Vous êtes sur la page 1sur 5

ALIMENTOS PARA HIJOS MAYORES DE 18

AÑOS, ¿HASTA CUANDO LOS PADRES ESTÁN


OBLIGADOS A PRESTARLOS?
Frank Alfredo Acevedo Sánchez, Abogado docente de Teoría General de Proceso y Derecho
Procesal Civil
“El Derecho es la más bella invención de los hombres contra la piedad” C. Delavigne
Reflexionemos cuantos años una persona en nuestro país transita por las aulas
estudiando; empecemos: 5 años inicial y jardín, 6 años primaria, 5 años secundaria, 5
años universidad (en algunas carreras son 6 años), 2 años postgrado, sumado todo ellos,
da la suma de 23 años.
23 años su hijo o el mío transita estudiando en nuestro medio, sin perjuicio claro, de
seguir y seguir estudiando. Definitivamente el deseo de toda madre o padre es ver a sus
hijos profesionales y exitosos, pero ¿El estudiar tantos años, determina el éxito de
nuestros hijos?
Según el diccionario jurídico de la UNAM, La palabra alimentos proviene del Latín
“Alimentum” que se asocia a la figura de comida, sustento, dícese también de la
asistencia que se da para el sustento
En nuestro país existe el derecho al acceso a la educación, por lo tanto son deberes de los
padres proveer al sostenimiento y educación de los hijos conforme el Código Civil.
Ahora bien, los alimentos, en el derecho de familia, son todos aquellos medios que son
indispensables para que una persona pueda satisfacer todas sus necesidades básicas,
según las posibilidades económicas de la familia.
El Código Civil lo define: “Lo que es indispensable para el sustento, habitación, vestido
y asistencia médica….”; así, se entiende que alimentos es todo lo necesario para la
subsistencia del menor, es decir, lo necesario para poder llevar una vida digna.
En cuanto a los hijos menores de edad ya sean matrimoniales o extramatrimoniales, la
ley no hace distingo alguno entre ellos, y su derecho a percibir alimentos es
personalísimo y urgente toda vez que se presume su estado de necesidad, lo que significa
que en un menor de edad su estado de necesidad se presume en cambio un mayor de
edad deberá probarlo. Quiere decir que una madre o padre que demanda una pensión
de alimentos bastará con indicar en su demanda que su hijo es menor de edad sin tener
que probar su estado de necesidad, aún mas no es necesario saber cuando gana el
obligado toda vez que éste deberá acreditar ante el Juez sus ingresos.
Ahora bien, tratándose de mayores de edad hay que tener en cuenta lo siguiente: La
Patria Potestad, es le deber y el derecho que tiene los padres de cuidar de la persona y
bienes de sus hijos menores de edad, ésta se extingue con la llegada a la mayoría de edad
de los hijos, esto es a los 18 años cumplidos, lo cual hace cesar ipso iure la obligación de
los padres a continuar con el pago de la cuota alimentaria. Sin embargo y por excepción
las personas mayores de edad solamente pueden reclamar de sus padres una pensión
alimenticia en los siguientes casos:
1.- Artículo 473 de Código Civil “…Cuando no se encuentre en aptitud de atender a su
subsistencia por causas de incapacidad física o mental debidamente comprobadas…”
2.- Artículo 424 del Código Civil “…Subsiste la obligación de proveer el sostenimiento a
los hijos e hijas solteros mayores de dieciocho años que estén siguiendo
con éxito estudios de una profesión u oficio hasta los 28 años de edad…” (El subrayado
es nuestro)
En el primer supuesto es evidente que el hijo llegado a la mayoría de edad que no se
encuentra en aptitud de poder atender sus propias necesidades; los padres estarán
obligados a seguir por excepción atendiendo a su hijo mayor, dadas las condiciones que
le ha tocado vivir. Ahora bien, si desaparecen dichos supuestos el obligado puede pedir
la exoneración a prestar alimentos.
En el segundo caso el hijo mayor de dieciocho años aún soltero que ha decidido seguir
estudios superiores, la ley le confiere por excepción su derecho a percibir una cuota
alimentaria hasta la edad de 28 años. Fíjense, sobre el particular hay distintas opiniones
y preguntas por responder, para empezar debemos remitirnos al tenor de la norma y dar
a conocer que entendemos con estudios con éxito. Pues bien, creemos que el término
“exitoso” debe ser dejado al criterio de Juez, toda vez que se entiende por estudios
exitosos aquellos en los donde el alimentista alcanza notas superiores y cuyo
rendimiento es optimo. Sin embargo el Juez también deberá tener en cuenta el caso de
un joven supongamos de 21 años que repite el ciclo, falta a clases, su rendimiento no es
optimo, en ese caso sostengo que los padres con todo derecho podrán solicitar la
exoneración del pago de la cuota alimentaria toda vez que se estaría contraviniendo la
exigencia normativa de lo que se entiende por éxito.
Por otro lado, esta el caso de un alimentista de la misma edad que no tiene el apoyo del
obligado a prestar alimentos, que trabaja y estudia al mismo tiempo y quizás sus notas
no son óptimas pero que tampoco son por debajo del promedio y tiene intenciones de
seguir estudiando a pesar de las dificultades. En ese caso muy particular el Juez tendrá
en cuenta estos criterios y el simple hecho de estudiar se determinará como exitoso sin
tener en cuenta las notas de alimentista. Mucho dependerá entonces de las condiciones
del alimentista.
¿Pero que hacer en aquellos casos donde el hijo mayor de edad por diversas razones del
destino es un adicto al consumo de drogas, o alcohol, cuyos vicios lo redujeron aun
estado inmoralidad, indigencia y latente estado de necesidad? En estos casos existe en
doctrina lo que se denomina la indiferencia de la causa, es decir no interesa a la ley el
motivo determinante que ha conducido al pariente que solicita alimentos a su
estado de indigencia, el Código Civil también prevé en el artículo 473 “…Si las causa que
lo redujo a ese estado fue su propia inmoralidad, sólo podrá exigir lo estrictamente
necesario para subsistir…” con lo que queda claro que el hijo podrá accionar
judicialmente una pensión de alimentos dentro de los límites de la norma antes acotada.
Queda claro entonces que las principales personas que tienen derecho a percibir
alimentos son los menores de edad, los incapacitados, las personas declaradas en estado
de interdicción y sólo por excepción la ley concede éste beneficio a los hijos mayores de
18 años, que han decidido seguir estudios con éxito hasta los 28 años de edad, sin
importar su condición de hijo matrimonial o extramatrimonial.Finalmente todo padre y
madre tenemos una gran responsabilidad, porque mucho dependerá de la formación en
el hogar, de la fortaleza y blindaje emocional que otorgamos a nuestros hijos para
enfrentar la vida en base a metas, valores, perseverancia y deseos de superación y hago
recordar en estas líneas que uno de los deberes de los padres dentro de la unidad familiar
es: Art. 423 del Código Civil: Son deberes y derechos de los padres que ejercen la patria
potestad: Inc. 2 “… Dirigir el proceso educativo de los hijos y su capacitación para el
trabajo conforme a su vocación y aptitudes…” No esperemos a dirigir su futuro cuando
están en la universidad, sino, pasaran 23 años para darnos cuentas que de nada sirvió
estudiar tanto.

