Vous êtes sur la page 1sur 3

LA LOGÍSTICA COMO VENTAJA COMPETITIVA

Siguiendo la teoría de Martin Christopher, la logística tiene dos ejes a través de los
cuales crea esta ventaja competitiva. El eje del valor (servicios personalizados,
fiabilidad y capacidad de respuesta) y el eje de la ventaja de costes (suministros
sincronizados, optimización en la utilización de recursos, etc.). (TRANSGESA,
2017)

Servicios Personalizados

TRANSGESA, (2017) Como si fueran modistos, los operadores logísticos deben


vestirse de sastres y elaborar trajes logísticos a la medida de sus clientes. Entender el
negocio de sus clientes, comprender sus necesidades y ayudarle a construir las
soluciones para su caso concreto. Es decir, generar ese valor que se aleja mucho del
mero traslado de mercancía de un punto a otro.

Fiabilidad

TRANSGESA, (2017) Resulta imposible transmitir una generación de valor si no


resultamos fiables. Si no somos capaces, en definitiva, de cumplir nuestros plazos o
de resolver los problemas cuando surgen. Cuando el cliente pone algo en nuestras
manos y siente que puede darlo por hecho y olvidarse de ello estamos en el buen
camino. Ya sea a la hora de enviar palets o en cualquier otra actividad empresarial.

Capacidad de respuesta

TRANSGESA, (2017) Lo inesperado ocurre. Por muy bueno que sea el traje que le
hayamos preparado a nuestro cliente, siempre puede aparecer un roto, ya sea por un
fallo o por una nueva necesidad. La habilidad para dar respuesta a estas situaciones
de tensión es otro punto fundamental para que el cliente siente esa aportación de
valor. Lograr que el cliente interiorice que en nosotros va a tener un aliado para
resolver problemas. Ser fiables en lo ordinario y resolutivos en lo extraordinario.

Optimización del uso de recursos


TRANSGESA, (2017) Usar de forma efectiva y productiva tus recursos es el atajo
más rápido hacia la reducción de costes. Un almacén con un flujo continuo,
utilizando toda su capacidad, depurado y que esté dotado de los recursos necesarios
será mucho más productivo que otro que esté peor gestionado, con flujos más
irregulares, infrautilizado y con una menor dotación tecnológica. Y lo mismo sucede
con el diseño de rutas, la ocupación y rotación de vehículos, etc.

La especialización y los volúmenes de los operadores logísticos les permiten,


habitualmente, disponer de procesos más optimizados, a la par que les resulta más
sencillo invertir en herramientas logísticas, al poder explotarlas en más clientes y
hacerlas más rentables.

Sin embargo, los mismos principios son aplicables cuando es la propia empresa la
que se encarga de su logística. La optimización de los costes, unida al incremento del
valor, conformará la ventaja competitiva de nuestra logística.

Sincronización de suministros

Durante demasiado tiempo se ha tenido una concepción de la cadena de suministro


como la mera sucesión de transportes, sin tener en cuenta su integración. No existía
un auténtico concepto de cadena de suministro, sino la suma de traslados de
mercancías desde un punto hasta el siguiente. Sin embargo, ya desde hace tiempo
esta mentalidad ha cambiado. La fluidez en el movimiento de mercancías desde su
fabricación hasta su consumo es un aspecto vital para las compañías que desean tener
éxito. (TRANSGESA, 2017)

Costes de almacenamiento, cantidad de producto en tránsito o a la espera en


almacenes y que aún no ha supuesto ingresos, plazo que tardamos en que la
mercancía llegue desde un extremo de la cadena a otro, estrategias just in time,
demandas pull… Son tan solo algunos de los procesos especialmente susceptibles de
ser optimizados y con una gran importancia si queremos ejercer un liderazgo en
costes. (TRANSGESA, 2017)
BIBLIOGRAFIA

https://www.transgesa.com/blog/la-logistica-ventaja-competitiva/