Vous êtes sur la page 1sur 19

SUSPENSION DE ACCIONES Y FUERO DE

ATRACCION EN EL CONCURSO PREVENTIVO


VERSIÓN 2006 (LEY 24.522 REFORMADA POR
LA LEY 26.086)

AUTOR: Darío J. GRAZIABILE


SUSPENSION DE ACCIONES Y FUERO DE
ATRACCION EN EL CONCURSO PREVENTIVO
VERSIÓN 2006 (LEY 24.522 REFORMADA POR LA
LEY 26.086)

I. INTRODUCCIÓN

No pretendemos hacer aquí un análisis de la reforma concursal efectuada


por la ley 26.086, sino un estudio general, de los efectos que produce el con-
curso preventivo sobre los juicios contra el concursado luego de aquella re-
forma. Nos proponemos, desarrollar las cuestiones y divergencias anteriores
y adunarle comentarios sobre la vigencia actual y su correlación con el resto
de la normativa. Esto es, la suspensión de acciones y el fuero de atracción,
versión 2006, en el concurso preventivo.

En el concurso preventivo, el art. 21 originario de la ley 24.522, disponía el


fuero de atracción pasivo, como principio rector del proceso, importando
el desplazamiento de la competencia de los jueces naturales1. Ahora con la
reforma de la ley 26.086, el art. 21 L.C.Q. se impone el fuero de atracción,
la suspensión de acciones y la prohibición de deducir nuevas como regla y
estipula importantes excepciones. La norma es netamente de orden público,
inderogable e irrenunciable.

Si bien con la reforma se logró sistematizar el artículo, sólo como acierto


podemos mencionar ello, pero como principal defecto, se encuentran las
innumerables excepciones incluidas, que sin fundamentos concretos, des-
truyen la regla.

II. SUSPENSIÓN DE ACCIONES Y FUERO DE


ATRACCIÓN (REGLA GENERAL Nº 1)

El fuero de atracción es una forma de desplazar la competencia de los jueces


naturales a favor de los juicios universales. Se funda en la existencia de una
conexidad pasiva que se produce en los juicios de carácter universal, entre
las diversas pretensiones contra el patrimonio cesante, lo que lleva a produ-
cir una modificación en la competencia y una acumulación procesal en el
concurso2. Así se produzco históricamente en el proceso concursal, aunque
a partir de la reforma de 2006 las excepciones previstas, lo han relativizado
enormemente y ha perdido notablemente fuerza –y también importancia-.
Cabe resaltar que la reforma ha hecho la norma mucho más sistemática, sin
perjuicio de la razonabilidad de sus prescripciones.

Si bien el fuero de atracción temporalmente se producirá luego de la suspen-


sión de los juicios que deban atraerse, el principio rector es el de la vis attra-
tiva, la suspensión es la forma de hacerlo efectivo. Los juicios suspendidos y
atraídos quedan sustituidos por la verificación de créditos. Actualmente, no
existe posibilidad alguna de continuar juicios en sede concursal.
1
V. el tema en la ley 24.522 anterior a 2006 en GRAZIABILE, Darío J. Jurisdicción concursal. Juez, competencia y
fuero de atracción en Contribuciones para el Estudio del Derecho Concursal. Homenaje al Prof. Ariel Á. Dasso Ad-Hoc,
2005, p. 295.
2
BARACAT, Ergar J. Derecho procesal concursal Nova Tesis 2004 p. 37.

página 1
SUSPENSION DE ACCIONES Y FUERO DE
ATRACCION EN EL CONCURSO PREVENTIVO
VERSIÓN 2006 (LEY 24.522 REFORMADA POR LA
LEY 26.086)

Claramente la ley 19.551 preveía como principio general la suspensión y


atracción de los juicios de contenido patrimonial contra el concursado, in-
cluso luego de la modificación sufrida en 1983 (ley 22.917), pero a partir de
la reforma realizada en el Senado al original proyecto de 1995 que culminó
en ley 24.522, la cuestión se tornó dudosa. A primera vista y haciendo una
interpretación literal, parecería que lo único que se suspendían eran los ac-
tos de ejecución forzada de bienes del concursado. Sin embargo, en una
interpretación científica de la anterior norma e integral con la ley concursal
en su totalidad, quedaba también suspendido el trámite de los juicios de
conocimiento atraídos hasta que el actor opte por su continuación o la veri-
ficación, eligiendo ésta, quedaban definitivamente suspendidos. También las
ejecuciones hipotecarias y prendarias se suspendían hasta tanto se presenten
los respectivos pedidos de verificación en el concurso.

Decía Maffía, que con la ley 19.551 claramente se suspendían y se atraían las
acciones, con la ley 24.522, la radicación es el prius3. Ahora, con el nuevo art.
21 L.C.Q., se vuelve a la anterior relación suspensión y radicación.

Para nosotros, más allá de la redacción que se le de la ley, la suspensión de


los juicios, por razones obvias, es el primer efecto que se produce, y hecho,
se realiza la atracción y radicación ante el juez concursal. Ello, en virtud de
que resulta ser necesaria la suspensión para poder cumplir con la atracción,
sería antifuncional seguir proveyendo el trámite judicial e impedir la radica-
ción inmediata ante el juez concursal, pues aquello significaría la continua-
ción del trámite. Ahora, a partir de la reforma de 2006, la ley no permite tal
continuación en ningún caso donde deba cumplirse la atracción, antes lo
habilitaba sólo excepcionalmente optando el actor, la continuación, ante el
juez concursal, de los juicios de conocimiento. No existe posibilidad alguna
de continuar juicios en sede concursal a partir de la ley 26.086. La suspensión
implica la imposibilidad de proveer por parte del juez natural, provocando su
incompetencia, lo que importaría la nulidad del acto realizado4.

Concretamente, como principio, ahora quedan suspendidos todos los juicios


afectados al fuero de atracción y excepcionalmente, los de conocimiento y
laborales, en los que el actor haya optado por verificar su crédito conforme
las reglas comunes de incorporación concursal (art. 21 inc. 2º L.C.Q.). Antes,
con el originario art. 21 ley 24.522, se suspendían todos los juicios de conte-
nido patrimonial de causa o título anterior a la presentación concursal, cuya
continuación no estaba prevista por la ley.

Ningún efecto produce la mera presentación, ni la apertura del concurso


preventivo per se sobre los juicios contra el concursado, los cuales prose-
guirán su trámite, pudiéndose también incluso iniciarse nuevos. En el ré-
3
MAFFÍA, Osvaldo J. El insuficientemente asumido prius de la atracción en orden a la competencia del juez del concurso
LL, 1997-B-1147, La ley de concursos comentada Depalma 2001 t. I p. 60, SOSA, Toribio E. Efectos del fuero de
atracción en la nueva ley de concursos LL, 1996-A-1521.
4
Para HEREDIA, Pablo D. Tratado exegético de Derecho Concursal Ábaco 2000 t. I p. 546, se trata de actos
procesales inoponibles al concurso.

página 2
SUSPENSION DE ACCIONES Y FUERO DE
ATRACCION EN EL CONCURSO PREVENTIVO
VERSIÓN 2006 (LEY 24.522 REFORMADA POR LA
LEY 26.086)

gimen anterior, la apertura del concurso preventivo producía la atracción y


radicación ante el juez concursal. Con la reforma de 2006, el dies ad quo fue
impuesto, en forma mucho más concreta y práctica, a partir de la publicación
de edictos. Sin embargo, se ha utilizado una fórmula un tanto confusa, pues
posibilitaría interpretar que se produce a partir de la primera o a partir de la
última publicación. Podría entenderse que se trata de la última publicación,
pues la publicación de edictos se considera realizada cuando la misma ha cul-
minado, corroboraría ello, el hecho que la anterior prescripción –para el caso
de las ejecuciones de garantías reales- se refería a la primera publicación y no
se reprodujo tal expresión. Sin embargo, entendemos que la norma hace re-
ferencia a la primera publicación, atento que el fundamento, de la previsión
legal, es hacer producir efectos luego de que el concurso no pueda quedar
desistido voluntariamente, conforme el art. 31 primer párrafo L.C.Q.. En-
tonces, en la práctica, el concursado deberá acreditar la efectiva publicación
de los edictos, conforme el art. 28 L.C.Q., en la segunda parte del segundo
párrafo, y solicitar al juez que comunique tal circunstancia a los Juzgados
para la operatividad de la suspensión y el fuero de atracción.

