Vous êtes sur la page 1sur 24

La Sana Doctrina

Enero
Enero--Febrero 2011
Artículos:

Sucedió en Betania (3) .................. 3


Gelson Villegas
Regresando de Babilonia a
Revista bimestral publicada por asambleas
congregadas en el Nombre del Señor Jesucristo
Jerusalén (8) ............................6
Samuel Rojas
en Venezuela.
Año LII Nº 311 Enero-Febrero 2011
Reforzando las Columnas (5) ........ 9
Andrew Turkington
Redactores:
Guillermo Williams (Fundador: 1958-61)
La Fornicación ........................... 12
Santiago Saword (1961-76) Rubén Mendoza
Santiago Walmsley
Andrew Turkington (Redactor) El Señor Jesús y los Niños .......... 16
Tlf. (0258) 8084791 El Semillero de la Asamblea (9)
E-mail: andrewturk@cantv.net Allan Turkington
Tesorero: William Turkington Abimelec – El Juez Carnal (cont) . 18
a/c Carrera 6ª Nº12-61,
San Carlos, Cojedes, Venezuela. Los Trece Jueces (25)
Teléfono: (0258) 3251221 A.M.S. Gooding
E-mail: fwturkington@gmail.com

Suscripciones para 2011


La suscripción es anual (seis revistas), y se
paga por adelantado. Lo que Preguntan ...................... 21
Para Venezuela: Bs. 12,00  ¿Qué peligros podría acarrear a
Las suscripciones se hacen preferiblemente por un creyente, el espacio de Internet
asamblea, y pueden cancelarse mediante un conocido como “FACEBOOK”?
depósito sin libreta a la cuenta de ahorros No.
0105-0101-61-0101-10778-1 del Banco Mercan- Alcímides Velasco
til a nombre del tesorero. Favor avisar por telé-
fono o utilizar el código explicado en el Directo-
rio de asambleas. Página Evangelística ................ 24
Para el exterior: Se puede enviar la revista en
formato PDF gratuitamente al que lo solicite al Indecisión Fatal
tesorero, por el correo electrónico indicado arri- Andrew Turkington
ba.

Impreso por: OMEGA, C.A.


Tlf. (0243)2361254 Foto portada: The Emerald Bay, E.U.A
Edenpics.com (retocado)
2 La Sana Doctrina
Sucedió en Betania (3)
Gelson Villegas

A hora, en el primer escenario


mencionado en Betania encon-
tramos al Señor como Aquel que
da la palabra de instrucción a los creyen-
tes. En el segundo, como el que da vida a
―Y le hicieron allí una cena‖ (12:2)
es una referencia algo inusual, pues es
desde el lado divino donde se invita al
pecador a saciarse del gran banquete de
Dios. Sin embargo, no podemos olvidar
los muertos y, al llegar a Juan capítulo que también Leví (Mateo) el publicano
12, lo encontramos como Aquel quien da ―le hizo gran banquete en su casa‖, según
a los suyos la oportunidad de servirle y Lucas 5:29. Indudablemente, hay en todo
honrarle. De modo que es tan importante esto una muestra de aprecio y de profun-
lo que sucedió en Betania, según Juan da gratitud hacia Aquel que ha saciado
capítulo 12, que de ello nos ocuparemos nuestras almas. A la vez, notamos la so-
con algún detenimiento en las siguientes lemne verdad de que el Cristo es saciado
páginas. en sus afectos en el banquete de amor y
El verso primero del capítulo 12 nos gratitud que los suyos le tributan. Tal vez
dice que ―vino Jesús a Betania, donde esa sea la cara verdad que encontramos
estaba Lázaro‖, lo cual nos indica que en la carta a los Efesios, pero en un senti-
Lázaro no se fue a otro lugar para comen- do corporativo, cuando leemos que el
zar de cero su nueva vida de resucitado, ―cuerpo‖ (la iglesia) es ―la plenitud de
sino que se quedó en el lugar donde era Aquel que todo lo llena en todo‖, (Ef.
tan conocido, como un testimonio vivien- 1:23). Es la amada invitándole a Él:
te y actuante del poder del Señor. Tam- ―Venga mi amado a su huerto, y coma de
bién, el Espíritu Santo ha creído conve- su dulce fruta‖ (Cnt. 4:16), pues hay
niente puntualizar que el Lázaro mencio- ―toda suerte de dulces frutas, nuevas y
nado era uno muy específico añejas‖ por ella guardadas para agradar el
(seguramente había unos cuantos hom- corazón de su Amado, como ella lo ex-
bres en Betania que llevaban ese nom- presa en 7:12.
bre). Se trataba, pues, de ―Lázaro, el que El que se nos diga que en esa ocasión
había estado muerto, y a quien había ―Marta servía‖ (12:2), no es extraño ya a
resucitado de los muertos‖. Sin duda, nuestros entendimientos, pues es evidente
nos encontramos nuevamente con la ver- que esta creyente tenía su corazón puesto
dad de que cada salvado lleva indeleble- en el servicio. Lo más hermoso aquí es
mente personalizada la evidencia del po- que ahora su servicio está directamente
der salvador y transformador del Señor. relacionado con el Amado Redentor
(pues, recuérdese, la cena era para Él), y

La Sana Doctrina 3
no en relación a los afanes del quehacer ―Sentado a la mesa‖, creemos, no solo
hogareño, como en una primera ocasión. sugiere una posición de reposado descan-
El tribunal de Cristo evidenciará cuánto so, sino un privilegiado lugar a la mesa
aprecio tiene Él aun por el más pequeño con el Rey. En otro de los milagros de
servicio que se hace por amor a su nom- resurrección, el caso de la hija de Jairo,
bre. una vez vuelta a la vida, el Señor dijo que
―Lázaro era uno de los que estaban ―se le diese de comer‖, según Marcos
sentados a la mesa con él‖ (12:2). Sí, era 5:43. De modo que los resucitados co-
uno entre varios, pero distinguido entre men, y, según nuestro entendimiento,
ellos, pues de ninguno de los demás se Lázaro estaba delante de aquellos manja-
hace referencia a sus nombres. Sin duda, res desquitándose del ayuno involuntario
los resucitados están llamados a experi- que sufrió el tiempo durante el cual la
mentar la bendición de la mesa de su co- muerte tuvo dominio sobre él. Al respec-
munión y a comer los manjares de su pro- to, dudamos mucho de la salvación de
visión. Lázaro también podía decir: personas que profesan, pero son inapeten-
―Aderezas mesa delante de mí en presen- tes en cuanto a los manjares de la Palabra
de Dios. Todo aquel que nace de nuevo,
lo primero que hace es desear, como niño
...el testimonio santo de una recién nacido, la leche espiritual no adul-
vida en Cristo, es más poderoso terada, según se puede leer en 1 Pedro
que mil sermones de algún 2:2.
El caso de Lázaro nos recuerda el de
elocuente predicador. Mefi-boset, en el Antiguo Testamento (2
Sam. cap. 9). El hombre era descendiente
cia de mis angustiadores (lit. de la familia de Saúl, enemigo de David
‗adversarios‘)‖, pues por allí rondaban y, además, estaba lisiado de los pies. Sin
los principales sacerdotes rumiando mal- embargo, David, por misericordia, dispu-
vados pensamientos contra él y contra el so que tal hombre comiera siempre a su
Señor que le resucitó. mesa en Jerusalén. Si nos identificamos
No se nos dice que Lázaro predicaba, con Lázaro (resucitado, sentado, privile-
sino que él ―estaba sentado a la mesa…”, giado y alimentado), tenemos mucho en
y que ―gran multitud de los judíos… vi- que gloriarnos. Pero si nos asociamos con
nieron… para ver a Lázaro‖, y que ―a Mefi-boset (descendiente del enemigo de
causa de él muchos de los judíos se apar- David y, tristemente, lisiado desde su
taban y creían en Jesús‖ (12: 9,11). No infancia), tenemos mucho para desani-
cabe duda que la vida fiel, que el testimo- marnos. Ambos casos usados equivoca-
nio santo de una vida en Cristo, es más damente cuando celebramos la cena del
poderoso que mil sermones de algún elo- Señor, pueden afectar la calidad de la
cuente predicador. Ciertamente, las pala- reunión y de nuestra adoración. Conside-
bras mueven, pero los hechos arrastran. rar sólo nuestros muchos privilegios pue-
de llevarnos a la vanagloria. Tal cosa se

