Vous êtes sur la page 1sur 9

Discurso

 pronunciado  por  el    


Dr.  Rafael  Rangel  Sostmann  
Rector  del  
 
Tecnológico  de  Monterrey  
el  11  de  abril  de  2010  en  el  evento    
 
Pronunciamiento  y  Propuestas  del  
Tecnológico  de  Monterrey  para  Mejorar  la  
Seguridad  en  México  
 
 
 
Buenos  días  a  todos.    

Bienvenidos,  estudiantes  del  Tecnológico  de  Monterrey  que  hoy  


están  aquí  representando  a  sus  campus,  y  estudiantes  de  las  
universidades  hermanas  que  nos  acompañan.  Muchas  gracias  por  
estar  en  este  evento.  

Sean  también  bienvenidos  los  profesores  de  este  Instituto  y  de  


otras  universidades,  nuestros  egresados,  padres  de  familia  y  
comunidad  en  general.  

Señores  consejeros  de  todos  los  campus  del  Sistema  Tecnológico  de  
Monterrey:  les  agradezco  que  estén  aquí  presentes  en  un  momento  
tan  importante  para  nosotros.  

Comienzo  mi  mensaje  recordando  a  Jorge  Antonio  Mercado  Alonso  


y  a  Javier  Francisco  Arredondo  Verdugo,  nuestros  dos  destacados  

D.R.©  Instituto  Tecnológico  y  de  Estudios  Superiores  de  Monterrey,  México.  2010   1  
 
estudiantes  que  trágicamente  murieron  hace  tres  semanas  a  las  
puertas  del  Tecnológico  de  Monterrey.    

Señora  Rosa  Elvia  y  señor  Joel,  padres  de  Jorge  Antonio;  señora  
Haydee  y  señor  Aurelio  Javier,  padres  de  Javier  Francisco;  madres  y  
padres  de  México:  a  cada  uno  de  ustedes  le  digo  que  hoy  estamos  
reunidos,  como  una  comunidad,  para  asumir  compromisos  y  que,  
en  ninguna  parte  de  nuestro  país,  siga  sucediendo  la  tragedia  
ocurrida  a  Jorge  Antonio  y  Javier  Francisco,  y  que  
desgraciadamente  le  ocurre  a  muchos  otros  mexicanos  que  se  
encuentran  desprotegidos.  

Jorge  Antonio  y  Javier  Francisco:  sus  muertes  no  han  sido  en  vano.  
Hoy  estamos  aquí,  unidos  por  una  causa:  queremos  un  México  
mejor.  

Es  un  honor  para  mí,  y  una  gran  responsabilidad,  recibir  todas  estas  
propuestas  que  son  resultado  de  la  consulta  realizada  desde  hace  
dos  semanas,  en  la  que  han  participado  conjuntamente  los  
estudiantes,  la  comunidad  de  exalumnos,  los  profesores,  los  
empleados,  el  personal  administrativo  y  de  seguridad,  y  los  padres  
de  familia  del  Tecnológico  de  Monterrey.    

Estoy  impactado  y  gratamente  sorprendido  por  la  amplia  respuesta  


que  ha  generado  esta  consulta,  y  porque  cerca  de  dos  mil  personas  
han  ofrecido  sus  propuestas  y  puntos  de  vista  sobre  cómo  mejorar,  
entre  otros  aspectos,  la  participación  ciudadana,  la  política  pública  
sobre  seguridad  en  nuestro  país  y  la  seguridad  de  cada  uno  de  
nosotros,  de  nuestras  comunidades  y  de  toda  la  sociedad.  

Por  esto,  agradezco  la  entrega  formal  de  estos  documentos,  que  
hoy  me  hicieron  los  estudiantes  Jessica,  Gerardo,  Sergio  y  nuestro  
exalumno  Cosme.  

D.R.©  Instituto  Tecnológico  y  de  Estudios  Superiores  de  Monterrey,  México.  2010   2  
 
También  agradezco  al  doctor  Bernardo  González  Aréchiga,  director  
de  nuestra  Escuela  de  Graduados  en  Administración  Pública  y  
Política  Pública,  la  entrega  de  Pronunciamiento  y  propuestas  para  
mejorar  la  seguridad  en  México,  documento  que  profesores  
expertos  formularon  basados  en  sus  investigaciones  y  experiencias,  
y  en  las  recomendaciones  que  muchos  estudiantes  y  exalumnos  
hicieron.  

Con  respecto  a  este  documento,  esta  misma  semana  


gestionaremos  las  citas  para  presentarlo  ante  las  diferentes  
instancias  del  gobierno,  y  daremos  seguimiento  a  su  cumplimiento.  

Nos  comprometemos  ante  ustedes  a  poner  toda  nuestra  energía  


para  convertir  estas  propuestas  en  realidad,  dado  el  sentimiento  de  
urgencia  que  todos  compartimos  ante  lo  que  sucede.  

Con  referencia  a  la  consulta  a  los  alumnos,  los  exalumnos  y  la  


comunidad,  debo  aclarar  que  siguen  llegando  propuestas  por  parte  
de  integrantes  del  Tecnológico  de  Monterrey  y  de  personas  de  
diferentes  ámbitos  y  agrupaciones,  por  lo  que  aún  falta  incorporar  
y  procesar  mucha  información.    

A  partir  de  mañana,  en  cada  uno  de  los  campus  se  iniciará  la  
formación  de  grupos  de  trabajo  y  asociaciones  de  estudiantes  para  
analizar,  organizar  y  empezar  a  implementar  sus  propuestas  
relacionadas  con  seguridad  personal,  participación  ciudadana  y  
seguridad  en  sus  comunidades.  

Esta  semana,  el  15  de  abril,  tendremos  una  junta  de  trabajo  en  la  
que  formaremos  las  comisiones  de  cada  uno  de  los  campus.  Así,  
para  el  30  de  abril  realizaremos  la  Primera  Reunión  de  Seguimiento,  
que  se  llevará  a  cabo  de  manera  virtual  a  nivel  nacional  para  
informar  y  compartir  experiencias.  En  ella  revisaremos  los  avances  

D.R.©  Instituto  Tecnológico  y  de  Estudios  Superiores  de  Monterrey,  México.  2010   3  
 
en  la  implantación  de  estas  propuestas.  En  otras  palabras,  estas  
propuestas  no  van  a  quedar  aquí.  Eso  lo  aseguro.  

Asimismo,  invitaremos  a  las  agrupaciones  de  egresados  en  cada  


una  de  las  ciudades  en  donde  se  encuentran,  para  que  analicen  e  
integren  sus  aportaciones,  y  para  definir  qué  acciones  se  deberán  
tomar  para  hacerlas  realidad.  

Una  vez  hecho  lo  anterior,  convocaremos  a  estas  agrupaciones  a  


reuniones  específicas  para  dar  seguimiento  a  estas  acciones.  
Cuenten,  señores  exalumnos,  con  el  apoyo  de  la  Escuela  de  
Graduados  en  Administración  Pública  y  Política  Pública  y  de  toda  la  
institución,  para  promover  estas  acciones  concretas  en  cada  una  de  
las  ciudades  y  comunidades  en  donde  ustedes  viven.  

Todos  los  documentos  que  se  encuentran  aquí,  a  mi  lado,  están  
disponibles,  a  partir  de  hoy,  en  el  portal  del  Tecnológico  de  
Monterrey  (www.itesm.edu).  

Además,  invitaré  a  rectores  de  otras  universidades  interesadas  en  


este  tema,  para  integrar  un  grupo  dirigido  a  mejorar  la  seguridad  de  
nuestro  país.    

¿Por  qué  estamos  hoy  aquí?  Por  supuesto  que  estamos  


defendiendo  el  honor  de  nuestros  estudiantes,  y  es  nuestro  deber  
que  nosotros,  como  institución,  lo  hagamos;  y  que  insistamos,  por  
todos  los  medios  disponibles  y  con  todas  nuestras  energías,  hasta  
obtener  el  informe  oficial  sobre  los  hechos  del  pasado  19  de  marzo.    

Pero  también,  estamos  aquí  reunidos  porque  hemos  iniciado  una  


gran  cruzada  por  la  seguridad.  Esa  es  la  segunda  razón  por  la  que  
estamos  reunidos  aquí  el  día  de  hoy.  

D.R.©  Instituto  Tecnológico  y  de  Estudios  Superiores  de  Monterrey,  México.  2010   4  
 
Pero  hay  una  tercera.  Nuestro  deber  como  institución  es  que  estas  
muertes  nos  lleven  a  reflexionar  y  a  identificar  las  causas  profundas  
de  la  situación  actual.    

Esta  ciudad,  como  muchas  ciudades  en  nuestro  país  y  muchas  


regiones  en  diferentes  partes  del  mundo,  ha  logrado  su  desarrollo  
con  base  en  valores  y  principios  tales  como  el  respeto  a  las  
personas  y  a  los  derechos  humanos,  la  cultura  del  esfuerzo  y  la  
honestidad,  la  justicia,  la  integridad,  la  equidad,  la  cultura  del  
trabajo  y  el  ahorro,  la  superación  de  la  persona  a  través  de  la  
educación  y  la  educación  como  camino  para  crecer  y  desarrollar  
una  sociedad  más  equitativa,  solidaria  y  democrática.  

La  práctica  de  estos  valores  ha  generado,  históricamente,  


sociedades  prósperas,  democráticas  y  con  la  paz  social  que  ha  
permitido  a  sus  habitantes  desarrollarse  íntegramente.    

Pero  hoy  nos  encontramos  ante  una  sociedad  en  que,  


lamentablemente,  se  promueven  y  viven  valores  muy  distintos  a  los  
anteriores:  consideramos  el  éxito  individual  como  única  meta  en  la  
vida,  queremos  lograr  nuestros  objetivos  a  través  del  mínimo  
esfuerzo,  tenemos  los  hábitos  del  dispendio  y  del  consumismo,  
buscamos  la  riqueza  como  único  fin,  vemos  la  educación  como  
vehículo  para  satisfacer  exclusivamente  necesidades  personales,  
como  lograr  mayores  ingresos  monetarios.  

Nos  hemos  vuelto  ciegos,  sordos  e  indiferentes  ante  la  pobreza,  la  
injusticia,  la  falta  de  oportunidades,  la  desigualdad  y  el  desempleo,  
y  vemos  todas  estas  anomalías  como  algo  natural  y  normal  en  
nuestra  sociedad:  nos  hemos  puesto  un  velo  en  los  ojos.  

Muchos  aceptamos  la  corrupción  como  una  manera  de  obtener  


resultados  fáciles  y  de  resolver  los  problemas  rápidamente.  Esto  
sucede,  por  ejemplo,  cuando  ofrecemos  sobornos  a  los  agentes  de  

D.R.©  Instituto  Tecnológico  y  de  Estudios  Superiores  de  Monterrey,  México.  2010   5  
 
tránsito  y  aduanales,  cuando  obtenemos  documentos  oficiales  a  
través  de  influencias  y  cuando  compramos  material  pirata.  

Muchos  negocios  y  muchos  empresarios,  con  la  excusa  de  mejorar  


sus  utilidades  o  reducir  sus  pérdidas,  han  aceptado  la  corrupción  
como  una  manera  de  resolver  los  obstáculos  que  se  les  presentan  
para  conseguir  contratos  o  realizar  alguna  venta.    

Muchos  alumnos  de  nuestras  universidades  incurren  en  prácticas  


tales  como  la  copia  y  el  plagio,  como  una  solución  fácil,  en  lugar  de  
valorar  la  adquisición  de  hábitos  y  de  conocimiento.  

Es  muy  frecuente  que  padres  de  familia  deleguen  la  formación  de  
sus  hijos  a  las  instituciones  educativas  con  la  excusa  de  
encontrarse,  ellos,  muy  ocupados  con  otras  actividades,  lo  que  da  
como  resultado  que  sus  hijos  lleguen  a  nuestras  aulas  sin  los  
principios  básicos  que  deben  adquirir  en  la  familia  y  que  son  
fundamentales  para  el  desarrollo  de  una  sociedad.  

Vemos  a  muchos  funcionarios  públicos  más  preocupados  por  su  


carrera  política  y  por  el  debate  partidista,  que  por  solucionar  los  
problemas  urgentes  e  importantes  que  afectan  a  los  mexicanos.  

Muchos  medios  de  información  mantienen  su  labor  crítica  y  de  


denuncia,  pero,  desgraciadamente,  otros  manejan  la  información  
con  el  fin  de  tener  más  ventas,  olvidando  que  tienen  el  deber  de  
informar  correctamente  a  la  población  y,  con  ello,  formar  opinión.  

Las  universidades,  por  nuestra  parte,  hemos  enfocado  demasiados  


esfuerzos  en  preparar  a  nuestros  alumnos  exclusivamente  para  que  
tengan  una  alta  empleabilidad  con  fines  monetarios  y  de  éxito  
profesional,  y  muchas  veces  ni  eso  lo  hacemos  bien;  pero  lo  más  
importante  es  que  damos  muy  poca  relevancia  a  nuestra  misión  de  

D.R.©  Instituto  Tecnológico  y  de  Estudios  Superiores  de  Monterrey,  México.  2010   6  
 
formar  verdaderos  ciudadanos  que  asuman  su  responsabilidad  
social  y  política  para  cambiar  este  país.    

Los  profesores  y  directivos  debemos  enseñar  con  el  ejemplo  a  


nuestros  alumnos,  y  eso  es  algo  que  olvidamos  frecuentemente.  

En  otras  palabras,  la  inseguridad  que  padecemos  es  el  resultado  de  
que  hemos  degradado  nuestros  valores  y  principios,  y  hemos  
aceptado  esta  degradación  como  algo  natural.  

Si  queremos  una  sociedad  equitativa,  solidaria,  justa  y  con  paz  


social,  tenemos  que  cambiar  esta  forma  de  actuar  en  lo  particular,  
en  lo  social,  en  lo  empresarial,  en  lo  político,  en  lo  educativo  y  en  lo  
gubernamental.    

Esta  es  la  esencia  de  mi  mensaje.  Cada  uno  de  nosotros  debe  salir  a  
protestar  y  a  manifestarse,  como  hoy  lo  hemos  hecho,  y  los  invito  a  
que  sigamos  haciéndolo.  Pero  cada  vez  que  lo  hagamos,  es  
importante  hacer  un  examen  de  nosotros  mismos,  de  nuestra  
realidad,  de  nuestros  valores  y  de  los  principios  en  los  que  basamos  
nuestra  existencia  y  la  de  nuestra  sociedad.    

Debemos  salir  a  manifestarnos  con  propuestas  y  soluciones,  no  sólo  


con  reclamos  y  exigencias.  En  toda  universidad  debe  existir  la  
crítica,  pero  también  la  propuesta.  Debemos  hacernos  responsables  
de  nuestra  vida  diaria  y  de  nuestro  futuro.  

Si  no  hacemos  este  esfuerzo  individual  y  colectivo,  jamás  


resolveremos  el  problema  de  fondo,  y  no  va  a  existir  fuerza  militar  
que  pueda  resolver  nuestra  indiferencia  como  ciudadanos.    

Los  invito,  pues,  a  que  tomemos  conciencia  de  nuestra  realidad  y  


que  aceptemos  que  todos  somos  parte  del  problema,  y  que  todos  
hemos  contribuido  a  que  se  genere  la  situación  de  inseguridad  en  

D.R.©  Instituto  Tecnológico  y  de  Estudios  Superiores  de  Monterrey,  México.  2010   7  
 
que  vivimos  hoy.  Los  invito  a  que  revaloremos  los  principios  que  
han  elevado  a  la  humanidad  tradicionalmente  y  a  que  cimentemos  
nuestra  sociedad  sobre  ellos.    

Promovamos  la  educación  como  un  medio  para  construir  una  


sociedad  más  equitativa  y  más  solidaria.  

Dignifiquemos  la  importante  labor  del  policía  y  del  militar,  y  de  


todo  aquel  que  trabaje  en  seguridad  y  procuración  de  justicia  en  el  
país,  y  apoyemos  la  educación  y  la  calidad  de  vida  de  sus  familias.  

Recuperemos  la  cultura  del  esfuerzo  y  del  amor  por  el  trabajo.  

Fortalezcamos  una  clase  empresarial  que  invierta,  que  tenga  


confianza  en  México  y  que  genere  los  empleos  que  nuestro  país  
tanto  requiere.  

Exijamos  una  clase  política  que  represente  a  la  sociedad,  que  se  
oriente  a  resolver  los  problemas  que  aquejan  al  país,  que  
aproveche  la  gran  oportunidad  de  transformar  México  y,  así,  
trascienda.  

Fortalezcamos  nuestra  cultura  de  la  honestidad  y  la  denuncia.  

Construyamos  universidades  que  preparen  ciudadanos  con  gran  


responsabilidad  social,  y  no  solamente  profesionistas  exitosos.  

Quitemos  la  venda  de  nuestros  ojos  y  participemos  de  una  manera  
más  solidaria  y  más  activa  para  garantizar  la  justicia,  reducir  la  
brecha  entre  los  que  más  tienen  y  los  que  menos  tienen  y  educar  a  
las  comunidades  menos  favorecidas.  Pensemos  en  los  demás  y  
fortalezcamos  nuestro  amor  por  nuestra  patria.  

Jóvenes  estudiantes:  yo  los  invito  a  regresar  a  sus  campus  con  la  
misión  de  analizar  y  hacer  realidad  todas  las  propuestas  que  
D.R.©  Instituto  Tecnológico  y  de  Estudios  Superiores  de  Monterrey,  México.  2010   8  
 
ustedes  han  hecho  para  que  este  acto  tenga  un  significado  
realmente  trascendente.  

Nos  vemos  nuevamente  el  30  de  abril.  Estoy  seguro  de  que  cada  
uno  de  ustedes  y  cada  uno  de  los  grupos  hará  propuestas  y  las  hará  
realidad,  para  que  su  comunidad,  ustedes,  y  sobre  todo  México,  
sean  mejores.  

Estoy  orgulloso  de  todos  ustedes,  estudiantes,  pero  tengo  una  gran  
expectativa  y  una  gran  esperanza:  que  sabrán  salir  siempre  
adelante.  Nosotros,  como  institución,  nos  comprometemos  a  hacer  
realidad  las  propuestas  que  presentó  el  doctor  Bernardo  González  
Aréchiga  y  todas  las  que  vamos  a  analizar.  Las  vamos  a  llevar  a  
cabo.    

No  dejemos  la  responsabilidad  exclusivamente  en  manos  de  las  


autoridades  gubernamentales.  Nosotros  como  sociedad,  junto  con  
ellas,  debemos  tomar  acciones  si  queremos  un  país  en  el  cual  
nuestras  familias  hagan  sus  vidas  con  tranquilidad  y  libertad,  un  
país  cuyos  habitantes  nos  desarrollemos  en  paz,  un  país  del  cual  
todos  nos  sintamos  orgullosos.  

Hoy  es  el  inicio  de  una  gran  cruzada  por  la  seguridad,  y  todos  
somos  parte  de  ella.  

¡Vamos  por  la  seguridad!  

¡Viva  México!    

Que  tengan  muy  buen  día.  


 

D.R.©  Instituto  Tecnológico  y  de  Estudios  Superiores  de  Monterrey,  México.  2010   9