran algo
excusa .-.. madre, para atenerse a su propia razón y capacidad y ser más su competencia frente al problema.
.sponsable de sf mismo? Al res umir de nuevo la situación dije que era evidente que durante
muchos años las vidas deJohn y de sus padres, y las relaciones que mantenían
Lis~ que piden aJos miembros de la familia que identifiquen la inOuen~ia
entre sí, habían sido deterioradas por aquellos trastornos y que a pesar de que
que elkll tienen en la perduración del problema, representan una segunda descnp·
cidD de Jos hechos. Según Bateson, las condiciones de descripciones dobles había pruebas de que todavía poseían la capacidad de superar el problema,
permiten hacer distinciones y esas distinciones suministran fue.ntes de nuevas éste estaba aumentando su dominio sobre todos ellos. Luego, con la ayuda
....-.. En ouo lugar, he llamado a este proceso delineación de la influencia de preguntas complementarias eliminé el factor temporal en la participación
reladvil"(White, 1986a. 1986b).
que todos los miembros de la familia tenían en ese estilo de vida alterado.
Como Joba no era capaz de identificar ninguna de esas ocasiones, Debido a los fenómenos de adaptación y de adicción, los miembros de la
paeiPJII~ a los padres si podían ayudarme. Lamentablemente, a juicio de familia habitualmente pasan por alto la dirección de la evolución de los problemas,
E.~~IIIMJJobo l)abla IJ;KO'Vecbac:lo cualquier oportunidad para continuar con su así como no se dan cuenta de su propia participación en esa evolución. En tales
éOJ,_c:taturltmi•~nbl y ellos no tenían conocimiento de ninguna prueba de lo circunstancias no pueden establecer distinciones entre el estado de cosas en un
COiilllalo. Blqns6 mi sorpresa por lo que decían y observé que yo estaba en determinado momento y un estado de cosas en otro momento. La elim.in~ci~n de
pclleli6a-... prueba defmida de la capacidad de John para resistirse al ¡0 temporal permite a Jos miembros de la familia establecer esas dis11nc10nes
jji!ISI'..._ )'Wperar sus arrebatos y abatimientos. Hice notar que, aunque acerca de su participación en este proceso evolutivo en d~ferentes momentos Yde.
esta manera, contribuye a crear condiciones para que sufJan nuevas re~pues~as. El
JaiiD al pahac:ipio de la sesión era presa de su malhumor, había reaccionado empleo progresivo de metáforas de dirección en el curso de la entrevtsta a} uda a
Ybabfa luchado contra él. Podía haberse rendido fácilmente a su estado de los miembros de la familia a eliminar lo temporal: también ayudan a hacerlo las
áimo Yesto le hubiera impedido responder a las preguntas e intervenir en la preguntas complementarias relativas a la participación en el problema de los
dlscusióo. in cambio, había superado el trastorno y había adoptado el miembros de la familia.
partido ele la cooperación. También hice notar que John hubiera podido
llrizlr el partido contrario y encontrar maneras para evitar asistir a la La siguiente es una mueslra de las pregunlas que se hicieron:
eeatcSn:porejemplo,podíahaberfingidoalgunaenfermedad.DijeaJohnque
lllcliaposiciónauistiralaentrevistayasuperarsuestadodeánimonegativo -Si tú continuaras sucumbiendo a estas pemtrbaciones. ¿.de qué OtroS
· as' a tu padres a tratarte
me decfa algosobre sus recursos que yo. de otra manera, no habría conocido. maneras estallarías para mostrarte luego abatt·do e ·mcttar ' .
. '"f"ráot"l' ..) . Qué otra cosa podrían hacer ellos pnra sal' arte de
Aun cuando ~1 no estuviera sorprendido de descubrir que disponía de esos como a una cnatura '"' . e, . • .,
la aflicción que no fuera protegerte de su se,·eras oplntones.
recursos, ¿le complacía por lo menos saber que esos trastornos no habían
107
106
-¿Aceptarían las incitaciones de John a ser razonables con él . . . ,
en su anterior actitud? o mMsunan

Como resultado de estas preguntas que plantean dilemas tod . .


d. d ¡ , OSCOIOCJ-
Icron e? e~ ~arque ~eseaban abandonar el estilo de vida perturbado. Les
p~~gunte que Jdeas teman para hacer efectiva esa solución. Ann y Harold
diJeron. que podrían tratar
. .
de ser más conoruente'
o ,,
y no pe rmt·t·1r que 1a
sensac1ón de culpa los
. h1c1era adoptar una actitud u llrarrazonable . Les d..IJe
que me preguntab a s.1 realmente estaban dispuestos a dar esos paso y que si
no lo est~ban, John Siempre insistiría en echarles la culpa de todo. John tenía
algunas tdeas sobre c~~o ser independientes en la vida y declaró que podría
habérsel~s con las o.ptmones severas de sus padres sin caer en arrebatos 0 en
la deprestón. T.amb1én .~use en tela de juicio que John estuviera pronto para
adoptar tal actttud Y. dtje que si nec.esitaba apoyarse en sus padres, habría
probablemente multitud de oportumdades que toda vía no había examinado
en las que ~odríaestallar en arrebatos y caer en el abatimiento. Luego sugerí
que se realizaran.semanalmente reuniones especiales en las que pudiéramos.
analizar los éxitos de sus experimentos contra esos trastornos.

Las entrevistas especiales exigen una reunión semanal de los miembros de


la familia. Estas reuniones se realizan para ayudar a los miembros de la familia
a estimar los progresos de su intención de escapar al trastorno y para consolidar
la nueva posición. Las reuniones tienen una estructura formal y en ellas se toman
notas y se redactan minutas. Después de cada reunión el niño o adolescente envía
por correo las minutas al terapeuta.

Me reuní con John, Ann y Hatold en dos sesiones más. John superó
rápidamente el trastorno y sus padres ya no tuvieron que preocuparse por su
vida. Sin embargo, les advertí que era posible una recaída.
Seis meses después, en la sesión destinada a verificar la evolución del
proceso, John me informó que se había zafado del trastorno y mencionó
varios casos en los que se había visto libre del problema de sus accesos de
cólera y su abatimiento. Ann y Harold dieron apoyo a estos coment~os Y
también me suministraron detalles acerca las victorias que ellos mtsmos
habían obtenido sobre aquellas perturbaciones. El comentario que hizo
Harold al despedirse fue que aquél era el caso de una familia que dejó atrás
los trastornos.

J()Q
......d•• wbliognincas 6

8alaclll.::: E lo vf Mind. Nueva York, Ballantine Books.
~;;::: ~~:; orC: m~rix or double-bind epistemology", en M. Berger
Anorexia nerviosa
IIMIOn. . B,.:._, tM Doubl~ Bind. Nueva York. Brunner/Mazel. Perspectiva ci bemética*
(comp.) nd Natur~· A n~c~ssary unitv. Nueva York. Bantam Books .
•r--:
.....,., : · • :. ~~":~ing out fe~: test victory fÓr double descriprion". Du/wich
~ bv~ Adelaide, Ausualia del Sur.
DurraDr. . ,. .
. . . . M. 1983: -~xia nervosa: a transgenerational system perspecllve . Fam,/y
~ '22:255-273. ·nuous
M.J9I4: "fMudo-encopresis: rrom avalanche to victory••r,rom v•c•ous
• •
to v1
~,_,.,........ s
F-'IJ 11,ms M~dicin~. 2. 2:150-160. . . . .
"Problems of adolescence". Procc~dings ofthe Swh Austra/10n Falluly
~'~- CM#;~~~~- Melboume. VAFT.
Me presenté a Susan y a sus padres en la sala de espera. Se advenía
busting anc:1 monster taming: an approach to the fears of young inmediatamente que Susan sufría de anorexia nerviosa. Era extremadamente
Centre Rtview, Adehiide. . . delgada y padecía de hipotermia pues llevaba más ropa de la que normalmente
"Nealivc expllnation, restraint and double descnpuon: a template for hubiera necesitado con esa temperatura. Pasé a mi gabinete con Susan sin dejar
. F,Uiy Procm. 2S. 2:169-184. de advenir su aprensión. Una vez sentados le pedí que me hablara de sí misma.
Con alguna resistencia me informó que tenía dieciséis años. que hacía dos año
que sufría de anorexia nerviosa y que todo el mundo pensaba que era flaca pero
que ella no companfa ese parecer. Luego se presentaron sus padres Tom y Carol.
Me manifestaron que aquella situación era urgente y que a pesar de una reciente
hospitalización, el peso de Susan disminuía rápidamente. Pesaba ahora 32 kilos
y continuaba haciendo sus ejercicios en toda oportunidad que se le presentaba. Le
dolía la espalda a causa de su riguroso programa de permanecer sentada y sin
acostarse. Caro! y Tom temían por su vida. Era comprensible que se sintieran
desesperados e impotentes.
Pregunté a Susan y a sus padres qué creían que había provocado aquel
problema. Tom y Carol contestaron que todavía estaban completamente confusos
en cuanto a determinar la causa. Anteriormente Susan no les había dado ningún
motivo de preocupación y les había chocado la súbita aparición de los síntomas.
Volviéndome a Susan, le pregunté si era capaz de explicar por qué estaba
soportando un mal que amenazaba su vida, aunque fuera incapaz de apreciar esa
circunstancia. Me respondió que no podía hacerlo. Luego dijo que pensaba que era
gorda y que temía que e! 3:_cto de comer e~cap~ra a su control si trataba de aumentar
de peso. Le pregunté si seseñüa culpable cuando comia y aquí me dio una respuesta
afirmativa. En ese momento intervino Carol que le dijo a Susan que sus temores
eran .infundados y la exhonó a que viera que así estaba acabando con su ,·ida.
Sin previo aviso, Susan rompió en un estallido de cólera. Atacó a Caro! por
"buscar siempre camorra" y le echó a Caroltoda la culpa de que ella se sintiera
tan miserable. Tom la interrumpio diciendo "Pero mira. Susan yo creo.. :· Ante ·
de que pudiera completar la frase. Susan volvió toda su furia contra él. Luego

*Publicado en J. Elka-Harkaway (comp.) Eatin,r: Disordl!rs. r\sp<·n Publishers.


Maryland. 1986.

110
111
L...,_:iefliirtJi!!lllliente rompió a llorar y manifestó remordimiento. Les dijo a Carol y a en los. que cada miembro entra en interacción con . .
.'ftihaut,WDeJ:Itatl8 mucho causarles tantos problemas y preocupados tanto. Entre creenctas o premisas sobre el probl . . . ~eferencia a Ciertas
~$.usan declaró que debía ser muy duro para ellos tener una hija como la
. ema, esas creencJas msp· .
tentativas que no aportan al·1v·10 Lo . b - · 1ran so1UCJones
· s m1em ros de la f T
quo. tcm(an.Y que realmente no se merecían todos aquellos trastornos. "dar vueltas y vueltas alrededor de lo . d ~mi ta no hacen sino
S~ dejó de llorar y se repuso. Le pregunté cómo se sentía y ella me de las antiguas premisas". (Batesonm;~~2o eácon4~2orrmdad con los ténninos
~ 'ierriblemente". ¿Era lo gue sentfa algo parecído a 1a culpa?, Susan E . • • p g. 7)
decllr6 que así era Pregunté si en esos momentos Susan se sentía como una Stas premisas establecen una in te retaci, , •
persona que desaparecía. que se bada invisible, que se borraba a sí misma. Susan una interpretación en la que se explica e~ bl on ~oponfera del problema,
la impropiedad,la incompetencia la impe~o ~~a lesdeel punto de vista de
Dptk:ó: "Sf, todo me parece mal". ' uecc1on Y a deslealtad pe al
Volviéndome& Caro! ya Torn les dije que por experiencia sabía que, si bien El fracaso de las soluciones intentadas (s 1 . . rson es.
los padres tienen sus propias explicaciones-privadas sobre la causa deJa anorexia "más correcta" y más leal) sirven tan só~ UCIOne~queexlgen una:onducta
~generalmente eran muy reacios a revelar sus pensamientos. Les dije que
. b .. para re. orzar esas pre!UJsas Los
miem ros de la familia atrapados en este "red d . .
haSI:a conocía a madres que en secreto se culpaban a sí mismas por el problema · d . . e creenc1as" parecen
de JU'bija, que se tragaban esa versión defonnada que tan a menudo aparecía en t~capa~e~ e reacctonar unos con otros de manera diferente. Evans-Pritchard
pultlic:aciones profesionales y populares, según la cual la anorexia nerviosa es. pmt~ ~tvtdamente las _consecuencias que tiene esa red de creencias en el
causada por madres entrometidas y despóticas. Caro! inmediatamente estalló ea anáhsts que hace del SIStema de creencias de la tribu azande:
lliUito y fue incapaz de hablar pOr algunos minutos, Cuando reeebró algo Qe su
"En esta red de creendas cada hilo depende de todos los demás d
compostura dijo que "siempre había cr.eído, no, no creído, sino siempre había zande d r . · · · e manera que un
E no pue e sa 1rse de sus mallas porque ése es el único mundo que él conoce
aábido"' que ella tenía llJ culRa de todo. Invité a Carol a que me ayudara a sa red no es una estructura externa en la que el hombre esté encerrado Es 1~
~ cómo se las había arreglado durante los pasados dos años para estruc~~ra de su p~opio pensamiento y él no puede pensar que ese pensamie~1o_esté
afrontarsu desesperación y ese peso de culpabilidad, cómo habíálogrado soportar errado (1937, pag. 194-195).
la soledad que acompañaba esos s.ecretos pensamientos.
¿Habfasentido algo así como estardesapareciendo? ¿Habfa deseado tambiélll Los_miembros de la familia se ven pues limitados en la búsqueda de
hácerse invisible?
otras postbles soluciones y en su aplicación. Sienten que todo está mal, que
Carol se puso a llorar de nuevo, luego al darme detalles de su experiencia me
ellos están personalmente equivocados a pesar de los esfuerzos que hacen
maDifestó que a veces se había sentido encolerizada y que, si bien sabía que era
un error alentar a Susan a que comiera, sencillamente no podía evitar hacerlo. Le para superar esta idea. Como consecuencia, "desaparecer" se presenta.como
dije que me gustaría poder apreciar más su experiencia de los últimos dos años .. una solución particularmente viable. Desde esta perspectiva, se pueden
Brt este punto Susan exhibía un aspecto volcánico. Al advertirlo, Tom considerar los síntomas de la anorexia nerviosa como los sin tomas de una
~serenar la situación con un discurso raciona) sobre su experiencia y la de desaparición.
&of; vagamente aludió a algunos de sus fracasos como padres y te~minó En un capítulo anterior, he discutido las implicaciones de considerar la

•:=
~a Susana que mostrara más consideración por Carol. Luego el cielo
Susan se mostró encolerizada y luego serecrimín61 Toro trató de serenar
: . . . : por más que se sentfa ineficaz y Carol mostró una actitud afligida 1
anorexia nerviosa dentro del contexto de rígídas·e implfcitas creencias de la
familia. (White, 1983)2. Sugería allí que ciertos aspectos de este sistema de
creencias determinaban una vulnerabilidad a la anorexia nerviosa enciertas
hijas-, una vulnerabilidad con frecuencia activada por la presión social de
imágenes idealizadas de las mujeres.
En estecapítulo me propongo ampliar y extender el análisis del contexto
de la anorexia aplicando ciertas proposiciones de la teoría cibernética.
También me ocuparé de las implicaciones terapéuticas que tienen dichas
proposiciones.

113
Teoría dbemética . En la co~sideración de la anorexia nerviosa y en las soluciones que
tnt~ntan los ~•embros de la familia pararesolvereste problema, las di versas
La 1e0ría cibernética ofrece una metáfora del análisis de sucesos o ~ctttudes pos_tbles en la vida como la de "hacer buena figura•·, ··aspirar a la
inreraccionesque se registran dentro de los sistemas. Los terapeutas familia- mdependencta"
" , •"auto e 1·tzarse" , "11egaraserdueñodesupropiapersona"
. ~-a
resemplean regulannente esta metáfora para co?siderarprobl~ma~ dentro de Y madurar son postbthdades que les resultan inaccesibles o insostenibles.
contexros y para realizar intervenciones aproptadas. La expltcactón que da J?e ~anera que l_a ~í~ea de indagación es la de una investigación de Jo que ha
Qreaory Bareson ( 1972- 1980) de la teoría cibernética es la más frecuente- hmHado .las. postbtbdades
. ,de los miembros
. de la fam·t· · ·
• taapantctparen estas
-mencionada por los terapeutas que tratan familias y ha suministrado otras po_stbtbdades. Esta !mea de mdagación puede aplicarse al comienzo de
1M biSes de importantes innovaciones. 3 Esa teoría contiene varias proposi- la terapta formulando preguntas cibernéticas.~ Aquí he puesto una muestra
5
doaes interrelacionadas. algunas de las cuales he de discutir en relación con de esas preguntas • Son preguntas que se pueden hacer a todos los miembros
Ja aacnxia nerviosa y su tratamiento. En otro lugar (White, 1986), he de la familia.
......, c.mbién estas proposiciones y sus implicaciones.
-Después de considerar los hechos recientes, ahora es evidente para todos
nosotros que cada dfa hay ~enos de usted misma, físicamente a medida que pierde
peso. Ymental~ent~ a _medtda que está más dominada por la preocupación de la
conuda y por dtsrrunurr de peso.
¿Qué es lo ~u~ _impulsa a una mujer joven a una actitud de ·'borrarse·· y la
"'Cootlderamos qu~ otras posibilidades cabria concebir que se dieran y luego nos excluye de la postbthdad de dar a su vida una dirección de plenitud?
JNJUIIarnOS por qu~ muchas de esas posibilidades no se siguieron. pues el suceso - Cre~ que todos nosotros tenemos análogo interés en saber qué puede
pll'tiéular era uno de aquellos pocos que en realidad podrfan haber ocurrido'· haberla empujado a usted a "desaparecer" en la fase misma de su desarrollo en que
~ 1972, pág. 399). estaba a punto de hacer una vigorosa aparición en la vida.
¿Qué piensa usted sobre el hecho de no haber experimentado que tiene
~mética establece una explicación negativa de Jos hechos derecho a probar otros rumbos en la vida y de ver basta qué punto se ajustan a su
. . . . . ~sistemas. La explicación negativa exige que todos esos carácter?
íft\!il*ft'.linilDIAioscon referencia a cierta limitación. Propone la teoría - Todos nosotros estamos muy curiosos de saber por qué una mujer joven
Jtí•II08iaiJp¡ensu curso porque están limitados en relación con otros se siente confinada a la "invisibilidad", cuando otras de su edad se sienten con
derecho a una gran visibilidad en todas las formas.
¿Podemos hablar un poco más de esto para intentar dar sentido a este
enigma?

He denominado "cibernéticas" a estas preguntas porque ellas exigen


que los miembros de la familia den una explicación negativa de la anorexia
nerviosa, una explicación que se opone a la interpretación soporífera de los
hechos, interpretación que no hace sino perpetuar el problema. Esta línea de
indagación prepara el sistema terapéutico para que se puedan realizar
especulaciones más especfficas sobre las limitaciones.

Las limitaciones

Al tratar la explicación negativa, Bateson postula varias categoría de


limitación. Esas categorías comprenden limitaciones relativas a 1) la eco no·
aafade laenergía. 2) la economla de otras posibilidades, 3) la retroalimentación
lidad: La conducta que s.e ajusta a esta pauta implica sometimiento a la
y4) la redundancia ( 1972. pág. 403).
En mi análisis he de ocuparme sólo de las limitaciones de redundancia autondad de los hombres, renuncia de la autoridad propia en relación con el
y las limitaciones de la retroalimentación. conce.pto personal o en relación con su propia experiencia. La realización
erno:10nal se logra mediante la conducta que procura cariño y cuidados a los
La redundancia de mas. Los des~os personales han de expresarse de manera indirecta.7
Otra pre~1s.a es 1~ de que para sentirse digna y valiosa, una mujer debe
"La iml¡en que lengo es mi agregación y organización de información sobre el atenerse a la significativa tendencia de los últimos veinte año<e d d
objeto percibido, información agregada e in1egrada según reglas de las cuales no
... d l"d " n ereza aa
un 1 .ea . e delgadez .(Gamer y Garlinkel, 1984). Según esta premisa. la
leiiJO conciencia. Puedo conocer algo sobre esas reglas pero no puedo 1ener
conciencia del proceso de su obrar"' (Bateson, 1978. pág. 237).
expenenc1a de un~ muJer de sentirse valiosa depende de hasta qué punto
pued.a acercarse al Ideal establecido. Y ese ideal está reforzado todos los días
Las limitaciones de la redundancia comprenden la urdimbre de supues- en rrules de maneras diferentes. Por ejemplo, en mi ciudad hubo recientemen-
tos. premisas y expectativas que constituyen el mapa del mundo de una te una campaña de publicidad para carteras de mujeres. El cartel represen-
penona. Bateson designó de varias maneras esta red a la que llamó raba a mujeres jóvenes y muy delgadas que llevaban esas carteras y la leyenda
•eJementos fundamentales", "matriz", "superficie", o "ideas programadas rezaba así: "La forma perfecta". No tengo duda de que, independientemente
han/'. Toda descripción y explicación de sucesos deriva de la delineación de de los efectos de la visión consciente, semejante publicidad produce un
datos que entran en el sistema (noticias de diferencias), es decir, en esa red. refuerzo subliminal muy fuerte del "ideal".
Los datos se prueban en la reci y sólo los datos que se ajustan a alguna Una tercera premisa es la de que si una mujer ha de colaborar debe
~dad o pauta tienen significación para el ente receptor. En este preocuparse por suministrar la alimentación correcta a otros, especialmente
aeatido.la redundancia es un sinónimo de pauta o significación que se da a los miembros de su familia. La publicidad de los grandes medios de difusión
cuaodotenemos ..información aquí sobre algo que está allá" (Bateson, 1978, desempeña una parte muy significativa en este aspecto, pues dirige la mayor
Ñ· 210), cuaudo somos capaces de predecir totalidades "allá". Así las parte de su adoctrinamiento sobre la alimentación a las mujeres. Un ejemplo
limitacionesdelaredundanciaestablecen reglas para seleccionar la informa- reciente fue la publicidad dada en televisión a una determinada marca de
.ddatobrelosobjetososucesos percibidos. De esta manera estas limitacio- margarina. La publicidad pintaba a una madre que lograba hacer una
MS eltablcc:en restricciones sensoriales. ' contribución aceptable al adquirir la margarina adecuada para su marido e
Al CODSidervlas limitaciones de la redundancia en el caso de "respues- hijos. Y el estribillo decía "A usted deberían felicitarla''. También esta
181 llllOdxiCas" f¡ •
del ..t..:A.... • • me re ~ SC:~m~nte al contexto social y al contexto premisa esta diariamente reforzada de mil maneras diferentes.
••.-v SIStema de creencias lmplícttas de la familia. Reconozco que Las premisas que miden el valor de una mujer por su capacidad de ser
f~~~==·::~IIPICC~ de esla división son falsos por cuanto ambos contextos dependiente con exclusión de su personalidad. de expresarse indirectamente,
.-, de la ideología del patriarcado y la reflejan.6 de ser delgada y estar preocupada por la alimentación. suministran un
contexto para l a selección de la conducta anoréxica. Y aquí se genera una
l. Contexto social insidiosa paradoja, una paradoja repetidamente reforzada de varias maneras:
v..- premisas que obran e
• • ~De c:oati .
1' . .
omo lmJta~IOnes establecen estereotipos
·'descúbrete a ti misma perdiéndote" y "encuéntrate a ti mjsmadesaparecien-
do" Esto puede traducirse fácilmente en "realízate mediante In anorexia
por los : c o n esas ~remJs~s, u~ mujer sólo puede ser nerviosa" y "sigue en la vida el estilo anoréxico''. La conducta que no se
lbQltadoa Y por el~a ffilsma SI sattsface cien os criterios ajusta a estas premisas no Liene ninguna significaci?n dcntr? del contexto
yl6lo unas= premtsas se refuerzan recíprocamente aquf y receptor y por lo tanto no puede ser aceptada: es dec1r. semeJante conducta
no puede elegirse para que perdure. ,
. . de tales premisas es la de que SI· una muJer
· Este análisis de las limitaciones da un carácter espet'dico a las
~::t::_A-'"--'~ ha de ser apreciada preguntas cibernéticas. Las siguientes preguntas repres~ntan una peqt~eña
~-amostranedependi . . •
ente con exclosLón de sul>:ropia persona- muestra de las opciones posibles. Estas preguntas conslltuyen (prt.'Ccd1das

