Vous êtes sur la page 1sur 5

Interacción niño-robot

Los niños construyen el conocimiento moral a través de sus interacciones con las diversas
entidades vivientes y no vivas, naturales y artefactuales que constituyen su entorno
(Kohlberg, 1984; Nucci, 2001; Piaget, 1932/1997; Smetana, 2006, Turiel, 1983). Para
entender mejor cómo los niños piensan moralmente sobre los robots, por lo tanto, es útil
examinar primero la calidad de las interacciones sociales de los niños con los robots. Existe
una amplia evidencia en el campo de la interacción humano-robot de que los niños
interactúan socialmente con robots animales de una manera que se parece a la interacción
hombre-animal (por ejemplo, Kahn, Friedman, Pérez-Granados y Freier, 2006) Y con
robots humanoides de formas que se asemejan a la interacción hombre-humano (por
ejemplo, Kahn et al., 2012, Kanda, Sato, Saiwaki, & Ishiguro, 2007), Tanaka, Cicourel y
Movellan, 2007). Los niños pueden aprender y beneficiarse de las interacciones con los
robots. Por ejemplo, la interacción con un robot humanoide de habla inglesa, Robovie
(Figura 1), ha dado como resultado un mejor conocimiento del inglés en niños de primaria
japoneses durante un estudio de campo de dos semanas (Kanda, Hirano, Eaton e Ishiguro,
2004). Un grupo de niños de 4 a 10 años también aprendió de manera colaborativa cómo
establecer una mesa con un robot humanoide ASIMO (Figura 1) como un compañero de
aprendizaje (Okita, Ng-Thow-Hing y Sarvadevabhatla, 2009). Fuera del contexto de
aprendizaje, se ha demostrado que la interacción con el robot humanoide de Aldebaran
NAO (Figura 1) es eficaz para ayudar a los niños a manejar el dolor y la ansiedad durante
procedimientos médicos (Beran, Ramirez-Serrano, Vanderkooi y Kuhn, 2013).

Como se discutió al principio, las interacciones con estos tipos de robots humanoides ya no
están restringidas a la configuración de laboratorio y de investigación. Los modelos de
estos robots se han convertido en

Disponibles para el mercado de consumo. Por ejemplo, la popular plataforma de


investigación de Aldebaran, NAO, se puso a disposición del público en 2011, con su precio
reducido sustancialmente de $ 15,999 a $ 7,990. Más recientemente, en colaboración con el
gigante de telecomunicaciones japonés Softbank, Aldebaran dio a conocer su más reciente
robot humanoide, Pepper (Figura 1). Diseñado específicamente para vivir con las familias,
Pepper es capaz de detectar emociones humanas básicas y responder en consecuencia, y
supuestamente aprenderá y evolucionará a través de un sistema de inteligencia artificial
basado en la nube (Mazza, 2014). Este verano (junio de 2015), 1000 unidades de Pepper,
cada una con un precio de ¥ 198,000 ($ 1,611), se agotaron en el primer minuto de ventas
en Japón (Martin, 2015). Modelos menos sofisticados de robots humanoides, con un cierto
aprovechamiento de los poderosos procesadores disponibles en smartphones y dispositivos,
también se han comercializado para niños y están disponibles comercialmente por sólo
cientos de dólares (por ejemplo, Spin Maestro Meccanoid G15, RoboMe de WooWee;
Figura 1).

Con esta mayor accesibilidad a los robots humanoides, la interacción entre el niño y el
robot a largo plazo se convierte en una realidad inminente. Aunque puede haber variaciones
dependiendo de los propósitos y capacidades específicas de los robots, hay pruebas de la
literatura de interacción humano-robot de que los niños pueden sostener una interacción
social a largo plazo con los robots. Kanda, Sato, Saiwaki e Ishiguro (2007) observaron
interacciones entre niños en una escuela primaria japonesa y Robovie durante un ensayo de
campo de dos meses y encontraron que los niños se comportaban de diversas maneras
sociales con Robovie (por ejemplo, abrazos, Y muchas relaciones amistosas establecidas
con Robovie y continuaron interactuando con el robot durante los dos meses completos. En
otro estudio, Tanaka, Cicourel y Movellan (2007) encontraron que cuando un robot
humanoide, QRIO, estaba inmerso en un aula de centro de cuidado durante un período de 5
meses, un grupo de 18 a 24 meses de edad exhibió una variedad De comportamientos
sociales y de cuidado hacia el robot (por ejemplo, dando artículos al robot, poniendo una
manta en el robot). Durante el período de 5 meses, los niños pequeños Con el robot en el
tipo de comportamientos que exhibían hacia sus pares pequeños (por ejemplo, abrazos,
cuidado), que difieren del tipo de comportamientos que exhibieron hacia un robot de
juguete de control (por ejemplo, un alojamiento rugoso).

