Vous êtes sur la page 1sur 7

“AÑO DEL BUEN SERVICIO AL CIUDADANO”

FACULTAD DE: CIENCIAS CONTABLES Y FINANCIERAS


ADMINISTRATIVAS.

ESCUELA PROFESIONAL DE: CONTABILIDAD.

CENTRO ULADECH: SULLANA

ASIGNATURA: PERITAJE CONTABLE Y JUDICIAL

CICLO: IX
ACTIVIDAD N° 05. INFORME DE TRABAJO

COLABORATIVO TAREA

DOCENTE TUTOR: JURADO ROSAS ADOLFO

INTEGRANTES:

SAAVEDRA CHIRA JOSE


MENDOZA INFANTE FABIAN
JIMENEZ CARRANZA SOFIA
SUAREZ ORTEGA JHONN JAIRO

SULLANA

2017
ACTIVIDAD N° 05. INFORME DE TRABAJO COLABORATIVO

Se recoge los saberes previos con preguntas exploratorias acerca de la


Academia de la Magistratura, el Ministerio de Justicia y otras
organizaciones del Sistema Judicial, su organización, funciones.
-Consejo Nacional de la Magistratura: El Consejo Nacional de la
Magistratura es el organismo encargado del nombramiento de los
jueces que ocupan cargos en el Poder Judicial.
El Consejo Nacional de la Magistratura se encarga de la selección y el
nombramiento de los jueces y fiscales, salvo cuando éstos provengan
de elección popular.
El Consejo Nacional de la Magistratura es independiente y se rige por su
Ley Orgánica. Son funciones del Consejo Nacional de la Magistratura:
Nombrar, previo concurso público de méritos y evaluación personal, a
los jueces y fiscales de todos los niveles. Dichos nombramientos
requieren el voto conforme de los dos tercios del número legal de sus
miembros.
Ratificar a los jueces y fiscales de todos los niveles cada siete años.
Los no ratificados no pueden reingresar al Poder Judicial ni al Ministerio
Público. El proceso de ratificación es independiente de las medidas
disciplinarias.
a solicitud de la Corte Suprema o de la Junta de Fiscales Supremos,
aplicar la sanción de destitución a los vocales de la Corte Suprema y
Fiscales Supremos respectivamente, a los jueces y fiscales de todas
las instancias. La resolución final, motivada y con previa audiencia del
interesado, es in impugnable.
Extender a los jueces y fiscales el título oficial que los acredita.
Acuerdo Nacional por la Justicia: 100 días al servicio del ciudadano y
luchando contra la corrupción. Al cumplir sus primeros 100 días, el
Acuerdo Nacional por la Justicia se encuentra trabajando para
consolidar un sistema de justicia rápida y eficiente al alcance de los
ciudadanos, fomentar la transparencia y luchar contra la corrupción y el
crimen organizado.
Este espacio de diálogo, coordinación y colaboración entre Poder
Judicial, Ministerio Público, Consejo Nacional de la Magistratura,
Ministerio de Justicia y Derechos Humanos y Academia de la
Magistratura, con respeto a la autonomía e independencia de cada
institución, se inició con la firma del 2 de noviembre de 2016.En este
primer periodo se concretaron metas importantes. La primera de ellas,
consolidar un plan anual de acciones comunes en la lucha contra la
corrupción, enfrentar la inseguridad ciudadana y establecer una red de
interoperabilidad. Se pusieron en funcionamiento los primeros Centros
Integrados del Sistema de Administración de Justicia (CISAJ) para
concentrar en un solo espacio a los servicios de justicia. A través de
ellos, la población accede a jueces, defensores públicos y policías, para
una respuesta integral y rápida a sus demandas. Para descentralizar y
acercar la labor del Ministerio Público a la comunidad, se ha continuado
la ejecución del Proyecto “Una Fiscalía en tu Distrito”, con el objetivo
de implementar una fiscalía en cada distrito para atender de manera
inmediata las investigaciones penales, promoviendo un mayor
acercamiento al ciudadano y mayor celeridad en los procesos de
investigación.
El Acuerdo trabaja para revertir la demora en el trámite de los procesos
judiciales. Así, los ciudadanos podrán neutralizar trabas y realizar
trámites céleres, mediante medidas oportunas como capacitación de
personal y creación de órganos de atención rápida. Para fomentar la
transparencia, se habilitó la “Ficha Única de Magistrado”, que pone a
disposición de los ciudadanos información sobre jueces y fiscales
(formación académica, experiencia profesional, resoluciones emitidas,
procedimientos y sanciones). Esta información será tomada en cuenta
en los procesos de ratificación ante el Consejo Nacional de la
Magistratura (CNM). Con el mismo objetivo, el Decreto Legislativo N°
1342 emitido por el gobierno en coordinación con el Poder Judicial y el
CNM, permitirá poner a disposición de la ciudadanía los
pronunciamientos de los órganos de justicia. Decretos similares han
permitido crear la Autoridad Nacional de Transparencia y Acceso a
Información Pública, la Procuraduría General del Estado y los
mecanismos de protección a denunciantes de casos de corrupción en el
Estado.
Expresan su punto de vista y el docente registra las ideas presentadas,
orientando los saberes previos con la información del texto compilado
en las pp-17-21 Academia de la Magistratura, el Ministerio de Justicia,
el Tribunal de la Magistratura, el Consejo Nacional de la Magistratura.
Tribunal de Garantías Constitucionales: El Tribunal Constitucional es el
órgano supremo de interpretación y control de la Constitución. Es
autónomo e independiente de los demás órganos constitucionales. Sólo
está sometido a la Constitución y a su Ley Orgánica.
El Tribunal Constitucional se compone de siete Magistrados elegidos
por el Congreso de la República con el voto favorable de por lo menos
dos tercios del número legal de sus miembros y por un periodo de cinco
años. El Tribunal Constitucional tiene como sede la ciudad de Arequipa.
Puede celebrar audiencias en cualquier otra ciudad de la República.
Corresponde al Tribunal Constitucional:

Conocer, en instancia única, la acción de inconstitucionalidad; conocer,


en última y definitiva instancia, las resoluciones denegatorias de
hábeas corpus, amparo, hábeas data y cumplimiento;
Conocer los conflictos de competencia o de atribuciones asignadas por
la Constitución, conforme a Ley; y
Resolver las quejas por denegatoria del recurso de agravio
constitucional. El Litigio
Forma parte, en general de los fenómenos de la conflictividad social o
choque de fuerzas contrarias; es el conflicto de intereses
caracterizados por la pretensión de uno de los interesados y por la
resistencia del otro, que ha de implicar trascendencia jurídica. Proceso.
Viene a ser, por tanto, el conjunto de actos regulados por e! derecho
(actuación de formalidades, requisitos, intervención de jueces,
abogados, partes, auxiliares de justicia, etc.) que tiene por fin
predominantemente servir para la composición de un litigio o la
formalización de aquellas situaciones que requieren de todos los
componentes del proceso para que tengan validez. El Proceso Judicial
por ser un concepto tan general se confunde a veces con otros términos
que aparentemente son sinónimos como litigio, juicio, procedimiento,
pleito, actividad judicial. Juicio: Es la controversia o discusión, que en
arreglo a ley sostienen dos o más personas que tiene intereses
opuestos.
Defensoría del Pueblo: De acuerdo la Ley Orgánica de la Defensoría del
Pueblo, Ley N° 26520, el Defensor del Pueblo tiene ciertas atribuciones
que le permiten cumplir con su función, entre las cuales se destacan las
siguientes:
De acuerdo a esta atribución, la Defensoría del Pueblo puede iniciar y
proseguir investigaciones, ya sea por iniciativa propia o a solicitud de
cualquier persona interesada, con la finalidad de esclarecer los hechos
o situaciones que, generados por la administración estatal o sus
agentes incluyendo a las personas jurídicas no estatales que ejerzan
prerrogativas públicas y que presten servicios públicos, pudieran estar
afectando sus derechos. Además se investigan, con carácter prioritario,
temas de alcance general que afecten a un número significativo de
personas.
Elaborar informes sobre temas de especial trascendencia
La Defensoría del Pueblo elabora informes sobre temas de su
competencia, denominados informes defensoriales y, además,
anualmente presenta un Informe al Congreso de la República sobre la
gestión realizada.
Intervenir en procesos constitucionales
Con el fin de defender los derechos humanos y el principio de
supremacía constitucional, la Defensora del Pueblo está facultada para
intervenir en los procesos constitucionales de amparo, hábeas corpus,
hábeas data, acción de inconstitucionalidad, acción popular y acción de
cumplimiento. Su intervención puede efectuarse mediante diversas
modalidades. Así, puede iniciar procesos constitucionales, intervenir en
procesos en trámite como coadyuvante o presentando escritos como el
amicus curiae y puede presentar informes u opiniones a solicitud de las
partes o del Tribunal Constitucional.
Promover procedimientos administrativos
La Defensora del Pueblo puede iniciar cualquier procedimiento
administrativo, o participar en éste por iniciativa propia o a pedido de
terceros, utilizando el criterio de discrecionalidad, en representación de
una o varias personas, para la defensa de los derechos fundamentales y
constitucionales.
Ejercer iniciativa legislativa
La Defensora del Pueblo puede hacer uso de esta facultad mediante la
presentación de proyectos de ley ante el Congreso de la República.
Promover la firma, ratificación, adhesión y difusión de tratados
internacionales sobre derechos humanos
La Defensora del Pueblo está facultada para promover la firma,
ratificación, adhesión y efectiva difusión de los tratados internacionales
sobre derechos humanos, con el fin de asegurar su aplicación. Además,
promueve que la legislación y las prácticas nacionales se adecúen a lo
previsto en los tratados suscritos por el Perú.
Emitir pronunciamientos institucionales
En cumplimiento de su misión de protección y representación de las
personas, y en ejercicio de su rol persuasivo y de mediación, la
Defensoría del Pueblo podrá emitir pronunciamientos sobre temas de
interés general cada vez que lo considere necesario. Estos
pronunciamientos están dirigidos fundamentalmente a la opinión
pública y a la sociedad en su conjunto para llamar la atención sobre
hechos que ponen en riesgo la vigencia de los derechos de las personas
y la institucionalidad democrática.
EL CONSEJO DE LA MAGISTRATURA O CONSEJO DE LA JUDICATURA
Es un órgano importante del Estado y el sistema de justicia de algunos
países. Puede ser un organismo autónomo que si bien es un órgano
estatal, no integra ninguno de los tres clásicos poderes del Estado; en
otros, pertenece al Poder Judicial e incluso lo encabeza.
Su función principal es la de nombrar y ratificar a los jueces que
imparten la justicia, y a los fiscales del ministerio público; asimismo le
corresponde al Consejo de la Magistratura procesar disciplinariamente
a los jueces y fiscales, y, eventualmente, destituirlos. Dicha función
suele corresponder, en aquellos Estados que carecen de un consejo de
la magistratura, al poder legislativo -comúnmente el senado en los
congresos bicamerales-; de ahí que una de las razones que se
argumentan para la institución de un consejo de la magistratura es
evitar que se politicen los mencionados nombramientos. Este
Organismo, independiente por mandato constitucional, tiene la muy alta
y delicada misión de seleccionar, nombrar y periódicamente ratificar a
jueces y fiscales sólidamente probos, independientes, provistos de
irreductibles valores éticos y morales, idóneos para garantizar la plena
vigencia de los derechos de la persona y el respeto a su dignidad, a
través de una correcta administración de justicia