Vous êtes sur la page 1sur 22

5/8/2018 Sociedad Mexicana de Filosofía - México

  
Centro de Documentación de la Filosofía 
http://filosofia.net/cdf/agk/smf.htm 
Impreso el martes 8 de mayo de 2018

Sociedad Mexicana de Filosofía
La Sociedad Mexicana de Filosofía se constituye en 1953 y fue presidida
mientras  vivió  por  José  Vasconcelos  (1882­1959;  quien  también  presidía
desde  1950  la  Asociación  Fray  Alonso  de  la  Vera  Cruz).  La  Sociedad
Mexicana  de  Filosofía  queda  afiliada  a  la  Federación  Internacional  de
Sociedades de Filosofía el 21 de julio de 1957, organización a la que sigue
perteneciendo  sesenta  años  después,  aunque  ya  sin  la  representación
exclusiva de México, pues también la Asociación Filosófica de México esta
federada a ese tentáculo de la UNESCO.

Fue Eusebio Castro Barrera (1914­2000) quien supo ver la conveniencia
de  que  se  formase  esta  sociedad  para  que  México  pudiera  tener
representación  en  la  FISP,  y  quien  supo  dar  con  prudencia  los  pasos
necesarios para alcanzar su constitución. Cofundador que había sido de la
Mesa  Redonda  de  Filosofía,  “fundada  en  1945  por  alumnos  de  la  Facultad  de  Filosofía  y  Letras  de  la
Universidad Nacional Autónoma de México”, de la que fue secretario desde 1948 hasta junio de 1953 (en
que  tuvo  que  abandonar  el  cargo  tras  una  asamblea  tormentosa  donde  le  atacaron  “kantianos  y
marxistas”, en una trama orquestada desde la última fila por “el Lic. Guillermo  Héctor  Rodríguez, quien
no era socio, pero que con su presencia influía y dirigía al grupo”), treinta y seis años después Eugenio
Castro, ya jubilado como profesor pero Vice­Presidente de la Sociedad Mexicana de Filosofía,  dejó  por
escrito su autorizada y documentada versión de aquel proceso.

[La  Sociedad  Mexicana  de  Filosofía  ya  utiliza  el  lema  “Coordino  mente,  sentimiento  y  acción”,  en  su
papel timbrado y en su sello, al menos en febrero de 1956 (facsímil del documento que ofrece Eusebio
Castro en la página 188 de Vida y trama filosófica en la UNAM). Como la Revista Mexicana de Filosofía
no se concibe hasta 1958, hay cierto desajuste en el recuerdo de Eusebio Castro sobre la génesis de la
frase: «Consecuente, Vasconcelos, cuando le pedí una frase o lema para el primer número de la Revista
Mexicana  de  Filosofía,  acuñó  la  siguiente:  “Coordino  mente,  sentimiento  y  acción”»  (página  37);
«Estando  próximo  a  publicarse  el  primer  número  de  la  Revista  Mexicana  de  Filosofía,  órgano  de  la
Sociedad  Mexicana  de  Filosofía  en  1957,  por  teléfono  pedí  a  Vasconcelos  un  lema  o  frase  para  la
fundación de la Revista. –Déjeme consultarlo esta noche con la almohada y mañana se lo doy, contestó.
Y al día siguiente la dio: “Coordino mente, sentimiento y acción”; estando este lema de acuerdo con otro
aspecto  o  método  de  su  filosofía:  la  síntesis,  la  relación  de  los  heterogéneos,  la  coordinación  de  los
conjuntos.» (página 52).]

Historia de la Sociedad Mexicana de Filosofía (Ab ovo)

Poco después, en Septiembre de 1953 se celebraría en Bélgica, el XII Congreso Internacional de
filosofía para el cual había recibido invitación del doctor Ch. Perelman, Secretario de la Federación
Internacional  de  Sociedades  de  Filosofía.  Siendo  todavía  Secretario  de  la  Mesa  Redonda  de
Filosofía,  en  papel  membretado  de  la  Mesa  Redonda,  agradecí  la  invitación,  sugiriendo  al  mismo
tiempo que México podría ser la sede de un Congreso. ¿Una pica en Flandes?

Se contestó que se esperaba la solicitud de una sociedad representativa nacional. Esta respuesta
fue dada por el Dr. Perelman.

Por esta respuesta, y por el hecho de que ya no era yo el Secretario de la Mesa Redonda, que
además ya estaba dividida y en parte inoperante, me vino a la mente fundar la requerida sociedad
representativa  nacional.  Como  dije  en  páginas  anteriores,  surgió  en  mi  mente  un  congreso  en
función  de  una  sociedad,  y  una  sociedad  en  función  del  congreso.  Y  me  propuse  dar  manos  a  la
obra.

http://filosofia.net/cdf/agk/smf.htm 1/22
5/8/2018 Sociedad Mexicana de Filosofía - México
Pero:  ¿quién,  por  derecho,  con  renombre  y  aceptación  nacional  e  internacional,  presidiría  tal
sociedad?

Había  filósofos  muy  destacados  en  la  Facultad  y  que  querrían  arrogarse  el  derecho  de  dicha
representación,  por  argumentos  filosóficos  y  por  tramas  extrafilosóficas,  pero  no  podían  exhibir  la
personalidad  única,  polifacética,  que  describí  en  la  pág.  34  y  siguientes:  Quién  fue  José
Vasconcelos.  Daba  la  casualidad  de  que  en  Enero  y  Febrero  de  ese  año  de  1953,  en  las
Conversaciones Filosóficas de la Habana en las cuales se trató el tema de si hay una filosofía de
América,  Francovich,  filósofo  boliviano  dijo:  ¡Pero  si  aquí  tenemos  entre  nosotros  al  Maestro  de
América, autor del Monismo estético!… Y se tributó un aplauso a Vasconcelos. (En el cap. X trataré
lo de la Filosofía de América).

Mi  conclusión:  la  única  persona  que  podía  presidir  y  ser  la  piedra  fundamental  de  la  Sociedad
Mexicana de Filosofía, era: ¡José Vasconcelos!

En marcha

Años atrás había tenido algunos contactos y diálogos amistosos y filosóficos con Vasconcelos: mi
participación en aquella mesa redonda en donde nuestro Ulises Criollo presentó la ponencia sobre
su Raza Cósmica; su colaboración en LOGOS y en otros actos de la Mesa Redonda; su presencia
en actos culturales y filosóficos de la Sociedad personista que tuve la ocurrencia de fundar en 1950;
&c. &c.

Fui a la Biblioteca México al frente de la cual estaba el Maestro de América. Me anuncié con su
secretaria. Inmediatamente me recibió. Después de los saludos le dije: Licenciado, es el momento
de fundar la Sociedad Mexicana de Filosofía.

–¿Por qué lo cree usted así?

Le revelé lo relativo a un futuro Congreso; lo acaecido en la Mesa Redonda, &c., &c.

Respuesta de Vasconcelos: –Véame usted pasado mañana, doctor Castro.

Asistí puntual a la cita y su secretaria, al verme, dijo: –Pase usted inmediatamente, doctor Castro.
El Licenciado le está esperando.

Después del saludo le dije: –¿Qué ha pensado sobre lo que le propuse, Licenciado?

Respuesta inmediata y tajante de Vasconcelos: –Estoy a su disposición, doctor Castro. ¡Hágala! Y
añadió: ¿Cuánto tiempo necesita?

–Aquí  traigo  formulados  los  estatutos  y  reglamentos;  también  he  formulado  una  Junta
Organizadora  para  darle  más  forma  y  contextura.  En  dos  días  distribuyo  las  invitaciones  a  los
principales filósofos y en cinco días llevaremos a cabo la Asamblea constitutiva.

Vasconcelos  firmó  el  citatorio  en  el  que  aparecían  los  nombres  de  la  Junta  Organizadora  en  el
orden  siguiente:  J.  Vasconcelos,  Eusebio  Castro,  Oswaldo  Robles,  Adolfo  Menéndez  Samará,
Eduardo García Maynez, Francisco Larroyo y Samuel Ramos. Yo firmé y dije: el día 5 de este mes
de Octubre de 1953 será la Asamblea Constitutiva. Y me despedí.

Ahora  viene  el  problema,  pensé.  ¿Por  quién  empiezo  para  las  demás  firmas?…  ¿Por  Larroyo?
No…!!

Visité al doctor Oswaldo Robles. ¿Con el Maestro Vasconcelos? Sin duda alguna, colega Castro.
Y Robles firmó.

La respuesta de Adolfo Menéndez Samará fue igualmente afirmativa. Y ahora, ¿a quién? pensé.
Visité  al  doctor  Eduardo  García  Maynez,  quien  leyó,  pensó  un  poco,  y  me  dijo:  ¿con  Don  Pepe
Vasconcelos?  Claro  que  sí.  Y  firmó.  Pensé  que  con  estas  firmas  las  demás  tendrían  que  venir.
Samuel Ramos leyó el citatorio, vio las firmas, nada dijo… y firmó.

http://filosofia.net/cdf/agk/smf.htm 2/22
5/8/2018 Sociedad Mexicana de Filosofía - México
¿Se  opondría  Larroyo?  Es  imposible,  pensé.  Al  visitarlo,  se  mostró  un  tanto  reservado  y
escurridizo; pero firmó.

El segundo paso fue repartir las invitaciones para la Asamblea constitutiva entre los filósofos más
importantes de aquella época, evitando a quienes podrían ser conflictivos y sabotear la fundación.
Hablando con Guillermo Héctor Rodríguez y recordando su aún fresco comportamiento y el de sus
seguidores  neokantianos  en  la  Asamblea  de  la  Mesa  Redonda,  con  cortesía  no  exenta  de  cierta
ironía, le expresé que el acto era de gran trascendencia, con intervención de filósofos destacados y
serios  como  él;  y  por  lo  mismo  se  esperaba  que  fuera  él  sólo,  sin  grupo  de  ataque.  Le  resalté  la
presencia  de  Vasconcelos,  de  quien,  por  cierto,  el  mismo  Rodríguez  dijo:  últimamente  ha  tenido
cambios en cuanto a ideología, pero tiene rasgos y actitudes de gran hombre.

Me entrevisté con el doctor José Luis Curiel, quien, con mucho entusiasmo, me pidió lo incluyera
en la citada Junta Organizadora. Ante su insistencia dije: Bien; firme usted y después escribiré su
nombre con mi máquina de escribir.

Este fue el principio de la carrera que el doctor Curiel emprendería dentro de los acontecimientos
de la Sociedad Mexicana de Filosofía, especialmente a la muerte de Vasconcelos ocurrida el 30 de
Junio de 1959; acontecimientos que posteriormente narraré.

Citatorio para la Asamblea constitutiva

Sr. Dr. Francisco Larroyo. Presente.

Muy estimado señor,

La JUNTA ORGANIZADORA DE LA SOCIEDAD MEXICANA DE FILOSOFIA, considerando:

a)  Que  México  necesita  en  la  actualidad  un  organismo  que  comprenda  todas  las  personas
representativas  de  la  Filosofía  en  México  y  a  todas  aquellas  personan  que,  sin  distinción  de
escuela, se dedican a la Filosofía;

b)  Que  este  organismo  es  necesario  pera  que  México  cuente  con  una  representación  ante
las sociedades, organismos y reuniones filosóficas del mundo;

c)  Que  este  organismo  es  necesario  para  impulsar,  de  manera  conjunta,  permanente  y
efectiva, las investigaciones, publicaciones y avances nacionales de la Filosofía, cree oportuno
y conveniente la constitución de la Sociedad Mexicana de Filosofía, y para realizarla hace a Ud.
atenta invitación para el día 5 de Octubre de 1953, a las 19 hs., en la Dirección de la Biblioteca
México (Plaza de la Ciudadela, 6).

Lic. José Vasconcelos. Dr. Eusebio Castro.
Dr. Oswaldo Robles. Dr. Eduardo García Maynez.
Dr. Adolfo Menéndez Samará. Dr. Francisco Larroyo.
Dr. José Luis Curiel. Dr. Samuel Ramos.
 
Gaos ante la fundación de la SMdeF

La  víspera  de  la  Asamblea  para  fundar  la  Sociedad  Mexicana  de  Filosofía,  paseaba  por  los
corredores de la Facultad de Filosofía cuando cierta persona me dijo: –El doctor Gaos desea hablar
con Usted, doctor Castro; está en el salón tal.

Allá me dirigí. Mientras tanto, iba pensando: ¿Cuál sería la intención y el pensamiento de Gaos?
¿Creerá  que  lo  acontecido  en  la  Mesa  Redonda  contra  él,  fue  obra  o  sugerencia  mía?  Recordé
también que cuando tenía sesiones personales con él llevándole exposiciones, síntesis o críticas de
Brentano, Dilthey, Scheler, Husserl…, cierta ocasión, y con alguna brusquedad me dijo: –¡ya nada
bueno saldrá de esto! Por mi parte no volví… Pero pocos días después al encontrarnos me dijo: –Le
he estado esperando, Castro.

http://filosofia.net/cdf/agk/smf.htm 3/22
5/8/2018 Sociedad Mexicana de Filosofía - México
–Maestro Gaos: Le vi molesto, le agradezco sus atenciones, pero prefiero ya no seguir…

¿Procedimientos o tramas psicológicas de Gaos? Y ahora iba a estar nuevamente frente a Gaos.
Y seguramente que tocaría el asunto de la Sociedad por fundar…

En el salón estaba él sólo.

–He recibido, dijo, la invitación para fundar una sociedad de filosofía, pero…

Y  Gaos  me  presentó  una  lista  de  argumentos  con  el  fin  de  disuadirme  de  llevar  al  cabo  tal
fundación.

–Ya hay muchas sociedades; para qué otra más…

–Se necesita una que comprenda a los más destacados filósofos… dije.

–¿Por qué no lo hace dentro del Centro de Estudios Filosóficos, Castro?

–El  Centro  es  un  organismo  interno,  particular,  de  la  Universidad,  y  se  necesita  una  sociedad
representativa nacional, doctor Gaos…

–Usted  pudo  manejar  a  los  de  la  Mesa  Redonda,  pero  los  miembros  de  la  sociedad  que  usted
proyecta fundar serían mayores, y no creo que usted pueda manejarlos… Castro.

Y por ahí iban otros razonamientos; y mientras tanto observaba; contenía su disgusto y tensión, in
crescendo…

Por fin me levanté del asiento diciendo: –Doctor Gaos, lo siento; pero la sociedad se fundará, y
usted  como  personalidad  muy  destacada  está  especialmente  invitado.  Y  dejándolo  solo,  salí  del
salón. Y mientras, pensaba para mis adentros: ¿Qué actitud tomará Gaos ante el hecho consumado
de  la  fundación  de  la  Sociedad  Mexicana  de  Filosofía,  la  cual,  sin  duda,  presidirá  José
Vasconcelos?  Su  estado  de  ánimo  que  visiblemente  afloró  en  nuestro  encuentro  y  diálogo,  su
"soberbia"  filosófica  y  personal,  ¿qué  cauces,  que  decisiones  y  qué  acciones  tomaría?  Porque
Gaos,  aparte  su  personalidad,  tenía  influencias,  poder,  grupo  y  podía  polarizar  los  intereses
"filosóficos" de otros más. He ahí la clave!…

Alea jacta est, me dije…

Asamblea constitutiva de la Sociedad Mexicana de Filosofía

Con gran suspenso acudí el día siguiente, 5 de Octubre de 1953, a la Biblioteca México para la
Asamblea. Nada de lo acontecido con Gaos comuniqué a Vasconcelos ni a nadie.

Y  fueron  llegando  los  filósofos:  José  Vasconcelos,  Oswaldo  Robles,  José  Sánchez  Villaseñor,
Adolfo Menéndez Samará, José Romano Muñoz, José Luís Curiel, Eduardo Nicol (pero no Gaos),
Guillermo Héctor Rodríguez, quien no resistió la tentación de llevar un acompañante, una persona
de edad quien le ayudaba para las traducciones del alemán, socio neokantiano de la Mesa Redonda
de Filosofía, el cual ocupó el último asiento; y llegaron otros más. Algunos de los invitados enviaron
su adhesión, por escrito.

Y  empezó  la  orden  del  día.  Leí  la  convocatoria,  los  estatutos  y,  después  de  comentarios  y
observaciones, pedí se pasara a la elección del Presidente. Alguien propuso a Vasconcelos. Como
era lógico, evidente, Vasconcelos era la persona adecuada. Hubo aprobación general. Para esto, el
doctor  Robles  preguntó:  –Doctor  Castro:  ¿Qué,  esta  persona  (se  refería  al  acompañante  del  Lic.
Guillermo Héctor Rodríguez) ha sido invitada? –No ha sido invitada, respondí. Silencio…

–Pasemos a la elección de Vice­Presidente, expresé.

De  inmediato,  con  voz  muy  firme,  José  Romano  Muñoz  dijo:  –Que  sea  Nicol,  que  sea  Nicol!!…
(En  mis  adentros  pensé:  ¿Qué  dirá  y  hará  Gaos?).  Y  por  unanimidad  Nicol  fue  elegido  Vice­
Presidente.
http://filosofia.net/cdf/agk/smf.htm 4/22
5/8/2018 Sociedad Mexicana de Filosofía - México
Intervine: –Ahora pasemos a la elección del Secretario.

Nuevamente  Romano  Muñoz:  –Que  sea…  (Aquí  pongo  una  X  al  nombre  dado  por  Romano
Muñoz)… Expectación…

Nuevamente Robles, dirigiéndose a mí: –Doctor Castro: ¿Esa persona ha sido invitada?

–Ni  invitada,  ni  está  presente,  respondí…  Silencio  momentáneo…  Menéndez  Samará  rompe
aquél compás de espera diciendo: –¡Que sea el doctor Castro!…

Vasconcelos,  que  estaba  a  la  expectativa,  llevándose  la  mano  a  la  frente,  como  era  su
característica  meditativa,  dijo:  –¡Ah!  Si  el  doctor  Castro  ha  hecho  todo  esto,  ¡que  él  sea  el
Secretario! (¡Sutilezas "filosóficas" desde muchos ángulos!).

Agradecí  la  designación  prometiendo  trabajar  con  dedicación.  Siguió  la  elección  de  Tesorero.
Robles propuso a Alfonso Zahar, y fue aceptado. Propuse a Menéndez Samará como director de la
Revista y de publicaciones, y fue aceptado sin más. A propuesta de Robles se formó un cuerpo de
Vice­Presidentes asociados, a manera de Senado asesor de la directiva: Oswaldo Robles, Eduardo
García Maynez, Adolfo Menéndez Samará, Samuel Ramos, Francisco Larroyo, Fidel Chauvet, José
Sánchez Villaseñor, Adalberto García de Mendoza, Miguel Angel Cevallos, José Gallegos Rocafull,
Guillermo  Héctor  Rodríguez,  José  Gaos,  José  Romano  Muñoz,  José  Luis  Curiel,  Edmundo
O'Gorman y Leopoldo Zea.

Posteriormente  firmarían  el  acta  y  con  calidad  de  fundadores:  Elena  Orozco,  Daniel  Márquez,
Leopoldo  Baeza,  Emilio  Uranga,  Ramón  Xirau,  Juan  Manuel  Terán,  Ana  Mass  de  Serrano,  Paula
Gómez Alonso, Miguel Manzur Kuri, Jesús Guiza y Acevedo, Gregorio López, Ismael Diego Pérez, y
otros más; todos pertenecientes a las Universidades de la ciudad de México, o sea, la Universidad
Nacional Autónoma de México, la Universidad Iberoamericana, &c.

Dos filósofos de la Provincia

Vino  una  excepción.  Posteriormente  Vasconcelos  me  dijo:  –En  Monterrey  hay  un  joven  filósofo
muy  inteligente  que  se  llama  Agustín  Basave  y  Fernandez  del  Valle.  Invítelo  a  firmar  el  acta  de
fundación.  Srta  Morales  (su  secretaria),  dé  usted  al  doctor  Castro  la  dirección  del  doctor  Agustín
Basave.

Escribí a Basave haciéndole la invitación.

Presento su contestación:

Sr. Dr. Dn. Eusebio Castro 
Secretario de la Soc. Mexicana de Filosofía 
Plaza de la Ciudadela, 5 
México, D. F.

Muy distinguido y fino amigo:

Con  gran  gusto  de  mi  parte  recibí  su  atenta  comunicación  en  la  que  me  manifiesta  que  he
sido  agregado  a  la  lista  de  Miembros  Fundadores  de  la  Sociedad  Mexicana  de  Filosofía.
Agradezco profundamente esta honrosa distinción de que he sido objeto, y procuraré ser digno
de  ella.  Tomo  nota  de  que  tengo  que  firmar  el  Libro  de  Actas  respectivo,  y  así  me  propongo
hacerlo en mi próximo viaje a México.

Téngame Ud., se lo ruego, como su adicto amigo atento y S. S.

Dr. Agustín Basave Fernández del Valle

El  doctor  Basave  llegaría  a  ser  uno  de  los  Vice­Presidentes  actuales  de  la  Sociedad  –puesto
compartido  conmigo–  y  además,  en  este  año,  representante  en  la  Federación  Internacional.  Algo

http://filosofia.net/cdf/agk/smf.htm 5/22
5/8/2018 Sociedad Mexicana de Filosofía - México
parecido sucedió con el profesor Librado Basilio, difusor literario y filosófico en Jalapa, a quien, por
conocerlo  de  muchos  años  atrás  y  previa  la  aprobación  de  Vasconcelos,  incluí  en  el  acta  de
fundación.

Acta protocolizada

El  siguiente  paso  fue  protocolizar  el  Acta  de  Fundación  ante  notario  público;  acta  que  firmó
Vasconcelos  como  Presidente  y  yo  como  Secretario  de  la  S.  M.  de  F.  Esta  acta  me  la  entregó
Vasconcelos días antes de morir el 30 de Junio de 1959. Con gran celo y satisfacción conservo el
Acta  y  la  presento  [página  178  y  lámina  V]  por  ser  un  documento  histórico  jurídico  básico  de  la
Sociedad Mexicana de Filosofía.

Reencuentro con Gaos

Días después de la fundación de la Sociedad Mexicana de Filosofía  me  encontraba  cerca  de  la


Dirección  de  la  Facultad  de  Filosofía  contemplando  la  concurrencia  situada  en  el  patio  central
cuando a mi lado oí una voz: –¿Cómo le va, Castro?

¡Era Don José Gaos! –Buenas tardes, doctor Gaos, respondí.

–Qué me cuenta de nuevo, Castro.

–Pues… que se fundó la Sociedad.

–¿Y, quienes están ahí?

–Está  como  Presidente  José  Vasconcelos;  Eduardo  Nicol  como  Vice­Presidente;  yo  como
Secretario, y… etc. Y usted, doctor Gaos como Vice­Presidente asociado…

–Bueno… Si todos están ahí…, qué remedio… Adiós, Castro. –Adiós, Maestro Gaos…

En realidad, percibí que Gaos aparentó suavizar su "soberbia" filosófica y psicológica personal. Y
estaba  también  de  por  medio  la  competencia  y  disentimientos  entre  Gaos  y  Nicol.  El  resultado  y
efecto explosivo vendría después…
(Eusebio Castro, Vida y trama filosófica en la UNAM, México 1989, páginas 170­179.)

Sociedad Mexicana de Filosofía

En la Biblioteca México que dirige el licenciado José Vasconcelos se reunió un grupo de los más
destacados  filósofos  mexicanos  para  dar  los  primeros  pasos  que  los  llevarán  a  establecer  en
México, de una manera oficial y nacional la Sociedad Mexicana de Filosofía.

Fueron designados como presidente el Lic. Vasconcelos, vicepresidente el doctor Eduardo Nicol y
secretario el doctor Eusebio Castro y en calidad de senado los siguientes filósofos: doctor Oswaldo
Robles,  doctor  Eduardo  García  Máynez,  doctor  Adolfo  Menéndez  Samará,  doctor  Samuel  Ramos,
doctor  Guillermo  Héctor  Rodríguez,  doctor  Francisco  Larroyo,  doctor  José  Gaos,  doctor  José
Gallegos  Rocafull,  doctor  José  Romano  Muñoz,  doctor  José  Sánchez  Villaseñor,  doctor  José  Luis
Curiel, doctor Edmundo O'Gorman y doctor Fidel Chauvet.

De acuerdo con su estatutos, esta sociedad se propone fundar una revista, establecer secciones
de  metafísica,  lógica,  ética,  psicología,  historia  de  la  filosofía  y  antropología,  organizar  sesiones
ordinarias y extraordinarias, sesiones de mesa redonda, conferencias y cursos breves. En artículo
especial se designa como la única que tendrá representación nacional para congresos de filosofía
nacionales  o  extranjeros.  En  fecha  próxima,  la  naciente  sociedad  iniciará  sus  actividades  con  un
acto público solemne.

(La Nación [órgano del PAN] nº 627, México DF, 18 octubre 1953, pág. 18.)

http://filosofia.net/cdf/agk/smf.htm 6/22
5/8/2018 Sociedad Mexicana de Filosofía - México

Miembros fundadores de la Sociedad Mexicana de Filosofía en 1953

nombre α ω cargo
       
José Vasconcelos Calderón 1882 1959 Presidente
Eduardo Nicol Franciscá 1907 1990 Vicepresidente
Eusebio Castro Barrera 1914 2000 Secretario
Alfonso Zahar Vergara     Tesorero
Oswaldo Robles Ochoa 1904 1969 Vicepresidente asociado
Eduardo García Maynez 1908 1993 Vicepresidente asociado
Adolfo Menéndez Samará 1908 1954 Vicepresidente asociado
Samuel Ramos Magaña 1897 1959 Vicepresidente asociado
Guillermo Héctor Rodríguez 1910 1988 Vicepresidente asociado
Francisco Larroyo (Luna Arroyo) 1908 1981 Vicepresidente asociado
José Gaos González­Pola 1900 1969 Vicepresidente asociado
José Manuel Gallegos Rocafull 1895 1963 Vicepresidente asociado
José Romano Muñoz 1890 1967 Vicepresidente asociado
José Sánchez Villaseñor 1911 1961 Vicepresidente asociado
José Luis Curiel Benfield 1916 1994 Vicepresidente asociado
Edmundo O'Gorman O'Gorman 1906 1995 Vicepresidente asociado
Fidel de Jesús Chauvet 1908 1983 Vicepresidente asociado
Adalberto García de Mendoza 1900 1963 Vicepresidente asociado
Miguel Angel Cevallos 1896 1973 Vicepresidente asociado
Leopoldo Zea Aguilar 1912 2004 Vicepresidente asociado
Elena Orozco Sánchez     Fundador
Daniel Márquez Muro     Fundador
Leopoldo Baeza Aceves 1914 1969 Fundador
Emilio Uranga González Andrade 1921 1988 Fundador
Ramón Xirau Subías 1924   Fundador
Juan Manuel Terán Mata 1917 1992 Fundador
Ana Mass de Serrano     Fundador
Paula Gómez Alonso 1896 1972 Fundador
Miguel Mansur Kuri 1928 1993 Fundador
Jesús Guisa y Azevedo 1899 1986 Fundador
Gregorio López López 1920   Fundador
Ismael Diego Pérez   1971 Fundador
Agustín Basave y Fernandez del Valle 1923 2005 Fundador
Librado Basilio Juárez 1918 1994 Fundador
Bernabé Navarro Barajas 1923 1995 Fundador

(Elaborado por el CDF a partir de los nombres mencionados por Eusebio Castro.)

Historia de la Sociedad Mexicana de Filosofía
Inauguración

La inauguración de actividades de la Sociedad tuvo lugar en el aula José Martí de la Facultad de
Filosofía y Letras el 29 de Octubre de 1953. Se reproduce la invitación:

La Sociedad Mexicana de Filosofía

Tiene el honor de invitar a Ud. A la solemne inauguración de actividades que se realizará en
el Aula “Martí” de la Facultad de Filosofía y Letras (Ribera de San Cosme 71), el día 29 a las 20
hrs.

México, D. F., octubre de 1953

El Presidente: Dr. José Vasconcelos 
El Secretario: Dr. Eusebio Castro

http://filosofia.net/cdf/agk/smf.htm 7/22
5/8/2018 Sociedad Mexicana de Filosofía - México

Programa

I. Lectura del Acta de Fundación de la Sociedad Mexicana de Filosofía.
II. Ponencia del Dr. Adolfo Menéndez Samará Vice­Presidente Asociado: Existencia
individual y Coexistencia.
III. Repartición de diplomas a los socios fundadores, por el Dr. Nabor Carrillo, Rector
de la UNAM, y por el Presidente de la SMF, Dr. José Vasconcelos.
IV. Solemne declaratoria de la fundación por el Dr. José Vasconcelos.

(*) Después de la exposición seguirá un diálogo entre el ponente y otros socios de la SMF.

(Eusebio Castro, Vida y trama filosófica en la UNAM, México 1989, página 179.)

La Sociedad Mexicana de Filosofía

El  jueves  29  de  octubre  tuvo  lugar  en  la  Facultad  de  Filosofía  y  Letras  de  la  UNAM  la
inauguración  de  actividades  de  la  Sociedad  Mexicana  de  Filosofía  y  Letras  que  ha  sido  fundada
recientemente para agrupar a los filósofos mexicanos dentro de un organismo representativo.

Después  de  que  el  secretario  de  la  sociedad,  doctor  Eusebio  Castro  dio  lectura  al  acta  de
fundación de dicha institución, fue presentada por el doctor Adolfo Menéndez Samará la ponencia
sobre  «Existencia  Individual  y  Coexistencia»,  y  en  la  que  estudió  el  problema  del  todo  y  de  sus
partes  según  la  fenomenología  de  Husserl.  Analizó  las  nociones  de  objeto,  de  partes,  de
contingencia  y  del  «todo  total»  dentro  del  cual  coexisten  todas  las  partes.  Luego  dedujo  que  el
principio ontológico de todos los principios es el de coexistencia o relación, y que si bien la esencia
del  objeto  no  implica  su  existencia,  el  todo  absoluto  es  aquel  cuya  existencia  se  sigue  de  su
concepto en virtud de la ley de identidad.

Al  terminar  el  doctor  Menéndez  Samará  de  exponer  su  ponencia,  fueron  varias  las  objeciones
presentadas  a  la  misma.  Así,  el  doctor  José  Luis  Curiel  sugirió  que  tales  conclusiones  podrían
conducir al panteísmo. A esto el ponente replicó que tal objeción le preocupaba porque se refería al
«problema»  de  Dios  que  él  no  podía  resolver  bajo  una  fe,  sino  bajo  una  razón,  habiendo  a  este
respecto citado la prueba de la Existencia de Dios de San Anselmo, que él juzga la única aceptable.

Ampliando  su  tesis,  el  doctor  Menéndez  Samará  indicó  que  «si  concebimos  la  realidad  en  su
totalidad,  encontramos  un  “no  objeto”,  el  que  no  tiene  contingencias;  el  concepto  de  totalidad
absoluta de todas las coexistencias no puede tener contingencias, ni disminución ni aumento de su
ser.  Pero  estas  nociones  se  apartan  del  panteísmo  porque  las  partes  no  participan  de  las
características esenciales del todo. Y confirmó con esto que, en el fondo, se planteaba la prueba de
la existencia de Dios».

También  intervinieron  en  la  discusión  los  doctores  Bernabé  Navarro,  Oswaldo  Robles  y  José
Romano  Muñoz.  El  primero  para  interpretar  según  la  filosofía  escolástica  los  conceptos
fenomenológicos  de  Menéndez  Samará;  el  segundo  para  precisar  las  nociones  de  «todo»  según
Aristóteles  y  el  tercero  para  hacer  una  distinción  fundamental  entre  la  ponencia  de  Menéndez
Samará  que  sólo  se  refería  a  un  problema  ontológico  y  las  pruebas  de  la  existencia  de  Dios,  que
según el son cosa aparte.

Al  terminar  las  discusiones,  el  doctor  José  Vasconcelos,  que  presidía  la  sesión,  pronunció  unas
breves  palabras  con  las  que  declaró  fundada  la  Sociedad  Mexicana  de  Filosofía  la  cual  es  el
esfuerzo de un grupo de filósofos que consideraron oportuno agrupar el pensamiento nacional bajo
esta denominación de filosofía. Añadió que su concepto de filosofía abarca más que las discusiones
técnicas  y  por  tal  motivo  convendría  reunir  en  esta  sociedad  a  los  representantes  de  la  cultura
nacional,  a  fin  de  que  presenten  diversos  ensayos  del  conocimiento  en  su  totalidad  a  fin  de
descubrir las grandes cuestiones que actualmente preocupan a los intelectuales mexicanos.

(La Nación [órgano del PAN] nº 630, México DF, 8 noviembre 1953, pág. 17.)

http://filosofia.net/cdf/agk/smf.htm 8/22
5/8/2018 Sociedad Mexicana de Filosofía - México
«Mexique.  Fondation  de  la  Sociedad  de  Filosofía  en  México,  sous  la  direction  de  M.  José
Vasconcelos. Membres fondateurs: MM. Oswaldo Robles, Eduardo Nicol, José Romano Muñoz,
Guillermo  Héctor  Rodríguez,  Adolfo  Menéndez  Samará,  José  Sánchez  Villaseñor,  Adalberto
García  de  Mendoza,  José  Luis  Curiel,  Miguel  Angel  Cevallos,  Eusebio  Castro.»  (Les  Études
philosophiques, PUF, París, octubre/diciembre 1954, año 9, nº 4, pág. 506.)

