Vous êtes sur la page 1sur 10

En este contexto, dos de los principales desafíos en acuicultura son: 1) el control de

Enfermedades, especialmente durante las primeras etapas de la vida, y (2) Optimización de la


utilización de alimentos, especialmente para nuevas especies de peces.

Es bien conocido que la microbiota bacteriana de los peces es beneficiosa para el huésped y afecta
importantes procesos biológicos, incluyendo el procesamiento y absorción de nutrientes, el sistema
inmune de la mucosa y la angiogénesis, como se demostró en ratones gnotobióticos. En los estudios
larvales gnotobióticos del pez cebra, se demostró que la microbiota también influye en la morfología
del enterocito y la renovación epitelial, las respuestas transcriptoras del huésped a la microbiota
con respecto a la proliferación epitelial, el metabolismo de nutrientes y xenobióticos y las respuestas
inmunes.

La levadura ha sido identificada como parte de la microbiota normal tanto de peces silvestres como
de peces cultivados, y su papel en la salud y nutrición de los peces ha sido tratado en la literatura,
ya que la levadura ha sido usada viva para alimentar organismos vivos o después de ser procesada
como alimento Ingrediente después de demostrar una colonización artificial del huésped intestinal.

Incluso cuando representan menos del 1% de los aislamientos microbianos totales en el huésped,
la levadura puede representar una importante contribución fisiológica más allá de lo que se ha
observado para las bacterias probióticas; De hecho, los volúmenes celulares de la levadura pueden
ser mayores que los de las bacterias por cien veces [6]. En contraste con las bacterias, las células de
levadura utilizan un amplio espectro de compuestos orgánicos simples y más complejos. Este
fenómeno se debe al amplio potencial metabólico de la levadura, que se refleja en la producción de
diversas enzimas. Las poliaminas secretadas por las levaduras también están implicadas en la
maduración del tracto digestivo de las larvas de los peces. Además, algunas especies de levadura y
sus componentes, tales como β-glucanos y manoproteínas, pueden estimular los sistemas
inmunológico y antioxidante del huésped. Comprender la participación de la microbiota de levadura
en la salud y nutrición de los peces puede mejorar tanto las condiciones sanitarias como el
rendimiento de la producción de pescado.

El objetivo de este capítulo es describir los conocimientos actuales sobre el uso de levaduras como
probióticos en sistemas acuícolas. El capítulo incluirá una revisión reciente sobre la presencia y
diversidad de levaduras en sistemas marinos y de acuicultura, enfocándose en la diversidad de
levaduras encontrada en la microbiota intestinal de peces. El capítulo también incluirá información
básica sobre los métodos moleculares utilizados para la identificación de la levadura. Por último, el
capítulo enfatizará temas relacionados con el papel esencial de las levaduras probióticas utilizadas
en el control de enfermedades y mejoras nutricionales en la acuicultura, con especial énfasis en los
efectos beneficiosos de los β-glucanos de levadura.

Levadura identificada en el medio marino y otros ambientes acuáticos

Algunas de las características generales y propiedades ecológicas de cada filo son las siguientes: 1)
la composición de polisacáridos de la pared celular está dominada por la quitina en los
basidiomicetos y por los β-glucanos en los ascomicetos; 2) la composición de guanina + citosina (G
+ C) del ADN nuclear tiende a ser superior al 50% en basidiomicetos e inferior al 50% en ascomicetos;
3) Las levaduras de ascomicetos son generalmente más fermentativas, más copiotróficas (pero al
mismo tiempo nutricionalmente especializadas), más fragantes y en su mayoría hialinas, mientras
que las levaduras basidiomicetos forman más a menudo colonias mucoides, Muestran pigmentos
carotenoides intensos y tienden a utilizar una gama más amplia de compuestos de carbono de
manera más eficiente a concentraciones más bajas [7]; Y 4) las levaduras ascomicéticas se
encuentran a menudo en nichos especializados que implican interacciones con plantas e insectos u
otros animales invertebrados de los que dependen para la dispersión, mientras que las levaduras
basidiomicetos parecen estar adaptadas a la colonización de superficies sólidas pobres en nutrientes
y no pueden confiar en la Misma medida en los vectores animales para su dispersión [10].

Las levaduras están ampliamente distribuidas en varios ambientes naturales como el suelo, agua
dulce y agua de mar. Su número y distribución de especies dependen de las concentraciones y tipos
de materiales orgánicos disponibles. Los ambientes costeros están habitados habitualmente por 10
a 1000 de células de levadura / L de agua, mientras que las regiones oceánicas de baja superficie
orgánica a profundas contienen 10 o menos células / L. Las levaduras marinas se dividen en grupos
"obligados" y "facultativos". Cuando las levaduras son capaces de crecer en un sustrato marino y se
recogen frecuentemente del medio marino, se les llama levaduras marinas obligatorias; En
contraste, las levaduras "marinas facultativas" también pueden ser recuperadas de hábitats
terrestres.

Las levaduras marinas participan en varios procesos ecológicos en el mar, especialmente en


ambientes estuarinos y cercanos a la costa, como la descomposición de sustratos vegetales [11], el
reciclaje de nutrientes [12] y la biodegradación de aceites / compuestos recalcitrantes [13]; También
son parte de la microbiota de los animales marinos y de la acuicultura [6, 14].

Esta diversidad funcional se debe, en parte, al hecho de que las levaduras tienen un potencial
metabólico extraordinario. Este potencial está disponible para la explotación [15 - 20], pero en
particular, la gran mayoría de este potencial aún no se ha descubierto. Varios compuestos de
levadura tienen un valor biológico significativo como reactivos, proteínas celulares, vitaminas,
pigmentos y enzimas.

Se han identificado diferentes especies de levaduras en varios lugares marinos (Tabla 1). Para
revisiones excelentes sobre las levaduras marinas, ver [21, 22]. Las levaduras de ascomicetos
Debaryomyces hansenii y Candida spp. Son especies ubicuas típicas que se encuentran en los
ambientes oceánicos y otros ambientes acuáticos.

Las levaduras de basidiomicetos representan a menudo la mayoría de la población total de


levaduras encontrada en el agua oceánica oligotrófica. Entre las levaduras de basidiomicetos,
algunas especies de Cryptococcus, Rhodotorula, y Sporobolomyces están extendidas a través de
varias regiones oceánicas [22].

La mayor parte de la literatura sobre la microbiota de levadura de pescado se basa en la


identificación de levadura cultivable (Tabla 2). La levadura se ha aislado de las branquias, piel, boca,
heces y tripas de diferentes especies de peces. La presencia de levadura en el intestino de los peces
es variable y puede fluctuar de niveles no detectables a 107 UFC / g de contenido intestinal [6]. Se
han aislado las levaduras de ascomicetos y basidiomicetos de los intestinos de los peces (Tabla 2):
entre los ascomicetes, es probable que la Saccharomycetaceae (que incluye Candida, Pichia,
Saccharomyces y Debaryomyces) sea la familia más importante, mientras que los basidiomicetos
incluyen los géneros Rhodotorula, Cryptococcus, Sporobolomyces , Y Trichosporon [6].
Las levaduras Metschnikowia zobelii, Kloeckera apiculata y Debaryomyces sp. Dominan en algunos
peces marinos (Tachurus symmetricus y Atherinopis affinis littoralis) [39], y en estas especies de
peces, la concentración de levadura fue significativamente mayor dentro del pez que en el agua del
mar circundante, lo que sugiere que la levadura puede crecer dentro del intestino de pescado [ 39].
Los ascomicetos Debaryomyces hansenii, Candida sp. Y Saccharomyces cerevisiae, el basidiomiceto
Leucosporidium sp. Y Rhodotorula se han aislado con frecuencia como la levadura dominante
encontrada en el intestino de la trucha arco iris [6]. La levadura también se puede aislar de las aguas
de estanques de peces con diferentes abundancia y diversidad dependiendo de la estación del año.
Los estanques de peces de Zahorie en Eslovaquia, muestreados en verano, albergan las especies de
levadura más heterogéneas, con Aureobasidium, Sporobolomyces, Candida y Cryptococcus como
las especies más frecuentemente aisladas [40]. En otoño, el número de levaduras fue Verano, con
Candida, Hyphopichia burtonii, Aureobasidium pullulans, Hansenula anomala y Cryptococcus
laurentii siendo los más frecuentemente identificados.

