Vous êtes sur la page 1sur 5

Psittacoidea

Ara ararauna y Ara macao

Taxonomía

Reino: Animalia

Filo: Chordata

Clase: Aves

Orden: Psittaciformes

Superfamilia: Psittacoidea
ILLIGER, 1811
Familias

Psittacidae
Psittrichasiidae
Psittaculidae

[editar datos en Wikidata]

Psittacoidea es una de las tres superfamilias del orden Psittaciformes. Contiene 369 especies
de psitacoideos o loros típicos.1 Los loros típicos son más numerosos y están más
extendidos que las otras superfamilias de psitaciformes, las cacatúas y los escasos y
confinados loros de Nueva Zelanda, ya que tienen representantes
en América, África, Asia y Oceanía (desde Australiahasta la Polinesia).

Índice
[ocultar]

 1Taxonomía
 2Descripción
 3Distribución y hábitat
 4Filogenia
o 4.1Familia Psittacidae
o 4.2Familia Psittrichasiidae
o 4.3Familia Psittaculidae
 5Referencias

Taxonomía[editar]
Anteriormente los loros típicos se agrupaban en una sola familia (Psittacidae) dividida en dos
subfamilias: Psittacinae (donde se incluía a todos los loros menos a los loris) y Loriinae (los
loris). Actualmente el grupo se ha reestructurado, pasando a ser una superfamilia que se
divide en tres familias: Psittacidae (loros de América y África), Psittrichasiidae (loro aguileño y
afines) y Psittaculidae (loros de Asia y Oceanía, además de las especies pequeñas de
África).2

Descripción[editar]
Amazona nuquigualda
(Amazona auropalliata).

Los loros se caracterizan por tener un pico curvado, con una mandíbula inferior con cierta
movilidad en su conexión con el cráneo y situada en una posición bastante vertical. Además
tienen una gran capacidad craneal y son uno de los grupos de aves más inteligentes.3 Son
aves que vuelan bien y son capaces de agarrarse a las ramas de los árboles y trepar por ellas
con destreza, gracias a sus garras prensiles zigodáctilas (con dos dedos hacia delante y dos
hacia atrás).
Otra característica de los loros es la intensa coloración de su plumaje. El color predominante
del plumaje de los loros es el verde, aunque la mayoría de las especies tienen además algo de
rojo, azul, amarillo y otros colores en diversas cantidades. La coloración de las plumas de los
loros se debe tanto a los pigmentos como a estructuras especiales de sus plumas, como
la textura de Dyck, que dispersan la luz originando la aparición de colores como el azul
(componente fundamental del verde). Se diferencian de sus parientes las cacatúas en que
carecen de sus característicos penachos eréctiles en la cabeza. También difieren de ellas en
las tonalidades del plumaje, las cacatúas son predominantemente blancas o negras, y aunque
también pueden presentan colores rosados, rojos, amarillos o anaranjados, las cacatúas
carecen por completo de los tonos verdes y azules en sus plumajes.

Lori tricolor (Lorius lory).


La mayoría de los loros típicos se alimentan principalmente de semillas. Existen algunas
variaciones individuales entre especies que además incluyen en su dieta frutos, hojas,
insectos y otras pequeñas presas ocasionalmente. Los loris son
predominantemente nectarívoros, aunque otras especies también consumen néctar
ocasionalmente.

Cotorra de Kramer
(Psittacula krameri).

Los miembros de Psittacoidea son especies predominantemente monógamas que suelen


anidar en cavidades, tanto de los árboles como en túneles escavados en terraplenes.
Algunas especies pueden imitar gran diversidad de sonidos, incluida la voz humana, aunque
no tienen cuerdas vocales sino que usan un órgano situado en la base de la tráquea conocido
como siringe.

Distribución y hábitat[editar]
Generalmente viven en regiones tropicales o cálidas. Los loros se extienden por el hemisferio
sur, además de la región tropical y subtropical del hemisferio norte, distribuidos por el sur
de Asia, el África subsahariana, Oceanía, América del Sur y Central, y en el pasado había una
especie nativa de Norteamérica, el lorito de Carolina extinto en época histórica. Aunque las
mayores poblaciones nativas son las de Australasia, América del Sur y América Central. Los
loros ocupan un gran espectro de hábitats desde la selva húmeda tropical hasta los desiertos
del interior de Australia.
Muchas especies del grupo están clasificadas en peligro de extinción. La captura de loros
salvajes para el tráfico de mascotas (que sufren más que las demás aves), la destrucción de
su hábitat y la competencia con especies invasoras, han disminuido las poblaciones salvajes.4
Esta combinación de factores ha expulsado a muchas especies de la mayor parte del área de
distribución que tenían a principios del siglo XX. Por ejemplo, la cotorra margariteña, que
sobrevive en la principal isla de Venezuela, es actualmente el psitácido más amenazado de
ese país y sobrevive en contadas comunidades. Muy pocos de los ejemplares sacados de su
hábitat natural sobrevive a su captura, transporte y al estrés que sufren en cautividad. Las
medidas tomadas para conservar el hábitat de algunas de estas especies carismáticas y
llamativas también han protegido a otras especies del mismo ecosistema.5
Aunque la mayoría de los loros están disminuyendo sus áreas de distribución debido a
la deforestación y la presión humana, unas pocas especies están aprovechando la acción de
los humanos para expandirse. Varias especies que fueron importadas como mascotas a
Europa y Norteamérica han conseguido establecerse allí al escaparse o ser liberadas,
especialmente las de pequeño tamaño procedentes de hábitat abiertos subtropicales.
La cotorra monje y la cotorra de Kramer se han asilvestrado con éxito en colonias estables
alrededor de multitud de ciudades de Europa.67 Estas dos cotorras también están colonizando
algunas zonas del sur de Norteamérica junto a un puñado de miembros del género Amazona,
el inseparable de Namibia, el aratinga de Guayaquil o el periquito común. También se han
producido introducciones en Nueva Zelanda, como la del lori arcoíris o el perico multicolor.89