11 7
perlas p«guntas más generales qu~ ya se han hec~o a los. miembros de la implícitas de la familia producen un contexto que crea una vulnerabilidad a
famjJia) una interpretación cibernéuca de la anorexra nerviOsa: la anorexia nerviosa en ciertas hijas, da mayor carácter específico a las
preguntas cibernéticas. Antes de hacer estas preguntas, el terapeuta sugiere
-¿Conoce usted algunos ejemplos de la idea de que las mujeres deberían
.._.pana los demás'' antes que ''para sí mismas"? que podría ser eficaz indagar la manera en que algunas mujeres jóvenes son
Se¡&in usted. ¿podrían esos ejemplos prestar apoyo al estilo de vida de más vulnerables que otras a un estilo de vida en el que se sienten vacías y
"'fNNa''rse" en el caso de las mujeres? dependientes.
--¿Cómo esca historia del concepto de sometimiento de las mujeres influye
una m~Qer para borrar su propia opinión? -¿Cree usted que las mujeres de su familia que estuvieron más preocupadas
¿De~ manera esto la excluye de aparecer en la vida? por "ser para los demás" antes que por "ser para sí mismas", estaban confinadas
-Si Jos medios de difusión logran engañar a una mujer de modo que crea a un estilo de vida en el que se borraban a sí mismas y se sentían con menos derecho
iólo blce una contribución cuando está preocupada poJ" Ja comida y el peso a dar un rumbo más independiente a su vida?
..,.,._..,_,.161o tiene valor cuando se atiene a una artificial "forma perfecta", ¿en qué -¿De qué manera se imagina usted que una acentuación de la lealtad y la
~•••-estado de engaño le hace difícil a esa mujer sentir que tiene derecho devoción impulsaría a una mujer a favorecer a los demás en lugar de promoverse
1111 ~rumbo a su vida? ella misma?
~una mujer lograra alcanzar esa empobrecedora "forma perfecta", ¿cree -Al pasar revista a esta dramática historia de ciertas hijas que se rinden a
usted que le sería más o menos posible apreciarse a sí misma? los dictados de la culpabilidad, ¿hasta qué punto cree usted que la fuerza de esa
-¿Cómo cree usted que están relacionadas una aspiración a la delgadez y historia heredada contrarresta el desarrollo de su propia historia con su propio
il_l!lpkaci(Sn a la invisibilidad? rumbo?
l)>e qU6 manera esas aspiraciones hacen intolerable la visibilidad de las -¿Cómo obran los aspectos de esta tradición de lealtad que, según hemos
iiii~ descubierto, crean un sentido de deuda con el pasado?¿ Y hasta qué punto el hecho
~~~tQI,eCJ¡pciiooes específicas tendría en la vida una mujer que fue adoctrinada de estar usted vinculada con las generaciones pasadas, se opone a la experiencia
"debe descubrirse a sf misma perdiéndose"? de sentirse con derecho a su propio futuro?
f!IID•P1!P.ntocree usted que ese adoctrinamiento dificultaría a una mujer
Análogas preguntas pueden elaborarse en lo que se refiere a las
limitaciones que tienen otros miembros de la familia , quienes habitualmente
l. Contexto familiar intentan soluciones que no hacen sino perpetuar el problema.

La retroalimentación

"... la familia es un sistema cibernético... y generalmente cuando se da una pato logia


sistémica, los miembros se echan la culpa unos a otros o a veces a sí mismos. Pero
lo cierto es que cualquiera de estas dos posibilidades es fundamental_meme
arrogante. Ambas suponen que el ser humano ejerce un poder total sobre el SIStema
del que él o ella es parte". (Bateson. 1972, pág. 438).

Según Bateson, la circularidad es un fenómeno fundamental de todos


los sistemas; "cabe esperar que los sucesos situados en cualquierposición del
circuito tengan efecto en todas las posiciones del circuito en momentos
posteriores" (Bateson 1972, pág. 404). La circularidad propone una
recursividad en todos Jos sistemas en que los sucesos ejercen unn acción de
retroalimentación sobre sí mismos. Los circuitos recursivos ··generan una
respuesta no fortuita a un suceso fortuito en aquella posición dd circuito en
111
119
··c omúnmente hablamos como si una ·cosa· pudiera 'tener' alguna característica...
11 ocurri6 el suceso fortuito" (BatesOD. 1972. pág. ~). De ~ta

~-
:0 ci6D derivaliimitación.
el concepiO de mroalimentación, de retroaltmentacJón
Esto sugiere que todo cambio duradero de una
1)
y a í es como está hecho el lenguaje .... pero esta manera de pensar no e~
su ficicmcmcntc buena en la ciencia o en la epistemología. Para pensar correcta-
mente. es acon~ejabk e~perar que todas la~ cualidades y atributos. todos los
~como . rod 'd adjetivos. cte .. se refieran por lo menos a dos ~críes de interacciones desarrolladas
de un sistema debe ser complementario de los.cam~JOS p ~c• os en en el tiempo" (Bateson. 1970, pág. 67).
~ mayoryque2) esos cambios no son fortunos. smo que tienen una
direccicSn y una relación. Este énfasis ayuda al terapeuta a elaborar descripciones complementa-
La obserVaci6a becha por Batcson del cambio producido en .una rias de los hechos producidos en la interacción familiar, descripciones que
dinac;ci6n mientras trabajaba estudiando la tribu iatmul de Nueva Gumea llevan a hacer preguntas que exigen a los miembros de la familia elaborar
(Baeeson.1978) fue Jo que primero le llamó la atención sobre el fenómeno ~e descripciones dobles de los sucesos. Después de la formul ación de tales
R'JirOI)imcatación. A causa de esa observación, Bateson que ya se senua preguntas, a los miembros de la familia se les hace difícil describir los hechos
insatisfe<:bocon las "palabras psicológicas unipolares" ( 1978, pág. 4 7), ~ue relativos al problema sin invocar el concepto de circularidad.
¡epresentaban una descripción de solo uno de los t.érmino~ de ~a relactón,
OOIDIIIIZÓ a reflexionar en esta circunstancia y real1zó clas•ficac10nes de los Descripción complementaria e interrogación complementaria
procesos.
A dif~ncia de Weiner, que relacionaba la cibernética con el control, Las mujeres jóvenes que padecen de anorexja nerviosa suelen delegar
BatesoD empleó el tmnioo cibernética para describir sistemas de circuitos en otros la responsabilidad de dirigir sus vidas. Con el tiempo se hacen cada
completos (BaleSOn, 1978, pág. 52). Bateson creía que el empleo de la vez más dependientes y menos autónomas para planear su futuro, menos
palibra"control ao era feliz por cuanto establecía una propensión a señalar capaces de alimentar sus propias esperanzas. Cuando aumenta la preocupa-
la uaidad.incooveniente en el análisis de los sucesos. Sostenía Bateson que ción por la comida y el peso, estas mujeres tiene mayor dificultad para
esta idea supria que una parte podía controlar el todo y que implicaba una identificar su propia opinión sobre cualquier asunto. Si la libertad tiene que
fronlaaartificial entre las partes, lo cual determinaba que no se reconocieran ver con la decisión. estas mujeres experimentan creciente opresión a medida
los procesos de interacción en los sistemas "de pensamiento y acción" y que toman posesión de ellas los síntomas de la anorexia y las personas que
IJevéa a premisas que oponían la especie a la especie y la especie al las rodean. .
ambieBtc;eaaama, ~na ecologíade malas ideas" (Bateson, 1972, pág. 484). En consecuencia, las personas que rodean a la mujer joven, parucul~-
DeclaBatesonque seleccionarla unidad inconveniente para examinarla mente los padres, llegan a experimentar una superr~sponsabiüdad po~ la vtda

=Todas
~dar una explicación soporífera de los hechos producidos en los
las descripciones de causas que invocan alguna caracterís-
$ldeunapersona, como por ejemplo, la dependencia o la agresión,
de la joven. Los padres intentan ejercer su autondad con mayor v~gor en
cuanto al futuro de su hija y cifran mayores esperanzas en ella. A med•da que
la joven se preocupa más por la alimentación y el peso, otras p~rsonas son
t• •dlfMraD expJic:aciones soporíferas. Estos términos (dependencia o agre- las que toman las decisiones en la mayor parte de los actos de su vt~_a. A veces
110t)Ji~Ma • ori&en en relaciones entre personas y esas relaciones son las madres son particularmente propensas a participar co_n s~s htJ~~ en este
111MIÍGI18 :A~era de esos términos de descripción. Las nociones modo de ser a causa de que ellas mismas se sujetan al entena de ser para
.,.,.,lllplltanlaexplicación del contexto de interacción y determinan los demás". . r de
.... il61111y ¡rande que sólo oculta las preguntas reales" (Bateson, Esta descripción complementaria constltuye la b~~~ de una Jne~tas
~147). . ., e o llamo '·interrogación complementana . Esta~ pregu
· .~·~Jiiflapolible combatir la explicación soporífera. de modo que tn~agacJOn qu y. b s de la familia deriven descripciones bilaterales y
eXIgen que los mtem ro . ¡ ·embros de
•1 ti"'lllaerlaa ..pteguotas reales.. si el terapeuta forn:.uta el problema circulares de los hechos. Hay que poner ctnda~o par-a que ~s ;~cipación
• •....,.,.quepoogaderelieve la naturalezadoble o multilateral de toda la familia entiendan que las incitaciones reciprocas a es a
complementaria son emitidas al acaso.

·~·
-cuando acaricia menos esperanzas sobre usted misma, ¿cóme se explica m~ras a hacerlo. perdurar, las preguntas cibernéticas y complementarias
... eMIICtit11d incite a sus padres a fonalecer sus esperanzas por usted? m1smas provocan el cambio.
CUando la hija de ustedes acaricia menos esperanzas sobre sí misma, ¿cómo
Además, pu~sto. que las preguntas cibernéticas y complementarias
11 uplican que esa actitud Jes haga concebir mayores esperanzas por ella?
llevan a una exphcac1ón de la anorexia nerviosa opuesta a la e" 1· ·,
-A medida que usted cuenta menos y ejerce menos influen.cia sob(e su bl · · ...p. ICa CJOn
vida, ¿eómo es que usted cuenta más para sus padres y los incita a ejercer esta .ec~da por la familia, estas preguntas crean condiciones para formular
:jilfár iDOw:nc:ia en la vida de usted? descnpc10nes dobles, condiciones que constituyen la fuente de nuevas
,::1~i"~~-emllac¡uelahija de U$tedes cuenta menos y ejerce menos influencia sebre respuestas de todas clases.& De esta manera la participación de los miembros
¿c:ómQ es que esto hace que ella cuente más p~a ustedes y los ineite a d~ la f~~ilia es susceptible d~ tomar otros rumbos posibles. Las preguntas
.,. n w'lftrw influencia en su vida? ctbemet1cas y complementan as pueden utilizarse también en otros métodos
qué manera el hecho de querer desaparecer usted de la vida incita a espe~ífic,os para crear contextos de descripción doble. Como en otro Jugar
a hacer una aparición más vigorosa en su vida:, (Wh1te, 1986) me ocupé de esos métodos, sólo los trataré. aquí brevemente.
~"'ii•illllf manera la desaparición de la bija de ustedes los incita a hacer una
IJii•iD mú vigorosa en la vida de ella? Deter minación de la innuencia relati va
¿l'fáltl qué punto la renuncia de usted colocó su futuro en las manos de sus
Después dedeterminar la influencia que tiene el problema en la vida de
qué punto la renuncia de su hija colocó su futuro en las manos de
los miembros de la familia, el terapeuta formula preguntas que exigen que
.;.:'!!,.......rLre qué manera el vacío' que usted experimenta incita a sus padres a dichos miembros delineen la influencia que ellos mismos tienen en la
llllllar· •rn~t
plenamente en su vida? perduración del problema (en la vida del problema), que señalen "hechos''
qu6 manera el vacío de la bija de ustedes Jos incita a participar más que se opongan a esa experiencia opresiva que les causa el problema. Esos
su vida? son hechos que no han tenido ninguna correspondencia con regularidades
=u•~¡uemanera su estado de dependencia incit!l a sus padre-s a apretarle propias del contexto receptor, de manera que los miembros de la familia no
los han seleccionado con miras a que perduren.

- Teniendo en cuenta la compulsión de usted a desaparecer, es realmente


un logro el hecho de que haya logrado mantener viva alguna esperanza sobre una
inviertan esta dispo- futura aparición en la vida y poder llegar a ser dueña de sí misma.
¿Cómo lo logró?
-A causa de la vulnerabilidad de ustedes a la culpabilidad, ¿de qué otras
maneras podrían haber incitado inadvertidamente a su hija a transferi rles a
ustedes la responsabilidad de su vida?
En estos casos, ¿cómo lograron ustedes eludir los dictados de la cul pa?
-Aunque de varias maneras usted haya estado incitando a otros a que le
aprieten las clavijas, no ha agotado del todo sus posibilidades ni ha llegado a ser
un títere.
Yperdlll'8dón de lo nuevo Quizá podamoshablar un poco de esas posibilidades y sobre c·ó mo pudo usted
.evitar un completo derrumbe.
-Habiendo discutido otras maneras en que su hija pudo haberse entregado
a la tradición de lealtad de las hijas de su familia, ¿qué creen ustedes que le
permitió no verse totalmente abrumada po1· la cul pabilidad?
¿Qué significa esto en lo tocante a futuras posibüidades?

123
SupresJ6n del faetor temporal .· -¿Creen ustede~ que debe~.someterse a la tradición y obligarse a aparecer
'1gorosamente en la v1da de su hiJa? ¿O creen que tienen derecho a dar apoyo a
El terapeuta puede eliminar la influencia de lo temporal en la participa- aquello que lo:. favorezca a ustedes y a su matrimonio?
ción de los miembros de la familia tocante a la evolución del estilo de vida. -:-¿Cr~cn. ustedes que su hija debería limitarse a llevar una vida indirecta y
a -·conunuar mvitando a los demál> a que le aprieten las claviJ.as? ·o
Esa evolución tiene una dirección y una relación. Suprimir lo temporal h IJa llene e1 derecho a una vida más directa y plena?
· · <. creen que su
pennite a los miembros de la familia establecer distinciones cuando describen -¿Le parece a usted que debería empeñarse en imitar o copiar un modelo
su participación en düerentes puntos del tiempo y en este proceso evolutivo, del pasado? ¿O cree que debería dar una nueva dirección a la historia de &u vida?
distinciones que de otra manera se habrían pasado pe>r alto debido a los
fenómenos de adaptación y adicción. Antes de dar fin al debate originado por estas preguntas se pueden hacer
especulaciones sobre las consecuencias del cambio mediante otras pregun-
-Si usted acentuara más este estado de engaño y fuera ciego a la opresión tas:
que siente, ¿qué esperanzas de ser dueña de su propia persona descartaría?
-Si ustedes dejaran que los dominara aún más esta tradición, ¿de qué -¿Qué hechos y valores dados por descontados en nuestro mundo se
maneras creen que estarían más plenamente involucrados en la vida de su hija? deteriorarían, si mujeres jóvenes como la hija de ustedes se sintieran con derecho
¿Cómo podría corresponder esto a un estado más parcial de su hija? a oponerse a la subordinación de las mujeres yquisieran atenerse a su propia fuerza
-Si su hija continuara aumentando su deseo de desaparecer, ¿qué otras y competencia?
posibilidades tendría ella de invitar a otras personas a que le aprieten las clavijas, -¿Cómo cree que sus padres reaccionarían si usted se negara a incitarlos
posibilidades que los incitarían a ustedes a hacer una aparición más vigorosa en a apretarle las clavijas?
la vida de ella? Si sus padres llegaran a ocuparse menos de usted, ¿en qué otra cosa se
-Si usted se atuviera aún más a esa tradición familiar según la cual las hijas ocuparían en cambio?
-.
ban de ser para Jos de~ y borrarse para sr mismas, ¿qué aspectos de la vida de ¿Qué otras esperanzas acariciarían sus padres?
mujeres que ban vivido antes podría usted imitar más plenamente? -¿Cuáles cree que serían las consecuencias para la historia de su familia
' si usted se lanzara a hacer su propia historia con rumbo propio?
¿Cómo cree que podría afrontar el sentimiento de culpa que usted experi·
El planteo de dilemas
menta al reivindicarse a usted misma?
-Usted se sentirá culpable cuando se proponga comer y aumentar de peso
Al plantear un dilema. el terapeuta ayuda a la formulación de dos porque este empeño implica oponerse al estilo de vida de ..ser par~ ~os de~ás··.
elaboradas Yalternativas descripciones de la participación de los miembros Cuando se entrega usted a ese impulso. ¿cómo piensa que podra 1mpe<hr que
de lafamilia~nel problema. Una de esas descripciones detalla los pasos que el sentimiento de culpa la haga volver atrás, a una VI.da vac1a.
•?

son necesanos para acentuar el acatamiento a las limitaciones y para


fome?~ la participación complementaria en la anorexia nerviosa. La otra Experimentos y respuesta a las reacciones
: : • ó n detalla lo~ .Pas~s que serían necesarios para combatir las
• ~Y esa particapactón complementaria alrededor de un estilo de
El debate sobre los dilemas determina en los miembros de la familia una
vida Deptí~o..Estas ~scripciones se consideran una junto a la otra y disposición a lanzarse a experimentos que favorecen nuevos rumbos. La
ea~ se IDClta a coteJarlas. Los dilemas en lo referente a la participación mayor parte de estos experimentos son espontáneos .. ~on el resultado de la
de los miembrosde la famii•ta Yen relactón . con la anorexia nerviosa pueden recepción de noticias de diferencias. aunque tamb1en pueden estar má
OIJI"Ú'~ alrededor de varios temas y oposiciones. ' explícitamente planeados. Estos experimentos compre~den a todos.~~~
miembros de la familia de diferentes maneras Y pueden rr desde la.~c%,a
•11.__• •
. . .......,.aca
pueden derivarse preguntas que promueven un debate sobre
6n al cambio. dt.recta (por CJ·empJo' denigrar o afear los carteles que muestran la fo .
erfecta") hasta dar pasos - desorgamzar
para · 1a ·mterac~l·6n eomplementana
.. .:: ~
-¿Cree . usted que deberfa res•gnarse
·
a una vida en la que tratara de borrarse
P . . e
alrededor de la anorex1a nerv•osa. uan o ' d la terapia entra en su .as~
., . •
o cree que tiene derecho a un rumbo más amp1·10 que le penmta · •
media··. el terapeuta e,·olucJOna ·
;unto • bro~- de la .am1 1lU •v
con 1os mlem
afirmarse?

1211 1~5
selecciona hechos con miras a la J,erduración de nuevas respuestas. También E.xistc una con~idcrable bibliografía que ofrece un amplio análisis de e5te tema. Por
eJe~plo. se encontrará un análisis de la historia del sometimiento de la opinión de la~
aquf es útil derivar preguntas:
muJeres en S pender ( 1983) y en Rich ( 1977). Sobre un análisis de la relación de la imagen
"ideal" del cuerpo de las mJjeres con el patñarcado. v¿ase Orbach (1978) y Chemin
- Ahora que ustedes mismos hacen su historia, es decir. ahora que asumen ( 1981).
la tarea de escribir su propia historia en Jugar de dejar que otros escriban la antigua 7. La conducta de las mujeres que padecen de anorexia nervio,a es considerada a
historia de ustedes, ¿en qué medida este hecho de hacer la propia historia cambia menu~o "manipuladora". Esta palabra se emplea en un sentido despectivo y soporífero.
su futuro respecto del futuro que se les había asignado? Atendaendo al contexto de la anorex.ia nerviosa, resulta más ralonable designar esa
conducta como "indirecta".
. . 8. Según Batcson, las condiciones que admiten una descripción doble permiten
astmasmo que los receptores hagan distinciones, y esas distinciones representan una
Conclusión fuente de nuevas respuestas de todas clases.

La anterior discusión presentaba el análisis de la anorexia nerviosa en Referencias bibliográficas


un contexto que, según he comprobado, es sumamente eficaz en el tratamien-
to de este problema. Se trata de un análisis cibernético que pone de relieve Bateson, G. 1972: Steps toan Ecology of Mind. Nueva York. Ballantine Books.
conceptos de limitación relativos a la redundancia y al retroalimentación. Las Bateson, G. 1978: ''The binh of a matrix or double·bind cpistemotogy'' en M. Berger
(comp.) Beyond the Double Bind. Nueva York, Brunner/Mazel.
implicancias terapéuticas de este análisis fueron examinadas poniendo fuerte Bateson, G. 1980: Mind and Nature: A necessary rmity. Nueva York. Bantam Books.
énfasis en la elaboración de las "preguntas reales". He sostenido que esas Durrant, M. 1984: " Reconstructing the family's reality - the struggle of a young
preguntas determinan una apreciación cibernética de la anorexia nerviosa y anorectic woman and the family's way of vicwing the world". Australian Joumal
of Family Therapy, 5(2):93-99.
he dicho que provocan nuevas respuestas por parte de los miembros de la Evans-Pritchard, E.E. 1976: Witchcraft, Oracle.5 and Maglc among t!Je A;,ande. Oxford,
familia por cuanto ofrecen condiciones para formular descripciones dobles Clarendon Press.
y establecer un nuevo "código en el contexto receptor". Gamer, D.M. y Garfinkel, D.E. 1984: HandblJok of Psychot!Jerapyfor Anorexia Nervosa
and Bulimia. Nueva York, Gúilford Press.
Orbach, S. 1979: Fat is a Feminist lssue. Londres Hamlyn.
Selvini-Palazzoli, M.S., Boscolo, L., Cecchin. G. y Prata, G. 1980: "Hypothesizing-
Notas circularity-neutrality: three guidelines for the conductor of the session". Family
Process. 19(1):3- 12.
Spender, D. 1983: Womcn of Ideas: And whot men hm·e done to rhem. London. Ark
. l. Todas lu explicaciones que proponen como causa alguna cualidad o cantidad Paperbacks.
Interna o la falta ele eUas son, según Bateson ( 1972), explicaciones soporíferas que Tomm, K. 1986: "ReflexiveQuestioning: A generative mode of enquiry" (no publicado).
adormecen nuestra "fiCUIIad crítica". White, M. 1983: "Anorexia nervosa: a transgenerational system perspectivc:· Family
La re~ón no es interna de la persona individual. No tienen sentido hablar de Process, 22:255-273.
·~ndenc1a' o de 'agresividad' o de 'orgullo', etc. Todas estas palabras tienen sus White, M. 1986: " Ncgativc explanation, restraint and double description: a templatc for
~ ces en,lo que ocurre entre personas, no en algo que esté en el imerior de la persona".
( 980• p ¡. 147). family therapy". Family Process. 25(2). 169-184.

F '. 2: Sob~ una seaunda descripción de este contexto, véase "Reconstructing the
amV~1Y~ ~..;-'lbeStru¡gle of a Young Anorectic Woman and Her Family's Way
f
o lewtn¡...., norld", (Dumnt, 1984)
3. Váse, por ejemplo, Selvini-Palazzoli y otros ( 1980)
4. &ti biea eMeblecida la .-...: de ' 1 ·
apreciaci6a ele la "cia:uJaridaCf
1":-uca . .'o~u ar pre~untas que determinan una
Sel · • ...., __,. Y la recurs•v•dad en los Ststemas. Véase por ejemplo
YUIJ•..- . - ¡ y 01101 (1980) y Tomm (1986).
5. Debido •limitaciones ele esp . 1 . 1
c:apftuJo 1011 ele farma . ICJO, os eJemp os de preguntas que figuran en este
f'nameatane. ele IIIIDeraCOIDp~Ja. •En la práctica, muchas de las preguntas deberfan
6 Debido a . ~ 0 5 ejemplos dados constituyen muchas preguntas.
· limitaciones de espacio, el análisis de este contexto será sumario.

126
7 con un proceso .ril ual. Epston me rccordóla dcscri pción que hizo Van Genn
( 1960) de ese t1po de rito, llamado ''rito de pas · .. ep
., . . aJe . Yque pone el acento en
El rito de inclusión 1as fases de separactOn,
. .. . hmmalidad Y reinco . - ..
rporac10n y me sugmó que lo
rebauu zara Rtto de Inclusión'' La de fin· .6 . . .
Enfoque para el tratamiento · · · ' te• n me parectó al mtsmo ttcmpo
mtngante.Yllamativa,
. de modo que acepté el títulos ugen.do por Epston como
de la conducta extremadamente descontrolada una descn.pctón más adecuada de e. te enfoque. .
de niños y adolescentes púberes* El ~Ho de Inclusión c?ntiene una fase de restricción física Yposible-
mente al"'un~s lectores se Stcntan un poco incómodos por este aspecto. Sin
embar~?· qutero ac~arar que, hecho como corresponde, el rito produce una
sensac10n de capac1dad y fuerza en todos los miembros de la familia.
Este capftulo presenta un enfoque ritual para t~tar la conducta ~xtremadamente
.A~nqu: ~n la bibliografía aparecen otros enfoques que emplean la
descontrolada de niilos y jóvenes que están en la pnmera ado!escenc1a, enfoque que
utiliza el concepto de ''time-in" como _una metá.fora del traulml e.~to. En..él se pone el restncctón f1S1ca (p~r ej_emplo, Friedman y otros, 1978), éstos ponen el
acento en Jo beneficiosa que resulta la mtroducc1ón de un nuevo marco en el cual se acento en la dctermmac1ón de un marco muy diferente para la conducta
puede encuadrar la conducta descontrolada: e~~ marc? desbarata los habituales pero descontrolada; además, no tienen en cuenta el Rito de Inclusión.
impotentes intentos de Jos miembros de la farruha desunados a encauzar esa ~onducta,
intentos que tanto refuerzan. el ''time-out" [separación temporal] en las relac1ones.
Los detalles de este enfoque se describen dentro del contexto de las tres fases del
"rito de pasaje" sellaladas por Van Gennep (1960). Las familias

El Rito de Inclusión es un enfoque destinado a tratar la conducta Cuando se sienten frustrados, los niños y adolescentes de las familias
extremadamente descontrolada de ciertos niños y jovencitos que atraviesan en las cuales se desarrolló este rito, invariablemente presentan ataques de
la primera adolescencia, procedimiento que desarrollé durante varios años. cólera, con frecuencia se lanzan a una carrera de destrucción que incluye la
Aunque inicialmente bauticé este enfoque con el nombre de "Técnica de rotura de puertas y ventanas y la agresión física a los padres. Esos jovencitos
tenencia firme", nunca me sentí completamente satisfecho con esa definición. parecen tener graves dificultades para encontrarle una dirección constructiva
El enfoque implica mucho más que una técnica. Al utilizarlo y al a sus vidas y muchas veces se sienten más atrafdos por un "estilo de vida de
enseilarlo, siempre di gran importancia al desarrollo y la presentación de un fracaso" que por un "estilo de vida de éxito''. La reacción negativa que
nuevo marco para la conducta descontrolada, un marco que permita tanto a normalmente tienen ante cualquier alabanza es uno de Jos muchos ejemplos
los miembros de la familia como al sistema de bienestar y salud, orientarse que podemos citar que apoyan esta conclusión. Es muy común que, a través
de un modo diferente ante semejante conducta. Al analizar este trabajo y al de Jos años, estos niños ya hayan recibido diagnósticos de lo más variados.
observar las vídeocintas de las sesiones mantenidas con las familias, lo que desde hiperactividad y conducta desordenada hasta sociopatía. .
siempre se presenta como el aspecto más importante, en cuanto al resultado Muchas de estas familias habitualmente buscan la ayuda profcs1onal a
ben~fico a largo plazo, es hasta qué punto los miembros de la familia fueron fin de encauzar esta conducta descontrolada. Y la mayorfa de ellas de ·cribe
capaces de "recnmarcar" la conducta descontrolada. Aplicado fuera del un panorama en el cual el problema resistió todos los cons~~os. recibidos.
contexto de ese nuevo marco, estoy seguro de que el método que describo en Aunque los padres de tales familias generalmente están fam1hanzados con
este capítulo puede resultar opresivo, por ello nunca quise aceptar consultas Jos procedimientos "time-out" destinados a af~ontar. los problc":'a~ de
breves sobre este enfoque. conducta, es habitual que nos informen que en realidad dtchos procedumen-
Hace variosaiios, cuando estaba yo enseñando este método en un taller. tos sólo sirvieron para reforzar la conducta descontrol:ld~t Yp~ra prov~ar
DavidEpston• creyó descubrir en él varios aspectos que podrían identificarlo episodios adicionales de conducta destructiva que pueden l!lchnr la agre:-.lón
física y el abandono del hogar.
Las historias relatadas por la familia. sugieren también que los
•Publicado en la Dulwiclr Crntu Re\· iew. 1986

128
repetidos intentos de afrontar el problema trasladando al niño a casas de hacer lo que saben que resulta ineficaz. En algún otro lugar, empleé una
adopción. hospitales y otro ti pode instirucionessólo provo;aron, a través del metáfora cibernética para explicar la perturbación que provocan tales
tiempo un fortalecimiento de la conducta descontrolada. .. condiciones y al analizar su desarrollo me refería a una segunda cibernética
Aievaluar la experien~ia de los niños y los padres de es tas far~uhas. y a los círculos viciosos (While, 1984).
n rasgo común la sensación de "time-out" en las relactones.
aparece comO U . · d h
Generalmente, Jos padres dicen vivir una larga expenenc1a e rec azo P0 r
parte del niño y pueden mencionar ejemplos muy tempranos de ese n~chazo "Time-out~' versus ''time-in"
en la vida del niño, ejemplos que van desde el rechazo al amama~~amtento a
la dificultad, manifestada desde el comienzo, de los padres para compren-
der" al niño. Al profundizar esta cuestión del rechazo, normalmen~e se p~ede Este análisis del contexto en el que se da la conducta extremadamente
determinar que los padres creen que el niño es com~le~mente msens1ble, descontrolada de niños y adolescentes, me llevó a comprobar la eficacia de
incapaz de sentir un vínculo o cierto interés por el sufnnuento de sus padres. los procedimientos "time-in". Creo que la elección del "time-in" como una
Al relatar sus intentos fallidos por resolver el problema, los padres metáfora aplicable al trataoiiento, se fortaleció por la impresión que ruve de
confiesan que se sienten impotentes y que ya no saben más que hacer. Se que una cantidad desproporcionada de los niños que me fueron derivados, al
sienten perdidos y desamparados respecto de la con?ucta descontrolada. iniciar el desarrollo de este procedimiento, tenían historias de separación de
Muchos de ellos revelan que, si bien por un lado expenmentan un.p~ofu~do sus familias , historias que con frecuencia incluían un desarrollo prematuro,
sentimiento de incapacidad y culpa, por el otro, sienten una gran JmtacJó~, o la crianza en hogares ajenos o en j,· stituciones.
pues perciben que el niño es testarudo y tiene una intención negativa hacia Estas observaciones y un análi~ i.; cibernético del contexto en que se da
ellos. En tales circunstancias, no sólo el niño parece desvinculado de los la conducta extremadamente descontrolada me aguijonearon para desarro-
padres, sino que éstos mismos parecen distanciados entre sí y del niño y
llar el enfoque que expongo en este capítulo y que incluye detalles de varias
aislados de otros padres que, según ellos suponen, se las arreglan muy bien
con la tarea de criar a sus hijos. Para los padres de un niño o niña de conducta comprobaciones que hice durante los últimos años, detalles que, según creo,
descontrolada,lasupervivenciase planteacrudamentecomounacuestiónde hacen que este método sea aun más confiable. Muchos de esos detalles
"él (o eUa) o nosotros". surgieron mediante un proceso de aprendizaje de prueba y error, por
Cuando la versión que el niño o el adolescente tiene de su propia vida descubrimientos hechos al participar con las familias en la aplicación de este
y de la familia es accesible, nos enteramos de que experimenta algo similar enfoque. En este proceso de aprendizaje me resultaron particularmente
respecto de los demás miembros de la familia4 • Cree que es malo, se siente valiosos el anáUsis de entrevistas grabadas en vfdeocintas y los posteriores
desamparado, rechazado, impotente y desesperado. Está enojado a causa de comentarios realizados por los miembros de la familia. Ahora, como rutina,
la ..injusticia" en la que vive y bace responsables de ella a sus padres (y al presento este método a las familias y a los profesionales del sistema de
mundo); ademúestáconvencidodeque los otros sienten animadversión por bienestar y salud como el Rito de Inclusión. A fin de reforzar esta descripción
él. ~nsidera que los padres son obstinados y para él la supervivencia se del enfoque y ¡para facilitar la exposición, organicé este capítulo según las tres
convterte en una cuestión de "ellos o yo''. Son jovencitos que están aislados,
fases en las que se desarrolla ese tipo de rito clasificado como ''rito de
~ encuentnmdesorientaadosy ban perdido contacto con los demás. Parecen
pasaje". Esas fases son: separación, liminalidad y reincorporación (Van
mcapaces de percibirloque sienten los demás y, al mismo tiempo, creen que
los demú DO perciben lo que ellos sienten. Gennep. 1960; Turner, 1969).
Parece bastante cvideate que las soluciones que se intentó dar al
problema, activadas por las posiciones de "~1 (o ella) o nosotros" y "ellos o
yo:·· re~ él "time-out" en las relaciones y acrecientan la idea de la La rase de separación
anmtadvem6n Yla permanencja de la conducta descontrolada. A pesar de
todo ~StO, las f~as parecen apremiadas por seguir intentando dichas Durante la fase de separación, el terapeuta incita a los miembros de la
soluctones. Los IIUCmbrosde lafamilia se sienten incapaces de abstenerse de familia a elaborar juntos una nueva descripción del problema. que presente
un marco alternativo para la conducta descontrolada. Esta práctica desvía a

1:.\0
IJI
los miembros de la familia de la definición que presentáron anteriormentedel La elaboración de esta.~eg~~da descri(?ción incluye la formulación de
problema y Jos aparta de Jos intentos que babitualmente hacen para re~olver­ pr~guntas que pongan de mamflesto la influencia que pueden te 1
lo, intentos que, en realidad. sólo f!gravan el pro~ lema. Esta es fambtén una mlemb~os de la familia en la "vida" de la conducta descontrolada ;er os
etapa de unión, durante la cual el terapeuta formula preguntas qu~ ~yudan ~los mJe~bros ~e la ~arnilia les resulte difícil identificarlas. sie~p~:~~e
a los miembros de la familia a expresar plenamente la opres1oo y la mformactOnes dlspombles que contradicen la vers·ó 1 d ~
desesperanza que experimentan. Al mismo tiempo, esas p~eg.u~tas ayuda·n al d'd · · n e que todo esta
per ~. o, es decir, hechos que prueban que los bettinches del niño no han
terapeuta a aproximarse a la comprensión de tales expene~~tas. . . dete_n_orado completamente las vidas Ylas relaciones de los miembros d 1
Las preguntas gue llevan a los miembros deJa famtha a ObJeUvar, fam1ha. Estaspreguntas confirman la idea de que Jos miembros de la f;m~li:
externalizary basta a personificar el problema son muy eficace~ p~r~que el son capaces de afrontar tales ataques de cólera.
miembro de la familia y el terapeuta elaboren una nueva deftmcJón del Un bu~~ comié~zo puede ser recoger información sobre las ocasiones
problema, una definición que se oponga a la construcción "deliberada" Y en ~ue el nmoo la m~a logró sobreponerse al arranque de ira, cuando en
sugiera en cambio una construcción ''no deliberada... E~ r~spues~~ a tale.~ reahdad pudo sucumb1r. Como al prinéipio, los miembros de la familia no
preguntaslos miembros de .la familia sienten que todos estanJuntos en este está~ prepa_ra_d~s para discernir y mencionar ejemplos de este tipo de
y se apartan de lassoluciones asignadas por el "éVella o nosetros" y el"ellos oeasu~nes, tnlCJ·almente el terap-euta deberá ir entresacando de toda la
o yo". . . información, de manera activa, esa nueva descripción. Por ejemplo, el
En primer lugar averiguamos cuál es el ténmno de referenc1a que terapeuta puede manifestarse sorprendido por la capacidad que muestra el
usualmente emplea la familia para describir la conducta descontrolada. niño para desafiar al berrinche y oponerse a su influencia al asistir a la
Luego, les pedimos a los miernbros deJa familia que nos expliquen detalla- entrevista. Además puede agregar algunas observaciones sobre cómo un
damente las diferentes soluciones que se intentaron y a las que el problema arranque de cólera podría haber hecho fracasar la sesión si el niño se hubiera
resultó inmune' y les pedimos que especifiquen hasta qué punto el problema sometido a su presión.
vidas y en sus relaciones. Generalmente comienzo por pedir
Tambjén pueden destacarse las ocasiones en que los demás miembros
~-.-qU811Deldeni de1talltes del efecto que ejerce la conducta descontrolada en la vida
de la familia pudieron rehuir la influencia que habitualmente ejercen los
~rt~~:~:tcitov~e.J efettoque suponen ejercerá en el futUl'O. En geneFal,
r: que surge incluye detalles referentes a insensibilidad y, en berrinches del niño o la niña en sus vidas y en sus relaciones. Por ejemplo,
se les puede preguntar a los padres cómo. en tales circunstancias, fueron
:·PI!~~~ el terapeuta puede pedir que se le den algunos ejemplos que
ltitii'Yinla prueba más clara de que el niño es incapaz de conm9ve.rse y capaces de superar la desesperanza que les causan los arranques de cólera de
~~.4esorientado. Una vez que se e-stablece hasta qué punto el niño/a está su hijo y de mantener viva la esperanza de que las cosas podían cambiar. Una
'>por los beninches", el terapeuta puede interrogar a los demás vez que.se Iogra empezara elaborar esta segunda descripción, generalmente
efecto tiene ensus propias vidas la conducta descontrolada del los miembros deJa familia comienzan a mencionar ejemplos adicionales de
esos berrinches le iq¡piden ponerse en contacto con el cómo pudieron escapar a la influencia de los berrinches del niño o la niña.
modo esos berrinches. ej~rcen un efecto aislant~ en ejemplos que, al principio, no se les ocurrían.
(!lí~:lalfaulili:a?¿C6mo la opresión que-provocan esos ataques Al yuxtaponer los conceptos de 1) "time-out"' y "time-in", Y 2) la
lleven<llo a la desesperanza y la desesperación? Puede luego opresión que provocan Jos berrinches y la liberación de esa_opresión. se les
.eon:ve~ión centrada en las posibles consecuencias que plantea a los miembros de la familia un dilema. Luego, med~ante preguntas,
r&.tUMM:btodeque esos berrinches se hicieran más frecuentes se busca vincular estos temas entre s.í. Por ejemplo: ··¿Se stente usted más
~1Jlsti'ISit•llit:lad y de ..pared de ladrillos'' se acentuara.
atra'ído por el "úme-out" y la opresión causada por los berrin~hes ~-cree que
!IIP81'aCi6niiitC)\llye'unaparteenlaqueelterapeutatambíén el "time-in" y la liberación se ajusran más a su per_sonahdad? Pueden
de la familia a elaborar una segunda descripción que
~111K1a0de esc~pardel estado de cosas que ha sido muy
agregarse más preguntas con el fin de intens~~c~ el dilema. ,. _
Luego puede llamarse la atención sobre el carácter Generalmente, Jos miembros de la famllta uend_en a opo~er el tmt:~
lf-lllilliliiCl~.., ir mis allá del estado de cosas actual · out" y la opresión que provocan los arranques de mt En esta t'l.npa.
•• .< •
· c0 rrn·1lo que sabed~ un enfoque que les penmtrra estar m eJOr
terapeuta 1es rn• ' • ·• ,
comunicados unos con ou·os y que, por lo ta~to: promovera una mayor
sensibilidad hacia los pensamientos y los sentumentos de los demás, un
enfoque que los ayudará a escapar de la opre~i?n que les pr~vocan los
berrinches. Aunque todos los miembros de la famtha ban de e~~enrnentar.l~s
efectos benéficos del método, éste ha de ser particularme~te u tri para ~lmno a) Los berrinches deben extinguirse CSf'?n1t*J~!*Ifli.:M·f4·iÍIÍ~i.
0 la niña, pues lo ayudará a tomar decisiones ~? su v1da Y. a elegrr una los. A fin de fortalecer esta idea puede ser dtiiCJIIINII'•••t1llllllli•~
dirección más constructiva. Además, ha de permillrles a los mrembros de la hacer un resumen de aquellas soluciones que • 'nU tiLa&-• -
fracasaron. ' ._
familia oponerse a la penetrante influencia que tiene el "time-out" en las
relaciones, así como vencer la conducta descontrolada. b) ~1 rito no t.i~ne nada que ver con aquellas solucDieiCJid•......
El terapeuta prepara pues a los miembros de la familia para la ruptura
tten~ relac10n con el castigo, el razonamiento ni ta 'lledlc1Ci6a. J!lt
e) El Hempo, el esfuerzo _Y la perseverancia son elnllke -~~-­
que ha de acompañar a la transición o fase Ji minal. Se les dice a Jos padres tera~eu!a puede menciOnar qu~ se les exigió 1 ............. •
que si tienen éxito en el rito, no podrán fallar en la tarea de salvar el futuro sentid~ : Hay que recalcar el hecho de que no hay opciones blaDdas - ·"'·"'"_,.,.,
del niño y de recomponer las relaciones familiares. Sin embargo se les hace la d~castón que tomen los padres será, o bien un pu ....,~
notar que no pueden alcanzar el éxito a menos que estén dispuestos a un tte~po breve, o bien una fatiga crónica a lar¡o ~
enfrentarse con la incomodidad y la ruptura que pueden aparecer asociadas d) I nmedt~tamente. después de las sesiones iniciales ha de apeiÍIIIeiltalle
al rito. Silos padres minimizan la tarea que les toca o bien minimizan el grado una meJora consaderable en el estado de las coaas; lue¡o, 111fa de p se
de compromiso que deben asumir, el rito no les será de ninguna utilidad. alcance un éxito más estable se presentará algdn renoc:eso. uaaac:aMt
que será una prueba del progreso.
e) Se exige la estructuración de un tiempo independiente del tiempo 4118
señalan los relojes. Se les pide a los padres que deo los pasos necesario~
La fase liminal para evitar que el rito se mida según el tiempo que man:a el reloj. Hay
que evitar toda referencia al tiempo transcurrido. Esto incluye relojes de
La fase liminal es un período de transición. Aunque al referirse a ella pared, relojes pulseras, radios, etc. Si el rito se realiza durante el dfa bay
los terapeutas y los miembros de la familia habitualmente la describan como que cerrar las persianas.
"el rito", en realidad es una etapa intermedia del rito, situada entre la f) Durante el rito no debe presentarse ningún tipo de ioterrupci6o. Habd
separación y la reincorporación. La fase liminal se estructura con el fin de que tomar medidas como desconectar el tel~fono y si hay OCIOS oiftos ea
la casa, dejarlos al cuidado de alguien.
provocar, por un lado, la suspensión de la puntuación temporal usual de los
g) Para llevar adelante el rito se exige siempre la presencia de por Jo menos
sucesos (esto se logra estableciendo un tiempo independiente del tiempo del
dos adultos. Preferiblemente estas personas deben ser los padres del Diño
reloj) Yporel otro, el apartamiento de la orientación habitual de los miembros y si no, amigos de los padres o parientes interesados ea el asunto. El rito
de la familia respecto de los sucesos. Como los miembros de la famiUa sienten nunca debe iniciarse en presencia de uno solo de los padres. ED el caso
gran incenidumbre ante esta fase, es necesario suministrarles un "mapa" de de que esté disponible uno solo de los padres, por estar distanciado del
las~~periencias probables que van a vivir. Ese mapa les brinda información otro, el terapeuta hará los arreglos necesarios para estar B mismo
anti~1pada de la probabilidad de una experiencia cargada de afecto que yo presente durante el rito o, si no puede hacerlo, conseguir un asistalte
bauticé una :·crisis de ,i,ntinúd~d", seguida por una experiencia familiar que social familiarizado con este enfoque que acompaile a la familia...
podríadefimrse~mo un sentido de comunjdad", un sentido de pertenencia.7 h) Para los adultos será una experiencia diffcil, de modo que babri que
pedirles que se esfuenen por apoyarse unos en otros. Se indican dos roles.
Hay una sene de detalles que son muy importantes para estructurar el del "insider" (el que ocupa la posición activa) y el del "outsider" (el
correcta~e~te la fase liminal. Detalles que se les presentan a los miembros que ocupa la posición pasiva). Al"insider" se le pide que Ueveaeabo la
de la ~am1ha en forma de instrucciones y notas que ellos deben registrar. restricción física d,el niño y al "outsider" que apoye y prom-.evalaac:cido
Repeudas veces, al ser consultado sobre un ritoaque no tuvo los resultados del "insider'' y ayude a ambos a elaborar los diferentes sentimientos que

134
135
han de experimentar. Los adultos pueden alternar Jos roles y ayudt4r a
mantener la restricción física.
i) No es necesario que se instituya el rito en el momento de uno de los
arranques de cólera. Por el contrario. se aconseja a los padres, que en
respuesta a los berrinches continú~n ~aciendo lo que nor.malmente
hacen. Los arranques de ira se d1rn pnnctpalmente en presencta del más
débil de Jos padres y en esas ocasiones ta~bién los s~ntimiento~ de los.
padres se exacerban. Tratar de realizar el nto en tales c~rcunst!}nct~S sólo Luego se In entrega a los padres un ..mapa" de las etapas que
complicaría las cosas. Sin embargo, los padres deb~n.tnten~ar aphcar el probablemente atra~ie~el niño. Se les adara que se trata de un boceto muy
rito tantas vece.s como se presente la conducta colenca. Stempre debe ?ene~l, quJ l0s lfmn~s ~ntre una fase y. otra pueden desdibujarse y que es
proyectarse la realización de Jos ritos con anticipación y prac.ticarlo.s en tmpo~d~le:h~er-p~edtcetones exacras, pues no hay dos familias que tengan
un momento en que los padres estén libres de otros comprorntsos. St los ex,penenct~ tdénttcas duranteuna misma etapa. El terapeuta puede agregar
~rrinches son frecuentes y la familia está muy ocupada, no será posible otros c-omentarios que acrecienten la atmósfera de inc·ertidumbre y
realizar el rito más de una o dos veces por semana. Los padres pueden, estimUlacron.
en ese caso, agrupar una cantidad de berrinches y tratarlos en un solo rito.
Es necesario establecer que hay una relación entre la cantidad de
arranques de cólera y la cantidad de ritos, de modo que el niño pueda El mapa de las etapas
asociar la disminución de los berrinches con la disminución de la
frecuencia de los ritos. l~licé este mapa partiendo del análisis de las vfdeocintas de procesos
j) No deben evitarse las oportunidades de aplícar el rito. Se alienta a Ja.s rituales realizados en mi consultorio y de las informaciones aportadas por
padres a provocar las cond-iciones que, segun su experiencia pasada, ellos miembros de las f-amilias tratadas. En realidad, considero que éstas etapas
saben que desatan un berrinche. Esta instrucción prescribe una postura son similares a las,.del duelo-_y quiZás mi conocimiento del proeeso de duelo,
de "confrontación", opuesta a la postura de "evitación" que es la qu.e de algón modo influyócnl~~& e~acionesque·bicesobreeste proceso ritual.
habi'tualmente adoptaron los padres anteriormente.
k) El rito no debe forzar a una intimidad, de manera negativa. Ni tampoco 1) Cálmada a:esigiUlCión. ESto no es algo apreciable en los niflos muy
debe resultar opresivo. Antes bien debe desencadenar una ''crisis de ~:quell.os,
intimidad" y los padres podrán notar en el jovencito una tendencia a estar .2) R~ateO, Estó generalmente se traduce en promesas ~no volver atener
físicamente má$ próximo, a buscar "experiencias de pertenencia". berrinches en el futuro.
También observarán que., en lugar de resultar oprimente, el rito provoca 3.) Cólera. Esta. p,uede ser volcánica o "a fuego lento'' y, a veces• .,.a
en el niño una mayor capacidad de decJsión responsáble. desencadenarla ple.n&lllente puede ser neeesaria una provocación de 1es
1) Si bien el rito debe proy-ectarse con anticipación, no debe anunciársele piidte:k.
al niño cuándo se ha de realizar.
4) Llanto.
m) Una vez iniciado, el rito debe Uev¡u:se a cabo completamente'. Si los S) Agetamiettto/relajación.
padres no están seguros .de querer completarlo, será mejor que no inicien
~ste método, puesto que desistir a mitad de camino sólO" se.FViría pat1a
Al iniciar el rito. es necesario infonnarl~ al nifto que el o~jetivo es."ffE
fortalecer el sentimiento de opresión ,que provocan lo.s berrinches y el
"time•out" .en las relaciones. detener una condqcta particular, sino permitir que t~os los nu.embroSdeiiC
n) No es necesario decirles a los padres cuándo concluye el rito ni cuándo familia escapen aJa opresión que provocan los bemncbes YpuediD CGIIlli-
pueden suspender la restricción física. Intuitivamente, los padres saben nicarse unos con otros y. sebre todo. ayudarlo a 151 o a ella a cfesarloi.IWW.
cuándo se ha completado el rito. cap,cidad de-tomar decisiones responsables en la vida. Aderús;.se lei~
O) Deb~ proyectars~ un P.Cqueño "festejó'' destinado a celebrar Ja.conclusión a todos los mi«'mbros de la familia que hagan t~o lo que los ~
del ru~, un festeJO que pu~~a ser compartido por todos IÓs participantes.
p) ~s mte?'bros de la fam1ha deben telefonear al terapeuta desl'ués del desahogar plenamente $US sentimientos durante:e~~~n~te:.::::=~;~
A pesar de que los miembros de la familia
pnmer nto a fin de que éste los ayude a procesar la experiencia.
manifestar una cureientccuriosidadporconocer
136
eJ aenpeura debe negarse a descubrir los detalles del procedimiento físico l~gar. que se le ha de asignar al niño o la niña. Esto puede ;,..¡.,;,,;r.;;-a;
haslaque se hayan elaborado cabalmente todas las instrucciones y notas. as í ltcactón. de reordcnamie~Los físicos, por ejemplo, los tiempos -JIIti,;;,;;,;¡¡
como el mapa de las etapas. Una vez alcanzada la comprensión de todo ello, e~tablec1do~ para ~a comtda y el sueño 0 tos espacios de que se •~-::;;;.._;.ó;d!ló
el terapeuta s{ brinda las instrucciones necesarias y demuestra cómo se dts~oner aiJOvencuo para que experimente en Jos nuevos niveles de
desarrolla el rito. sab1ltdad personal; cs~acios que permitirán reconocer, respetar y IVII_:Il"::,r;.._
E jovencito debe sentarse entre las piernas de uno de los padres. sobre prueba la nueva capac1dad del niño para decidir con responsabilidad.
una silla de cocina, cruzar los pies a la altura de los tobillos y cruzar los .A.demás, los padres deben hacer planes para acomodarse a so ........;;;;;.,
brazos sobre el pecho. Se instruye al padre (o la madre) para que también cond1c1ón. Al ~~edar libres de la opresión que les provocaban los arranques
cruce las piernas a la alrura de los tobillos, sobre los pies del niño y de cólera d~l m.no, podrán elegir la nueva dirección que tomarán sus vidaS y
presionando suavemente lleve los pies del niño hacia atrás bajo la silla. El la reorgamzac1ón de sus relaciones con los demás, incluso con aquellos
padre (o la madre) debe tomar luego las muñecas del niño o la niña y padres por los que antes sentían aprensión a causa de la buena relación que'
presiouarlas suave pero fl111lemente hacia atrás. Es conveniente colocar un ~stos .tenían con. s~s hijos. Si no es un caso de padres separados, los p1aDe&
c:ojm entre ambos a fin de,atenuarcualquierdaño que pudiera hacerse el niño ~n~lu1.rán la deciSIÓn de "desempolvar" la relación de pueja. .....t;&j._,..~lid
al echar la cabeza hacia atrás. tnllmtdad que produce el rito, generalmente los dispone a establecer DDa
Después de presentar la estrucLUra de la fase lirninal, el terapeuta debe relación más satisfactoria y sensible para ambos. En el caso deJos padresque
pre¡untarles a los miembros de la familia si abrigan alguna duda o alguna están solos, los planes pueden incluir ideas relacionadas con desanoUar
n:serva sobre cómo llevar a cabo el procedimiento. Cualquierinquietud que vínculos más estrechos con miembros de la comunidad en la que vivea.
sUJja deberá ser aclarada satisfactoriamente por el terapeuta antes de que Luego, durante varias sesiones el terapeuta y los miembros de la fa~•
termine la entrevista. analizan los progresos alcanzados. Durante este período el terapeuta
a la familia a afrontar cualquier contingencia que pudiera aparecer y..a
elaborar el mapa del progreso experimentado a través de las difereala
La fase de relnrorporación 11 etapas, es decir, a que puedan apreciar de manera más clara Jos logros
alcanzados.
~la fase de reincorporación se destaca con énfasis el reconocimiento
Upl{cito de que la familia alcanzó un nuevo estatus. Este reconocimiento Conclusión
puede ~f~~ de diferentes modos, incluso anunciándoles a diversas
~ SJgruficatJvas para la familia algunos detalles de la transformación Este capítulo describe un procedimiento desarrollado por mf durante
Y~~. Esos~talles pueden incluir información sobre cómo mejoraron las varios años, destinado a tratar a niños y jóvenes (que atraviesan la primera
VIdas~ los mtembros de la familia gracias al hecho de poder estar mejor adolescencia) que tienen una conducta descontrolada. Descubrí que cuando
comumcados unos con otros. se logra reenmarcar con éxito la conducta descontrolada y entender los
i6a Se alienta a los miembros de la familia para que preparen con an 1icipa diversos aspectos de esa conducta, invariablemente se obtiene un buen
: . esta etapa imaginando formas de hacer "nuevos anuncios" y/o ce remo~ resultado. Este mismo enfoque fue utilizado, con algunas variantes, por otros
que~ 8.con~er la ~ansformación a más personas. Esto hace que esas terapeutas en otros contextos no analizados en este capítulo. porejemplo. por
penonasla stgmficatavas deJen de lado la "antigua imagen" de la familia y la equipos de terapeutas que trabajan en internados para niños cuyos padres no
reemp cen por una "nueva imag " d estaban disponibles para participar de la experiencia.
contribu" d en • e modo que los Lleva a reforzar (y a
... •rb"ée otros m~os a) la consolidación de los diferentes cambios.
a am 1 n se les pide a los o.1ñ d 1 f ..
,,..... la os e a am1ha que se preparen para esta
- en que se observarán vari b" . .
I· ...., .... _A.ó d os cam tos VISibles que significarán la
· - - • n enuevos roles·sepo •
d á ·
0 r particularmente el acento en el nuevo

138
139
Reconocimiento White, M. 1984, "Pseudo-encopresis: f'rom IVItludJiJlti,'fli
. cycles". l"amily Sysrems Medicine.
Whue, M. 1986, "Negative explanalion.
Agradezco a todos aquellos colegas que con su entusiasta respuesta me farnily therapy". Family Process
alentaron a escribir este trabajo, particularmente a David Epsron y, más Wolin. S. y Benneu, L. 1984, "hmily'
recientemente, a Carol Liske del Programa de Terapia Familiar de la
Universidad de Calgary que se tomó el trabajo de transcribir una emrevista
de presentación del Rito de Inclusión que realicé con una familia en 1986 en
el marco de ese programa.

Notas

l. Terapeuta familiar del Leslie Centre de Auckland, Nueva Zelanda.


2. Con esto no quiero decir que los procedimientos ··time-out"' no sean eficaces para
tratar una gran cantidad de problemas de conducta.
3. Esto no significa que los procedimientos ''time-out" no sean lo indicado en
ciertos casos. ni que no puedan estructurarse de modo tal que conduzcan a un buen
resultado (véase Menses y Durrant. 1986).
4. Siempre hay que verificar la posibilidad de que el niño no esté sufriendo algún
tipo de abuso físico o sexual. Si se establece que ese es el caso, inmediatamente deben
tomarse las medidas adecuadas, antes de contemplar siquiera la posibilidad de iniciar el
Rito de Inclusión. •
S. A los fines de este análisis emplearé la palabra "berrinche".
6. En otro lugar analicé esta etapa y la llamé la fase de la "influencia relativa" de
la terapia familiar (White, 1986).
7. Wolin y Benneu (1984) sostienen que los ritos pueden lograr en los participantes
un efecto de vinculación que dé como resultado un profundo sentimiento de ··identidad
familiar".
8. Por una cuestión de conveniencia, me refiero a esta fase del método "el rito''.
9. Por ejemplo, "el primer rito con la familia Smith duró tres horas, el segundo y
el tercero se prolongaron por dos horas y media, el cuarto y el quinto sólo una hora y media
y el sexto únicamente cuarenta y cinco minutos, etc..."
10. Sugiero a todos los terapeutas que proyecten adoptar este método, que
~mpailen a varias familias durante el proceso ritual a fin de poder desarrollar ellos tam-
btén la propia conciencia de la experiencia.
1J. También denominada fase de agregación.

Referencias bibliográficas

Friedman, _R.• Dreiz~n. ~- Harris, L., Schoen, P. y Shulman, P. 1978: "Parent powcr: a
holdmg_techntque m the treatrnent of omnipotent children". lntemarional Joumal
of Famtly Cormul/ing, 6. l. págs. 66-73.
Menses, G. Y Durrarll. M. 1986, "Contextua! residential care". Dulwiclr Cemre Review.
Tumer, V. 1969, Tire Rir~ral Process, Nueva York, Cornell University Press.
Van Gcnnep, A. 1960. Rues of Passage. Chicago, Uni,·ersity of Chicago Press.

140
