Vous êtes sur la page 1sur 25

DERECHO PENITENCIARIO Y POLITICA CRIMINAL BENEFICIOS PENITENCIARIOS

UNIVERSIDAD TÉCNOLOGICA DE LOS ANDES


FACULTAD DE CIENCIAS JURIDICAS, CONTABLES Y
SOCIALES
CARRERA PROFESIONAL DE DERECHO

DERECHO PENITENCIARIO
Y POLITICA CRIMINAL

BENEFICIOS PENITENCIARIOS

Docente:

Dr. JESUS HANCCO HALIRE

Realizado por:

 Marilyn Huisa Chura


 Maritza Huanca Pauccar
 Leidy T. Guillen Sañac
 Luis Andrés Baca Mujica
 Rodrigo N. Zubileta Castro
 Edgar I. Farfán Meza

CUSCO - 2017
DERECHO PENITENCIARIO Y POLITICA CRIMINAL BENEFICIOS PENITENCIARIOS

INTRODUCCION

En el último reporte del Instituto Nacional Penitenciario—INPE que data de octubre de 2016

se establece que en el Perú existen 81,274 personas privadas de libertad, lo que demuestra que

el Poder Legislativo se dedicó a elaborar y aprobar innumerables leyes que modificaron o

incorporaron artículos cuya única finalidad fue el “cierre sistemático” de oportunidades para

lograr una salida anticipada al cumplimiento de la condena por parte de las personas que se

encontraban privadas de libertad en los establecimientos penitenciarios a nivel nacional.

El único resultado sustancial que se obtuvo a consecuencia de esta errónea y mala praxis, fue

el excesivo incremento de la población penitenciaria. Es decir, si la capacidad de albergue de

los establecimientos penitenciarios a nivel nacional es de 35,126 personas, estamos hablando

que hay 46,148 personas que no tienen cupo en los penales, lo que representa una

sobrepoblación del 131% del total de su capacidad.

Frente a esta cifra alarmante, cuya tendencia era crecer, fue necesario adoptar políticas

públicas de origen penitenciario que orienten hacia el deshacinamiento responsable de las

cárceles en el Perú. Estas son, aplicación racional de las prisiones preventivas, uso de la

conversión de pena privativa de libertad, implementación de los grilletes electrónicos,

concesión de gracias presidenciales, reformulación para la concesión de beneficios

penitenciarios, entre otros. Como respuesta a lo señalado en los párrafos precedentes, el

gobierno de turno ha entendido que no se puede seguir dando la espalda al sistema

penitenciario.
DERECHO PENITENCIARIO Y POLITICA CRIMINAL BENEFICIOS PENITENCIARIOS

Y, es así que dentro del paquete de decretos legislativos publicado en diciembre de 2016, hay

uno que en particular abordaremos para señalar nuestras apreciaciones: el Decreto Legislativo

1296 “Decreto Legislativo que modifica el Código de Ejecución Penal en materia de

beneficios penitenciarios de redención de la pena por el trabajo o la educación, de semi-

libertad y de liberación condicional”


DERECHO PENITENCIARIO Y POLITICA CRIMINAL BENEFICIOS PENITENCIARIOS

BENEFICIOS PENITENCIARIOS

Orígenes de los Beneficios Penitenciarios en el Perú

Con anterioridad no se contaba con un código de ejecución penal; lo relativo al tratamiento

penitenciario se encontraba en el decreto supremo N° 97 del 17-08-1937, que aprobaba el

reglamento de la penitenciaria central de Lima, que establecía el trato humanitario y cinético

para los reclusos. Esta normatividad también reconocía y acogía el régimen progresivo. Recién

en el año 1969 con el D.L. N° 17581, introduce nuevos mecanismos de pre-libertad como la

semilibertad, permiso especial de salida y la redención de penas por el trabajo como elemento

coadyuvante al tratamiento. Este dispositivo recoge, al mismo tiempo, las recomendaciones de

Naciones Unidas sobre prevención y tratamiento del delincuente. La resolución directoral

0445-71-INEP del 05-11-71 establece la concesión de mecanismos de pre-libertad a

sentenciados, promovidos previamente al periodo de prueba, fase en la que podían acogerse a

traslados, permisos especiales de salida, redención de pena por el trabajo, semilibertad y

liberación condicional. El 06 de marzo de 1985 con la dación del código de ejecución penal

promulgado mediante D.L. N° 330 se les otorga la denominación de beneficios penitenciarios

agrupándolos en un solo capítulo, que incluía a los beneficios de permiso de salida, visita

íntima, redención de la pena por trabajo y estudio, la semilibertad y la liberación condicional.

Posteriormente el 31 de Julio de 1991 mediante Decreto Legislativo N° 654 se promulga el

nuevo código de ejecución penal que sigue la misma clasificación en cuanto a beneficios

penitenciarios, agregando otros.

