Vous êtes sur la page 1sur 3

Concepciones sobre el derecho

El Derecho positivo
Es el conjunto de leyes escritas en ámbito territorial, que abarca toda la creación
jurídica del Legislador, tanto del pasado como la vigente, recogida en forma de Ley.

El concepto de Derecho positivo está basado en el iuspositivismo, que es una


corriente de pensamiento jurídico que considera al Derecho como una creación del
ser humano.

El hombre crea el Derecho, las leyes (siendo estas la voluntad del soberano) crean
Derecho.

Al contrario del Derecho natural, en el cual el Derecho estaba en el mundo, y el ser


humano se limitaba meramente a descubrirlo y aplicarlo.

En este sentido, el Derecho positivo descansa en la teoría del normativismo,


elaborada por el teórico del Derecho Hans Kelsen en el siglo XX, y que estructura
al Derecho según una jerarquía de normas.

Desde el punto de vista de otros pensamientos jurídicos, que no excluyen la


existencia del derecho natural o derecho divino el Derecho positivo sería aquel que
emana de las personas, de la sociedad, y que debe obedecer a los anteriores para
ser justo y legítimo.

El Derecho Positivo es la expresión de quien gobierna, de aquel que detenta


transitoriamente el poder. Este derecho es sancionado por el legislador y
modificable según la sociedad y las épocas, es decir que varía brusca y
radicalmente en el tiempo y en el espacio, hasta llegar a extremos insospechables
y racionalmente ilógicos.

Es derecho positivo toda la creación jurídica que se ha elaborado tanto en el


pasado como en el presente, o sea, todo la normativa que efectivamente
comporta o ha comportado efectos en el comportamiento humano por
aplicación de una efectiva voluntad coercitiva.

La locuciones derecho vigente y derecho positivo suelen ser empleadas como


sinónimos, pero no todo derecho vigente es positivo, ni todo derecho positivo es
vigente. Es decir, pueden existir normas vigentes cuyo cumplimiento no se vigile y,
por otro lado, pueden existir normas no escritas, que no resulten de un acto
legislativo.
Caracterización
Origen de la norma según el derecho positivo
Aparecieron con la división de la sociedad en clases y no espontáneamente sino de
forma impuesta ya que las clases dominantes tratan de imponer su dominio sobre
las demás por lo que tienen un carácter clasista. Están estrechamente relacionadas
porque hay muchas normas morales que se concretan en una norma jurídica ( Ej.
no matar, no robar ).
Históricamente, el derecho nace de la vida misma, como regla que sirve de
orientación en las relaciones sociales, esas reglas son representaciones de
conductas que la comunidad reconoce como socialmente obligatorias. con el correr
del tiempo esas reglas de conducta, pudieron haber comenzado como usos
sociales, convertidas en autenticas normas jurídicas se han ido perfilando a través
del lenguaje oral o escrito, y así, mediante las palabras se le ha conferido a las
representaciones jurídicas la fijeza y la seguridad que la certeza exige.
En este sentido, el Derecho positivo descansa en la teoría del normativismo,
elaborada por el teórico del Derecho Hans Kelsen en el siglo XX, y que estructura
al Derecho según una jerarquía de normas.

Universalidad y unidimensionalidad
Universalidad: Cualidad de universal.
El derecho positivo es el derecho escrito, oral o consuetudinario; producto del ser
humano a través de un proceso legislativo ordenado y codificado, por ejemplo el
derecho México, el derecho Francés, etc.

Unidimensional: De una sola dimensión

Derecho Positivo
Es el conjunto de normas que se aplican efectivamente en un tiempo y lugar
determinado.

Concepciones sobre la justicia.


¿Qué es la justicia?:
Arte de hacer lo justo, y de Dar a cada uno lo suyo (Ars Iuris), esto nos dice que la
justicia es la virtud de cumplir y respetar el derecho, es el exigir sus derechos, el
otorgar los derechos a un individuo.

La justicia viene a ser una aplicación de la moral al campo del derecho.


Es el conjunto de reglas y normas que establecen un marco adecuado para las
relaciones entre personas e instituciones, autorizando, prohibiendo y permitiendo
acciones específicas en la interacción de individuos e instituciones.
El concepto revolucionario de justicia se basa en concebir la justicia como el
sentimiento y actitud humana que tiene como fin supremo lograr el respeto de los
derechos colectivos e individuales de todos y cada uno de los miembros que
integran una determinada sociedad, induciéndonos a decidir acciones como
instrumentos específicos de premiar o sancionar la conducta humana, en
proporción igual al bien o al daño causado por dicha conducta.
a) Características:
Equidad y honradez.

b) Fundamentos.
La Ética, la moral y la ley.
Los fundamentos de la justicia son, en palabras de Cicerón, dos: que no se haga
daño a nadie y que se mire por la común utilidad.
En ella están los fundamentos de la justicia humana, estableciendo que nuestros
derechos terminan donde comienzan los derechos ajenos, y que sólo nos es lícito
hacer lo que no implique perjuicio para nuestros semejantes.