4 La Sana Doctrina
corrige cuando miramos los méritos y las Seguidamente se nos dice la especifi-
glorias de nuestro Amado Salvador y cidad de aquella ofrenda, pues con clari-
cuando recordamos que nada tenemos dad se expresa que aquel perfume era de
que no hayamos recibido de gracia. De nardo. En relación a este detalle, tantas
otro lado, considerar sólo nuestros defec- veces al celebrar la Cena del Señor, no
tos y limitaciones (sin el prisma de la hay mucha claridad acerca de la naturale-
gracia y de la redención), dará a Satanás za de aquella reunión, pues alguien se
la terrible arma del desaliento, para lle- levanta en ―adoración‖ y sólo atina a re-
narnos de un espíritu derrotista y de frus- ferirse a su vida pasada y de dónde el
tración. Señor lo sacó. Otro, por increíble que
Seguidamente, el evangelista Juan parezca, aprove-
pasa a narrarnos la participación de María cha la oportuni- ...tener y alimentar
en aquel evento. Y, es de tal importancia dad para lanzar pensamientos
la expresión devocional de esta creyente, alguna piedrita impuros cuando
que el Espíritu Santo ha querido darnos contra alguno y,
los santos celebran
detalle tras detalle, cada uno de inmenso unos cuantos,
valor en sí mismo y, a la vez, cada uno piensan que es el la Cena del Señor,
como una pieza invaluable para tener la momento para es un pecado que
conformación total de lo que debe ser un lucir su mejor lleva a beber y
perfecto cuadro de adoración y devoción. lenguaje florido,
comer juicio...
pero es sólo una
El primer detalle es la cantidad de la
retórica vacía de
ofrenda, pues ―María tomó una libra de
devoción y contenido bíblico. Eso puede
perfume…‖ (v. 3), algo ínfimamente muy
ser cualquier cosa pero, específicamente,
pequeño si, por ejemplo, se compara con
el compuesto de cien libras de mirra y no es adoración.
áloes que trajo Nicodemo para la sepultu- Entonces, no podía faltar, tenemos la
ra del cuerpo del crucificado (Juan calidad de aquel perfume: nardo, sí, pero
19:39). Pero, creemos firmemente, que la nardo puro, sin adición de algún otro ele-
libra del perfume que trajo María está mento que alterara tan especial pureza.
sujeta a la apreciación divina, según el Lástima que tantas veces la ofrenda de
mismo patrón que el Señor aplicó a la nuestra adoración esté tan saturada de
ofrenda de la viuda pobre. Esta, de su orgullo o mezclada con el pensamiento
pobreza, echó en el arca de las ofrendas de intereses que, aun cuando sean legíti-
mucho más que los ricos ostentosos, pues mos, desnaturalizan o ponen mácula a
las dos blancas representaban todo lo que una verdadera devoción. Más de esto, es
ella tenía. Oh, hermano, hermana, de tu decir, tener y alimentar pensamientos
pobreza, de tu limitación, desde tus ca- impuros cuando los santos celebran la
rencias adora, ofrenda, al Señor de todo Cena del Señor, es un pecado que lleva a
corazón, y Él valora desde la óptica de su beber y comer juicio, pues tan impura
pleno conocimiento y la largura de la ma- mezcla no permite discernir el cuerpo del
no de su bondad. Señor.

La Sana Doctrina 5
Regresando
de Babilonia
a Jerusalén (8)
Samuel Rojas

E n su Biblia, en el Antiguo Testa-


mento, aparecen dos éxodos, en la
historia del pueblo de Israel. El
primero, de Egipto (en el suroeste) a Ca-
naán; el otro, predicho por los profetas,
observan con sumo placer al remanente
de Dios en cada lugar del planeta, el cual
procura obedecer ―lo que está escrito‖, la
Palabra Santa. ¡Cuán importante para el
cielo es una Asamblea local! ¡Cuán pre-
desde Babilonia (en el Oriente lejano) a ciosa es! Aunque sea pequeña, débil, pro-
Canaán, el cual hemos estado consideran- pensa a errar y a contaminarse; aunque
do en esta serie. Entre los dos éxodos sufra el desprecio del mundo alrededor.
hubo un espacio de tiempo de más de 950 Mantengamos el modelo divino, con la
años. Ambos, ocurrieron en el mismo energía del Espíritu Santo (2 Tim.1:14;
mes. El primero marcó el inicio de la 1ª 2:1-2,15). Aferrémonos a la Palabra es-
Teocracia (gobierno divino); éste último, crita. Cada vez más, ―regresemos‖ al mo-
el inicio de una 2ª Teocracia. delo de doctrina y práctica novotestamen-
Preguntémonos, de nuevo, ¿qué im- taria. No cambiemos para mal; cambie-
portancia tuvo que los israelitas regresa- mos para lo mejor, acoplándonos mejor a
ran de Babilonia a su tierra? Para el cielo, la sencillez de congregarse del Nuevo
¿fue importante? Lo más probable, si no Testamento.
hubiesen regresado, Judá y las otras tri-
Período mundialmente importante
bus representadas en el regreso, hubiesen
sufrido lo mismo que Israel (el Reino del Es muy importante tener claro que
Norte), fundiéndose con los Orientales entre Esdras 6:22 (alrededor del 500
del mundo. Las Escrituras Hebreas del d.C.) y Esdras 7:1 (458 d.C.), hay un per-
Antiguo Testamento (A.T.) podrían íodo de tiempo de unos 58 años.
haberse perdido, y muchas de las que ¿Tenemos alguna información, y registro,
poseemos hoy nunca habrían sido escri- en el A.T., de este intervalo de tiempo?
tas. Y, lo más importante de todo, hubie- Sí. De modo cierto, uno: el Libro de Es-
se sido imposible que el Mesías hubiese ter. Y, de modo probable y posible, uno
venido. ¡Dios estaba preservando el linaje más: la parte final de los escritos de Za-
santo! ¡CRISTO es la explicación, y carías, como sugerimos en el artículo an-
razón, de este éxodo! El cielo entero ob- terior. Y, ¿fuera de La Biblia? Muchísi-
servó, respaldó, apreció, este regreso a mo material, en la historia pagana y en la
Jerusalén. literatura mundial. Por favor, déjese im-
pactar por todos los eventos de efecto
En la actual Babel de la Cristiandad
profesante, igualmente, los ojos de Dios
6 La Sana Doctrina
mundial, pero a los cuales el registro di- los 3 grandes poetas trágicos, escribían
vino no hace referencia. sus Tragedias griegas. Píndaro (518-438
Pero, ¿por qué apartar tiempo y espa- a.C.) estuvo escribiendo sus Líricas
cio para hacer esto? ¿Qué de provecho (letras de canciones), y Aristófanes (445-
pueda haber? Primero, para que Ud. y yo, 380 a.C.) sus Comedias. Pericles (495-
tengamos muy claro que la historia Bíbli- 429 a.C.), Temístocles (527-460 a.C.) y
ca es selectiva. Su objetivo no es el regis- Arístides (530-460 a.C.; el Justo) insufla-
trar los acontecimientos mundiales de ban juicio y valor públicos por su Orato-
importancia para los humanos, sino mos- ria.
trarnos el desarrollo del propósito reden- Grandes batallas se libraron en tierra y
tor de Dios por medio de, o a pesar de, mar: las Batallas de Maratón (490 a.C.),
los humanos y las naciones. Por eso es Termópilas (480 a.C.), Salamina (480
que se mencionan pueblos y eventos a.C.), Platea (479 a.C.) y Micala (479
mundiales en la medida que afectan el a.C.). Tan impor-
cumplimiento de este Propósito redentor, tantes porque Es claro, pues,
y se hayan relacionado con el pueblo decidieron el
de Israel, al cual Dios escogió para ser el enfrentamiento que el criterio
medio de Su designio salvador: ―porque entre el barbaris-
la salvación viene de los judíos‖ (Juan mo Asiático y la de valores del
4:22). civilización
Oriental, logran-
Cielo no es el
También, para que mi corazón ―vea‖
qué es lo que en verdad vale para la Eter- do la victoria de mismo que el
nidad, cuál perspectiva debe predominar la libertad en
en mis asuntos y decisiones cotidianas. el mundo Occi- de la Tierra
Dios no quiere que los Suyos dental en todos
―malgasten‖ el tiempo, o se equivoquen los siglos siguientes, hasta hoy.
en administrar sus vidas mientras esta- Empero, todo esto es obviado en La
mos en el cuerpo; que no sean encandila- Biblia; silencio total. Es claro, pues, que
dos por la gloria efímera de este mundo. el criterio de valores del Cielo no es el
Considere lo siguiente. mismo que el de la Tierra. La gran ver-
Durante este período, en China, Con- dad expresada por el apóstol Juan se veri-
fucio vivió y murió. En la India, Buda fica indiscutiblemente: ―Y el mundo pa-
vivió y murió. En Grecia, se alcanzó la sa, y sus deseos; pero el que hace la vo-
Edad Dorada. Heródoto (484-425 a.C.), luntad de Dios permanece para siem-
el primer gran historiador literario del pre‖ (1 Juan 2:17). ¿Quién eres? ¿Qué
mundo, y Tucídides (460-400 a.C.), el buscas? ¿Qué has hecho? ¿A dónde vas?
primer gran historiador filosófico, flore-
Procurando mantener el fuego ar-
cieron. Sócrates (470-399 a.C.) y Anaxá- diendo
goras (500-428 a.C.), proponían sus filo-
sofías. Esquilo (525-456 a.C.), Eurípides Los mensajes del profeta Zacarías fue-
(480-406 a.C.) y Sófocles (496-406 a.C.), ron efectivos para la construcción de la

