Vous êtes sur la page 1sur 138

ARACELI EGEA

Yo Soy La Rosa
Una orientación práctica para la vida
PRESENTACION DEL AUTOR:
ARACELI EGEA es autora de todos los libros Ray Sol, profesional en Educación e
Historiadora. Adquirió amplios conocimientos a nivel espiritual; también en
Psicología, Mentalismo, Simbología, en la Ciencia Onírica de los Sueños y en
Grafología, arte de ver el carácter individual a través de la escritura.
Compuso unas 200 canciones de contenido espiritual, folklórico, para los niños y
temas sociales diversos.
Como escritora, publicó veintinueve libros, por lo cual viene siendo la más alta
autoridad en temas esotéricos, de psicología práctica y mejoramiento personal.
INFORMACION SOBRE VENTAS Y PEDIDOS:
Tlfs: (58.212) 251.37.91 / 251.88.26 / 761.72.43 / 481.14.04
Fax: (58.212) 251.37.91
DERECHOS RESERVADOS CONFORME A LA LEY:
Dirección Nacional del Derecho de Autor. Fundación Ray Sol.
Registro Nacional de Editores y otros, sujetos a la Ley Nº 315
ISBN 978 _980 _ 6385 _ 32 _ 0
Hecho el depósito de Ley.
DEPOSITO LEGAL Nº If90220061501303
La primera edición de este libro se realizó en el año 1983.
Siguieron ediciones y reimpresiones sucesivas hasta la presente edición del año 2016,
mes de junio.
Transcripción y diagramación:
Departamento Editorial de Fundación Ray Sol.
Ilustración de la portada:
Departamento de Diseño Gráfico de Fundación Ray Sol.

Ninguna parte de esta publicación, incluido el diseño de la portada, puede ser


reproducida, almacenada o transmitida de manera alguna ni por ningún medio, ya sea
mecánico, electrónico, químico, óptico inclusive por fotografía, grabación
magnetofónica y cualquier otro sistema de almacenamiento de información, sin permiso
de Fundación Ray Sol por escrito.
Publicado en Venezuela por: EDITORIAL ANTELUX C.A.
PROLOGO

Damos las gracias a quien, con amor e impersonalmente, recibió este libro en
España y lo donó al Movimiento Ray Sol para su difusión, canalización y protección
legal.
En América, bendecimos las semillas de verdad y luz que Venezuela recibe para la
elevación de las conciencias y el despertar espiritual de la humanidad, lo cual mucho se
precisa en este importante fin de ciclo que estamos viviendo.
La Enseñanza Ray Sol, desde 1979, es la Auténtica Continuidad de la Obra de
Conny Méndez y del Maestro Saint Germain (Ascendido Ray Sol, Avatar de la Era de
Acuario) el movimiento espiritual de mayor altura y seriedad en el planeta actualmente.
Tiene su Sede Central en Caracas (Venezuela). Debido a su calidad y prestigio, lo cual
da un margen de credibilidad, ha sido presentado y difundido este libro bajo la
protección y cuidado de la Obra Ray Sol.
Es nuestro gran deseo que las verdades espirituales aquí contenidas en forma clara,
profunda y sencilla, arraiguen en los corazones para el despertar de muchos seres
dormidos internamente pues, al ser sacudidos en su comprensión, amplían su nivel
mental y se elevan.
“Yo Soy la Rosa” tiene muchas ediciones y reimpresiones, pues salió por primera
vez en 1983. Ha logrado muy amplia aceptación porque su lectura resulta fácil de
entender, es aceptada, valorada por todo tipo de personas interesadas en mejorar sus
vidas y elevar su comprensión, su nivel mental.
Mi labor aquí es impersonal: Ajuste literario, ampliación y canalización del
contenido. Se ha respetado, en todo, el texto original; pero, con el permiso de quien
recibió originalmente esta enseñanza, se hicieron algunos ajustes y se fue ampliando el
contenido. Mi nombre respalda el libro en la portada para su difusión, con objeto de
protegerlo legalmente.
Desde que el libro fue publicado en Venezuela en el año 1983, la experiencia de
muchos lectores que se han comunicado con nosotros indica que, después del despertar
interno, la vida personal se enriquece, cambia en positivo y un mayor bienestar se
manifiesta en lo personal para bien y belleza.

Araceli Egea
Directora de la Fundación Ray Sol
LA SALVACION DEL PLANETA
Capítulo I

Amonestación dirigida a los jefes políticos y militares del planeta Tierra.


Ocho minutos del tiempo que tienen ustedes bastarían para inmovilizar, totalmente,
todo tipo de actividad en el mundo físico. Esta intervención tomaría, inmediatamente,
carácter urgente en el momento en que se verifique un conflicto atómico entre dos o más
potencias. Les hemos revelado muchas veces que controlamos, activa y
conscientemente, todas las especiales estructuras que revisten características de
particular potencial bélico y nuclear.
Nuestra presencia no es visible ni sondeable con el instrumental electrónico que
ustedes tienen y nuestra actividad vigilante no se limita solamente a las potencias
mundiales más poderosas del mundo.
Nuestros medios tecnológicos y científicos entrarían en acción en el momento
oportuno, si fuera necesario. Las variaciones de gravitación y el cambio del
magnetismo terrestre podrían ser las consecuencias inmediatas del desajuste ecológico,
de las guerras y la agresión nuclear. Las fuerzas de cohesión, al desquiciarse, pondrían
en peligro de inminente disgregación a la materia orgánica. También, graves
perturbaciones atmosféricas pudieran manifestarse en el equilibrio del eje terrestre y en
la estabilidad del planeta.
Por las citadas causas, se haría necesaria nuestra prudente y discreta intervención
por medio del Rescate, que no sería un desafío ni debe considerarse como intromisión
para el dominio, la “conquista” del planeta Tierra. Sería un acto de amor, con objeto de
impedir la repetición de una enorme catástrofe que, en los remotos tiempos de Lemuria
y Atlántida, costó la vida a muchísimos seres humanos.
Sugerimos estar atentos, prevenidos sobre las circunstancias adversas que se pueden
manifestar sorpresivamente en el mundo; pero no teman porque nosotros, los Hermanos
Mayores a quienes llaman “Extraterrestres”, los protegemos, los cuidamos, nos
mantenemos alerta, listos para dar cualquier ayuda que sea necesaria. Actuaremos
firme, discretamente, si se precisara nuestra amorosa intervención que siempre sería
para bien y en total armonía, con la finalidad de ayudar.
Desde hace bastante tiempo, muy organizadamente, hemos planificado un rescate
masivo de todos los seres humanos que hayan subido su nivel de conciencia y tengan la
vibración requerida.
Por cuestión de libre albedrío, no se puede predecir si eso ocurrirá o no; pero, de
todas formas, se precisa una fuerte transmutación en el planeta, un cambio de
estructuras y sistemas para bien de la humanidad. Están al final de un gran ciclo
evolutivo y todo debe ser renovado.
La salvación depende del esfuerzo que cada individuo ponga por avanzar
espiritualmente y purificarse a nivel interno, para alcanzar la rata vibratoria necesaria
en el momento oportuno. El Amor, sobre todo, será la llave de oro que dará el logro
mayor.
Paz y amor para los habitantes del planeta.
EL DESPERTAR INTERNO
Capítulo II

Si subes un poco más tu vibración, llegarás a nosotros y, entonces, será la gran


explosión. Yo, tu guía, te atiendo amorosamente para empezar este sagrado y bendito
escrito que ha de perdurar por mucho tiempo y hará pensar a quienes andan buscando la
verdad espiritual.
Tú, ser individual que me lees, pequeña semilla cósmica, tú, destello de Dios,
escúchame cómo fluyo entre las letras y descanso sobre tus alas mentales este día en
que te aquietas para meditar armoniosamente en el silencio. Quizás, muchas veces, te
habrás hecho la ya consabida pregunta: ¿De dónde vengo? ¿A dónde voy? ¿Quíen soy en
realidad? ¿Para qué todo esto? Tales interrogantes son como puertas cerradas que,
algún día, podrán ser abiertas.
Yo, pequeño soplo de luz, te oigo entre las alas de tu pensamiento y susurro. ¡Sí,
susurro! pues no me es permitido hablar de otra forma sino a través del velo y en forma
silenciosa de suave susurro porque he de respetar tu libertad, darte la oportunidad de
decidir ya que, quizás, tú no quieres saber nada. Acaso, tu corazón rechaza el esfuerzo,
prefieres escuchar música estridente, ir a velocidad vertiginosa en esos vehículos o
automóviles que se fabrican. Los ruidosos sonidos de motores y aparatos mecánicos
son el reflejo de los tiempos modernos volcados siempre hacia afuera.
Quizás, no quieres saber. Tus manos se distraen mejor cuando juegas con las
máquinas “tragamonedas”, si te distraes fumando, mascas chicle o comes cereales
inflados, siempre interesado por lo material.
La publicidad y el ambiente social enseñan, a la juventud, que el Amor está en las
relaciones entre las parejas como si nada más existiera de manera que, en esa
dirección, se encaminan los sentimientos de los jóvenes, en la superficialidad del sexo
y “las conquistas”, lo cual viene siendo muy limitado y estrecho porque el Amor es la
raíz profunda de la vida, inconmensurable en su amplitud y diversidad infinita.
Mientras la gente esté atrapada en la superficialidad pensando y sintiendo en el
aspecto material, la rosa del corazón no abre sus pétalos al despertar interno como
debe ser y hay un prolongado estancamiento. Se precisa dar cabida a lo espiritual,
interesarse por lo que va más allá de comer, dormir, trabajar, divertirse, viajar, casarse
y tener hijos. Todo eso hace falta en el común vivir; pero no es suficiente. Deja siempre
un vacío interior y mantiene dormida a la gente. Para acelerar el proceso del interno
despertar, encarnan algunos seres de luz y realizan su labor como una persona más en el
mundo. Así, yo también lo hice.
Recuerdo: Hace tiempo, éramos muchos amigos en el mismo grupo; pero, a la
mayoría de ellos, no les interesaba escuchar la voz de su conciencia, que es la voz de
su interno. Pasaron los años y no cambiaron mucho. Ahora, siguen viviendo, hacen
dinero, hablan, comen demasiado, viajan, se divierten; aunque no son muy felices.
Discuten entre ellos por dinero, por lo mío y lo tuyo.
Cuando yo estaba encarnado como ustedes, veía que los amigos peleaban; pero
luego se contentaban y, juntos, se divertían. Ahora, cuando algunas personas discuten y
pelean, no ríen; pero, sobre todo, no saben perdonar a sus semejantes porque les falta el
suficiente amor, la tolerante comprensión en sus corazones, el suficiente perdón.
La sociedad no enseña a amar a los animales. Estos seres son parte de ustedes.
Aunque tienen una vibración más densa, también creó Dios a estos hermanitos menores
en evolución. Les contaré: Yo tenía unos patos muy gordos que me seguían a todas
partes, pues éramos amigos. Yo los amaba. También, ustedes tienen animales; pero los
engordan para luego matarlos y comérselos. No se les ocurre nunca hablar con las
flores, con los animales sino que los destruyen y así, también se destruyen ustedes
mismos.
Un día, yo estaba sentado cerca del mar. Me invadía un gran cansancio. Huía del
ruido y la bulla de lo externo, de todo ese estrépito en que se mueven máquinas y seres
humanos. Entonces, comencé a pensar y traté de contestar las preguntas de mi propio
pensamiento. Cuanto más escuchaba dentro, más claramente oía. Había algo en mí que
decía: ¡Sí, yo quiero saber, es lo único que me interesa en este momento, mi razón de
existir! Y una voz interna me contestó: Lo sabrás cuando comprendas que vives en el
tiempo; pero no perteneces al tiempo. Has de entender que existe un lugar fuera del
espacio y del tiempo; allí, estoy yo. Yo Soy tu pensamiento, tu Yo Divino. A ese lugar,
tienes que volver y allí, te espero. Hasta que no comprendas esto, no podrás alcanzar el
logro de un avance a nivel superior.
El despertar interno es como el melodioso sonido de una suave campana. Primero,
se escucha a lo lejos muy suavemente en el amanecer del día que llega; luego, se
percibe con mayor fuerza y motiva a levantarse de la cama para comenzar el ajetreo del
trabajo en el diario vivir. Escuchen, mis amados, ese sutil sonido de suave campana en
el interior de su ser y decídanse, por fin, a iniciar la tarea de sembrar, en su propio
campo, un jardín de bellas flores. Ese es el despertar espiritual del que tanto se habla.
Son muchas las personas que permanecen dormidas, obedientes, esclavas al mandato
de su yo humano sin saber siquiera que han de ser los amos, los verdaderos directores
de su existencia terrena.
La Conciencia Divina, en la mayoría de las personas, yace dormida, replegada,
ausente durante ese largo letargo de muchos siglos e infinito tiempo; pero, ya es la hora
de que se ponga Orden Divino y tomen el Cetro del Poder. Yo Soy hará lo que tú
quieras. Si lo invocas a la acción, te libertará de sobresaltos y dificultades.
Entonces, el materialismo del mundo denso, con su brillo y tentaciones, ya no te
atraerá tanto como antes; por lo tanto, buscarás algo superior y distinto que llene más
los anhelos de tu corazón y responda tus esperanzas.
DECRETO: Yo Soy el Divino Poder Interno que toma el mando en mi corazón. Yo
Soy la comprensión, la obediencia de mi yo humano o personalidad que se deja
conducir con alegría, hacia lo que es bello y perfecto.
SE PRECISA UN CAMBIO
Capítulo III

En esta era, es eminentemente necesario romper con las estructuras antiguas, con las
formas mentales de limitación y separatividad. Hay que desconectar el pasado del
presente, vivir intensamente ese presente aprovechando todas las oportunidades, buscar
el lado de la vida más correcto y constructivo, para que cada persona consciente pueda
asumir sus propias responsabilidades. Siempre, es preciso tomar decisiones, hacer
esfuerzos, lo cual implica nuevas etapas de experiencias en el camino de la evolución
humana.
Estamos viviendo en una era donde la gente tiene gran interés por desarrollar
poderes espirituales tales como, por ejemplo: la videncia. No hay técnicas propiamente
dichas para esto, pues se trata de una facultad que se trae desde el nacimiento por
haberla desarrollado en pasadas encarnaciones. La única, verdadera y valiosa
“videncia” es la que surge como resultado de la purificación interna, de un alto nivel de
conciencia, de la unión con Yo Soy, Divina Presencia Individualizada. Se trata de
poderes nada misteriosos ni excepcionales, pues todo ser humano los tiene en esencia;
pero no se manifiestan por no estar conscientes de ello.
Por amor, ayuda a tu hermano tanto como te sea posible para liberarlo de sus ansias
y temores. Sugiero que no pierdas la ocasión, si esto se te presenta. ¡Es tan urgente! La
energía radiante del amor da vida y forma todo cuanto existe. Hasta los átomos
invisibles están hechos de esa energía que es la fuerza cohesiva en acción. Resulta
importante comprenderlo. Ya que lo sabes, enseña a los seres humanos que esa energía
está en ellos mismos; diles que, según su grado de evolución y el nivel o lugar donde se
encuentren, ella interpreta todo lo creado. ¡Unica energía, única perfección, única luz!
Es la poderosa fuerza de la vida en sus múltiples manifestaciones y formas, expresada a
niveles vibratorios diferentes y distintos grados de densidad, porque la materia viene
siendo la energía condensada en forma mayor o menor.
Enseña al mundo que el llamado “mal” sólo se anula por medio de un proceso de
absorción y transmutación de los opuestos: El amor, el bien. Hay que comprender esto:
Sólo a través del amor se sanarán y desaparecerán el dolor, la violencia, las
apariencias de enfermedades, porque ellas no son sino energías negativas generadas
por cada ser en sí mismo cuando no está en la verdad; también se deben a creencias
equivocadas, a conceptos errados que no se han podido superar. Por Ley de
Mentalismo, en lo que piensas, en eso te conviertes. Si crees y repites que estás
enfermo, no puedes manifestar bienestar físico ni salud.
Enseña a la humanidad que la evolución es un constante cambio de las formas; pero
no debe suceder como la gente lo está haciendo, ya que los cambios han de ser
voluntarios e intuitivamente armoniosos para todos. Instruye, proyecta lo que sabes. ¡No
tengas miedo! Explica a los seres humanos que la felicidad no está fuera sino dentro de
ellos mismos. El odio, el egoísmo, la violencia de palabra, pensamiento y obra crean
formas monstruosas de energías rebosantes de crueldad, las cuales cobran vida, se
materializan. Esas desafortunadas creaciones humanas acompañan a cada individuo
durante muchas reencarnaciones, hasta ser transmutadas por medio del dolor, con el uso
de la Llama Violeta.
De esta manera, los individuos se van regenerando y purificando con el buen uso del
libre albedrío y del poder mental bien canalizado; pero el mal uso puede hasta
engendrar la locura, así como bien utilizados, estos poderes, elevan al individuo a las
más altas metas.
¡Menos mal que aún hay lugares de iluminación y sabiduría en el mundo! Amen y
respeten a los humildes de corazón, a las personas generosas y compasivas, a los que
no distinguen clases sociales, razas ni diferencias, a quienes no personifican. Amen y
respeten la Energía Divina que cada uno es, a los seres que no tienen ninguna meta
especial en la vida sino el amor al prójimo, a toda forma de vida. Amen a quienes
parecen no ser nada ni nadie y se conforman con un poco de paz. Amen, respeten a los
sencillos y puros de corazón, de intenciones, no desprecien a nadie por su apariencia,
sus condiciones. Esto se les devolverá multiplicado.
Cuando la luz de la comprensión espiritual llega internamente, se abren mil puertas
que, antes, estaban imperceptiblemente cerradas. Entonces, el Yo Divino va tomando el
mando suavemente en cada ser y todo lo viejo empieza a desaparecer. Un deseo de
renovación surge en las conciencias, lo cual produce el cambio preciso en cada persona
que así lo quiera. Es un nuevo renacer.
Ningún cambio llega sorpresivamente desde lo externo, pues es adentro de uno
mismo donde ha de comenzar. “Sereis renovados por la renovación de vuestras mentes”
_ dice un conocido principio espiritual _ Si no hay un cambio de valores ni se
substituyen las viejas creencias, los conceptos equivocados por otros nuevos y
correctos, no resulta posible manifestar renovación alguna en la vida, pues lo externo
obedece a lo interno por ser una inevitable consecuencia.
Cuando la renovación se lleva a cabo exteriormente, es como una caricatura mal
encajada y no se producen buenos resultados. Quien entiende que, para renovarse, ha de
andar bien vestido, aprender idiomas, viajar, comprarse un carro, tener dinero y
posición, no consigue sino dar a su vida un barniz superficial de pintura que, pronto, se
va a desconchar. La falsedad quedará al descubierto, porque el individuo no ha
cambiado mental ni emocionalmente.
Sólo, en el equilibrio, reside la armonía. La renovación ha de ser interna y externa.
Lo segundo es un reflejo de lo primero. Tampoco consiste en inclinarse completamente
a lo espiritual y descuidar lo demás. La balanza del equilibrio merece el ajuste en las
dos direcciones.
DECRETO: Yo Soy la Luz de Dios que ilumina todas las conciencias en la verdad
de la comprensión correcta. Yo Soy el cambio mental y emocional que, suavemente y en
silencio, se va abriendo paso en mi interior con la substitución de creencias erradas, de
falsos valores que son transmutados en luz. Yo Soy la renovación de todo lo viejo y de
conciencia humana que ya no armoniza con mi nueva comprensión.
LA DIVINA VOZ

Capítulo IV

Tú y yo somos uno solo. Yo Soy la apacible voz que se escucha en el silencio de lo


interno. Yo Soy la sed de vida en la materia. Yo Soy el enlace vital del agua y del aire.
Yo Soy el suave roce del rayo solar sobre la superficie del monte rocoso. Yo Soy estela
de estrellas fundidas en el mar. Yo Soy la real asistencia, el filtro transparente de
diamantes donde fluye toda la vida sensible que existe.
Yo irradio luz y amor a los seres que me escuchan. Les hago entender la esencia de
la Verdad para que comprendan mis deseos, que es lo mejor para su propia evolución.
Hoy, es un día de paz y alegría porque vas entendiendo como debe ser la vida en
esta Tierra que tanto nos preocupa. Somos y seremos la vida en su totalidad, unos
visibles y otros invisibles. Quienes están encarnados en materia más condensada tienen
que oír. Tú me has comprendido, me has querido escuchar en el sitio más profundo de
tu ser donde tengo una de mis muchas moradas. Has querido hacer el esfuerzo de
buscarme. Por eso, hoy, te respondo en el silencio de lo interno.
De vez en cuando, escribe. Así, podremos hablar de las cosas del espíritu. Estos
escritos están destinados a quienes les interese y sean útiles. Sembrar y sembrar resulta
indispensable en la divina cosecha del campo nuevo y en el destino glorioso que
corresponde a este planeta de luz y sombras, donde viven encarnados tantos seres
humanos.
La Luz, la Verdad y el Amor son hermanos inseparables en el tiempo. Por ello,
donde hay luz y amor, las sombras no pueden existir, porque la oscuridad es la ausencia
de la luz y no da cabida a un resplandor tan grande; pero, en la Divina Voz que siempre
se expresa, no hay limitación.
Lo que es sombra se produce por deformaciones de la única luz, ya que todo es luz
que se expande bajo infinitas formas. Tú ya lo has comprendido. Quien piensa y obra en
la Verdad, por el poder del amor desinteresado, realiza la Ley del Amor y no verá la
oscuridad, pues no pensará en nada más que en luz.
DECRETO: Mi Padre y yo somos uno en Amor, Sabiduría y Voluntad. Yo escucho la
apacible voz que, en el silencio, siempre me sugiere lo mejor. Yo Soy el Amor del
Padre que me envuelve y me cobija en su luz inconmensurable.
Sé que la voz interna es la voz de Dios en mí y, con esta comprensión, no doy paso a
lo psíquico que tanto perturba.
UN ESTADO DE ALERTA

Capítulo V

¡Que la coraza de incredulidad se quiebre al fin y deje penetrar las energías


benéficas que desintegren las formas negativas del mal! Entonces, se abrirán los oídos a
las palabras del hombre espiritual para consuelo y redención.
Hablo en nombre del Amado Jhasua de Nazaret, Mesías de este mundo y de las
Jerarquías de Luz, legiones de seres no visibles. Yo hablo en nombre del Señor del
Rayo Violeta, Amado Maestro Ray Sol (Ascendido Saint Germain) de los Señores de la
Luz y la Creación, de los Señores de la Evolución. Me dirijo a las personas de buena
voluntad: ¡Siembren, proyecten ustedes estos mensajes, esta instrucción tanto como les
sea posible! Hay que publicar y difundir estas verdades con urgencia. El tiempo
apremia en el planeta. Unanse todos no sólo para pedir o comentar, sino también para
actuar de una manera resuelta, eficaz y práctica.
Los habitantes de la Tierra, aunque perciben el peligro, no están muy alerta sobre la
grave situación en que se encuentra el mundo actualmente, debido a la contaminación
del aire, del agua, el suelo, por el mal uso de la Ciencia a través de la Industria, la
producción y los desechos tóxicos; pero el peligro mayor, que pudiera desencadenar el
Rescate, está en el poder nuclear y el armamentismo, capaces de desencadenar
conflictos bélicos de gran magnitud, lo cual queda bajo la responsabilidad de los
gobernantes y dirigentes.
Ustedes mismos, con tan irracionales disparates políticos, militares y atómicos,
están contaminando gravemente el mundo donde habitan. Con esto, se acercan, a pasos
agigantados, hacia un inminente desequilibrio ecológico de graves consecuencias para
la estabilidad del planeta.
Con ello, están cavando una fosa de caos y destrucción generada por la codicia del
materialismo desenfrenado y el ansia de poder de los políticos, el deseo de dominar al
mundo. Quienes son responsables de esos actos, por la persistencia en el error y no
querer oír, están originando un karma tremendo para ellos mismos. Pasarán mucho
tiempo en la desolación hasta que logren transmutarlo y compensen el mal con el bien;
pero esto será en tiempos futuros. Por ahora, damos el alerta; aunque, no sea escuchado
por los mayores responsables de la situación quienes, conducidos por su parte humana,
no se dan cuenta de la tremenda gravedad de su conducta y se dejan manipular por la
Otra Polaridad que, ocultamente y en la sombra, los convierten en instrumentos para sus
fines. El libre albedrío es un don sagrado y debe tener un buen uso.
DECRETO: Me centro en mi corazón e invoco el poder glorioso de la Presencia
Guardiana que, constantemente, vigila y protege mi vida. Invoco el poder del Séptimo
Rayo para transmutar la efluvia que envuelve a nuestro amado planeta Tierra. Yo Soy la
fuerza activa del Rayo Azul, la pureza inmaculada del Rayo Blanco en luz y victoria.
Invoco el poder activo del Rayo Azul para que la Voluntad Divina se manifieste en
el ajuste y armonía que necesita el planeta Tierra. Invoco el poderoso Rayo Violeta de
la Transmutación en luz y victoria.
AMOR SIMPLEMENTE

Capítulo VI

Te veo simplemente amando así como te sale, desde lo interno, ese sentimiento que
fluye discreto e invisible, esa energía tan infinitamente sutil que se libera cuando estás
con otra persona, entre tú y ella. La irresistible, fuerte y poderosa energía es la vida
misma en manifestación. Todo ser humano está constituido por una fluyente energía _
luz y viene siendo una corriente de vida.
La magna energía está en todo: En el átomo, en el núcleo celular, en lo visible e
inmaterial, en lo que nadie ve que existe ni puede contactar externamente.
Amar se identifica con vivir, ser y estar conscientes de existir eternamente. Quien
sabe amar comprende y perdona. Amar es ir, al unísono, al mismo ritmo acompasado
que el palpitar universal, ese palpitar contenido en el latir del Gran Uno y Unico Ser.
Amar va acorde con la armonía, hace vibrar en sintonía con la melodía de la Creación.
Hay que pensar con amor y poder sentirlo es crear belleza al unísono con el Dios
Uno en su eterna emanación. No importa en qué situación o lugar estés; pero ama,
simplemente ama sin preguntar. ¡Resulta tan simple! Realiza la unión con tu Divina
Presencia que amará a través de ti sin que te des cuenta siquiera de su interno y
profundo amor.
El Amor es la ley fundamental del universo, la fuerza magnético _ cohesiva que une
a los electrones, átomos y moléculas para crear formas vivientes en todas partes.
Cuando alguien realiza el Amor _ Verdad, que es profundamente amplio y
completamente impersonal, que se extiende a toda forma de vida, vence el egoísmo del
yo humano y merece la Ascensión a los Planos de Luz.
DECRETO: Yo Soy el Amor conscientemente expresado a través de mí. Si purifico
mis vehículos o cuerpos y armonizo a mi yo humano para que sea obediente a la Divina
Voz, podré elevar mi conciencia, reflejar perfección. Yo Soy el Amor Divino que
suaviza apariencias y dificultades. Yo Soy la esencia del Amor que libera y embellece
mi vida.
BUSCAR

Capítulo VII

Vamos juntos hacia el Dios Uno, la vibración todopoderosa, esa onda


maravillosamente melódica de tonos desconocidos para el oído humano. Oigamos la
música de las esferas, la onda del unísono perfecto.
En tiempos de lejana antigüedad, recibíamos muchas enseñanzas por boca directa de
sabios y profetas. Los profetas también existen hoy día. La única diferencia con los
tiempos de antes es su apariencia externa. En épocas pasadas y aún actualmente, la
palabra “profeta” evocaba la supuesta imagen de un ser vestido con túnica y sandalias.
Ahora, los profetas visten pantalones de vaquero, botas de piel, hablan por medio de
micrófonos y se entienden con los periodistas. No desprecien a los profetas de hoy ni a
los que surgirán nuevamente entre las multitudes. Quizás, algunos ya están en el mundo,
se encuentran entre conocidos, amigos y familiares cercanos; por lo tanto, no los
reconocen.
Resulta difícil saber, con seguridad, si alguien está en la verdad, engañado o
confundido por las sutiles sombras que se disfrazan de la verdad misma porque, ¿qué es
la Verdad? ¿Cómo se manifiesta? ¿Qué se debe hacer para reconocerla? ¿Cómo saber
distinguir lo verdadero del error y la falsedad? ¿En qué forma poder advertir la
presencia de lo psíquico que perturba y envenena la vida?
En el camino de lo espiritual, la Verdad debe ser diferenciada; pero hay algunas
normas para ello: Lo primero es si hay interés financiero en esas personas, jefes de
grupo o líderes de la espiritualidad; lo segundo, advertir si obligan a seguir dogmas,
rituales y lo tercero, darse cuenta si echan por tierra cualquier otro ideal o forma de
pensar, condenan lo que difiere de sus criterios y opiniones. Surgen, han surgido y
surgirán infinitas escuelas, asociaciones religiosas, ocultistas y filosóficas donde se
mezclan toda clase de personas. Comprendemos que, cuando llega el despertar
espiritual, quieren saber, indagan por todas partes, lo cual resulta muy bueno siempre
que no haya ningún fanatismo.
La verdadera escuela es la vida misma, el auténtico profeta está dentro de ustedes.
Deben tener la conciencia siempre lo más transparente y limpia posible para poder ver
con claridad, transmitir sabiduría a otras personas. De esta manera, centrados en lo
interno, sabrán distinguir la verdad de lo que es errado, no correcto.
El desarrollo de la conciencia deriva del poder de comprensión y de asimilación
pues, sin esa comprensión, no es posible amar porque, al no comprender a otras
personas, no logran amarlas. Lo que más importa es ser sencillos, proceder con
naturalidad. La verdad viene siendo siempre sencilla y todos la pueden comprender;
pero a través del amor al prójimo. La verdad nace con cada ser humano, si éste no se
resiste a dejarla florecer. Deben comprender, como algo muy importante, que la verdad
es amor y el amor la única verdad; pero en forma consciente e iluminada por la
sabiduría interna de cada individuo. También saben que la verdad los hace libres.
Maravillosos encuentros y aprendizajes puede haber en el mundo del estudio ya sea
científico, tecnológico, histórico o en la manera que sea; pero, en cuestiones de religión
y espiritualidad, lo más importante es ser profundamente armoniosos y sinceros. Esto
atrae al verdadero y correcto conocimiento, si hay pureza de intención, no se permite
intervenir al intelecto ni elucubrar a la escéptica parte humana para nada, porque mucho
se equivoca.
Tengan bastante calma, serenen las opiniones en cuanto a los profetas, santos o
“gurúes” se refiere. Todos los que llevan la luz del Amor Universal en sus ojos tendrán
un mensaje que dar a la humanidad en una u otra forma. No fijen la atención en personas
especiales, pues todos somos parte de una unidad, así como los astros, en su totalidad,
forman parte de un mismo cuerpo de luz.
Sean flexibles, abiertos, huyan de cualquier tipo de fanatismo, pues no conviene
esclavizarse ni caer en posiciones extremas. Para mantenerse al día en cuanto a materia
de espiritualidad se refiere, hay que tener la mente abierta, estar alerta sobre todo tipo
de engaños. En cada persona, se encuentra un tesoro de luz por descubrir. Solamente
con una piedrita aquí y otra por allá, de distintos colores y cualidades, se crea una
preciosa joya. Igualmente pasa con la experiencia y la sabiduría. El universo entero
está contactado en su conjunto. Hay muchos canales que van todos por el mismo cauce y
tienen igual destino; aunque sean diferentes.
Les hablo ahora de los falsos “gurúes”. Son personas que están influenciadas por las
fuerzas de la oscuridad y no de la luz; aunque muestren un aspecto benéfico. Por esto,
deben ustedes aprender a “discernir” la verdad del error y no dejarse llevar por las
apariencias. Si asisten a conferencias, a charlas donde habla un “gurú” o quien se
presente como un “guía espiritual”, observen bien. Cuando sientan algún malestar en el
transcurso de esa conferencia, si después se encuentran nerviosos o deprimidos, eso
sucede porque la vibración allí generada no era positiva. Les digo que el contacto con
seres de luz deja siempre una impresión de paz y bienestar; nunca hay sensaciones
externas de angustia, las cuales se pueden localizar también en la “boca del estómago”
donde está ubicado el Plexo Solar, gran centro muy sensible, chacra receptor y
transmisor de energía.
Hay personas que tienen malas vibraciones y así reflejan su falta de armonía interior.
Inconscientemente, absorben luz del aura de los asistentes para establecer su propio
equilibrio y, de esta manera, vampirizan la energía. Aléjense, en lo posible, de las
personas que les producen malestar vibratorio, ya que son esa clase mencionada de
vampiros energéticos.
Amplíen ustedes, cada día, sus conocimientos espirituales con lecturas buenas,
apropiadas. Quien pueda y le interese vaya a conferencias donde se aprende más
directo. Los libros les dan una infinidad considerable de posibilidades y enseñan a
mantenerse libres de cualquier fijación mental; pero sepan distinguir la verdad del
error. Son muchos los libros de contenido esotérico donde hay mezcla de verdad con
mentira, intromisiones de lo psíquico y mucha confusión. No todo lo que está impreso
es verdadero. Por esa misma confusión, la mayoría de los estudiantes de espiritualidad
en el mundo se desvían, sirven a dos amos: A la Luz y a la Otra Polaridad. No se dan
cuenta de la escasa verdad que contienen algunos libros que no son sino filosofías
disfrazadas.
El conocimiento debe ser siempre ampliado para la mayor expansión de conciencia.
Eviten estancarse en lo ya conocido. Hay que dejar lo religioso en su lugar, pues ya han
pasado de la dogmática Era de Piscis a la de Acuario y más allá. No mezclen la luz de
ahora con las sombras de Piscis por cuestión de evolución más alta que hay y también
por razones de vibración. Saben que las religiones han quedado atrás y ya no
corresponden a los nuevos tiempos en los que la gente piensa, se prepara, indaga.
El conocimiento depende de la comprensión mental que haya. Quien más ama más
comprende. Busquen la sabiduría, la verdad de lo correcto y armonioso.
En cada reencarnación, se alcanza un nivel de verdad espiritual; pero, una vez
superada esa experiencia, suben a otro nivel de mayor aprendizaje. Durante siglos y
sucesivas vidas físicas, muchos seres humanos transitaron por caminos religiosos.
Ahora, al fin del Gran Ciclo, es preciso que vayan soltando todo eso, porque la luz de
los tiempos nuevos ha sido dada con el propósito de ampliar las conciencias, de elevar
el nivel vibratorio en cada individuo que puebla el planeta Luz Tierra, escuela espacial
para esta humanidad.
Si cada persona se convierte en un punto de luz, todo el planeta irradiará luz y
también se elevará para alcanzar, con sus habitantes, el alto nivel que ahora precisa. La
Tierra necesita transmutación, purificación y equilibrio para dar paso a la Quinta Edad
Dorada que ha de venir en un futuro ya bastante cercano.
Esa Edad Dorada es la Era de Capricornio que seguirá a la Era de Acuario que ya
terminó. Estará dirigida por el Señor Maitreya desde los Planos de Luz, tal como lo
hace actualmente el Avatar Ray Sol (Ascendido Maestro Saint Germain) porque, por su
altísimo nivel, ya no le será posible reencarnar en el plano denso y habrá de hacerlo
desde las Altas Esferas donde ahora está. Será un glorioso renacer para la Tierra y
todas las personas que lo hayan merecido.
En la Era de Capricornio, habrá un cambio de conciencia muy satisfactorio, una
subida de nivel para la humanidad. Esta será la Era Crística en la cual los seres
humanos se esforzarán por el logro de la realización espiritual a un alto nivel en unión
consciente con su Yo Divino, con un alto reconocimiento del Cristo Interior. La Divina
Presencia Yo Soy canalizará a cada individuo hacia la Ascensión.
En los actuales tiempos de transición y aún dentro del materialismo reinante, que es
un resultado de la Era de Piscis, se abren paso los altos valores de la Verdad, la
Libertad, ser más que “tener”, la naturalidad ausente de prejuicios, el rechazo a lo muy
reglamentado y riguroso, el sentido de hermandad, de unión cooperativa, la paz, la
armonía, la generosidad en el obrar, sentir y querer de quienes pueblan la Tierra.
Todo eso contrasta con los valores piscianos marcados por el egoísmo posesivo, los
intereses creados, el apego al dinero, a las riquezas. “Yo valgo por lo que tengo” _
dicen _ Las virtudes internas no interesan.
Quienes buscan lo espiritual en estos tiempos de transición hacia la Era de
Capricornio, deben irse preparando para el futuro, ir quitando de sí mismos los
residuos piscianos que estancan y paralizan la propia evolución individual.
DECRETO: Invoco la Verdad y el Poder de la Presencia en mí para que me guíe en
la búsqueda de lo espiritual. No acepto sino lo que sea correcto y verdadero.
Yo Soy la Luz del Altísimo que ilumina mi camino para el logro de más altos valores
en la vida.
SILENCIO

