Vous êtes sur la page 1sur 6

VIVIR ATRAVESANDO EL “BLANCO” VELO DEL PODER

(Realizado por Héctor Gutiérrez G. - 22 de Marzo del 2007)

Buen día a todas y todos los presentes. Para iniciar lo que me gustaría fuese una Conversación, quisiera recordar aquí que
mucho de lo que enseguida voy a desarrollar en mi conversa, fue originado en ideas y reflexiones que agradezco a muchas
personas, así como a la meditación sobre situaciones que he vivido (estás personas fueron y son luchadoras y luchador es
sociales; otras, pensadoras).

Lo que quiero plantearles en realidad lo he sentido como una invitación a que todas y todos tomemos una mejor conciencia de
la importancia de nuestra quintecentenaria resistencia y lucha como pueblos diversos, como pueblos creativos.

Como pueblos de personas que tuvimos tatarabuelas y tatarabuelos, que a su vez tuvieron tatarabuelos y tatarabuelas que
nacieron aquí. Y éstas tal vez fueron conocidas como lo que algunos entienden como “aborígenes”, “amerindios” o
“indígenas”, pertenecientes a los pueblos nativos, originarios de estas tierras y territorios hace 40.000 años, más o menos,
según estudios antropológicos (1).

Ahora, si en forma muy “convencional”, seguimos la trayectoria de la llamada”Historia Oficial”, tal vez con ello nos
manejemos según aquel “Tiempo Europeo” hegemónico que instauró e institucionalizó la Cronología Cristiana Gregoriana.
Si así lo hiciéramos, calcularíamos que hace 515 años nuestras ancestras y ancestros vieron llegar a éstas costas unas grandes
canoas y curiaras –las Carabelas- (2). Estas naves estuvieron tripuladas por un conjunto de hijosdalgos (la mayoría
empobrecidos) provenientes de ultramar, quienes realmente buscaban lo que entendían como Las Indias Orientales-o sea, que
estaban en busca de Asia-. A partir de esta primera confusión, estos marineros llegaron a llamar a nuestras antiguas y antiguos
con el termino descontextualizado de “Indios”, atribuyéndoles, a partir de ahí y en consecuencia, unas características y una
representación imaginarias.

Y después, estos y otros viajeros y marineros regresaron, pero esta vez para invadirnos, pues de sus tierras habían traído una
práctica habitual entre ellos, basada en la ambición de Conquistar otros pueblos. Como ejemplo de ello, puedo señalar que
estuvieron durante 7 siglos invadiendo otros pueblos “No Cristianos”, a saber: los Pueblos Judíos, los Pueblos Musulmanes
(ubicados en Argel, Marruecos, La Alhambra, Trípoli y Túnez), los Pueblos Gitanos, y para el tema que nos reúne acá, los
Pueblos Africanos (3).

De otra forma, también nuestras antiguas y antiguos vieron llegar a los pueblos del área de Muakaka (conocida como el
Continente Africano), antes de los Invasores; sin embargo, les vieron regresar hace 300 y 400 años atrás, ésta vez como
prisioneros en los mentados “Buques Negreros”, pues est@s seres libres fueron esclavizad@s y clasificad@s como “Bozales”
y “Piezas” según unas supuestas “calidades” de compra-venta, y forzad@s a convertirse en mera “mano de obra” para
consolidar tal empresa invasora y colonizadora, la cual, en los momentos actuales, sólo ha cambiado de procedimientos y
ejecutores (4).

Estos últimos, los dominadores de ayer –así como los de hoy-, decidieron autoritariamente que tenían que cambiar las
cosmovisiones ancestrales -es decir, las culturas y las ecologías- de los pueblos originarios y africanos. Estas cosmovisiones
estaban muy ligadas al territorio ambiental y su espiritualidad, donde habían venido viviendo. Entre ellos, puedo señalar los
entornos de montañas, páramos, valles, piedemontes, llanos, sabanas, bosques, selvas, además de ríos, lagunas, lagos y mares
(5).

