Vous êtes sur la page 1sur 12

La naturaleza jurídica del contrato de trabajo en el marco ...

TEMAS DE ACTUALIDAD

La revolución tecnológica del siglo XX conseguir que el respeto a los derechos


ha tenido consecuencias sociales simi- humanos, en las relaciones laborales, se
lares a las que experimentó la sociedad privilegie al de los intereses económicos
occidental de los siglos XVIII y XIX por porque la economía ha de estar al servicio
los inventos de la máquina a vapor y el de la política, entendida en los términos
desarrollo del maquinismo. El panorama aristotélicos, ya que el fin del Estado y
actual está enmarcado en la globalización de la sociedad se orientan al respeto a la
de la economía y de la cultura, propiciada dignidad de la persona y a los derechos
por la instantaneidad de las comunicacio- que le son inherentes (4).
nes. Las empresas transnacionales son las La “huida del Derecho del Trabajo” (5) o
que marcan las pautas económicas a los el “discreto retorno del arrendamiento de
Estados y naciones y, con ellas, también las servicios”(6) tienen matices cada vez más
sociales. Tras la caída del muro de Berlín, el agresivos, que evidencian el resurgimiento
neo liberalismo –mejor dicho el capitalismo de una ideología consideraba superada:
radical– se presenta en muchos ambientes la del mercantilismo liberal del siglo XIX,
como la mejor opción ideológica para op- que emerge en el marco de una economía
timizar el desarrollo humano (1). globalizada (7). La expresión jurídica de
El laissez faire que propugnó la Revolu- este fenómeno se manifiesta en la fraudu-
La naturaleza jurídica ción Francesa para potenciar la autonomía lenta sustitución del Derecho Civil por el
de la voluntad en los siglos XVIII y XIX, se Derecho del Trabajo en la celebración de
presenta nuevamente como el mecanismo contratos de prestación de servicios subor-
del contrato de indispensable para maximizar la fuerza dinados, al darse prioridad a la autonomía
del mercado autorregulador y minimizar de la voluntad en esos negocios jurídicos.
las deficiencias del Derecho del Trabajo. Este fenómeno tiene inclusive reconoci-
trabajo en el marco Esta tendencia es especialmente invasora miento legal en el Contrato de Prestación
en los países donde los trabajadores no de Servicios (CAS) que el Estado viene
han alcanzado una protección social ade- celebrando con el personal que labora a
de la globalización cuada. Frente a esta ideología, la historia su servicio en la Administración Pública (8).
demuestra que las transformaciones de Se aprecia una confianza cada vez mayor
las instituciones de protección social son en las reglas del mercado como guía para
económica y cultural consustanciales a la existencia del Derecho solucionar los problemas sociales, lo que
del Trabajo y no deben hacernos pensar en ha traído consigo la proliferación de mo-
su desaparición (2). La función del contrato dalidades no sólo atípicas de trabajo sino
de trabajo en el siglo XXI presenta matices también injustas, por encubrir situaciones
Luz Pacheco Zerga nuevos en la economía globalizada y en los en las que existe fraude de ley o abuso
nuevos roles del sindicato, que exigen una del derecho (9).
relectura de su naturaleza jurídica a la luz Muchos juristas retroceden en sus
de la interdependencia entre el Derecho planteamientos de protección social ante
del Trabajo y la Economía. los argumentos económicos: parece que
la utilidad tiene prioridad sobre la justicia
y que el juego de la oferta y la demanda
1. La interdependencia entre el De- es suficiente para lograr una adecuada
recho del Trabajo y la Economía calidad de vida. Sin embargo, el mercado
sólo es capaz de satisfacer las necesidades
Desde hace más de dos décadas se susceptibles de compra y venta (10): el
aprecia un movimiento regresivo del olvido de esta realidad ha llevado a que
Derecho del Trabajo ante las necesidades resurjan sistemas de trabajo en semi ser-
del mercado. Flexibilización, competitividad, vidumbre en algunos países en desarrollo,
Abogada por la P.U.C. Doctora en productividad, crisis económica son términos a la sombra de un Estado indolente en la
Derecho por la Universidad de Nava- que se imponen en el ámbito mercantil y regulación y verificación del cumplimiento
rra. Profesora Ordinaria de Derecho también en el jurídico, poniendo en duda de las normas laborales (11).
la validez de instituciones consideradas La historia nos enseña que la especifi-
del Trabajo de la Universidad de Piura.
hasta ahora inamovibles, por necesarias, cidad del Derecho del Trabajo responde a
Profesora Invitada del Master en Re- para la vida social. Sin embargo, el Derecho una razón de buena ordenación productiva
laciones Laborales de la Universidad del Trabajo vuelve a encontrar fórmulas in- y a la exigencia “universalmente sentida
Rey Juan Carlos (Madrid). éditas, como es la de flexiseguridad (3), para de dignificación de las condiciones de

19
Julio 2010
TEMAS DE ACTUALIDAD La naturaleza jurídica del contrato de trabajo en el marco ...

vida y trabajo de una capa mayoritaria es decir, a la visión que el hombre tiene de nidas por silogismos, sino, más bien, un
de la población, formada precisamente sí mismo, el valor de criterio hermenéutico orden de y para la realidad social (28). Más
por los trabajadores asalariados” (12). La decisivo para valorar todo planteamiento aún, la estructura jurídica existe en función
insuficiencia del Derecho Civil y Comercial doctrinal y sistema social (18). de la realidad social. Su razón de ser y su
–ambos de marcado carácter patrimonial– No obstante la evidente interdependen- existencia se fundan en estas coordenadas:
para solucionar los conflictos surgidos cia entre el Derecho y la Economía existe una realidad social y unas exigencias de
con motivo de la prestación de servicios un distanciamiento, tanto a nivel acadé- orden y de justicia a las que la ley pre-
realizados por cuenta ajena y en situación mico como práctico, no sólo respecto al tende servir mediante una determinada
de dependencia, hizo surgir un Derecho Derecho del Trabajo en particular, sino al regulación (29). Por eso, el Derecho es algo
especial, de carácter humanitario y social, Derecho en general (19). Una de las causas vivo y cambiante, pero con un núcleo
que cristalizó en el llamado “Derecho So- de ese distanciamiento es el formalismo permanente, constituido por lo que na-
cial” y que hoy es denominado Derecho imperante en ambas disciplinas (20). En el turalmente corresponde a la persona, en
del Trabajo (13). Esa terminología originaria campo del Derecho se debe a la inspiración cuanto individuo de la especie humana. En
no es –como se ha puesto de relieve– un kelseniana, que concibe el Derecho como el caso del Derecho del Trabajo, para dis-
“simple pleonasmo” sino la más adecuada un conjunto de normas, integradas en una tinguir entre lo esencial y lo accesorio, es
para poner de manifiesto la superación jerarquía que ordenan la conducta humana necesario no sólo analizar la relación que
del individualismo de los Códigos del pero que lleva a sustituir el Derecho por la existe entre trabajo, organización social y
siglo XIX, basados en una irreal igualdad ley positiva (21). Por su parte, los estudios mercado sino, que resulta indispensable
entre los sujetos contratantes por la graves económicos tienen, en muchos casos, “revisar el modelo antropológico que está
deficiencias en la organización del trabajo, una perspectiva utilitarista, que persigue en la base del Derecho del Trabajo y de su
la distribución del poder y la riqueza en el ante todo la maximización del beneficio sistema de valores” (30). Sólo así estaremos
sistema social (14). y están marcados por el positivismo y un en condiciones de proyectar la función que
El Derecho del Trabajo nació contra determinismo materialista de tipo mate- le corresponde en la sociedad globalizada
corriente y puso límites al capitalismo mático (22). y de recuperar su capacidad de impulsar
liberal del siglo XIX. Durante muy pocos Para superar este desarrollo paralelo, la vida social (31).
años –que se extienden desde finales de que se presenta con visos de antagonismo,
los años cincuenta hasta la década de es necesario encontrar el punto de encuen-
los setenta del siglo pasado, con algunas tro de ambas disciplinas: el trabajo de la 2. El Derecho del Trabajo ante el
variantes en determinados países– tuvo persona humana, que es el eje tanto de la liberalismo y el marxismo
un papel hegemónico en la vida social (15). Economía como del Derecho Laboral. Se
Al limitar las exigencias del mercado en torna necesario volver a las Humanidades, La Economía, tanto en las teorías del
atención al respeto debido a la dignidad para enlazar las exigencias de la vida per- liberalismo económico como en las del
humana se convirtió en referente obliga- sonal, social y económica con las del orden marxismo, suele presentar al ser humano
do para la estructuración jurídico-social. jurídico, evitando enfoques unilaterales como un homo economicus (32), con predi-
Su desaparición equivaldría a renunciar a y desfasados que impiden el auténtico lección por las actividades lucrativas y cuya
valores fundamentales para la vida social. desarrollo personal y social (23). vida se resuelve en clave económica.
De allí que sea necesario volver a las raíces Desde hace algunos años se alzan voces Esta visión unilateral se remonta, por
de esta disciplina, es decir, a sus “principios desde diferentes sectores de la sociedad en un lado, a la economía clásica del siglo
y fundamentos -libertad y dignidad del este sentido (24) y éste es uno de los retos XVIII, iniciada por Adam Smith, que con-
hombre– que han de presidir la voluntad que enfrenta la Universidad del siglo XXI: sideró la división del trabajo como una
de quienes crean la norma y de quienes poner la interdisciplinariedad científica tendencia natural del hombre a cambiar
la aplican” (16). Además, siendo el Derecho al servicio de la persona para no reducir bienes por bienes, bienes por servicios y
del Trabajo no sólo un “sector del Orde- la calidad de vida al aspecto meramente unas cosas por otras, considerando estas
namiento” sino un “modo de contemplar cuantitativo del “tener” (25) y para que el au- actividades como las centrales de la vida
lo jurídico todo desde la realidad, crucial mento de la riqueza no sea patrimonio de humana (33). Lo cual es inexacto ya que la
para la vida comunitaria, del trabajo libre unos pocos sino del mayor número posible división del trabajo es un fenómeno natural
por cuenta ajena” (17), tiene una misión de seres humanos (26). Los estudios inter- que obedece a las diferencias por razón
–perennemente actual– de enjuiciar la disciplinarios son un instrumento insusti- de sexo y las capacidades individuales, así
realidad social y dar los lineamientos para tuible para comprender adecuadamente como a las diferencias geográficas (34). Sin
armonizar las exigencias de la rentabilidad la realidad y su consiguiente regulación embargo, esta deformación histórica, que
del trabajo con la calidad de vida de quien jurídica y desde el Derecho del Trabajo se se planteó como premisa científica, llevó a
hace posible, con su dedicación vital, esa están haciendo importantes aportes en muchos especialistas de la historia econó-
rentabilidad. El Derecho del Trabajo al pri- este sentido (27). mica a centrar su atención en una etapa
vilegiar a la persona sobre el patrimonio Para lograr este acercamiento hay que relativamente reciente de la vida humana,
(en el ámbito civil) y la mera rentabilidad tener en cuenta que el Derecho no es un en la que podían encontrarse el trueque y
(en el mercantil) otorga a la antropología, conjunto de conclusiones lógicas, obte- el intercambio a una escala considerable y

