Vous êtes sur la page 1sur 7

PROGRAMA DE FORMACION BIBLICA Y MINISTERIAL 1

AREA BIBLICA

Por José Omar Telmo

MEDITACIONES SOBRE EL LIBRO DE NEHEMIAS

INTRODUCCION
"...y sobre esta roca edificaré mi iglesia, y las puertas del hades no prevalecerán contra ella."
Mateo 16:18

Encabezamos las meditaciones con este texto porque es una clara muestra del propósito de Dios cuando
actúa. Cuando Dios se propone algo, nada ni nadie podrá oponérsele. A esto se llama la soberanía de Dios.
Así sucedió siempre, y así siempre será.
De igual manera aconteció con lo que se nos relata en el libro de Nehemías. Dios se había propuesto llevar
adelante su plan y en él estaba incluido la reconstrucción de la ciudad de Jerusalén. Esta ciudad ha venido
ser el eje geográfico donde gira el programa divino respecto a la humanidad. La misma adquiere un valor sin
parangón en La Palabra y en la actividad salvadora de Dios, y esto no por mérito propio sino porque Dios
estaba detrás de ella.
Hablar de Jerusalén es hablar de Israel. Su destino está unido a ella porque Israel es el pueblo de una
ciudad. Israel es el pueblo terrenal de Dios para quién tuvo, tiene y tendrá propósitos únicos. Pero en este
tiempo, llamado el “tiempo de los gentiles”, dado que es la época del dominio de las naciones en detrimento
de Israel, lo importante ha dejado de ser ella misma sino la Iglesia de Jesucristo. Ahora la Iglesia es la figura
terrena central pero a su vez celestial. Ahora Dios se ha propuesto edificar la Iglesia, la Esposa del Cordero.
Ya que nosotros vivimos este tiempo y formamos parte de la amada Iglesia de Jesucristo, enfocaremos
estos pensamientos desde esa perspectiva. Sacaremos lecciones para aplicar a nuestras circunstancias
hoy.

Siendo Mateo 16:18 la primera mención explícita de la Iglesia en La Biblia ésta nos recalca lo
siguiente:
1- Que la Iglesia es una institución divina;
2- Que le pertenece al Señor por derecho de creación y redención;
3- Que El está edificando su Iglesia;
4- Que el fundamento está a la vista de todos: Cristo mismo (1 Cor.3:11; 1 Ped.2:6-7; Hch.4:9-11);
5- Que ella triunfará con su Señor sobre el imperio de la muerte.

En La Biblia encontramos varios comienzos narrados. Por ejemplo: con Adán y Eva en el huerto de Edén,
con Noé y su familia luego del diluvio, con Abraham y su esposa naciendo de ellos el pueblo terrenal de
Dios: Israel. Otro gran comienzo en el programa eterno de Dios se menciona en La Palabra de Dios como
"el tiempo de los gentiles" y coincide con el destierro de Israel entre los años 605-536 antes de Cristo. Y se
extiende hasta el presente, tocando a su fin con el advenimiento del Señor Jesús como el Mesías glorioso
que viene a reinar en el trono de David.
En la antigüedad Dios levantó un pueblo de entre todas las naciones para que fuese un testimonio de su
Persona a las mismas. Ese pueblo fue Israel. Dios empleó todos sus recursos para que pudiera cumplir con
ese cometido, pero aún así dicha nación no pudo hacerlo. Le dio grandes hombres y mujeres muy dotados,
le dio leyes justas y oportunas, una gran tierra, etc. Hizo un pacto con ella, un pacto condicional: que si Israel
cumplía con su parte, Dios haría la suya. Pero Israel quebrantó vez tras vez ese pacto. En su paciencia Dios
prosiguió lealmente con su parte y no quebró dicho pacto. Pero tuvo que disciplinar a Israel a fin de que
aprendiese a ser fiel a su llamado. Ese castigo fue lo que se denominó "el cautiverio babilónico de Israel".
Durante setenta años Israel fue llevado a vivir sometido en otro país quedando sus tierras y ciudades en la
ruina. Pero al cabo del tiempo indicado por medio del profeta Jeremías (Jer.25:11), Dios trajo a Israel (o
mejor aún, un remanente) de vuelta a su tierra y a Jerusalén, la ciudad capital.