En consecuencia, no podrá presentarse, como se hacía bajo el régimen ante-


rior, un concurso preventivo para suspender subastas inminentes que estén
apremiando bienes del deudor, pues dicha suspensión será operativa, luego
de la publicación de edictos, la que se realiza necesariamente luego de la
aceptación de cargo por parte del síndico.

Mucho más complicado es determinar el dies ad quem o la finalización de este


efecto en el concurso preventivo. Las dudas se presentan ante las diferentes
disposiciones de la ley en cuanto a determinar una especie de conclusión del
concurso preventivo en el art. 59, desentendiéndose de la verdadera conclu-
sión ocurrida con el cumplimiento del acuerdo. Nos inclinamos por entender
que los efectos del fuero de atracción fenecen recién con la de declaración
de cumplimiento del acuerdo (art. 59 in fine L.C.Q.) pues allí recién pierde
virtualidad la vis attrativa, no así en la oportunidad llamada por la ley “con-
clusión”, donde quedan latentes efectos concursales que la hacen operativa5.
No compartimos la tesis de Richard respecto a que el fuero de atracción cesa
a los dos años de abierto el concurso preventivo por producirse la prescrip-
ción de los créditos (art. 56 L.C.Q.)6, ello porque dicha prescripción no se
produce ministerio legis sino que debe ser declarada, previa oposición por el
deudor concursado interesado.

Volviendo a la norma, el art. 21 L.C.Q., en su proemio, no se refiere más a “to-


dos” los juicios, como lo hacía el derogado, pues, en principio no son todos,
porque sólo los de causa o título anterior a la presentación quedan afectados,
y maximizado ahora con las importantes excepciones regladas legalmente.
5
En contra CNCiv. Sala F AJ, 77-4883, VILLANUEVA Julia Concurso Preventivo Rubinzal Culzoni 1997 p.
128, GRANADOS citado por LORENTE, Javier A. Ley de concursos y quiebras comentada y anotada Gowa 2000
t. I p. 275.
6
RICHARD. Efraín H. En torno a la concursalidad en la nueva ley de concursos RDPC Concursos y Quiebras I nº
10 1996 p. 67.

página 3
SUSPENSION DE ACCIONES Y FUERO DE
ATRACCION EN EL CONCURSO PREVENTIVO
VERSIÓN 2006 (LEY 24.522 REFORMADA POR LA
LEY 26.086)

Así, quedan comprendidos en el fuero de atracción pasivo, en principio, jui-


cios ejecutivos, ejecuciones de sentencia, apremios, entre otros, incluso los
tramitados en sede federal. Con la última reforma, pareciera que el fuero de
atracción ha quedado reducido a los juicios ejecutivos.

Si el juicio se encuentra apelado y radicado en un Tribunal de alzada, la


suspensión y atracción no adquiere virtualidad hasta que el ad quem dicte
la sentencia correspondiente, importando ello, un óbice temporal para la
operatividad del art. 21 L.C.Q.7. Ello se justifica ya que la congruencia de la
decisión de la alzada queda limitada por lo resuelto por el inferior. En una
aislada posición, se sostuvo que el juicio queda suspendido y el superior debe
remitirlo al juez del concurso, por la primacía del orden público que rige el
fuero de atracción y por que la ley no distingue entre juicios en primera y
segunda instancia8.

Respecto a la suspensión del proceso, presenta dudas, -en cuanto a su solu-


ción-, el caso de que realizada la publicación edictal, y producida la suspen-
sión de los juicios, ya se haya realizado la venta en subasta pública de un bien
del concursado, pero todavía no se haya oblado el saldo de precio. Enten-
demos en este caso, haciendo primar indefectiblemente la seguridad jurídica
y considerando que la cuestión relativa al perfeccionamiento de la venta ya
realizada no resulta cuestión patrimonial que afecte al concursado, la misma
no deberá suspenderse para culminarse con dichos pasos procesales, debien-
do el acreedor concurrir a verificar su crédito y las sumas percibidas serán
reintegradas al concursado, quien conserva la administración de sus bienes
en los términos del art. 15 L.C.Q..

Otra postura entiende que al producido de la subasta deberá aplicársele el ré-


gimen del art. 16 L.C.Q., importando ello una especie de subrogación real9,
lo que no compartimos, porque habiéndose llevado a cabo la subasta antes
de que adquiera virtualidad la suspensión de las acciones concursales por
efecto de la vis attrativa, las sumas en ella obtenidas, deben ser administradas
por el concursado para continuar con su actividad a los fines del concurso
preventivo, siempre bajo la vigilancia del síndico. Ergo, reconocemos que si
la subasta se realizo luego de la presentación concursal pero antes de que
se tome conocimiento de la misma a través de la comunicación al Jugado,
podría aplicarse el régimen propuesto, del art. 16 L.C.Q. para asegurar el pa-
trimonio concursal existente al momento de la presentación de la demanda
de concurso preventivo.

7
TSJ Córdoba en pleno Actualidad Jurídica Córdoba, 71-4450, VAISER, Lidia, TRUFFAT, E. Daniel Fuero
de atracción y recurso de apelación en trámite ED, 173-562, MAFFÍA, Osvaldo J. Fuero de atracción y sentencia apelada
DSyC, diciembre 2003.
8
MACAGNO, Ariel A.G. Fuero de atracción en el proceso concursal –a propósito de los juicios radicados en segunda
instancia DSyC, 188.
9
ÁBALOS, Valeria El fuero de atracción concursal y la subasta judicial. Su vinculación y problemática en Derecho Con-
cursal Aplicado Ad-Hoc 2003 p. 155, donde además se abordan otros ítem del problema.

página 4
SUSPENSION DE ACCIONES Y FUERO DE
ATRACCION EN EL CONCURSO PREVENTIVO
VERSIÓN 2006 (LEY 24.522 REFORMADA POR LA
LEY 26.086)

III. PROHIBICIÓN DE INICIAR NUEVOS JUICIOS


(REGLA GENERAL Nº 2)

El concurso preventivo y en general el proceso concursal desplaza las accio-


nes individuales y las muta por la verificación de créditos. Ello, concuerda
con el art. 32 L.C.Q., pues la única vía que les queda a los acreedores por
estos créditos de causa o título anterior a la presentación en concurso pre-
ventivo, para participar en él, es la verificación de créditos.

La norma que venimos estudiando impide la iniciación de nuevos juicios


de contenido patrimonial contra el concursado por acreedores de causa o
título anterior a la presentación concursal (art. 21 proemio in fine L.C.Q.). Es
una consecuencia lógica del fuero de atracción, pues sino perdería su im-
portancia práctica. Se evita así que acreedores puedan agredir el patrimonio
insolvente en beneficio propio y en desmedro de los acreedores concursales
concurrente que participan del concurso en situación de igualdad.

Iniciado un proceso contrariamente a este precepto, corresponde su recha-


zo in limine –para otros corresponde declarar la incompetencia10- y en caso
de que se tramite corresponde declarar la nulidad del procedimiento.

Como bien expone Rouillón –con la vigencia del artículo originario de la


ley 24.522-, quedan exceptuados de esta norma los acreedores por créditos
posteriores, los acreedores con pretensiones sin contenido patrimonial, los
acreedores hipotecarios y prendarios, el Estado por juicios de expropiación,
los promotores de juicios fundados en relaciones de familia11. Luego de la
reforma de 2006, debe agregarse los juicios laborales y los juicios en que el
concursado sea litisconsorte pasivo necesario, los que podrán ser iniciados
luego del concurso. No así los juicios de conocimiento, pues la excepción
legal del inc. 2º art. 21 L.C.Q., sólo se refiere a los que están en trámite, por
lo que los no iniciados quedan comprendidos en la prohibición general.

Se ha discutido la posibilidad de iniciar, abierto el concurso preventivo, las


acciones integrativas del patrimonio como la pauliana, la subrogatoria o la
acción de simulación reguladas por el Código Civil.

