Vous êtes sur la page 1sur 5

Engranajes de dientes rectos

Es un tipo de engranaje que se caracteriza por tener ejes paralelos y dientes


rectos. Consta de una
rueda o cilindro
dentado empleado
para transmitir un
movimiento giratorio o
alternativo desde una
parte de una máquina
a otra. El engranaje
motriz se denomina
piñón, y la conducida
rueda. Un conjunto de
dos o más engranajes
que transmite el
movimiento de un eje a
otro se denomina tren
de engranajes.

Su funcionamiento consiste en que el engranaje motriz (piñón) gira en un


sentido, gracias a un motor, y al estar en contacto con el segundo engranaje
(rueda) hace que éste se mueva en sentido contrario. La velocidad con que
gire la rueda dependerá de la velocidad del piñón y de sus diámetros.

Engranajes de dientes Helicoidales


Los engranajes helicoidales se definen
por tener sus dientes inclinados respecto
de su eje. La forma transversal del diente
es exactamente igual que en el caso de
los dientes rectos.
Los engranajes helicoidales ofrecen un
refinamiento sobre los engranajes rectos.
Los bordes de los dientes no son
paralelos al eje de rotación, pero están
posicionados en ángulo. Ya que el
engranaje es curvo, este ángulo causa
que la forma del diente pertenezca al
segmento de una hélice. Engranajes
helicoidales pueden ser acoplados en
paralelo u orientación cruzada. La
primera se refiere a cuando los ejes están
en paralelo; esta es la orientación más
común. En la segunda, los ejes no son paralelos.
Engranajes de Dientes en V
Engranajes denominados así por tener forma de V. Son
poco utilizados aunque mucho más resistentes y
silenciosos que los normales e incluso que los
helicoidales.
Los engranajes se utilizan sobre todo para transmitir
movimiento giratorio, pero usando engranajes
apropiados y piezas dentadas planas pueden
transformar movimiento alternativo en giratorio y
viceversa.
Estos engranajes conservan las ventajas de los
anteriores con un diseño que contrarresta las fuerzas
axiales.

Engranajes epicicloidales
Un engranaje planetario o
epicicloidal es un sistema o tren de
engranajes formado por uno o más
engranajes externos o satélites que
rotan sobre un engranaje central o
planeta.
Normalmente, los satélites van
montados sobre un brazo móvil que
les permite además rotar en relación
al engranaje central. Estos sistemas
pueden incorporar también un
engranaje anular externo o corona,
que engrana con los planetas.

Su funcionamiento está gobernado por cinco estados que proporcionan la


clave para entender los diferentes flujos de potencia de engranajes en las
transmisiones automáticas.
Engranajes cónicos de dientes rectos
Estos engranajes se fabrican a partir de un trozo de cono, y presentan los dientes
formados en superficies cónicas por
medio de fresado de su superficie
exterior.
Usos
Efectúan la transmisión de movimiento de
ejes que se cortan en un mismo plano,
generalmente en ángulo recto aunque no
es el único ángulo pues puede variar
dicho ángulo como por ejemplo 45, 60,
70, etc., por medio de superficies cónicas
dentadas. Los dientes convergen en el
punto de intersección de los ejes. Son
utilizados para efectuar reducción de
velocidad con ejes en 90°. Estos
engranajes generan más ruido que los
engranajes cónicos helicoidales. En la actualidad se usan muy poco

Engranaje cónico helicoidal

Se utilizan para reducir la velocidad en un eje de 90°. La diferencia con el cónico


recto es que posee una mayor superficie
de contacto. Es de un funcionamiento
relativamente silencioso. Además pueden
transmitir el movimiento de ejes que se
corten. Los datos constructivos de estos
engranajes se encuentran en prontuarios
técnicos de mecanizado. Se mecanizan
en fresadoras especiales, en la
actualidad Se utilizan en las
transmisiones posteriores de camiones y
automóviles
Cremallera
Es un dispositivo mecánico con dos engranajes, denominados «piñón» y
«cremallera», que convierte
un movimiento de rotación en
un movimiento rectilíneo o
viceversa. El engranaje
circular denominado «piñón»
engrana con una barra
dentada denominada
«cremallera», de forma que un
giro aplicado al piñón causa el
desplazamiento lineal de la
cremallera.
Por ejemplo, en un ferrocarril
de cremallera, la rotación de un piñón montado en una locomotora permite
transmitir a un carril dentado la fuerza necesaria para que un tren suba una
pendiente pronunciada.
Para cada par de perfiles de envolventes es posible diseñar un sistema de
engranajes conjugados. En el caso básico de la cremallera, uno de los
engranajes es un borde recto dentado, con radio infinito
Se utilizan tipos de cremalleras normalizadas de referencia para especificar los
detalles de los dientes y sus dimensiones en el diseño de máquinas
herramienta, como fresas o cortadores

Tornillo sin fin


Se denomina tornillo sin fin a un dispositivo que transmite el movimiento
entre ejes que son perpendiculares entre
sí, mediante un sistema de dos piezas: el
"tornillo" (con dentado helicoidal), y un
engranaje circular denominado "corona".
Cada vez que el tornillo sin fin da una
vuelta completa, el engranaje avanza un
número de dientes igual al número de
entradas del sinfín. El tornillo sin fin
puede ser un mecanismo irreversible o
no, dependiendo del ángulo de la hélice,
junto a otros factores.
La velocidad de giro del eje conducido depende del número de entradas del
tornillo y del número de dientes de la rueda. Se puede entender el número de
entradas del tornillo como el número de hélices simples que lo forman. En la
práctica la mayoría de tornillos son de una sola entrada, por lo que cada vez
que éste dé una vuelta, el engranaje avanza un sólo diente.
Hipoide
Tipo de engranaje con un dentado especial capaz de transmitir el movimiento
entre 2 ejes no concurrentes. En el sector automovilístico, los engranajes
hipoides encuentran aplicación frecuentemente en los pares cónicos del grupo
de reducción final de los
vehículos con motor
longitudinal.
Con el par cónico hipoide
puede alcanzarse una
separación entre ejes (offset)
del piñón y la corona igual a
0,2 veces el diámetro de esta
última. Esto permite situar
más bajo el eje de
transmisión, con ventajas
tanto en cuanto
a habitabilidad como respecto
a la altura del centro de
gravedad del vehículo.
Durante el funcionamiento del par cónico hipoide siempre existe cierto
deslizamiento entre los flancos de los dientes, lográndose que el contacto sea
más suave y que la lubricación sea mejor (para la formación de la película
lubricante se precisa una componente de deslizamiento del movimiento). El par
hipoide se caracteriza además por la presencia de grandes empujes entre las
ruedas dentadas, lo cual obliga a elegir cuidadosamente los rodamientos y el
empleo de aceites EP.