Vous êtes sur la page 1sur 2

Orígenes y antecedentes de la administración

Antes de cristo:

Cultura Griega: Las persona preferían aprender oficios y artes manuales antes que
cualquier otra profesión. La aportación que dio Grecia a la administración es grande y fue
gracias a sus filósofos
SOCRATES. Utiliza en la organización aspectos administrativos, separando el conocimiento
técnico de la experiencia.
PLATON. Habla de las aptitudes naturales de los hombres, da origen a la especialización.
ARISTOTELES. Nos habla de lograr un estado perfecto, a través de una buena
administración
PERCILES. Nos da uno de los principios básicos de la administración que se refiere a
selección de personal.
La administración gubernamental griega tuvo cuatro pasos evolutivos, puesto que sus
estados tuvieron:
Monarquías. Gobierno de uno solo
Aristocracias. Gobierno de la nobleza o clase alta
Tiranías. Gobierno de una sola persona
Democracias. Gobierno del pueblo

Cultura egipcia: A la cabeza de la organización estaba el Faraón, cuya autoridad se


basaba en el derecho divino. Este era el principal ministro del reino, jefe de la
administración de justicia y además tesorero
Algo importante de esta organización es que ya se contaba con un fondo de valores para
los egipcios que se obtenía de los impuestos que el gobierno cobraba a sus habitantes,
con el fin de después duplicarlo al comercializarlo por otros objetos.

Cultura hebrea: Aplicaron el principio de excepción y la departamentalización, los Diez


Mandamientos, la planeación a largo plazo y el tramo de control, así como leyes morales,
agrícolas, sanitarias y de aspecto religiosos bien definido, la sociedad Hebrea fue
administrada a través de patriarcas, jueces reyes y los caudillos que se levantaron bajo el
mandato divino de su creencia.
La herencia de la cultura hebrea para la administración actual ha sido primordialmente el
principio de liderazgo, basado en la capacidad para usar diferentes formas de influir en la
conducta de los seguidores, de diferentes maneras.

Cultura Romana: El poderío romano baso su poder en la conquista de otros pueblos,


invasiones caracterizadas por la brutalidad y la tiranía.
Su economía dependía de los altos impuestos a los pueblos conquistados, a la esclavitud
y los botines de guerra, aunque también practicaban la agricultura la construcción de
infraestructuras como el coliseo romano y templos dedicados a sus dioses.
El aporte más importante de la administración romana es el Derecho Romano: base de
las organizaciones del Estado y la reglamentación de los Derechos civiles, actividades y
conductas de la sociedad. En la mayoría de las naciones, las regulaciones sobre Familia y
Sociedad; obligaciones y contratos civiles, mercantiles, comercio e industria se rigen por
el Derecho Romano.
Después de Cristo:

La Iglesia Católica, Apostólica y Romana: Estructura jerárquica descentralizada


con control estratégico y política centralizadas.
La iglesia es la Organización Eclesiástica, con una organización jerárquica eficiente que
actualmente sigue vigente, que consiste en operar bajo el mando de una representante en
este caso el Papa, cuya autoridad coordina la iglesia. Esta estructura sirvió de modelo y
fue implementada por muchas organizaciones, dándoles buenos resultados.

Organizaciones militares: Desde sus inicios la organización militar tiene el fin de


administrar una sociedad exclusiva dentro de la milicia, que busca al igual que las
empresas: imponer o quitar un gobierno, ya que no conviene a los fines económicos
propios.
Los aportes históricos de la organización militar al desarrollo de las teorías administrativas
son: La organización lineal, el principio de unidad de mando, la escala jerárquica, el
órgano asesor al personal de línea, la disciplina como requisito básico para una buena
organización

La escuela cameralista: El cameralismo es una corriente económica enfocada en la


gestión administrativa de un territorio de cara a lograr estímulos para el crecimiento
económico del mismo, siendo considerada como la base de la gestión administrativa
estatal actual.
Para el cameralismo, el objetivo principal de cualquier modelo social a seguir era el de
demostrar de qué manera se podía mantener y asegurar el bienestar de un estado.
Desde su origen como teoría de carácter mercantilista ha aglutinado prácticas de tipo
económico y político destinadas a la gestión administrativa de estado. De este modo ha
supuesto el desarrollo de un estado económico y político que sirva para estimular la
creación de riquezas.

Revolución industrial: Se caracterizó por la aparición de diversos inventos y


descubrimientos. Por ejemplo la máquina de vapor, mismo que propiciaron el desarrollo
industrial y consecuentemente grandes cambios en la organización social.
Se caracterizaba por la explotación inhumana del trabajador, horarios excesivos,
ambiente de trabajo insalubre, labores peligrosas, etc.
Por otra parte, la complejidad del trabajo hizo necesaria la aparición de especialistas,
incipientes administradores, que manejaban directamente todos los problemas de la
fábrica. Todos estos factores provocaron la aparición de diversas corrientes del
pensamiento social en defensa de los intereses de los trabajadores y el inicio de
investigaciones que posteriormente originarían la administración científica y la madurez de
las disciplinas administrativas.
La revolución industrial provoco un cambio total en la economía, pasando de una agrícola
y artesanal donde los primeros pobladores usaron la administración de acorde a los
grupos sociales o familias, dividiéndonos las funciones; de acuerdo a las capacidades y
habilidades de cada integrante.
La Revolución Industrial hizo que la administración exista como y llegase a ser
considerada una ciencia, se caracterizó por la mecanización de la industria y la
agricultura, la aplicación de la fuerza motriz, el avance de los transportes y
comunicaciones y el desarrollo de las fábricas.