Por un lado, Porcelli entiende que dichas acciones quedan comprendidas


dentro de la expresión “acciones de contenido patrimonial”, sin hacer variar
ello el hecho de que afecte el patrimonio incrementándolo o reduciéndolo,
por lo que resulta improcedente la promoción de las mismas en el concur-
so. Si ellas ya estaban iniciadas deben quedar suspendidas sin posibilidad
de continuarse por no tratarse de relaciones crediticias que deban quedar
incorporadas al pasivo, manteniéndose la suspensión hasta la finalización
del estado concursal preventivo. Luego, deberá ponderarse si el acreedor

10
CNCom Sala C, ED, 56-496.
11
ROUILLÓN, Régimen… p. 79.

página 5
SUSPENSION DE ACCIONES Y FUERO DE
ATRACCION EN EL CONCURSO PREVENTIVO
VERSIÓN 2006 (LEY 24.522 REFORMADA POR LA
LEY 26.086)

accionante no ha sido satisfecho con el cumplimiento del concurso y podrá


resolverse su continuación. Estas acciones son disfuncionales respecto del
concurso preventivo, sostuvo12.

En posición contraria, Rivera incluye en aquella frase, a las acciones que


producen el desguace del patrimonio, por lo que no podrían promoverse; y
excluye a las que tienden a la integración de la universitas mediante el ingreso
de nuevos bienes y no buscan la declaración de existencia de un crédito, por
lo que nada impide que sean promovidas dentro del concurso. Sin embargo
también debe admitirse la iniciación de las ejercidas contra el patrimonio
concursado, pues en caso contrario se consumaría un ilícito permitiéndose la
cristalización de un negocio simulado, o en fraude a los acreedores13.

Compartimos esta última postura, por cuanto la prohibición de iniciar nue-


vas acciones de contenido patrimonial se refiere a aquellas que sean credi-
ticias “contra el concursado” y tiendan a la incorporación de un crédito al
pasivo concursal; y en el caso de las acciones de simulación, subrogatoria
y pauliana, se busca una declaración respecto a un acto, lo cual en interpre-
tación contraria dejaría indefenso al titular de la acción, sin posibilidad de
recuperación del bien del cual se trate.

IV. EXCEPCIONES

Además de las excepciones expresas de la ley, no es complicado interpretar


a contrario sensu el proemio de la norma, para afirmar que quedan exceptuados
de la suspensión, la atracción y la prohibición de inicio, los juicios que no
tengan contenido patrimonial.

Algunos precedentes jurisprudenciales han excluido a los juicios de desalo-


jo14, aunque se decidió lo contrario cuando el inmueble locado sea el es-
tablecimiento donde el concursado ejerce su actividad comercial, afirmán-
dose que si es para uso de vivienda familiar es ajeno al concurso15. En la
actualidad, atento tratarse de un juicio de conocimiento queda exceptuado y
continuará su trámite ante el juez natural, siempre que estuviese iniciado, y la
sentencia valdrá como verificación, por lo que el problema queda reducido
para el caso en que no haya sido iniciado. Debe reconocerse que el desalojo
importa la rescisión del contrato de locación, adquiere verdadero contenido

12
PORCELLI, Luis Improcedencia de las acciones de simulación y pauliana dentro del trámite del concurso preventivo LL,
07-04-98 y Las acciones de simulación y pauliana frente al concurso preventivo LL, 30-07-99, conf. PAJARDI, Piero
Derecho concursal Ábaco 1999 t. II p. 230.
13
RIVERA, Julio C. Acciones integrativas del patrimonio y concurso preventivo LL, 1998-D-978, conf. CCC Bell Ville
JA, 1994-IV-93 KEMELMAJER DE CARLUCCI, Aída R. Revocación de los pagos del deudor concursado RD-
CO-1978-11-599 HEREDIA, Tratado… t. I p. 580, FAVIER DUBOIS, Eduardo M Procedencia de la acción
pauliana en el concurso preventivo: ¿si o no? en Derecho concursal argentino e Iberoamericano Ad-Hoc 2003 t. II p. 19.
14
CNCiv Sala I, ED 24-06-99, conf. CÁMARA El concurso… Vol. I p. 516, FASSI, Santiago, GEBHARDT
Marcelo Concursos y quiebras Astrea 8º ed. 2004 p. 104.
15
CNCom Sala A JA, 1996-II-107, GARAGUSO, Horacio P., MORIONDO Alberto El Proceso concursal. El
concurso como proceso Ad-Hoc t. II 1999 p. 222.

página 6
SUSPENSION DE ACCIONES Y FUERO DE
ATRACCION EN EL CONCURSO PREVENTIVO
VERSIÓN 2006 (LEY 24.522 REFORMADA POR LA
LEY 26.086)

patrimonial16, por lo que entendemos que no podrá ser iniciado, quedará


afectado a la prohibición legal y deberá verificarse la obligación del concur-
sado de restitución del inmueble.

Quedan excluidos del fuero de atracción los procesos de naturaleza admi-


nistrativa, ya que en principio no serían “juicios”17 y porque tratándose de
obligaciones cuya prestación ha sido liquidada por el fisco, dicho organismo
recién puede ocurrir concursalmente cuando los actos administrativos per-
tinentes queden firmes y determinen el crédito ha insinuarse18. Tampoco se
atrae el trámite recursivo tributario por tratarse de una verdadera demanda
del sujeto pasivo del tributo contra el fisco19, por ello, mucho menos, cuando
se encuentran en recurso ante el Tribunal Fiscal20.

Ha presentado dudas el case de los créditos por servicio aduanero en el caso


de los arts. 997/9 de la Ley 22.415 –Código Aduanero- por mercaderías que
se encuentran en zona primaria aduanera21, las que no entrarán al concurso
hasta que no se cobra el fisco aquel crédito, pues así lo dispone la norma.
Por ello, el derecho que le asiste a la aduana de ejecutar separadamente, por
estos créditos este tipo de mercaderías, no queda afectado por la vis attrativa
concursal.

También se han excluido por resolución pretoriana los pedidos de convo-


catoria de asamblea, reconocimiento de calidad de socio y los juicios por
impugnación de las mismas cuando la sociedad esté concursada, por carecer
de contenido patrimonial strictu sensu22. Se fundó además tal solución en el
hecho que estas acciones referidas a las relaciones internas de una sociedad,
tienden a fijar la validez de sus decisiones internas o sus estructuras, lo que
significa que hacen al estado de la persona jurídica, sin perjuicio que de
ellas pudiera resultar algún derecho creditorio23. Aunque igualmente la situa-
ción deberá analizarse en cada caso en particular, teniendo principalmente
en cuenta la decisión asamblearia que se impugna y su posible contenido
patrimonial.

En cuanto a los juicios penales contra el concursado, debe entenderse que


los mismos, cuando carecen de contenido patrimoniales no quedan afectados

16
CSJN, LL, 1986-C-549, SCBA, LL, 1996-C-549, CNCom Sala D JA, 23-11-94, CNCom Sala B, citado por
RIVERA, Julio C., ROITMAN, Horacio, VÍTOLO, Daniel R. Ley de concursos y quiebras Rubinzal Culzoni
2000 t. I p.191, en contra, aplicando analógicamente el art. 157 L.C.Q. MARTORELL, Tratado… t. II-B
p. 286.
17
RICHARD. En torno… RDPC Concursos y Quiebras I nº 10 1996 p. 68 en contra JARACH citado por
JUNYENT BAS, MOLINA SANDOVAL, Verificación… p. 142.
18
TFN, Sala A RDPC,2000-I-455 citado por RIVERA, ROITMAN, VÍTOLO, Ley de concursos… t. I p.
181.
19
GARAGUSO, MORIONDO El Proceso… t. II 1999 p. 241 en contra SCJ Mendoza Sala II Actualidad
Jurídica Córdoba, 72-4524.
20
GRAZIABILE, Darío J. Créditos fiscales en el concurso. Fuero de atracción y prescripción LL, 01/02/06, comenta-
rio al fallo CContAdmN Sala 2 in re “Valle de las Leñas”.
21
V. ALAIS, Horacio Algunas consideraciones entre el derecho concursal y el aduanero en Anuario de Derecho Concursal
Ad-Hoc 2001, año 1 p.79.
22
CNCom Sala C, JA, 12-07-2000, CNCom Sala D RDPC, 14-351.
23
RICHARD, MALDONADO, ÁLVAREZ Suspensión… p. 77.