Capítulo VIII

¡Silencio! ¿Saben ustedes lo que es el silencio? Es algo muy necesario para todo
desarrollo interno. Hay que buscar en el mundo interno, encontrarse a sí mismos en el
silencio del ser interior para hallar la paz mental, emocional y el bienestar físico.
Recuerden que todo tiene su principio en el silencio pues, del absoluto silencio, nace el
Verbo Creador.
Resulta muy importante para el ser humano aprender a escucharse a sí mismo de la
mejor manera posible, porque así se comprende, se observa, conoce la forma de
solucionar las situaciones en todos los altibajos que le presenta la vida, ya que siempre
hay que ir adelante en positivo.
No deseo, de ninguna manera, quitarles la espontaneidad ni la forma natural de ser.
¡No! Al contrario, intento explicarles que, siendo muy sinceros con ustedes mismos, al
conocer profundamente sus reacciones, se entienden mejor entre ustedes, conocen y
comprenden más a otras personas también, al tratarlas en la vida.
Han de saber que no puede existir una reacción sin antes estar la acción. No deben
caer, de ninguna manera, en la fanática manía de autoanalizarse en todo, por todo. ¡No!
Eso sería negativo. Solamente les pido que se observen internamente tanto como
observan a los demás; pero sin juzgar ni criticar, para llegar a comprender la verdadera
razón de sus actos, del proceder de otros, de la actividad personal. Si saben lo que
quieren o esperan de la vida y del prójimo, no se dispersarán ni perderán el tiempo en
dudas; además, evitarán muchas frustraciones en cuanto a su relación con otros seres
humanos en general.
Cuando piensan positivamente, atraen hacia ustedes y sus auras las situaciones
favorables, propicias que se les presentarán por afinidad vibratoria en su justo
momento. Para ello, deben aquietarse internamente, vivir en paz. De esta manera, serán
muy magnéticos, atraerán a sus vidas lo bello, armonioso y feliz como resultado de las
buenas vibraciones que los acompañan y tendrán muchos amigos.
Estar solos es muy enriquecedor. Los paseos, las caminatas incluso por la bulliciosa
ciudad, ayudan a meditar si lo desean hacer. Ya sabemos que la naturaleza tiene muy
buenas condiciones para ello y resulta el mejor sitio por supuesto; pero no siempre
pueden trasladarse a esos lugares y la meditación urge a veces. Por tal razón, hay que
acostumbrarse a meditar en cualquier parte donde se encuentren, saber aislarse aun en
medio del gran bullicio. Es absolutamente imprescindible poder hacer esta introversión
para así comunicarse con el yo interno en cualquier sitio donde se encuentren y saber
resolver las dificultades.
Oremos juntos para que la humanidad se vuelva más autoconsciente en sus
emociones, impulsos y evite, de esta manera, tantas palabras negativas e hirientes.
Entiendan que, donde hay comprensión, hay amor y donde hay amor, allí estoy yo para
ayudarlos, porque Yo Soy la Voz Interna que se escucha quedamente en el silencio. Yo
Soy la fortaleza, la voluntad y la paz sin obstáculos ni fronteras.
El silencio no es solamente dejar de hablar con palabras, pues también significa
quietud interna en el sentido del debido control sobre los vehículos emocional y mental.
Por ello, es preciso relajarse antes de hacer la meditación y la interna Contemplación
en forma privada, con objeto de aquietar los vehículos y armonizar a la personalidad.
Para poder entrar en el silencio y expandir la luz del corazón (Llama Triple) hace
falta no pensar en nada, lo cual no resulta posible si el cuerpo emocional no se
encuentra tranquilo. Parece que ustedes están meditando; pero no lo logran bien porque
los pensamientos van y vienen sin control y sólo llegan a la quietud física de estar
sentados. También es importante, por ello, el control de los cuerpos mental y
emocional. Todo esto lleva tiempo, se logra a través de la experiencia y la
perseverancia, en un esfuerzo consciente.
Cuando realizan el silencio en lo interno aunque sea por corto tiempo, dan el mando
al Divino Poder que irá despejando sus vidas de sobresaltos y dificultades. La paz y la
alegría embellecerán su vivir, se volverán más perceptivos, tendrán mayor fortaleza. La
voz silente habla siempre para quienes sepan oír y estén listos.
En las realidades del común vivir, el autocontrol de la palabra es también silencio.
Más vale callar, no decir nada, que dar salida a palabras hirientes que golpearán a otras
personas y, luego, volverán a su fuente con la consiguiente perturbación que atormenta.
Saber escuchar es algo muy sabio y, para ello, hay que guardar silencio. Muy pocos
son los que saben escuchar, pues casi todos prefieren hablar con objeto de imponerse y
exteriorizar sus ideas. Hay quienes no controlan la verborrea intrascendente y gastan
demasiadas energías que podrían ser mejor utilizadas en la concentración del silencio,
lo cual enriquece; pero no dispersa la atención.
Sepan también que todo silencio no es sabiduría pues, en cualquier silencio, pueden
haber fallas graves como: Ignorancia, inseguridad, temor, dudas, recelos nada sabios ni
productivos. Hay que saber distinguir.
El silencio por omisión tampoco resulta una actitud correcta. Callar algo que se
debe decir para defender una causa justa o apoyar a alguien no es conveniente, porque
crea serias dificultades y hasta puede generar un grave karma.
DECRETO: Yo Soy el control de la palabra, la objetiva observación y la realización
del silencio. Practico el respeto a las opiniones y creencias ajenas al igual que me
respeto a mí mismo. Concentro energías en el silencio perfecto, me mantengo calmado y
en paz.
Yo Soy el correcto discernimiento de hablar, cuando sea preciso, palabras de verdad
y amor que den alegría, esperanza. Invoco la Sabiduría Divina y la luz del
discernimiento para saber oír la Interna Voz que me conduce en la verdad de lo
correcto, hacia lo bueno y maravilloso.
Yo Soy el autocontrol, el amor, la comprensión para saber escuchar a otras personas
con serenidad apacible y brindarles mi cordial ayuda, cuando lo necesiten.
NO RECORDAR EL PASADO

Capítulo IX

Mis queridos amigos: ¡Cuánto agradezco el interés que sienten por este pequeño
libro! Juntos, ustedes y yo, nos haremos más amigos cada vez y estaremos más unidos
para comprendernos mejor.
Vamos a romper, para siempre, con los traumas y recuerdos penosos del pasado, con
todo lo que los molestó, hirió o atormentó en otros tiempos. No es bueno recordar lo
que quedó atrás. ¡Cuántas personas, mujeres sobre todo, tienen tendencia a lamentarse,
a rememorar las injusticias que han sufrido en sus vidas! Esos comentarios y recuerdos
para nada sirven, porque reviven el dolor y abruman otra vez sin necesidad. No darle
importancia a los problemas y penas personales resulta una clara señal de evolución
más alta, sobre todo, en el desarrollo del amor, pues esto aleja del egoísmo, es señal de
abnegación si la atención está centrada en no perjudicar al prójimo.
Cuando sufren y necesitan ayuda, visualicen el Rayo Violeta del Amado Maestro
Ray Sol, demanden su asistencia y el poder activo de la Luz Violeta Transmutadora. El
les enviará la fuerza espiritual necesaria para aliviar sus problemas y solucionarlos, les
dará capacidad para ser más comprensivos y poder entender sus dificultades, con
objeto de irlas superando y alejarlas de sus vidas para siempre.
A muchos de ustedes, les parece que, si se liberan de las penas pasadas y traumas,
pierden parte de “su personalidad”; pero no es así. Sucede, por el contrario, lo
siguiente: Si están constantemente repitiendo lo que sufren, lo que les hacen, esa antigua
situación vuelve de nuevo, la reviven y atraen fuerzas negativas tremendas que los
molestan, los perturban, las cuales provienen de un pasado que debiera ya estar
superado mucho tiempo atrás.
Toda tristeza acumulada y recordada constantemente viaja como una pelota de tenis y
va de un lado para otro con su perturbación. Por Ley de Afinidad Vibratoria, es
absorbida por las personas tristes, deprimidas, las molesta y mancha sus auras con esa
tonalidad sombría; envenena igualmente a quienes están alrededor de ese ser frustrado y
agobiado.
¡Qué equivocación tremenda cometen, en sus mentes y corazones, quienes viven de
recuerdos pasados negativos, los comentan y rememoran cada vez en sus
conversaciones con otras personas! Eso energiza el error, atrae de nuevo al presente
todos los sufrimientos que se han ido, con lo cual viene una mayor tristeza, más
dificultades; pero, en lugar de esto, deben liberarse de tales recuerdos con amor y
comprensión para que no sigan perturbando.
Sería absurdo desenterrar los cadáveres de sus fosas en lugar de enterrarlos porque
sólo conseguirían malos olores, un estado de desajuste tremendo. Eso indica que el
recuerdo debe tenerse en cuenta únicamente, como punto de referencia para posibles
circunstancias parecidas, con objeto de no volver a caer en situaciones similares a la
experiencia anterior. Todo recuerdo debe ser agradable, estar bien registrado en la
mente y así, actuar como alarma de autoprotección.
Puede suceder, algunas veces, que deforman los recuerdos con el paso del tiempo,
les atribuyen otros sentimientos que no corresponden a ese caso en cuestión, los
exageran y dramatizan; además, les añaden un toque de rencor, de celos y sarcasmo, un
matiz de autolástima para impresionar al prójimo y conseguir su atención.
Sucede con bastante frecuencia y es un acto equivocado molestar a otras personas
con lamentaciones y quejas, estar constantemente refiriéndoles lo dura y terrible que ha
sido la vida con ustedes, cuanto les ha costado salir adelante. Aquí, hay mucho egoísmo
y un orgullo solapado.
Les sugiero mayor disciplina mental y emocional en lo que se refiere a recordar e ir
reviviendo los sufrimientos personales. Tengan cuidado de no proceder así ni registrar
esas energías en sus mentes, porque esto es muy perturbador. Estén alerta en
pensamientos y palabras.
¡Hay tantos momentos en la vida que pueden ser vividos con armonía y amistad, con
amor y alegría! pero no los desperdicien por estar siempre repitiendo las propias
desgracias que atormentan el vivir y perturban a quienes escuchan.
Algunas personas lastimeras y dramáticas tienen el hábito no correcto de amargar la
vida a los demás cuando les cuentan sus fracasos, tristezas y sinsabores. Al visitarlos,
ése es el motivo de su conversación. Entonces, les llenan la casa de malas vibraciones,
perturban su ambiente y dificultan sus vidas. Comprendan que no deben comportarse así
ni es conveniente; además, en ese proceder, hay egoísmo.
Tengan en cuenta que el hogar de otros es privado y merece respeto. Nadie, por
buena educación, tiene la obligación de escuchar desgracias ajenas que nunca resultan
gratas. Que las visitas sean de paz, de alegría para llevar felicidad y no depresiones. Si
acaso necesitan ayuda, eso es distinto. Pídanla sinceramente con amor y así la
obtendrán; pero no vayan inútilmente a hogares ajenos con una carga de penalidades
por contar, porque eso desagrada, crea mal ambiente y abre también la puerta astral.
DECRETO: Yo vivo en el eterno presente y no recuerdo el pasado que se fue; eso no
me interesa. No quiero revivir lo que ya no existe ni tiene poder. Yo Soy la Radiante
Llama Violeta Transmutadora que consume, al instante, lo no perfecto procedente de
tiempos pasados. Invoco la energía del Perdón autosostenidamente, por mis errores y
los de la humanidad. Yo Soy paz, armonía, firmeza y comprensión.
El Séptimo Rayo de la Transmutación disuelve y consume toda apariencia de
sufrimiento, disgusto o desamor que yo haya experimentado en tiempos pasados. La
cualidad del Perdón que invoco cubre, con su velo del olvido, ese pasado que se fue y
no me interesa revivir para nada. Visualizo la Luz Violeta del Maestro Ray Sol y
demando su asistencia para que mi vida se vaya ajustando al Orden Divino, a la paz que
tanto necesito actualmente.
Yo Soy el Amor Divino que todo lo transforma en armonía y victoria, porque el
Amor vence todos los abismos y no hay nada que no pueda lograr el suficiente amor.
REUNIR

Capítulo X

Siempre, respondo a la llamada mental y emocional que surge de todos los


corazones de los seres encarnados en el planeta Luz Tierra. Tengo que ofrecer una
solución a tantas llamadas de desesperación, dar unas palabras de aliento, de ánimo, de
amoroso entendimiento sobre todo, pues eso es lo más importante: El entendimiento
entre el yo físico, el yo mental y el yo emocional. Comprendo que muchos no saben de
lo que estoy hablando; otros lo intuyen y algunos han estudiado, leído algo sobre los
distintos “yoes” humanos que pueden estar en cada individuo encarnado.
Los “yoes” son los cuerpos que viven en todas las personas: físico, mental,
emocional y etérico; pero, también está la parte humana o personalidad. Tienen vida
independiente y unida, piensan, sienten y están frecuentemente en conflicto, muy
desajustados, faltos de armonía. Forman parte del individuo que vive en la Conciencia
de ser y existir; pero deben ser armonizados, acostumbrarse a obedecer.
Los “yoes” son instrumentos por medio de los cuales los seres humanos se mueven,
se expresan en la vida, hablan. Si estuvieran esos vehículos purificados, ajustados y la
personalidad fuera obediente al Yo Divino, todo sería perfecto; pero, todavía falta
mucho por armonizar dentro de uno mismo y bastante por transmutar.
Sembramos un campo de estrellas y la siega está pronta. No faltarán entonces los
pastores que reunirán a los rebaños queridos. Todos los seres retornarán a sus hogares
de luz. La Tierra se fue preparando, durante eones y eones de tiempo, para ese especial
momento futuro en el que la buena semilla ha de ser separada de la mala y el rebaño de
ovejas blancas debe ser reunido sin que falte ninguna de ellas. Para ese feliz encuentro,
fueron pasando muchos siglos de luchas, aciertos y dificultades; pero por fin, cuando
menos se lo esperen, todo el rebaño estará reunido. La alegría del reencuentro elevará
los corazones. Entonces, gran emoción habrá en los Planos de Luz por el rescate del
bello planeta Tierra. Serán Uno con el Todo en la vasta extensión del universo.
Recuerden que no puede haber armonía sin la unión perfecta de los vehículos o
cuerpos. Pidan que despierten las conciencias a lo espiritual, no den poder al yo
humano. Comprendan que ese yo físico sólo es una parte del ser que vive en conciencia
terrena: La externa, pues está también la Conciencia Divina que debe prevalecer y
dirigir la vida. Si no desarrollan el lado egocéntrico, se fortalecerán, darán el mando al
Yo Superior lo cual es muy hermoso y elevador; por lo tanto, produce grandes
resultados.
¿Qué beneficios aportaría embellecer sólo una parte de sus hogares mientras la otra
está descuidada y olvidada? Ese lugar armonioso siempre será bello. Cuando lo miran,
se sienten encantados; pero, si se les ocurre ir un poco más allá del sitio bello, verán
cuán horrible está una casa que sólo se ha pintado y arreglado en una de sus partes
mientras el resto permanece abandonado, en ruinas, pues nadie se preocupó de cuidarlo
y embellecerlo.
¡Qué hermosa es la imagen del Todo, de lo que está completo! Ninguna estructura o
forma existente en este mundo reflejará belleza si le falta alguna de sus partes. Por
ejemplo: las plantas carecerían de vida si no tuvieran raíz o tallo sustentador, un animal
con tres patas, una cabeza con un solo ojo, la falta de un brazo en el ser humano: Todo
eso rompe la armonía estética y se ve triste, deprimente. Así sucede porque cuanto
existe ha de vibrar en la unión perfecta de las partes sin que, en ese conjunto, nada
sobre ni falte.
La base de la vida es la unidad manifestada en la aparente complejidad de la
variedad infinita, porque el toque mágico del Amor está latente, en su esencia, como
poder coherente, unificador y sustentador que irradia del mismo centro. Ese
maravilloso principio rige en todo lo existente, en las formas o cuerpos donde se
manifiesta la vida, en los sistemas solares, galaxias y universos: Un centro _ amor de
vida y poder que mantiene la unidad para que todo esté completo.
Amados hijos de la Luz: No se contenten con sólo una parte imperfecta. Dirijan sus
anhelos al Todo para obtener la armonía completa, porque Yo Soy es armonía, la parte
que les falta y ustedes deben completar con objeto de vivir eternamente en el amor. De
esta manera, serán más felices en el desinteresado servicio de dar y recibir que se
precisa. Usar el todo es completar y añadir algo en la unidad perfecta.
Reunir significa unir. Saben que la unión hace la fuerza. Por ello, todo lo que
permanece unido se fortalece, crece, vence cualquier oposición contraria. Las familias
unidas no conocen las derrotas, las personas que se unen para realizar algo en común
generan victorias eficaces y seguras.
La dispersión es falta de coherencia. Quienes quieren hacer fracasar a otros los
dividen, crean recelos, dudas y resentimientos entre ellos; así, triunfan sobre sus
contrarios en cualquier situación. Vivan unidos en amor y paz. El lema de Acuario es la
unión, no el gregarismo intrascendente sino la unión constructiva, sólida para crecer,
fortalecerse. Sean como el pastor que reúne a su rebaño un día de paz y, luego, les
regala las melodiosas notas de su flauta para mantener más unidas a sus ovejas, que no
se dispersen ni extravíen.
DECRETO: Yo Soy la Resurrección y la Vida de la alegría de vivir en unión y
armonía con todos los seres humanos, con cuanto ha sido creado en los Reinos de la
Naturaleza. Yo Soy la unión familiar, laboral y social.
Invoco el Rayo Rosa y decreto unión en mis relaciones familiares, en mi ambiente
personal, en toda acción que yo realice para bien y superación. Comprendo que la unión
hace la fuerza para el crecimiento en lo perfecto. Sé que quienes viven y trabajan
unidos son indestructibles.
Me reconozco como parte de la buena semilla que el Amado Jhasua de Nazaret,
Mesías de este mundo, dejó sembrada en el planeta hasta el fin del Gran Ciclo que está
terminando después del año dos mil.
Así es por Ley de Vibración. Yo Soy alta comprensión, luz y victoria. Yo Soy la fe
en un mundo mejor.
SERVIR

Capítulo XI

Subiremos juntos la escalera del esfuerzo, de la bondad. Cuando pase determinado


tiempo, podremos sentir la alegría del servicio cumplido. Mucho se precisa este
servicio de luz. Mi gratitud porque sé que dispongo de ti para seguir dictando estos
escritos que contienen verdades sencillas y prácticas, las cuales están destinadas a
elevar el nivel de conciencia de las multitudes para subirlas de vibración. Cuando se
siembran semillas de luz silenciosamente, con amor, no pueden dejar de fructificar en la
vida.
Sembramos flores juntos por el árido y seco camino que han de recorrer los seres
humanos de este planeta. Vamos a pedir a las Jerarquías Superiores de Luz que abran
las puertas, para que podamos llegar a todos los que están dormidos. Junto contigo, con
tu esfuerzo diario, avanzamos, nos abrimos paso por el mundo. Las ideas no tienen
fronteras y nadie las puede encarcelar. Veremos un día cómo se elevan los seres
dulcemente, del fango mental en que algunos están sumidos, fango de egoísmo, de
resentimiento, de envidia, violencia, venganza y materialismo. Con paciencia y
voluntad, seré incansable en mis esfuerzos para el despertar y el rescate de los seres
que viven en este planeta donde hay tanto malestar y sufrimiento, porque se apartaron
de su Yo Divino y no saben amar con la grandeza que debe ser.
Llevaré a cabo mi plan con buena voluntad y persistencia. Mis mejores armas son:
El amor juntamente con tu energía material y esa abnegación desinteresada que has
puesto a mi disposición para dejarte conducir por mí, día tras día. Realizaré mi misión
con tu esfuerzo y el mío para aclarar toda duda sobre materia espiritual, pues la gran
ignorancia que hay amenaza con oscurecer el resplandor de la Verdad en el mundo y se
hace eminentemente necesario instruir a las multitudes con una enseñanza más alta.
Este pequeño libro fue programado precisamente para ello. Te pido que sigas dando
diariamente tu energía vital y todo tu amor, que te dejes conducir por mi pensamiento
igual que lo estás haciendo, para que la luz fluya por doquier en el planeta entero,
escuela de aprendizaje y superación.
En mi nombre, tú escribes para toda la humanidad, en una forma consciente. En
nombre del Yo Soy, bendigo la Divina Luz que te ilumina constantemente. Se precisa la
salvación del mundo y todo el que pone su buena voluntad, sin intereses personalistas ni
afán de vanagloria, es un servidor impersonal de la Luz a quien espera, en las estrellas,
su gloriosa recompensa. Todos debemos ser sembradores.
Demos gracias a la Vida, al Gran Sol Central, a los Cuatro Elementos fundamentales
de la naturaleza: Fuego, Agua, Aire y Tierra. Oremos por los seres humanos de este
planeta en crisis que está en vías de recuperación, elevación y cambio hacia un nuevo
destino.
¡Gran Presencia de Dios que velas por mí, por todo ser viviente en el universo!
¡Llévame siempre contigo en tus brazos de luz y amor! Ilumina mi conciencia para que
yo pueda sentir, comprender y expresar la Verdad.
Aún están ustedes a tiempo de entender. Amen, oren y actúen bien, siempre en
positivo, con perseverancia y paz.
La Ley del Servicio impulsa la evolución de los seres en todos los niveles de
existencia porque, siempre, hay grandes recompensas para los que sirven a sus
semejantes con amor. Quienes más saben ayudan a los menores y ésa es la cosecha de
luz que estará más allá de cualquier ingratitud: Los tesoros acumulados en el cuerpo
causal por toda la eternidad.
Los seres que sirven con su yo humano, con objeto de complacer y engrandecer a su
personalidad o por interés de lucro, serán pagados abajo, en la misma forma, en la que
ellos quieren. No esperen recompensa en otros planos de existencia, a donde llegarán
con las manos vacías después de pasar de plano en el cambio llamado morir.
Hay muchas formas de servir: A los seres humanos, a la misma vida, a los Maestros
de Luz y Hermanos Mayores. Siempre, todo servicio ha de ser dado con humildad, con
sinceridad y sin egoísmo. No es cosa fácil servir a la Luz por las apariencias,
tentaciones e interferencias que surgen. Para vencerlas, se precisa fortaleza, sabiduría.
La Ley del Servicio impulsa la evolución en todos los mundos del universo. Quienes
tienen mayor adelanto deben servir a los seres de menor comprensión. Para dar a
entender esa lección, el Maestro Jesús lavó los pies a sus discípulos delante de todas
las personas presentes.
En los planetas densos de Tercera Dimensión, la Ley del Servicio se cumple
forzadamente a través del dinero y los intereses creados. En mundos más adelantados,
el servicio se da voluntariamente por amor, nada obliga a ello si no quieren ni están
interesados en ayudar.
Servir significa dar sin recibir nada a cambio ni pensar en recompensa alguna. A
quien sirve, le sirven porque, siempre, encuentra la ayuda necesaria. Todo servicio
cumplido en la Tierra, aunque se manifiesten luego desviaciones, es un valioso tesoro
que se guarda en el cuerpo causal y nadie nunca puede arrebatar. Los servidores de la
Luz en este planeta ganan muchos méritos para su futura Ascensión, cuando ésta llegue a
su tiempo y a su ritmo.
DECRETO: La Ley del Servicio se manifiesta en el desinteresado esfuerzo
realizado para ayudar. Servir es dar luz y esperanza, abrir caminos en las mentes y
elevar las conciencias a mayor nivel. Yo Soy el servicio activo hacia mis semejantes,
cumplido a plenitud en lo que pueda ofrecer y dar. Me ofrezco impersonalmente, con
humildad, como un servidor de la vida para lo que yo pueda cumplir, realizar e
impulsar en el eterno presente, que es hoy.
Comprendo que debo ser preparado, ampliar y elevar mi nivel de conciencia para
tal logro; pero, en lo pequeño y en lo grande, puedo colaborar.
Invoco a mi Yo Divino, al Poder de la Luz para que me sitúen en el lugar que me
corresponde según mis capacidades y por derecho de conciencia. doy las gracias.
ALTARES

Capítulo XII

Hoy, vamos a ser pétalos de una misma flor, ovejas de un mismo rebaño, células de
un mismo cuerpo, estrellas de un mismo firmamento; pero, sobre todo, sonrisa de un
mismo Dios con amor, entusiasmo y alegría.
Hablemos de los altares que se encuentran en las iglesias. Esos cultos derivan de la
idolatría y ya están quedando anticuados porque estos tiempos son de elevación; por lo
tanto, los rituales y rezos van perdiendo fuerza. Por supuesto, hay que diferenciar la
oración del rezo ya que no son lo mismo. El rezo es una forma repetitiva y rutinaria; la
oración, por el contrario, un acercamiento a Dios.
Cuando invocan, por ejemplo, a la Amada Miriam de Nazaret (Virgen María en las
iglesias), reciben su asistencia de inmediato y todo su amor, pues ella escucha las
oraciones, responde en las necesidades y nunca deja desatendido a ninguno de sus
hijos, los seres humanos del planeta.
María es un gran ser de luz que vive en las Altas Esferas; es decir: en dimensiones
más elevadas. Las personas que ya superaron el nivel religioso en su evolución no la
llaman “Virgen” sino “Amada Miriam”.
En asuntos de espiritualidad, quienes sean observadores expertos comprenderán que,
en los actuales tiempos, las religiones están en decadencia. Son, más bien, escuelas de
moral y buena conducta; pero limitan las conciencias con dogmatismos, ceremonias,
rituales y no permiten crecer internamente por ser muy estrechas sus enseñanzas y
dogmas.
Para ir ascendiendo en la comprensión de la Verdad y ampliar el nivel de
conciencia, hay que soltar todo lo menor que corresponde a la Era de Piscis. Viven en
una etapa de transición libre, renovadora; por lo tanto, se han de adaptar a ella con
amplitud de conciencia.
No hay diversidad de dioses ni variedad de religiones. Todo eso es creación mental,
producto del intelecto en que vive el yo humano o personalidad e, igualmente, es un
acomodo de lo espiritual a las costumbres, tradiciones, formas de pensar de cada
pueblo o nación.
No quiero decir con esto que sea contraproducente la actividad religiosa sino al
contrario; pero, por desgracia, lleva frecuentemente a grandes discusiones, a desprecios
hacia otras personas de creencias distintas, e incluso a la violencia de palabra y obra;
no obstante, las religiones todavía son necesarias.
Se precisa siempre un cambio. Nosotros aquí, en las Altas Octavas de Luz,
comprendemos muy bien la necesidad de la práctica religiosa en una línea espiritual
determinada; pero hay que saber a quien pedir o rezar y no dejarse atrapar por el
dogmatismo que es fruto de las fuerzas de la oscuridad. Sean libres de mente y corazón;
aunque tolerantes, comprensivos para las creencias del prójimo. No juzguen ni
sancionen las actividades de sus hermanos, pues allí donde hay un pensamiento de
amor, allí estoy yo en la más alta comprensión del Amor Divino. El enjuiciamiento y la
censura llevan crítica destructiva que más puede hundir a las personas que elevarlas en
su dignidad y comprensión.
Yo Soy el eterno, fiel y constante Amor. Cuando piensan amorosamente en un ser
humano, planta, animal, piedra, en un simple pedazo de pan e irradian ese amor interno
del corazón, allí está el altar más bello y resplandeciente; porque el corazón “es el
templo no hecho con las manos”, el templo de los nuevos tiempos y no se precisan
paredes para sostenerlo, ritos ni ceremonia exterior alguna. Todo debe ser reverencia
en humilde silencio al Supremo Poder de cuanto fue creado, que alienta por doquier en
cualquier forma de vida.
Amados míos: Formen sus altares en sus corazones, oren sin necesidad de
arrodillarse, con infinito y tierno perdón, enciendan luces eternas que lucirán llenas de
fuerza y alegría para los tiempos nuevos. Los altares que están en las iglesias tienen un
valor simbólico y pueden ser centros de energía donde se condensan las vibraciones
espirituales.
El ser humano, en su ascenso evolutivo, va subiendo escaleras de verdad y
comprensión. Esto requiere de muchas vidas terrenas en el proceso llamado
reencarnación.
La reencarnación viene siendo un hecho evidente y comprensible por simple lógica.
Una sola vida es muy poco porque, apenas si da tiempo en ella para adquirir una
cualidad sobresaliente, algún talento destacado o desprenderse de hábitos indeseables.
Se precisan muchas existencias físicas para crecer y fortalecerse internamente.
Un joyero, por ejemplo, no pule las variadas facetas de un diamante en una sola
jornada de trabajo. Con gran paciencia y esmero, se concentra en su labor, le da toques
de maestría que requieren de varias etapas. Cuando finalmente termina, ya la joya luce
como una obra maestra.
El ser humano es su propio artífice. Ha de trabajar en sí mismo una y otra vez, para
brillar como el diamante y adquirir la variedad de sus facetas perfectas. Eso lleva
muchas vidas terrenas. Al llegar la maestría por medio del propio esfuerzo, se alcanza
la Ascensión a un nivel superior de existencia: La Quinta Dimensión o Planos de Luz
donde moran los Maestros Ascendidos. Antes, se pasa por Cuarta Dimensión (Hermano
Mayor), nivel también muy superior después de la Tercera Dimensión donde ustedes
viven, experimentan y aman a sus semejantes, los seres humanos.
En la Tercera Dimensión o nivel de conciencia menor, hay un adelanto espiritual
mediano. Es allí donde están los altares, las formas de culto externo para adorar a seres
que se consideran muy elevados y santos.
El estado de “santidad” es algo muy relativo. Un santo que vivió en siglos pasados y
fue considerado superior puede estar todavía en el nivel evolutivo medio, tener aún que
reencarnar por no haber superado ciertas etapas. También hay posibilidad de que algún
“santo” esté ascendido; pero la devoción de rezarle, los dogmas y disciplinas, no dan
garantía de haber subido a tal nivel. Por ello, en los actuales tiempos, no hay necesidad
de altares, sino sólo rendir reverencia a la propia Presencia Crística en el sagrado altar
del corazón.
DECRETO: Me uno en mente y sentimiento, a través del latir del corazón, con mi Yo
Divino y Padre Amado. Centro la atención en el corazón, templo sin paredes, santuario
de la Llama de Vida en estos nuevos tiempos. Yo Soy la unión consciente con mi Divina
Presencia en Amor, Sabiduría, Voluntad y Poder para la consciente superación.
RESPETAR

Capítulo XIII

Dime, ¿cuántas veces me has escuchado dentro de ti y no has querido oír? ¿Cuántas
veces he llamado a tu puerta y no quisiste dejarme entrar?
Dime, tú que estás leyendo, ser de vibración única en el universo: ¿Sabes que, en el
día de tu Ascensión a otra dimensión, se te designará el plano donde habrás de
permanecer según tus méritos de evolución logrados, tu nivel vibratorio y la pureza que
hayas alcanzado? Eso será cuando venzas toda imperfección, domines a tu yo humano y
logres el sublime amor impersonal que liberta. Entonces, ascenderás a la Quinta
Dimensión. Todo está ordenado al milímetro en el universo de Dios. Todavía, les queda
mucho por aprender al respecto sobre los niveles evolutivos.
Vamos a hablar ahora del respeto. La palabra “respeto” tiene un sentido amplio:
Respeto a la libertad de otros, a sus ideas, opiniones, gustos y actos, a las tradiciones
de los países, religiones o creencias, al libre albedrío individual, etc. Sientan respeto
hacia sus hermanos, piensen que todos tienen la oportunidad de ser templos divinos
donde el Radiante Dios Uno viene a morar. ¡Quién sabe si el Altísimo vive ya
abiertamente allí desde hace mucho tiempo!
No juzguen por las apariencias, porque no todo lo que reluce es oro. No se fíen de la
belleza, elegancia, riqueza o cultura aparente. Es sabido que hasta en la más fea y
ordinaria de las personas, está Dios para iluminar su interno con claridad
resplandeciente; pero invisible para los ojos físicos. Si, acaso lo sintieran, se llenarían
de amor y comprensión; si lo vieran, no lo podrían soportar. Por eso, no es posible ver
la luz sino internamente con los ojos del amor, de la perfecta armonía, porque son los
únicos que resisten ese maravilloso resplandor que nunca ciega.
Prosigamos con el tema citado. Respetar es proteger a los demás y cuidarlos, mirar a
las personas sin juzgar ni criticar, observar internamente sin dejarse llevar por las
apariencias. Eso significa el respeto por la evolución de cada uno, pues se precisa
seguir siempre avanzando en el camino evolutivo rítmicamente, sin descanso.
Vamos a poner un ejemplo: Si una persona es muy mística pero no sabe buscarse el
sustento de cada día y vive a costa de los demás, en la sociedad, merece poco respeto y
la critican. Mejor sería pensar bien de ella, ver sus cualidades que indudablemente las
tiene, ayudarla con amor y comprensión, a integrarse al trabajo para aprender a ganarse
la vida. Esta persona debe ser respetada e igualmente cualquier ser; aunque se
equivoque y proceda mal. Por ello, aprendan la dinámica del respeto en sus vidas,
porque esto es libertad. Comprendan la más sagrada ley del universo: La Ley del Libre
Albedrío, base de la evolución en todos los niveles. Nunca aprenderían a caminar solos
si siempre los llevaran de la mano. Para poder crecer internamente, es preciso ser
respetados y valorados, lo cual da mucha confianza.
Observen, respeten, dejen a sus hermanos la voluntad de decidir, de realizar sus
propios deseos e inspiraciones. Ayúdenlos a evolucionar siempre con libertad; aunque
con sugerencias y buenos consejos. Resulta importante, de gran ayuda, la opinión de una
persona experimentada y correcta; pero, nunca impongan nada a nadie ni manden con
violencia. El respeto va también en el tono de voz con que se habla y se aconseja, pues
debe hacerse con mucho amor con bastante comprensión, suavidad y tolerancia.
Den ustedes el ejemplo y comiencen por respetar a los demás, a sus hermanos, tanto
como yo respeto el ritmo evolutivo en que se encuentran. Espero, con infinita paciencia,
que suene, algún día, la nota perfecta en ustedes, su tono vibratorio de evolución para
que se unan a mí cuando sientan el despertar interno que los motive e impulse a ello.
Cuando se habla del respeto al prójimo, pueden preguntarse: ¿Quién es el prójimo?
Pues cualquier persona, animal y criatura viviente viene siendo el prójimo a quien se ha
de amar y respetar como a uno mismo. Respeto es valoración, aprecio, ayuda, no
rebajar ni enjuiciar a nadie, ser considerados.
El respeto espiritual consiste en tener comprensión hacia las creencias ajenas y los
distintos niveles de conciencia que hay en los seres humanos. Los intolerantes no
respetan y tratan de imponer sus principios con ciego fanatismo, lo cual no es correcto.
Cuanto más presionan, más rechazo encuentran por el hecho de que el camino de la
libertad no tiene imposiciones y se está forzando al individuo a creer, lo cual no es
inteligente ni produce buenos resultados.
¡Que nadie se crea superior a otros por su religión e ideología! Quienes así lo
sienten caen en esa especie de enfermedad llamada “orgullo espiritual”, se bloquean
internamente, se estancan mucho, se desvían.
El respeto debe estar también en toda ideología practicada, incluso en la política: Si
tú eres de un partido y yo de otro, ¡qué importa! porque somos hermanos. Hay siempre
que pensar en la comprensión hacia cualquier ideología, punto de vista o situación, lo
cual evitaría innecesarias peleas, conflictos de todo tipo que se presentan por ese
estado mental de inflexibilidad de pensamiento y acción.
DECRETO: Hago conciencia del respeto que merece todo ser humano a nivel de
creencias o ideas, de opiniones, gustos, formas de ser, vivir y actuar. Yo debo respetar
para que me respeten a mí, porque lo que damos es lo que recibimos.
No enjuicio, critico ni juzgo por las apariencias. Veo las cualidades de mis
semejantes. No apago la luz ajena ni abrumo a las personas al fijarme en sus defectos y
resaltarlos. Yo Soy la consciente tolerancia y comprensión, el respeto hacia cualquier
ser humano, hacia todo lo creado.
Respeto las creencias ajenas, la cultura, el nivel educativo, social, económico de
mis semejantes, no me siento superior a nadie por mi posición en la vida. Tampoco me
siento rebajado por estar situado donde me encuentro ahora pues comprendo que, en
toda situación no perfecta, hay Orden Divino manifestado; por lo tanto, lo que tengo es
lo que me corresponde por derecho de conciencia.
Yo Soy la humildad que me fortalece. Yo Soy la Divina Comprensión que me eleva
en conciencia y vibración.
PUDOR ESPIRITUAL

