Vous êtes sur la page 1sur 1

En el año 1922 la vida era muy diferente, eso lo explica ‘’Emma Zunz’’, escrito por Jorge Luis Borges,

que es un cuento de género policiaco en el que se pueden leer varios temas difíciles de tratar para
la sociedad tales como el amor-odio hacia la misma persona, violaciones, abusos y varios
sentimientos negativos que van ocurriendo en toda la historia.

Los traumas infantiles que ha sufrido un adulto son difíciles de superar, tendrá dificultades para
avanzar en su vida y sus relaciones de una forma sana, sin muchas veces percibir exactamente qué
le está pasando, sintiendo un vacío o malestar del que no sabe identificar la causa. “…Luego, se
habló de novios y nadie esperó que Emma hablara. En abril cumpliría diecinueve años, pero los
hombres le inspiraban, aún, un temor casi patológico…” (Borges, 1984, p.01). Los sentimientos de
angustia y odio desde niños hacen que, de alguna manera, olvidemos incluso a lo que le teníamos
miedo.

“… ¿Cómo hacer verosímil una acción en la que casi no creyó quien la ejecutaba, cómo
recuperar ese breve caos que hoy la memoria de Emma Zunz repudia y confunde…”(Borges, 1984,
p.01). Nadie está preparado para ver a alguien morir delante de sus ojos. Cuando fallece un ser
querido el sufrimiento puede llegar a ser insoportable. Estas emociones no se pueden ignorar jamás
y es común que vuelvan en forma de depresión.

“El asco y la tristeza la encadenaban.” (Borges, 1984, p.02). Estar atado al pasado hace que
suframos consecuencias negativas en el presente. Existe una enfermedad psicológica llamada
‘’Complejo de Electra’’ que es la fijación afectiva o enamoramiento hacia el padre, es malo visto de
todos los lados, las niñas reprimidas pueden recordar la violación que el padre hizo a la madre y
padecen de pánico fálico y por ello su sexualidad no toma las vías de la realización genital natural
sino el laberinto del complejo electriano: deseo de estar con el padre; tal como se ve en ‘’Emma’’
del cuento ‘’Emma Zunz’’, al ver proyectado a su padre en un marinero desconocido con el cual ella
se entregó.

‘’Fue una herramienta para Emma como ésta lo fue para él, pero ella sirvió para el goce y él para la
justicia. ’’ (Borges, 1984, p.02). Al estar en un trance, la mente no logra aceptar lo que está
ocurriendo, la venganza como un símbolo de ‘’justicia’’ no es lo correcto, aunque haya sido con la
intención de defender en este caso, a las mujeres que han sido maltratadas.

“…Ante Aarón Loewenthal, más que la urgencia de vengar a su padre, Emma sintió la de castigar el
ultraje padecido por ello…” (Borges, 1984, p.02). El asesinato de una persona no se puede justificar
con nada, el aborrecer a los hombres a tal punto de enloquecer y no pensar en las consecuencias

Explicar el porqué de las cosas que hacemos día a día es imposible, no recodamos por todas las
cosas que hemos pasado e incluso llegamos a hacer nuestras tareas diarias de manera inconsciente,
es algo extraño; si sufrimos en nuestra infancia posiblemente no recordaremos como pasó, pero si
recordaremos los sentimientos que provocan el recordarlo y de manera involuntaria en nuestra
mente crecerán más y más esos sentimientos a tal punto que nos asfixiaremos e intentaremos
acabar con esos traumas de una vez por todas.