20
Julio 2010
La naturaleza jurídica del contrato de trabajo en el marco ... TEMAS DE ACTUALIDAD

fue aplicada, sin más pruebas, a toda la his- nueva civilización: el trabajo, la familia, las era necesario estirar siempre más las fuerzas
toria humana. De este modo, el liberalismo relaciones sociales en general se vieron de producción del trabajo (47). Los cambios
creó la falsa imagen de que el ser humano sustancialmente modificadas (42). Y en en los sistemas de trabajo, que se desa-
tiene una psicología de mercado. esta nueva cultura, la regulación jurídica rrollaron en el siglo XVIII y XIX, alteraron
El segundo factor de distorsión para del trabajo fue la expresión más clara de sustancialmente también los ritmos de des-
la adecuada comprensión del hombre la profunda transformación que se había canso, a tal punto que las consecuencias de
ha sido el marxismo, que redujo las operado en la civilización occidental. Al la Revolución Industrial en la civilización
relaciones humanas a relaciones econó- someter el trabajo a las leyes de la oferta occidental se han comparado con las del
micas antagónicas de poder y alienación y demanda, como si fuera un elemento de Neolítico respecto a la Edad Antigua (48).
completando –desde otro ángulo– esta producción económica similar a la materia La mercantilización de las relaciones
mutilación histórica (35). Si bien es cierto prima, se mercantilizó la vida humana. individuales trajo consigo la de la socie-
esta teoría económica ha sido desacre- El salario fue concebido como un precio, dad en general. Al considerar el trabajo
ditada universalmente ante la caída del fijado de acuerdo al interés del empresa- y las relaciones que aquél genera y a la
muro de Berlín, no puede negarse que rio, sin tener en cuenta las necesidades ni tierra como mercancías era inevitable que
su filosofía económica está en la base de circunstancias personales del trabajador. se produjera un desgarro en las relaciones
gran parte del pensamiento europeo y La utópica igualdad predicada por el libe- humanas y, en mayor o menor grado, el
sudamericano (36). Karl Marx descubrió fa- ralismo cristalizó en los Códigos civiles de peligro del aniquilamiento del hábitat na-
cetas relacionales del trabajo humano de la época, que proclamaban la autonomía tural de la persona (49).
profunda significación, pero al establecer de la voluntad de las partes en la realización La paulatina sustitución –en la con-
una dicotomía insalvable entre libertad y de cualquier negocio jurídico, incluyendo el ciencia de los ciudadanos– de los móviles
trabajo dependiente, entre clase opresora de la prestación de servicios dependientes sociales por los económicos, especialmente
y clase explotada, presenta como única y por cuenta ajena (43). El resultado de esta por el afán de beneficio económico, convir-
vía de liberación la abolición del carácter forma de contratación fue una dolorosa tió al dinero en una mercancía universal y,
relacional del trabajo (37). Este presupuesto dislocación social, manifestada en jornadas a su vez, al valor comercial, en el valor de
se complementa con su célebre fase de excesivas de trabajo, condiciones insalubres, referencia universal. Es decir, la valoración
los Manuscritos de 1844: “toda la historia hacinamiento de los obreros en las ciuda- de la persona, de su actividad y de sus bie-
universal no es otra cosa que la genera- des, destrucción de lazos familiares, salarios nes fue reducida a la dimensión económi-
ción del hombre por medio del trabajo de hambre, etc., de la cual existe abundante ca, y, en esa misma medida, se le despojó
humano” (38). Es decir, el hombre se ge- y muy bien documentada bibliografía (44). de un valor intrínseco, convirtiéndolo, más
nera por los bienes que produce, por las Era tal el despojo social que se padecía bien, en referencial respecto a su capacidad
estructuras de producción que engendra con el trabajo asalariado, que dio origen a de crear riqueza.
su trabajo. una clase social: la del asalariado. Alguien El proyecto utópico del liberalismo
Por eso, tanto Smith como Marx, des- se convertía en asalariado cuando “no era económico, de crear y distribuir la riqueza
de puntos de vista muy dispares, incurren nada y no tenía nada para intercambiar, por las solas fuerzas del mercado autorre-
en la misma falacia: reducir la fuerza salvo la fuerza de su brazo. Se caía en gulador, llevó a la sociedad del siglo XIX
creadora del trabajo a la satisfacción de el salariado como degradación del pro- a fundar la vida social en el móvil de la
las necesidades vitales materiales de los pio estado: las víctimas eran el artesano ganancia, convirtiéndola en justificante su-
individuos (39). Lo cual equivale a concebir arruinado, el campesino feudal al que su ficiente para la acción y el comportamiento
al hombre como a un animal de necesida- tierra ya no le daba de comer, el “compa- en la vida cotidiana. Éste es el último esla-
des y no como lo que realmente es: un ñero” que había dejado de ser aprendiz y bón para que se realizase la transformación
ser de ideales (40). Esta deformación fue no podía convertirse en maestro.... Estar de una sociedad con mercados a una socie-
denunciada por Max Weber, quien destacó o caer en el salariado era instalarse en la dad de mercado autorregulado (50).
la supremacía de las tendencias no eco- dependencia, quedar condenado a vivir Sin embargo, la ganancia siendo un
nómicas de la persona en la organización “al día”, encontrarse en las manos de la móvil lícito, no puede convertirse en el
de la vida social, afirmación que hoy en necesidad” (45). móvil de referencia del actuar social por-
día ha sido corroborada desde diversos Entre tanto, en el otro extremo de la que pervierte la ética, la solidaridad y, en
enfoques científicos y filosóficos (41). organización social, el capitalista experi- definitiva, la posibilidad de la convivencia
mentaba cómo el capital crecía a medida pacífica y del auténtico desarrollo humano.
que aumentaba la producción. Y, paula- Grimaldi, con acentos que pueden sonar
3. La mercantilización del trabajo tinamente, fue dirigiendo la producción dramáticos, denuncia el envilecimiento
en el siglo XIX y la condición del no a la satisfacción de necesidades reales social que se sigue a esta mercantilización,
trabajador asalariado sino al simple consumo, para conseguir iniciada en el siglo XIX: “donde todo tiene
una mayor utilidad, sin tener en cuenta el un precio, nada puede tener valor. Nada
Los cambios tecnológicos, sociales y contexto social (46). El sistema trajo consigo por nada en la sociedad capitalista. Todo se
comerciales que siguieron a la Revolución un frenesí de productividad, que a su vez, vende y se compra. Nada es gratis, ningún
Industrial originaron una nueva cultura, una engendró un paroxismo de trabajo, porque don, ninguna gracia. Quien no tiene nada

21
Julio 2010
TEMAS DE ACTUALIDAD La naturaleza jurídica del contrato de trabajo en el marco ...

que vender no tiene nada que esperar. sumen en lo que ahora conocemos como
Donde no hay nada que ganar, no hay 4. El mercado autorregulador y el el mercado de trabajo, el patrón-oro y el libre
nada que hacer” (51). En cualquier caso, esta Derecho del Trabajo intercambio. Nos encontramos ante lo que
actitud no deja de ser antinatural porque la los economistas denominan la economía
aspiración al acceder a un trabajo va más La confianza en que el nuevo sistema de mercado (61).
allá de la retribución económica ya que erradicaría el problema de la pobreza se Esta economía de mercado se basa en
permite alcanzar una identidad social en apoyaba, en gran medida, en la teoría de un sistema autorregulador de mercados.
referencia al propio desarrollo personal y la mano invisible de Adam Smith, según la Es decir, una economía gobernada única-
a la inserción en un contexto de recono- cual ésta operaría en el seno del sistema mente por los precios del mercado. Sólo
cimiento (52). de mercado, a través de la competencia entonces se puede hablar de un sistema
El liberalismo del siglo XIX pretendió entre las fuerzas actuantes, y aseguraría el autorregulador, es decir, cuando la totali-
olvidar que el trabajo es una actividad suministro necesario de mercancías al pre- dad de la vida económica se organiza por
inseparablemente unida a la persona, que cio debido, así como la buena gestión del las leyes dictadas por la oferta y la deman-
no actúa en función de la venta, es decir, proceso productivo, cuyos costos se con- da, sin tener en cuenta otras referencias
por un móvil exclusivamente económico vertirían en los más bajos posibles (56). que no sean las del mismo mercado. Es
porque el trabajo cumple una función Por estas razones el empresario in- necesario resaltar que, si bien es cierto
social cualitativa en el desarrollo personal dustrial y el comerciante que emergen que toda sociedad para sobrevivir requiere
y no sólo cuantitativa o de simple pro- de la Revolución Industrial exigen la de un sistema económico, –y que la exis-
ducción de riqueza. Y, precisamente por “liberalización del mercado”: imponen tencia de un mercado es connatural al de
la indisoluble unidad entre la persona y su el laissez-faire del Estado (57) para poder cualquier sociedad– es recién a partir del
trabajo, éste no puede ser desgajado de fijar los precios más adecuados a sus in- siglo XIX que la regulación del mercado
la vida humana ni almacenado o puesto tereses. Comprobamos, entonces que el no obedece a las necesidades sociales, sino
en circulación como se hace con las mer- abstencionismo del Estado fue impuesto, que somete a éstas a las de la producción
cancías (53). paradójicamente, por el mismo Estado a de riqueza. Los términos y prioridades
La tierra, por su parte, no es un bien petición de los particulares. Y, una vez es- sociales se invierten: la política –el bien
mueble producido por el hombre, sino tablecido, era necesario garantizar que no de los ciudadanos– se pone al servicio de la
que constituye la misma naturaleza: esta se produjese ninguna intervención exterior economía –de la producción de bienes– (62).
realidad está siendo defendida por los que alterase el equilibrio del mercado (58). La dislocación social y jurídica que
movimientos ecologistas, que reivindi- El pensamiento liberal considera esencial siguió a los nuevos regímenes de trabajo
can el derecho a preservar la naturaleza “la presencia de condiciones de libertad originó, a su vez, una reacción social similar
como un derecho fundamental de todo perfecta para la existencia de la libre com- en todos los países sometidos a la doctrina
ser humano (54). Y, finalmente, el dinero petencia” (59) porque los beneficios ya no liberal: la sociedad exigió al Estado prote-
no es un producto, sino más bien un están garantizados, y quienes intervienen ger tanto al trabajo como a la tierra, pues
signo del poder adquisitivo o un meca- en el proceso económico deben lograr equivalía a proteger a la persona y al es-
nismo de cambio creado por la banca o sus utilidades en el juego de la oferta y pacio vital indispensable para construir un
las finanzas del Estado. Por eso, ninguno la demanda. Se exige entonces que los hogar y tener una familia, que son el fun-
de estos tres elementos –trabajo, tierra precios sean libres, que se fijen por sí mismos: damento de la civilización (63). La violencia
y dinero– pueden ser regulados como así se asegura la utilidad económica del de las revueltas sociales ante los sistemas
mercancías (55). inversor. Pero, en definitiva, los precios no de trabajo basados en la autonomía de
Sin embargo, es en base a esta fic- se fijan por una simple regla de azar, sino las partes, fue una experiencia común en
ción como se organizaron –y se siguen de acuerdo a los intereses de los agentes todos los países donde la inactividad del
organizando en la práctica–, los merca- que dirigen el proceso económico, es decir, Estado desprotegía a las grandes mayorías
dos de trabajo, de tierra y de capital. los empresarios y comerciantes, ya que el oprimidas por sistemas de remuneración,
De hecho, son comprados y vendidos consumidor lo que busca, por regla gene- trabajo y descanso indignos de la condi-
en el mercado, y su oferta y demanda ral, es el producto de la mejor calidad al ción humana libre y civilizada (64).
poseen magnitudes tales que los Es- menor precio posible. Este movimiento no fue una acción
tados liberales velan hoy para impedir Fue así como, a partir de 1820, la so- concertada por los enemigos de las nuevas
un desequilibrio entre estos productos, ciedad inglesa primero y luego el resto de doctrinas: más bien, fue un contra-movi-
porque una política que impidiese la Occidente (60), se articuló en torno a los miento social para controlar la acción del
formación de estos mercados, pondría tres dogmas del liberalismo: a) el trabajo mercado respecto al trabajo y a la tierra.
ipso facto en peligro el sistema mismo. debe encontrar su precio en el mercado; Ésta fue la principal función del interven-
Y, por eso, el liberalismo individualista b) la creación de la moneda debe estar cionismo estatal. Y es así como surgen en
tiende a prohibir cualquier disposición sometida a un mecanismo de autorregu- países con ideologías tan diferentes como
o comportamiento que obstaculice el lación; y c) las mercancías deben circular las de la Inglaterra victoriana, o la Prusia
funcionamiento efectivo del mecanismo libremente de país en país sin obstáculos de Bismark o el Imperio de los Hasburgo,
del mercado autorregulador. ni preferencias. Estos tres dogmas se re- leyes sobre accidentes de trabajo, inspec-