Seguidamente bosquejamos la sucesión cronológica de los hechos en torno "al cautiverio", a saber:
PROGRAMA DE FORMACION BIBLICA Y MINISTERIAL 2

-724 AC Caída del Reino del Norte


-605 AC 1º Traslado del Reino del Sur
-597 AC 2º Traslado del Reino del Sur
-586 AC 3º Traslado del Reino del Sur

-536 AC 1º Regreso = Zorobabel (Esdras 1-6)


-483 AC La historia de Ester (Ester 1-10)
-456 AC 2º Regreso = Esdras (Esdras 7-10) Profetas de este período:
-444 AC 3º Regreso = Nehemías (Nehemías 1-13) Hageo, Zacarías y Malaquías.

En la misericordia de Dios Israel regresa a su tierra. Entonces vemos algunos resultados de su


cautividad, a saber:
1. La dispersión de la mayoría de los judíos en diferentes países, donde hasta el día de hoy permanecen.
2. La aparición de la institución de la sinagoga, centro de adoración a Dios, de educación en base al A.T. y,
de gobierno de los judíos.
3. Curación de la fuerte tendencia idolátrica que Israel tenía. Esa idolatría fue la causa del destierro y el
destierro, el remedio para esa inclinación degenerante.
4. Intensificación del espíritu de esperanza con que la gente buscaba a un libertador: el Mesías. (Significa
= Ungido, y Cristo en arameo).

Ester, Esdras y Nehemías, son libros históricos que contienen algunas preciosas verdades consoladoras y
edificantes para nosotros hoy.

Esdras: El Aspecto Religioso del Regreso.


Trata de la construcción del templo y nos enseña que lo primero a lo hay que dar importancia es a la Casa
de Dios y su actividad. Todo el centro del éxito pasa por el Culto a Dios: recordación del sacrificio de la Cruz
y su predicación valiente y abierta (1 Co.1:18-25 y 11:23-26).

Nehemías: El Aspecto Civil y Político del Regreso.


Trata de la edificación de los muros de la ciudad de Jerusalén, indicando la importancia de fortalecer el
crecimiento comunitario. La edificación de los muros nos enseña también que la Iglesia es un lugar de
seguridad y separación para los hijos de Dios (Cant.4:12).

Ester: El Aspecto Soberano y Misericordioso del Regreso.


Trata de la preservación notable de los judíos que quedaban distribuidos entre los gentiles, a pesar de que
estaban fuera del lugar señalado por Dios. La lección es que a pesar de que la nación estaba alejada de
Dios, El vigila por los suyos y no abandona a su pueblo, no obstante su falta de merecimiento.

¿Cómo es que esta nación totalmente destruida pudo resurgir nuevamente? ¿Cómo no perdió su identidad?
¿Cuál fue el elemento aglutinador? ¿Cuál la energía revitalizante? ¿Cómo se organizaron? ¿Qué clase de
líderes tuvo?
Las preguntas podrían multiplicarse pero, lo importante para nosotros hoy, es descubrir ciertos principios que
puedan auxiliarnos para cumplir con el cometido que tenemos entre manos.
Formamos parte del pueblo espiritual de Dios: la Iglesia de Jesucristo. Aquella institución divina que Cristo
compró a precio de su sangre preciosa, dejada aquí en la tierra para que de testimonio al mundo de la Cruz
de Cristo: de su poder salvador.
¿Hay algo que pueda aprender la Iglesia de aquella experiencia de Israel? ¿Se pueden sacar lecciones que
nos capaciten para un mejor y más eficiente servicio a nuestro Dios? La respuesta es, sí (Ro.15:4; 1
Cor.10:6). Nosotros vamos a estudiar el caso de Nehemías para extraer principios de acción para la amada
Congregación de Cristo.

