Vous êtes sur la page 1sur 4

Curso sobre Integración Económica Centroamericana, Edición III

Módulo I: Ejercicio tutorizado


Autor: Alicia Alexandra Collado Solís
Rol: Jefe de Gobierno

ARGUMENTO INICIAL: La necesidad de la integración regional


centroamericana y las estrategias que como Estado se deben preparar, a fin de
alcanzar la unión integral de la región.

La historia nos ha enseñado que la integración es uno de los más grandes


anhelos de la región, y es un medio que ha sido de gran ayuda para enfrentar
problemáticas que nos aquejan de forma conjunta. Para tal efecto, se han
suscrito diversos acuerdos a nivel regional, y se han llevado a cabo un sin
número de Cumbres regionales y Foros, a fin de determinar las temáticas a
incluir en las agendas de trabajo y las políticas a definir para superar las brechas
existentes entre los países de la región.

Sin duda alguna, la integración ha logrado grandes avances, especialmente a


partir de la instauración del SICA como el marco jurídico-político, para lograr la
integración centroamericana en todos los aspectos (económicos, políticos,
sociales, culturales y también ambientales), y posteriormente con el
relanzamiento del SICA, en 2010, y el establecimiento de un Plan de Acción, por
medio del cual se ha logrado determinar las prioridades que tenemos como
región.

LOGROS ALCANZADOS: Este esfuerzo le ha permitido a la región


centroamericana obtener una mayor presencia y reconocimiento en el ámbito
internacional, pasando de ser un mero espectador, al actor principal en la
negociación de acuerdos comerciales, como el Tratado de Libre Comercio DR-
CAFTA, el Acuerdo de Asociación con la Unión Europea (AdA UE-CA) y
recientemente el Tratado de Libre Comercio con la República de Corea, que se
suscribió en marzo de este año, y se espera se ratifique y entre en vigencia el
próximo año.

De igual manera, es meritorio destacar los diversos logros que ha obtenido la


región, gracias al esfuerzo conjunto y que han permitido la creación de agendas
regionales, como es la Estrategia de Seguridad, el Convenio Marco para el
establecimiento de la Unión Aduanera, la Estrategia centroamericana para el
desarrollo rural territorial, el Plan Ambiental de la región centroamericana, la
Agenda Estratégica Social de Centroamérica, la Agenda regional de educación
y cultura, entre otros.

Así mismo, se han formulado proyectos a fin de consolidar y profundizar la


unidad centroamericana, como el Sistema de Interconexión Eléctrica de América
Central (SIEPAC), la Autopista Mesoamericana de la Información (AMI), la
formulación del Plan de Inversiones y Financiamiento para Centroamérica,
Panamá y República Dominicana (PIFCARD), el Corredor del Pacífico, la Red
de Carreteras de América Central (RICAM), y el Tránsito Internacional de
Mercancías (TIM), los cuales se han elaborado en el marco del Proyecto
Mesoamérica.

Es por ello que, a pesar de los logros alcanzados, y teniendo en cuenta el actual
contexto económico mundial, se hace necesario fortalecer los lazos de unidad y
desarrollar estrategias que nos permitan hacer frente de manera más efectiva a
los retos de un mercado libre mucho más amplio y competitivo, y alcanzar la
solidez que como región necesitamos.

RAZONES: En este sentido, algunas razones por las cuales la integración debe
ser una prioridad para nuestro país son:

▪ Somos una región. Compartimos factores geográficos, históricos,


económicos y geopolíticos que nos definen como una región ante el
escenario globalizado que se ha formado. La integración ha jugado un
papel muy importante en la vida de los países, facilitó grandemente la
salida de la crisis en la década de los 80’s y abrió las puertas a una nueva
era de paz y desarrollo para los países de la región.

▪ El contexto globalizado en el que nos encontramos hace necesaria la


unidad de la región para poder entrar a un mercado altamente competitivo,
y tener una mayor presencia ante la comunidad internacional. Como
sabemos, Nicaragua, al igual que nuestros países hermanos, constituye
una economía pequeña, altamente dependiente de capital externo y con
una elevada deuda pública; por lo cual se hace necesario tener una
presencia como bloque que nos permita competir en el ámbito
internacional.