22
Julio 2010
La naturaleza jurídica del contrato de trabajo en el marco ... TEMAS DE ACTUALIDAD

ción en fábricas y comercio municipal, para su tarea con una visión integradora de trimonial y, por otra, la atribución derivada
extenderse luego a límites en las jornadas intereses, sin ceder a presiones partidistas o instrumental de carácter personal, que
de trabajo, derecho a descansos diarios, ni intereses particulares, a fin de revitalizar faculta al empresario a ordenar y dirigir la
semanales y anuales, etc. (65). A partir de las redes de colaboración social en las prestación de trabajo (74).
una normativa dispersa y variada orientada épocas de desempleo y para mejorar las Esta doble cesión es sustancialmente
a garantizar una retribución y unas condi- condiciones económicas y de trabajo de los distinta a la que se realiza en el ámbito
ciones de trabajo acordes con la dignidad trabajadores que laboran en condiciones civil, porque en los contratos de compra-
humana y las exigencias del renuevo de de discriminación injusta. venta y de arrendamiento “la realización de
las generaciones y del desarrollo de la la prestación a cargo del vendedor o del
civilidad, los países europeos ponen en arrendador no es posible sin un empleo
marcha una Legislación de Trabajo, que a 5. El contrato de trabajo: institución de bienes e implica siempre un cambio
partir del siglo XX se convierte en una rama madre del Derecho del Trabajo y definitivo o provisional de la situación de
autónoma del Ordenamiento: el Derecho mecanismo jurídico de protección la propiedad, ya que se cede ésta misma
del Trabajo (66). social o se cede su disfrute” (75). En cambio, el
Tras varias décadas de expansión, contrato de trabajo no implica ese cambio
asistimos en la actualidad a un fenómeno El objeto social del Derecho del Trabajo de situación: el cumplimiento del contrato
similar de mercantilización del trabajo y de es el trabajo “realizado voluntariamente en laboral no exige una sucesión económica
la vida humana en general. Por tanto, los utilidad de un tercero para obtener de éste en favor del empresario porque lo esen-
argumentos para desechar la acción estatal un bien a cambio” (69). Esta caracterización cial del contrato no consiste en la cesión
en cuestiones laborales no son nuevos. Por económico-social del trabajo lleva en ger- por el trabajador de algo perteneciente
eso, es necesario abrir nuevos caminos para men una significación jurídica, que sólo a su patrimonio, sino en la obligación de
que el crecimiento económico se asiente por mediación de la técnica jurídica puede realizar un trabajo en forma subordinada.
en el desarrollo humano de quienes son transmutar en una categoría jurídica. Ese El trabajador “no cede bienes, sino ener-
agentes productivos de esa riqueza. El tránsito, que es el auténtico proceso gene- gías; no presta nada que pertenezca a la
intervencionismo estatal que sustituye rador del Derecho del Trabajo tuvo lugar propiedad de una persona, sino algo que
la iniciativa privada se ha demostrado con la invención de una institución jurídica emana de su ser” (76).
insuficiente y opresor de las libertades fundamental: el contrato de trabajo, “que Además, los contratos no son nunca
básicas, pero la inhibición del Estado en presta forma jurídica a lo que hasta en- producto exclusivo de la voluntad de las
la regulación de la vida social también ha tonces era simple sustancia social, apenas partes, menos aún cuando no se trata de
tenido perjudiciales consecuencias socia- normada por el esbozo de legislación que un contrato atípico, sino de un contrato
les: hemos de aprender las lecciones que suponían los preceptos de los Códigos nominado como el de trabajo, que se
nos brinda la historia reciente. Se trata de Civiles dedicados a la regulación del arren- configura en la conjunción de normas
poner en marcha un sistema que combine damiento de servicios” (70). heterónomas y autónomas. La autonomía
el trabajo libre, la libertad de empresa y la El contrato de trabajo surgió como de la voluntad, es decir, la potestad crea-
participación de los trabajadores, para que contrato normado o socializado que, al dora de las partes debe enmarcarse en el
estos presten sus servicios no como simple imponer sustanciales limitaciones a la ámbito establecido por la normativa consti-
fuerza de trabajo sino como fuerza cultural. autonomía de la voluntad de las partes, tucional y legal. Esta es la razón por la cual
Para lograr estas metas es necesario que el impidió “la disolución de las primeras tan pronto se establece el vínculo laboral
mercado sea controlado oportunamente normas proteccionistas del trabajo en un entre un empresario y un trabajador, a esa
por las fuerzas sociales y por el Estado, magma ético-jurídico en el que convivían relación jurídica individual de trabajo se
de manera que se garantice la satisfacción promiscuamente las medidas de policía, los le incorporan todas las prescripciones del
de las exigencias fundamentales de toda propósitos filantrópicos y las instituciones Derecho necesario, como son la jornada
la sociedad (67). De allí que se requiera de beneficencia” (71). Se configuró, más máxima, la remuneración mínima, seguri-
una acción estatal eficaz en materia de bien, como un negocio jurídico bilateral dad social, etc. (77).
inspección para consolidar la vigencia del de cambio, en virtud del cual una persona Esta simbiosis de aspectos persona-
Derecho del Trabajo (68). (trabajador) procede voluntariamente a la les, patrimoniales y normativos permite
Esta tarea es responsabilidad directa atribución de la utilidad patrimonial de su distinguir una triple dimensión en la re-
de los poderes públicos, pero también trabajo personal (intuito personae) a otra lación jurídica que origina el contrato de
de los ciudadanos en general, que han persona (empresario) durante un cierto trabajo: a) la personal, que obliga intuito
de huir de una actitud conformista, poco tiempo, percibiendo a cambio una remu- personae; b) la económica, con efectos
comprometida con la gestión pública y neración (72), que lleva aneja la atribución patrimoniales (78) y; c) la normativa, que
participar activamente en el desarrollo de del “poder de ordenar la prestación del fija los mínimos de Derecho necesario
un modelo social, adaptado a las nuevas trabajo al preciso fin que el empresario la a través de los mecanismos legales
circunstancias socioeconómicas. En esta destine” (73). Nace así la subordinación del tradicionales y de la fuente típica del
labor corresponde una particular responsa- trabajador en dos dimensiones: por un lado, Derecho del Trabajo, que es el convenio
bilidad a los sindicatos, que deben realizar la atribución básica, que es puramente pa- colectivo.

23
Julio 2010
TEMAS DE ACTUALIDAD La naturaleza jurídica del contrato de trabajo en el marco ...

Las relaciones jurídicas normativas b) De participación: Estas relaciones se


anejas a la celebración del contrato de integran con la relación de cambio, en 6. La naturaleza jurídica del con-
trabajo fueron las que permitieron que el la medida en que el contrato se ejecuta trato de trabajo y la teoría de la
trabajador subordinado superase la simple en la organización de una persona conexión de negocios
“condición” de asalariado y adquiriese el jurídica. Estas vinculaciones jurídicas
“estatuto” de trabajador asalariado. La permiten al conjunto de trabajadores La doctrina académica española con-
“condición” carece de específica relevancia “el derecho a intervenir en la organi- sidera que el art. 8.1 del Estatuto de los
jurídica porque no existen normas gene- zación de la empresa, compartiendo Trabajadores (89) contiene una definición
rales que la protejan y regulen (79). Por el con el empresario facultades tradicio- del contrato de trabajo y no una presun-
contrario, el “estatuto” se configura por una nalmente reservadas a éste” (86). De ción (90), porque se limita a recoger los re-
protección jurídica “blindada”, que somete allí que puedan y deban participar en quisitos establecidos en el art. 1.1 (91) para
a sus disposiciones a la autonomía de la órganos empresariales de gestión o determinar el ámbito de aplicación de la
voluntad (80). Por esta razón, el contrato consulta y acceder a información. norma. Una crítica similar se puede aplicar
de trabajo se convirtió en un instrumen- c) De tutela: Son las que se establecen al art. 4° de la Ley de Productividad y Com-
to de protección social que permitió al entre el trabajador y el Estado, sea petitividad Laboral, cuando establece que
asalariado gozar de un reconocimiento directamente o por intermedio del em- “en toda prestación personal de servicios
jurídico-social. presario. Regulan aspectos sustanciales remunerados y subordinados, se presume
del orden social, como son los deberes la existencia de un contrato de trabajo a
y derechos en materia de prevención de plazo indeterminado”.
6. La superación del do ut facias riesgos laborales, seguridad e higiene En consecuencia, existe un contrato
contractual en el ámbito laboral en el trabajo, seguridad social, créditos de trabajo cuando se pacta prestar los
laborales, formación profesional y acti- servicios profesionales en forma personal,
Pero además, y esto es lo más impor- vidad sindical. remunerada y subordinada: no importa el
tante, el contrato de trabajo supera la d) De solución de conflictos: Las situaciones nomen iuris del contrato sino la realidad de
tipificación de contrato de cambio: de de controversia o disidencia entre em- lo que ocurre entre las partes. Asimismo, su
aquel do ut facias, en la que una de las presarios y trabajadores son integradas naturaleza jurídica se deduce de la forma
partes se obliga a prestar un servicio de en instituciones procesales o extra- de celebración del negocio jurídico y de
tipo personal (trabajador) y la otra, que procesales, como son el arbitraje, la su ejecución. En resumen, el contrato de
es la que contrata el servicio (empleador), conciliación y mediación, la convención trabajo se caracteriza por ser (92):
a remunerarlos. Los modernos estudios colectiva, la huelga y el cierre patronal, a) Consensual, porque se perfecciona por
en torno a la “genealogía” del contrato con el fin de solucionarlas (87). Esta el acuerdo de voluntades, es decir, por
de trabajo hacen hincapié en que fue en formalización es de orden público y se el sólo consentimiento en que el tra-
las últimas décadas del siglo XIX cuando tiene acceso a ellas por mandato de las bajo sea prestado en forma personal,
“nace con fuerza (…) la idea del contrato normas específicas que corresponden subordinada y dependiente.
de trabajo como un vínculo jurídico que a cada institución, pero que resultaría b) No solemne porque no requiere forma
contiene algo más que un intercambio ocioso enumerar en esta oportunidad. especial: puede ser verbal, y de hecho
económico” (81). Esta superación se con- lo es cuando se pacta en forma indefi-
sigue en razón de las relaciones jurídicas Estos cuatro tipos de relaciones ju- nida. La inobservancia de la forma en
que se siguen a la celebración del contra- rídicas no se originan en el ámbito del los casos establecidos por ley –tiempo
to, con independencia de la voluntad de trabajo independiente ni en las relaciones parcial (93) o sujeto a modalidad (94)–
las partes (82), que origina, a su vez, cuatro comerciales entre empresarios, sean éstos lleva a presumir que el contrato se ha
tipos de relaciones jurídicas (83): personas naturales o jurídicas, puesto celebrado a jornada completa o a plazo
que la relación de dependencia que éstas indefinido respectivamente y no que no
a) De cambio: Son las propiamente con- originan, no afecta directamente el ámbito se haya celebrado.
tractuales (84) y se materializan con la personalísimo de libertad y dignidad de la c) Personalísimo, del tipo intuito personae.
incorporación del trabajador al negocio persona. La posibilidad de sustitución, remu-
o empresa del empleador (85). Originan Por otro lado, se debe resaltar, que el nerada o no, contradice este carácter
los deberes personales (poder de di- nacimiento de estas relaciones sólo es posi- personalísimo de la prestación del tra-
rección y disciplinario vs. obediencia), ble porque existe una conexión de negocios bajador y, por tanto, de la existencia del
los patrimoniales (remuneración vs. entre las partes que celebran el contrato de contrato de trabajo. En los casos en que
prestación del trabajo) y las facultades trabajo. Esta conexión permite establecer el empresario admita la sustitución, la
para extinguir la relación en caso de la obligatoriedad de la negociación colec- relación jurídica se establecerá entre el
incumplimiento o imposibilidad de tiva en determinados supuestos, así como empresario y el sustituto, por un nuevo
continuar con ella (despido/renuncia/ la facultad administrativa de inspección y distinto contrato de trabajo (95).
causas objetivas que justifican el cierre y control sobre los contratos de trabajo d) Bilateral y recíproco pues se establecen
de la empresa). celebrados (88). obligaciones para ambas partes: a la