Varios otros estudios también compararon los comportamientos de los niños hacia los
robots con sus comportamientos hacia entidades de comparación. Por ejemplo, en un
estudio, 80 niños en edad preescolar interactuaron con el perro robótico AIBO de Sony y
con un perro relleno (Kahn, Friedman, Pérez-Granados y Freier, 2006). Los
comportamientos recíprocos de los niños que no sólo respondieron a la entidad sino que
también esperaban que la entidad respondiera de nuevo fueron codificados (por ejemplo,
ofreciendo, una directiva verbal). Los resultados mostraron que los niños participaron en
más intentos de reciprocidad con AIBO (683 ocurrencias) que con el perro relleno (180
ocurrencias). Al mismo tiempo, los niños más a menudo maltratados (por ejemplo, áspero
de manipulación, lanzando) el perro relleno (184 ocurrencias), entonces hicieron AIBO (39
ocurrencias). En otro estudio, 72 niños de entre 7 y 15 años interactuaron con AIBO y un
pastor australiano vivo (Melson et al., 2005). Los resultados mostraron que os niños pasan
más tiempo tanto en estrecha proximidad como en contacto físico con el perro vivo que con
AIBO, mostrando así una mayor cercanía física con el perro vivo que con el perro robot. En
un tercer estudio (Shahid, Krahmer y Swerts, 2014), 256 niños (edades 8-12) jugaron un
juego de adivinanzas en una pantalla en una de tres condiciones: solo, con un amigo o con
un robot teleoperado llamado iCat (Que tiene una apariencia de criatura, pero habla). Ellos
encontraron que los niños exhibían comportamientos no verbales más expresivos (por
ejemplo, sonrisa, fruncir el ceño, reír, aplaudir, saltar, etc.) cuando jugaban con el robot que
cuando jugaban solos, pero menos que cuando jugaban con un amigo.

En resumen, la investigación sobre la interacción niño-robot ha demostrado que los niños


no sólo participan en comportamientos sociales al interactuar con robots, también pueden
aprender y beneficiarse de alguna manera de estas interacciones. En ciertas situaciones, es
posible que los niños deriven

Comodidad de interactuar con los robots. Los niños pueden incluso mantener alguna forma
de interacción a largo plazo con los robots. Comportamentalmente, los niños diferencian a
los robots de sus contrapartes artefactuales en que tienden a comportarse más socialmente
con robots que con artefactos tradicionales como juguetes. Sin embargo, los niños también
diferencian conductualmente a los robots de sus contrapartes biológicas en que tienden a
comportarse más socialmente con animales vivos y humanos que con robots.

Las Concepciones de los Niños de Robots Personificados

Si a una entidad se le otorga un estatus moral se basa a menudo en consideraciones de las


capacidades cognitivas, perceptivas y psicológicas de la entidad (por ejemplo, si la entidad
puede pensar, si la entidad puede sentir dolor, si la entidad puede ser emocionalmente
afectada). Esto es evidente en la psicología moral folclórica, es decir, cómo las personas
comunes razonan sobre cuestiones morales (por ejemplo, no es moralmente malo dar una
patada en una puerta porque la puerta no puede sentir, pero es moralmente malo patear a
una persona porque la persona puede Ser herido físicamente y emocionalmente). Las
conexiones entre estos conceptos también han sido mostradas en la investigación
experimental sobre el razonamiento moral de las personas con respecto a entidades no
humanas como los animales (Knobe & Prinz, 2008, Sytsma & Machery, 2012) y los
extraterrestres(Sytsma y Machery, 2012). Una revisión de la investigación anterior sobre
las concepciones de los niños de las propiedades generales de los robots es por lo tanto
informativo antes de volverse a las concepciones de los niños sobre la posición moral de los
robots.

Varios estudios han investigado cómo los niños razonan y categorizan "Artefactos
inteligentes", como los robots, que cruzan las fronteras tradicionales entre vivos y no vivos
(por ejemplo, Berstein y Crowley, 2008; Jipson y Gelman, 2007; Kahn y otros, 2012; Kahn,
Friedman, Pérez-Granados y Freier; , 2006, Melson et al., 2005, Scaife & van Duuren,
1995, Severson, 2010, Somanader, Saylor, & Levin, 2011). Los resultados en general
indican que a los 7 años, Los niños distinguían consistentemente los robots de los seres
vivos prototípicos (por ejemplo, seres humanos, animales) en que tendían a no atribuir
propiedades biológicas a los robots (por ejemplo, comer, crecer). Sin embargo, al
considerar las propiedades mentales de los robots, los participantes de entre 3 y 15 años
estaban más dispuestos a atribuir a los robots propiedades cognitivas, perceptivas y
psicológicas (por ejemplo, pensar, ver, ser feliz) que a objetos no vivientes prototípicos ,
Coche de juguete), y la medida en que lo hicieron a menudo cayó en algún lugar entre el de
la vida prototípica y los no vivos.

Una limitación metodológica en algunos de los estudios anteriores es que los participantes
no siempre se les dio la oportunidad de interactuar con el robot bajo investigación, y en su
lugar, imágenes o videos de robots se emplearon como estímulos para el razonamiento de
los participantes (por ejemplo, Berstein &Crowley, 2008; Jipson y Gelman, 2007). Tener
una oportunidad de interactuar con el robot bajo investigación sirve para fundamentar el
razonamiento de los participantes sobre las experiencias de las capacidades reales del robot
y sus posibilidades, y es una consideración importante para las investigaciones de
razonamientos sociales y morales más complejos con respecto a los robots. Un cuerpo de la
investigación emergente que examinó las concepciones de los niños de las propiedades
generales, así como sociales y morales de los robots después de sus interacciones con los
robots se discute en más detalle a continuación. Tres estudios se centraron en animales
como robots, y un estudio centrado en un robot humanoide.