Vous êtes sur la page 1sur 9

1.

Cáncer

Es una de las enfermedades más comunes y


peligrosas de nuestros tiempos. Es el crecimiento
anormal de células malignas en el organismo. Se
cree que 1 de 3 personas es susceptible de
padecerla. De acuerdo con la Sociedad
Americana del Cáncer, 7,6 millones de personas murieron de cáncer en el mundo
durante 2007. A veces, dada la incapacidad actual de la ciencia para curar los
tipos de cáncer más agresivos en estados avanzados de evolución, es
preferible renunciar al tratamiento curativo y aplicar un tratamiento paliativo que
proporcione el menor grado posible de malestar y conduzca a una muerte digna.

A partir de la década de 1990 y con las técnicas terapéuticas disponibles, el


cáncer es curable en aproximadamente el 50% de los pacientes
diagnosticados.

2. Alzheimer

Enfermedad neurodegenerativa de causas


desconocidas. Es una de las más difíciles de tratar
y afrontar. Provoca deterioro cognitivo, trastornos en
la conducta y pérdida de la memoria. El día
internacional del Alzheimer se celebra el 21 de
septiembre, fecha elegida por la OMSy la Federación
internacional de Alzheimer, en la cual se celebran en
diversos países actividades para concienciar y ayudar a prevenir la enfermedad.
Hay diferencias de incidencia dependiendo del sexo, ya que se aprecia un riesgo
mayor de padecer la enfermedad en las mujeres, en concreto entre la población
mayor de 85 años. Para el año 2010 la Alzheimer’s Disease International ha
estimado una prevalencia de demencia del 4,7% a nivel mundial para personas
con 60 años o más, representando cifras al alza respecto a varios estudios
publicados con anterioridad (10% superiores a las estimadas para The Lancet en
2005).

Se ha probado la eficacia de fármacos anticolinesterásicos que tienen una


acción inhibidora de la colinesterasa, la enzima encargada de descomponer la
acetilcolina (neurotransmisor que falta en la enfermedad de Alzheimer y que incide
sustancialmente en la memoria y otras funciones cognitivas).
3. SIDA

Fue la enfermedad del siglo XX. Causada por el


virus de inmunodeficiencia humana (VIH), es
una enfermedad infecciosa de consecuencias
graves. Se han logrado grandes avances en la
medicina pero aún no se conoce la cura. Al menos
sí que se ha conseguido que la enfermedad sea
crónica. Las probabilidades de una cura son
ciertamente remotas, así que los esfuerzos de la
investigación actual se centran más en conseguir algún tipo de vacuna que evite
nuevos contagios.

4. Lupus

El lupus eritematoso sistémico (LES) es una enfermedad


autoinmune. Es impredecible y puede provocar artritis,
anemia, erupciones cutáneas, etc. Además, ataca órganos
internos específicos como el riñón, los pulmones o hasta el
corazón.
El lupus se presenta más comúnmente en asiáticos y
africanos y es 9 veces más frecuente en las mujeres que
en los hombres.Las primeras manifestaciones de la enfermedad se observan
frecuentemente entre los 15 y 44 años de edad. Aunque hasta el momento no hay
una cura, los síntomas se tratan principalmente con dosis bajas de
corticosteroides, inmunosupresores y antipalúdicos como la hidroxicloroquina.

5. Diabetes

Generada por un desorden


metabólico por el cual la persona
tiene demasiada azúcar en la sangre y
no produce suficiente insulina. Un
segundo tipo se da porque el organismo
ofrece resistencia a la insulina
producida. La diabetes mellitus no es una
patología única sino un síndrome, por lo cual esta denominación incluye hoy en
día a su vez, a varios tipos de afecciones diferentes pero con una característica
común: la hiperglucemia y sus consecuencias.
Para el año 2000, se estimó que alrededor de 171 millones de personas eran
diabéticas en el mundo y que llegarán a 370 millones en 2030. Este
padecimiento causa diversas complicaciones, dañando frecuentemente a ojos,
riñones, nervios y vasos sanguíneos.

6. Ébola

Fiebre hemorrágica transmitida de los primates a los


humanos que puede ser mortal. Es originaria de
África y tiene una tasa de mortalidad de entre 50 y
90% de los casos. En un lapso de una semana, una
erupción, frecuentemente hemorrágica, aparece en
todo el cuerpo. Las hemorragias se presentan
generalmente desde el tubo gastrointestinal,
haciendo que el infectado sangre tanto por la boca
como por el recto.
El virus está vivo en África. En el año 1976 murieron alrededor del 85% de los
infectados.

El virus del Ébola no tiene cura y ningún tratamiento específico. El tratamiento


que se utiliza en la actualidad es mantener la vida de la persona mediante
métodos de resucitación (respiración artificial, evitando el RCP pues el virus es
contagioso por la saliva) y controlar las hemorragias en la medida de lo posible. En
cuanto a una vacuna, se realizan investigaciones, pero éstas se complican porque
aún no se conocen todas las proteínas del virus y porque hay sólo cuatro
laboratorios equipados para trabajar con un virus como éste.