Historia de la Sociedad Mexicana de Filosofía
La SMdeF se afilia a la FISF

Las  actividades  de  la  Sociedad  se  desarrollaron  con  normalidad  durante  los  tres  primero  años:
conferencias; relaciones con sociedades e instituciones nacionales y del extranjero; un homenaje a
Emeterio Valverde y Tellez, iniciador de la Historia de la filosofía en México. Este homenaje se llevó
a cabo en Villa del Carbón, Edo de México, lugar de nacimiento de Valverde, a donde asistió el Lic.
Eduardo García Maynez y representantes de otras sociedades científicas y culturales de la Capital.
Pero  como  acontecimiento  de  trascendencia  fue  la  visita  de  Víctor  Penna,  de  la  O.  E.  A.  a  la
Biblioteca México, sede de la Sociedad Mexicana de Filosofía, estando presentes algunos miembros
de  la  directiva,  encabezados,  naturalmente,  por  Vasconcelos.  Ahí  se  decidió  la  afiliación  de  la
Sociedad  a  la  Federación  Internacional  de  Sociedades  de  Filosofía.  Presentó  la  carta  de  Víctor
Penna dando testimonio de la afiliación, así como la circular de Vasconcelos.

UNITED NATIONS EDUCATIONAL, SCIENTIFIC AND CULTURAL ORGANIZATION 
ORGANISATION DES NATIONS UNIES POUR L'ÉDUCATION LA SCIENCE ET LA CULTURE 
ORGANIZACION DE LAS NACIONES UNIDAS PARA LA EDUCACION, LA CIENCIA Y LA CULTURA

HAV/PHE/13,070

CENTRO REGIONAL EN EL HEMISFERIO OCCIDENTAL 
CALLE 5 Nº 306. VEDADO ­ HABANA

La Habana, 12 de enero de 1956

Dr. Eusebio Castro, 
Secretario de la 
Sociedad Mexicana de Filosofía 
Plaza de la Ciudadela 6, 
México, D. F.

De mi consideración:

Tengo el agrado de dirigirme a Ud. con al objeto de anunciarle el envío de un ejemplar del
Informe  Final  del  Coloquio  sobre  la  Federación  Internacional  de  Sociedades  de  Filosofía  que
organizó la Sociedad Cubana de Filosofía con la cooperación de este Centro Regional.

Como  Ud.  puede  observar  en  el  documento  de  referencia,  el  objetivo  del  Coloquio  fue
analizar la obra que lleva a cabo la Federación Internacional a la cual está afiliada la Sociedad
Cubana  de  Filosofía  y  esa  Sociedad  Mexicana  de  Filosofía  y  determinar  los  caminos  más
adecuados  para  una  colaboración  más  efectiva.  La  Sociedad  Cubana  de  Filosofía  está
introduciendo  las  modificaciones  necesarias  en  su  estructura  para  ajustar  su  labor  a  lo
recomendado  por  el  Coloquio  que  nos  ocupa.  Sobre  la  luz  de  estos  resultados,  me  permito
sugerir a Ud. la conveniencia de llevar a cabo en su país una Mesa Redonda organizada por
esa Sociedad Mexicana de Filosofía a fin de estudiar los resultados del Coloquio de La Habana
y agregar a los mismos las experiencias propias de la actividad filosófica de su país.

Carlos Víctor Penna

Nueva tormenta

http://filosofia.net/cdf/agk/smf.htm 9/22
5/8/2018 Sociedad Mexicana de Filosofía - México
Al parecer todo iba viento en popa para la Sociedad Mexicana de Filosofía y para Eusebio Castro,
el  Secretario.  Así  fue  hasta  el  tercer  año  en  que  cité  para  renovar,  elegir  o  reelegir  a  la  Directiva,
conforme  a  los  reglamentos.  Pero  en  los  últimos  meses  anteriores  hubo  disentimientos,  a  veces
tensos, entre Nicol y el Secretario, entre Nicol y Vasconcelos. Con esta situación, dos días antes de
la elección Vasconcelos me preguntó: –¿Quién piensa usted que podría ser propuesto como Vice­
Presidente en lugar de Nicol? Curiel es activo y un tanto versátil. –Veremos como lo hace y según
eso podríamos mantenerlo en el cargo, respondí.

–Está  bien,  dijo  Vasconcelos.  Háblele  a  Curiel  por  teléfono  y  dígale  también  que  se  comunique
con  Romano  Muñoz.  (Romano  Muñoz  era  por  entonces  director  del  Instituto  de  Investigaciones
Científicas de la Secretaría de Educación, y se mostraba muy adicto a Vasconcelos). Llamé a Curiel
y le recomendé que hablara también con Vasconcelos, para su candidatura a Vice­Presidente…

Vino la elección. Por unanimidad se reeligió a Vasconcelos para Presidente. A Curiel, como Vice­
Presidente, y se me reeligió como Secretario.

–Ahora  vamos  a  mover  más  a  la  Sociedad,  me  dijo  Vasconcelos.  Pero…  tiempo  después
Vasconcelos tomó una extraña actitud hacia mi persona; llegó inclusive a expresarme desacuerdos,
ironías que más tarde, según él mismo me reveló, fueron provocadas por intrigas de personas tanto
de  dentro  como  de  fuera  de  la  Sociedad:  que  si  yo  quería  suplantar  a  Vasconcelos,  también  en
filosofía;  que  si  yo  tramaba  con  sus  adversarios…  ¡Todo  absurdo  y  falso!  Y  la  TORMENTA  se
presentó.

Un  día,  muy  de  mañana,  su  secretaria  me  llamó  por  teléfono  diciendo  que  Vasconcelos  quería
hablar  conmigo  a  las  11  h.  Llegué  minutos  después.  Estaban  con  Vasconcelos,  Romano  Muñoz,
Curiel, Rodríguez y no sé quien más. De inmediato, Vasconcelos me espetó: –¿Por qué llega usted
tarde?

Y siguió hablando para concluir: –¡Renuncie!

Todos en silencio y a la expectativa, con su mirada puesta en mi persona. Todo tenso, respondí: –
Si hice algo mal, que se me instruya un juicio; creo que la Sociedad es una organización seria…

Lo que expresé fue como echarle más leña a la hoguera.

–Lo que usted pretende es que se haga un escándalo público, replicó Vasconcelos.

Nadie  intervenía,  nadie  hablaba.  Comprendí  el  mar  de  fondo.  –Está  bien,  dije.  Ahí  está  la
renuncia.  Pero  seguiré  como  socio  vigilando  a  la  Sociedad.  Al  decir  esto,  noté  que  Vasconcelos
entraba  en  calma,  inclusive  esbozó  una  sonrisa  y  fue  a  hablar  por  teléfono.  Mientras  tanto
Rodríguez  me  dijo:  –¡Esta  renuncia  le  honra,  colega!…  Otra  cosa  más  agregó  Romano  Muñoz;  y
Curiel…  a  la  expectativa.  Me  limité  a  comentarles:  –Por  mi  iniciativa  se  fundó  la  Sociedad,
Vasconcelos  es  el  principal  fundador  y  Presidente  y  todos  participamos  de  un  nuevo  e  importante
foro filosófico nacional e internacional… ¿Qué mal hice? Y me salí.

Al  parecer,  mi  renuncia  fue  la  condición  para  que  algunos  descontentos  dijeran:  ahora,  tutti
contenti; y para que, con motivo de su cumpleaños dieran a Vasconcelos un banquete al que, entre
otros, asistieran: José Gaos, (pero no Nicol), Larroyo, Romano Muñoz, Curiel, Zea, Azuela, Gallegos
Rocafull, y muchos más. Alguien preguntó a Gaos: –¿Y Castro, doctor Gaos?

–Aun no estoy satisfecho, respondió Gaos.

Naturalmente, todo lo acontecido armó revuelo en la Universidad y en el ambiente general.

Durante  el  año  de  1956  me  aparté  de  la  Sociedad,  año  en  que  fui  objeto  de  otros  ataques  e
intrigas bien orquestadas surgidas en varias escuelas e instituciones.

Pero la trama empezó a aclararse y a desenredarse…

http://filosofia.net/cdf/agk/smf.htm 10/22
5/8/2018 Sociedad Mexicana de Filosofía - México
En  1957,  estando  en  el  Congreso  Interamericano  de  Filosofía  en  Washington,  y  por
intermediación  de  Agustín  Basave,  me  encontré  con  Vasconcelos  y  sus  nietas  en  la  Biblioteca
oficial, en donde daban una recepción a Vasconcelos. Para mi sorpresa, Vasconcelos, como si nada
hubiera sucedido entre ambos y en el seno de la Sociedad, me saludó con naturalidad y afabilidad.
Ya de vuelta en la ciudad de México, Curiel me llamó por teléfono para decirme que Vasconcelos me
invitaba a comer con otros socios en un restaurant.

Reencuentro con la Sociedad

Fue otra sorpresa. Ahí estaban Romano Muñoz, Curiel, Baeza y Aceves, puesto en la Secretaría
por  Curiel,  su  amigo;  y  otros  más.  En  ese  convivio  Vasconcelos  daba  rienda  suelta  a  su  ágil
conversación,  interesante,  irónica  y  festiva.  Se  hablaba  de  todo,  menos  de  filosofía:  que  si  el  Lic.
López  Mateos,  quien  fue  orador  en  la  campaña  vasconcelista  de  1929,  sería  el  candidato  a  la
Presidencia; que si el ministro tal, por dar muestras de despilfarrador y acelerado, no convenía para
gobernamos, &c. &c.

Y ya todos estaban levantándose de la mesa cuando Vasconcelos, llevándose la mano a la frente,
dijo:  –Pero,  ¿a  qué  venimos?  Y  dirigiéndose  a  mí:  –doctor  Castro,  usted  proyectaba  sacar  una
Revista de la Sociedad; ¡hágala!...

Algunos  intentaron  decir  algo…  pero  Vasconcelos  añadió:  –¿En  cuanto  tiempo  la  saca  a  la
publicidad?

–En tres meses, respondí.

–A ver, doctor Curiel; de usted un cheque al doctor Castro.

Curiel sacó la chequera y me dio la cantidad que le pedí. Y todos nos despedimos.

Y por lo tanto así salió a la luz la Revista Mexicana de Filosofía con colaboraciones de nacionales
y extranjeros. El tercer número fue dedicado a la personalidad y a la obra de Vasconcelos (1959).
Pero muriendo Vasconcelos el 30 de Junio de 1959 ya no le fue dado recibir este homenaje. En la
pág. 81 de este libro está la dedicatoria que escribí en la introducción de este volumen.
(Eusebio Castro, Vida y trama filosófica en la UNAM, México 1989, páginas 180­183.)

Sin fecha, pero en 1958, se imprime en los Talleres Tipográficos de “Editora Xalapeña” (Xalapa, Ver.)
el primer número (90 páginas) de Revista  Mexicana  de  Filosofía  (Órgano  de  la  Sociedad  Mexicana  de
Filosofía), domiciliada en Plaza de la Ciudadela, 6, México D. F.

Sociedad Mexicana de Filosofía (Miembro de la F. I. S. F.)

Presidente, José Vasconcelos 
Vice­Presidente Ejecutivo, José Luis Curiel 
Secretario, Leopoldo Baeza 
Tesorero, Emilio Uranga 
Director de la Revista y publicaciones, Eusebio Castro

(Revista Mexicana de Filosofía, número 1, México, D. F. [1958], pág. 1.)

Historia de la Sociedad Mexicana de Filosofía
El XII Congreso Internacional de Filosofía

Reconocida  y  afiliada  la  Sociedad  Mexicana  de  Filosofía  en  la  Federación  Internacional  de
Sociedades  de  Filosofía,  ya  sólo  faltaba  como  requisito  pedido  por  la  Federación,  el  aval  del
Gobierno  de  México  y  una  base  económica  inicial  para  que  México  fuera  seguro  candidato  y
posteriormente  la  sede  del  XIII  Congreso  Internacional  en  1963.  Curiel  y  yo  fuimos  comisionados
http://filosofia.net/cdf/agk/smf.htm 11/22
5/8/2018 Sociedad Mexicana de Filosofía - México
por  Vasconcelos  para  entrevistarnos  con  el  Ministro  de  Educación,  quien,  después  de  un  acuerdo
con el Presidente, nos comunicó el aval y la aportación de medio millón de pesos como base inicial.
Con estas bases y requisitos previos, nos preparamos para asistir al XII Congreso Internacional de
Filosofía en Venecia, Italia, en Septiembre de 1958.

Por cierto que Vasconcelos ordenó a Curiel me diera, de los exiguos fondos que había en cartera
de la Sociedad, una pequeña ayuda para el viaje. Con esta y con otra que me dio el Comité italiano
del Congreso pude asistir.

Debo aclarar que al fundarse la Sociedad se obtuvo un pequeño subsidio. En relación con este
subsidio,  Robert  Hartman,  el  filósofo  del  valor,  del  Centro  de  Estudios  Filosóficos,  me  comentó:  –
Doctor  Castro,  usted  ha  organizado  conferencias  pagadas;  sacó  a  la  luz  una  Revista,  &c.,  ¡deben
tener un gran subsidio!

–Además de eso, contesté, por acuerdo de Vasconcelos, se da un cheque por poca cantidad a la
secretaria, otro al secretario y uno más al Vice­Presidente; y el subsidio es de mil quinientos pesos
mensuales…

–Cómo…, dijo Hartman; ¡eso es un milagro!

(Pero  hubo  un  “grillero”,  chismoso,  intrigante,  que  hizo  llegar  en  1956,  como  parte  de  la  intriga
contra  mi  persona,  hizo  llegar  a  Vasconcelos  el  absurdo  de  que  con  los  dineros  de  la  Sociedad
había  yo  comprado  un  rancho,  según  el  mismo  Vasconcelos  me  lo  contó,  y  riendo,  agregó:  –se
hubiera gastado el dinero, doctor Castro… Vasconcelos tenía sus arranques temperamentales, pero
también  reconocía  sus  errores  y  se  mostraba  muy  comprensivo  y,  como  dijo  Guillermo  Héctor
Rodríguez,  tenía  rasgos  muy  humanos  y  de  gran  hombre.  Y,  a  propósito,  otro  comentario:
Vasconcelos fue ejemplar en el empleo del dinero cuando fue Ministro de Educación.)

México en el Congreso de Venecia

De  todos  los  filósofos  mexicanos  que  enviamos  ponencias  al  Congreso,  asistimos:  José
Vasconcelos, Samuel Ramos, Eduardo García Maynez, José Luis Curiel, Agustín Basave, un Padre
Álvarez  Lazo,  investigador  de  filosofía  de  la  matemática  de  la  UNAM,  yo  y  alguien  más.  Todo
trascurrió  como  se  había  planeado  y  deseado.  Al  final  del  Congreso  hubo  la  Asamblea  de  la
Federación  en  la  cual  se  aprobó  que  México  fuera  la  sede  del  XIII  Congreso  Internacional  de
Filosofía  para  1963.  Curiel  y  yo  estábamos  presentes  y  acordamos  agradecer  la  confianza  y
distinción mostrada para México, agregando: En México todos los filósofos del mundo encontrarán
libertad y buena voluntad. Aplausos de la Asamblea.

Elección del Presidente del Comité Organizador

El  siguiente  paso  era  reunirnos  allí  mismo  los  miembros  de  la  representación  mexicana  para
elegir, y formar la directiva del Comité Organizador del XIII Congreso Internacional de Filosofía que
habría  de  celebrarse  en  México  en  1963.  Antes  del  acto  conversé  con  el  doctor  Felice  Bataglia,
Presidente  del  Congreso  de  Venecia,  y  que  por  eso  mismo  ya  fungía  como  Presidente  de  la
Federación  hasta  celebrarse  en  México  nuestro  Congreso.  Cambiando  impresiones  sobre  quien
sería el Presidente del Comité organizador del Congreso en México, le dije: –Yo supongo que será
Vasconcelos,  por  su  Monismo  Estético  y  su  proyección  internacional.  Bataglia  comentó:  –No  hay
duda, Vasconcelos es la persona con el mayor prestigio internacional, ma, voi badate… (Es asunto
de  ustedes…).  Bataglia,  como  en  otras  ocasiones  se  verá,  era  un  filósofo  de  trato  fino  y  amable;
pero  muy  hábil  y  sutil  “político”.  Lo  comprobé  dos  años  después  cuando,  estando  en  Bolonia,  me
invitó a dar una conferencia en su Universidad, de la cual era Rector.

Y vino la reunión para la elección. Alguien dijo: –Que sea Vasconcelos el Presidente del Comité
Organizador del Congreso de México en 1963. De inmediato el P. Álvarez Lazo, con voz hispana y
ronca,  dijo:  –No,  que  sea  el  doctor  Ramos,  porque  el  Maestro  Vasconcelos  ya  se  va  a  morir…  El
efecto fue de una bomba atómica caída en medio del grupo. Siguió un silencio… y nos mirábamos
los unos a los otros…; Vasconcelos, Ramos… todos nos disponíamos a la diáspora… Rápidamente
intuí la situación y la solución. Sugerí a Curiel: –el doctor Ramos fácilmente accederá a ser el Vice­

http://filosofia.net/cdf/agk/smf.htm 12/22
5/8/2018 Sociedad Mexicana de Filosofía - México
Presidente ejecutivo, no lo deje ir. Y surtió efecto. Nos reunimos nuevamente y… Presidente: José
Vasconcelos; Vice­Presidente ejecutivo, Samuel Ramos… y ¡tutti contenti!

Después fuimos al banquete de clausura. Puestos a la mesa y levantando mi copa para brindar
con  los  colegas  italianos,  se  me  presentó  una  de  las  secretarias  del  Comité  italiano,  la  cual  muy
solícita me acompañaba y atendía durante el Congreso.

–Venga  con  me,  dottore  Castro.  Lei  parlerá  al  micrófono.  Me  llevaba  al  micrófono  para  que
hablara a los congresistas a nombre de México.

Rápidamente  miré  en  torno  tratando  de  descubrir  a  Vasconcelos.  Imposible  en  ese  mar  de
filósofos,  acompañantes  e  invitados  oficiales  y  particulares.  Pero  descubrí  a  Samuel  Ramos
acompañado  de  la  escritora  Adela  Palacios,  su  esposa,  y  casi  jalando  de  la  mano  a  la  Beatrice
italiana  llegamos  hasta  Ramos.  –Doctor  Ramos,  usted  va  a  hablar  por  el  micrófono;  le
acompañaremos. Un tanto sorprendido, Ramos se levantó y habló ampliamente a los congresistas.
Aplausos…

En la Plaza de San Marcos

Nos  encontramos  con  Vasconcelos  en  la  Plaza  de  San  Marcos.  El  estaba  eufórico  puesto  que
había alcanzado el pináculo de la representación nacional e internacional de la filosofía; él, que no
cambiaba su Estética por la mejor batalla de Bolívar. –Invito a todos ustedes a comer en mi hotel Il
cavalletto. Y hacia allá nos dirigíamos, mientras yo convencía a los demás a que cada quien pagara
su cuenta, ya que si Vasconcelos pagara por todos, sería un gasto bastante fuerte. Todos asintieron
y, estando a la mesa con Vasconcelos, así lo hice saber a nuestro Ulises Criollo, añadiendo que nos
bastaba con estar en torno suyo. Él insistió; nosotros insistimos, y, por fin, dijo: –Pero usted, doctor
Castro, usted sí es mi invitado; porque a usted se debe el Congreso de México…

Ante  la  insistencia  de  Vasconcelos,  acepté,  con  agradecimiento.  Y  repito  la  anécdota  narrada
anteriormente. Pregunté a Vasconcelos: ¿Por qué mandó usted hacer una nueva edición expurgada
de sus novelas? Contestación: –Porque quiero que también las gentes buenas me lean…

Pero  su  nieta  ahí  presente  inmediatamente  dijo:  –Pero  si  las  buenas  son  las  otras,  abuelito…!
(¡Risa general!)

La nave enfila hacia México

La nave del XIII Congreso Internacional de Filosofía izó las velas rumbo a América, con piloto y
tripulación optimista y satisfecha. (Aunque mi Odisea aún debía cruzar por los mares de la vida y la
trama filosófica en México y por las riberas itálicas, como más adelante se verá).

Ya de vuelta en la ciudad de México debimos atender a los preparativos del Congreso: integración
del Comité Organizador, con mayor número de filósofos destacados; temas del Congreso; agenda,
&c.

Para  entonces  Vasconcelos  con  frecuencia  me  mostraba  su  estimación  y  me  encomendaba
comisiones  relacionadas  con  el  futuro  Congreso;  al  grado  de  que,  al  recibir  el  citatorio  de  la
Federación Internacional de Sociedades de Filosofía para la reunión anual de Presidentes y la FISF,
reunión que en ese año de 1959 se verificaría en Mysore, India, Vasconcelos casi imperativamente
me  dijo:  –Usted,  doctor  Castro,  se  va  conmigo  a  la  India;  ya  verá,  de  regreso  nos  vamos  a  beber
vino a París.

El doctor Curiel y yo nos encargamos de entrevistarnos con el Ministro de Educación para que el
Gobierno  facilitara  todo  lo  necesario  para  esa  representación  de  Vasconcelos  en  la  India.  Y
Vasconcelos  volvía  a  la  carga:  –usted  me  acompañará  a  la  India.  Yo  le  proponía  a  Curiel.  No,
respondía; a su iniciativa y actividad se debe el Congreso…

En otra ocasión me salió con la novedad: –Dígale a Curiel, que es Secretario del Comité, que le
dé a usted el mismo nombramiento para que esto se mueva mejor…

http://filosofia.net/cdf/agk/smf.htm 13/22
5/8/2018 Sociedad Mexicana de Filosofía - México
Como no quería más enredos, no le obedecí. Pero a los pocos días Vasconcelos me preguntó: –
¿Ya tiene usted el nombramiento?

–No he hablado sobre el nombramiento a Curiel, licenciado.

–Yo soy el Presidente y usted es en gran parte responsable del futuro Congreso; usted tiene que
obedecer.

–Está bien, Licenciado; obedeceré.

Antes de proseguir tengo que revelar que con fecha 13 de Febrero de 1956 ya se me había dado
el nombramiento de Secretario de la Comisión que llevaría a cabo “las gestiones necesarias con el
fin de obtener para México la sede del XIII Congreso Internacional de filosofía”; nombramiento que
las circunstancias y las tramas filosóficas anularon de una plumada.

Ahora las aguas volvían, o parecían volver por los cauces debidos.

SOCIEDAD MEXICANA DE FILOSOFÍA 
“COORDINO MENTE, SENTIMIENTO Y ACCIÓN.” 
(FUNDADA EN OCTUBRE DE 1953)
Presidente: José Vasconcelos. Vice­Presidente: Eduardo Nicol. Secretario: Eusebio Castro. Tesorero:
Alfonso Zahar. Vice­Presidentes Asociados: Eduardo García Maynez, Oswaldo Robles, Samuel Ramos,
Adolfo Menéndez S., Francisco Larroyo, José Sánchez V., Guillermo H. Rodríguez, José Romano M., Fidel
Chauvet, Adalberto García de M., Miguel Ángel Cevallos, José Luis Curiel, José Gallegos R., Edmundo
O'Gorman, Leopoldo Zea.

Dr. Eusebio Castro. Presente

Muy distinguido colega y amigo:

Después  de  un  cambio  de  impresiones,  celebrado  el  miércoles  8  de  los  corrientes  en  la
"Sociedad  Mexicana  de  Filosofía",  esta  Sociedad,  junto  con  el  "Seminario  de  Problemas
Científicos y Filosóficos" de la UNAM, se consideran dignamente representados por Ud. En la
Comisión  que  se  formó  con  el  objeto  de  llevar  a  cabo  las  gestiones  necesarias  con  el  fin  de
obtener para México la sede del XIII Congreso Internacional de Filosofía.

Igualmente nos es grato comunicarle que ha sido nombrado Secretario de la Comisión.

Dándole  las  gracias  anticipadas  por  este  servicio  en  bien  de  la  filosofía  y  de  México,  le
saludan muy atentamente y quedan de Ud. afectísimos y s.s.

Sociedad Mexicana de Filosofía. Presidente: 
Lic. José Vasconcelos.

Seminario de Problemas Científicos y Filosóficos, 
Dr. Samuel Ramos.

Por el Centro de Estudios Filosóficos, 
Dr. Eduardo García Maynez.

México, D. F. Febrero 13 de 1956.

Los pilotos se alejan de la nave

Después  de  izar  con  satisfacción  y  optimismo  las  velas  de  la  nave  del  futuro  Congreso  de
filosofía,  dejando  las  riberas  venecianas  y  volviendo  a  los  lares  mexicanos,  todo  parecía  seguro  y
prometedor.  Pero  el  “destino”  sustrajo  de  la  nave,  casi  simultáneamente,  al  piloto  y  al  copiloto,
dejándola por momentos en zozobra. Primero ocurrió la muerte de Samuel Ramos, el 20 de Junio
de 1959. Y no puedo dejar de consignar que el P. Álvarez Lazo se me acercó estando frente a la

http://filosofia.net/cdf/agk/smf.htm 14/22
5/8/2018 Sociedad Mexicana de Filosofía - México
tumba de Ramos y me dijo: –El Maestro Vasconcelos estará disgustado conmigo, doctor Castro… –
Por qué, le respondí.

–Por lo que dije en Venecia; que el Maestro Vasconcelos ya se iba a morir…

A los pocos días me llamó Vasconcelos. Me preguntó lo del nombramiento de Secretario. Le dije
que ya se lo había comunicado a Curiel. Y le comenté lo dicho por Álvarez Lazo, y se medio sonrió.
Pero enseguida expresó: –De todos modos, no me siento muy bien.

Vasconcelos ya había tenido varios infartos y sin embargo seguía trabajando, porque, decía, aquí
nadie trabaja…

Le observé y un poco alarmado le dije: –Licenciado, cuídese, por favor, ¡cuídese!

–Sí, respondió, con no hacer tonterías, ¿no es así?

–Efectivamente, Licenciado; que siga mejor. Adiós.

–No olvide el nombramiento, doctor Castro.

–No tenga cuidado, Licenciado.

Encontrándome  con  Curiel,  le  narré  la  conversación  –la  última,  con  Vasconcelos–  y  añadí:  –
¡Vasconcelos se muere! Y a los dos días murió, el 30 de Junio de 1959.

(Olvidé para siempre el nombramiento.)

Como en vida, Vasconcelos con su muerte fue la gran noticia en todos los medios de difusión. Las
loas  se  volcaron.  Los  críticos  y  adversarios  retorcieron  el  lenguaje  para  aminorarlo.  Hubo  quien,
reptilescamente,  escribió:  Vasconcelos:  “Reinar  después  de  morir”.  Y  en  verdad  que  los  grandes
resurgen de entre la carroña de los “vivos”.

Y hubo también, y hay, hipócritas vestales políticas, así como hipócritas vestales filosóficas y aún
más,  religiosas,  que,  poniendo  el  acento  en  “debilidades”  y  errores  de  Vasconcelos  pretenden
empañar  su  obra  y  su  figura.  Pero  aquí  recordamos  al  clásico  que  dice:  Exegi  monumentum  aere
perennius… Me he levantado un monumento más resistente, duradero que el bronce…

El yerno de Vasconcelos, Herminio Ahumada hizo publicar el testamento de Vasconcelos.

Tres meses después asistí al Congreso Interamericano de Filosofía en Buenos Aires, Argentina;
ahí  se  tributó  un  homenaje  a  Vasconcelos,  porque  en  América  del  Sur  aún  persistía  la  fama  del
Maestro de América, del educador, gran escritor, novelista, filósofo. Y cuando Vasconcelos asistía a
congresos  era  recibido  con  admiración.  Años  atrás,  al  volver  Vasconcelos  de  un  Congreso  de
filosofía  en  Perú,  le  pregunté:  –¿Cómo  le  fue  en  el  Congreso,  Licenciado?  Riendo,  contestó:  –
¡Mientras los jóvenes existencialistas mexicanos hablaban de la angustia, de la muerte y de la nada,
yo me encontraba muy contento rodeado de bellas damas y bellas señoritas…!

En la Universidad de Bolonia

Por mi parte, proseguí mi odisea filosófica y congresional. Al final de 1960 emprendí una gira de
cuatro  meses:  Nápoles,  Atenas,  Estambul,  Roma,  Munich,  en  donde  asistí  al  carnaval  de  la
Universidad; Viena, y después de dos meses de estar bajo la nieve nórdica y de comer salchichas y
beber  cerveza,  volví  a  Italia  para  calefaccionarme  un  poco  con  el  sol  y  el  vino  del  Mediterráneo.
Llegué  primero  a  Bolonia  y  fui  a  saludar  al  doctor  Felice  Bataglia,  quien  era  el  Rector  de  la
Universidad,  Presidente  de  la  Sociedad  Italiana  de  Filosofía  y  Presidente  de  la  Federación
Internacional de Sociedades de Filosofía.

En la oficina universitaria pregunté por el doctor Bataglia manifestando que deseaba hablar con
él.

http://filosofia.net/cdf/agk/smf.htm 15/22
5/8/2018 Sociedad Mexicana de Filosofía - México
–No  es  posible,  se  me  contestó.  Está  en  asamblea  con  todos  los  filósofos  de  Italia  para  la
elección de Presidente. Presidente de la Sociedad. –Va bene, repliqué. Pero diga al doctor Bataglia
que está aquí el doctor Castro, de México.

Fue el ¡sésamo ábrete! Se abrieron las puertas y al entrar me encontré en medio de los filósofos
de  toda  Italia.  El  doctor  Bataglia  suspendió  transitoriamente  la  Asamblea;  me  presentó  y  me  pidió
que hablara sobre los preparativos que hacíamos en México para el XIII Congreso Internacional de
Filosofía. Por ser el Presidente de la Federación tenía gran responsabilidad e interés en que todo
marchara  bien.  Como  les  hablé  en  italiano  y  les  expuse  ampliamente  lo  pedido,  me  mostró  su
agrado, y dijo: doctor Castro, estamos en elecciones; pero después tenemos un banquete. Es usted
nuestro invitado de honor. Antes de retirarme, para motivarlos a venir a México en 1963, les expuse
los  atractivos  de  México,  por  su  pasado  precortesiano,  por  la  Colonia,  por  el  mundo  moderno  de
este siglo.

En el banquete el doctor Bataglia me colocó a su derecha. Ahí me propuso que al día siguiente
diera una conferencia en la Facultad de Filosofía, cosa que acepté.

Antes de dar la conferencia Bataglia me preguntó: –¿Sobre qué tema dará la conferencia, doctor
Castro?

Le  propuse  tres  temas:  El  humanismo  en  México,  la  Sociología  en  Latinoamérica  y  por  fin,  la
filosofía en México. Bataglia inmediatamente dijo: –Questo! questo! (¡Éste, éste!)

Les  presenté  el  panorama  general  de  la  filosofía  y  el  nombre  de  los  filósofos  mexicanos  que
sostenían  las  posiciones  o  corrientes  filosóficas.  Con  esto  me  constituí  en  una  avanzadilla  del
Congreso y de los filósofos mexicanos en Europa. Me agradó el aplauso general.

Bataglia me preguntó: –¿Va usted a Roma? –De paso, porque ya estuve ahí hace tres meses.

–Bene, dijo Bataglia: De parte del Instituto Luigi Sturzo irán a invitarle para dar otra conferencia. Y
efectivamente, di a graduados de la Universidad de Roma una conferencia sobre la Sociología en
América Latina. Los filósofos italianos me hicieron objeto de su simpatía a tal grado que, al reseñar
el  Congreso  de  filosofía  de  1963  de  México  en  las  principales  revistas  de  filosofía  italianas,
expresaron que ese Congreso se debía a mi iniciativa, siendo, además, uno de los más activos en el
Congreso.

Como estaban bien enterados, ya que Felice Bataglia sabía de mi sugerencia en el Congreso de
Bélgica  y  por  la  correspondencia  posterior  que  nos  entrecruzamos,  con  fundamento  y  veracidad,
con  hidalguía,  dieron  testimonio  favorable  a  mis  sugerencias,  iniciativa  y  trabajos.  Grazie  tante!
Presento copia de esos testimonios.

En París con Jean Wahl

Y me fui a París en donde visité al filósofo J. Wahl, con quien inicié conversaciones y amistad en
el Congreso Interamericano de México en 1950. Conversé largamente con él y con su esposa, quien
manifestó  vivos  deseos  de  venir  a  México.  –Ojalá,  me  dijo  J.  Wahl,  me  inviten  a  dar  alguna
conferencia para ayudarme a pagar el pasaje de mi esposa.

De vuelta en la ciudad de México, asistí a una Asamblea del Comité Organizador del Congreso,
del cual formaba parte junto con García Maynez, Larroyo, Curiel, Zea, Eli de Gortari, Villoro, Gaos,
Romano Muñoz, Rodríguez, Hernández Luna y otros más.

