Vous êtes sur la page 1sur 9

Las pastillas de frenos y su composición

Entre los recambios de auto que más se deben cuidar para contar con garantías máximas
a nivel de seguridad vial se encuentran las pastillas de frenos, debido a que literalmente
las mismas representan la vida útil de todos los sistemas de frenado de disco. Y la
importancia de éstas llega a ser tan característica como la de los mismos neumáticos del
coche, que en el presente pueden ser fácilmente adquiridos mediante proveedores online
tales como neumáticos.es, entre muchos otros.
Erradicación del amianto y otros elementos tóxicos de los frenos
Durante los años noventa se desarrollaron diferentes innovaciones en la fabricación de las
pastillas de frenos, que llevaron a la sustitución de sus elementos tóxicos por opciones de
mejores prestaciones, que además son completamente amigables con el medio ambiente.

Y entre los principales ingredientes que fueron erradicados destaca el amianto, un


componente que, a pesar de ser muy certero en los procesos de fricción, después de ser
sometido a diferentes investigaciones científicas se corroboró que el mismo cuenta con
propiedades cancerígenas, a pesar de haber sido un gran aliado en seguridad vial.

Composición actual de las pastillas de frenos


Antes de pasar a detallar los componentes, es importante destacar que los diferentes
fabricantes en este campo automotriz, entre los que destacan nombres como Bosch,
Zimmermann, TRW, Ferodo, ATE y Mintex, generalmente utilizan los mismos
componentes en sus productos, con variaciones que dependen de las técnicas
correspondientes de cada marca.

- Cargas minerales: éstas se utilizan para generar una consistencia mecánica a todo el
conjunto, aportando resistencias tanto a nivel de abrasión, así como a nivel de cortaduras.

- Materiales orgánicos: tienen la misión principal de combinar todos los materiales que
están incluidos en las pastillas de frenos, mediante un efecto de polimerización que
alcanzan a ciertas temperaturas.

- Fibras: constituyen principalmente el armazón general de todo el conjunto, ya que a


través de sus variadas ramificaciones van conectando los diferentes elementos.

- Componentes metálicos: tienen la finalidad de homogeneizar de forma detallada el


coeficiente de fricción, además de canalizar la transferencia de calor de las pastillas de
frenos.

- Lubricantes y abrasivos adicionales: los primeros hacen variar los niveles del coeficiente
de fricción, mientras que los segundos se encargan de la limpieza constante de la
superficie del disco.

 Comparte
 Comparte

 Comparte

Las pastillas de freno son las responsables de que tu moto sea capaz de detenerse
bien o mal, en seco y en mojado, al principio y al final de su vida, y para ello necesitan
más tecnología de la que crees.

Las pastillas de freno son todo un mundo en la motocicleta. Por alguna razón, parece que
no hay dos motos que tengan las mismas, lo que provoca una increíble multiplicación de
las referencias, cada una asociada a un tamaño, una forma o una composición concreta.
En cualquier caso, las pastillas comerciales están formadas por una base metálica que
tiene adherido el material que se encargará de rozar con el metal del disco, y cuya
fricción provoca la frenada. Ambos elementos son muy importantes, porque la base tiene
que soportar la presión de los pistones de las pinzas y distribuirla lo más uniformemente
posible por la zona de fricción, y también servir como vía de escape del calor generado,
intentando que tanto el material del forro como los pistones trabajen frío.

Una gran parte del secreto de una pastilla de freno está en el material del forro, que
está formado por una mezcla de diversos materiales, fibras para aglutinar el resto de los
elementos, los minerales resisten la abrasión, las partículas metálicas que homogeneizan
las mezcla y reparten el calor, los carburos y abrasivos varían el coeficiente de fricción y
los aglutinantes mantienen toda la mezcla unida. Estos se compactan desde polvos
mediante calor y presión en un proceso de sinterizado que funde los componentes y los
mezcla hasta formar una masa uniforme.

Dependiendo de esta mezcla, una pastilla estará diseñada para trabajar a mayor o
menor temperatura, a tener mayor o menor coeficiente de adherencia,
a desgastarse más o menos, trabajar a diferentes presiones etc.

En las motos lo habitual es que las pastillas sean completamente metálicas, sobre todo
desde que se prohibió el amianto en su composición. Es importante que el material sea
estable, y que su unión con la base se mantenga hasta el fin de sus días, ya que ambas
partes se unen mediante adhesivos.

ASÍ SE HACEN LAS PASTILLAS DE FRENO


1. El inicio consiste en elegir los componentes de las pastillas, formados todavía por
material en polvo de distintas características, desde metal a aglutinantes.

2. El proceso de sinterizado consiste en mezclar todos los componentes con la presión y


la temperatura adecuadas, hasta componer la parte de fricción de la pastilla.
3. El material sinterizado se tiene que unir mediante adhesivos a la base metálica de la
pastilla, que es la que está guiada en la pinza y empujada por los pistones.

4. El proceso de fabricación de las pastillas se tiene que realizar modelo por modelo y
lado por lado hasta que la serie se ha completado, y cada una está rotulada e identificada.

5. El proceso de empaquetado se realiza a mano en Galfer. Hay tantas referencias y


formatos de pastilla que cada blister tiene no sólo sus referencias, sino su disposición
6. El punto final del proceso es almacenar encajas los blister de las pastillas en las
unidades determinadas antes de enviarlas a sus distribuidores.
Tipos de pastillas de freno
Los frenos son un componente esencial de un sistema de conducción de vehículos, y
serían inútiles sin la adición de pastillas de freno. Las pastillas de freno hacen el mismo
trabajo en un disco de freno que las zapatas en un freno de tambor, creando fricción para
frenar o detener el vehículo. Tomar la decisión de qué tipo de pastillas de freno comprar
eventualmente aparecerá mientras tengas tu vehículo, y hay cuatro opciones de pastillas
disponibles en el mercado actual.

Semi metálica

Las pastillas de freno etiquetadas como "semi metálicas" contienen una mezcla de 30 por
ciento a 65 por ciento de metal y por lo general contienen lana de acero, polvo de hierro o
de cobre mezclado con cargas inorgánicas. Las pastillas semi metálicas de freno se
conocen por ser duraderas y por llevar a cabo la transferencia de calor eficiente. Éstas se
utilizan a menudo en aplicaciones de alto rendimiento y pueden desgastar rotores
normales con relativa rapidez. Las partículas metálicas en estas pastillas funcionan mejor
cuando se calientan, pero tal vez no puedan funcionar bien en frío.

Orgánica sin asbesto

Las pastillas orgánicas sin asbesto se refieren generalmente como "orgánicas" y están
hechas a partir de fibras de vidrio, caucho, Kevlar y carbono. Estas pastillas funcionan
bien en la mayoría de las condiciones de conducción, pero pueden derretirse durante la
conducción extrema. Ofrecen un uso más suave y más silencioso que los otros tipos, pero
pueden desgastarse más rápido y crear más cantidad de polvo de frenos.

Baja en metal NAO

Estas pastillas están fabricadas con una mezcla similar a la orgánica, pero con un
pequeño porcentaje de elementos metálicos, normalmente 10 a 30 por ciento, para
proporcionar un mejor frenado y transferencia de calor. La adición de elementos metálicos
puede dar lugar a la producción de polvo de frenos y ruido añadido.

Cerámica

Estas pastillas están fabricadas a partir de fibras cerámicas, materiales no ferrosos,


agentes de unión y pequeñas cantidades de metal. Estas son más silenciosas y más
limpias que otras almohadillas, pero también son más caras. Las pastillas orgánicas son
capaces de ofrecer encima de la media de frenado sin desgastar prematuramente los
rotores

Consideraciones

Escoger la pastilla de freno correcta para un vehículo se reduce al uso que darás al
vehículo y cómo lo conducirás. Un conductor o rendimiento agresivo puede desear optar
por pastillas semi metálicas por sus altas prestaciones; estas pastillas no funcionan tan
bien como las pastillas orgánicas para un conductor que utiliza su coche para la
conducción conservadora a corta distancia. El conductor debe tener en cuenta factores
como estos antes de tomar la decisión de que frenos utilizar.
¿QUÉ TIPOS DE PASTILLAS DE FRENOS
Las pastillas de frenos de disco de una bicicleta de montaña son uno de esos
componentes que no suelen llamar demasiado la atención hasta que no comienzan a dar
problemas; pérdida de rendimiento, chirridos varios o ambas cosas a la vez.

En la actualidad, en el mercado podemos encontrar básicamente tres tipos de


compuestos. Hay pastillas de frenos sinterizadas, orgánicas y semimetálicas. Elegir
correctamente el compuesto depende de nuestras necesidades y hábitos de conducción.

PASTILLAS SINTERIZADAS
También denominadas pastillas metálicas. Este tipo de pastillas de frenos hace uso de un
proceso de fabricación que permite la transformación de partículas metálicas en partes
metálicas sólidas

Ventajas:

 Mayor durabilidad y resistencia a las altas temperaturas.


 Excelente rendimiento en condiciones extremas: ambientes húmedos y terrenos
arenosos o fangosos.
Desventajas:

 El perfecto acople de la superficie de fricción puede tomar algún tiempo. Además, no


son mucho más ruidosas que las pastillas de otros compuestos.
 La ‘mordida’ inicial es menos eficiente, debido a la elevada dureza del material de
fricción. Una vez acopladas, desgastan el disco mucho más rápidamente.
 Transfieren mucho más calor a la pinza de freno. Debiendo prestar atención al tipo de
aceite (mineral) y latiguillos utilizados en nuestro sistema hidráulico de frenos de disco.
PASTILLAS ORGÁNICAS

Las pastillas orgánicas están realizadas, tal y como indica su nombre, a base de fibras
orgánicas (aramida, grafito, etc) e inorgánicas (vidrio, carbono, etc) por lo general unidas
entre sí mediante resinas especiales. No son tan duraderas como las pastillas
sinterizadas. Aunque, ofrecen una mejor ‘mordida’ inicial y un funcionamiento mucho
menos ruidoso. Este compuesto, más blando que el de las pastillas metálicas,
proporciona una mejor modulación de la potencia con un menor ruido de funcionamiento.
También presenta una menor potencia de frenado y una menor resistencia al calor.

Ventajas:
 Excelente ‘mordida’ inicial.
 El compuesto ideal para eliminar el molesto chirrido de los frenos.
 No transfieren un excesivo calor a la pinza de freno. No existen problemas derivados
del tipo de aceite utilizado ni del material de los latiguillos de freno.
Desventajas:

 Durabilidad de las pastillas mucho menor que los compuestos sinterizados. Pueden ser
incluso ‘fundidas’ en condiciones extremas de uso.
 El compuesto orgánico tiende a vitrificarse, siendo necesario un pequeño rodaje
térmico (frenar de forma progresiva y moderada) durante los primeros kilómetros para
evitar ‘quemar’ las pastillas.
 Menor rendimiento a altas temperaturas.

PASTILLAS SEMIMETÁLICAS

Las pastillas semimetálicas tienen como objetivo obtener lo mejor de los dos compuestos
anteriores: la misma ‘mordida’ inicial y el inmejorable funcionamiento silencioso de las
pastillas orgánicas, pero con la resistencia al desgaste y a las altas temperaturas de las
pastillas sinterizadas

Ventajas:

 Buena ‘mordida’ inicial y fácil acoplamiento de las pastillas a los discos.


 Soportan temperaturas más altas que las pastillas orgánicas, mejorando el rendimiento
de los frenos en condiciones de uso intenso.
 Son silenciosas.
 Más duraderas que las orgánicas, pero no tanto como las pastillas sinterizadas.
Desventajas:

 Se pueden desgastar con mucha rapidez en condiciones muy extremas, incluso sin
ofrecer un rendimiento óptimo debido a las fibras metálicas del compuesto.
 El compuesto semimetálico también tiende a vitrificarse, siendo necesario un pequeño
rodaje térmico (frenar de forma progresiva y moderada) durante los primeros
kilómetros para evitar ‘quemar’ las pastillas.
 Menor rendimiento que las pastillas sinterizadas a temperaturas especialmente
elevadas.
En términos generales, las pastillas semimetálicas pueden resultar ser la mejor opción
para la mayor parte de los ciclistas, aunque siempre sin olvidar que cada persona tiene
sus propias preferencias y/o necesidades y la decisión más acertada sólo nos la podrá dar
nuestra propia experiencia.