Vous êtes sur la page 1sur 12

ANALISIS EXEGÉTICO

TEXTO: Mateo 10.34-39

TEMA: Sufrir para reinar

INTRODUCCIÓN:

Cómo es posible que el hombre más bueno del mundo, el Hijo del Dios viviente, conocido
como un hombre de paz, de repente diga a sus oyentes que no viene a traer paz, sino todo
lo contrario. Para acercarnos a la realidad que quiso expresar el autor del Evangelio de
Mateo al poner en boca de Mesías las palabras que encontramos en los versículos 34 al 39
del capítulo 10.
LECTURA DEL TEXTO GRIEGO de Mateo 10.34-39 (PERÍCOPA: Mateo 9.35 – 10.42):
LECTURA PROVISIONAL (Mateo 10.29-34):

34. No piensen que vine poner paz sobre la tierra no vine poner paz sino espada

35. Porque dividir a hombre contra el padre de él e hija contra la madre y nuera contra la
suegra de ella

36. Y enemigos de él hombres los miembros de casa de él

37. Él teniendo cariño a padre o madre cruzando por encima de mí no está siendo de mí
digno y el teniendo cariño a hijo a hija cruzando por encima de mí no está siendo de mí
digno

38. Y quien no está tomando la el poste vertical en T de él y está siendo detrás de mí no


siendo de mí digno

39. Él habiendo hallado el alma de él perderá a ella y el habiendo perdido el alma de él en


cuenta de mí hallará a ella

TRASFONDO HISTÓRICO

CONTEXTO LITERAL

Fecha y lugar

El que el nombre de Mateo no se halle al inicio de encontrar este evangelio, es decir lo


omiten el nombre del autor, el testimonio uniforme de los Padres de la iglesia primitiva es
que Mateo Leví, de profesión publicano, es decir cobrador de impuestos, fue su autor. Ya
en la primera década del siglo 2, recién se identificado este evangelio como de Mateo,
uno de los doce. Comenzando con Papías al principio del segundo siglo, hay una lista
impresionante de Padres de la iglesia primitiva que atribuyen el primer Evangelio a Mateo
Leví. Hoy en día existen muchas opiniones respecto a su autor o autores. Es decir, existen
quienes opinan y presentan argumentos asegurando que no Mateo no escribió este
evangelio.

Se asume que Mateo decidió cambiar su nombre luego de seguir a Jesús, este cambió su
nombre Leví por Mateo, que significa “don de Dios”, como “Teodoro” en griego. Mateo
ocupa el octavo puesto en la lista en su Evangelio, pero el séptimo en los otros Evangelios,
lo que quizá indica una nota de humildad de su parte. Mateo se llama a sí mismo el
publicano, lo cual a la vez que constituye otra nota de humildad, es prueba interna de que
escribió el Evangelio que lleva su nombre. Las evidencias indican que Mateo tenía aún
esperanzas mesiánicas cuando Jesús le llamó. A juzgar por el silencio de los Evangelios
hacia su persona, Mateo ocupó una posición humilde entre los discípulos.

“La mayoría de las tradiciones, especialmente las que provienen del sector griego del
cristianismo, describen la muerte de Mateo por causas naturales. El arte italiano, sin
embargo, lo presenta como mártir crucificado. Por eso de lo poco que sabemos del autor
del primer Evangelio, concluimos que era un hombre de pocas palabras, contemplativo,
observador, humilde y detallista. Al leer su Evangelio, se recibe la impresión de que Mateo
era un verdadero “hebreo de hebreos”, leal a su pueblo, conocedor de su historia y de las
profecías de sus libros sagrados. Por estas y otras razones, Mateo era un hombre
especialmente dotado para escribir el primer Evangelio del NT.”

El libro de Mateo fue escrito probablemente en Antioquía de Siria, en cuya región existía
una de las iglesias más grandes y respetadas en los primeros siglos del cristianismo. Se
estima que también habito por aquí cierto tiempo el apóstol Pedro. Debido a esto, existía
una relación más cercana entre Pedro y Mateo. Razón por la cual, los teólogos
contemporáneos opinan que Mateo argumenta muy bien a favor de Pedro en este
evangelio. Debido a esto los discípulos de estos al escribir este evangelio, fueron
influenciados no solo por diversas fuentes como la Q, sino también de la percepción y
amistad de Mateo y Pedro.

Si fue Mateo el escritor, debió ser escrito antes del año 70 DC (la mayor evidencia de esta
fecha es la destrucción de Templo de Jerusalén), otros la ubican un par de años luego del
año 70 DC. La crítica contemporánea la ubica entre la última década del siglo I y las
primeras décadas del siglo II.
La comunidad de Mateo

La comunidad es importante al momento de escribir. El autor sabía a quienes les iba a


escribir. No cabe duda de dos cosas. Una es que su comunidad incluía muchos judíos y la
otra es, que la mayor fuente en la que se basó es la Q. esto a la vez le da relevancia a la Q,
y mucha más si afirmamos que fue Mateo el escritor de este evangelio. Ya que resalta la
pregunta: Si Mateo camino con Jesús en la tierra, que necesidad tenía este de basarse en
la fuente Q. la única opción es que si se basó en ella es porque ella es prácticamente
fidedigna.

Idioma

“Este Evangelio es hebraizante, esto es, se caracteriza por los patrones de pensamiento y
el espíritu de los hebreos”. Muchos eruditos opinan que Mateo y Marcos son textos
traducidos al griego. Los argumentos presentados para la confirmación de este punto de
vista son principalmente los siguientes: a. el griego está marcado por características del
estilo arameo, o por lo menos, semita; b. varios pasajes que ahora son oscuros se aclaran
en cuanto se consideran como una mala traducción del arameo original, y se pone la
traducción correcta en lugar de la defectuosa encontrada en el texto griego. Desde luego
que esta teoría no convence a todos.

CONTEXTO HISTÓRICO

Debido al contexto y a la mayor probabilidad de que su idioma escritural haya sido el


arameo, podríamos decir que el evangelio de Mateo llevaba el propósito de ganar
plenamente a los judíos para Cristo; esto es, ganar a los aún no convertidos y fortalecer a
los ya convertidos. Su carácter hebraizante lo da a entender aquella meta. Con el fin de
lograrlo, el énfasis se pone en el hecho de que Jesús es ciertamente el Mesías largamente
esperado que se anuncia en las Escrituras hebreas.

La esperanza de Israel es la esperanza mesiánica. Esa esperanza la demuestra Mateo. El


comienza a demostrar que el director de toda su historia estuvo con ellos allí, en la tierra.
Es decir, este evangelio enfatiza que Jesús es el Cristo de las profecías., no solamente para
que los judíos, aceptando a este Hijo de David como su Salvador, puedan tener vida en su
nombre, sino también a fin de que puedan defenderse contra los ataques del enemigo y
aun puedan llegar a ganar a todos los hombres, y allí están incluidos los gentiles.

El Mesías no venía a ciegas o ver que iba a suceder con él. Las profecías mostraban lo que
él debía ser. Cada quien tomaba los texto y tenía sus propias apreciaciones de lo que venía
hacer el Mesías. No fue una peregrinación cualquiera. Le gustaba verlo como un vencedor.
Eso despistó y distrajo a casi todos. Debido a eso nadie podía esperar que el Mesías
muriera, mucho menos crucificado. Con esta historia el autor intenta reenfocar a una
comunidad en su visión del Mesías y que crean en Jesús.

ANÁLISIS TEOLÓGICO Y LINGÜÍSTICO DE MATEO 10.34-39

Jesús continúa recorriendo las ciudades, labor básica y diaria en él. Ese era el medio por el
cual el enseñaba, predicaba el evangelio y sanaba todo tipo de enfermedades. En su
caminar veía las multitudes y se conmovía pues loas veía desamparadas, tal como ovejas
que no tenía pastor (9.35-38). Entonces el elige a sus 12 discípulos y luego los envía (10.1-
15). Les advierte lo duro de la misión y de quienes debían de cuidarse (10.16-25). Una cosa
es cuidarse otra cosa es el miedo, pues él les enseña a quién si deben tenerle miedo y al
mismo tiempo quien debe ser nuestra confesión (10.26-33).

vv. 34, 35. No penséis que vine a traer paz en la tierra. Yo no he venido a traer paz sino
una espada. Porque vine a poner a un hombre contra su padre, a una hija contra su madre
y a una nuera contra su suegra.

Seguir en Cristo en ese entonces (confesarlo) provoca división incluso dentro de las
familias, en medio de los dichos de Jesús, él envía lo descrito en los versos 34 y 35. Había
hablado de división, ahora la complementa con espada. Para esto usa un dicho paradójico,
algo se suena como increíble pues se parece ir en contra de la opinión corriente.
Sorprende a quien lo escuche.
A esto la reacción más natural es pensar y murmurar: ¿Será lo verdad lo que enseña este
rabí? ¿Cómo puede ser verdad lo que dice? ¿Este no es el Príncipe de Paz? ¿Y la bendición
no es para los que buscan la paz? ¿No veía él a dar paz? ¿Pero si en el monte nos indicó
que debíamos perdonar?

Este tipo de dichos se lo conoce como mashal, el cual se caracteriza por mostrar a sus
oyentes y lectores un aspecto de la verdad y hacer de aquello una verdad universal. Ya
que la presencia del Mesías, pese a que vino a traer paz, su sistema produce división tal
como la describen los evangelios. Incluso los padres se iban en contra de los hijos y Jesús
menciona que será hasta peor, pues por causa de su presencia los hijos estarán en contra
de sus padres. Esto llegará no solo a diferencia de criterios sino que podría llegar a espada,
a entrega, a juicio, a muerte. Ya que cuando llega el Señor al mundo lo divide en dos, lo
parte, lo corta en dos y al hacerlo así pone o vuelve a una persona contra la otra. La lucha
por la defensa de la fe.

vv. 36. Los enemigos de un hombre serán los miembros de su propia casa.

Vuelve a confirmar como la fe dividirá a las familias. Esta división de fe la conocemos


desde Caín y Abel.

vv. 37. El que ama a padre o a madre más que a mí no es digno de mí; el que ama a hijo o
a hija más que a mí no es digno de mí.

Formar parte de la familia de Cristo es un gran privilegio, algo de gran estima, algo que
ninguna otra obligación podría remplazarla. Los que rehúsan a esta suprema lealtad a
Jesús no son “dignos” de él, es decir, no merecen pertenecerle y ser honrados por él.

vv. 38. y el que no toma su cruz y me sigue no es digno de mí.

No solo menciona el inmenso privilegio de esta fe. También menciona la responsabilidad


que conlleva esto. A tal punto de compararla con el sufrimiento de unos condenados. No
cualquier condenado, sino de lo peor de aquel entonces, los condenados a la cruz. Aquello
era lo más denigrante de aquel entonces. Y cargar esa cruz no solo era doloroso al final,
sino que el condenado debía llegar cargando su cruz. Es de aquí donde Jesús saca tal
ilustración. Jesús pasó por esto, y desde ya les indicaba a sus seguidores que la fe en él
demandaría agonías semejantes. Quién no quiere tomar esto, demás es que lo quiera
seguir al Mesías.

vv. 39. El que encuentre su vida la perderá, y el que pierda su vida por mi causa, la
hallará.

El versículo 38 implica entregar todo su ser, incluso implicaría llegar al calvario. Desde
luego que habla de perder la vida, habla de sufrir. Hay quienes dicen que una vida de
sufrimiento no es vida. Por ello el versículo 39 habla de aquellos que si son capaz de
entregar su vida (sufrir) por esta fe, no perderá su vida, la ganará.

CONCLUSIÓN

Si en los tiempos de Jesús existían seres que saben los que es sufrir y esperar, esos eran
los israelitas. Mateo sabía que ellos estaban empapados de estas historias. Pero sus
historias también solo indicaban que ahora les tocaba solo disfrutar y reinar. El texto
propuesto chocaba a los oídos que lo escuchaban. Es complejo imaginar bendición en los
versículos 34 al 39, pero la bendición que sí ofrece no existe otra forma de alcanzarlas.
Luego de la tormenta viene la calma.
BIBLIOGRAFÍA

HENDRIKSEN, WILLIAM. Comentario al Nuevo Testamento. El Evangelio según San Mateo.


Libros Desafío. Michigan 2007.

Comentario Bíblico Mundo Hispano. Mateo. Editorial Mundo Hispano. Texas.

Nuevo testamento Interlineal Griego Español. Sociedades Bíblicas Unidas. Editorial


Desclée de Brouwer, S.A. Brasil. 2003
SUFRIR PARA REINAR

• TRAE ESPADA EN VEZ PAZ


vv. 34-35

• LOS ENEMIGOS SERÁN LOS


vv. 36 DE NUESTRA CASA

QUIEN NO LO AMA SOBRE


TODO
• NO ES DIGNO DE ÉL
vv. 37-38 QUIEN NO TOMA SU CRUZ Y LE
SIGUE

• PADECER Y PERDER LA
vv. 39 VIDA POR ÉL ES GANANCIA