Vous êtes sur la page 1sur 2

HOMICIDIO EN LA RELACIÓN DE PAREJA: REALIDAD O FICCIÓN

El problema de los homicidios en el Perú es una realidad alarmante, pues día a


día las cifras van en orden creciente, cada día se registran más casos de
homicidio hacia las mujeres; sólo en los últimos 8 años 1001 mujeres fueron
asesinadas de las cuales, el 18% se ejecutaron en Lima. Asímismo lo que
llama la atención es que 78.3% han sido asesinadas por su pareja o expareja.
Las edades de las víctimas que fueron asesinadas oscilan entre 18 y 34 años
de edad, ejecutándose estas muertes en un 57.2 % dentro del hogar o de la
casa.
A pesar que la sociedad en los últimos años ha emprendido acciones para
prevenir, erradicar y sancionar todo tipo de violencia hacia las mujeres, las
cifras en lugar de reducir se han ido aumentando drásticamente. El principal
problema que se presenta en estos tipos de casos es que la violencia aún se
sigue creyendo que pertenece sólo al ámbito privado y se busca que esta
problemática no se mantenga oculta, con la ley N° 30364 busca que los
maltratos sean visto como una problemática que pertenece al ámbito público y
así dejar de estigmatizar a la violencia hacia las mujeres.
Por otra parte, la mayoría de las víctimas no se atreven a denunciar por temor,
por miedo a la venganza del agresor y por desconfianza en el sistema policial
o judicial.
Lo que mucho más llama la atención es, que en muchos de los casos de
víctimas mortales estás tenían hijos y el efecto multiplicador del número de
casos de violencia aumenta, el impacto nacional que ejerce estos actos en los
hijos es irreversible y supone una inferencia emocional grave en el desarrollo
psicológico y social de los individuos.

Es también importante que prestemos atención a estos hombres homicidas


pues muestran una gran dependencia emocional hacia su pareja, al sentirlas
como su propiedad, se creen con autoridad frente a su vida y a sus decisiones.
El agresor inicia a ver a su pareja como un objeto y creen tener absoluta
decisión frente a ella, tomando control hasta la vida de su pareja.
El que la violencia se instaure en sus relaciones de pareja no es de la noche a
la mañana, se da de forma silenciosa, progresiva, que se incuba en la relación
y que persiste a lo largo del tiempo, dando como resultado final a este proceso
el homicidio a modo de conducta explosiva frente a eventos y estresantes, la
probabilidad de un feminicidio es mayor cuando el agresor presenta estilos de
vida o alteraciones psicopatológicas, consumen drogas o cuando la víctima es
vulnerable y la interrelación entre ambos está sujeto a un nivel alto de estrés, y
el agresor tiene más poder y ventaja frente a la víctima. Los asesinos de estas
mujeres al cometer estos hechos toma la decisión de quitarse la vida o tienen
intentos de suicidios.
No importa el nivel cultural para que estos eventos se puedan manifestar.
Es por ende de suma importancia en desarrollar estrategias públicas y políticas
de estados más solidad para poder prevenir estos hechos que a diario difunde
los medios de comunicación.
La USS comprometida con esta problemática viene ejecutando desde el 2012,
el programa de voluntariado universitario que busca prevenir la violencia de
pareja y familiar en sus pares universitarios; a través de exposiciones lúdicas
que fomenten la integración, la motivación y concientización de esta
problemática, transformado a los jóvenes universitarios en protagonistas de un
cambio urgente y necesario.

REFERENCIAS
“Homicidios en el Perú, contándolos uno a uno 2011 - 2013 ”. (2014).
Minjus.gob.pe. Recuperado 23 Noviembre 2017, a partir de
https://www.minjus.gob.pe/wp-content/uploads/2015/02/01-HOMICIDIOS-
EN-EL-PERU-2011-2013-ok.pdf
Baca Suárez, M. (2014). No todo asesinato a una mujer es un femicidio.
Poderjudicial.gob.ni. Recuperado 23 Noviembre 2017, a partir de
https://www.poderjudicial.gob.ni/prensa/notas_prensa_detalle.asp?id_noti
cia=4762