Capítulo XIV

Vamos a hablar sobre el tema del pudor espiritual. No teman, en sus conversaciones
con otras personas, al tocar el tema de la espiritualidad porque hay muchos que desean
hablar de eso; pero sus mentes recelosas los hacen callar. ¡Cuántos seres humanos
vemos desde aquí que lloran internamente por no poder hablar de ese asunto, la
espiritualidad, alimento de la esperanza en los seres humanos!
Hablar sobre lo que se cree y no se cree se ha vuelto algo delicado en el mundo,
porque hay como un pudor acerca de esto. Yo les digo que muchas personas son más
espirituales de lo que ellas mismas creen y los demás piensan; aunque no estén
conscientes de ello. Esos son los liberados, los de pensamiento amplio, justamente al
contrario de lo que pensaban las generaciones anteriores las cuales vivían en la rigidez
mental y espiritual. ¡Gracias a Dios que esas costumbres y normas de conducta pasan de
moda, se quedan atrás inevitablemente! Así ha de ser, porque los viejos tiempos ya se
fueron.
Hay que respetar profundamente los impulsos internos del corazón. Cuando sientan
algo, comprendan que esas “corazonadas” pueden salvarlos de la gran sensación de
soledad y separatividad que continuamente los acosa, tan arraigada en lo profundo del
ser desde que se alejaron de su Yo Divino. Ese “algo” que perciben en el sentir es la
esencia de Dios que late en sus corazones. No teman cuando hablen de ello.
No teman tampoco hablar de mí, pues yo estoy allí donde se reúnen dos o tres en mi
nombre. Si alcanzan la vibración apropiada, el suficiente amor, mi luz aumenta en esos
seres que se reúnen en mi nombre con pureza de intención y suficiente evolución. Este
es el comienzo de toda plenitud interna en ellos. Tú pensaste muchas veces que la vida
no tenía sentido si no había nadie con quien compartir, a quien dar la sabia comprensión
que ibas adquiriendo.
¡Qué gran necesidad hay de compartir y dar! Es un sentimiento que despierta cuando
ya no sacia internamente el ansia de poder, de riquezas. Entonces, se escucha muy fuerte
ese grito de soledad en lo interno, como si el corazón se hubiera precipitado en un pozo
muy hondo.
Yo no conozco el cansancio; por lo tanto, seguiré estos dictados hasta el final,
repetiré cuanto sea preciso. No teman hablar de sus creencias, de sus anhelos
espirituales, pues así van ustedes acercándose hacia la puerta donde habrán de llamar
un día para compartir esperanzas y recibir respuestas.
DECRETO: Yo Soy la comprensión, el respeto y la tolerancia hacia todas las
creencias e ideologías. Reconozco que cada ser humano tiene su verdad por derecho de
conciencia, la que ha conquistado en su búsqueda de lo espiritual y es capaz de
entender según su nivel evolutivo.
Los niveles de conciencia son muchos, tantos como moradas privadas de un inmenso
palacio y todos se han de respetar. Yo Soy el Camino, la Verdad y la Vida en las
mentes, en los corazones de todos los seres humanos.
OBJETIVIDAD

Capítulo XV

Si miramos una pequeña cabeza de alfiler y decimos que es el mundo de ustedes,


empezaríamos a evaluar el tamaño de los recuerdos personales y, entonces, veríamos
claramente cómo todo es relativo, ¡tan relativo!
Vamos a hablar, hoy, sobre la objetividad, la relación en las cosas, siempre con un
justo espíritu de crítica constructiva. ¡Cuán grande es el pensamiento en sí y cuánto
abarca! Infinitamente grande, ilimitado y continuamente renovado se manifiesta en el
eterno vivir.
¿Por qué tienen ustedes tantas apariencias sobre problemas que se refieren al trato o
relación de unos con otros en la vida diaria? ¡Hay tantos malos entendidos, odios y
discordias ocasionados por la corta visión de las cosas, por la total falta de
objetividad! Piensen que lo más inteligente es ver las situaciones con desapego, sin
personalizar.
Yo les pido que aprendan a alejarse visualmente del asunto conflictivo por el cual
están atravesando, en la forma que les sea posible lograrlo. Imaginen que el problema
está dentro de una cesta colgada de un globo y sube. Entonces, esa situación
problemática se irá alejando como el globo que va hacia las nubes y se pierde de vista.
Al quitar la atención de allí, el asunto que los atormentaba perderá importancia,
quedará aún más pequeño, por lo cual ya no los perturbará más ni les producirá tanto
desasosiego.
¡Cuántos sufrimientos inútiles se causan al prójimo por la falta de visión! Todo lo
toman “a pecho” en lugar de verlo con amplitud. Así, cuando se alejan de la situación
conflictiva sin fijar la atención demasiado en ella, eso ya no los molesta y pueden ver
las cosas con toda claridad. De esta manera, logran mejor entendimiento, mayor
cordialidad con las demás personas, una acertada comprensión acerca de las
situaciones de la vida que los están perturbando.
A veces, piensan ustedes: “Esto o lo otro me ha dolido mucho, lo que dicen, lo que
hacen, etc”. Yo les contesto: Así sucede en el momento, pues es como una daga que va
directamente al corazón; por lo tanto, resulta difícil de evitar, más aún, de olvidar. Les
sugiero aplicar la técnica de la mirada panorámica para disminuir la importancia del
problema y verlo en su exacto lugar.
Olvidar heridas pasadas y poder perdonar resulta también difícil; pero puede
hacerse si lo ven todo desde arriba, en esa cesta suspendida del globo. Entonces, el
recuerdo ya no hiere. No miren con la lupa del corto de vista, del miope de alma y
corazón que no quiere ni puede comprender la verdadera dimensión del problema.
Siempre sucede que las cosas personales se agrandan mucho más de lo debido, por ese
personalismo apasionado y rebelde que todo lo magnifica. Al ser cosa de uno mismo,
¡cuánto dolor! pero, si se trata de otro, ¡qué desapego e indiferencia! Cuando están
cerca de una montaña, ¡la ven tan grande! pero, si se hallan lejos, ¡qué pequeña parece!
Es sólo cuestión de distancia, de separación en sus emociones, una forma de serenarse,
de aquietarse para mejor percibir la verdad de los hechos.
Salgan, por unos instantes, de esa pequeña dimensión o visión mental estrecha.
Déjense envolver por las corrientes de verdad y justicia las cuales esperan una señal
del corazón para manifestar sus asombrosos poderes.
Recuerden que la justa comprensión viene después de la amplia visión de las cosas.
Sepan que, sin comprensión, no puede existir perdón alguno.
¡Cuántos sufrimientos y enemistades hubieran podido ser evitados al tener mayor
visión sobre la relativa importancia de las cosas! Recuerden y comparen.
Para el logro de la objetividad (verlo todo imparcialmente) hace falta mantener una
actitud de sereno autocontrol. La paz mental y emocional es necesaria para poder
discernir la verdad de los hechos sin involucrarse en ellos; es decir: imparcialmente,
fuera de todo error.
Quien procede con objetividad ha de dejar a un lado todo lo exaltado y pasional,
saber situarse también en la posición de la persona herida, molesta, perturbada o mal
comprendida, humillada, maltrecha. Hay que decirse a sí mismo: Si yo estuviera en su
lugar, ¿cómo me gustaría que me trataran? ¿Me agradaría estar como él? ¿Qué podría
hacer para remediarlo? Necesitaría entonces ser comprendido, ayudado y corregido con
todo amor.
La técnica de situarse en el lugar de los infelices, de quienes sufren por haber
cometido errores, da muy buenos resultados porque a todos nos gusta ser
comprendidos, bien tratados, ayudados, que una mano amorosa nos levante del suelo
cuando hemos caído. También nos agrada que no nos critiquen ni nos molesten, que nos
aprecien.
Quien actúa en forma objetiva observa serenamente los hechos como un espectador y
toma acertadas decisiones sin criticar ni involucrarse pasionalmente en ello.
DECRETO: Yo Soy la exacta visión de lo que acontece en todo momento.
Reconozco que no es bueno apasionarse por nada ni proceder extremadamente. Yo Soy
el control emocional que me da la calma, la serenidad, con objeto de proceder en forma
objetiva. Elevo mi nivel de conciencia para poder actuar serenamente, sin descontrol ni
atropellamiento. Yo Soy la Llama Dorada de la comprensión, el Amor Divino
armonizador que todo lo embellece.
Yo Soy el autocontrol perfecto, la tranquilidad, el suficiente discernimiento para
mantener armonizados a mis cuerpos emocional y mental, a mi yo humano, no permitir
que se entrometan en mis asuntos personales ni con enjuiciamientos arrebatados hacia
otras personas.
Disuelvo, con Llama Violeta, todos los malos entendidos, dudas, rencores, falsos
conceptos que han perturbado la relación amistosa con mis semejantes. Miro lo que
pasa con objetividad, con amor y comprensión. Observo, me elevo espiritualmente y me
mantengo tranquilo. Yo Soy la armonía de la victoria que abre caminos a la esperanza.
ALIMENTO

Capítulo XVI

Sigamos con nuestras charlas. Busquemos el remedio a tanto dolor y mal


entendimiento que hay sobre todos los asuntos del espíritu entre los seres humanos.
En tiempos pasados, por prejuicios sociales, espirituales o de algún tipo, no se
podían aclarar dudas ni temores por ser esto “tabú” y porque había mucha ignorancia.
Eran prohibiciones arraigadas que no debían ser mencionadas. Hoy, se levantó el velo
sobre ese particular y gran parte de los prejuicios, derivados de la ignorancia, han
desaparecido.
Hablemos ahora del amor a la naturaleza: A los Reinos Mineral, Vegetal, Animal
que son maravillosas creaciones del Unico Radiante o Dios Uno.
Deben comprender que la naturaleza les da el oxígeno para vivir lo cual es
fundamental. Tengan gran respeto a la naturaleza, procuren no destruirla ni contaminarla
con suciedad, con los desechos de productos químicos. Muchos dirán, al leer este libro,
que todo eso ya se ha dicho y son cosas de los que mandan o de los gobernantes de cada
país. A ellos, incumbe tal responsabilidad; aunque, si les conviene, pueden ignorarla
por intereses materiales y otras razones.
Es un tema para las autoridades; pero también ustedes deben educar a sus hijos en el
amor a la naturaleza, en el respeto a toda forma de vida. El conocimiento y amor a la
naturaleza ha de ser enseñado al niño desde pequeño, inculcarle eso en lugar de
despertarle la pasión por los motores y máquinas, por los automóviles y vehículos. Así,
lograrían un mundo mejor, mucho más sano y en perfecta armonía.
La naturaleza es la mano de Dios que actúa en el plano físico. Ella reúne a todos los
seres vivientes en perfecta armonía para la convivencia mutua, la colaboración y el
aprendizaje que precisan. Si alteran y desajustan ese engranaje bien construido,
destruirán el equilibrio vital del cual depende la vida en el planeta Tierra.
Acerca del alimento, yo les digo: La alimentación física debe ser lo más sana
posible, lo más natural. Hay que evitar los productos que lleven agregados químicos; es
decir: de elaboración artificial. Deben acostumbrarse a los alimentos integrales, evitar
el abuso de las grasas, carnes y sustancias dulces; sobre todo, aquéllas que contengan
azúcar blanca refinada, ya que ese producto es muy dañino.
Los tiempos que vienen requieren una raza en óptimas condiciones físicas, para
poder hacer frente a todo el esfuerzo de adaptación que va a requerir la Tierra en los
próximos años que han de llegar.
Deben prepararse espiritualmente, transmutar las energías negativas al máximo, leer
y reflexionar mucho sobre lo espiritual y acerca del contenido de este libro. Igualmente,
es preciso desintoxicar el cuerpo, ayudar a los distintos órganos para que eliminen todo
lo negativo. Coman alimentos de calidad, prefieran los naturales a los envasados.
Cuanto más fresca y natural sea la alimentación, más beneficiosa será. Recuerden esto
con frecuencia.
Toda comida que entra por la boca va directamente al estómago, de allí, a la sangre
para transformarse en energía la cual, luego, se convierte en pensamiento. Por eso, si la
sangre es purificada con alimentos y bebidas sanas que no contienen tóxicos, si está
limpia, ello beneficiará mucho al cerebro que no será perturbado en su funcionamiento
por sustancias nocivas y perjudiciales. Deben cuidar bien sus cuerpos por medio de una
sana alimentación, saludable ejercicio, buenas costumbres y un correcto proceder.
Reciban mis sugerencias con amor. Les pido que las acepten en sus corazones. Sepan
que los tiempos apremian. El ser humano, como raza, tiene mucho por mejorar; pero, en
cambio, está empeorando. Piensen en el beneficio de la comida no sólo por la
satisfacción de comer.
Se habla mucho de la purificación de los cuerpos internos (mental, emocional y
etérico) pero esa limpieza debe incluir también al cuerpo físico con una alimentación
sana, natural, sin sustancias tóxicas ni productos químicos nocivos que perjudican tanto
la salud.
El mal hábito de fumar daña mucho al cuerpo físico, lo envenena, lo debilita
paulatinamente. Igual sucede con la costumbre dañina de consumir bebidas alcohólicas,
lo cual es muy nefasto y dañino.
Quien sube bastante su nivel de conciencia y avanza en espiritualidad va perdiendo
también el deseo de comer carne, alimento no apropiado que, por proceder de
cadáveres descuartizados, no produce ningún beneficio. No deben forzar esa situación
porque es mejor hacerlo suavemente, sin imposiciones y a su debido tiempo.
Nadie es más espiritual por el hecho de no comer carne. El asunto tiene otro
enfoque: Los hermanitos menores (animales) no nacieron para ser martirizados y
comidos. El respeto a toda forma de vida es seguir el gran principio de Moisés que
dice: No matar, en lo cual siempre hay crueldad.
También debe evitarse el consumo excesivo de café, por ser una sustancia tóxica que
dopa imperceptiblemente a las personas y perturba el delicado mecanismo del cerebro.
Hay costumbres dañinas que el Otro Polo ha infiltrado en la sociedad por medio del
comercio: Fumar, consumir bebidas alcohólicas, masticar chicles que destruyen los
dientes, drogarse e ingerir mucho café. Aléjense de todo servilismo que envilezca,
ensucie y perturbe a su cuerpo _ templo.
DECRETO: Yo Soy la alta comprensión, la esperanza que aleja los prejuicios, los
errores acerca de lo espiritual y permite que la verdad se exprese a plenitud
internamente. Libero mi mente de dudas y sobresaltos, de equivocadas ideas, miedos y
recelos para, así, poder lograr la correcta salud física y mental que necesita todo ser
humano.
Yo Soy la sana alimentación que, en forma natural y armoniosa, hace posible tener
salud a nivel físico. Invoco la Llama Violeta Transmutadora autosostenidamente en mi
corriente de vida y decreto: Yo Soy salud perfecta.
POSITIVISMO

Capítulo XVII

Sólo queremos encontrarnos para renovar pensamientos e ideas, porque no hay


mucho tiempo hoy. Les pregunto: ¿Por qué los seres humanos “andan de cabeza” con
una serie de trabajos, de obligaciones por realizar? Ese continuo agobio, el apuro de ir
y venir para ganar el sustento cada día, no deja pensar siquiera en lo espiritual.
Busquen el mejor lado de las cosas. Aprendan lo que significa amabilidad espiritual
y no se fijen en la parte negativa de las personas, de las situaciones o de uno mismo
también. Es importante cuidar las ideas que llegan al pensar. Han de saber que todo, en
el universo, tiene dos lados, dos caras. Igualmente, las experiencias que confrontan
tienen dos lados desde donde se las pueden mirar.
Insistimos hoy en el ángulo espiritual de las cosas. Es muy sencillo. Les hago notar
lo siguiente: Cuando enfocan su cámara fotográfica hacia una persona o a una casa, no
buscan el lado descuidado y feo sino, por el contrario, el más bonito. De esta manera,
con un poco de conciencia y esfuerzo, pueden mirar, en todas las cosas y seres, su lado
mejor, su aspecto creativo. Sucede, a veces, que alguien menciona a una persona e,
inmediatamente, alguno de los presentes habla mal de ella, pone de relieve sus
defectos, los agranda y presenta como si fueran algo terrible. Esta es una forma de
sensacionalismo malsano para llamar la atención con noticias deslumbrantes e inciertas
la mayoría de las veces.
Insisto en que se debe crear, dentro de uno mismo, una especie de mecanismo
inconsciente, automático, tal como si fuera un reflejo condicionado, de “no hablar nunca
mal de nadie” ya que eso irradia una serie de vibraciones que, regularmente, regresan
al mismo lugar de donde han salido. Después de salir, se agrandan en su recorrido
porque se energizan en otras mentes afines por acumulación y así vuelven a quien las
generó con la consecuencia de desajustes, malestares y apariencias. La energía negativa
acumulada es mayor si los “dichos” son falsos, con mala intención y por hacer daño al
prójimo deliberadamente.
Hay que terminar con esa malsana costumbre de criticar, censurar y enjuiciar. A
veces, aun con la idea de “ayudar a los demás”, se la pasan hablando mal del prójimo,
resaltan sus defectos, hieren a uno sin hacer nada por otro. Les repito que estoy
completamente de acuerdo con las leyes: Libre Albedrío, Evolución, Causa y Efecto o
Karma, las cuales hacen comprender que no resulta bueno enjuiciar pues uno mismo
tampoco es perfecto. Recuerden las palabras del Maestro Jhasua de Nazaret en la
Biblia: “Quien esté libre de pecado que arroje la primera piedra”. En este caso, las
“piedras” son las palabras capaces de hacer mucho daño, cuando no son correctas.
Acaso, piensan que exagero en la forma de presentar las cosas; pero quiero que se
den cuenta de esto: Una palabra de bien puede cambiar el aura en positivo de manera
admirable; es decir: la vibración de un ser con respecto a la canalización de
determinadas energías. El aura de las personas se enriquece con las vibraciones que
llegan, las nutre, las embellece así como hacen los pulmones al cargarse de oxígeno y
también la atmósfera del planeta. De la misma manera, el cuerpo etérico se nutre de
toda buena vibración que le llegue y aumenta su energía para estar más saludable cada
vez, lo cual se refleja en el cuerpo físico con mayor vitalidad y fuerza.
Ser positivos abre muchos caminos en la vida porque eleva la vibración, lo cual
hace sentirse felices a quienes así lo sienten, a los familiares y amigos que los aprecian
y acompañan. La felicidad del positivismo es como el vino en una fiesta agradable. El
vino eleva el ánimo y, al brindar con las copas en alto, crea un lazo de unión que
perdura.
Está en ley que estas verdades de luz sean proyectadas ahora, para elevar el nivel de
conciencia de quienes quieran comprender y también puedan aceptar. Poco a poco, se
van “develando” en forma natural, sencilla.
Les pido comprensión sobre estos temas. Les ruego que aquieten sus cuerpos y
mentes antes de pensar, de ponerse a meditar. No lean lo que les digo “de pasada” para,
luego, archivarlo en su memoria. Hay que leer y releer varias veces hasta llegar a
asimilarlo bien. Deben meditar en ello, dedicar a esta meditación diaria por lo menos
veinte minutos, lo cual puede ser aumentado cada vez, poco a poco. Obsérvense
continuamente y vigilen sus propios pensamientos de manera silenciosa, objetiva,
impersonalmente.
En lo referente a hablar de alguien con otras personas, piensen con anticipación lo
que van a decir, no procedan impulsivamente, con ligereza. Más vale pasar por
aburrido que por indiscreto. Callar un hecho que puede enturbiar el aura del prójimo es
un acto de amor universal porque, cuando algo embelleces, lo haces para toda la
humanidad, no sólo para ti mismo. Si derrotas a otros, también tú te derrotas. No
apaguen las luces de los cuartos ajenos, pues ustedes pueden quedarse sin luz en sus
casas algún día y eso sería irremediablemente triste. Lo que quieras para ti, ofrécelo a
los demás.
Me despido ahora con un sentimiento de paz. Sé que, a través de estas palabras, unos
comprenderán; otros más adelantados intuirán que Yo Soy la Divina Palabra, la cual
construye al hombre. Oremos por quienes no entienden y están espiritualmente
dormidos:

¡Oh, Padre de Luz Divina! sólo una chispa divina


Irradia tu luz en mí que, hoy, necesita de ti.
para que mi parte humana Invoco tu protección
sepa bien como camina y me dejo conducir.
y no se aleje de ti. Me centro en mi corazón
Recógeme entre tus brazos para poder decidir
como alma recién nacida. siempre, lo que sea mejor
Te recuerdo que yo fui en el diario vivir.

DECRETO: Yo Soy el pensamiento positivo, la palabra optimista, el sentimiento


armonizado y sereno. Veo el lado mejor en cada situación que confronto, espero lo que
sea bien y felicidad para mí, para todos.
Comprendo que hablar mal de otras personas genera vibraciones perjudiciales. No
incurro en exageraciones que deforman la Verdad. Yo Soy el control de la palabra, la
perfecta calificación y la realización del silencio. Yo Soy el calmado proceder en todo
lo que se precise.
VOLUNTAD

Capítulo XVIII

Querer es poder. ¿Nunca han oído este refrán? Seguro que lo han oído. Querer es
poder, pero yo digo: Antes, está poder que querer por el potencial tan inmenso que tiene
el ser humano a su alcance. Si solamente quisieran darse cuenta de esto, lograrían
grandes resultados. Nada más con estirar su mano mental, llegarían a obtener todo con
su mano material, cuantas realizaciones precisan para experimentar y aprender en la
vida lo más necesario y útil.
Les sugiero: Miren las cosas con perspectiva del futuro, no con vista corta e
inmediata. Lo más desagradable e insólito es lo más importante a veces, porque
constituye una prueba de adaptación y captación en el camino de la evolución espiritual
humana. Por esto, les hablo del Poder que está en saber utilizar, al máximo, los buenos
ratos tanto como los malos. Deben pensar si todo eso les es útil para aprender,
evolucionar y ejercitar ciertas capacidades.
Se puede sacar partido en la vida a cada minuto diario, por pequeño e insignificante
que parezca y así obtener una lección espiritual con objeto de fortalecer la voluntad.
Algunos, que apenas tienen voluntad, se olvidan de esto e ignoran que todos los seres
humanos están dentro del proceso evolutivo al que llaman “vida”.
No se lamenten porque creen “que no tienen suerte”. Es preciso comprender una
cosa: El planeta donde viven y que les sirve de morada evolutiva no es precisamente un
mundo perfecto de equilibrio, ajuste y armonía como ya habrán comprobado en la lucha
por el diario existir. Vendrán tiempos y eras en los cuales el ser humano podrá tener una
evolución apacible, agradable; pero, para llegar a eso, hay aún que esperar a que todos
sean conscientes del poder que está en sus corazones, en sus pensamientos para bien o
para el mal y así lo realicen en sus vidas.
Quiero ahora confortarlos en el dolor, en la angustia de vivir con sufrimiento, en la
inseguridad, el miedo que acecha constantemente y agobia a sus corazones. Por eso, les
digo que han de ver la vida simplemente como una gran escuela de aprendizaje. Igual
que en todas las escuelas, quien no quiera aprender y ponga resistencia para avanzar
habrá de comenzar, pasar sus exámenes de nuevo porque no asimiló ni dio la talla, se
confundió y se quedó atrás.
No luchen más de la cuenta con la corriente de la vida que cambia continuamente de
la alegría al dolor. Hay que sobreponerse a las situaciones difíciles, ser conscientes del
avance que se requiere y no estar pasivos. No enjuicien sobre el porqué de las
desgracias propias o ajenas, pues muchas desgracias son energías que han de ser
liberadas para devolverlas, puras y redimidas, a la vibración universal después que la
situación karmática cesó.
El sufrimiento es la gran puerta abierta por la cual la Divina Presencia les permite
pagar deudas pasadas, restablecer, por compensación, la armonía, el equilibrio en sus
propias vidas por medio de la Ley de Causa y Efecto. Deben saber que esta ley,
llamada también “del Karma”, es justa, perfecta e inexorable en su expresión, pues todo
se paga en su precio correcto. Tampoco hay excepciones para dejar de pagar, porque se
miden los hechos con exactitud e impersonalmente. Sólo se permite la asistencia de los
seres espirituales que son superiores, siempre que la soliciten. Esto es lo que hacen las
oraciones, rezos e invocaciones a través de religiones y escuelas esotéricas. La
asistencia o ayuda es inmensa, pero sin entrometerse en el libre albedrío, pues hay que
demandar primero para poder recibir después.
¡Pidan a través de la oración! En las Altas Esferas, hay muchos seres espirituales
deseosos de ayudar. Recuerden las palabras de Jhasua de Nazaret: “Pidan y recibirán,
llamen y se les abrirá”. Por eso, hay que solicitar la ayuda si se quiere recibir. Los
seres de luz asisten siempre si lo solicitan con fervor y perseverancia, cuando mucho lo
necesitan en ocasiones de gran agobio; pero se precisa la fe, aceptar que ellos existen,
no llamarlos por curiosidad ni por investigación, ya que así no hay ningún resultado
positivo.
Yo les digo: Tengan fe en ustedes mismos, en el poder de la oración hecha con todo
amor y sinceridad. Esto los fortalecerá para afrontar los reveses de la vida. Sepan
también que hay bastantes maravillas aún por descubrir en sus vidas. No han sido dadas
porque no tienen el nivel necesario para comprenderlas ni bien utilizarlas. Poderosas
energías esperan el día en que la conciencia de la humanidad se abra al Todo, esté clara
en el significado del “Yo Soy”, de la chispa divina emanada del Gran Sol Central hace
muchos milenios y edades en el tiempo. La Chispa Divina de la Eternidad, que está en
el corazón, es el canal, el contacto directo con el Gran Todo Universal, la Divina
Inteligencia Suprema que da vida a cuanto existe a través del silencioso amor. Contiene
también la esencia de la vida que se prolonga siempre, a través de los siglos, milenios
y edades. Por ello, todo ser viviente es eterno en su existir y, en su récord evolutivo a
través del tiempo, manifiesta muchos cambios trascendentales.
Les pido que, en sus momentos de angustia y desesperación, hagan esta Invocación
de elevación y asistencia:
¡Divina Presencia
que estás en mí!
Invoco tu amor
en este dolor.
Yo Soy la fuerza
del Rayo Violeta
de Transmutación
y liberación.
Yo Soy la esperanza
Yo Soy el perdón
la fe y el valor.
Repetimos: Hay grandes Jerarquías de Luz que están alrededor del aura del mundo
con el deseo de ayudar a la humanidad doliente, inspirar ideas, asistir en todo momento,
si les es permitido intervenir en los asuntos personales, colectivos. No olviden nunca
que siempre que llamen, se les abrirá y, si piden, todo les será dado.
DECRETO: Yo Soy la Voluntad expresada desde lo interno. Yo Soy la fuerza de
voluntad para perseverar en el camino espiritual y superar todas las interferencias que
se atraviesen a las cuales les quito todo poder. Yo Soy la acción del Rayo Azul que
fortalece mi voluntad desde lo interno, la fe y la perseverancia para persistir en el logro
de mis deseos.
Doy el mando a mi Divina Presencia en todo lo que requiera fuerza de voluntad,
para evitar la intromisión del yo humano, que él tome el mando, pues Yo Soy la fuerza
de la Voluntad canalizada desde lo interno, a través de Rayo Azul.
SOBRIEDAD

Capítulo XIX

Deben dar las gracias todos los días por la oportunidad que tienen de servir con
nosotros en una labor de verdad y amor. Hay que expandir esta enseñanza al mundo, tan
sencilla y práctica que mucho va a ayudar en el despertar de las multitudes que así lo
precisen.
Siento gran reverencia por los seres que me acompañan en esta labor mundial de
impersonal servicio. Somos pilares, antorchas vivas que irradian en el silencio de la
vida misma con todo amor y reverencia.
Tenemos que despertar las mentes de los pueblos, de las razas en una forma lo más
sencillamente posible. Estos escritos van directa y claramente al corazón de quienes los
lean. Han de ser traducidos en las lenguas más conocidas del mundo. Lo dejo al criterio
de la persona que, pronto, tomará este libro en sus manos; no hay otra manera de poder
actuar. Se precisan seres conscientes que pongan todo de su parte para la mayor
difusión de estos escritos. El tiempo es ahora, ni antes ni después de este momento.
Si recordamos la historia de épocas pasadas, Roma fue un maravilloso imperio
donde florecían la cultura y la belleza. ¡Había tantas posibilidades de aprender en
aquella época! Sin embargo, por desgracia, la ambición de poder, la vanidad, el ansia
de riquezas y mando destruyeron su poderío. Esa civilización cayó en la crueldad, en el
despotismo, la injusticia, el atropello por lo cual se degeneró de manera degradante, fue
destruida por la Ley de Causa y Efecto llamada “Ley del Karma”, que es la Justicia
Divina en acción. A cada ser humano, se le devuelve lo suyo, lo que ha generado y el
campo siempre queda limpio. Primero, por largas edades, actúa el Amor hasta que,
finalmente, la Justicia se impone.
No dejen que pase lo mismo ahora con esta civilización moderna que han creado, de
tantos adelantos técnicos, científicos y una cultura bien arraigada. Les hablo a todos: A
los dirigentes, a los padres y madres de familia, a los maestros y profesores, a los
encargados de organizaciones espirituales en la Tierra. No inculquen la vanidad, los
deseos de lucro y poder, el personalismo egoísta, el afán de sobresalir a toda costa
porque eso es muy peligroso y crea ataduras. Recuerden que, cuando menos ataduras
tenga el individuo, más libre y poderosa será su mente.
Los tiempos que vienen exigen mucha flexibilidad a la gente, gran capacidad de
adaptación. Es sabido que cada uno desea una buena vida; pero hay que enseñar, a sus
hijos, el ritmo acompasado del buen vivir, no una carrera desenfrenada hacia el lucro
como lo entiende la mayoría. Busquen los tesoros que nadie puede quitarles nunca, no
los bienes materiales que parecen posesiones seguras; pero son como cajas de cartón
mojado, como castillos de naipes que se vienen abajo fácilmente por no tener bases
seguras.
Amados padres y madres de familia: Les digo que no es bueno inculcar el ansia de
poder a los niños, el deseo material de lo superfluo, pues esto constituye una atadura
interna, un obstáculo para los tiempos que se aproximan. Intento decirles con esto que
dirijan su atención, su esfuerzo hacia el despertar espiritual de sus hijos, en lo físico, al
ejercicio sano, a la buena y correcta alimentación. Viajen también en la forma que les
sea posible, si lo desean ya que, a veces, esto requiere más imaginación que dinero.
Lo que llaman “moda” en el mundo es una cabeza con dos caras; es decir: una parte
creativa y otra de novedad. La primera viene siendo algo sano; la segunda incita a lo
superfluo y tonto, a gastar por lo que “se lleva” y acaba de salir. Impulsa a la gente a la
imitación de experimentar lo que ven en los demás, lo cual debilitan la propia
imaginación. Todos se vuelven iguales y ésta es una manera de dominio; pero parece
normal por ser de común proceder. La humanidad tiene complejo de rebaño. Deben
romper esas ataduras impuestas, tratar de ser seres libres, con criterio propio y no
dejarse llevar por lo que gusta o disgusta a otras personas, por la moda del momento
que los hace autómatas en cierta forma, inseguros y fácilmente vulnerables.
Les aconsejo: No gasten su dinero en cosas inútiles, ese dinero que tanto les cuesta
ganar. Busquen lo que nunca pasa de moda: Esos tesoros espirituales, conocimientos,
habilidades y experiencias propias, adquiridas por medio del esfuerzo personal, el
interés, el amor que ponen en ello. Tales riquezas siempre permanecen y nadie se las
puede robar o arrebatar nunca, porque son tesoros eternos.
La moda es lanzada generalmente a la juventud, porque todavía no se han encontrado
ellos mismos en su interno y están buscando. Los coge de improviso, los atrapa por lo
subyugante y llamativo; pero se cansan muy pronto pues allí no está lo que buscan. Por
eso, cambia tan frecuentemente la moda y es tan inestable en el mundo.
Para que el ser humano se realice plenamente, debe ser consciente de su evolución,
de lo que se espera de él. Es preciso que domine sus miedos y temores, que mantenga
bajo control todas sus emociones. Sólo algunos, muy pocos, son conscientes de esto y
lo realizan; pero han de dar el mando al Dios Interno, doblegar a su personalidad
humana. Todo ello requiere voluntad y persistencia.
No cultiven continuamente la autocompasión ni el excesivo sentimentalismo que
degenera en nostalgia, en depresiones. Vigilen sus emociones. Estén conscientes de que
éste es un mundo evolutivo en continua transmutación y no se encuentra en él nada
estático sino cambios constantes. El exagerado sentimentalismo resta voluntad e
inteligencia; por lo tanto, hay que compensarlo con una forma racional y equilibrada de
pensar que dé fortaleza.
Todo cuanto existe está vivo y nada permanece sino el movimiento continuo del
latido universal en el corazón. Les hablo con todo el amor y la gran comprensión de los
seres de luz que ayudan a este mundo. La mirada vigilante del Altísimo vela por la
evolución, el aprendizaje de los seres humanos para que sean eternamente conscientes y
felices. Yo Soy la perfección, la armonía manifestada en todo cuanto existe, visible e
invisible, en el devenir de la vida, sus múltiples y bellas manifestaciones.
Vivir sobriamente no consiste en cobijar la pobreza y envolverse en limitaciones,
pues nadie es feliz cuando carece de lo fundamental que precisa para la subsistencia. La
sobriedad está en dejar a un lado lujos y excesos del material vivir, que no son
necesarios sino que encadenan. Cuanto más desapego haya, mayor libertad se habrá
logrado para poder vivir sin ataduras hacia personas, cosas, condiciones que
esclavizan y atrapan por la gran dependencia que ellas llevan. Libertad significa
romper con apegos e inútiles ataduras que no sirven para nada, con sentimentalismos
innecesarios.
Piensa bien y realiza el contenido de este escrito, ajusta tu vida y armoniza tu
ambiente.
La sobriedad en el vivir alivia del exceso y la sobrecarga en lo superfluo: Lujos y
comodidades. Mantener esa forma de vida lleva mucho tiempo y esfuerzo, requiere
dedicarse a ello, tiraniza. Por ejemplo: Las personas que son muy ricas se atan al
dinero y no piensan sino en eso. Todo su empeño, su voluntad, están dirigidos a
aumentarlo: Tener más dinero cada vez. Las posesiones materiales encadenan.
Estos tiempos de Transición son de libertad. Para ser libres, hay que romper las
ataduras internas de apegos y posesiones, ser y existir en el amor, disfrutar de la belleza
de la vida en las cosas simples, sin esclavizarse a nada.
Comprendan que lo material está para servir al ser humano y ser utilizado en bien,
transitoriamente; pero no para ser poseído. Nada de eso cabe en la maleta que se lleva
durante el viaje a la eternidad. Vivir es renovarse continuamente, pasar de largo y
seguir caminando. Las pertenencias que van en esa maleta no son materiales porque el
dinero, las posesiones y riquezas, al morir, en el mundo se quedan.
Hay que comprender que las personas no necesitan de lujos innecesarios para vivir,
de demasiados objetos y cosas los cuales no hacen falta realmente. Cuando se vive para
el materialismo de las posesiones, hay gran frustración y aparente descontento. Ese
vacío interno no se llena con facilidad. Además, produce tanto agobio como si llevaran
sobre sus hombros un pesado fardo que no permite respirar bien mientras van
caminando. Por ello es sano vivir sobriamente.
La vida parece de lo mejor si transcurre con lujos y exceso de posesiones; pero eso
es una apariencia tan sólo. Tener mucho dinero, riqueza y poder económico no protege
de sufrir apariencias graves como enfermedades incurables, accidentes y muerte. Con
mucho o poco dinero, todos han de morir. Aunque paguen caros tratamientos, no
recobran la salud en ciertos casos ni logran algunos de sus más grandes deseos.
Vivir con sobriedad significa tener lo suficiente para estar tranquilos y no carecer de
nada. Que el mucho tener no apague la riqueza interior ni los haga esclavos.
DECRETO: Yo Soy el ritmo acompasado del buen vivir, en Orden Divino con las
leyes universales. Yo Soy la sobriedad de vivir en la justa valoración de mis
necesidades, sin exteriorizar innecesarias riquezas ni ambicionar un poder ilusorio. No
me dejo envolver por el materialismo de la vida ni por sus falsos valores. Yo Soy la
adaptación al buen vivir en la verdad perfecta que es la sencillez, la libertad ausente de
prejuicios y la autenticidad.
Comprendo que la correcta vida no es tener posesiones, comprar más objetos cada
vez sino esforzarse por ser, lo cual significa aprender, desarrollar talentos y
capacidades. Esos son tesoros internos muy positivos y valiosos que no se pierden ni
nadie los puede arrebatar.
Invoco la Llama Dorada de la Sabiduría, a mi Yo Divino para que me enseñe y me
guíe en la forma de vivir con sobriedad, que es el equilibrio perfecto deseado.
Yo Soy la mente alerta que no se deja atrapar por el consumismo del comercio,
reforzado a través de los medios de comunicación que tanta influencia ejercen en las
multitudes. Yo Soy el control perfecto y el justo equilibrio.
PODER VIBRATORIO

