Vous êtes sur la page 1sur 3

Psicología y Ruralidad

Todo lo relacionado con el campo en la actualidad le damos el concepto de atraso, pues

muchas personas creen que la vida en las zonas rurales siempre representa decadencia, como

consecuencia de dicha percepción los esfuerzos políticos, económicos, sociales,

investigativos y académicos se han focalizado casi que de manera exclusiva en el

favorecimiento del “desarrollo” y la calidad de vida de quienes habitan en los contextos

urbanos.

Pero todo esto es un gran error porque en el campo es donde se desarrolla la mayor parte de

la economía de un país, pues de allí es de donde surge la agricultura que es el sector que más

empleo produce en el mundo.

Año tras año miles de personas abandonan el campo, sus modos de vida, sus costumbres,

tradiciones y sus mismos sueños por ir a la ciudad a buscar un mejor futuro y bienestar, pues

esto es lo que ellos expresan, mientras el contexto rural, el cuidado de los recursos naturales

y la agricultura a pequeña escala decrecen y cada vez reciben menor atención de la

humanidad.

La pobreza rural nacional se correlaciona con la falta de oportunidades socio económicas del

campo, situación que explica parte de la razón de por qué ha sido el campo el principal

escenario de gestación y proliferación del conflicto armado interno vivido en el país.

Si la Psicología es en esencia una “ciencia” social, encargada de estudiar y comprender el

comportamiento humano, tanto individual como colectivo, ¿por qué no ha priorizado el


estudio de lo rural? Al respecto Landini (2015) plantea que la exclusión de lo rural como un

aspecto determinante para la disciplina psicológica podría remontarse al origen de su

perspectiva positivista experimental, desde donde se suponía la necesaria consolidación de

un saber universal que derivaría de la psicología como ciencia natural, en donde la

consideración de diversos escenarios de actuación humana, entre ellos lo rural como variable

de estudio implicaría la negación del carácter universal de su saber; “Percibir como extraño

hablar de psicología rural pone en evidencia la persistencia de esta matriz epistemológica en

nuestra concepción de psicología” (Landini, 2015. Pp. 26).

Los retos que asume la Psicología de cara al fortalecimiento de la vida rural, nos involucran

a todos los profesionales de ésta área, en especial a aquellos encargados de establecer los

criterios de nuestra formación disciplinar. Además de la comprensión de los marcos

epistemológicos, paradigmáticos, éticos y metodológicos debemos imaginar cuáles deben ser

los núcleos problémicos sobre los cuales debe reflexionar la Psicología en Colombia, no es

posible que muchos de nuestros profesionales sigan ignorando el análisis e intervención de

nuestras mayores dificultades sociales. Colombia requiere del compromiso de todos sus

ciudadanos para avanzar en la construcción social de la paz y la Psicología asume al respecto,

una gran responsabilidad, en donde el fortalecimiento del mundo rural debe ser una de

nuestras grandes prioridades.

Recuperado de: http://www.colpsic.org.co/sala-de-prensa/noticias/psicologia-y-

ruralidad/1304/1

Luisa Fernanda Mejia Gomez, 24 de mayo de 2017, Colegio Colombiano de Psicólogos,

noticias y comunicados, Psicología y ruralidad.