Vous êtes sur la page 1sur 2

EL OBJETO DEL ACTO JURIDICO

Atendiendo a los conceptos jurídicos fundamentales, es la forma de conducta humana


jurídicamente estipulada por la norma y que se manifiesta como facultad, deber, acto,
hecho (lícito o ilícito) y sanción. Es de señalar que para ser elemento de existencia del
acto jurídico, requiere de presentarse en dos ángulos o perspectivas de estudio: directo
(inmediato) e indirecto (mediato).
 El objeto directo (o inmediato) es la producción de consecuencias en el ámbito
del derecho, consistentes a su vez en la creación, modificación, transmisión,
conservación o extinción de deberes concretos.
 El objeto indirecto (o mediato) , son prestaciones que se pactan en un acto
jurídico concreto que posee tres aristas de certeza conceptual: la cosa que el
obligado debe dar, la conducta que el obligado debe hacer o debe dejar de hacer;
traducidas como
Es así como el objeto del acto jurídico lo forman la obligación de cada parte y lo que cada
una de las se comprometió a dar, a hacer o a no hacer, de ahí que esas tres acciones sean
denominadas como la finalidad de la obligación o deber jurídico.
Aníbal Torres nos dice, que el Objeto del Acto Jurídico es la relación jurídica a la que da
creación, regula, modifica o extingue. Toda relación jurídica vincula a sujetos y entre
ellos se dan derechos y deberes u obligaciones, cualquiera que sea su naturaleza.
El objeto del acto jurídico viene a ser la relación jurídica, derecho que el acto ha creado,
modificado, transferido, etc. A su vez, el derecho creado por el acto jurídico recae sobre
un objeto que toma la denominación de BIEN (cosa corporal o incorporal).
Para que el objeto sea física y jurídicamente posible, el Código Civil prescribe que el acto
jurídico es nulo cuando el objeto en imposible, ilícito o indeterminado.
a. Posibilidad Física del objeto: El objeto debe estar dentro de las posibilidades
físicas e intelectuales del ser humano, es decir no se puede pactar sobre objetos
que son imposibles.
a. Posibilidad jurídica del objeto: Radica en la naturaleza de las instituciones
jurídicas, en la calificación jurídica objetiva de ciertos bienes o conducta de las
restricciones legales de ciertos derechos o en otras consideraciones.
b. Determinación o determinabilidad del objeto: Es cuando esta individualizado,
identificado, de tal modo que no pueda confundirse con otro objeto.
Elementos del objeto:
A. Elementos esenciales: Son aquellos sin los cuales el contrato no podría existir o
no podría tener validez. Estos pueden ser comunes, especiales y especialistas.
B. Elementos Naturales: Son aquellos resultantes de la celebración de cada contrato
o grupo de contratos, por ejemplo, la gratuidad en la donación o el saneamiento
en la compraventa
C. Elementos Accidentales: Son aquellos que no obstante existir naturalmente en el
contrato, son susceptible de ser agregados por los contratantes, para modificar sus
efectos normales del contrato, pero sin desnaturalizarlo, como: la condición, el
plazo y el modo

LA LICITUD EN EL OBJETO
La licitud en el objeto consiste en ir de acuerdo con las leyes del orden público y a las
buenas costumbres. Las normas públicas son las disposiciones que se dictan para
garantizar intereses sociales o de personas débiles.
La licitud es el requisito del objeto que sirva para que el acto produzca consecuencias
legales. Para que el objeto tenga licitud, hay tres requerimientos: existir en la naturaleza,
existir en el comercio, ser determinado o determinable en su especie, calidad y cantidad.
a) Existir en la naturaleza. Consiste en que las cosas deben ser posibles y que
sean susceptibles de ser físicamente apreciados por los sentidos humanos; hay
cosas pasadas, presentes y futuras, por lo que sólo las presentes y las futuras
pueden ser materia del acto jurídico.
b) Existir en el comercio. Se refiere a la posibilidad jurídica de que el bien sea
motivo de apropiación humana, siempre que así lo permita la norma
expresamente.
c) Ser determinado o determinable. Determinar una cosa es precisarla para
identificarla, a fin de que el cumplimiento del deber sea efectivo y no someta
a absurdos indebidos; hay tres formas de determinar un objeto: su especie
(identidad), su calidad (cualidad) y su cantidad (frecuencia).