Capítulo XX

¡Qué maravillosa es la vibración que nos une, tan sutil y transparente! Ella deja fluir
los mensajes y enseñanzas que son tan importantes para la humanidad, la cual ha
cerrado su mente, se ha llenado de confusión al perder el contacto con su Dios Interno,
con la espiritualidad.
Hablaremos, hoy, de los distintos problemas que se manifiestan debido a la posición
mental de separatividad en las relaciones entre los seres humanos.
En primer lugar, está el temor de perder algo; en segundo lugar, el egoísmo y la
desconfianza. Se comprende que exista la desconfianza; pero destruye oportunidades,
no es positiva, pues les lleva a perder la fe en todo lo que hacen durante el día. Resulta
ya un hábito pensar continuamente: “Me van a robar esto y lo otro. Me van a hacer
daño, a perjudicar, etc.” Quiero proyectar un mensaje de esperanza en la vibración del
Amor Universal. ¡Deseo tanto darles este amor con la fe en positivo y la esperanza! Yo
Soy la energía vital del universo expresada como poder vibratorio, creador de
afinidades comunes entre los seres humanos.
No hay evolución sin lucha y, al decir esto, no quiero ser fatalista. Sólo intento
despertar, en lo más profundo de sus corazones, el sentimiento palpable de la fe en
ustedes mismos, en las demás personas. Con esa fe, comenzarán a surgir, en lo interno,
mágicas energías latentes y transformadoras emanadas del poder vibratorio que atrae a
todo lo afín.
La vibración es energía radiante en determinada onda de aceleración. Esa energía
procede de lo universal; también se genera en cada ser, animado o inanimado. Todo
irradia energía vibratoria: Las personas, árboles, plantas, animales, minerales. La
energía está constantemente en movimiento y ese movimiento se llama “vibración”. La
vibración une lo que es afín o semejante en forma natural.
En los planos superiores, todo tiene mayor aceleración vibratoria mientras que, en
los mundos densos con cuerpos materiales “de carne”, la vibración se retarda, viene
siendo más lenta. Eso influye en la unión de los átomos, en su acercamiento para formar
materia de menor o mayor densidad, según sea la rata vibratoria.
Por vibración, atraen lo que es igual y se parece, todo se une sencillamente porque
la vibración es una ley del universo. Así, se forman espontáneamente las familias, las
amistades, las comunidades y naciones; aún en los bajos fondos, se reúnen normalmente
individuos indeseables con fines delictivos que les son comunes.
Cuando hay pureza mental y emocional, el aura personal se llena de potente luz
blanca que es energía radiante y, por afinidad vibratoria, rechaza todo lo malsano, lo no
constructivo. Por eso, los bondadosos se encuentran con quienes tienen bondad en sus
corazones, los alegres con los optimistas; también, los pesimistas con los tristes y
amargados porque la Ley de Vibración funciona para todo, tanto en positivo como en
negativo, une siempre lo que es similar o afín sin que las personas reunidas hagan el
esfuerzo por encontrarse ni se busquen siquiera por voluntad propia.
Algunos individuos pensarán quizás: “Sí, todo eso está muy bien en teoría; pero no
resulta posible en la práctica. Este es un mundo de engaño, de imperfección, etc.”. No
conviene hablar así porque atraerán a sus vidas, por vibración, todo eso que han dicho;
por lo tanto, no les va a resultar agradable lo que llegue. En cambio, si cada uno
comienza a pensar bien, si tiene ideas de fe y luz, la vibración subirá en su aceleración,
la falsedad, el engaño irán desapareciendo de las comunes experiencias personales.
Quiero darles a conocer verdades espirituales sencillas relacionadas con lo
espiritual, que son también leyes universales tales como: Afinidad (Ley de Vibración),
Causa y Efecto, Mentalismo, Correspondencia, Generación, Polaridad, Ritmo, etc. En
los tiempos modernos, la doctrina religiosa de palabras, rituales y rezos mecánicos, no
va muy lejos. Deben ir dejando los dogmas para abrir la mente a niveles más superiores
de conciencia. Orar con el corazón, en silencio, va mucho más alto ciertamente.
La enseñanza espiritual de estos tiempos, más liberada, se está impartiendo por
todas partes. Es la sabiduría de la antigüedad adaptada a la época presente y también,
para un futuro. Rompe con lo que, hasta ahora, se ha considerado algo inmutable: Con
estructuras viejas y oxidadas. Abre un canal, amplio y radiante hacia el Poder de la Luz
que todo lo interpenetra. Nadie podrá sustraerse a la apertura de conciencia. La
humanidad está despertando tanto si quiere como si esto no le interesa, porque ya
corresponde y es la hora.
Hagan conciencia de que irradian constantemente vibraciones de energía positiva o
negativa. Hay que reforzar la fe, vencer el miedo, no temer a nadie cuando sienten amor,
lo cual contrarresta toda mala intención, prejuicio o dificultad que haya sido contactada
en el común vivir. Polarizar lo negativo en positivo proporciona muy buenos
resultados.
Todo individuo embellece lo que está a su alrededor si cree en la verdad, practica la
alegría, obra de manera constructiva y pone fe en lo que hace. Cada día, hay motivos
para agradecer muchas experiencias agradables y pueden rechazar otras que perturban.
¿Por qué escogen siempre lo desagradable? Den gracias a la vida por todo lo que
disfrutan y tienen, en lugar de lamentarse continuamente por aquello de que carecen.
Valoren lo que ya poseen.
La Ley de Vibración se relaciona con las alianzas personales de amor y odio, que
perduran durante las reencarnaciones. Quienes se odian o aman es por afinidad
vibratoria y se encuentran luego en el “Más Allá”. Son lazos invisibles muy persistentes
en el tiempo.
El Mesías de este mundo (Jhasua de Nazaret en su última y novena reencarnación
mesiánica) siempre venía acompañado por altos seres de la Gran Alianza quienes, por
amor y afinidad, lo acompañaban en su servicio de redimir y elevar a esta humanidad:
Profetas Blancos, Flámenes, Daktylos, Kobdas, Esenios, etc. Ellos reencarnaban a su
lado, una y otra vez, con el fin de ayudarlo. Otros seres de luz de la Gran Alianza lo
acompañaban y ayudaban inmaterialmente desde las Altas Esferas, de manera no
visible.
La vibración es una energía irradiada por los electrones de los átomos en su girar en
torno al centro. Está constituida por átomos. Cuanto existe emana cierta vibración de
diferente frecuencia. Por afinidad, las ondas vibratorias similares se reúnen, lo que es
de diferente frecuencia se rechaza entre sí. Tal es la causa de la simpatía y antipatía que
sienten las personas en el trato social al conocerse. Hay hasta amores a primera vista
sin aparente explicación lógica, lo cual es un resultado de la Ley de Vibración que
actúa por similitud.
La vibración más alta, la del amor, hace posible la existencia de formas materiales.
Por esa fuerza magnético _ cohesiva, los átomos se unen entre sí para exteriorizar un
patrón o idea concebida mentalmente, integran ese patrón y lo expresan en lo externo.
Así como la vibración del amor une y armoniza, la del odio separa, dispersa, causa
infinidad de desastres y dificultades. Es lo antagónico que perturba y molesta en un
mundo dual donde ambas polaridades tienen cabida.
La energía _ luz, procedente del Gran Sol Central que da la vida, lleva una carga
vibratoria de muy alta frecuencia. Todo cuanto existe es energía vibratoria en acción
que se mueve en distintas frecuencias, según los planos y dimensiones donde actúe y se
exprese.
Hemos dicho que la vibración es una fuerza magnética que une todo lo similar entre
sí. Cuando hay comprensión, amor y paz, se ha generado una vibración armoniosa; pero,
si el odio, la violencia y la incomprensión se exteriorizan, si se manifiesta cualquier
clase de negatividad, es porque hay vibraciones antagónicas muy molestas.
Igualmente, la antipatía que sienten súbitamente hacia otras personas sucede por lo
mismo: No coinciden en rata vibratoria ni se aman, recelan unos de otros, tienen
opuestos puntos de vista en sus opiniones.
Por Ley de Vibración o Afinidad, cada ser humano va trazando su ruta en el camino
de la vida: Elige sus estudios, su pareja, sus amistades, su ambiente, atrae a personas y
situaciones afines con su forma de ser, de comportarse. Si vive en amor y tiene buenas
costumbres, las personas que encuentre serán lo mismo: Correctas, amorosas,
desinteresadas; pero, si siente odio, su vida irá hacia el desastre por abrir la puerta a
malas influencias, a vibraciones densas indeseables que causarán bastante desasosiego
y malestar.
Observen, por ejemplo, el desorden en que se mueven los desordenados y el orden
que sale al paso a quienes han adquirido esa buena cualidad.
En el momento de pasar de plano, la vibración de cada individuo lo sitúa en su lugar
exacto y preciso, donde debe estar, igualmente que al volver a encarnar de nuevo.
Invoquen el Orden Divino, purifiquen su rata vibratoria, elévenla porque eso es
como la cédula de identidad y el pasaporte, la ruta precisa en todos los asuntos de ésta
y otras encarnaciones, así como también da la pauta para la exacta ubicación en el
“Más Allá”, al desencarnar.
DECRETO: Yo Soy la alegría de vivir en unión con lo bello y perfecto que atrae lo
que es afín. Elevo mi rata vibratoria, me alejo de la desconfianza al prójimo para
expresar amor. Yo Soy la fe en mis semejantes, en lo positivo y correcto que la vida
tiene; pero también estoy alerta porque sé que, en el mundo, conviven el bien y el mal
que están entremezclados y se debe tener discernimiento para diferenciar lo uno de lo
otro en el común vivir.
COMPRENSION

Capítulo XXI

El árbol de la vida tiene ramas de distinta calidad y grosor en cada uno de ustedes.
A veces, son muy finas, pero ramas de diferente grosor y de todas clases se desarrollan
en otras ocasiones. Eso depende de la conducta de las personas, se relaciona con el
proceder individual.
Pueden darse cuenta de que los seres humanos están dotados de distintas cualidades
físicas, morales, espirituales. Vean en cada individuo cual es la rama más fuerte y la
más débil. No crean que todo es igual a lo de ustedes. ¡Son tantos los malentendidos y
errores que surgen por no darse cuenta de esto! No esperen que otras personas tengan
esas mismas capacidades y debilidades. Recuerden que todo ser humano es semejante y
diferente, con vibración única en el universo y aún le queda mucho por descubrir dentro
de él mismo. Así, comprenderán mejor al prójimo, exigirán menos y darán más de sí sin
pedir nada a cambio.
Cada ser humano nace con capacidades únicas, superiores o no, que son distintas a
las de ustedes; por lo tanto, es fácil equivocarse al enjuiciar a otros con opiniones
personales que, generalmente, no son justas. El criterio sobre ustedes mismos también
puede estar desenfocado en el sentido de que, posiblemente, no son como creen ni
tienen lo que piensan o a la inversa con respecto a las demás personas que tratan en la
vida. El justo equilibrio en el pensar y sentir resulta muy importante para saber ver y
comprender.
Hay pocos seres que llegan a conocerse a sí mismos sincera y justamente. Insisto
mucho en esto, pues quiero resaltar la importancia de obtener una clara visión de las
cosas y también, cierta objetividad en el trato, sobre todo, con respecto a las
cualidades, los defectos ajenos. Objetividad quiere decir imparcialidad, mirar las
cosas desapasionadamente. Así, no cometerían errores ni se equivocarían con tanta
frecuencia como indican las siguientes palabras: “Me hice la ilusión de... Nunca creí
que fulano se comportara así, de esta manera, etc.”. Resulta bastante prudente observar
bien a las personas y tener en cuenta lo distintas que son con respecto a ustedes; pero es
preciso saber antes como son ustedes mismos. Casi siempre, las conversaciones tienen
un carácter de ligera superficialidad. Hay quienes gozan con darse importancia para
hacerse notar, porque se les ha inflado el ego. Es como quien monta un espectáculo para
impresionar.
Si falta sinceridad en las palabras, ¡qué no faltará en las mentes y corazones de
quienes así actúan! Aprendan a ver y oír con los ojos internos, pues la base de todo
éxito en la vida es la clara visión de las cosas para una buena relación con la sociedad
y la gente que tratan.
Hagan un esfuerzo por comprender, ver y sentir a los demás como si fueran sus
hermanos pues, en caso contrario, la vida nunca tendrá sentido ni armonía. Demanden el
suficiente discernimiento que los ayude a tener vista universal, les abra las ventanas al
mundo de la perfecta comprensión. Respeten las cualidades y defectos de otras
personas, no hagan mucho caso de reglamentos, de los convencionalismos sociales
impuestos, porque son viejos patrones ya en desuso que tienden a desaparecer por lo
anticuados que están y necesitan ser renovados de acuerdo a los tiempos que viven.
Para que entiendan la diferencia, la diversidad que hay en todo, les pongo el
siguiente ejemplo: En una familia, los cuerpos físicos pueden tener bastante parecido;
pero cada uno de los familiares tiene su carácter, sus puntos de vista. Si son personas
que se odiaron y se trataron mal en el pasado, la Sabiduría Divina Omnipresente los
une ahora para que suavicen sus asperezas y se amen, paguen sus karmas pendientes,
queden libres. Estos hechos reales están controlados por las Leyes de Causa y Efecto,
de Evolución, que ajustan el vivir, enseñan lecciones y libertan.
Sucede, con frecuencia, que esos seres fueron enemigos en otras vidas. Ahora, para
cumplir con la Ley de Misericordia y amor universal, han de reencarnar como
hermanos, esposos, parientes y amigos. Así actúa la Ley de Justicia Divina que es
invisible, nunca se equivoca. Todo ha de volverse armonía para ponerse a tono con el
universo. Las distintas reencarnaciones permiten desarrollar sutiles lazos de amor
donde, anteriormente, hubo odio, sombras y dificultades.
Luz y Sabiduría son Amor. El Amor es la puerta abierta para toda posible solución
en cualquier éxito alcanzado, logro o circunstancia. Sin Amor, no existe nada. La
Divina Presencia (Dios en tu corazón) es Amor Infinito.
Recuerden estas palabras: “Allí donde dos o más personas se reúnen en mi nombre,
allí estoy yo”. La unión hace la fuerza, tanto en lo espiritual como en lo material. No
importa qué pocos sean los seres que se reúnen; si están integrados a Yo Soy y actúan
como instrumentos del Divino Poder, yo estoy allí. Uno con Dios es la mayoría, dos o
más son la totalidad. Unos pocos, centrados internamente, son multitud.
La comprensión no sólo se refiere al trato con el prójimo, sino también es preciso
extenderla a uno mismo: Comprenderse a sí mismos de una manera objetiva, sin velos
ni encubrimientos, sin recriminaciones, censuras ni disculpas. Resulta lo más difícil de
realizar esa interna e impersonal comprensión que eleva y liberta.
Cada ser humano tiene una personalidad la cual se suele disculpar a cada rato y
achaca a otros individuos sus propios errores, se resiente, se siente dolida, se impone o
se doblega. Las heridas son por no aceptar la verdad que está delante de los ojos, por
proceder con apasionamiento.
La práctica de la Impersonalidad enseña una manera objetiva de observarse a sí
mismos y un proceder justo, imparcial, en el trato social. Cada persona tiene sus
errores delante, la apariencia de sus propios defectos; pero no los quiere ver. Es como
un espejo: La imagen está al frente, aunque no la reconoce como propia. Por esto, cree
que tales defectos no son de él mismo.
Comprendan que cada apariencia de defectos procede de la personalidad, a la cual
hay que armonizar y elevar. Todo ser humano es perfecto en su esencia, en la unión con
su Padre, con su Yo Divino.
DECRETO: Yo Soy la alta y objetiva comprensión en todo momento, con amor e
imparcialidad. Entiendo y acepto la diferencia que hay entre los seres humanos a nivel
evolutivo y por libre albedrío, en sus esfuerzos de superación a lo largo de muchas
reencarnaciones. Comprendo que nadie es igual a otra persona, que todos tienen el
merecido derecho de exteriorizar la verdad de sus propios valores.
AUTOCONTROL Y VOLUNTAD

Capítulo XXII

Con la comprensión de estas verdades, van subiendo de nivel de conciencia poco a


poco por medio de la aceptación de nuevos conceptos e ideas más acordes con la
renovadora época actual que están viviendo.
Vamos a hablar ahora del autocontrol y del crecimiento de la voluntad, facultades
imprescindibles en el avance espiritual de un estudiante de la Luz.
Hemos visto en la vida diaria, repetidas veces, la gran importancia que tiene
entrenar la voluntad para el logro del propio fortalecimiento y la continuidad de todo.
Se precisa fortalecerse internamente con objeto de afrontar, con serenidad, sin
derrumbes, las pruebas, los sobresaltos de la vida. Cada vez que caen y no lo aceptan,
se levantan más fortalecidos. De esta forma, se van endureciendo como el hierro
después del fuego sin perder el calor del amor.
Podemos comparar la voluntad con la gimnasia que algunos hacen frecuentemente. Si
dejan los ejercicios por un día, duele todo el cuerpo y pierden rápidamente los
beneficios obtenidos. Igual pasa con la fuerza de voluntad: Hay que ejercitarla
continuamente; de lo contrario, comienza la rigidez mental, pierden las fuerzas, se
debilitan y les resulta difícil hacer desaparecer los hábitos malsanos, las costumbres e
ideas perjudiciales reforzadas a lo largo del tiempo. Practicar la voluntad es muy
beneficioso y necesario.
Hay que estar conscientes de esto: Se sienten llenos de satisfacción cuando
comprueban que, por medio de órdenes mentales, mandan al cuerpo levantarse de la
cama, no comen tal o cual alimento y él obedece sin problemas. Otras veces, no sucede
así, porque todo es cuestión de entrenamiento y autocontrol de la voluntad. La orden
debe cumplirse de inmediato a la mayor brevedad, sin las dudas y excusas puestas por
el cuerpo emocional que interfiere, lo cual debilita el mecanismo de la voluntad.
El cuerpo físico tiende a obedecer rápidamente, pero no el mental y el emocional,
vehículos más difíciles de aquietar. Hay que comenzar la tarea de disciplinar los
vehículos o cuerpos por medio del autocontrol. Esto debe ser cuanto antes y empezar a
intentarlo, porque están muy desajustados, en continua rebeldía. Deben empezar por el
desarrollo de la voluntad por medio de la disciplina, el orden, con actos físicos. Más
tarde, aprenderán a eliminar todos los pensamientos negativos y después, las palabras
no armoniosas; por último, controlarán las emociones, los sentimientos los cuales están
tan ligados al campo de los instintos que resultan difíciles de manejar y dominar.
Instintos y sentimientos no sublimados forman parte de la personalidad humana, yo
carnal o físico, ese ser que han creado a través de numerosas vidas por rebeldía y
alejamiento del Yo Soy, su Dios Interno. La personalidad no acepta la voluntad
espiritual, le gusta comportarse a su capricho y el cuerpo emocional es lo más difícil de
controlar.
Los instintos suelen aparecer en forma de impulsos vehementes e irreflexivos. Así,
está el instinto de llamar la atención. El instinto de hacerse pasar por víctima lleva el
deseo de inspirar compasión, atrapar el amor de otras personas a base de engaños, con
objeto de buscar consuelo y mimos. El instinto del propio egoísmo lo quiere todo para
sí. La personalidad o yo carnal es egocéntrica, siempre trata de imponerse, de salirse
con la suya. Lo consigue a través de los cuerpos internos que utiliza como instrumentos;
también, por medio de los instintos y pasiones.
El autocontrol mental exige, sobre todo, someter a la personalidad humana para que
aprenda a obedecer. Eso debe hacerse con amor no con regaños, imposiciones y
violencia. Cuando se da el mando al Yo Soy, Divino Poder Interno en cada ser humano,
la personalidad obedece, los vehículos se ajustan, ese es el mejor autocontrol. El Dios
Interno se expresa a través del Amor, fuerza universal que todo lo suaviza.
Hablemos ahora del autocontrol de la poderosa energía vital llamada “sexo” y de su
represión. Sobre este tema, nos extenderemos más en otra ocasión. “Control” quiere
decir “canalización” y no represión; es la manifestación adecuada de esa energía.
Cuando la fuerza se reprime, puede explotar y romper todas las barreras de improviso
por cualquier parte; pero, si la canalizan en la forma correcta, todo fluirá
armoniosamente. Eso pasaría al presionar demasiado una represa de agua con mucha
más cantidad de la que cabe allí normalmente: Se romperían las paredes, se agrietaría
el terreno, se desbordaría el líquido, lo cual causaría bastante sobresalto en toda la
comarca y sus alrededores.
No quiero que esta charla tenga un carácter severo, porque la doy con mucho amor.
Ahora, les voy a hablar sobre lo que llaman “complejo de inferioridad”, sentirse
incapaces, ese “no puedo” que es sinónimo de “no quiero”. Aquí, la personalidad se
impone con caprichos de insuficiencia y depresiones, con huidas e irresponsabilidad, lo
cual viene siendo otra forma de salirse con la suya. En tales casos, hay que usar la
fuerza de voluntad para elevarse y dominar esas tendencias no armoniosas del yo
humano, que se recuesta en lo fácil.
Recuerden que, al fortalecer la voluntad, dan el mando al Yo Soy o Dios Interno y
todo lo que parecía pesado, difícil, se vuelve ligero. Esto es igual a los ejercicios que
hacen los atletas que levantan pesas una y otra vez. Primero, lo realizan con gran
esfuerzo y, al final, se suaviza tanto el ejercicio que las grandes pesas parecieran
plumas. Desarrollen esa musculatura mental que les permitirá el autocontrol en actos y
palabras, cuando así lo demanden y lo quieran.
Quien ejercita la fuerza de voluntad gana tiempo en la vida. Voluntad significa
decidir, escoger, crear, desarrollar el gran potencial de luz infinita que cada persona
tiene internamente para su uso personal.
Invoquen a la energía de la Voluntad y digan: ¡Padre! ¡Que se cumpla tu voluntad
para bien y victoria!
DECRETO: Invoco la poderosa energía del Rayo Azul que está en mi corazón y abre
caminos a la realización, a la esperanza, me fortalece, me protege. Yo Soy la capacidad
de acción que resuelve apariencias. La fuerza de Voluntad está dentro de mí y yo tengo
ese gran poder. Yo Soy el autocontrol de la Voluntad desde lo interno, armoniosamente,
en paz y esperanza para el bien de lo perfecto.
MANDO

Capítulo XXIII

Mandar es un acto de autoridad muy necesario para la disciplina y el orden en una


familia, una empresa, la sociedad, el país donde viven y en la propia persona.
Les digo, mis amados, que se precisa respetar a los demás; aunque ellos sean de
menor rango, edad o condición pues es sumamente importante dar, a la autoridad, su
justo valor.
Muchos nacieron con don de mando, lo cual no se debe confundir con “Don Mando”.
Hay quienes se recrean en el dominio de su autoridad, anulan y ofenden a los que están
por debajo de ellos. Eso no está bien. Es preciso ser autoritarios cuando sea necesario
para imponer orden, disciplina; pero con sumo cuidado de “no pasarse” ni en las
exigencias ni en el tono de voz. Ciertamente, ustedes son responsables de las personas a
quienes dan órdenes; pero, también, deben respetarlas y comprender sus derechos como
seres humanos que son, dignos de ser apreciados.
Amados estudiantes de la Luz: No hagan de esta necesidad de mandar que requiere
la sociedad, una actitud de descarga. No vuelquen hacia otros su agresividad y
resentimiento, las decepciones, los disgustos, las rebeliones internas, no se aprovechen
del débil para lanzar sobre él el malestar que los acosa por los problemas que ustedes
confrontan.
Esto se paga muy caro por Ley de Karma y reencarnación. En las próximas vidas,
sufrirán, de la misma manera, la humillación de recibir órdenes sin consideración ni
respeto, en forma injusta, con despotismo y abuso de autoridad.
Sean firmes y fuertes en su posición de autoridad cuando las circunstancias lo pidan;
pero, a la vez, dejen siempre brotar el amor, el respeto hacia cada persona, hacia
quienes parecen ser menos, saber o tener menos. La comprensión amorosa y justa no
quita la firmeza para sostener lo que es correcto en todo momento.
Recuerden que la justicia humana y la opinión personal no son la verdadera justicia.
Tantos ocultos secretos hay en el corazón como nebulosas en el firmamento. No está al
alcance de cualquier persona saber cómo y por qué ocurren ciertos hechos porque,
generalmente, se ignoran las causas que permanecen ocultas con frecuencia. Entonces,
¿cómo pueden juzgar el porqué de otras personas, de su proceder y conducta? Piensen
que pudieran equivocarse.
Justicia es amor y comprensión, orden, respeto, armonía. Cuando aman a una
persona y la comprenden, si no le censuran sus errores, ahí hay justicia; aunque se
mantengan firmes en las correcciones que esa persona precisa.
Existe la jerarquía en el mando y unos están más altos que otros para el
cumplimiento de tareas, de obligaciones. También, así sucede en los Planos de Luz. La
justicia siempre debe ser respetada; pero con amor y sin ninguna imposición violenta
que vaya contra la Ley del Libre Albedrío.
Aprendan el respeto mutuo en la sabiduría de los tiempos. Observen cómo la madre
naturaleza respeta el fruto que madura en el árbol y luego cae al suelo. Igualmente,
deben ustedes respetar la diferencia de clase social, rango o jerarquía, edad, cultura,
gustos y evolución de sus hermanos encarnados en ese plano físico donde habitan.
Con esto, quiero que entiendan como seres inteligentes, conscientes que son y se den
cuenta de lo siguiente: Mandar a otros resulta una gran responsabilidad, por lo cual no
se debe perder el control ni irrespetar al prójimo con palabras, gestos o emociones
hirientes.
Hay bastantes casos de jefes que se complacen en agredir y rebajar a sus
subordinados, porque así creen ser más grandes. al imponer su autoridad por medio del
temor, se sienten muy importantes por tener siervos a quienes asustar. Ellos están
violando el justo equilibrio y sus actos les regresarán algún día porque, “con la misma
vara que midas, serás medido. No hagas a otro lo que no quieres que te hagan a ti”. Esa
Ley de Retribución siempre funciona.
Toda autoridad verdadera está en la Divina Presencia Crística, dentro de cada uno.
Cuando se le da el mando en cualquier circunstancia, no hay ningún abuso de autoridad,
porque Yo Soy es amor. La violencia e irrespeto vienen de la parte humana la cual se
debe siempre controlar. Amor y autoridad pueden marchar bien juntos, pues ellos son el
justo equilibrio en el poder y, en esa armonía, no hay mando.
Invoquen a la Justicia Divina ante cualquier abuso o atropello. Se manifestará a su
tiempo, a su ritmo; aunque no siempre en forma inmediata, pues Yo Soy sabe cuando
pueden llegar las deudas por saldar y las lecciones por aprender. En este mundo _
escuela, que es el planeta Tierra, puede suceder que el pago se deje para las próximas
vidas.
En el plano físico, donde hay tantas injusticias y dificultades por la negatividad de la
efluvia, parecen triunfar los atropellos y que la justicia, a veces, no existe. ¡Tanto se
tarda en llegar cuando la invocan! Es así porque el mal siempre se adelanta donde hay
imperfección y el bien le cede el paso gentilmente; pero, cuando llega la Justicia Divina
después del comprensivo Amor, es inexorable.
En los mundos densos de Tercera Dimensión, que son de sufrimiento y aprendizaje,
el Divino Amor ofrece muchas oportunidades con fines de rectificación. Una y otra vez,
actúa el amor comprensivo; pero, siempre, los karmas se pagan con actos de inexorable
justicia. Todo está en Orden Divino, aunque parezca lo contrario.
DECRETO: Yo Soy la justa y serena autoridad que irradia desde lo interno sin
necesidad de posiciones dominantes y, con amor, armoniza todo a su paso. Yo Soy el
respeto que merece cualquier ser humano en su dignidad, sus valores, con la
comprensión de sus derechos.
Yo Soy la autoridad desde lo interno, con amor y firmeza para conducir a otras
personas, orientarlas, corregirlas con gentileza, colocarlas en su lugar sin violencia,
arrogancia ni fuertes imposiciones dominantes.
Comprendo que la autoridad con amor y firmeza es la adecuada, sin tolerar lo no
correcto, ceder a lo no perfecto ni doblegarse ante lo que no sea conveniente.
Yo Soy la Justicia Divina que debe acompañar al amor, a la comprensión y
tolerancia en los puestos de autoridad y mando que existen en la Tierra.
ALEGRIA

Capítulo XXIV

La alegría es un sentimiento hermoso que brota espontáneamente cuando hay


bienestar interno y esperanza en el corazón. En el mundo conflictivo donde viven, de
tantos sobresaltos, acostumbran más a llorar que a reír porque el yo humano tiene
mucha tendencia a lo dramático. Ríen los niños, hay algunas personas que parecen
felices; pero eso es algo muy transitorio y apenas se advierte en el gran conglomerado
de tristeza que hay.
Aprendan a sonreír más a menudo, con mayor ilusión. La sonrisa es el canto de Dios,
un bello saludo agradecido al Padre Amor (Divina Presencia Yo Soy). Traten de reír
juntos y rompan la frialdad del mundo. Cuando estén tranquilos, liberados de
preocupaciones, disfruten del presente, sean felices como el sol, el agua, el aire que
todo lo da y nada pide. Siéntanse niños en la fresca y radiante alegría de la mañana que
comienza cada día.
Hay que buscar la armonía y la paz. Primero, pueden hallarla dentro de ustedes
mismos; luego, en todo cuanto los rodea. Siempre, vayan a sitios donde haya paz; pero,
sobre todo, sean la paz interna que irradia, atrae a lo que es igual por afinidad y
simpatía. Esa interna paz los mantendrá en alta y radiante vibración, lo cual los
protegerá de los embates y perturbaciones de la efluvia.
Muchas personas se sienten atraídas hacia lugares bulliciosos donde no hay más que
peleas y discusiones. Buscan allí emociones fuertes, sensaciones e incluso el impacto
del terror. Esto se refiere a la proyección de películas donde hay vampiros, demonios,
crueldades insólitas, choque de emociones violentas. Luego, cuando se quedan solos en
sus casas, les invade un miedo psicológico que no se explican y, por las noches, tienen
pesadillas.
No se pregunten por qué con ese tono de misterio, pues está claro el origen o
procedencia: Las malas grabaciones mentales en el subconsciente. Igual que la comida
en mal estado indigesta mucho, las imágenes de crueldad, los malos ejemplos son
alimento espiritual en descomposición y perturban bastante la vida.
Otras veces, esa sensación de miedo en la soledad del silencio se debe al temor de
enfrentarse consigo mismos y hacerse preguntas como éstas: ¿Quién soy? ¿De dónde
vengo? ¿Hacia a dónde voy? ¿Por qué vivir?
Amados míos: Veo que aún no comprenden lo que es la fuerza de vibración en cada
experiencia. Hay una vibración de angustia y miedo en esos lugares. “Se pega” a
ustedes cuando van a tales sitios discordantes, se mete en sus auras y allí permanece
como un veneno corrosivo que intoxica los pensamientos y emociones, desajusta,
desequilibra, produce malestar. Eso les roba la alegría, los pone intranquilos.
Entiendan claramente que es preciso alejarse de los lugares donde hay discordia,
violencia y terror, no asistir a tales espectáculos. Las ondas emanadas por las personas
que viven dichas experiencias son descargas fuertes y desagradables que impregnan las
salas o lugares donde todo eso se produce. Muchos de los que allí llegan y no están
bien protegidos las absorben por afinidad vibratoria; luego, se refleja todo eso en
estados de ánimo irritado como molestias, depresión, malestares y disgustos que tanto
perturban.
Si ustedes pudieran percibir el sonido y color de las vibraciones mencionadas,
llegarían a sentir náuseas. ¡Hay tantas bellas y variadas maneras de divertirse sin
exponerse constantemente a tan malévolas y desagradables vibraciones! Por ejemplo:
Los deportes son actividades creativas sanas, muy buenas y elevadoras.
Busquen la armonía interna en las distracciones que proporcionan alegría, bienestar,
en lo que es constructivo. Rechacen el polo negativo de la vida y no absorban nunca
más tales cosas con intención de divertirse. Aléjense del sensacionalismo malsano,
porque son muchos los daños que pueden sufrir en el delicado campo vibratorio del
aura. Antes de entrar en lugares desagradables de baja vibración, hay que protegerse
con la invocación a la Luz y otras formas.
Sean conscientes no sólo del frío y el calor, del día y de la noche, sino también del
mundo invisible que los rodea. Aunque no lo ven, está constantemente presente, en
vibración y efectividad, a su alrededor.
Dirijan su atención hacia distracciones agradables y rechacen todo lo que no
contiene paz ni armonía, pues la mejor alegría proviene de lo interno cuando encuentran
la serenidad y se hace el contacto con Yo Soy dentro del corazón. Esto lo comprenderán
algún día.
La alegría es un maravilloso estado de ánimo que surge desde lo interno, si no hay
conflictos con uno mismo, con el prójimo, con la vida y el amor irradia desde adentro.
El sentimiento de alegría indica que todo marcha bien, felizmente, sin oposiciones ni
agobios perturbadores.
La Divina Presencia se expresa a través del corazón, en lo que ustedes llaman
“corazonadas”: Sorpresas de bienestar, de éxito y victoria que son recibidas con
alegría.
La alegría eleva también en situaciones de tristeza y decaimiento. Si están
deprimidos, digan un chiste, échense broma a sí mismos e, inmediatamente, esa
vibración los elevará para sacarlos de la tristeza y la depresión.
DECRETO: Yo Soy la alegría de vivir en el amor, la paz y la esperanza. Busco
entretenimientos sanos, diversiones agradables, buenas compañías que alegren mi vida.
Me alejo de los lugares desajustados que producen malestar y malas vibraciones.
Escojo actividades buenas que son constructivas. Yo Soy el sano vivir en positivismo,
elevación, dignidad y victoria. Yo Soy optimista, feliz.
Ante cualquier apariencia negativa, trato de sonreír y elevo mi vibración, cuento un
chiste o hago algo para recuperar la alegría perdida.
Comprendo que la tristeza es un hoyo profundo donde, si se cae, resulta difícil salir,
reponerse después.
Yo Soy la interna alegría que me da la verdad y el conocimiento espiritual correcto.
FELICIDAD