página 7
SUSPENSION DE ACCIONES Y FUERO DE
ATRACCION EN EL CONCURSO PREVENTIVO
VERSIÓN 2006 (LEY 24.522 REFORMADA POR LA
LEY 26.086)

por el fuero de atracción y en todo caso quedará suspendida la incorporación


crediticia concursal cuando exista algún caso de prejudicialidad conforme
el art. 1101 del Código Civil. Cuando el proceso penal tenga naturaleza pa-
trimonial sobre el concursado –ej. daños y perjuicios demandados en sede
penal-, deben diferenciarse dos situaciones, si el juicio ha sido iniciado, en
tal caso, corresponde su continuación hasta el dictado de la sentencia por
tratarse de un juicio de conocimiento en trámite, pero si la acción no fue
incoada, quedará afectada a la prohibición de iniciarla y deberá directamente
verificarse en el concurso. Existente el juicio penal y declarado el estado
concursal, cobran efecto sobre el proceso penal todas las medidas ordena-
das por el plexo normativo del concurso, por lo tanto el desapoderamiento
atenuado alcanza también a los bienes afectados a la acción civil en el juicio
penal24, ello sin perjuicio que a partir de la reforma deberán levantarse las
medidas cautelares trabadas.

En relación a los procedimiento arbitrales, en un primer momento la Corte


había entendido que eran afectados por el art. 21 L.C.Q.25, pero posterior-
mente rectificó tal postura y sostuvo que si el tribunal arbitral se encontraba
constituido antes de la apertura del concurso preventivo no era afectado por
el fuero de atracción, ya que ello importaría una forma de burlar la jurisdic-
ción pactada26. Aunque cumplida con la cláusula compromisoria, en este
caso, y surgiendo una acreencia contra el concursado, el acreedor deberá
someterse al régimen de insinuación concursal.

Interesa ahora destacar alguna vicisitudes procesales incorporadas por la re-


forma de 2006 (ley 26.086). Se dispone que aquellos juicios previstos como
excepciones al principio general de la suspensión de acciones y fuero de
atracción, continuarán su trámite ante el tribunal de radicación originaria o
ante el que resulte competente en caso de tratarse de acciones nuevas. Tam-
bién, concordantemente con el art. 275 in fine L.C.Q., se dispone que en los
procesos, en que expresamente se prescribe la exclusión a la regla general,
con excepción de los fundados en relaciones de familia, el síndico será parte
necesaria en tales juicios. Como novedad y apartándose de los arts. 257 y
258 L.C.Q., se introduce la posibilidad de que el síndico pueda actuar a tra-
vés de un abogado mandatario suyo y también, extrañamente, se determina
que la regulación de honorarios de este apoderado letrado, en caso de que el
concursado sea condenado en costas, estará a cargo del juez del concurso.
Nos parece insólita y contraría a la legislación procesal, ésta última previsión
de la norma, pues la determinación de los emolumentos correspondientes a
los profesionales que actúan en un proceso debe ser hecha por el juez que
entendió en él –salvo que quede desprendido de su competencia- y no por
otro, aunque se trate de un concurso y de un profesional que se desempeña
como apoderado de un funcionario concursal y en tal carácter actúa en otro

24
RICHARD, MALDONADO, ÁLVAREZ Suspensión… p. 82.
25
CSJN JA, 1979-II-606.
26
CSJN LL, 1997-A-6 con nota aprobatoria de CAIVANO, Roque J. Un nuevo respaldo de la Corte al arbitraje.

página 8
SUSPENSION DE ACCIONES Y FUERO DE
ATRACCION EN EL CONCURSO PREVENTIVO
VERSIÓN 2006 (LEY 24.522 REFORMADA POR LA
LEY 26.086)

proceso distinto. Claramente podrían variar las circunstancias de la determi-


nación arancelaria según la jurisdicción de que se trate y la complejidad del
proceso legislado en cada una de ellas.

1. EXPROPIACIONES Y JUICIOS FUNDADOS EN RELACIONES DE FAMILIA

Concretamente, y sin lugar a confusión alguna, desde la ley 19.551, se deter-


minaba exceptuar del fuero de atracción y de la suspensión concursal a los
juicios de expropiación y los procesos fundados en relaciones de familia

Ninguna dificultad plantea la excepción respecto a la expropiación (art. 21


inc. 1º L.C.Q.), y su fundamento radica en el bien común comprometido
que prima por sobre el de los acreedores y además ingresa al patrimonio la
indemnización equivalente27.

Más complicada es la referencia que se hace a los juicios fundados en rela-


ciones de familia (art. 21 inc. 1º L.C.Q.), excepción que radica en el hecho
de protección especial que merece el interés público que tutela la institución
familiar. El problema está en los casos en los cuales se debaten solamente
cuestiones patrimoniales, como por ejemplo los juicios de alimentos, litis
expensas, rendición de cuentas familiares, derivados del régimen de sociedad
conyugal, etc.

Según alguna doctrina y jurisprudencia cuando los juicios de familia tengan


contenido exclusivamente patrimonial quedan afectados por la suspensión
y el fuero de atracción del concurso preventivo, única forma de atenderse al
principio de universalidad e igualdad de los acreedores28.

En posición diametralmente opuesta, se sostuvo que todos los juicios fun-


dados en relaciones de familia, incluidos los de exclusivo contenido patri-
monial, quedan exceptuados del fuero de atracción concursal. Se entiende
que debe garantizarse las relaciones familiares mediante el auxilio tutelar del
Estado por lo que se los dispensa de los efectos concursales29. Igualmen-
te esta postura entiende que reconocido el derecho patrimonial contra el
concursado, el acreedor no puede más que verificar concursalmente dicha
acreencia30.

27
Conf. TONÓN, Antonio Derecho Concursal. Instituciones generales Depalma 1988 p. 233.
28
CNCom Sala B JA,2001-III-3114 con nota de ESPARZA, Gustavo A. Sobre la ley de concursos y la sociedad
conyugal: un importante fallo y algunas notas sobre cuestiones de competencia y en Ley de concursos y sociedad conyugal De-
palma 1999 p. 247, JUNYENT BAS, Francisco, MOLINA SANDOVAL, Carlos A. Verificación de créditos,
fuero de atracción y otras cuestiones conexas Rubinzal Culzoni 2000 p. 134.
29
CNCiv en pleno ED, 188-587 con nota desaprobatoria de ESPARZA Gustavo A. Los juicios fundados en
relaciones de familia ante el concurso. Un fallo y algo más que una cuestión de competencia, C2ºCC San Juan JA, 1983-
II-396, GUASTAVINO, Elías P. Los procesos fundados en relaciones familiares ante la falencia de los demandados JA,
1974-doctrina-784, GARCÍA MARTÍNEZ, Roberto, FERNÁNDEZ MADRID, Juan Carlos Concursos y
Quiebras Contabilidad Moderna 1976 t. I p. 370, CÁMARA, Héctor, El concurso preventivo y la quiebra Depalma
1978 Vol. I p. 504, TONÓN Derecho… p. 237, RICHARD, MALDONADO, ÁLVAREZ, Suspensión… p.
76, ROUILLÓN, Régimen… p. 80.
30
MARTORELL, Ernesto E. Tratado de Concursos y Quiebras Depalma, 2001 t. II-B p. 272.

página 9
SUSPENSION DE ACCIONES Y FUERO DE
ATRACCION EN EL CONCURSO PREVENTIVO
VERSIÓN 2006 (LEY 24.522 REFORMADA POR LA
LEY 26.086)

Propiciamos la segunda tesis expuesta, pues el derecho de familia comprende


normas reguladoras de relaciones personales y relaciones patrimoniales de
orden familiar y sólo quedarían afectadas por la vis attrativa las patrimoniales,
por lo que corresponde excluirlas expresamente como lo hace la ley, las ac-
ciones nacidas de relaciones personales familiares quedan fuera del concurso,
sin necesidad de que la ley se preocupe de ellas, pues no son patrimoniales.
Y más allá del orden público que impera en atracción concursal, el legislador
privilegia la especial tutela –en fuero especial- de las relaciones familiares.

