Vous êtes sur la page 1sur 7

CELEBRACIÓN DE XV ANÓS

DANIELA MACIAS HERNANDEZ


13 DE SEPTIEMBRE DE 2014-FRESNO, CALIFORNIA

MONICIÓN DE ENTRADA:

La fiesta de quince años es una celebración que tiene sus orígenes en las tribus indígenas
Mayas. Es una fiesta que se celebra en honor a quien cumple sus quince años y por esa razón
se llama quinceañera.
Entre los Mayas, las doncellas eran presentadas a la tribu como fuerza vital de las mismas,
capaces de dotarlas de guerreros. Era entonces cuando se les confiaba una misión y una
responsabilidad para con la comunidad y la comunidad las aceptaba a su vez, como parte de
ella.
Es necesario recordar también la costumbre judía de la presentación al templo de la joven
doncella, con el propósito de señalarle los deberes y responsabilidades que a su edad tenía
para el grupo humano al que pertenecía. Esta tradición se ha hecho cada vez más popular,
con un significado que vas más allá de un a presentación en sociedad, cobrando una
dimensión religiosa y espiritual. Este es un momento muy significativo donde Daniela, la niña-
mujer se da cuenta de la vida cristiana, sus valores, sus sueños y anhelos más profundos.
Esta celebración en honor a la quinceañera no es un sacramento. Es un reconocimiento a la
vida y una experiencia que deja huella. Esta celebración podría determinar las futuras
relaciones con la familia, la iglesia y la sociedad y también podría determinar, en cierta
medida, el contenido y la sustancia vital en la existencia total de la mujer.

Mi querida Dany, la Iglesia te da la bienvenida y se une con tus papás, familia y amigos para
celebrar contigo en este día tus XV años, esta celebración debe ser una acción de gracias por
haber recibido la vida, así como la aceptación de lo que la vida lleva consigo cuando la vives
en libertad y con amor según lo que Dios te pide.
Vivir quiere decir crecer y crecer quiere decir madurar. Una persona madura es la que es capaz
de tomar decisiones, hacer compromisos y ser fiel a ellos, aunque llegue a ser difícil cumplirlos.
En este espíritu de fe, entonces, vamos a ponernos en la presencia de Dios.

RITO PENITENCIAL:
1. Señor, tú nos has creado a tu propia imagen, pero en ocasiones deformamos esta
imagen tuya por no hacer tu voluntad.
R. Señor ten misericordia de nosotros

2. Cristo, tú llegaste a convivir con nosotros para compartir nuestra naturaleza humana
con todas sus debilidades menos el pecado.
R. Cristo, ten misericordia de nosotros

3. Señor, tú nos mandaste el Espíritu Santo para llevar a cabo tu obra de amor y
reconciliación en nosotros.
R. Señor ten misericordia de nosotros

El Señor todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y


nos lleve por su palabra y su Eucaristía a la vida eterna. Amén.

ORACIÓN COLECTA:

PRIMERA LECTURA: (Nora, madrina)

Jeremías 1,4-10: Vocación de Jeremías

E1 Señor me dirigió la palabra: Antes de formarte en el vientre te escogí, antes de salir


del seno materno te consagré y te nombré profeta de las naciones.
Yo repuse:
-¡Ay Señor mío! Mira que no sé hablar, que soy un muchacho.
E1 Señor me contestó:
-No digas que eres un muchacho: que a donde yo te envíe, irás; lo que yo te mande,
lo dirás. No tengas miedo, que yo estoy contigo para librarte -oráculo del Señor-.
E1 Señor extendió la mano, me tocó la boca y me dijo: Mira, yo pongo mis palabras
en tu boca, en este día te doy autoridad sobre naciones y reinos, para arrancar y
derribar, para destruir y demoler, para edificar y plantar.
PALABRA DE DIOS.
SALMO RESPONSORIAL: Salmo (138)_ (Mariana)

R. te alabo, Señor, tú eres mi Se escribían todas en tu libro;


fortaleza Calculados estaban mis días
Antes que llegase el primero.
Señor, tú me sondeas y me conoces;
R. te alabo, Señor, tú eres mi
Me conoces cuando me siento o me
levanto fortaleza
De lejos penetras mis pensamientos;
¡Que incomparables encuentros tus
Distingues mi camino y mi descanso,
designios,
Todas mis sendas te son familiares.
Dios mío, que inmenso es tu conjunto!
Si me pongo a contarlos, son más que
R. te alabo, Señor, tú eres mi
arena;
fortaleza Si los doy por terminados, aun me
quedas tú.
No ha llegado la palabra de mi
lengua, R. te alabo, Señor, tú eres mi fortaleza
Y ya, Señor, te la sabes toda.
Me estrechas detrás y delante, Señor, sondéame y conoce mi corazón,
Me cubres con tu palma. Ponme a prueba y conoce mis
sentimientos,
R. te alabo, Señor, tú eres mi Mira si mi camino se desvía,
fortaleza Guíame por el camino eterno.

R. te alabo, Señor, tú eres mi fortaleza


Tú has creado mis entrañas,
Me has tejido en el seno materno.
Te doy gracias,
Porque me has escogido
portentosamente,
Porque son admirables tus obras;
Conocías hasta el fondo de mi alma,
Y no desconocías mis huesos

R. te alabo, Señor, tú eres mi


fortaleza

Cuando, en lo oculto, me iba


formando,
Y entretejiendo en lo profundo de la
tierra,
Tus ojos veían mis acciones,
EVANGELIO: Lc. 1,26-30: Anuncio del nacimiento del nacimiento de Jesús

Al sexto mes envío Dios al ángel Gabriel a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una
joven desposada con un hombre llamado José, de la descendencia de David; el nombre de
la joven era María.
Entró el ángel a donde estaba ella y le dijo:
-Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo
Al oír estas palabras, ella quedó desconcertada y se preguntaba qué significaba tal saludo.
E1 ángel le dijo:
-No temas, María, que gozas del favor de Dios. Mira, concebirás y darás a luz un hijo, al
que pondrás por nombre Jesús. Él será grande, y será llamado Hijo del Altísimo, el Señor
Dios le dará el trono de David su padre, reinará sobre la descendencia de Jacob por siempre
y su reino no tendrá fin.
María dijo al ángel:
-¿Cómo será esto si no convivo con ningún varón?
El ángel le respondió:
-El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra, por eso,
el que va a nacer será santo y se llamará Hijo de Dios. Mira, también tu pariente Isabel ha
concebido en su vejez, y la que se consideraba estéril está ya de seis meses. Pues nada es
imposible para Dios.
Respondió María:
-Aquí tienes a la esclava del Señor que se cumpla en mí tu palabra.
Y el ángel la dejó.
PALABRA DEL SEÑOR

HOMILIA

RENOVACIÓN DE LAS PROMESAS BAUTISMALES:

Daniela:
Cuando eras una niña, tus papás y padrinos te trajeron a las aguas bautismales para ser
iniciada en la vida nueva de Jesús nuestro Salvador. En aquel momento hicieron una
profesión de fe en tu favor y en tu nombre. La misma fe que ahora te trae ante este altar,
por lo tanto, la Iglesia ahora te pide renovar y confirmar este mismo compromiso de fe
voluntariamente y con convicción.

¿Renuncias al pecado, para que puedas vivir en la libertad de hija de Dios?


R. Sí renuncio

¿Renuncias a las seducciones del mal, para que vivas en la Gracia de Dios?
R. Sí renuncio
4
¿Renuncias al espíritu del mal, que mata la vida como hija de Dios?
R. Sí renuncio

¿Crees en Dios Padre Todopoderoso, creador del cielo y de la tierra?


R. Sí creo

¿Crees en Jesucristo, su único hijo, Señor nuestro que nació de María Virgen, padeció fue
sepultado, Resucitó de entre los muertos y está sentado a la derecha del Padre?
R. Sí creo

¿Crees en el Espíritu Santo, en la Iglesia católica, en la comunión de los Santos, en el perdón


de los pecados, en la Resurrección de los muertos y la vida eterna?
R. Sí creo.

BENDICIÓN DE REGALOS: Biblia (se la entrega sus papás); Ramo de flores (Cada
dama le va entregando una flor pronunciando un texto bíblico)

Cada una de las damas (8), le entrega a Daniela una flor y pronuncia un texto bíblico:

1. Dama 1: Eclesiastés 12:1 “Acuérdate de tu Creador durante tu juventud, antes de que


lleguen los días difíciles, y lleguen los años de los cuales digas: “No me gustan”.

2. Dama 2: 1 Timoteo 4:12 “Que nadie te desprecie por ser joven; procura ser modelo
de los creyentes, en la palabra, la conducta, el amor, la fe y la pureza”.

3. Dama 3: Eclesiastés 11:9 “Disfruta mientras eres joven y pásala bien en tu juventud;
déjate llevar del corazón y de lo que atrae a los ojos. Dios te llevará por sus caminos
para cuidarte y protegerte”.

4. Dama 4: Tito 2:6.7 “Anima a los jóvenes a ser prudentes y moderados. En todo
preséntate como modelo de buena conducta: íntegra y responsable en lo que vas
aprendiendo”.

5. Dama 5: 2 Timoteo 2:22 “Huye de las pasiones juveniles, procura la fe, la justicia, el
amor, la paz con todos”.

6. Dama 6: Proverbios 31:10 “Una Mujer virtuosa, ¿quién la encontrará? Vale mucho
más que las perlas preciosas”.

5
7. Dama 7: Proverbios 4:23 “Por encima de todo guarda tu corazón, porque de él brota
la vida”.