Capítulo XXV

Vislumbremos juntos, por unos instantes, la radiación de la felicidad y el bien. Sólo


con el recuerdo de ese momento tan bello, queda marcada la trayectoria de la vida con
un tinte de belleza mágica muy trascendental.
La maravilla del mundo perfecto no encuentra explicación posible en las palabras
del vocabulario humano. Hasta el cerebro es incapaz de transmitir, en la presente
encarnación, semejantes radiaciones de belleza y armonía, porque no logra entenderlo,
asimilarlo y se desquicia al contactar una frecuencia tan alta. Sólo vislumbrar el reflejo
atenuado de esa perfección produce tal éxtasis que eso es capaz de marcar la vida
entera. Poder contactar el bienestar armonioso de los mundos superados va más allá de
la comprensión humana que no conoce sino limitaciones y agobios; pero el amor une
todo lo creado. Sin amor, no es posible belleza alguna. Todos pueden encontrarse con la
vibración radiante del amor. Si ven lo bello y perfecto en cada persona o condición e
invocan a la Divina Presencia en toda oportunidad, se abren paso fácilmente en la vida
sin posibilidad de error.
El tiempo transcurre lentamente en el plano físico, los seres humanos quedan
atrapados por las limitaciones de tiempo y espacio; pero quien vive en Yo Soy está
presente en cualquier parte mentalmente, cuando se eleva en conciencia y vibración, lo
cual permite contactar las Altas Esferas.
La energía de vida se manifiesta en el universo entero y se encuentra en estado puro;
pero la humanidad de la Tierra la oscurece, la enturbia con pensamientos y sentimientos
negativos de agresividad, egoísmo, desamor. Hay que saber que la energía divina
irradia a través de cada átomo y partícula de lo viviente. No pongan resistencia a la
energía divina, pues ella fluye sin interrupción y les da el poder de pensar, sentir, amar.
Todo ser humano es una corriente de vida siempre en constante fluir, eternamente
existente e imperecedera en su expresión, revitalizadora en salud y fortaleza.
La energía o vitalidad es luz también que llena el universo infinito y da vida a todo
cuanto existe. En la luz somos, nos movemos, tenemos nuestro ser. Invoquen el Poder de
la Luz de Dios que nunca falla.
Despierten internamente a la verdad. Que el bienestar y la felicidad irradien a través
de cada ser humano, con objeto de disolver toda acumulación negativa de errores
pasados para ser transmutados en perfección.
Hablo a los seres que buscan algo mágico, misterioso en el devenir de la vida
misma, algo que les dé esperanza y resuelva su pena, su confusión. Les digo: Yo Soy la
Luz que está en ti, que nunca te abandona. No busques afuera, en el mundo externo, la
solución de tus dificultades, porque es dentro de ti donde lo puedes hallar. Sólo has de
decir: Yo Soy, Yo Soy la Resurrección y la Vida. Por fin, entonces, ese mundo se abrirá
como camino de luz proyectado al infinito, para ofrecerte lo mejor que puedas esperar.
La felicidad es un estado sublime de éxtasis que, en los mundos densos de Tercera
Dimensión como la Tierra, sólo puede ser percibida muy fugaz, transitoriamente, como
un chispazo brillante que pasa y se aleja. Así sucede por ser planetas de menor
evolución donde hay mucha negatividad y sufrimiento por confrontar, bastantes
dificultades.
Aunque, como condición permanente y excelsa, no se conoce la felicidad en este
mundo, sí hay estados transitorios de bienestar que se acercan a la felicidad en cierto
modo.
La humanidad va en busca de la felicidad; pero se le escapa de entre las manos.
Cree hallarla en el dinero, en la fama, el poder, en los goces sensoriales, pasiones,
posesiones, riquezas; sin embargo, cuando se consigue todo eso, ya no se valora y se
olvida. Entonces, siguen buscando otra forma de felicidad la cual no puede ser hallada
en nada pasajero, material o externo que surja en el camino de la vida.
Cansados de fracasos, desilusiones y frustraciones, los seres humanos ponen su
atención en lo interno y despiertan a lo espiritual porque allí está la felicidad
verdadera.
La alegría es como un chispazo fugaz de bienestar que llega de improviso ante
circunstancias muy gratas. Eleva a las personas, las hace sentirse eufóricas, hasta
origina cierta sensación de embriaguez semejante a la producida por el vino añejo de
sabor exquisito.
La sonrisa y la alegría son hermanas. Sólo los seres humanos saben sonreír, porque
los Hermanitos Menores no pueden: Ningún animal sonríe. Se trata de una facultad
inteligente y consciente que requiere mayor evolución en el tiempo, un nivel superior de
inteligencia.
En un mundo de sombras y expiación como es la Tierra, la alegría resulta necesaria.
A través de ella, por la alta vibración alcanzada, pueden ser sanadas las apariencias de
enfermedades y logran realizarse algunos “milagros”. La baja frecuencia vibratoria de
la tristeza, del pesimismo hunde, deprime, mientras que la alta vibración de la alegría
eleva, liberta, quita de encima el sufrimiento y abre hermosos caminos. Quien se alegra
y canta sus penas espanta.
Estar contentos constituye una terapia de sanación así como sonreír, sentirse felices.
Algunos doctores modernos recomiendan la sonrisa a sus pacientes, una actitud mental
de euforia positiva para que superen malestares y agobios.
DECRETO: Yo Soy la Resurrección y la Vida de la felicidad interna que llega por el
buen vivir en la elevación del bien y la verdad que siempre libertan.
Yo Soy la comprensión correcta de que la felicidad no se encuentra en lo externo,
material, transitorio, lo cual pasa y se va. Educo a mi mente, a mi corazón para disfrutar
del bienestar que ofrece lo bello, bueno y correcto en mi vida. Doy las gracias por los
dones recibidos.
Comprendo que la felicidad es un estado interior del amor compartido hacia todos
los seres humanos, es el correcto vivir en el bien de lo perfecto. No depende del
dinero, del lucro ni del poder.
Yo Soy la felicidad de realizar mi vida según mis capacidades internas, mis deseos,
a través del amor que significa dar impersonalmente con desinterés.
GRATITUD

Capítulo XXVI

Te invito a seguirme por ese largo y cristalino camino que has visto con radiación de
colores que no son de la Tierra. El suelo allí es tan brillante que parece nieve de
diamantes cristalinos. Sígueme...
Yo te enseñaré a orar, a mirar todo lo que es de incalculable belleza. La serenidad
en la noche de los tiempos te lleva cabalgando sobre tus bellos sueños, los cuales serán
realidad en el instante en que tú lo desees.
La gratitud, como condición natural, resulta indispensable. Agradecer es renovar la
vibración de una buena acción. Mucho hay que agradecer: La fragancia de la amistad
verdadera, el amor hacia otras personas, la familia, el hogar, la patria, la fe, la salud, el
bienestar material, ¡tantas cosas! Demos gracias a la vida por el hecho de ser y existir.
Donde hay acción de gracias, está la mente abierta, despierta a las bendiciones de Dios.
Demos gracias al prójimo cuando nos ama y nos ayuda; pero, sobre todo, se debe dar
gracias a Dios, supremo poder del universo, Yo Soy dentro de uno mismo (Divina
Presencia Individualizada en cada ser humano) y dar las gracias a los Maestros de Luz.
Hay que decir: ¡Gracias, Padre Eterno y Luz Divina! ¡Gracias por todo lo que he
recibido! Esa gratitud les será devuelta a ustedes en cien mil vibraciones de luz por el
solo pensamiento de agradecer.
¡Qué árida y triste vida la de los humanos que no saben ni han aprendido a
agradecer! ¿Quién habrá lanzado la absurda idea de que agradecer es cosa de mujeres y
rebaja a las personas? Esos errores de pensamiento se infiltran en la sociedad y se
vuelven costumbres; sin embargo, hay muchísimos seres agradecidos en todo el mundo
y son los que viven mejor por su misma posición mental de agradecer.
¡Qué error es ése de cerrarse mentalmente a demostrar gratitud! Esto priva de las
bendiciones que se darían por afinidad con tan sólo el deseo de agradecer, cada día, lo
que se tiene: Salud, buena comida, amigos, hijos, trabajo, etc. El agradecimiento es una
magnífica llamada a la Luz y tiene sus miles de recompensas; es recordar, con amor, una
acción bella, reír con los que ríen, compartir tristezas y alegrías, dar paz, esperanza,
tender la mano a otras personas.
Hay que aprender a ser expertos en las cosas del espíritu, saber distinguir lo que
proporciona felicidad. Deben pensar siempre en lo bello, bueno y correcto, no fijar la
atención sino en lo que produce alegría, bienestar, ver lo mejor en las personas y
condiciones. Hay que recordar los momentos gratos de la vida en los cuales les fue bien
y no los desagradables que causaron sufrimiento. Miren lo mejor de cada individuo,
condición y lugar. Den las gracias por todo eso para que puedan disfrutar continuamente
las experiencias de felicidad y amor. No revivan malos recuerdos y situaciones
deprimentes, las cuales multiplican los efectos destructivos que pueden entristecer,
perturbar las propias vidas.
Les hablo con amor, mentalmente, en sus conciencias, como voz suavemente
inaudible. Les pido que vean, decidan en sus asuntos personales y cosas de
importancia, con la voz del corazón, esa voz maravillosa de la intuición que está en
cada ser humano y no lo hagan con el intelecto razonador. Esto resulta lo más sabio
para no equivocarse, ya que la voz de Dios se siente en el corazón y actúa por medio de
la intuición; por lo tanto, es más segura para resolver situaciones personales, que el
razonamiento lógico.
Lo que se analiza y razona es de la personalidad. Los ojos del corazón no se
equivocan; pero, en lo razonado, puede haber error. El cerebro y el corazón deben estar
unidos para la conjunción perfecta; aunque las decisiones han de salir del corazón.
Mientras que el amor del corazón no se una con la sabiduría de la mente, no se obtendrá
nada que valga la pena. La personalidad actúa a través del cerebro; pero, detrás del
velo, está la gran sabiduría del Yo Soy, Divina Presencia Individualizada, el Padre en
cada ser.
Hay que pagar bien todas las deudas de gratitud para con sus hermanos. Cuando
agradezcan con amor, tendrán siempre la palabra justa, el gesto acertado en el preciso
momento, porque esa gratitud sale del corazón y no es nada impuesto por los comunes
convencionalismos sociales. No supriman por vergüenza, pena o por lo que sea, ningún
gesto de gratitud. Déjenlo brotar con toda libertad y naturalidad en las experiencias de
sus propias vidas.
Una palabra de agradecimiento en el amor puede abrir grandes puertas en
circunstancias inesperadas, levantar el ánimo en el pesimismo, calmar las penas como
bálsamo de bien y armonía. Las personas ingratas no merecen atención ni cuidados.
Como dice muy bien un conocido refrán: “Quien no es agradecido no es bien nacido”.
DECRETO: Yo Soy el eterno regalo de ser agradecidos. Doy las gracias a mi Divina
Presencia, a la vida, a todo lo creado por ser, existir y poder disfrutar de tantos
beneficios. Doy las gracias a los bellos seres de luz que asisten, cuidan a este planeta
con desinteresado amor, sin pedir nada a cambio de su impersonal ayuda y protección.
Agradezco a mi cuerpo físico la gran oportunidad de su colaboración.
Mi gratitud a la madre naturaleza que nos brinda tanta belleza y armonía en este
mundo, escuela del universo donde vivo, aprendo y adquiero experiencias.
Doy las gracias a la vida por ser y existir. Agradezco la oportunidad de estar
encarnado en este fin de ciclo, tan trascendente e importante. Disfruto, con gratitud, de
lo bueno que tengo y me fue dado para mi bienestar: familia, salud, dinero, hogar,
estudios, trabajo. Si algo de esto me falta, comprendo las razones y trato de compensar
practicando la enseñanza espiritual con fe y determinación.
Doy las gracias a los Hermanos Mayores, a los Maestros Ascendidos que velan por
esta humanidad y la elevan con amor, con tanta sabiduría.
Mi gratitud a este planeta escuela, morada espacial de aprendizaje, mundo donde
vivo y comparto experiencias con mis semejantes en la realidad de la existencia
humana.
BUSCAR LA LUZ

Capítulo XXVII

Nos alegra encontrar a bastantes personas que desean ser estudiantes de la vida
espiritual para comenzar su aprendizaje en el camino de la Luz. Recuerden que es el
maestro quien elige y contacta al estudiante, no el estudiante al maestro. Esto es
cuestión de merecimientos, de evolución, no de simple escogencia. Los Maestros
Ascendidos se fijan en el aura del estudiante, ven su fe, sus esfuerzos, sus
posibilidades, su grado de evolución y utilizan a quienes ya están listos para no tener
que esperar la formación lenta de alguien que sea nuevo en espiritualidad. Es así como
ellos “eligen”, miran a través de los siglos, lo que hay también en esta vida con
respecto a merecimientos y capacidades. Que nadie se crea privilegiado ni “escogido”,
pues la propia evolución decide la escogencia y no la voluntad personal.
Con respecto a la soledad de que tanto se quejan algunos, les digo que nunca nadie
está solo por más que los ojos físicos no vean. Si lo precisan, pidan ayuda, orientación
espiritual y pronto saldrán de la confusión. Nada es casual en absoluto. Son los seres de
luz de otras dimensiones quienes los inspiran, alientan, protegen y fortalecen si ustedes
se lo permiten, porque todo esto hay primero que demandarlo por medio de la oración y
la invocación correcta.
Les sugiero, por ello: Eleven sus vibraciones ¿Cómo se consigue esto? Con
pensamientos buenos, constructivos, con sentimientos armoniosos y paz en el corazón
más la debida instrucción espiritual que se requiere. Hay que alejar todo lo negativo de
la mente y las emociones: Pasiones no controladas tales como odio, rencor, venganza,
celos, sospecha, etc. porque eso hace bajar la vibración, envenena, abre la puerta
astral, lo cual permite ser molestados por entidades de baja evolución no visibles.
Es preciso dar el primer paso con mucha firmeza en el camino espiritual hacia la
Luz, tener esa gran determinación adquirida, dar otro paso más adelante y perseverar.
No hay que dejarse ilusionar o desilusionar por la influencia negativa de otras personas
que siembran dudas y oscurecen la fe. Por el simple hecho de leer este libro, ya han
decidido comenzar el camino de la Luz. Eso constituye una prueba de interés hacia lo
espiritual no visible que está detrás del velo y se presiente. Hay dimensiones infinitas,
paralelas a la que ustedes tienen en su mundo, donde se desenvuelven seres iluminados
por la sabiduría, la comprensión. Ellos pueden ayudar por haber alcanzado niveles
superiores de existencia.
Les pido comprensión sobre este particular, pues han de saber que todo el que vive y
respira es un ser de luz, pero en distintas jerarquías, cargos y misiones por cumplir; por
lo tanto, ustedes son seres de luz al igual que nosotros. A través de todos, fluye la
misma y única energía, la misma luz, pues en todos está su Divinidad Interna que los
guía. Son leyes inmutables aunque, por ahora, resulta muy complicado y extenso de
explicar. No viene siendo nada fácil de entender por su misma y simple complejidad.
Todo lo perfecto y superior es simple, sencillo como la verdad espiritual misma. No
hay misterios por desentrañar sino conocimientos por adquirir en amplitud consciente
de comprensión. Todo se da a quien se prepara y lo quiere recibir; pero hay siempre
que esforzarse con empeño y voluntad, demandar asistencia, tener fe. Los nombres, a la
hora de invocar, no son tan importantes. Sólo basta decir Yo Soy para unirse a la Luz y
recibir sus beneficios. Es la forma de obtener el contacto con las fuerzas divinas y sus
servidores impersonales, un contacto rápido, directo con la fuente universal de vida y
amor en la que no hay limitación alguna.
Como ustedes ven, es todo sencillo y simple. No busquen ni esperen complicaciones
en rebuscadas filosofías, en santos lugares distantes, condiciones y cosas externas, pues
sólo dentro de ustedes están la plenitud y la felicidad. No pierdan tanto tiempo en
pensar de manera incorrecta sobre lo que no se ve. Así pasa cuando dejan al
pensamiento vagar de aquí para allá en incoherencias que no son sino ilusiones de los
sentidos, alimentadas por falsas lecturas y con una equivocada canalización espiritual.
No se impresionen por las manifestaciones externas de lo fenoménico, por lo que
“ven y oyen”, pues todo eso los saca hacia lo externo, los va apartando de su Yo
Divino, frena el avance espiritual de inmediato. Aléjense del psiquismo que abre la
puerta astral, perturba la vida y no conviene en absoluto a quienes buscan la Verdad.
Todo lo que es material y cuanto de visible existe está estructurado en lo invisible y
de allí proviene. Viene siendo como una fotografía que procede del negativo y no puede
estar sin él. Siempre, hay una contraparte que materializa lo no visible. Dicen los
filósofos: “Todo el mundo es ilusión”, ilusión de los sentidos por supuesto, porque no
tiene persistencia eterna. Hasta la materia es ilusión condensada en el proceso de
cohesión. Sólo da la impresión de solidez, pero no hay tal solidez. Si pudieran mirar
los átomos a través de una potente lente de aumento, se quedarían asombrados al ver
desaparecer la materia densa ya que, entre ellos, existe un espacio que los separa y en
el cual se mueven. Giran como diminutos planetas con satélites que se atraen entre sí
por la fuerza de cohesión universal, la cual es el pensamiento de Dios, el amor de Dios,
que es el amor de todos los seres de luz existentes en el cosmos.
Igual sucede con los planos superiores de Luz: Existen, pero no son visibles al ojo
físico, como tampoco se pueden ver los átomos que forman la materia densa, visible y
tangible. Así como los electrones giran alrededor de los núcleos en los átomos, ustedes
también pueden girar armoniosamente en torno del Amor, corazón del universo,
pensamiento de Dios, esa única fuerza que gobierna todo el cosmos y une la materia
visible e invisible con lazos infinitos.
Comiencen por el más pequeño detalle de la vida cotidiana, por una actitud de amor
y comprensión cuando se encuentren en situaciones que no les sea posible dominar. Si
hay errores y fallas, pidan dentro de ustedes a esa poderosa energía activa, el Yo Soy,
su Divino Poder. Invoquen el Rayo Violeta de la Transmutación para que disuelva
inmediatamente toda vibración negativa en sus auras y en el ambiente que los rodea, en
las auras del prójimo, en donde haya malestar y sufrimiento. Comprendan que quien
piensa con luz y amor, sólo luz y amor recibirá en su vida, pues eso ha generado en sí
mismo, en su corazón.
Las decisiones, pensamientos y deseos van forjando el propio destino para bien o
para mal, ya que el destino se lo forma uno mismo. Nunca estuvo planificado que el
libre albedrío de la humanidad causara tanta negatividad y dolor. Eso sucede por
haberse inclinado demasiado al lado material e ilusorio de la vida, por buscar lo
externo en lugar del mundo espiritual interno; pero nosotros, “Arriba”, no perdemos la
esperanza y yo siempre confío. Ahora, en la etapa de transición hacia la Era de
Capricornio, viene una toma de conciencia que ya ha comenzado. Miles de seres están
alerta a su llamada interior que los despierta y eleva.
Por Ley de Correspondencia, como es Abajo (plano físico) es también arriba
(planos espirituales de luz). Cuando necesitan ayuda para solucionar asuntos de su vida,
buscan a otras personas, indagan, piden. Igualmente deben hacerlo para demandar
nuestra asistencia y tengan por seguro que llegará; pero, también, han de invocar a sus
Divinas Presencias todopoderosas que los asiste.
Hay muchas personas inocentes que buscan la Luz con atropellamiento, sin
esforzarse para nada por discernir pues carecen de la debida preparación. Por ello, se
extravían en la búsqueda de lo espiritual cuando empiezan a interesarse en esto. Así
sucede porque ellos confían, no conocen los peligros, creen que es algo muy sencillo y
fácil el logro de la espiritualidad correcta, verdadera.
Sepan que, en esa búsqueda, hay bastantes trampas y engaños que se presentan para
fortalecer al estudiante de la Luz y que él aprenda a distinguir lo verdadero de lo falso,
el acierto del error, para que valore la Verdad por el empeño que lleva el esforzarse en
hallarla.
Como éste es un mundo de sombra y luz, muchas son las sombras que salen al paso.
No todo lo que reluce es oro. “El Gran Engañador” no desperdicia un solo instante.
Sepan discernir con claridad en todo momento.
Los que buscan la Luz por curiosidad intelectual y leen de todo sin selección alguna
caen en engaños y confusiones. A quienes les atrae el fenómeno, lo misterioso, los
absorbe lo psíquico (fuerzas de la oscuridad) y los engaña con apariencias
deslumbrantes que satisfacen su curiosidad humana. Muchos ignorantes curiosos
también se extravían en la espiritualidad peligrosa no correcta. ¿Qué hacer?
Discernimiento interno es la clave de la verdad y el éxito en la vida.
Sepan dejarse conducir por la luz interior, centrarse en su corazón; pidan a su Yo
Divino que los conduzca correctamente en su búsqueda hacia la Luz.
DECRETO: Yo Soy la puerta abierta a la Verdad que se abre esplendente para
quienes la quieren aceptar y tienen el valor de enfrentar los prejuicios, las confusiones
del plano.
Yo Soy el claro discernimiento que me conduce al verdadero camino espiritual bajo
la dirección de mi Divina Presencia a quien invoco.
Padre: Aleja de mi alrededor todo lo psíquico, lo de oscura espiritualidad y las
filosofías del intelecto que no sean enseñanzas de luz y verdad.
Invoco a mi Divina Presencia que vela por la pureza espiritual que yo deseo y le doy
las gracias.
SINCERIDAD

Capítulo XXVIII

Mis amados: ¡Cómo espero el momento de comunicarme con ustedes cada día!
Siento el avance espiritual, la apertura de conciencias de quienes, por afinidad
vibratoria, se acercan a la Verdad mientras leen este libro. Como han llegado hasta esta
página desde el principio sin saltar ninguna, el adelanto es evidente. ¡Tanta luz ha sido
derramada en cada hoja! Muy sutilmente, esa luz ha penetrado en sus conciencias.
Sugiero que reflexionen ahora sobre lo que aquí hemos dicho.
¡Qué maravillosa es la sinceridad como un reflejo de la Verdad misma! Ustedes y yo
dialogamos y no es posible mentir, disimular porque, desde “Arriba”, vemos lo que
sucede y podemos darnos cuenta de las situaciones por las que atraviesan. Resulta muy
fácil para cualquiera de nosotros, conocer los pensamientos y sentimientos humanos,
pues todo se puede ver en sus auras. En el mundo donde viven, no sucede así, es
diferente porque las palabras pueden engañar bastante; pero las auras nunca engañan.
Por desgracia, son muy pocos los que actúan con sinceridad.
Comprendan lo siguiente: Al ser sinceros con ustedes, con las demás personas
también, llegan a conocerse a sí mismos y evitan malentendidos. Es cierto: En esa
sociedad donde viven, no se puede ir con la verdad por delante; por lo tanto, conviene
utilizar la diplomacia alguna vez. No obstante, la base de todo debe ser la sinceridad
misma. En sus conversaciones, eviten hablar por hablar, decir lo que no sienten ni
interesa para nada exteriorizar, pues no vale la pena perder el tiempo en palabras
vanas.
Han de tener bien presente lo sagrado que es el uso de la palabra, porque la palabra
impregna el ambiente con cierta tonalidad vibratoria, ya que es sonido y vibración.
Cuando hablan, cargan la atmósfera que los rodea con sutiles emanaciones invisibles y
poderosas que son energías en acción; por lo tanto, producen concretas realidades.
Procuren dar calidad a sus conversaciones, que sean justas, precisas, sin
vaguedades, confusiones ni frivolidades, sin hablar lo que sea por hablar. Ya saben que
la palabra es un decreto y se cumple a cabalidad al igual que el pensamiento silencioso.
Tu vida será como decretes, pienses y creas. Esto se llama Ley de Mentalismo. Viene
siendo una tremenda base del Poder Creador que el Padre puso en ti como divina
expresión de él mismo. Pensar es crear, hablar es manifestar. Puede que los hechos
palpables no se manifiesten hoy o mañana; pero, tarde o temprano, siempre se ven los
resultados en la vida, exteriorizados de manera física.
No tengan miedo de ser sinceros con ustedes mismos, con las demás personas.
Eviten relacionarse con quienes piensen de diferente manera para no entrar en discusión
ni en polémica. No frecuenten el trato con los impositivos que no los dejan opinar, pues
son sus palabras las que siempre prevalecen. La agresividad verbal o de cualquier
forma debe ser eliminada porque es negativa, produce discordia y roba la paz en
quienes mucho necesitan de ella.
Se habla bastante de “tener que desahogarse” por medio de gritos, de injurias,
ofensas y opiniones contradictorias, etc. Eso no resulta conveniente para nadie. Quien
se disgusta por algo se envenena a sí mismo y, además, baja de vibración. Las
descargas de violencia, que son esos “desahogos”, producen mucha perturbación. Las
palabras discordantes van al ambiente, hacen su normal recorrido, se cargan de mayor
energía cada vez y luego regresan a su origen con gran fuerza acumulada, aumentada,
para golpear a quien las lanzó. De ahí, el malestar, mal humor y desequilibrio que
vienen después de tales situaciones desagradables.
Reflexiona, usa el control de ti mismo antes de gritar. Toma una o dos respiraciones
profundas y cálmate; luego, contesta sosegadamente. No resulta fácil, pero inténtalo.
Las palabras que pasan a través del tamiz “control” salen distintas, con serenidad
increíble.
Otra forma de autocontrol es invocar a la Presencia Yo Soy que está dentro de cada
uno, darle el mando de la situación con la fe de que Ella, tu Dios Amigo, va a
responder. Cambia el enfoque mental. Dios no está en las nubes ni en un cielo distante
sino dentro de ti mismo, muy cerca de ti y lo puedes oír a través de tu propio pensar.
El pensamiento justo, tranquilo y la correcta palabra son imprescindibles para el
avance espiritual. Si no controlas eso, no intentes nada más porque ahí está la base, en
la Ley de Mentalismo: “Todo es mente. Donde está tu mente, allí estás tú y, en lo que
piensas, en eso te conviertes”. Puedes leer miles de libros pero, sin comprender ni
practicar la Ley de Mentalismo, nada funciona. Será siempre como una silla de tres
patas que, al sentarse alguien, se cae.
Dediquen unos segundos cada día a pronunciar las palabras: “Yo Soy”, seguidas de
lo que más desean. Por ejemplo, si quieren curación, digan: ¡Yo Soy salud!; si necesitan
dinero: Yo Soy la provisión económica que preciso; si es tranquilidad: Yo Soy la paz.
Son palabras mágicas en cierto modo, que se perdieron en el tiempo y, ahora, han sido
dadas a la humanidad nuevamente para su dicha. Debes saber que “Yo Soy”, en los
tiempos de ahora, es el nombre de Dios de inmemoriales épocas pasadas.
Utilicen el Poder de Transmutación del Maestro Ray Sol (Ascendido Saint Germain)
energía poderosa, Luz Violeta que disuelve toda inarmonía de lo no perfecto. Envuelvan
las situaciones negativas con esa luz. Dicen: Yo Soy la Transmutación del Rayo Violeta
en acción. Es muy sencillo. Eso también pueden hacerlo en la discordia de palabra y
obra: Yo Soy la Transmutación aquí, Yo Soy la Paz. Por supuesto, han de mantenerse
serenos, calmados, como ajenos espectadores y no involucrarse en polémica alguna.
Dediquen, en el día, unos instantes, a la invocación del Yo Soy. No se precisa entrar
en meditación para eso sino, en cualquier lugar, Yo Soy el positivo de lo contrario que
allí se manifiesta. Otras veces, lo hacen para ustedes mismos: Yo Soy que estás en mí:
¡Ayúdame a no pensar, hablar ni hacer nada que no sea la verdad, la perfección! Saben
que la verdad es todo lo bueno, bello, alegre y correcto; por consiguiente, Yo Soy te
ayuda a salir de cualquier malestar, sobresalto o sufrimiento que estés confrontando, si
invocas su acción en ti con fe y determinación.
Yo Soy, la Suprema Energía, el Magno Poder dentro de ti, responde al instante
cuando es invocado, porque te corresponde dar la orden para que eso pueda ser. Prueba
a hacer lo que te digo. Todo se endereza así, pero recuerda: Con fe, sin angustiarse ni
intranquilizarse, sin involucrarse en el negativo. Debes mantenerte armonizado y en paz.
Caer en estados de cólera y furia resulta muy perjudicial porque abre un gran
boquete a lo psíquico que se cuela al instante en la vida personal, cuerpo físico,
ambiente y causa desastres. Además, desajusta, desequilibra, produce malestar, dolor
de cabeza, envenena todo en ustedes y alrededor ¡Por favor! ¡No sean agresivos! Paz y
serenidad son la llave del éxito. Con agresividad, hay desamor y, sin amor, nada puede
prosperar ni avanzar en la vida.
No abusen ni se excedan en nada. El fluido que circula por los nervios es energía _
luz, esencia electrónica de la Divina Presencia en estado puro. Ustedes lo pueden
contaminar en el cerebro al pensar y sentir lo no correcto. Entonces, lo califican, lo
tiñen, cambian su tonalidad vibratoria para bien o para mal. Ese es el origen de muchas
apariencias o “enfermedades” corporales. Por esto, hay que mantener una línea de
pensamiento limpia al máximo, para no contaminar la energía _ luz que es la corriente
de vida en acción.
La maestría resulta una consecuencia del autocontrol. Abre puertas muy grandes al
bienestar, a la felicidad, a la sabiduría, al amor. Invoquen a su Yo Soy para que
comience a manifestarse, en ustedes, la liberación de sufrimientos y agobios que
perturban el vivir.
La sinceridad para con uno mismo es tan indispensable como hacia otras personas.
Es preciso ver los propios defectos, reconocer que se tienen para podérselos quitar de
encima. Quien se autojustifica y disculpa es porque no enfrenta sus apariencias ni las
quiere ver. Se pone una careta frente a su propio espejo, se encubre; por lo tanto, lo
negativo crece y nunca podrá superar bien la situación.
Sinceridad es decir abiertamente lo que piensan y sienten sin poner disfraz alguno.
La sociedad, tal como está organizada, rechaza la sinceridad, no la quiere porque vive
en el engaño, en la confusión. Muy pocas personas confían en la sinceridad de otras
debido a que, al menor descuido, entra el abuso por afán de lucro, por apariencias de
provecho personal de cualquier clase.
En algunas ocasiones, si la sinceridad va a causar impacto y perturbación en quienes
no la aceptan, es mejor guardar un discreto silencio. Hay que saber a quien dan su
sinceridad y quienes realmente la merecen.
DECRETO: Yo Soy la fe y la puerta abierta que nadie puede cerrar, a la sinceridad
de mis palabras, las del prójimo, para que armonicen el acontecer de la vida, sean
bienvenidas en claridad, justicia y amor.
Yo Soy la sinceridad para conmigo mismo al enfrentar y reconocer cualquier forma
de carácter no armoniosa, defecto o situación que estoy interesado en transmutar, en
bien de lo que es verdadero y correcto.
Yo Soy la sinceridad en mente, pensamiento, sentimiento, palabra y acción. Yo Soy
la discreta prudencia para callar lo que sea preciso cuando es conveniente, en las
experiencias confrontadas externamente y en bien de todos.
EL CAMINO

