Vous êtes sur la page 1sur 9

Latinoamérica después

de la Independencia
Asegurada la Independencia y disipada la amenaza de una invasión española
de reconquista, el ideal de mantener unidas las jurisdicciones territoriales más
extensas heredadas de la colonia, se resquebrajó y dio paso a conflictos por el
poder entre las élites locales y regionales. El resultado fue la fragmentación
territorial que dio origen a nuevos Estados.

Las nuevas Repúblicas


Entre junio y julio de 1826 se desarrolló el Congreso
Anfictiónico de Panamá, convocado por Simón Bolí-
var para constituir una confederación de países lati-
noamericanos. Sin embargo, las luchas internas de las
recién conformadas naciones, fueron más fuertes que
el deseo de integración bolivariano. A esto se sumaron
problemas como las grandes distancias, la baja densi-
dad de población, las difíciles condiciones geográficas
y la escasez de vías de comunicación.
En 1823, derrocado el imperio de Iturbide en México,
los territorios de la antigua Capitanía de Guatemala
conformaron la Federación de las Provincias Unidas
del Centro de América. Sin embargo, intereses de
las élites provinciales la llevaron al fracaso. En 1842,
y como resultado de la disolución de la Federación,
se formaron las repúblicas de Honduras, Guatemala,
Salvador, Nicaragua y Costa Rica.
En 1830, la República de la Gran Colombia, que reunía
los territorios del antiguo virreinato de Nueva Granada
y de la Capitanía General de Venezuela, se dividió
como consecuencia de las luchas por el predominio
político entre las élites caraqueña y santafereña. De
esta división surgieron las repúblicas de Nueva Gra-
nada, Quito y Venezuela. Desde 1828, Argentina entró
en una guerra civil entre federalistas y unitarios que
amenazó con destruir la unidad lograda después de la
División política de Latinoamérica de 1830. Independencia. En 1831 la guerra culminó con el Pacto
Federal, el cual otorgó gran autonomía a las provincias,
que se constituyeron casi en Estados independientes.

PARA SABER MÁS

El Congreso Anfictiónico tomó su nombre de la


Liga Anfictiónica, una agrupación de ciudades
de la antigua Grecia reunidas para proteger in-
tereses comunes. Esta era la idea que animaba
una integración latinoamericana.

8 8 Acción de pensamiento: Identificó las transformaciones políticas de Latinoamérica después de la Independencia.

SOC 8-2.indd 88 15/07/09 20:06


Componentes: Relaciones con la historia y las culturas
turas

Conflictos fronterizos
entre los nuevos Estados
La separación de entidades políticas menores que dieron
lugar a nuevas repúblicas es una parte de la explicación de
la configuración de los nuevos Estados. También influyó el
interés de algunas naciones por anexarse territorios perte-
necientes a otras. Al principio no hubo acuerdos absolutos
sobre los límites entre naciones sino que estos se fueron
configurando a lo largo del siglo XIX.
En 1825, las Provincias Unidas del Río de la Plata decla-
raron la guerra al Imperio del Brasil que había ocupado el Asegurada la independencia absoluta de España, las nuevas repúblicas
territorio de la Banda Oriental, actual Uruguay. Las tropas se involucraron en enfrentamientos mutuos.
argentinas resultaron vencedoras. Sin embargo, al no haber
acuerdo sobre a quiénes pertenecían estos territorios, se
requirió el arbitraje de una potencia extranjera como Ingla-
terra. El resultado fue la creación la República del Uruguay,
con capital en Montevideo.
Perú, bajo la presidencia del Mariscal José de la Mar, inva-
dió en noviembre de 1828 a Guayaquil, con el propósito de
apropiarse de esta provincia. En enero de 1829, las tropas
grancolombianas, al mando del Mariscal Antonio José de
Sucre, desalojaron a los invasores peruanos. Bolivia y Perú
también se enfrentaron debido a las aspiraciones peruanas
de unificar el Bajo y Alto Perú. Paradójicamente, entre 1837
y 1839, existió una Confederación entre Perú y Bolivia, que
fue atacada por Argentina y Chile al considerarla un peligro
para la estabilidad regional.

Relaciones con el mundo


Antonio José de Sucre. Héroe de la batalla de Pichincha que consolidó
Las élites de las nacientes repúblicas buscaron la forma de la independencia de Ecuador en 1822.
incrementar sus relaciones comerciales con las potencias
europeas. Venezuela y México, como consecuencia de la
destrucción causada por el proceso de independencia, no
lograron recuperar sus niveles de exportación y sus econo-
mías internas sufrieron una profunda crisis. Argentina, Perú
y Chile en cambio tuvieron más suerte en la colocación de
algunos productos en el mercado internacional a través de
Inglaterra. Los demás países, durante la primera mitad del
siglo XIX, estuvieron en una continua carrera por encontrar
algún producto exportable que generara divisas a sus empo-
brecidas economías.
Inglaterra fue la potencia que actuó en el escenario latinoa-
mericano como prestamista, con capitales para la inversión
y el comercio. Los Estados Unidos, aunque en menor me-
dida que Inglaterra, también participó de este afán de las
nuevas repúblicas por conseguir recursos monetarios para
sus territorios a través de filiales comerciales de diferentes
empresas e inversión en compañías mineras y colonizadoras,
iniciando su consolidación como potencia mundial. La ganadería fue una de las actividades que se impulsó
para el comercio exterior.
© Santillana 89

SOC 8-2.indd 89 15/07/09 20:06


Latinoamérica después de la Independencia

Los Estados Unidos


y Latinoamérica
En diciembre de 1823 el presidente de Estados Unidos,
James Monroe, en un discurso ante el Congreso de su país,
advirtió a Europa que no permitiría el establecimiento de
colonias o monarquías en América patrocinadas por gobier-
nos extranjeros. Implícitamente, también se adjudicó el do-
minio de Estados Unidos sobre los territorios inexplorados
del norte del continente y daba un horizonte a la doctrina
del Destino Manifiesto. Monroe hacía público el interés de
Estados Unidos por determinar la política latinoamericana
según sus intereses y de abrirse camino en América despla-
Caricatura alusiva al impacto de la Doctrina Monroe en Latinoamérica.
zando la influencia europea, en especial la de los ingleses.
El lema de esta doctrina fue “América para los americanos”.
A pesar de ello, América Latina presenció varias interven-
ciones europeas como la ocupación de las islas Malvinas por
parte de Inglaterra, en 1833, y la entrada de tropas españolas
a la República Dominicana, en 1861.

Intervención estadounidense
en México
Consecuente con la Doctrina Monroe, en 1846, los Estados
Unidos declararon la guerra a México, bajo el pretexto de
que este país no había aceptado la independencia de Texas
—conformada como república independiente de México
en 1836— y su anexión a Estados Unidos en 1845. México
perdió la guerra y más de la mitad de su territorio. Además
sufrió la humillación de ver ocupada su capital por las fuer-
zas extranjeras al mando de Winfield Scott. El líder de las
fuerzas mexicanas, Antonio López de Santa Anna, huyó y
se exilió. Estados Unidos también se apoderó de California
y Nuevo México, ganando para sí territorios de gran riqueza
como los ricos yacimientos de oro en de California, descu-
Antonio López de Santa Anna. biertos en 1848.

PARA SABER MÁS

La Guerra mexicana demostró que los Estados Unidos estaban dispuestos


a cualquier cosa con el fin de llevar a cabo sus políticas para Latinoamé-
rica. Así lo demostró esta declaración de Ulises Simpson Grant, general
al mando de tropas estadounidenses durante la Guerra mexicana: “Ha-
bíamos sido empleados para provocar la guerra, pero era esencial que
México la comenzara…como México no mostraba voluntad alguna… se
hizo necesario, para el ‘invasor’, aproximarse a una distancia conveniente
para poder ser atacado, según esto se emprendieron los preparativos para
mover el ejército hacia el río Grande…”
Tomado de: El Gran Despojo, Manuel Medina Castro. Ulises Simpson Grant.

9 0 Acción de pensamiento: Analizo algunas de las condiciones políticas, económicas y sociales posteriores a la Independencia.

SOC 8-2.indd 90 15/07/09 20:06


Componente: Relaciones con la historia y las culturas
lturas

Transformaciones
sociales
La Independencia no generó cambios inmediatos en la
estructura social latinoamericana. Estos fueron dán-
dose poco a poco pues algunos rasgos de la época
colonial perduraron hasta mediados del siglo XIX. Los
ideales de igualdad no eran para todos. La democracia
y la ciudadanía fueron restringidas.
La terminación del sistema de castas en la era republi-
cana permitió que pardos y mestizos destacados figura-
ran en posiciones impensables en el régimen colonial.
Líderes de la Independencia, como el boliviano Andrés Encadenados por el cuello a un largo palo de madera
de Santa Cruz y el venezolano José Antonio Páez, seguían los esclavos al mercader.
eran mestizos y fueron presidentes de sus naciones. En
Centro América, el fundador de la República de Guate-
mala, José Rafael Carrera, era un campesino mestizo.
Por otra parte, la esclavitud persistió, sufriendo un
progresivo declive hasta que en la década de 1850, en
la mayoría de los países latinoamericanos, se declaró la
abolición de la esclavitud.
Sin embargo, la mayor parte de la población continuó
en estado de desigualdad y discriminación. La resis-
tencia a los cambios se manifestó en casos como el de
la isla de Cuba, bajo dominio español hasta 1898. Aquí
la importación de esclavos aumentó desde las primeras
décadas del siglo XIX mientras que en los territorios
libres del poder colonial disminuía. Otro caso fue el
de Argentina, en donde no se les permitió a los pardos
y mestizos ingresar a la universidad sino hasta 1850.

Cambios económicos
Algunos países como Perú, Argentina y Chile tuvieron
cierto éxito con algún producto de exportación: Perú,
con el Guano, Argentina, con la carne y los cueros, y
Chile, con la producción minera del cobre. La frontera
agrícola avanzó en la mayoría de las nuevas repúblicas,
gracias a procesos de colonización interna, que con-
tribuyeron al incremento del campesinado y a la am-
pliación de las haciendas. A su vez, el aumento general
de la población permitió un mayor desarrollo del po-
blamiento en territorios antes abandonados. El fin del
tributo indígena y de obligaciones personales, así como
la individualización de las tierras de las comunidades
indígenas permitió un mayor dinamismo de la compra
y venta de tierras, perjudicando a las comunidades
aborígenes y beneficiando a terratenientes y hacenda-
dos. La economía exportadora de materias primas no
favoreció el desarrollo de una industria nacional pues
las élites prefirieron adoptar un estilo de vida europeo
importando desde allí todo lo que necesitaban. La ciudad de Montevideo desde la Aguada.

© Santillana 91

SOC 8-2.indd 91 15/07/09 20:06


Imaginarnos qué hubiera ocurrido si las naciones que resultaron vencidas hu-
biesen podido resistir y evitar la derrota, es un excelente ejercicio para darnos
cuenta de que no hay nada predeterminado o manifiesto en la historia y que
ésta es dirigida por los hombres y mujeres que la viven. Imagina que México
hubiera resistido la invasión del ejército estadounidense a sus territorios, y que
México resiste al ejército hubiera conservado para sí los Estados de Texas, Nuevo México y California.
de Estados Unidos en 1847

Enfrentamiento entre las fuerzas armadas mexicanas y estadounidenses.