Conferencias en Bellas Artes

Acordándome  del  deseo  de  Jean  Wahl  se  me  ocurrió  proponer  que,  terminado  el  Congreso,  se
organizaran conferencias para el público en general, sustentadas por los más destacados filósofos.
Se  aprobó  mi  proposición  y  fue  así  como  en  la  Sala  Manuel  M.  Ponce  de  Bellas  Artes  hice  la
presentación de todos los filósofos conferencistas: Jean Wahl, Bataglia, Marías, Alonso, Rintelen, y
muchos más. Fue otra de mis iniciativas con un muy buen éxito.

http://filosofia.net/cdf/agk/smf.htm 16/22
5/8/2018 Sociedad Mexicana de Filosofía - México
A  propósito  de  los  conferencistas  narro  lo  siguiente:  Estando  presidiendo  junto  con  Bataglia  la
conferencia  de  un  filósofo  europeo,  oí  voces  a  mi  lado  izquierdo  detrás  de  la  cortina,  y  como
insistían  volviendo  mi  mirada  vi  que  dos  personas  hacían  gestos  y  me  llamaban  con  insistencia.
Como seguían en lo mismo, me levanté y fui a ver qué querían. Era A. J. Ayer, representante del
positivismo  lógico  en  Inglaterra,  autor  de  Language,  Truth  and  Logic  1936,  y  quien  de  manera
arrogante  y  jactanciosa  quería  ya  pasar  a  la  tribuna,  a  la  mesa  en  donde  estaba  el  conferencista,
Bataglia  y  yo.  Dio  la  casualidad  que  el  conferencista  ya  terminaba  y  lo  pasé  a  la  mesa.  Ayer,
llegando, se sentó, y con aspavientos teatrales arrojó su portafolio sobre la mesa casi golpeando al
doctor Bataglia, quien, levantando los brazos dijo: –quale temperamento di questo Signore!

Entonces  Ayer  mirándole  dijo:  –Bataglia?  Ah!...  y  le  dio  la  mano.  Comentando  el  hecho  con  un
filósofo norteamericano, le dije que Ayer era un excéntrico. El respondió: –Mal educado y grosero,
doctor Castro. Por cierto que Ayer, quien murió en Agosto de 1989, antes de morir en uno de sus
últimos escritos ya buscaba “explicación de todo lo que hay”, actitud un tanto metafísica. ¡Más allá
del positivismo lógico…!

Siguieron las Asambleas del Comité Organizador y también aquí hubo sesiones tormentosas, no
provocadas  por  mí  ni  contra  mí,  sino  de  algunos  miembros,  como  Eli  y  otros,  contra  otra  como
Curiel…,  de  tal  manera  que  la  nave  del  Congreso  parecía  bambolearse  entre  Scila  y  Caribdis,  y
próxima a zozobrar e irse a pique. El zarabandeo saltó hasta la prensa. En una de estas sesiones
se  me  nombró  encargado  de  prensa,  e  inmediatamente  publiqué  el  relato  de  una  sesión  crucial,
tratando  de  calmar  los  ánimos  y  encontrar  la  armonía  del  equipo.  Y  ahí  terminó  todo.
Afortunadamente  se  serenó  la  tempestad  que  amenazaba,  y  la  nave  del  Congreso  llegó
triunfalmente a su inauguración en Septiembre de 1963.

El hilo de la trama llega a 1963

Si he llegado hasta 1963, de un salto, se debe a que quise exponer, dar constancia, trasmitir Ab
ovo, desde su origen, dos historias, dos realidades, dos realizaciones importantes y decisivas en la
historia de la Vida y tramas filosóficas en la U. N. A. M.; y México, la Sociedad Mexicana de Filosofía
y el XIII  Congreso  Internacional  de  Filosofía  en  México  en  1963.  Como  dije  anteriormente,  ambas
realidades  se  gestaron  en  función  y  en  dependencia  mutua,  empezando  por  una  idea,  una
imaginación,  un  proyecto  un  tanto  audaz,  de  mi  mente,  sin  medir  los  escollos,  las  tormentas,  los
peligros que deberían de salirme al paso, y que por mi parte debería arrostrar, y a pesar de todo lo
cual,  quedo  con  el  convencimiento  y  la  satisfacción  de  haber  contribuido,  junto  con  otros  colegas
nacionales  e  internacionales,  a  la  apertura  y  a  la  ósmosis  filosófica  mundial,  y  en  particular  haber
abierto las fronteras, los espacios, los contactos, las comunicaciones, y las posibilidades mundiales
a  los  filósofos  y  a  la  filosofía  mexicana.  Efecto  este  último  reconocido  por  tirios  y  troyanos.  (1.
Gabriel  Vargas  Lozano,  en  revista  Dialéctica,  nº  1  de  1976,  dijo:  Dicho  Congreso  –el  de  1963–
contribuyó a dar un incremento significativo al desarrollo de la filosofía en nuestro país.)

Tuve la satisfacción de el Presidente López Mateos, terminada la inauguración, bajara del estrado
y  pasando  por  enfrente  de  la  primera  fila  reservada  al  Comité  Organizador  llegara  hasta  mí  y  me
diera la mano diciendo: –Le felicito, doctor Castro. Un tanto sorprendido sobre todo porque durante
su  campaña  para  Presidente  tuvimos  un  encuentro  no  muy  comprensivo,  sólo  tuve  tiempo  para
estrechar su mano y decir: –Señor Presidente…

Sin  duda  que  el  doctor  Felice  Bataglia,  cuando  me  vio  llegar  al  lugar  del  Comité  Organizador
acompañado por el bello grupo de edecanes que yo había seleccionado y organizado de la Facultad
de Filosofía y Letras (Diana B, Alma V, A. Reyes, S. Cánovas, y otras), comunicó al Presidente mi
participación toral en la trama congresional, máxime que la víspera había llevado en mi automóvil a
las pirámides y al Desierto de los Leones a Bataglia, Jean Wahl, Marías y Barzin de Bélgica.

Motivos justificadores de la vida y trama

Indudablemente  que  hay  un  hilo  conductor  de  la  trama  desde  el  Ateneo  de  1910  hasta  el
Congreso  de  1963;  trama  tejida  por  los  filósofos  de  carne  y  hueso,  por  el  pensamiento  y  por  las
corrientes filosóficas, por ingredientes de las circunstancias. Es la trama histórica de la filosofía en
México de este siglo XX.
http://filosofia.net/cdf/agk/smf.htm 17/22
5/8/2018 Sociedad Mexicana de Filosofía - México
Pero esta historización de la vida y trama filosófica desde los años cuarenta y cincuenta, dando
un  salto  hasta  el  63,  obedece,  imitando  a  Bernal  Diaz  del  Castillo,  quien  escribió  la  Verdadera
historia  de  la  Conquista  frente  a  las  falsedades  de  Gómara,  así  también  yo  quiero,  y  con  pleno
derecho,  que  la  verdadera  y  única  historia  de  la  Sociedad  Mexicana  de  Filosofía  y  de  todas  sus
consecuencias con miras al XIII Congreso Internacional de Filosofía y su realización en 1963, sea
conocida,  avalada  en  aportación  de  documentos  escritos  –verba  volant,  scripta  manent–  de  un
sinnúmero de testimonios nacionales y extranjeros, y por la credibilidad que siempre he procurado
mantener incólume en mis actividades docentes universitarias, filosóficas y periodísticas.

El historiar ab ovo la Sociedad Mexicana de Filosofía también obedece a la recomendación de la
Federación  Mundial  de  Sociedades  de  Filosofía  para  que  las  sociedades  nacionales  hagan  y
presenten su historia. Nada mejor que esta Historia viva, ab ovo.

Queda  para  el  futuro,  la  historización  de  la  Sociedad  Mexicana  de  filosofía  desde  los  años
sesenta  en  adelante,  la  cual,  seguramente,  escribirá  el  doctor  José  Luis  Curiel,  quien  desde  la
muerte  de  Vasconcelos,  1959,  se  hizo  más  presente  y  actuante  en  la  Sociedad,  y  quien  hasta  la
fecha la preside.

La trama siguiente

Queda  asimismo  por  hacer  la  historia  de  personas  y  el  análisis  de  su  docencia  y  de  su  obra
filosófica, de filósofos de las generaciones sucesivas, la tercera, cuarta y quinta: Leopoldo Zea, Luis
Villoro,  José  Luis  Curiel,  Miguel  Bueno,  Ricardo  Guerra,  Agustín  Basave  y  Fernández  del  Valle,
Fernando Salmerón, Juan Hernández Luna, Eli de Gortari, Adolfo Sánchez Vázquez, Ramón Xirau,
Abelardo  Villegas,  M.  Cabrera,  B.  Navarro,  Rosa  Krauze,  Vera  Yamuni,  Margarita  Ponce,  Elena
Orozco,  Gregorio  López,  Juliana  González,  Rosa  de  las  Heras,  Antonio  Ibargüengoitia,  Miguel
Manzurkuri,  Margarita  Valdés,  G.  Chavolla,  E.  Escobar,  y  otros  más  de  las  promociones  de  Gaos:
analíticos como Rossi, hegelianos, marxistas, &c.

Otras tramas

Nada de la realidad, de lo que hay, es ajeno al filósofo, a la filosofía, al filosofar. Por este principio
justificativo  también  se  otea  la  circunstancia  y  el  futuro,  y  se  proyectan  cosmovisiones,  Ciudades
como  las  de  Agustín  de  Hipona,  Razas  Cósmicas  y  Universópolis,  como  las  de  Vasconcelos,
Utopías como las de Moro y Huxley, &c.

Por  mi  parte  quiero  consignar,  con  todo  derecho,  algunas  de  mis  imaginaciones,  proyecciones,
fantasías como parte de tramas de otra índole o naturaleza. Una de ellas: las Olimpiadas Culturales.

Estando en el café de la Universidad Iberoamericana con algunos profesores y estudiantes, uno
de  estos  me  dijo:  –Ud.  Maestro,  que  con  frecuencia  tiene  nuevas  iniciativas,  ¿cuál  tiene  ahora?  –
Acabo de enviar a la página editorial de Novedades, donde colaboro, una proposición: “Que México
restablezca  las  Olimpiadas  Culturales  como  en  los  tiempos  griegos  en  que,  además  de  los
vencedores en atletismo, triunfaban los poetas como Píndaro, o los Fidias”, respondí.

Inexplicablemente el diario publicó mi artículo, contra lo acostumbrado, unas semanas después.
Más adelante corrió la versión: que varios se atribuían la idea, como un locutor político, una pintora,
y no sé quien más. Pero aquí también recuerdo que: verba volant, scripta manent…!

Y el Presidente de los U.S.A., L. Johnson, al iniciarse las Olimpiadas, envió un telegrama diciendo
que  felicitaba  al  “pueblo  mexicano  por  la  intuición  que  había  tenido  al  restaurar  las  Olimpiadas
Culturales”…

En  la  edición  bilingüe  de  mi  Olímpica  68,  posteriormente  traducida  al  inglés  (Illinois  State
University,  Normal,  Illinois),  a  iniciativa  de  la  escritora  y  profesara  Olga  A.  Martínez  y  por  el  poeta
profesor Rodolfo Vilaró (1972), dejé consignada mi “intuición” en los siguientes versos:

Oh  Numen  generoso  ­  Que  me  diste  restituir  los  certámenes  ­  Y  el  clima  original  y  de
alborozo  ­  De  justas  culturales:  Venga  ya  tu  mandato  poderoso  ­  ¡Y  principien  las  Lides
Inmortales!
http://filosofia.net/cdf/agk/smf.htm 18/22
5/8/2018 Sociedad Mexicana de Filosofía - México
En la excelente traducción de Vilaró:

“Oh generous Deity ­ Who has bestowed the power to restore debate ­ And the clime of joy
and gaiety ­ Of the intelectual joust: Give a sign of your awesome majesty ­ let the inmortal
games begin!”

