Vous êtes sur la page 1sur 2

ENERGIA EOLICA

La fuerza del viento es una forma de energía que indirectamente proviene de


la energía solar. El Sol calienta la tierra y las aguas y éstas, a su vez, elevan la
temperatura del aire. Los rayos solares al atravesar la atmósfera, dejan en ella un
mínimo de calor que se incrementa al contacto con la tierra y las aguas calientes.
Pero como las aguas y la tierra se calientan en forma desigual, debido a complejas
razones geotérmicas, se producen movimientos en las masas del aire, por las
presiones que tratan de igualarse, generándose así los vientos.

La energía eólica es una forma de energía cinética, por generarse del


movimiento de moléculas de gases que causan una reacción en cualquier elemento
con el que chocan. Es el caso de las aspas de un molino de viento, cuyo movimiento
rotatorio obedece al choque del viento contra su superficie.

Esta no es, en sentido estricto, una fuente nueva de energía ya que se ha


venido utilizando desde hace siglos. Hoy se ha producido un redescubrimiento de las
posibilidades energéticas del viento. Se estima entre tres y once metros por
segundo, la velocidad de la fuerza eólica que la tecnología puede someter en la
actualidad. Teóricamente, es factible aprovechar un 60% de la energía del viento,
pero las pérdidas originan que sólo se aproveche un 35%. Esta última cifra es
cercana a la deficiencia en las plantas eléctricas de vapor, con la ventaja de que la
fuente de generación no tiene costo directo.

En Sudamérica, las zonas costeras de Colombia, Venezuela, Brasil, Uruguay,


Argentina, Chile, Perú y Ecuador, presentan condiciones razonablemente aceptables
para el aprovechamiento del viento. Es en el Sur de Argentina y Chile donde existen
condiciones excepcionales que merecen un esfuerzo en el diseño de equipos
apropiado para utilizar el potencial que generan sus intensos vientos.

La energía eólica para la producción de electricidad, tiene limitaciones


(escasa potencia de las instalaciones), pero se aprovecha muy bien en molinos de
bombeo de agua y como los de Vichayal y Miramar en Piura, Perú, también utilizada
para molienda y en otros de energía mecánica que, en épocas pasadas, tuvieron
gran importancia. Hoy sólo se recurre a ella en Holanda y Dinamarca y en menor
escala en Argentina.

Ésta fuente de energía ofrece una serie de ventajas: es limpia, ilimitada, de


fácil instalación y conversión en trabajo útil. El territorio peruano, en general, está
sometido a vientos moderados. Particularmente en la región de la Costa Norte, que
es barrida por los vientos del sur con velocidades estables de cinco metros por
segundo. En la sierra montañosa o zona altoandina, la velocidad presenta
promedios superiores. En la Ceja de Selva, no se ha logrado detectar aún vientos
con potencial energético. El potencial de energía eólica en el Perú no ha sido
geográficamente evaluado, aún no se ha levantado el Mapa Eólico Nacional.

ELECTRICIDAD DEL VIENTO

Unos 140 Kms al este del centro


de Los Angeles, las montañas de San
Bernardino, al norte, y las de San
Jacinto, al sur, forman un embudo cuyo
extremo – El Paso de San Gorgonio – da
lugar a una gran extensión de terreno: el
desierto de Mojave, cerca de la ciudad
de Palm Springs. La topografía ha
creado un trínel natural de viento que
contiene una de las mayores centrales
eólicas del mundo: una formación
compacta de más de 4000 molinos de
viento gigantes. La central eólica de San
La producción de energía eólica es aún
Gorgonio, junto a una situada cerca de la inviable económicamente – en cuanto a costos
– en comparación con otras fuentes
ciudad de Mojave y otra, en el paso de convencionales.

Altamont, cerca de San francisco,


general casi el 80% de la energía eólica producida en el mundo, es decir, alrededor
de 1600 MW, lo que representa el 1% de la demanda eléctrica anual de California.