24
Julio 2010
La naturaleza jurídica del contrato de trabajo en el marco ... TEMAS DE ACTUALIDAD

prestación de servicios subordinados racterizan por la subordinación y el poder canales institucionales que permitan la
corresponde una remuneración. La idea de mando de quien contrata los servicios. realización de los deberes” (103).
de cambio (servicio vs. retribución), La modernidad, en cambio, universalizó el Además, el trabajador, si bien puede
sobreentendida en el texto, es la que sentido profesional de la vida, pero pare- llegar a identificarse con los objetivos
permite reconocer la reciprocidad de ce haber olvidado el sentido cultural del de la organización en la que trabaja, no
prestaciones que está en la base de trabajo (98). La época actual, denominada pierde por ello sus propios intereses ni
todo contrato, la existencia del cual “post-moderna”, nos presenta una nueva fines. Se integra voluntariamente en la
se confirma, por lo demás por la vo- figura: la del trabajador como sujeto civil, empresa, “instituto jurídico con vocación
luntariedad, que se presume en todo es decir, la persona humana como sujeto de permanencia”, diferente a “las personas
consentimiento. activo en una sociedad de tipo relacional, que en ella se integran”, para aportar “sus
e) Conmutativo porque la medida de la caracterizada por una economía de la conocimientos, sus esfuerzos o su capital”
obligación de una de las partes es igual información y del servicio (99). (104), y alcanzar así su propio proyecto

al cumplimiento que la otra haga de la Las nuevas tendencias en el gobierno personal (105). La misión de la empresa,
suya. Sin embargo, esto no equivale a de personas en las organizaciones, con- por tanto, no se agota en su función
una igualdad aritmética, más aún existe firman esta afirmación, puesto que se económica, sino en la que ha destacado
una desigualdad de deberes, provenien- orientan al fortalecimiento de las relacio- la jurisprudencia social: la de constituir
te de una desigualdad de condición nes personales. Para lograrlo, se motiva a “un valor superior en el que se integran
real, que es característica de la justicia los trabajadores para que se adhieran a otros”, siendo este valor superior que “se
social. los objetivos y valores de la organización, debe salvaguardar como el más alto de
f) De tracto sucesivo porque sus efectos participando de una moral de equipo y de todos”, el “de la dignidad del hombre que
se van cumpliendo con el transcurso una cultura de empresa. De este modo, no trabaja” (106).
del tiempo, no surgen todos de una sólo se reconcilia lo económico con lo so- De allí que trabajo y empresa sean
vez en el momento de la contratación cial, sino que se da primacía a los aspectos realidades interdependientes. El contrato
como sucede, por ejemplo, con la com- auténticamente humanos de las relaciones de trabajo da origen a la relación jurídico-
praventa. Esto implica que en caso de que origina el contrato de trabajo (100). laboral, pero la empresa, es la condición
resolución no se cumple la ficción jurí- Estas exigencias laborales, como lo hizo de posibilidad de esa relación jurídica.
dica de que el contrato no ha existido notar Alonso Olea hace unos años, deben Empresario y trabajador asumen mutuos
nunca, porque los efectos cumplidos no ser objeto de una sana crítica, para no re- deberes y derechos al celebrar el contrato
pueden borrarse. troceder hacia antiguos servilismos o caer de trabajo (107) y, como fundamento de to-
en sectarismos fanáticos (101). También, es dos ellos, el de tratarse con el respeto que
Estas notas del contrato de trabajo requisito indispensable, para conseguir esta exige la dignidad humana, que es el núcleo
responden a su origen civilista, pero no unidad organizacional, que el empresario duro del deber de actuar de buena fe (108).
agotan su naturaleza jurídica. Su carácter refuerce su compromiso a favor de los
sui generis lleva a descubrir una realidad trabajadores, “respetando un código ético
poco analizada por la doctrina académica que va más allá de las estrictas obligacio- 7. Conclusiones
hasta la fecha: me refiero a la conexión de nes jurídicas”, que puede concretarse en
negocios entre trabajador y empresario el deber de acentuar “su actuar de buena El Derecho del Trabajo surgió contra
que se realiza por medio del contrato fe, proporcionando mejor información corriente del capitalismo liberal del siglo
de trabajo (96). La visión del ciudadano- a los trabajadores, delegando más sus XIX, que había reducido el trabajo a una
trabajador del siglo XXI y las exigencias funciones, estableciendo programas de mercancía e impuesto el dogma de la
del respeto a su dignidad han sido desa- participación en los beneficios y en la autorregulación del mercado, que exigió
rrolladas tanto por la doctrina constitucio- gestión” (102). el abstencionismo del Estado. Gracias a
nal como por la laboral y la Sociología (97). A la vez, el derecho del trabajador a ser él se estructuró la vida social en torno
La paulatina interiorización del deber de tratado con la consideración debida a su al derecho al descanso y a condiciones
tutelar la personalidad del trabajador, ha dignidad, no significa una puerta abierta dignas de trabajo de quienes laboraban
llenado de contenido nuevo la tradicional para la inflación de sus derechos, porque subordinadamente al servicio de otros.
imagen de una mera relación patrimonial así sólo se conseguiría la inviabilidad de la El trabajo no es una simple fuerza
de cambio. empresa y, a la postre, la decadencia social. económica: es una fuerza cultural por la
La sociedad civil y el mundo jurídico Acertadamente se ha dicho que “la digni- que el ser humano además de producir
conciben el trabajo más como una relación dad del ser humano no consiste en que bienes o servicios, es capaz de trascender
social, que como un simple intercambio cada uno de nosotros exija sus derechos y lo sensible e inmediato y descubrir el senti-
de trabajo por salario. Cada época histó- todo le parezca poco para afirmar su perso- do de la propia vida y la de los demás. Las
rica concibe el trabajo según su código nalidad, sino, sobre todo, en que asuma sus relaciones de amistad y cooperación que
cultural. En la economía rural encontramos deberes como persona y como ciudadano surgen en el mundo del trabajo permiten
al siervo, que se convierte en el operario, y se exija a sí mismo un cumplimiento desarrollar la personalidad individual y
en la economía industrial: ambos se ca- permanente. Los derechos deben ser los cimentar redes de colaboración social.

25
Julio 2010
TEMAS DE ACTUALIDAD La naturaleza jurídica del contrato de trabajo en el marco ...

El intervencionismo estatal y su absten- respeto exigido por la dignidad humana, – BUTTIGLIONE, Rocco. La persona y la familia.
cionismo han demostrado, a lo largo de que tiene como núcleo duro, el deber Traducido por Antonio Esquivias. Madrid:
Palabra, 1999.
la historia, que convierten los sistemas de de obrar de buena fe. El dinamismo del – CASTEL, Robert. Las metamorfosis de la cues-
trabajos en inhumanos porque la eficiencia deber de buena fe, que obliga por igual a tión social. Una crónica del salariado. Tradu-
y la productividad se erigen en los únicos las dos partes del contrato, impone que el cido por Jorge Piatigorsky, Estado y Sociedad.
Buenos Aires: Paidós, 1995.
criterios válidos de organización social, con ejercicio de los derechos sea correlativo al – DIÉGUEZ CUERVO, Gonzalo. “Nueva función
el consiguiente empobrecimiento cultural cumplimiento de los deberes. del trabajo.” Revista Española de Derecho del
y la posterior violencia social. Para potenciar los elementos personales Trabajo, no. 62 (1993): 841-854.
– DONATI, Pierpaolo. Il lavore che emererge.
El siglo XXI presenta nuevos fenómenos del contrato de trabajo, sin detrimento de Prospettive del lavoro como relazione sociale
de desarraigo social ante la presión de la unidad de dirección, resulta indispensa- in una economia dopo-moderna. Torino: Bo-
llati Boringheieri, 2001.
quienes confían en que el mercado solucio- ble superar el reduccionismo de calificar – ERMIDA URIARTE, Óscar / HERNÁNDEZ ÁL-
nará los problemas sociales, olvidando que al contrato de trabajo como una simple VAREZ, Óscar. “Crítica de la subordinación.”
éste sólo es capaz de resolver las necesi- relación patrimonial de cambio. Profundi- Revista española de Derecho del Trabajo, no.
116 (2003): 167-189.
dades humanas susceptibles de valoración zar en la naturaleza jurídica del contrato – FERNÁNDEZ BUEY, Francisco. “Economistas y
económica. Los poderes públicos, los em- de trabajo puede ser un mecanismo útil humanistas. Propuestas para un diálogo.” en
presarios y los sindicatos tienen el deber para compaginar las leyes del mercado con Economía y Derecho ante el Siglo XXI, edita-
da por Ángel Marina García Tuñón (coord.),
de afrontar el nuevo marco de la economía el respeto debido a la dignidad humana 134-136. Valladolid: Lex Nova, 2001.
globalizada con una visión que asegure la del trabajador. Por eso, podemos concluir – FERREIRO, Pablo / ALCÁZAR, Manuel. Gobierno
de personas en la empresa. Lima: Universidad
eficacia, la eficiencia y la consistencia de afirmando que el contrato de trabajo es, a de Piura, 2001.
las empresas, a fin de lograr la meta del la vez, relacional y de cambio, con elemen- – FINNIS, John. Ley natural y derechos naturales.
trabajo “decente”, que a su vez conseguirá tos personales, patrimoniales y normativos. Traducido por Cristóbal Orrego Sánchez y Raúl
Madrid Ramírez. Buenos Aires: Abeledo-Perrot,
revitalizar las redes de seguridad social en Obliga al trabajador a la prestación personal, 2000.
su sentido más amplio. remunerada y subordinada de sus servicios – GARCÍA DE HARO, Ramón. Convenios colec-
La relación jurídico-laboral tiene una por un cierto tiempo, y al empresario, a tivos y Reglamentos de empresa. Barcelona:
Bosch, 1961.
tiple dimensión: la personal, la económica remunerarlos y dirigirlos. De este modo se ——. La posición jurídica del trabajador
y la normativa, que fija los mínimos de establece una conexión de negocios –el del subordinado. Madrid: Rialp, 1963.
– GRIMALDI, Nicolás. El trabajo: comunión y
Derecho necesarios a través de los me- trabajador con el del empresario– dirigida excomunicación. Traducido por Ana Corzo
canismos legales tradicionales y los de su a un fin común: el de la empresa. Ambas Santamaría, Astrolabio. 283. Pamplona: EUN-
fuente típica, que es el convenio colectivo. partes deben ejecutar el contrato según el SA, 2000.
– HEPPLE, Bob. La formación del derecho del
De este modo, el trabajador subordinado dinamismo de la buena fe laboral, de modo trabajo en Europa : análisis comparado de la
supera la simple condición de asalariado y que el ejercicio de los derechos sea correlativo evolución de nueve países hasta el año 1945.
alcanza un estatuto blindado frente a la ar- al cumplimiento de los deberes. Traducido por José Rodríguez de la Borbolla.
Madrid: Ministerio de Trabajo y Seguridad
bitrariedad de la autonomía de la voluntad, Lima, 2 de junio de 2010 Social, 1994.
que no se debe perder en el marco de la – HERVADA, Javier. Coloquios propedéuticos
Bibliografía sobre el Derecho Canónico. Editado por Insti-
globalización económica y social. tuto Martín Azpilcueta. Facultad de Derecho
Este estatuto blindado emerge con la – ALONSO OLEA, Manuel. El trabajo como bien Canónico. Universidad de Navarra. 2a ed, Co-
celebración del contrato de trabajo, que escaso y la reforma de su mercado. 1a ed. ed, lección Canónica. Pamplona: Navarra Gráfica
Cuadernos. Madrid: Civitas, 1995. Ediciones, 2002.
supera el do ut facias contractual al gene- ——. Introducción al Derecho del Trabajo. 5a. – ILLANES, José Luis. “Trabajo, productividad y
rar, con independencia de la voluntad de ed. Madrid: Civitas, 1994. primacía de la persona.” en Doctrina Social de
– ALONSO OLEA, Manuel / CASAS BAAMONDE, la Iglesia y realidad socioeconómica, editada
las partes, cuatro relaciones jurídicas: de Mª Emilia. Derecho del Trabajo. 23a rev. ed. por Teodoro López ... (et al.), 911-932. Pamplo-
cambio, de participación, de tutela y de Madrid: Thomson-Civitas, 2005. na: EIUNSA, 1991.
solución de conflictos. En consecuencia, a ——. Derecho del Trabajo. 20 ed. Madrid: – JUAN PABLO II. “Centesimus annus.” Publicada
Civitas, 2002. en: vatican.va, 1995.
las notas típicas del contrato de trabajo, que – ALVIRA DOMÍNGUEZ, Rafael. El lugar al que se – KELSEN, Hans. Teoría general del Derecho y del
responden a su origen civilista –es decir, vuelve. Reflexiones sobre la familia. Pamplona: Estado. Traducido por Eduardo García Maynez.
ser consensual, no solemne, personalísimo, EUNSA, 1998. México: Universidad Nacional Autónoma de
——. “Sobre el humanismo.” Empresa y Hu- México, 1979.
bilateral y recíproco, conmutativo y de trac- manismo I, no. 1 (1999): 133-135. – LUCAS MARÍN, Antonio / GARCÍA RUIZ, Pablo.
to sucesivo– se debe añadir una específica: – BALLESTEROS, Jesús. Ecologismo personalista. Sociología de las organizaciones. Madrid: Mc-
Madrid: Tecnos, 1995. Graw-Hill, 2002.
la relacional que existe por la conexión de ——. Postmodernidad: decadencia o resisten- – MARTÍN VALVERDE, Antonio. “El discreto
negocios que se realiza entre el trabajador cia. 2a ed. Madrid: Tecnos, 2000. retorno del arrendamiento de servicios.” en
y el empleador al celebrar el contrato. – BAYÓN CHACÓN, Gaspar. La autonomía de la Cuestiones actuales de Derecho del Trabajo.
voluntad en el Derecho del trabajo: limitaciones Estudios ofrecidos por los catedráticos es-
Trabajo y empresa son realidades inter- a la libertad contractual en el Derecho histórico pañoles de Derecho del Trabajo al profesor
dependientes: la empresa es la condición español. Madrid: Tecnos, 1955. Manuel Alonso Olea, editada por Centro de
– BAYÓN CHACÓN, Gaspar / PÉREZ BOTIJA, Publicaciones, 209-236. Madrid: Ministerio de
de posibilidad de la prestación del trabajo. Eugenio. Manual de Derecho del Trabajo. 9a Trabajo y Seguridad Social, 1999.
Empresario y trabajador asumen mutuos ed. II vols. Madrid: Pons, 1974. ——. “La formación del Derecho del Trabajo
deberes y derechos al celebrar el contrato – BENEDICTO XVI. “Caritas in veritate.” Publicada en España.” en La legislación social en la histo-
en: vatican.va, 2009. ria de España: de la revolución liberal a 1936,
de trabajo que tienen como marco el