8 Para mí. los dos hechos generales - primero. que no soy COIIKÍ•IIi
elaboración de la~ imágenes que veo conscientemente. y,
Explicación negativa, restricción proceso inconscien te empleo el conjunto completo de supues!OI'
construidos en la imagen acabada- son el comienzo de la epistetaall
y doble descripción: (Bateson. 1980. pág. 35).

Un modelo de terapia fam iliar* Al establecer limitaciones sensoriales, las restricciones


ción con la información sobre la diferencia. Bateson sostenfa
ción de cualquier nuevo suceso en el "mundo viviente"l debe
una respuesta a la información sobre la diferencia. En estiU-
receptores responden (u obran en relación) a unadi~erenciao•IN
Se analizan aquí los conceptos de explicación negat iva. restricción y doble percibida. Las distinciones son fundamentales, puesto que PftiiDÍÍil
~i6n de Gregory Bateson. Atendiendo a estos conceptos se explican en este
ap1tu1o las dificultades que con frecuencia tienen las familias para descubnr nuevas fuente de todas las respuestas nuevas. El mundo viviente ea
IOiuciones a sus problemas. De todo ello surge un mapa terapéutico que pon.e el ~c~nt?, que las distinciones están trazadas, en el que la diferencia
ea 1a c:omribución que puede hacer el terapeuta para lograr un estado de "d•spos1c1ón causa, "en el que nada puede comprenderse basta que no se
que pmnita descubrir nuevas soluciones. También se examinan aquí los detalles de la diferencias y las distinciones" (Bateson, 1980, pág. 8).
participación que les cabe tanio al terapeuta como a la familia en la tarea de afirmar tales
descubrimientos. Un enfoque del tratamiento del contexto en el que se presentan los Bateson sostiene que la energía que tiene el receptor
IIRIOreS infantiles y la conducta obsesiva/compulsiva muestra una de las aplicaciones de respuesta está allí,laten te, disponible, aun antes de que se ~illall
ate esquema. de la diferencia. Las ideas o las noticias de la diferencial de&alllllll
energía que está disponible en el receptor. Esa distinción eotldllflli
La teoría cibernética ofrece una explicación negativa de los sucesos que sobre la diferencia y energíasecundariasólo se manifiiestaefUICJIIIJI
se dan dentro de un sistema. De acuerdo con esta teoría, los sucesos toman las cuales la ausencia de un suceso dentro de un co1ntextCl~ espec:llí
UD determinado curso porque existe una restricción que les impide seguir cadena una respuesta.
ObOS cursos. Bateson ( 1973) establece que "las restricciones de las que
depende la explicación cibernética, pueden considerarse, en todos los casos, Pero recuérdese que cero es diferente de uno )' porque cero es difereafe de~ lli
cero puede ser una causa en el mundo psicológico. el mundo de la eozw 1r.f•
factores que determinan desigualdad de probabilidad" (págs. 399-400).
(Bateson. 1972. pág. 452).
Desde este punto de vista, las interacciones habituales de una familia o la
c:onductaespecíficade los miembros de una familia, pueden explicarse mejor
por la negativa, analizando las diferentes clases de restricciones. Las
De la infinita cantidad de distinciones que el receptor puede iDfedr•
la naturaleza, sólo unás pocas se transforman en ideas duraderas. Esa
interacciones, así como la conducta, están determinadas exclusivamente por permanencia exige una ~ap~i~d $electiva.
tales restricciones.
Las restricciones suelen tomar formas diferentes• e incluyen una red de y separar Jo nuevo de lo fortuito ... exige .contar ~on algún tipo ~ 11*+~
supuestos, premisas y expectativas que conforman el "mapa del mundo" de selectivo que permita explicar la persistencia postenor de la nueva idea
1980. pág. 49).
los miembros de una determinada familia y que estáblecen reglas para
seleccionar la información sobre los objetos o los sucesos percibidos, y por . 1 . ~ 'ón corres........._te a 11
La capacidad de selecc1onar a m.ormact ........-:" •
consiguiente contribuyen a crear limitaciones sensoriales. Estas restriccio- diferencia Yde responder a ella depende en gran medida~ las restnca~
nes operan principalmente en el nivel inconsciente.
que sufra el receptor, la red de supue~tos4. Esa. red summtstra UD=
lo
contexto que permite recibir nueva mformac~ón q~ le da se:e.
'b'do Las noticias (la información sobre ladlferencta)de loss filiO
perc1 1 · . . cobraD tafcllade
•Publicado en Fnmily Process, vol. 25: 2. 1986 ocurren "ahí afuera•· se transforman en descnpcaonesque

142
palabras, cifras 0 imágenes y llegan a constituir ''histori.as"5 r~ediante !a normalmente los terapeutas descubren que tlllt=t lntel!hlu
explicación. La explicación surge del esquema o la clasificación de es,ts perpetuar y reforzar los verdaderos problemas que ~os 4~:n•I4!11!1Mill
descripciones dentro de la red de supuestos. La supervivencia de las viendo.6
novedades depende del modo en que se adapten a la red de supue~tos. La A pesar de que esas soluciones se mostraronineficaca.SGIIlla. .llll
información que no tiene una significación en ese contexto "se olvtda o se que vuelven a intentarse una y otra vez. Aparentemente. los míembft:aldlr-
desdibuja". familia no tienen la capacidad de explorar una solución alternativa.
. Al aplicar la ex~licac ión cibernética, este fenómeno adqW.Ielllido.
Para tener una significación -y hasta para que pueda r~conocérsela como u.na
pauta- cada regularidad debe coincidir con .otras regulandadcs complementan as Habttualmente, los rmembrosde la familiaaplicancienassoluclonespc~~q~e
y quizás con algunas :~ptitudes. pero esas apmudes son tan evanescentes como las hay alguna restricción que les impide descubrir otras soluciones clifereDra.
pautas mbmas ... En cierto se mido. el receptor debe estar preparado para hacer el La ~xplicación ci~mética sostiene que esos intentos de solución que
descubrimiento apropiado cuando éste se preseme (Bateson. 1980. pág. 51). habttualmentese aphcan, estándeterminadosánicamenteporciertasra~
ciones. Por consiguiente, el hecho de examinar las soluciones intentada
La selección de una novedad que pueda sobrevivir depende de la antes puede suministrarle al terapeuta información sobre la cual ~
preparación que tenga el receptor. formular hipótesis referentes a tales restricciones. Ese examen brincfat.r
En suma, el curso de los sucesos en los sistemas vivientes está claves que permiten comprender la red de supuestos de la familia.'
únicamente determinado por las restricciones. Las restricciones obran en Las restricciones pueden adquirir distintas formas en las difaentes
relación con la información referente a la diferencia, en el sentido de que familias. Y hasta pueden obrar en diferentes niveles.• Tales restricciones
establecen limitaciones sensoriales. Esas limitaciones sensoriales contribu- establecen una predisposición o un umbral para la selección de la informa-
yen a crear una predisposición o un umbral para la percepción de las noticias ción sobre la diferencia y limitan la capacidad de la familia para emprender
sobre la diferencia y, por consiguiente, determinan qué ideas seleccionamos la necesaria búsqueda de nuevas ideas, mediante el m6todo de la prueba yel
de la naturaleza. La energía necesaria para dar una respuesta es secundaria, error, ideas que podrían conducirlos al descubrimiento de nuevas soluciones.
ya está disponible aun antes de que se reciba la nueva idea. Pero las Las antiguas ideas son resistentes; la nueva informlción se desdibuja.
restricciones le limitan al receptor esa disposición o preparación que le A fin de ayudar a las familias que intentaron sin 6xito descubrir nuevas
permitiría responder a ciertas diferencias o distinciones. Las restricciones soluciones, el terapeuta se une a los miembros de la familia para formar el
limitan la capacidad que tiene el sistema de indagar mediante el método de sistema terapéutico, contribuye a establecer la buenadisposición del sistema
prueba y error, indispensable para descubrir las nuevas ideas y para impulsar mediante la introducción de un nuevo "libro de códigos" que pennite elqir
las nuevas respuestas. nuevas ideas, determina las condiciones paraelaborarunadoble~ripc:üa
(afindequepuedanhacersenuevasdistinciones)ein~alosnuelllllnll:?
de la familia de un modo que contribuya a que las nuevas 1deas ~o
Terapia: la disposición y la persistencia de las nuevas ideas sobrevivan. Por consiguiente, el terapeuta ayuda a que 1~ nuevas ideal
ondeen más tiempo que las antiguas ideas. Ea esta terapia, el terapeuta
Para poder persistir. la novedad debe ser de una condición tal que dure más que las participa en la creación de un contexto que impulse a la aventura y el
otras opciones. Aquello que dura más entre las ondas de la casualidad debe durar
más que aquellas ondas que no duran tanto ... La información puede olvidarse o descubrimiento.
desdibujarse. Los libros de códigos pueden perderse. Los mensajes dejan de ser
mensajes cuando nadie puede leerlos (Bateson. 1980, págs. 49-5 1).
Un nuevo libro de códigos
Las familias que buscan ayuda terapéutica tienen problemas o males-
tares para los cuales sus miembros fueron incapaces de encontrar soluciones. A fin de obtener los bene ficios de la estabilidad. ellos paJan el precio cae,!~~
Al investigar las soluciones intentadas por los miembros de la fami lia, viviendo. como debe hacerlo todo ser humano. en una enor~ y comp

145
144
apoyan mutuamente ... El cambio exige diferentes tipos de fa mi liares, pero quizás la descripción y la explicación de '""-'-.t:
suP':'est~S que d$cccontradicc:ión dentro del sistema de supuestos (Bateson. 1980.
tel3j3011COtO O
resulrar novedosas.
págs. 158-1 59).
La influencia relativa
El terapeuta contribuye a crear la buena dis~osición del_ sistema
terapéutico mediante la introducción de un .~ue~o h_bro ~.e c6<hgos que
establezca contradicciones y provoque un rela.Jamtento de ~a red de
supuestos deJa familia 1o. Por co~siguiente. pa~cipa de la creactón de un
contexto que contribuye a que el ststema terapéuuco sea capaz de responder
a la nueva información, esté dispuesto a seleccionar "componentes de lo
La Influencia Relativa exige que se establezcan dos dellelt~lli
casual" y transformarlos en descubrimientos. . _ , _
El terapeuta presenta este libro de ~ó?tg~s tanto tmphclla como codificadas de manera diferente. Generalmente, en urut~~e~~udacq,*­
explícitamente a medida que organiza la parttctpactón de los mtembros d~ ~a los sucesos están codificados de acuerdo con la red de SUJmestclefilld.
familia en una cosmovisión cibemética11 (como se detalla en el anáhs1s preexistentes y, en la otra, los sucesos están codificados de-ac!l•lti-lti!J
posterior)e introduce premisas específicas referent~~ a la perpetua~ión de los premisas promovidas por el terapeuta. Primero el terapeuta._._..,...._.......
problemas que preocupan a los miembros ?e la frumh~. Esa_s premtsa~ lleg~n de la extensión de la influencia que ejerce el problema en Ju
aserpartedel "mecanismo selectivo" del SIStema que explica la pers1stenc1a miembros de la familia. Les pide entonces a éstos que SUIIIIÍDIICI._1.
posterior de la nueva idea" (Bateson, 1980, pág. 49). información que pueda ayudar al terapeutaacornpt'ei1Cier,CÓIJ1104rqfdl~
ellos el problema. Esa información debe incluilrulli&desc:ripcl61t6j&liJ
puntoelproblemaestuvoejerciendosudominiosot~rec=ln:deiiDollllil
La doble descripción de la familia. El terapeuta les solicita a los miembros de la faií-~QIIo;j
ahorren detalles y se opone a todos los intentosqueéstosll&lancitía.ii~
La modalidad de la indagación es algo evidente para mí y podría llamarse el método
de comparaci6n doble o múltiple (Bateson. 1980. pág. 97). o subestimar la angustian te influencia que ejerce el problema en •
El hecho de hacer el mapa de la influencia que el problemae.ien!emr.,.._
La recepción de las noticias sobre la diferencia es una parte esencial de de Jos miembros de la familia, suele suscitarles ideas de incom¡Jereacill,
la revelación de nuevas ideas y de la generación de nuevas respuestas que desesperanza e incapacidad y ésta es una infonnaci6n que~~
pennitan descubrir las nuevas soluciones. Para que esa recepción de las obtiene "de manera natural".
noticias sobre la diferencia sea posible, los miembros de la familia deben El terapeuta traza Juego el mapa de la influencia ~ _,...,.
percibir un contraste entre dos o más descripciones. El terapeuta contribuye miembros de la familia en la "vida" del problema. indagandobastaqulpmto
a que la familia perciba tales contrastes trabajando en el desarrollo de ellosfueron capaces deoponersealaopresiónqueejeláaelprobleaaiCIIa
d~scripciones dobles o múltiples de ciertos sucesos, mostrándoles a los sus vidas. A fin de que los miembros de la familia puedan
rruembros de la familia tales descripciones, una junto a otra, e invitándolos esta información, el terapeuta
a señalar las diferencias entre esas descripciones12• Todo esto suministra y capacidad. Como los miembros de la familia
noticias de la "diferencia que hace una diferencia" (Bateson, l980, pág. 453). tiempo sometidos por el problema. tienen dificultades palla llacti'Uiti!JI!!l
Los terapeutas pueden contribuir de innumerables maneras a crear tario de las ocasiones en las que ejercieron su influencia en la
jun~c~n las fami_li~s un contexto que aliente la doble descripción 13• Durante problema. Generalmente éste es un procesoque seda den::::==~~~
el stgutente anáhsts presentaré varios métodos que me resultaron útiles. Es necesario que el terapeuta los ayude a seleccionar esas
Aunque yo presente estos métodos en una secuencia de la que puede derivarse insistiendo con el argumento de que necesita que los miemiiRlscJf.!JI
un mapa para la terapia, todos ellos contribuyen a seleccionar y a hacer lo ayuden a comprender cómo. en las circunstancias en 91~11--11!
perdurar las nuevas ideas dentro del sistema terapéutico. He puesto a cada lograron conservar algún poder de decisión en sus vidas Y
método un nombre que le resulte familiar a la mayor parte de los terapeutas capaces de evitar el eclipse totat 1•.

146 147
A fin de ir elaborando ese inventario es útil formular preguntas como
la siguiente: "¿Cómo pudo usted evitarcomet;rcicrtos errore~ q~e, según me
indica mi experiencia con familias que sufnan problemas s•m•lares. us~ed
podía haber cometido?" El terapeuta también puede mostrarse sorprend1do
de que las cosas no hayan marchado aun peor.
Pueden formularse preguntas adecuadas aun en situaciones en las que
el problema ejerce una gran influencia. Por ejemplo, un joven (un paciente
retrasado) fuecapazde;stablecerque había influido's un 3?'oe~ la ":ida'' del
problema, cuando le pregunté cómo pudo apagar su prop1o c1gam\lo. Plantear dilemas

Destacar el tiempo ... por lo menos son necesarias dos cosas para crear una difereoc:ia (Bateson 1980
pág. 76). • .
.. .las cosas experimen1an cambios dráslicos, pero nos acostumbramos al nuevo
eslado de cosas antes de que nuestros sentidos puedan señalam os que se trata de Plantear dilemas ha llegado a ser una plictica ampliamente empl ~ 1 11a
algo nuevo... No es una cuestión trivial el hecho de que casi no nos demos cuenta en la terapia familiar. El terapeuta le plantea dilemas a la familia y, de ese
de las tendencias en nuestros cambios de estado(Bateson. 1980, págs. 108- 109).
modo, sugiere que los miembros de lafamiliaseencuentranenunaencrut i·
jada, que deben tomaralgunadecisiónrespectodelosposiblescursosquehan
Generalmente los problemas se presentan en las familias dentro del
de seguir. La razón para presentar dilemas es ton frecuencia la idea de que
contexto de una tendencia por la cual el problema ha ido influyendo cada vez
existe un proyecto para crear un v(nculo tera~utico. Una explicación
más a través del tiempo.Esas tendencias, en general, son imperceptibles Yese alternativa del valor que tiene el hecho de plantear dilemas es que éstos
es el resultado del fenómeno de acomodación. Dentro de ese contexto, los establecen las condicionesparaelaborarunadobledescripción. El terapeuta
miembros de la familia se adaptan cada vez más y sin advertirlo a la presencia y los miembros de la familia tratan de establecer dos descripciones de la
del problema. Por consiguiente, las familias se habitúan y sus miembros no participación mutua de todosellosen las diferentes carreras o estilos de vida.
se dan cuenta de que están participando del problema y sustentándolo cada Estas descripciones presentadas una junto a la otra, les permiten a los
vez más. miembros de la familia señalar nuevas distinciones.
El terapeuta sitúa el problema dentro del contexto de una tendencia y le Generalmente, los dilemas que se plantean están relacionados con la
asigna a esa tendencia un nuevo valor al alentar a los miembros de la familia participación que les cabe a los miembros de la familia y al terapeuta en 1~
a marcar distinciones entreel "estado de cosas" en un determinado momento estilos de vida y en las restricciones que se identificaron d~tela terapaa.
y el "estado de cosas" en otro momento. Para facilitar esta tarea hay que Además de los detalles ya establecidos sobre lo que será necesar_toenel futuro
presentar un lenguaje "temporal" 16. Las descripciones se aplican a las para seguir participando en el estilo de vida del p~b~em~ (opcaónconserv.:
tendencias de una manera que (al implicar el pasado y predecir el futuro) dora), se desarrolla una descripción del tipo de partJcapactóo que te~q
destaque la acción del tiempo sobre esas tendencias. En esas descripciones tener los miembros de la familia y el terapeuta para oponerse co~ éXJto al
pueden incluirse términos tales como "carrera", "estilo de vida", "el curso de estilo de vida dominado por el problema y a las restri~iones ~~adas ~!
la vida''. El terapeuta puede ayudar a los miembros de la familia a hacer un (opción radical). Luego, el terapeuta alienta a la f~aa a de~~ sobredel
mapa del problema dentro de la tendencia, incitándolos a señalar distinciones d os opciones. (.·Los miembros de la familia deben cootmuar parncipando de
sobre la participación que cada uno tuvo anteriormente en el problema, la que · ·
modo habitual - modo minado por las restncctones-o debencomenzar
tiene en el presente y la que supone tendrá en el futuro. nuevo y elaborar una nueva fórmula para interrelacionarse. El terapeu;
Pueden acrecentarse las distinciones entre el estado presente de las simula adoptar una posición neutral y da argumentos a favor y en c::::los
cosas y el estado futuro, mediante una detallada discusión sobre el tipo de las dos opciones 17. El terapeuta.¿,debe hacer.descen~r las espe:;o o debe
participación que sería necesaria si los miembros de la familia y el terapeuta miembros de la familia hasta el ni\'el del esulode VIda problem
149
148
,....._..... elevar el estilo de vida de los miembros de la familia hasta el ni vcl Experimentos
de sus esperanzas?
E~ con.traste ~on la epigénesis y la tautología, que cooa.,..-ti
Predicción de la resaca rcuera~lón. CX ISle lodo el reinado de la creatividad. el arte el
evolUCión, en el cual los constantes proceso· de ca b' '
· d 1 · . • m •osenutrm
.Jos ~usre.~ conducen a la aclimatación y la aclimatación puede equivaler a In esencl ~ e a epi génesis : s la repetición predecible; la esencia del
ldicción (Bareson, 1980. pág. 201). evolución es la exploración y el cambio (Bateson, 1980. pág. S2).

Antes de que los miembros de la fami lia resuelvan el debate sobre las Si los miembros de la familia deciden que están pre•llfl
~rjpc:ianes radical y conservadora, el terapeuta puede poner sobre el tapete la explorar un nu:nbo radical y le solicitan al terapeuta que
~~acati611 de las consecuencias del cambio y pronosticar una "resaca" en el recorrerlo, com1enza pues una especulación sobre los exJ~ÍIII!·
de que se adopte la opción radicaL Discutir esta cuestión le suministra p~eden f~vorecer el tránsito en esa nueva dirección y ope)nene·alii
familia infonnación adicional sobre la propia aclimatación al estilo de v1da dorrunado por el problema (y a las restricciones viJJ¡cuJ*I¡•
tillaclgmjnadoporel problema. pone el acento en la distinción entre la opción cambio, si los miembros de la familia no se sienten diSpuE~i..
adicaJ y la opción conservadora y permite trazar un mapa de la posible consecuencias del cambio y defienden los beneficiosdelantiini:i
_,menciadeconfusión y malestar que puede sufrirla familia si decide salir a~alizar varias ideas sobre los modos en que el terapeuta
•11aacar1a solución altemativa18• El terapeuta identifica aquello contra lo aJUSta_r algunos detalles del estilo de vida problemáticoyw~aa
. . deberán luchar los miembros de la famil ia si deciden oponerse a las los rruembros de la familia se muestran divididos respec:ro.~llí
manerashabituales de participar recíprocamente en el problema. Esto puede conviene seguir, el terapeuta puede ayudar aaqueJJosauli:<k:llell
~á~itos pidiénd?les que expliquen cómo han de impedir
iaduirlamención especfficade las restricciones identificadas anteriormente.
mclten a expenmentar las nuevas soluciones y cómo
ID terapeuta alienta a los miembros de la familia para que éstos aprecien aquellos que eligieron la salida radical quieran exJpeliimi:li
plerunnmteesosobstáculoscomo pasos hacia un cambio positivo. Cualquier caminos que los lleven a ampliar el estilo de vida d01ninadc:t póta
iateatodetomar una nueva dirección sin comprender y considerar plenamen- A aquellos que se decidieron por la solución radical, el fenl. .
111as dific:ultades que implica, puede hacer que la familia no obtenga la preguntarles cómo evitarán las incitaciones paJ-a con1inlll8l'ldrtáitij
DeCCSaria preparación para afrontar la angustia que probablemente se hábitos (vinculados con las restricciones) y de e~Sise:e~modo::::::;~~~
¡neente. Seguir imprudentemente un nuevo curso equivaldría a restarle renuentes de que vale la pena experimentar en la n1
sipificación a esa salida del antiguo estado de cosas. El terapeuta les infonna a todos que en la próxima seside~titiill
Identificamos esa "angustia anunciada" como una "resaca". Las resa- analizar tanto los experimentos que favorecen el rumbO ta~liltt4iiliiF~
cas pueden sabotear cualquier intento de solución. Los miembros de una aquellos que favorecen el rumbo conservador. Esa charla puede Delifa•
familia que "sufrieron la influencia" o se "hicieron adictos" a determinados una revisión de la participación que le cabe a cada uno, 1111 aettMi
estilos de vida o "carreras" durante un tiempo considerable, pueden esperar desprovista de declaraciones de intención, que les delllOSind lliif'o-'"'111
que se. presente esa "resaca" que se manifiesta en diferentes grados de terapeuta como a los miembros de la familia cuál rumbo fUe Je&a:BJ; 4iJifB
~~ón Y~estar precisamente cuando las personas intentan oponerse a más fuerza y con más éxito. Esta revisión guiará ademú al teiiiJO'..,tta
los VleJOS háb1tos Yembarcarse en un nuevo rumbo. Los miembros de la familia para elegir nuevos experimentos y decidir en que!~
familia.¿deben luchar por el cambio? ¿creen que son capaces de vencer esa encarninarlos19•
~a"?¿~ deben retraerse y seguir bebiendo más d~ lo mismo y seguir
sufnendo la mfluencia de los antiguos hábitos y restricciones? Responder a las respuestas

t.SO
preseolJn cusualmcme. ~~nder(l~ que a 'eces. al prob:~rlos. se los elige por algo intervención contribuye a rorlalca~rlliSUI&Ji!ll
como la supeni,cnda (Balc:son. 1980. p.ig. 203). lenguaje que dé la dimensión tenllpCiral~fliiJ.!flli
de "salidas", de "embarcarse" ··Ck:sp•e•~kiJÍii
El terapeuta evalúa cuidadosamente el resultado de los experimentos análisis de este tipo de intervenciones.
así como el resto de los hechos ocurridos, gracias a la participación que cada La respuesta del terapeuta ~u4:de:~~~··~tiu.íif'!. . .ifífr.iilt·
miembro de la familia tuvo entre una se ·ión y otra. Y responde a cualquier se d!~ida en partes. Por ejemplo, puede~fos~clela
información que le señale la dirección que fue defendida con m á. fuerza y con fam1ha que para poder cambiarconéxitoelc:uno-clala~•ce•lol
más éxito. Esa respuesta del terapeuta (una respuesta a la respuesta de la tres log~os. Un cam~io semejante indica que loa ~-la familia(a)
familia) contribuye a elaborar las descripciones del rumbo radical Y del se opus¡ero~ c~n éx1to a sus modos habitualesdep81dciplreael}nblcma
rumbo conservador y señala nuevas distinciones que constituyen la fuente de y a las restr1cc1ones específicas~ (b) se embarcaroa • • .....-,*vida
nuevas respuestas (experimentos) de los miembros de la familia. Se establece nuevo que responde a una fónnuladiferente; (e) yquede al¡6amodose las
así un curso de la terapia en el cual el terapeuta responde a la respuesta de arreglaron para eludir la "resaca" que habitualmente proYOCI el cambio.
la familia, la familia responde a la respuesta que el terapeuta le dio a su El terapeuta puede alentar a6n más el f~ las.81WS
tespuesta; a su vez el terapeuta vuelve a responder a la respuesta que dio la ideas de.stacando en detalle las respuealas dtloa~de.la.fandlia.
familia a su respuesta anterior y así sucesivamente. Puede anotar cuidadosamente cada respues~amiealrask.l.f._.arca
Si queda demostrado que el rumbo conservador lleva las de ganar10, el de las diversas vicisitudes. Losmiembrosdelafamilia•~múpor
terapeuta puede volver a destacar la cuestión temporal en esa dirección, y obtener infonnación sobreesoscambiossiel tealpelltau•-•o llmeDie
volver a plantear un dilema (esta vez con una descripción más detallada de mientras toma notas y los consulta frecuentementé solqeJaeucdtud de lo
lo que exige la opción conservadora y haciendo una es peculaci6n más amplia que va anotando. Durante esta etapa, c:on ~.P. aiemlln1l de la
sobre los pasos que habría que dar para seguir ese rumbo) e incluso puede familia descubren "espontáneamente" OllaS ~iei~CICUiridas
mostrarse dubitativo en cuanto a aceptar una nueva incitación de los entre una sesión y otra. facelasquean~.-.,&llverticloD.
miembros de la familia de unirse a ellos para realizar nuevos experimentos El terapeuta puede insistir para que ~I!IÍNWutcle la familia lo
en favor de la dirección radical. El terapeuta puede manifestar temor de que, ayuden (y se ayuden mutuamente) a COIIIj)l'eoderJIIis ~ c:6mo ~
en vista del evidente compromiso de la familia con el estilo de vida lograron los cambios23• El terapeutapuede~ll!fCJIO,ílllll! nliao......,
problemático, su participación junto con la familia en nuevos experimentos de dirección lo tomó desprevenido y puc* ~ tlQsaiembrol de 1a
destinados a favorecer la opción radical sólo sirva para ahondar la discre- familiaqueencuentrenelmododeexplicadeásclare'IJP'tiiiOSc:amNes
pancia entre el estilo de vida problemático y las esperanzas y expectativas Además, el terapeuta puede preptarse eo YOJ • • q_illllmbn)lde ~
famili ares y hasta provoque una angustia mayor en los miembros de la familiasoncapacesdecomprendertodalasipific:Jcia1Ddc~ca,.,..Jt
familia. Esto generalmente genera un debate sobre hasta qué punto la familia están minimizando las implicaciones de la "'lelidl". l.a tlifjrpha(_:
está dispuesta a intentar el cambio. manifiesta el terapeuta para comprender cabiiJDenle c4alo • ~les
Cuando la respuesta de los miembros de la familia a los experimentos cambios y cómo él (o ella) quedó reU8IIdola respeeiOdoeiOScambioi.Jado la
,__:t:ft distillcióa entre. por un •
constituye un buen comienzo de solución21 , éstos tienen grandes dificultades marca a los miembros de la filllaUUA una .
para advertir plenamente esos logros, como si la significación de1a "salida" participaciónqueteníanenelestUodevidadomn•~~el~~
se les escapara. Esto ocurre principalmente al comienzo de la terapia cuando el otro, los recursos con losquecuentanylascontn=~ que
es fácil considerar tri viales tales cambios. En ese momento la capacidad y la de nuevas respuestas. La respuesta del aerapeuf8 los miembros
preparación que tiene el sistema terapéutico para descubrir las nuevas constituyen la fuente de nuevas ideas y nuevasrespueslllpll'8
respuestas dependen, en gran medida, de la presencia del libro de códigos del de la familia. clchllllpeucaalc:ambio.
terapeuta. Eselibrodecódigos le permite al profesional señalar las distincio- Enlamismalíneadeestemétodode~ del cambio. Con
nes entre participaren elestilode vida dominado por el problema y participar está la técnica comunmente adoptada de
en la búsqueda de la nueva dirección. Por consiguiente. el terapeuta con su
1 5~

152
~:cuenciaesta técnica se discute denrro del contexto de la idea de resisten- Como los miembros de la famil ia han ido avanzando Jenttai!nerlte'* ••
cia~. b., t con la fónnula que ellos mismos elaboraron sobre labasedelaEND1iGilllil
La restricción del cambio puede entenderse tam ten como o ro recurso de cada uno. el terapeuta les pide que dediquen parte de las ~-~
destinado a señalar las distinciones enrre lo antiguo y lo nuevo. Al adoptar informarlo, a ponerlo al día, para que éste pueda eomprendel'
una pos•'ción conservadora respecto de la naturaleza radical
d
del cambio, el
. ., descubrimientos hechos por todos ellos 27 • Entonces el terapeua
rcnpcutaestabl~ condiciones para elabor~- la doble e~cnpcton . pedirles a los miembros de la familia. en vista del éxito obtenido,
Expresarsorpresa. aturdí miento, confuston y agotamtent~ ~ue.de res u1- consejo que ellos consideren quepodríaserle útil a otras familias aw~lillll
ta::ddl en-situaciones en las cuales los miembros de la famtlla uenen un problemas similares. Esta actitud eleva a la familia a la calteRodl1t
1ilalnJdevado para recibirinformación sobre esa clase de respuesta que el " asesora", en marcado contraste con la categoría de "paciente...
~:Jili!illutabosca provoc~. Una vez .observada cierta mejoría (aunque a En esta etapa, como los miembros de la familia ya están másdis:pa¡éÍIJii
-~f1i!~lf0edersel~útil que el terapeuta manifieste temor ante mayores cambios), a afrontar .lo nuevo, la participaeión activa del terapeuta en laele~iÓI1161•
·))Ertill(ln modo es esencial ocultar el placer que se siente por los cambios. nuevas ideas es menos necesaria. Este tipo de conducta Uamadade
tai»>bPiaalllCíiadelterapeuta puede manifestarse mediante ritos de celebra- ración" adquiere un valor más alto y el terapeuta se desliga o va
~ seuaten el cambio y 1~ llegada a destino a través de un nuevo curso gradualmente apartado del sistema terapéutico. -~.-~•
~-
l'uedepreguntárseles a los miembros de la familia cuánto terreno creen Predecir las recaídas
-hliil11e.;~l&Dllldo al estilo de vida dominado por el problema, al haber
'CIÚiiiJidWo. el nuevo rumbo. Puede volver a evaluarse la influencia relativa Para tener una significación - y hasta para que pueda recl)D()j:á"leJa.
lfllitii!lbhaen las vidas de los miembros de la familia y la influencia que pauta- cada regularidad debe coincidir CQI) otras regularidades collapgj
4jtifilil1~11m1a"vida" del problema y comparar estos nuevos datos con los y quizás con algunas aptitudes, pero esas aptitudes son tan evanuceal-~
. pautas mismas... (Bateson, 1980, pág. 51).
~::;;~~~es anteriores. Además, puede preguntárseles a los miembrós de la
iti~lsil;nue!Va<e<lr:npren!;ión alcanzaron al cambiar sus estilos de vida, qué
No es infrecuente que aL investigar nuevos tumbos de vida
• •t. .perollll que produzca esa nueva comprensión en el futuro y qué
las recaídas. La significación que se les atribuye a las recaídas det:Jelillll1
nuevos conocimientos (que obran como señales en el nuevo
j¡:;!ijl¡iiifib) ileel'ca de los futuros destinos. contexto receptor. Dentro del contexto de la red de supuestos fatnil:iímlltj
ftecuencia se considera que las recaídas son fenómenos de "n::troceltlf!J
~·munbi~m pueden hacerse preguntas que pongan el acento en las
.ifiMWlllasde los sucesos ocurridos en distintos momentos, a fin de hacer momentos de estrés como los que caracterizan las recaídas, los miem-11
• los cambios. Por ejemplo: "Usted se ha cread:o una nueva la familia se vuelven vulnerables a las antiguas ideas programadas
~personal. ¿Qué nuevo futuro cree que ha de depararJ.e esa nueva desestiman las nuevas que se vuelven borrosas para ellos.
historia?"; ..¿Qué diferencia tendrá este futuro con el futuro que le hubiera Esta tendencia puede contratrestarse si el terapeuta ayuda a
deparado su pasado?''; "~.medida que usted va percibiendo lo que ha nuevo contexto en el cual las recaídas se consideran sucesos
~· ¿qué aspectos adtctonales a~~ierte de ese cambio?". propios de los nuevos rumbos elegidos28• El contexto se est:abllliiiP.
In& de tera~~ puede alentar explicttamente las respuestas de los miem- terapeuta pronostica las recaídas como aspectos prácticamente
" la fanuha a las_re~pues.tas de los demás con preguntas.tales como: del nuevo rumbo, puesto que los miembros de la familia se ttasladálhiQ
¿Hasta qué punto se smttó sorprendido/a por cómo logro' e'Vell . . . 1 punto de la escena a otro. En este contexto puede suavizarse el COiteeM
cambio'>'' ''·Hasta . . a tnlctar e recaída y hablar de un "bajón" que puede ser reconocido por los mdlla
1
-L-~ ~ t. . ~u.é punto cree que él/elJa se siente sorprendido/a por
""'DU "6'V usted truc1ar el cambio?"· " .L , de la famili a como parte de una pauta diferente: ese
SOlprendido/a?" ... . . · . · • t. e sorprende que eVella se sienta
General · • ¿QUIStera pedtrle a ella que le explique cómo lo log¡;ó?" cadenará respuestas que han de contribuir a fortalecer la nueva
mente, el final del tratamiento no representa ninguna di ficu 1tad. elaborada por los miembros de la familia para relacionarse unosCOJHIM
El terapeuta puede afirmar ese contexto invitandQ a los mmiiMl~
154
familia para que ést<OS reflexionen sobre las respuesrasque podrían dar aesos parecen tener vida propra, de modo ouMílliiriJ
"bajones" dentro de este contexto y ayudándolos a elaborar proyectos de naturaleza de las premisas y su¡pue~sk1S«i!Ue1tllffli
contingencia. en la perpetuación de las obsesiones y
naturaleza de los supuestos que establecen e.:~~-
una significación a todos los suc:es,os tlue:vo:s,pu,c:1~
La conducta obsesiva -compulsiva d entro del contexto: el sistema la familia busca soluciones y establece
familiar mesmerizado temores tienen una vida propia, parafaciütar la$.Q)l-.;1*J._út~illlda¡~tar.ae
a su presencia'·; ..Los miedos son más tenu"blueuanciO-:•tot~ de
modo que lo mejor es no Uritarlos"; "Los miedos-IÚS_..W vuelven
Las obsesiones son ideas. temores o dudas que penetran en la conci.encia del niño menos temibles si se hacen losarreglosconveaieírtes"(jadeclr,siseaplíca
sin ninguna aparente provocación externa y que éste siente aJen~s, mco~erentes e la magia correcta). Restñ ngidos por tales~ de la
indeseables. Las compulsiones son actos repetitivos y ester~oup~dos_ eJecutados
or el niño con la intención de protegerse de alguna amenaza 1mag,m ana ... El mño familia (entre ellos el niño) colocan muy las
~ismo n~
se lamenta de las ideas que llegan a su espíritu y que él puede comrol~r notiCias referentes a sucesos QUie.cc)ntradlice:n tiiJe¡iJQI
0 de los hechos que debe llevar a cabo para evitar que algo ternble le ocurra a el seleccionan la información que tiene que ver co¡!'Já,f~it~l'CJ~·~¡j}GI. .
0 a la familia (Chess, S. y Hassibi, M .. 1978, págs. 250-25 1).
tem.o.res en la vida del niño y re!;po,ndleQ .l~~lltJ.,_'!
La experiencia de este estilo de vida temeroso y la participación e_n él mente, contribuye a reforzar las an1igt¡l8&id.e~~
no se limita al .niño que manifiesta l.os síntomas. La conducta obsesiva- Esas respuestas se transformanenun:bátmory;fí•
compulsiva infantil aparece en el contexto del a familia y es común que todos no pueden emprende¡ una básq~a.bas-­
mos miembros de la familia confiesen sentirse impotentes, agoreros Y error, indispensable para descubrirnumiS:i
desesperanzados. Mientras el niño parece hechizado por los miedos, _los La siguiente exi>osición
demás miembros de la familia se muestran preocupados por la contemplac1ón conducta obsesiva-compulsivaW.W il.
del miedo, hipersensibles a la experiencia que sufre el niño. En suma, todos principales aplicaciones de la teoría cib~¡f)
los miembros de la familia están mesmerizados y el centro de atracción es el
temor.
Los temores del niño llegan a ser un punto de referencia que influye en Terapia
una gran cantidad de dedsiones que toma la famil ia. Los miembros de la
famiüa, y particularmente los padres y el niño sintomático, consideran
cuidadosamente toda acción que se les proponga para determinar si ésta
puede o no provocarle al niño una angustia adicional. A medida que el niño
se va haciendo cada vez más dependiente de la conducta ritual destinada a
alejar los temores y a protegerlo de la ángustia, los demás miembros de la
familia también se van comprometiendo con esos ritos que, según creen,
evitan las experiencias generadoras de temor. Por consiguiente, a medida que
pasa el tiempo, se va estableciendo una imperceptible tendencia. según la
cual los miembros de la familia van buscando soluciones mágicas a fin de
contrarrestar ese hechizo que -consideran tan opresivo. Esas soluciones
mágicas incluyen esfuerzos concertados para no mencionar nunca los
temores por sus nombres y la evitacíón fóbica de los contextos específicos.
Para los miembros de la familia, los miedos que experimenta el niño

156
Dos años antes de serme derivado, John WalkerZ9. de doce a1ios, comenzó a :: forzad~· ·. L~ hice not~ que, al venir a la sesión acompañado por·sm;palldlll
maoifestar fuertes dolores de estómago asociados a una náusea constante. Perdió amenuza~o a sus m1e~os y luego me enteré de que John babia
una cantidad considerable de peso y después de varios meses de investigación se consulta s1n su med•cac16n antináuseas. Al insi.~tir pidréndole a Jobo
sometió a un tratamiento contra la parasitosis. El dolor cedió, pero la náusea ayudara a comprender cómo, en semejantes circunstancias había s'do
persistía y John desarrolló un abrumader temor por los gérmenes. Como respuesta influir así en la ··vida" de sus temores. lo ayudé a recuperarse de :U
a ese miedo. el niño comenzó a manifestar una serie de síntomas, entre ellos, Luego. con ayuda de los padres, John pudo informarme sobre u '"BidWiiJij
. 1 1 , na .....
latli'5e compulsivamente las manos. Fue sometido durante un tiempo a terapia ocaswnes en as cua, es el había logrado influir en la "vida" de ~- "".U.f:lkf..!
illdividual y finalmente se le dio el alta, aunque aún conservaba algunos síntomas L uego 1es ped1 a los padres que me informaran cómo se las habfaá
JWSiduales. Como aJohn lo inquielaban pensamientos suicidas y como la costum- para lograr que los miedos no provocaran un eclipse total de la vida
ile de lavarse compuJsivamente las manos babía aumemado, el señor y la señora Durante toda esta parte de la entrevista, Jolmluchó visiblemente con la
'Wilbrdccidieron buscar otras soluciones y fueron derivados a un tratamiento de entre la _influenc_ia de los temores y su propía influencia y con la idea creeiel*
~familiar. su prop1a capac1dad y su propia fuerza.
:!JI.m tenia un aspecto pálido, débil y desesperanzado. Los padres nos
COIIIUDicaroll que el jovencito se quejaba continuamente de las náuseas, y que
~ente en la medicación antináuseas. Por entonces el chico se lavaba
las manos aproximadamente 30 veces por día, cada vez temía más asistir a la El terapeuta presenta la Segunda Ley de los Temores31:
escuela y pcnnanentemente tenía miedo de que otros niños lo atacaran. no pueden sobrevivir si no tienen buenos arrlig1:>s c¡ue: lo:; alim1enten••yc~
JOIID cenia una gran dificultad para mencionar sus temores por sus nombres
que aunque los miedos parecen tener una vida p.ropia y una voluntad)_.
roJesfa cuidadosamente las palabras, de modo que sus respuestas carecían de toda
~Hablamos sobre la naturaleza influyente de los temores y analiza-
necesitan sistemas de apoyo para sobrevivir. Lasupervive~tcíatdelos•
.,..!1-..consiCCttenl:ias que tenía esto en su propia vida y en la vida de sus padres. depende de que se los alimente bien o no. Esta ley brinda un contell
~·"..,...,,.-- y la seftora Walker habían hecho todo lo que estaba a su alcance para cual los sucesos pueden codificarse de un modo diferente, de IDII_.lfj
angustia y la desesperanza y temían que el muchachito nunca pudiera contradigan las antiguas reglas y provoquen un "relajamiento"
Recientemente, en un intento de disminuir el temor de John a que otros sistema familiar de supuestos.
~.aaacat:an.la señora Walker había comenzado a llevar ella misma a su hijo Atendiendo a esa ley, el terapeuta puede explicar la
:'demás, se las había arreglado para estar completamente disponible recogida al trazar el mapa de la influencia de los miedos en
ntñ~ regresaba de la escuela, para que éste pudiera desahogar su
miembros de la familia. Así se identifican como "amigos de tosmiEdflllrll
l!íilil.iay scntuse más seguro. El señor Walker también se había adaptado a la
ritos de evitación del niño y las demás adaptaciones fartlilil!re!>alllex.tSr@
!WIIiil!lllliCIOS mic:dos, disminuyendo el tipo de exigencias que normalmente se
muchachito de doce años 30• de los temores32•
El terapeuta, al adoptar la posición de un experto en miedos,
el mapa de la esfera de influencia de los miembros de la familia autoridad que aunque los amigos de los temores son enemigos de bXlfo&;li!
niños, cuando éstos están atrapados por sus miedos creen que~ esos•!IIIIJ!
El tera~uta les ~ide a los miembros de la familia que 1e suministren son sus amigos. De modo que los niños favorecen a sus ene:migol!itJ!!!I
detalles de la mfluencJa que ellos ejercen en la "vida'' de los miedos. ¿Hasta favorecen a los feroces amigos de los temores.
Qafpunto fueron capaces de contrarrestar el estilo de vida dominados por el Es importante elegir el momento más adecuado para
temor Yretener parte de su propio territorio? Segunda Ley de Jos Temore~ y paFa explicar la suD~enrive,Jlcita.GUJ~~·
atendiendo a ella. Esta presentación debe posponerse hasta QUerfll;lll
~icialmente, Jo~n Ysus ~adres t~nían dificultades para responder sobre los con la participación del terapeuta, comience a
le referentes a la _mfluenc1a que eJercían en la "vida" de los temores. Cuando a la influencia que tienen sus miembros en la "vida" de los
se ~guntó a John SI podía describir las esferas de su vida en las cuales imponía Anteriormente, estas per-Sonas consjderaron a los feroces am..~
:~:.::.?tad, el muchac~ito se mostró confuso y desorientado. Este concepto miedos como sus aliados en la lucha que libraba el niño contra
~ dentro de su hbro de códigos; mi pregunta "no era natural", era

IS8
y si el niño y lo padres no descubren nuevas ideas sobre la capacidad y los es ti lo de vida te meroso? ¿Están dispuestos aemban:ane .
recurso con los que cuentan para dar nuevas soluciones ames de identificar rumbo y resistir la resaca? ¿Están preparados_ ~losconunnue~o
·b· 1 r-•......,.. todo lo.,__..,.._
la traición. es muy posible que no sean capnces de advertir esa nueva y rec1 1r os beneficios postergados? ·-au
información.
John y sus padres analizaron los delalles de 1 .
Mientras yo trazaba el mapa de la supervivencia de lo~ miedos (enunciando . 1 d'
rad tea ·
. tl>Cutleron las diferentes facetas de 1a - -u O(JCIODe&
· conservadora
· y
la Segunda Ley de los Temores) y mencionaba la cue~tión de la traición, . · -proaosticada YliD .....,c..•Jo
á fi
m s a trmaron queestabandtspuestosaembarcarsec:onuunuev
0
r--:-- .
súbitamente John observó con sorpresa: ''Esta es la primera vez que veo una las consecuencias de tal decisión. rumbo YrestSttr
manera delinith·a de derrotar mis miedos (aunque. en el pasado. se lo había
alentado en varias ocasiones. para que cesara en su conducta obsesiva-compulsiva).
Oponerse al hechizo
Ahora sabía que la solución consistía en dejar de alimentar a los feroces amigos
de sus temores. John y la señora Walker comenzaron a sollozar quedadamente con
(según supuse) cieno alivio. John se tapó los ojos con las manos y permaneció en Segui~~mente se organizan e~rimentosacordesconlaopción elegida
silencio. Le pregunté en qué estaba pensando y el muchachito me respondió que por la. famtha. Luego, esos expenmentos deben analizarse en sesiones
le preocupaba lo que podría pensar yo de que él se hubiese puesto a llorar. Entonces pos tenores a fin de sefialar las pruebas de que la familia tuvo éxito a1 elegir
le dije: '"Si lloras para ademro en lugar de hacerlo para afuera, ahogarás tu fuerza". determinado rumbo. En primer lugar, las familias en las cuales los miedos
constituyen un rasgo importante, generalmenteapoya losexperimentosen
¿El estilo de vida dominado por el temor favor de un rumbo radical que los aleje del estilo de vida dominado por el
o la Segunda Ley de los Temores? temor. El terapeuta hace varias sogestionesyalia11aesetipodeexperimeatos
basándose en las descñpciones ya establecidas de la panicipaci6n que han
El terapeuta y los miembros de la familia analizan el estilo de vida de tener en el nuevorumbotantOfos mielliblba~comoelterapeull
dominado por los temores y la predecible dirección que tomará en el futuro. mismo, atendiendo a la Segunda Ley •loa TemaR~~. Bl terapeuta puede
Se estudian también los detalles de la participación que se les exigirá tanto aportar además ideas específicas que por sa~Uierior considere
al terapeuta como a los miembros de la familia si se continúa llevando ese útiles 33•
estilo de vida temeroso (se habla incluso de la "mesmerización" o la
"contemplación del miedo") y acatando la traición (los supuestos
preexistentes). Luego se analiza la participación que tendrían el terapeuta y
los miembros de la familia si se elige un rumbo alternativo, radical, guiado
por la Segunda Ley de los Temores.
El terapeuta alienta luego el debate sobre las dos opciones y pronostica
la aparición de la "resaca" en el caso de que se elija el rumbo radical. Es
notablemente difícil disipar este tipo de temores. El estilo de vida dominado
por el temor se instaló en los miembros de la familia durante un tiempo
considerable Yno se lo puede debilitar hasta que se logre desafiar con.éxito
la influencia de los feroces amigos de los miedos. Es probable que cualquier
comienzo de solución aparezca acompañado de varias formas de anoustia y
confusión. e

Después de ~iscu~ir.los posibles aspectos de la resaca, se promueve un


debate sobre la dtspostctón con que cuenta la familia para afrontarla. Los
miembros de la fa mi lía, ¿están preparados para apartarse de 1a influencia del

160 161
La s upcn·h·encia del desafio ~oce me~ es después se me informó que Jobn estaba llevando una vida
hbrc de problemas.

Conclusión

~~-..~BIIninte, en respuesta a la respuesta del terapeuta. John y sus padres


..:oaocieron algunas de las muchas encrucijadas que afrontaron al desafiar el
fllilode vida dominado por el temor. Cada reconocimiento nos llevó a un nuevo
delc:ubrimiento sobre cómo se conieron los riesgos. Por ejemplo, John reconoció
1.1l!U'fll11D& Oca!iJQn comiendo fuera de su casa, mostró un profundo desprecio por
,.,.~'!ftCIJ'e!i l que esto lo Uevó a aventurarse más en esa dtrección. En la sesión
esas nuevas "aventuras''. Cuando losrniembros de la familia
liuclhiir los beneficios del nuevo rumbo elegido, el estilo de vida Notas
....~...,.... ,entró en un estado de completo desorden. La vida familiar
contexto para la mesmerización, sino que, antes bien suminis- 1. En este capítulo centraré .la atención en la categoría de restricciones
~~ID para la exploración y el cambio. ua:...,..
con la redundancia, antes que con la relacionada con la retroalimentación, es
circuitos cibernéticos como sistemas de restricción (véase Bateson. 1972, ..,..,.....,.
Explanatíon", pág. 399).
2. Bateson oponía este mundo al "mundo de lo inanimado" (de lu bolas
y de las galaxias) en el cual bastaba con la explicación positiva. De acu.dD
seis meses y ocho sesiones, John dejó de consumir los remedios explicación positiva, los sucesos toman su curso porque algo los impulsa o 101
...,.__ _. y, si bien continuaba lavándose las manos con bastante en esa dirección. La explicación posilin incluye conceptos tales como fueal,
•i51fJ'11ato Jos miembros de la familia como el terapeuta consideramos que impacto y transferencia de energía. En este mundo. la cantidad. antes que la
esliOIIIIIIbaiilellllnl•delos límites normales. John ya no tenía pensamientos suicidas es de imponancia fundamental.
3. La tesis sostenida por Bateson es que hay una identidad enue la llllidllll~l
J-'*CODeaausiasmo el futuro. Había recuperado peso y se sentía nuevamente mente y la unidad de la evolución y que las ideas son sinónimos o II'IIJSf'cllllllli•
ta.lilit..,....,c:oosiderabaque estaba por encima de sus temores y había logrado las diferencias (véase "Fono. Substance and Difference", Bateson. 1972).
111 'f 81tllalleclde amistades. En la última sesión, el señor y la señora Walker 4. En varias ocasiones Bateson se refiere a esa red con las e~presiones
118 becbo reciente que en el pasado podría haber contribuido a coordenadas'', "ideas programadas hará' y "matriz". Esta red es tautoUip:..
ftepUesta dominada por la "contemplación del temor" pero que, en 5. "Una historia es un pequeño grupo o conjunto de ese tipo de COIIIIIlllll!.
• C6fttribuyó a consolidar el nuevo rumbo. nosotros llamamos rele1·ancia" (Bateson, 1980. pág. 14).
lMI n!eifdas llamadas "bajones" fueron anunciadas como rasgos virtual- 6. Sobre un análisis adicional de la investigación de las soluciones
formulación de hipótesis referentes a la perpetuación del problema. viue
-~ del paso que los miembros de la familia habían decidido dar. Se otros ( 197~).
..uzanm los proyectos de contingencia que permitirían a Jos miembros de la 7. Paniendo de la modalidad de la indagación. podemos infedr
flmililreacc:ionaren tales ocasiones, renovar el desprecio por las antiguas normas descubrimiento puede alcanzar el que investiga. y al saber esto, podemos
1 decUnlr las incitaciones a panicipar del estilo de vida dominado por el temor. tal descuhrimiento es el que. secreta e inconsciememente desea hacer el
(Batcson. 1972. p¡lg. 452).
162
8. Por ejemplo. los síntomas de la anor.:xia nerviosa. pue?en con si~erarse determi- 2 l. Las respuestas nuevas son. con mucha fft:C!Hmcifi.~
nados únicamente por las restricciones que> existen en. el ruvcl ~el. srst.:ma fa~trhnr respuestas que. no ~e predijeron -y no .se hubiera póclidl~lllldlili
procedentes de creencias rfgidase implícitas. tanto en el no vel de las rm?genes e.s?ccr ~c~s sobre la nec~s•dad de panicipación del miembro de la fllai~ltGr
es~ablecidas por ciemos miembros .corno en el nl\'el de la> normas de mteracc ron (vcase curso de acc•ón. -
White. 1983). . ... . 22. En varias. ?casiones tuve la siguiente e:x¡peri'-!ii:~jj
9. "La dife(encia que sé da a tra,·és de l tiempo es lo que llamamos el ·cambiO . m1cm~ros de la fam11ta descubrieron cambios durante
(Báteson. 1972. pág. 452). . . .. enrrev1sta, aun cuando tlichos cambios hubie.sen ~llllCilO "V:IIiilíij((i¡
10. Este puede ser considerado un caso espec1a l de ~obk dcscnp~10~. Dentro del 23. No es necesario que los miembros de la
contexto terapéutico. se ex ige que los miembros del SIStema terapeuuco marquen Lo verdaderamente imponante es que obtengan una~~~~~..~~~~
disli.ncioncs emre conjuntos contradictorios de supuestos. el espíritu del terapeuta.
1 t. Esto exige queelterapcuta reconozca que (a) sólo vemos el producto de nuest;a . 24. Véase, por ejemplo. Papp (1980), 1be GreekCIIinláal
percepción; (b) en gran medida ocultamos la naturaleza del proceso de nuestra percepc1on Fam1ly Therapy".
0 la naturaleza de nuestro conocimiento: (e) en nue tro carácter de te rapeutas . nuestro . .25 .. En mi trab?jo con ramiliares de penonas Clql•j6
primer deber es "alcanzar la claridad dentro de n~sotros mismos·· (Bat~son. 1972. pág. Pstqu1átnco dé Glens•de. en algunas ocasiones me
487); y (d) la epistemologfa cibernética puede bnndarnos "un momentaneo destello de deliberadamente como respuesta a la noticia de
esclarecimiento'' (Bateson, 1980, pág. 96). había hecho algo positivo para sí. No obstante
12. Quizás sea más correcto decir que la doble descripción surge del _sistema lectores: una vez calculé mal y casi atravieso la paJIIWiaCJ¡ue'lillfl
terapéutico mismo. Las revelaciones que resultan)' las nuevas respuestas de los m.ter_nb~os ojos aterrados del equipo profesional que me IC(IIID¡ltdl~
del sistema señalan a los demá:> miembros (entre ellos el terapeuta) las nuevas d1stmc1o· 26. David Epston, un terapeuta familiar
nes. pan.iendo de las ideas de Tumer ( 1969) y van uconcptii'IIU•
13. El grupo de Milán es famoso por los enfoques creativos elaborados para de este enfoque en el tratamiento de diversos pn~lbleiiiiiJ<.
establecer tales contextos (véase Sel vini- Palazzoli y otros. 1980). 27. Esta idea de desligar al terapeuta y a
14. Al considerar la categoría de las restricciones re lacionadas con la redundancia común. Por ejemplo, Haley (1976) sostiene que es
más que con la retroalimentación, el concepto de "inevitabilidad vinual" puede ser útil familia comprendan que son ellos mismos quielles
para explicar la presencia del problema (los síntomas no pueden connotarse d.e manera para que se diera el cambio y describe un
positiva). Además de ser útil para seleccionar las nuevas ideas. el conceptodeinevitabilidad tranquiliza al terapeuta que acaba de pedir disillÍJII~.D
vinual, sírúa el prolilema dentro del contexto dé las circunstancias y las condiciones dadas cambios logrados por la familia.
(incluso las creencias). por lo tanto contradice las explicaciones "caracterológicas" del 28. Sluzki ( 1979), al discutir el pnx:esai:.t.;~iii
problema. migración como una "curva de rendimiento
15. Es útil pedirles a Jos miembros de la familia que midan la influencia relativa sostiene que predecir. la angustia que pn¡lbalblellliiillilii'Mj
en porcentajes. es import¡¡_nte ''a fin de iegitimar esa expeñencia
16. "Los ór.ganos sensoriales del ser humano sólo pueden recibir noticias de la negativa (pág. 387)o
diferencia y por ello es necesario codificar las diferencias en sucesos que ocurren en el 29. A fin de preservar el carácter comlficleáC. .i
tiempo (es decir en cambios) a fin de que aquéllas sean perceptibles" (Bateson, 1980, pág. nombres y apellidos.
79).
30. Investigando los intentos de sol111Cieiai¡illl
17. Véase Selvini-Palazzoli y otros ( 1980) para un análisis del concepto de
(ritos de evitación) es posible formular hip6lei*'Jfll
neutralidad. Puesto que los hechos "que no son son diferentes de los que podrían haber
asigna significac\ón a los sucesos que .se pnldW:tp•
sido" (Bateson, 1980, pag. 111). la neutralidad en contexto tiene sentido. Por esto, y
porque las creencias y valores del terapueta no se pueden enterrar, considero que la referentes a la naturaleza de los supUesto$
neutralidad es s<ílo el nombre de una técnica. en forma de reglas que están empu-entadlii
~ 8. Las salidas exitosas sólo a veces son angustia:ntes, y con frecuencia suelen ser 31. En esta etapa también pueden
angusuantes para algunos miembros de la familia y no para otros. Cuando no se informa
que se haya presentado ninguna "resaca··. el terapeuta puede interrogar a la familia sobre aumenta en 1a
incluyendo proporción de •r
directa
Prímerá Ley con
y la Tercera Ley de los Temores de
g~§~¡¡¡~~~~~
· el
esa cuesuón de un modo que ayude a los miembros a seleccionar ideas relacionadas con
los propios recursos y la propia flexibilidad. humor, insisten en que .se los
19. Ya analicé esta forma de panici pación terapeuta/paciente en otro Jugar (White (comunicaciones personales).

