Vous êtes sur la page 1sur 5

1º BAC Historia del Mundo Contemporáneo

Tema 2

La nueva era industrial

La Revolución industrial es un conjunto de cambios que se inician en Gran Bretaña y se


extienden por Europa en los siglo XVIII y XIX

1.- Factores impulsores de la industrialización

1.1.- La Revolución agrícola


- Al aumentar la población, creció la demanda de alimentos. Para incrementar
la producción en Gran Bretaña:
- Se introdujeron mejoras en los cultivos: se suprimió el barbecho, sustituido
por plantas forrajeras (alfalfa, trébol, nabo, que fijan el nitrógeno en el suelo:
sistema Norfolk); más forraje supuso más ganado, y con él, por un lado carne
más barata, y por otro, más estiércol.
- Se introdujeron nuevas herramientas que mecanizaron de las tareas agrícolas
(sembradora de Jethro Tull, arado de vertedera, arado Rotherham,
trilladoras…).
- Se introdujeron nuevos cultivos: maíz, patata.
- Se introdujo el uso de fertilizantes (guano)
- Se privatizaron las tierras comunales de los municipios, se pasaron así a
vallarse, explotarse y cultivarse (enclosures o cercamientos).

1.2.- La Revolución demográfica


Durante el siglo XVIII, la población europea aumentó espectacularmente,
duplicándose en Gran Bretaña, porque disminuyó mucho la mortalidad, sobre todo la
infantil. Las causas fueron:
- Aumento de la producción de alimentos (revolución agrícola)
- Aumento de la higiene.
- Avances de la medicina (vacunas)
Desaparecieron las grandes epidemias (peste, viruela) y disminuyó la
mortalidad, pero se mantuvo la alta natalidad y aumentó la esperanza de vida, con lo
que la población creció. Con ello, aumentó la demanda y la cantidad de mano de obra,
que estimuló la naciente industria.

1.3.- Las nuevas fuentes de energía


Durante el siglo XVIII comenzó a aplicarse el vapor a las máquinas que antes
funcionaban con energía hidráulica o muscular. James Watt (1768) perfeccionó la
máquina de vapor desarrollada por Thomas Newcomen (1712), convirtiendo el
movimiento oscilatorio de ésta en circular. Desde ese momento, el carbón que movía la
máquina de vapor se convirtió en una importante fuente de energía.

1.4.- La revolución de los transportes


A mediados del siglo XVIII en Gran Bretaña se mejoraron los caminos y se
construyeron canales para agilizar y abaratar los transportes.
En 1829 George Stephenson inventó la locomotora al colocar una máquina de
vapor sobre una plataforma que se movía sobre raíles. El ferrocarril se convirtió en un
medio de transporte rápido, seguro y económico.
Robert Fulton aplicó la máquina de vapor a los barcos (1791; John Ericsson
diseñó la hélice en 1836).

1.5.- El impulso del mercado


La mejora de los transportes facilitó la creación de mercados, tanto internos
(dentro del país) como externos (fuera del país). La producción se podía vender más,
con lo que aumentó el comercio y la riqueza.

2.- ¿Por qué se cercaron las tierras de cultivo?

Hacer los ejercicios.

3.- Los nuevos tipos de industria

3.1.- La mecanización y el sistema fabril


Las máquinas podían producir más y mejor que los trabajadores, y además más
barato, lo que permitió bajar los precios y vender más, aumentando tanto la producción
como los consumidores.
Apareció el sistema fabril o fábrica: los obreros trabajaban todos juntos en un
local grande, la fábrica. Allí se juntan los obreros (la fuerza de trabajo) y la maquinaria
y las materias primas (la inversión o capital). En este momento los gremios habían sido
abolidos, al haber llegado la burguesía al poder, y con ellos sus reglamentaciones y
limitaciones.

3.2.- La industria algodonera


La primera industria que se desarrolló fue la textil del algodón, porque al ser una
fibra fuerte, podía resistir la presión de las máquinas durante su elaboración.
La elaboración del tejido tiene dos partes: el hilado, o creación del hilo a través
del retorcido de las fibras naturales; y el tejido, o cruzamiento de los hilos en el telar
para crear la tela. Ambos procesos se industrializaron, buscando acelerar y abaratar la
producción. John Kay creó la lanzadera volante (1733) que aceleró el proceso del tejido;
Heargreaves creó la hiladora Spinning Jenny (1764), para 8 carretes, capaz de fabricar
hilo rápidamente; Richard Arkwright la adapta para ser movida por agua: Water Frame,
1769; Samuel Crompton aplicó una máquina de vapor a la Jenny (la Mule Jenny, 1779),
aumentando la productividad porque movía 650 husos. Se producía mucho más hilo que
tejido hasta que Edmund Cartwright creó el telar mecánico en 1785, movido por una
máquina de vapor. Joseph Jacquard mejoró el telar mecánico al introducir un
mecanismo que permite tejer con dibujos