Consideraremos el libro de Nehemías, visto las lecciones interesantes en cuanto a principios de acción y
desafíos que tiene. Cuando miramos la obra de Dios y nuestra parte en ella aprendemos acerca de:
PROGRAMA DE FORMACION BIBLICA Y MINISTERIAL 3

1- Las enormes bendiciones de Dios: ¡Cómo ha sido paciente y amante para preservarnos hasta aquí! ¡De
cuántos peligros y caídas nos habrá librados! Podemos mirar atrás y ver su misericordia al salvar almas
por medio de nuestra humilde actividad, y cumplir propósitos de salvación en tantos.
2- Los fallos y yerros que hemos cometido: ¿Acaso pensamos que siempre le hemos sido fiel y
agradables? ¿No es cierto que no siempre se ha hecho la obra cómo debiera haberse hecho? ¿Y lo que
se ha dejado de hacer? Debemos confesar que "siervos inútiles somos, le que debíamos hacer,
hicimos"; no más.
3- Los grandes propósitos de Dios: El seguramente tiene planes y objetivos para hoy y el mañana con
nosotros. El no nos ha desechado, al contrario, nos sigue llamando para emplearnos en su programa de
salvación.

Autor y fecha: Nehemías fue el principal redactor quedando la compilación final en fecha tardía (ver
12:11, sumo sacerdote entre 351-331 AC).
Destinatarios: Los judíos.
Palabra y versículos claves: Reforma. Vs. 4:6.
Propósito: Se narra la historia de la reconstrucción de los muros de Jerusalén desde las vivencias del
gobernador Nehemías, cuyo interés por esto es vivadamente incorporado al relato. La reorganización
nacional llevó el sello indiscutido de este hombre que, junto a Esdras, marcaron definitivamente al
pueblo. Su énfasis en la providencia divina es una de las grandes lecciones. Conjunto con ello aparece la
importancia de la oración y la Ley.
Temas: Casi 13 años después de Esdras, aparece Nehemías realizando reformas civiles. El pueblo tras
dura lucha logra reconstruir los muros de la ciudad, superando las aflicciones serias que les aquejaban al
igual que la vergüenza. Contiene un gran despliegue de movimientos rápidos y energía vigorosa. Tanto
la acción, la oración y la unción son sus características.
Ministerio profético: Junto a Esdras y Nehemías aparecen tres profetas. Malaquías fue para Nehemías
lo que Hageo y Zacarías habían sido para Esdras.

EL LIBRO DE NEHEMIAS

1- Nehemías es un gran desafío para aquellos que anhelan un avivamiento espiritual.


2- Nehemías es una gran lección para los líderes actuales del pueblo de Dios en la persona del autor: es
un hombre que comenzó, continuó y culminó la tarea que Dios le encomendó, haciéndolo todo de
acuerdo al plan y propósito de Dios.
3- Nehemías es un manual de supervivencia para tiempos difíciles para los hijos de Dios.
4- Nehemías es un verdadero reto para cristianos pusilánimes e inconstantes.

¿Por qué levantar muros? ¿Tiene algún significado especial?

En la perspectiva de la historia del programa divino señalamos la importancia capital de la reconstrucción de