26
Julio 2010
La naturaleza jurídica del contrato de trabajo en el marco ... TEMAS DE ACTUALIDAD

XV-CXIV. Madrid: Congreso de los Diputados, – POLANYI, Karl. La gran transformación. Traducido caso naturalmente por las modificaciones his-
1987. por Julia Varela y Fernando Álvarez-Uría, Genea- tóricas producidas a lo largo de la evolución
– MARTÍNEZ-ECHEVARRIA, Miguel Alfonso. Re- logía del poder. Madrid: La Piqueta, 1989. del sistema de producción de referencia y los
pensar el trabajo. Madrid: EIUNSA, 2004. – POLO, Leonardo. “La interpretación socialista del cambios sociales aparejados”. PALOMEQUE
– MARTÍNEZ-ECHEVARRÍA, Miguel Alfonso. “Esta- trabajo y el futuro de la empresa.” Cuadernos LÓPEZ, Manuel-Carlos, “La función y refun-
tuto epistemológico de la teoría económica.” Empresa y Humanismo, no. 2 (1991): 1-21. dación del Derecho del Trabajo,” en Derecho
en Doctrina Social de la Iglesia y realidad ——. “Tener y dar.” en Estudios sobre la encíclica del Trabajo y razón crítica (Salamanca: Caja
socio-económica, editada por Teodoro López Laborem Exercens, editada por Acción Social Duero, 2004), 48.
... (et al.), 449-473. Pamplona: EIUNSA, 1991. Empresarial, 201-230. Madrid: B.A.C., 1987. (3) Para un estudio en profundidad de los
——. Evolución del Pensamiento Económico. – REAL ACADEMIA DE LA LENGUA ESPAÑOLA. alcances de este término que conjuga la fle-
Madrid: Espasa-Calpe S.A., 1983. Diccionario de la Real Academia de la Lengua xibilidad con la seguridad para el trabajador,
——. “Los orígenes de la teoría de la empresa.” Española. 22a ed. Madrid: Real Academia de ver por todos, RODRÍGUEZ-PIÑERO y BRAVO
Cuadernos Empresa y Humanismo, no. 88 la Lengua Española, 2003. FERRER, Miguel, “Flexiseguridad: el debate
(2003): 3-78. – ROBLES MORCHÓN, Gregorio. Los derechos europeo en curso,” Relaciones Laborales, no.
– MARX, Karl / ENGELS, Friedrich. El manifiesto fundamentales y la ética en la sociedad actual. 15-16 (2007): 3-27.
comunista. Madrid: Ayuso, 1975. 1992: 1a ed. Madrid: Civitas, 1997 (reimp.). (4) Cfr. Constitución Política del Perú, art. 1.
– MONEREO PÉREZ, José Luis. “Evolución y – RODRÍGUEZ-PIÑERO y BRAVO FERRER, Miguel. (5) RODRÍGUEZ-PIÑERO y BRAVO FERRER, Miguel,
futuro del Derecho del Trabajo: el proceso “Flexiseguridad: el debate europeo en curso.” “La huida del Derecho del Trabajo,” Relaciones
de racionalización jurídica de la “cuestión Relaciones Laborales, no. 15-16 (2007): 3-27. Laborales. La Ley Tomo I, (1992): 85-92.
social”.” Relaciones Laborales. La Ley II (2001): ——. “La huida del Derecho del Trabajo.” Rela- (6) Cfr. MARTÍN VALVERDE, Antonio, “El discreto
197-254. ciones Laborales. La Ley Tomo I, (1992): 85-92. retorno del arrendamiento de servicios,”
——. “Los fundamentos del “Liberalismo Social” – SÁNCHEZ PINTADO, Emilio. “La ley, el Derecho en Cuestiones actuales de Derecho del
y sus límites: Leonard Trelawney Hobhouse.” y la Economía.” Empresa y Humanismo V, no. Trabajo. Estudios ofrecidos por los catedrá-
Thomson-Civitas, no. 136 (2007): 711-761. 1 (2002): 119-137. ticos españoles de Derecho del Trabajo al
– MONTOYA MELGAR, Alfredo. Derecho del – SANGUINETI RAYMOND, WILFREDO. “La ne- profesor Manuel Alonso Olea, ed. Centro de
Trabajo. 24 ed. Madrid: Tecnos, 2003. gociación colectiva en España: un enfoque Publicaciones, Colección Encuentros (Madrid:
——. Derecho del Trabajo. 29 ed. Madrid: interdisciplinar.” en La tutela de los derechos Ministerio de Trabajo y Seguridad Social,
Tecnos, 2009. fundamentales del trabajo en las cadenas de 1999), 239-296.
——. Derecho y trabajo. Madrid: Civitas, producción de las empresas multinacionales, (7) Así se aprecia tanto en los países desarro-
1997. editada por Ricardo José Escudero Rodríguez llados como en los que están en vías de
——. Ideología y lenguaje en las leyes labo- (coord.), 443-465. Madrid: Cinca. Confedera- desarrollo, aunque con diferentes matices.
rales de España (1873-1978). 1a ed. Madrid: ción Sindical de Comisiones Obreras, 2008. Cfr. ERMIDA URIARTE, Óscar / HERNÁNDEZ
Civitas, 1992. – TERMES CARRERÓ, Rafael. Poder creador del ÁLVAREZ, Óscar, “Crítica de la subordinación,”
——. La buena fe en el Derecho del Trabajo: riesgo frente a los efectos paralizantes de Revista española de Derecho del Trabajo, no.
discurso leído el día 18 de junio de 2001 en la seguridad. Barcelona: Real Academia de 116 (2003): 167-189. MONEREO PÉREZ,
el acto de su recepción como Académico de Ciencias Económicas y Financieras, 1984. José Luis, “Evolución y futuro del Derecho
Número. Madrid: Real Academia de Jurispru- – YEPES STORK, Ricardo / ARANGUREN ECHEVA- del Trabajo: el proceso de racionalización
dencia y Legislación, 2001. RRÍA, Javier. Fundamentos de antropología. jurídica de la “cuestión social”,” Relaciones
– MONTOYA MELGAR, Alfredo, GALIANA MORENO, Un ideal de la excelencia humana. 6a ed. Laborales. La Ley II (2001): 197-254.
Jesús M., SEMPERE NAVARRO, Antonio V., yRÍOS Pamplona: EUNSA, 2003. (8) El Poder Judicial ha declarado que esos
SALMERÓN, Bartolomé. Comentarios al Estatuto contratos encubren verdaderas relaciones
de los Trabajadores. 6ª rev. y puesta al día ed. laborales y ha otorgado los beneficios recono-
Cizur Menor (Navarra): Aranzadi, 2005. NOTAS cidos a los trabajadores del régimen de la ac-
– OJEDA AVILÉS, Antonio. “La genealogía del (1) Si bien la solución marxista ha fracasado, tividad privada en la Sentencia 055-2009-SEC/
contrato de trabajo.” Thomson-Civitas, no. 135 aún “permanecen en el mundo fenómenos de Cajamarca, de fecha 21.07.2009, Acción
(2007): 533-555. marginación y explotación, especialmente en de Amparo N° 2008-1703 (i.11.G ) y en la
– PACHECO ZERGA, Luz. La dignidad humana en el Tercer Mundo, así como fenómenos de alie- Sentencia del 24.11.1009/Moyobamaba,
el Derecho del Trabajo. Madrid: Civitas, 2007. nación humana, especialmente en los países Exp. N° 2009-0097. En similar sentido se ha
——. “La responsabilidad de los universitarios más avanzados (…). Ingentes muchedumbres pronunciado la Tercera Sala Laboral de Lima
-en especial de los iuslaboralistas- ante los viven aún en condiciones de gran miseria en el Exp. Nº 6508 - 2009 IDA ( A y S ), con
cambios en la cultura del trabajo.” Aranzadi material y moral. el fracaso del sistema co- la sentencia del 6.IV.2010, al considerar que
Social, no. 16 (2004): 77-86. munista en tantos países elimina ciertamente los conflictos surgidos por un CAS pueden
– PALOMEQUE LÓPEZ, Manuel-Carlos. Derecho un obstáculo a la hora de afrontar de manera ser analizados por el juez laboral y no por el
del Trabajo e ideología. Medio siglo de for- adecuada y realista estos problemas; pero contencioso administrativo.. Los jueces en este
mación ideológica del Derecho español del eso no basta para resolverlos. Es más, existe caso han aplicado el control difuso y declara-
trabajo, 1873-1923. Madrid: Akal, 1980. el riesgo de que se difunda una ideología do inaplicable ese régimen de contratación,
——. “La función y refundación del Derecho radical de tipo capitalista, que rechaza incluso ordenando más bien el pago de los beneficios
del Trabajo.” en Derecho del Trabajo y razón el tomarlos en consideración, porque a priori propios del régimen laboral privado.
crítica, 37-49. Salamanca: Caja Duero, 2004. considera condenado al fracaso todo intento (9) Este fenómeno ha sido denunciado con
– PALOMEQUE LÓPEZ, Manuel Carlos. “La partici- de afrontarlos y, de forma fideísta, confía su valentía al poner de manifiesto que “en las
pación de los trabajadores en la empresa (una solución al libre desarrollo de las fuerzas de zonas más pobres, algunos grupos gozan
revisión constitucional).” Thomson-Civitas, no. mercado”. JUAN PABLO II, “Centesimus annus,” de un tipo de superdesarrollo derrochador
133 (2007): 5-34. (Publicada en: vatican.va, 1995), n. 42., y consumista, que contrasta de modo
– PÉREZ BOTIJA, Eugenio. El Derecho del Trabajo (2) “Se puede concluir así que la existencia de inaceptable con situaciones persistentes
(concepto, sustantividad y relaciones con las transformaciones institucionales (o de cam- de miseria deshumanizadora. Se sigue pro-
restantes disciplinas jurídicas). Madrid: Edito- bios de contenido en las diferentes soluciones duciendo «el escándalo de las disparidades
rial Revista de Derecho Privado, 1947. normativas adoptadas) originadas por causas hirientes». Lamentablemente, hay corrupción
– PÉREZ DE LOS COBOS ORIHUEL, Francisco. “El políticas y económicas es absolutamente e ilegalidad tanto en el comportamiento de
sindicato ante las transformaciones econó- consustancial al Derecho del Trabajo, de las sujetos económicos y políticos de los países
micas y sociales.” Thomson-Civitas, no. 134 que ha dado muestra permanente en sus di- ricos, nuevos y antiguos, como en los países
(2007): 289-306. ferentes expresiones históricas, y que derivan pobres. La falta de respeto de los derechos
– PNDU. Informe sobre Desarrollo Humano de modo esencial de la propia función social humanos de los trabajadores es provocada
undp.org, 2006 [fecha de acceso 26.8 2007]. de respuesta de la norma laboral frente a la a veces por grandes empresas multinacio-
disponible en http://hdr.undp.org/hdr2006/ realidad social objeto de regulación (la pres- nales y también por grupos de producción
pdfs/report/spanish/Pagesfrom08-Middlemat- tación de trabajo asalariado dependiente), local”. BENEDICTO XVI, “Caritas in veritate,”
ter_ES-2.pdf. cuya operación ha sido moldeada en cada (Publicada en: vatican.va, 2009), 23.