Los orígenes y/o antecedentes de los beneficios penitenciarios en nuestro Ordenamiento

Jurídico, los encontramos en las siguientes normas:


DERECHO PENITENCIARIO Y POLITICA CRIMINAL BENEFICIOS PENITENCIARIOS

A) Decreto Ley No. 17581 del 15 de Abril de 1969.

Si bien, en el Decreto Ley antes indicado, no se le conoció con la denominación de

beneficios penitenciarios, el nombre que se utilizó es el de: "Unidad de Normas para la

Ejecución de Sentencias Condenatorias". Este Decreto Ley, expedido en la época

republicana, otorgó los siguientes incentivos: Redención de pena por el trabajo, la

liberación condicional y el trabajo fuera del Establecimiento Penitenciario durante el

día, en tanto el interno retornaba en la noche y pernoctaba en las instalaciones, lo que

hoy es conocido en el derecho de ejecución de la pena, como el beneficio penitenciario

de Semilibertad.

Sin embargo; cabe resaltar que no se utilizó el término de beneficios penitenciarios. El

Decreto Ley en referencia fue derogado.

B) Resolución Ministerial Nº. 334 - 81 JUS del 19 de Marzo de 1982.

La presente norma, utilizó por primera vez el nombre de "Beneficios Penitenciarios" o

"Guía Penitenciaria de Beneficios Reconocidos" pero considerando, sólo al beneficio

penitenciario de la redención de pena, mientras que los permisos de salida, la

semilibertad, y la libertad condicional fueron regulados en otro apartado. La

Resolución Ministerial en referencia fue derogada.

C) Código de Ejecución Penal Peruano de 1985. Decreto Legislativo Nº. 330.

Promulgado en el Diario Oficial "El Peruano" el 7 de Marzo de 1985. Los beneficios

Penitenciarios se encuentran regulados en Título II, correspondiente al Régimen

Penitenciario. Capítulo IV, Artículos del 42°. al Artículo 59°. A lo mencionado


DERECHO PENITENCIARIO Y POLITICA CRIMINAL BENEFICIOS PENITENCIARIOS

anteriormente, la presente norma extendió los beneficios penitenciarios a la Visita

Íntima y el Sistema de Recompensas. Asimismo; el Código de Ejecución, utilizó por

primera vez, el término de beneficios penitenciarios.

D) Código de Ejecución Penal - Decreto Legislativo Nº .654.

Promulgado en el Diario Oficial "El Peruano" el 31 de Julio de 1991. Se encuentra

regulado en el Capítulo Cuarto del Título II. Considera como beneficios penitenciarios

los siguientes: Permiso de Salida, Redención de Pena por el Trabajo y la Educación,

Semilibertad, Liberación Condicional, la Visita Íntima y otros beneficios.

E) Código de Ejecución Penal - Decreto Legislativo Nº .1296.

Promulgado en el Diario Oficial "El Peruano" el 29 de Diciembre del 2016, Decreto

que modifica el Código de Ejecución Penal en materia de beneficios penitenciarios de

redención de la pena por el trabajo o la educación, semilibertad y liberación

condicional.

En la presente norma, vigente en nuestro ordenamiento jurídico, los beneficios penitenciarios

de Semilibertad y Liberación Condicional son otorgados por el órgano jurisdiccional y en el

caso de los beneficios penitenciarios del permiso de salida, la visita íntima y la redención de

trabajo y educación, son concedidos por el Instituto Nacional Penitenciario, previa evaluación

del Órgano Técnico de Tratamiento, en base a los informes de las Áreas Legal, Social y

Psicológica, y del Consejo Técnico Penitenciario del Establecimiento penal donde el interno

se encuentra cumpliendo condena.


DERECHO PENITENCIARIO Y POLITICA CRIMINAL BENEFICIOS PENITENCIARIOS

BENEFICIOS PENITENCIARIOS

DEFINICIÓN

Los beneficios penitenciarios son estímulos e incentivos del régimen penitenciario que

promueven la participación de las personas privadas de libertad en el tratamiento penitenciario

durante su reclusión, garantizando de este modo el cumplimiento de lo dispuesto en el inciso

22º del artículo 139º de nuestra Carta Magna, así como también los fines de la pena

contemplado en el artículo IX del Título Preliminar del Código Penal.

De igual forma, el Tribunal Constitucional en reiterada jurisprudencia, se ha pronunciado

sobre la naturaleza de los beneficios penitenciarios, dejando en claro que si bien no son

considerados derechos fundamentales, estos son garantías previstas por el Derecho de

Ejecución Penal, por lo tanto, su no concesión debe obedecer a motivos objetivos y

razonables.

