Vous êtes sur la page 1sur 9

UNIVERSIDAD TÉCNICA DE AMBATO

FACULTAD DE CIENCIAS DE LA SALUD

CARRERA DE FISIOTERAPIA

UNIDAD DE ORGANIZACIÓN CURRICULAR BÁSICA

PROYECTO INTEGRADOR DE SABERES

TITULO: IMPORTANCIA DEL LENGUAJE Y COMUNICACIÓN EN PACIENTES QUE


ACUDEN A FISIOTERAPIA

AUTORES:

Karla Belén Chicaiza Bosquez

Josué David Gamboa Ugalde

Ángel Patricio Ipiales Estrella

Luis Daniel Toalombo Gallo

Ambato- Ecuador

Septiembre 2017-Enero 2018


Tabla de Contenidos

1. Tema .......................................................................................................... 3

2. Introducción ............................................................................................... 3

3. Descripción de la experiencia .................................................................... 6

4. Metodología. .............................................................................................. 7

5. Conclusiones ............................................................................................. 8

6. Recomendaciones ...................................................................................... 9

7. Anexos...................................................... Error! Bookmark not defined.


PROYECTO DE INTEGRACIÓN DE SABERES
UNIDAD DE ORGANIZACIÓN CURRICULAR

1. Tema
Importancia del lenguaje y comunicación en pacientes que acuden a fisioterapia

2. Introducción
El presente proyecto integrador, tiene como interés investigar, relacionar y
establecer, cómo influye el lenguaje y la comunicación en el fisioterapeuta-
paciente, con el propósito de alcanzar una conexión comunicativa exitosa;
además en el proyecto se pretende establecer una relación entre la
comunicación verbal y la comunicación no verbal (Antonio, 2013): Estos
elementos son muy importantes, en la comunicación entre el paciente y el
fisioterapeuta, para lograr resolver el dolor físico del paciente.

También se pretenden mejorar la relación complementaria entre las dos personas


que intercambias diferentes tipos de comportamiento y estos se complementan.
ej fisioterapeuta-paciente. (Antonio, 2013). Para que el acto y la relación
terapéutica sea más efectiva y eficaz, lo que incide en la adherencia al
tratamiento, y en la prevención y promoción de la salud.

Por ello se ha logrado, que desde el punto de vista de diferentes disciplinas, se


analice y se defina el concepto de comunicación. Todas ellas reconocen que es
un proceso interactivo, en el cual, es difícil especificar dónde se ha iniciado y
finalizado la cadena comunicativa. En el presente, el estudio de la comunicación
presenta cuantiosas prácticas, aplicaciones y modelos, manteniendo el carácter
multidisciplinar, debido a lo anteriormente explicado

El modelo biomédico, que ha prevalecido en la práctica fisioterapéutica,


favorece el estudio del cuerpo como objeto, bajo el cual emergen múltiples
interpretaciones del fenómeno salud-enfermedad. La visión estructuralista dirige
su atención a la manera cómo interactúan los sistemas de órganos y tejidos, con
un énfasis en el estudio de las relaciones entre estructura y función orgánicas.
Más allá de la estructura, emerge una preocupación por el problema de la
funcionalidad del paciente en el desempeño específico de sus roles en el grupo
social, tendencia que tiene vigencia en gran medida en la actualidad. Es en esta
perspectiva que los desarrollos fisioterapéuticos son fundamentalmente de orden
práctico, en estudio y refinación de técnicas y procedimientos de movilización
corporal, con el propósito de lograr el mayor grado de recuperación del
movimiento perdido, de tal forma que la persona pueda realizar las tareas propias
de su autocuidado que le demandan los medios familiar y social. Esta
comprensión biológica y funcionalista determina un tipo particular de relación
terapéutica que privilegia al saber experto, y le otorga la potestad de decidir
sobre el curso del proceso a seguir, apoyado en la interpretación de los signos y
síntomas que son leídos en el cuerpo del paciente y que permiten la objetivación
de la situación de enfermedad. El terapeuta hace una lectura “desde afuera” de
lo que le ocurre al cuerpo del paciente y con base en ella, emite un diagnóstico
en términos de funcionalidad del movimiento. Se establece así una relación
dador-receptor, persona-objeto, en la que hay una clara posición hegemónica del
terapeuta, que pone de manifiesto la velada negación del otro como persona.
Bajo este paradigma, se analizan la etiología y las manifestaciones de la
enfermedad, y se procura aislar el fenómeno de modo que permita un estudio
juicioso del problema, desde el sustrato orgánico de la persona. Este
procedimiento aísla en buena medida al paciente de su contexto, al ignorar o
pasar por alto aspectos sustanciales y determinantes de su condición, que sean
producto de su historia personal, social y cultural. Aceptar como natural una
relación terapeuta-paciente en las condiciones expuestas, implica mantenerse en
una visión reduccionista. Es desconocer el proceso histórico-social fruto de la
experiencia, que viven las personas en un contexto cultural específico, posición
que restringe las posibilidades de desarrollo del paciente desde su propia
conciencia, intereses y necesidades.

Si bien es cierto que una adecuada comunicación es fundamental para el


establecimiento de una adecuada relación terapéutica, datos estadísticos del
estudio realizado por Escolar Reina P, Medina i Mirapeix F y González Pérez
(1997) plantean que la falta de comunicación constituye un 34% del total de los
problemas señalados por los usuarios de Fisioterapia para no cumplir con la
terapia indicada. 3 También afirma que los fisioterapeutas contemplan sólo en el
12% de las sesiones, las expectativas de los pacientes, y sólo se interesan por los
tratamientos aplicados o actuales en el 4% de los casos (2,4).