27
Julio 2010
TEMAS DE ACTUALIDAD La naturaleza jurídica del contrato de trabajo en el marco ...

(10) “Da la impresión de que, tanto a nivel de (21) Cfr. KELSEN, Hans, Teoría general del Derecho ed. Ricardo José Escudero Rodríguez (coord.)
naciones, como de relaciones internacionales, y del Estado, trad. Eduardo García Maynez (Madrid: Cinca. Confederación Sindical de
el libre mercado es el instrumento más eficaz (México: Universidad Nacional Autónoma Comisiones Obreras, 2008), 443-465.
para colocar los recursos y responder eficaz- de México, 1979) 3. Sin embargo, el Dere- (28) “El Derecho mismo es una estructura humana
mente a las necesidades. Sin embargo, esto cho no se agota en la Ley, ni siquiera en la de alteridad, que necesariamente presupone
vale sólo para aquellas necesidades que son Fundamental, como bien reconoce el art. 3 la existencia de una pluralidad de sujetos y
«solventables», con poder adquisitivo, y para de nuestra Constitución: “La enumeración de una relación entre los mismos”. ALONSO
aquellos recursos que son «vendibles», esto es, de los derechos establecidos en este capítulo OLEA, Manuel, Introducción al Derecho del
capaces de alcanzar un precio conveniente. no excluye los demás que la Constitución Trabajo, 5a. ed. (Madrid: Civitas, 1994) 14.
Pero existen numerosas necesidades humanas garantiza, ni otros de naturaleza análoga o (29) Cfr. HERVADA, Javier, Coloquios propedéuti-
que no tienen salida en el mercado. Es un que se fundan en la dignidad del hombre, cos sobre el Derecho Canónico, ed. Instituto
estricto deber de justicia y de verdad impedir o en los principios de soberanía del pueblo, Martín Azpilcueta. Facultad de Derecho
que queden sin satisfacer las necesidades del Estado democrático de derecho y de la Canónico. Universidad de Navarra, 2a ed.,
humanas fundamentales y que perezcan forma republicana de gobierno”. Colección Canónica (Pamplona: Navarra
los hombres oprimidos por ellas. Además, (22) Cfr. MARTÍNEZ-ECHEVARRÍA, Miguel Alfon- Gráfica Ediciones, 2002) 180., 180
es preciso que se ayude a estos hombres so, Evolución del Pensamiento Económico (30) MONEREO PÉREZ, José Luis, “Evolución y
necesitados a conseguir los conocimientos, (Madrid: Espasa-Calpe S.A., 1983). Espe- futuro del Derecho del Trabajo: el proceso de
a entrar en el círculo de las interrelaciones, a cialmente el capítulo XXII: “La vuelta del racionalización jurídica de la “cuestión social”,”
desarrollar sus aptitudes para poder valorar “liberalismo”. Relaciones Laborales. La Ley II (2001): 217.
mejor sus capacidades y recursos. Por encima (23) Sobre la importancia del estudio de las (31) Sobre las dificultades que se siguen a la nove-
de la lógica de los intercambios a base de los Humanidades para lograr que la vida social dad de las instituciones laborales y a las pre-
parámetros y de sus formas justas, existe algo sea “civilizada”, ver ALVIRA DOMÍNGUEZ, siones de la política partidaria, siguen siendo
que es debido al hombre porque es hombre, Rafael, “Sobre el humanismo,” Empresa y actuales las reflexiones de GARCÍA DE HARO,
en virtud de su eminente dignidad. Este algo Humanismo I, no. 1 (1999): 133-135. Ramón, Convenios colectivos y Reglamentos
debido conlleva inseparablemente la posibili- (24) Cfr. MARTÍNEZ-ECHEVARRÍA, Miguel Alfonso, de empresa (Barcelona: Bosch, 1961) 7-12.
dad de sobrevivir y de participar activamente Evolución del Pensamiento Económico (Ma- (32) Utilizaremos el vocablo “hombre” conforme
en el bien común de la humanidad”. JUAN drid: Espasa-Calpe S.A., 1983).; FERNÁNDEZ a la primera acepción reconocida por la
PABLO II, “Centesimus annus,” (Publicada en: BUEY, Francisco, “Economistas y humanistas. Real Academia de la Lengua Española: “Ser
vatican.va, 1995), 42. Propuestas para un diálogo,” en Economía y animado racional, varón o mujer” REAL
(11) Es innegable que “el mercado ha estimulado Derecho ante el Siglo XXI, ed. Ángel Marina ACADEMIA DE LA LENGUA ESPAÑOLA, Dic-
nuevas formas de competencia entre los Es- García Tuñón (coord.) (Valladolid: Lex Nova, cionario de la Real Academia de la Lengua
tados con el fin de atraer centros productivos 2001), 134-136.; POLO, Leonardo, “La inter- Española, 22a ed. (Madrid: Real Academia
de empresas extranjeras, adoptando diversas pretación socialista del trabajo y el futuro de de la Lengua Española, 2003).
medidas, como una fiscalidad favorable y la la empresa,” Cuadernos Empresa y Humanis- (33) Cfr. POLANYI, Karl, La gran transformación, trad.
falta de reglamentación del mundo del trabajo. mo, no. 2 (1991): 1-21. BALLESTEROS, Jesús, Julia Varela y Fernando Álvarez-Uría, Genealo-
Estos procesos han llevado a la reducción de Postmodernidad: decadencia o resistencia, gía del poder (Madrid: La Piqueta, 1989) 84.
la red de seguridad social a cambio de la 2a ed. (Madrid: Tecnos, 2000).. (34) Cfr. Ibid. 85.
búsqueda de mayores ventajas competitivas (25) El acercamiento entre la Administración de (35) Cfr. MARTÍNEZ-ECHEVARRÍA, Miguel Alfonso,
en el mercado global, con grave peligro para Empresas y el Derecho, con las dobles titula- “Los orígenes de la teoría de la empresa,”
los derechos de los trabajadores, para los ciones ofrecidas por algunas Universidades, Cuadernos Empresa y Humanismo, no. 88
derechos fundamentales del hombre y para constituye una señal positiva en este sentido, (2003): 3-78. DONATI, Pierpaolo, Il lavore che
la solidaridad en las tradicionales formas del sin embargo, queda aún mucho terreno por emererge. Prospettive del lavoro como rela-
Estado social”. BENEDICTO XVI, “Caritas in ve- recorrer. Sobre la misión de la Universidad ante zione sociale in una economia dopo-moderna
ritate,” (Publicada en: vatican.va, 2009), 25. los cambios en la cultura del trabajo remito (Torino: Bollati Boringheieri, 2001) 82-99.
(12) MONTOYA MELGAR, Alfredo, Derecho del a lo que he escrito sobre el tema: PACHECO (36) Cfr. DONATI, Pierpaolo, Il lavore che emerer-
Trabajo, 24 ed. (Madrid: Tecnos, 2003) 29. ZERGA, Luz, “La responsabilidad de los universi- ge. Prospettive del lavoro como relazione
(13) Cfr., por todos, PÉREZ BOTIJA, Eugenio, El tarios –en especial de los iuslaboralistas– ante sociale in una economia dopo-moderna
Derecho del Trabajo (concepto, sustantividad los cambios en la cultura del trabajo,” Aranzadi (Torino: Bollati Boringheieri, 2001) 93.
y relaciones con las restantes disciplinas ju- Social, no. 16 (2004): 77-86. (37) Para una mejor comprensión del tema remito
rídicas) (Madrid: Editorial Revista de Derecho (26) “Las 500 personas más ricas del mundo a Ibid. 82-99.
Privado, 1947) 25 y ss. tienen ingresos superiores a los 100.000 mi- (38) MARX, Karl / ENGELS, Friedrich, El manifiesto
(14) Cfr. MONTOYA MELGAR, Alfredo, Derecho del llones de dólares, sin tomar en consideración comunista (Madrid: Ayuso, 1975) 126.
Trabajo, 29 ed. (Madrid: Tecnos, 2009) 31-32. la riqueza de activos. Esta cifra supera los (39) “La Revolución industrial fue simplemente el
(15) CASTEL, Robert, Las metamorfosis de la ingresos combinados de los 416 millones de inicio de una revolución tan extremista y radi-
cuestión social. Una crónica del salariado, personas más pobres”. PNDU, Informe sobre cal como todas las que habían enardecido el
trad. Jorge Piatigorsky, Estado y Sociedad Desarrollo Humano (undp.org, 2006 [fecha espíritu de los sectarios, sin embargo el nuevo
(Buenos Aires: Paidós, 1995). especialmente de acceso 26.8 2007); disponible en http:// credo era plenamente materialista y proclama-
la Segunda Parte: Del contrato al estatuto. hdr.undp.org/hdr2006/pdfs/report/spanish/ ba que todos los problemas humanos podían
(16) ALONSO OLEA, Manuel / CASAS BAAMON- Pagesfrom08-Middlematter_ES-2.pdf. ser resueltos por medio de una cantidad
DE, Mª Emilia, Derecho del Trabajo, 20 ed. (27) Ver los estudios realizados, entre otros, por ilimitada de bienes materiales”. POLANYI, Karl,
(Madrid: Civitas, 2002) 51. PÉREZ DE LOS COBOS ORIHUEL, Francisco, La gran transformación, trad. Julia Varela y
(17) Ibid., “El sindicato ante las transformaciones Fernando Álvarez-Uría, Genealogía del poder
(18) Cfr. “La antropología tiene un valor director económicas y sociales,” Thomson-Civitas, no. (Madrid: La Piqueta, 1989) 226.
para la vida, pues de cómo el hombre se en- 134 (2007): 289-306., PALOMEQUE LÓPEZ, (40) Cfr. ILLANES, José Luis, “Trabajo, productivi-
tienda dependen sus actitudes y el desarrollo Manuel Carlos, “La participación de los dad y primacía de la persona,” en Doctrina
de su actividad”. POLO, Leonardo, “Tener y trabajadores en la empresa (una revisión Social de la Iglesia y realidad socioeconómi-
dar,” en Estudios sobre la encíclica Laborem constitucional),” Thomson-Civitas, no. 133 ca, ed. Teodoro López ... (et al.), XII Simposio
Exercens, ed. Acción Social Empresarial (2007): 5-34. MONEREO PÉREZ, José Luis, Internacional de Teología de la Universidad
(Madrid: B.A.C., 1987). “Los fundamentos del “Liberalismo Social” de Navarra (Pamplona: EIUNSA, 1991), 922.
(19) Cfr. por todos MONTOYA MELGAR, Alfredo, y sus límites: Leonard Trelawney Hobhouse,” (41) Cfr., entre otros, POLANYI, Karl, La gran
Derecho del Trabajo, 24 ed. (Madrid: Tecnos, Thomson-Civitas, no. 136 (2007): 711-761, transformación, trad. Julia Varela y Fernando
2003) 31-32. SANGUINETI RAYMOND, WILFREDO, “La Álvarez-Uría, Genealogía del poder (Madrid:
(20) Para un estudio más amplio de esta cuestión negociación colectiva en España: un enfoque La Piqueta, 1989) 87. En el mismo sentido:
remitimos a SÁNCHEZ PINTADO, Emilio, “La interdisciplinar,” en La tutela de los derechos ALONSO OLEA, Manuel, Introducción al
ley, el Derecho y la Economía,” Empresa y fundamentales del trabajo en las cadenas de Derecho del Trabajo, 5a. ed. (Madrid: Civitas,
Humanismo V, no. 1 (2002). producción de las empresas multinacionales, 1994) 67-72. YEPES STORK, Ricardo / ARAN-