“los beneficios penitenciarios no son derechos fundamentales, sino garantías previstas por el

Derecho de Ejecución Penal, cuyo fin es concretizar el principio constitucional de

resocialización y reeducación del interno. En efecto, a diferencia de los derechos

fundamentales, las garantías no engendran derechos subjetivos, de ahí que puedan ser

limitadas. Las garantías persiguen el aseguramiento de determinadas instituciones jurídicas y

no engendran derechos fundamentales a favor de las personas. Por otro lado, no cabe duda de

que aún cuando los beneficios penitenciarios no constituyen derechos, su denegación,

revocación o restricción de acceso a los mismos, debe obedecer a motivos objetivos y

razonables”. (Fundamento jurídico 3 de la sentencia 0842-2003-HC/TC).


DERECHO PENITENCIARIO Y POLITICA CRIMINAL BENEFICIOS PENITENCIARIOS

NATURALEZA JURÍDICA DE LOS BENEFICIOS PENITENCIARIOS

Al respecto se presentan dos posturas: beneficios penitenciarios como derechos; o concebidos

como incentivos, ofertas o premios. Ambas posturas tienen consecuencias prácticas distintas,

ya que -respecto de la primera- el interno que cuente con un dictamen favorable sobre su

proceso resocializador y cumpliendo los requisitos formales podría exigir la concesión de

determinado beneficio; en cambio, si solo se tratase de un incentivo, la potestad discrecional

del juez determinaría finalmente la concesión del beneficio penitenciario.

BENEFICIOS PENITENCIARIOS COMO INCENTIVOS O PREMIOS.

Según lo expuesto, nuestros legisladores se inclinan en concebir a los beneficios penitenciarios

como estímulos que forman parte del tratamiento penitenciario como sistema progresivo,

según el artículo 165 del Reglamento del Código de Ejecución Penal. En el artículo citado se

señala que los beneficios son incentivos, premios u ofertas, por tanto, los reos no pueden

exigir que el órgano jurisdiccional les conceda tales beneficios.

Además y de acuerdo a la regulación existente en el Código de Ejecución Penal artículo 50,

en el artículo 165 del Reglamento de dicho Código, en la nota de prensa Nº 0111-2004-

RRPP/TC del Tribunal Constitucional, el precedente vinculante dictado por el Acuerdo

Plenario 9/97 y según el Instituto Nacional Penitenciario , los beneficios penitenciarios

constituyen estímulos que están sujetos a ciertas condiciones: las de carácter meramente

formal, y a la evaluación judicial que observará que el interno cumplió con rehabilitarse y

puede ser reintegrado a la sociedad, puesto que ya no significa un peligro para ella. Los
DERECHO PENITENCIARIO Y POLITICA CRIMINAL BENEFICIOS PENITENCIARIOS

mencionados requisitos formales están dispuestos en razón del tipo de beneficio penitenciario

que se pretende obtener.

Según la presente postura, no se debería formular cuestionamiento alguno respecto de la

evaluación que realiza el respectivo órgano jurisdiccional. Esto, en la medida de que al aceptar

que los beneficios penitenciarios son estímulos al tratamiento progresivo y se otorgan en

recompensa a la respuesta favorable del interno hacia dicho tratamiento penitenciario, el juez

podría evaluar conceder o no dichos beneficios sin ningún tipo de límite, ni restricción. Pero

esta postura resulta ser incorrecta, debido a las siguientes razones:

¿Por qué no se puede considerar a los Beneficios como Simples Estímulos?

 Porque, debe existir congruencia entre lo previsto en el artículo IX del Título

Preliminar del Código Penal y la concesión de los beneficios penitenciarios, es decir en

la etapa de ejecución penal la pena debe obedecer a criterios de Prevención Especial,

es decir al Principio Constitucional de Resocialización, el mismo que implica como ya

ha sido desarrollado: la reeducación, la rehabilitación y la reinserción del interno a la

sociedad. En este sentido, la pena no busca inocuizar a la persona que delinquió; sino,

todo lo contrario, reformarla y reintegrarla a la sociedad.

 Porque, nuestra legislación muestra que los beneficios penitenciarios son estímulos al

sistema progresista del tratamiento penitenciario, dicha aseveración resulta ser

totalmente contradictoria porque la mencionada característica del tratamiento

penitenciario significa esperar un sistema de cambios en función de condiciones cada

vez más favorables para los reclusos; ¿pero cómo lograrlo con un sistema tan rígido?,
DERECHO PENITENCIARIO Y POLITICA CRIMINAL BENEFICIOS PENITENCIARIOS

con un sistema que no acepta como derecho el que los reos cumpliendo requisitos

formales puedan reducir su tiempo de pena privativa de libertad.

 Porque, de acuerdo al Principio Resocializador de la pena, el mismo que ha sido

reconocido constitucionalmente en nuestro país la pena busca mediante el progresivo

tratamiento penitenciario, reeducar, rehabilitar y reintegrar al delincuente a la sociedad.