Para Zavala Rodríguez erróneamente la ley incluye las acciones por rela-
ciones de familia entre las de contenido patrimonial, es el juez quien debe
establecer la causa de esta suspensión, en virtud de una indagación clara,
tratando de buscar su relación con los problemas de la crisis de la empresa,
cuidando así de prevenir y evitar la quiebra31.

2. EJECUCIONES HIPOTECARIAS Y PRENDARIAS

Con la ley 24.522 y el originario art. 21, los juicios hipotecarios y prendarios
quedaban suspendidos hasta la presentación del correspondiente pedido de
verificación. La mala técnica legislativa utilizada en la diagramación y redac-
ción de aquella norma, creaba la duda respecto a si las ejecuciones hipoteca-
rias y prendarias que recaen sobre bienes del concursado quedaban atraídas
por el juez concursal.

Por un lado se entendía que la vis attrativa del concurso preventivo no afecta-
ba a las ejecuciones hipotecarias y prendarias, en virtud de que la referencia a
dichos juicios, se encuentra en el inc. 2º del art. 21 L.C.Q., donde se legislan
las excepciones al fuero de atracción. Allí sólo se completaba la idea respecto
a la suspensión hasta la presentación de la verificación, en caso contrario y si
este último, hubiera sido el único efecto a producirse, hubiera estado inclui-
do en el inc. 3º. Se sostuvo que dichas acciones con garantías reales, teniendo
en cuenta el régimen que le impone la ley concursal, son ajenas al concurso
(tesis triunfante en la ley de reformas 26.086). Además, se entendía la norma
del fuero de atracción, como una regla de excepción de las generales de com-
petencia la que debe ser interpretada restrictivamente, por lo que este tipo
de acciones no debían ser detraídas de sus jueces naturales32.

Contrariamente a ello, en posición que compartíamos33, se sostenía que el


fuero de atracción afectaba también a las ejecuciones hipotecarias y prenda-
31
ZAVALA RODRÍGUEZ, Carlos Juan Código de Comercio y leyes complementarias comentados y concordados De-
palma 1980 t. VII p. 321.
32
CSJN JA, 1996-III-74, LL, 1988-E-107, STJ Jujuy ED, 28-12-98, CNCom en pleno LL, 2001-C-19, CCC
San Isidro en pleno RDCP-20-381, CCC San Martín Sala II RDPC-21-447, VITOLO, Daniel R. Comentarios
a la Ley de Concursos y Quiebras 24.522 Ad-Hoc 1995, p. 115, RIVERA, ROITMAN, VÍTOLO, Ley de concur-
sos… t. I p. 181, RIVERA, Julio C. Instituciones de Derecho Concursal Rubinzal Culzoni 2º ed. 2003 t. I p. 346,
BARBIERI, Pablo C. Nuevo régimen de concursos y quiebras Universidad 1995 p. 95, GARCÍA MARTÍNEZ,
Roberto Derecho Concursal Abeledo Perrot 1997 p. 117, DASSO, Ariel A Quiebras, concurso preventivo y cramdown
Ad-Hoc 1997 p. 152, NEGRE DE ALONSO, Liliana T. Efectos de la sentencia de apertura de concurso preventivo
RDPC-10-77, HEREDIA, Tratado… t. I, t p. 560, HEQUERA, Elena B. Fuero de atracción en los concursos LL,
2001-B-951, CASADÍO MARTÍNEZ, Claudio A. Créditos con garantía real en los concursos Astrea 2004 p. 82.
33
GRAZIABILE, Jurisdicción… en Contribuciones… p. 295.

página 10
SUSPENSION DE ACCIONES Y FUERO DE
ATRACCION EN EL CONCURSO PREVENTIVO
VERSIÓN 2006 (LEY 24.522 REFORMADA POR LA
LEY 26.086)

rias, atento que las excepciones a aquel, estaban expresamente determinada


en la primera parte del inc. 2º del art. 21 L.C.Q. y respecto de este tipo de jui-
cios sólo se determinaba la suspensión de los mismos hasta tanto se presente
la verificación de créditos; ello, sin perjuicio de que estamos ante juicios de
contenido patrimonial y el fuero de atracción concursal, de orden público
prima sobre los intereses de los acreedores particulares34. Por nuestra parte
entendíamos que cabía agregar, en aquella disputa, que es necesario, para el
concurso, una interrelación estrecha entre la ejecución hipotecaria y pren-
daria y la verificación de créditos, pues ésta última tiene ingerencia directa
en aquellas, por lo que de la única manera de que ello pueda hacerse valer,
en pos de la economía procesal y el real ejercicio del derecho de defensa,
es a través del entendimiento en ambos procesos del juez concursal. No es
suficiente para el cumplimiento de tales fines que el juez del concurso ten-
ga competencia para dictar como medida cautelar la suspensión del trámite
ejecutivo35, pues ello, no se condice con las normas concursales en general,
pues claramente –incluso luego de la reforma-, presentada la verificación
no corresponde suspender la ejecución, ni la traba de medidas cautelares,
sino el caso del art. 23 L.C.Q. y por el tope de los noventa días allí estipu-
lados. Corresponde dejar en claro aquí que si bien la doctrina de la CSJN
se inclinaba por la no aplicación de la vis attrativa en estos casos, lo resuelto
no recayó sobre materia federal, por lo cual no resultaba vinculante para las
jurisdicciones locales.

Luego de 2006, la cuestión quedó zanjada, incorporándose la tesis que im-


ponía la excepción al fuero de atracción para este tipo de acciones (inc. 1º
art. 21 reformado por ley 26.086). Es decir que las ejecuciones hipotecarias
y prendarias no se atraen ante el juez del concurso.

En cuanto a la suspensión, dichas acciones no quedan afectadas por dicho


efecto, salvo que no podrá rematarse la cosa gravada ni trabarse medidas
cautelares que impidan el uso del bien por parte del deudor hasta tanto se
acredite haberse presentado en el concurso, el pedido de verificación del
crédito y su privilegio (art. 21 in fine L.C.Q.). En caso de que las medidas
cautelares hayan sido trabadas antes del concurso, regirá el art. 24 L.C.Q., y si
vencido el plazo estipulado el acreedor no presentó el pedido de verificación
deberán ser levantadas.
34
CCC Mar del Plata en pleno JA, 1998-II-103, CCC Bahía Blanca Sala I JA, 1997-III-110, Sala II in re “Ban-
co Credicoop Coop. Ltdo. c/ Irazusta S.A. s/ Ejecución prendaria” 08-11-01 inédito, CCC Junín LLBA,
1997-1219 con nota aprobatoria de GRISPO Jorge D. Un cambio de principios: la radicación de las ejecuciones de
garantías reales ante el juez del concurso, SOSA, Efectos… LL, 1996-A-1521, ROUILLÓN, Régimen… p. 79, MA-
FFÍA, Osvaldo J Aspectos de la nueva ley de concursos (V). El fuero de atracción LL, 1996-D-1301, GRISPO Jorge
D. Tratado sobre la ley de concursos y quiebras. Ad-Hoc 1997 t. I p. 343, MORELLO, Augusto M., TESSONE,
Alberto J., KAMINKER, Mario E. Códigos Procesales en lo Civil y Comercial de la Provincia de Buenos Aires y de la
Nación comentados y anotados t. VIII Concursos, Ley 24.522 Editora Platense, Abeledo Perrot 1998 p. 230, GA-
MES, Luis M Concursos especiales y subastas extrajudiciales Depalma 1996 p. 101, GARAGUSO, Horacio P. Verifi-
cación de créditos Depalma 1997 p. 168, MOSSO, Guillermo G. Concurso preventivo y ejecución de garantías reales ED,
168-1147, RUBÍN, Miguel E, Créditos con garantía especial y procesos concursales en la ley 24.522 LL, 1996-C-1422,
GARAGUSO, MORIONDO El Proceso… t. II 1999 p. 228, JUNYENT BAS, MOLINA SANDOVAL,
Verificación… p. 156, CIMINELLI, Juan C. Efectos del concurso preventivo Ad-Hoc 2001 p. 32 MARTORELL,
Tratado… t. II-B p. 279 BARACAT, Derecho… p. 153 FASSI, GEBHARDT Concursos… p. 105.
35
CSJN, RDPC, 2000-I-456.

