Vous êtes sur la page 1sur 6

Nanotecnología y su vínculo con el mundo de

los envases.
Universidad Pontificia Bolivariana

 Imágenes

Cuando se habla de nanotecnología se hace referencia a todas aquellas aplicaciones en


las cuales se hace uso de una escala nanométrica en el manejo de los materiales. Esta
escala implica el control a nivel atómico y molecular de la disposición espacial y de la
unión entre los componentes de la materia. 1 nanómetro (nm) es igual a 0.000000001
metros. Por lo anterior el diseño, fabricación y aplicación de estructuras funcionales en las
cuales una de sus dimensiones se encuentre en el rango de entre 1 y 100 nm se entiende
como nanotecnología.
A ese nivel de tamaño la materia se comporta físicamente de manera diferente a como lo
hace en escalas superiores. Esta diferencia radica principalmente en factores como el
número de átomos que es posible ubicar en la superficie al igual que de la manera de
organizarlos y el control del número de defectos presentes en la estructura atómica; con
esto, las áreas y energías superficiales de los nanomateriales hacen que los desempeños
funcionales asociados con ellas cambien de manera significativa. Propiedades como las
mecánicas, térmicas, ópticas, eléctricas y químicas pueden controlarse de manera muy
precisa y con ello maximizar la funcionalidad de los materiales.
La naturaleza, hace millones de años, utiliza las estructuras nanométricas para atender
sus requerimientos funcionales. Es posible identificar en el mundo natural muchos
ejemplos de cómo el uso de los materiales a partir de una estructuración jerárquica a
diferentes escalas puede alcanzar desempeños muy eficientes. Dos ejemplos importantes
de esto son las alas de la mariposa morfo, en las cuales una configuración morfológica
nanométrica permite la generación de colores por el fenómeno de múltiple reflexión en
superficies de colores diferentes a los que se reflejan; y por otro lado, las patas del geko,
en las que la presencia de millones de pelos con diámetros nanométricos logran generar
fuerzas moleculares de adhesión sobre superficies con muy bajos coeficientes de ficción,
como el vidrio húmedo, permitiéndole mantenerse adherida a la superficie a partir de un
fenómeno físico.
En la práctica la nanotecnología se ha aplicado a partir del manejo de tres opciones
dimensionales:

 Unidimensionales: Nanorecubrimientos
 Bidimensionales: Nanotubos
 Tridimensionales: Nanopartículas
En el campo de los empaques, la nanotecnología está presente en varios campos, siendo
los más importantes hoy en día los siguientes:
Barrera
Los nanomateriales permiten aumentar los niveles de barrera hasta niveles superiores y
con menos capas en las estructuras funcionales, si se les compara con las aplicaciones
tradicionales. Empresas como Color Matrix Corp., Lan Xess y Honeywell, ya ofrecen al
mercado nanomateriales compuestos a base de poliamida y nanoarcillas de
montmorillonita (producida por la empresa Nanocor) que se han usado con éxito en la
industria alimenticia de productos cárnicos y de bebidas gaseosas. La empresa suiza
Sidel, especialista en soluciones de PET para bebidas, ofrece también un
nanorecubrimiento interno de carbón amorfo para sus envases que aumenta la barrera de
estos ante gases como el oxígeno y el dióxido de carbono.
Hidrofobicidad
Un nanorecubrimiento desarrollado por la compañía estadounidense Liquid Glide permite
aplicarse sobre diferentes sustratos como vidrio, plástico o papel, y lograr que las
superficies adquieran la característica de superhidrofobicidad. Una de las aplicaciones más
exitosas hasta ahora de este producto ha sido con la salsa de tomate.
Empaques activos
La reacción controlada del empaque frente a condiciones particulares ha sido la base del
desarrollo de lo que se conoce como soluciones activas. En este campo la nanotecnología
se ha hecho presente con varias opciones. El uso de nanopartículas de plata ha
demostrado ser úitil como mecanismo antibacterial en empaques para productos cárnicos.
El uso de nanopartículas de Dióxido de titanio se aplicó con éxito en el desarrollo de una
tinta que cambia de color cuando está en presencia de oxígeno, indicando la pérdida de
las condiciones de salubridad en productos alimenticios.
El hierro y los óxidos de hierro usados a escala nanométrica, mostró ser una excelente
herramienta para la absorción de oxígeno en empaques para cárnicos. También se han
utilizado nanomateriales reactivos para desarrollar etiquetas activas que indiquen la
presencia de diversos elementos o compuesto químicos dentro del empaque. Por último,
los nanotubos de carbono han sido aplicados con éxito en sistemas de RIF permitiendo
disminuir considerablemente el tamaño de estos mecanismos y aumentando su
confiabilidad y rango de acción.
En conclusión, se puede mencionar que la nanotecnología llegó para quedarse en el
campo de los empaques; y que es solo cuestión de tiempo para que en Colombia puedan
verse aplicaciones que den cuenta de los beneficios del uso de esta tecnología. Además,
es importante mencionar que la Universidad Pontificia Bolivariana, consciente de lo
anterior, ha dispuesto sus capacidades científicas, tecnológicas y académicas para
asociarse tanto con la industria como con el gobierno en el desarrollo de proyectos de
investigación y desarrollo en este tema.