los muros de la ciudad de Jerusalén. Con ello, la ciudad cambia de categoría política y religiosa,
transformándose en un precedente primario de la obra de la cruz.
Pasemos ahora analizar sucintamente el contexto histórico en que se desarrolló la historia narrada en el libro
de Nehemías y descubramos los grandes pasos en ello.
Hacia el año 550 A.C. el súbito acceso al trono imperial de Ciro, príncipe de una pequeña tribu persa, vino a
ser un acontecimiento clave en la historia. La obra de la vida de este solo hombre moldeó el destino de tres
grandes civilizaciones (Grecia, Siria y Persia) y trazó las principales directrices sobre las que la historia
universal había de discurrir a lo largo de más de 1.500 años, con consecuencias que aún se dejan sentir en
el día actual. Esta situación condiciona el trasfondo de los capítulos 40 al 55 del libro de Isaías. Jehová
había ungido a Ciro como agente suyo. Al desalojar a los opresores de Israel hará posible que los exiliados
de Judá y Jerusalén vuelvan a sus hogares y reconstruyan su comunidad. Esto tiene un propósito mucho
más amplio: por medio de Israel el conocimiento del verdadero Dios pueda llegar a todas las naciones. La
misión de Israel ha de ser llevada a su consumación final por uno llamado “el Siervo de Jehová”,
íntimamente relacionada con la nación y distinto a ella. Ciro dio probablemente dos decretos con respecto a
los judíos, uno autorizando la reconstrucción del templo, y otro permitiendo el retorno a Judea de los
expatriados. El 12/03/515 A.C. Jerusalén tenía otra vez su templo 70 años después de que Nabucodonosor
destruyese el primero.
Bajo el período del rey Artajerjes (465 a 423 A.C.) los samaritanos le presentaron una queja, de que los
judíos habían comenzado a reconstruir los muros de su querida ciudad sin autorización oficial, asunto que
PROGRAMA DE FORMACION BIBLICA Y MINISTERIAL 4

no podía realizarse. Cuestión que no permitió este rey. Hubo de esperarse la intervención milagroso y
natural al mismo tiempo, en la persona de Nehemías para que esto se pudiera hacerse. Fue enviado por el
mismo Artajerjes como gobernador con la orden expresa de reconstruir los muros de la ciudad,
proveyéndosele de los recursos necesarios para ello. Esto hizo el más famoso copero real, además de
organizar política y civilmente la pequeña comunidad judía.
Pero fue necesaria la intervención de Esdras para darle una forma integral, ya que fue quien se ocupó del
aspecto religioso en conformidad con el libro de la Ley (Pentateuco). La misión de Esdras tuvo un gran
alcance entre los judíos hasta el día de hoy. La nación se organizó en aquel tiempo en torno al templo
(“hierocracia”) siendo el factor clave de la fe judía. El pueblo aceptó la Ley tomando la categoría de
constitución oficialmente reconocida. Fue una declaración de dependencia de Dios. La influencia combinada
de Esdras y Nehemías forjó el judaísmo ortodoxo dándole la dirección que hasta hoy ha seguido.
Desde el punto de vista de la historia de la salvación podemos afirmar que la construcción del muro tiene un
valor importantísimo. Según Daniel 9:24-27, la profecía de las “setenta semanas” tiene estrecha vinculación
con la construcción de dichos muros (vs.25). De allí radica su tremendo valor histórico-profético. Dicho
período abarca un total de 490 años distribuido en tres etapas bien diferenciadas: 49 años (siete semanas),
434 años (sesenta y dos semanas) y 7 años (una semana).
En su aspecto devocional aprendemos referentes a los muros algunas cuestiones interesantes:
1- Ellos SEÑALAN algo: límites, fronteras (p.e. "la gran muralla china"). Nos hablan de los parámetros y
reglas claras a observar que indican los límites hasta dónde debemos llegar en nuestra vida cristiana.
Son un paralelo de los mandatos de nuestro Señor que debemos guardar y nos señalan el camino de
nuestra vida cristiana.
2- Ellos SEPARAN de todo: son como barreras, hacen división. Nos habla claramente de la santidad que
Dios anhela ver entre los suyos. Nos indican la realidad de aquella separación santa de las cosas del
mundo y de las personas que no tienen parte en las cosas de Dios.
3- Ellos ofrecen SEGURIDAD: son como fortalezas dando protección. Aquellos que están dentro de la
Iglesia de Jesucristo, quienes viven a la luz de la comunión diaria con el Señor y los suyos, gozan de la
permanente protección y dicha por observar los mandatos del Señor.