~~~~5¡¡¡¡¡~¡
1984). - '
: 20. ('- ve.ces ocurre que las fami lias sostienen que no ha habido un cambio en en la perpetuación de los comentar
32. No es prudente temores.
nroguna d1recc~ón., En ese ~aso. es ~onveniente que el te rapeuta afirme que el hecho de la anoustia del niilo y han obrado lo
que n.o hay~ nrngun camb1o contnbuye a reforzar la opción conservadora. Que nada su hijo, hacer comentarios direc:t~ sotn
camb1e Slgmfica mantener el m1smo rumbo y el ter:)peuta puede señalar la diferencia miedos. puede provocarles senunuentos de
entre ese estado de cosas y lo que podría haber 9currido.

164
1o1 1reae ca eJ cambio. Los padres deben darse cuen1a por sí mismos de su
~pecidlllllbihlll y responder de una manera diferenle a medida que van marcando 9
tu dildiiCicJen- realls o 1eye1 conlradictorias y la participación en los es1ilos de vida
Wii&LJIIM , 1 CaiiiCio esao ocurre. elterapeu~ pued~ lla~arl~~ la alención sob~e las
. Terapia conjunta para hombres
~
1
111cer comealarios sobre la vartual anevuabahdad de las anuguas
VIolentos y las mujeres que viven con ellos•
•elflu..., ·
33. Mil f11n J • equipo de la Pbiladelph.aa Ch.ld
1
a ua·dance c1·•me· desarro11aron
iiiiii:IIOI ..... ~ ~ que pueden ser útiles en este ripo de 1ra1amiemo.

Este capítulo trata sobre la violencia que algunos hombres ejercen


contra las mujeres que viven con ellos. Aunque no pongamos aquí el acento
en los casos de abuso infantil y de incesto padre/hija, gran parte del análisis
sobre la violencia masculina que aquí presentamos, así como su aplicación
terapéutica, son válidos también en esos casos. Si discutimos aquí la cuestión
de la violencia masculina, ello se debe a que la abrumadora mayoría de las
víctimas de la violencia doméstica son mujeres. Creo que al hablar del
contexto en el que se da la violencia masculina contra la mujer debemos
considerar inevitablemente la ideología patriarcal. La directa relación entre
esta ideología y la violencia masculina ya ha sido bien establecida (por
ejemplo, véase Mclntyre, 1984) y en este capítulo no analizaremos los
detalles de esa relación.
Como estos comentarios se refieren estrictamente a la intervención
terapéutica que puede hacerse contra la violencia de los hombres hacia las
mujeres que viven con ellos, ese será el foco de nuestra atención. Con esto
quiero decir que los comentarios no incluyen un análisis sobre la importancia
crítica que tienen la provisión y la utilización de los servicios para la mujer
(tales como las organizaciones y los refugios destinados a ayudar a las
mujeres golpeadas) ni tampoco un análisis sobre los servicios para hombres
violentos (tales como las organizaciones de grupos masculinos destinadas a
hacer una evaluación crítica de la violencia y de la ideología patriarcal).
Tampoco se incluyen en estos comentarios los detalles de la intervención que
se hace necesaria cuando esos hombres persisten en su actitud violenta hacia
sus mujeres, intervenciones en las cuales se busca que el hombre asuma la
responsabilidad de perpetuar la violencia (lo cual incluyedenuncias policiales
y acciones legales) y que la mujer tenga una protección y un apoyo que le
permitan escapar del contexto violento.

•Publicado en Dulwich Cemre Nrwsletter. primavera de 1986

166
Batos comentario&se refieren específicamente a los casos en los cuales manera
. . que la, versión que ellas tienen de e~as
· e"'...penenctas
. . y
p."':. bQibbJre acepta abandonar la actitud violenta y la ,mujer aún siente el hISt~n a rermma por ~Iterars-e hasta el punto de no tener ya Dínlfllilll
:-'JiJil1ftmdlo deseo de salvar la relación de pareja. Se ba criticado mucho la contacto con las verstones con las que antes ellas se ídelntífíad_.~
conjuntamente con los hombres y las mujeres, aun
_ d a través de las entrevistas conjuntas, 1amup
, Creo que .
ouaado se trate de estas circunstancias particulares. Con frecuencia esas mas .capac na
h_ . . a, puede rebautizar y reexpresar su prop1a ...,,1tltmd
.
k-1rdteesserelacionao con la creencia de que las entrevistas conjuntas ayudan prop~a t ~ton a_dentro de un contexto auténtico qoe es el nu~;mc1 eu 81111
al hombre a eludir l a responsabilidad que le cabe por los actos violen ros y anulo su 1dent~dad. Por esta razón y como dije antes, si la m~FPi
léfuerzan la interpretación victimológica del acto violento; es decir. la deseo de continuar la relación de pareja, la terapia conjunta
c:onstruccióndelaidea de que es la víctima quien perpetra el crimen. A veces fuerzas para marcharse.
aambién se ha sostenido que la terapia Gonjunta apunta a mantener unida a Si consideramos la ídeología del patriarcado coJn01el conthtifaii
)apareja. se da la violencia masculina, podern0s investigar .. .;...-.....,.w;;
ft •

Aunque e eo que éstas son críticas razonables a una parte de la interrelacionados, incluso la idea de que las mujeres son r- - r - ·
'bibliograffasobre terapia familiar/marital, no creo que sean críticas razona- hombres. y partiendo de esto, la idea de que los hombres pu.-q
Weaala terapia conjunta, cuando la violencia se analiza dentro del contexto desean con sus. propiedades; y el concepto de la jerarquía
•-~""• '-ideología patriarcal. Si la terapi~ conjunta se realiza en estas condicio- natural. del incuestionable der.echo que tiene el hombreaocull•J
IIICIIL.-:uu.~encia me indica que se puede lograr, por un lado, poner el superior según ese orden natural, todo lo cual pone cla:rana~
.aP.uq~eJIUa respon~ilidad que tiene el hombre por los actos violentos, por el control que mediante las "tácticas de poder" secejerce sol:~te~lll
'**rqllklo,, ccmtrm11est;:rrlas ideas de quees la mujer quien provoca la violencia menos derechos (las mujeres). Cada día, los mediosdecornm:ñal
'IJOrliltillno, socavar efectivamente las obligaciones provocadas por los las relaciones de pareja, el relato de las historias •a~•w.uca..¡o,
,;ISlm~possexuales y sobre la identidad femenina. Todo ello hace que la de mil maneras diferentes estos conceptos.
W.¡piaconjunta presente la separación como una opción más viable en el Para 1as mujeres las consecuencias de tales ideas
"diSCrdeque la mujer pierda el deseo de salvar la relación de pareja. 1 la explotación, la desigualdad y el empobrecimiento
las mujeres que son víctimas de la violencia masculina, la hombre, las consecuencias incluyen la intoxicación con
y una gran insensibilidad para.perdbir laprofundaincll(lll_.
. ación siempre es una cuestión compleja. Al pensar en la separación,
fatañablemente estas mujeres se enfrentan a la falta de los recursos sociales
1
-1 distinguir entre su experiencia de los sucesos y la CXI•-
mujer de los mismos sucesos, particularmente de klsblt•
--:51--•-permitirían alcanzar el éxito, otra vivienda, el sostén económico y la ("fue sólo un golpe ligero"). Después de todo, bat1itualllllllll
~-I(IP'llade famili¡u-es y amigos. Además, la amenaza de represalias violentas práctica en señalar las diferencias que hay e~ su
l;:,t!liiqp&ISaellamisma y a los hijos.es otro de los elementos que atentan contra suceso y la experiencia que tiene alguna propiedad
l>< :liili•m'!ftAseparación. Por otra parte, los estereotipos de sexo (que incluyen La siguiente es una guía detallada de
~jD!liisas según las cuales el valor de una mujer sé mide por la capacidad que 1 conjunta, un análisis que presenta una intt~mrel.lu:i4~
f.'.~iltl:1elltgade;llSUmiJrunrol subordinado y de colocarse siempre en un segundo violencia ma§culina.dentro del contexto de la icieoi~P,I
jl.iiO) hacen que la experiencia que tiene la mujer del derecho a tener su intervenciones que me resultaron útiles
-mtlllñavida. sea muy débll. Con laayuda adecuada, una mujer debería poder a esa conducta y a esa ideo.k>gía:
__f!¡qjenresas dificultades, superar el hecho de que durante mucho tiempo 1. El terapeuta indaga a la pareja aceiC& de
~tó una penetrante e insidiosa anulación de su identidad, lo cual la. sobre la a!Uesión masculina en general y
ocurriero~ los episodios particulares de victlelldi(CIJ
1tevóa tener un sentimiento dominante de pérdida de sí misma, aun en otras
pensaban ellos en aquel momento. G.ie_ner'aln&te.lllll~
J:eladones diferentes de las que mantiene con el hombre violento. Estoy
incluyen la opinión de que la.agresJon esnu~na~-~
familiarizado con muchos ejemplos de hombres que, sistemáticamente, hombres y que el acto violento es ~a
reptaentan la experiencia de una mujer y reinterpretan su histoda de tal provocación de la mujer. Estas sugesnones

168
alasmujeressesustentanysemantienengraciasa la teoría de la victimología. versión ~ pueden compararla con la antigua. Nuevamente. si la terapeuta es
Con frecuencia se pone particularmenteel acento en una teoría de eyacu )ación/ una mu~ e r, ésta puede sugerir que e e hecho probablemente dificulte la
cararsis,lacual sostiene que la violencia es una sustancia que puededefinirse aceptación de la nueva versión ~obre la agresión y la violencia sobre todo
cuantitativamente, unasustanciaqueseacumula y que periódicamente debe el caso del hombre. ' en
serdescargada. Esta idease refuerza mediante la interpretación freudiana de 5. Una vez crue consioue pr~pa , 1 •
Jos hechos que as! se infiltran a través de las películas, la literatura, etc. . • . o " rar " a pareJa, el terapeuta señala la
1deolog1a patnarcal
. •
como el contexto
.
en el que se da la' v·101enc1·a mascu ¡·ma
2. A tia de dar a los miembros de la pareja la seguridad de que la contra 1a muJer. Esto se looraexarnmando la'·' ·mstrucc1·ones para desempeñar
. o
versión que dierOn sobre la agresión y la violencia fue perfectamente su rol ~ue rec1b~n tanto los hombres como la~ mujeres a través de diferentes
comprendidaporel terapeutaydequeno hará falta un esfuerzo adicional por mensajes; poreJ.emplo, pue?_en anal i zar~e recortes de periódicos, anuncios y
partedeeUosparaexplicarla,elterapeutapuedehacerunresumendelo dicho recortes
. de rev1stas; tamb1en
· pueden
. . 'anat1'zarse las. 1·nstrucc10nes · que se
porellosytransmitirleslasensacióndequeestáprofundamen te familiariza- rec1ben .a través de los relatos h1stóncos o familiares. Se establece una clara
do con las diferentes ideas volcadas en el relato de la pareja. separac1ón entre los actos .de agresi.ón y violencia masculina y las teorías
3. Lue¡o, el tera~ta comunica a la pareja: s~bre los aspectos deter~mantes biOlógicos y genéticos y se identifica a
a) qúdi1Mtbi6ié0iloceotta teoría sobre la violencia masculina, una d1c~as teonas, en camb1o, como estrategias basadas en los conceptos
nueva versión que es diferente de la dada por la pareja. patnarca.les y mantenidas por ello , conceptos referentes a que la mujer es
una prop1edaddel hombre y a que éste tiene derecho a ejercer su poder sobre
b) queJe llaman la atención las grandes diferencias que observa entre
esa propiedad a su antojo. Todo esto prepara el terreno para desafiar la teoría
una versión y otra. de la eyaculación de la violencia con el concepto de que la cólera asociada a
e) que la se¡unda versión choca tanto con la primera que cree que tal violencia es hipócrita por naturaleza y con la idea de que la ira hipócrita
quizás la pareja se sienta profundamente perturbada por ella, es una variedad de cóleraintoxicante. pues cuanta más ira expresa, más se
partiCiularmente el hombre. intoxica con ella. También puede subrayarse que la creencia de que la mujer
d) que-eiiiDmbre puede sentir un gran malestar afrontando la nueva es propiedad del hombre lleva a éste a la.insensibilidad y el aislamiento.
vasióQ:paato que 6sta puede provocar profundos cambios en la Seguidamente, el terapeuta comienza a indagar la experiencia que la
te~ de la pateja. mujer tiene de los hechos. Para ayudarla a identificar esa experiencia, eJ
e)· que~aeoorreelriesgodequeelbombre, al escuchar !asegunda terapeuta puede sugerirle varias palabras y preguntarle cuál se adapta más
versión. pueda estallar o sentin;e impulsado a defender la primera a lo que siente, palabras tales como: explotada. oprimida, sojuzgada,
vemióa, sofocada, esclavizada, etc. Luego se le pide a la pareja que imagine la
f) (si-eltealptlla es una mujer) que el hombre considere la segunda experiencia futura en el caso de que continúen dejándose llevar por esos
versi6a pat~.o amenazadora e inaceptable por el hecho de conceptos patriarcales de la relación de pareja.
que~mojer. 6. El terapeuta abre luego la discusión de si el hombreo la mujer están
4. Luesoel ~1ttdagahastaquépunto la pareja está dispuesta de acuerdo con dejarse llevar en un futuro por esas instrucciones
a acep~ la nueva versión. El t.erapeot.a puede contribuir ala preparación de empobrecedoras o si, en cambio, creen que tienen derecho a crear delibera-
la pareja pregumúdoles cuS ele los dos esu más dispuesto y cuál lo está damente una relación que sea viable para ambos. Esta discusión puede
men~ a véQelas eot1 UDa nueva versión que se opone decididamente a la enriquecerse yuxtaponiendo conceptOs opuestos. En la práctica de generar
antenor. Hay quepoDerespeclalc:uidado en asegurarse que la nueva versión estas yuxtaposiciones de opuestos. me resultaron útiles varias ideas de la
no gen~ uua co~ de ideas. A fin de contrarrestar la posible teoría femini sta y del trabajo de Gregory Bateson y creo que hay una gran
generaetón de seme~debate, el terapeuta puede sugerir que, si la pareja correspondencia entre estas dos fuentes. Las siguientes preguntas son una
lo d~sea, ambos pueden manteQerunaactitudescéptica respecto de la nueva muestra de aquéllas que pueden formularse en esta etapa de la terapi~. A
versJón hasta haber oldo toda laa.poaici6n del terapeuta Se pone el acento causa de la desigual distribución de poder que existe en la relac1ón.
en 1~ comparación de las ideas aata que en el debate y se le comunica a la t inicialmente estas preguntas se le dirigen al hombre:
pareJaqueaumentaránlosbeneficiossielloslogranconocerafondolanueva
171
170
-¿Cree que está usted más de acuerdo con esas instrucciones empobrecedoras Después de analizar las conseeuencias del
viaculadas con la idea de ejercer poder sobre los demás o acaso le resuha .má~ ambos si están dispuestos a explorar algunas de las
auac:tiva Ja idea de ir apreciando cada vez más los recursos y la eapac1dad experimentar sus vidas y su relación si ellos se
personal·~ué cree que encaja más con el tipo de persona que es usted?. ¿l: r• instrucciones de la ideología patriarcal. Hasta ahora
en esta etapa, una pareja que noquisieraex.tleriimfmt,,r,.J.,..IIÍII
iatoxi~ión con esa cálera llipócri.ta y el aislamiento personal o el des•gmo llegara a ocurrir podría sugerir la separación como una
personal y la capacidad de estar en contacto con los d~más? .
-¿Considera usted que debe continuar sometiendo esta relac1ón a los para la mujer. Los experimentos iniciales pueden ir delldel"!tt
conceptos de jerarqufa y represiOn o que debe huir de ellos y aventurarse a un desarrolle estrategias para contrarrestar Su tendenciaaú!tt1¡diill
arreglo más equitativo y viable? . . . . . sobre qué estuvo haciendo cada vez que ella llej~ULSU~IB.d'ltlii
-¿Debería ustetl ajustarse a las prescnpc10nes ~esunad;as a sallsfacer.la minutos tarde, hasta que la pareja discuta los diferentes
avide~ y la conveniencia de Jos hombres o cree que.debena oponerse a ellas y deJar medio de comunicación que promueve la opresión y uu~HII
que sea la prudencia Jo que influya en sus decisiones? mujeres. Otros experimentos pueden incluir tare~ que-·-.•..,.,.~
desarrolle una comprensión más acabada de la eXI;lefiletlC:ía~
1. Continuando con la discusión que segenera mediante la yuxtapo- de los valores patriarcales, haciendo la aclaración de (IUtt•tl
sición de las oposiciones, el terapeuta sugiere que sería conveniente que la doloroso para el hombre.
~ja vayaconsiderando Jas.posibles consecuenQias que tendría esa r~ptura 8. Es irnportantequeelterapeutarespot~da:atcldoslclll
las antiguas convenciones. Lo que sigue es una muestra del upo de en un sentido que contribu-ya a vencer los valores patrial..-¡llfj
:pguntas que suelo fonnular al Jlegar a este punto: celebrar el hecho de que el hombre intenteaceptarlamte~­
agresión y violencia y acc.eda a emprender ex¡~im-~
-Si usted se opone a esas ideas sobre la supremacía mascuJjna, quizás esa pueden apartarlo de muchos etros hombres. En
nueva actitud Jo aparte de los demás hombres. ¿Cómo manejaría esa situación? terapeuta puede emplear díferentes variantes tHU~••'AII.,_
-Si usted rechaza esas prescripciones que están envenenando su mundo,
describí algunas de ellas en otro lugar (White, 1~cq•~:s:2
~encontrarse en una situación difícil cuando en la próx,ima reunión familiar
... cuftado humille a las mujeres. ¿Qué consecuencias cree que puede tener todo Seg!Jn me indica mi experiencia, al oabodetoc!~eldi1.-
GfO en el futuro de la relación con su cuñado y cómo pjensa afrontar esas se libera de la responsabilidad por la violencia y, al
CONieeuencias? más capacitada puesto que alcanza una posición UG.illiH~
.....:Si usted logra comprender la experiencia de opresión que tienen las propia historia y su propia experiencia.
mujeres, le va a resultar intolerable que alguno de sus compañeros bromee
4itiencloque el verdadero placer que encuentra jugando al squash es imaginar que
lt t*ota es "la vieja". ¿Cómo se las va a arreglar en una. situación semejante?
Nota
.-.5i las nuevas ideas desalojan a las antiguas, usted va a tener una gran
~·.jififp)Uld para apreciar muchas de las bromas que se hacen en el bar. ¿Cómo cree
·~~¡e'ioQWjm sus amigos el hecho de que usted ya no festeje esas bromas? ¿Cómo
A~lii'iifront:ar el hecho de convertirse en una amenaza para ellos?
~~su compafiera se ~forma en una autoridad en el conocimiento de sí
su propia bistoria y confía en su propia expeden:tia, ¿cómo se
.,..,.11011 usted ante las opiniones vigorosas de su mujer? ¿Cree que podría
~--rlas o que estallaría?
~ala mujer) ¿Cómo imagina que reaccionaria su pareja si usted reelaborara
lílhJpia historia Ysu propia ex;periencia? ¿Es probable que é-l le pida que le evite
illj~IC con esas opiniones o cree usted que él estaría más dispuesto a
áMjilmrlas sin estallar?
• - ptM ~ Nflejar las deéisiones y prioridades de la mujer. Ademá.~, e~
f
Impon~~* alen&arll homllrc para que hable de ello con aquellas otras personas que: la 1
¡ 10
hombre te.,....
mqjer haya .ae,Jdo,.. que fa ayuden a transitar esa vía de escape. Conseguir que el
tJOM¡iiOIINiido en este proces.o es una manera de aumentar su respoñ-
!Nibllidad pt~tla Ylollada puada y, además. es algo que tiende a contrarrestar cualquier
Destruir los miedos y domar
cipo de IL'Cic1a ~ caae el bombre podría e mprender como respuesta a la acti.tud de a los monstruos
la mujer • .....,. . vla de acape.
SI ..._ que lilleiCrHiir estas notas pondría, además, el acento en la enorme Un enfoque para el tratamiento de los temores infantiles*
iri..,._rtiiiJda..eila-deaeel''líldlo de fdenlificar los logros aislados que hubiera obtenido la
...........1'"1IJS1ici4a de Jos opuestos" tratados en e l punto siete.

