Vous êtes sur la page 1sur 19

Liderazgo para el cambio

empresarial

Alta Dirección: Liderazgo Organizacional y filosofía empresarial

DR. PEDRO PEÑA HUAPAYA


Doctor en Psicología
DOCENTE:

DR. PEDRO PEÑA HUAPAYA


Doctor en Psicología

Economista
Director Académico Ciencias de la Comunicación FCCSS-UNFV

Publicista, Director de Runamisay Comunicaciones

Asesor de Tesis. Dr. Tesis

Docente de la Maestría Univ. Ingeniería, curso: Liderazgo Gerencial


Miembro del Comité de Investigación Científica FCCSS-UNFV

Autor de libros universitarios:

▪ Publicidad, conocer para convencer


▪ Como hacer una tesis
▪ Diseño publicitario, de la idea al papel
▪ Marketing Empresarial
Liderazgo y la Dirección de Empresas

• La interpretación que el hombre le ha


conferido a la palabra trabajo y a lo que la
palabra implica ha variado radicalmente a
lo largo de la evolución del ser humano y
aun más notorio es el cambio con respecto
a la evolución social que ha tenido.

El trabajo ha estado con el hombre desde tiempos


inmemorables y es en el principio cuando no era
más que la forma de obtener alimento y subsistir,
hasta llegar a la visión radical de ver al trabajo
solamente como una manera de aumentar las
riquezas y el estatus socio-económico que se posee.
• Desde el concepto etimológico el trabajo simboliza esfuerzo, tortura;
desde el aspecto económico hace referencia a la actividad humana por la
cual se recibe una retribución económica denominada salario; desde la
parte jurídica es un derecho y un deber social, debe efectuarse en
condiciones que aseguren la vida, la salud y un nivel económico decoroso
para el trabajador y su familia.
• Bajo estos conceptos sería interesante preguntarnos ¿es el trabajo un fin? ¿cuál es el sentido que se le da
al trabajo?; porque estas preguntas, por qué si bien el trabajo está relacionado de modo directo con la
intimidad personal y no se trabaja solo para producir algo, el producto del trabajo debiera ser una acción
más propiamente simbólica del hombre, “SATISFACCIÓN”, una actividad necesaria para la supervivencia,
pero dándole sentido a lo que se hace, esto sería el aspecto filosófico del trabajo.
• De acuerdo al nivel de evolución
de la sociedad se considera al
trabajo; como sociedad
“moderna”, podemos
considerarlo como un medio de
evolución de ésta.
• No solamente debemos de
trabajar para uno mismo sino
para el bienestar común, la
visión del trabajo se desarrolla
en función de la sociedad.

Para cualquier persona poder encontrar un buen trabajo es


fácilmente una de sus metas principales en la vida, pero solo para
la obtención del salario; trabajar y desarrollar una labor
especifica dentro de la sociedad, no solo ayudaría a mejorar la
situación económica, sino que también puede resignificar un
mejor desarrollo social.
• Si enfocamos a la motivación como un proceso para
satisfacer necesidades, surge lo que se denomina el
ciclo motivacional, el cual permite al ser humano la
homeostasis, ya que a partir de un estímulo se genera
una necesidad y se busca la satisfacción de la misma.
• Para que el ser humano actúe
se requiere de la motivación
que está constituida por todos
los factores capaces de
provocar, mantener y dirigir la
conducta hacia un objetivo.

• Por ejemplo cuando sentimos


hambre, tenemos una
motivación, ya que esto
provoca la conducta que
consiste en ir a buscar alimento
y, además, la mantiene; si
tenemos hambre vamos al
alimento, la motivación nos
dirige para satisfacer la
necesidad.
• Al reconocer a la motivación
como el impulso que conduce
a una persona a elegir y
realizar una acción, al esfuerzo
colectivo orientado a
conseguir los objetivos de la
empresa, ésta debe estar
privilegiada dentro del trabajo
y para ello se requiere de un
líder que logre estimular al
individuo para la búsqueda
continua de mejores
situaciones a fin de realizarse
profesional y personalmente,
integrándolo así en la
comunidad donde su acción
cobra significado; de esta
manera se estaría articulando
el trabajo, el liderazgo y la
motivación.
• Conocer los móviles de la motivación es tan complejo como
compleja es la naturaleza humana. Si analizamos los
motivos por los cuales una persona trabaja o aporta su
esfuerzo a una organización, encontraremos que existen
muchos factores, desde querer tener dinero que le permita
por lo menos cubrir sus necesidades básicas, hasta
aspiraciones superiores como la autorrealización.