De manera que éste vínculo ecológico y cultural con las tierras, esa vivencia colectiva de habitar en forma dinámica sus
territorios, intentó ser violentado y roto por el secuestro de pobladores y de su descendencia por parte de los invasores de
ultramar, en su afán de acumulación de tierras y bienes, lo que les llevó a arrebatar, expoliar, robar y despojar, siendo éstos
sus “métodos” para acumular terrenos, ingenios, haciendas y feudos (6).

En resumen: los Invasores vinieron a conformar en nuestras tierras unas elites que desde hace siglos han intentado cambiar
nuestras cosmovisiones ancestrales. Para comenzar, han querido cambiar nuestras creencias y lenguajes propios, maternos.

1
Esto lo quiero ahora explicar un poco más: los pueblos de aquí, así como aquellos que fueron secuestrados de la Muakaka por
el esclavismo, han venido manejando diferentes formas, estilos, maneras y modos de vivir, donde están incluidas diversas
prácticas sociales, así como sus maneras de experimentar, sentir, pensar y hablar de las mismas.

¿A qué diversidad me refiero? (7):

 A la diversidad de formas de asentarse provisionalmente en sus Territorios y construir viviendas habitables, pues
muchos eran pueblos itinerantes, otros nómadas, y otros sedentarios (así como variantes entre éstas).
 A la diversidad de maneras de adquirir sustento vital, fuese recolectando y sembrando, incluso pescando o cazando,
compartiendo y repartiendo colectivamente lo obtenido. Esta práctica es una evidencia de su gran diversidad
ecológica y económica.
 A la diversidad de valores y creencias derivadas de lo anterior, lo que nos habla de una diversidad de maneras de
percibir el transcurso del vivir y de lo viviente. Nos habla de una diversidad de mundos y realidades, de una
diversidad espiritual, moral, simbólica, estética, cultural. Es una diversidad de vínculos con lo manifiesto y lo
inmanifiesto, con lo visible y lo invisible, con lo pasado y lo porvenir, con lo vivo y con lo muerto, etc. Y también
incluye a la diversidad de formas de adornarse, arreglarse y vestirse (o de no hacerlo), etc.
 A la diversidad en cuanto a las relaciones sociales, es decir, su diversidad social, la cual está expresada en una
diversidad lingüística, diversidad normativa, diversidad ética y por supuesto, diversidad política. Por demás,
diversidad de formas de expresar, de mirar y contemplar, de escuchar y hablar, de comunicar, de moverse y
estacionarse, de danzar, de enseñar y practicar. Aún más: la diversidad de formas de nombrar y de maneras de
recordar lo que existe y lo que no, de percibir lo vital y lo mortal, de valorar lo digno y lo indigno, de recordar y
comunicar, de unirse y criar, de dar a luz y cuidar, de juzgar y sancionar, etc.
Por ejemplo, los pueblos originarios llamaban a éste Continente por los nombres de Haloa Haina, Aztlan, Anahuac,
Abya Yala, Amerikua, Mma, MamaPacha, TawaIntiSuyu, etc. (8)

Por otro lado, ¿Quiénes han venido siendo estos pueblos diversos y múltiples? ¿Cómo saber de su existencia presente y
pasada?¿Cómo saber de su sobrevivencia, en un contexto donde el Coloniaje imperante los ha querido borrar y disminuir en
su práctica depredadora de arrinconar tanto a la diversidad ecológica como a la diversidad cultural? (9)

1) Por el lado de las antiguas naciones autóctonas y originarias, puedo nombrar a los pueblos: Amaibas, Aracuas,
Achaguas, Amaibas Atatures, Atapiam@s, Araucaimas, Caracas, Caribes, Caquetíos, Chacaragotos, Cherrechenes,
Chiricoas, Chiridas, Cuaribes, Cucuaros, Cuicas, Dazaros, Gayones, Guaiqueris, Guamonteyes, Guamos, Guaranaos,
Guaricos, Guiacuas, Güires, Jiraharas, Jacariguas, Joyones, Masparros, Meregotos, Otomanos, Quiriquires, Taparitas,
Tarmas, Tocuyos, Tomazas, Toromainas, Terepaimas, Timotes, Wanai, etc., así como a los contemporáneos Añú,
Akawayos, Arawakos, Banivas, Baré, Barí, Chaima, Cuivas, Cumanagotos, Eñepá, Hoti, Hiwi, Japreria, Ká `riña,
Mapoyo, Mariches, Piapoco, Pemón, Puiinave, Pumé, Saliva, Sanemá, Tamanacos, Tatuy, Teques, Warao o
Guaraunos, Ware ´kena, Wayüü, Wótuja, Yanomamo, Yaruro, Yavarana, Ye ´kuana, Yeral, Yukpa, etc.
Hay muchos pueblos más que no recuerdo ahora, y muchos más que existen, pero que aún no conozco.

2) Y por el lado de los Pueblos libres que fueron secuestrados de la Muakaka por los esclavistas, alcanzo a recordar a los
siguientes pueblos: Abakuá, Abisinios, Ashantis o Fantis, Akan, Bantú, Burru, Carabali, Dahomey, Dogo, Efik-Efok, Fon,
Kongo, Mande, Malinkés, Mandinga, Peul, Yoruba, Wolof, etc.
Por ahora, creo que este listado es suficiente para reconocer lo mucho que nos han sido de alguna manera desconocidos
nuestros orígenes.

Ahora digo, sin temor, culpa o resentimiento, más sí con mucha dignidad, justicia y reparación, que hemos de recordar que
muchos de estos pueblos fueron atrozmente violentados por varias vías, entre las cuales menciono la Reducción, la
Asimilación y la Manipulación, entre varias (10).

Por ejemplo, la Reducción poblacional y territorial fue hecha mediante la eliminación de la gente y el despojo de sus
territorios: la violencia física y psicológica, los malos tratos, torturas y enfermedades, los despojos y exterminios. Todo ello
condujo a que, en términos aproximados, ocurriera la muerte de cerca de 80 millones de muertes entre las naciones
originarias de los territorios de este Continente. Y por el lado de quienes fueron secuestrados del Continente Muakaka,
ocurrieron más de 20 millones de muertes (11). Si éstas muertes tan sólo fuesen equivalentes a aquellas ocurridas entre las
Elites del Poder y por ellas reseñadas en su “Historia Universal”, las mismas hubieran denunciado que aquí y en Muakaka
han venido ocurriendo los más terribles Genocidios y Etnocidios que conozca la Humanidad.
2
Sin embargo, esta “Historia Oficial” -que se quiere UNIVERSAL- ha guardado un muy “conveniente” secreto sobre toda
ésta Reducción (12). Asimismo, si hablamos de Reducción Cultural, he de recordar que también éstos Pueblos fueron
envueltos y acorralados en una sola forma de vivir y una sola forma de nombrar. O sea, al “representárselos mediante
rótulos”, las Elites dominantes los separaron y distinguieron a todos y a cada uno, “metiéndolos en un solo pote”.
Esto lo voy a profundizar: por ejemplo, a los Pueblos nativos los mentaron con la cuestionable Etiqueta –primero geográfica,
y luego, racial- de”Indios”; a su vez, a quienes fueron secuestrados de Muakaka, les tildaron de esclavos racialmente
“Negros”. Dicho de otra manera: según una europea “ideología de la Raza” se les endilgaron atributos a éstos Pueblos, bajo
los cuales fueron clasificados y bautizados según su “apariencia externa”, para luego “racializar” a cada conjunto de pueblos,
y con ello lo que realmente ocurrió, fue que se les redujo y negó el empleo de aquellas diversas maneras con las que
anteriormente cada Pueblo y cada Nación se percibía y nombraba a si mismo, y así lograr que olvidaran sus verdaderas
procedencias, sus genuinos orígenes, sus historias vividas, sus diversidad cultural, y lo más importante, su autonomía y
autodeterminación, para en lo subsiguiente, poder controlarles mejor en sus relaciones sociales (13).

Otra forma de Reducción fue la Asimilación social y cultural. Para hablar de ésta Asimilación, he de explicar que la Cultura
dominante de las Elites invasoras ha venido siendo una Cultura de Ultramar (cultura para la exportación de bienes necesarios
y para la importación de bienes innecesarios). Una Asimilación donde en forma conflictiva entraron en contradictoria
interacción las culturas que querían imponer los Estados-Nación Francés, Alemán, Ingles, Lusitano y Latino. No obstante,
cada una de éstas Culturas Estatales negó y manipuló-y sigue negando- sus propias diversidades culturales internas,
manteniendo ENCUBIERTAS las contradictorias relaciones que han venido sosteniendo con tales diversidades, de las
cuales puedo hacer una breve lista, de lo que recuerdo. Estas son, por un lado, los Pueblos Asturianos, Canarios, Castellanos,
Catalanes, Gallegos y Vascos, por otro lado, los Italos, Galos, Celtas, Escoceses, Irlandeses, Sajones, Teutones, Croatas,
Serbios, Albaneses, Griegos, Judíos, etc. A su vez, los Estados autodenominados “Europa” (o bien, Comunidad Europea), han
mantenido también conflictos con las diversidades de otros pueblos de África, Asia y Oceanía (14).

¿Cómo ha sido esto posible? Las Culturas dominantes lo han sido porque lograron obtener dicho Control cultural al obtener
una mayor “correlación de fuerzas” para que sus Elites alcanzaran el Poder religioso, económico y político, y mediante el
mismo, imponer en una forma dinámica, directa o indirectamente, una determinada Hegemonía Cultural a las demás
diversidades, logrando al final establecer una Supremacía Social y Cultural, mediante un Colonialismo Político y Militar
(15). Este Dominio, esta Autoridad, esta Jerarquía, han sido “convenientemente” ocultadas al manipular el Conocimiento,
empleando de una mano, las Teorías de la Igualdad, y con la otra mano, las Teorías de la Diferencia.
Creo que sería estimulante invitarles a debatir ambos conjuntos de Teorías importadas, develando las Ideologías ocultas en
ellas (16).

Ahora, para ir redondeando esta Charla y concretando algunos procedimientos de Colonización y colonialidad cultural, por el
momento agrego que, al aplicar éstas Estrategias a los Pueblos denominados “No Occidentales”, las Elites invasoras
intentaron obligar -directa o indirectamente- a dichos Pueblos sometidos a las mismas a:

 Perder su Autonomía, y por tanto, a renunciar a su condición y posibilidad de actuar como Pueblos sujetos
principales de su propia historia y destino, así como a olvidarse de su condición activa de sujetos de cultura, de
conocimiento y de sabiduría;

 Renunciar a sus relaciones sociales y ecológicas, especialmente aquellas que les brinden pertenencia y arraigo, y
terminar sobreviviendo a un paso del desarraigo ecológico, social y cultural, convirtiéndose ante sí mismos y
ante los demás, después de todo, en algo “desconocido”, “extraño”, “folclórico”, “exótico”, en fin, en algo “ajeno”
(17).

 Imitar –por todo lo anterior- a la Elite poderosa y extranjerizante –ya que la misma no reconoce sus orígenes
nativos ni africanos-. O sea, a copiarles “a su imagen y semejanza”, aunque en realidad NUNCA puedan ser iguales y
equivalentes a dichas Elites en cuanto a condiciones, oportunidades y capacidades de decisión y acción.

En ese sentido, por la vía de la manipulación o la fuerza bruta, las Elites con poder usurparon la legitimidad y fuerza de los
numerosos Pueblos –apoyándose especialmente en sus importadas “Teorías Políticas” (18)-. Sin embargo, son unas Elites
contradictorias, ya que siempre se han creído que son “Blancas Europeas” en su “calidad” y “origen” (a veces, “Blanca
PURA”, a veces, “Blanqueada MESTIZA”).

3
Esta contradicción se expresa en una conducta acomplejada ante “los Otros” Foráneos, pero arrogante ante “los Propios”
nativos (19), igualitarista “en la forma”(pero discriminatoria “en el fondo”) (20), nacionalista de consigna (pero
nostálgicamente “europeísta” en lo cotidiano) (21), venezolanisticamente folclórica (pero única y exclusivamente “castellana-
hispana-católica”), instrumentalmente “científica” (pero positivistamente “ortodoxa”) (22), rural (pero en realidad
“urbanamente” cosmopolita), emotiva y sentimental (pero “desalmada” y racionalista) (23), etc.
Tales Elites, con esta confusión y ambigüedad, han usurpado el Poder Político a nivel Continental por más de 500 años,
divorciando “Política”, de “Ecología y Cultura”, y a su vez, arrogándose un Poder y Hegemonía Culturales que les
permitiesen consolidar, establecer e institucionalizar su poderío Económico y Político, desde la Época de los
“Requerimientos” y Encomiendas” hasta el día de hoy (24).

Pero si lo vemos de otra manera, dicho poder cultural ocurrió porque las Elites secuestraron las decisiones y creaciones
culturales para su provecho y conveniencia, dejándoles tan sólo a los Pueblos dominados, la posibilidad de “desaparecer”, o
en cambio, la de “representar” los ajenos estereotipos de “Indio” o ”Negro”, opciones con las que paulatinamente tales
Pueblos vayan asimilándose a la Cultura del Poder “Blanco”, foráneo y cosmopolita, que es la Cultura de la Elite
desarraigada (25).

Señalo de una vez que no he venido hablando desde la europea “ideología de la Raza” (26), sino desde la crítica cultural,
social y política (27), ya que cuando hablo de la idea de “Lo Blanco” la entiendo como una categoría de Poder y para el
Poder, pues quiénes se han plegado a ésta idea y a su “ideología de Blanqueamiento” históricamente han venido
monopolizando el Dominio del Sistema Social (28).

¿Qué sería aquí la Asimilación? La podemos comprender como:

 Blanqueo cultural: Para los Pueblos de la PachaMama y de Muakaka, este Blanqueo supone dejar de sentir y
expresar, dejar de pensar y recordar, dejar de decir y cantar, de danzar y ofrendar; dejar de creer, construir y crear;
dejar de producir, consumir y repartir; dejar de unirse y procrearse a la manera ancestral; en fin, dejar de estar, dejar
de ser, dejar de continuar… (29)

 Blanqueo social: conjugando en lo adelante las palabras de este Blanqueo, el mismo propone en su Supremacía que
“Zambo es peor que Negro”, “Negro peor Indio”, “Indio peor que Moreno o Mulato”, “Moreno peor que Café con
Leche”, “Café o Chocolate peor que Pardo, Mestizo o Criollo”, “Mestizo peor que Blanco nativo”, “Blanco nativo
peor que cualquier Blanco foráneo (francófono o anglófono) (30)

 Blanqueo en los lenguajes: Y siguiendo el juego de palabras, “Letra mejor que Palabra”, “Registro mejor que
Memoria”, “”Valses y Operas mejor que Rituales y Rueda de Tambores”, “Violines y Chelos mejor que Verekushis,
Guaruras y Marimbas”, “Español, Castellano, Francés e Inglés mejor que Wayunaiki, Yanomami, Creole, Patuá o
Palenque”, “Libros en papel mejor que Estrellas, Piedras, Tejidos, Quipus, Nudos o Piel –o que pinturas en Piedras o
Piel-; “Liturgias y rezos en Claustros y Templos mejor que Cantos, Oráculos y Curanderias a cielo abierto y piso de
tierra vegetal”, “razonamiento lógico de fuentes latinas y germanas mejor que sensación, instinto, intuición, sueños,
etc.” (31)

 Blanqueo alimentario y ecológico: Y conjugando, digo: “Jazmín y Pino mejor que Samán, Apamate, Araguaney,
Semeruco y Moriche”, “Vino y Whisky mejor que Yarake, Chirrinche, Aguamiel, YinyaBié o MonkiPis”, “Pan, Pasta,
Pizza, Hamburguesa y Hot Dog mejor que Mañoco, Cazabe, Cachapa, Quimbombó, Naiboa y Cafunga”, “Azúcar
refinada mejor que Miel y Papelón”, “CocaCola, PepsiCola y Gatorade mejor que Agua, Agua de Coco, Guarapo de
Verdolaga / Pira / Quinua/ Papelón, Carato, Chicha, Yukuta, Parakari o Kashiri”, “Manzana, Fresa y Melocotón mejor
que Guayaba, Mango, Cambur, Mamey, Borojó, Pomarosa, Ponsigué y Zapote”.
Y también, “Fertilizantes mejor que Lombrices, Tabaco y Noni” ó “Monocultivo de Latifundio privado mejor que
Policultivo de Conuco comunal”, etc., etc.(32)

