Vous êtes sur la page 1sur 2

DUEÑOS DE LAS PRINCIPALES CALIFICADORAS DE RIESGO

Moody’s
Moody´s Corporation (MCO) cotiza en la bolsa de Nueva York y sus diez primeros
accionistas concentran el 53,5% del capital. Destacan especialmente dos de ellos:
Berkshire Hathaway y The Capital Group. El primero de ellos es el conglomerado
financiero que lidera el conocido gurú y financiero Warren Buffet.
Llegó a tener hasta un 20% del capital, pero ahora está en retirada con una participación a
la fecha del 12,47%. Parece ser que el llamado por sus admiradores “oráculo de Omaha”
se sintió muy incómodo (por las repercusiones en sus otras actividades) al haber sido
citado por el Congreso de Estados Unidos. Se le convocó para testificar sobre los fallos de
las agencias de calificación en la evaluación de riesgos antes del estallido de la crisis
subprime en agosto de 2007. The Capital Group, directamente o a través de varios de sus
fondos, es actualmente el mayor accionista de Moody’s.
No en vano posee el 16,4% de las acciones, aunque puede concentrar más derechos de
voto si agrupa otras participaciones de varios de los fondos que promueve, entre ellos los
de American Fund. Fue fundada en 1931, tiene su sede en Los Ángeles y declara
gestionar en torno a un billón de dólares.
Otros miembros de la industria financiera con participaciones relevantes en el capital de
Moody’s son: T Rowe Price (5,95%) fundada en 1937, con sede en Baltimore y con activos
en gestión por 510.000 millones de dólares; Value Act (3,63%) fundada en 2000, con sede
en San Francisco y Boston y con una cartera de 5.000 millones de dólares; Vanguard
Group (3,36%) fundada en 1975, con sede en Valley Forge y 1,6 billones de dólares en
cartera; State Street (3,36%), un hólding de servicios financieros con sede en Boston que
tiene su origen en uno de los bancos más veteranos de EEUU y que declara gestionar (2,1
billones) de dólares; BlakcRock (3,28%) con sede en Nueva York, fundado en 1988 y
considerado uno de los mayores (si no el mayor) gestor de activos del mundo con una
cartera de 3,65 billones de dólares; Neuberger Berman (2,86%) fundado en 1939, con
sede en Nueva York y cerca de 200.000 millones de dólares en gestión; Invesco (2,55%)
fundado en 1997, con sede en Atlanta y con una cartera de 617.000 millones de dólares.
Standard & Poor’s
A diferencia de Moody’s Standard & Poor’s (S&P) no cotiza. Sí lo hace, en la bolsa de
Nueva York, su propietario el grupo editorial McGraw Hill. Es ahí donde se encuentran
algunas coincidencias con su máximo competidor. De hecho tienen varios accionistas
comunes. Estos son: The Capital Group (12,31%); State Street (4,34%); Vanguard Group
(3,84%); BlackRock (3,84%) y T Rowe Price (3,32%).
Otros miembros de la industria financiera que se encuentran entre los diez primeros
accionistas de McGraw Hill son: OppenheimerFunds (3,38%) fundada en 1960, con sede
en Nueva York y que pertenece al grupo asegurador MassMutual Finantial; Dodge Cox
(2,35%) fundada en 1930, con sede en San Francisco; Fiduciary Management (2,05%)
fundada en 1980, con sede en Milwaukee y 12.300 millones de dólares en gestión;
Independent Franchise Partners (1,37%) fundada en 1996, con sede en Londres y con una
cartera de 5.100 millones de dólares. La lista de los diez principales accionistas de
McGraw Hill que concentra el 39,49% del capital la cierra el fondo de pensiones de los
maestros de Ontario (Canadá) con una participación del 1,94%.
Fitch
La tercera gran agencia de ráting global, aunque a gran distancia de sus dos principales
competidores es Fitch. Se trata de una compañía con doble sede (en Nueva York y en
Londres) que reclama tener un carácter europeo. Su capital se lo reparten la francesa
Fimalac (60%) y The Hearst Corporation.
La primera la fundó en 1991 el francés Marc Ladreit de Laccharière, uno de los
empresarios franceses más discretos e influyentes. Cotiza en la bolsa de París y su
fundador posee cerca de un 80% del capital. Fimalac, que entre otras inversiones es
propietario del grupo Sofres, inició su andadura en el mundo de las calificaciones en 1993.
Lo hizo al adquirir una pequeña casa de ráting londinense llamada IBCA. En 1996 compró
otra agencia de calificaciones especializada en el mundo del seguro llamada Quest, que
integró en IBCA. Finalmente en 1997 pasó a controlar la norteamericana Fitch´s Investor
Services, que absorbió IBCA. En esta aventura le acompañó el grupo editorial Hearst, cuyo
capital controla en su totalidad los descendientes de William Randolf Hearst.