Frustrado intento de Estados Unidos


para invadir México desde Texas
En enero de 1846 una fuerza de ocupación del ejército
estadounidense invade el territorio mexicano y ocupa
la ciudad de San Francisco. Antonio López de Santa
Anna logra movilizar a todo México en defensa de la
integridad territorial. La movilización es tal, que no
solamente es acompañada de fuerzas armadas sino de
hombres, mujeres y niños dispuestos a pelear con las
manos, si es necesario, por preservar la soberanía. En
poco tiempo este evento sirve para despertar una con-
ciencia nacional en todo México. Es tal el apoyo ma-
sivo, que las fuerzas estadounidenses se ven obligadas
a abandonar California y la ciudad de San Francisco.
El ejército mexicano acompañado por su pueblo llega
hasta Texas sin resistencia. México el país más extenso y desarrollado de América.

92 © Santillana

SOC 8-2.indd 92 15/07/09 20:07


La política
en Latinoamérica
El principal cambio generado por la Independencia fue la
revolución política. La mayoría de las nuevas repúblicas
buscaron organizarse bajo principios liberales de igualdad
y libertad consignados en sus respectivas constituciones.
Sin embargo, el fraccionamiento político que caracterizó
este período se manifestó en la división entre federalistas y
centralistas. Además, obligó a que el ejército y los caudillos
se destacaran como fuerzas hegemónicas que mantuvieron
una relativa cohesión a nivel regional y nacional.

Juan Manuel Rosas, caudillo argentino alineado Federalismo y centralismo


con la corriente federalista.
Desde el siglo XVIII se presentó una lucha entre los poderes
de las capitales, que abogaban por la centralización y los
poderes regionales que demandaban mayor autonomía. Este
conflicto se extendió durante las independencias y se con-
virtió en uno de los principales problemas que afrontaron
las nuevas naciones.
Los federalistas defendían intereses regionales frente a una
región hegemónica que buscaba imponerse como centro
de la nación. Los centralistas defendían el establecimiento
de un gobierno que unificara todo el poder. En México,
Centroamérica, Brasil y Argentina el conflicto fue mucho
más fuerte.

Los caudillos
Ante la inexistencia de un aparato estatal consolidado que
articulara la política en las nuevas naciones, surgió el caudi-
llo como la figura que gobernó el escenario político latinoa-
mericano durante gran parte del siglo XIX.
El caudillo se caracterizó por haber luchado en la Indepen-
dencia o destacarse en alguna campaña militar posterior.
Había ascendido social y económicamente gracias a la Inde-
pendencia o siempre había pertenecido a la élite gobernante.
También era un terrateniente y manejaba una gran clientela,
es decir, personas que dependían de él para su supervivencia
social y económica.
Algunos caudillos fueron: Juan Manuel de Rosas en Argen-
tina, José Antonio Páez en Venezuela, Bernardo O´Higgins
en Chile, Rafael Carrera en Centroamérica y Antonio
López de Santa Anna en México.
Un caso especial fue el del abogado paraguayo José Gaspar
Rodríguez de Francia, quien fue proclamado dictador per-
petuo por el congreso de su país en 1816 y gobernó hasta el
día de su muerte, ocurrida en 1840.
José Gaspar Rodríguez de Francia.

9 4 Acción de pensamiento: Explico algunos cambios políticos que se dieron en Latinoamérica durante la primera mitad del siglo XIX.

SOC 8-2.indd 94 15/07/09 20:07


Componente: Relaciones con la historia y las culturas
ulturas

Surgimiento de facciones
y partidos políticos
El anhelo de los criollos de ocupar altos cargos en la admi-
nistración y controlar el Estado se concretó con el fin del do-
minio Español. La organización administrativa republicana
también implicó un incremento cuantioso de funcionarios,
de manera que el Estado se convirtió en un espacio apre-
ciado por las nuevas élites.
En lo económico había consenso entre ellas. Los presupues-
tos del libre comercio, de la libre circulación de la propiedad
y la fuerza de trabajo y de la libertad de producción y em-
La exportación de productos agrícolas fue la base
presa se impusieron en el ideario de los grupos dominantes. de la economía latinoamericana en el siglo XIX.
Otro punto de consenso era su rechazo a que los sectores
populares participaran en la política, manteniendo restric-
ciones en cuanto a la ciudadanía y el derecho al voto.
A pesar de los elementos que unían a las élites, estas se en-
frentaron entre si por el control del Estado y por cuestiones
ideológicas, lo cual se manifestó con el surgimiento de los
partidos políticos.
Los partidos políticos se dividieron entre liberales y con-
servadores. En términos generales, los liberales defendían
las ideas de la Ilustración, de la Revolución francesa y el
sistema parlamentario al estilo inglés. También abogaban
por la libertad de expresión y la libertad de comercio. Con-
sideraban necesario disminuir el poder y los privilegios de
la Iglesia para permitir el avance de reformas educativas,
sociales y políticas. Pedían la confiscación de sus bienes, la
educación laica, es decir, no confesional y la separación de
la Iglesia y el Estado. Además, buscaban el establecimiento
del matrimonio civil y la separación entre marido y mujer
por vías legales.
Por el contrario, los conservadores defendían la herencia
colonial, la tradición hispánica, la desigualdad y la autoridad
sustentadas en el orden natural, es decir, la jerarquización
social. Para los conservadores, la Iglesia católica era la co-
lumna vertebral de la sociedad, de manera que cualquier in- Con el transcurso del tiempo las masas populares
tento por reformarla era un atentado contra el orden social. encontraron espacios en la vida política.

QUÉ OCURRÍA EN COLOMBIA CUANDO...

La deuda externa en La Gran Colombia


Mientras nuestro país se conformaba como república, sentía las dolencias propias de la bancarrota
económica. Sin embargo, algunas políticas del gobierno, favorables a los capitales extranjeros, atraían
la inversión. Por otra parte, la Gran Colombia también afrontaba el endeudamiento con gobiernos ex-
tranjeros. Entre 1821 y 1825, Inglaterra le prestó a Colombia 30 millones de pesos de la época, de los
cuales la mitad se utilizaron para pagar las deudas contraídas durante la independencia, en cuanto a la
compra de suministros bélicos a Estados Unidos como fragatas y buques.

© Santillana 95

SOC 8-2.indd 95 15/07/09 20:07


La política en Latinoamérica

Cultura y vida cotidiana


La cultura y la vida cotidiana de los latinoamericanos
comenzaron a cambiar después de la Independencia.
Aunque la primera mitad del siglo XIX estuvo más
marcada por la continuidad cultural y artística, el re-
ferente español daba paso lentamente a otros tipos de
comportamientos y lenguajes más mestizos y autócto-
nos. En el mundo intelectual, los cambios fueron más
apreciables con nuevas lecturas, referentes ideológicos
e ideas políticas.