Finalmente, esta investigación, pretende transmitir a los fisioterapeutas, el


mensaje de que cada paciente tiene una patología propia, cuya evolución puede
dar complicaciones y dejar secuelas que no se pueden tratar de manera general.
En su tratamiento influye de manera fundamental la calidad de la relación entre
el fisioterapeuta y el paciente, junto con las circunstancias particulares de cada
uno de los agentes involucrados en este proceso.
3. Descripción de la experiencia

Somos primordialmente seres “sociales”, en el sentido de que pasamos la mayor


parte de nuestras vidas con otras personas. Por consiguiente, es importante
aprender a entenderse con los otros y a funcionar adecuadamente en situaciones
sociales. Ciertas habilidades de comunicación nos ayudan a mejorar las
relaciones interpersonales.

La comunicación es el acto por el cual un individuo establece con otro un


contacto que le permite transmitir una información. En la comunicación
intervienen diversos elementos que pueden facilitar o dificultar el proceso.

En el ámbito de la salud desde sus orígenes la práctica Fisioterapéutica está


totalmente vinculada a la comunicación interpersonal y a las habilidades de
comunicación. En la base de la atención terapéutica donde se sitúa el proceso
salud-enfermedad se encuentran la interacción entre un paciente, su familia y el
fisioterapeuta. (Subiela García, 2014).

Hay aspectos como la satisfacción, el cumplimiento, la percepción de la


competencia profesional e incluso el pronóstico de la enfermedad o estado de
salud general que están relacionados con las habilidades de comunicación del
profesional terapéutico (Subiela García, 2014).

La fisioterapia es una disciplina que utiliza tanto agentes físicos como métodos
terapéuticos para la recuperación total de la disfunción física del paciente. Los
fisioterapeutas se desenvuelven en diferentes áreas de salud como la neurológica,
traumatológica y ortopédica, deportiva, respiratoria, geriátrica entre otras
(ROSERO, 2015).

La Fisioterapia es una disciplina de la Salud que ofrece una alternativa


terapéutica no farmacológica que, en muchos casos, ayuda a disminuir los
síntomas de múltiples dolencias, tanto agudas como crónicas. Por lo tanto, la
función del fisioterapeuta es intervenir cuando el paciente tiene riesgo de perder
o alterar el funcionamiento físico y motor normal. Sin embargo, el termino de
paciente se da a toda persona que padece física y corporalmente, siendo así que
un fisioterapeuta puede incluirse dentro de este, ya que a pesar de que los
fisioterapeutas poseen conocimiento anatómico - fisiológico de su cuerpo,
principios de biomecánica y otros conceptos preventivos y ergonómicos que
forman parte de su formación profesional, son vulnerables a sentir malestares
físicos y sufrir especialmente trastornos músculo esqueléticos (ROSERO, 2015)

4. Metodología

• La metodología que aplicarse en este tema de la comunicación


Fisioterapeuta-paciente, sería la metodología participativa, entre ambos.
La Empatía, identificarse con la otra persona (Antonio, 2013).
Preguntar, con el fin de obtener más información, de forma específica,
revisar los elementos no verbales, asumir la ignorancia sobre el tema
(Antonio, 2013).

• Mediante un estudio estadístico a través de un cuestionario:¿ Cómo es la


comunicación entre el paciente y en fisioterapeuta?
El estudio del lenguaje comporta dos partes: la una, esencial, tiene por objeto la
lengua, que es social en su esencia e independiente del individuo; este estudio es
únicamente psíquico; la otra, secundaria, tiene por objeto la parte individual del
lenguaje, es decir, el habla, incluida la fonación y es psicofísica (p. 64). El
lenguaje tiene un lado individual y un lado social, y no se puede concebir el uno
sin el otro... En cada instante el lenguaje implica a la vez un sistema establecido
y una evolución; en cada momento es una institución actual y un producto del
pasado (p. 50).

5. Conclusiones
• Se concluye que la comunicación y el lenguaje verbal o no verbal son
esenciales entre profesional y paciente, ya que son un factor primordial
para conocer qué tipo de patología tiene y así calmar su dolencia
utilizando un tratamiento adecuado.

• Se concluye que el profesional fisioterapeuta debe mostrar un lenguaje


siempre empático, abierto, fluido y respetuoso hacia sus pacientes, puesto
que genera una actitud más positiva, de esta manera, da una esperanza de
recuperación al paciente generando una confianza.

• Se concluye que el lenguaje y la comunicación mejora los resultados en


los tratamientos fisioterapéuticos, como referencia tenemos la encuestas
que fue aplicada a los pacientes que acuden al centro fisioterapéutico de
la Universidad Técnica de Ambato quienes manifestaron que al mantener
una buena comunicación con su fisioterapeuta logran mantener una idea
clara de cómo será su proceso de recuperación.
6. Recomendaciones

• Se recomienda al Fisioterapeuta hablar o realizar gestos con claridad,


coherencia y siempre buscando la patología de acuerdo a los signos y
síntomas.

• Se recomienda al fisioterapeuta, ser un pilar de esperanza para sus


pacientes, darle ánimos para luchar día a día, y que no se den por
vencidos.

• Se recomienda al fisioterapeuta, establecer una comunicación fluida y


relevante, y así pueda llegar a la eficacia de resultado.