Vous êtes sur la page 1sur 3

Max Weber (1864-1920) fue el iniciador del estudio sistemático sobre la burocracia.

Sus
observaciones del desarrollo de la burocracia y la formación de las condiciones que contribuyeron
al mismo, como la economía monetaria, la aparición del sistema capitalista, la revolución industrial,
y la ética protestante, son referencias del tema. Con su teoría de la dominación trata de establecer
las condiciones en las que la persona que detenta el poder justifica su legitimidad y las formas en
que los sujetos sobre los que se ejerce el poder se someten a él. No es suficiente con la legitimación
del poder, es preciso un cierto grado de organización administrativa que permita el ejercicio del
poder.

Tipos de sociedad

Weber distingue tres tipos de sociedad:

a. Sociedad tradicional: en donde predominan características patriarcales y patrimonialistas, como


la familia, el clan, la sociedad medieval, etcétera.

b. Sociedad carismática: en donde predominan características místicas, arbitrarias y de


personalidad, como en los grupos revolucionarios, en los partidos políticos, en las naciones en
revolución, etcétera.

c. Sociedad legal, racional o burocrática: en donde predominan normas impersonales y racionalidad


en la selección de los medios y de los fines, como en las grandes empresas, en los estados modernos,
en los ejércitos, etcétera.

Tipos de autoridad

Para Weber, a cada tipo de sociedad corresponde uno de autoridad. "Autoridad significa la
probabilidad de que un comando u orden específica sea obedecido. "La autoridad representa el
poder institucionalizado y oficializado. Poder implica potencial para ejercer influencia sobre las otras
personas. Poder significa, para Weber, la probabilidad de imponer la propia voluntad dentro de una
relación social, incluso contra cualquier forma deresisíencia y cualquiera que sea el fundamento de
esa probabilidad.6 El poder, por lo tanto, es la posibilidad de imposición de arbitrio por parte de una
persona sobre la conducta de las otras. La autoridad proporciona el poder: tener autoridad es tener
poder. La reciprocidad no siempre es verdadera, pues tener poder no siempre significa tener
autoridad. La autoridad (y el poder que de ella se origina) depende de la legitimidad, que es la
capacidad de justificar su ejercicio.

La legitimidad es el motivo que explica por qué un determinado número de personas obedece las
órdenes de alguien, confiriéndole poder. Esa aceptación, esa justificación del poder se llama
legitimación. La autoridad es legítima cuando es aceptada. Si la autoridad proporciona poder, el
poder conduce a la dominación. Dominación significa que la voluntad manifiesta (orden) del
dominador influencia la conducta de los otros (dominados) de tal forma que el contenido de la
orden, por sí misma, se transforma en norma de conducta (obediencia) para los subordinados. La
dominación es una relación de poder en la cual el gobernante (o dominador), o la persona que
impone su arbitrio sobre las demás, cree tener el derecho de ejercer el poder, y los gobernados
(dominados) consideran su obligación obedecer las órdenes. Las creencias que legitiman el ejercicio
del poder existen tanto en la mente del líder como en la de los subordinados y determinan la relativa
estabilidad de la dominación. Weber establece una tipología de autoridad, basándose no en los tipos
de poder utilizados, sino en las fuentes y tipos de legitimidad aplicados. La dominación requiere de
un aparato administrativo, es decir, cuando se ejerce principalmente sobre una gran cantidad de
personas y un vasto territorio, necesita personal administrativo para ejecutar las órdenes y servir
como punto de conexión entre el gobierno y los gobernados. Para Mouzelis, la legitimación y el
aparato administrativo constituyen los dos criterios principales de la tipología weberiana que
discutiremos. Weber presenta tres tipos de autoridad legítima, a saber autoridad tradicional,
carismática y racional, legal o burocrática.

a. Autoridad tradicional

Cuando los subordinados aceptan las órdenes de los superiores como justificadas porque esa
siempre fue la forma en que se hicieron las cosas. EL dominio patriarcal del padre de familia, del jefe
del clan y el despotismo real representan únicamente el tipo más puro de autoridad tradicional. El
poder tradicional no es racional, puede transmitirse por herencia y es extremadamente
conservador. Todos los cambios sociales implican un rompimiento más o menos violento de las
tradiciones. También ocurre en ciertos tipos de empresas familiares más cerradas.