Se ha informado de que las levaduras aisladas del intestino de la trucha arco iris pueden adherirse
y crecer en el moco intestinal [41]. Algunas células de levadura pueden colonizar el intestino de los
peces después de la introducción de la dieta [42], y esta capacidad de colonizar puede estar
relacionado con la hidrofobicidad de la superficie celular [43] y la capacidad de las cepas para crecer
en el moco [41, 44]. Algunos experimentos han demostrado que se pueden alcanzar niveles altos de
colonización intestinal de levadura cuando se inocula un cultivo puro de levadura en peces. La trucha
arco iris y el rodaballo fueron inoculados con Rhodotorula glutinis y D. hansenii HF1 y hasta 3.8 ×
104, 3.1 × 106 y 2.3 × 109 células de levadura viables / g de intestino o

Las heces se recuperaron en tres experimentos de colonización separados [45]. Es importante


señalar que la mayoría de los estudios publicados hasta 2007, sobre las especies de levadura
identificadas a partir de la tripa de peces de acuicultura, fueron publicados por el Laboratorio de
Gatesoupe [6]. Posteriormente, los estudios se centraron más en los efectos probióticos de
diferentes cepas de levadura en peces de acuicultura (como se describe más adelante), y menos en
las especies de levadura reales aisladas de la tripa de pescado.

Debaryomyces hansenii, una levadura omnipresente frecuentemente asociada con Los peces y el
medio marino

Debaryomyces hansenii es una levadura omnipresente, no patogénica y halotolerante capaz de


crecer en una variedad de ambientes, como el ambiente marino y el intestino de los peces. D.
hansenii ha sido descrita como una de las levaduras aisladas más frecuentemente asociadas con el
pescado (Tabla 2). Esta especie es frecuente en el agua de mar, lo que puede explicar su alta
incidencia en el intestino de peces. Un estudio informó la presencia de secuencias afiliadas a D.
hansenii en sedimentos hidrotérmicos [35]. Una ventaja biotecnológica importante de D. hansenii
sobre Saccharomyces cerevisiae es que D. hansenii es osmotolerante y puede crecer en medios que
contienen hasta 4 M de NaCl, mientras que el crecimiento de S. cerevisiae está restringido a medios
que contienen menos de 1,7 M de NaCl. D. hansenii ha sido ampliamente estudiado debido a su
potencial enzimático significativo [52]. Por ejemplo, se han identificado y caracterizado varias
enzimas de interés biológico y biotecnológico en esta levadura, incluyendo inulinasa [53], proteasa
[54], superóxido dismutasa (SOD) [55], lipasa [56], catalasa [57] y α -galactosidasa [58 - 62]. Además,
también se ha identificado β-glucosidasa de D. pseudopolymorphus [63] y fitasa de D. castellii [64].
La capacidad de D. hansenii para sintetizar α-galactosidasa ha sido útil en el tratamiento de
productos de soja para reducir los oligosacáridos de rafinosa [59], los cuales son reconocidos como
factores anti-nutricionales para mamíferos y peces. Curiosamente, D. hansenii SOD se ha propuesto
como un agente anti-inflamatorio terapéutico en modelos animales (Wistar ratas) [55]. Debido a
estas características, D. hansenii es una de las especies de levadura que ha sido seleccionado para
la secuenciación completa [65]. A continuación se describen los efectos beneficiosos de esta especie
de levadura en peces cultivados.

Métodos para analizar la microbiota de levadura

En el pasado, la identificación de las especies de levadura era un proceso tedioso y de trabajo


intensivo que se basaba generalmente en las propiedades morfológicas y fisiológicas de las
levaduras aisladas.

Para resolver estos problemas, la identificación de las levaduras cultivadas se basa ahora en el
análisis de la secuencia de ADN, que es un proceso más rápido y más preciso. Los enfoques basados
en secuencias para el estudio de la biodiversidad de levaduras han dado como resultado un aumento
de dos veces en el número de especies descritas durante la última década, y se prevé un aumento
de 100 veces en las próximas décadas. Un trabajo anterior [8] ha estudiado la filogenética de la
Saccharomycetales mediante la realización de análisis de secuencias de ADN basado en cinco loci:
1) la subunidad nuclear (SSU) ribosomal ARN gen, 2) la D1 / D2 región nuclear subunidad grande
(LSU ) 26S rDNA, 3) el gen del factor de elongación 1α (EF-1α), y 4) la mayor y 5) la segunda
subunidad más grande del gen de ARN polimerasa II (RPB1 y RPB2).

Basado en la disponibilidad de la secuencia de datos en el GenBank y AFTOL bases de datos, la LSU


rDNA genes fueron encontrados para ser más confiable para la identificación de levadura. La
secuenciación de la región D1 / D2 de 400-650 pb o una región de LSU más amplia es
extremadamente útil y distingue la levadura rápidamente a un nivel cercano a la especie. La región
D1 / D2 LSU rDNA se ha secuenciado para casi todas las levaduras conocidas, tanto como una
herramienta de identificación y como un medio para estimar las relaciones filogenéticas entre los
Saccharomycetales. Un estudio anterior [66] publicó las secuencias de los cebadores de hongos ITS1
e ITS4, que amplifican la (ITS) ITS1-5.8S-ITS2 región que también se ha utilizado para la identificación
de levaduras. Algunas bases de datos especializadas están disponibles en la web para ayudar con la
identificación de levaduras. La base de datos Centraal bureau voor Schimmelcultures (CBS) ayuda al
análisis BLAST al permitir la identificación por parejas de LSU y SSU rDNA, ITS [67] y varias secuencias
[68].

Se acepta generalmente que en cada ecosistema, hay organismos cultivables así como organismos
viables que no se pueden cultivar en el laboratorio. Menos del 1% de las especies microbianas del
medio marino pueden ser cultivadas [69]. Del mismo modo, sólo aproximadamente el 1% de las
especies de levadura se ha descrito hasta el momento [70]. En las últimas décadas, se han
desarrollado varios métodos moleculares para estudiar muestras naturales. Estos métodos
permiten la identificación de microorganismos sin aislamiento y para la determinación de la
afiliación filogenética de los miembros de la comunidad, revelando así la enorme extensión de la
diversidad microbiana. Métodos basados en la implificación de fragmentos que codifican para el
gen 16S rRNA han surgido como un Herramienta poderosa para estudiar la diversidad bacteriana.

Se han introducido técnicas de desnaturalización o electroforesis en gel de gradiente de


temperatura (PCR-DGGE / TTGE) en la ecología microbiana molecular para determinar la diversidad
genética de las comunidades bacterianas encontradas en el intestino de los peces [71-76]. Estas
técnicas también se aplicaron para caracterizar las bacterias activas dominantes en el intestino de
diferentes familias de trucha arco iris utilizando ARN que se extrajo directamente de las muestras
[77]. Una limitación importante de los métodos basados en PCR, sin embargo, es la baja sensibilidad,
que puede identificar aproximadamente el 1% del número total de especies [78]. Por otro lado, el
uso de las huellas dactilares del ARNr requiere la secuenciación de las bandas clonadas para
identificar con precisión a los miembros de la comunidad. La secuenciación es necesaria porque los
amplicones de diferentes especies pueden migrar a las mismas posiciones, o una especie puede dar
múltiples bandas debido a múltiples copias de genes con intra-genes diferencias [74, 79].

El uso de enfoques moleculares para estudiar las comunidades de levaduras ha sido escaso y
generalmente limitado al estudio de matrices de alimentos. Las comunidades de levaduras se han
estudiado utilizando PCR-DGGE, y la amplificación de una porción del gen 26S rRNA de la levadura
[80-85], mientras que la PCR-TTGE se ha aplicado para establecer las relaciones filogenéticas de las
especies del género Saccharomyces [86].

Recientemente, se ha demostrado que los métodos de secuenciación de alto rendimiento, tales


como la pirosequencia, son herramientas rápidas y muy eficientes para identificar miembros de las
poblaciones complejas. En general, se pueden tomar dos enfoques: estudios de diversidad basados
en la secuenciación del gen ribosómico (gen del ARNr), amplicones y estudios metagenómicos en
los que el ADN de toda la comunidad se somete a secuenciación con escopeta [87]. Mientras que la
secuenciación de amplicones ribosómicos es mucho más barato porque sólo se está secuenciando
un gen, el enfoque metagenómico secuencias de todos los genes del ADN, revelando así las
funciones de la comunidad microbiana [87]. Una innovación útil para estos dos enfoques es analizar
múltiples muestras al mismo tiempo (multiplexación), lo que puede lograrse usando
pirosequenciación en cadena o separando físicamente las muestras en las placas de secuenciación.
En la técnica de código de barras, las secuencias en cada muestra se etiquetan con un código de
barras único utilizando cebadores de código de barras durante la amplificación por PCR. El resultado
de estos métodos de secuenciación de alto rendimiento es de varios miles de secuencias por
muestra en pocos días, que deben analizarse necesariamente utilizando herramientas
bioinformáticas. Aunque los costos asociados con estas nuevas tecnologías son menores que para
el método de Sanger (considerando el costo de una secuencia), los métodos de secuenciación de
alto rendimiento siguen siendo un enfoque costoso. Hasta la fecha, estos métodos se han aplicado
al estudio de la diversidad microbiana de varias comunidades, especialmente de tripas humanas y
animales [88-93].

El análisis de diversidad dirigido al dominio D1 / D2 del gen 26S rRNA o las regiones transcritas
internas (ITSs) permite distinguir especies de levaduras [8], y se han aplicado recientemente al
estudio de algunas comunidades fúngicas [94, 95], y A la identificación de algunos levaduras clínicas
aislamientos [96 - 98]. Estos métodos parecen ser muy adecuados para estudiar la biodiversidad de
la levadura en el intestino de los peces. Este nuevo conocimiento, junto con la información
disponible en diversas bases de datos, permitirá tanto la identificación precisa de nuevos aislados
de levadura como la aplicación de estrategias moleculares para caracterizar la población de
levaduras en el intestino de pescado.

6. Uso de la levadura como probióticos en la acuicultura: estimulación de los sistemas inmunológico


y antioxidante, maduración intestinal y crecimiento de los peces

La aparición natural de numerosas especies de levadura en el tracto gastrointestinal de peces sanos


ha sido bien descrita, y la levadura se ha demostrado que constituyen una parte importante de la
microbiota de la tripa de pescado [6]. Además de S. cerevisiae, la levadura halotolerante D. hansenii
ha sido considerada un excelente candidato probiótico en la acuicultura de peces. Debido a que el
número de experiencias reportando el uso de D. hansenii es cada vez mayor, esto nos permite
conocer la capacidad de esta levadura para aumentar el crecimiento, la supervivencia y la
maduración intestinal y para mejorar los sistemas inmune y antioxidante en larvas de peces y
juveniles. Las células de levadura pueden ser cien veces más grandes

Que las células bacterianas, lo que puede explicar el hecho de que la introducción de una población
de levadura baja (104 UFC / g) a través de la alimentación puede inducir efectos beneficiosos en el
huésped. Los efectos de los probióticos varían mucho dependiendo de la especie microbiana, la
fuente de aislamiento, la concentración experimental y finalmente, las condiciones de cría de los
peces. Sin embargo, la mejora de la respuesta inmune es uno de los efectos secundarios más
encontrados en el huésped debido a que la estimulación o inmunomodulación del sistema inmune
se consideran mecanismos importantes que apoyan la probió- sis. Las levaduras tienen propiedades
inmunoestimuladoras porque poseen componentes tales como β-glucano, manoproteínas, quitina
(como componente menor) y ácidos nucleicos [99].

Estudios recientes han demostrado el efecto beneficioso de la dieta administrada saccharomyces


cerevisiae en los peces. Las dietas suplementadas con levaduras estimulan el crecimiento, la
eficiencia de la alimentación, la bioquímica sanguínea, la tasa de supervivencia y las respuestas
inmunitarias no específicas en la platija olivácea infectada por Uronema marinum (Paralichthys
olivaceus) [100]. Una dieta suplementada con S. cerevisiae tratada con beta-mercaptoetanol fue
mejor que la levadura enriquecida de levadura entera y n-3 de ácidos grasos altamente insaturados
(HUFA) como sistema inmune y estimulador de crecimiento en la trucha arco iris juvenil desafiada
con Yersinia ruckeri [101] . Del mismo modo, la administración dietética de la probiótica S. cerevisiae
P13 a un nivel mínimo de 105 UFC / kg mejoró el crecimiento, las respuestas inmunes innatas y la
resistencia a la enfermedad del mero (Epinephelus coioides) [102]. Los componentes de la levadura
celular también estimulan el sistema inmune: se observó una mejora en la actividad de la lisozima
del moco intestinal en lubina europea (Dicentrarchus labrax) alimentada con oligosacáridos de
manano (MOS) Uso de levaduras como probióticos en la acuicultura de peces Derivado de la pared
celular externa de una cepa seleccionada de S. cerevisiae (Bio-Mos, Alltech Inc, EE.UU.) [103].
Además, los juveniles de bagre de canal (Ictalurus punctatus) alimentados con dietas suplementadas
con S. cerevisiae de células enteras (Levucell SB20®) o con componentes de levadura como las
preparaciones comerciales de β-glucano (MacroGard ® y Betagard A ®) tuvieron una supervivencia
significativamente mayor después Edwardsiella ictaluri desafío que el siluro alimentado con una
dieta controlada [104].
Como se ha descrito anteriormente, la mayoría de los estudios publicados se han realizado
utilizando S. cerevisiae; Sin embargo, también se han obtenido resultados prometedores con
Debaryomyces hansenii. Una dieta suplementada con D. hansenii estimula el sistema inmune del
mero juvenil de leopardo, Mycteroperca rosacea, aumentando la actividad de IgM y superóxido
dismutasa (SOD) y aumenta la resistencia de los peces a la infección por el dinoflagelado,
Amyloodinium ocellatum [105]. Además, otros estudios han demostrado la mejora del sistema
inmunológico de M. rosacea cuando los peces se alimentaron durante 4 semanas con una dieta
compuesta enriquecida con 1,1% de D. hansenii. Después de las 4 semanas, los peces fueron
desafiados con la bacteria patógena Aeromonas hydrophila cepa Ah-315, dando como resultado un
aumento en los niveles de IgM, así como catalasa (CAT) y SOD actividades en los peces alimentados
con dietas de levadura. También se observaron mejoras a nivel molecular, donde los niveles de
expresión de CAT y HSP70 se mejoraron en M. rosacea alimentado con D. hansenii, y se desafiaron
con A. hydrophila [106] La administración de D. hansenii a la dorada (Sparus aurata L.) mejora
significativamente la actividad de la peroxidasa leucocitaria y la ráfaga respiratoria a la semana 4 de
la alimentación con levadura. La alimentación de levadura causa una regulación positiva en la
expresión de los genes asociados al sistema inmunológico Hep, IgM, TCR-β, NCCRP-1, MHC-IIa, CSF-
1R, C3, TNF-α e IL-1ß en el riñón : La expresión de C3 sólo se estimuló en el hígado, mientras que la
expresión de TCR-β, TNF-α y C3 se estimuló en el intestino de S. aurata [107].

Cuando D. hansenii se administró al 1,1% en una dieta compuesta a las larvas de D. labrax, la
levadura estimuló el estado antioxidante [108]. El grupo alimentado con levadura mostró menor
actividad de peroxidasa de glutatión (GPX) y SOD en comparación con los peces alimentados con la
dieta de control, lo que sugiere una posible participación de la retención de aniones superóxido en
larvas de peces, lo que podría representar importancia para el huésped para aumentar la capacidad
de respuesta celular al crecimiento - y / o factores que mejoran la diferenciación [109]. El grupo
alimentado con la dieta de control mostró estrés oxidativo representado por un aumento en la
actividad GPX a los 48 días post eclosión (dph) y los niveles de expresión génica tanto para GPX y
SOD a 23 dph.

La ontogenia del tracto digestivo de las larvas de peces ha sido objeto de numerosos estudios en las
últimas décadas con el propósito de aumentar las tasas de producción reduciendo los cuellos de
botella en la larvicultura. En este sentido, el número de informes sobre el uso de levadura para
mejorar la maduración intestinal y la actividad enzimática digestiva en los peces también están
aumentando. La actividad y expresión de los genes relacionados con las enzimas digestivas durante
el desarrollo de los peces proporciona un excelente marcador del desarrollo digestivo en larvas de
peces. Las enzimas secretadas por el páncreas (tripsina, lipasa y amilasa), así como las encontradas
en las membranas de borde cepillado intestinal (BBM) (leucina aminopeptidasa N, fosfatasa alcalina,
maltasa, γ-glutamil transpeptidasa y la leucina-alanina citosólica Peptidasa), son los indicadores más
comunes de la maduración del sistema digestivo en larvas de peces. El grado de maduración de
enterocitos se describe mediante relaciones crecientes de actividades de enzimas BBM frente a
citosólica leucina alanina peptidasa; En el caso de Enzimas pancreáticas, una disminución de la
actividad de la amilasa o el nivel de expresión con el aumento concomitante en las actividades de
tripsina o lipasa caracteriza la maduración del páncreas exocrino.

Dado este trabajo anterior, el efecto de las dietas microparticuladas enriquecidas con D. hansenii se
ensayaron en larvas de lubina europeas. Los autores observaron un aumento en las actividades de
la frontera con cepillos intestinales y las enzimas pancreáticas a 27 dph, lo que indica un logro de la
morfología intestinal en esta etapa de las larvas en comparación con la dieta de control carente de
levadura [110]. En un segundo ensayo de alimentación, donde se mejoró la introducción de levadura
en la dieta microparticulada, las larvas alimentadas con 1% de D. hansenii maduraron antes que los
peces alimentados con una dieta de control después del día 26, como se reveló por una menor
expresión de amilasa, Y altos niveles de las enzimas BBM, aminopeptidasa N, maltasa y fosfatasa
alcalina [111].

En otro estudio [42], dos cepas de levadura: Saccharomyces cerevisiae y S. boulardii, fueron
evaluadas como probióticos de la trucha arco iris (Oncorhynchus mykiss) para comparar los efectos
cruzados de las dos condiciones de cría, con la microbiota intestinal y la cepa ocupaciones. La
maduración intestinal a 10 dph se observó en la trucha alimentada con S. boulardii, y se mantuvo
en agua de manantial, y estos peces mostraron las mayores proporciones de BBM leucina
aminopeptidasa N vs leucina-alanina peptidasa, en comparación con los peces alimentados con S.
cerevisiae, agua de rio.

En general, la levadura se ha añadido directamente al agua, administrada como un aditivo en dietas


microparticuladas, y se ha utilizado vivo para alimentar alimentos vivos (rotifers o Artemia) como
un vector posible para suministrar levadura al intestino de larvas de peces. Los rotiferos se han
establecido como la presa viva más común para alimentar peces larvales en criaderos de todo el
mundo, y la levadura de panadería (S. cerevisiae) es la fuente de nutrientes más común para cultivar
rotíferos además de algas, aceites emulsionados o bacterias. En la actualidad, se están haciendo
esfuerzos para introducir D. hansenii en Brachionus rotundiformis para llevar la levadura al intestino
de L. guttatus para acelerar la maduración digestiva [112].

En este sentido, el uso de Levucell® (S. boulardii), Bactocell® (Pediococcus acidilactici) y levadura
viva (S. cerevisiae) no produjo ningún efecto significativo en las actividades de tripsina, lipasa y
leucina aminopeptidasa en larvas de halibut de California, Paralichtys californicus, A 46 dph.
Contrariamente a esto, un aumento de pepsina y quimotripsina actividad sólo se observó en larvas
de peces alimentados con Bactocell ® en el punto final final del experimento (46 días), lo que sugiere
un potencial uso de estos probióticos una vez que la metamorfosis se completa [113].

En la acuicultura de peces, los aditivos promotores del crecimiento más utilizados son las hormonas,
los antibióticos, los ionóforos y las sales [114]. El uso de probióticos como promotores del
crecimiento ha sido reconocido en la última década con una serie de estudios relacionados con este
tema que se está publicando. Los probióticos pueden usarse como una alternativa para evitar el uso
de antibióticos para la promoción del crecimiento, eliminando así la posibilidad de generar bacterias
resistentes a los antibióticos en los sistemas de acuicultura. Cuando se han utilizado probióticos de
levadura en las primeras etapas de desarrollo de las larvas de peces, se ha observado un mayor
crecimiento y supervivencia. Se han documentado varias especies de levaduras para aumentar el
crecimiento después de la colonización artificial, en particular S. cerevisiae y D. hansenii, ya sea
solos, o en asociación sinérgica con bacterias. Un estudio [115] observó que las larvas de pollock
(Pollachius pollachius) crecieron mejor cuando los nauplios de Artemia fueron tratados por primera
vez con S. cerevisiae var.boulardii CNCM I-1079 y luego con Pediococcus acidilactici MA185 M que
las larvas alimentadas con uno o ningún probiótico. Cuando S. cerevisiae se utilizó solo en ensayos
de alimentación, mejoró el uso de levaduras de levaduras como probióticos en la acuicultura de
peces Eficiencia en la carpa israelí y la tilapia del Nilo [116, 117]. Además de la mejora del
crecimiento, se observó una mejora en la conformación de las larvas en D. labrax alimentado con D.
hansenii; Se observó una reducción de la deformidad espinal del 13,6% al 1,1% en las levaduras
alimentadas con pescado frente al grupo control [111].

El uso de probióticos en la industria de pescado bien establecida es más fácil porque la existencia
de muchos individuos para experimentar (S. salar, D. labrax, S. aurata, S. maximus, O. mykiss, etc.).

Sin embargo, es recomendable utilizar probióticos en especies con potencial de explotación para
optimizar los resultados para el crecimiento, la supervivencia y la salud. En este contexto, se han
realizado varios estudios en especies de peces con potencial de acuicultura emergente para
contribuir al establecimiento de una línea de producción continua con fines experimentales. Se
probó una preparación comercial de levadura viva (S. cerevisiae y Lactobacillus coagulans) en la
alevina de carpa de India, Labeo rohita, sin efectos concluyentes sobre el crecimiento [118]. Se ha
observado que D. hansenii funciona como un promotor del crecimiento en juveniles de
Mycteroperca rosacea porque después de 4 semanas de alimentación continua, se observó un
aumento de peso (33%) y un factor de condición en los peces alimentados con una dieta
microparticulada enriquecida con levadura, Pescado alimentado sin levadura [106]. En las larvas de
bajo de arena manchada, Paralabrax maculatofasciatus, la mayor supervivencia (13,0%) se obtuvo
con dietas microparticuladas enriquecidas con D. hansenii, pero no se observaron efectos sobre el
crecimiento con el uso de probióticos [119].

En la actualidad, gran parte de la evidencia existente indica que la levadura promueve el crecimiento
y la supervivencia debido a la maduración del intestino, la conformación de las larvas y la
estimulación del sistema inmunológico por una posible afectación de poliaminas secretadas por
levadura endoluminal en el huésped. Como se demostró anteriormente, D. hansenii produce más
poliaminas (putrescina, espermidina y espermina) que S. cerevisiae y S. boulardii [111]. Las
poliaminas participan en varios procesos fisiológicos como la proliferación y diferenciación celular y
parecen tener una amplia influencia en la maduración del tracto digestivo. En particular, los roles
de la dieta espermina y espermidina han sido descritos previamente [120]. Estas moléculas entran
en los enterocitos, donde inducen una cascada hormonal que afecta órganos como el páncreas y el
hígado. Recientemente, se ha descrito la producción de poliaminas en 13 cepas de D. hansenii,
aisladas de diferentes fuentes, utilizando cromatografía líquida de alta presión (HPLC) [121]. En este
estudio, encontraron que las cepas L2 y CBS004 aisladas de cítricos y agua marina, respectivamente,
eran las principales levaduras secretadoras de poliaminas. Posteriormente, se demostró que la cepa
L2 tenía un efecto probiótico porque aumentaba el estado inmunitario y la función intestinal de la
dorada dorada, Sparus aurata [122].

Finalmente, la evidencia de la contribución de la poliamina al rendimiento de la larvicultura se


informó cuando las larvas de bajo de arena manchadas, P. maculatofasciatus alimentadas con D.
hansenii con actividad de la ornitina decarboxilasa (ODC) no inhibida tenían maduración digestiva
precoz en comparación con aquellas larvas alimentadas con ODC inhibido Α-difluorometilornitina
(DFMO)) levadura [119].

La ornitina descarboxilasa, que cataliza la formación de putrescina, es la enzima limitante de la


velocidad en la biosíntesis de poliaminas en las células.
Β-glucanos de levadura: Estructura, mecanismos de acción y su aplicación como

El polímero de glucosa β-glucano es un componente estructural importante de la pared celular de


algunas plantas (como los cereales de avena y cebada), las algas y la pared celular externa de
bacterias, hongos y levaduras. Diferentes β-glucanos varían en estructura, tamaño, frecuencia de
ramificación, modificaciones estructurales, conformación y solubilidad, que pueden influir en sus
funciones fisiológicas. Las moléculas de glucosa, en todos los polímeros de β-glucano, están unidas
entre sí por una cadena β-glucosídica β- (1 → 3) lineal

Pero difieren en su longitud y estructuras de ramificación. Por ejemplo, los β-glucanos de la avena
y la cebada son lineales con enlaces β- (1 → 4), y tramos más cortos de enlaces β- (1 → 3), mientras
que la estructura de β-glucanos de levadura está compuesta de β- 1 → 3) -D-glucanos con
ramificaciones unidas β- (1 → 6) -glicosídicas, que aparentemente corresponde a la forma más activa
de β-glucano. La relación entre estructura y actividad biológica es controvertida, pero parece que
los β-glucanos de gran peso molecular son los más activos en comparación con los β-glucanos
pequeños por debajo de 5.000-10.000 Da que generalmente son inactivos. La solubilidad de β-
glucanos también influye en su actividad biológica, con β-glucanos solubles que parecen ser más
activos.