La Sana Doctrina 7
casa de Dios, antes del período que consi- que, como en las predicciones de Isaías y
deramos ahora. Empero, parece que no lo Jeremías antes del Regreso, estos sucesos
fueron mucho, durante el período en con- no se realizarían de inmediato, sino que
sideración, en el pueblo. miraban muy adelante, a siglos por delan-
¿Qué pasaba en el corazón, y en los te, al establecimiento final del Reino Me-
pensamientos, del remanente en Israel? siánico.
Las profecías que anunciaron el retorno ―Sin leña se apaga el fuego‖. El co-
de Babilonia a Jerusalén, presentaron una razón del pueblo de Dios debe ser atizado
gloriosa perspectiva, pero las condiciones continuamente por la Palabra de Dios, en
entre el remanente parecían ser que este especial por la específica palabra que el
esplendor esperado no llegaba. Señor glorificado repite en la última pági-
La mayoría de los cautivos no regresa- na de Su Libro: ―¡He aquí, vengo pron-
ron, no cruzaron el desierto; se quedaron to!‖, ―He aquí YO vengo pronto, y mi
en la comodidad allá lejos. Los muros de galardón conmigo‖, ―Ciertamente, vengo
Jerusalén aún estaban en ruinas; el pueblo en breve‖ (Apoc.22:7,12,20). No diga-
aún per- mos en el corazón, como el siervo malo:
Recordemos: no manecía ―Mi Señor tarda en venir‖ (Mt.24:48).
podremos mantener el bajo la Ancianos, sobreveedores, pasto-
autoridad res, que cuidáis las ovejas del rebaño del
testimonio de Dios si del Impe- Señor; obreros en la mies de Cristo; espo-
rio Persa; sos, esposas, todos los casados; padres,
no mantenemos el la comuni- madres, responsables de casa; solteros
corazón dad era todos: ¡Él viene! Y, ¡pronto! Leamos
escasa de Heb.10:35 al 39.
recursos (pobre), y los impuestos eran Una palabra a los que conforman “la
muy fuertes. Zorobabel, el descendiente siguiente generación‖ de los santos cre-
de la línea davídica, real, solo había sido yentes. Hemos sido precedidos, en las
un gobernador, y no el rey. Al morir él, la filas de los valientes del Señor, por hom-
línea real desaparece de la luz pública. bres y mujeres de convicción, cuyos co-
Todos los antiguos enemigos de Israel razones ardientemente sirvieron al Señor.
aparentemente prosperaban. Parecía que Dios les usó para ver nuevas Asambleas
las esperanzas se disipaban. De seguro establecidas y para ver, las ya estableci-
que la atmósfera predominante era la de das, sostenidas por sus vidas y testimo-
descontento, de depresión. nios. ¿Tienen Uds. las mismas conviccio-
Lo que más necesitaban era un pano- nes? ¿Escriben Uds. una historia similar?
rama brillante, algo de seguridad de que O, ¿hay declinación? ¿Frialdad de alma?
el futuro sería mejor que el pasado. Dios ¿Se nos acaba el fervor y el celo por no
dio esta seguridad en los mensajes de los obedecer al pecado, por no amar al mun-
capítulos 9 al 14 de Zacarías, en los cua- do, por buscar las almas perdidas?
les el profeta trata de asuntos tanto de la ―No nos cansemos, pues, de hacer
1ª como de la 2ª Venidas de Cristo. Solo bien; porque a su tiempo segaremos, si no
8 La Sana Doctrina
desmayamos‖ (Gál.6:9). La gloria del Mejor es mi Cristo que el oro mortal,
hombre es efímera: el deporte organiza- Ser Suyo prefiero que andar en el mal;
do, la música, el arte, la política, la reli- Mejor es mi Cristo que todo oropel,
gión. Recordemos: no podremos mante- Prefiero ser guiado por Su mano fiel.
ner el testimonio de Dios si no mantene- Antes que ser rey de dominios mil,
mos el corazón. Debemos amar Su veni- Y vivir en la maldad,
da; hay recompensa que Sus manos heri- Prefiero a Cristo, y solo a El,
das nos darán. ―Acordaos de la mujer de Que lo que este mundo da.
Lot‖: deslumbrada por la gloria pasajera
Mejor es mi Cristo que el bien temporal,
y sucia de su mundo, miró atrás, aflojó
Prefiero ser fiel a Su causa eternal;
el andar, y pereció con el mundo de su-
No quiero la fama del mundo falaz,
siglo. ¡Qué tragedia!
Prefiero seguirle y obtener su paz.
Este no es el tiempo de reinar. Ese
tiempo está por delante. Ahora es el Más bello y sublime que flor matinal,
tiempo de sufrir por Cristo. El mundo Le Mejor que la miel que destila el panal;
ha rechazado, y Le rechaza aún. Aviva, Jesús satisface de mi alma el clamor,
cristiano, el fuego del don de Dios que Prefiero seguirle con tenaz fervor.
está en ti. Pesa bien las cosas. No es ne-
cio el que da lo que no puede guardar, (Himno No. 195 del Himnario “Cánticos del
para ganar lo que no puede perder. Evangelio‖, del Colegio Evangélico).

Andrew Turkington

trechamente relacionadas, y no se puede


Examinando la columna de la co-
munión unos con otros. alterar el orden en que se encuentran. La
doctrina de los apóstoles es la base para
En la construcción de un edificio, las la comunión unos con otros; la comunión
columnas no están aisladas la una de la unos con otros es indispensable para el
otra, sino que están firmemente trabadas partimiento del pan; y el partimiento del
entre sí. Así es con las columnas de una pan, es decir la Cena del Señor, tiene
asamblea local. Ya hemos visto la estre- prioridad sobre las oraciones.
cha relación entre las tres primeras co-
lumnas, que representan los pasos que Una asamblea local no podría existir
traen a una persona del mundo de pecado sin la comunión unos con otros.
a ser un miembro de la iglesia: la conver- ―Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo,
sión, el bautismo y la recepción. Las cua- y miembros cada uno en particular‖ (1
tro columnas restantes también están es- Cor. 12:27). ¿Cómo podría existir un
La Sana Doctrina 9
cuerpo si no existe ninguna conexión en- Así como Jacobo y Juan eran
tre sus miembros? La figura del cuerpo ―compañeros‖ de Simón, porque com-
humano, en el cual los miembros están partían con él como socios en la pesca,
unidos por todas las coyunturas que se así cada creyente en comunión comparte
ayudan mutuamente, ilustra la preciosa los privilegios y responsabilidades invo-
comunión que debe existir entre cada lucradas en la asamblea.
miembro de una asamblea. ―De manera
Debemos examinar con frecuencia la
que si un miembro padece, todos los
columna de la comunión, porque es un
miembros se duelen con él, y si un miem-
blanco especial del ataque de Satanás. Él
bro recibe honra, todos los miembros con
sabe que si logra destruir esa preciosa
él se gozan‖ (1 Cor. 12:26). comunión unos con otros, toda la estruc-
La primera iglesia en Jerusalén nació tura de la iglesia local va a derrumbarse.
en ese ambiente de unanimidad. Los ¿Cuáles son las evidencias que esta co-
apóstoles ―perseveraban unánimes en lumna está necesitando reparación?
oración y ruego, con las mujeres, y con
 Hay problemas entre hermanos, de
María la madre de Jesús, y con sus her-
manera que algunos no se hablan, ni
manos‖ (Hch. 1:14). Esa comunión tan
estrecha entre ellos fue uno de los secre- se saludan.
tos de su prosperidad espiritual. ―Estaban  Existen grupos de amigos que com-
todos unánimes juntos… Pedro, ponién- parten mucho entre sí, pero no se rela-
dose en pie con los once… Todos los que cionan con el resto del pueblo.
habían creído estaban juntos… y perseve-
 Las cargas de la asamblea son lleva-
rando unánimes cada día… comían jun-
das por el mismo grupo de hermanos,
tos (Hch. 2:1,14,44, 46). ―Pedro y Juan
mientras que los demás se conforman
subían juntos… alzaron unánimes la voz
con asistir a los cultos.
a Dios… Y la multitud de los que habían
creído era de un corazón y un alma…  Hay hermanos ancianos de edad o
estaban todos unánimes en el pórtico de enfermos que raramente son visitados
Salomón‖ (Hch. 3:1; 4:24,32; 5:12). por los demás hermanos.
Podemos gozar de comunión unos con  Cuando no hay el ejercicio de compar-
otros, primeramente porque cada uno de tir materialmente con los hermanos
nosotros tenemos comunión con el Padre, que están pasando por necesidad.
y con su Hijo Jesucristo. Estamos en una
misma familia espiritual, somos herma- ¿Cómo reforzar la columna de la
nos. La realidad de esta comunión se ma- comunión unos con otros?
nifiesta por andar en luz, porque Dios es Un problema entre dos hermanas pa-
luz. ―Si decimos que tenemos comunión rece insignificante, pero el apóstol Pablo
con él, y andamos en tinieblas, mentimos, sabía que podría resultar en la destruc-
y no practicamos la verdad; pero si anda- ción de la asamblea (como una grieta en
mos en luz, como él está en luz, tenemos la columna). Por eso él ruega a Evodia y
comunión unos con otros.‖ (1 Jn. 1:3,7). Síntique que sean de un mismo sentir en
10 La Sana Doctrina
el Señor (Fil. 4:2), y exhorta a toda la mente significa gozar de los privilegios,
asamblea de Filipos a ocuparse en su sal- sino compartir las responsabilidades y
vación (la preservación del testimonio) cargas de la asamblea. A veces es el mis-
con temor y temblor (Fil. 2:12). mo grupo de hermanos y hermanas que
llevan toda la carga de la evangelización,
Cuando por causa de una ofensa o
repartiendo tratados, invitando a los cul-
falta, se ha dañado la comunión entre dos
tos y llevando a los inconversos en sus
hermanos, ambos son responsables de
vehículos.
buscar una solución al problema:
Los ancianos son sobreveedores, cuya
1) Cuando “tu hermano tiene algo con-
responsabilidad es visitar a los miembros
tra ti” (Mt. 5:23,23). El Señor indica
de la asamblea, velando por sus almas
que Dios no acepta mi ofrenda (sea
(Heb. 13:17). Pero,
material o espiritual), hasta que no he Debemos
como en un cuerpo,
hecho la paz con mi hermano. ―Anda, examinar con
todos los miembros
reconcíliate primero con tu hermano, frecuencia la
deben preocuparse
y entonces ven y presenta tu ofrenda‖. columna de la
los unos por los
2) “Si tu hermano peca contra ti” (Mt. otros. Santiago insis- comunión,
18:15-17). El Señor demarca clara- te que la fe verdade- porque es un
mente el procedimiento a seguir en ra se evidencia, no blanco especial
este caso, comenzando en privado, por palabras, sino en del ataque de
luego tomando dos o tres testigos, y la práctica. ―La reli- Satanás.
luego involucrando a toda la iglesia. gión pura y sin
En la asamblea de Corinto había fallas mácula delante de Dios el Padre es esta:
muy graves, pero el apóstol ataca primero Visitar a los huérfanos y a las viudas en
las divisiones que había entre ellos. Se sus tribulaciones, y guardarse sin mancha
habían agrupado alrededor de líderes del mundo‖ (Stg. 1:27).
humanos, formando partidos. Tal vez no La comunión en aquella primera igle-
se ha llegado a ese extremo en la asam- sia en Jerusalén resultó en que ―no había
blea de que formamos parte, pero, entre ellos ningún necesitado‖ (Hch.
¿gozamos de comunión con todo el pue- 4:34). Estaban dispuestos a compartir, no
blo del Señor? ¿O hacemos distinciones solamente en lo espiritual, sino en lo ma-
sociales, raciales, intelectuales, etc., com- terial. ―En esto hemos conocido el amor,
partiendo con los que ―están a nuestro en que él puso su vida por nosotros; tam-
nivel‖ y menospreciando a otros? El Se- bién nosotros debemos poner nuestras
ñor nos exhorta a ser ―unánimes entre vidas por los hermanos. Pero el que tiene
vosotros; no altivos, sino asociándoos bienes de este mundo y ve a su hermano
con los humildes (Rom. 12:16). tener necesidad, y cierra contra él su co-
razón, ¿cómo mora el amor de Dios en
¿Sentimos nuestra responsabilidad de él? Hijitos míos, no amemos de palabra
ayudar en todas las actividades de la ni de lengua, sino de hecho y en verdad
asamblea? Estar ―en comunión‖ no sola- (1 Jn. 3:16-18).