página 11
SUSPENSION DE ACCIONES Y FUERO DE
ATRACCION EN EL CONCURSO PREVENTIVO
VERSIÓN 2006 (LEY 24.522 REFORMADA POR LA
LEY 26.086)

Es decir que hasta que no se acredite ante el juez civil -o civil y comercial,
según el caso-, el hecho de haber solicitado verificación en el concurso, no
pueden realizarse actos de ejecución forzada en las ejecuciones de garantías
reales. Se entiende por actos de ejecución forzada a los que producen la
efectiva ejecución de los bienes embargados en las ejecuciones individuales
–juicio ejecutivo o ejecución de sentencia- a través de la venta judicial. Con
el régimen derogado se entendía que la apertura del concurso preventivo
producía la suspensión de todos los actos de ejecución forzada de bienes
del concursado sin importar el tipo de juicio en los que se estén ejecutando.
En el caso de ejecuciones hipotecarias o prendarias, atento que las mismas
se suspendían hasta la presentación del pedido de verificación, se prescribía
que en caso de que no se haya iniciado la publicación de edictos o estando
pendiente la ratificación de los arts. 6 a 8 L.C.Q. solamente se suspendían los
actos de ejecución forzada que se estuviesen por realizar en dichos procesos.
Con la reforma, los juicios, incluidos los actos de ejecución forzada, se sus-
penden a partir de la publicación edictal.

Continuada o iniciada la ejecución hipotecaria o prendaria, estas quedarán


subordinadas a la verificación de créditos. Si la verificación ya fue decidida
antes de que culmine la ejecución, ésta queda supeditada a aquella, si se ad-
mitió el crédito, la ejecución continuará por el monto admitido y si el crédito
fue declarado inadmisible, corresponde el archivo de la ejecución. Si la verifi-
cación estuviese pendiente, el juez podrá exigirle al acreedor, previo al cobro
de su crédito por medio de la ejecución, fianza suficiente por el eventualidad
resultado de su pretensión verificatoria (analog. arts. 126 segundo párrafo,
209 L.C.Q.).

Se discute en el sub examine qué pasa si la ejecución no ha sido iniciada y ya


se encuentra decidida la verificación, con resolución que ha alcanzado auto-
ridad de cosa juzgada. Para algunos, no existe impedimento alguno para que
el acreedor inicie la ejecución de la garantía, teniendo en cuenta el monto del
crédito verificado (arts. 21 in fine y 57 L.C.Q.)36. Para otros, el acreedor de-
be ejecutar la sentencia verificatoria que adquirió autoridad de cosa juzgada
(art. 57 L.C.Q.)37. Sin perjuicio de la diferenciación terminológica que pueda
darse, tanto legislativa, jurisprudencial o doctrinariamente, lo cierto es que
reconocido el crédito y el privilegio a través de la sentencia verificatoria, la
cual ha adquirido autoridad de cosa juzgada, el acreedor debe hacer efectiva
la garantía que tiene su crédito. En principio, en una interpretación literal de
la ley, antes de homologado el acuerdo, debería poder iniciar la ejecución de
la garantía –prendaria o hipotecaria, según el caso-, sólo que la etapa previa
a la sentencia de trance y remate será inocua, atento la verificación decidida.
Y en caso de que dicha ejecución, sea nominada, como ejecución de la sen-

36
HEREDIA, Tratado.. t. I p. 560 con cita dallo CSJN.
37
RIVERA, Instituciones… t. I p. 346, LORENTE, Ley de concursos… t. I p. 615, MOSSO, Guillermo G.
Concurso especial y reserva de gastos Ad-Hoc 2002 p. 192, DI TULLIO, José A. Ejecuciones hipotecaria en los concursos
RDPC-2003-I-170, BORETTO, Mauricio, DE LAS MORENAS, Gabriel A. Las garantías reales ante la cesación
de pagos Lexis Nexis 2005 p. 83.

página 12
SUSPENSION DE ACCIONES Y FUERO DE
ATRACCION EN EL CONCURSO PREVENTIVO
VERSIÓN 2006 (LEY 24.522 REFORMADA POR LA
LEY 26.086)

tencia verificatoria, el trámite igualmente, no podrá ser el común dispuesto


por los código rituales, porque necesariamente deberá evaluarse cuestiones
relativas a la garantía y a su ejecución concursal. Cualquiera de las vías que se
elijan, tendrán que ser adecuadas a las especialidades concursales y entende-
mos que ante lo confuso del tema ninguna debería ser descartada de plano.

3.JUICIOS DE CONOCIMIENTO Y LABORALES

Ya adelantamos que los juicios de conocimientos quedan excluidos del fue-


ro de atracción y del efecto suspensivo de las acciones. Como la norma (inc.
2º art. 21 L.C.Q.) se refiere, en cuanto a la excepción, sólo a los que estén en
trámite, aquellos que no se hayan iniciado, no podrán incoarse luego del con-
curso, ya que quedarán afectados por la prohibición de inicio de acciones de
contenido patrimonial de causa o título anterior a la presentación concursal
(art. 21 proemio in fine L.C.Q.).

Ergo, en caso de que en el juicio de conocimiento no iniciado, exista un


litisconsorcio pasivo necesario formado por el concursado, por aplicación
del inc. 3º del nuevo art. 21 L.C.Q., el mismo podría iniciarse ante el juez
competente. No valdría la interpretación hecha sobre la base de que sola-
mente podrán iniciarse los juicios laborales no iniciados y nunca los de co-
nocimiento aunque exista litisconsorcio (art. 21 inc. 2º primera parte, y tercer
párrafo primera parte L.C.Q.), pues, en el juicio no iniciado, la acción queda
suplantada por la verificación de créditos y ello no sería posible contra los
litisconsortes del concursado.

En el ancien régime, estos juicios eran suspendidos y quedaba a elección del


actor, continuarlos, en cuyo caso, seguían ante el juez del concurso. Ahora
seguirán su curso ante el juez natural que estaba entendiendo.

Igualmente ahora, el actor podrá optar por suspender el procedimiento de


los juicios de conocimientos y verificar su crédito.

Entonces, en caso de que las acciones continúen, la sentencia valdrá como títu-
lo para presentar a verificar concursalmente el crédito allí reconocido. Antes, la
sentencia del juicio de conocimiento continuado valía como verificación, por
lo que era imperioso que el acreedor-actor que continúa con su juicio de co-
nocimiento debe indicar la pretensión de algún privilegio dentro del concurso,
pues la sentencia debía expedirse no sólo sobre el crédito en sí, sino sobre su
carácter de privilegiado o quirografario38. Ahora la sentencia es título verifica-
torio y con ella debe invocarse el privilegio al insinuarse en el concurso.

Se ha criticado la disposición legal originaria de la ley, referida a la conti-


nuación del juicio de conocimiento, entendiéndose que agravaba aun más la
indeterminación de los pasivos, recargando así la innecesaria franquicia que
admite el art. 56 L.C.Q., pues la duración del litigio, puede insumir un plazo

38
ROUILLÓN, Adolfo A.N. Régimen de Concursos y Quiebras Astrea 11º ed. 2002 p. 79.

página 13
SUSPENSION DE ACCIONES Y FUERO DE
ATRACCION EN EL CONCURSO PREVENTIVO
VERSIÓN 2006 (LEY 24.522 REFORMADA POR LA
LEY 26.086)

prologado que excedería el de las formulas preventivas39. Si bien entende-


mos cierto lo expuesto, no es menos cierto que en poco varía –en cuanto
a su duración- un juicio de conocimiento continuado, que un incidente de
verificación, el cual es también un juicio de conocimiento pleno bastante
prolongado. Ahora, con la nueva solución legal un mismo tipo de proceso,
puede tener suerte diferente, y sólo podrá continuar en sede originaria si
el actor así lo quiere. En caso de no haberlo iniciado o cuando se opte por
suspenderlo, dicho proceso de conocimiento queda mutado a la verificación
concursal de créditos.

En cuanto a los juicios laborales, la ley elimina el tortuoso inc. 5º del art. 21
L.C.Q., que tantas divergencias interpretativas había generado40, simplificán-
dose ahora, de sobremanera el sistema.