8. Dama 8: Isaías 40:10; 43,4 “No temas, que yo estoy contigo; no te angusties que yo
soy tu Dios y te sostengo. Tú eres mía y yo estaré contigo, porque te aprecio, eres
valiosa y yo te amo”.

ORACIÓN DE LOS FIELES: (Beto, esposo de Nora)

Invoquemos con confianza, hermanos y hermanas a Dios Padre Todopoderoso y pidámosle


por Jesucristo, su Hijo y nuestro Señor, que derrame los dones de su bondad sobre Daniela
y sobre todos nosotros, su familia y esta comunidad cristiana.

1. Por la Santa Iglesia, para que sea siempre fiel a Dios, y atenta al bien de todo el pueblo,
roguemos al Señor.
R: Escucha Dios, nuestra oración

2. Por nuestro Obispo Armando Xavier, los sacerdotes, religiosas y religiosos y todos los
que colaboran con ellos, para que sean siempre fieles a la gracia de su bautismo y ejerzan
un ministerio fecundo en bien de todos, roguemos al Señor.
R: Escucha Dios, nuestra oración

3. Por Daniela, que acaba de reafirmar su compromiso bautismal, para que, en este día de
sus XV años, consolidada en la fe y fundamentada en la caridad, pueda dar testimonio
de Jesucristo con su vida, roguemos al Señor.
R: Escucha Dios, nuestra oración

4. Por sus padres y padrinos, responsables de su fe, para que, con su palabra y ejemplo, la
ayuden a seguir fielmente a Cristo, roguemos al Señor.
R: Escucha Dios, nuestra oración

5. Por las y los jóvenes, amigas y amigos de Daniela, para que abran sus ojos a lo hermoso,
su espíritu a lo verdadero, su corazón a lo bueno, roguemos al Señor.
R: Escucha Dios, nuestra oración

6. Por todos los jóvenes de nuestra comunidad cristiana, para que imitando la actitud de
María, virgen y madre, escuchen la Palabra de Dios, la guarden en su corazón y la
practiquen generosamente, roguemos al Señor.
R: Escucha Dios, nuestra oración

Escucha Padre Celestial, con amor las oraciones de tu familia que pone en ti su confianza,
ayúdala para que se vea libre de todo mal y enriquecida con toda clase de bienes, te lo
pedimos por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

6
OFERTORIO:

OFRECIMIENTO DE LA QUINCEAÑERA (Por ella misma, llevando el ramo de flores que le


entregaron las damas):

“Te ofrezco, Señor, mi juventud; guía mis pasos, mis acciones, mis pensamientos, concédeme
la gracia de comprender tu mandamiento nuevo, el mandamiento de amarnos unos a otros.
Que tu gracia en mí no resulte vana, te lo pido por Jesucristo, tu Hijo nuestro Salvador y
Redentor.
Madre mía, presenta mi ofrenda y mi vida al Señor, sé siempre mi modelo de mujer valiente,
mi fortaleza y mi guía, Tú tienes el poder de cambiar los corazones; toma pues mi corazón
para consagrarlo a nuestro Señor y hazme digna hija tuya”. Amén.

ACCION DE GRACIAS: (Daniela)

 “Mi Padre y Madre Dios, Te doy gracias por el regalo de la vida, de mis papás, mi
hermano Noé Alejandro y mi hermana Karla Gabriela, mis sobrinos: Aidan, Erick
Ronaldo, mi familia, mis profesores y amigas-amigos. Por todos los bienes que he
recibido, ¡Gracias Dios! Mantén en mí un alma generosa para siempre reconocer estos
beneficios de tu eterno Amor.
 Señor Jesús, gracias por el regalo de la fe, que recibí en el bautismo. Ayúdame a
acrecentar y robustecer esa fe mediante la recepción de los sacramentos y un estilo de
vida centrado en tu Evangelio.
 Espíritu Santo, haz de mi cuerpo tu templo, donde Tú habites mediante tus siete sagrados
dones. Y así pueda lograr los frutos de la Paz, la justicia y el amor.
 Santa María de los 15 años. Tú fuiste joven como yo. En este día tan especial para mí,
quiero entregarte mi vida, y pedirte que me enseñes a vivir según lo que Dios quiere
para mí. Que sepa mirar con ojos solidarios las necesidades de los demás; Que aprenda
a amar con generosidad y ternura a todos los que me rodean; que viva atenta a la
Palabra de Dios para que esta sea una luz en mi camino. Santa María de los 15 años te
confío mi juventud y la de tantas jóvenes como yo que luchan por la vida. Te pido por
mis padres, por mis hermanos, hermanas, padrinos, amigos y amigas que me acompañan
hoy. A todos dales tu bendición y tu cariño. Santa María de los 15 años acompáñame
en mi vida para que Tú me enseñes el camino a Jesús”. Amén.

BENDICIÓN: