Vous êtes sur la page 1sur 4

EL ACTO JURIDICO SIMULADO

1. CONCEPTUALIZACION
Para poder realizar el tema de Simulación, debemos saber antes un breve concepto, se dice
que un acto jurídico se ha realizado bajo simulación cuando este sea celebrado sin que se
deseen los efectos jurídicos propios del mismo; es decir, es un acto fingido.

Como precisa Fernando Vidal Ramírez, “(…) La manifestación de voluntad, constituye la


esencia del acto jurídico por cuanto mediante ella se da a conocer la voluntad interna. Pero, la
voluntad interna no es suficiente pues necesita de la manifestación, de la misma manera como
esta requiere de ella para la formación del acto jurídico, ya que entre ambas es imprescindible
que exista una correlación máxime si la manifestación tiene por contenido la voluntad interna.
De ahí, entonces, que en los actos bilaterales, la manifestación de voluntad de cada una de las
partes debe ser la exteriorización de su respectiva voluntad interna, esto es, expresión de su
verdadera y real intención.”1

Pero puede ocurrir que los actos jurídicos sean simulados. Como indica Josserand, puede
ocurrir que los actos revistan carácter ficticio; en la idea de las partes no están destinados a
recibir ejecución, por lo menos en los términos en que se presentan ostensiblemente.2

En la simulación se representa una gran hipótesis sobre el desacuerdo o la discrepancia entre


la voluntad de negociar con la declaración real o efectiva; ante la necesidad de tratar de evitar
la curiosidad ajena en la forma de hacer negocios, se incurre en la celebración de actos
jurídicos simulados, dentro de esto se puede acordar un pacto o acuerdo simulatorio para
realizar un negocio prohibido a través de otro formalmente permitido, quiere decir, un
negocio ilícito protegido por uno licito .

Existen numerosas conceptualizaciones sobre la simulación del acto jurídico. Para los
tratadistas franceses Planiol y Ripert: “(…) Existe simulación cuando a sabiendas se hace una
declaración inexacta o cuando se celebra un contrato aparente cuyos efectos quedan
modificados o suprimidos por otro contrato, contemporáneo al primero y destinado a ser
mantenido secreto”3

De acuerdo a esa opinión, Teófilo Idrogo Delgado considera que “(…) en la simulación se da un
negocio compuesto por dos declaraciones o voluntades distintas, la ficticia y la real o la

1
VIDAL RAMIREZ Fernando (2007) El Acto Jurídico. Editorial Gaceta Jurídica. Séptima Edición. Lima,
Perú. Pág. 421.
2
Citado por VIDAL RAMIREZ Fernando (2007) El Acto Jurídico. Editorial Gaceta Jurídica. Séptima Edición.
Lima, Perú. Pág. 421

3
Citado por IDROGO DELGADO Teófilo (1993) Teoría del Acto Jurídico. Marsol Perú Editores. Primera
Edición. Lima, Perú. Pág. 139.
contradeclaración, que se aniquilan o neutralizan mutuamente como dos actos sucesivos
recíprocamente contrarios en el tiempo, siendo la exteriorización al público nada más que un
fragmento de la declaración total.”4

Este autor concluye definiendo “(…)a la simulación como uno de los vicios generados
deliberadamente por la voluntad de las partes que en ella intervienen, y consiste en aparentar
la existencia de un acto jurídico que en realidad no existe o que es de distinta naturaleza del
que aparece, o que son distintas las personas en él interesadas.”5

2. REQUISITOS DE LA SIMULACIÓN
La simulación debe tener los siguientes requisitos.

- Teófilo Idrogo Delgado considera que “(…) la manifestación de la voluntad debe ser
deliberadamente distinta de la intención o propósito interno de las partes; esto es que se haya
realizado conscientemente. A este requisito lo ha denominado Vidal Ramírez:
“Disconformidad entre la voluntad real y la declaración”. Es decir, que en la simulación hay
una declaración de voluntad distinta de la intención o designio de ocultar algo, tratando de
engañar a terceros, de quienes se espera que tengan el convencimiento que el acto jurídico es
aparentemente real”.6

Dentro de esto Fernando Vidal toma “La disconformidad entre la voluntad interna y la
voluntad manifestada, por ser deliberada, presupone la existencia de un acuerdo para simular,
que es el que da contenido a la voluntad interna de las partes y a su verdadera y real intención.
A este acuerdo se lo denominamos acuerdo simulatorio”7.

- La manifestación de la voluntad debe ser el resultado del acuerdo de dos o más personas.
“Para que exista un acto jurídico simulado, como lo acabamos de advertir, es indispensable
que los celebrantes se concierten para producirlo, pues de otro modo no puede existir la
común disconformidad entre la voluntad interna y la voluntad manifestada”.8 Se dice que este
acuerdo simulatorio es verbal y no por escrito, salvo que las partes crean conveniente contar
con alguna prueba instrumental como medio de prueba para el futuro.

- Debe existir también un propósito de engañar; “(…) como la simulación se dirige a producir
un acto jurídico aparente, el propósito de engañar le es inherente aun cuando sea un engaño
no reprobado por la ley. Como los simulantes están concertados, el engaño va dirigido a los

4
IDROGO DELGADO Teófilo (1993) Teoría del Acto Jurídico. Marsol Perú Editores. Primera Edición. Lima,
Perú. Pág. 139.
5
ÍDEM.
6
Citado por IDROGO DELGADO Teófilo (1993) Teoría del Acto Jurídico. Marsol Perú Editores. Primera
Edición. Lima, Perú. Pág. 141.
7
VIDAL RAMIREZ Fernando (2007) El Acto Jurídico. Gaceta Jurídica. Séptima Edición. Lima, Perú. Pág.
423.
8
IBÍDEM Pág. 425.
terceros. Este puede ser malicioso como también no puede serlo y el propósito es el designio
de las partes respecto de los terceros, pues ellas no pretenden engañarse entre sí”. 9

CLASIFICACION DE LA SIMULACION
Según los efectos que produce o la finalidad que persigue, la simulación se clasifica en: a)
Simulación Absoluta; y b) Simulación Relativa.

a) EL ACTO JURIDICO CON SIMULACION ABSOLUTA.

Por la simulación absoluta declaran como cierto un acto jurídico o un contrato, que
realmente no han celebrado, por lo que no existe, pero les conviene que los demás lo
tengan por celebrado y por cierto.
Dentro de esto, el acto que se aparenta realmente no existe, consiste en una completa
ficción, porque no esconde una negociación seria, carece de contenido.
Para Fernando VIDAL RAMIREZ, “la simulación es absoluta cuando recae en la
existencia del acto, es decir, cuando no existe voluntad de celebrar un acto jurídico y
solo en apariencia se celebra; detrás del acto aparente no existe ningún acto
jurídico”.10
En el Código Civil de 1984 define esta clase de simulación por el Art. 190, que dice:
“por la simulación absoluta se aparenta celebrar un acto jurídico cuando no existe
realmente voluntad de celebrarlo”.

b) EL ACTO JURIDICO CON SIMULACION RELATIVA.

La simulación relativa es cuando es cuando el acto jurídico ha sido celebrad pero de


manera distinta al declarado o cuando se declara como celebrado un negocio jurídico
que no es el que realmente han celebrado las partes.
Vidal Ramírez “comenta que una simulación es relativa cuando existe voluntad real de
celebrar un acto jurídico para ocultarlo y presentar a los demás un acto aparente. De
este modo, se produce una dualidad de actos: uno oculto y otro disimulado, que
contiene la verdadera voluntad de las partes; y otro aparente o simulado, que es el
que instrumentalizan las partes con el propósito de engañar”11

9
IBÍDEM. Pág. 426.

10
VIDAL RAMIREZ Fernando. (2007) El Acto Jurídico. Gaceta Jurídica. Séptima Edición. Lima, Perú. Pág.
430.

11
IBÍDEM. Pág. 431.

Centres d'intérêt liés