Vous êtes sur la page 1sur 2

HISTORIA DE LA TEORIA JURIDICA DEL DELITO.

Aquí comienza el estudio de la parte general del derecho penal en estricto


sentido la teoría jurídica de delito ha dado vida a entusiastas estos se presentan
como un ejemplo más acabado de la técnica que el pensamiento penal produce;
los partidarios está plagada de abusos de la lógica formal llena de distinciones
que empeñan la clara visión del derecho.

JORGE ALBERTO MANCILLA OVANDO dice: “consideramos que la teoría


dogmática del delito no tiene ninguna utilidad didáctica pues origina absurdos
que confunden a los estudios del derecho”

Desde sus orígenes a finales del siglo XIX en Alemania, la teoría del delito pasa
por diversas fases que tiene relevancia en la doctrina penal en lengua española.

La teoría del delito se ocupa de las características generales del delito y los
criterios de imputación necesarios y para que una figura delictiva describa en la
parte especial puede imputarse a un sujeto es decir desarrollar y sistematizar las
reglas de interpretación a imputación.

El derecho penal constituye un aspecto de la vida cultural de la sociedad; el


sector de mayor relieve técnico y dogmático es el destinado a la teoría jurídica
del delito sin embargo la idea que se tiene que el derecho penal responde a una
concepción platónica y por tanto coloca fuera del tiempo y del espacio no
obstante el derecho penal constituye uno de los aspectos de la vida cultural.

El significado de la teoría del delito implica reflexionar con carácter previo acerca
del contenido de la actividad científica cuyo objeto de conocimiento es el derecho
penal; que es lo que quiere conocer el derecho penal ninguna de estas dos no
tiene la misma respuesta.

El objeto de la actividad en relación con el mismo quiere desarrollarse


determinara necesariamente del método que se vaya a utilizar. La exposición de
las líneas generales del conocimiento científico del derecho penal precedida de
su evolución histórica hasta la actualidad, existe una línea de pensamiento penal
no sigue y la mayor parte de las veces es utilizado el rechazo de conclusiones a
las que llega el movimiento precedente como punto de partida para la
elaboración de las nuevas construcciones.
La obra de BECCARIA refleja las exigencias jurídico-penal de su tiempo la
plasmación de la líneas generales se produce a lo de todo el siglo XIX en la
legislación penal de corte liberal de la mano de los penalistas que más tarde
quedaron integrados bajo la denominación de esta escuela clásica.

Varios modelos propuestos para la definición del concepto jurídico penal del
delito se menciona los siguientes relevantes: