Vous êtes sur la page 1sur 4

INSEGURIDAD CIUDADANA

La seguridad ciudadana puede ser concebida como un servicio que


se brinda mediante un conjunto de acciones o medidas destinadas
a preservar la vida, la integridad, o la propiedad de las personas,
entre otros derechos constitucionales. Conforme al artículo 44 de la
Constitución Política, constituye un deber del Estado brindar este
servicio
En estos últimos años ha cobrado vital importancia en las Políticas
de Estado, pues se está viendo afectada uno de los principales
derechos del hombre" el derecho de vivir en paz" en condiciones
adecuadas para su desarrollo. Pero quizá la problemática específica
en este tema de “Seguridad Ciudadana” esta en lo urbano más que
en lo rural.
Por esta razón nos parece interesante plantear un tema de esta
magnitud pero no solo abordando la “Delincuencia común”, ya que
la inseguridad está asociada no solo al crimen, sino también a la
“Seguridad vial”.

La delincuencia en el mundo constituye en la actualidad un


problema político social de primer orden. Está, es una de las
manifestaciones contemporánea más notorias, que exige la
necesidad de implementar medidas concretas para disminuir la
violencia urbana en las principales ciudades del país, cuyos efectos
los padece transversalmente toda la población. Esta violencia
obedece a muchos factores causales de índole socioeconómico y
cultural, donde la familia, la escuela, la comunidad y los medios de
comunicación constituyen espacios de socialización muy
importantes; sin embargo, éstos históricamente no han articulado
una clara orientación de sus objetivos, contribuyendo a una débil
formación ciudadana.
Las ciudades enfrentan altas tasas de delincuencia que amenazan
los sentimientos de seguridad de la población. Vernos libres de la
delincuencia, gozar de un ambiente de tranquilidad, estar protegido
contra la violencia en el hogar y en la calle, lograr que las ciudades
sean más seguras son ingredientes indispensables para un
desarrollo sostenido.
En el caso de Perú, en este 2017 algunas de las medidas de
seguridad ciudadana que se dispusieron con respecto a la
delincuencia son:

1. Se aplicará masivamente el programa de Recompensas para


la captura de criminales en todo el Perú. Se trabajará especialmente
en la difusión a nivel nacional de este programa y en la
confidencialidad sobre la identidad de los que colaboren.

2. Se ejecutará 30 mega operativos en diversas ciudades del país,


para detectar y capturar a criminales dedicados principalmente al
robo, hurto, comercialización de droga y crimen organizado.

3. Se incrementará en un 10% el número efectivos policiales


dedicados a labores operativas en las comisarías, ampliando la
cobertura de protección de la ciudadanía.

4. Se conformarán equipos especiales de inteligencia para casos de


alta complejidad, rigurosamente seleccionados, dotado de
tecnología como equipos de escuchas legales, en coordinación
estrecha con fiscales y jueces.

5. Se busca mejorar la distribución de policías y patrulleros, para


ello, se lanzará el proyecto “Patrullero de mi Barrio” en el que 1.000
vehículos policiales, bajo el sistema renting (alquiler de vehículos
patrulleros a largo plazo), serán dedicados exclusivamente en las
localidades que más se necesiten.

6. Dispondrán 1000 primeros auxiliares de policía que apoyarán


dentro de las comisarías y posibilitarán mayores agentes para el
patrullaje. Además, un proyecto de brevete policial para que todos
los policías manejen vehículos y con ello aumentar el número de
patrulleros disponibles.
Por otra parte, no podemos obviar a la “Seguridad vial” ya que es un
problema que ha ido aumentando a tal punto que:

- 10 personas mueren a diario en el Perú a consecuencia de los


accidentes de tránsito
- En los últimos 10 años 115 discapacitados por día dejaron los
siniestros viales
- 470 millones de soles es el costo material de los accidentes de
tránsito lo que representa el 0,17% del PBI.

La seguridad vial en el Perú es un problema complejo que está en


crisis y se debe actuar en cuatro frentes: la infraestructura, la
institucionalidad, el equipamiento del parque automotor y el
comportamiento humano para combatirlo.
Una cultura vial es indispensable trabajar en el cambio de actitud de
las personas dado que la seguridad vial es prevención y solo
podemos lograrlo si cada uno toma conciencia de ello, tanto los que
están al volante como lo que no. “Es importante trabajar en el
comportamiento humano porque este es irracional, se basa en el
triángulo de la viveza, el egoísmo y la ley propia y esto existe por
falta de educación y fiscalización”.
Un ejemplo para entender cuando hablamos de “cultura vial” es el
mal comportamiento que cotidianamente se registra en cualquier
intersección a la hora punta. Ninguno deja pasar a otro vehículo a
pesar que sabe que no va a poder cruzar, obstaculizando el tráfico
innecesariamente.
Es un error pretender reducir los accidentes de tránsito, desde un
verticalismo estatal, tratando a los transportistas como elementos
pasivos en la solución del problema, cuando por el contrario, deben
ser considerados como agentes activos del cambio. De poco o
nada sirve que un conductor evite infringir la ley sólo porque puede
ser sorprendido en el acto, es a esto a lo que se reducen los planes
de fiscalización. Lo verdaderamente efectivo radica en lograr que
los transportistas decidan voluntariamente conducir con
responsabilidad, asumiendo como propias las normas y que
adopten una conciencia ciudadana de respeto a la vida y a los
derechos de los demás.
Es una tarea titánica pero no imposible. En otros países ha dado
excelentes resultados el uso de campañas sistemáticas y
sostenidas de comunicación social, que han demostrado ser una
máquina poderosa de conducción y que han hecho posible
modificar decisivamente aspectos sociales o políticos de una
nación.
El uso de la propaganda gubernamental para alcanzar este objetivo
daría mayor aprobación ciudadana que intentar convencernos que
el Perú avanza con sólo mencionar el número de kilómetros de
carreteras asfaltadas.

Por último, podremos ir combatiendo la inseguridad ciudadana si


vamos mejorando tanto en seguridad vial como en delincuencia.
Una tarea que nos compete a todos y que a corto o largo plazo
podrá realizarse con éxito

Centres d'intérêt liés