3.3.- La industria siderometalúrgica


Para conseguir fundir el hierro, era necesario utilizar carbón mineral, con mayor
poder calorífico que el vegetal (uso del carbón de coque, Abraham Darby, 1709). Al
utilizar carbón mineral en las fundiciones de hierro, se incrementó la producción.
Mejoró el pudelado (eliminación del azufre y disminución del contenido de carbono
para obtener hierro forjado) y Cort desarrolló el laminado (1783) (disminución del
grosor de la plancha de hierro haciéndola pasar entre dos rodillos) Henry Bessemer
inventó el convertidor para transformar el hierro fundido o colado (el resultado de la
fundición del hierro tal y como se encuentra en la naturaleza) en acero (1855)
(enriquecimiento en carbono del hierro fundido). El hierro se abarató y se desarrolló la
metalurgia, la fabricación de máquinas. El hierro y acero se utilizaron masivamente en
herramientas, ferrocarriles, construcción, etc.

3.4.- La minería del carbón y del hierro


La necesidad de carbón y de hierro llevó a desarrollar y perfeccionar las técnicas
mineras.

3.5.- La expansión de la industrialización


La industrialización y su sistema económico surgieron en Gran Bretaña en el
siglo XVIII; se extendieron a Francia y Bélgica a principios del siglo XIX, donde
tuvieron un rápido crecimiento gracias a sus grandes yacimientos de carbón. A
mediados del siglo XIX llegaron a Alemania (favorecida por su riqueza mineral, y por la
presencia de grandes bancos), USA y Japón (“Era Meiji”). A finales del siglo XIX
alcanzaron el sur de Europa (España, Italia), donde persistieron áreas industrializadas
(Cataluña, País Vasco, Piamonte) con otras de economía rural (Andalucía, Extremadura,
Sicilia…).

4.- ¿Por qué la industrialización necesitó un nuevo sistema económico?

Hacer los ejercicios.

4.1.- El Liberalismo Económico y el Capitalismo


En el siglo XVIII, algunos pensadores británicos (Adam Smith, David Ricardo)
defendieron el Liberalismo económico, basado en los siguientes principios:
-el motor de la economía es la obtención del máximo beneficio.
-debe existir libre competencia porque favorece el descenso de precios y
estimula la innovación tecnológica.
-el mercado se equilibra automáticamente, por la ley de la oferta y la demanda.
-el Estado no debe intervenir en la economía (librecambio), debe imponer pocos
controles e impuestos (“Dejad hacer, dejad pasar”).
El Capitalismo o Economía de Mercado, es la forma en que funciona la
Economía. Su principio básico es que los medios de producción (máquinas, fábricas) y
los productos elaborados son propiedad de los dueños de la empresa, de los inversores,
y no de los obreros que los utilizan y los han fabricado; los empresarios aportan el
capital (es decir, el dinero que se invierte en montar la empresa, adquirir las materias
primas y la energía, y pagar a los trabajadores. Los obreros venden su fuerza de trabajo
a cambio de un salario. Desde este planteamiento, los obreros no tienen derecho a
participar en los beneficios de la empresa.

4.2.- La crisis económica de sobreproducción


Si hay falta de planificación y se produce en exceso, puede desarrollarse una
crisis económica, porque la oferta supera a la demanda, y los precios bajan. Entonces,
los empresarios deben cerrar las empresas y suspender la producción hasta que se
recupera la demanda y los precios vuelven a subir. En teoría, la economía se recuperaría
ella sola. Pero durante la crisis, aumenta el paro obrero y los obreros sufren privaciones.
4.3.- Librecambismo contra Proteccionismo
Respecto al mercado exterior, se plantearon dos posturas: el librecambismo o
libertad de comercio sin trabas ni limitaciones entre los distintos países, y el
proteccionismo, defensa de la industria nacional gravando los productos extranjeros con
aranceles o impuestos aduaneros.