Mi agradecimiento a la estimada y admirada profesora Olga A. Martínez y al profesor Vilaró.

Y  dejo  también  para  los  investigadores,  eso  de  “evitar  la  proliferación  nuclear”  y  la
“desnuclearización” de América Latina… Verba volant, scripta manent…!

Aunque  también  recordamos  lo  del  clásico  español:  Sic  vos,  non  vobis…  Pero  por  mi  parte
compruebo una vez más que las ideas mueven al mundo; y citando nuevamente a Sartre:

El hombre tiene que elegir, 
y al elegir se compromete 
y compromete a estos, 
a otros que son su infierno 
y al mundo, que con 
su elección hace SURGIR.
(Eusebio Castro, Vida y trama filosófica en la UNAM, México 1989, páginas 183­197.)

José  Luis  Curiel  Benfield  (1916­1994),  católico  profesor  de  psicología  y  filosofía  medieval,  que  supo
auparse a la Vice­Presidencia de la Sociedad Mexicana de Filosofía en vida de Vasconcelos, heredó tal
Presidencia y la detentó de manera vitalicia durante más de treinta años.

Obviamente la Sociedad Mexicana de Filosofía, hijuela de la Federación Internacional de Sociedades
de  Filosofía,  otro  tentáculo  anticomunista  de  la  Guerra  Fría,  perdió  así  cualquier  representatividad
integradora y se convirtió en un ente residual y sectario: sólo cinco años después de la celebración del
XIII Congreso Internacional de Filosofía (México 1963), se constituía la Asociación Filosófica de México,
el 19 de abril de 1968 (seis meses antes de que la Plaza de las Tres Culturas  de  Tlatelolco  alcanzara
fama universal, diez días antes del inicio de los Juegos Olímpicos México 68).

«Dr. José Luis Curiel Benfield (1916). Es actualmente Presidente de la Sociedad Mexicana de
Filosofía,  Miembro  del  Comité  Directivo  de  la  Federación  Internacional  de  Sociedades  de
Filosofía, Vicepresidente de la Unión Mundial de Sociedades Católicas de Filosofía, Consejero
de la Asociación  Fray  Alonso  de  la  Veracruz,  Presidente  Regional  del  Centro  Internacional  de
Estudios  y  Relaciones  Culturales.  Ha  sido  miembro  de  las  Sociedades  Interamericanas  de
Filosofía y de la Sociedad Interamericana de Psicología, Secretario General del Décimo Tercer
Congreso Internacional de Filosofía, celebrado en 1963 en México.» (González Díaz Lombrado,
Compendio de historia del derecho y del Estado, Limusa, México 1979, pág. 309.)

La  Sociedad  Mexicana  de  Filosofía  permaneció  como  un  reducto  católico  alejado  de  los  sutiles
diálogos  cristiano­marxistas  que  tan  efectivos  resultaron  en  el  desenlace  de  la  Guerra  Fría.  En  1979
celebró en Ixtapan de Sal un Symposium Filosófico Internacional en homenaje al XXV aniversario de la
Sociedad  Mexicana  de  Filosofía,  al  que  fue  invitado,  por  ejemplo,  el  adalid  del  neotomismo  argentino
Octavio Nicolás Derisi Lomanto. Y la Sociedad Mexicana de Filosofía se dotó de socios de honor, como
el español Antonio Millán Puelles.

Sociedad Mexicana de Filosofía

Se  fundó  en  el  año  de  1953  a  iniciativa  de  los  maestros  José  Vasconcelos,  José  Luis  Curiel  y
Eusebio  Castro.  Ha  organizado  numerosos  ciclos  de  conferencias,  publica  una  revista  y  ha
participado en todos los congresos internacionales e interamericanos de filosofía.

(Antonio Ibargüengoitia, Suma filosófica mexicana, México 1980, pág. 177 = México 2000, pág. 238.)

http://filosofia.net/cdf/agk/smf.htm 19/22
5/8/2018 Sociedad Mexicana de Filosofía - México
El  entorno  de  la  Sociedad  Mexicana  de  Filosofía  no  era  ajeno  a  quienes  impulsaron  en  1975  la
Asociación  Civil  Claustro  de  Sor  Juana,  sobre  el  antiguo  convento  de  San  Jerónimo  de  la  ciudad  de
México  (entidad  que  ya  tenía  reconocida  en  1979  por  la  SEP  su  proyectada  Licenciatura  en  Ciencias
Humanas). El Claustro de Sor Juana se convirtió en sede de la Sociedad Mexicana de Filosofía gracias a
Pilar Cordero, su Directora general durante diez años –es decir, María del Pilar Galindo López Portillo,
casada con Jaime Cordero Basave–, y mantuvo esa sede después de 1990, cuando la madre de Pilar
Cordero,  a  la  sazón  Presidenta  del  Claustro,  Margarita  López  Portillo  (1914­2006,  hermana  mayor  del
presidente  José  López  Portillo  1976­1982),  obligó  a  su  hija  presentar  la  renuncia  por  razones  que  no
traspasaron el ámbito familiar.

«“No,  no,  no  renunció.  Mire,  pasa  que  tiene  cuatro  nietos,  cuatro  hijas,  es  directora  de  una
asociación  de  estudios  culturales,  es  demasiado  para  ella  –Doña  Margarita  tiene  4  nietos  y  4
bisnietos–. Además, ahorita está recién operada de la vesícula biliar, está delicada de salud y
pues  entonces  nos  dividimos,  ella  en  su  asociación  y  yo  acá.  Pero  ella  trabaja  con  nosotros
también,  nos  asesora  y  próximamente  va  a  hacer  algo  muy  importante  con  un  sacerdote
argentino sobre existencialismo.”» (Margarita López Portillo sobre su hija Pilar Cordero, “Entre la
magia y la ciencia, el Claustro de Sor Juana al borde del desastre”, Proceso, México 13 octubre
1990.)

Actos de la Sociedad Mexicana de Filosofía en el Claustro de Sor Juana Inés de
la Cruz en 1989

En el Claustro de Sor Juana Inés de la Cruz, en donde la Sociedad Mexicana de Filosofía tiene su
sede, gracias a la gentileza de su Directora la Sra. Pilar Cordero, gran promotora cultural, nacional e
internacional;  en  esta  sede,  en  el  mes  de  Junio  y  Agosto,  se  realizaron  dos  sesiones  muy
importantes: una con motivo del treinta aniversario de la muerte de José Vasconcelos; la otra, con el
filósofo argentino Ismael Quiles y su tesis de la IN­SISTENCIA.

En la parte superior, de izquierda a derecha: Lic. M. Torres, Tesorero de la SMdeF; la Sra. Pilar
Cordero;  Ismael  Quiles;  doctor  José  Luis  Curiel,  activo  y  digno  Presidente  de  la  SMdeF.;  Antonio
Ibargüengoitia, Secretario, y Eusebio Castro, Vice­Presidente.

Abajo: La Sra. Pilar Cordero y el filósofo I. Quiles.
(Eusebio Castro, Vida y trama filosófica en la UNAM, México 1989, página 222 bis.)

Cuando Eusebio Castro Barrera publica en 1989 su Vida y trama filosófica en la U.N.A.M. (1940­1960).
Historia de la Sociedad Mexicana de Filosofía…, es de hecho Vice­Presidente, junto con Agustín Basave
Fernández  del  Valle,  de  una  Sociedad  Mexicana  de  Filosofía  presidida  por  José  Luis  Curiel,  por
supuesto,  y  de  la  que  es  Secretario  Antonio  Ibargüengoitia  Chico.  José  Luis  Curiel  Benfield,  que  tanto
intervino en la puesta en marcha de la Universidad del Claustro de Sor Juana, murió el mismo año 1994
en el que tal universidad adquiría personalidad jurídica.

«Con  sede  en  la  Universidad  del  Claustro  de  Sor  Juana  la  Sociedad  Mexicana  de  Filosofía
realizó el 7 de marzo de 1996 un coloquio bajo el tema Verdad y tolerancia.»

http://filosofia.net/cdf/agk/smf.htm 20/22
5/8/2018 Sociedad Mexicana de Filosofía - México
La  Sociedad  Mexicana  de  Filosofía  ha  sido  presidida  –2006,  2009–  por  Luz  García  Alonso  (1938),
miembro desde 2001 de la Academia Pontificia de Santo Tomás de Aquino.

IV Congreso Regional de la Zona Norte de la Sociedad Mexicana de Filosofía, Tijuana, 12 abril 2007,
“La familia y la filosofía”.

XIII Congreso de la Sociedad Mexicana de Filosofía, 11­13 octubre 2007, en el auditorio Gabriel Marcel
de la Universidad Simón Bolívar en la Ciudad de México.

XIV Congreso de la Sociedad Mexicana de Filosofía, “Ética y Educación”, 20­22 noviembre 2008.

Manuel  Ocampo  Ponce  (de  la  Universidad  Panamericana,  orientada  por  el  Opus  Dei)  presidió  la
Sociedad Mexicana de Filosofía –en 2009 y 2011– y desde 2014 es su vicepresidente vitalicio.

VI Congreso Regional de la Zona Norte de la Sociedad Mexicana de Filosofía, Ciudad Juárez, 15­16
abril 2009, “Arte, Comunicación y Cultura”.

«La  Universidad  Politécnica  de  Pachuca  (UPP)  se  convirtió  en  la  primera  institución  de
educación  superior  del  país  en  certificarse  en  normas  de  valores  éticos  universales  como
resultado de la auditoría que le realizó la Sociedad Mexicana de Filosofía.» (El Independiente de
Hidalgo, 11 agosto 2009.)

La Sociedad Mexicana de Filosofía celebra el 18 y 19 de octubre de 2013 su Congreso Nacional, sobre
“La Verdad y las Virtudes intelectuales”, presidido por Luz García Alonso.

Miembro de la Federación Internacional de Sociedades de Filosofía 
Sociedad Mexicana de Filosofia (SMF)
cla.purdue.edu/academic/philosophy/fisp/members.html

Direccion:  Sociedad  Mexicana  de  Filosofia  (SMF)  c/o  Ateneo  Filosófico,  A.C.,  Tula  66,  Col.
Condesa, Delegacion Cuauhtemoc, C.P. 06140, Mexico, D.F., Mexico; tel. +52 (55) 53 08 86; Tel. y
Fax: +52 (52) 11 82 33;e­mail: ucime@prodigy.net.mx

Prof. Luz García Alonso, President (2009­2012); e­mail: ucime@prodigy.net.mx
Prof. Maria Teresa Sierra Gonzalez, Vice­President
Prof. Raquel Adela Bouchez Guzman, Secretary
Dra. Ana Teresa Lopez de Llergo, Treasurer
[febrero 2016]

http://filosofia.net/cdf/agk/smf.htm 21/22
5/8/2018 Sociedad Mexicana de Filosofía - México

Esta versión impresa quizá ya no se corresponde con el contenido disponible en internet. 
Agradecemos su interés por el Centro de Documentación de la Filosofía · cdf@filosofia.net

© 2016 Permeso SL

http://filosofia.net/cdf/agk/smf.htm 22/22