Pensión Alimenticia para Mayores de Edad

1. ¿En qué consiste la pensión alimenticia para mayores de edad?


Alimentos, consiste en lo que es indispensable para el sustento, habitación, vestido y
asistencia médica, según la situación y posibilidades de la familia. Los padres tienen la
obligación de mantener a sus hijos, de brindarles no solamente alimentos, si no también
otorgarles educación y una capacitación para el trabajo. La obligación de darles sustento
no finaliza cuando el hijo cumple la mayoría de edad.

2. ¿Cuándo se puede pedir una pensión de alimentos para hijo mayor de 18 años?
Se puede pedir en dos casos. En el primer caso es cuando el hijo mayor de edad se
encuentra incapacitado para lograr por sus propios medios su subsistencia por
causas de incapacidad física o mental debidamente comprobadas. En el segundo
caso, es cuando el hijo o hija mayor de dieciocho años de edad se encuentra
cursando estudios de una profesión u oficio con éxito. En ambos casos esta
obligación no cesa hasta que cumplan los 28 años de edad, además mencionar que
el hijo o hija no se encuentre casado.
En el caso de los mayores de edad con discapacidad, el tope de 28 años no se aplica,
puesto que pasado los 28 años su incapacidad continuará y no puede dejársele en
abandono.
La Constitución Política del Perú sostiene que todos los hijos tienen igual derechos y
deberes, es decir todos los hijos son iguales ante la ley sin importar si han sido
concebidos dentro o fuera del matrimonio.
El hijo mayor de edad, está reconocido por la ley para ejercer sus derechos. Al verse en
un estado de necesidad y no contar con la ayuda del padre o madre, este puede solicitar
la pensión de alimentos acreditando que cursa estudios o se encuentra incapacitado.

3. ¿Cuáles son los requisitos para el trámite de una pensión alimenticia para
mayores de edad ?
Los requisitos al solicitar la pensión de alimentos son que debe acreditar todos los
gastos relacionados a su subsistencia. Como por ejemplo: Gastos de comida, vestido,
Gastos en educación como el pago de la pensión de la universidad o instituto así como
el pago de libros y materiales que se necesiten para el desempeño de la carrera u oficio,
vivienda, entre otros.
Acompañar el pedido con la copia del DNI de la persona que solicita alimentos, Partida
de nacimiento, Constancia de estudios y si es posible documentos que acrediten los
ingresos del padre o madre al que se va a demandar.

Exoneración de Alimentos

1. ¿En qué consiste la exoneración de alimentos?


“Aliviar, descargar de peso u obligación”; es la definición que utiliza la Real Academia
Española para definir el término “exonerar”, concepto no muy lejano al que se le otorga
en el derecho. Se entiende a la exoneración como el cese, ya sea de carácter temporal
o definitivo, de la obligación alimentaria producida a petición del obligado. Debe
entenderse que este supuesto solo se produce bajo circunstancias excepcionales y de
ningún modo, puede entenderse como regla.

2. ¿Cuándo se puede pedir la exoneración de alimentos?


El obligado puede solicitar la exoneración de alimentos cuando de manera alternativa
se presenten los siguientes supuestos:
a) Fuerte disminución de los ingresos económicos del obligado, de tal manera que de
seguir cumpliendo con la obligación alimentaria, pondría en riesgo su propia
subsistencia.
b)Cuando la causa por la cual se exigió el cumplimiento de esta obligación, cese; por
ejemplo, cuando el estado de necesidad del cónyuge beneficiado concluya porque
consiguió un trabajo con una remuneración que satisface plenamente sus
requerimientos.
c) Cuando el hijo extramatrimonial alimentista cumple la mayoría de edad o en el
momento en que se demuestra judicialmente que el obligado no es padre del menor.
En tal sentido, se puede concluir que la obligación alimentaria podrá ser requerida
siempre que exista un estado de necesidad que deba ser satisfecho.

3. ¿Cuáles son los requisitos de la demanda de exoneración de alimentos?


Quien solicita la exoneración de alimentos en la vía judicial, debe acreditar la
concurrencia de uno de los supuestos expresados anteriormente. En caso el petitorio
de la demanda se funde en la disminución de los ingresos económicos del obligado,
este deberá demostrarlo.
El estado de necesidad, en el caso de los menores de edad se basa en una presunción,
muy por el contrario, una vez cumplidos los dieciocho años, el beneficiario se halla en
la obligación de probar la necesidad.
En resumen se pueden considerar como requisitos indispensables para poder solicitar
exoneración de alimentos principalmente: haberse encontrado obligado con el pago del
mismo y tener pruebas que demuestren que la obligación debe cesar por justas causas.

4. ¿Cómo es el trámite de la demanda de exoneración de alimentos?


El trámite de exoneración de alimentos se inicia con la interposición de la demanda en
la que se expone el petitorio, así como los fundamentos de hecho y de derecho que lo
justifican.
El proceso se realiza, al igual que uno de asignación de alimentos, ante un juzgado de
Paz Letrado y en vía sumarísima.
Si bien un proceso sumarísimo debería durar el menor tiempo posible puesto que los
problema que en él se discuten requieren rápida solución, lo cierto es que en un sistema
como el peruano, el plazo de conclusión puede alargarse bastante; por tanto, buscar
legal oportuna resultará indispensable no solo en el buen resultado de los casos sino
también en el control de los plazos y tiempos en que los actos se desarrollen.