Vous êtes sur la page 1sur 3

Capítulo III

LA TEORÍA GENERAL DEL CONTRATO

17. Explicación I. FUNDAMENTO DE


El contrato es una de las fuentes clá- UNA TEORÍA GENERAL
sicas de las obligaciones, y se encuentra DEL CONTRATO
señalado como tal en el artículo 1437 del
Código Civil. Etimológicamente, el término 18. Explicación
“contrato” proviene del latín “contractus”, Nuestro Código Civil, como los Códigos
expresión elíptica de “negotiorum-contractus”, clásicos, regula los contratos más usuales
que significa la relación que se constituye de manera particular. Recuérdese que en
sobre la base de un acuerdo; esto es, lo que virtud del principio de la autonomía de la
queda luego de un acuerdo entre personas, voluntad los contratos pueden ser innume-
y no el acuerdo mismo. Más tarde, esta rables, puesto que las partes son libres para
palabra pasó a señalar el acuerdo mismo, celebrar el contrato que deseen, del modo
cosa distinta de las obligaciones que de él
que les parezca, pactando y estableciendo
nacen.
las cláusulas que mejor les plazca. Como
Nuestro Código Civil ha definido
una consecuencia de lo anterior, a medida
esta fuente de las obligaciones en su
que avanza el tiempo y conforme a las ne-
artículo 1438, el cual señala: “Contrato o
convención es un acto por el cual una parte se cesidades y costumbres sociales, se han ido
obliga para con otra a dar, hacer o no hacer al- creando muchos contratos nuevos, que no
guna cosa. Cada parte puede ser una o muchas estaban regulados en el Código, porque a
personas”. Sin embargo, esta definición ha la época en que éste se redactó, ni siquiera
sido objeto de numerosas críticas por parte se pensaba en contratos de este tipo. Existe
de la doctrina, críticas que desarrollaremos en el Derecho Privado una cantidad de
con profundidad más adelante en este contratos que no se encuentran regulados
capítulo.1 en el Código Civil, los que sin embargo
Nosotros preferimos como definición del presentan características comunes con los
contrato la de “aquella convención median- contratos que están regulados y se rigen a
te la cual las partes –que pueden ser dos o veces por sus mismos principios.
más personas– manifiestan su voluntad de Existen, por lo tanto, principios comu-
crear derechos y obligaciones”. nes a todos los contratos, así como existen
En esta obra analizaremos esta fuente principios comunes para una determinada
clásica de las obligaciones siguiendo la clase de contratos, y existen, finalmente,
estructura de la llamada “teoría general reglas específicas para ciertos contratos en
del contrato”. particular. Los principios comunes a todo
contrato y los principios comunes a cierto
tipo de contratos nos permiten orientar
la ejecución de los contratos que no se
encuentran regulados en el Código Civil, ni
en otros cuerpos legales que conforman el
1 Número 24. Derecho Privado. Es a partir de estos prin-

29
Segunda parte. Las fuentes de las obligaciones: La teoría general del contrato

cipios que la doctrina civilista ha elaborado eran señalados por un nombre propio. Así
la llamada “teoría general de los contratos”. sucedía con la permuta, la compraventa, la
Con ella es posible fijar parámetros para donación, el arrendamiento, el comodato,
todo tipo de contratos, incluso los llamados la prenda, la sociedad, etc. Todos ellos
“contratos innominados” o “atípicos”. Esta podían ser agrupados según su forma de
teoría cumple un importante rol académi- perfeccionamiento. Así, se decía que los
co y práctico (en la vida colectiva), puesto contratos se perfeccionaban re (con la entre-
que facilita una mejor comprensión de ga de la cosa), verbis (con el uso de palabras
los contratos en particular, al explicar los rituales), litteris (por la escritura) y consensu
principios generales que los rigen. (con el solo consentimiento de las partes).
A pesar de señalarse estas cuatro formas de
PREGUNTAS Y EJERCICIOS perfeccionamiento, en la época romana el
cumplimiento de fórmulas rituales tenía un
1. Agrupe los siguientes contratos atendiendo
rol fundamental para determinar el naci-
a la cantidad de partes que resultan obligadas
miento de las obligaciones. Estas fórmulas
por el mismo: compraventa, hospedería, comoda-
eran tan rígidas que la falta de alguno de
to, mandato, promesa de celebrar un contrato,
sus requisitos impedía el nacimiento de
prenda, arrendamiento, depósito e hipoteca.
la obligación. El consentimiento como
2. Agrupe los contratos señalados en la
elemento generador de la obligación era
pregunta anterior atendiendo al momento en prácticamente desconocido por los juristas
que se perfeccionan. de esta época.
3. A partir de los criterios con los cuales Fue en la época justinianea en que se
agrupó dichos contratos, ¿deben ellos regirse por comenzó a concebir la idea de que existían
reglas diferentes? ¿Por qué? otros contratos, distintos a aquellos que ya
4. Imagine algunos contratos que sean se conocían con un nombre propio. Estos
usuales en la vida de hoy y que no se encuentren contratos comenzaron a ser denominados
reglamentados por la ley. contratos o pactos innominados, puesto
que no tenían un nombre específico. Ellos
se distinguían de los contratos nominados,
que eran aquellos señalados por su nombre
II. LA TEORÍA GENERAL propio. Se sostuvo luego que los contratos
DEL CONTRATO EN LOS innominados respondían a una estructura
ORDENAMIENTOS ANTERIORES específica. En ellos, una de las partes podía
A LA CODIFICACIÓN dar en espera de que la otra diera también
(do ut des), o bien una de las partes podía
19. Explicación dar a cambio de un servicio de la otra (do
Los romanos de la época clásica des- ut facias), o bien una de las partes podía
conocieron el contrato como una figura hacer en espera que la otra diera algo a
genérica. El Derecho Romano fue un cambio (facio ut des), o finalmente, una de
derecho casuístico: las situaciones que se las partes podía hacer en espera que la
planteaban eran reguladas y estudiadas por otra también hiciera algo a cambio (facio ut
los juristas caso a caso y no existían leyes facias). Posteriormente, se descubrió que,
ni normas previas que regularan cada caso en la práctica, no sólo los contratos innomi-
en particular. nados respondían a estas estructuras, sino
Sin embargo, ya desde la época de Gayo también lo hacían los contratos nominados,
se concebía la idea de que las personas se como la compraventa o el arrendamiento.
obligaban, ya sea en virtud de un contrato Las estructuras do ut des, do ut facias, facio
o de un delito. Estas fuentes fueron amplia- ut des y facio ut facias corresponden a la
das en el período postclásico a las cuatro estructura típica de los contratos bilatera-
fuentes que conocemos en la actualidad. les, que son aquellos en que ambas partes
“Contratos” fueron tan sólo aquellos que resultan obligadas a una dación o a una

30
Cap. III. La teoría general del contrato

acción a favor de la otra. Es a partir de Libro II a los “hechos y actos jurídicos que
estas apreciaciones que en época medieval producen la adquisición, modificación,
comenzó a descubrirse que estos cuatro transferencia o extinción de los derechos y
tipos de contratos podían ser regidos por obligaciones” (arts. 896 a 978). En seguida
los mismos principios y reglas. Ello marcó ha de citarse el Código Civil alemán de
el inicio de los primeros esbozos de una 1900 (párrafos 104 a 185). El Código de
teoría general de los contratos, la cual fue Derecho Canónico promulgado por Juan
desarrollada con mayor profundidad por Pablo II el 25 de enero de 1983 dedica
juristas de los siglos XVII y XVIII, entre los a los actos jurídicos (actibus juridicis) un
cuales cabe destacar a Grocio, Pufendorf, título muy breve (artículos 124 a 128). El
Domat y Pothier. Código Civil portugués de 1967, modifica-
No obstante, los primeros Códigos mo- do en 1977, por el contrario, se ocupa de
dernos no recogieron esta teoría dentro de los negocios jurídicos en forma extensa
sus normas. Incluso, confundieron las reglas y completa (artículos 217 a 294). En la
o principios comunes a todo contrato con misma línea está el Código Civil perua-
las reglas propias de las obligaciones. Así no de 1984 (arts. 140 a 232). Veamos las
sucedió con el Código Civil francés, cuyo materias del acto jurídico que regula este
Título III del Libro III se denomina “De los último cuerpo legal: definición, requisitos
contratos o de las obligaciones convencio- de validez, formas de la manifestación de
nales en general” (arts. 1101 y siguientes). la voluntad (expresa y tácita), casos en
Así sucede también con el Código Civil que el silencio importa manifestación
chileno, seguidor del Código francés, que de voluntad, formas del acto jurídico,
agrupa los contratos y las obligaciones en representación, interpretación del acto
su Libro IV “De las obligaciones en general y jurídico, modalidades del mismo (condi-
de los contratos”. ción, plazo y cargo o modo), simulación
del acto jurídico, vicios de la voluntad,
LECTURA COMPLEMENTARIA nulidad del acto jurídico y confirmación
El texto del número 20 ha sido incor- de éste.
porado como lectura complementaria. Se
recomienda abrir un debate sobre este tema PREGUNTAS Y EJERCICIOS
entre los alumnos.
1. ¿Piensa usted que fue un error del legisla-
dor no consagrar la teoría general de los contratos
en nuestro Código Civil?
2. De haberse consagrado esta teoría en
III. LEGISLACIONES nuestro Código Civil, ¿considera necesaria la
QUE TRATAN EL CONTRATO EN regulación que en ese texto legal se contempla
FORMA GENERAL Y SISTEMÁTICA para cada contrato en particular?
3. ¿Qué inconvenientes encuentra usted
20. ALESSANDRI R., ARTURO, SOMARRIVA U., en que nuestro Código Civil trate los principios
MANUEL, VODANOVIC H., ANTONIO, comunes a todo contrato junto con los efectos de
Tratado de Derecho Civil, Tomo II, Edi- las obligaciones en su Libro IV?
torial Nascimento, págs. 165 y 166. 4. ¿Qué ventajas piensa usted que tiene la
Estos Códigos son pocos. Mencionaremos regulación de la teoría general del contrato en
algunos. Por ejemplo, el Código Civil ar- la forma en que lo hacen los Códigos Civiles
gentino dedica la Sección Segunda de su alemán, portugués, peruano y argentino?

31