• En el contexto empresarial entran en juego nuevos valores


relacionados con la comunicación, la colaboración, la
creatividad, la responsabilidad, la moral, entre otros.
• Un nuevo paradigma se encuentra ante nosotros
por lo que obliga a las empresas a crear una
cultura innovadora sostenible, que forme parte
de la filosofía empresarial, para lo que es
necesario que las personas que se encuentran
comandándolas desarrollen un estilo de
liderazgo ético, palabras aparentemente muy
simples pero con profundidad en el significado e
implicaciones en su aplicación.
• !!Esto es liderazgo ¡¡
La alta dirección en la empresa:
• Los expertos coinciden en la necesidad de que las gestiones
dejen tiempo para pensar las decisiones.
• Actualmente, ser un directivo de una empresa no es tarea fácil.
La alta dirección se enfrenta a varios problemas endémicos que
amenazan su status social. En muchas ocasiones, intentar seguir
la estrategia general de la empresa obliga al directivo...
• Los expertos en personal señalan que las gestiones deben dejar
tiempo a los directivos para pensar en las decisiones.
• El directivo deberá ser un facilitador de oportunidades y transparente en
su gestión para que cada una de las personas que integran los equipos,
sepa qué y cuánto están aportando a la organización.
• El nuevo talento tiene claro que no quiere trabajar para jefes “tiranos” o
jefes “paternalistas” que limiten su desarrollo. No dudarán en plantearse
un cambio, de modo que si la empresa no se ha preocupado por entender
sus necesidades, se marcharán en busca de un nuevo proyecto de vida.

• En las empresas mejor dirigidas se habla hoy de la actividad de “coaching”


como una de las mayores responsabilidades de los jefes. El tradicional
esquema de planificar, ejecutar y controlar parece hoy incompleto.
• La actividad del jefe como “coacher” es tan importante como las otras; un
jefe que no dedica tiempo a su gente es muy difícil que pueda obtener lo
mejor de cada uno y, sin embargo, no tenemos tiempo para eso…
• Hoy se está comprendiendo, cada vez más, el valor del
liderazgo en equipo a partir de la complejidad que día a
día van adquiriendo los negocios.
• Ninguna persona inteligente puede decir que lo sabe
todo; el caudal de conocimientos que requiere cualquier
organización es tan amplio y especializado que sin un
trabajo de colaboración coordinada los objetivos son
inalcanzables. Pero esto requiere de la humildad para
saber que no sabemos.
• Actualmente, ser un directivo de una empresa no es tarea
fácil. La alta dirección se enfrenta a varios problemas
endémicos que amenazan su status social.
• En muchas ocasiones, intentar seguir la estrategia general de
la empresa obliga al directivo a realizar un sobreesfuerzo
personal importante que, sin querer, le hace apartarse de
otras cuestiones operativas, igual de importantes, que
también garantizan la supervivencia de la empresa.
Así, cuestiones como la
innovación, la creatividad o la
formación son factores claves
que no pueden quedar
relegadas a un segundo plano o
postergadas por una simple
cuestión de estrategia global u
holística (de la empresa).
• Los expertos en recursos humanos señalan que lo que
verdaderamente hará que las empresas sean más competitivas y
productivas es la gestión de las personas. Así, la lucha por la
igualdad entre sexos es prioritaria para garantizar el buen
funcionamiento de los procesos que intervienen en la toma de
decisiones.
• Según el profesor de Filosofía de la Universidad de Zaragoza, Daniel
Innerarity, “mientras a los ejecutivos se les considera como
individuos, a las mujeres se les valora por su condición de género” y
esto es, precisamente, lo que ha de cambiar en la organización,
para lograr un liderazgo compartido en el que exista
obligatoriamente esa integración.
• “Sólo serán rentables las empresas sostenibles, con sentimientos,
donde la confianza y la reputación sean los grandes activos”. Para,
Jordi Gual, subdirector general de La Caixa, “en España, el principal
factor negativo a largo plazo es la baja productividad”.

• Por su parte, Alonso Puig, señala que entre el 60 y el 90 por ciento


de las enfermedades por las que consultamos al médico de
cabecera es porque no sabemos gestionar nuestras emociones':
“cuando nos encerramos en nuestros mundos, quemamos
neuronas. Sin darnos cuenta, encarcelamos el cerebro.

• Un líder debe abrirse al mundo, a las personas”, señala y además


subraya la importancia de mantener la humildad en un directivo,
así como saber escuchar y comprender a los demás.
• Según el vicepresidente de CEDE, Ramón Adell,
• “El camino hacia la excelencia en la dirección precisa recordar que
el éxito precede a la arrogancia, y ésta al fracaso.
• El directivo del futuro será un gestor de información y un
dinamizador de ideas y personas”

Ramon Adell, nuevo presidente de la Societat d'Estudis


Econòmics
El catedrático de Economía de la empresa de la
Universitat de Barcelona (UB), Ramon Adell, ha sido
elegido presidente de la Societat d'Estudis Econòmics
para cubrir el cargo que quedó vacante tras el
nombramiento el 19 de septiembre de Joaquim Trigo
como director general del Instituto de Estudios
Económicos, entidad vinculada a la CEOE, ha informado
Fomento del Trabajo.