7. Asma

Enfermedad crónica que puede avanzar en etapas


graves. Se produce en los pulmones e inflama las vías
respiratorias. Si no se lleva un tratamiento adecuado
puede llegar a ser mortal. Aunque se conoce que el
asma es una condición causada por una inflamación
crónica de las vías aereas, los componentes precisos
de esta inflamación están todavía por dilucidar y sus
causas son inciertas.
En los últimos veinte años se ha registrado un aumento en su incidencia debido en
parte a la contaminación ambiental y las consecuencias de ésta, y en parte al
aumento de la población mundial. Por ejemplo, la Organización Mundial de la
Salud reportó que un 8% de la población suiza padecía de asma, comparado con
solo 2% hace 25-30 años atrás.

8. Poliomielitis

Enfermedad viral que ataca al sistema nervioso y puede


llegar a causar parálisis total o parcial. Afecta principalmente
a los niños de entre 5 y 10 años.
La enfermedad fue descrita por primera vez por el
alemán Jakob Heine en 1840.

La Organización Mundial de la Salud declara que una zona


está libre de una enfermedad cuando transcurren tres años sin que se dé
ningún caso. En 1994, la OMS consideró a la Región de América (36 países) libre
de polio, en el año 2000 lo hizo con la Región del Pacífico (37 países, incluyendo
China). En 2002 se declaró a la Región Europea.

La OMS ha declarado que sólo quedan cuatro países en el mundo en que la


enfermedad sigue siendo endémica: Nigeria, India, Pakistán y Afganistán. Si se
consigue será la tercera enfermedad infecciosa eliminada de la faz de la Tierra. La
primera fue la viruela, y la segunda la peste bovina.

9. Gripe

Es muy común y probablemente todos la sufrimos


en algún momento. La causa un virus que afecta a
las vías respiratorias y que siempre está mutando,
lo que hace que solo lo controlemos por un
determinado tiempo. Hay tratamientos
disponibles que se centran en aliviar los
síntomas, y también en ayudar al cuerpo a
desarrollar sus defensas.
La gripe alcanza sus picos de mayor prevalencia durante el invierno, y debido a
que el hemisferio norte y el hemisferio sur atraviesan esta estación en diferentes
momentos existen, de hecho, dos temporadas de gripe cada año: de octubre a
abril en el hemisferio norte y de mayo a septiembre en el hemisferio sur. No se
sabe la razón exacta de que la gripe aparezca en esas épocas, pero se supone
que la razón es que, debido al frío, la gente suele encerrarse en lugares más
cerrados y el contacto interpersonal se hace más estrecho.
10. Resfriado común

Es la enfermedad más común. Después del resfriado, el


enfermo desarrolla una inmunidad al virus. Sin embargo,
debido al gran número de virus que existen, podemos
enfermarnos nuevamente. El resfriado común está
causado por numerosos virus (principalmente rinovirus,
coronavirus y también ciertos ecovirus y coxsackievirus)
que infectan el sistema respiratorio superior.
En contra de la creencia popular, la vitamina C no reduce
ni previene los síntomas de la enfermedad.

El hábito de fumar extiende la duración de la enfermedad aproximadamente


tres días de promedio. El dormir menos de siete horas diarias se ha asociado
con un riesgo tres veces mayor de desarrollar una infección cuando tal sujeto está
expuesto a un rinovirus, en comparación con los que duermen más de ocho horas
por noche.

MENTALES

10. Trastorno Antisocial de la Personalidad

La persona que sufre este trastorno se caracteriza por su tendencia a no


relacionarse en sociedad, evitando cualquier interacción.
Los distintos síntomas y conductas que caracterizan el TASP incluyen: robos,
agresividad, tendencia a la soledad, violencia,
mentiras… Además, las personas afectadas por
el TASP tienden a ser tímidas, depresivas y
tienen ansiedad social. Este último punto se debe
a su temor a ser rechazadas. Con todo, la terapia
psicológica es muy efectiva a la hora de manejar
los inconvenientes del trastorno antisocial.

9. Síndrome de Estocolmo

El Síndrome de Estocolmo es un trastorno mental relativamente frecuente en las


personas que han sido víctimas de un secuestro. Muestran algún tipo de
sentimiento positivo hacia sus captores.
Archivos policiales internacionales muestran que alrededor del 27% de las
víctimas de secuestros presentan este desorden.
Síndrome de Estocolmo

El Síndrome de Estocolmo es un trastorno mental relativamente frecuente en las


personas que han sido víctimas de un secuestro. Muestran algún tipo de
sentimiento positivo hacia sus captores.
Archivos policiales internacionales muestran que alrededor del 27% de las
víctimas de secuestros presentan este desorden.
El Síndrome de Estocolmo también se aplica en
casos como abuso infantil, violación o maltrato. No
es un trastorno que se viva de forma angustiosa,
pero llama mucho la atención porque resulta difícil de
entender.
El Síndrome de Estocolmo también se aplica en
casos como abuso infantil, violación o maltrato. No
es un trastorno que se viva de forma angustiosa,
pero llama mucho la atención porque resulta difícil de
entender.