Este mandato resocializador es un mandato constitucional, por tanto, no deberían ser

considerados los beneficios como estímulos, porque no habría una garantía real, del

tratamiento resocializador.

BENEFICIOS PENITENCIARIOS COMO DERECHOS

La importancia de esta definición es clara, puesto que, considerar a los beneficios

penitenciarios como derechos implica habilitar una situación de ventaja activa para los reos, en

la medida que estaría en su ámbito personal decidir solicitar o no dichos beneficios. Pedido

que el órgano jurisdiccional correspondiente, en nuestro caso el Juez Penal, debería resolver

favorablemente y en concordancia con el tantas veces enunciado Principio de Resocialización

declarar fundada dicha pretensión. Así pues, en el intento de adaptar esta postura a nuestra

realidad normativa artículo 55º del Código de Ejecución Penal establece que la concesión del

beneficio se dará en los casos que exista certeza que el delincuente no cometerá nuevo delito.

Luego, según la normatividad presente, para poder conceder el respectivo beneficio

penitenciario, el juez debe evaluar si el interno solicitante ha dejado de ser peligroso y, por lo

tanto, el tratamiento resocializador se ha realizado con éxito en él. Y solo en el caso de que su

opinión sea favorable, se declara fundado su pedido. Pero, como es sabido, en nuestro
DERECHO PENITENCIARIO Y POLITICA CRIMINAL BENEFICIOS PENITENCIARIOS

ordenamiento jurídico la única manera de restringir derechos es mediante una Ley, el derecho

fundamental a la libertad solo puede ser restringido mediante una ley; por tanto es

inconstitucional, vulnerando también el mandato constitucional resocializador, que el Juez

según criterio propio decida conceder o no el enunciado beneficio penitenciario.

Además, la mencionada evaluación judicial, tal y como es planteada en la actualidad, no

requiere necesariamente estar motivada en los dictámenes del personal de la administración

penitenciaria, los mismos que evalúan continuamente a los internos durante el tratamiento

penitenciario; sino se da por convicción del respectivo órgano jurisdiccional conocedor del

caso en concreto; es decir, si el juez tiene certeza de que el delincuente ha sido resocializado o

no. Lo cual debe ser rechazado en su totalidad puesto que la concesión de dichos beneficios no

deben estar sujetos a su “prudente albedrío”, el mismo que determinaría decisivamente su

concesión.

CLASES DE BENEFICIOS PENITENCIARIOS

A modo de ilustración, y para efectos de mayor entendimiento del presente trabajo,

explicaremos las clases de beneficios penitenciarios que existen en el sistema penitenciario

peruano, así como también los regímenes penitenciarios.

Los beneficios penitenciarios se dividen en dos clases:

 BENEFICIOS PENITENCIARIOS EXTRAMUROS

Son aquellos que son otorgaos por el Poder Judicial, permitiendo una salida anticipada al

cumplimiento de la condena como “reconocimiento” por su progresión al tratamiento

penitenciario. Estamos hablando de la semi-libertad y liberación condicional; ambos


DERECHO PENITENCIARIO Y POLITICA CRIMINAL BENEFICIOS PENITENCIARIOS

beneficios penitenciarios que son concedidos al cumplir un tiempo determinado de la

condena impuesta, entre otros requisitos. Existe también el beneficio penitenciario de

redención de la pena por el trabajo o educación, el cual tiene una naturaleza distinta y no

es netamente “extramuros”, empero incide directamente en la posibilidad de una salida

anticipada a la condena.

De otro lado, tenemos el régimen penitenciario que se utiliza en el sistema penitenciario

peruano; Régimen Cerrado, que a su vez se clasifica en Régimen Cerrado Ordinario y

Régimen Cerrado Especial, los cuales explicaré brevemente.

 BENEFICIOS PENITENCIARIOS INTRAMUROS

Constituyen aquellos que se obtienen dentro de los establecimientos penitenciarios, y que

son otorgados por la administración penitenciaria. Estos beneficios son la visita íntima,

permiso de salida (excepción parcial del beneficio intramuros, ya que, permite al interno

salir provisionalmente de prisión hasta por 72 horas en determinados casos), y otros que

tienen como incentivos reconocer y “premiar” al interno por su buen desempeño durante

su permanencia en reclusión.

RÉGIMEN PENITENCIARIO DEL SISTEMA PENITENCIARIO PERUANO

Régimen Cerrado Ordinario;

Este régimen es utilizado como regla general para la población penitenciaria cuyo nivel

de readaptación no sea dificultoso. Es un régimen bastante permisible, con seis horas

de patio al día, tres días de visita a la semana, entre otras cosas. A su vez este régimen

se clasifica en tres etapas:


DERECHO PENITENCIARIO Y POLITICA CRIMINAL BENEFICIOS PENITENCIARIOS

− Máxima Seguridad;

− Mediana Seguridad; y,

− Mínima Seguridad.