La legitimación del poder en la dominación tradicional proviene de la creencia en el pasado eterno,


en la justicia y en la forma tradicional de actuar. El líder tradicional es el señor que comanda en
virtud de su estatus de heredero o sucesor. Sus órdenes son personales y arbitrarias, sus límites son
fijados por las costumbres y hábitos, y sus súbditos lo obedecen por respeto a su estatus tradicional.

La dominación tradicional (típica de la sociedad patriarcal) cuando involucra una gran cantidad de
personas y un vasto territorio, puede asumir dos formas de aparato administrativo para garantizar
su supervivencia:

1. Forma patrimonial, en la cual los empleados que reservan la dominación tradicional son los
servidores personales del señor (parientes, favoritos, empleados, etcétera), y por lo general son
dependientes de él económicamente.

2. Forma feudal, en la cual el aparato administrativo presenta mayor grado de autonomía en


relación con el señor. Los empleados (vasallos o señores feudales) son aliados del señor y le hacen
un juramento de fidelidad. En virtud de ese contrato, los vasallos ejercen una jurisdicción
independiente, disponen de sus propios dominios administrativos y no dependen del señor en lo
que se refiere a la remuneración y subsistencia.

b. Autoridad carismática

Cuando los subordinados aceptan las órdenes del superior como justificadas, por causa de la
influencia de la personalidad y del liderazgo del superior con el cual se identifican. Carisma es un
término utilizado anteriormente con un sentido religioso, y que significa el don gratuito de Dios,
estado de gracia, etcétera. Weber y otros usaron el término en el sentido de calidad extraordinaria
e indefinible de una persona. Se aplica a líderes políticos como Hitler, Kennedy y otros; capitanes de
industria corno Matarazzo (gran empresario brasileño), Ford, etcétera. El poder carismático es un
poder sin base racional, es inestable y adquiere fácilmente características revolucionarias. No puede
delegarse ni recibirse en herencia, como el tradicional. La legitimación de la autoridad carismática
proviene de las características personales carismáticas del líder de la devoción y arrebatamiento
que impone a sus seguidores.
El aparato administrativo en la dominación carismática involucra una gran cantidad de seguidores,
discípulos y subordinados leales y devotos, para desempeñar el papel de intermediarios entre el
líder carismático y la masa. El personal administrativo se escoge y selecciona según la confianza que
el líder deposita en sus subordinados. La selección no se basa en la calificación personal, ni siquiera
en la capacidad técnica, sino en la devoción y confiabilidad en el subordinado.

Si el subordinado deja de merecer la confianza, se substituye por otro subordinado más confiable;
de ahí la inconstancia e inestabilidad del aparato administrativo en la dominación carismática.

c. Autoridad legal, racional o burocrática, Cuando los subordinados aceptan las órdenes de Ios
superiores como justificadas, porque están de acuerdo: con ciertos preceptos o normas que
consideran legítimos y de los cuales se deriva el comando. Es el tipo de autoridad técnica,
meritocracia y administrada. Se basa en la promulgación. La idea básica se fundamenta: en el hecho
de que las leyes pueden promulgarse y reglamentarse a través de procedimientos formales y
correctos.

El conjunto gobernante es electo y ejerce el comando de autoridad sobre sus comandados,


siguiendo ciertas normas y leyes. La obediencia no se debe a alguna persona, sino a un conjunto de
regías y reglamentos legales previamente establecidos. La legitimidad del poder racional y legal se
basa en normas legales definidas racionalmente.

En la dominación legal, la creencia en la justicia de la ley es el sustento de la legitimación. El pueblo


obedece las leyes porque cree que se decreta por un procedimiento elegido por los gobernados y
por los gobernantes.

El aparato administrativo en la dominación legal es la burocracia. Tiene su fundamento en las leyes


y en el orden legal. La posición de los empleados (burócratas) y sus relaciones con el gobernante,
los gobernadores y los colegas burócratas se definen por reglas impersonales y escritas, que
delinean de forma racional la jerarquía del aparato administrativo, derechos y deberes inherentes
a cada posición, métodos de reclutamiento y selección, etcétera. La burocracia es la organización
típica de la sociedad moderna democrática y de las