Comparar Cantares 4:12; Zac.2:5; Jer.15:20; Is.60:18; 26:1 en el A.T., y en el N.T., Ef.2:19-22; 1 Pe.2:4-5; 1
Co.3:11.
Para los cristianos esa muralla es Cristo, es Dios, Su Palabra, la palabra de salvación y de alabanza.

“Junto a los ríos de Babilonia, allí nos sentábamos, y aun llorábamos”. (Sal. 137:1)
“Cuando Jehová hiciere volver la cautividad, seremos como los que sueñan”. (Sal. 126:1)
Para el creyente en el Dios de La Biblia no hay cosa más grande que estar en el hogar, es decir, donde Dios
ha determinado su residencia.

PRINCIPIOS DE AVIVAMIENTO ESPIRITUAL

¿Por qué principios?


Porque la verdadera prueba de una persona no consiste en lo que hace, sino en, dados los principios que
sustenta, lo que haría.
Los principios son guías para la acción. He aquí, algunos de ellos.

1º DIOS ES EL SOBERANO SEÑOR QUE TODO LO DIRIGE


Neh.1:2 Nehemías y Hanani, el encuentro casual y la inquietud suscitada en el corazón.
Neh.2:8 Dios supervisando y anticipándose a los movimientos de su pueblo.
Neh.2:18 Dios ratificando el mensaje de su siervo con poder espiritual y despertando los corazones de sus
hijos.
En todo aprendemos la lección principal: El liderazgo divino. Salmo 127:1. Dios emprendiendo el plan,
guiando hacia su propósito.
PROGRAMA DE FORMACION BIBLICA Y MINISTERIAL 5

2º LA VISION DE LA OBRA
Neh.1:2-4 Dios comienza con pocos, pero a esos pocos les da la visión de lo que El quiere hacer.
Neh.2:12 Lo importante es que cada individuo tenga un claro llamado de parte de Dios. La visión realista de
la situación del pueblo de Dios y de la enorme necesidad circundante de salvación, es lo que debe
conmover a cada creyente, llegando a sentirse responsable por ello.
Recordemos que el creyente es siempre el creyente más Uno (Ex.3:11-12; Jos.1:9). Necesitamos ver las
circunstancias como Dios las ve.

3º LA ORACION QUE PREVALECE


Neh.1:5-11 Nehemías no tenía otro plan que el de orar a Dios. Atacó el problema desde la base: Orar, orar y
orar.
Neh.1:1 y 2:1 Por estos textos aprendemos el tiempo que pasó orando: alrededor de tres meses. Y por 1:6,
la frecuencia de ella: día y noche.
Neh.4:4; 4:9. Nos muestra que es el gran recurso de que el pueblo de Dios dispone para vencer toda
oposición (Ef.6:18).
Características de su oración:
1- Se separó para orar, se consagró para ello.
2- Su oración fue una oración continua.
3- Fue una oración llena de convicción: sabía que era el único medio para avanzar con éxito, con enorme
sentido de urgencia, con auténtica preocupación de corazón, con una disciplina que persevera, con la
práctica de desvincularse de otras cosas y con una expresión audible de necesidad.
4- Su oración provino de una actitud inconmovible (Hab.2:1).

4º ASOCIACION O MEMBRESIA RESPONSABLE


Neh.1:2; 2:12, 17-18 y 3:1-32. Es necesario establecer la asociación por medio de la cual la visión sea
realizada. Esta se concreta en forma corporativa.
El capítulo 2 nos muestra dos clases de compañías: una que debe ser excluida y otra, que debe ser
anhelada. Esta última puede ser distinguida porque contiene los siguientes y mismos elementos de
comunión, compartir:
1- la misma preocupación
2- el mismo testimonio
3- la misma posición
4- el mismo compromiso
Todos deben estar llenos de la misma vocación de edificar para Dios (1 Corintios 12:12; Filipenses 2:1-4;
4:2). La unidad de vocación distingue a las congregaciones pujantes.

5º METODOS DE RESOLUCION FRENTE A LA OPOSICION


Se presentan dos clases de oposición en la obra de Dios.
La EXTERNA. Neh.2:10, 19; 4:1-3, 7-8; 6:1-14.
Esta toma varios matices:
- Oposición a través de un discurso de enfrentamiento.
- Oposición a través de la burla.
- Oposición a través de la ira.
- Oposición a través de la astucia.
La INTERNA. Neh.4:10-14; 5:1-13.
Esta toma diferentes variantes:
- Oposición por medio de hermanos desanimados.
- Oposición por medio de la codicia y dureza de corazón.
¿Cómo vencieron todo esto? A través de los principios mencionados. Poniendo en práctica en cada ocasión
todos y cada uno de los principios. Pero el énfasis está en lo siguiente: TRABAJARON JUNTOS Y MUCHO.
PROGRAMA DE FORMACION BIBLICA Y MINISTERIAL 6

6º LA ACCION INCANSABLE CONFORME A LA PALABRA DE DIOS


Neh.2:18; 3:1-32; 4:4-6, 9, 15-23; 6:15-19.
El duro trabajo realizado con disciplina y perseverancia siguiendo los principios divinos, es fuente de mayor
trabajo. Y los resultados se hacen visibles. Las etapas son simples pero resultan importantes distinguirlas:
1- Comenzar Fil.1:6; 2:13.
2- Continuar 1 Co.15:58; 1 Ts.1:9. El ejemplo de Cristo:
3- Concluir Jn.4:34 y 9:4.

7º LA EXPOSICION IRREMPLAZABLE DE LAS ESCRITURAS


Neh.8:1-13. La explicación sencilla y sistemática de La Palabra de Dios. Leer, explicar y aplicar el texto
sagrado a la vida de todos y cada uno de los creyentes es absolutamente necesario para afianzar la obra de
Dios en el corazón cristiano.
Pero toda La Palabra debe ser cubierta y no sólo las partes predilectas. Y todos los creyentes deben
aprender, leer, estudiar y aplicar Las Escrituras a sus vidas.
Esdras 7:10; 1 Timoteo 4:13; Salmo 119:130.

8º LA OBEDIENCIA A LA PALABRA SEGUN LA LUZ QUE TENGAMOS


Neh.8:14-18. Si no obedecemos lo que ya conocemos no puede haber progreso posible en la obra de Dios.
Obedecer es vivir de forma consciente y deliberada La Palabra de Dios como la única opción de vida. Es la
opinión de Dios que prevalece por convicción y acción en nuestro diario vivir.
Debe haber un compromiso pleno, sincero y de todos a ser fieles en todo lo que mande el Señor.
Salmo 119:9, 11, 33, 59-60; Lc.11:28; Jn.13:15.

9º CONFESIÓN, ARREPENTIMIENTO, ABANDONO DEL PECADO


Neh.9:1-38. Si hay pecado, no hay avance posible. La santificación del creyente es tratar con el pecado, es
luchar con él para desterrarlo de la vida. Como creyentes no podemos pactar con el pecado en ninguna de
sus formas.
Además cada uno debemos confesar el pecado según el grado de conocimiento que tengamos. Así también
solicitar el perdón i hubiere otros que estén involucrados. Si el pecado se cometió en privado, se confesará
en privado; si público, en público; etc. Las relaciones sanas implican cuentas claras.
Mateo 18:15-20; Santiago 5:19-20; Gálatas 6:1-5; 2 Sam.12:1-23.

10º COMPROMISO PRIVADO, PUBLICO Y ESCRITO SI ES NECESARIO


Neh.10:1-33. Lo vital es: identificación abierta e individual con Dios de cara al mundo. No es un mero
formulismo ni simple ceremonia. Porque el compromiso auténtico surge de convicciones profundas.
"... todo el que tenía comprensión y discernimiento ..." (Neh.10:28).
Tenemos que comprender que el éxito final de la obra depende de este compromiso: el secreto. La obra que
hagamos para Dios llevará esta marca: la persistente actitud del corazón. Lo crucial es esta actitud, no
puede faltar para alcanzar el premio de la aprobación divina. Lo que cuenta es lo que hemos decidido en la
intimidad con Dios.