La Sana Doctrina 11
Rubén Mendoza. Conferencia de Aroa 2010

(Lectura: Gén. 19:30-38; 34:1-3; 25:27-34) va a llegar cuando comienza a alejarse de

E l tema no es muy agradable, ni la voluntad de Dios. Lot no sabía hasta


fácil de tratar. Hace años le es- dónde iba a llegar su vida, después que
cuché decir a Don Santiago que dio el primer paso para descender a aque-
todo lo que el predicador trata en la tribu- lla llanura que parecía el huerto de Dios.
na, el diablo va a buscar la manera de Una segunda verdad que quisiéramos
hacerle caer en lo que él mismo ha dicho. destacar en cuanto a Lot, es que uno no
Teniendo esto presente, uno tiembla de- sabe cuánto le va a costar el pecado. No
lante del Señor, porque el tema de la for- quisiéramos leer este episodio que ocu-
nicación es uno que Dios reiteradamente rrió al final de la vida de Lot; es algo que
aborda en su santa Palabra. Es un pecado no debiera haber aparecido en la vida de
que ha hecho muchos estragos en medio este hombre, al cual el Espíritu Santo
del pueblo del Señor. Vemos con tristeza llama el ―justo Lot‖.
a buenos hermanos y hermanas que triste-
mente han incurrido en ese pecado; y na-
Las cuartadas del enemigo
die está exento de caer. Don Cristián Chi- Quisiera considerar algunas formas de
rinos dijo, hablando acerca del pecado de pensar que el enemigo usa para tratar de
David, que Satanás no respeta a hombre inducirnos a pecar —algunas cuartadas
viejo (Noé cayó en el pecado de la borra- que él emplea para que caigamos en el
chera en su vejez); no respeta a hombre pecado, en la fornicación.
sabio (quién más sabio que Salomón, y él 1. Es algo “normal”
también cayó en el pecado); no respeta a ―Conforme a la costumbre de toda la
hombre fuerte (quien más fuerte que tierra‖. Ya sabemos que el corazón de
Sansón, pero el sexo ―débil‖ lo redujo a estas muchachas estaba seriamente afec-
un bocado de pan). tado por la conducta nefanda, disipada, e
Hasta dónde voy a llegar y cuánto inmoral de Sodoma. Lamentablemente
me va a costar Lot no preservó a sus hijas de ese género
malo que les rodeaba. Viviendo en Sodo-
Veamos el caso de Lot. Él empezó ma, él permitió que la inmoralidad per-
bien, porque se unió a un hombre que meara el corazón de su propia familia y
podía darle mucho a él. Él podría haber del suyo también. Una de las maneras en
crecido bajo esa sombra tan especial, co- que el diablo ha hecho caer a muchos, es
mo lo era su tío Abraham. Pero lamenta- hacerles pensar que este asunto es
blemente Lot se alejó de la voluntad de ―normal‖, es la costumbre.
Dios. Una primera cosa que quisiéramos
destacar, es que uno no sabe hasta dónde Hoy también, vemos cómo el enemigo
ha logrado hacer pensar que el pecado de
12 La Sana Doctrina
la fornicación, del adulterio, es un asunto ―normal‖. ¡Cuidado, hermano, con lo que
normal. Como en los días del apóstol Pa- estás viendo!
blo, la filosofía es: si el cuerpo tiene 2. Las circunstancias
hambre, hay que darle de comer; y así, si
Otra cuartada que el enemigo puede
el cuerpo reclama satisfacción de los de-
usar para hacernos creer que el pecado
seos carnales, hay que darle esa satisfac-
está bien, son las circunstancias. Ellas
ción. De esta manera el enemigo ha que-
dijeron: ―No queda varón en la tierra‖.
rido rebajar los valores de moralidad. Estaban exagerando. Hermana, ¿qué cir-
¿Qué están enseñando en las escuelas? cunstancias estás viviendo? No hay nin-
Nos quedamos asombrados cuando un guna circunstancia que podamos esgrimir
niño de sexto grado llegó a la casa con- para justificar el pecado. No podemos
tando cómo habían llegado a la escuela decir: ―Yo pequé porque era inevitable en
unos ―especialistas‖ de parte del Ministe- las circunstancias‖.
rio de Educación, para enseñarles sobre
Tenemos ejemplos
el peligro de contraer enfermedades
en la Biblia, de
venéreas. Ellos no dijeron que eso era ¿Que hace el hombres y mujeres
fornicación y pecado ante Dios. Por el enemigo? Trata que propusieron en
contrario, les dieron algunos recursos
de vendernos la su corazón ser fie-
para evitar contraer esas enfermedades.
En efecto les dijeron: ―Practiquen el pe- idea de que el les. Las circunstan-
asunto es cias de José eran
cado, con tal que se cuiden de no contraer
atípicas, y cualquie-
esas enfermedades‖. “normal”, que ra pudiera decir que
Están enseñando que el pecado es todo el mundo lo era razonable que
―normal‖. Esa forma mundana de pensar practica. ese jovencito cayera
puede ir bombardeando nuestros corazo- en ese pecado, por-
nes, y hacer que nuestros valores vayan que no tenía su familia cerca (la familia
cediendo. Esto tiende a bajar el nivel que es un protector para uno); estaba sólo en
Dios demanda de un creyente, que viva la casa. Las circunstancias era propicias
una vida santa y piadosa, pues ―la volun- para que él pecara, pero él honró a su
tad de Dios es vuestra santificación, que Dios.
os apartéis de fornicación‖.
Hablamos esto con temor y temblor,
¿Que hace el enemigo? Trata de ven- porque ¿quién puede decir que no va a
dernos la idea de que el asunto es llegar allí, que no va a caer, que es tan
―normal‖, que todo el mundo lo practica. fuerte que nunca caerá en ese pecado? Si
Leí hace años que, en Venezuela, el 80% estamos en pie, es por la gracia del Señor.
de los jóvenes en el sistema educativo ya ―Guárdame, Señor Jesús, para que no
han tenido una experiencia de este tipo. caiga; cual sarmiento de la vid, vida de Ti
¡Han incurrido en el pecado de la fornica- traiga.‖
ción! Los medios de comunicación se
Algunos hermanos y hermanas han
encargan de venderles la idea que eso es
esperado muchos años y todavía no tie-
nen ninguna perspectiva de casarse. Pero
La Sana Doctrina 13
no debemos permitir que el diablo meta una presión en la carne; pero el diablo
en nuestro corazón la idea que las cir- también puede utilizar a otras personas
cunstancias nos obligan a pecar. para ejercer presión.
3. Un buen motivo En una ocasión una hermana mayor,
Pero hay otra cuartada que el enemigo viendo un grupo de hermanas solteras,
emplea: nos presenta un motivo muy no- comenzó a hacer como un tren, y les dijo:
ble para justificar el pecado. ―Conservar ―A algunos de ustedes les va a dejar el
descendencia‖, es decir, perpetuar el tren‖. Qué triste que una persona con más
nombre, aparentaba ser un motivo muy años en el Señor, que podría aconsejar a
bueno. Era lógico que ellas quisieran las más jóvenes, se convierta en un ele-
conservar descendencia a su padre, pero mento de presión, que podría llevar a al-
esto no era razón para pecar. El enemigo guna hermana a tomar una triste decisión.
puede hasta presentarnos lo malo con Que el Señor nos ayude a buscar la com-
matices de bueno. Estamos viviendo en pañía de hermanos y hermanas que ele-
un tiempo cuando ya no hay negro ni ven nuestro nivel espiritual, no que lo
blanco, es puro gris; todo es subjetivo. rebajen. Ojalá que en las conversaciones
No importa llegar hasta pecar, con tal que del grupo con el cual Ud. se reúne, ni
se alcance el buen objetivo. siquiera se nombren temas que tienden a
rebajar el nivel espiritual (Ef. 5:3).