4
En relación a éstos Blanqueamientos, ésta supuesta Jerarquización entre “Lo Mejor” y “Lo Peor”, ésta presunta Distinción
entre “Lo Superior” y “Lo Inferior”, nos llegó en una forma “nueva y moderna” en la Cultura de quienes vinieron en los
Barcos invasores y esclavistas, consolidándolas luego en las Costumbres, Normas y Leyes del Sistema Colonial, siendo
mantenidas aún hoy en nuestras Repúblicas postcoloniales -pero Neocoloniales-. (33).

ES UN BLANQUEAMIENTO QUE COMO UN VELO DE SUPREMACÍA HA ENCUBIERTO POR SIGLOS


TODOS LOS APORTES DE LOS PUEBLOS NATIVOS Y AFRICANOS, para de esta manera:

1. Quitarles la voz, haciéndoles inaudibles, incomprensibles e inentendibles.

2. Esconder su imagen, haciéndoles invisibles, o sino, exóticos.

3. Desconocerles y desaparecerles su existencia, haciéndoles inconcebibles, impensables, inimaginables,


impronunciables, inefables.

4. Volverles “carentes de importancia”, olvidables, desconocidos, desaparecidos e inexistentes, y por lo tanto,


insignificantes e irrelevantes.

En fin, tratan de hacer que los Aportes de tales Pueblos NO SEAN PERCIBIDOS, o que sean pensados EN FORMA
ACTIVA como INCREIBLES DE EXISTIR o IMPOSIBLES DE CONTINUAR (34)

Este Sistema Social de SUPREMACÍA requiere tales Desconocimientos y Desigualdades, y necesita que sus defensores y
defensoras sean meras Masas de Individuos desalmados, insensibles, indolentes, temerosos, acomplejados, indiferentes y
uniformes, reaccionarios y esnobistas, pasivos, cómodos, dóciles y conformistas, discriminadores, segregadores, sectaristas y
prejuiciados, agresivos, violentos y hostiles, inhumanos y supremos, soberbios y arrogantes, machistas y hembristas (35)…

Es decir, individuos e individuas sin libertad ni genuina práctica espiritual ni vida interior, que actúan a imagen y semejanza
del Sistema-Mundo de Poder Capitalista, Machista, Autoritario, Necrofilico, Pornográfico, Arbitrario y Discriminador,
Babilónico; Sistema que intenta presentarse y preservarse a sí mismo como ÚNICA VERDAD, ÚNICA HISTORIA,
ÚNICA POSIBILIDAD, ÚNICO FUTURO, ÚNICA REALIDAD (36).

Sin embargo, afortunadamente compartimos una DIGNIDAD de Pueblos, dignidad impredecible, asombrosa por su
Incertidumbre pero muy vital y profunda, tan circular y espiral como el PACHAKUTIK Andino y como la Nueva
Humanidad de una Nueva Era en unas tierras Antiguas, la cual es tan presente como ésta “conjugación y coalición de
momentos históricos” que hace muchos Ciclos que no se daba, y que es nuestra oportunidad espiritual e histórica como
Pueblos en éste Continente y en éste Planeta. Una Dignidad que nos permite transformar y redondear la “geométrica
Cuadratura” de aquellas mentalidades deterministicas que “a juro” quieren “meter el Cuadrado dentro del Círculo”:
mentalidades elitistas que por cientos de años han querido forzar la vida cultural popular con inconsultos y desarraigados
Proyectos económicos y políticos.

Y esto es lo que es necesario y posible hacer, puesto que el Orden y Sistema establecido (Capitalista y Machista) NO es
Omnipotente, y quienes lo defienden –con conciencia o sin ella- nos temen porque sospechan que ya lo sabemos, que ya
aprendimos que es un Orden cultural con fallas, con fisuras, lagunas, grietas y boquetes; un Sistema con “Ídolos de barro”,
con Representaciones políticas y culturales que son “Castillos de naipes”, con promesas incumplidas e incumplibles dentro
de dicho Orden, con fascinantes Ilusiones y ensoñaciones irreales, muchas mediáticamente fabricadas.