.En ~s~e capítulo ~e~onsideran los temores infantiles dentro del c.ontexto interacciona!
de la fam1ha. Y se sostiene que la supen'ivencia y el fortalecimiento de tales m'ed 1 5
depende de la presencia de un "sistema que apoya el estilo de v·1da d · d
· d •· M d. . . . omma o por 1os
°
m1e. ~s ·. e tante un e~amen d~ la part1C1pac1ón inadvertida que tos miembros de la
famtha llenen e~ ese esulo de v1da dominado por los temores, se pueden obtener los
detalle.s de ese ststema de apoyo.
Se tratan tam~i.én ~quí las for~as de intervención que tiene el terapeuta para
desba.rat~r esa paructpa~•ón . Tales mtervenciones incluyen la presentación de una
desc npc1ón del problema mteraccional y no amenazadora y un rito estructurado destinado
a o ponerse a l estilo de vida domi nado por el miedo. Como ejemplo. se analiza un caso.

Los temores infantiles

Muchos niños pequeños desarrollan temores específicos de diferentes


tipos, temores que se vinculan con varias cuestiones relacionadas con su
desarrollo y con el contexto de ese desarrollo. Tales miedos adquieren
muchas formas diferentes y con frecuencia se manifiestan como ansiedad,
fobias y aislamiento social. Aunque los temores infantiles pueden ser
pertinaces, en la mayor parte de los casos son transitorios y suelen declinar
naturalmente con el paso del tiempo (MacFarlane y otros. 1954, Agras y
otros, 1972).
Sin embargo, a veces, algunos de esos miedos son más tenaces y pueden
persistir durante la adolescencia y hasta la edad adulta. Cuando ocurre esto,
los temores pueden provocar distintos grados de conduetaobsesjva-compulsiva
que tienen un efecto altamente restrictivo e incapacitadoren las vidas de los
jóvenes y de los miembros de la familia. Teniendo esto en cuenta. es necesario
encarar tratamientos destinados a resolver los temores infantiles que se
manifiestan particularmente tenaces e influyentes.

*Publicado en Dulwich Cenrrt Re t·iew. 1985. En mayo de 1984 se present6' eD d


D.ulwich Ce rure un~ vers ió n de este capítulo.

174 17S
Algunos de Jos temores que más comúnmente experimeman los·~iños
1 el estilo ~e vida dominado por lo!!' temores y,
est*l relacionados con la noche. Esrospueden incluirel miedo a la.oscundad. mformac1ón sobre cómo los miedos legraron tener
a irse a dOrmir, a monstruos indefinidos y a los posibles merodeadores. Es aplicación inadvertidacleesas •·soluciones., quesoto-s1,rw!IU!IMIIII
frecuente que tales temores aparezcan acompañados por pesadillas y sueño problema, puede considerarse un ejemplo del renomen,,de:Rc-*
entreCOrtado. Amplificador de la Desviación (Wender, 1968)2.
En la bibliografía referente a estas cuestiones. se han dado varias En respuesta a la sensación de opresión quE~experimc~lell[lll
explicaciones de la aparición y la persistencia de tales miedos y. en_tre ellas. de los temores, los demás miembros de la familia yéll~~ial:me~
predominan las teorías psicodinámicas y d~ la ~onducta. Es ~s d1feren.tes intervienen más activamente en la vida del niño y toman nte~fidallq¡il
explicaciones suelen señalar diferentes imphcac10nes para la t~tervenc~~n una mayor responsabilidad respecto de su se9nrio1Atl Trlllal!ldeeifli
terapéutica. Una explicación a la que no se le ha prestado la debtda ~tenct~ n intensamente su capacidad de afrontar los miedosa fiJndt~reliueittij
en la bibliografía. es la que destaca la importancia del abuso sexual mfanttl, del niño. Este, a su vez, responde cargando mayor resJponsabilf4
incluyendo el incesto, en nuestra comunidad. Herman, despu~s de amalga- padres y sintiéndose menos capaz. En suma, pierde aún másJaeiPI.:MIII.
mar los resultados de cinco estudios sobre abuso sexual, sostiene: supervisar su propia vida.
Una descripción interacciona) del problema, acCJ1mpdlldajf11
Los resultados deJas cinco investigaciones son notablemente coherentes. De puede ser una buena forma de terminar con esa pa~:ticipacióaa~Mtlllilii
una de cada tres, a una de cada cinco de todas las mujeres infonnaron que tuvieron de los miembros de la familia en una dirección teoilCJ'l&, y'fflllllllil
~pn dpo de encuentro sexual con algún hombre ad~lto durante su infanc.ia. Entre círculo más virtuoso en el cual los miembros de latamiiliapue~­
el"cuatro y el doce por ciento mencionaron haber temtlo alguna expenencta sexual en una dirección más conveniente para el niño. Se han apJita!W
CODihl pariente (citado en Breaking The Silence, 1985). variaciones del rito con niños desde: los cuatro y hasta los.
sentían pertinaces miedos noctUrnos. David Epston (1911~}~11Mllllllll
La conexión que existé entre la explotación sexual y otras formas de - 1 para niños mayores con el mismo problema. Cuando 5e-J~M!~I
abUso infantil con el probable desarrollo de temores nocturnos es evidente. extremos en niños mayores y en adolescentes, tenlOIIe&<lllellll
Otra explicación que hasta hace muy poco tiempo también fue pasada por tarse mediante severas formas de COJldlltCUt o~tse!IÍV-Il-CCHDJ~~
.alto, se relaciona con la profunda inseguridad que pueden experimentar los río aplicar un enfoque más detallado (véase Wbite,198M
nif1os respecto de la amenaza de una guerra nuclear y de una catástrofe
ecológica (Family Therapy Networker, 1984; Sanders y O' Donnell, 1985).
Los terapeuta$ siempre deben tener en cuenta estas explicaciones al Montar la escena: establecerunainfluenciarelllatm~J
evaluar los miedos infantiles y su contexte. Si una indagación del contexto ción interaccional
delos temores se ajusta a esta explicación o apunta a ella, debe encararse un
tratamiento apropiado.

El contexto interaccional

En muchas familiasresultaevidentequelos temores infantiles sobrevi-


vadentrodeuncontextointeraccional, un contexto en el cual los miembros
di la familia participan sin advertirlo y, como consecuencia, ayudan -a
pllillpetU&rY a alimentar tales temores. Si el terapeuta averigua cuáles son los
iiMntos que han hecho los miembros de la familia para ayudar al niño a
illlfiemar sus miedos, podrá descubrir los detalles de un sistema que apoya
inform~ción en que fueron incitados por el niño a actuar como" .. , d 1
!..ue haJosdenomiembros
::U'licaciones
de
dar, el terapeuta evalúa cuidadosamente la
de la familia. Si resulta evidente que estas últtmas
". . .
o supervtsores de Jos mtedos" . Qué tipo d . . .
h · <.
vtgt antes e os temores··
. .
e tncltactones rectbteron para
son aplicables al caso y que los miedos subsisten dentro de . ac_ers~ superresponsables de la seguridad del niño o la niña'> . Cuáles de e
=~aextoenelquelosmiembrosdelafamiliaparticipaninadvertidamente tncnactOnes se sintieron "compelidos" por los t
f
. <.
emores a aceptar y cuáles
sas
para maDtener UD estilo de vida dominado por el temor, el terape~ta puede uer~~ ca~aces_ de declinar? El terapeuta puede ayudar a los miembros d 1
pedir que el nifto le baga una descripción más elaborada de los mtedos que famtlta a tdentifica 11 · · • • e a
. raque as tncnacJones que fueron capaces de declinar,
lo hacen sufrir. refl~xtonando sob:e las muchas otras opciones que los padres podrían haber
Si los temoreS '"tienen aspecto" de monstruos, se alienta al niño para que elegtdo para asumtr una posición superresponsable en relación con el . ~
tratededibujarlos.Sisctratadetemores menos específicos, se le puede pedir Se _Je~ puede ~nt?nc~s preguntar cómo, en tales circunstancias, log~~o~
al nifto que les "invente una cara", que imagine qué aspecto tendrían esos reststtr a esas mcJtactones.
moastruos si se 11181aializaran. El terapeuta puede ayudarlo sugiriendo Al trabajar~~n los miembros de la familia, el terapeuta puede poner el
posibletclescripcioDes..Loegose le pide al niño que dibuje como pueda esas acento en la cuesttOn temporal yen su relación con el estilo de vida dominado
i~Siel~tenuente, se le puedeexplicarque dibujaren ~o~ los_ temores. El~o. puede lograrse pidiéndoles que imaginen qué otras
UD papel las "é:adr dé los miedos es el primer paso para capturarlos y mcttaci_on~s p.ara vtgtlar y supervisar los temores pueden aparecer en el
domarlos. futur~, mcttacJOn~s que ten~erían a fortal ecer el estilo de vida dominado por
SeguidaJnente. él terapeuta ayuda a los miembros de la familia a los rruedos y también a constderar ante cuales de esas incitaciones se sentirían
establecer la influencia telativa, es decir, la influencia que esos miedos ~ás vul~er~bles, más dispuestos a aceptar. ¿Hasta qué punto perderían
ejercen en sus vidas yláinfluencia que ellos mismos ejercen en la "vida" de mfluencta SI aceptaran tales incitaciones?
los mieciosl. Con frecuencia, al nifto le cuesta determinar qué influencia Luego, el terapeuta promueve un debate sobre la disposición con la que
ejerce en la vida del temor. El terapeuta puede ayudarlo a detenninar esa cuentan los miembros de la famjlia para oponerse al "reinado del terror".
inftueocia li'""'Bcfole la atención sobre los aspectos de su vida que puedan ¿Está el niño o la niña dispuesto/a a volver atrás y reclamar parte de su
baber sido edip:sadoS por influencia de los miedos. Una vez hecho esto, el territorio perdido? ¿Está dispuesto/a a impedir que los temores lo/la lleven
tel'lplllltapaiclepedirles al niño y a los miembros deJa familia que lo ayuden a incitar a los demás miembros de la familia a vigilar y supervisar los miedos?
a ~eoilertlas. en tales c:in:unstancias, el chico fue capaz de retener ¿Están los demás miembros de la familia, y particularmente los padres,
todoelc:ontrol que aánejerceen su propio territorio. Puesto que la derivación preparados para realizar una acción afirmativa y declinar las incitaciones a
deaa~delacapacidadquetieneel niñoolaniñadeinfluiren la mantener la supervisión y vigilancia de los miedos y, por consiguiente, a
"vida" del pmb1e:aaá es esencial, y puesto que con frecuencia resulta difíci 1 terminar con el estilo de vida dominado por los temores?¿Están dispuestos
~puedeDegaraesadescripcíón indirectamente. Por los miembros de la familia a intentar un experimento que ayude al niño o la
ej~o, suelo explicarle al nifio que lo que intento hacer es establecer, niña a "capturar, domar y supervisar" los temores? ¿Están todos dispuestos
medi~ua-.qaeQoeUatiene la capacidad potencial de influir en la vida a tolerar las inevitables dificu ltades y la angustia que pueden experimentar
de suanáedil Sia~ la naturaleza del test. le fonnulo una serie de al declinar las incitaciones de los miedos? Cuando se establece que toda la
~e• ·~Jaegoleinformo los resultados. Entonces, le pido que familia está djspuesta, es el momento de presentar el rito.
me exptiqae~a'JIIjlible que baya sido capaz de respondenne "x"
~--.Jii'MpiijJio de 111 edad e Y preguntas en un nivel de un
~o Ulll•'nz•t 1 tidad4. Esto hace que el niño pueda reconocer más La presentación del rito
f6c~=--~.
~
. v \
*'
=• r-• •••uUU' en 1a vtda
. de sus temores.
necesario ayudar a los demás miembros de la
f~ ,..,.., a a loa padla, a discernir su propia influencia
relativa. Pwat8tittw:l*ede,edir que mencionen las diferentes maneras
La mayoría del os niños aceptan de buena gana que los monstruos y los
miedos son más temibles durante la noche que durante el día y que serfa
conveniente para toda la familia ··mantenerlo a raya·· de noche. Generalmente

178 179
JO les pregunto. entonces. si conocen la "Cuarta Regla de los Monstruos·· y 6. Los. pa~res comenzarán a formar un álbum de
.aormalmente los niños me responden que la ignoran. Al recibir esa respuesta pondrán el s1gu1ente rótulo: "Aibum de caza y do de
yo simulo incredulidad y me muestro alarmado; les digo que todos los niños Ymonstruos" o ..Al bu mde Destrucción de Miedos~Taomdltl
deben conocer la Cuarta Regla de los Monstruos'. Entonces, según el caso. niño (preferiblemente con una cámara con sistem· poJ¡aroJfd):i
le presento a cada niño una variación de esa regla que se ajuste a su edad: rcal~za los preparativos pa~a ~~doma de los mo:struos 1
llevando_ los mons~ruos. al Jardm. También se les pedí" a
Puesto que los monstruos se hacen más temibles durante las prácticas
noc:rumas y más divenidos durante las prácticas diurnas, si los niños desean
fotogr~f1an otras s1tuac1ones de la vida del niño 0 lanilla,
p151r1o bien, tienen que impedirles a los mons1ruos realizar sus prácticas valent1a~ falta de temor. ~ueden pedirles a los niños que
noctumas. fotograf1as, no es necesano que los sorprendan en una ....,_,,..
7. Se les pide a los padres que traigan consigo el albaai1!
Se le puede preguntar nuevamente al niño si de veras nunca oyó hablar segunda entrevista. Pues en ésta se compararán todas las
de esta regla, si realmente es una completa sorpresa para él y sugerirle que elegirá la mejor: aquella que muestra la más evidente actitud
hubiera sido conveniente que la hubiese conocido antes. Algunos niños domador de monstruos.
s6bitamente advienen que conocían esa regla, pero gue la habían olvidado. 8. Cada noche los padres deberán reflexionar sobre el••
El siguiente paso es revisar hasta qué punto Ja familia está dispuesta a lo y tomar notas de cualquier intento que hayan hecho los
actuar en el sentido que indica esa regla. La respuesta a la pregunta ¿están controlar la siruación, es decir, las ocasiones en que loa
dispuestos? es siempre afirmativa y, entonces, el terapeuta puede proceder provocado que el niño Jos incite a actuar de vigilantes y llmiM'IIIi
a presentar los siguientes detalles referentes al rito que deberán practicarse temores.
._..que se logre domar adecuadamente a los monstruos. Después de presentar estas instrucciones, gerlenlilroleDt11tiU•
l. Al regresar a casa, después de la entrevista, conseguirán un trozo de al niño un Certificado de Cazador y Domador de
una caja de madera o de acero del tamaño suficiente para guardar Jos Monstruos y el Diploma de Destructor de Miedos. Estospre•M
[tililbuJos del nifto. inmediatamente al niño que los obtiene, a la Asociaci6a
Antes de irse a dormir, el niño o la niña deberá poner en la caja los Domadores de Seres Despreciables y Monstruos de Aasallllllr
OIIMldo!~deswl miiedi¡)Sy,con laayudade los padres, cerrarla muy bien y atarla Zelanda (hay una sucursal en Auckland) o a la Asociacl6Ji
extremo de la soga. de Miedos del Hemisferio Sur. Este premio tambiú Cltlldliíl
Puesto que los monstruos del niño son de una variedad indómita, y obtiene el título de Cazador y Domadorde Monstruos yS...III
'acciSblmbrad1t>Sa hacer lo que se les antoja, es posible que tengan una o de Destructor de Miedos, es decir que está C81ltaeillld41)111JIIitt
si se les impide realizar sus prácticas nocturnas. Por ello, se le niños que tengan problemas de temor. Eotonlce!l,lePAI&Uid~
llilii'lihliÜ'lCJ que coloque la caja en el jardín y ate el extremo libre de la soga cual de los dos títulos preferiría obtener cuandoconsip
o al tendedero. Así, la furia de los monstruos no perturbará la paz Antesdeconcluirlaentrevista,generalmeDte
es posible, la caja debe atarse de modo que quede suspendida. que los niños que no tienen miedos
monsttuos causan menos problemas si no pueden poner sus pies res" o en "destructores" están en desventaja, puesno:IMMidll•
parte de esas asociaciones. Se le dice ~ ~ño que est11
lAJa de acostarse, el niflo deberá buscar sus zapatillas y, o bien exclusivas que, aunque lo intente, dificalme?te
o bien colocarlas debajo de la almohada. Esto es necesario parientes o compañeros de escuela que tamba~o ,_,-•fillill
.alllel~ a suceder que los monstruos se escaparan, es responsabi-
Cazador y Domador de Seres Despreciables Yde Mc•nte•
in~mpirles las prácticas nocturnas, atraparlos y volver a
en SU Cija. de Destructor de Miedos.
Habitualmente, suelo citar a la familia para 11111nt. ll
~~·mdmael niflo deberá liberar a los monstruos para que hagan
semanas después de la primera. En estaentrevistael
cliumu y se diviertan6.
· obtenido por el niño, revisa el álbum de fotografías y selecciona Cuando Mark le puso "una cara a los temores" que sentía, yo le hice
en e1é xt1o · d 'd l'b d
1as tiotog
rafías que más se ajusten al espíritu de un esttlo e vt a 1 re e notar que eran realmente temibles. Le dije que era sorprendentecómo había
·d ·
?
temores. Normalmente pido copias de esas_fotografías y pt p~rrru so para podido siquiera dormir algo con esos monstruos merodeando de noche.
trárselas a otros niños que puedan expenmentartemores stmdares, como ¿Alguna vez se había preguntado hasta qué punto esto era sorprendente?
mos ·- ¡
un ejemplo de lo que se puede lograr. La m_ayor p~e de 1os m nos sue en e~tar Mark me confesó que nunca se había dado cuenta hasta el momento. Observé
encantados con la idea de ser "un buen ejemplo para los demás. Tambtén entonces que sus monstruos eran particularmente perversos. Aun sabiendo
les pido a los padres que analicemos cada uno de los intentos que hicieron ~os que era él quien los alimentaba, continuaban molestándolo y haciéndolo
miedos por controlarlos e incitarlos a ser superresponsables. Tambtén despertar por las noches. Después de discutir un rato estas cuestiones, Mark
hablamos de la posibilidad de que se presente una recaída y establecemos descubrió que había influido en la vida de sus miedos de algunas otras
planes para actuar en esos casos. formas.
Luego hablé con Marjorie de las diferentes incitaciones que ella había
recibido de Mark para convertirse en vigilante y supervisora de los temores
El ejemplo de un caso de su hijo e identificamos algunas ocasiones en las que Marjorie había sido
capaz de declinar tales incitaciones. Le dije que esos logros eran particular-
Marjorie, una madre sola, estaba muy preocupada por su hijo Mark de mente notables si teníamos en cuenta la incorrecta evaluación que se le había
seis años. Mark siempre había sido un niño "temeroso". Tenía una historia hecho dos años antes y que podría haberla vuelto más vulnerable a aceptar
de sueño sobresaltado y con frecuencia se despertaba con "pesadillas". tales incitaciones. Al reconocer esto, Marjorieexperimentó un in tantáneo
Además era un niño penosamente tímido. alivio. Seguidamente, destaqué la cuestión temporaJ y su importancia en la
A través de Jos años, Marjorie había encarado sola el problema y en participación de ambos en ese estilo de vida dominado por los temores y
cada ocasión que podía trataba de tranquilizar a Mark y de velar por su evalué la disposición que tenía, tanto Mark como su madre, para oponerse
seguridad. Al pedir consejo terapéutico. cuando Mark tenía cuatro años a ese estilo de vida.
Marjorie recibió por respuesta que los temores de su hijo eran el resultado de Cuando anuncié la Cuarta Regla de los Monstruos, Mark, al principio,
su separación matrimonial que se había producido inmediatamente después se mostró sorprendido. Sin embargo, cuando yo me mostré sorprendido por
del nacimiento del niño. Además, se le dijo que esos miedos estaban su sorpresa, me dijo que creía que alguna vez había oído hablar de esa regla
relacionados con la ambivalencia de la madre respecto del hijo. Marjorie, pero quizás la hubiera olvidado. También me dijo que era ~robable q~e
desesperanzada por esa respuesta, decidió aplicar más intensamente las hubiese oído también las otras tres reglas. pero que también las bab1a
mismas soluciones que venía aplicandobulaentonces, con lo cual se volvió olvidado. Tanto Mark como Marjorie se mostraron interesados en cumplir
más vulnerable a aceptar las incitaciones de Mark a que se convirtiera en la Cuarta Regla de los Monstruos. y entonces yo les suministré los detalles
vigilante y supervisora de sus miedos. del rito.
_Recientemente, la ansiedad de Mark.babútllegadoa un puntoque podía Ambos se enrusiasmaron con el rito y Mark decidió prepararse para
constderarse pennanente. El nifloestabaaosioso, se sentía perturbado y tenía obtener el Diploma de Destructor de Miedos. Y me dijo que tenía confianza
grandes dificultades en la escuelay tambiál para relacionarse con sus pares. en lograr ese diploma en nuestra próxima entrevista. .
Y lo que más lo preocupaba aa afrontar la noche. Apenas llegaba de la Dos semanas después. en la siguiente entrevista. Ma~k esr~ba ra?.~antc
escuela comenzaba a pedirle a la madle que lo tranquilizara respecto del y Marjorie parecía más feliz y más relajada. Mark. que hab1a tra1do su Jaula
momento de irse a dormir. Uaa vezque se ac:ostaba salfa una y mil veces de de monstruos" y su Al bum de Destructor de Miedos. me contó con detal.l~s
su dormitorio quejándose de ao poder dormir y de tener miedo de los cómo había atrapado y domesricado a sus miedos. Ahora sólo le permtua
monstruos. Sólo podía dormirse CUIIIdo ya ataba may fatigado y general- realizar sus prácticas diurnas y pensaba que. en reaLidad. e. os mon truos se
mente. vol ~ía a despertarse con pesadillas. Mmjorie c:omeoz6 a deprimirse, habían hecho mucho más divertidos.
a senttrse mcapaz de controlar la siiDICión. Marjorie me contó que Mark marchaba mucho mejor en la escuela.

182 ISJ
;t(jtfte:nzlado a invitar a algunos amiguitos a la casa y ya no se mostraba pues de ese modo yo podría explicárselas luego a otros niños que pmltllilil
probl~ma.
cuiandlo llegaba la.hora de irse a la cama. Además, por primera vez .. 6. l!1~ ni no violó esta regla. Una noche los miedos se esc!!paron
s¡·J-:farnuc:bf:simto tiempo, ambos habían dormido Qlácidamenre toda la ~cc1d1ó deJarlos encerrados durame
wtcntos de fuga.
! ..
todo el día sigui~nte. PÓr su...
,.u-0.
fí!.tf:;,h.,.;,.,·¡t,. la lit tima semana. Las pesadillas no reaparecieron. En dbs
~~ii!~E$ Matjorie había recibido incitaciones para hacerse cargo de los
§ DtJiP!$;cfe-:-suhijo. pero había sabido rechazadas con éxito. Miramos todos
Referencias bibliográficas
l'ie1cDiites~eiAibumde Destruetorde Miedos y finalmente le entregué a Mark su
/\gras. W. S., Chapín. R .H y Oliveau. D.C. 1972, ' "The natural histo
Múadelante, Marjorieme comunicóque Mark se habfa liberado de sus Gen. Psychiar. 26, págs. 315-3)7. ry
~áiedOl;} era un chico relativamente despreocupado. Además, me contó que Breaking rhe ~ilence, 1985, A repon bascd upon the findingsofthe Womcn Ail-~
phone-10 survey, Sydney, Waldby.
"' lillfliiabifa sufrido ninguna reoaída, que estaba adquiriendo mayor confianza Epston, D. 1983, "The case ofthe night watchman" Aus1. Jouna/ Fa-,n. 1 rn~I'UJ~''-"•'•
sfmismo y que ambos se sentían mucho más felices. 123-124.
Epston, D. 1984, "The nuclear shadow". Family TJrerapy Ntrworker, 8,2.
!'vlacFarlane. J.W , Allen, L. y Honzik; M. 1954,A Developmentat ..,~•n•~>•n""
Problems oj Normal Chi/dren. Berkeley, University of CaJ,ifotmia
Sanders. C. YO'Donnell, J. 1984, Tite Impac1of Nuclear Thre~aa~to:n:~:::;~~=
and rJre Role of the Family The.rapisr. Du lwich Centre p,
Watzlawick, P., Weakland, J. y Fisch, R. 1974, Chcmge.: Principies oh,tQillniJ.Ail
~'"1-~--¡pftulo enfocó la cues tión de les temores infantiles dentro del and problem resoluiion. Nueva York. Norton.
~IJ1~ñftrliiaccional de la familia. El rito descrito logra terminar con la \Vender. P.H. 1968. ••Vicious and virtuou; cirdes: the role of devialioat
J:giffidpllciiiSn 110 deliber:adade los miembros de lafamilia en la supervivencia feedback in the origin and perpetuauon of behaviour". Psychiatry,
324.
l1;1~~~~~Creof.;:~q:ue~(a~:.demás del rito, y como una forma de preparar a la Whi te, M . 1984, "Pseudo-enco_presis: from a valanche 10 v:ictory. from *lMffj
~; el terapeuta debe suministrarles a los miembros cycles". Family Sysrems Medicine. 2. 2, págs. 150-160.
f~.ttniliiil una descripcióninteracciona) del problema que no les White, M. 1985: ''Negative explanation. restraint y doubl~ descriptier. a
family therápy''. Family Process (de -próxima aparición).
fleíí~Kfolra. Esa descripción le permite a la familia aplicar diferen-
bllli&dllS en el buen criterio.

~J'tiííííliú~s del concepto dé ".soluciones que mantienen el problema". véase


1914.
auálisis del concepto de Retroalimenta,ción Amplificadora de la
para la terapia, véase White-, 1984.
de la Influencia Relativa, véase White. 1985.
~~>.oc:w11:u; "Tien~seis ailos. Pero me has respondido a siete preguntas
Cinco preguntaS que son para niños de siete años y tres
IIIJJO«IClll),aflos. ¿Cómo pudiste -hacerlo? y ¿qué significa esto para el

~!lf·.SOtrlliCitn.erta!&l1=l!eta:taipa del tratamiento. los niños y sus padres me


~ de los monstruos. Y yo les respondo que tampoco
que aún no las sé, o que probablemente sean re" las
~"''descu1,rir. Además, les cligoque si los miembros de la far:flia
otras tres reglas. yo apreciaría mucho que me la~ comunicaran.
11 toda, la responsabilidad de !acrianza. Con frecuencia, cuando el más vencido
de los padres se manifiesta incapaz de rcalizarcon éxito el proced· ·
Pseudoencopresis . · 1·
hosplla 1 ·- . 1m1emo,se
. con la constante supervis. 1'ón con la que se cuenta
.tza a . nmo. Alh,
De la avalancha a la victoria, para aphcar Sls.temátlcamente los métodos conductista , los niño~ general-
del círculo vicioso al círculo virtuoso* mente_l:'gran cterto control de los intestinos. No obstante, cuando se lleva a
esos run~s a un contexto en el cual es imposible reproducir las condiciones
del hospital, ~s f~ecuente que vuelvan a perder el control y que los padres
tomen a sen11rse mcapaces de ayudarlos.
Mu:hos teóric~s psicodinámicos basan su ex pi icación de la encopresis
en una formula sextsta, agotada y lineal que atribuye el problema a lo
En este capítulo. se considera a la encopresis desde la perspectiva de la Segunda
Cibernética (Maruyama, 1963). En las familias en las que se dan estos síntomas, se intentos inadecuados y negativos de las madres. Se ha creído que la ··causa
supone que todos los miembros participan sin advertirlo en la avalancha descontrolada raíz" del problema son las madres hipercontroladoras, intrusas y ambivalentes.
de los sucesos. Todos los miembros parecen incapaces de modificar el curso de estos
sucesos y sienl!!n los síntomas de la encopresis como algo opresivo. La defecación agresiva es, generalmc:me, una manifestación de una r.:lación
El objetivo del tratamiento es detener esa avalancha de sucesos y ayudar a los perturbada entre los padres (y con más frecuencia la madre) y el niño. A ,·ece:. la
miembros de la familia a vencer los síntomas. Se detalla seguidamente un mapa de la madre tiene una personalidad obsesiva y controladora y le da gran imponancia al
terapia de encopresis basado en este enfoque. orden y la limpieza... Esto es lo que, inconscientemente. intenta el niño cuya
conducta ha sido obsesivamente controlada por la madre ... La apreciación que el
niño hace del talón de Aquiles emocional de su madre [sic]. es decir. el control de
los intestinos, es también inconsciente pero lo lleva a defecar como un modo de
Orientaciones conductistas y psicodinámicas expresar sus sentimientos de enojo (Barker, 1979, p~g. 115).

Los teóricos orientados hacia los enfoques conductistas y psicodinámicos Fischer ( 1979), en un estudio sobre la bibliografía psiquiátrica infantil
contribuyeron significativamente a elaborar una bibliografía sobre la sobre la cuestión de la encopresis, llega a la conclusión de que ..con
encopresis. Después de seleccionar las observaciones hechas, ambos grupos frecuencia el síntoma de La encopresis refleja la rebelión del niño contra el
de teóricos elaboraron explicaciones de este problema. Los teóricos sermoneo y la excesiva preocupación de la madre, mediante el funcionamien-
conductistas sostienen que la encopresis es el resultado de un aprendizaje to de sus intestinos" (pág. 562) y que las madres "son dominadoras. e tán
errado Y muchos de ellos han desarrollado tratamientos basados en los demasiado implicadas en las vidas de sus hijos y se quejan abienamente de
princip.ios condicionantes que, con frecuencia. sonadaptaciones del trabajo ello. En numerosos informes, procedentes de diferentes paí es. uno ve una Y
de Az~n! Foxx (1971) (Por ejemplo, véase Davis y otros, 1976). Tales otra vez las mismas descripciones de la fluctu ación maternal entre una
proced1mJ~ntos que, según se informó, fueron relativamente efectivos, por lo intrusión sobrecargada y una exclusión de rechazo... (pág. 564).
g~neral, ex1gen que los padres apoyen inmediatamente ciertas conductas. La Esta clase de explicación lleva a realizar práctica clínica específica
dificultad más comúnmente observada de este enfoque surge de la falta de que, generalmente, incluyen el intento de que la madr: te~g.a una visión.~e u:
acatamiento del niño y/o de la falta de cooperación de los padres. propios sentimientos y su propia conducta. m~y P~IJUdiCial paro el nmo. ~ 1
_Puede argumentarse que este fenómeno de falta de cooperación se las madres aceptan ese estigma interior, la exphcactó~ qued~c.onfirmada..St.
relac1ona: en realidad, con que la tarea de supervisar los programas de por el contrario,las madres reacciona~ en contra de_la tmpostc~ón d_: este ~tpo
entrenamiento en el cuarto de baño generalmente se les encarga a los padres de interpretación y discuten o se megan a segu1r la terap1n. e~a acutu~
los cuales ya se sienten bastante derrotados y exhaustos a causa dei también confirma la explicación: sólo las madres con una nat~traleza hosul
problema. Normalmente, es lamadrequiencargacon la mayor, y a veces con y sobrecontroladora se oponen a una visión interior y rencctonan de este
modo.
• Publicado en Fllmi/y Systems Mtdicint, vol. 2. N" 2. 1984.

186
bien de manera simultánea o bien de manera' <
alternat·1va" (Maruyama, 1963
pág. 164 ). De acuerdo con es1a teoría. alcrún ·'estímulo pequen·o · 5· ·ti '
·d ¡·· o • m tgm tcan-
!Miidnpsic:o~:lin<lbnicadela e:occ>p~esis me deja bastante <:onfun- tc. o acc1 ema o .una desviación puede desencadenar
· un proceso que con el
liiiM•co¡Riticc)S y los miembros de sus familias que llegan a mí uempo . .va aumentando
. . . sus dimensiones
. hasta un punto tal que se pter · den las
-~-~-IIÚmtc:tnoparecen ajustarse a estaexp1icación. No he podido d
con tctonesmtctales.Enesteprocesode"bolade n1·eve'' , ..e1rcsu 1ta do hade
.
solo caso cuya causa haya sido una madre ambivalente o serdesproporc1onadamenteextenso si se lo compara con el estímulo inicial"
~flalllildallenlle acepto la posibilidad de que los niños que vi pueden (Maruyama. 1963, pág. 167).
jJii'ftidb~do un diagnóstico de eocopresis. Esto nos lleva al desarrollo Con frecuencia, la Segunda Cibernética se remite a la retroalimentación
~---11\'~dlilll•tico de "pseudoencopresis" 1• que amplifica la desviación:
~~fi-D'diallftOstij:&r:se la pseudoencopresis cuando un niño presenta
... D.A.~. es un mecanismo que explica cómo las pequeña~ variaciones producidas
Ji~~~·illi.fec:i~mc:róJÜC4)sycuando esos problemas persisten a pesar
en un SISiema pueden (o deben) llegar a vincular~e con ampli o~ efec1os cómo las
~liifcaliHbíl"bl~lovarios intentos de solución; pero no se puede decir que pequeñas perturbaciones pueden generar cadenas de suceso~ que puede~ terminar
~-'nadires ambivalentes e intrusas. Desde hace muchos años, en grandes alteraciones (Wender, 1968. pág. 309).
•iiíl;lt:_eintiuctuosamente casos de ''verdadera" encopresis a fin
if,iii,lesc()dumuestras de niños que he tratado2• Por consiguiente, Esta es una teoría de causalidad mutua o causalidad circular que se
flitfd~'iineste capítulo sólo fue aplicado a una muestra parcial. opone a los conceptos de la causalidad lineal. Condiciones iniciales similares
liC~Jiiiilizados aquí, los padres de los niños encopréticos se o estímulos accidentales pueden producir resultados disímiles. Condiciones
Pl"'~lesllml~ar:adc.s, impotentes, desesper.anzados, desespera- iniciales disímiles pueden producir resultados similares.
~~~:uentemente un padre se sentía más vencido que el otro. Esta teoría implica que no es posible señalar directamente la causa de
lliltill;em Jaliladre, pues ella es quien carga con la mayor responsa- un prol:>lema o un suceso. Cuando los sucesos se consideran dentro del
;¡¡lí'&biii:a&Jos hijos en nuestra sociedad. contexto de procesos de retroalimentación que aumentan la desviación
a .- 'de los padres de la muestra infonnó que por culpa de debida a causas recíprocas, puede entenderse que tales sucesos son el
cada vez más alejados de sus hijos. Todas resultado "posiblemente inevitable"' de círculos viciosos o círculos virtuo-
. ... sugieren además que los niños se sienten cada vez más sos4.
1U1 sfntomas. Se sienten fuera de control, impotentes,
los padres. También he visto casos en los
familia Ya veces los profesionales de la salud y de Reconstruir los sucesos
voluntaristas e inútiles que genera-
talpa Ycensura. No hay dudas de que todos los La Seaunda
o
Cibernética ofrece un enfoque de laencopresisquepropone
.
~:==~ ea estos casos, experimentaron sentimientos de una explicación diferente del problema. Creo que ese enfoque uene unagraa
ventaja respecto de los conceptos voluntaristas que tienden a promover el
círculo vicioso de la culpa y la censura. El problema puede enca.ra_rse desde
ángulos distintos. ángulos que a través de las otras construcc•ones del
problema eran inconcebibles. .
Esta perspectiva exige que el terapeuta ayude a los m•embros de la
problema de la encopresis y su contexto familia a considerar el contexto de retroalimentación c¡ue aum~nta la
IIJIIMielaperspectivade laSegundaCibernética. desviación de la encopresis. Esto establece el contexto nec~sano para
~ causalidad mutua que sostiene que interrumpir el círculo vicioso e introducir un cfrculo más vart.u~so. Se
un sastema se influyen recíprocamente o presenta entonces Ja idea de que todos los miembros de la fam1ha esW1
atrapndos en la misma avalancha de acontecimientos. Se consjdera que el problema de defecación,
, . no parecía razonable suponer que el n·mo - pod'1a
niño, así como sus padres, están dominados y han sido vencidos por los mantener con ex1to la guardia alta después
· de haber agotad ,
o sus energ1as.
sínwmas. Se identjfica a todos los miembros de la familia como "víctimas",
incapaces de controlar los sucesos.
El terapeuta apoya esta idea identificando los hechos que demuestran Padres e hijos contra los síntomas
cómo la defecación es algo que está fuera del control de todos ellos. Parece
que tuviera una vida propia y que se aprovecha de todos los miembros de la Incitar al niño a pelear contra los síntomas
familia, con frecuencia en los momentos en que ellos menos lo esperan. No
debe permitirse que los miembros de la familia minimicen los efectos de esa Es esencial que el terapeuta se una al niño en la experiencia de opresión
avalancha. Se identifican las experiencias de desesperanza y opresión y el que a éste le provoca la "ruin caca". Al hacer que el niño se sienta
terapeuta desafía a cada uno de los miembros de la fariillia a que establezca acompañado, se está preparando el terreno para establecer un contexto de
qué efecto tiene esa experiencia sobre su persona y sobre sus relaciones con disputa, un contexto en el cual se puede incitar al niño a luchar contra los
los demás. síntomas. Una manera de unirse al niño es ayudarlo a identificar más
Después de examinar las soluciones intentadas anteriormente y que claramente loqueexperirnenta cuando está dominado por los síntomas. Esta
fracasaron, el terapeuta puede pedirles a los miembros de la familia que lo información,junto con la obtenida anteriormente de los demás miembros de
ayuden a comprender cómo se las arreglaron para afrontar tao bien la la familia, suministra las pruebas del carácter "traidor" de la ruin caca. Estas
cuestión y mantenerse firmes a pesar de las circunstancias adversas5• pruebas permiten que el terapeuta le haga notar al niño que "evidentemente
A fin de interrumpir los círculos viciosos de culpa y censura, es la caca lo engaña y lo toma desprevenido" y que "la ruin caca se sale con la
importante que el terapeuta se oponga con éxito a las ideas voluntaristas. El suya y decide liberarse contra tu voluntad".
terapeuta puede lograrlo si después de relatar cuidadosa y concienzudamente Luego, el terapeuta determina hasta qué punto la "ruin caca" domina al
la historia del problema, anuncia que no le cabe la menor duda de que la causa niño y hasta qué punto (si es que hay alguno) el niño puede dominarla. Esta
es atribuible a por lo menos una de las siete oportunidades identificables. El
terapeuta también puede declarar con convicción que, en realidad, esas j información puede surgir de interrogara! niño sobre quiénes el jefe: "¿Quién
manda más, tú o la caca?"; "¿Con cuánta frecuencia la caca se sale con la
posibilidades podrán reducirse a tres o cuatro cuando el problema se haya
estudiado unos diez o quince años más.
Si los miembros de la familia tienden a mencionar detalles que alientan
i. suya y con cuánta frecuencia eres tú quien decide?";"¿Con cuánta frecuencia
puedes hacercaca donde tú deseas?" Es necesario dedicarcierto tiempo a este
proceso que permite ilustrar el grado de dominio que tiene la caca sobre el
una interpretación voluntarista de los hechos. el terapeuta debe tratar de niño.
colocar esos detalles dentro de un nuevo marco6'. En ese caso, pueden Una vez aclarado esto, se le puede proponer al niño un dilema
elaborarse explicaciones que se ajustan más a un contexto relacionado con haciéndole preguntas como éstas: "¿Quién debería ser el jefe?": ..¿Hasta qué
los_fenómenos de avalancha o desbocamiento. Enel siguienteejemploclínico punto el jefe debe ser el jefe?"; •·¿Quieres derrotar definitivamente a la ruin
se 1lustra ese proceso: caca y salirte siempre con la tuya o crees que es mejor dejarte vencer
~1 señor Y la señora Smith creían que su hijo Jason, que nunca se completamente y dejar que la ruin caca te domine a ti y domine a tus padresT':
~nsuc1aba en la escuela pero siempre lo hacía en el camino de regreso a casa, "· Quieres ser tú quien la conduzca a ella o que sea ella quien te conduzca a
mtentaba perturbarlos con sus síntomas. A fin de oponerme a esa idea, les ti~" Al llamar la atención del niño sobre este dilema. a veces con tono
sugerf ~ue tenfa _sentido suponer que Jason se ensuciaba cuando alcanzaba dramático, a veces con humor, el terapeuta le plantea al niño que él es el
la relauva segundad del hogar. Era evidente que Jason gastaba su energía responsable de tomar la decisión.
luch_ando contr~ su problema todo el día en la escuela y que sólo se animaba A yecessugieroquesieJ niño o la niña desean que lossíntomasocu~en
a baJar la gu~d1a Ya relajarse cuando ya estaba cerca de so casa. Teniendo el asiento del conductor de sus vidas durante algunos años más. puede asp1rar
en cuenta la Circunstancia de que Jason no estaba enteramente a cargo de su a convertirse en un miembro más del Club de la Caca Ruin. Una de las

190 191
exigenciasdeeseclubesrener 16años. Todoslosj0venes miembros del club Por lo g~ner~t, resulta evidente que el niño tiene muy poca información sobre
pueden baar juntos sus necesídades y m~chos de ~ll os lo e~cuen tran la expenencta personal de su compañero. Se puede cuestionar ento la
p1ac:entero. Hastaahóranoencontré un sólomño que qUiera ser mtembro de , .d d ~ • nces,
capa.ct a que t~~ga ese companero para ayudarlo y sugerirle que quizás
~teclub. . a~gmen más famtltarizado con el problema puede ser una elección mejor,por
Antesdepre.guntarleal niño qué decisión tomó en cuanto al cammo que eJemplo, los padres. Entonces, normalmente, el niño pide la ayuda de 1
deseaseguir,elterapeurapuedeayuEiarlo señaJándolequesidecideoponerse padres. os
ala~incaca"tendrápordelante un ·•gran_trabajo''. Y que alcanzare! éxito Una vez que el niño incita a los padres a convertirse en sus aliados se
no sera cosa fácil: ''En esta batalla la ruin caca también obtendrá algunas les puede preguntar a éstos si aceptan la incitación a luchar contra la "~in
victorias"; •'La ruin caca devolverá los golpes y será necesario ten.er mucho caca" para obt·ener una victoria definitiva.
coraje y gran determinación". Pued~ preguntársele luego al_ niño si está
preparado para darle una lección as u enemi,ga y si s,e sjente suficientemente Una ayuda suplementaria
maduro para tomar esa decisión.
Sotprendentemente, después de .haber tratado muchos de estos casos, 1 El poder esclavizante de los síntomas y la naturaleza difícil de la lucha
no encontré nunca, todavía, álgún niño que sostuviera que no estaba que todos tienen por delante, es un aspecto que debe ser nuevamente
sufieientemente-m_aduro o suficientemente preparado para derrotar a la ruin mencionado. Se les advierte al niño y a los padres que quizás para librar esta
caca:Mi~estaaestas bravatas es pedirle inf~rmación sobre la cantidad batalla necesiten una ayuda supl.ementaria. Luego, pueden evaluarse todas
de ~~c.reeqoe posee para afrontar este problema. Los niños pueden las ideas referentes a esa ayuda.
~~ehderelalcancede:esa fuerza dándome detalles de alguna Con frecuencia suelo dar ejemplos del tipo de apoyo que otros ninos
baiidlaqli~tealizado y que les haya exigido detenninación y perseve- pidieron. Les cuento historias de cómo algunos descubrieron que tenfan
rancia. p4)r ejep¡plo, trepar a los árboles o hacer largos recorridos en tigres dentro de sí y le pregunto al niño o la niña si ha sentido manifestaciones
bieic_. de poseer su propio tigre interior. U na vez que obtengo esta información
suelo sugerir que el niño puede llegar a necesitar la ayuda de por lo menos
dos tigres para combatir contra la "nti n caca". Entonces le pregunto de dónde
cree que podría conseguir otro tigre y lo ayudo a elaborar una fantasía
relacionada con la "captura del tigre". Esta fantasía puede incluir paseos a
ailiii\íltiicia.iktniño ha estado dominada durante mucho tiempo por
lajungla africana, plaruficación de la caza y la eaptura, así como detalles del
.aJi;eqiarl~i>. para poder derrotarlo con éxito n"ecesita conseguir
traslado del tigre a Australia. Los niños mayores pueden preferir la ayuda de
íf.llillJñ¡ente, el niño acepta la necesidad de tales refJierzos
Superman o de la Mujer Maravilla.
~C!ílltl'da que ''esa ruin esta acostumbrada a ser el jefe1 es
~-ilVélos golpes y tratará de atraparte en el momento en que
gl~ftJitllid<li"'. El niño eompr.ende que, puesto que los síntomas
El manejo del cuarto de baño
~·,~.uiJnu~u- dominando la situación, necesitará ayuda para
~~fQQJI, :ftrull. Esos refuerzos }(}ayudarán a mantenerse frrme y a
Los detalles prácticos
M~Wdefensiva.
coandose1e'pregunta al niño qué refuerzos 1~ vendrían Antes de comenzar con este programa es necesario sorne re~ al ni!lo o la
desearíaquesus padres lo ayudaran. niña a un examen físico pediátrico para descartar una causa ti~lológica del
~~~mencionana un compañero de la escuela como problema. Si el niño se ensucia como resultado de una sobrecarga d~ heces
preguntar si ese compañero es un contenidas, es necesario que .las evacue antes de c~men~ el ~~~en~.
!!4.Jii11a~lie!itmlllde la defecación.¿Qué conocimientos El primer punto que debe tratarse es el ?e la dtsposiCI~ e dwrunación
.:P.1~~1laldesueompañero.enestascuestiones? del cuarto de baño. Algunos nii'íos temen tr al excusado s1éste está mal

l93
. . . · . lleoar :1 él tienen que recorrer un pasillo oscuro. Es mejor S~ les dará a los padres instrucciones claras sobre cómo responder a
Jlum,na~~ ~~· p:Ct niño se siente seguro al sentarse en el inodoro y a v~es cualqu•er logro que obtenga el niño o la niña, con comentarios como los
a egurru s . d'qsponer un banquito baj o para que el niño pueda apoyar alli los siguientes: "Ganaste··: .. Estás derrotando a la ruin caca" o 'T e estás
es necesano • . . d ·zar convirtiendo en el jefe... La faltade éxitodel niño nodebeprovocaransiedad
pies. Puede pedírseles al padre meJOr dtspuesto que se ocupe e orgam
y se instruirá a los padres para qut: en ese caso respondan con comentarios
e ta cuestión. . al . - d al mente
Se les pide a los padres que le permttan nmo_ eco_rar.te~por . tales como: "Quizás necesites un tigre más poderoso" o ·'Quizás necesites
- a su gusto Esta decoración puede mclutr dibUJOSde ugres, dos cabinas de teléfonos' 09 •
el cuano de ban0 · · ·n b'
e cenas de la jungla, posters de Supcrman o de In MuJer Marav¡ a, e~ mas
· r no etc en general fi o uras que estánrelacionadas con la fantastaque
de te1e1o • ·• o · H 1
el niño haya elaborado de la posible ayuda suplementan a. asta entonces e Rutina de accidentes y situaciones de urgencia
cuano de baño había sido un lugar de derrota y desesperanza tanto p~~ el
niño como para tos padres. La decoración creará una atmósfera más pos1~~a
Mapa d e las situaciones de urgencia y accidentes
y alentadora. Se le puede pedir al padre ~ás desalentado que ayude al m no
a planear y organizar esta nueva decorac1óo.
El terapeutaexplica quees imponante organizar una rutina de acciden-
El reflejo gastroilíaco tes y situaciones de urgencia. Se les pide a los miembros de la familia que
tracen un mapa de la casa y el jardín en una gran hoja de papel. El mapa. en
A medida que se integra el uso del reflejo gastroilíaco a este p~grama, escala, debe tratar de respetar minuciosamente las proporciones y la d!stri-
es imponante que los miembros de la familia comprendan cómo func1onaeste bución de la casa. Luego se les pide que sitúen en el mapa los cinco lugares
re0ejo7• Este renejo se presenta después de la ingestión de comidas o bebidas preferidos que tiene la "ruin caca" para hacer su "cobarde proeza... Es
y se traduce en el deseo de defecar. El reflejo se presenta con mayor intensidad necesario que haya una variedad de sitios; el terapeuta puede sugerir que
después de 20 ó 30 minutos de haber comido, ocurre más frecuentemente algunos se coloquen en el jardín.
durante la primera hora después de levantarse por las mañanas y, aparente- Luego el terapeuta ayuda a los miembros de la famil ia a determinar las
mente, la ingestión de bebidas calientes ayuda a provocarlo. La utilización rutas más rápidas desde esos lugares favoritos hasta el cuan o de baño. Si el
de este reflejo le brinda al niño condiciones favorables para que logre mapa se ha realizado con las proporciones correspondientes, el terapeuta
controlar la acción de sus intestinos. puedeutilizarunaregla para medirycomparar lasdistanciasde lasdiferente
Se le pide al padre menos desesperanzado que sea el supervisor de esta rutas. Se analizan entonces los obstáculos, los rodeos y los posibles incon-
tarea y se le dan instrucciones precisas. Exactamente veinte minutos después venientes fortuitos que puede presentar cada una y se elaboran planes de
de una comida diaria (preferentemente el desayuno), ni un minuto antes ni un contingencia para sonearlos. La ruta más rápida quizás incluya el paso a
minuto después, el padreo la madre elegido debe acompañar al niño al cuarto través de una ventana; en ese caso deberá conseguírsele al niño una pequeña
de baño. El niño deberá entonces sentarse en el inodoro durante una cantidad
escalera.
de tiempo determinada que variará según la edad. El tiempo aproximado
oscila entre los treinta segundos y los cinco minutos y no debe convertirse en Práctica de velocidad y pruebas de tiempo
una pesada prueba para el niño. La medición del tiempo es esencial pues le
suministra al niño un marco indispensable para realizar su tarea•.
El terapeuta instruye luego a los miembros de la familia para que
El padre que supervisa debe insistir en que el niño abandone el cuarto
organicen en casa prácticas de velocidad y pruebas de tiempo. El padre má
de bilño cuando pase el liempo previamente establecido, aunque el niño podrá
volver inmediatamente si lo desea. Es importante que en ningún momento desalentado queda liberado de supervisar directamente e a pruebas. El
esta tarea adquiera un carácter punitivo. Quizás sea necesario programar terapeuta puede alentarloexplicándole que la fatiga que sient~~ el res~ltado
n~ev~ente los horarios de comidas del niño para que se adapten al tiempo de haber estado demasiado tiempo en "el frente de combate y que c1crta"
d1spomble del padre encargado de la supervisión. ideas erradas que se le dieron sobre las cau-.a del problema intensificaron esa

195
19-l
~ · Esas 'deas NIUivocadas incluyen el concepto de que los niños que se realicen ~n c~sa. Primero, d~ una vuelta a pie acompañado por el nifio
aattga. 1 ..., 1 b . d lo
únicamente tienea problemas cuando las madres no se. es nn an al rededor del ed1 ficto del consultono y le señala los diferentes obstác 1
·- d' u osque
suficiente 0 se brindan a ellos inadecuadamente. Tambtén se 1~ puede e 1nmoten
. raquetenerencuentaafindedarlavueltacornen · doasumáxtma ·
....A- más desalentado cómo cree que podría tener éxtto en la velocidad. . Antes de que
. el chico salga nuevamente a ha · ·
cer su pn mer mtento
preguntar al ..,_.... al · difi 1
búsquedadeldesc:ansotannece.~o:cómopodrlasuperarcu qmer cu - de ve!oc1dad, leexphcoque esa prueha me pennitiráevaluarquétipodelucha
tad que interfiera con ese descanso. . . . habra
·-
deá entablar para darle una buena lección a la "ruin caca" . e uan doe1
Se le solicita luego al padre más entusiasta que parttc~pe del tr~tamte.nto mno est . en su marca djspuesto a partir, suelo dec1"rle·. "Dé'Jame ver SI· corres
supervisando las pmcticas de velocidad y las pruebas de tiempo. St ~o eXIste más ráp_Ido q~e ella". El niño o la niña siempre logran hacer un buen tiempo
un padle menos desalentado, como en el caso de las madres que cnan solas en el p_nmer mtento. Antes de comenzar la segunda prueba, después de un
a sus hijos. puede pedirse la ayuda de algún otro adulto. El padre .menos pequeno de~canso, le digo al niño o la niña que probablemente mejore su
desalentado recibe instrucciones para tomar tres veces consecuuvas el ~a~ca antenor pues y.a está familiarizado/a con el recorrido. y le aconsejo:
tiempoquenecesitaelniñoparaUegardesdecadaunodeloslugaresfavori.t~s Pnmero lanza a tus tigres en primera velocidad y Juego de pronto suelta Jos
de la "ruin caca•• al cuarto de bafto. El supervisor puede ayudar al runo frenos, así podrás salir disparado". Cuando el niño suelta los frenos, sale
aconsejándolo sobre las rutas que conviene tomar y haciéndole s~gerencias corriendo a toda velocidad. Sorprendido por la velocidad alcanzada en este
que le pennitan mejorar el tiempo. Si lo desea, el padre supervtsor puede segundo y más vigoroso intento, generalmente comento: ''Esta vez fuiste más
correr junto con el oiflo. Los tiempos obtenidos deben ordenarse en orden rápido que un cohete. Ja, seguramente esa ruin caca tendrá que luchar como
crecienteyenvianeporcorreoinmediatamentealconsultoriodel terapeuta. nunca por su vida".
Uno de los beneficios de darle una buena lección a la "ruin caca•• es que el
nülo puede convertirle en el mejor corredor de su clase. En cas.o de accidente o situación de urgencia
B1 a& deaaleata4odelos dos padres puede participar del tratamiento
organizando un Qbum de fotografías de las prácticas de velocidad. Si lo En caso de que se produzca un accidente, el padre a cargo del
desea puedeocupane delatareade tomar fotografías del niño mientras este entrenamiento puede alentar al niño ayudándolo a limpiar todo. Sin embargo,
corre tndaDdo de ICCidll' el tiempo. Luego el niño elegirá entre todas las es necesario evitar cualquier disputa sobre el asunto, pues la mayor parte de
fotograflas~lasquemúmlejenel sentido de la velocidad. Esta tarea estos accidentes suelen ocurrir en presencia del más desalentado de los
ayudart tambiá de los padres a dejar esa posición padres. Si el niño no acata la invitación a limpiar, la cuestión puede ser
pesmailsta~a¡pectod"Pát!ti'-IL IBa lasi¡gui1ente sesión familiar, el terapeuta resuelta por el menos desalentado de los padres o dejada en suspenso para la
revialia:(ob,.a. . . .NIIWiil_.iincleidentificaraquellasen lasque el niño próxima sesión terapéutica.
~i.iiflll.iWili(ueUasen las que el niño o la niña tiene un Después de la limpieza, el niño tiene la tarea de darle una buena lección
811110CtD'W!k:Uirklio;l)fflllií!lliai~rq&dlaiS en que el tigre interior parece dominar a su adversaria, es decir correr tres veces desde el lugar del accidente hasta
l)íf]-le pedirles permiso tanto al niño como a los el cuarto de baño10. También en estos casos hay que tomar la velocidad de
•••Ai.a.fotograftas a otros niños que deban seguir el cada recorrido y anotarla en orden creciente. Luego se alienta al niño paraque
le haga probar a su adversaria su propia medicina, ~s de~i~ que trat~ de
mejorar su velocidad desde cada uno de Jos cuatr~ o cmco SitiOS p~fendos
de la "ruin caca" hasta el cuarto de baño. Será sufi<.:tente con que el ruño h~
una sola prueba de velocidad desde cada uno de esos otros lugares. !amb~én
es recomendable que inmediatamente después del accidente, se envte alrui\o
a buscar una cabina de teléfonos o al jardín a buscar el tig~ que se lee~~>?,·
Entonces, se le pide que diga en voz alta: "Ya verás la próx1ma v~z. ~aldi!a •
!J:1--~~.ieSfAlblc:ce, por lo menos, dos
una vez que esté dentro de la cabina o que hayarecapturadoa s~ b~ mt~.or.
~~-~~~-~**velocidad y las pruebas Aunque esto parezca bastante injusto. debe recordarse que la 'nun caca se
197
e curre de un modo rrHicioncro y no repara demasiado en las reglasdeljuego con _celeridad pa.raliza a todas las personas implicadas, les hace más difícil
limpio. r~laJarse y contnbuye a aumemar la sensación de fracaso. La idea de que el
Al principio, se le asigna generalmente al padre ~enos desalentado la tlem~o que lleve s~perar el problema no es esencial puede reforzarse
re ponsabilidad de supervisar estas respuestas a un acctdente. No obstante, mediante
. . comentanos .tales . como·· "Cuanto
• más s·1gn1"fi1cauva
· sea esta
si el má desalenrado de los padres se muestra entusiasta ante la idea de VJct~na, menos probabthdades habrá en el futuro de que la familia se vea
experimenrarcon esta tarea, el terapeuta puede alentarlo a realizarla. A veces dommada por ?tros_ p:oblemas". A medida que disminuye la ansiedad por
Jo accidentes ocurren en el camino de regreso a casa desde la escuela; en ese obtene~ un éxtto rap1do, los padres y el niño comienzan a recuperar la
caso también pueden urilizarse esos lugares como puntos de partida para que autoesttma.
el niño haga su prueba de velocidad en bicicleta. Si el recorrido es peligroso . ~uego 1~ pregunto al niño cuándo supone que podrá obtener su primera
se puede hacer la misma experiencia en un parque. En cuanto a la participa- v~ctona. Aqut el terapeuta puede participar incluyendo sus propias predic-
ción de los maestros, el terapeuta puede optar, o bien por ignorar todo CIO~e.s dentro de las p~eguntas: "¿Cuándo crees que podrás darle un golpe
accidente que ocurra en el colegio e informar a los maestros los objetivos y d~tstvo a tu adversana?" "¿Crees que pasarán cinco años, cinco meses 0
detalles del programa, o bien trabajaren combinación con los maestros para c~nco semanas?"; "¿Conoces algún modo de acelerar tu primera victoria y,
que ellos establezcan un programa similar en la escuela. Silo conoces, crees que sería sensato actuar según esas ideas?" "¿Cómo crees
Una vez presentado el programa, el terapeuta debe supervisar regular- que te sentirás después de tu primera victoria y cómo esperas que reaccionen
mente los progresos alcanzados. Por lo general, les pido a los padres que me tus padres?"
llamen por teléfono cada dos o tres días durante ]as dos primeras semanas en
determinados horarios y que me envíen semanalmente por correo las listas
con los resultados de las pruebas de velocidad. Más adelante, le pido al niño El terapeuta responde a la victoria
que me telefonee después de haber obtenido una o más victorias contra su
adversaria. Se pide a los padres que lleven un recuento de las victorias del niño y
de las victorias de la casa. Y se les explica que esta es una forma de
"reconocimiento" necesaria cuando se establece que se está entablando una
No tanto, demasiado pronto batalla contra el problema. En la sesión siguiente, el terapeuta revisa esas
anotaciones y en el caso de que el niño vaya ganando, tiene la oportunidad
La "ruin caca" no es famosa por su capacidad de jugar limpio y de poner el acento en la importancia de ese éxito.
generalmente contraataca utilizando artimañas. Es importante advertir al Habitualmente, la celeridad y las dimensiones del éxito obtenido por el
niño o la niña que triunfar sobre ella no será fácil y que las cosas pueden niño o la niña sorprenden y confunden al terapeuta. En tales ocasiones éste
empeorar aun después de haber mejorado algo. El terapeuta puede comen- puede pedirle al niño que le ayude a comprender más acabadamente cómo
tarle al niño que eso es una buena señal, pues indica que su adversaria sabe pudo alcanzar ese éxito. Normalmente suelo felicitar también a todo_s los
que está siendo combatida y probablemente signifique que está utilizando miembros de la familia por haber logrado dominar a la ante desobedienre
toda _la fuerza que le queda en los últimos cartuchos, pues aún pretende seguir adversaria. El terapeuta también puede preguntarles a los miembros de la
dorrunando. familia cómo fue posible que el problema no conrinuara reinando en su hogar
. ~ste aspecto también debe ser comprendido por los miembros de la y si alguien cometió alguna equivocación.
~~~ha a fm de que ante tales circunstancias no se debilite el entusiasmo
tmc~al. P?r ell_o es co_nveniente decirles a los miembros de la familia que la
post~le vtctona del mño será aun más significativa cuanto más contraataque Predecir las recaídas
1~ ~m c~ca. Cuanto "mayor sea el obstáculo que ella le ponga", más
s•gntfi~attvo será el log~o del niño al superarlo. Esta explicación disminuye Es importante que el terapeuta pronostique las posibles recaídas. Esro
la anstedad que expenmentan los miembros de la familia respecto del permite situar tales recaídas dentro de un contexto que provoca respuesta
problema. Generalmente, ejercer presión para que el problema se resuelva específicas de los miembros de la familia. rcspuesra que vuei\'Cil a colocar
198 199
i1J1111itilim~ del conb'OI familiar. Esto es particularmente importante de la encopt:esís. En mi experiencia, rara vez este programa faD6
a1i;t1illiilliellnlqll~eUas familias que ya hicieton varios intentos asistidos para resolución de los síntomas. Además de trazar un m~a de la terapia
illj¡•íafild )l'ftlble• -sin tener éxito. Predecir las recaídas contrarresta la adecu~~a para tratarla ~nco¡Jresis infantil, en este análisis traféde transmitii'
_,.iacia de "volver a foja cero"; y, además, si se p(es~ntan las recaídas el espmtu que caractenza este tipo de trabajo.
CCIItiOpftlebude ladisposición que tienen todos para contmuar luch_ando, se Algun?s as~ectos de este enfoque pueden aplicarse también a otros
loíla ~los miembros deJa familia retomen el programa presento en la prob~emas mfannles (White, M., Fears and fears' fierce friends. alín no
publicado).
wapia ype.rsistan en éL . .
S terápellta puede hacerle al niño algunos comentanos que ayudarán
a¡aeparare~caminoparaconsiderar las reGaídas dentro de este contexto. Por
ejemplo. puede decirle: "Esa enemiga tuya tiene su carácter y no va a aceptar Notas
tan ben"'olamentequeteconviettasen su jefe así como así; aunque después
creo que se sentirá bastante contenta con el arreglo.., o "quizás te hayas dado . _l. ~on frecue_ncia he pensa~o ~ue los s~stemas de Clasificación de los diagnósticos
psJquJátnc~s debenan te~er un eJe mdepend1ente dedicado a los pseudoproblemas.
cuenta de que' tu adversaria vuelve a repnir sus fuerzas y te ataca de vez en 2. J?•cha muestra mcluye_ ~ipos de encopresis continua y discontinua (Antbooy,
cuandQ para medir tu fuerza". 1957), as1 como casos de retenc10n de las heces (la defecación excesiva después de una
~respecto de las;recafdas puede reforzarse haciendo comen- persistente constipación). ·
3. Bateson ( 1972) al analizar la desordenada situación en que se encuentran las
r'iíillíinrileiiifibii'lo: •'Cualquier accidente futuro te brindará una buena personas como consecuencia del pensamiento voluntarisra, dice que el paciente "no
t oiiJOI• llllli;ibcidh·tl1S fuerzas colecando la caca en su lugar", o "si le das conoce lo bastante qué ha provocado esa situación desordenada y siente que lo gue le pasa
5Lób1tmdrául beneficio de redescubrir tus fuerz.as". es de algún modo injusto. Aun no se siente parte del sistema en el cual existe ese desorden,
entonces censura al resto del sistema o se censura a sí mismo" (pág. 436}.
4. Esta clasificación depende por completo de las consecuencias. Recientemente
sufrí una caída por la cual debía ser hospitalizado y operado. Bajaba yo una colina en 11M
bicicleta de niño mientras participaba de una fiesta de cumpleaños de una amiga de mi
hija cuando, por alguna razón, la bicicl.eta desvió su curso fuera de mi conlrol. Traté de
corregir la trayectoria, pero mi oscilación pareció contribuir a desestabilizar la bicicleta
~omendado es mantener una sesión larga o dos y sucedió lo inevitable. No sé cómo comenzó todo, pero cre<o que este accidente peclrfa
familia dentro de un breve .intervalo destinado a clasificarse como la consecuencia de un círculo vicioso [El autor juega aquí con el doble
sentido de la palabra cycle, ''círculo" y "bicicleta''. T.).
~ma. De$pués de ese contacto inicial, durante algunas 5. Es particularmente importante en este caso dirigirse al más debilitado de los
~~1!ilil~le!rier con el niño o la niña y sus padres contactos padres que seguramente es quien ha cargado con la mayor responsabilidad de la crianza
prc>gr,am:adc.s. Dos semanas d~spués de la primera del niño. Generalmente, es la madre.
6. Sobre uo análisis de este concepto véase Watzlawick y otros. 1974.
segunda reunión con la familia. Después de seis 7. Sobre una discusión del reflejo gaslroilíaco y su aplicación en el traltamlieato~~¡.¡
comenzado el programa se estipula una sesión de la encopresis, véase Young ( 1973).. .. . . •
11C=~dt la familia se encuentran con alguna dificultad 8. Deben utilizarse exactos dispositiVOS para medu eluempo.
1 ofrecerles una s~ión adicional. 9. Siempre creí que Clark Kent se olvídaba de ~ue era Supernilln hasta: que se - -...a
en una cabina telefónica. Sólo allí volvía a descubnr sus fuerzas secretas.
1O. Esto puede demorarse has_ta que el padre menos desalentado esté diSJpOIIII*i~~
para participar.

Referencias bibliográficas-
Anthony, E.J. 1957, "An experimental approach to the psycbopathology of cbilldlltl!ll
encopresis.. British 101tnal Qj Medica/ Psycholog_y. 30. -~s. 146-,'lSI7tiSit.últiollll~
A:z.rin. M.H. y Foxx. R.l\•1. 1971. "A rapid method of t~let trali!Jgn the u
retarded''. Joumal of Applied Behariour Anal,ws. 4, págs. 89-99.
Bxlcr. P 1979. Ba11( [hifJ P~.H.Juoi'J · 3rJ. t"d. Grun B r~~~• A:a.. Chauc~r Press.
H ar~ron. G. 1972. Stt¡J' roan t.-u,lngy o{ Ml11d. Nuc v3 York. Ballanllnc Book$.
O.t' r~.J.. \1itd ell. W.S. ~ ¡\ 1.\rb . F. 1976. ''A beha"iour.;•l progr:~mm~ (or themod i f~<:zui on
12
o( ctl<'Opl<SIS." Chtfd '""'· H.aftfl Dnd o.-.•efnpmmt. 2 . pJis,<. 273-282. Asesorar al asesor


fhher. S .M 1 97~... Encopresis'"- e n Noshpitz, J .O . (comp.).. 8 osi c HuNlboo{( (}/ Chilá
Pr.•tluutl')': Vo.Jumt.n n•'l? - D (Jt11r/Nmu.s fn d~1:tdopmenr. Nueva Yor~ Basic La documentación del conocimiento altemativo*
¡\f: ruyll:ma• ..\-l 1963. -rhe secolld cibernetics: Devituion-.amplifyiog mu.tual caus:advc-
PI'(k"X"""»~S:··. A.m~r/("tm Sl.:itmist. 51. p:f~s. J 6;t... J79.
W:urlnwiek', P.. Wealdnnd. J. y Fi!ioc:h. R. 197.S, Clutngt: Pri,~cip!es ajprobltllt/OnRaJÜm David Eps1o11
und probltm rtsolmüm. NliC\'tl Yorl:. \V.\V. N onon.
W~nde.r. P.H. 1968. ··vidou~ tmd virruous ch·cJes: lhe role of dc viation a mpli fyin¡ Michael White
feedbock in che origín and per¡><luocion o( bth3viour''. P~y:h/atry. J J, págs. 31)9..
324. E n el presente c•pfwlo de$Cribimos un¡ prlictia te~utica que a.lie:nl;~ a lu
Whice, M. 1984. "f<ars Bnd fcan· fitrot fríends" (no publícado). pcrso~as 3 docu~ent~r los ton~mientos que los llevaron a solucionar .su problem.u y el
Youn,g. G.C. 1973. "'TM!rearmeneof chll<lhood enco,.,sis by condiliontd gascro.ilcol con oct'!'lenro altemat1vo de s.us \'Idas y de Su$ relaciones que· resurgió 0 ~ gencró durante
relk• Tmininf'. BeliOI'Ío•r &se,r<h and nrlrflp)'. 11. p:!SJ'. 499-~()"). 1~ rerapro. De ese modo lllle>cono<imienros q~ella_ru drsposición de lapersocuqlll! podl\1
'o~ver a desplegarlos cuando l<>cons•derc ~atu) ya djspo.liición de OlmS personas que
qu1er an consultarios.
La ..a,Htlog(a del rito de pasaje·· suminima un buen m:~.rco p3tD: desarrollar este
!rabajo. Pues contribuye a"conotpeualizarlo y orgo.oiz.arlo. Par.:a elln tli necesario bosque-
JDr u n prOtocolo en c1 cual se es.tabluca quetl pm:icmeaetú:tcomo un asesor de si mismo
y d-e los: demás. Ademjs presentamos aquf una ~ dé p rcgunlas qae ..t}odan u l.as
personas a elaboror una arquee>logfa de &u concximiento alcemarh·o.

El rito de pasaje

Consideramos que el tipo de rito mencionado por van Genncp como


"rito de pasaje" es una metáfora que tiene mucho que ofrecer al proceso
tera~utico. Van Gennep sostiene que el rito de pasaje es un fenómeno
universal destinado a faciliur las IT31Isiciones de la vida social, de un starus
y/o una identidad a otro. Y propone un modelo del proceso de este rito que
consiste en las etapas de separación, liminalidad y reincorporación. En las
cult uras tradicionales, la iniciación de cada una de estas ecap3S se señala
mediante una ceremonia.
En la etapa de la separación, las personas se apanan desu rol o su scacus
familiar ydé su posición en e 1mcdioenque viven yentranen un mundosooial
no familiar, en el cual la mayor parte de los modos de manejarse <n la vida
que anres sedab.1n por sentados quedan suspendidos: un espacio liminal. Este

•ata es una ver1ión re-visada ck' un:. prestruación hcdt:t.' por lo.~ :.uum:s duruntt tl
Congreso de Ter<~pia Fnmibur Au$1.r"Jii~J:u rr<tliz:tdo en Mclbourne ('1J J9S5. At"'nM
notas rclacion;~das<:on csw prcs.cntacidn rumn public!ldu udgtn:alme-mt ~n 1-:t" ~r.t$ dd
'ongreso (WhilO y cp51Nl. ~ ~~),
Puhllcodo en e l DHA.·rclt e,,,,., Nn~·sltll(fr. n• 4. J9'>U.
02
espacio ti minal, que constituye la segunda etapa de un rito ele pasaje s:e sitúa Creemos que los terapeutas pueden medir meior has+- q é
'bl . . •<G u punte.
en el medio de mundos conocidos y se caracteri~a por las experiencias de
J
pOSI e partiCipar en la etapa liminal, cuanto menos s
desorganización y confusión. por un espíritu de exploración y por una 'd dd · · e preocupen por la
cant1
" a . e tiempo
., msumido y cuanto más sesum · en una sensae~ón
· erJan · de
profundasensaci6ndc posibilidad. La tercera etapa. la de la reincorporación comun~dad con la~ personas que se les acercan en busca de a uda
concluye con el rito de pasaje y ayuda a las personas a resituarse en el orden terapéutica. Este senttdo de comunidad fue muy b' d y
(1967): ten expresa o porTumer
social de su mundo familiar, pero en una poSición diferente. La característica
de esta nueva posición es que aparece acompañada de nuevos role:;, nuevas
responsabilidades y nuevas libertades. Tradicionalmente, la llegada a este Este grupo liminal es una comunidad, o una comunidad de camaradas
punto se proclama mediante declaraciones que afii1Jlan que la persona logró
~s~~~t~ra .de posiciones dispuestas jerárquicamente. Esta camaradería J:~~e;:
t~O)~sunc10nes de rango, edad, parentesco y. en cienos cultos. hasta de sexo (pág.
pasar con ~ítos por la transición y el reconocimrey¡to comunal legitima esa
nueva posición.
La etapa final, la .de reincorporación lleva a la finalización de la terapia.
El rito de pasaje y la ~erapia En ella queda autenticado el conocimiento alternativo que resucita 0 se
g~nera dur~n.t~ la terapia. A través de esta etapa de teincorporación, las
Hemos observado que esta metáfora del rito de pasaje brinda un mapa nuevas postbihdades pueden hacerse realidad.
dtil ,.aplos terapeutas se orienten en el proceso de la terapia. Y además
ayuda a aquellas personas que-buscan la ayuda terapéutica a transitar de una
situaci6n problemática a una sin problemas (Epston, 1985.• 1987). La metáfora de la "terminación como pérdida"
Basándonos en una interpretación personal de.esta metáfora, hemos
estructurado una terapia que alienta a las personas a encarar el pasaje de Creemos que en el proceso transfQrmador llamado terapia, lo que
novicios a veteranos. de pacientes a asesores. Antes que establecer una mencionamos como la etapa de reincorporación es et aspecto que se ha
dependenciadel"CQQOcimientoexpertodel tera~uta'', esta terapia capacita
definido menos satisfactoriamente. Suponemos quees.to tiene que ver con el
a las personas a alcanzar un punto desde el cual pueden recurrir a cierto
coaoclmientoalteraativoy"especial" que resucitó o fue generado durante la hecho de que la metáfora de la "terminación como pérdida" ha dominado ia
terapia. bibliografía dedicada a esta etapa de la terapia.
. El ~~puedeinvocarlaetapade "separaciOn" mediantediferentes El predominio de la metáfora de la terminación como pé"rdidá se ha
anterveuctonesrmchisq aquellas que alientan a la persona a apartarse de sus establecido como premisa de una.particular orientación terapéutica. Es una
extemaliia<:ión de tales problemas. (White, orientación que da más importancia al núcromundo terapéutico que a los
~·Bate
1989 . caert~.sconceptos familiaEes que demás 1 y que representa la etapa fmal de la te~pia como una fase dominada
por~~ylosdiscursos mtemalizantes domin8JlteS

::. .t:!-las
por la pérdida de ese micromundo y de sus relaciones centrales y supuesra-
que gufaD sas ~~~la experiencia de liminalidad. mente fundamentales, una fase dominadatambjén por la necesidad de lagrar
nqcvas po.sibilidades que p. ueden un ajuste para que el paciente pueda "seguir adelante solo'-'.
: Y o generarse el conotimiento alternativo. Ade- Consideramos que esta orientación terapéutica (que constrUye un
~~~' mundos de~ personas sesubj untivizan. Al escenario privado y completamente separado para las vidas de las personas)
~ ~1 rifp de pasaje, Tumer (1986) dice: se basa á su vez en ciertos conceptos y ciertas prácticas culturales.
A Tales premisas y prácticas incluyen la ideaindividualizante do~~te
de la personalidad que existe en la cultura occidental, el conceptoesenctahsta
del sí mismo, la idea de que la persona es la fuente de toda significación Ylas
prácticas modernas de la objetivación de las personas y de sus cuerpos. todos
conc_eptos comunes a las "disciplinas" (Foucault, 1973).
Gecrr.~: ( J976) tiene algo que decir respecto de esta especificidad Durante varios años estuvimos experimentando las distintas formas de
cullural de la concepción individualizante: superar este tipo de obstáculos. La respuesta que recibimos a tales intentos
nos convencieron de que:
'6 'd. tal de la persona como un universo cognitivo único, limitado. ~) la metá~ora del rito de pasaje es la más adecuada y que también es
La concepc1 n occl \:n . . · · ·• · d d t o de
. á ·co d. conciencia emoc16n JUICIO y acc1on orgamza o en r
aprop1ado cons1derar la etapa de reincorporación como la fase concluyente
un centro d 1n nu e · ' · 1 'd b t t eculiar
un todo distintivo es. aunque nos p:~rezca incorreg1b e~ un:~ 1 ea as an e p de la terapia.
dentro del concepto de las culturas del mundo (pág. 2-5).
b) no es conveniente poner el acento en la metáfora de la "terminación
como pérdida" en esa etapa de la terapia.
Aquellas terapias. basada en estas concepciones y prácticas culturales
Puesto que preferimos considerar la etapa final de la terapia como una
suelen llamarse "terapias de aislamiento''. reincorporación, tenemos motivos para celebrar junto con las personas que
decidieron buscar la ayuda terapéutica, en lugar de sentir conmiseración.
Además decidimos oponemos a la concepción de la terapia como un espacio
La metáfora de la " reincorporación" social exclusivo y esotérico y una fase individual, necesariamente limitada
por reglas de privacidad y exclusión.
Encontraste con las prácticas basadas en la metáfora de la terminación Hemos ayudado a las personas a explorar los diferentes caminos y los
como pérdida, la metáfora de la reincorporación, representaría la etapa final diferentes medios medjante los cuales es posible contradecir las práctica<;
de la terapia, una etapa que se centra en la re inserción de la persona en un basadas en esta concepción y oponerse a las limitaciones que impone esa
mundo social familiar y que promueve la incorporación de los demás a la privacidad. Además, participamos con las personas en la comunicación y
celebración y el reconocimiento de que la persona llegó a un destino o a un publicación de los conocimientos alternativos preferibles que resucitaron o
status mejorque el anterior. Podemos llamar a estas terapias basadas en tales se ganaron durante la terapia. Nos unimos a las personas en la tarea de
prácticas, "terapias de inclusión"2• identificar y reclutar un auditorio que asistiera a la aparición de tales
No obstante, a pesar de las posibilidades que implica la metáfora de conocimientos alternativos. Y trabajamos con ellas para lograr documentar
reincorporación, las prácticas terapéuticas basadas en ella han debido esos conocimientos en forma de discursos populares.
sortear algunos obstáculos. Por ejemplo, Kobak y Waters ( 1984) que Al revisar nuestro estudio de las prácticas de reincorporación. clasifi-
también estudiaron la metáfora del rito de pasaje, señalan las dificultades camos los diferentes enfoques considerados útiles por los pacientes. Todos
prácticas que presenta el intento de vincular el mk romundo de la terapia con ellos incluyen la identificación y el reclutamiento de u~ público capaz de
el mundo exterior: autenticare} cambio y legitimare\ conocirruento altematJVo. Tales enfoques
incluyen:
Sin embargo, en relación con su contrapane tribal más primitiva (sic) el terapeuta 1) la celebración, la entrega de prerruos y certificados a cargo de
familiar que trabaja con un públicamente reconocido rito de pasaje, se encuentra
personas significativas para el paciente, que incluyen a aquellas que no
en una relativa desventaja para lograr un cambio de segundo orden de largo alcance.
La desventaja más evidente es que el terapeuta familiar no cuenta con los lazos participaron de la terapia (White, 1986); .
comunitarios de la familia ni permanece en contacto con las normas de la 2) Jaimportanciade dar aconocerlas ''novedades", a fin decomuruca~
comunidad que fortalecen los cambios que se producen durante el rito de pasaje, a las personas significativas para el pacientequeéste ll~gó a un nuevo status.
una ve~ que los panicipantes regresan a su vida corriente... Esa panicipación de la 3) declaraciones personales y cartas de referenc1a Y .
comuntdad en el proceso de cambio ayuda a estabilizar los cambios de segundo 4) permitir que las personas se conviertan en aseso:e.s, en u_n s;:t~~~
formal, en lo referente a esos conocimientos que ~es perrrutJeron l~be
orden que se dan durante los ritos liminales. Al obrar sin conocer las normas de la
comunidad, el terapeuta familiar puede producir un cambio liminal que no se
sost~~drá en la fase de reincorporación 3. Una .,isión evolutiva de los problemas vidas y a los conocimientos alternativos Y prefenbles sobre sus vidas y sus
fam1hares puede ayudar al terapeuta. pero aún asf. el relativo aislamiento que sufre relaciones. . , L · re
éste r~specto de la comunidad de la familia continúa siendo un problema. Se han Ya tratamos los tres primeros aspectos mencwnad~s aqut en aer~
estu~1~do ~lguna~ soluciones potenciales a este dilema que consistiría en incorpo- Means ro Therapeutic Ends (White/Epston, Epston/White. 1989). En e.:e
rar 1~ . red fam1har o, de un modo menos amplio. activar el sistema de parentesco
~am1h~. De todos modos. la analogía del rito de pasaje sugiere que es necesario
capítulo nos limitaremos a analizar el cuarto y presen.t.aremos un protoco o
tnvesltgar más la cue5tión (pág. 99). sobre aquello que hemos llamado "asesorar al asesor .