28
Julio 2010
La naturaleza jurídica del contrato de trabajo en el marco ... TEMAS DE ACTUALIDAD

GUREN ECHEVARRÍA, Javier, Fundamentos con relación a él”. Se produce entonces una (63) Por todos: “El Estado social (…) se constituyó
de antropología. Un ideal de la excelencia deshumanizante paradoja: no son capaces en la intersección del mercado y el trabajo”.
humana, 6a ed. (Pamplona: EUNSA, 2003) de dar su vida sin pedir nada a cambio CASTEL, Robert, Las metamorfosis de la
50-80. BUTTIGLIONE, Rocco, La persona y porque equivaldría a decir: “¿es mi vida tan cuestión social. Una crónica del salariado,
la familia, trad. Antonio Esquivias (Madrid: miserable que no puede venderse?”. trad. Jorge Piatigorsky, Estado y Sociedad
Palabra, 1999) 168 y ss. (52) Cfr. LUCAS MARÍN, Antonio / GARCÍA RUIZ, (Buenos Aires: Paidós, 1995) 22., Sobre
(42) Cfr. ALONSO OLEA, Manuel, Introducción al Pablo, Sociología de las organizaciones la función de la familia en la sociedad ver
Derecho del Trabajo, 5a. ed. (Madrid: Civitas, (Madrid: Mc-Graw-Hill, 2002) 423. ALVIRA DOMÍNGUEZ, Rafael, El lugar al
1994) 267. (53) “El trabajo, en su sentido más pleno, supera que se vuelve. Reflexiones sobre la familia
(43) Cfr. por todos BAYÓN CHACÓN, Gaspar, La ampliamente la pura actividad fisiológica o (Pamplona: EUNSA, 1998).
autonomía de la voluntad en el Derecho corporal, no se limita a lograr el sustento, sino (64) Cfr. ALONSO OLEA, Manuel, Introducción al
del trabajo: limitaciones a la libertad con- que apunta a la tarea de descubrir el sentido Derecho del Trabajo, 5a. ed. (Madrid: Civitas,
tractual en el Derecho histórico español ( de su vida, (...) La esencia del trabajo no viene 1994) 394 y ss.
Madrid: Tecnos, 1955). de la dimensión corporal humana, de lo que (65) Cfr. HEPPLE, Bob, La formación del derecho del
(44) Cfr. por todos ALONSO OLEA, Manuel, In- tiene en común con los otros animales, sino de trabajo en Europa : análisis comparado de la
troducción al Derecho del Trabajo, 5a. ed. su espíritu, de lo que le distingue y que consiste evolución de nueve países hasta el año 1945,
(Madrid: Civitas, 1994) 280 y ss. en esa misteriosa capacidad de trascender la trad. José Rodríguez de la Borbolla (Madrid:
(45) CASTEL, Robert, Las metamorfosis de la inmediatez de lo sensible”. MARTÍNEZ-ECHE- Ministerio de Trabajo y Seguridad Social,
cuestión social. Una crónica del salariado, VARRIA, Miguel Alfonso, Repensar el trabajo 1994). POLANYI, Karl, La gran transformación,
trad. Jorge Piatigorsky, Estado y Sociedad (Madrid: EIUNSA, 2004) 183. trad. Julia Varela y Fernando Álvarez-Uría, Ge-
(Buenos Aires: Paidós, 1995) 13., Esta baja (54) Cfr. Para una comprensión integral de esta nealogía del poder (Madrid: La Piqueta, 1989)
consideración social perduró hasta el siglo problemática remito a BALLESTEROS, Jesús, Eco- 241., ALONSO OLEA, Manuel, Introducción al
XX: en el caso de Francia, el mismo autor logismo personalista (Madrid: Tecnos, 1995). Derecho del Trabajo, 5a. ed. (Madrid: Civitas,
señala que el principal partido de gobierno (55) Cfr. POLANYI, Karl, La gran transformación, 1994) 410, nota 323 y 349., Para el caso de Es-
de la Tercera República, el Partido Radical, en trad. Julia Varela y Fernando Álvarez-Uría, paña ver: PALOMEQUE LÓPEZ, Manuel-Carlos,
el Congreso de Marsella de 1922 inscribió en Genealogía del poder (Madrid: La Piqueta, Derecho del Trabajo e ideología. Medio siglo
su programa “la abolición del salariado, que 1989) 128. de formación ideológica del Derecho español
es una supervivencia de la esclavitud”. (56) Cfr. TERMES CARRERÓ, Rafael, Poder creador del trabajo, 1873-1923 (Madrid: Akal, 1980).
(46) La saturación del sistema de necesidades en del riesgo frente a los efectos paralizantes de MARTÍN VALVERDE, Antonio, “La formación
los países industrializados fue denunciada la seguridad (Barcelona: Real Academia de del Derecho del Trabajo en España,” en La
hace más de una década, ver ALONSO OLEA, Ciencias Económicas y Financieras, 1984) 66., legislación social en la historia de España: de la
Manuel, El trabajo como bien escaso y la re- Sobre las limitaciones de “la mano invisible” revolución liberal a 1936 (Madrid: Congreso de
forma de su mercado, 1a ed. ed., Cuadernos ver también MARTÍNEZ-ECHEVARRÍA, Miguel los Diputados, 1987). MONTOYA MELGAR, Al-
(Madrid: Civitas, 1995) 24-28. Alfonso, “Estatuto epistemológico de la teoría fredo, Ideología y lenguaje en las leyes laborales
(47) Cfr. GRIMALDI, Nicolás, El trabajo: comunión y económica,” en Doctrina Social de la Iglesia y de España (1873-1978), 1a ed. (Madrid: Civitas,
excomunicación, trad. Ana Corzo Santamaría, realidad socio-económica, ed. Teodoro López 1992), especialmente el primer capítulo.
Astrolabio. 283 (Pamplona: EUNSA, 2000) 198. ... (et al.), XII Simposio Internacional de Teolo- (66) Cfr. por todos MARTÍN VALVERDE, Antonio,
(48) ALONSO OLEA, Manuel, Introducción al gía. (Pamplona: EIUNSA, 1991), 459-471. “La formación del Derecho del Trabajo en
Derecho del Trabajo, 5a. ed. (Madrid: Civitas, (57) Polanyi considera que aunque esta expresión España,” en La legislación social en la his-
1994) 328. fue acuñada en Francia a mediados del toria de España: de la revolución liberal a
(49) Cfr. POLANYI, Karl, La gran transformación, trad. siglo XVIII, se convierte en una fe militante 1936 (Madrid: Congreso de los Diputados,
Julia Varela y Fernando Álvarez-Uría, Genealo- en 1830 Cfr. POLANYI, Karl, La gran trans- 1987), XVIII-XXXI., Sobre la especialidad del
gía del poder (Madrid: La Piqueta, 1989) 82., formación, trad. Julia Varela y Fernando Derecho del Trabajo remito a las reflexiones
Por esta razón en la concepción tradicional del Álvarez-Uría, Genealogía del poder (Madrid: de ALONSO OLEA, Manuel, Introducción al
Derecho, en concreto del Derecho romano, el La Piqueta, 1989) 226. Derecho del Trabajo, 5a. ed. (Madrid: Civitas,
trabajo no era objeto de compra-venta sino de (58) Termes considera que en la base del pensa- 1994) 13-27.
arrendamiento: se podía “co-locare”, es decir, miento económico liberal no se encuentra la (67) Traigo a colación una cita de particular
ceder en arrendamiento, pero no «entregarse» negación del papel del Estado sino, más bien, relevancia: “En nuestra época, el Estado se
con motivo de una compraventa. Cfr. DIÉGUEZ “la defensa de la necesidad de crear y mantener encuentra con el deber de afrontar las limi-
CUERVO, Gonzalo, “Nueva función del trabajo,” un marco constitucional para que la economía taciones que pone a su soberanía el nuevo
Revista Española de Derecho del Trabajo, no. 62 encuentre sus propios objetivos y solvente por contexto económico-comercial y financiero
(1993): 843. ella misma los conflictos que puedan existir”. internacional, caracterizado también por una
(50) POLANYI, Karl, La gran transformación, TERMES CARRERÓ, Rafael, Poder creador del creciente movilidad de los capitales financie-
trad. Julia Varela y Fernando Álvarez-Uría, riesgo frente a los efectos paralizantes de ros y los medios de producción materiales e
Genealogía del poder (Madrid: La Piqueta, la seguridad (Barcelona: Real Academia de inmateriales. Este nuevo contexto ha modi-
1989) 66. Ciencias Económicas y Financieras, 1984) 115., ficado el poder político de los estados. Hoy,
(51) GRIMALDI, Nicolás, El trabajo: comunión y Sin embargo, pretender que sea la economía la aprendiendo también la lección que proviene
excomunicación, trad. Ana Corzo Santama- que resuelva los conflictos equivale a reducir de la crisis económica actual, en la que los
ría, Astrolabio. 283 (Pamplona: EUNSA, 2000) el papel del Estado al de una mera estructura poderes públicos del Estado se ven llamados
201., Para graficar este fenómeno presenta constitucional del mercado. Para conocer el directamente a corregir errores y disfunciones,
dos ejemplos: el del joven médico a quien pensamiento de Adam Smith en estas materias parece más realista una renovada valoración
se le pide que visite a sus enfermos cada es interesante la síntesis que realiza Termes en de su papel y de su poder, que han de ser
día, pero sin darle dinero o algún otro bien la Segunda Parte de la obra antes citada. sabiamente reexaminados y revalorizados,
a cambio. Y el del joven profesor a quien se (59) Ibid. 66. de modo que sean capaces de afrontar los
le dice que “su verdadero trabajo empieza (60) Bayón Chacón sitúa el inicio de esta libertad desafíos del mundo actual, incluso con nue-
cuando termina su clase, y que toda su de contratación del trabajo por cuenta ajena vas modalidades de ejercerlos. Con un papel
vida apenas es suficiente para realizar esta en España, en el 6 de diciembre de 1836. Cfr. mejor ponderado de los poderes públicos,
tarea, sin guardarse ni retener nada de ella: BAYÓN CHACÓN, Gaspar, La autonomía de es previsible que se fortalezcan las nuevas
¿cómo es esto?, os responderá, ¿sabéis lo que la voluntad en el Derecho del trabajo: limita- formas de participación en la política nacio-
me pagan? ¿En cuánto estimáis mi tiempo? ciones a la libertad contractual en el Derecho nal e internacional que tienen lugar a través
… Podemos apostar sin riesgo alguno que histórico español ( Madrid: Tecnos, 1955) 308. de la actuación de las organizaciones de la
estos jóvenes, médico y profesor, se horrori- (61) Cfr. POLANYI, Karl, La gran transformación, sociedad civil; en este sentido, es de desear
zan ante el mercantilismo. Pero, ya que el trad. Julia Varela y Fernando Álvarez-Uría, que haya mayor atención y participación en
dinero se ha convertido en el único sistema Genealogía del poder (Madrid: La Piqueta, la res publica por parte de los ciudadanos”.
de relaciones de los hombres entre sí, no 1989) 223 y 282. BENEDICTO XVI, “Caritas in veritate,” (Publi-
pueden imaginarse su trabajo y su vida sino (62) Cfr. Ibid. 104. cada en: vatican.va, 2009), 24.