En ocasiones un creyente ha caído en
el pecado por causa del razonamiento 5. El enamoramiento carnal
que, si no lo hace, se va a quedar sólo, y Una última cuartada que el enemigo
desea tener al menos un hijo. Puede ser utiliza para llevarnos al pecado de la for-
por la presión de sus padres, que quieren nicación es el enamoramiento, cuando no
que les dé un nieto. Puede ser que el mo- hay verdadero amor, sino pasión carnal.
tivo de tener compañía sea bueno, pero la A Dina le pasó lo que le pasó a Lot y a
fornicación no es la manera que Dios em- muchos. Ella no sabía hasta dónde iba a
plea para eso. Dios ha establecido el ma- llegar cuando comenzó a desobedecer la
trimonio, si es la santa voluntad de Él que voluntad del Señor. Ella se alejó y fue a
uno se case. Es triste cuando el creyente curiosear, a ver a las hijas del país. La vio
cae en el terreno de la fornicación por un Siquem y se enamoró de ella.
motivo que el diablo le presente como Hermano(a), ¿estás enamorado? ¡Que
bueno. el Señor te guarde! Estar enamorado en sí
4. La presión no es malo, pero que sea amor Bíblico,
Otra cuartada del enemigo es la pre- amor espiritual, como vemos en Efesios,
sión de los compañeros. La hermana ma- el amor de Cristo. Ese es un amor que no
yor fue la que inició este asunto. La pre- busca lo suyo propio, no es egoísta, no
sión de los compañeros puede ejercer hace nada indebido; un amor puro y san-
mucho daño en nuestra vida. ―Las malas to, un amor de entrega, un amor que hon-
conversaciones corrompen las buenas ra a Dios. Que ames a la persona que va a
costumbres‖ (1 Cor. 15:33). El diablo ser tu esposa con ese amor. Pero lo de
ejerce presión, el mundo también; hay Hamor y Dina no era amor; era pasión
14 La Sana Doctrina
carnal. Que el Señor guarde a los herma- nes terrenales, sino también celestiales.
nos que están iniciando una etapa de no- Pero Esaú actuó por lo que sentía, no por
viazgo en sus vidas; que puedan honrar a lo que sabía.
Dios en esta etapa, conservar su pureza, y 2. Mirar el futuro, no el presente
no hacer ni proponer nada indebido. Pero,
La otra cosa en este relato que nos
si en cada cita con el novio, o novia,
puede ayudar es que no debemos mirar el
están llegando un poco más lejos, ¿hasta
presente, sino el futuro. Jacob le propuso:
dónde van a llegar? ―Véndeme en este día tu primogenitura‖,
Como Vencer y él dice: ―He aquí yo me voy a morir,
¿para que, pues, me servirá la primogeni-
Finalmente quiero ver cómo podemos
tura?‖ No miró el futuro; solamente con-
vencer. Tenemos en este Libro la forma
sideró satisfacer su necesidad presente.
cómo vencer la tentación de caer en este
Hermanos, que el Señor nos ayude a po-
grave pecado
Él cayó en la trampa que ha causa- ner la mira en las cosas de arriba no en
las de la tierra, a no pensar en el momen-
porque se dejó llevar do mucho
to presente, sino en el futuro.
daño. En Gén.
por lo que sentía, no 25 tenemos el 3. Buscar ayuda
por lo que sabía. caso de Esaú; Una última cosa que Esaú debió
Dios lo llama hacer. El afrontó el asunto sólo; no buscó
fornicario. Podemos aprender en este pa- ayuda. Él debía haber llamado a su padre
saje, por vía de contraste, algunas formas para preguntarle (si no estaba claro):
de vencer la tentación. ―¿Qué es la primogenitura? Papá, voy a
1. Hacer lo que sabemos, no lo que hacer este negocio; le voy a vender a Ja-
sentimos cob la primogenitura por un plato de len-
tejas‖. Estoy seguro que su Isaac le
Si vamos a vencer, tenemos que hacer
hubiera dicho: ―¡Muchacho, es una locu-
lo que nosotros sabemos que debemos
ra! Vas a perder una bendición tan grande
hacer, y no hacer lo que deseamos o sen-
por algo tan pequeño‖. Además de pedir
timos. Es decir, no dejarme llevar por lo
auxilio del Señor en el momento del ase-
que siento, sino por lo que sé. ¿Cómo se
dio, uno debe buscar la ayuda de otros:
sentía Esaú? Volvía cansado. Se había
―Hermano, ore por mí, estoy siendo ase-
dedicado a la caza, pero no sabía que
diado‖. Somos preservados cuando, no
había uno que lo estaba cazando a él, que
solamente echamos nuestra carga sobre el
le había preparado una trampa. El hom-
Señor, sino que llevamos las cargas los
bre que salió a cazar, estaba por caer en
unos de los otros.
una trampa que el diablo le había puesto.
Y él cayó en la trampa porque se dejó Si alguien ya ha caído, eso no es el
llevar por lo que sentía, no por lo que final; si alguien ya ha tropezado, no hay
sabía. Este hombre debía saber que la que quedarse allí. El Señor es el Dios de
primogenitura era una bendición inesti- las oportunidades. Pero no nos olvidemos
mable; que no solamente tenía bendicio- las palabras que el apóstol dijo a Timo-
teo: ―Consérvate puro‖.
La Sana Doctrina 15
El Semillero de la Asamblea (9)

El Señor Jesús y los Niños


Allan Turkington

“Dejad a los niños venir a mi” aquellos discípulos ambiciosos, que al


recibir en su nombre a un niño, no esta-
“Y las revelaste a los niños” ban únicamente recibiéndole a Él, sino,
“De la boca de los niños” de hecho, estaban recibiendo al mismo

A
Dios. Creo que no hay otra porción que
l considerar estas porciones (Mt. nos habla tan elocuentemente de su ternu-
19:14; 11:25; 21:16), no pode- ra e interés en un niño.
mos sino asombrarnos del lugar
tan especial que los niños ocupan en el Queremos usar las tres porciones titu-
corazón del Señor. Aquellos tres años y lares para aprender algo más de su actitud
medio de su ministerio público fueron en relación a los niños.
años de intensa actividad. El apóstol Juan Veamos pues:
hablando de las muchas cosas que hizo
Jesús, dice: ―Si se escribieran una por Su Reclamo a los discípulos
una, pienso que ni aun en el mundo cabr- El incidente es relatado en los tres
ían los libros que se habrían de escribir‖. evangelios sinópticos —así el mismo
Sin embargo, es el mismo Juan que escri- Espíritu que recalca su importancia.
be del interés personal del Señor en un Aquellas madres, deseosas de que sus
Nicodemo, en una mujer de Samaria y en niños recibieran una bendición del Señor,
otros individuos. fueron reprendidos por los mismos discí-
Juan también nos recuerda de las pala- pulos.
bras de Felipe al Señor, en medio de No sabemos por qué asumieron esa
aquella gran multitud: ―Aquí está un mu- actitud negativa. ¿Será que pensaban que
chacho…‖ De inmediato el Señor dijo: el itinerario del Señor estaba muy carga-
―Haced recostar la gente.‖ Aquel día do para apartar tiempo precioso para esta
quedó demostrado lo que el Señor puede cuestión tan insignificante? Pero el Señor
hacer con ―un muchacho‖. demuestra que no es así, y procede a re-
Pero en otra ocasión dice que ―tomó a clamar a los discípulos, diciendo: ―Dejad
un niño y lo puso en medio de ellos y a los niños venir a Mí, y no se lo impid-
tomándole en sus brazos, les dijo: ―El que áis, porque de los tales es el reino de los
recibe en mi nombre a un niño como este, cielos.‖ Marcos nos dice que
me recibe a Mí…‖ Aquel día con un niño ―tomándolos en los brazos, poniendo la
en sus brazos, el Señor quiso enseñar a mano sobre ellos, los bendecía.‖ Es triste

