Vous êtes sur la page 1sur 2

Psicología

EL APRENDIZAJE SOCIAL Y EL
COMPORTAMIENTO DE LOS NIÑOS EN CLASE

En la actualidad, los niños pasan mayor parte de su tiempo en la escuela más


que en casa o incluso con los padres; es por ello que muchas veces cuando
un niño tiene un comportamiento poco adecuado, se le suele atribuir la carga a
los profesores o en este caso a las escuelas. Pero ¿Realmente la escuela es la
única influyente en el comportamiento de nuestros niños? Entonces ¿Qué rol
cumplen los padres?. Pues en realidad el comportamiento de los niños se debe
a un conjunto de influencias causado por el mundo que lo rodea, es decir, los
niños aprenden ciertas conductas, a través de lo que ellos observan en su
entorno (de sus padres, amigos, familiares, y profesores); a este tipo de
aprendizaje se le conoce como Aprendizaje Vicario o por modelado y fue
desarrollado por Albert Bandura.

Según Sarrió, (2014), el efecto esponja consiste en que los niños tienden a
convertirse en un reflejo mimético de la sociedad a la que pertenecen, un
reflejo que estará condicionado por las tendencias que perciban en el ámbito
familiar, el escolar y cualquier otro que constituya su marco de relación. Los
niños pequeños son como esponjas que absorben todo lo que ven y escuchan
a su alrededor, y es ahí donde reside en parte su capacidad para aprender
tantas cosas en tan poco tiempo; por imitación se aprenden habilidades y
comportamientos pero ¿Qué modelo estamos siendo nosotros para los niños?
Todo aquello que suponga el contacto con un ser humano que se encuentre en
el entorno cotidiano del niño, podrá ser fijado por éste. Evidentemente, quienes
más tiempo compartan con él niño, serán quienes más influyan en sus posibles
conductas futuras.

Entonces respondiendo a la interrogante anterior, si aprendemos por


observación en la infancia y adolescencia cuando no se sabe aún discriminar
conductas (lo bueno de lo malo, lo que se debe de lo que no se debe, lo real
de la fantasía), el exceso de videojuegos o programas de televisión con
temática violenta podría influir de forma negativa en el comportamiento. Al igual
como serían estímulos negativos estar en un hogar donde los niños o
adolescentes ven y son objetos de violencia.

El aprendizaje sería muy trabajoso y además peligroso si la gente tuviera que


depender de forma única de los efectos de sus propias acciones.
Afortunadamente el comportamiento humano se aprende a través de la
observación a través de modelos. (Bandura, 1977). Se aprende más
eficientemente por la observación. Es el aprendizaje llamado condicionamiento
Psicología

vicario o "modeling", porque también se aprende de la experiencia de los otros.


Se produce en cuatro etapas: Prestar atención, codificar en la memoria lo que
se observa, reproducción motora de la conducta observable y la motivación
para reforzar lo que se modela o ensaya, porque es necesario emitir una
conducta.