Nanotecnología, posible clave en el futuro de


los empaques
De acuerdo con un instituto de investigación Noruego, la
nanotecnología podría mejorar conducción de ciertos gases a
través de películas plásticas en empaques.

El instituto noruego de investigación SINTEF está utilizando la nanotecnología para crear


pequeñas partículas en las películas y mejorar la conducción de ciertos gases a través de
la película plástica, con el fin de bombear hacia el exterior el aire contaminado de gases
como el dióxido carbónico.
Este mismo concepto se puede utilizar para impedir la entrada de gases nocivos que
acorten la vida de los alimentos en las estanterías. La película puede ofrecer una barrera
de protección y evitar que gases tales como el oxígeno y el etileno deterioren la calidad de
las frutas frescas.
El Doctor Keith Redford, director de investigación de polímeros y productos compuestos de
SINTEF, explica que la principal ventaja de utilizar nanomateriales en el empaque de
alimentos es que la película continúa siendo transparente, siempre que el tamaño de los
materiales se mantenga inferior a un micrómetro.
La transparencia de la película puede ser un factor importante en la presentación y
comerciabilidad de ciertos productos alimentarios. Esto difiere en el caso de películas de
múltiples capas o que incluyan absorbedores de oxígeno que, en el mejor de los casos,
presentan un aspecto opaco.
Redford sostiene que el empaque de alimentos se utilizaría junto con otro componente
activo tal como un absorbedor de gases, un empaque de atmósfera modificada o un
recubrimiento con óxido de silicio. Es posible que la primera aplicación de la tecnología en
los empaques se realice en productos electrónicos y farmacéuticos. Éstos son artículos en
los cuales los gastos extra se pueden trasladar al usuario final.
'La nanotecnología en los empaques quizá constituya un formidable adelanto cuando se
haga indispensable proteger los artículos de alto valor'.
Redford cree improbable que se lleguen a ver nanomateriales en los empaques de
productos para el consumidor antes de cinco años. No se sabe aún cuál será el costo de la
película, pero cuando se fabrique en grandes cantidades, el precio sería comparable al de
las películas multicapas de barrera que requieren altos niveles de procesamiento.
La ley de limpieza del aire, que empezó a regir en 2003, recibirá financiación del Consejo
Noruego de Investigación hasta el 2006. El grupo todavía no ha empezado a desarrollar un
prototipo del producto, dado que está buscando conseguir, a marchas forzadas, los
materiales adecuados para el proyecto.
Por el momento el SINTEF no tiene ningún plan de emplear esta tecnología para el
empaque de alimentos. El Instituto Noruego de Tecnología (NTNU Tronhein) y la
Universidad Estatal de Carolina del Norte se han asociado para llevar adelante este
proyecto.

o solo hay aplicaciones nanotecnológicas para la energía o


tratamiento de aguas o en células, también existe en los
empaques, los cuales ayudan a conservar en mejor estado los
alimentos.

MEDELLÍN, 10 de noviembre de 2010 — Agencia de Noticias


UN

EMAIL


COMPARTIR


IMPRIMIR

La
nanotecnología en los empaques contribuye a la durabilidad de los alimentos.

Edwin Moncada,
investigador del Instituto Tecnológico Metropolitano, ITM.
Cada vez más
compañías en el mundo utilizan esta tecnología. / Unimedios

 1
Y es que si antes se pensaba que los empaques solo servían para
proteger de agentes externos, la idea ya ha cambiado, o por lo menos así
lo explicó Edwin Moncada, investigador del Instituto Tecnológico
Metropolitano (ITM), uno de los invitados a la celebración del Día del
Químico en la UN en Medellín.
“En una empresa petroquímica en Brasil se desarrollaron tres patentes al
respecto y se utilizaron sistemas en los que al empaque se le colocaron
nanopartículas que ayudan a disminuir el crecimiento microbiológico en el
alimento”, dijo.
Según el investigador, los llamados nanocompósitos (materiales
compuestos por dos o más componentes) presentes en el empaque
permiten la modificación de propiedades mecánicas y térmicas. Esto lleva
a aplicación de material con menor espesura, más resistente, con mayor
barrera y que lleva menor contaminación, menor uso de compuestos a
base de petróleo y mayor durabilidad de los alimentos.
De acuerdo con un informe de Food Nanotechnology, las industrias
realizan altas inversiones en investigaciones en las diversas áreas de las
nanotecnologías enfocadas a la industria alimentaria. “Estas inversiones
pasaron de 2,6 billones de dólares a 7,0 en el 2006, y se espera que para
el 2010 este valor aumente a 20.4”.
“Más de 200 compañías alrededor del mundo están desarrollando
nanomateriales para el uso en embalajes de alimentos y productos
farmacéuticos. Estados Unidos es el principal país en investigación,
seguido por Japón y China. Para el 2010 se pronostica que Asia, con el
50% de la población mundial, será el gran mercado para estos
productos”, dice el informe.
De acuerdo con Moncada, cada vez es más claro el potencial de la
aplicación de la nanotecnología no solo de los empaques sino del
alimento mismo para mejorar propiedades y modificar sustancias.