206
Asesorar al asesot· . , _Si las personas se muestran preocupadas porque consideran que les será
dtfictl recordar los. detaUes relevantes · el terapeuta puedesummtstar
· · 1es de
Cuando se trata a los pacientes como asesores de sí mismos, de otros antemano un conJunto de preguntas orientadoras. Estas generalmente ayu-
pacientes y del terapeuta, ellos se sienten con mayor autoridad sobre sus dan a las personas a prepararse para la entrevista de "asesorar a su asesor".
propias vidas. sobre sus problemas y sobre la solución a tales problemas. Esa Después de c~nvenir la fecha y hora de la entrevista, el terapeuta expone
autoridad adquiere la forma de un conocimientoexpertoquese registra en un un prólogo que onentará más aún al paciente en su objetivo. Durante este
medio popular a fin de hacerlo accesible al propio asesor, al terapeuta y otros pról~~o, el terapeuta sugiere que habrá futuras audiciones y se refiere
potenciales pacientes. exphcttan:'ente a ellas. Luego les pide a las personas que relaten la transición
De este modo se logra rechazar la desigualdad que implican conceptos
tales como "el terapeuta es el que ayuda" y "el paciente recibe ayuda". Se que expenmentaron para pasar de la situación problemática a la situación de
equilibra asf el regalo que da la terapia con el regalo que da el asesor. Esta resolución y les hace preguntas que los alientan a identificar los sucesos
reciprocidad es de vital importancia para reducir el !;entimiento de estar en signific~tivos y los pasos que fueron dando en forma de secuencia temporal.
deuda y reemplazarlo por una sensación de intercambio justo. En The Gift, Alternativamente el terapeuta puede narrar su propia versión de la transición
Mauss ( 1954) señala elocuentemente las implicancias fortuitas inherentes a e incitar a las personas a comentarla, a elaborar algo nuevo partiendo de ella,
esta desigualdad: a hacerle modificaciones y a incorporar sus propias reflexiones a fin de dar
vida dramática al relato.
Aceptar sin devolver por lo menos algo equivalente o algo mayor es afrontar la Como ejemplo, en los siguientes párrafos presentamos una pequeña
subordinación, convenirse en un paciente y en un servidor... recibir algo es
peligroso. no solamente porque hacerlo es ilícito, sino tnmbit!n porque ese algo que mue-stra del tipo de preguntas que nos resultaron útiles para alentar a las
se recibe proviene moral, física y espiritualmente de alguien. personas a articular esos conocimientos. Los lectores notarán que estas
preguntas fueron elaboradas con una gramática de participación, antes que
Protocolo de pasividad y determinismo. Al responder a estas preguntas, las personas se
sienten en posición de agentes. Es decir, la sensación de poder desempeñar
La terapia concluye con una invitación a las personas a asistir a una un papel activo en la tarea de dar forma a la propia vida, la sensación de
reunión especial con el terapeuta, a fin de documentaren eUaJosconocimien- poseer la capacidad de influir en el desarrollo de la propia vida hasta el punto
tos que resucitaron o se generaron dentro de la terapia. Tales conocimientos de provocar resultados elegidos.
incluirán aquellosaltemativos y preferibles sobre sí mismo, sobre los demás Alentar a las personas a responder preguntas realizadas con una
Ysobre sus relaciones y aquellos conocimientos referentes a las soluciones gramática de participación -o como diría Douglas (1982), en la "voz
del problema que permitieron que las personas liberaran sus vidas. activa"- contrarresta efectivamente la tendencia a asignar únicamente a las
Se les dice a los pacientes que deben prestar especial atención a la acciopes del terapeuta importancia crítica eo la aparición de soluciones;
cuestión de cómo Llegaron a obtener tales conocimientos, y cómo hicieron que además es esencial para que el paciente construya el autoconocimiento. Para
··esos conocimient~s ~braran" a favor de ellos. Tambi6n se les comunica que citar a Harre (1983):
más adelante selos mcttará a que relatenhistóricamente la lucha que debieron
El autoconocimiento exige la identificación de un ''yo'' activ_o y conocedor que actúe
enta~larcon susprobl~mas y los descubrimientos que les permitieron liberar
dentro de las jerarquías de las razones. De ello se s1gue q~e. ~ste upo d:
o;us vtdas. Todo esto ~~e para poner el acento en esos conocimientos, para autoconocimiento constituye -o por lo menos da paso a la pos1b1hdad de- 1
hacer no~ar que son stgmficativos y que se garantizará que queden preserva- autobiografía (pág. 260).
dos med1ante la documentación.
~u~en utilizarse varios medios a fin de sustanciar y documentar tales Hemos agrupado las preguntas de acuerdo con varias categorías. La
Las ~ mayor parte de tales categorías ya fueron discutidas en_ otra parte (~r
conocuruentos.
· · personas
. pueden elegir entre varias formas d"11eren tes
que me1uyen 1ascmtasdevtdeo, lascintasdeaudio losrelato t b' gráfi ejemplo, White, 1988 a) y son una bu~na a~ud~ para orgam~r. este ~baJO.
. · f · J • S au O 10 tCOS,
1os d tartas ntJmos, a transcripción de entrevistas, etc. Tales categorías no deberían limitarla Jmagmación del Lectormmterfenrcon

:!09
la expres1·6n de SLIS pr·opia· experiencias.
' · Debido a consideraciones. de Preguntas referentes a la versión personal
. · 1·
espac10, a:. preount·
"' '1
s fu eron redactada~ en su forma más compleJa. No
ob wnte. pueden mod ificarse fácilmente de acuerdo con los antecedentes y Las preguntas referentes a la versión personal y única que las personas
la edad de los pacientes. tienen del proceso de curación las alienta a:
• desarrollar un relato de la naturaleza de los conocimientos conducen-
Preguntas orientadoras tes a una solución. que posee, ese know-how tan duramente obtenido e
• id~~tificar los ~asosquedieron para alcanzar esos conocimientos que
Estas preguntas preparan a las personas para la entrevista de ·•asesorar les penmberon soluctonar el problema, a medida que se fueron dando en el
al asesor" y los llevan a advertir la importancia de: . tiempo.
•comprender los pasos que dio la persona para alcanzar los conoci- Articular y mencionar tales conocimientos ayuda a que estos sobrevi-
mientos que la llevaron a la solución, para que pueda ver más claramente las van y sean accesibles; además, tener la experiencia de la evolución de un
bases que le permitirán en el futuro resolver otros problemas que se le desarrollo preferible de la propia vida, a través de la historia personal, es vital
presenten en la vida. , . . para adquirir un sentimiento positivo del futuro.
• establecer detalladamente qué recursos personales y que conoctmJen-
tos estuvieron en la base de las soluciones y permitieron que éstas se dieran. Muy bien, usted me ha hecho un resumen de lo que hizo. Sin embargo, ha
• hacer conocer estos descubrimientos y estos conocimientos a otras sido un relato bastante general, y yo quisiera que me dé algunos detalles específicos
personas que se encuentran en un aprieto semejante. ¿Está usted preparado para darme una descripción paso a paso de cómo llego a la
solución?
Al revisar las habilidades que le permitieron resolver los problemas, ¿de Entonces, ¿qué fue lo que produjo este gran logro? Cuéoteme cómo se
cuáles cree que dependerá usted más en el futuro? ¿Cree que le sería útil mantener preparó para lograrlo.¿Qué consejos se dio a sí mismo?¿Cuál considera usted que
vivo el conocimiento de tales habilidades? ¿Cómo se le ocurre que podría fue el primer paso? ¿Alguna otra persona advirtió esto? Y si lo hizo, ¿qué papel
mantenerlo vivo? desempeñó?
Supongamos que usted decide mantener vivo este know-how de cómo echar Ahora tengo cierta idea de lo que hizo usted a favor de sí mismo. Pero tengo
a un lado los problemas de su vida. Si en algún momento futuro usted necesitara mis dudas de que esto haya sido algo que sencillamente le cayó del cielo. ¿Sobre
"elegir una página de su propio libro'', ¿qué consejo le gustaría escribir en él? qué se basó el enfoque y cómo lo desarrolló usted?
Comprender los pasos que usted dio para resolver el problema es la mitad ¿Qué puede contarme usted de su historia personal que pueda ayudarme a
de la historia. Si usted pudiera comprender cómo hizo para que este enfoque comprender cómo se desarrollaron sus habilidades para resolver el problema?
funcionara a favor suyo, entendería la otra mitad. ¿Cuáles son las cualidades ¿Qué aspecto de su vida pasada podría haber contemplado yo que me
personales y de relación que resultaron esenciales para que usted lograra lo que permitiera imaginar que usted sería capaz de liberarse de su problema de la manera
logró? espectacular en que lo hizo•?
Imaginemos que yo mantuviera una entrevista con una persona o una fami lia
que experimentara un problema como el que tuvo usted. Por lo que usted sabe, ¿qué Preguntas referentes a la redescripdón personal
consejo cree que le daría yo a esa persona o a esa familia?
Supongamos que alguien considerara que usted es un veterano en este tipo Estas preguntas alientan a las personas a reflexionar sobre l~s conoci-
de problemas que logró liberar su vida de ese problema. Si esa persona quisiera
consultarlo y pedirle que lo asesore, ¿como podría usted ayudarla? mientos alternativos de sí mismos, de los demás y de sus relac1ones que
La ~ay~r parte_d~ lo que saben los terapeutas y que les resulta útil procede resucitaron o se generaron durante la terapia. Mediante estas preguntas se le
del aprendiZaJe que h1c1eron trabajando con personas que se les acercaron en busca llama la atención al paciente sobre las conclusiones a las que Uegó. sobre las
de ayuda. ¿Está_ ~ted preparado para apoyar los esfuerzos que yo haga para realizaciones hechas y sobre la capacidad y habilidad que tienen las pe~onas
pres~rvar conoc1m1enLos sobre cómo resolver problemas, para que éstos puedan v las relaciones y so bre cómo esa capacidad y esas habilidades se retleJaron
!>erv1rles a otras personas en el futuro? ~n el conocimiento conducenre a la solución que empleó para enfrenrar los
problemas.

210 211
De ntro d e 1o pos•'ble . estas preguntas tratande haceruna historiadeesos
paradete~inar q ué pasos de los que están dando son los más relevantes 0
1mportantes p~a ~lcanzar ese destino y determinar, también, cuales deberán
conocimiento!> alternativos. ser los pasos s1gu1entes más convenientes para llegar.
Cuando usted revisa mentalmente las entrevistas que ~antuvimos, ¿qué
a pectos le resultaron particularmente reveladores. sobre qutén es ust~ como Al saber lo que ya sabe ahora sobre sí mismo y su forma preferida de vivir
¿có~o cr~eque este nuevo cono~imiento afectará sus próximos pasos? ¿Cómo cr~
persona y sobre sus cualidades para mantener relaciOnes con.los demás. .
Durante el tiempo que hemos mantenido nuestras reumone.s, ¿qué le htzo que mflutrá en su forma de sentir el hecho de \'Crse a sí mismo dando estos nuevos
comprender más claramente quién es usted y cómo prefiere relactonarse con los pasos?¿ Y cómocreequeinfluirá todo esto en la imagenque usted tiene de sí mismo
como persona?
demás? ¿Qué sabe usted ahora sobre el tipo de vida que más se adapta a la clase de
¿Le molesta que especulemos sobre las nuevas posibilidades que traerán
persona que es usted y obre el que se adapta menos? . . consigo estas nuevas realizaciones?
Ana !icemos los pasos que usted dio para lograr un cambto tan notable, ¿qué Me he dado cuenta de que aquí tenemos una historia diferente. en alounos
cualidades personales y de relación supone que le permitieron ver todo más claro? sentidos, de la que usted tenía anteriormente o al menos de la que usted creÍa que
¿qué cualidades personales y qué habilidades para relacionarse con los demás tenía. ¿Le molestaría que le haga algunas preguntas sobre la clase de futuro que
fueron las que más lo ayudaron a dar esos pasos? esta nueva historia puede traer consigo? ¿Hasta qué punto este nuevo futuro será
Esos logros, ¿qué ilustran de su vida y de su capacidad de relacionarse que diferente del futuro que le habría deparado su pasado?
a usted le parezca importante saber? Quisiera que imagine que usted se ha adelantado en el camino de la vida, que
¿Qué diría usted de una persona que obtuvo los logros que usted obtuvo al ha llegado a cierto destino valioso y que desde allí mira hacia atrás y ve este
oponerse a la influencia que los problemas ejercían en su vida? presente. Teniendo a su favor el beneficio de poder ver desde el futuro. ¿cuáles
De pués de haber sido testigo de las acciones que usted mismo realizó, ¿qué parecen ser los pasos más significativos que está dando usted en este momento?
conclusiones saca de sí mismo y de sus relaciones con los demás (conclusiones a ¿Y hacia qué otros pasos subsiguientes lo están guiando?
tasque antes usted no podía llegar)?¿Qué sabe usted ahora de sf mismo que de otro Desde ese ventajoso punto de vista futuro, ¿qué nuevas direcciones parece
modo nunca hubiera sabido? posible tomar gracias a los descubrimientos recientes que usted hizo sobre sí
De todas aquellas personas que conocieron su pasado, ¿quién cree que tiene mismo? ¿Esas realizaciones y conclusiones le permiten intervenir en su futuro?
más probabilidades de llegar a las mismas conclusiones a las que llegó usted? ¿Qué ¿Y cómo?
podrían haber observado esas personas en usted cuando era más joven, que ya los
podría haber hecho suponer lo que usted lograría? Preguntas de circulación
¿Qué le dicen estos logros sobre la clase de persona que es usted que
considera importante saber? ¿Es usted la primera persona que supo esto o algunas Estas preguntas ayudan a las personas a identificar y reclutar un
personas supieron esto de usted en el pasado? ¿Si hubo otros que lo supieron, ¿qué público apropiado para hacerle conocer la aparición de. los conocimient~s
les dijo de usted ese descubrimiento? conducentes a la solución y de los co nocimientos altematJvos sobre la propta
vida y las relaciones personales. Ese auditorio desempeña un P.apel muy
Preguntas sobre las posibilidades personales significativo en el s entido de que autentica las nuevas declaraciOnes que
acompañan a tales conocimientos.
Estas preguntas alientan a las personas a especular sobre las muchas Este es el momento en el cual el terapeuta puede evaluar hasta qué P.unto
opciones y posibilidades que tiene una v ida futura reconocible. Además, e l paciente está preparado para hacer que esos conocimientos sean ~c~estbles
promueven un análisis sobre los nuevos destinos futuros posibles y sobre los a otras personas que puedan estar experimentando prob~emas smulares Y
pasos especfficos que deberían darse para alcanzarlos. En general, estas son puede determinar las condiciones en las que ese matenaJ puede hacerse
preguntas o~~n~adas ~acia el futuro, son preguntas profundamente marca- accesible a tales personas.
das por una onentactón al futuro que permite mirar el presente desde un
ángulo futuro"s. Ahora que usted alcanzó este punto de la Vtua.._,,
¿qut'é n más puede .aberlo"
d ·
. Las preguntas orientadas a un futuro (desde el cual pueda echarse una ¿Q ué diferencia cree que puede marcar este conocimiento en 1~ acfiuru qdue
m~rada al presente como ~asado.) le exigen a las personas imaginarse a sí esa persona tenga hacta.
usted.? ¿ euáJ supone
. que sería la meJOr orma e
mtsmas llegando a un destmo valioso de la vida y desde allí mirar el presente presentarle estas novedades?

212 213
¿Cree u~ted que puede resultar útil informarle a ~tras personas _e sta. a aquellas personas .cuyos documentoS se les presentaron, ahenta .
reali.tacioncs? Sí cree que sí. ¿cómo le parece que podna despertar meJor su . · a esos
partlCtpantes a aprectarde maneramáscompletay....,....•~·ta
interés? · Qué es Jo más importante que deberían saber?
(, d , d •
· ·ón pnvt
su postct ·-r-
· ·1eg..· ada. Esta es una posición en la cuall naturatezade
..
Puesto que es importante comunicarle a otras personas to o esto, ¿que_Po :'a convierten en confidentes de las vidas y las re•.....:- deos partJllctpantes se
darle a esas personas un!l razonable familiaridad con las nuevas reahzacto- . . -wnes aque as personas
nes y las nuevas conclusiones a las que usted llegó recientemente ? que estuvteran dispuestas a contribuir al desarrollo d 1 " • .
Supongo que hay una buena cantidad de perso.nas que tienen de usted una
terapéutico". Además, el hecho de registrar las respuestase , conoctmrenro
imagen como persona bastante atrasada. ¿Qué ideas tiene de lo que acabadamente a los participantes en la comprellSJ"ón de 1 com~me~ más
• • as expenenctas de
convendría hacer para ponerlos al día, para que e.llos tengan una visión más aque11 as. personas
. y dtsmmuye aquellas .....,pu•~• .... que son e1resultado de
...... ..-.....
actualizada de cómo es usted hoy? una postctón de desapego que con tanta frecuencia adopran uie -·
¿Le parece conveniente dejar que los demás sostengan la ilusión de que todo pan de los contextos de enseñanza. q nes parttci-
sigue siendo igual eRSOvida? Si piensa que no, ¿cómo podría combinar con . !n variablem~nte, 1~ personas se muestran entusiastas ante la idea de
esas personas para que ellas se le unan en una celebración destinada a festejar rectbrr 1~ retroalimentación de otras en relación con sus producciones
los logros alcanzados? terapéuticas.
. . A veces, .esta retroalimentación provoca eorrespondenetas ·
Si otras personas buscan ayuda terapéutica por las mismas razones por las
su bSI~UJentes Y'J>roductt vas entre los primeros pacientes y Jos otros que están
que lo hizo U$ted, ¿puedo compartir con ellas algunos de los importantes
exp~r~mentando problemas similares, o entre los primeros pacientes y los
descubrimientos que hi zo usted? Si me lo permite, ¿hasta qué punto puedo
partt~tpantes de talleres cuando estos pmticipantes dirigen sus comentarios
darlos a conocer y en qué circunstancias?
a algun caso concreto.

Posesión y empleo de los documentos Conclusión

Admitimos que las producciones terapéuticas son una coproducción, En este capítulo describimos un proceso que hemos dado en Uamar una
pero consideramos que las personas que se nos acercaron en busca de ayuda "arqueofogía de la terapia". En este proceso, los conocimientos que resuci-
terapéutica son los socios principales de la posesión de esta propiedad. Por tacon o se generaron en el contexto terapéutico, la historia de dichos
lo tanto, esas personas tiene el derecho de veto en lo referente a1 empleo de conocimientos y las condiciones que hicieron posible su producción aparecen
cualquiera de los documentos (incluso de las cintas de video) producidos subrayados. Las personas se transforman en creadoras de conocimientos y
durante las consultas. los creadores de conocimientosllegan a ser personas reconocibles. Además,
Les infonnamos a las personas que esos documentos, a los que en este proceso se autentican tanto la capacidad de crear conocimientoscomo
llamamos archivos, se consideran algo que el terapeuta toma en préstamo con la posibilidad de tener acceso a esos conocimientos.
propósitos específicos y por períodos de tiempo específicos y que el paciente Todo esto alienta a las personas a desplegar esos conooillÚentos de un
puede retractarse de ese préstamo en cualquier momento. A pesar de esto, modo más experto, aumenta su autoridad en las cuestiones que les interesan.
muchas personas prefieren entregarle el material al terapeuta para que él lo y disminuye la dependencia del "conocimiento experto del terapeuta".
utilice a su buen saber y entender. Estamos convencidos de que tales conocimientos personales del paciente
pueden ser más viables, duraderos y eficaces que el conocimiento experto
El terapeuta puede sugerirles a las personas que consulten periódica- "venido desde afuera" que, con frecuencia, le resta capacidad a1 paciente y
mente los.conocimientos expresados en sus propios documentos o pedirles en ciertas circunstancias" produce un efecto que deja atónüo al paciente.
que perrrutan que esos documentos sean vistos o escuchados con discreción
por otr~. personas que estén experimentando problemas semejantes o que
sea? utilizados ~~n propósitos de enseñanza, tomando el compromiso de Notas
regtstrar YpermttJrles consultar las respuestas de esas otras personas.
El ~hecho de registrar las respuestas de quienes participan en contextos l. Al oponernos a este modo de privilegi,.ar el micromundo 1erapéu1ico. no e~ra~s
deensenanza, con el objetivo explicito de suministrar una retroalimentación proponiendo que todos los aspec1os de la terapia se desarrollen en un terreno publico.

214 115
Creemos que las personas de berían tener acceso a un sitio privado en el ~at:~
\entirsc seguras y a salvo. y donde se respeten sus deseos de confidcocialidaél. $iil van Clennep, A. 1960, The Rile oj Passu e Ch. . .
White, M., 1986, ''Awards and their cont~b. . •cagoh Ch•cago Universily Press.
embargo. consideramos que es inapropiado colocar este mundo por encima de los~ mayo. Ut•on toe ange··. Du/wich Centre Newsleuu
pues creemos q ue todos los conocimientos que surjan de la terapia que sean CODoelniien·
White, M. J 988a, '1'he process of questioning: a thera . . .. .
tos preferidos por las personas. deben contar con un espacio disponible que les permita
Centre News/euer. invierno. (Reimpreso en Wh ' py ~f htcrary mern . Du/wich
ci rcul11r. Preferimos la interpretación que supone que las etapas finales de la aerapia son . Adelaide, Dulwich Centre Public:uions). ne. l. 1989: Selecred Pnpers:
nuevos comienzos. Whne, M. 1988b, "Saying hullo agai n: thc inc r . .
2. En Confession: Swdies in de1•ifmce in relig ion (1982), Tumer y Hepwonh resolution of grief'. Dulwich Cenrr~ N °
poraupo~ ol tht! lost relationsbip in the
ews1euer nmavera (R · .
d isting uen dos clases principales de ritos: los que incluyen a las perSonas dentro de grupos e
M · 19 89, Se/ec1ed Papers; Adelaide Dul v· h 'e ·. e.•mpresoen Whue.
ociales y los que las excluyen de esos grupos. White, M. 1989, '1'he externalizing of th~ ro~l~c en tre Puhhcauo~s.
3. En la traducción del texto de van Gennep preferimos el término "reincorpora- relationships''. Dulwich Cemre Ne"·ae~n \e%:~~~~~ re-~uthonng _or lives and
ción", al de "rcagregación". SelecJed Papers: Adelaida Dulwich Cent.r• p bl. ~1mp)re$oen Whue. l\1, 1989.
Wh' M • e u 1cauons.
4. Esto también puede interpretarse como la experiencia de las preguntas sobre la lte . YEpston. D. 1985. "~on~ulting your con~ultant's consultant~. En Chable otros
experiencia (White 1988 b). Por ejemplo, "¿Cómo pudo (una persona históricamente ~orbps.), The Proceedmgs oj the Si.x1h Allstralian Fami/y Tlterapy Conf'/rence.
e ourne, V.A.F.T.
significati va) ... advertir lo que le hizo notar que usted sena capaz de lograr Jo que logró
en el momento preciso?" Daphne Hewson ( 1990) propone preguntas muy parecidas desde White, M. Y Epst~n. ~- 1989, ~iterme Means 10 Thernpewic Ends. Adelaida. Dulwich
Cemre {Retmpreso en 1990 por W \V Norton de 1• 1
una perspectiva psicológica cognitiva-social. ., ·Pubhcauons.
,.arral!ve Means 10 Therapemic Ends.) · · an o. con e tllu o
5. Otros te rapeutas, incluso algunos enrolados en otras corrientes. han coincidido
en que las preguntas de este tipo son particularmente útiles. Por ejemplo, Daphne Hewson
llega a esa conclusión partiendo de una orientación psicológica cog¡1itiva social.

Referencias bibliográficas

Douglas, M. 1982, In The Active Voice. Londres, Routledge, Kegan and Paul.
Epston , D. 1985, "An l nterview with David Epston" . Farm1y Therapy Association of
South Australia Newsletter, págs. 11 - 14. (Reimpreso en Epston, D. 1989: Col/ected
Papers, Adelaida, Dulwich Centre PublicatiOns).
Epston, D. 1987, "A Reflexion" . Dulwich Centre Newslener, verano, págs. 16-17.
(Reimpreso en Epston, D. 1989, Collected Papers, Adelaida. Dulwich Centre
Publications).
Epston, D. y White, M. 1989, Uterate Means to Therapelllic Ends. Adelaida, Dulwicb
Centre Publications. (Reimpreso en 1990 por W.W. Norton and Co. con el título
Narrative Means to Therapeutic Ends).
Foucault, M., 1973, The Birth of the C/inic: An archaeology of medical perception,
Londres, Tavistock.
Geertz, C. 1976, "From the natives' point of view: on the nature of anthropological
understanding". En Basso, K. y Selby, H. (comp.), Meaning In Anthropology.
Albuquerque University of New Mexico Press.
Harre, R. 1983, Personal Being: A theory for individual psychalogy. Oxford: Blackwell.
H~wson, D. 1990, "From laboratory to therapy room". No publicado.
Kobak, R. y Waters, D. 1984, "Family therapy as a rite of passage: the play's the thing.
"Family Process, 23, l.
Mauss, M. 1954, The Gift: Fomu andfunction in archaic societies. Londres, Cohen and
West.
Tumer, B. YHepworth, M. 1982, Confession: Studies In deviance In religiolf. Londres:
Routledge, Kegan and Paul.
Turner, V. 1967, !he ~orest of Symbols: Aspects ofNdembu riwa/. Nueva York, hhaca,
Comell Uruversny Press.
Tumer. V. 1986, "Oewey, Dit~ey, and ~rama". EnTurner, v. y Bruner, E. (comps.). The
Anthropology of Expenence. Ch1cago: University of lllinois Press.

2 16 .:m
Más allá del conocimiento del experto
Entrevista con Michael Wbite*
AndrewWood

. Michael W~ite es un terapeuta familiar internacionalmente renombrado que


trabaJa en e~ Du lwtch Centre de Sud Australia. En esta entreviSla Wblte analiza sus ideas
y e~penenctas que abarcan una amplia esfera de tema$. desde el proceso de "reescritura"
al •?terca n~b.'o de roles _entre el terapeuta y los pacientes durante la terapia. delde el
equtpo ~uxtha~ ~e retlextón hasta la formacióndelterapeutay, por supuesto, el futuro de
la tcrapta famthar.

. Andrew Wood: Cuando almorzamos juntos la semana pasada, me


mteres6 ent~rarme de que usted trabaj6 alguna veule em¡ileadot#-ojicina
y que ademas Le encantaba el suif. ¿Cuál fue el camioo que lo llev6 a la
terapia familiar?
Michael W.: Alrededor de 1967 comencéatrabajarcomoempleadoen
1o que entonces era el Departamento de Bienestar Social. En esa época aquel
era uno de Jos pocos lugares en los que uno podía trabajar y al mismo tiempo
estudiar asistencia social. Antes, durante un breve período trabajé como
diseñador en una empresa de ingeniería eléctrica.
Andrew W.: Todo eso parece bastante alejado del lugar donde
terminó usted.
Michael W.: Me formé como diseñador de electricidad y mecánica
porque cuando estaba en la escuela fui a ver a un asesor vocacional. Es lo que
solía hacerse en aquella época. El asesor me dijo que yo necesitaba hacer algo
con Las manos, además de utilizar mi cabeza. Los tests indicaron que yo me
adaptaba al campo de la ingeniería, a pesar de que nunca me había interesado
en esas cuestiones. Por entonces yo no tenía ideas muy claras sobre lo que
deseaba hacer, de modo que antes de advertirlo me encontré trabajando y
estudiando en un campo que sentía por completo ajeno a mf. Así que lo dejé.
Andrew W.: Entonces, ¿por qué la asistencia socilli?
Michael W.: Creo que comencé mi formación en el campo social en
1967 y hubo varios factores que impulsaron esa decisión, algunos de ellos
fortui10s. En el espacioque tenemos para esta entrevista no podría detallarlos
todos. Lo cierto es que yo estaba interesado en trabajar con las personas. Esto
me atraía mucho más que trabajar con máquinas. Y recuerdo que la idea de
ser consejero me atrajo particularmente.
Andrew W. : ú:z primera \'ez que oí hablar de usted fue cuat~do yo
eswdiaba asistencia social y 11os mostraro11 zmtz pelfmla en la que usted

• Publicado originalmenre en el A. N. Z J. Fam. Th,r.• vol. 12. n• 4. 1991.