11º EL INDIVIDUO Y LA COMUNIDAD


Neh.11:1-12:47. La larga y mayormente desconocida lista de personas incluidas en estos capítulos nos
enuncia que Dios no olvida a ninguno. El nunca ve “masas”, sino individuos con nombre y apellido. El
distingue el latido de cada corazón, la emisión de cada palabra, la expresión de cada sentimiento.
El individuo no queda sepultado en la comunidad pero tampoco la comunidad es olvidada en pro de un solo
individuo. Ambas cosas van juntas con una armonía perfecta.
La realización del individuo se logra en el perfeccionamiento de la comunidad (Ef.4:11-16).
PROGRAMA DE FORMACION BIBLICA Y MINISTERIAL 7

12º PRIVILEGIO Y RESPONSABILIDAD PERSONAL ANTE DIOS


Neh.13:14, 22, 31. Estos textos anticipan la declaración de Ap.21:7. En definitiva estamos solos frente a
Dios. La compañía de los seres queridos y de todos los creyentes es importante, pero lo que realmente
cuenta es nuestra distintiva y única relación con Dios.
Más allá de las acciones que llevemos a cabo lo trascendente pasa por cómo nos ve Dios.

A MODO DE CONCLUSION

Nehemías en una parte de su diario que quedó incluido en el libro que meditamos dice: "... lo que Dios había
puesto en mi corazón que hiciese ...".
Así como Dios obró en y por Nehemías, lo quiere hacer también ti. Es maravilloso saber que Dios se ha
propuesto emplearnos en su programa eterno. Importamos para El. ¡Bendito Señor! No hay ocupación más
elevada, ni cargo más honorable, ni intereses más importantes que los que Dios nos propone.
La pregunta que cabe aquí es:
¿Qué tienes en tu corazón para que hagas? ¿Qué puso Dios en tu corazón para que hicieses? Mira tu
corazón, seguro el Señor ha puesto proyectos, anhelos, deseos, objetivos, planes, motivos.
¿Qué tienes en tu corazón para que hicieses? Cada uno debe examinarse a sí mismo y ver qué es lo que
Dios ha puesto en su corazón y hacerlo, urgentemente, para la gloria de Dios y el avance de su Reino.

BIBLIOGRAFIA
American Map Company, Inc. - "Atlas de La Biblia". s/f.
Alec-Motyer, J. - "Construyendo con Dios" - Ed. Hebrón - 1980.
Barber, Cyril J. - "Nehemías, dinámica de un líder" - Ed. Vida - 1982.
Bruce, F.F. – “Israel y las Naciones” – Publicaciones Portavoz - 1988.
Henry, M.-Lacueva, F. - "Comentario Exegético Devocional a toda La Biblia, Libros Históricos, Tomo 2" - Ed.CLIE - 1986.
Jamieson, R.-Fausset, A.R.-Brown, D. - "Comentario Exegético y Explicativo de La Biblia, A.T." - Casa Bautista Publicaciones - 1982.
Pfeiffer, C. - "Comentario Bíblico Moody, A.T." - Ed. Portavoz - 1993.
Rossier, H. - "Estudio sobre el libro de Nehemías" - Ed. Bíblicas - 1981.
Rowley, H.H. - "La fe de Israel" - Casa Bautista de Publicaciones - 1976.
Scroggie, W.G. - "El Encanto del Antiguo Testamento" - CLIE - 1984.
Sanders, J.O. - "Liderazgo Espiritual" - Outreach Publicaciones - 1984.
Willmington, H.L. – “Auxiliar Bíblico Portavoz” – Editorial Portavoz – 1995.