4.4.- La necesidad de reunir capitales


Montar empresas y fábricas era y es caro y arriesgado. El dinero invertido puede
perderse si el negocio fracasa. Por otro lado, era y es necesario acumular dinero para
acometer el negocio. Los bancos se convirtieron en elementos importantes, porque:
- suministraban dinero (capital) a las empresas para su creación y crecimiento.
- facilitaban las compras e intercambios de dinero a través de mecanismos
(cheques, etc.)
Las necesidades de dinero (capital) de las industrias llevaron a la creación de las
sociedades anónimas, compuestas por inversores que compran participaciones
(acciones) de una compañía, que pueden ser compradas o vendidas en la Bolsa. De esta
forma, un inversor puede invertir su dinero en varias empresas, comprando acciones, y
minimizando los riesgos si alguna de ellas quiebra, porque sólo perdería el dinero
invertido.

5.- La sociedad urbana: burgueses y obreros

5.1.- El proceso de urbanización


Cuando la máquina de vapor permitió instalar las fábricas donde se prefiriera,
éstas se agruparon en las ciudades desde donde era más fácil comunicarse y transportar
las mercancías. Los trabajadores también fueron a vivir a las ciudades, y durante el siglo
XIX éstas crecieron mucho. Si a principios del siglo XIX sólo vivía en las ciudades un
2% de la población europea, a finales del mismo siglo la mitad de los europeos vivían
en ciudades.
Estas ciudades estaban divididas en barrios para burgueses, y barrios de
viviendas obreras, con instalaciones deficientes. Los centros históricos quedaron
reservados para negocios y administración.

5.2.- La sociedad industrial.


La sociedad industrial no se rige por el nacimiento; la posición social la
establece la riqueza y el dinero que posee cada persona. Es la sociedad de clases.

5.2.1.- La burguesía.
Es el grupo dominante de la sociedad. Son las personas más ricas, pero esta
riqueza ya no sólo proviene de la tierra, sino también de la industria y el comercio. Se
puede dividir en.
Las costumbres y valores de esta burguesía se convirtieron en los principios
sociales dominantes: propiedad privada, trabajo, ahorro, individualismo.

5.2.2.- Los obreros


Los obreros, el proletariado industrial, vivían en las ciudades. Vendían su trabajo
a cambio de un salario. Como no existía legislación laboral, los trabajadores estaban
sometidos a las exigencias de los empresarios: horarios, condiciones de trabajo, salarios,
eran fijados a voluntad de los empresarios, que muy a menudo abusaban de los
trabajadores.
Las condiciones de trabajo eran muy duras: jornadas de 12 a 14 horas de trabajo,
condiciones infrahumanas en fábricas sin medidas de seguridad, higiene ni ventilación,
salarios muy bajos que obligaban a trabajar a toda la familia.

5.2.3.- La clase media


Se fue formando a lo largo del siglo XIX. Estaba formada por trabajadores que
gracias a su formación y trabajo adquirían un bienestar económico, pero sin llegar a la
riqueza: profesionales liberales o de despacho (médicos, abogados, arquitectos…),
pequeños comerciantes, militares, funcionarios, obreros cualificados…

6.- Las mujeres en la nueva sociedad industrial

Hacer los ejercicios

La segunda fase de la Industrialización (2ª Revolución Industrial).

Nuevas fuentes de energía y nuevas industrias.


En la 2ª Revolución Industrial, el carbón fue desplazado por el petróleo y la
electricidad, al desarrollarse el motor Diesel y de explosión; así como el alternador y el
transformador, que permitían transportar la energía eléctrica desde los centros de
producción a los de consumo.
La industria textil perdió importancia frente a las industrias siderúrgica y
química. Aparecieron nuevos materiales: abonos químicos y pesticidas, colorantes, la
dinamita, la aspirina, el cemento…

Una nueva organización industrial.


Al aumentar la producción, para elevar la productividad y reducir los costes de
producción, se recurrió a la fabricación en serie. Al disminuir los costes, el producto se
abarataba y se vendía más.
La necesidad de crecer y de innovar hacía que las empresas necesitaran mucho
dinero para reinvertir. Ante la necesidad de financiación, las empresas se agruparon en
concentraciones industriales, para apoyarse y restringir la competencia:
- Cártel: las empresas se ponen de acuerdo en los cupos de producción y los
precios.
- Trust: varias empresas se unen, en una sola empresa, que controla todo el
proceso de producción de un producto (ej., empresas petrolíferas,
siderúrgicas…)
- Holding: un grupo financiero (p. ej., un Banco) controla a las empresas a
través de la posesión de la mayoría de sus acciones.
- Monopolio: una sola empresa tiene el derecho exclusivo a producir y/o
comercializar un producto.