Régimen Cerrado Especial;

Este régimen se caracteriza por el énfasis en las medidas de seguridad y disciplina. Se

aplica excepcionalmente cuando se trata de personas privadas de libertad de difícil

readaptación. Se clasifica en tres etapas, cada una de ellas más rigurosa que la otra,

siendo las siguientes:

− Etapa “A”

− Etapa “B”

− Etapa “C”

DECRETO LEGISLATIVO Nº 1296

El presente Decreto Legislativo, publicado en el Diario Oficial El Peruano, con fecha 30 de

diciembre de 2016, con Fe de Erratas de fecha 6 de enero de 2017, revoluciona los requisitos y

procedimientos para las solicitudes de tres beneficios penitenciarios; redención de pena por

trabajo y la educación, semi-libertad y liberación condicional.

Con este decreto, se modifica parcialmente el sentido de que los beneficios penitenciarios se

interpretan para su concesión, de la mano con el delito cometido (porque aún nos encontramos

arrastrando técnicas legislativas de antaño, las cuales se emplea para mencionar la prohibición
DERECHO PENITENCIARIO Y POLITICA CRIMINAL BENEFICIOS PENITENCIARIOS

de determinados delitos para que no puedan acceder a todos o algunos beneficios

penitenciarios), y trae como novedad, que en adelante serán interpretados en función al

tratamiento penitenciario, o por lo menos ese es el objetivo.

REDENCIÓN DE LA PENA POR EL TRABAJO Y LA EDUCACIÓN

Como regla, el cómputo de los días trabajados o estudiados se aplica dependiendo del régimen

penitenciario en el que se encuentre el interno o interna al momento de realizar estas

actividades. Es decir, redimirá de la siguiente manera:

RÉGIMEN PENITENCIARIO DÍAS REDIMIDOS

Etapa de mínima y mediana Seguridad 2x1

Etapa de máxima Seguridad 4x1

Etapa “C” 5x1

Etapa “B” 6x1

Etapa “A” 7x1

Como se puede apreciar en el cuadro precedente, a mayor progresión en el tratamiento

penitenciario, mayor bonificación de los días redimidos. Sin embargo, a esta regla se le aplica

dos excepciones. Por un lado, depende el delito cometido —antigua práctica legislativa que

está pendiente de eliminar del todo—, y por otro lado, la condición del sujeto activo en la

comisión del delito, es decir, si es reincidente o habitual.


DERECHO PENITENCIARIO Y POLITICA CRIMINAL BENEFICIOS PENITENCIARIOS

DELITO REDENCIÓN

Art. 107 .- Parricidio


Art. 108 .- Homicidio Calificado
Art. 108-A.- Homicidio Calificado por la condición de
la víctima
Art. 108-B.- Feminicidio
Art. 153.- Trata de personas
Art. 153-A.- Formas agravadas de la Trata de personas Redimen pena por trabajo y
Art. 200.- Extorsión
educación a razón de 6 x 1
Art. 279-G.-Fabricación, comercialización, uso o
porte de armas
Art. 297.- Formas agravadas de TID
Art. 317.- Asociación Ilícita
Art. 317-A.- Marcaje o Reglaje
Art. 317-B.- Banda Criminal
Art. 319 a 323.- Delitos contra la Humanidad

CONDICION DEL SUJETO ACTIVO REDENCIÓN

Reincidente o Habitual (siempre que no se encuentre


7x1
prohibido la redención)

En esta medida, se ha optado por dar la oportunidad de poder redimir la pena por trabajo o

educación a casi todos los delitos, con excepción de los casos de internos o internas que

cometan delitos vinculados al crimen organizado conforme a la Ley Nº 30077.

SEMI-LIBERTAD Y LIBERACIÓN CONDICIONAL

SEMI-LIBERTAD
DERECHO PENITENCIARIO Y POLITICA CRIMINAL BENEFICIOS PENITENCIARIOS

Este beneficio se concederá de ahora en adelante solo para aquellas personas con primera

condena efectiva, es decir, aquella persona que sea recluida por primera vez en un

establecimiento penitenciario en virtud de una sentencia condenatoria efectiva.

Para acceder a la solicitud del presente beneficio penitenciario se necesita que el interno por lo

menos haya permanecido recluido una tercera parte de su pena (de manera efectiva o sumada

con la redención de pena por trabajo o estudio). Es decir, zanja la diferencia del quantum de la

pena en función al delito, y lo hace uniforme para todos.

La novedad en la presente reforma, es que este beneficio es dirigido única y exclusivamente a

la población penitenciaria que se encuentre en mínima o mediana seguridad del régimen

cerrado ordinario. Quedando de esta manera, prohibido para el resto de los internos o internas

que no progresionen hasta la etapa que se necesita como requisito para su solicitud.