Claramente, con la ley 26.086, quedan exceptuados del sistema general instau-
rado por el art. 21 L.C.Q. (versión 2006) los juicios laborales, es decir que los
mismos, iniciados, serán continuados ante el tribunal laboral y los no iniciados,
podrán iniciarse ante el mismo fuero. Ello, salvo que el actor opte por suspen-
derlos y proceder a la verificación de su crédito ante el juez concursal.

Entendemos que resulta acertada la previsión respecto a los juicios laborales,


pues se trata de una materia específica con diferente naturaleza que la de los
procesos civiles o comerciales, por lo que deben ser resultas por los jueces
de su fuero. En tal sentido, no creemos coherente que el actor pueda optar
por suspenderlos y verificar, siempre debiera exigirse la sentencia laboral
como título verificatorio. Si bien, en todos los casos en que se haya tramita-
do el juicio en otra sede hasta el dictado de la sentencia, la verificación de la
misma, podrá importar para el actor-acreedor un doble procedimiento, pues
la cosa juzgada alcanzada en el proceso individual, no puede ser opuesta a
los acreedores que no participaron en él, reconocemos, que con la sentencia
dictada, la verificación será mucho más simple y concreta.

En el régimen de la ley 19.551 los juicios laborales no eran atraídos por el


concurso por considerarse irrenunciable la jurisdicción de los Tribunales del
Trabajo. Luego de la sentencia el trabajador podía concurrir al concurso so-
licitando verificación, quedando sometido el empleado a un doble proceso
de conocimiento, el laboral y el de verificación.

Con la ley 24.522 se dudaba respecto a la posibilidad de continuarse los


juicios laborales ante el juez concursal41. Respecto de los juicios laborales
39
CONIL PAZ, Alberto A. Una verificación jurisdicional plena.(El artículo 21, inciso 1º de la ley 24.522) LL, 1996-B-1090.
40
V. GRAZIABILE, Jurisdicción… en Contribuciones… p. 295.
41
Permitían la continuación, SCJ Mendoza en pleno JA, 1996-IV-84, FERRER, Patricia Las relaciones laborales
en los procedimientos concursales. La nueva normativa introducida por la ley 24.522 RDPC Concursos y Quiebras I nº
10 1996, RIVERA, Instituciones… t. I p. 364, ROUILLÓN, Régimen… p. 81, JUNYENT BAS, MOLINA
SANDOVAL, Verificación… p. 302, GARAGUSO, MORIONDO El Proceso… t. II 1999 p. 238, FASSI,
GEBHARDT Concursos… p. 104, GRAZIABILE, Jurisdicción… en Contribuciones… p. 295, en cambio exigían
el trámite verificatorio SCJ Mendoza en pleno ED, 168-643, con nota de TRUFFAT, E. Daniel Cuestiones
relativas a la verificación de créditos laborales en la ley 24.522. Un fallo esclarecedor, VAISER, TRUFFAT, Fuero… ED,
173-562, GAMES, Luis M., GÉREZ, Oscar R., ESPARZA, Gustavo A. Aspectos laborales en la nueva Ley

página 14
SUSPENSION DE ACCIONES Y FUERO DE
ATRACCION EN EL CONCURSO PREVENTIVO
VERSIÓN 2006 (LEY 24.522 REFORMADA POR LA
LEY 26.086)

que pretenden indemnizaciones originadas por accidentes de trabajo pro-


movidos conforme a la legislación especial en la materia (Ley de Riesgos del
Trabajo Nº 24.557) entendimos que quedaban fuera del fuero de atracción y
no se suspendían42, aunque la cuestión fue muy debatida43.

4. LITISCONSORCIO PASIVO NECESARIO

Hay litisconsorcio cuando existe cotitularidad –activa o pasiva- con respecto


a una pretensión única, o un vínculo de conexión entre distintas preten-
siones y el proceso debe desarrollarse con más de una persona en la mis-
ma posición de parte. Dicho litisconsorcio es necesario cuando, existe una
pretensión única y la sentencia sólo puede dictarse útilmente frente a todos
los partícipes de la relación jurídica sustancial controvertida en el proceso,
para resguardar el derecho de defensa en juicio de todos los cointeresados a
quienes se le hará extensiva la cosa juzgada material de la sentencia recaída
sobre el fondo de la cuestión sometida a litigio. Entonces, es necesario cuan-
do la relación o estado jurídico discutible es indivisible con respecto a varias
personas44.

Previamente queremos recordar que antes de la reforma de 2006, en un caso


resuelto por la Corte,45 donde existía un litisconsorcio pasivo necesario, se
aplicó analógicamente al concurso preventivo, el art. 133 párrafo segundo
L.C.Q. que para el caso de quiebra, disponía que actuaba la vis attrativa46.

Actualmente en caso de litisconsorcio pasivo necesario formado por el con-


cursado, el proceso queda exceptuado del fuero de atracción, de la suspen-
sión y de la prohibición de incoar acciones nuevas, por lo que continuará su
trámite ante el juez de su radicación originaria (inc. 3º art. 21 L.C.Q.).

Debemos dejar sentado que no se refiere a los litisconsorcios pasivos ne-


cesarios en los juicios de expropiación, de familia, ejecuciones de garantías
reales, a los juicios de conocimientos en trámite, los laborales, ni aquellos
que carezcan de contenido patrimonial, o tengan causa o título posterior a la
presentación concursal.

de Concursos y Quiebras (Ley 24.522) Depalma 1996 p. 59, MAZA, Alberto J., LORENTE, Javier A. Créditos
laborales en los concursos Astrea 1996 p. 70, SOSA, Efectos… LL, 1996-A-1521, MAFFÍA, Osvaldo J. Disparen
contra los trabajadores ED, 166-953, RIBICHINI, Guillermo E. Aplicación del artículo 21 inciso 5º de la ley 24.522
a los procesos concursales abiertos con anterioridad a su entrada en vigencia LL, 1997-A-151, HEREDIA, Tratado… t.
I, t p. 573, HEQUERA, Fuero… LL, 2001-B-951, MARTORELL, Tratado… t. II-B p. 192.
42
Conf. SCJ Mendoza en pleno JA, 1996-IV-84, RIVERA, ROITMAN, VÍTOLO, Ley de concursos… t. I p.
184, RIVERA, Instituciones… t. I p. 365 GAMES, GÉREZ, ESPARZA, Aspectos… p. 69, MAZA, LOREN-
TE, Créditos… p. 73, NEGRE DE ALONSO, Efectos… RDPC-10-77, GARAGUSO, MORIONDO El
Proceso... t. II 1999 p. 238, JUNYENT BAS, MOLINA SANDOVAL, Verificación… p. 310, MARTORELL,
Tratado… t. II-B p. 200, HEREDIA, Tratado… t. I, t p. 567, GRAZIABILE, Jurisdicción… en Contribucio-
nes… p. 295.
43
En contra de la posición anterior SCBA, JA, 1997-III-100, SOSA, Efectos… LL, 1996-A-1521, MORE-
LLO, TESSONE, KAMINKER, Códigos… t. VIII p. 231, RICHARD. En torno… RDPC Concursos y
Quiebras I nº 10 1996 p. 71.
44
PALACIO, Lino E. Manual de Derecho Procesal Civil Abeledo-Perrot 1992 t. I p. 325.
45
CSJN DT-2002-113.
46
CNCom Sala C JA, 1996-III-146.

página 15
SUSPENSION DE ACCIONES Y FUERO DE
ATRACCION EN EL CONCURSO PREVENTIVO
VERSIÓN 2006 (LEY 24.522 REFORMADA POR LA
LEY 26.086)

Respecto a los juicios de conocimiento en trámite o aquellos laborales, el


actor no podrá ejercer la opción del art. 21inc. 2º L.C.Q. de suspenderlos
y verificar, cuando exista un litisconsorcio pasivo necesario formado por el
concursado, pues ante la excepción del inc. 3º de la norma, ellos quedarán
excluidos del principio sentado en el proemio del art. 21 L.C.Q..