16 La Sana Doctrina
si nosotros, que debemos procurar el bien Dios en ellos por el Espíritu Santo. Don
de los niños, nos convertimos en impedi- Gelson Villegas cuenta de una niña de 6
mentos. En vez de ayudar en esta obra, años que estaba muy preocupada por su
nos sentamos para criticar y desanimar a alma, y sus padres le llamaron para que
los que trabajan para el Señor en esta es- hablara con ella. Con cierta duda, él acu-
fera. dió a este llamado, pero se asombró, no
sólo de la intensidad de la preocupación
Pero veamos también:
de la niña, sino también de la claridad
Su Regocijo en el Espíritu que tenía en cuanto a su condición. Decía
con lágrimas que sabía que era una peca-
―En aquella misma hora Jesús se rego- dora en los ojos de Dios y que le espera-
cijó en el Espíritu y dijo: Yo te ba el lugar de perdición. No
alabo, oh Padre, Señor del cie- Sin duda la quería seguir así; anhelaba la
lo y de la tierra porque escon- salvación. Convencido de que
niñez es el
diste estas cosas de los sabios
y entendidos, y las has revela- tiempo más estaba ya lista para ese paso
trascendental, el siervo del Se-
do a los niños. Sí, Padre, por- propicio para ñor le leyó algunas escrituras
que así te agradó.‖ Al referirse entender y escogidas y la dejó en las ma-
aquí a los niños creemos que
recibir el nos del Señor. Después supo
sea una referencia a los mis- que había dado el paso, ponien-
mos discípulos que Él había mensaje de
do su fe en Cristo.
enviado con el mensaje de sal- salvación.
vación, porque ―lo débil del Veamos por último, el Señor y:
mundo escogió Dios, para avergonzar a
lo fuerte‖ (1 Cor. 1:27). Los discípulos Su Réplica a los principales sacer-
del Señor eran personas sencillas, algu- dotes y escribas
nos de ellos pescadores, en contraste con ―¿Nunca leísteis: De la boca de los
aquellos fariseos y doctores de la ley. Sin niños y de los que maman perfeccionaste
embargo, esto revela que no es a los la alabanza?‖ Ellos se sentían indignados
grandes intelectuales que Dios se revela, al ver sus maravillas y al oír la aclama-
sino a personas de poca capacidad que, ción de los muchachos en el templo, pero
figurativamente, son como niños. el Señor, defendiendo a los niños, recla-
ma la ignorancia que estos grandes de-
Si esto es cierto en sentido figurado,
mostraban en cuanto a las Escrituras. El
cuánto más en el sentido real. Más aún, el
canto de los niños no estaba fuera de or-
Señor indicó claramente: ―Si no os volv-
den; las Escrituras lo confirmaba. Quiero
éis y os hacéis como niños, no podéis
destacar aquí la importancia de los coros
entrar en el reino de los cielos‖. Sin duda
e himnos que cantamos con los niños en
la niñez es el tiempo más propicio para
las clases. El canto sirve para testimonio
entender y recibir el mensaje de salva-
en dos sentidos. Moisés enseñó un cánti-
ción. Creo que subestimamos la rapidez
co a los hijos de Israel que sería un testi-
con la cual los niños captan el mensaje, y
monio a ellos mismos en un día venidero.
no dudo que esto sea la misma obra de
La Sana Doctrina 17
Muchos coros traducen versículos y men- testimonio tan poderoso en circunstancias
sajes muy importantes y solemnes en sus tan difíciles. No es de sorprender que,
líneas, que han sido usados para despertar aun cuando las puertas de la cárcel que-
la consciencia y para conducir muchos a daron abiertas aquella noche, y las cade-
la fe en Cristo. Hay coros que no contie- nas de todos se soltaron, los presos esta-
nen verdades evangelísticas, y son de ban cautivos por ese testimonio. Una de
poco provecho. Debemos, de vez en las maneras en que el Evangelio puede
cuando, comentar con ellos el significado entrar al hogar es cuando los niños cantan
del coro, para que canten con el entendi- los coros en presencia de sus padres. Co-
miento, es decir, hacerles pensar en lo nocemos a una señora que oyendo a su
que están cantando. hijita cantar todos los días un corito
aprendido en la clase, su conciencia fue
El canto también sirve como un testi-
despertada y decidió no dejarla venir
monio a los demás. Pablo y Silas, mien-
más, pero no encontró descanso hasta que
tras sufrían en el calabozo, cantaban him-
fue personalmente para oír el Evangelio y
nos a Dios ―y los presos los oían‖. Qué
aceptó al Señor.

Los Trece Jueces (25)


A.M.S.Gooding

C onsideremos al tercer hombre, la


vid. ―Y la vid les respondió: ¿He
de dejar mi mosto, que alegra a
Dios y a los hombres…?‖ ¡Cuán hermo-
Israel no pudo ser; lo que nosotros en
buena medida dejamos de ser, el Señor lo
fue: la vid verdadera. Y los labios de
Dios, que estaban anhelando un dulce
so! Un hombre que es como la vid puede refrigerio, lo encontraron plenamente en
alegrar el corazón de Dios y puede ale- Cristo. La dulzura de Cristo trajo conten-
grar el corazón del hombre. Considero tamiento a Dios. El hombre que es como
que no hay nada que alegra más el co- una vid en la asamblea, puede refrescar
razón de Dios que cuando los hombres los labios de Dios con Cristo; puede traer
aprecian a su bendito Hijo. ¿Te has fijado gozo a Dios. Puede también traer a Cristo
que el Salvador dice que ―Yo soy la vid a los labios de los santos para suplir sus
verdadera‖? La mayoría de los santos necesidades. Aquí está un hombre que
piensan tanto en los pámpanos que se puede expresar a Dios y a los hombres la
olvidan de la declaración original: ―Yo dulce hermosura de Cristo.
soy la vid verdadera y mi Padre es el la-
Verdaderamente, si se tienen a tres
brador‖ (Jn. 15:1). De aquella verdadera
ancianos así en la asamblea local, hay
vid llegan a los labios de Dios las más
motivo para agradecer a Dios. Y son ver-
deliciosas uvas. ¿De dónde vienen? De
daderos sobreveedores. ¿Qué hacen? Re-
Aquel que es la vid verdadera. Lo que
frescan a Dios y al hombre. Traen dulzu-