Las artes
y la arquitectura
El costumbrismo fue la principal corriente artística
de la primera mitad del siglo XIX. Se caracterizaba
por la representación de escenas típicas regionales, la
tendencia al realismo, es decir, la representación de
los aspectos sociales y políticos cercanos e inmediatos,
y la inclinación por el juicio crítico, que se expresaba
en la ironía, así como en la sátira de personajes y cos-
tumbres.
Obra del pintor venezolano Tito Salas, último de los grandes
En la pintura, en la escultura y en la literatura histórica
exponentes del género histórico en América.
se apreciaron los mayores cambios en un marco de
continuidad más general. La pintura religiosa ocupaba
los espacios cotidianos de pueblos, villas y pequeñas
ciudades. La pintura alegórica a grandes héroes funda-
dores de las nuevas repúblicas comenzó su despegue
en este período pues se buscaba encontrar referentes
nacionales de culto. Los retratos y las grandes batallas
ocuparon un lugar central en este tipo de pintura que
perduró hasta finales del siglo XIX.
En la literatura también se reflejó este interés por con-
tar los hechos de la Independencia y conformar hitos
fundacionales de las nuevas naciones. Es el caso de
Lucas Alamán con su Historia de México y las memo-
rias de luchadores de la independencia venezolana y
colombiana como Daniel Florencio O’Leary y Rafael
Urdaneta. Era un intento desde las élites por dar sus-
tento a una identidad nacional que justificara su pre-
eminencia y dominación sobre el resto de la sociedad.
La arquitectura, durante la primera mitad del siglo
XIX, continuó bajo las orientaciones técnicas de la
Colonia. El estilo neoclásico siguió gobernando la
construcción de edificios públicos y casas; el adobe, los
techos de paja y tejados de arcilla, continuaban siendo
los materiales para viviendas de los sectores populares
en las ciudades y en el campo. La argamasa (preparado
con cal y agua) constituía el material de la mayoría de
Monumento al General San Martín ubicado en la plaza las casas urbanas de familias con mejor situación eco-
de San Martín de Buenos Aires. nómica en las ciudades.
9 6 Acción de pensamiento: Identifico los rasgos del mundo intelectual y artístico latinoamericano en la primera mitad del siglo XIX.

SOC 8-2.indd 96 15/07/09 20:07


Componente: Relaciones con la historia y las culturas
ulturas

Influencias
intelectuales
En la primera mitad del siglo XIX no surgieron doc-
trinas políticas propias en Latinoamérica; los intelec-
tuales, que además eran políticos, asimilaban las ideas
extranjeras y las utilizaban en su beneficio sin tener
en cuenta las condiciones concretas de las sociedades
latinoamericanas.
A comienzos de siglo, las lecturas de la élite política
ilustrada estuvieron enmarcadas en el liberalismo eco-
nómico. La teoría de las ventajas comparativas, enun-
ciada por el inglés David Ricardo en su Principios de
Economía Política y Tributación, resultó afín con el Primera imprenta de Latinoamérica,
interés de vincular las economías latinoamericanas al ubicada en el primer Museo del Libro en México.
mercado internacional.
Las obras de Jeremy Bentham y Jhon Stuart Mill, que
desarrollaban la filosofía utilitarista, constituyeron
la doctrina para algunos liberales que consideraban
nocivo el poder de la Iglesia y propendían por una
educación laica.
Sin embargo, fue durante los años treinta y cuarenta,
cuando las ideas liberales y socialistas europeas tuvie-
ron mayor influencia en los jóvenes de las élites lati-
noamericanas. La revolución europea de 1830 les dio
argumentos para buscar mayores espacios de poder y
para profundizar las reformas iniciadas después de la
Independencia. El político y teórico francés Robert de
Lamennais, fue una influencia intelectual muy fuerte
entre estos jóvenes. Planteaba argumentos fundados en
un liberalismo cristiano que justificaban la separación
de la Iglesia y el Estado.
La revolución europea de 1848 rescató, para un sector
de los gobernantes, la existencia de los artesanos y los
campesinos como una fuerza política. En Nueva Gra-
nada, Perú y Chile, la influencia de los eventos de 1848
fue más clara entre la juventud liberal que se apoyó en
los artesanos para sus luchas políticas. Sin embargo, las
ideas socialistas generaron más temores que simpatías
pues reactivaron el miedo de las élites hacia el pueblo,
temor heredado de la época colonial.

Ideas socialistas: surgieron con la revolución de 1848. Promovían


el sufragio universal y la toma del poder por parte de los obreros y
artesanos para socializar la propiedad, acabar con los explotadores
y con la dominación de las élites.
Manuscrito de principio del siglo XIX.

© Santillana 97

SOC 8-2.indd 97 15/07/09 20:07