Especialmente, en el caso de los juicios de conocimiento no iniciados, no


incluidos en la excepción del inc. 2º del art. 21 L.C.Q., la ley dista de ser clara
y se complica de sobremanera cuando existe un litisconsorcio pasivo nece-
sario. A primera vista pereciera que dicho juicios –no iniciados- no escapan
de la regla general, por la especial exclusión del inc. 2º del art. 21 L.C.Q.. Sin
embargo, por aplicación del inc. 3º importarían una excepción al régimen.
En una nueva valla, el tercer párrafo de la norma indica que solamente se ini-
ciaran ante el juez competente, “las acciones laborales nuevas”, lo haría pa-
recer que en caso de que pudieran iniciarse los juicios de conocimiento con
litisconsorcio pasivo necesario lo harían ante el juez del concurso. Ello choca
igualmente con la previsión del sexto párrafo del art. 56 L.C.Q. reformado
que permite la dispensa de la prescripción sólo para los juicios tramitados en
fuero distinto al concursal.

Claramente, atento la posibilidad de provocar escándalo jurídico a través de


sentencias contradictorias, no puede permitirse verificar contra el concur-
sado y recurrir a la acción común contra los otros litisconsortes, por lo que
debe tramitarse el proceso con todos los litisconsortes pasivos ante el juez
originariamente competente o juez natural (doctr. art. 21 inc. 4º L.C.Q.).

No afecta el caso que analizamos la suspensión de acciones, pues se trata só-


lo de la posibilidad de iniciarla ante la prohibición de deducir acciones nue-
vas y la determinación del juez competente en pos del fuero de atracción.

No existen litisconsorcios necesarios en los juicios ejecutivos, entonces la ex-


cepción no los abarca, siempre las ejecuciones son suspendidas y atraídas.

Diferente es cuando este litisconsorcio es facultativo, el cual quedará atraído,


pero si se quisiera aplicar al concurso preventivo, analógicamente el art. 133
primer párrafo L.C.Q., referido a la quiebra, el actor podrá desistir contra el
concursado para que el juicio continúe en la radicación originaria y verifi-
car su crédito en el concurso. Sin embargo, podemos concluir que quedará
radicado ante el juez del concurso, sin necesidad de que opere tal desisti-
miento, ya que el juzgamiento de los mismos hechos por diferentes jueces,
conduciría forzosamente, a la postre, a la acumulación del juicio al pedido de
verificación, sin perjuicio de la posibilidad de dictado de sentencias contra-
dictorias, por lo que la atracción concursal quedará concluida por imperio de
las normas locales sobre acumulación de procesos (art. 189 primer párrafo
C.P.C.C.N.)47.
47
Juzg. 1º Inst. Civil y Comercial Nº 5 Bahía Blanca (Juez RIBICHINI) RSyC, 14-156, CCC Bahía Blanca
Sala I in re “Mesa c/ E.S.A.” inédito, confirmando resolución del mismo Juzgado.

página 16
SUSPENSION DE ACCIONES Y FUERO DE
ATRACCION EN EL CONCURSO PREVENTIVO
VERSIÓN 2006 (LEY 24.522 REFORMADA POR LA
LEY 26.086)

V. MEDIDAS CAUTELARES

Antes de la reforma de 2006 (ley 26.086), regía el principio que imponía que
las medidas cautelares trabadas antes del concurso no se levantaban.

Luego de la reforma, cuando estamos ante juicios de conocimiento, labora-


les que han sido continuados y en aquellos donde el concursado forme un
litisconsorcio pasivo necesario, no podrán trabarse medidas cautelares y se
levantarán las que ya se encuentren trabadas, previa vista a los interesados
(art. 21 cuarto párrafo L.C.Q.). El legislador se refiere a “los interesados”,
para sacarse el problema de encima, pues el único interesado, que se vería
perjudicado con el levantamiento de la medida sería el actor en aquel juicio
que se tramita ante el juez natural.

No logramos discernir como hará el juez concursal para resolver sobre el


levantamiento de tales medidas si existe oposición alguna del actor, cuando
el proceso no está bajo su competencia, ni tiene conocimiento de él.

En las expropiaciones, en los juicios fundados en relaciones de familia y en


las ejecuciones de garantías reales, y en los demás juicios excluidos del prin-
cipio del art. 21 proemio L.C.Q., dichas medidas continúan trabadas y podrán
trabarse nuevas, hasta que se decrete el cumplimiento del concurso, lo que
impone su levantamiento.

Lamentablemente no se reproduce el texto el art. 21 inc. 4º original de la ley


24.522 el que preveía que dichas medidas podría ser levantadas por el juez
concursal, previa vista al síndico y al acreedor que obtuvo la medida (inc. 4º)
cuando recaigan sobre la persona o bienes del concursado necesarios para la
continuación del giro empresario del deudor. Se entendía que el precepto era
aplicable a comerciantes y no comerciantes, ya que atento la unificación del
régimen concursal, la expresión contenida en la ley debía ser comprensiva de
toda actividad desarrollada por el concursado48.

Si bien en estos casos se mantienen las medidas cautelares no juega en el


concurso la prioridad procesal otorgada al primer embargante, pues sola-
mente se reconocen en el proceso concursal los privilegios reglados en la
ley de la materia y en este caso el fin del concurso preventivo es evitar la
agresión patrimonial y llegar a un acuerdo con los acreedores para superar
la crisis49.

Especialmente para el caso de las ejecuciones hipotecarias y prendarias, el


art. 24 L.C.Q., prevé la posibilidad de suspender temporariamente por un
máximo de noventa días hábiles, remates y medidas cautelares que impidan
el uso de la cosa gravada, en caso de necesidad y urgencia evidente para el

48
V. JUNYENT BAS, Francisco, MUSSO Carolina Las medidas cautelares en los procesos concursales Lexis-Nexis
2005 p. 34.
49
JUNYENT BAS, MUSSO Las medidas… p. 26.

página 17
SUSPENSION DE ACCIONES Y FUERO DE
ATRACCION EN EL CONCURSO PREVENTIVO
VERSIÓN 2006 (LEY 24.522 REFORMADA POR LA
LEY 26.086)

concurso, teniendo en cuenta la continuación de la empresa y la protección


de los intereses de los concursados (art. 16 in fine L.C.Q.).

Se trata de una suspensión que será decretada, respecto de la subasta, luego


de que los acreedores hipotecarios o prendarios hayan pedido la verificación
de su crédito y continuado con el trámite de las ejecuciones, pues los actos
de ejecución forzada estaban suspendidos; en cambio tratándose de medidas
cautelares –el secuestro en la prenda- que impidan el uso del bien gravado,
la suspensión de las mismas puede ser solicitada desde la misma apertura del
concurso. Quedan incluidos en la norma los remates extrajudiciales del art.
23 L.C.Q..

Resuelta la suspensión por el juez, para lo cual debe analizar la cuestión en


forma restrictiva, atento la especialidad de la norma, los intereses devenga-
dos durante el lapso que dure la suspensión, serán considerados con la prefe-
rencia del art. 240 L.C.Q. La resolución es apelable al sólo efecto devolutivo
por el acreedor, deudor y síndico.

Si bien es loable la prescripción legal a fin de posibilitar la continuación de


la actividad empresaria, en cuanto a la suspensión de la subasta, entendemos
que el plazo improrrogable de noventa días50, en muy poco cambiará la si-
tuación del concursado, pues si quisiese, no habrá logrado aun acuerdo algu-
no con sus acreedores garantizados con hipoteca o prenda y en definitiva, el
bien será rematado.

VI. CONCLUSIÓN

Lamentablemente, si bien pudo decirse que la ley 24.522, con respecto a


la ley 19.551, complicaba el tema del fuero de atracción, no habiéndose
previsto concretamente la suspensión de acciones y normándolo en forma
asistemática con un montón de cuestiones dudosas y que han dado lugar a
innumerables divergencias, la ley 26.086, si bien no deja lugar a dudas inter-
pretativas, directamente destruye el sistema de universalidad pasiva concur-
sal, y el mentado fuero de atracción, lo que no encuentra justificación en las
ideas-fuerzas que le son directrices al proceso concursal.

En contra, sosteniendo que el plazo puede prorrogarse hasta la homologación del acuerdo QUINTANA
50

FERREYRA, Francisco Concursos Astrea 1985 t. I p. 301.

página 18