29
Julio 2010
TEMAS DE ACTUALIDAD La naturaleza jurídica del contrato de trabajo en el marco ...

(68) La experiencia española nos puede servir de contrato de trabajo, “tiene su principal razón buena fe en el Derecho del Trabajo: discurso
referencia. La doctrina académica de ese país de ser en el hecho de que, junto a la innegable leído el día 18 de junio de 2001 en el acto
no duda en afirmar que “al lado de la tutela sustancia patrimonial del contrato (cambio de de su recepción como Académico de Número
genérica que el Estado ejerce sobre los traba- trabajo por salario, dicho en breve), poseen (Madrid: Real Academia de Jurisprudencia y
jadores a través de un órgano -la Inspección una alta significación los factores personales, Legislación, 2001) 24.
de Trabajo- sin el cual no hubiera nacido el especialmente el trabajador, por definición, (101) “No vayamos a ir sin darnos cuenta a lavados
Derecho del Trabajo, o se hubiera limitado a persona física”. MONTOYA MELGAR, Alfredo, de cerebro en donde resulte que se trabaje en
ser un conjunto de meros principios progra- La buena fe en el Derecho del Trabajo: discur- el convencimiento tan íntimo como falso de
máticos”. MONTOYA MELGAR, Alfredo, Derecho so leído el día 18 de junio de 2001 en el acto que lo que se manda, a quien se le manda,
y trabajo (Madrid: Civitas, 1997) 34. de su recepción como Académico de Número es siempre lo justo y lo conveniente”. ALONSO
(69) Ibid. 21. (Madrid: Real Academia de Jurisprudencia y OLEA, Manuel, “La empresa desde el punto
(70) Ibid. 21-22. Legislación, 2001) 19. de vista social, en La Empresa, Madrid, 1962,
(71) Ibid. 31. (89) “El contrato de trabajo se podrá celebrar por 197-198 citado por MONTOYA MELGAR, Al-
(72) Cfr. Ibid. 22-23. Por esta razón, el trabajador escrito o de palabra”. Se presumirá existente fredo, La buena fe en el Derecho del Trabajo:
es “siempre un extraño o ajeno a la utilidad entre todo el que presta un servicio por cuen- discurso leído el día 18 de junio de 2001 en
de su propio trabajo”. MONTOYA MELGAR, ta y dentro del ámbito de organización y el acto de su recepción como Académico de
Alfredo, Derecho y trabajo (Madrid: Civitas, dirección de otro y el que lo recibe a cambio Número (Madrid: Real Academia de Jurispru-
1997) 23. de una retribución de aquél” (ET, art. 8.1) dencia y Legislación, 2001) 33.
(73) MONTOYA MELGAR, Alfredo, Derecho y (90) Cfr. MONTOYA MELGAR, Alfredo et al., Co- (102) Cfr. Ibid. 29 y la bibliografía citada a pie de
trabajo (Madrid: Civitas, 1997) 28. mentarios al Estatuto de los Trabajadores, página.,
(74) Cfr. Ibid., 6ª rev. y puesta al día ed. (Cizur Menor (103) ROBLES MORCHÓN, Gregorio, Los derechos
(75) BAYÓN CHACÓN, Gaspar, La autonomía de (Navarra): Aranzadi, 2005) 55. fundamentales y la ética en la sociedad
la voluntad en el Derecho del trabajo: limita- (91) “La presente Ley será de aplicación a los actual, 1992: 1a ed. (Madrid: Civitas, 1997
ciones a la libertad contractual en el Derecho trabajadores que voluntariamente presten (reimp.)) 185-186.
histórico español ( Madrid: Tecnos, 1955) 31. sus servicios retribuidos por cuenta ajena (104) Sentencia del Tribunal Supremo Español
(76) Cfr. Ibid. 32. y dentro del ámbito de organización y (STSE), 9 de marzo de 1987 (Registro de
(77) Cfr. Ibid. 19. dirección de otra persona, física o jurídica, Jurisprudencia Aranzadi (RJ) 1987\1355).
(78) Cfr. BAYÓN CHACÓN, Gaspar / PÉREZ BOTIJA, denominada empleador o empresario”. (105) Todo trabajo incorpora un proyecto de desa-
Eugenio, Manual de Derecho del Trabajo, 9a (92) Cfr. ALONSO OLEA, Manuel / CASAS BAA- rrollo personal. Cfr. ALONSO OLEA, Manuel
ed., II vols. (Madrid: Pons, 1974) 408. MONDE, Mª Emilia, Derecho del Trabajo, 23a / CASAS BAAMONDE, Mª Emilia, Derecho
(79) Por eso, los derechos en una locación de rev. ed. (Madrid: Thomson-Civitas, 2005) 58. del Trabajo, 23a rev. ed. (Madrid: Thomson-
servicios son únicamente los pactados en (93) LPCL, art. 4. Civitas, 2005) 45-47.
el contrato y las normas del Código Civil (94) LCPL, art. 72. (106) STSE de 26 abril 1988 (RJ 1988\3027). Se
tienen carácter supletorio. Ver, por ejemplo, (95) Cfr. ALONSO OLEA, Manuel / CASAS BAA- pronuncian en el mismo sentido las SSTSE de
las disposiciones de los arts. 1767 y 1768. MONDE, Mª Emilia, Derecho del Trabajo, 23a 20 de marzo, 3 y 19 de diciembre de 1985 (RJ
(80) Cfr. GARCÍA DE HARO, Ramón, La posición rev. ed. (Madrid: Thomson-Civitas, 2005) 57. 1985\1352, RJ 1985\6041 y RJ 1985\6146);
jurídica del trabajador subordinado (Madrid: (96) Cfr. GARCÍA DE HARO, Ramón, La posición 20, 25 y 27 de enero de 1988 (RJ 1988\22,
Rialp, 1963) 151 y ss. jurídica del trabajador subordinado (Madrid: RJ 1988\42 y RJ 1988\59).
(81) OJEDA AVILÉS, Antonio, “La genealogía del Rialp, 1963) 115. (107) “No es apropiado sostener “como una
contrato de trabajo,” Thomson-Civitas, no. (97) Ver, por todos, DONATI, Pierpaolo, Il lavore che cuestión de lógica jurídica” que el deber
135 (2007): 554. emererge. Prospettive del lavoro como relazio- es anterior al derecho (o viceversa). Pero
(82) Sobre la superación del do ut facias contractual ne sociale in una economia dopo-moderna cuando se trata de explicar las exigencias
para alcanzar los fines del contrato de trabajo, (Torino: Bollati Boringheieri, 2001) 222-223. de la justicia, lo cual hacemos refiriéndonos
ver MONTOYA MELGAR, Alfredo, Derecho y (98) “La actividad a través de la que el hombre da a las necesidad del bien común en sus
trabajo (Madrid: Civitas, 1997) 33 y ss. forma al mundo es el trabajo. A través del distintos niveles, hallamos que hay razón
(83) Cfr. Montoya Melgar los califica como: trabajo la realidad externa es transformada para considerar que el concepto de deber,
“relaciones de participación, las relaciones y se convierte en un mundo para el hombre. obligación o exigencia, desempeña un rol
de conflicto y las relaciones de tutela. Estos Por el trabajo el hombre adapta la materia más explicativo y estratégico que el concepto
tres grupos de relaciones atienden necesi- del mundo a las propias necesidades, pero no de derechos. No por eso tiene menor impor-
dades que el contrato de trabajo no puede constituye el sentido del mundo, del mismo tancia o dignidad el concepto de derechos,
solucionar por sí mismo”. Ibid. 33. modo que no lo constituye en el ser. Más pues el bien común es precisamente el bien
(84) “La relación de trabajo no es susceptible de bien, desvela y reconoce ese sentido, que es de los individuos cuyo beneficio, derivado del
reducirse a una relación de cambio del Derecho el puesto por el Creador. Comprendiendo el cumplimiento del deber por parte de otros,
de contratos, pues su esencia radica en compro- sentido del mundo, el hombre capta mejor su constituye un derecho porque les es exigido
meter al trabajador en una serie de relaciones propio ser. Todo trabajo, porque el hombre a esos otros en justicia”. FINNIS, John, Ley
personales (deber de fidelidad, de protección), es un ser inteligente comporta esfuerzo y natural y derechos naturales, trad. Cristóbal
que no es lícito someter a las reglas de los contemplación, pues el hombre tiende en su Orrego Sánchez y Raúl Madrid Ramírez
negocios patrimoniales”. GARCÍA DE HARO, hacer a la belleza y a la verdad. Esta es una (Buenos Aires: Abeledo-Perrot, 2000) 239.
Ramón, La posición jurídica del trabajador diferencia esencial con la actividad de los (108) La obligación de ejecutar el contrato conforme
subordinado (Madrid: Rialp, 1963) 55. animales al transformar el mundo. el instinto a los compromisos adquiridos, tiene su funda-
(85) De acuerdo al art. 17 de la Ley de Producti- de conservación impulsa al trabajo, pero, a la mento último en la dignidad humana, porque
vidad y Competitividad Laboral (LPCL) (D.S. vez, lo trasciende porque experimenta en esa tanto el empresario como el trabajador, al
003-97-TR), el empleador puede ser persona actividad su propia dignidad”. BUTTIGLIONE, celebrar un contrato, están dando cauce a sus
natural, pero la prestación del servicio del Rocco, La persona y la familia, trad. Antonio fines, intereses y aspiraciones, que derivan de
trabajador es en beneficio de un negocio y Esquivias (Madrid: Palabra, 1999) 168 y ss. su naturaleza racional y que el ordenamiento
no de la persona física del empresario. (99) DONATI, Pierpaolo, Il lavore che emererge. jurídico reconoce y protege. En consecuencia,
(86) MONTOYA MELGAR, Alfredo, Derecho y Prospettive del lavoro como relazione sociale cada parte está obligada a cumplir con los
trabajo (Madrid: Civitas, 1997) 33. in una economia dopo-moderna (Torino: compromisos adquiridos porque así lo exige
(87) Ibid. 35. Bollati Boringheieri, 2001) 222-223. el reconocimiento de la igual autodetermina-
(88) Sobre el negocio de fin común superador (100) Sobre la motivación del trabajador y su ción de la otra, con todo el contenido ético,
del puro negocio de cambio, ver GARCÍA influencia en los resultados económicos de jurídico y social que comporta este acto. Para
DE HARO, Ramón, La posición jurídica del la empresa ver FERREIRO, Pablo / ALCÁZAR, un estudio en profundidad de las relaciones
trabajador subordinado (Madrid: Rialp, 1963) Manuel, Gobierno de personas en la empresa entre respeto a la dignidad y deber de buena
222 y ss., En este sentido parece orientarse (Lima: Universidad de Piura, 2001). En el fe, remito a lo escrito en PACHECO ZERGA, Luz,
parte de la doctrina científica al afirmar que mismo sentido opina, aportando datos es- La dignidad humana en el Derecho del Trabajo
la especial relevancia de la buena fe en el pecializados, MONTOYA MELGAR, Alfredo, La (Madrid: Civitas, 2007).

30
Julio 2010