2 19
habia colaborado: "Ellos consideran que el mundo de una mujer es apenas más críticas y la decadencia de Jos 111CliCiellol'
e.w ... y poco mcís" (South Ausrralian Film Corporarion, 1976). Hasta que promoviendo esta tendencia. Este comentario paliili*li
,.¡ese filme. el desarrollo comunitario y la acción social eran conceptos lectores, pues muchos terapeutas de nll4e~brac~~. .i(iÍllilaH!QIIIfllñdlirel
l'(lg os pa m mí. constructivismo con el relativismo o el nominalismo- • _..__..
. . ,~ 110 - -6 u 00
MiclwellV.: Ese proyecto surgió de varios grupos de terapia familiar t1enen nmguna relación con él.
que organicé en 1973 y 1974 en el hospital Hillcresl. Asistían a esos grupos Andrew W.: En los últimos años se han lwcho IIUÚ ~---
fami lias cuyos miembros eran o habían sido pacientes del hospital. Al
. · d · ..1 .l''"''"'ntes sus
VIaJeS estmauos
. ., a dictar cursos en el extranjero. e:·Qul -
"'nwrienc·
r- l d 'ó
1a e eJ
finalizar una de esas series de reuniones, las mujeres del grupo decidieron 1a tran~tcwn entre enseñar en Australia y Nueva Zelanda y enseñar en el
continuar reuniéndose para apoyarse mutuamente y me preguntaron si yo exrrafl)ero?
podía acompañarlas. Tomamos la decisión de realizar las reuniones en la Michael W.: Al principio esa transición me provocabacierto desasosie-
comunidad donde vivía la mayoría de esas mujeres: un barrio relativamente go. Pero luego me di cuenta de que organizar talleres en el exterior sólo era
pobre carente de algunos servicios esenciales. El director de la escuela algo diferente. Hay diferenciasculturaleseoeltipoderespuestadelauditorio
primaria local se mostró entusiasta con la vida y nos cedió un aula para que y, a veces, me lleva algún tiempo situar esas respuestas dentro de los
realizáramos las reuniones. contextos culturales. Por ejemplo, en algunos lugares es una práctica común
Al principio el grupo depositó sus energías en ayudar a otras mujeres que los participantes coman y beban durante el desarrollo del taller; y me
de la comunidad que debía vérselas con mucho trabajo y privaciones, llevó cieno tiempo adaptarme a un "mar de mandíbulas batientes" ¿Qué me
particularmente madres que estaban solas a cargo de los hijos. Luego el decía eso de mi trabajo? "Nada", me dije, salvoque los participantes estaban
grupo continuó con la acción social como un medio de encauzar algunas de cómodos. En otros lugares, los participantes permanecen en los intervalos
las necesidades de la comunidad. Y se convirtió en un grupo muy militante sentados en sus sillas charlando animadamente en lugar de ir a tomar un té.
y comprometido. Por ejemplo, una vez interrumpieron el tránsito en una De modo que les pedí a los terapeutas familiares locales que interpretaran
carretera de mucha circulación frente a una escuela primaria a fi n de lograr ellos mismos ese fenómeno y me lo explicaran.
que se tomaran medidas para hacer más seguro el cruce de los niños. Algunos Andrew W.: ¿Cómo ve u.ftPd la aceptación que han tenido sus ideas
habían sufrido accidentes en ese lugar, pero las autoridades locales no habían y su estilo terapéutico en el exterior?
hecho nada. Las mujeres lograron que se estableciera una senda peatonal. Michael W.: Parece que hay un gran intem por Jo que digo y por mis
Durante cieno período de tiempo estuve activamente comprometido ideas, particularmente poraquellas relacionadas con la metáfora narrativa y
con e.ste ~po; a pedido de sus miembros colaboré en la planificación y en aquellas vinculadas con los campos de poder. Desde el punto de vista del
la ~1culac 1ón de su filosofía. Eran reuniones muy espiriruaJes en las que se "estilo terapéutico" quizás el interés se dirija principalmente a aquellos
resp1raba una atmósfera de generosidad y camaradería. Todos aprendimos enfoques considerados más ..colaboradores" y menos impuestos. <?Wsiera
mucho~ nos enseñamos mutuamente a reconocer las múltiples posibilidades agregar que no creo que mis ideas y prácticas~t6n ~mpletament~ atsladas.
de trab?Jar por una existencia mejor y descubrimos hasta qué punto actuando Creo que otros terapeutas se interesaron en ~ trabaJ? en la ~da en que
en cOnJunto, la gente puede aprovechar esas posibilidades. éste se adapta a sus propios valores y sus prop1as ¡ricticas Yles sarve de base
Andrew W.: ¿Está usted de acuerdo con la crítica que generalmente para desarrollarlos, aun cuando no los hayan articulado por completo. .
se h~~e desde el campo d~ la asistencia social en el sentido de que la terapia Andrew W.: Dejando de lado los cursos que dicta en .el Dulw1ch
f~nulwr ~e cemra demaswdo en la familia y descuida la acción comunita- Centre, ¿enseña usted más en el exterior que en Australia .v Nueva
na y soc1al? Zelanda?
. ':'ficlrael W.: Creo que honestamente puede decirse que la terapia Michae/ W.: Sí. probablemente en este momento sí. .
fam1har Andrew W.: Esto me lleva a preguntarle ¿cdmo defimrfa usted su
. se centró en la. familia hasta tal punto que sus practtcanres,
· a veces, · familiar australiana 1
Pare-
se olv1daron
. . de las realidades
' poHticas y soc'¡ales , .
masamp11asqucenmarcan siwación demro del panorama de la terapia l .ll
1a existencia de la familia. Sin embargo co h ciera que en los líltimos años usted hubiera adoptado lo que se sue e amar
f T · • nozco a mue os terapeutas
am\ lar~ o, q~~ mc~yen activamente esas cuestiones más amplias al trabaja~
1 un "perfil bajo".
l:on as am• •as. reo que el desarrollo de perspectivas "constructivistas'' Michael w.: Sí. creo que es así.
Andrew W:(.·Se 1raw de una decisión consciew e? peña en el modo en que las personas determinan qué sucesos o qot
~lichael: En gran medida sí. Después del Congreso de Melbourne de experiencias adquieren significación y cómo conviene responder a ellos.
1985, decidí que. si era posible. prefería tener un "perfil bajo" dentro del Las restricciones de redundancia de Bateson me abrieron las puertas a
panorama de la terapia familiar australiana. . ., las estntcturas interpretativas y a la significación que, como sabemos, es la
Andrew W.:¿ Y está conforme con esa dec/SIOII ? esencia de la vida. La metáfora narrativa, ¿nos llevó tan lejos de estas
Michael W.: Sí. fue lo más conveniente. Por entonces parecía que el consideraciones, al proponer que nuestras vidas están constituidas por las
hecho de que yo fueraconsiderádo, por los demás, como alguien que sostenía signi ficacionesque le asignamos a la experiencia y por cómo lainterpretamos
cierta posición dentro del campo de la terapia familiar australiana y a través de las versiones (historias) que tenemos pe nuestras vidas? Segura-
neocelandesa, despertaba algunos sentimientos complejos en algunos tera- mente la respuesta es que todo esto nos lleva a algún lugardiferente.perono
peutas familiares. Y yo no quería participar de semejante cuestión. Además, creo que ese lugar esté netamente separado del anterior y ciertamente en la
me parecía que la atención que había concitado mi trabajo impedía que el práctica yo nunca los mantuve separados.
trabajo de muchas otras personas obtuviera el reconocimiento más amplio Andrew W.: ¿Qué significó para su pensamiento y para su trabajo la
que merecía. Ycreo que ahora la situación ha cambiado mucho. Actualmente metáfora narrativa?
hay un reconocimiento general mucho mayor de las contribuciones originales M ichael W.: Hace algunos años Cheryl White y David Epston me
hechas por muchos terapeutas familiares de Australia y de Nueva Zelanda. alentaron a que considerara la metáfora narrativa como una estructura
Andrew W.: Esa decis ión de mantener tm perfil bajo dentro de la
interpretativa que podía serme útil en el trabajo que yo estaba realizando.
esfera de la terapia familiar australiana y de su política, ¿tuvo de algún
modo un aspecto negativo?
Como respuesta a esa sugestión, desarrollé una segunda descripción de todo
Michael W.: En absoluto. Creo que fue algo completamente positivo. un conjunto de procesos terapéuticos. Porejemplo, esto me pennitióconcebir
Y aun hoy siento el gran entusiasmo de la gente por lo que hago y aprecio la cuestión de la "influencia relativa" desde un ángulo diferente. Aquellas
muchísimo ese reconocimiento. Pero ese entusiasmo se ha extendido también preguntas que alientan a los miembros de una familia a trazar el"mapa" de
al trabajo de muchos otros y creo que así es como debe ser. la influencia que ejerce el problema en sus vidas me parecieron
Andrew W.: Me interesaría hablar un poco de los cambios sufridos "desconstructivas", es decir, permitían destruiresas versiones dominantes y
por su posición teórica, particularmente durante la última década. Me empobrecedoras a través de las cuales estaban viviendo las personas. Y al
parece (fue aproximadamente la primera mitad de la década de 1980 se mismo tiempo, consideré "constructivas" o promotoras de una~'reescritura'',
caracteri~ó por aquella proposición de la metáfora terapéutica basa~ en aquellas preguntas que invitaban a los miembros de la familia a trazar un
gran med1d~ e_n la te~ría cibernética y en las ideas de Bateson; mientras "mapa" de la influencia que ellos ejercían en la ''vida" del problema
?ue en los ulumos anos se advierte má-s claramente la influencia de las Estas y otras reinterpretaciones que me provocó la consideración de la
Ideas sobre el texto y la teoría narrativa. metáfora narrativa, me permitieron avanzar más en la exploración y extender
Michae/ W.: .Probablemente no haya un corte tan exacto. He experi- 1os límites de este trabajo. En realidad me permitieron superar lo que yo antes
mentado gran cantidad decamb~os en mi manera de pensar, pero son cambios consideraba límites.
qu.e en su mayor parte. no constituyen rupturas definitivas. y algunas de las Andrew W.: La metáfora narrativa aplicada a la terapia me parece
pnmeras metáforas ctbeméticas
determinadas familia . me pare~en aun muy útiles para tratar a algo más humano, más honesto.
actual _s. Por ejemplo, Davtd Epston y yo estamos puliendo Michael W.: Esta metáfora exige que el terapeuta desafíe sus certezas
mente un capitulo sobre los ·- .
alimentación E nmos que ttenen dificultades en la establecidas. El terapeuta no puede saber de antemano qué es lo "convenien-
"retroaliment~ció~ c~:~e;es~:i~ci~~?ajo se basa en la .metáfora del te" para una persona; ni siquiera puede saber cómo debería ser la familia una
durante los últimos diez años. n y es algo que ha cambtado muy poco vez concluida la terapia. La metáfora narrativa se opone a las prácticas
Me interesó mucho el conce t0 d B totalizadoras. Alienta al terapeuta a adoptar una posición reflexiva en
redundancia" e inve!>ti ar 6 P e ~re~on de las "restricciones de relación con la constitución de las realidades terapéuticas. Y también lo
personas seleccionan d~ lo ~or:~t~~~r~~~~~~~:~~~;:v~~:;.r:i~;:~~l d~:e:~~ alienta a ayudar a aquellas personas que buscan el apoyo terapéutico a fin de
adoptar una posición similaren relación con sus propias vidas. asfcomo para
222
comprometer:.e a reescribir su-. vidas de acuerdo con una versión alternativa p resentan a los terapeutasfamilillres estdn relacionadas con estas prácti-
Ul' cómo podrían ser. cas culturales, me llama la atenci6n que los terapeutas f amiliares en su
De~de mi punto de vista, este proce o de rcclaboración se diferencia de conj unto digan muy poco de ellas.
la técnica de reestructuración. en la c ual el tera peuta tiene la re ponsabilidad Michael ~. : Realmentec~oque no decimos mucho. Y sin embargo hay
de desarrollar una vers ión nueva y mejor de la experiencia del paciente. En mucho por dectr de esas práchcas culturales. Por ejemplo. el caso de los
cambio. este es un proceso que compromete activamente a todos lo hombres que tienen una conducta abusiva con la mujer y los niños. Estos
rmembro:. de la familia y al terapeuta en la tarea de ··asignar ignificación ... hombres no tienen solamente un problema de actitud, sino que, ademá\,
además en e. te proceso hay un esfuerzo del terapeuta por eñalar a lo participan de un modo particular de ser que incluye la sumisión de otras
miembro de la familia corno los autores primario de e tas vers iones personas mediante varias tecnologías de poder bien conocidas y bien
diferentes. establecidas, tales como la vigilancia, la comparación, la incoherencia. el
Andrell' W.: ¿En qué direcciones apunta su indagación para comi- aislamiento, etcétera. De modo que propongo que les prestemos más atención
nuar con la metáfora narratil•a? a esas prácticas que acompañan detenninados conocimientos de ''las mane-
Michael W. : Ciertamente estoy pensando continuar el de arrollo de la ras de ser" de este mundo.
metáfora narrativa. Aun hay mucho más por explorar. También me inte resa Andrew W.: Respecto de su referencia al poder y el Lugar que ocupa
trabajar más con las contribuciones de teóricos crítico como Michel en el pensamiento constructivista, me interesaría saber qué piensa del
Foucault así como estudiar el trabajo de varios teóricos literario . constructivismo de Maturana. Tomando muchos elementos de La biología.
Me gus ta pensar que tengo una perspectiva ..constructi\ i ta crítica·· o Maturana caracteriza los sistemas humanos como sistemas cerrados desde
..constitucionalista•·. Cuando pienso en la constitución de la \"ida de las elpunto de vista de la info nnaci6n e internamente cercados. En un capítulo
personas. supongo que si tuvie ra que limitar mi perspectiva a la metáfora reciente, Lyn Hoffman ( / 990) expresaba cierta disconformidad con esa
narrativa, me perdería gran parte del cuadro. Como ya lo dije en varias imagen de "caja negra" y sostenía que ese enfoque ignora el elememo
publicaciones y siguiendo el pe nsamiento de Foucault y algunos otros. c reo interactivo que existe en la construcci6n de la significación. ¿Qué opina
que las construcciones "sobreviven" en los campos de poder. Me fue usted?
necesaria esta consideración para poder emprender un análisi de los sucesos Micha el W.: No sé mucho de Maturana, de modo que no puedo opinar
atendiendo a las prácticas de poder, a las estructuras sociales, etc., y a la sobre su posición. Con todo, no tengo dudas de que las personas pueden
historia de esas prácticas y del desarrollo de esa estructuras. influirse mutuamente y que en realidad lo hacen. De hecho, muchas personas
P~r ejemplo, en cuanto a las prácticas de poder, no creo que sea una se especializan e n influir a otras y aparentemente lo ha~en m~y bi~n. La
ca ualtdad que en nuestr~ cultura moderna, la mayor parte de las parejas, e n historia está plagada de ejemplos de personas que se deJaron mflurr. para
el momento de la separactón mantengan interacciones al ramente enfrentadas hacer cosas que estaban "contra sus convicciones", contra lo que bubtera.n
respecto de la ~ropi~dad~ la manutención. la c ustodia y el acceso a los hijos, hecho "en circ unstancias normales"- También parece completamente evi-
e tc. Cada P:Ue~a no tmagma por sí misma los bien conocidos movimientos y dente que existen enormes desigualdades estructurales en este mundo. Yes ro
contramovtmtentos
. de .esas prácticas de agresión . y no creo que esas equivale a decir que hay personas que puede n hacerle a otraS cosas que ésta'>
prácticas puedan reducrrse a construcciones, aunque lo son en cuanto al no pueden devolver y ello se debe a las desigualdades perpetuadas por esas
know-how. En ~uanto a las id~ as, en cambio, diría que el estudio de las ideas estructuras.
no me llevó a tn~entar pr~;trcas terapéuticas específicas . Creo que lo ue Andrew W.: ¿ y los terapeutas familiares hacen lo bastante para
genera esas práctrcas es el tome y daca" de la 1· nterac .. · q
cron que mantienen el corregir tales desigualdades? .. enzado a
terapeuta y las personas qu~ buscan la ayuda terapéutica. y en ~ran medida Michael W.: Creo que algunos terapeutas fanult~s ~: comTbrio de
0
dependemos de la retroahmcntación de e as •
hacer al o e n ese sentido, particulannente e n el campo e eseqm J •
prácticas son útiles y cuáles no. No obstante e personlas pda.ra sabe~ que g . . s También se le presta ahora mayor atencrón
. . , reo que e estu 10 de las 1deas poder e ntre hombres ymujere · , breza ·aorrascuestiom:s
~·o ntrrbuye a dar n gor a nuestro pensamiento y d •
1 1 • · nos ay u a a comprender mas
·' cxp orar o~ hmues y el alcance de tales prácticas. .. a las desigualdades raciales, a l~s que pr~~oc~ la : tica d~ la terapia familiar
Amlrew W.: Puesto que gran parte d 1 difi
dejusticia social.Creoqueen cterto s~alntdJ o. a.p , 1 crupo de The Famih
e as t tcultades que se les está cambiando y sé que Charles \\ egra' e ) e - -
224
eentre;;., LO\\Cr Hutl. de Nue,·a Zelanda ha tenido mucho
· d
que ver con el>!o. Sin
d.
embargl, queda muchísimo por hacer en el senttdo e agu 1zar nuestra
~ntrevista con el fin de determinar qué panes de ella les parecieron más
1mponant:s. cuáles menos importantes, cuáles les resultaron útiles y cuáles
conciencia en tales cuestiones. no. A med1da que las personas responden a estas preguntas. se van haciendo
Andrew W.: Quisiera rolrer sobre la cuestión de la narratil'{l y la mucho más claros aq~ellos puntos que han de facilitar la entrada a lo\
..reescriwra" y saber cómo influyeron esas ideas en su práctica con las procesos de reelaboractón o "reescritura". Por ejemplo. puedo preguntarles
familias. ¿Podría contamos de manera 1~1ás específica de qut modo por qué dctennmado comentario resultó útil, explorar las real izacione~ que
participa con las familias durante la terapra? . _ pudo provoca_r tal comentario y alentar a las personas para que especulen
Micha el W.: Una práctica que ha llegado a ser muy 1m portante para 1111 sob~c los postbles efectos reales que puedan tener tales realizaciones. e')
es incitar a las personas a interrogarme sobre la entrevista misma. P~r dec1r, cómo pueden contribuir a dar forma a sus vidas, etc.
ejemplo. les pregunto si alguna de mis. explicaciones o ~~guna de m1 Andrew W.: Esta práctica parece una manera de eliminar cierta!>
preguntas no fue suficientemente clara. o~~ al~o ?e lo que yo diJe le.s provocó conje~uras acerca de la signüit;.4gQi S~fL l~amilias le asignan a la
incertidumbre o confusión en cuanto a m1 obJetivo, etc. Luego aliento a las terapw... ""· ··
personas a que me formulen preguntas sobre todo esto a fin de que yo pueda Michael W.: Sí, lo es. Pues les permite a las personas decirle al
tener una participación más transparente. Mis respuestas nunca suponen una te~apeuta cuáles son los efectos reales de la entrevista, qué significación le
"verdad'' teórica, sino que siempre se refieren a cómo creo yo que la astgnan a los sucesos y, adem4s, los alienta a ayudar al terapeuta a
expre ión de mi experiencia per ona!. mi imaginación y mis declaraciones de determinar cuál debería ser el foco m4s imponante de atención.
intención dieron forma a mis preguntas y comentarios. Andrew W.: El hecho de que las familias lo interroguen debe aumen-
Andrew W.: ¿Y usted hace eso en todas las sesiones? tar su responsabilidad.
Michael W. : A veces hay situaciones que lo impiden, pero yo hago ese Michael W.: Creo que la responsabilidad es una parte muy importante
tipo de incitación casi todo el tiempo. Por supuesto, a veces el terapeuta de esta práctica. Si estuviéramos más en contacto con los efectos reales de
necesita ayudar a las personas a que "entren'' en el espíritu de este lo que les decimos a las familias y de las preguntas que les formulamos. creo
procedimiento: "Supongo que le intrigará saber cómo llegué yo a formularle que inmediatamente aumentaríamos nuestra responsabilidad. Pues esto nos
esta pregunta''. De este modo la participación del terapeuta puede enfrenta con las responsabilidades morales y éticas asociadas con la colabo-
desconstruirse. es decir, se la puede situar en su justo lugar. ración que prestamos a las personas que buscan ayuda terapéutica.
Además, en esta práctica es menos probable que la gente sienta que el Andrew W.: Usted parece estar describiendo tambien una terapia más
terapeuta es quien impone las decisiones. Si yo hago un comentario y éste igualitaria.
parece provenir de una opinión tajante sobre lo que debe hacer una persona Michael W.: Es mucho lo que podemos hacer para que el contexto
o una familia y si no tengo oportunidad de desconstruir esa impresión, al terapéutico sea más igualitario. No obstante, creo que es un error suponer que
paciente o a la familia sólo le quedan dos posibilidades: o bien someterse a la terapia pueda ser siempre totalmente igualitaria, porque la verdadera
mi opinión o bien rebelarse contra ella. Si, en cambio, tengo la oportunidad estructura de este contexto detertnina lo qye..pedftam.os llamar una diferen-
de situar ese comentario dentro del contexto de mi experiencia personal, de ciación de poder. Para que esta distinción se esfumara y para poder creer que
mi imaginación y de mis declaraciones de intención, las personas pueden la terapia puede llegara sertotalmente igualitaria. los terapeutas tendrían que
determinar por sí mismas cómo tomar mi comentario. Esto brinda muchas ignorar las particulares responsabilidades morales y éticas vinculadas con la
posibilidades para dialogar y para considerar puntos de vista y opiniones posición que ellos ocupan. Sin embargo. teniendo esto en cuenta.. c~o que
diferentes. deberíamos hacer todo lo posible para impedir que esa diferenc tac16n de
Esta práctica ha generado una muy buena retroalimentación en varias poder tenga un efecto tóxico o negativo. .
oportunidades Yalgunas personas me dijeron que consideraban que esa era Andrew lV.: ¿Cómo incorporó usted los equipos en el pensmmemo r
una .de las partes más importantes de la entrevista. Sin duda. esto se opone la práctica que acaba de describir? . .. ,
a la tdea..bastante difundida en ciertos círculos, de que para que una terapia Michael W. : Estuve experimentando con eqwpos aux1hares de r~­
sea efcct1va. las personas no deben saber qué está urdiendo el terapeuta. Oexión de varias maneras. En el momento de la entrevista. en el que lo~
miembros de la familia y elterapeutast: convienen en auditorio. aliento a lo~

226
1\demác;, como rutina, suelo alentar a las personas a que evalúen la
-- - -- -- _.
. .....
miembro del equipo para que éstos se interrogue n recíproca mente sobre las práctica de la terapia familiar que se o .
reflexione que les merece el caso. De este modo. toda la sesión se convie rte un terapeuta (o un grupo de tera ewapone dtrect~m~nte a la idea de que
en una serie de e ntrevistas. Si uno de los mie mbros del equipo de te rape utas experiencia de otra persona y lo P s)bpuede Ob]ettvameme conocer la
convocados hace un come ntario sobre lo que conside ra es un suceso .
d e VISta, que es ueno para ella D d .
la contradicción interesante . es e mt punto
s ig nificativo que podría relacionarse con aquellas cuestiones que los mie m- en la cual cada ve .. má~ l es que esto ocurre en una sociedad
" ·• se proc ama a lot te . (
bros de la familiajuzgaron importantes. los demás miembros del equipo, en
lugnrde estar simpie mente de acuerdo con el que hizo el come ntario, pueden :::b~~7,::a~;;;::~an) expertos en/as vida.~ aje::~~:~~~~~:~ ~~~:,:¡;:~;~~
preguntarle qué fue exactamente lo que le llamó la atención, porqué cree que
Michael W.:· Hasta cie rto punto, casi todo~ no'>otros fuimo'> formado!)
e~ un elemento significativo y con qué intención hizo ese come ntario dentro
e n esas perspectiva.~ ex.pena~.Y pode~os caer fácilmente en la trampa de
del contexto del equipo reflexivo. creer que poseemos verdades que estan porenci ma de otros conocimientos.
Además de las múltiples posibilidades que ofreceesteprocedimientoen ~uando ocu~e esto, perde~os de vista el hecho de que esas afirmaciones
c uanto a la contribución que pueden hacer los miembros del equipo en la ve rdaderas están determrnando, en realidad, ciertas nom1as según las
colaboración o en la ''coescritura" de las nuevas vers iones, les ofrece la ~uales las personas deberían vivir sus vidas. En el comcxto de la práctica es
oportunidad de situar su inte rés dentro del conte xto de s u experie ncia r m po~~te encontrar el modo de ayudar a los participante~ a poner Cl>O'>
pe rsonal, de su imaginación. y de s us declaraciones de inte nción. Este conocmuent~s e~pertos entre paréntesis. Supongo que esto agrega autenticidad
interrogatorio desarrollado dentro del contexto del equipo refl exivo aumenta al autoconocmuento de los participantes. Con eMo no estoy diciendo que
el carácter auténtico de los comentarios y la c uriosidad de los mie mbros del podamos vivir una vida sin la mediación de los conocimiento adquiridos.
equipo. pero es importante que no pretendamos determinar la vida de los demás en
Andrew W.: Lo que usted dice también refleja un alejamiento del virtud de tales conocimientos. De modo que una parte de la práctica se
clásico anonimato del equipo reflexivo y de los comentarios anónimos. estructura con el fin de ayudar a los participantes a destacar aquellos modo::.
Michael W.: El anonimato directa mente no existe en la práctica de de vida y de pensamiento a través de los cuales ellos viven sus vidas.
equipo de la que le hablo. Antes de comenzar a refl exionar, los mie mbros del Andrew W. : Alguien podría preguntarse qué 110s queda si dejamos el
equipo se presentan a los miembros de la familia y les brindan una breve conocimiento experto entre paréntesis...
información sobre sus antecedentes en este tipo de trabajo. Michael W.: Creo que aquí es imponante hacer una distinción entre la
Andrew W.: Esta práctica hace que también los miembros del equipo idea de las aptitudes profesionales por un lado y los conocimientos del
terapéutico asuman una mayor responsabilidad, ¿no es cierto? experto por el otro. Entiendo por aptitudes aquellas prácticas mediante las
Michael W. : Sí. Los miembros del equipo toman más conciencia y cuales los terapeutas pueden desarrollar su especialidad y Jo hacen, prácticas
aprecian más el grado de responsabilidad que tienen al asumir una pos ición tales como transfonnar la terapia en un contexto para que las personas
privilegiada, puesto que las personas les revelan sinceramente sus vidas. puedan "reescribir" sus vidas y reelaborarsus relac i one~. El diálogo. basado
Además, con este método es me nos probable que el equipo "se adelante" a e n tales aptitudes profesionales, generalmente, ~ro nosrempre, ~s drfercnte
los mie mbros de la familia y que responda de un modo desconectado de su del diálogo que uno puede mantener con un amtgo o con un vecrno..
propia experiencia. Me interesó mucho el capítulo q ue usted escribió e n el Andrew W.: La distinción que usted se1iala equivale a denr qu.e
Dulwich Centre Newsletter sobre los "espejos unidireccionales" y no me nosotros podemos adquirir esas aptitudes y aprender a emplearlas efecll·
sorprendió en absoluto que con frecuencia las familias respondan de mane ra \·amente, pero esto no significa que podamos consideramos por eso
negativa a la experiencia de un equipo anónimo y autónomo. En contraste, conocedores de la verdad sobre cómo deben ser las personas: . , .~
es interesante que aquellas fa milias que vivieron la experiencia del trabajo en M ichael W.: Exacramente. Por ejemplo, tomemos ~o qu~ diJe sobn: la.
equipo que yo describí, se muestren invariablemente entus iasmadas por rác ticas de "reescritura". Los terapeutas podemos tdenulicar alguna~
P . d or el problema que las pcr onas
organizar la siguiente entrevista con un equipo reflex ivo y prefiera n este tipo contradicciones a las vcrswnes satura as P . d' .
1 ·a Sinembargo nopodemos detemlinarsre ascontra tccro-
de sesión a la~ ~esi ones sin el equipo. Y creo que esto tiene mucho que ver con traen a a terapt · · . . d ·r d una manera detallada
la responsabllrdad que asume el equipo ante la familia. nes representan desarrollos prefenbles, m escr rar e . . E ' 1
y defi nida. los misterios relacionados con tales contradrccrone::.. so e a go
Andrew W. : La incorporación del equipo reflexivo parece ser otra
:!:!')
228
ue !lólo pu~den hacer lo · miembro~ de In famili~ partiendo de su propia tiva. _Lo.~ue activa esta imaginación constitutiva, según este autor. es la
~~;Xpl·riencia y de su propia imaginación a med1da que responden a la
. f ·¡· '
c?sonac1on, un fenómeno al cual le asigna una naturaleza por completo
curiosidad del terapeura. Y ni hacerlo. los m1embros de la am1 1a resucttan d1 ferente de la naturaleza de los "sueños nocturnos". Ese estado de ensoñación
) /o generan conocimienws diferentes y preferibles de las posibles maneras pued~ desencaden~se gracias a una multiplicidad de experiencias, desde leer
de ser. poes1a hasta camm~ por un bosque. Y yo agrego que también puede
Dicho sea de paso, creo que este trabajo puede definirse como una tarea desencadenarse grac1as a los lenguajes evocativos de la terapia.
interactivn de muchos modos. pero no de acuerdo con la definición ortodoxa Andrew W.: Usted se refiere no a imaginar lo que ocurrió antes. sino
de los enfoques de interacción. Respecto de las premisas sobre la interacción, a imaginar lo que pudo ser.
lo que se propone aquí es no que la inter~:ción idiosincrásica está en .l ~s Michael W.: Así es. Bachelard habla de imágenes que pueden transfor-
"raíces" del problema. sino que la interacc10n se prefigura sobre la adquiSI- mar las vidas. Pero no sugiere que esas imágenes estén orientadas hacia el
ción de la significación y se funda también en las prácticas culturales. Y futuro. El se refiere a las imágenes de ensoñación como a reverberaciones y
respecto del proceso real de la terapia, los miembros de la familia y el sostiene que los episodios o experiencias4el pasado resuenan con ellas. De
terapeuta entran en una variedad de interacciones vinculadas con la modo que Bachelard habla de imágenes que se remiten al pasado y no de
··reescritura". imágenes que vislumbran el futuro, habla de imágenes que representan algo
Andrew W.: De modo que la imeracción 110 se genera en una fuente pasado.
desconocida ... Andrew W. : ¿Cómo se vinculaestoconelpensamientoconstructivista?
Michael W.: Esa es la idea. Michael W.: Bueno. siento que aquí debería decir "no me cite usted
Andrew W. : En algunas de sus obras usted sugirió que las aptitudes sobre este punto", puesto que no estoy tan compenetrado del trabajo de
de un buen escritor y las aptitudes de un buen terapewa son análogas. Me Bachelard como quisiera estarlo y, en realidad, sólo he analizado las
parece que la terapia familiar se está apartando velo:.:mente de La metáfora implicaciones de estas ideas de una manera muy general. Aun así me siento
del sistema y está abrazando otras ideas y otros valores propios de la muy atraído por estas ideas. y hay algo que me resulta casi familiar en ellas.
literatura. /a filosofía y otras disciplinas semejantes en /as que cualidades Y cuando digo casi familiar no me refiero a las referencias que hace
tales como el conocimiento intuitivo están siendo reconocidas cada vez Bachelard a Jung, con quien no me siento en absoluto vinculado.
más. Creo que estas ideas tocan una cuerda que tiene que ver con lo que yo
Michael W.: Ciertamente se está dando un cambio en el pensamiento. llamo las prácticas de "reescritura". En este trabajo, los terapeutas general-
Se trata de un alej amiento de las metáforas dominantes que anteriormente se mente ayudan a las personas a penetraren otros territorios de sus vidas aun
aplicaban en la terapia y que asignaban al terapeuta el rol de experto. Creo inexplorados a través de las puertas del presente, los "logros aislados", para
que a medida que los terapeutas comiencen a considerar los desarrollos más quienes están ya familiarizados con mis publicaciones. Cuando se alienta_a
recientes de la teoría social, se irá dando una tendencia cada vez más marcada los miembros de la familia a responder a esos logros como uno podria
hacia las metáforas provenientes de la literatura, la filosofía, la antropología responder a un misterio. éstos descubren stlbitarnente muchas experiencias
Yeste tipo de disciplinas, una tendencia que será aun más significativa. del pasado, antes pasadas por alto, que "resuenan" gracias a esos lo~s
Andrew W.: Respecto de la constitución de las vidas, usted mencionó aislados. Estas experiencias, que en circunstancias normales. no podrían
en varias ocasiones el lugar que ocupa la imaginación. ·Cuál es la recordarse, "iluminan" y contribuyen a trazar una historia o versión alterna-
'6 . ¿
tiva. En esto parece que hubiera dos procesos "constructivos" gemelos: la
conex1 ~que ex1ste em re la constitución de las vidas y la imaginación?
M1chael ~.: Hace aproximadamente un año tuve oportunidad de generación y la resurrección. La parte generativa tiene mucho que ver con el
con~er el trab~JOd~Ga~ton Bachelard y me interesé particularmente por la desencadenarse de la imaginación y creo que algunas de las preg~nta~.Y de
cue'>.IIÓn de la •magmac1ón. Bachelard comienza analizando las diferentes las cosas que se dicen en la terapia durante las prácticas de ''reescnt~ra ~?n
\Cr~1ones que existen sobre la imaginación, incluyendo la que propone que esenciales. Quizás podríamos decir que desencadenan ''reverbera~1~nes ·
las Imágenes de algún modo reflejan lo que ocurrió antes. Esta es la versión Andrew W.: ¿Qué significación tiene todo esto en la terapw . .
sobre la imaginació~ que domina la perspectiva analítica. Bachelard yuxta- Michael W.: Creo que nos sugiere que se está haciendo nece.sana una
pone esas otras vers1oncs de la imaginación a una que él considera constitu- mayor investigación de la fuente de imaginaciónyensoi\ación. Da\1d Epston

:!31)
>yod"cutimos frecuentemente la naturaleza ~intoresca del lenguaje que se t~abajo. ~i orientación los ayuda a apreciar la naturaleza multi facética de la
emplea en la terapia >. precisamente. las 1deas de Ba~helard pueden vada, Yejerce efectos reales en el curso de sus propias vidas.
ayudamo a indagar la extensión y los límites de este tr~baJO. . . Andrew W.: En el congreso nacionn/ realizado reciemememe en
Andre11· W.: En cieno semido usted está caracrenzando la tmagma- Adelaida, Maria Scicchitano manije!>tó en su taller la idea de que hasta
ción como tilla fuente de lo 11/tei"O. hace poco los cursos deformación de los terapewas familiares se basaban
Miclwel IV.: Sí, así es. Pero también como una fuente de resonancias en la convicción de que los practicantes debían '"desaprender" crmceptos
de lo "antiguo" olvidado o pasado por alto. y teorfas que ellos valoraban pero que quizás no coincidieran con una
Andrew IV.: ~· Podemos ''olver a la cuestión de los cursos p rdCLicos que visión de los sistemas familiares. En cambio parece que usted defiende la
diera usted?¿ Cómo se refleja su pensamiento actual en esas prácticas de posición del practicante y respeta todo aquello que él aporw como
entrenamiento? persona.
Michael W.: Precisamente. así como me interesa estructurar la terapia Michael W.: Si, defiendo esa posición. No obstante tampoco considero
como un contexto que pennira "reescribir" las vidas, me inreresa la forma- útil que la formación se transforme en algo '·completamente libre··. Creo que
ción como un contextO de reelaboración. con frecuencia es necesario ayudar a los participantes a '·de:.co1Nruir" y por
Andrew W.: De modo que usted le presta particular atención a las consiguiente a oponerse a cienas ideas y ciertas teorías que é~to~ traen
experiencias y creencias de las personas que asisten a sus cursos de consigo al contexto del curso, por ejemplo, las ideas normativac; y totalita-
fonnación. doras sobrecomomodelar la vida de la familia y las teoría~ p~icotcrapéuticas
Michael W.: Sf. En las prácticas de formación de profesionales he llamadas "de la verdad". Pero esa desconstrucción no es algo difícil de lograr
esrado experimentando con una cantidad de ejercicios que alientan a los puesto que la terapia y los cursos mismos son métodos desconstructivos. Y
participantes a identificar aquellos aspectos de sus vivencias que se expresan ciertamente aclaro que me interesa muy poco unirme a lo. participantes en
en este trabajo y esto los ayuda a determinar más claramente sus creencias prácticas basadas en los modelos más positivistas. Hay otros lugares donde
más convenientes sobre él. Por ejemplo, a veces interrogo a los participantes los participantes pueden acudir a hacer ese tipo de prácticas.
sobre cómo llegaron aJ curso de formación del Dulwich Centre. Me interesa Andrew W.: ¿Podríamos hablar un poco de la inrestigaci6n? ¿ Er u11
saber qué fue lo que los atrajo. ¿Qué opinan de esta forma de terapia? ¿Les campo que le interesa ?
suministra un marco para su propia formación? ¿Qué provoca su Michael W. : Coincido con Karl Tomm, quien opina que aquellas
aplicación?¿Cómo encajan estas ideas con sus propios valores y prácticas? personas que practican la terapia, junto con aquellas que buscan la ayuda
¿Cómo llegaron a elegir las prácticas que aplican, cómo influyen en sus vidas terapéutica son los investigadores primarios o básicos y que aquellas otras
y en sus carreras?¿Algunas de estas ideas constimyeron puntos claves en sus personas que recogen datos de una manera más forrn~l s~n inv~stig~dores
carreras? ¿Hasta qué punto reflexionar sobre estas cuestiones los ayudó a secundarios o auxiliares. Siempre me interesó la invesngac1ón pn ~ana ~me
determinar sus preferencias en la profesión, a sostener sus propias ideas? parecen bastante tediosas las continuas demandas q~e ha_cen _los ~nvestlga­
Etcétera, etcétera. Este y otros ejercicios de •·reescritura" ayudan a los dores secundarios para que los investigadores pnmanos JU tlfiquemos
participantes a familiarizarse con la naturaleza única de la expresión de su nuestra existencia.
trabaj~, si se quiere, a cobrar mayor conciencia del estilo que eligieron, y a Si esos iÓvestigadores secundarios pudieran abandonar un _poco más el
adven 1r más claramente hasta qué punto ellos ' 'originan" hechos a través de alto terreno moral y se dedicaran a invesrigar s~guie~~o las lmea de r_~s
esa ex presión. A medida que los participantes se van farnil iarizando con este recientes avances de la etnometodología (lo cualmcluma dar tran,par:n~o:la
tipo de ejercicios, comienzan a practicarlos entre ellos. a la naturaleza socialmente construida de su tarea) quizá lo qu.e esto. scnores
. ~nd:ew ~.: De modo que así como su terapia les pennite a las hacen fuera de mayor utilidad para lo que hacemos los ln~-~~ug:dore:
famtltas tdentificar_experiencias que de lo contrario se hubieran perdido, rimarios Estoy seguro de que en ese caso, la colabora~IOn dt: eso.
P . . . d Al decir esto no quiero "meter a
sus curso.~ les permttena los asistentes advertir y valorar experiencias que investigadores sería muy ennquece ora. . ., . .. , , . ,
de lo contrario se hubieran perdido... ' todos 1os gatos en 1a ffil·sma bolsa"
•e •
La invesii!WCion
~
secund.m.l t n este
. M ichael W.: Sí, son procesos paralelos. Además los panicipantcs de m o a está dando algunos brillantes resultados.
m1s cur-.os pueden tener una experiencia "de pn"me ra mano"de su prop10
· ca PA:drew W. : Me gustaría que lwbldrnmos sobre elnumbre quf le

:!32
domo.~ a nuestra profesi6n Al¡:unos críticos sostiene que la elección de la
etpresi6n "tempia familiar" se ha me/ro anticuada y que debería cam-
supo~goque siempre ht~n de ex istir. Sinembargo,creoqueahorahayen~~
cambto muchas más oportunidades para las personas. ~·
htarse e.ra denominación por alguna e.t'presión que induya el contexto más Andrew W.: ;.La terapia familiar sigue apasionándolo COmlJ llf .;.
amplio. ¿Qué opina usted de todo esto? principio?
Michnel W. : Para mí, lo que verdaderamente importa es lo que Mi~hae.' W.: Quizás más que antes. Creo que ha habido progresos
simboliza la expresión ''terapia familiar": sus asociaciones históricas, la extraordma~tos ~n este ca1~po. Estoy en contacto con muchos terapeutas
pol>ición que ocupa en el campo de las psicoterapias. el terreno de las cuyas contnbuctones creattvas están produciendo efectos transfonnadores
actividades posibles. etcétera. Creo que la terapia famili ar sign ificó un en e~ t.e terreno. Y me parece que la generación actual de jóvenes terapea11J-
campo que a veces ha sido radicalmente abierto y pluralista. Ha sido un fam~ l~ares está menos "atrapada" por las llamadas escuelas de~
campo en el que, en diferentes momentos, las personas pudieron ampliar los fam1llar. Creo que no hace falta decir que esto es algo muy positivo.
límites de lo que podía pensarse en dichos momentos históricos. Desde mi . Andrew W.: El concepto de creatividad nunca está lejos del~
punto de vista aún sigue siendo un campo abierto y pluralista y creo que mtento de los terapeutas. ¿Qué Lo ayuda a seguir siendo creativo y~~~
quizás esta sea su mayor fuerza. La terapia familiar no implica la existencia siempre en la búsqueda ele nuevos límites? ~,,.
de un "compartimiento estanco". Sin embargo, a pesarde esto, reconozco el Michael W. : Me resulta difícil responder a esa pregunta. CiertaJ:Deiil+~
hecho de que la terapia familiar haya apoyado históricameme algunas a 1go que ayuda es no tener que preocuparse porlas restricciones buroc:ritiQs.
prácticasqueahora pueden considerarse de sometimiento. También existe el y de organización que desgraciadamente son características de una gran
peligro de que la terapia familiar llegue a institucionalizarse por completo. cantidad de instituciones y dependencias del estado. También me ayuda el
Y entonces es cuando adquiere importancia el espíritu de la crílica. hecho de considerar mi trabajo como una investigación privada en desarrollo.
Andrew W.: Usted habla del espíritu de la crítica y ciertamente ese fue Y esto último incluye consultar a las familias acerca de la experiencia que
un pumo que .flotó en el aire en el recieme congreso de Adelaida. vivieron en la terapia; esto es siempre vigorizante.
Michael W.: Sf, yo también lo sentf. Fue un congreso muy bueno. Desde Andrew W.: De modo que siempre debe haber un espfritu constante
mi punto de vista, siguió la tendencia señalada ya en el congreso de de indagación e investigación.
Christchurch, realizado hace un par de años. Michael W.: Sí, ¡hay tanto por aprender y descubrir!
Andrew W.: Michael, si usted pudiera predecir el futuro, ¿en qul
A~drew W.: ¿Qué diferencias podría marcar entre ambos congresos?
lugar cree que estaría la terapia familiar dentro de diez o veinte alfos?
J:ftchael W.:_Creo que la gente está bregando más ahora contra algunas
Michael W.: No me importa mucho tratar de predecir el futuro de la
cuestiones aprerruantes, tales como el racismo, las prácticas de poder que se
terapia familiar. Sin embargo, hay unacantidaddecosasquemegustaríaque
dan en la terapia, etcétera. Me parece que estamos elevando nuestras miras
ocurrieran en este campo. Por ejemplo, me gustaría ver que aumenta la
~n cuanto a las respo?sabilidad~s morales y éticas que nos corresponden, en
tolerancia por la diferencia y junto con esto desearía que Jos terapeutas
ugar de darle tanta 1mportanc1a a la técnica y al aspecto exterior.
familiares australianos se opusieran más a la filosofía que sustenta el
. ~ndrew W.: Usted ha estado actuando en el campo de la terapia síndrome de los "sumos sacerdotes". Este sfndromeapareceacompañadopor
fi
fam~~~ar durante muchos años ¿Qué diferencias nota entre la terapia
amt ~~actual y.la· que se practicaba en sus comienzos?
prácticas culturales que tiene un efecto negativo y desalentador en aquell~
personas consideradas en cierta posición dentro del panorama de la terapta
tchael_W.. Ciertamente hay una gran diferencia. La más llamativa es familiar y que, también, tienen un efecto negativoydesalentadorenaq~ellos
que ahora ex1ste una fuerte d d . ..
. . . re e terap1a fam1ltar y que actualmente en otros profesionales no considerados en tal posición. Estos llltimos ~o tienen
mue has mstuucJones y de d ·
. . · pen eneJas del estado se aceptan mucho más las el aliciente necesario para desarrollar y presentar los logros que obtienen en
práct1cas de terap1a famil'1a E A . . ·
tanto como ahora las práct' r. o ustraha,
· hace ve mte años no se aceptaban su trabajo en contextos que deberían brindarles el reconocimiento que
. Jeas asoc1adas a la terapia famiJjar y a veces merecen.
aqubellosllprofesJonales entusiastas de estas prácticas debían librar verdade- También quisiera ver que la comunidad terapéutica familiardesanolle
ras ata as para poder cont' '
medl.das· polft1cas
. muarcon e 1las. Por supuesto, au n hoy hay ciertas nuevasformasdeapoyaryalentara los terapeutasaustralianosyneocelandeses
que tratan de cercar 1,¡s
· prácttcas
· . fa mi ltar,
de terapta . pero
a visitar centros de terapia familiar extranjeros. Cheryl White,deiCenttode
2J..¡
Publicaciones Dulwich, ha coordinado algunas becas con este pro_pó~ito y
creo que sería una decisión excelente que otros _centros y asocJactOnes
encontraran el modo de organizar y extender este t1po de proyectos.
También me gustaría que se ampliaran aquellos proyectos relacionados
con la indaaación de la experiencia y la cultura de los hombres y con el
encauzami:Oto de las complejas cuestiones de la justicia social, incluidas
aquellas que tienen que ver con los sexos, las razas, la pobreza, etcétera.
Andrew W.: Quizás lo que usted está proponiendo sea también algo
liberador para los propios terapeutas.
Michael W.: Sí estoy de acuerdo con esa idea.

Referencias bibliográficas

"'They reckon a woman's world's just it anda bit", South Australian Film Corporation,
1976. (Producido por Penny Chapman, dirigido por Meg Stewart).
Hoffman, L.. 1990. Constructing realities: an art of tenses, Family Process, 29, 1, págs.
1-12.
Waldegrave, C., 1990. Just Therapy. Dulwich Centre Newsleuer. (speciat issue on Social
Jusúce and Family Therapy: A discussion of the work ofThe Family Centre, Lower
Hutt. Nueva Zealand). 1, págs. 5-46.
Wood, A.• 1990. The consumer's view of the team and the one-way screen: A preliminary
investigalion. Dulwich Centre Newsletter, 2, págs. 21-23.

Algunas publicaciones recientes de Mk hael Whi te


Whitc, M.• 1986. Negative E"planation, Reslraint and Double Description: A Template
for Family Therapy. Family Process, 25, págs. 169- t 84.
White, M.• 1986. Family Escape from Trouble, Family Therapy Case Studies. t, t. págs.
29-33.
While, M., 1988. The Process of Questioning: A Therapy of Literary Merit Dulwich
Centre Newsletter, invierno, págs. 8-14. '
Epslon. O, Y White, M. 1989. Literate Means to Therapeutic Ends Adelaida Dulwich
Cenlre Publications. '
Whitc, M. 1988/89. The El(temalizing of the problem and the reauthoring of ti ves and
relalionships. Dulwich Cemre Newsletter, verano.
While, M., 1.989190. Family therapy 1raining and supervision in a world of experience and
nanauve. Dulwich Centre Newsletter, verano, págs. 27-38.

236