8. Síndrome de Lima

El Síndrome de Lima es, justamente, un trastorno opuesto al Síndrome de


Estocolmo. En este caso, los secuestradores muestran simpatía hacia su
rehén.
Este trastorno fue acuñado después de un incidente que ocurrió en la capital de
Perú en 1996. El MRTA secuestró a centenares de
políticos, diplomáticos y militares en la embajada
japonesa en Lima. Horas después, los
secuestradores fueron empatizando con los
rehenes, y paulatinamente fueron liberándolos.

7. Trastorno Obsesivo Compulsivo

El Trastorno Obsesivo Compulsivo es un desorden ansioso caracterizado por


recurrentes pensamientos que producen miedo, desasosiego, preocupación,
conductas compulsivas, etc.
Algunos de los síntomas del TOC son las comprobaciones compulsivas, lavar o
limpiar excesivamente, pensamientos religiosos, rituales nerviosos tales como
abrir las puertas un número determinado de veces
antes de entrar en la habitación, o aversiones
irracionales a cifras determinadas.
Afortunadamente, la psicoterapia y aprender
algunos hábitos permiten una gran calidad de vida a las personas afectadas.

6. Dislexia

La Dislexia es un trastorno del aprendizaje. La persona disléxica no puede leer


correctamente debido a la discrepancia entre el potencial de aprendizaje y su nivel
de rendimiento, sin que exista cualquier tipo de problema, ya sea sensorial, físico,
motor o deficiencia educativa. Esto causa ciertos desajustes en la lectura que a su
vez pueden causar otro tipo de psicopatologías del aprendizaje y de la
autoimagen.
Como consecuencia, las personas afectadas por la Dislexia tienen serios
problemas de comprensión en la lectura. Afortunadamente, en nuestro tiempo la
intervención y el tratamiento ofrecen muchas
garantías para hacer frente a este trastorno y,
llegada la adultez, una amplia mayoría de
disléxicos no tienen ningún problema para
escribir correctamente.

5. Mutismo Selectivo

El Mutismo Selectivo es un desorden psiquiátrico que causa que la persona


no sea capaz de hablar en determinada social o con determinadas personas.
Usualmente, el Mutismo Selectivo viene asociado a la timidez y a la ansiedad
social.
Es relativamente frecuente en los niños. Cuando
empiezan su escolaridad, algunos no pronuncian
ni una palabra, a pesar de hablar fluidamente en
sus casas. Sólo la continuidad en el tiempo de
esta conducta puede alarmarnos de un caso de
MS. En la mayoría de casos, los síntomas van
desapareciendo poco a poco.

4. Esquizofrenia

La Esquizofrenia es un trastorno mental


causado por una anomalía en los procesos
cognitivos y por una pobre respuesta
emocional. El afectado sufre de alteraciones
en la percepción o la expresión de la realidad.
Recientemente se han producido importantes
avances científicos sobre la esquizofrenia.
3. Trastorno de Identidad Disociativo

El Trastorno de Identidad Disociativa, o Trastorno de


Personalidades Múltiples, es un desorden de la
identidad. La persona afectada por este
trastorno desarrolla más de una personalidad y
muestra diferentes conductas y comportamientos
en distintas situaciones. En el artículo "Trastorno de
Personalidad Múltiple" tienes mucha más información
de las características de el que es considerado como
uno de los trastornos mentales más severos.
Se suele decir que las personas con TID cambian sus comportamientos
radicalmente y posteriormente no recuerdan ese episodio.
Es uno de los trastornos cuyos afectados viven con mayor inquietud, así como uno
de los más controvertidos entre la comunidad científica debido a la dificultad de los
aparatos psicométricos para diagnosticarlo y por la falta de tratamiento eficaz. De
todos modos, en los últimos años ha habido importantes pasos en la mejora de los
tratamientos.

2. Autolesión / suicidio

La persona que sufre este desorden mental trata de


quitarse la vida (o trata de conseguir atenciones
debido a estas conductas). Estas conductas incluyen
cortarse las manos o brazos, quemarse, etc.
En este tipo de trastorno mental, la persona trata de
autolesionarse o hasta de quitarse la vida.
Usualmente, esta conducta puede estar motivada no en la consecución de la
muerte, sino en algún tipo de atenciones que reciben al mostrar esta conducta, lo
cual remite a un trastorno de fondo que suele ser grave.

1. Síndrome de Cotard

En este raro trastorno psiquiátrico, el afectado cree que ha muerto, o que ha


perdido la sangre o algún órgano interno. Este delirio puede ser peligroso ya
que el trastornado puede actuar imprevisiblemente. Frecuentemente se asocian
este tipo de conductas a personalidades nihilistas e hipocondríacas.
El Síndrome de Cotard recibe su nombre por Jules Cotard, quien fue el primer
médico que diagnosticó esta extraña condición. Describió las diferentes fases del
trastorno en una tesis escrita en París, en el 1880.
Las personas afectadas por el Síndrome de
Cotard rehúsan el contacto social y descuidan su
bienestar personal. Su causa radica comúnmente
en patologías neurológicas o mentales, y se
asocia con la desrealización y la depresión.