Vous êtes sur la page 1sur 3

La enseñanza de la Historia, la reforma educativa y el “barrio bravo”.

Por Jorge Eduardo Cano Jurado

Introducción

La Escuela Secundaria 245 de Tiempo Completo “Ángel Trías Álvarez”, ubicada en uno de
los linderos del Centro Histórico de ésta ciudad de México, inscrita a los antiguos barrios de
la Lagunilla, Tepito y con una relación muy cercana a la población de las colonias Morelos,
Peralvillo, Guerrero y Tlatelolco.

Barrios y colonias que aunque de siglos sufren marginación y prejuicio social y que de facto
según datos estadísticos viven en condiciones de pobreza media, han aportado
personalidades que han destacado en el medio artístico y deportivo principalmente, pero
igualmente miembros del mismo barrio se han sobrepuesto a sus condiciones adversas, se
han formado como buenos ciudadanos y profesionistas que contribuyen a la comunidad con
su trabajo y solidaridad práctica. En ese sentido, el papel de las escuelas primarias y
secundarias ubicadas en la zona tiene un papel primordial en la formación de los futuros
ciudadanos.

La Escuela Secundaria 245 se mantiene con una población estudiantil que ronda a los 225
alumnos por ciclo escolar, número apropiado que en conjunto al diseño de los horarios
escolares que en promedio son de 100 minutos por sesión, ofrece al profesor de asignatura
la oportunidad de desarrollar secuencias didácticas completas, además de un uso amplio de
las Tecnologías de la información. Igualmente, la ubicación privilegiada del plantel escolar,
ofrece la oportunidad de asistir a sitios de relevancia cultural como lo son el Palacio Nacional,
el Museo del Templo Mayor, el museo de medicina, el Museo Nacional de Arte o la zona
arqueológica de Tlatelolco.

Prejuicio laboral

Ahora bien, como ya mencionamos, el contexto urbano que rodea al plantel es, efectivamente
un sitio de contrastes, donde los valores sociales son marcadamente distintos a otras zonas
de la ciudad de México e inclusive podemos pensar que tales valores se ven potenciados en
una forma negativa.
La zona Lagunilla-Morelos-Tepito es reconocida como un foco rojo dentro de la ciudad de
México debido al índice de delincuencia y violencia urbana. Ello ha generado un prejuicio
social que, específicamente en lo laboral es tomado frecuentemente como pretexto para que
el personal educativo se niegue a aceptar el nombramiento de asignación al plantel o busque
un cambio de adscripción lo más pronto posible.

Sin embargo, en contraste también es común encontrar en el plantel profesores que llevan
años o décadas laborando en actitud de relajada integración. Es común que ante el
cuestionamiento del porqué continúan en el mismo lugar la respuesta sea similar: “los chicos
y sus papás son difíciles, pero solo es cuestión de comprenderlos y a partir de eso se puede
llegar a un acuerdo”. Evidentemente se refieren a una gestión muy amplia donde los
profesores asumen un papel mucho más profundo considerando, como Gil (2009) retomando
a Pablo Latapí escribe: el carácter, la inteligencia, los sentimientos y la libertad de los alumnos,
de los padres y de los profesores mismos.

Ahora bien, consecuencia de ese prejuicio laboral es que la Dirección Operativa no envía
profesores a cubrir los faltantes, tal ha sido el caso de la Secundaria 245 donde tras la
jubilación de la titular de la asignatura de historia de México, no enviaron un profesor sustituto
con el número suficiente de horas para cubrir a todos los grupos. Así quedó descubierto un
grupo todo un ciclo escolar 2015-2016. Por ello; y tal cual la normatividad vigente lo señala,
ningún grupo puede quedar solo, por lo que debe ser cubierto por profesores con horas de
servicio, es decir, que no tienen grupo en algunas horas, por el cuerpo de prefectura si no
hubiera servicios o por los directivos del plantel: Subdirector o Director.

Profesor sustituto

A diferencia de otros profesores, quien asumió la comisión era a su vez titular de la asignatura
de Artes Plásticas quien en su área contaba con todos los recursos tecnológicos para ofrecer
una variedad didáctica. Nos referimos que al tener un espacio exclusivo sin ser compartido
con otro profesor o turno, podía conservar una computadora conectada a un proyector con
acceso a internet, una impresora, un televisor y reproductor de DVD, CD y VHS.

Además de contar con modelos y objetos diversos para el dibujo de imitación que a su vez
funcionan como objetos de referencia histórica como por ejemplo un busto de José María
Morelos o una pistola decimonónica que permitieron al alumno materializar lo leído o
escuchado. Tales facilidades y variedad de recursos generaron un ambiente de aprendizaje
propicio donde los alumnos consideraron a la historia como parte fundamental de su formación,
además de reconocer que está presente en su contexto habitacional y en todos los aspectos
que rodean a su vida.

Posteriormente, el profesor de artes plásticas asumió la subdirección administrativa del mismo


plantel volviéndose a repetir el fenómeno de la ausencia de profesores aunque ahora de
manera intermitente debido a otras causas administrativas.

Reforma Educativa

Desde 1994 se han venido procesando diversas reformas educativas. 2006, 2011 y 2016
tienen en común la implementación de nuevos modelos educativos, además de una visión
laboral diferente.

Para ser profesor en educación secundaria básicamente se requieren dos aspectos: El


primero, ser titulado y el segundo aprobar un exhaustivo examen. Tal facilidad de acceso ha
generado que un amplio número de profesores carezcan de un conocimiento práctico y teórico
de la profesión. Aunque es evidente que el examen se basa en teóricos y autores pedagógicos,
es cierto que no es un conocimiento situado que, como se ha corroborado, produce en alto
índice de deserción en los “nuevos” profesores. Por ello, la autoridad educativa ha
implementado una serie de acompañamientos de profesores expertos hacia profesores
nóveles para garantizar una correcta adaptación al contexto escolar.

Conclusión

Escuelas Secundarias ubicadas en zonas escolares de contextos sociales, económicos y


culturales complejos, ofrecen una oportunidad de aplicar en forma positiva las aportaciones de
teóricos de la educación en las cuales está basada la reforma educativa. Por ello, es necesario
que tanto profesores como directivos de los planteles escolares cuenten con una adecuada
formación de acompañamiento que resulte en la aplicación situada de estrategias didácticas
que permitan un óptimo aprendizaje y una enseñanza estructurada.

GIL (2009) Una buena educación, reflexiones sobre calidad. Universidad .de colima.