Por ahora tenemos evidencia en nuestros presentes que vienen de nuestras memorias y apuntan a nuestras utopías .
Ejemplo de ello son el resurgir de Pueblos, guías y dirigencias tanto indígenas como de las Africanias y sus descendientes
“zambos”, con un espíritu libertario de autonomía tan digno como el de sus propios Pueblos y organizaciones de base… Este
reciente Pachakutik, este Ciclo de despertar más allá del “Tiempo Hegemónico” de quienes nos invadieron, ha permitido que
sean conmemorados y decretados días y jornadas de resistencia y de lucha por el Planeta, por la Humanidad, por la Patria
Grande, por la Resistencia Indígena y por la Afrodescendencia, por un Socialismo endógeno que supere las limitaciones y
vicios de aquel Socialismo del siglo XX y así lograr ganarse su popular protagonismo y legitimidad (37).

5
Puesto que como Pueblos no somos infalibles, éste Despertar nos invita a revisar críticamente nuestras historias y
memorias, nuestros orígenes y raíces, nuestras prácticas cotidianas, y con todo ello, revalorar y revivir lo que es
amable, digno y vital en nuestro ayer, aunque al hacer éste reconocimiento, hallemos duelos y dolores, para que desde
éstos, crecernos en una forma resiliente y proactiva, y alcanzar un Común vivir con dignidad y solidaridad concretas, reales y
PALPABLES, así como una Convivencia con respeto y equidad (o sea, con igualdad en la diversidad), alcanzando una
coexistencia con libertad y paz, es decir, sin discriminaciones, prejuicios ni temores (38).

Finalmente, si con sensibilidad y mística existimos como Pueblos y personas, con humanismo, ecologismo y compromiso, es
porque comprobamos que “algo falla” para el Sistema-Mundo Capitalista / Machista. Si no, ¿Por qué nos importa tanto el
Muakaka africano y la PachaMama de Amerrikua? ¿Por qué nos importa éste Continente y sus territorios? ¿Por qué nos
importa éste Planeta y sus universos? ¿Por qué nos importan sus Pueblos diversos? ¿Por qué nos importa valorar nuestra
propia vida y cultura ancestrales? Quizá sea que ya estamos comenzando a recordar diversos y antiguos cantos, bailes,
estéticas, éticas, ritmos, temporalidades, sensibilidades, enseñanzas…

Ya estamos valorando lo vital y sagrado en nuestros antiguos y antiguas –tanto en las encarnadas como en las
desencarnadas-, así como la memoria de sus territorios… Quizá ya no mantenemos más el temor, la vergüenza, la
vanidad y la mentira (39)

Y SÍ queremos ser “un tilín mejores y un poquito menos egoístas”: Ya no queremos ser pisotead@s por nadie ni pisotear a
nadie… y estar un poco más amables y concientes…

Y es que el Velo “Blanco” del Poder Colonialista nos quiso encubrir y ocultar nuestras largas y antiguas memorias e
historias, haciéndonos olvidar de nuestras Gentes Dignas, memorables e inolvidables; nos quiso quitar todos los
Territorios y fuentes de vida; nos quiso “blanquear” a su “imagen y semejanza… ¡y que pá mejorar la Raza?”,
volviéndonos frívolos y acomplejados “mestizos” e “híbridos”(40).

Más buscando nuestras verdades en nosotros y nosotras y a nuestro alrededor. hemos des-encubierto y des-velado el
Poder de sus mentiras, hemos descorrido el Velo de su presunto “saber” y de nuestra supuesta “ignorancia”…Hemos
atravesado el Velo… Ahora sabemos un poco mejor… Ahora vamos sabiendo un poco más de dónde estuvimos y
quiénes fuimos, de quiénes somos y dónde estamos, y de quiénes queremos comúnmente ser y en qué lugares VIVIR
dignamente.