Capítulo XXIX

¡Qué fácil resulta decidirse en la vida, saber que camino seguir! La mayoría de las
personas no piensan ni saben que existen caminos. Yo les hablo porque ustedes están
entre las pocas personas que se han preguntado: ¿Qué camino debo seguir? y buscan un
camino o línea espiritual de conducta.
Lo difícil no es escoger el camino, pues sé que todos escogerán el de la verdad y el
bien por poco sentido común que tengan. La dificultad está en no equivocarse y también
en mantener una dirección luego, así como en las renuncias que ese camino conlleva,
porque todo no se puede tener en la vida ni es posible mantenerse en dos lados a la vez.
Quien realiza las enseñanzas espirituales de la Verdad, que conducen al bienestar,
tendrá que renunciar a ciertos hábitos, gustos, tendencias no armoniosas y aprender a
hacerlo con la práctica de esta instrucción de luz que ha sido dada sencillamente al
mundo para la elevación personal.
Tener fe es lo más importante, no estar continuamente preguntándose si será verdad o
no, si funciona realmente la técnica de hacer conciencia del Poder Interno. Hay que
ponerlo en práctica a través del contacto directo con el Dios Amigo que existe y está
dentro de uno mismo e invocarlo a la acción. Las dudas inútiles desperdician mucha
energía. ¡Qué más prueba quieren que ésta!: Los Maestros Ascendidos les hablan a
ustedes. Saben, por experiencia, el resultado maravilloso de practicar la enseñanza que
les damos la cual es la misma que nosotros, los Ascendidos Maestros de Luz,
utilizamos en tiempos pasados, estando encarnados, para el logro de la Ascensión a los
planos superiores de existencia.
En el avance espiritual, resulta indispensable también una actitud de amor y respeto
al prójimo, pues no se puede dar ningún paso hacia adelante ni mejorar la propia vida
sin amor a otras personas. El amor, como llave del éxito, vence todos los abismos, es el
mago prodigioso que todo lo soluciona en bienestar y luz.
Esta instrucción no se da para que se retiren a un lugar solitario y mediten sobre ella
ni para practicarla en un convento de clausura. Hay que realizarla en la vida diaria con
positivismo y mente amplia, en las situaciones agradables o desagradables. Es más bien
una actitud mental con la cual harán frente a todas las experiencias que les salgan al
paso, para irlas superando luego, poco a poco.
¡Qué difícil resulta ser firmes y tolerantes a la vez en lo referente a ideologías y
creencias! Los tiempos modernos exigen comprensión y respeto al prójimo; pero,
también, independencia en lo relativo al pensar personal. Miren cuántos peldaños tiene
una escalera. Todos forman parte de ella. No hay división ni separación sino unión en
los escalones para que pueda existir esa escalera. Mantenerse siempre conscientes de
la Presencia Yo Soy debe ser lo más importante, sin pensar en la situación espiritual de
otras personas como un obstáculo. Yo Soy, dentro de cada conciencia, siempre produce
perfección si así lo permiten, lo decretan y realizan conscientemente en su interno.
Cuando ustedes sienten el Poder del Yo Soy, perciben una sensación de seguridad,
cierto desarrollo de la voluntad, aumento de la energía vital, bastante claridad mental
para actuar con justicia y precisión en el momento oportuno. No tienen ya que cavilar
tanto al tomar decisiones en situaciones difíciles, como pasaba anteriormente.
Les repito: Es muy importante mantener una línea de pensamiento positiva, firme,
clara, no divagar en tonterías deprimentes e ideas destructivas, en recuerdos negativos
del pasado y experiencias desagradables, no andar pensando en equivocaciones y
sufrimientos que ya debieran estar bien superados. Igualmente, no se dispersen en
varias direcciones a la vez, pues es sabido que no se puede servir a dos amos. Escojan
una ideología o creencia, tengan fe en ella, practiquen lo que allí se enseña y traten de
llegar a la meta por ahí. Les pongo este ejemplo: Si han decidido ir a una ciudad
determinada, no pueden llegar a ese sitio por una autopista, un sendero, una carretera a
la vez, sino que habrán de elegir una sola de esas direcciones.
La forma de controlar la energía en positivo no se adquiere en un solo día pues se
precisa ejercicio, entrenamiento constante. La energía utilizada para el pensamiento en
el común vivir proviene de la Divina Presencia y del universo. Si aprenden a
autocontrolarse, podrán canalizar esa energía en bien y perfección, no para producir
perturbación, disgusto y malestar. Control de la energía significa también armonizar los
propios cuerpos, a la personalidad, que es tan dominante y ofrece tanta resistencia.
Cuando ya tengan bastante dominio en lo referente al autocontrol mental y
emocional, al estar lo suficientemente purificados en lo interno, podrán llegar a lo que
se llama precipitación. Esto consiste en condensar, de la Sustancia Universal, los
electrones para la densificación material del patrón _ forma que está en la mente.
Entonces, la estructura atómica responderá a la orden dada a través del pensamiento y
la palabra, por el poder del decreto. Esto puede parecer un cuento de hadas o un
milagro; pero sepan que los milagros no existen pues son la aplicación de las leyes
universales.
Estamos en tiempos modernos de transición, época del dominio del espíritu sobre la
materia. Desde los Altos Planos de Luz, tenemos la esperanza de que algunos de
ustedes logre con esfuerzo, dedicación y el suficiente adelanto, la Ascensión y la
maestría después de pasar de plano, cuando mueran. Esto no resulta fácil ciertamente
porque requiere de mucha purificación de los vehículos internos, bastante control del
pensamiento, del sentimiento y elevación de conciencia. Además, hace falta el
desapego hacia lo material, la realización plena e impersonal de la Ley del Amor más
el dominio completo sobre el yo humano, purificarlo y elevarlo.
Quien se ocupe con determinación de desarrollar el control mental acompañado de
la fuerza de voluntad cambiará no solamente la estructura atómica de su cuerpo físico
hacia una vibración más alta y sutil, sino que se sintonizará cada vez menos con las
densas energías de la confusión, el egoísmo, el materialismo y el error. El plano
material en que viven está lleno de eso. Como todo es vibración y lo afín atrae a lo
semejante, al ustedes subir de nivel vibratorio, nada de tales creaciones humanas podrá
perturbar sus vidas para causarles problemas ni sobresaltos.
Sobre la natural renuncia que precisa mantenerse en un solo camino espiritual, les
digo que esto resulta necesario, pues no es posible servir a dos amos a la vez. Después
del despertar interno, suele haber confusión por ignorancia y desorientación acerca de
lo que es espiritualidad verdadera.
Por carecer del suficiente discernimiento, quienes buscan lo espiritual inocentemente
se deslumbran, entran en confusión ante cualquier enseñanza que se haya disfrazado de
luz y les salga al paso, por lo cual creen que es la luz misma. Como no quieren
renunciar a sus creencias anteriores, lo mezclan todo, andan aquí y allá como el confuso
viajero que se niega a desprenderse de todas sus pertenencias y se agobia con el peso
de demasiadas maletas.
En esta situación de permanecer entre dos aguas, hay estancamiento y sólo
complacen la curiosidad intelectual del yo humano; porque ningún avance espiritual
puede haber si, internamente, no han sabido distinguir lo verdadero, separarlo de lo
falso, puesto que ambas cosas juntas no pueden estar en buena convivencia.
Quien pretende avanzar espiritualmente con la lectura de todo tipo de libros, de
corrientes espirituales diversas y hasta del psiquismo, se puede confundir mucho más.
Entonces, en vez de estar entre dos aguas, estaría entre muchas aguas y esto no lo
ayudaría en nada ciertamente.
El despertar espiritual, en los mundos densos como la Tierra, sucede después de
haber tenido mucho recorrido en el campo personal de la humana existencia.
Por dar el mando y confiar siempre en el yo humano (personalidad) se vuelcan a lo
material y sensorial, no se interesan sino por lo que captan sus cinco sentidos a lo cual
llaman “la realidad”. En efecto, es el mundo material visible y sólo la mitad de la vida
porque la otra mitad, contactada durante las noches en cuerpo etérico mientras ustedes
creen que duermen, esa parte o mitad de la vida es mucho más interesante de lo que
generalmente se imaginan.
Cuando llega el despertar espiritual, las personas ya no se conforman con la vida
limitada, vacía, rutinaria que antes llevaban. Buscan, indagan, siguen buscando y así la
luz va creciendo desde lo interno en el despertar espiritual que se precisa para cambiar
y mejorar la vida.
Si encuentran un camino de luz que les satisface y perseveran en él bajo la guía
interna, irán más rápido que si fluctúan de aquí para allá movidos por una superficial
curiosidad que nunca satisface.
DECRETO: Yo Soy el guardián de todos los tiempos. Yo Soy el camino correcto de
la verdadera espiritualidad. Yo Soy el perfecto discernimiento interno para saber
distinguir la verdad del error. Yo Soy la luz que abre horizontes mayores.
Invoco la poderosa acción dinámica del Rayo Violeta para transmutar todo
obstáculo, confusión o interferencia. Yo Soy la antorcha de la Verdad que me abre un
camino de luz por la sinceridad de mi deseo.
No acepto sino lo bueno, correcto y verdadero. Yo Soy la luz del perfecto
discernimiento y me decido por un solo camino en el logro de la espiritualidad.
Conscientemente, estoy alerta, porque Yo Soy luz.
SABER DIFERENCIAR

Capítulo XXX

Vamos a reemplazar todo lo dudoso y oscuro por lo tangible y concreto. Hay que
saber distinguir entre lo mediocre y lo de primera calidad. Sean firmes en sus
decisiones de no aceptar más que las cosas de máxima calidad en el plano físico. En la
vida, procuren adoptar esa actitud mental en lo que concierne a los pensamientos,
sentimientos, palabras e igualmente, en el aspecto espiritual.
En las variadas experiencias del común vivir, hay que ir directamente al jefe, no
buscar a los intermediarios que, muchas veces, no saben bien cuál es su obligación. Así
pasa también en el terreno de lo espiritual. No anden por los “trascorrales”; es decir:
por caminos oscuros, ideologías confusas, en movimientos separados ni investiguen a
través del psiquismo. Ustedes saben que lo psíquico es peligroso y perturba la vida.
Curiosear intelectualmente tampoco conviene. Hay bastantes libros de tendencia
espiritual y esotérica que contienen muchos errores mezclados con verdades, con
filosofías disfrazadas y considerables engaños. ¡Cuánto aguanta el papel! pues no todo
lo impreso es ciertamente de calidad y altura en lo referente a espiritualidad.
¿Cómo diferenciar la lectura correcta? Por la voz silente del Cristo Interior. Déjenlo
hablar a través de lo que sienten. Si tener un libro en las manos les produce alegría y
contento, eso es correcto para ustedes; pero, si sienten inquietud, sobresalto,
intranquilidad o algo negativo, rechacen el libro amorosamente, no lo lean. La clave
para diferenciar está en el corazón y no en los razonamientos que da el intelecto,
instrumento de la personalidad humana.
Igualmente, si asisten a charlas y conferencias, toman cursos de espiritualidad, etc,
estén alertas, sepan diferenciar. No todo lo que reluce es oro. El lugar de cada uno se
encuentra donde se siente bien, en armonía vibratoria con las demás personas. Aléjense
de los lugares y líderes que les producen sobresalto, temor, descontento. No esperen
mucho de esos dirigentes que tanto parecen brillar.
Yo Soy, en ustedes, es la máxima calidad y autoridad espiritual que pueden
contactar. Así que no pierdan tanto el tiempo en la limitación de lo que no tiene calidad,
de lo que es transitorio o inapropiado. Esa común forma de vivir en el materialismo de
la vida con todos sus sobresaltos y sinsabores los absorbe demasiado, los puede sacar
de su interno. Es preciso calmarse, valorar lo espiritual, ir dedicando cierto tiempo a la
Contemplación y la meditación cada día, al despertar interno, al contacto consciente
con Yo Soy, al radiante y luminoso Dios Uno, guía segura en cada persona.
Estén siempre vigilantes y alerta para no aceptar sino calidad en pensamientos y
emociones. Dejen el romanticismo sentimental para el pasado, los dogmas y rituales
faltos de luz donde sólo hay ignorancia. Estamos en la era del saber, de la comprensión
correcta y el armonioso sentir. Recuerden que más vale hacer sólo una verdad con amor
que muchas. Un pensamiento de pureza y paz es más valioso que mil ideas
desordenadas, superficiales, negativas.
Todo pensamiento, sentimiento y palabra se proyecta externamente según sea su
calidad. Eso atrae las realidades, las experiencias que ustedes tendrán en sus vidas. Si
pueden seleccionar siempre lo mejor, ¿por qué conformarse con la mediocridad, con lo
que no conviene? La calidad es la meta.
Hay muchas interrogantes en la gente sobre el porqué de las penas y sufrimientos en
el mundo, de las injusticias que se ven. Esto es cuestión de karma: Deudas por saldar
de vidas pasadas. Se trata de la Ley de Causa y Efecto que dice: “Todo tiene una causa,
un motivo, escondido en el pasado”. Ustedes viven los efectos de las causas anteriores
que no se ven y fueron generadas por uno mismo; aunque no se acuerden en la existencia
de ahora. No deben juzgar por lo que ven porque, siempre, hay causas escondidas que
explican todo lo que, en esos momentos, les está sucediendo.
Cuando alguien se indigna ante las injusticias o por una situación desastrosa que
observa en otras personas, no debe juzgar por las apariencias, pues todo está en Orden
Divino. Esas personas pagan una deuda, lo que hicieron a otros en pasados tiempos. Al
compensar, se liberan y suben de nivel. Por esto, la Ley del Karma (Causa y Efecto) se
llama también Ley de Compensación: Dar bien por mal y bendecir si maldijeron, amar
si llegaron a odiar, etc.
Les sugiero, ahora, que no revivan el pasado con recuerdos que para nada sirven,
porque traen el pasado al presente con una carga vibratoria tremenda y atraen toda esa
negatividad. Lo perturbador debe ser transmutado con Llama Violeta. Invoquen la
cualidad del Perdón cuanto antes, por todos los errores cometidos y los de toda la
humanidad; luego, suelten eso, no se acuerden más, no vuelvan a comentarlo con nadie.
Así, habrá liberación y la vida mejorará. También, hay que decir: Esto está consumido,
disuelto en su causa, núcleo, récord y memoria para siempre. Después de esa decisión,
no se debe volver atrás, dudar ni contradecirse uno mismo.
¡Qué error cometen muchas personas cuando reviven constantemente escenas y
momentos desagradables de sus vidas! Insisto mucho sobre esto para que no lo olviden:
No recordar el pasado. Esto es importante.
Veo cómo van logrando avanzar internamente poco a poco. Quizás, algunos que leen
este libro piensan que hay repeticiones; pero les digo que son necesarias para que el yo
humano (personalidad) acepte porque ustedes suelen olvidar, archivan los
conocimientos adquiridos a través de la lectura y les cuesta mucho realizarlos.
El pensamiento es unidad igual que la Luz y el Amor. También está unificada mi
intención y es ésta: Divulgar la verdad espiritual para lograr que despierten los
dormidos, se abran las conciencias a lo superior. Estos escritos tienen la misma
esencia, aunque todo se dice de manera distinta en cada uno de los capítulos.
Amense los unos a los otros como yo los amo. Tengan paciencia en el trato con el
prójimo y sean sencillos, compartan todo con las demás personas. Llénense de la luz
que yo les doy. Fe y amor para el planeta Tierra.
DECRETO: Yo Soy el discernimiento interno que me hace ver lo que es de luz y
apreciar la diferencia con lo que sea proyección de la Otra Polaridad, con las filosofías
disfrazadas y lo pseudocientífico procedente del intelecto. Yo Soy la luz interna que me
guía en mi búsqueda de la verdad espiritual en forma correcta y sin error.
LAGRIMAS

Capítulo XXXI

Estás situado en un punto de partida ya definido. Empezamos a crear, en este


momento, un canal por donde les enviamos instrucción y amor. Así, vamos formando
conciencias, nuevos estados mentales en preparación. Deben mantenerse receptivos con
las mentes abiertas a todo esto que les estamos diciendo ahora.
No piensen que les falta tiempo para pensar y dedicar a lo espiritual, a la reflexión,
porque ese tiempo es la tabla de salvación para el ser humano, su camino en el cambio
de conciencia que precisa. ¡Cuánto tiempo se pierde en divagaciones sobre cosas
negativas! Reflexionar por unos instantes antes de hablar o actuar les parece mucho,
como una eternidad; pero no es así. No digan que les falta tiempo porque el tiempo de
Dios es perfecto, alcanza para todo y ustedes tienen a Dios en sus corazones.
Los pensamientos y sentimientos se mueven tan velozmente como la electricidad.
Igual que los mejores deportistas, deben ustedes entrenarse para controlar el tiempo
mental y emocionalmente, en cada segundo y condición.
Cuando alguien llora, pierde su luz y la savia de su alma a través de sus ojos.
Respeten las lágrimas del prójimo, sea hombre, niño o mujer. Reconozcan en ellas el
suave manantial del sentimiento que se transforma en dolor, frustración, rabia, alegría o
perdón. Es verdad que hay también “lágrimas de cocodrilo”; pero ustedes las
reconocen muy bien por medio de la intuición que ilumina su mundo interno con
chispazos de fulgurante luz que son muy seguros.
No desprecien al que llora. Respeten su sentir, su sensibilidad, su temor. No
ridiculicen nunca una lágrima caída, porque refleja el dolor humano que todos pueden
tener algún día. Quien llora pierde el control sobre sus emociones y el equilibrio. Si
quieren recuperarlo, han de dejar fluir esa incontenible acumulación de pena que ya no
les cabe adentro. El llanto es un mecanismo inconsciente para ajustar el desequilibrio,
al igual que viene la calma después de la tempestad, cuando todo se ha apaciguado.
Resulta errado el dicho popular de que los hombres no lloran, porque ellos sí deben
hacerlo, ya que produce perturbaciones de salud obstruir y frenar violentamente la
descarga normal de la emoción. Hay que dejar salir esa energía, no reprimirse por los
convencionalismos e ideas sociales reinantes en la sociedad actual.
También, deben saber que el sentimiento no se mide por las lágrimas o llanto de
cada uno, porque todos somos distintos y ningún ser se parece internamente a otro.
Cada persona expresa sus emociones de manera diferente. Igualmente, es posible llorar
en silencio, sin lágrimas. Deben respetar la tristeza de las personas afligidas; aunque
procuren aliviarla siempre que puedan.
El agua de la lluvia se diluye quedamente entre la hierba, se desliza por el suelo, se
filtra en el fondo de la tierra. Al día siguiente, vuelve a salir el sol y todo brilla con
alegría en mil tonalidades. Nosotros encarnamos igualmente en el mundo y pasamos por
todas esas experiencias. ¡Hemos caminado tanto por el planeta! ¡Llamamos a las
puertas de sus corazones en tantas ocasiones! ¡Pero qué pocas veces nos dejaron entrar!
Ni siquiera querían oír la voz interna tan suave y silenciosamente, porque no deseaban
percibir nada.
Muchas personas están embotadas por lo cual no oyen la melodía de nuestra voz. A
eso se debe que los sonidos de la sabiduría no han hecho contacto durante tantos siglos.
Hoy, ya es diferente y ustedes pueden oír.
Con infinita paciencia, siempre volvemos. Cada día, tocamos la melodía de la
Verdad con el arpa del Amor. La verdadera tonalidad llama en los corazones, sordos en
otro tiempo y en los de quienes no tienen nada para dar, los que se encuentran solos,
descontentos de la vida, desamparados, perdidos. Esas personas están más cerca del
despertar espiritual que otras porque, en el sufrimiento, mucho se aprende. Ya se acerca
el día de gloria para el amado planeta Luz Tierra, el día en que todos reconozcan,
acepten al Cristo Individualizado en sus propios corazones y al Cristo Cósmico, gran
ser de luz que vela por este planeta.
Tú me oyes, me conoces y ya sabes orar en unión con Yo Soy. Demos gracias a la
Luz Divina por tanta bondad. Ahora, hacemos juntos esta Invocación:
¡Padre mío!: Disuelve, en mí, toda causa de error y sufrimiento, toda apariencia de
problema y desamor. Transmuta también lo negativo de la humanidad. Bendigo a mi
Cristo Interno que me escucha, al Cristo Cósmico que vela por la Tierra, por los seres
humanos que viven en este mundo.
Amada Presencia: Te invoco a la acción aquí y en todas partes. Dame fortaleza,
sabiduría y protección. Yo Soy que estás en mí: Dame tu luz. Gracias por estar en mi
corazón.
DECRETO: Yo Soy el cambio de conciencia que preciso para mejorar mi vida y
fortalecerme en la luz. Planifico y encuentro el tiempo que necesito para dedicar a lo
espiritual cada día, sin ser contrariado ni interferido. Comprendo que el tiempo de Dios
es perfecto y alcanza para todo.
Ya no me interesa llorar ni enfrentar las situaciones con pesimismo; pero respeto el
dolor ajeno y ayudo a levantar al caído, si así lo puedo hacer.
Yo Soy la alegría de la esperanza en cada amanecer, porque sé que hay tiempo para
todo en la eternidad de ser y existir que es el momento presente.
Comprendo a quienes están deprimidos y tristes; pero no me pongo a su nivel sino
que los elevo. Yo Soy la iluminación y fortaleza que me da la verdad espiritual
correcta, la cual comparto con mis semejantes.
SABIDURIA INTERNA

Capítulo XXXII

Empiecen por el principio en cada cosa y no se dejen influenciar por ninguna duda
cada vez que van a comenzar de nuevo. Es muy conveniente reflexionar antes de actuar
o de hablar; pero, cuando ya se han decidido, no permitan las dudas porque corroen
internamente y perturban.
Es preciso saber diferenciar entre problema y conflicto. El problema viene siendo
una apariencia que se presenta en la vida y tiene posible solución; aunque se precisa
pedir bastante iluminación a la Divina Presencia Yo Soy, al Padre o Dios Amigo en
cada ser humano, para comprender la situación acertadamente y poder darle la mejor
solución.
El conflicto resulta de vibraciones opuestas que chocan y se entrelazan, las cuales se
precisa disolver para que la armonía se imponga en ambas partes. Aquí, la Llama
Violeta junto con la energía del Perdón hace maravillas y también, invocar el Orden
Divino. El conflicto proviene siempre de dos cosas antagónicas que no pueden
permanecer unidas; por lo tanto, hay que separarlas armoniosamente para que todo
quede en su lugar. Por ejemplo: Mezclar aceite con vinagre es un conflicto químico.
Ambas sustancias no quieren unirse. Mientras el aceite se separa y flota sin mezclarse
con nada, el vinagre cede y se mezcla con las otras sustancias. Esto indica que, aunque
una de las partes cordialice y trate de adaptarse, no hay solución posible sino en cada
uno por su lado, con independencia y perfecta armonía. De ese modo, resulta posible
permanecer en paz, sin alterarse internamente por nada que suceda. En la serenidad y la
paz, está la fuerza.
En ambos casos, problema y conflicto, se debe observar el origen o causa que
produce la confusión. Es difícil aconsejar desde el lado externo. Hay que aquietar la
mente, centrarse en el corazón, invocar a la Presencia y confiar en la propia intuición
que es la voz del discernimiento.
En algunos problemas, sólo quien los vive puede saber su origen y tomar una
acertada determinación. Para ello, resulta indispensable conectarse con la Sabiduría
del Padre que es Dios dentro de uno mismo, el Yo Soy en cada corazón humano. Está
comprobado que quien recurre al Ser Supremo en demanda de luz y orientación
encuentra siempre la ayuda precisa y acertada en el momento adecuado.
¡Cuántas preocupaciones surgen por no conocer esa superior manera de información
y en las grandes dudas! Se necesita mucha valentía y autocontrol para no deprimirse ni
caer en la desesperación en ciertos casos. Un viejo refrán dice: “Si tienes duda, déjalo
así y no hagas nada”. Esto indica que las cosas salen mal si se realizan con duda,
sobresalto o temor en el corazón; pero, cuando hay alegría y paz, es correcta la solución
que se ha pensado.
Ante los problemas y conflictos, se precisa retirarse a los niveles internos de
conciencia y demandar iluminación con sinceridad. La Sabiduría Divina siempre
responde por medio de “corazonadas”, impresiones, ideas sorprendentes que vienen a
la propia mente y el corazón corrobora con satisfacción. Siempre, hay que buscar las
causas para disolverlas. En algunas plantas que están enfermas, por ejemplo, lo que se
ha de sanar y limpiar no son las hojas, no es el tallo sino la raíz que se ha infectado.
Después de esto, toda la planta mejora considerablemente y hasta llega a sanar. En la
raíz, está la causa de todo malestar y dificultad.
Les quiero dar aliento y fe, mis amados, porque conozco los momentos de angustia
que provienen de la indecisión. Los Maestros Ascendidos los asistimos, les damos
nuestra radiación y nos anclamos en el centro radiante de sus corazones, donde están la
Llama Triple y la Chispa Divina de la Inmortalidad que son luz, energía electrónica
purísima como la irradiada por el Sol Central del universo.
Perseveren ustedes en la invocación interna. No pierdan el ánimo ni la fe en lo
invisible que existe. ¡Cuántas veces los vemos llorar, deprimirse y desesperarse por
esos problemas y conflictos graves que se presentan en los cuales no parece haber
solución! Sin embargo, está allí ante sus ojos.
Todo pensamiento lanzado al aire se une a vibraciones similares, acumula energía y
aumenta, para regresar luego al origen de la persona que la envió; por lo tanto, no sean
imprudentes en su forma de pensar y sus palabras. Estas son realidades más importantes
de lo que parecen a simple vista. Una vibración condensada de odio y agresividad
puede provocar graves situaciones en la vida, por su trayectoria acumulativa cuando
regresa. Lo mismo suele suceder con los pensamientos criminales, el materialismo, el
temor, la guerra: Todo eso va acumulando energía en su camino, crece y regresa con las
consecuencias más imprevistas y desastrosas.
Igual que pasa en negativo, sucede en positivo con los pensamientos elevados de
amor, compasión y paz, etc. Ellos son de tan altísima frecuencia vibratoria que rechazan
todo lo no correcto; pero, también absorben lo bueno por acumulación y regresan en
armonía para todos. Te darás cuenta por esto, de que no conviene generar pensamientos
no correctos que pueden perturbar la propia vida, así como antagonismos y peleas que
desajustan el ambiente.
Sugiero que no caigan en desaliento y estén siempre positivos, alerta, firmes. El ser
humano es lo que piensa, lo que vive y se transforma en eso. Fue creado a imagen y
semejanza de Dios; por lo tanto, cada persona crea su propia vida, su ambiente y las
condiciones que lo rodean aunque sea inconscientemente sólo por la forma de pensar,
por las ideas, creencias, palabras y actos (Ley de Mentalismo)
Dirijan sus mentes, el poder de su atención sólo a crear lo bueno, bello, correcto, lo
que produce alegría; no fijen sus pensamientos en lo demás. Realicen el amor, la
compasión y el perdón. Disuelvan la vanidad, el orgullo, ese equivocado amor propio
que no es sino egoísmo y soberbia disfrazados. No alimenten al yo humano con
resentimientos inútiles, temores, sufrimientos y sobresaltos. Busquen la sabiduría del
corazón en todo y pidan ayuda al Yo Soy, el Dios Amigo, no en ese cielo distante de
fantasía sino dentro de ustedes mismos. Digan: Padre glorioso, amoroso y perfecto que
estás en mí. Te invoco. Dame luz y esperanza, ayúdame. Te doy las gracias por
alertarme, cuidarme, fortalecerme y abrir caminos gloriosos que alegran mi vivir.
Ustedes no son sólo materia y cuerpo de carne, sino más espíritu o energía. Lo que
no se ve tiene más poder que lo palpable, visible y tangible manifestado.
DECRETO: Invoco la Llama Dorada de mi corazón, me envuelvo en el poder del
conocimiento correcto que me da la comprensión, la iluminación para tener éxito,
alcanzar la victoria en todo cuanto yo quiera y demande.
PENSAR LUZ

Capítulo XXXIII

Quisiera que nos viéramos cara a cara, reemplazar el denso velo que separa las
dimensiones donde estamos, por un velo más ligero y liviano; pero esto aún la Gran Ley
no lo permite, porque no es el tiempo apropiado todavía.
¡Qué maravillosos son los cuerpos de los seres de luz en toda su gloria! ¡Tan
perfectos y armoniosos! Sus vestiduras parecen rayos de sol de distintos colores. ¡Qué
bello es el resplandor de sus rostros! No existe nada parecido en el mundo de la
materia. Sus miradas son como el amor que todo lo diluye en perfección y grandeza.
Muchos de ustedes, por las noches, mientras sus cuerpos físicos duermen, abandonan
su morada de carne o cuerpo denso y se proyectan en cuerpo etérico. Vislumbrar el
paso de las huestes de luz: Jerarquías poderosas de glorioso esplendor, Maestros
Ascendidos o visitar los Retiros Etéricos es para aprender. Sólo sentir el resplandor a
su paso de esos seres, eleva y carga las auras de energía radiante que perdura bastante
tiempo. Dichosos quienes, durante el sueño, desean acercarse a los seres de luz y así lo
decretan.
Les digo lo siguiente: Quien quiere ver luz sólo verá luz. Sigan con la profunda
convicción de ver luz y en eso se convertirán. Comprendan bien lo que quiero decir,
mis amados. También ustedes vestirán, algún día, el traje de gloria resplandeciente si lo
merecen, porque nada se regala nunca en el mundo espiritual. Todo ha de merecerse
según la Ley inmutable de la Justicia Divina que no conoce contrarios ni
contradicciones, pues actúa muy certeramente. Esta ley es muy amorosa pero
inexorable, armoniza el destino del ser humano según sus obras y lo ajusta al plan
divino de evolución, da a cada uno lo suyo, lo que generó con su propio deseo,
responsabilidad y determinación.
No tengo duda alguna de que han comprendido; pero les repito que es preciso pensar
en la luz para convertirse en luz. Hay que elevarse en conciencia, acelerar la rata
vibratoria por medio de la purificación interna, el correcto conocimiento. Es preciso
unirse a la Divina Presencia Radiante y así, irán transmutando todo con mayor
intensidad para que surja la luz como el sol que irradia desde sus corazones. De esta
manera, preparan el camino de la Ascensión que llegará algún día en cada uno de los
seres humanos.
¡Qué error ése de perder tanto tiempo en inútiles lamentaciones! ¡Qué desdichada
actitud! Si dejan pasar oportunidades por ignorancia, eso se puede corregir, porque la
energía divina está siempre presente en ustedes y alrededor, lista para producir
perfección a cada instante tal como es su condición natural. Espera sólo una orden para
actuar y así ir eliminando todo lo triste, lo negativo como si fuera una inmensa escoba
violeta en su trabajo activo.
Deben purificar incesantemente sus cuerpos o templos internos, donde están los
tesoros de la Sabiduría y el Poder cubiertos de polvo. Así, durante siglos, se han
contaminado las personas con la efluvia, han perdido su pureza con sentimientos
discordantes como odio, envidia, temor.
No quiero hablar de cosas negativas por no atraer su vibración. Fíjense en esto: La
instrucción de hoy es un mensaje de luz. La mente de la persona que actúa es un
transmisor o canal impersonal, porque se sintoniza con nosotros a través de su
perseverante esfuerzo por mantener su mente receptiva durante una hora o más cada día.
Ha sido un entrenamiento constante para poder llegar a esta experiencia. Todo consiste
en dejar fluir la luz como río que no termina. Déjense llevar ustedes también, en su
Contemplación, por la radiación incesante del Amor Divino que está en ustedes
mismos.
Llamen a esa divina puerta que ningún ser humano puede cerrar. Recójanse en esta
Invocación:

Yo Soy la Resurrección y la Vida sin limitación.


Yo Soy la puerta abierta que nadie puede cerrar.
Yo Soy la riqueza de Dios en acción ahora.
Yo Soy el abundante suministro manifestado en mi vida.
Yo Soy el Divino Poder expresado en mis acciones.

Les voy dando invocaciones sencillas cada vez, decretos para que los realicen y los
digan al menos una vez al día. Tienen que acostumbrar a su yo humano a aceptar la
verdad espiritual. El ha de entender cuando ustedes hablen con Yo Soy, el Dios Amigo
que siempre los ayuda, los protege, los guía, que está en ustedes y nunca fuera de
ustedes. El es el Consejero, máxima autoridad, la inteligencia que todo lo ve y lo sabe,
la Divina Presencia Individualizada en cada ser humano, que lo cuida desde infinitos
siglos.
Todos somos una unidad en el inmenso cosmos. No existen mundos solitarios sino
planetas en la ignorancia que se creen únicos. La energía _ vida es una, el amor y la luz.
Siempre, a través del conocimiento correcto, encontrarán la libertad que tanto anhelan y
tanto han buscado.
Invoquen a sus Divinas Presencias para que los protejan, los guíen durante las horas
de sueño. Así, les será posible visitar los retiros de luz de la Cuarta y Quinta
Dimensión, con objeto de recibir enseñanza, aprender y llegar a conocer las verdades
que corresponden a los nuevos tiempos.
DECRETO: Yo Soy la Resurrección y la Vida del Fuego Sagrado de la
Transmutación que fluye en mi corazón a través de la Llama Dorada, para la elevación
de mi conciencia externa o humana personalidad.
Me centro en mi corazón y, en unión con el Señor Oromasis (Cristo Cósmico),
decreto el despertar de los seres humanos en la luz espiritual y en la verdad que liberta,
durante el eterno presente del vivir que es hoy.
DESEQUILIBRIOS

Capítulo XXXIV

Seguramente, han oído hablar de los Retiros Etéricos situados en los Planos de Luz
donde nosotros estamos. A estos retiros, vienen muchos de ustedes por las noches para
aprender sobre las verdades espirituales. Por eso, durante el día, comprenden con
mayor facilidad al leer, repasar una instrucción o asistir a cualquier charla. Sucede que
ustedes viajan por las noches en cuerpo etérico, instrumento más sutil que el físico que
conserva su forma. Mientras duermen, el cuerpo etérico se traslada con facilidad a
otras dimensiones, si así ustedes lo merecen y solicitan con anterioridad.
Quienes no están tan pendientes del materialismo, de los placeres mundanos y
buscan a fondo las causas de todo son los que, por afinidad vibratoria y mayor
evolución, llegan a los retiros para aprender. Pidan a Yo Soy que los acompañe al lugar
indicado pues, cada día de la semana, hay un retiro dedicado a un rayo de color
distinto. Esos Retiros Etéricos están en servicio activo diariamente.
Sobre este interesante tema, hablaremos en otra ocasión más detenidamente. Resulta
suficiente decir a Yo Soy (Divina Presencia) que los lleve a los lugares de sabiduría
por las noches mientras el cuerpo físico duerme. Si no recuerdan nada al despertar, es
que han dormido profundamente y bien. Ya vendrán muchas otras oportunidades. Por
propio esfuerzo y los merecimientos personales, les será permitido recordar las
experiencias en cuerpo etérico durante ese tiempo que llaman “dormir” si, al despertar,
la Divina Presencia así lo permite para el logro de algún valioso aprendizaje que se
precise.
No se inquieten si recuerdan o no al despertar; aunque hayan hecho su invocación
antes del sueño. La Divina Misericordia colocó, al nacer, la venda del olvido en cada
uno pues no les conviene recordar ni el pasado de sus vidas anteriores ni sus visitas a
dimensiones de luz, porque se llenarían de descontento, entrarían en comparaciones y
eso los perturbaría. No obstante, aunque no se acuerden, es cierto y evidente su traslado
en cuerpo etérico si así lo desean, lo demandan. Eso depende también del nivel
evolutivo, de la unión con Yo Soy y del adelanto espiritual.
Resulta muy conveniente estar al día con las enseñanzas de luz que corresponden a
estos nuevos tiempos. Es preciso sentir el cambio mental y espiritual que su realización
produce. Por esto, insisto en que se purifiquen cada vez más, controlen el pensamiento
hacia la canalización de lo bello, bueno y correcto lo cual mejorará sus vidas.
Hay una unión armoniosa entre ustedes, que leen este libro, y yo. Según avanzan las
páginas, más ventanas se abren en las conciencias, la vibración sube de nivel y
comienzan a afinarse en lo espiritual. Al principio, cuando este libro fue lanzado al
mundo, los Maestros Ascendidos estábamos pendientes de sus posibles reacciones;
pero, si han llegado hasta esta página sin saltar ninguna, es señal de que avanzaron
espiritualmente y comprenden muy bien el contenido.
¡Cuántas cosas hay aún de que hablar! Se ven condiciones anormales en algunos
seres humanos, como deformaciones mentales psicológicas, físicas también; pero estas
últimas pertenecen a otro tema. Hay muchos casos de personas que, por tener sucia su
aura y debilitada, se infiltran allí entidades muy atrasadas que vampirizan su energía y
les producen perturbación, les causan apariencias de enfermedades. No quiero usar la
palabra “posesión” tal como se utiliza en la religión católica, porque piensan en
“posesión diabólica” y esa no es la verdad. Ciertamente, hay entidades bajas, poco
evolucionadas; pero no son ningunos “diablos o demonios”. Además, existen diferentes
estados de posesión, todos ellos muy perturbadores y dañinos.
Es muy rara la posesión total del individuo tal como sucede en el espiritismo
desviado. Cuando la persona cae en trance y queda inconsciente, corre peligro de que
su cuerpo sea ocupado por algún ser desencarnado que quiere manifestarse para
expresar sus angustias. Esas entidades no son de luz, pues los seres de luz están en
dimensiones más altas y no se ocupan de tales cosas ni se expresan con sobresalto para
manifestar dificultades personales.
Les sugiero que tengan mucho cuidado con esas experiencias de baja espiritualidad
que no conviene tener. Algunas de ellas están organizadas por personas de más
evolución; pero ni aún así les aconsejamos visitar esos lugares donde se ponen en
contacto con el mundo psíquico o Plano Astral y eso no beneficia para nada. Hay
muchas entidades oscuras, de bajas pasiones, que buscan entrar en tal comunicación;
pero lo que dicen esos seres no es de ninguna elevación. Además, allí hay peligro de
caer en posesiones y semiposesiones, de vampirismo inconsciente, porque la entidad
chupa la energía de los asistentes a esas reuniones de psiquismo.
Vamos a abordar ahora el tema de los desequilibrios mentales. Tengan mucho
cuidado con los tratamientos a base de calmantes por cualquier vía que sea; pero, sobre
todo, inyectable. Todo eso embota la mente del enfermo, lo agobia, lo deprime, no le
permite alivio alguno, va apagando su claridad mental y mata sus esperanzas.
No quiero opinar con respecto a terapias; pero, sí les digo que, antes de llegar a
tomar decisiones sobre los medios indicados, invoquen al Doctor Karl Nowotny, que
fue médico psiquiatra en su última vida física y, ahora, en su estado espiritual, sigue
investigando sobre ese tema. El puede ayudar, aclararles las causas de tal o cual
enfermedad, aconsejarlos por vía intuitiva. Si se trata de una enfermedad mental, les
indicará el tratamiento a seguir.
Ya saben que las causas son siempre anteriores a los efectos. Actualmente, hay
bastantes seres encarnados que tienen un conocimiento superior sobre estas apariencias,
han nacido con el propósito de ayudar. Ellos pueden entrar en contacto con los
Maestros Ascendidos, sobre todo, con el Quinto Rayo Verde de la curación y la salud;
pero tengan mucho cuidado para no confundirse con otras personas que no son seres de
luz ni proceden correctamente.
En el caso de enfermedad mental, la invocación a seguir es la expresada a
continuación :
¡Yo Soy que estás en mí!: Te saludo y te invoco.
¡Yo Soy que estás en el Doctor Karl Nowotny!: Te bendigo. Demando la radiación
del Quinto Rayo.
A través del Divino Poder del Yo Soy, llamo al Doctor Karl Nowotny para que me
asista o ayude a este ser... (decir el nombre) en su salud mental, le devuelva la paz, el
equilibrio que necesita. Demando esto en armonía para todos, bajo la gracia y de
manera perfecta, si está en ley.
Pido iluminación y sabiduría para saber qué hacer en este caso y el tratamiento
físico a seguir.
En armonía para todo el mundo, bajo la Gracia, de manera perfecta, Yo Soy la salud
y la curación. Yo Soy la fe y la esperanza. Doy las gracias porque he sido oído en esta
ocasión para bien y victoria en el eterno presente, que es hoy.
Divina Presencia Yo Soy: Cubre con tu Manto de Curación a este ser. Invoco la
energía del Perdón por sus errores, los de la humanidad e Invoco también la Llama
Violeta Transmutadora. ¡Cúmplase la Voluntad del Yo Soy en bien y perfección! Yo Soy
la puerta abierta que nadie puede cerrar.
Dice Karl Nowotny: Quiero explicar que las energías negativas pueden influir en
otras personas y perturbar bastante sus mentes, sus vidas.
Es muy importante invocar el perdón consolador y la Llama Violeta del Ascendido
Maestro Ray Sol, Avatar de la Era de Acuario, que es Director del Séptimo Rayo
(Transmutación y Perdón). Deben conocer el uso del Fuego Transmutador que disuelve
y consume todo lo negativo en uno mismo, en las demás personas, ambientes,
condiciones. No se trata de una energía que arde ni quema. Tiene alto poder vibratorio
y no se ve. Es una luz radiante de color morado puro, dinámica, muy eficaz y
sorprendente.
La energía del Perdón se invoca antes para preparar el camino, porque se funden el
Amor y la Misericordia en esta Llama. Sin perdón, el Rayo Violeta no entra en acción
para transmutar lo no perfecto que está perturbando.
Imaginen la Llama Violeta como una inmensa hoguera de color morado claro que
emana del corazón. Allí, arrojan todo lo que les molesta e intranquiliza, lo transmutan.
Esta es la alquimia del poderoso Rayo Violeta que actúa a través de la Divina
Presencia y del Amado Maestro Ray Sol, Avatar de la Era de Acuario y Director del
Séptimo Rayo.
DECRETO: Yo Soy la Luz del Altísimo que me libera de todo lo psíquico que no es
la verdad. Yo Soy la protección segura e invencible de los servidores del Rayo Azul a
los que invoco para que alejen el psiquismo de mi vida y me liberen de influencias no
armoniosas (o liberen a tal persona...)
Me uno, en Llama Triple, al Amado Maestro Ray Sol y demando la asistencia
autosostenida de la Llama Violeta para que actúe juntamente con la energía del Perdón
y la ayuda del Comandante Estrella. Doy las gracias.
Invoco la asistencia del Maestro Ray Sol y del Séptimo Rayo de la Transmutación
para que purifiquen mi hogar, mi ambiente personal, mis vehículos o cuerpos, mi mundo
interno. Invoco la cualidad del Perdón por mis errores y los de toda la humanidad de
este mundo.
Yo Soy el Fuego Sagrado de la Transmutación junto con la Llama Azul Cristal que
me liberan (o a tal persona) de toda apariencia de psiquismo, falta de salud mental o de
cualquier malestar que esté molestando.
Yo Soy el Rayo del Amor Divino que todo lo transforma en armonía y victoria bajo
la gracia, de manera perfecta.
DIOS ES AMOR

Capítulo XXXV

No tenemos más remedio que sonreír cuando vemos tanta confusión en los dogmas y
enseñanzas religiosas. ¡Hay tantas cosas que no son ciertas, tanta manipulación de ideas
para influir en las multitudes a través del temor y del sentido de culpabilidad! ¡Qué
Dios más cruel han inventado! Parece mentira que Dios, todo amor, pueda ser así como
ustedes lo pintan. Ese Dios mismo ha creado las mariposas, las flores, los patitos y
cachorros, los ositos e innumerables bellezas en la naturaleza, máxima expresión de su
amor y ternura. Nunca, puede ser castigador, vengativo e implacable en su justicia
porque Dios es amor.
Ya sabemos que, en efecto, existe la otra cara de la naturaleza, el lado negativo de su
expresión en su lucha para sobrevivir. Esto se armoniza con las Leyes de Ritmo y
Evolución, porque todo avanza para seguir su proceso de vida continuada en los siglos.
No puede existir, por ejemplo, el día sin la noche que lo complementa. El bien
encuentra su contraparte en el mal, la riqueza, en la pobreza, la salud cambia en
enfermedad, la alegría en tristeza. Esto se llama Ley de Polaridad y dice: “Todo tiene
dos polos, dos caras. Los opuestos son idénticos en naturaleza; pero difieren en grado.
Los extremos se tocan”. En este mundo, hace falta los dos polos.
La polaridad negativa existe en los planetas densos como un valioso instrumento de
evolución y adelanto, porque la perturbación que causa el mal desajusta tanto a los
seres, los molesta, los agobia, martiriza y perturba, que los obliga a esforzarse para
salir de eso. Sin tal oposición a través de las incomodidades y el sufrimiento, la
humanidad se estancaría. Es lo que se ha de evitar. Está comprobado que, en el
materialismo del dinero y los placeres, son muy pocos los que buscan la espiritualidad
y se acercan a Dios.
Hablemos ahora sobre los perturbadores sentimientos de temor y culpabilidad
inculcados en los corazones de los practicantes religiosos desde hace tantos milenios.
Tales sentimientos rebajan mucho la condición humana, infiltran inseguridad en uno
mismo, crean una atadura interna con esas organizaciones religiosas para así poder
manipular mejor a las personas, someterlas a su voluntad. Eso constituye una forma muy
poderosa y sutil de dominio.
Durante siglos, el temor que más impresionó fue el demonio, el infierno, las penas
eternas, contrasentidos tan absurdos con la Verdad y la Justicia Divina que imperan en
el cosmos y en todo el universo! Todavía, quedan personas de esa mentalidad, las
cuales no han logrado superar el estado religioso de limitación y amenaza con hogueras
eternas de infiernos implacables.
Al hablar de este tema tan serio, del error en las prácticas religiosas, no quiero
preocupar ni traumatizar a nadie. Ya saben que la base de nuestras enseñanzas es el
respeto a las creencias ajenas. No obstante, sugiero, a quienes buscan la Luz, que
despierten en sus corazones y se aparten de la rigidez religiosa, de todo lo dogmático lo
cual nada tiene que ver con la verdad de estos tiempos, que es la eterna verdad de los
siglos expresada en la actualidad.
“La verdad los hace libres”. No olviden estas palabras del Maestro Jesús ni las
siguientes: “Yo Soy la puerta abierta que nadie puede cerrar”. En cuestiones de
espiritualidad, de creencias, se requiere obrar con amplitud y libertad. Recuerden que,
ante todo, es preciso ampliar el nivel de conciencia, abrir la mente sin limitaciones,
reglas ni dogmatismos. Eso quedó en el pasado. La verdadera “religión”, si así puede
llamarse, es la que nace dentro de cada ser cuando abre su conciencia hacia lo superior
a través del amor.
Yo les digo: El único, valioso y verdadero altar está en el corazón. En estos tiempos
de transición hacia la Era de Capricornio, ya no son necesarios los templos de piedra,
los rituales y ceremonias externas, porque el corazón es el templo no hecho con las
manos y allí se encuentra Dios.
El mayor error, en las personas aún aferradas a prácticas religiosas antiguas, está en
la idea de Dios como un ser autoritario, muy despótico, caprichoso e inalcanzable.
Digo inalcanzable porque lo pintan en un supuesto cielo muy distante y lejano, en la
atmósfera, el espacio y en las nubes. Fue ésa una “técnica” para hacer siervos sumisos
al separar al ser humano de su Dios Interior, ponerlo en dependencia, someterlo y
dejarlo dormido en la inconsciencia.
Los alerto porque hay muchas trampas en el camino espiritual, bastantes engaños
sutiles que privan de libertad interna y los inducen a buscar fuera de ustedes, lo que no
se encuentra sino adentro de uno mismo.
Otra forma poco acertada es la de rezar siempre pidiendo esto y lo otro con quejas y
lamentaciones, con insistencia y desespero. Resulta mejor orar con amor y
silenciosamente, en acción de gracias por los dones recibidos que siempre están por
muy desdichadas que sean las condiciones de la vida. Hay una gran diferencia: Rezar es
pedir y orar es agradecer: ¡Padre Dios! ¡Bendito seas! Gracias por tu amor, tus
cuidados de tantos siglos, por tu Luz y tu voluntad Suprema en mi conciencia. Gracias
por mi familia, mi hogar, mi trabajo. ¡Tanto hay que agradecer!... porque dar las gracias
es orar silenciosa y humildemente sin nada reclamar.
Yo les digo: Ese Dios antiguo a quien piden, a quien tanto se quejan, ese Dios altivo,
justiciero, lejano y severo que continuamente hace y deshace según su capricho, no
tiene absolutamente nada que ver con el Dios verdadero al cual siempre deben recurrir.
La distancia y soledad en que se encuentra es un mito, porque Dios está en ustedes y
adentro. Para que entiendan mejor este asunto, lo voy a explicar claramente con un
sencillo ejemplo:
Cojan un termómetro, lo parten con cuidado, sacan el mercurio y lo colocan
delicadamente en una cajita. Tengan a mano masa de plastilina, esa sustancia moldeable
que utilizan los niños para jugar. Vayan separando el mercurio en gotitas, las envuelven
en plastilina como si fueran pequeñas cápsulas. Imaginen que cada cápsula de plastilina
es un ser humano y las gotitas internas de mercurio son las chispas divinas. La masa se
ha individualizado con Dios adentro en cada parte; pero, ahora, liberen el mercurio, lo
sacan de las cápsulas, lo reúnen otra vez. Esto se consigue aplastando la plastilina hasta
encontrar las bolitas de mercurio, que intactas, volverán a unirse a las demás cuando
separen la materia que las oprime, porque realmente no hay separación sino concepto
de separatividad y lejanía.
Este ejemplo hemos de entenderlo así: El mercurio es la chispa divina del corazón
aprisionada en el cuerpo físico de materia densa. Al pasar de plano cada persona en el
cambio llamado “morir”, la chispa divina queda liberada en su esencia pura y perfecta
de espiritualidad. Ven como la distancia imaginaria y la separación con Dios resulta un
mito, un error porque Dios está muy cerca, dentro y en uno mismo. Cada ser existente
forma parte de su sustancia, de su esencia en la eternidad de la vida infinita. Nada
permanece separado.
¿Quién ha creado esta separación imaginaria? La misma humanidad por sugerencia
de los conductores espirituales en tiempos pasados. En parte, por ignorancia, pero
mucho tienen que ver en ello las maquinaciones y conveniencias religiosas con objeto
de adquirir poder, dominio sobre las multitudes. Por otro lado, también el individuo,
cuando nace a la vida física, se encuentra aprisionado en la materia pesada de su
cuerpo denso y esto le da una sensación de soledad, de aislamiento. Ya no se siente
unido a su Dios, por lo cual crea esta pared mental de separación.
Han de convertir la materia densa en materia sutil, para que la chispa divina del
corazón brille resplandeciente y pueda volver a unirse con la causa primera de su
existencia, regresar al Padre. Entonces, ya no precisará más reencarnar pues habrá
completado su aprendizaje.
La individualidad sólo se manifiesta en los mundos donde hay cuerpos de carne
porque todos somos una sola esencia; aunque tengamos distintas formas. Mucho se ha
hablado de la unión espiritual del ser humano con su Dios Interno; pero quienes todavía
no puedan comprender que aprendan a orar y reflexionen sobre lo que hemos dicho en
la instrucción de este libro de luz el cual no ha caído en sus manos por casualidad, pues
no existe sino la causalidad.
La separación sólo está en la mente, pero nunca en el corazón. Cuando el corazón
aprende a amar, ya no existen distancias y cada ser humano puede sentirse integrado a
su Yo Divino. Entonces, se manifiesta el Poder Interno que está en el propio corazón,
fuente de Amor y Sabiduría.
El Dios de la ira y el temor fue una creación mental de viejos tiempos pasados
cuando la ignorancia, la sumisión ponían en dependencia a la gente y anulaban el
pensar. Muchos siglos han transcurrido para que la luz disuelva las sombras más densas
de la Tierra, libere las conciencias del atraso y la humanidad vaya despertando al fin.
El Dios de la ira se desvaneció. Muy pocas personas, en esta etapa de transición,
creen ya en eso. El Dios Amor es lo que corresponde a estos nuevos tiempos de
comprensión, de una mayor verdad y adelanto. Nada ha de permanecer estático. La
verdad se amplía y avanza cada vez más.
DECRETO: Yo Soy la unión consciente por amor, con mi Divina Presencia. Yo Soy
el glorioso Amor del Padre que me cobija con la luz de la esperanza, me guía por
horizontes correctos en la vida y me fortalece.
Yo Soy la Llama de la Verdad que ilumina mi vivir. Yo Soy la íntima oración desde
lo interno sin palabras audibles, rutinas ni letanías que aletargan.
Yo Soy la expansión de la Luz desde el centro radiante de mi corazón. Yo Soy un sol
e irradio luz, maestría y poder.
LEY DE GENERACION

Capítulo XXXVI

¡Es tan sencillo e importante el esfuerzo que hacemos desde los Planos de Luz para
proyectarles la Verdad! Hay que quitar el denso velo poco a poco, con objeto de que
las mentes cerradas y obstinadas comprendan. Ahora, estamos en la era de la sabiduría,
del entendimiento. Es preciso que se esfuercen un poco más que en el pasado.
Yo veo un lado alegre y juguetón en todo; pero también hay otra parte bastante
dramática. El lado de contento y dicha siempre trae belleza, llega por la gran sorpresa
de lo inesperado lo cual ni se imaginan. Lo negativo se olvida, no hay que tenerlo en
cuenta siquiera.
¡Qué bella es la vida para quien conoce la Verdad! Ese ser no va por los caminos
del temor ni se deja tocar por la agresividad reinante porque, superada la depresión,
siempre tiene su ánimo bastante tranquilo y puede dar ayuda a otros. Por su posición
mental de comprensión y amor, siembra flores muy bellas para un futuro.
El que está en la Verdad sabe que su soledad no existe ni tampoco es cierta la
distancia que lo separa de su Dios. Se esfuerza por vencer el miedo, salir de la
inseguridad porque Yo Soy es su poder, es su gloria. Aprende a controlar sus
emociones, calla, escucha en silencio y espera. Siempre, realiza la Contemplación para
hallar, cada día, la luz interna que lo conduce hacia el bienestar y el éxito.
Voy a hablarles del amor. No es sólo un sentimiento exclusivo de las parejas,
sensación física ni cosa así. Hay que ir mucho más lejos para definirlo. El amor tiene
mil facetas, se extiende a cuanto ha sido creado: Minerales, vegetales, seres humanos.
Todo existe por la Divina Ley del Amor que une los átomos por magnetismo para crear
formas muy variadas en la naturaleza. Todo viene por la unión de los átomos y unión es
amor. Quien sabe amar no concentra ese sentimiento en un solo ser, no se limita pues el
amor abarca todo lo creado. Además, debe ser impersonal, desinteresado, siempre dar
y no pedir nada a cambio. Así se manifiesta, espontáneamente, el amor en los reinos
menores de la Naturaleza; pero, al llegar al ser humano, ya nace el interés personal:
Dar para recibir y “yo primero”, “lo mío” antes que nada, el egoísmo, el sentido de
posesión por sobre todo.
Por amor, brotan las semillas en el campo, se abren las flores, la savia corre por el
tallo y se expresa la vida en mil matices. El amor entre los seres humanos tiene otro
tono. Debe ser digno, puro, reservado; aunque, a veces, le faltan la reserva, la pureza y
la dignidad.
Recuerden que el proceso de dar la vida es sagrado y merece esa pureza, esa
dignidad que hemos mencionado. Las parejas que engendran hijos por vicio y
depravación, después, no se lamenten de los hijos que llegan porque, debido a la rata
vibratoria de tan escasa elevación que los padres tienen en esos momentos, pueden
atraer a sus vidas seres de baja evolución que vienen siendo un problema y luego los
martirizan. Así lo han generado por la falta de pureza interna en la práctica del sexo,
relacionada con la Ley de Generación.
Tengan en cuenta que los hijos no son propiedad de los padres ni pueden hacer con
ellos lo que quieran. Estos seres sólo les han sido encomendados para que los cuiden y
dirijan amorosamente, para que velen por ellos. En cuanto a la concepción o
“embarazo”, eso sólo pertenece a Dios y nadie puede envanecerse de ello, porque los
padres son utilizados como instrumentos de la Voluntad Divina y no crean nada. Nunca
digan: “Yo te di la vida”, pues ésa no es la verdad.
En el momento en que la semilla se une a la tierra, allí está Dios, Yo Soy en acción.
Cada niño es una semilla sembrada, lleva a Dios dentro de él mismo. Recojan las
cosechas y semillas con mucho cuidado. Deben bendecirlas, amarlas, cuidarlas, no
regalarlas ni venderlas. Tampoco permitan que se las lleve el viento y las aleje, porque
recogerán igual que hayan sembrado en su campo de vida.
Ahora, estamos unidos en un abrazo de luz y somos la expresión del bien
manifestado. Los hijos deben nacer del amor _ verdad, ser amor. Cuiden las semillas de
su jardín cada día, mantengan puro el ambiente para que ellas puedan crecer bien y
devolver gratitud.
La Ley de Generación es la séptima ley del universo, que rige la vida y todo cuanto
existe. Como saben, hay siete leyes que son impersonalmente perfectas.
Generar significa crear, sacar algo de sí mismos. Es el Gran Poder del Unico
Radiante (a quien llaman Dios) y está potencialmente en el ser humano como herencia
divina. Por inconsciencia e ignorancia, generalmente, no se usa bien ese poder, que es
violado continuamente lo cual crea enfermedades karmáticas y muchas desdichas.
A nivel físico, la entrega de la energía divina a través de la unión de las parejas da
vida a un nuevo ser: el hijo. En esos instantes, se ha transformado la energía vital en
materia. Esto requiere el gran aporte del amor.
Deben hacer conciencia de que el Poder Creador no es cualquier cosa sino un gran
tesoro que merece reverencia, respeto y ha de ser usado con dignidad. No se dio para el
desenfreno pasional ni para caer en degeneraciones, en desvíos sensoriales de todo
tipo. Al pasar de plano en el cambio llamado “morir”, todos han de rendir cuentas
sobre el buen o mal uso de la energía vital llamada “sexo”. Un uso incorrecto lleva
consigo graves karmas por pagar en posteriores reencarnaciones. Tal sucede, por
ejemplo, con el Sida, la homosexualidad y el lesbianismo, tan frecuentes en los tiempos
actuales.
Regreso a mi Retiro después de esta instrucción. Los envuelvo en mi radiación de
amor. Les doy las gracias porque han comprendido la charla y sienten mi luz. Mediten
sobre el Amor _ Verdad que salva de todos los abismos.
DECRETO: Yo Soy la humilde reverencia, el respeto al Poder Creador que está en
mí como regalo maravilloso del Padre. Yo Soy el amor impersonal a todo lo creado, a
cualquier forma de vida en la madre naturaleza.
Invoco la cualidad del Perdón y el poder de la Llama Violeta para transmutar el mal
uso de la energía en tiempos pasados y pido iluminación, sabiduría, para comprender
las fallas que puedan haber en mi vida actual, sobre el uso no correcto y el debido
respeto a la Ley de Generación.
Yo Soy el sabio discernimiento en la moderación no represiva ni desenfrenadamente
pasional. Yo Soy el control armonioso por el Poder de la Voluntad Divina.
FE EN POSITIVO

Capítulo XXXVII

Divididos han estado los corazones de la humanidad hasta hoy día, divididos entre
el bien y el mal, entre el miedo y el valor. Esa dualidad los atormenta pues se inclinan,
sin cesar, hacia lo bueno y lo malo. Mucho de esto se debe a la inseguridad, al gran
poder que dan a lo malo al fijar constantemente la atención allí; por lo tanto, se agranda
más aún por concentración de la energía pensante.
El mal, ya dijimos, es la contraparte del bien y sirve para fortalecerlo. No hay que
tenerle miedo. La creencia en “el diablo” ha aumentado, por muchos siglos, el poder
del mal porque todo crece según la fe que se ponga. La fe de los seres humanos se
inclina como una balanza tanto a lo bueno como a lo malo, pues tener fe es creer.
Muchos, hoy, están en gran conflicto con las prácticas religiosas, porque ya no
aceptan la rigidez de los dogmas y la duda se ha apoderado de sus corazones. Algunos
se vuelven descreídos, indiferentes; otros son practicantes ocasionales tibios y hasta los
hay que se sienten ateos.
Por ello, abundan cada día más las personas que no practican ninguna religión. Se
puede decir que están perdiendo la fe; pero sólo ese tipo de fe religiosa que ya no
satisface a nadie. Sucede así no por volverse materialista, mala o depravada la
humanidad. Muchos ya no se ubican, no vibran con eso; pero no entienden la causa. Es
la Verdad que llama a los corazones. Gran luz se proyecta al mundo desde las Altas
Esferas y todos la captan internamente.
Esto no quiere decir que, en momentos de infortunio, no invoquen al Dios lejano que
les han enseñado desde niños. Ellos dicen: ¡Dios mío! ¡Ayúdame! Aunque sean ateos, lo
dicen; pero, pasada la grave situación, se olvidan y vuelven a lo de antes. Así sucede
porque siempre hay que creer en algo ya que la fe es un sentimiento inherente a todo ser
humano, nace con él como lo han demostrado las antiguas civilizaciones. Siempre, la
humanidad creyó en un Dios o ser superior. Lo errado viene en la forma de
comprenderlo y concebirlo; pero todo depende del grado evolutivo que cada individuo
tenga en su vida y esto se relaciona con la comprensión.
Algunos pueblos adoraban al Sol. Esto no es ninguna clase de error sino un
reconocimiento al Supremo Poder del universo, dador de toda vida. Existe un sol
etérico detrás del sol visible, que lo va interpenetrando. Es el corazón de nuestro
sistema solar, un foco de energía; aunque, también están Alfa y Omega, el Gran Sol
Central. Como dice la ciencia: Del Sol, emana la vida. Superiores inteligencias se
reúnen allí para expandir su luz, porque no se trata de una bola de fuego que emana
energía candente como se lo imaginan los científicos materialistas del mundo.
Estos seres de luz están constantemente en servicio espiritual a la Tierra, hacia otros
muchos planetas de Tercera Dimensión sin pedir nada a cambio, con todo amor. Su
único premio y esperanza consiste en poder despertar las conciencias dormidas, que la
Conciencia Crística surja con esplendor en cada ser para expresar perfección. Deben
comprender que ustedes son luz, tienen el Poder en sus corazones y pueden ayudar a sus
semejantes.
Con respecto al bien y al mal de que hemos hablado, les digo: No hay que tener fe en
lo malo ni incrementarlo con el pensamiento para que no aumente. Sucede que las
personas se la pasan comentando lo negativo, lo desagradable que les ocurre a ellos, a
otros, lo que ven por ahí. Como toda palabra es un decreto que se manifiesta en lo
exterior, así van sembrando calamidades por el mundo, por esa fe en negativo que no
conviene. Perturban sus hogares, sus vidas, al pensar y creer en tales cosas que no son
la verdad.
La intuición, que proviene del corazón, juega un papel muy importante dentro de la
fe. Intuir es saber la verdad internamente y allí habla la voz callada del Dios Interno en
cada ser. Escucha a tu corazón, no pongas resistencia a sus mensajes pues saldrás
ganando siempre.
Con respecto a creencias e ideologías, sería muy hermoso poder formar un solo
rebaño; pero aún es pronto porque se manifiesta la división en los corazones
procedente de la parte humana o personalidad, que está bastante crecida en cada
individuo generalmente y lo atrapó.
En estos tiempos, muchas ovejas desilusionadas y tristes se han alejado del rebaño y
prefieren vivir solas. Son personas que comenzaron a hacerse preguntas internamente.
Al no hallar una satisfactoria respuesta en la filosofía o religión que profesan, se van
apartando de toda actividad espiritual desconsoladas, llenas de indiferencia. Entonces,
se inclinan por el lado material de la vida, por las satisfacciones sensoriales, el brillo
de lo externo, se hunden en el trabajo para ganarse el sustento, se apagan. Ya no
escuchan ni dan posibilidad alguna a su Yo Soy para expresarse, pues quedan
definitivamente dormidas en la materialidad del mundo.
Ahora, estás leyendo este libro de luz y vas comprendiendo la Verdad que te hará
libre. ¿Libre de qué? _ te preguntas _ De sufrimientos, incomodidades, sobresaltos
porque saber es tener fe en lo que es siempre superior, enfocarlo hacia una vida mejor,
más productiva y agradable de la que tenías anteriormente. Esto se puede lograr.
Nuestro amor y compasión hacia todos está, tanto para quienes permanecen fieles a
sus creencias como para los que se han ido y decidieron no creer en nada. Sólo se
precisa fe. La fe es creer en uno mismo y en lo que realiza, en lo espiritual que
comienza, en un nuevo renacer desde lo interno, abrir la mente, elevar la mirada hacia
lo alto. De esta forma tan sencilla, la luz se derramará a raudales sobre ti y ya nunca te
abandonará. El camino espiritual habrá comenzado.
Piensa, por unos momentos, que es fácil sintonizarse con la energía universal, recibir
amor y asistencia impersonal pues llaman y ya lo merecen. Tarde o temprano, el ser
humano ha de buscar lo superior para salir de las tinieblas de la ignorancia y encontrar
al Dios de su corazón. Sin esto, no vale la pena luchar ni vivir.
Todo está preparado en el universo con objeto de dar felicidad al individuo, nunca
se proyecta nada para su mal. Lo malo lo crean los seres humanos por el mal uso del
libre albedrío, que es una ley sagrada muy importante y siempre se debe respetar en
todos los niveles.
Ustedes deben reflexionar bien sobre las verdades espirituales, detener el
pensamiento, observar. Ya saben: “Como es Arriba, es también Abajo”; así que los
mundos materiales y los espirituales, de vibración más sutil, se parecen bastante. Todo
lo que está aquí existe también más arriba y allí es mucho mejor. No hay excepciones en
el universo sino confrontación perfecta dentro de la mayor armonía en un conjunto
maravilloso de la Creación. Todos somos integrantes del tapiz cósmico universal y
nadie es único, especial.
El camino de cada ser humano ha sido trazado inexorablemente hacia la luz, lo
quiera o no, lo piense o se quede en la indiferencia. Nada ni nadie puede impedir esta
marcha evolutiva que nunca tiene final. Seres, situaciones, acontecimientos se
entrelazan por Ley de Afinidad Vibratoria que es también amor manifestado. Cada vez,
hay mayor sabiduría y paz. La integración con el Dios Interno es una realidad ignorada
generalmente; pero, algún día, será evidente, tan verdadera como el sol que nos
alumbra.
¿Por qué oponerse y nadar contra la corriente? Un solo pensamiento referente a la
Divina Presencia Yo Soy trae maravillosas vibraciones que benefician la propia vida
¿Por qué olvidar que Dios está en tí y se expresa a través de ti?
La fe tiene gran poder manifestado en dos direcciones: Hacia el bien y hacia el mal.
Canalizada correctamente hacia lo bueno, produce muchos beneficios: Sana
enfermedades, levanta negocios en quiebra, evita guerras y catástrofes, etc. Dirigida
hacia lo malo, actúa como un poderoso ciclón que todo lo arrasa inexorablemente.
La fe no sólo se relaciona con lo espiritual sino que hay fe de todas clases: Creer en
uno mismo, en sus capacidades y talentos es tener fe y viene siendo muy necesario,
como una forma de superación. Para que algo se realice, se precisa tener fe, creer que
es posible. La duda y la incredulidad son fuerzas destructivas que disuelven los
proyectos, no los dejan crecer. La fe en la Divina Presencia Todopoderosa es la más
alta y beneficiosa de todas, porque descansa en muy sólidas bases.
Para que cualquier persona tenga éxito, precisa de la fe manifestada de muchas
maneras: Fe en sí mismo, en la vida, en la propia capacidad, en la bondad de otras
personas, fe en la verdad espiritual que practica, en la profesión que tiene, hasta fe en
el dinero y en las riquezas que se desean obtener y no son malas en absoluto.
La fe no permite la duda. Es algo certero y firme donde no hay ninguna discusión. No
consiste tan sólo en una actitud mental aceptada parcialmente. Fe es algo absoluto,
completo, definitivo. Por ello, genera poder, abre muchas y grandes puertas a la
esperanza para obtener lo que desean.
La fe derrumba todo obstáculo. De ahí, el conocido principio que dice: “La fe mueve
a las montañas”.
DECRETO: Yo Soy la fe en lo bueno, correcto y verdadero que es lo perfecto. Yo
Soy la fe en mí mismo y en el gran poder de Dios que está en mi corazón. Yo Soy la fe
en la vida, en todos los seres humanos que son mis hermanos de evolución terrestre en
esta etapa de mi existencia.
Yo Soy la interna luz que despierta la fe perdida en mí, en mis semejantes. Yo Soy el
Rayo de la Verdad que eleva el corazón y la mente para el logro de mayor comprensión.
Invoco la fortaleza del Rayo Azul, con objeto de sostenerme en mi decisión de seguir
adelante por sobre todo y mantener mi fe internamente, con perseverancia.
Yo Soy la Iluminación del Rayo Dorado en mi camino ascendente hacia una mayor
comprensión.
LEY DE POLARIDAD

Capítulo XXXVIII

Hoy, les digo: No se identifiquen con las apariencias de lo que ven, oyen o sucede a
su alrededor porque, por muy perturbadoras que sean, dentro de uno mismo, está la
perfección. Al identificarse con algo, se vuelven lo que creen; pero, si es malo, no
mejora a nadie en absoluto.
Recuerden que todo ser humano tiene, en su interior, la Chispa Divina de la
Eternidad y a su divinidad en acción. Esta expresión: “El Cristo dormido”, significa
que la conciencia individual no se ha dado cuenta de lo espiritual ni ha despertado a
esto todavía, no lo sabe, no le interesa tampoco por lo cual, al no invocar, el Cristo no
puede manifestarse. La Gran Ley de Vida no lo permite. Se trata del libre albedrío, ley
sagrada que respetan todos los seres del universo.
Hay que buscar la esencia verdadera en todo; es decir: la verdad auténtica. ¿Cómo
hallarla? Está en el bien, en la perfección, la alegría. Todo lo bueno y correcto, lo que
hace felices a otras personas o a uno mismo contiene la verdad. Las mentiras y engaños
carecen de esa esencia.
¡Cuántas cosas extrañas cuentan a los niños con respecto a lo espiritual! ¡Qué de
fábulas debido a su credulidad e inocencia! Sus familiares creen que ellos no se dan
cuenta ni entienden; pero no saben que los niños pequeños perciben y absorben todo.
Ellos han nacido con gran inteligencia, con superior comprensión que los niños de
antes.
Aparte de los cuentos de Caperucita y el lobo feroz que ya ni les interesa, están
muchos otros: El Niño Jesús, los Reyes Magos que les traen regalos en Navidad y se
meten por la ventana, la rigurosidad dogmática del catecismo, el demonio, lo que deben
o no hacer, las brujas, el “coco” para meterles miedo y tantos otros fantasmas
inventados por los adultos con objeto de someter a los niños por el temor. ¡Cuánto error
y disparate! porque lo mejor sería decirles la verdad.
A los niños, hay que hablarles con sinceridad, nunca formar en ellos falsas
imágenes; aunque los propósitos sean buenos. Tampoco, explicarles cosas fuera de su
comprensión; sobre todo, deben respetar su ingenuidad, su pureza, no contaminarlos
antes de tiempo con el sexo y el dinero, pues ya el ambiente se encargará de eso
después.
Los niños no deben asistir a enseñanza de adultos, porque hay que hablarles en su
propio lenguaje, sin deformaciones. Estamos en la era de la Verdad, del respeto al
prójimo a esas criaturas que todo lo creen y están a su cuidado. No los fuercen a
escuchar cosas impropias de su edad porque puede haber deformaciones que luego los
perturbe. Tengan en cuenta que los niños son un tesoro sagrado, los forjadores de la
nueva Era de Capricornio que está por llegar.
Los niños absorben todo como esponjas, tanto lo bueno como lo malo. El ejemplo
viviente de los padres, de quienes los cuidan, tiene gran fuerza en ellos y siempre ha de
ser de altura porque todo lo imitan. Háblenles con palabras sencillas, nunca deformen
el lenguaje para bajarse a su nivel. Es disparate, por ejemplo, decir: “Guau, guau” en
vez de perro, imitar los balbuceos y palabras mal dichas cuando los niños comienzan a
hablar desde muy chiquitos.
No tergiversen los términos ni digan vulgaridades que ellos oigan, no cambien el
sentido de las palabras porque desordenan todo y los desquician. Por ejemplo: La
incorrecta costumbre de llamar “papi” a un varoncito y “mami” a una niñita deriva de
un gran desajuste familiar, porque ¿quiénes son los “papis” y las “mamis” aquí? Cada
palabra tiene su expresión correcta; por lo tanto, se ha de respetar. Desajustar los
términos perturba a los niños, les queda adentro el desorden; aunque se acostumbren.
No olviden que la palabra es un decreto. Nunca deben mentir, engañar ni confundir a
los niños. Eso mancha sus auras puras y limpias, los desajusta bastante y no los deja
crecer en paz.
Cambiemos ahora de tema. Más adelante, hablaremos de la Biblia, de los dogmas
religiosos, asunto bastante extenso al que tendremos que dedicar varias conversaciones.
Tengo que decir lo siguiente: Mucho de ese contenido bíblico ha sido grandemente
tergiversado; por lo tanto, está completamente errado, tanto en lo referente al Antiguo
como el Nuevo Testamento. La Iglesia Católica se formó mucho después de los tiempos
de Jhasua de Nazaret. Hay que saber ver y oír. Por ejemplo, la frase de Jesús: “Quien
tenga oídos que oiga y el que tenga ojos que vea”, quiere decir: Comprenda quien
pueda hacerlo; pero el que no está capacitado para entender debido a su escasa
evolución, que siga igual, sin enterarse, ya que todo lo interpretaría mal. Tener oídos y,
ojos es simbólico. En ello, hay respeto al escalón evolutivo y a la sagrada Ley de Libre
Albedrío, porque nadie está obligado a ver y oír.
Estamos hablando de la ley de los opuestos (Polaridad). Les digo que todo en la
vida tiene su contrario. Por ejemplo: Norte y Sur son grados de distancia. Lo mismo
sucede con el calor y el frío, lo blando y duro, lo sólido y líquido, etc. Igualmente, el
amor y el odio pertenecen a la misma escala de valores; pero con distinta intensidad
hacia arriba o hacia abajo en el círculo. El equilibrio está en el punto medio.
Deben conocer el camino que existe entre dos opuestos. Tengan prudencia y sepan
que es mejor no caer en ninguna clase de exageraciones. No quiero decir, con esto, que
sea malo un sentimiento profundo y ardiente como el amor, siempre que esté bajo su
control. Resultan peligrosas las emociones que se salen de ese control, como ríos
desbordados de sus cauces que inundan todo a su paso. Igual sucedería con un
conductor de varios caballos a la vez, cuando ninguno obedece ya a las riendas que
sujeta con sus dos manos, porque sería tal el esfuerzo realizado que no podría controlar
racionalmente a los caballos desbocados.
Mi infinito amor hacia ustedes me hace ser moderado al hablar, pues deseo que
tengan confianza en mí. Expreso todo con amor y ternura. No pido que crean a ciegas
sino que comprendan esta enseñanza por medio de la experiencia en los resultados. Yo
les digo: Todo se conoce por sus frutos o acciones. Examinen las obras, observen y
vean. Allí, todo está dicho. Nadie los puede engañar si miran lo que cada uno hace,
cómo se comporta. Cuando van a recoger, por ejemplo, frutos de aguacates y encuentran
caraotas, ¿se negarían a ver la diferencia, que no son lo mismo? Por los actos
individuales, pueden ver y saber como son las personas, si se debe o no confiar en ellas
porque, para confiar en alguien, es preciso estar bien seguros.
No les pueden servir las experiencias ajenas sino las que ustedes mismos tengan.
Estén conscientes de que la Divina Presencia los cuida dulcemente, los protege y guía;
pero respeta su libre albedrío, les deja libertad de acción. No le corresponde ordenar,
decidir por ustedes ni inmiscuirse en nada, a menos que la invoquen y se lo pidan
conscientemente. Los Maestros tampoco se entrometen, si no son llamados.
¡Tantas estrellas se cruzan en el firmamento de distintos colores y tamaños! Es
bellísimo el esplendor del universo en las noches siderales, los mundos que se apagan y
encienden a la espera de ser condensados por un pensamiento del Todopoderoso. ¡Qué
derroche de luz y fuerza en todas partes! ¡Cuántas explosiones de amor de los átomos
entre sí, en los sistemas solares! La maravillosa ley de cohesión (Vibración,
Magnetismo y Afinidad) atrae a los mundos en torno a su sol. Sin esa Ley de Atracción,
que es amor, nada podría existir en lo visible o invisible.
La atracción o afinidad se manifiesta en todos los planos del universo; pero con
diferente rata vibratoria que crea y condensa formas cada vez más sutiles hacia los
mundos altos. No puede haber excesos en ninguna ley del universo ni tampoco debe
haber represiones, porque eso viola las leyes, produce desequilibrios. Según esta Ley
de Generación, por ejemplo, no convienen los abusos (aberraciones sexuales) ni las
represiones enfermizas (la mal entendida “castidad” a la fuerza). Igualmente pasa con la
Ley de Sobrevivencia, porque quien come mucho por glotonería o alimentos en mal
estado para poder nutrirse se pueden enfermar. Caer en extremos o excesos perturba la
vida, pues rompe la delicada balanza del equilibrio o igualdad entre dos partes; por lo
tanto, las personas pierden el control de sí mismas.
Hay que respetar y obedecer las Siete Leyes Universales que rigen la vida en todas
partes y son: 1 _ Mentalismo: Todo es Mente. 2 _ Correspondencia: Como es “Arriba”,
es “Abajo”. 3 _ Vibración: Nada está en reposo, todo se mueve y vibra; 4 _ Polaridad:
Todo tiene dos Polos, los opuestos son idénticos en naturaleza pero difieren en grado,
los extremos se tocan. 5 _ Ritmo: Todo avanza y retrocede, sube y baja. 6 _ Causa y
Efecto: Lo que siembras, cosecharás, con la vara que mides, serás medido. 7 _
Generación: La Creación surge de la unión de dos fuerzas diferentes. Mente y
sentimiento deben estar unidos para el logro de un mismo fin.
El universo entero está organizado con gran precisión y nada hay de más ni de
menos. “Hasta tus cabellos han sido contados” _ dijo Jhasua de Nazaret _ Sólo el ser
humano, por ignorancia y falta de suficiente evolución, se inclina hacia lo desmedido en
sus costumbres, deseos, pasiones, lo cual puede arrastrarlo hacia el desastre.
DECRETO: Yo Soy la paz y la armonía que conducen al equilibrio perfecto. Hago
conciencia de que las posiciones extremas son perjudiciales, no convienen. Yo Soy la
prudente moderación que me aparta de las exageraciones. Yo Soy el autocontrol de la
palabra, el pensamiento y el sentimiento.
Ante cualquier inarmonía o negatividad, polarizo todo rápidamente en positivo,
decreto la condición opuesta de bien, la perfección y así lo acepto, lo espero.
LEY DE AFINIDAD

Capítulo XXXIX

Los lazos de unión entre unos seres y otros son invisibles: Unen todo lo semejante
entre sí por Ley de Vibración o Afinidad. Según esta ley, las personas se encuentran,
tienen amistad, viven juntas y se aman. También, llevado al negativo, se rechazan, se
odian, pelean puesto que no encuentran afinidad entre ellas ni se entienden. La afinidad
es necesaria en el común vivir normalmente.
¡Cuántos obstáculos se manifiestan siempre en el mundo por obstruir y dificultar a
otros el camino en sus gustos, aspiraciones, metas, deseos y derechos! ¡Qué cantidad de
sufrimientos deriva de oponerse a lo que otras personas quieren, privarlas de libertad,
reprimirlas y atormentarlas! En la Enseñanza Ray Sol y también en otras ideologías,
sucede, a veces, que algunos familiares atacan, se oponen a permitir el avance
espiritual de las personas con quienes conviven, se disgustan, tratan de impedirlo, hasta
lo prohíben y se burlan. Eso crea karma porque viola la Ley del Amor e igualmente la
del libre albedrío individual que debe ser respetada.
El mundo viviría en mucha mayor armonía sin estas incomprensiones. La
manifestación exterior es según la esencia interior de las cosas; así que muy mal vive
consigo mismo quien se dedica a perturbar la vida de otro e impedirle su adelanto en la
luz por egoísmo y escaso entendimiento, por la soberbia de una imposición dominante.
A veces, se encuentran dos personas inesperadamente en la vida, se reconocen y
unen en un abrazo. Resulta algo sorprendente y uno dice al otro: ¡Parece que nos
conocemos desde hace años! ¿Dónde te he visto? Se trata de un recuerdo escondido en
el subconsciente, por lo cual sienten en sus corazones como una nota de la perfecta
armonía. Aquí, actúa la Ley de Afinidad, pues ellos son semejantes en vibración
(gustos, tendencias, inclinaciones). Por ello, se atraen, se encuentran y se unen
espontáneamentente.
Tengan paciencia en lo referente a la falta de ánimo, fe, comprensión en estas
verdades. Déjenlas pasar si acaso no entienden algo ni tampoco lo aceptan porque, más
adelante, cuando suban de nivel y amplíen su estado de conciencia, sí lo aceptarán.
Cada vez que tienen una interrogante y preguntan, se enciende una luz dentro de ustedes,
la cual es como una estrella, hay un avance interno especial. Todo ser, cualquiera que
sea su condición o nacimiento, tiene a su Divina Presencia y a su Cristo Radiante que lo
protege, lo guía; aunque él lo ignore humanamente.
Cuando hay un sentimiento de amor entre dos o más personas, sucede que la afinidad
es perfecta; pero, si se manifiesta antagonismo, no cabe duda de que llegó una vibración
contraria, sucede un choque vibratorio y no encajan. Esto indica la falta de afinidad. El
choque de vibraciones se manifiesta por ser una frecuencia más alta que la otra o
diferente en su esencia y, entonces, no se entienden.
Actúen siempre en forma positiva, no permitan abusos de confianza, de mala fe.
Pueden estar seguros de que la otra persona es quien ha perdido más que ustedes por no
portarse bien, porque se le regresará todo lo que generó multiplicado en dificultades y,
a ustedes, se les devolverá aumentado en bendiciones. Aprovecharse de otros, abusar,
genera una deuda karmática que, tarde o temprano, habrán de compensar. El daño
causado al prójimo es preciso pagarlo siempre con sufrimiento propio de igual
intensidad y calidad; por lo tanto, lo que hacen a otras personas, se lo hacen a sí
mismos (Ley de Causa y Efecto).
Esta Ley de Justicia Divina es bondadosa, pero inexorable. Yo les digo: “No
resistan al mal” lo cual indica no responder al mal con el mal mismo. De la misma
manera, no griten a quien les grita ni den golpes a las personas que los golpean. Con
eso, sólo se aumenta la violencia. Unicamente, la cualidad del Perdón y la Llama
Violeta disuelven las apariencias del mal, las transmutan en bien.
Les digo que no existe el mal realmente, pues sólo es la ausencia del bien. Esto
quiere decir que le falta lo bueno en su expresión; pero, al darle bien a la situación
confrontada, las condiciones se ajustan rápidamente, se armonizan.
Dios sólo contiene belleza, perfección. El mal enturbia la energía pura del Padre,
porque la mente humana no sabe utilizar bien esa energía cuando cobija pensamientos
desajustados con fines no correctos.
Si hay honestidad, sinceridad, buenos deseos, no se atormenten con recriminaciones
y sentido de culpabilidad cuando cometen algún error o falta. Simplemente, se perdonan
a sí mismos, a quienes los hayan perjudicado, disuelven todo con Llama Violeta y lo
olvidan. ¡Padre, perdóname por el mal uso de tu energía! _ dicen _ Invoco la energía
del Perdón, la Llama Violeta del Maestro Ray Sol (Ascendido Saint Germain) y
transmuto ese error para siempre en su causa, núcleo y efecto. ¡Ya está disuelto! Yo Soy
aquí Orden Divino, perfecta armonía manifestada.
Cuando el piso de su hogar se ensucia, hay que usar jabón, detergentes, agua limpia;
pero no se les ocurre mezclar el agua con barro que todo lo pondría peor. Igualmente,
no economicen el amor y el perdón. Deben haber avanzado lo suficiente para disolver
cualquier negatividad, agresión o desacuerdo, lo no armonioso en sus vidas. Han de
aprender a crear felicidad, hacer de ello un hábito.
Son muy pocos los que entienden esto: Resistirse al mal sólo genera mucho mal cada
vez. Lo malo no existe en sí mismo; aunque lo quiera el pensamiento humano y lo
proyecte a la vida. Es una consecuencia del poder mental mal utilizado, lo cual genera
karma.
He liberado, esta noche, cien mil palomas de luz, símbolos de paz y esperanza para
la humanidad. Algunas se posarán suavemente cerca de ustedes como un bello reflejo
del Amor Divino constantemente renovado en las mentes y corazones que,
pacientemente, siempre esperan.
DECRETO: Yo Soy el Amor Divino que todo lo transforma en armonía y belleza.
Invoco la Ley de Afinidad para que ajuste las condiciones de mi vida.
Me mantengo en alta vibración, en la verdad de lo correcto para atraer a mi vida lo
positivo, feliz y hermoso, las personas apropiadas de buena vibración, las mejores
condiciones de éxito y victoria.
Hago conciencia de que, para ello, se precisa vivir serenamente en paz y utilizar
bien el poder mental.
CONTACTAR

Capítulo XL

No podemos sustituir estas enseñanzas por ninguna otra, porque cualquier


instrucción que venga a nuestras manos no será nunca tan directa como ésta.
No hay camino más corto a la Verdad de Dios que buscar el desarrollo espiritual y
el despertar de conciencia. Una vez que la luz se enciende adentro, continúa creciendo
en intensidad y fulgor, el Dios Interno se expresa de mil modos y la vida personal va
cambiando en bien, armoniosamente. Es el despertar espiritual del que tanto se habla
Reúnanse los que tienen esta posibilidad, para compartir las enseñanzas y hacer
contacto con el Dios Interno por medio de la Contemplación. Se conectan con el
corazón y, al sentir su latir, allí está Dios. Visualicen la Llama Triple de tres colores:
Hacia el brazo derecho, el rosado (Amor Divino), amarillo en el centro (Sabiduría) y
azul por el lado izquierdo (Voluntad, Poder). Traten de intercambiar experiencias e
ideas. Aviven la Llama Triple con una invocación al Señor Oromasis, poderoso ser de
luz y Cristo Cósmico.
Para hacer la Contemplación han de relajarse, aquietarse mental y físicamente;
luego, saludan, reconocen, bendicen a la Divina Presencia, al Cristo Radiante. Le
entregan el mando de ese día para que todo resulte armonioso y perfecto. A
continuación, visualizan la Llama Triple del corazón en sus tres colores: Rosa, amarillo
y azul. En cada latir del corazón, reconozcan a Dios, el Padre. Dicen así: Yo Soy el
Amor, la Sabiduría, la Voluntad de la Llama Triple en acción. Entrego el mando de mi
vida a la Divina Presencia, al Cristo Glorioso, Radiante, les doy las gracias por la
asistencia de su maravilloso amor que me eleva y fortalece.
Al unir su Llama Triple a la Llama Triple del Amado Señor Oromasis, dicen:
Amado Señor Oromasis: Te invoco a la acción. Expande mi Llama Triple durante todo
el tiempo que dure esta Contemplación. Gracias.
Más definida y claramente, los colores de la Llama Triple indican lo siguiente:
Rosado: Amor de Dios.
Amarillo: Sabiduría de Dios.
Azul: Voluntad de Dios.
La Llama Triple es también la Llama no Alimentada. Hay que expandirla en el
corazón.
DECRETO: Yo Soy la Resurrección y la Vida. Yo Soy la fe en el Señor Oromasis,
Poderoso ser de luz que aviva y expande mi Llama Triple en Amor, Sabiduría y
Voluntad, porque él es el Cristo Cósmico.
ORACION DEL PERDON

Capítulo XLI

¡Oh, Padre Dios! Llegará el día en el cual me llevarás de la mano y caminaremos


juntos fuera del pequeño mundo en que me encuentro. Me enseñarás cuan ínfimos son
los sentimientos humanos de disgusto y sinsabores, si se miran con una conciencia alta.
Yo descubriré cómo ir descorriendo los velos para conocer la verdad y unirme a ti en
el logro de lo perfecto. Ese es mi gran deseo.
En este día, mi oración de perdón dice así: Divina Presencia Radiante: Te doy el
mando de mis emociones y palabras en todo momento del diario vivir, en las horas
difíciles. Entiendo que el amor disuelve las desdichas, las dificultades por lo cual
realizo el amor hoy, mañana y siempre.
Comprendo y perdono todo lo que precise mi perdón. Me perdono a mí mismo
también. Yo Soy perdón para mí y para toda la humanidad de este planeta.
¿Qué es el perdón? Un sentimiento de comprensión, bondad y olvido. Quien perdona
no sabe odiar y tiene el corazón ligero porque perdonar es amar.
Muchas veces, la gente se siente resentida por todo lo que le dicen y hacen. El
rencor de su corazón abre una grieta profunda por donde se filtra algo muy sutil y
peligroso. Entonces, el odio perturba los sentimientos y las personas se alejan de lo
espiritual para su propia desdicha.
Han de saber que, sin olvido, no hay perdón posible. El olvido consiste en no
recordar más los agravios y sinsabores, en no comentarlos con nadie e ignorarlos por
siempre. Si recuerdan las heridas pasadas, aunque así lo crean y lo digan, no han
logrado perdonar.
El perdón es como el vino ligero de boda que da alegría y eleva el espíritu. Quien
perdona se siente liviano, se libera de todo peso, puede unirse a su Dios Amigo, oír su
voz; pero el que guarda resentimiento y no olvida pone una pared, se queda mucho más
solo, vive infeliz, amargado, triste. Bebe el vino ligero del perdón y elévate.
DECRETO: Yo Soy el Perdón, la Llama Violeta Transmutadora que consume lo no
perfecto en mi corriente de vida para bien y victoria. Invoco el poder activo del
Séptimo Rayo en la purificación de mis vehículos o cuerpos internos, para el ajuste
armonioso de las condiciones no perfectas que yo encuentre en el diario vivir.
LA AUTOESTIMA

Instrucción dictada por el Maestro Lanto

Capítulo XLII

Los saludo en la luz del Unico Radiante. En respuesta a sus preguntas, les doy la
siguiente instrucción: El concepto común acerca de la autoestima se refiere al sentido
de valoración personal como manifestación del amor propio que debe tener todo
individuo encarnado para vivir en paz consigo mismo y con el mundo que lo rodea.
El amor, la fuerza más grande que mueve al universo, debe imperar en cada acción
realizada, pensamiento y sentimiento. Por amor, todo beneficio obtenido ha de ser
valorado e igualmente lo logrado por el propio esfuerzo, conocimientos, objetos, lo que
sea útil para el adelanto personal; sin embargo, no sucede así en la práctica porque el
ser humano no aprecia, ama ni valora lo que llega a tener, a poseer, las cosas y
personas con quienes convive.
El amor más verdadero ha de comenzar por uno mismo pues, cuanto más te amas a ti
mismo, menos soberbio eres y lograrás manifestar naturalidad, perfección. Es preciso
tratar de hacer las cosas bien. Vamos a poner un ejemplo para entender mejor: Un
obrero, entre otros trabajos a realizar, debe poner un clavo en la pared. Lo correcto
sería que, antes de hacerlo, busque el clavo, la herramienta apropiada o martillo y el
cuadro que ha de colgar; pero, por apuro e irresponsabilidad, no lo hace así sino que se
pone a realizar la tarea de cualquier manera, con un alicate que tiene en las manos, un
destornillador y hasta un zapato para suplir al martillo. Con una de esas herramientas y
también con el zapato, trata de clavar el clavo en la pared; pero lo hace muy mal.
¿Resultado?... El clavo queda inseguro; por lo tanto, el cuadro se cae, se rompe o se
daña al caer al suelo.
Lo mismo sucede con el ser humano en diferentes ocasiones: No utiliza los
instrumentos apropiados que tiene, no los valora, les da mal uso; por ello, no obtiene
los debidos resultados positivos y satisfactorios. Observamos, a veces, que muchas
personas piensan con las emociones, sienten con la mente, hacen muy mal uso de su
cuerpo físico y dan el mando de su vida a su yo humano, el cual comete muchas
equivocaciones y desaciertos continuamente.
La forma corporal o vehículo de carne se utiliza, con frecuencia, en actividades
dañinas y malsanas tales como: Fumar, trasnochar, consumir drogas y bebidas
alcohólicas, adoptar costumbres perjudiciales. No estando preparado el cuerpo físico
para recibir tan mal trato, se daña y deteriora con apariencias de enfermedades, pues ha
sido programado para recibir atención, cuidados, descanso, buena alimentación de
manera que pueda cumplir su función correctamente, mantenerse fuerte y sano.
Cualquier persona común, desde que es un niño pequeño, debería desempeñar la
labor de padre amoroso y protector para con su cuerpo físico: Atenderlo, cuidarlo y
darle el mejor trato en cuanto a comidas sanas, descanso, distracción. Si así lo hiciera,
no manifestaría decaimiento ni enfermedades, no se debilitaría nunca.
Hay personas que no valoran ni aprecian a los seres a quienes tratan y con los cuales
conviven: Familiares, amigos, conocidos, empleados a su servicio. Todo ello refleja
falta de amor hacia sí mismos y sus semejantes o prójimo; también, ausencia de amor
hacia el planeta donde viven, a la familia, el hogar, a su cuerpo físico y ambiente.
Menos aún aman a los animales o hermanos menores, al Reino Vegetal.
Algunas instituciones educativas que reprimen los sentimientos enseñan que no es
bueno amarse a sí mismos porque eso es egolatría, lo cual no tiene nada de verdad.
“Ama al prójimo como a ti mismo” _ enseñaba el Maestro Jhasua de Nazaret _ Cuanto
más se aman a sí mismos, menos soberbia hay y la humildad se manifiesta como
condición natural.
Prejuicios sociales y erradas costumbres enseñan el temor de amarse a sí mismos
por lo cual la gente se cierra, se inhibe. Muchas personas sienten miedo a tener éxito, a
expresarse abiertamente con cariño y afecto hacia otros seres humanos con quienes
conviven, se tratan.
Deben hacer conciencia de que ésa no es la verdad y desechar creencias erradas
mediante afirmaciones, decretos positivos, confianza, naturalidad para ir destrancando
sus vidas. Decir por ejemplo: Yo merezco lo que tengo y más. El Amor del Padre me
provee de lo necesario. Yo valoro lo que tengo y logro lo que deseo. Se debe pensar en
el éxito como algo natural. Cuando se trabaja con amor cumpliendo las obligaciones
asignadas, siempre se obtienen buenos resultados. La principal labor a realizar es
consigo mismos, sentirse bien, lograr la excelencia personal, hacer lo que produzca
interna satisfacción y beneficie al prójimo.
El concepto que hay en el mundo acerca de la autoestima está enfocado en lo
externo; por consiguiente, es errado. Sobre ello, se han multiplicado numerosos talleres
y escuelas, cursos de enseñanza con sistemas manipulados por la conciencia humana y
el lucro comercial. En ese enfoque no correcto de la autoestima, se refuerzan
únicamente actitudes equivocadas del carácter, de la personalidad a la cual se le da
mucho poder, no hay la menor apertura hacia el Yo Divino como debe ser ni resaltan la
importancia de practicar el amor impersonal hacia uno mismo, nuestro prójimo, los
animales, las plantas, cuanto ha sido creado.
Un estudiante de la Luz debe, ante todo, manifestar amor en su vida, hacia sus
semejantes, expresarlo en lo que hace, en la valoración de cuanto tiene y lo rodea. Ese
amor ha de exteriorizarse hacia el planeta también, su país, la familia, los amigos que
lo acompañan, el trabajo, cualidades, valores, su actitud ante la vida. Esto permite
expresar el respeto, consideración y comprensión hacia los seres vivientes.
Donde se practica el Amor Divino, no hacen falta tratamientos, ejercicios, cursos ni
talleres de autoestima, porque el Amor todo lo llena y lo resuelve. ¿Qué cursos de
autoestima servirían si el individuo no se quiere a sí mismo, no ama al prójimo ni
valora lo que tiene? Menos servirían si hay falta de amor hacia el propio país,
desprecio y maltrato a la naturaleza, bajos valores morales, etc.
Las pruebas nucleares realizadas en el planeta denotan considerable falta de amor a
este hogar _ escuela espacial donde todos conviven, las luchas políticas, el egoísmo
desmedido de acaparamiento económico, ansias de poder y mando, desprecio y
agresión de unos hacia otros, etc. Son muchos los motivos por los cuales el desarrollo
de la autoestima ha fracasado tal como se está realizando, a la manera externa. Lo más
sencillo sería dejar fluir el amor hacia ustedes mismos, sus semejantes, la vida y todo
lo creado porque, sin amor, esas bases planificadas de estudio se desmoronan; por lo
tanto, no sirven para nada ni pueden ser utilizadas.
Son muchas las personas que carecen de autoestima propia, por lo cual no tienen
éxito en la vida. Cuando eran niños o adolescentes, sufrieron menosprecio o burla de
sus semejantes que los rebajaron con críticas y enjuiciamientos negativos: “Eres un
desastre, no sirves para nada, nunca serás nadie, te falta inteligencia,” etc. Esos
conceptos, sumamente dañinos, socavan las bases de la autoestima personal. Más
sucede así cuando proceden de maestros, de familiares cercanos, de personas
prestigiosas.
En todos esos casos, las dudas acerca de la propia capacidad, inteligencia y
cualidades, crean complejos de inferioridad que perturban mucho. Esas dudas inhiben,
cortan el florecer de las posibilidades, detienen el interno crecimiento. Como en lo que
crees te conviertes, pues resultará un fracaso por todas partes; aunque las personas se
esfuercen por surgir y hasta traten de sobresalir. La propia creencia en lo poco que
valen ellos mismos los apaga, los aleja del éxito y la victoria.
Vemos, por lo tanto, cuan importante es la autoestima personal y como ha de ser
cultivada en sus justos valores, con el suficiente amor hacia uno mismo, hacia el
prójimo, la valoración, el buen uso de cuanto tienen. Hay también que acostumbrarse a
hacer las cosas bien, con responsabilidad y calidad, para no merecer rechazo ni
palabras de desprecio de otras personas que enjuicien y califiquen.
Es preciso cuidar el cuerpo físico, darle buen trato, no abusar de él ni inculcarle
vicios, costumbres dañinas; no aceptar menosprecio ni palabras injuriosas de nadie,
respetar para merecer ser respetados.
La autoestima, por lo tanto, es una condición natural que viene siendo muy
perturbada. Se trata de una joya delicada y valiosa que ha sido opacada en muchos
seres; pero se puede limpiar y pulir para que brille en su verdadero valor. Hay
personas, demasiado prepotentes, que tienen muy alta autoestima; pero con bases falsas
que también los alejan del éxito. El equilibrio es lo más fundamental, el punto medio:
No creer que son poco ni mucho, mirar las propias capacidades, trabajarlas e ir
alejando lo no correcto tanto dentro de uno mismo como en el ambiente exterior.
Cuando la autoestima es auténtica, el éxito se manifiesta en forma segura, muy natural y
abiertamente.
DECRETO: Me valoro a mí mismo con la suficiente autoestima basada en el amor
propio, en los merecimientos personales, en el debido y justo equilibrio.
Yo Soy el Amor Divino impersonal que me lleva a valorar lo que tengo, a las
personas que me rodean, lo que he logrado hasta ahora. Dejo fluir el amor en mi vida y
todo lo demás se me dará por añadidura.
LA CONFIANZA

Instrucción dictada por el Maestro Víctor

Capítulo XLIII

El clarín del amor los convoca e invita a trabajar unidos en el verdadero reino de la
confianza y la paz. Hoy, quiero hablarles acerca de la energía irradiada por la
confianza, cualidad que debe ser muy fundamental en sus vidas, en la raíz de todos lo
actos que realizan.
La confianza se obtiene sembrando una semillita de seguridad en sus corazones para
que, cuando germine, se formen raíces recias que les permitan asirse con verdadera
fuerza, generar el convencimiento de que pueden lograr todo lo que se propongan
realizar con firme determinación.
En primer lugar, deben saber lo siguiente: Todo ser humano, por el gran potencial
que posee, está en capacidad de precipitar o producir lo que quiera tener y ser, sus
aspiraciones, anhelos y esperanzas, si se une a su Yo Divino con fe, se propone realizar
su Interno Poder.
En segundo lugar, les recomiendo unirse constantemente a la energía de la confianza
para que los envuelva y forme en ustedes esa aureola victoriosa en la cual siempre se
respiran aires de triunfo que mejoran el ambiente personal de ustedes, les dan ese
empuje necesario para insistir y seguir adelante hasta obtener lo que desean.
Sugiero, para el logro de ese agradable ambiente de confianza, que se unan en Llama
Triple al Maestro o ser de luz que representa el triunfo y el éxito para ustedes. Por
ejemplo: Amado Miguel, Arturo, Maestros Jhasua y Ray Sol, etc. También, pueden
hacerlo conmigo, Maestro Víctor, por medio del Rayo Rosa del Amor.
Los invito a decretar lo siguiente: Maestro... tú que no conoces la derrota y sólo
permites triunfar, porque lograste obtener la victoria por encima de todas las
dificultades, dame tu fuerza y poder para conseguir esto que deseo.... Te invoco a la
acción en mi vida con objeto de que yo logre el ambiente de confianza que me lleve a la
victoria, al triunfo en la realización de mis deseos. Gracias.
Visualicen la Llama Dorada que los envuelve y les permite obtener las cualidades,
las atribuciones que este poderoso rayo posee. Invoquen también la Llama Azul y la
Llama Oro Rubí para que energicen sus pensamientos, sentimientos, acciones y
emociones. De esta manera, todo lo que hagan, piensen o sientan estará impregnado de
la poderosa energía que invocan. Para ayudar a lograr la confianza, deben entender la
fuerza del concepto “merecimientos”. Esta energía encierra gran poder en ustedes
porque funciona como la llave de un grifo la cual, cuando está abierta, les permite
obtener grandes logros; pero, si permanece cerrada, no conseguirán nada. Todo depende
de ustedes, de como lo consideren y acepten, pues se trata de un concepto y un nivel de
entendimiento eso de poner al merecimiento personal en su justo lugar. Pueden hacer
numerosos decretos y ejercicios de precipitación; pero, si no creen merecer lo que
piden, tendrán la llave del grifo cerrada; por lo tanto, nada se les dará.
Cuando solicitan ayuda, les es concedida de inmediato, les llega en forma de energía
_ luz que se sitúa por encima de su cuerpo mental concreto para que la tomen cuando lo
deseen. Sucede con frecuencia que, en vez de recibirla, se cierran o bloquean, la
rechazan y no toman lo que les es dado con tanto amor desde más altos niveles.
Los invito a disolver, a transmutar esos patrones mentales viejos, equivocados, que
conservan desde tanto tiempo atrás y les estorban en su evolución. Ellos entorpecen la
labor de normal precipitación en el logro de los deseos y son: Escepticismo,
incredulidad solapada, temor, desconfianza, exceso de razonamiento analítico, etc.
Tales actitudes vienen siendo como afiladas agujas que se clavan en bonitos globos de
colores para desinflarlos.
Cuando cambien esos antiguos patrones de falta de confianza en ustedes mismos, de
arrogancia excesiva otras veces, de temores y dudas, habrán dado un gran paso en el
girar de la llave hacia el éxito. También, el amor tiene mucho que ver en ello. Los
envuelvo en la aureola del amor y en la luz de la confianza que tanto conforta.
Analicemos los valores propios de la confianza, cuando existen internamente y se
pueden manifestar: Si hay una solapada incredulidad interior en lo referente a las
propias capacidades, estará ausente la confianza.
También lo estará en las personas que son escépticas por naturaleza, desconfiadas,
muy analíticas, razonadoras. Quienes abrigan frecuentes temores y dudas no pueden
sentir confianza así como tampoco los individuos prepotentes y soberbios porque,
aunque pareciese que estos últimos tienen mucha confianza en sí mismos, sí sucede en
realidad; pero en sobredosis extremas de la personalidad y eso choca con otros seres
con quienes tratan, crea fuertes rebeldías.
La confianza ha de ser suavemente canalizada desde lo interno en la verdad, no en
base a falsos valores que, a la menor arremetida o choque con lo externo, se derrumban.
La base fundamental debe estar en el amor hacia uno mismo y el prójimo y en la
preparación personal, la propia capacidad. De lo contrario, no llegará a realizarse bien
ningún proyecto.
Hay que ser realistas y claros con respecto a las posibilidades de lo que es posible
alcanzar. Por ejemplo: una persona cualquiera, sin preparación alguna intelectual ni
cultural, quiere construir un edificio, un puente por sólo el hecho de tener confianza en
sí misma y creerlo así; pero eso no será posible por faltarle la capacidad necesaria.
Igualmente sucedería si cualquiera, por propia confianza, quisiera ser presidente o
papa. Por supuesto, eso no se le dará por no tener los merecimientos para ello, las
cualidades y virtudes requeridas en tan altas responsabilidades.
DECRETO: Yo Soy el Logro Victorioso que supera toda dificultad y me hace
merecer esto que deseo. No conozco la derrota. La victoria es la meta que define mi
vida. Yo Soy el amor iluminador que todo lo vence y lo consigue.
Yo Soy la fuerza y el coraje del Amado Víctor en la realización de lo deseado, que
es lo siguiente... La confianza me acompaña y me fortalece, me envuelve en su radiante
energía. Yo Soy el triunfo seguro y definitivo. Doy las gracias.
INDICE

Prólogo............................................................................................................5
Capítulo I. La salvación del planeta.................................................................7
Capítulo II. El despertar interno.....................................................................9
Capítulo III. Se precisa un cambio..................................................................13
Capítulo IV. La Divina Voz............................................................................17
Capítulo V. Un estado de alerta......................................................................19
Capítulo VI. Amor simplemente.....................................................................21
Capítulo VII. Buscar........................................................................................23
Capítulo VIII. Silencio.....................................................................................29
Capítulo IX. No recordar el pasado................................................................33
Capítulo X. Reunir..........................................................................................37
Capítulo XI. Servir...........................................................................................41
Capítulo XII. Altares.......................................................................................45
Capítulo XIII. Respetar...................................................................................49
Capítulo XIV. Pudor espiritual........................................................................53
Capítulo XV. Objetividad................................................................................55
Capítulo XVI. Alimento...................................................................................59
Capítulo XVII. Positivismo...............................................................................63
Capítulo XVIII. Voluntad.................................................................................67
Capítulo XIX. Sobriedad...................................................................................71
Capítulo XX. Poder vibratorio..........................................................................77
Capítulo XXI. Comprensión.............................................................................83
Capítulo XXII. Autocontrol y voluntad............................................................87
Capítulo XXIII. Mando......................................................................................91
Capítulo XXIV. Alegría.....................................................................................95
Capítulo XXV. Felicidad....................................................................................99
Capítulo XXVI. Gratitud..................................................................................103
Capítulo XXVII. Buscar la Luz.........................................................................107
Capítulo XXVIII. Sinceridad.............................................................................113
Capítulo XXIX. El camino................................................................................119
Capítulo XXX. Saber diferenciar.......................................................................125
Capítulo XXXI. Lágrimas.............................................................................129
Capítulo XXXII. Sabiduría interna...............................................................133
Capítulo XXXIII. Pensar luz........................................................................137
Capítulo XXXIV. Desequilibrios.................................................................141
Capítulo XXXV. Dios es amor....................................................................147
Capítulo XXXVI. Ley de Generación.........................................................153
Capítulo XXXVII. Fe en positivo...............................................................157
Capítulo XXXVIII. Ley de Polaridad.........................................................163
Capítulo XXXIX. Ley de Afinidad.............................................................169
Capítulo XL. Contactar..............................................................................173
Capítulo XLI. Oración del perdón.............................................................175
Capítulo XLII. La autoestima.....................................................................177
Capítulo XLIII. La confianza.....................................................................183
OBRAS ESCRITAS
POR LA AUTORA ARACELI EGEA

1 _ Primer Nivel. Enseñanza Ray Sol


2 _ Segundo Nivel. Enseñanza Ray Sol
3 _ Proverbios y Refranes
4 _ Yo Soy la Rosa
5 _ Semillas de Luz
6 y 7 _ Luz de los Maestros (Tomos I y II)
8 _ Velo de Maya
9 _ El Amor y los Rayos Gemelos
10 y 11 _ Glosario (Tomos I y II)
12 _ El Espíritu de Navidad
13 _ Los Angeles existen
14 _ Angeles sin Alas
15 _¡Vamos a Cantar!
16 _ Interrogantes
17 _ Pasar de Plano
18 _ Impersonalidad
19 _ El Rescate
20 y 21 _ Mundos Superados (Tomos I y II)
22 _ La Novena Luz
23 _ Capadocia
24 _ Grandes Enigmas
25 _ Preguntas y Respuestas
26 _ Sistema Práctico
Relajación, Meditación, Respiración y Contemplación
27 _ La Vida de Buda
28 _ Recuerdos del Pasado
29 _ El Misterio de la Atlántida

SUGERENCIA
Para quienes comienzan en esta enseñanza, están, especialmente,
los 15 primeros libros.
Los restantes, del 16 al 29, contienen conocimientos avanzados.