Vous êtes sur la page 1sur 2

Industrial calcination of kaolinitic clays to make reactive pozzolans

Juan David Nogueira Román – C.C 1.121.212.251

El artículo abarca el tema principal de usar arcilla calcinada con el fin de estudiar si
es viable o no reemplazar el cemento convencional por este material, siempre y
cuando se sigan conservando sus propiedades básicas como la resistencia a la
compresión simple, (ya que el Clinker se forma cuando se calcina caliza-arcilla),
para así poder disminuir la contaminación por Dióxido de Carbono que posee la
industria cementera. Se realizaron pruebas tanto en laboratorio como a escala
industrial, examinando parámetros como temperatura, velocidad de rotación y
presión al momento de calcinar la arcilla. Existen dos materiales capaces de
reemplazar el Clinker sin modificar totalmente las propiedades del cemento; uno de
ellos es el metacaolín (calcinación de caolinita) y las arcillas comunes que
posteriormente pueden ser calcinadas. Se escogió la segunda opción debido a la
abundancia de la arcilla en la corteza terrestre. Las características principales para
escoger el depósito se basaron en estudiar sus propiedades geológicas, reactivas
y abundancia en el lugar escogido. El depósito elegido fue Pontezuela, ubicado en
el centro de Cuba. Posee caolinita en mayor proporción que la arcilla con cierto
contenido de hierro.
Se realizaron pruebas a escala de laboratorio para evaluar la reactividad del
material, donde se aplicaron exámenes de tratamiento térmico, cantidad de calor
liberado y resistencia a la compresión simple. Con respecto a la escala industrial,
se usó un horno rotatorio húmedo con ciertas modificaciones operativas. Se
extrajeron grandes cantidades del depósito para introducirlas en el horno, se calentó
durante nueve horas y cada 15 minutos se tomaron muestras para estudiar la
composición química del material. Finalmente, la arcilla calcinada se almacenó en
5 pilas, donde se midieron valores de la compresión simple. Como resultado final,
se pudo determinar que el proceso de hacer puzolanas es viable, y que una de las
mayores ventajas es que no necesita una alta temperatura para el proceso de
cocción, ya que es aproximadamente la mitad de la requerida en la producción de
Clinker.
Mi opinión con respecto a este artículo es que además de ser ingenieros de minas
y metalurgia, somos ambientalistas y debemos siempre buscar realizar procesos
amigables con el medio ambiente, evitando a toda costa la contaminación de la
atmósfera o reservas hídricas. Es interesante ver que hoy en día se está estudiando
otros tipos de materiales para reemplazar el Clinker, ya que, para producir este
material, se desprenden grandes concentraciones de dióxido de Carbono. Hasta el
momento, no sabía de la existencia de las puzolanas (materiales naturales o
artificiales con contenido de sílice y/o alúmina, que no son cementosas, pero
molidas y mezcladas con cal, la mezcla puede fraguar y endurecer a temperaturas
normales, como el cemento), por lo cual, considero que es importante realizar
investigaciones con ir transformando poco nuestra industria minera, realizando cada
vez más procesos sostenibles y que no generen un alto impacto negativo ambiental.
Además, es importante estudiar muy bien los parámetros que afectan estos
procesos, ya que esto representa un ahorro considerable de costos si se aplican de
manera correcta.