▪ La integración nos ha permitido alcanzar niveles de cooperación


intrarregional más altos. En este sentido, el SICA se perfila como una
plataforma que nos ayuda a crear un sistema de progreso y desarrollo,
basado en relaciones estrechas de cooperación. Como conocemos, la
región es vulnerable, si bien no en igual intensidad, a diversas
problemáticas, como el crimen organizado, corrupción, cambio climático,
pobreza, desempleo, bajos niveles de escolaridad, entre otras; por lo cual
se hace necesario la ayuda mutua y el intercambio de experiencias, a fin
de que los países logren satisfacer las necesidades de alcanzar cierta
uniformidad que nos permita mejorar la calidad de vida de nuestra
población.
Así mismo, a través del sistema de integración se han logrado la
realización de bienes públicos regionales, como el proyecto de
Fortificación de Alimentos con ácido fólico y otros micronutrientes, en el
marco del Programa del BID de Bienes Públicos Regionales; el Sistema
de Interconexión Eléctrica de los países de América Central (SIEPAC), en
el cual los países miembros compartirán infraestructura y a través de un
regulador administrarán la distribución de los excedentes de energía,
incrementando la oferta energética; el Tratado Marco del Mercado
Eléctrico de América Central; el Sistema de Estadísticas de Comercio
Exterior de SIECA; el Tratado Regional de Sistemas de Pagos y
Liquidación de Valores; el Mecanismo de Solución de Controversias
Comerciales; la Política de Pesca y Acuicultura de Centroamérica; la
Política Agrícola Centroamericana 2008-2017; entre otros.

▪ La integración centroamericana nos ha permitido a los países miembros


acceder a fuentes de cooperación técnica y financiera adicionales a las
bilaterales. Como ejemplo de ello puede citarse los diversos proyectos
ejecutados con fondos del BCIE, y que se identifican con los objetivos
plasmados en el Plan Nacional de Desarrollo Humano de Nicaragua.

▪ Con la integración podemos alcanzar una estructura institucional más


estable, a través de una estructura regional, el cual viene a ser uno de los
fines principales de la integración: el desarrollo progresivo de las
instituciones, en el que se desarrollen políticas e instituciones
homogéneas.

▪ La integración nos permitirá fortalecer los lazos de amistad entre los


países miembros. En la década de los 90’s la integración fue un medio
para restablecer las relaciones pacíficas que se habían deteriorado en la
región, como resultado de algunos enfrentamientos. La integración
permitirá ampliar y fortalecer el vínculo y la identidad como
centroamericanos.

▪ El proceso de integración centroamericana es el más antiguo del


continente americano, y uno de los más exitosos a nivel de Latinoamérica
y de los países en vías de desarrollo. En este sentido, la integración
regional centroamericana pudiera servir de modelo para otros países
latinoamericanos u otros bloques regionales que se han creado, pero que
se han quedado estancados, o bien, no han logrado mayores avances,
como el ALBA y el MERCOSUR.

CONCLUSIONES Y PROPUESTA: Para alcanzar mayores logros con la


integración es necesario que superemos las discrepancias de orden político, y
establezcamos marcos nacionales y regionales que regulen y velen por la
existencia de un balance entre los intereses de cada país miembro y los intereses
como región.

Así mismo, deben erradicarse las desigualdades que existen en el sector


educativo, en tecnología, en comercio, entre otros; completar el establecimiento
de una verdadera unión aduanera, la armonización de normas y disposiciones
comunes que rijan el comercio de bienes y servicios, entre otros.

Sólo habiendo una voluntad clara de las partes involucradas en promover la


unidad regional, es que nuestro Sistema de Integración contará con órganos
debidamente facultados para poder actuar y desarrollar las políticas que
permitan la integración, sea esta económica, ambiental, social o de cualquier otra
índole.

En este sentido, como Jefa de Gobierno, invito a los demás Jefes de Gobierno a
trabajar primeramente a nivel nacional con las diferentes autoridades
involucradas en las cinco temáticas prioritarias establecidas en el Plan de Acción
de 2010, para identificar las debilidades que a nivel nacional presentamos como
países en la aplicación de los planes y estrategias regionales; una vez
identificadas esas debilidades, comprometernos, mediante un instrumento de
carácter regional y obligatorio, a superar estas debilidades estableciendo un
plazo concreto para ello. Además, sugiero realizar una revisión al Protocolo de
Tegucigalpa, dando énfasis a cambios en la estructura organizacional del
Sistema, a fin de reducir la cantidad de entidades (que actualmente son más de
122), eliminar la burocracia existente y determinar con más claridad los ámbitos
de competencia y funciones de cada una de sus instituciones.

Una vez que se posean instituciones que cuenten con funciones claramente
definidas, se puede establecer una agenda de cooperación, con una ruta común
claramente determinada y con objetivos medibles a corto, mediano y largo plazo.

En cuanto a la falta de recursos, que es una de las principales limitantes que


enfrentamos los países tanto de forma individual, como en conjunto,
representados por el SICA, podría aprovecharse las oportunidades que brindan
diversas plataformas de cooperación, como el Foro de Cooperación América
Latina-Asia del Este (FOCALAE), a través del cual se desarrollan proyectos de
cooperación tanto a nivel nacional, como interregional. Cabe mencionar que
todos los Estados de la región (con excepción de Belice), somos miembros de
este Foro; sin embargo, no hemos sabido aprovechar las ventajas que ofrece
este Foro.