18 La Sana Doctrina
ra y amabilidad y descanso y cuidado. que sea jefe. De hecho, es como Abime-
Alimentan a los santos con Cristo, y traen lec, no puede esperar. Irá a los ancianos y
placer a Dios. Son verdaderos pastores: les dirá: ―Es extraño que ustedes todavía
ninguno de ellos va a querer dejar la obra no se han dado cuenta que yo soy un so-
que está haciendo para ser rey. De modo breveedor.‖ ¿No te has encontrado con
que entre los ancianos están estos tres alguien así? Se recomiendan a sí mismos
hermanos, como árboles entre los árbo- como ancianos. ¡Oh no! no creen que se
les, trabajando juntos. Están haciendo el debe elegir ancianos por votación, pero
trabajo para el cual Dios los ha capacita- no les importa ofrecerse a sí mismos para
do, están supliendo las necesidades de el cargo. Ellos dicen: ―Yo no me reúno
Dios y de los hombres en sus respectivas con los ancianos reconocidos de la asam-
esferas, ninguno pensando en ser rey. Si blea. Yo no acepto a ninguno de ellos
se tienen a sobreveedores que trabajan como anciano. Pero yo soy un anciano‖.
armoniosamente así, se tendrá una asam-
Veamos cómo
blea feliz.
es un hermano tipo ...de seguro está
Sin embargo en este capítulo en parti- zarza. ―Dijeron
quejándose de
cular, hay otro hermano. Su nombre es el entonces todos los
sr. Zarza. Es solamente un arbusto de árboles a la zarza: algo o de alguien,
espinos. Le dicen a él: ―Anda tú, reina Anda tú, reina so- y nunca hay nada
sobre nosotros‖. ¿Quién jamás pensaría bre nosotros.‖ No
en poner una zarza, fea y espinosa, como leemos que, con bien en la
rey? Pues, claro que no; pero ¿quién pen- supuesta humil- asamblea.
saría en poner a un hombre como Abime- dad, la zarza pa-
lec como rey sobre el pueblo de Dios? ¿Y recía apenada, y dijo ―No, no creo que
quién pensaría en tener un hombre como deben pedirme hacer eso‖. Esta zarza ni
Diótrefes como un anciano en una asam- siquiera pretendió ser humilde, ni trató de
blea? Pero ahí está Abimelec en Jueces sugerir que era un trabajo más allá de su
capítulo 9, ¿y no es una zarza? Y allí está capacidad. Dijo: ―Si en verdad me elegís
Diótrefes en 3 Juan. Algunas asambleas, por rey sobre vosotros, venid, abrigaos
tristemente, tienen hombres de ese carác- bajo mi sombra‖. ¿Has oído jamás algo
ter —zarzas— y a veces logran entrar tan ridículo? Una zarza, que casi no tiene
entre los ancianos y quieren mecerse so- la fuerza para elevarse del suelo; allí está,
bre los árboles. Ahí está el hermano co- rodeada por cedros, tan cerca de la tierra
mo la higuera, el hermano como el olivo, que casi no recibe luz del sol; está bajo la
y el hermano como la vid, y todos están sombra de los otros árboles. Sin embargo,
haciendo su trabajo. Pero el hermano co- la zarza dice: Ven, abrigaos bajo mi som-
mo la zarza dice: ―Yo seré rey‖. bra‖. Pero es tan pequeño, tan débil, tan
cerca del suelo que necesita la protección
Me pregunto si conoces algún herma-
de todos los otros árboles. Hermanos tipo
no como la zarza. Yo conozco a muchos
zarza son así. No se dan cuenta que nece-
—verdaderas zarzas. Un hermano como
sitan la alegría de la vid, la bondad y dul-
la zarza nunca se tiene que persuadir para
La Sana Doctrina 19
zura de la higuera, el aceite del olivo; y brieron que Abimelec era una zarza,
ciertamente necesitan la protección de ¿verdad? Leeremos después que Abime-
esos cedros. ¡Ellos piensan que no nece- lec mató a los hombres de Siquem. Des-
sitan para nada a sus hermanos y herma- cubrieron que se refugiaron bajo una zar-
nas! Están muy confiados en sí mismos. za. Si te encuentras con esta clase de her-
Son esos hermanos autosuficientes que mano, evítale; si no, te vas a puyar. Me
piensan que son perfectamente competen- dices: ¿Estás diciendo que hay miembros
tes para hacer todas las cosas, y que todos de la asamblea que debemos evitar? ¿Has
los demás en la asamblea son incompe- considerado Rom.16:17?: ―Mas os ruego,
tentes. La zarza tendría que elevar su mi- hermanos, que os fijéis en los que causan
rada para ver aquellos cedros señoriales, divisiones y tropiezos en contra de la
pero tiene la audacia de decir: Venid, doctrina que vosotros habéis aprendido, y
abrigaos bajo mi sombra. ¿Alguna vez que os apartéis de ellos.‖ De manera que
has tratado de ponerte bajo la sombra de si tienes en la asamblea un hermano tipo
una zarza? Me imagino que sentirías la zarza, que siempre se está quejando,
puya de una espina por aquí, otro por siempre encontrando fallas, siempre sugi-
allá, y otro en otra parte. Hay espinas por riendo que si él tuviera las riendas, la co-
todos lados. sa sería mucho mejor, el Espíritu de Dios
¿Así no son exactamente los herma- dice ―que os apartéis de ellos‖.
nos tipo zarza? Espinas saliendo por to- ¿Qué dice la Palabra? ―Y la zarza res-
dos lados de ellos. Es la clase de hombre pondió a los árboles: Si en verdad me
que uno tiene miedo de acercarse en el elegís por rey sobre vosotros, venid, abri-
culto, porque de seguro está quejándose gaos bajo de mi sombra; y si no, salga
de algo o de alguien, y nunca hay nada fuego de la zarza y devore a los cedros
bien en la asamblea. Siempre se queja, del Líbano.‖ Si no me hacen rey, les mos-
por supuesto, que nadie tiene comunión traré cuánto les amo. Si no me hacen rey,
con él. La razón de esto es que es peligro- sabrán que no les amo. Me amo a mí mis-
so acercarse a él. Uno no puede amar a mo; amo el lugar de preeminencia. Y si
una zarza. No se da un abrazo a una zar- no os abrigáis bajo mi sombra, entonces
za; ¡te puyaría por todos lados! Hermanos les devoraré con fuego. ¿Esa es la clase
tipo zarza —uno casi tiene miedo aun de de hombre que queremos como un pastor
sonreírles, o de decirles ―Buenos días‖, en la asamblea? Un hombre que dice: O
porque uno no sabe con qué van a salir. hacen lo que yo les digo, o será peor para
Mi querido hermano, si uno trata de refu- ustedes. Un hombre que está tan resuelto
giarse bajo la zarza, ¡se va a puyar! a hacer su propia voluntad, a ser rey, a
ser un Diótrefes en la asamblea, que no le
Recuerde que los hermanos tipo zarza
importa cómo la asamblea sufra o cómo
en la asamblea son como Abimelec de
este capítulo; siempre están buscando los miembros individuales son heridos.
apoyadores, seguidores, queriendo que ¿Así no era Diótrefes? Había logrado
los hombres de Siquem les apoyen y de- tener una posición de dominio sobre los
fiendan. Los hombres de Siquem descu- ancianos. Y me parece que un día llega-
20 La Sana Doctrina
ron a la asamblea algunos de los siervos tratar con Abimelec. Pero estaba Dios.
del Señor, y tenían una carta de reco- Mis queridos hermanos y hermanas, re-
mendación firmada, posiblemente, por el cuerden siempre, cuando tienen en una
apóstol Juan. Diótrefes dijo: No los que- asamblea hombres del carácter de Abi-
remos aquí; y no los aceptó en la asam- melec —tan difíciles de manejar, difíci-
blea. ¿Por qué? Porque, según dice la les de tratar, causando problemas por
Escritura, le gustaba tener el primer lu- dondequiera que van— cuando se impo-
gar entre ellos. Él sabía que esos hom- nen por la fuerza en el liderazgo como lo
bres, al llegar, ayudarían a los santos, hizo Abimelec, por favor no se desespe-
pero él perdería su lugar de preeminen- ren. Aun si sienten que no pueden hacer
cia. De manera que dijo: Sr. Olivo, no te nada, solamente cuenten todo al Señor.
quiero aquí; Sr. Higuera, no te quiero Después de todo, recuerden que la asam-
aquí; Sr. Vid, no te quiero aquí. No tenía blea es la asamblea de Dios. A veces hay
tiempo para hombres espirituales. ¡Con situaciones cuando los queridos herma-
razón Juan dijo: ―Si yo fuere‖! Estaba nos sienten que no pueden hacer más
parloteando con palabras malignas con- nada. Bueno, sencillamente, entreguen el
tra Juan y los que estaban asociados con caso en las manos de Dios. ¡Qué escena
él, y Juan vendría con autoridad apostó- tan solemne, cuando Dios se presenta en
lica y trataría con él. una asamblea, y comienza a actuar!
En estos pasajes del Antiguo Testa- (a continuar, D.M)
mento no estaba un apóstol Juan para

Lo que preguntan
¿Qué peligros podría acarrear a un la red. Las estadísticas dicen que en el
creyente, el espacio de Internet conocido 2010 este sitio Web contaba con 50 mi-
como “FACEBOOK”? llones de miembros, y se ha traducido en
Primero definamos lo que es FACE- 70 idiomas.
BOOK. Con este nombre se conoce a un FACEBOOK es una herramienta in-
sitio específico de Internet con redes so- formática, que como toda herramienta, se
ciales (hay otros), que permite conectarse le puede dar un uso adecuado o ilícito.
con amigos conocidos (o desconocidos) Por ejemplo, un cuchillo puede usarse
en lugares lejanos. Originalmente era un beneficiosamente en la cocina; pero tam-
sitio Web para estudiantes de la Universi- bién un cuchillo puede utilizarse con fi-
dad de Harvard; pero actualmente está nes delictivos. Lo mismo pasa con FA-
abierto gratuitamente a cualquier persona CEBOOK. Entonces, notemos algunos
que tenga correo electrónico, y que quie- peligros que tiene esta herramienta in-
ra mantenerse ―unida‖ a otros a través de formática:

La Sana Doctrina 21
1) La Administración del Tiempo. La cionales que deben quedar en la privaci-
Biblia dice: ―Aprovechando bien el tiem- dad. David dijo de la muerte de Saúl ―No
po, porque los días son malos‖. (Ef. 5:1) lo anunciáis en Gat, ni déis las nuevas en
Debemos ser mayordomos fieles del poco las plazas de Ascalón‖.
tiempo que nos resta. Toda persona que Ver la foto de un familiar, o un amigo
tiene cuenta en FACEBOOK sabe el apreciado es completamente legítimo;
tiempo que se emplea colgando fotos, pero es fácil caer en el terreno de traspa-
insertando comentarios; por otro lado sar el límite de lo legítimo y apropiado.
viendo las que postean otros, con sus res- Se han introducido demandas judiciales
pectivas notas. Cada vez el número de por exponerse sin permiso fotos de otras
―amigos‖ crece; hay que emplear más personas en situaciones privadas. El te-
horas en revisar diariamente todo ese vo- cho del baño de la casa de Urías heteo
lumen de información, poco o nada pro- tenía un ángulo de visión que daba al
vechosa. Sin darse cuenta, esta dis- terrado del balcón del
tracción se vuelve cada vez más El FACEBOOK es un palacio de David. Él
obsesiva. Sin querer se puede caer medio diseñado por accesó a una escena
en el terreno de la fotomanía, que este Sistema bajo el que sólo le correspond-
nos roba tiempo precioso, que Dios control de Satanás, ía observar al esposo
nos manda a redimir. que explota nuestra de la señora Betsabé.
Literalmente FACEBOOK podr- humana tendencia a Eso le costó a David
ía traducirse ―Viendo el rostro en el gratificar el ego una caída. FACEBO-
Libro‖, o ―El Libro donde vemos el OK hace que nuestra
Rostro.‖ Si lo aplicamos a la Biblia, intimidad sea vulnera-
cuánto aprenderíamos del carácter de ble, o esté en riesgo. Hay cosas íntimas
Dios que se refleja en la faz de Jesucristo. de otras personas a las que no debemos
Si empleáramos todo ese tiempo en esta- penetrar, mucho menos publicar. Una
do de contemplación espiritual, ¡cómo se foto tomada en un ambiente ajeno, que
elevaría nuestro perfil devocional! Como nos podría parecer inofensiva a nosotros;
Moisés, nuestro rostro brillaría. Está es- al ser expuesta, puede constituirse en al-
crito: ―Nosotros todos mirando a cara go de muy mal gusto para alguno que
descubierta como en un espejo la gloria considera que han invadido su área priva-
del Señor, somos transformados de gloria da. El consejo divino es: ―El que cubre la
en gloria en la misma imagen, como por falta busca amistad; mas el que la divul-
el Espíritu del Señor.‖ (2 Cor. 3:18) ga, aparta al amigo‖ (Pr. 17:9).
2) La Publicación de Intimidades. 3) La Exhibición Personal. Los her-
Cam vio la desnudez de su padre, y lo manos incrédulos del Señor le dijeron:
dijo a sus hermanos que estaban fuera; ―ninguno que procura darse a conocer
esto le acarreó una maldición. (Gn. hace algo en secreto. Si estas cosas haces,
9:22,25) Él publicó algo que debía guar- manifiéstate al mundo‖ (Jn. 7:4). Parafra-
dar. El amor cubrirá multitud de faltas. seando, el sentido sería: ―Nadie puede ser
Hay situaciones familiares o congrega- famoso si se esconde como tú lo haces; si

22 La Sana Doctrina
eres tan grande, muéstralo al mundo.‖ es sensato, ¿cree que estas redes sociales
Muy solapadamente, el montaje detrás de cumplen con este claro principio rector
las redes sociales, es la auto promoción. de la vida cristiana?
El FACEBOOK es un medio diseñado 4) La Facilitación de Información.
por este Sistema bajo el control de Sa- Cuando se crea una cuenta FACEBOOK
tanás, que explota nuestra humana ten- se estila el perfil de datos. Esta informa-
dencia a gratificar el ego. ción no es secreta. Mientras más amplio
Cierto experto con toda autoridad di- es el perfil, más datos se aportan a las
ce: Un aficionado a estos Sitios Web pue- mafias y al hampa en perjuicio nuestro.
de, sin quererlo, caer en el terreno del El FACEBOOK, en lugar de ser una ino-
Narcisista. Narciso era un personaje de la cente diversión social, se puede convertir
mitología griega que se enamoró de sí en un mapa que sirva de pista para un
mismo. Pasaba horas enteras mirando la atentado, un secuestro, un ultraje, etc. ―El
superficie de una fuente, para contemplar avisado ve el mal, y se aparta; mas los
con complacencia en el agua el reflejo de simples pasan, y reciben el daño.‖
su propia faz. Finalmente, embelesado, se El Señor conoce nuestro verdadero
hundió en las profundidades de la fuente. perfil, Él sabe que somos frágiles. Pidá-
Muchos que se hallan enredados en las mosle a Él que nos saque de las redes de
redes de Internet, deben escapar ―como esa maraña. Oremos que nos libre de
ave del lazo del cazador.‖ ―Ninguno que hombres perversos y malos; porque no es
milita se enreda en los negocios de la de todos la fe.
vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó Alcímides Velasco
por soldado‖.
Antiguamente eran las personas famo- Indecisión Fatal
sas que veían sus fotos en los medios de (viene de la última página)
publicación masiva. En grandes titulares El Capitán de nuestra salvación te ani-
presentaban sus pensamientos. Con la ma a dar ese paso de fe que traerá seguri-
llegada de las redes sociales cibernéticas dad eterna para tu alma. Muchos otros ya
cualquiera puede comportarse como una se han salvado, recibiendo a Cristo, ¿y tú
―estrella‖, colgando docenas de fotos, y te vas a perder? ―¿Hasta cuándo claudi-
añadiendo a cada una los más mínimos caréis entre dos pensamientos?‖
detalles. Ojala usáramos el FACEBOOK
para engrandecer al Señor, y no al hom- Tu indecisión puede ser fatal.
bre. Juan el Bautista dijo: ―Es menester ¡Piensa que el alma es inmortal!
Dios quiere darte la salvación
que Él crezca, pero que yo mengue‖ ―No
y de su gracia la redención.
es aprobado el se alaba a sí mismo, sino
aquel a quien Dios alaba‖. En todas nues- ¡El momento oportuno es ahora mis-
tras actividades Él debe ser honrado; así mo! No vayas a perder tu alma por el te-
está escrito: ―Si, pues, coméis o bebéis, o mor ―al qué dirán‖. ―He aquí ahora, el
hacéis otra cosa, hacedlo todo para la tiempo aceptable, he aquí ahora el día de
gloria de Dios.‖ (1 Cor. 9:31) Usted que salvación‖ (2 Cor. 6:2). Andrew Turkington

La Sana Doctrina 23
Indecisión Fatal

E l 28 de noviembre de 1951 un
barco inglés, el Teeswood, fue
azotado por una fuerte tempestad
debida a un huracán, y se quedó varado
en un banco de arena cerca de la isla Bor-
La única posibilidad de salvación de
los náufragos era que el ―Borkum‖ se
acercara al barco encallado, enfrentando
la furia de la tempestad. Para salvarnos
del juicio de Dios, el Señor Jesucristo se
kum (Alemania). Era sólo cuestión de acercó a nosotros. Llegó a ser hombre,
tiempo para que el pesado buque cargado naciendo de María virgen, para poder
con escoria de hierro se deshiciera en morir por nuestros pecados. Allí en la
pedazos bajo el mar agitado. En ese grave cruz Él sufrió en terrible embate de la ira
apuro se transmitió un SOS. Desde la isla de Dios que nos tocaba a nosotros.
se envió rápidamente la nave ―Borkum‖. ―Cristo padeció una sola vez por los pe-
cados, el justo por los
Este mundo es como
injustos, para llevarnos a
el barco Teeswood. Con
Dios‖ (1 Ped. 3:18).
su pesada carga de peca-
do, y varado en las trai- Después de varios arries-
cioneras arenas del en- gados acercamientos al
gaño, está expuesto a la buque siniestrado, al fin
furiosa tempestad de la se pudieron salvar trece
ira de Dios. ―Los cielos de los tripulantes, aprove-
y la tierra que existen chando el momento opor-
ahora, están reservados tuno para saltar al barco
por la misma palabra, salvavidas. Abandonaron
guardados para el fuego el desdichado Teeswood
en el día del juicio y de la perdición de para poner su confianza enteramente en
los hombres impíos‖. A pesar de todos la potente nave de salvación. La salva-
los esfuerzos de políticos, científicos, etc. ción tuya, apreciado amigo, está en aban-
para mejorar las cosas, el mundo va de donar el pecado y este mundo que está
mal en peor. Es sólo cuestión de tiempo bajo la condenación de Dios, y confiar
para que se cumpla la Palabra de Dios: enteramente en Cristo como tu Salvador
―los cielos pasarán con grande estruendo, personal. ―Cree en el Señor Jesucristo y
y los elementos ardiendo serán des- serás salvo‖ (Hch. 16:31).
hechos, y la tierra y las obras que en ella
Lamentablemente dos de los marine-
hay serán quemadas‖ (2 Ped. 3:7,10). ros no se atrevieron a dar el salto a la vi-
Pero Dios, viendo nuestra triste condi- da. Vieron cómo los demás saltaban y se
ción, en su infinita misericordia envió a salvaban, pero, a pesar de los alentadores
su propio Hijo, el Señor Jesucristo, para llamados de su capitán, no se decidieron
salvarnos. ―Porque no envió Dios a su a hacerlo. ¡Indecisión fatal! Una gran ola
Hijo al mundo para condenar al mundo, los arrastró de la cubierta, y pese a la
sino para que el mundo sea salvo por búsqueda, no pudieron ser hallados.
él‖ (Jn. 3:17).
(continúa en la pág. 23)