Vous êtes sur la page 1sur 1

EJERCICIO PARA EL MES DE MAYO OFRENDA

V./ Recibe, Madre, la flor de nuestro amor.

A cordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!, que R./ Para que tu gozo sea cumplido.
jamás se ha oído decir que ninguno de los que V./ Recibe, Señora, la flor de nuestra alegría
han acudido a vuestra protección, implorando R./ Para que tu gozo sea cumplido.
vuestra asistencia y reclamando vuestro socorro haya sido V./ Recibe, Virgen, la flor de nuestra castidad.
abandonado de Vos. Animado con esta confianza a Vos R./ Para que tu gozo sea cumplido.
también acudo, ¡oh Madre, Virgen de las vírgenes!, y V./ Recibe, Reina, la flor de nuestra esperanza.
aunque gimiendo bajo el peso de mis pecados, me atrevo a R./ Para que tu gozo sea cumplido.
aparecer ante vuestra presencia soberana. No desechéis,
V./ Recibe, Virgen María, la flor que te ofrecemos, y
¡oh Madre de Dios!, mis humildes súplicas, antes bien guárdala dentro de tu corazón, para que ahora y siempre
inclinad a ellas vuestros oídos y dignaos atenderlas
nuestro amor y nuestra alegría, nuestra castidad y nuestra
favorablemente. Amén. esperanza, sean la prenda bendita de tu gozo y del nuestro.
R./ Amén.
ORACIÓN
Te suplicamos, Dios omnipotente, que por haber elegido
a tu gloriosa Virgen María como Madre de tu Hijo
unigénito, nos lleves con su poderosa mediación a la gloria
del cielo. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.
R./ Amén.

INVOCACIONES POR LOS SACERDOTES Y SEMINARISTAS


V./ Llenos de confianza y de gozo, queremos ahora Virgen Santísima, ¡protege a los
impetrar de nuestra Madre la fe humilde y poderosa que sacerdotes! ¡haz que, día tras día,
reaviven, con la fe y la oración, el don
nos haga caminar rectamente por los senderos de la vida.
de Dios que recibieron por la
R./ Avemaría. imposición de las manos del obispo; que
V./ Ilusionados por la felicidad prometida, queremos sean siempre alegres e infatigables
ahora pedir a María la esperanza consoladora que nos haga testigos y ministros de la Redención!
pasar por este mundo con la mirada en el cielo. ¡Protege a los seminaristas que se
preparan al sacerdocio! Haz que se
R./ Avemaría.
abran siempre dócilmente a la Palabra
V./ Conscientes de nuestra hermandad en Cristo, pidamos de tu Hijo, que los ha llamado a su
a María la caridad, que es vínculo de perfección, de unidad seguimiento. ¡Suscita en los jóvenes de
y de gloria. hoy, que buscan ideales y valores auténticos, la disponibilidad a
R./ Avemaría. servir a Dios con todo el impulso de su edad!