Asimismo, trae como novedad, la posibilidad de que el pago total de la reparación civil —

como requisito— se deje de lado, optando por el cumplimiento parcial al momento de solicitar

el beneficio penitenciario, en este caso, la cantidad pagada no podrá ser menor del 10% del

monto total. Sin embargo, este porcentaje será evaluado por el juez basado en la capacidad de

cumplimiento que tiene cada interno o interna.

Con esta disposición, se logra un gran avance para que los beneficios penitenciarios no sean

solo para quienes podían cumplir con el integro o gran parte de la reparación civil; ya que

muchos accedían por posibilidades económicas, quedando de lado los internos o internas de

condiciones humildes que se esforzaban por cubrir sus necesidades asistenciales adicional al
DERECHO PENITENCIARIO Y POLITICA CRIMINAL BENEFICIOS PENITENCIARIOS

pago de la reparación. En muchos casos, este era un requisito que impedía de manera

discriminatoria la presentación de la solicitud a pesar de estar debidamente progresionando en

el tratamiento penitenciario.

LIBERACIÓN CONDICIONAL

El presente decreto, fija como regla general que este beneficio se le podrá conceder a la

persona que tenga hasta segunda condena efectiva, es decir, a quien haya ingresado con

anterioridad al penal en virtud de una primera condena efectiva, pueda acceder por última vez

a este beneficio penitenciario que le permite la salida anticipada al cumplimiento de su pena.

Asimismo, se establece textualmente en el artículo modificado5 que se otorgará para efectos

de trabajar o estudiar; precisión que no señalaba las modificaciones anteriores, aunque en la

realidad, el interno o interna que solicitaba este beneficio tenía que demostrar que iba a

estudiar o trabajar en libertad.

Este beneficio también ha sido reformado para que la solicitud sea siempre y cuando se haya

progresionado en el tratamiento penitenciario, es decir, al igual que en el caso de la semi-

libertad, está dirigido a las personas privadas de libertad que se encuentran en la etapa de

mediana o mínima seguridad, empero, adicionalmente se ha optado por la posibilidad para

quienes se encuentran en la etapa de máxima seguridad del régimen cerrado ordinario.

De igual forma, trae como novedad lo explicado en los párrafos precedentes respecto a la

posibilidad del cumplimiento parcial del pago de reparación civil como requisito de

procedibilidad.
DERECHO PENITENCIARIO Y POLITICA CRIMINAL BENEFICIOS PENITENCIARIOS

De otro lado, en relación a la improcedencia de los beneficios penitenciarios de semi-libertad

y liberación condicional, se ha optado por seguir las prácticas legislativas antecesoras,

quedando proscrito para los siguientes delitos:

IMPROCEDENCIA DE SEMI-LIBERTAD Y LIBERACION

CONDICIONAL

Art. 107.- Parricidio Art. 279-A.- Producción, desarrollo y


Art. 108.- Homicidio Calificado comercialización ilegal de armas
Art. 108-A.- Homicidio Calificado. por químicas
la condición de la víctima Art. 297.- Formas agravadas de TID
Art. 108-B.- Feminicidio Art. 317.- Asociación Ilícita
Art. 121-A.- Formas agravados. Art. 317-A.- Marcaje o Reglaje
Lesiones graves cuando la víctima es Art. 317-B.- Banda Criminal
un menor Art. 319 a 323.- Delitos contra la
Art. 121-B.- Formas agravadas. humanidad
Lesiones graves por violencia contra la mujer y Art. 325 a 332.- Atentados contra la
su entorno familiar Seguridad Nacional y Traición a la
Art. 152.- Secuestro Patria
Art. 153.- Trata de personas Art. 346.- Rebelión
Art. 153-A.- Formas agravadas de la Art. 382.- Concusión
Trata de personas Art. 383.- Cobro indebido
Art. 173.- Violación sexual de menor Art. 384.- Colusión simple y agravada
de edad Art. 387.- Peculado doloso y culposo
Art. 173-A.- Violación sexual de (1er, 2do y 3er párrafo)
menor de edad seguida de muerte o Art. 389.- Malversación
lesión grave Art. 393 a 401.-Corrupción de
Art. 189.- Robo agravado Funcionarios.
Art. 200.- Extorsión
DERECHO PENITENCIARIO Y POLITICA CRIMINAL BENEFICIOS PENITENCIARIOS

Así también, no proceden para los delitos vinculados al crimen organizado conforme a la Ley

Nº 30077.

Sin embargo, pese a las prohibiciones señaladas, se debe resaltar lo planteado en este nuevo

decreto que permite la posibilidad de que ciertos delitos coyunturales sí puedan acceder a la

solicitud de beneficio penitenciario de liberación condicional, aunque con mayores filtros. Así

tenemos:

DELITOS REQUISITOS ESPECIALES

Art. 121.- Lesiones Graves 1) Se encuentre en la etapa mínima o


Art. 189.- Robo Agravado (primer párrafo) mediana del régimen cerrado ordinario;
Art. 279.- Fabricación, suministro o 2) Se trate de su primera condena efectiva;
tenencia de materiales peligrosos y 3) Previo pago de la pena de multa y del
residuos peligrosos integro de la reparación civil;
Art. 279-B.- Sustracción o arrebato de 4) Cuando hayan cumplido tres cuartas
armas de fuego partes de la pena
Art. 279-G.- Fabricación,
comercialización, uso o porte de armas

En estos casos, el beneficio que se debería otorgar es el de semilibertad, porque al hacer

mención de los requisitos se habla de la primera condena efectiva, requerimiento

indispensable para acceder a este beneficio penitenciario. En este sentido, para no ingresar en

contradicción con la naturaleza de ambos, se debería rectificar ello.


DERECHO PENITENCIARIO Y POLITICA CRIMINAL BENEFICIOS PENITENCIARIOS

TRAMITACIÓN, CRITERIOS Y PROCEDIMIENTO

Se ha establecido un plazo de 15 días hábiles, bajo responsabilidad, para la tramitación en la

organización del expediente de semi-libertad o liberación condicional. Figura y plazo

novedoso, ya que si bien es cierto, el artículo modificado establecía 10 días, esto en la realidad

no se cumplía por distintos motivos, venciéndose en muchos casos la vigencia de los

documentos que presentaba el interno o interna, sin acarrear responsabilidades.

En el artículo 52º del presente decreto, habla sobre los criterios que debe tener el juez para

evaluar su procedencia, dichos criterios se han puesto para ambos beneficios penitenciarios,

sin tener en cuenta la naturaleza de cada uno. Pues, si bien es cierto, ambos están orientados a

lograr la salida anticipada de la persona sentenciada, también es cierto que están dirigidos a

personas diferentes; uno con una sola condena efectiva y el otro con segunda condena

efectiva, es decir, mayor indicio de que la persona es proclive a la comisión del delito.

Se crea la posibilidad de que la población penitenciaria extranjera supere la dificultad que se

presentaba al momento de acreditar el arraigo domiciliario; pues, con el presente decreto,

bastará para acreditar el arraigo con un certificado de lugar de alojamiento.

Otro cambio que trae consigo la norma, para efectos de aligerar las solicitudes de beneficios

penitenciarios, es que en el caso de que el interno o interna se encuentre recluido en un penal

fuera de la jurisdicción del juzgado que conoció el proceso, la solicitud será concedida por un

juzgado penal de la Corte Superior de Justicia que corresponda a su ubicación. Medida

innovadora, que se encuentra pendiente de regulación por parte las Cortes Superiores de

Justicia a nivel nacional para efectos de conocer cómo será el procedimiento de recepción en

estos casos.
DERECHO PENITENCIARIO Y POLITICA CRIMINAL BENEFICIOS PENITENCIARIOS

REGLAS DE CONDUCTA

Se incluye por primera vez en el Código de Ejecución Penal un artículo exclusivo que

desarrolla diez reglas de conducta que deberá de cumplir el beneficiado bajo apercibimiento

de revocarse el beneficio penitenciario concedido. Cabe agregar, que antiguamente las reglas

de conducta que se aplicaba eran las descritas en el artículo 58º del Código Penal, dejando de

lado esta práctica para remitirse directamente de ahora en adelante al mismo cuerpo legal.

Entre las más novedosas están la prohibición de efectuar visitas a personas privadas de libertad

en los establecimientos penitenciarios, prohibición de contacto o comunicación con personas

que integran organizaciones delictivas, cumplir con el pago de la reparación civil y la multa en

el monto y plazo que el juez determine, entre otros.

APLICACIÓN TEMPORAL

Figura inédita que se incorpora en el Código de Ejecución Penal para zanjar todo tipo

problemas ante eventuales normas modificatorias. Se ha optado por dar mayor firmeza al

criterio general adoptado por el Poder Judicial a través del Acuerdo Plenario Nº 2-2015/CIJ-

116, esto es, que los beneficios penitenciarios de Semi-Libertad y Liberación Condicional se

aplican conforme a la ley vigente en el momento de la sentencia condenatoria firme.

De igual forma, se ha introducido la figura del cómputo diferenciado para los casos de

Redención de Pena por Trabajo o Educación; esta disposición establece que se respete el

cómputo de redención durante el tiempo que estuvo vigente la norma mientras se ejecutaba el

trabajo o estudio. A mayor precisión, lo que define esta disposición es que se respete los

cómputos (que pueden ser distintos durante su permanencia en prisión) y se diferencie al

momento de realizar el conteo de días redimidos.


DERECHO PENITENCIARIO Y POLITICA CRIMINAL BENEFICIOS PENITENCIARIOS

Los efectos del presente Decreto Legislativo será de aplicación, para los casos de semi-libertad

y liberación condicional, a los que sean condenados con sentencia firme a partir del día

siguiente de su entrada en vigencia. Y, para los casos de redención de la pena por trabajo o

educación, para personas procesadas que ingresen al penal y condenadas con sentencia firme,

a partir del día siguiente de su entrada en vigencia, con excepción de los casos de cómputo

diferenciado, cuya aplicación será inmediata, y se respetará el computo que el interno o interna

pudiera haber estado cumpliendo con anterioridad.

Finalmente, se puede deducir que este decreto será la norma marco que revoluciona el

procedimiento y la metodología que se utilizó durante mucho tiempo para la concesión de los

beneficios penitenciarios “extramuros”. En este sentido, establece que permanecerán vigentes

las disposiciones que prohíben y/o restringen los beneficios penitenciarios de redención de

pena por trabajo o la educación, semi-libertad y liberación condicional, en tanto no se opongan

al espíritu y contenido de la presente norma.


DERECHO PENITENCIARIO Y POLITICA CRIMINAL BENEFICIOS PENITENCIARIOS

CONCLUSIONES

 Los beneficios penitenciarios son derechos subjetivos condicionados que tienen los

internos ya que su aplicación no procede automáticamente sino está sujeto al criterio

del juzgador.

 Los beneficios penitenciarios son también un estimulo para el cumplimiento de los

fines del Régimen penitenciario que tiene por objeto la reeducación, rehabilitación y

reincorporación del penado a la sociedad, siendo que para cumplir tan

importante finalidad tanto el INPE, el Ministerio Público y el órgano jurisdiccional

deben de adoptar las medidas necesarias que hagan que el Estado no sea simplemente

un carcelero.

 Los beneficios penitenciarios son normas procedimentales ya que a través de ellas se

establecen los presupuestos necesarios de su aplicación, correspondiéndoles los

parámetros del principio tempos regis actun, es decir se debe aplicar la ley vigente al

momento de solicitarse el beneficio, salvo que se expidan leyes posteriores la cuales

podrán ser utilizadas si es que favorecen al interno.

 En caso de revocarse un beneficio penitenciario por la comisión de un nuevo delito,

se debe acumular la pena que resta por cumplir con la segunda pena interpuesta, ello

al ser penas diferentes y haberse cometido un nuevo delito después de sentenciarse el

primero.
DERECHO PENITENCIARIO Y POLITICA CRIMINAL BENEFICIOS PENITENCIARIOS

 Con la dación del Decreto Legislativo 1296, se deja de lado (en parte) la política de

proscripción de los beneficios penitenciarios, reformando los procedimientos y

requisitos para su concesión.

 Se apoya por primera vez en el sistema progresivo penitenciario; dejando de lado

(parcialmente), que los beneficios penitenciarios de redención de la pena por trabajo o

estudio, semi-libertad y liberación condicional se circunscriban al tipo penal cometido.

 Este Decreto Legislativo tiene como regla, el régimen penitenciario en el que se

encuentra el interno o interna, y por excepción, se tendrá en cuenta el delito cometido

(para determinados casos).

 Se da la posibilidad para que la población penitenciaria extranjera no se vea

discriminada con relación al cumplimiento de los requisitos (arraigo domiciliario) al

momento de la solicitud del beneficio penitenciario.

 En virtud del artículo 53º del presente Decreto Legislativo, los criterios que tendrá el

juez para evaluar su procedencia, adicional al grado de readaptación de la persona

privada de libertad, serán los esfuerzos para el pago de la reparación civil, el historial

criminal, la conducta durante su permanencia en el penal, la actividad que realizan

durante su reclusión distintas al tratamiento penitenciario, lugar de domicilio, entre

otros.

 La excepción de la presentación del beneficio penitenciario ante el juzgado que

conoció el proceso; esto es, la posibilidad de que en el caso que la persona sentenciada
DERECHO PENITENCIARIO Y POLITICA CRIMINAL BENEFICIOS PENITENCIARIOS

se encuentre fuera de la jurisdicción del juzgado que conoció el proceso, el beneficio

penitenciario será concedido por un juzgado penal de la Corte Superior de justicia que

corresponda su ubicación. Aunque no se ha especificado de qué forma ingresarán las

solicitudes en dichos casos excepcionales.

 Se regula el recurso impugnatorio de apelación en contra de la resolución, y señala

como novedad, aunque de manera muy general, el procedimiento ante el superior.

 Se fija por primera vez, en el artículo 55º las reglas de conducta a la que tendrá que

someterse toda persona beneficiada, hasta antes de ello, se remitían a las contenidas en

el Código Penal.