Vous êtes sur la page 1sur 3

EL BAZO Y LA TRISTEZA

El bazo es un órgano muy interesante. Entre sus funciones gobierna la


transformación de los alimentos y el transporte de nutrientes, destruye las
células sanguíneas rojas viejas, tiene una participación fundamental en el
sistema inmune, forma parte del sistema linfático y es el centro de actividad
del sistema de defensas. Además, el bazo es un lugar clave para el depósito
de hierro y contiene en su interior una parte considerable de las plaquetas y
macrófagos disponibles para pasar al torrente sanguíneo en el momento que
sea necesario.

En el ser humano, el bazo es el mayor de los órganos linfáticos, situado


detrás del estómago y debajo del diafragma, en la parte izquierda del
diafragma, haciendo contacto con el estómago y el riñón izquierdo. El bazo,
en la medicina oriental, tiene la capacidad única de absorber el flujo vital de
energía de los alimentos, lo que ayuda a formar y a controlar la sangre,
siendo el vínculo crucial en el proceso por el cual los alimentos son
trasformados en flujo vital de energía y en Sangre. Es el órgano fundamental
de la digestión. El Bazo extrae los nutrientes de comidas y bebidas y los
transforma en flujo vital de energía y Sangre. Se conoce como el órgano de
“la base de la existencia post-natal”.

Movimiento y elemento del Bazo: dirige el movimiento ascendente del


cuerpo: se relaciona con el movimiento y transformación del Agua del
cuerpo.

Función descendente del bazo: es indispensable para alimentar a los


órganos y los tejidos. Regula el ascenso y descenso puro: separa los fluidos
de los alimentos que comemos, los líquidos puros los envía a los pulmones,
donde se dispersan para nutrir la piel. Los líquidos no puros van a los
intestinos, donde se destinan ya sea a la vejiga para ser eliminados a través
de la orina, o se reutilizan.
Bazo en armonía
Si el bazo funciona adecuadamente, es decir, su función transformadora y
transportadora esta en equilibrio, el flujo vital de energía y la Sangre pueden
ser abundantes, y la fuerza digestiva será saludable.

Si el Bazo no está en armonía, todo o algunas partes del cuerpo se verán


afectadas produciendo insuficiencia de flujo vital de energía o de Sangre. En
caso de que la digestión se vea afectada, entonces encontraremos síntomas
como cómo distensión abdominal, dolor, diarrea o anorexia.

Síntomas que evidencian un mal funcionamiento del bazo:


- El Bazo se abre en la boca, la cual es una de las formas externas más
fáciles para determinar si el bazo funciona correctamente. Si el Bazo está en
equilibrio, podremos distinguir muy bien los cinco sabores y los labios
estarán rojos, tibios y húmedos. Si el Bazo está débil, la boca no será
sensible a los sabores y los labios tendrán un color pálido, tenderán a ser
fríos y secos.

- SI el flujo vital de energía del Bazo está débil, la sangre puede salirse de su
camino y moverse desordenadamente, lo cual provoca síntomas como
vómito de sangre, sangre bajo la piel, sangre en las heces, menorragia o
derrame uterino.

- El Bazo regula los músculos y las extremidades, ya que transporta flujo


vital de energía y sangre a músculos y extremidades. Músculos débiles o con
bajo tono, así como extremidades frías (manos y pies) denotan un mal
funcionamiento del bazo.

- Da tono a los músculos y al organismo, lo cual permite sostener el conjunto


de vísceras, y evitar su distensión su descenso.

- El Bazo está relacionado con la capacidad de memorizar, de concentrarse,


etc. Se le conoce como la casa del pensamiento. Cuando esta en
desequilibrio, podría estar relacionado con ideas fijas, obsesiones,
inflexibilidad y carácter autoritario, distención y malestar abdominal, pérdida
de apetito y Alzheimer.

- La tristeza y la depresión son emociones asociadas al bazo, están


asociadas a las decepciones, separaciones o pérdidas. Expresa su sonido
como “llanto”.

Resumiendo, un bazo en mal funcionamiento produce: labios resecos y


pálidos, alteraciones digestivas, astenia, anorexia, retención de líquidos,
edemas, diarreas, hemorragias, menstruaciones abundantes, ganas
exageradas de comer dulces, bajan las defensas y el cuerpo se enferma muy
fácilmente.

Tristeza y Bazo
El bazo implica sostén, nutrición y primera crianza, por lo que está asociado
con la tristeza y la depresión cuando fallan estos elementos en el individuo,
no solo el sostén y nutrición de los alimentos, sino el alimento espiritual o
afectivo. La tristeza se siente en el corazón y afecta toda el área del pecho,
produce pesadez, falta de aliento, cansancio y depresión.

Salud del Bazo


Hay que encontrar el tiempo para conectarnos con nuestras propias
tristezas, observarse sin juicio y evitar desahogar lo que sentimos. Hay que
atender los sentimientos excesivos de preocupación, así como evitar el
razonamiento o la creatividad muy activos u obsesivos.

Alimentos y plantas que le van bien al bazo: dulces naturales como las
frutas, cereales integrales, etc., la calabaza, la lechuga, el mijo, el arroz
integral, la avena y el Diente de león.

La falta de ejercicio, las comidas irregulares y el miedo empobrecen el flujo


vital del Bazo.