Vous êtes sur la page 1sur 2

1.

Las leyes fiscales, como todas las demás, deben ser interpretadas para su correcta aplicación al caso concreto de
que se trate, sobre todo si se presenta una deficiente formulación lingüística o de técnica jurídica de la norma
tributaria.

2. En la opinión de dicho autor y con la cual estoy de acuerdo la aplicación de cualquier ley supone necesariamente
su interpretación

3. LEYES FISCALES. LA INTERPRETACIÓN SISTEMÁTICA DE SUS NORMAS NO CONTRAVIENE LOS PRINCIPIOS DE


INTERPRETACIÓN Y APLICACIÓN ESTRICTA Y DE LEGALIDAD QUE RIGEN EN DICHA MATERIA

4. Además de las fuentes de interpretación hay diversos MÉTODOS de interpretación de las normas legales y en
materia fiscal el método más aceptado es el de la interpretación literal.

5. Los sostenedores de este método de interpretación expresan que dada la naturaleza especial de las normas de
derecho fiscal, estas solo deben de interpretarse en sus términos, literalmente, de un modo rígido y estricto.

6. APLICACIÓN ESTRICTA. En la aplicación de los impuestos deben de tomarse en cuenta, exclusivamente, los términos de la
ley que los crea sin que sea dable ampliarlos o restringirlos.

7. APLICACIÓN ESTRICTA. IMPUESTOS. En materia de impuestos, la interpretación de la ley debe ser estricta, y hay que
aplicarla en sus términos y sin dar a estos más alcance que el que naturalmente tienen; y el cobro que se haga sin apegarse
a estas reglas, importa una violación a los artículos 14 y 16 constitucionales.

8. cuando una ley usa términos con más de un significado debe remitirse a su 1 acepción técnica y no al de uso
corriente, a no ser que la propia ley establezca la acepción que debe tomarse en cuenta.

9. PRIMER LUGAR a la interpretación literal y su no fuera suficiente (SEGUNDO LUGAR) puede acudirse a cualquier
otro método de interpretación a fin de desentrañarlo, pero cuidando siempre desde el principio que la
interpretación sea sistemática, esto es, en coherencia con el conjunto del derecho positivo para que una vez
precisado el significado de la norma se pueda llegar al resultado de su aplicación estricta.

10. CONTRIBUCIONES. LAS DISPOSICIONES REFERENTES A SUS ELEMENTOS ESENCIALES, AUNQUE SON DE APLICACIÓN
ESTRICTA, ADMITEN DIVERSOS MÉTODOS DE INTERPRETACIÓN PARA DESENTRAÑAR SU SENTIDO.

11. La interpretación analógica en términos generales se encuentra proscrita (excluida) como método de
interpretación de las leyes fiscales debido a que se considera peligrosa (revisar porque). No obstante lo
anterior, se considera que la analogía puede utilizarse siempre que con ella no se dé lugar a crear, modificar o
extinguir la obligación tributaria o alguno de los elementos esenciales del tributo, es decir que la analogía podrá
utilizarse cuando la obligación fiscal ya haya nacido en virtud de que el sujeto se ha adecuado a la hipótesis
legal.

12. acudiendo en primer lugar a la interpretación literal, y si esto no fuera suficiente para desentrañar su significado,
acudiendo después a cualquier otro método de interpretación a fin de desentrañarlo, pero cuidando siempre,
desde el principio, que la interpretación sea sistemática.
A propósito de la interpretación y aplicación de las normas tributarias conforme a la legislación mexicana Margáin señala
LAS SIGUIENTES CONCLUSIONES:
 Las normas de la ley tributaria deben de interpretarse en forma armónica y no aisladamente, con el objeto de dar a
la ley una unidad conceptual entre su finalidad y su aplicación.
 Las normas que señalan:
1) El sujeto
2) El objeto
3) La base Deben de interpretarse en forma
4) El momento de nacimiento del crédito fiscal estricta o literal (estima que debe
5) el pago del crédito fiscal
6) Las exenciones decir solamente que deben de ser de
7) Las infracciones
8) Las sanciones
APLICACIÓN estricta)
 Cuando un término tenga más de una acepción y ninguna de ellas sea legal, debe referirse a su sentido técnico; solo
cuando una norma legal de una acepción distinta a la de la ciencia a que corresponde el término se referirá a su
sentido jurídico.
 La interpretación analógica debe de excluirse en la interpretación de las normas que recogen lo consignado en el
(punto 2 anterior) o se colme una laguna jurídica en perjuicio del contribuyente.